Page 15

difícil parto de la conejita Jacinta, que le ocupó toda la noche y parte de la mañana. Paulita regresó a su hogar sin haber cumplido con la misión encomendada. Al llegar allí todo era tristeza. Su abuelita había sido trasladada a la ciudad y no la vería durante un largo tiempo. Paulita

lloró

desconsoladamente

por

la

ausencia de su querida abuelita. Desde ese día, la pajarita Paulita nunca más mintió.

15

Mis cuentos infantiles  
Mis cuentos infantiles  

Siempre he tenido la preocupación por inculcar valores a los niños. Como madre, abuela y educadora, estoy consciente que la educación comien...

Advertisement