Page 14

Al día siguiente, el lorito Juan se topó con Paulita y le juró que nunca más le creería. La pajarita, sin sospechar lo que sucedería, soltó una carcajada y le dijo que él y su familia siempre le creerían. Al regresar a su hogar, Paulita encontró a su abuelita muy enferma, por lo cual fue enviada a la casa de Juan en busca del médico. Paulita llegó presurosa a la casa de la familia de Juan y contó lo que pasaba, pero nadie creyó. Por más que la pajarita insistía sobre gravedad de su abuelita, la mamá del lorito cansada de sus constantes mentiras, prefirió dejar dormir a su agotado marido, el doctor Ramón, quien asistió el 14

Mis cuentos infantiles  
Mis cuentos infantiles  

Siempre he tenido la preocupación por inculcar valores a los niños. Como madre, abuela y educadora, estoy consciente que la educación comien...

Advertisement