Page 1

cambia AÑO 1 Lima, noviembre de 2013 Nro. 1

Revista de contenido político y cultural Director: Harold Alva Viale

¿Qué es la SOCIALTECNOCRACIA? CARLOS JAICO CARRANZA

Norman CORONEL

Raúl CHANAMÉ ORBE

Daniel MAGUIÑA ROCA

Harold ALVA VIALE

Pedro NOVOA CASTILLO

El crecimiento ECONÓMICO

La revolución CAPITALISTA

Creación de la red eléctrica FERROVIARIA

La épica DEL EXILIO

Cuándo se jodió LA TELEVISIÓN

Pág. 6

Pág. 8

Pág. 18

Pág. 20

Pág. 22

CAMINEMOS JUNTOS: CON UNA FIRMA SE INICIA EL CAMBIO


EDITORIAL cambia

Fundamos este vocero porque sabemos que sobrevivimos al centro de una crisis

AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

institucionalizada donde la prensa en su mayoría ha quedado arrinconada por culpa del sensacionalismo y la noticia efectista, nosotros desde CAMBIA pretendemos

Director: Harold Alva

aportar para recuperar el honor de este país con el más honesto y consecuente ÓRGANO OFICIAL DEL PARTIDO POLÍTICO CAMBIA PERÚ Presidente: Carlos Jaico Carranza Secretario General: Daniel Maguiña Roca

sentido del deber. Es por la recuperación de ese sentido del deber cívico, por el que desde CAMBIA trabajaremos por articular propuestas que le den solución a la crisis. Frente al fracaso de las izquierdas y con una derecha que no ha sido capaz de recoger

Director HAROLD ALVA VIALE Consejo Editorial DANIEL MAGUIÑA ROCA NORMAN CORONEL PEDRO NOVOA CASTILLO

las demandas de nuestra población, era preciso buscar una fórmula que recoja lo mejor de estas doctrinas para dar un paso por nuestra posmodernidad política, estoy seguro que desde esta publicación demostraremos que nosotros sí fuimos capaces de superar los lastres que marcaron nuestra modernidad, esa cadena de fracasos que ni las izquierdas, ni la APRA, ni la democracia cristiana pudieron resolver, y que incluso

Colaboradores PAUL LAURENT ARMANDO CALMET LUNA RAÚL CHANAMÉ ORBE VÍCTOR LÓPEZ GARCÍA OSWALDO DE RIVERO Diseño Gráfico ANTONIO FAJARDO

ahora algunos aventureros pretenden resolver desde una visión empresarial de la política, cuando de lo que se trata es de recuperar esa mística por intentar salvar este país porque este país no es un producto en venta, no es un producto para quien hay que convocar postores. Estamos convencidos que esa generación que tomó las calles a fines del noventa está allí, ella y los hijos del 2000, son los responsables de construir las bases para ese otro país, para ese Perú que no queremos siga siendo ese desfile de oportunistas, esta tragedia nacional que espanta incluso a gran parte de la

Local Central: Av. Canadá 1969, 4to. Piso. Teléfono: 944337131 / 987491399 Email: harold.alva.v@gmail.com Web: cambiaperu.com / Hecho el depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú. Impreso en Lima en los talleres gráficos de Inversiones Harold Alva EIRL. Noviembre de 2013. Lima - Perú.

intelectualidad que, negándose a esta realidad, se han enfrascado en una lucha de egos que le han dado la espalda a este momento. Nosotros los invitamos a que se quiten las bufandas, abandonen el lenguaje decimonónico y piensen y actúen por esto como una tierra posible, sólo el sentimiento y el compromiso hará de nosotros una sociedad que camine al paso de este siglo, ya hemos sido, durante mucho tiempo, un país tercermundista; y, eso, es algo que, definitivamente, no queremos dejar como herencia a nuestros hijos. / Harold Alva

Experimentos pedagógicos / Paul Laurent ( Pág. 3) Los jóvenes y la política / Armando Calmet Luna (Pág. 5)

contenido

¿Es el crecimiento económico peruano distinto al de países desarrollados? / Norman Coronel (Pág. 6)

La Revolución Capitalista / Raúl Chanamé Orbe (Pág. 8) Los desafíos pendientes: Instituciones y Partidos / Víctor López García (Pág. 10) LA SOCIALTECNOCRACIA: Hacia una mayor eficacia de los gobiernos del Perú en el siglo XXI / Carlos Jaico Carranza (Pág. 12 /13/ 14 / 15) La rebelión de la clase media / Oswaldo de Rivero (Pág. 17) Creación de la red eléctrica ferroviaria / Daniel Maguiña Roca (Pág. 18) PUEDE HABER OTRO SUEÑO: La épica del exilio en la poesía de Jorge Nájar / Harold Alva (Pág. 20)

¿En qué momento se jodió la televisión peruana? / Pedro Novoa Castillo (Pág. 22)


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

EXPERIMENTOS PEDAGÓGICOS Por: PAUL LAURENT

Si medimos las cosas desde los resultados, ¿realmente pueden los técnicos en pedagogía andar sueltos por la calle? A mi modesto entender, deberían de ilegalizarlos de por vida. La salud mental de los niños así lo demanda. Pero sobre todo, lo demandarán las futuras víctimas de los adultos orgullosamente carentes de memoria. Como usted, yo también soy producto de un experimento pedagógico.

A propósito de la “lobotomía no intrusiva”, ¿se podrá pedir reparación “moral” (económica) por esa mutilación? ¿Alguna convención o tratado internacional podrá respaldar a las víctimas de los genocidas del pasado? ¿Algún artículo del código penal? ¿O por lo menos alguna propuesta legislativa para que se proscriba esas inhumanas prácticas behavoristas? ¿Por lo menos una sanción ética, un monumento, una plaza recordatoria?

No recuerdo exactamente cuál, de qué se trataba, qué querían de mí ni de mis compañeros. Únicamente recuerdo algo vago, muy vago pero contundente (¿contundente como un trauma?): que no querían que fuéramos meros memoristas. He ahí las consecuencias. Eso es lo único que recuerdo. Así las cosas, la desmemoria no debe de ser gratuita, sino un producto finamente calculado. ¿Hechura de investigadores con ratones blancos y doctores plurilingües? Quizá por eso me pareció desconcertante cuando a fines de los años noventa me topé con marchas y artículos por aquí y por allá pidiendo a raudales una “vuelta a la democracia”: ¿cuál democracia?

Si medimos las cosas desde los resultados, ¿realmente pueden los técnicos en pedagogía andar sueltos por la calle? A mi modesto entender, deberían de ilegalizarlos de por vida (y esto incluye a mi buen amigo pedagogo). La salud mental de los niños así lo demanda. Pero sobre todo, lo demandarán las futuras víctimas de los adultos orgullosamente carentes de memoria. Sí, “orgullosamente” porque habrá a raudales de los que así se sientan. En propiedad, esas nutridas legiones de olvidadizos que con su imposibilidad de saber lo que pasó o no pasó muy bien pueden desagraciar su propia vida y las de los demás.

Sin duda el éxito de los expertos estaba a la vista. Aunque para variar, no tengo ahora ni la menor idea de lo que realmente pretendían. Si no querían que “memoricemos como paporretas”, ¿qué querían? Pensamiento crítico, me recuerda un buen amigo pedagogo. Querían que tuvieras pensamiento crítico, qué pensaras por ti mismo, me precisa. ¿Un pensamiento crítico sin memoria? ¿Ese pensar por mí mismo significaba no valerme de evocación alguna, ni de la más leve?

A lo mejor he ahí el mayor logro de las modernas técnicas pedagógicas. Cuestión de averiguarlo, aunque luego se corra el riesgo de olvidar lo que con tanto esfuerzo se descubrió. ¿Ello quizá para nuestro bien? Probablemente, pues los científicos de la enseñanza suelen pensar en todo. Hablando de los “científicos de la enseñanza” ¿Se puede catalogar de esa manera al centauro Quirón, instructor de príncipes (ducho en los sones de la lira y la cítara)? Y la pregunta va porque a esas salvajes criaturas (inmoderados en extremo, como mi amigo pedagogo) se les tuvo por excelsos maestros, a pesar de las profundas cicatrices que dejaban.

¿Debía de recrear apoyos artificiales, puramente mnemotécnicos? ¿De eso se trataba el pensar por mí mismo? Si partimos que Ortega y Gasset juzgaba que Inglaterra no ha tenido nunca filosofía (ni música, pues no llegó a saber de The Beatles), sino que sólo supieron de objeciones a la misma (el clásico escepticismo anglosajón), bien podría sospechar una ligera traza orteguiana en la propuesta pedagógica que prácticamente me hizo una “lobotomía no intrusiva”. Empero, Ortega no despreciaba la memoria. Así pues, un punto de partida de ese tipo se descartaba.

PAUL LAURENT: Ensayista y escritor. Realizó estudios superiores en derecho y ciencias políticas en la Universidad de San Marcos. Se ha especializado en el campo de la filosofía política y legal y en el de la historia de las ideas. Fue becario de la Friedrich-Naumann Stiftung für die Freiheit en la Academia Theodor Heuss de Gummersbach (Alemania, 2004) y de la Liberty Fund en Guatemala (desde el 2005 al presente).

3


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Los jóvenes y la política Por: ARMANDO CALMET LUNA “Un movimiento iniciado tres siglos atrás, que responde al anhelo de incontables hombres desconocidos, de liberar sus propios seres y pensamientos de la tutela de la autoridad y el prejuicio: la empresa de construir una sociedad abierta que rechace la autoridad absoluta de lo establecido por la mera fuerza del hábito y de la tradición, tratando, por el contrario, de preservar, desarrollar y establecer aquellas tradiciones, viejas o nuevas, que sean compatibles con las normas de la libertad, de! sentimiento de humanidad y de la crítica racional”. Karl Popper

Siempre hay la esperanza que los jóvenes solucionarán los problemas políticos que los demás no pudieron o no quisieron resolver. Es normal pensar así. ¿Cómo es esta nueva generación? ¿Qué piensa de la política? ¿ Que los conmueve? ¿Cuentan los jóvenes con herramientas para hacer la diferencia con su participación política? Se sabe de una gran cantidad de grupos de jóvenes organizados o semiorganizados en todo el Perú. Con intereses y preocupaciones varias. Esto ya es de conocimiento de los políticos profesionales quienes tratan de imaginar cómo captarlos para sus fines. Ha trascendido que hasta el MOVADEF anda reclutando gente en las llamadas “tribus urbanas”. ¿Son los barra brava, pandilleros y grafiteros sus próximos seguidores? Hasta este punto está la lid por conquistar a los nuevos votantes. Para no basarnos en supuestos o deseos es mejor analizar las cifras que ofrece el INEI en Primera Encuesta Nacional de la Juventud Peruana - 2011 ¿Cuántos jóvenes hay en el Perú? La encuesta señala que Del total de la población peruana que corresponde a 29 millones 797 mil 694 personas, el 27,5% representa a la población joven de 15 a 29 años de edad (8 millones 171 mil 356). Teniendo en cuenta los más de 8 millones de menores de 14 años se llega a más del 60% de la población. El estado civil predominante en la población de 15 a 29 años de edad, son los solteros(as) que representan el 72,1%, seguido de los convivientes con 20,6% y con menor porcentaje son los casados que representan el 4,7%. Del total de la población de 15 a 29 años de edad, el 65,8% vive en casa de sus padres; el 13,2% vive con familiares (tíos, primos, sobrinos); es importante indicar que sólo el 6,8% posee casa propia.

Con respecto a los problemas sociales más frecuentes de la población joven de 15 a 29 años de edad que estudian o estudiaron en un centro de educación superior, el 32,9% manifiesta que existe burla o descalificaciones entre compañeros (por aspecto, vestimenta); seguido de la violencia física entre los alumnos, con 26,2%; problemas graves de disciplina de los alumnos, con 22,8%; otro problema social más frecuente es el consumo de alcohol y drogas de los alumnos (20,8%). Los resultados del estudio, muestran que el 32,2 % de jóvenes estudia o estudió derecho, ciencias económicas y/o administrativas; el 19,0% estudia o estudió arquitectura, ingeniería y otras carreras afines; el 15,2 % estudia o estudió para ser profesores (maestro y/o pedagogos) y el 9,9% estudia o estudió medicina y/o profesiones afines. Estos datos deben ser tenidos en cuenta, pues dan cuenta de lo cotidiano de estos jóvenes. No viven en un entorno amable sino por el contrario violento. ¿De qué manera influye todo ello en su percepción de la política? Los resultados muestran, que el mayor porcentaje de jóvenes tiene interés en la política y es independiente (47,7%) y al 36,2% de jóvenes no les interesa la política. A nivel de grupos de edad, los resultados señalan que todos los grupos etáreos de los jóvenes presentan interés e independencia política, destaca el grupo de 20 a 24 años (49,5%), mientras que a los jóvenes que no les interesa la política alcanza menor porcentaje en todos los grupos de edad, en este caso destacan los jóvenes de 15 a 19 años (38,5%). A los jóvenes que les interesa y son simpatizantes de la política, presentan un porcentaje menor en todos los grupos de edad, resalta el grupo de 25 a 29 años de edad (15,6%). En el Perú, 70.6% de los jóvenes piensa que la democracia existe, pero funciona mal.

4


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Estos son algunos datos del Cuaderno PNUD “Los jóvenes en el Perú: La democracia imaginada” (junio 2008) que recogió a través de talleres las opiniones de jóvenes entre 18 a 29 años, estudiantes y trabajadores, de diferentes puntos del país: Lima, Ayacucho, Tarapoto, Piura y Arequipa. La publicación recoge que los jóvenes participantes en estos talleres, en su mayoría, dudan o niegan que en el Perú se viva en democracia. Hubo una constante confrontación entre lo que debería ser y lo que realmente es el quehacer democrático. El desencanto se expresó continuamente, originado en la inequidad —no sólo socioeconómica— y en las formas de desigualdad instaladas en la sociedad peruana, que se reproducen en las relaciones interpersonales y en los vínculos de los ciudadanos con las instituciones y las autoridades. He ahí la clave. Ellos no están buscando grandes rutas de gobernabilidad ni épicos discursos democráticos. Buscan que la democracia se refleje en el día a día. En sus relaciones con las autoridades, en sus trabajos, en sus relaciones sociales. Por otro lado la elección de las autoridades jóvenes en la política se ha venido incrementando paulatinamente; así de 1,004 jóvenes elegidos en los comicios regionales y municipales en el 2002, la cifra aumentó a 1,643 en el año 2006 y para las elecciones del 2010 se eligieron 1,665 jóvenes autoridades. La participación de los jóvenes en la política ha sido posible, desde el puno de vista jurídico, gracias a la promulgación de la Ley 28869, Ley del Concejal Joven, aprobada el 12 de agosto de 2006 como propuesta del Ejecutivo, con lo que se logró una participación en las justas electorales regionales y municipales del 2010 de 23 mil 705 jóvenes. En un próximo artículo continuaremos profundizando este tema.

¿Cuántos jóvenes hay en el Perú? La encuesta señala que del total de la población peruana que corresponde a 29 millones 797 mil 694 personas, el 27,5% representa a la población joven de 15 a 29 años de edad (8 millones 171 mil 356). Teniendo en cuenta los más de 8 millones de menores de 14 años se llega a más del 60% de la población.

El mayor porcentaje de jóvenes tiene interés en la política y es independiente (47,7%) y al 36,2% de jóvenes no les interesa la política. Los resultados señalan que todos los grupos etáreos de la población joven presentan interés e independencia política, destaca el grupo de 20 a 24 años (49,5%), mientras que a los jóvenes que no les interesa la política alcanza menor porcentaje. En el Perú, 70.6% de los jóvenes piensa que la democracia existe, pero funciona mal.

ARMANDO CALMET LUNA: Abogado, escritor, profesor e Investigador en Ciencia Política de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Maestría en Docencia Superior en la Universidad Ricardo Palma. Experto en Lexicografía, Historia y Legislación Comparada.

5


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Los factores que han permitido que nuestra economía crezca en los últimos años son muy distintos a aquellos factores que permiten que economías desarrolladas experimenten crecimiento. Mientras que en nuestro país se sigue apostando por el modelo tradicional primario exportador es evidente que países desarrollados lo hacen en función de mayor inversión en educación ciencia y tecnología. Por: NORMAN CORONEL

A

reflejada en una menor demanda de nuestros recursos exportables. El segundo factor que ha impulsado las buenas cifras macroeconómicas de nuestro país es la existencia de un bono generacional, en otras palabras la existencia de una población que en promedio bordea los 26 años de edad; esto ha favorecido en gran manera nuestro crecimiento económico ya que está comprobado que países con poblaciones jóvenes tienden a crecer de manera más rápida, sin embargo, cuando se analiza el crecimiento económico de países desarrollados se observa que lo que impulsa su crecimiento económico de manera sostenida descansa sobre todo en el factor tecnológico así como la elevada productividad de su gente. Esto pone en evidencia que el crecimiento económico del Perú no necesariamente está anclado sobre bases solidas y duraderas. Por ejemplo, la inversión en educación en países desarrollados supera el 6 por ciento del total de sus ingresos anuales o PBI como es conocido en el lenguaje técnico. En promedio en América Latina y el Caribe se invierte en educación por sobre del 4.5 por ciento del PBI. Lamentablemente en nuestro país en promedio no se ha superado el 2.6 por ciento del PBI en inversión en este sector en los últimos años y lo que es peor, el presupuesto que se destina a ciencia y tecnología no es muy superior al irrisorio nivel de inversión experimentado a inicios del presente siglo. Todo esto evidencia una vez más que nuestro crecimiento está divorciado de un modelo que priorice la alta productividad y un elevado capital humano, ambos factores primordiales en países desarrollados.

demás del énfasis en instituciones sólidas que muchos especialistas propugnan, muchos son los factores que explican el crecimiento económico de un país y no siempre existe un consenso sobre cuáles son las variables que mayor influencia tienen en este fenómeno. Sin embargo, algunos de los elementos que no g eneran mayores discrepancias son: la vasta posesión de recursos naturales, la existencia de una amplia oferta laboral, el incremento de inversión en ciencia y tecnología, alto nivel de capital humano. Todo esto sumado a una adecuada inversión en infraestructura y a un eficiente sector financiero que permiten que los países crezcan de manera estable y sostenida. En el caso del Perú nadie puede negar que el crecimiento económico de los últimos años haya sido bastante elevado. Pero la pregunta que se colige es ¿qué factores han jugado un papel fundamental en este proceso? y más importante aun ¿puede este crecimiento ser sostenido en el tiempo? En primer lugar, es innegable que nuestro país cuenta con vastos recursos naturales. En los últimos años la venta de materias primas y, en particular, la oferta de minerales han sido muy favorables para nuestra economía ya que ha coincidido con un constante incremento de precios en los mercados internacionales, pero de acuerdo a reconocidos especialistas de la revista T he Economist la desaceleración en el crecimiento chino de los próximos años es inevitable, esto repercutirá de manera negativa en nuestra economía ya que China es uno de los principales compradores de nuestras materias primas y por lo tanto la consecuencia natural será

6


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

¿Es el crecimiento económico peruano similar o distinto al de países desarrollados? Los otros dos factores indispensables para un crecimiento sostenido reposan en la inversión en infraestructura y un sistema financiero eficiente. En nuestro país a pesar que el déficit en infraestructura es inmenso, aún no se invierte por encima del 3 por ciento del PBI que es lo que los organismos multilaterales y especialistas recomiendan. En lo que respecta a nuestro sistema financiero cabe resaltar que a pesar de ser uno de los más antiguos de Latinoamérica, a la fecha, apenas se cuenta, en volumen, con una tercera parte del sistema financiero chileno. Todo esto pese a que nuestra economía medida en PBI ya es mayor que la del vecino país del sur. En resumen, los factores que han permitido que nuestra economía crezca en los últimos años son muy distintos a aquellos factores que per miten que economías desarrolladas experimenten crecimiento. Mientras que en nuestro país se sigue apostando por el modelo tradicional primario exportador es evidente que países desarrollados lo hacen en función de mayor inversión en educación ciencia y tecnología. Además, la baja inversión en infraestructura y un sistema financiero bastante ineficiente pone en evidencia la creciente necesidad que existe de sentar las bases de crecimiento económico sobre roca firme y no arena movediza como se está haciendo hasta la fecha. Por lo tanto, es menester que se priorice la inversión en educación ciencia y tecnología como lo han hecho y lo siguen haciendo los países ya hoy desarrollados.

NORMAN CORONEL:

Máster en Finanzas Internacionales. Universidad de Londres.


La Revolución Capitalista Por: RAÚL CHANAMÉ ORBE

El mercado es una forma de organización espontánea que, en este caso, precedió a la seguridad. Hace 10 mil años los antiguos peruanos se socializaron e integraron por necesidades económicas, basadas en la demanda, sin necesidad de haber leído a Adam Smith.

El extraordinario descubrimiento de la ciudadela de Caral, por la arqueóloga Ruth Shady, rompió varios mitos académicos. En el origen todo Estado es la simbiosis de teocracia y seguridad, entre el clero y el ejército está el origen del orden institucional; Caral era una urbe religiosa, que carece de murallas, vallas y atalayas; era un templo, pero a su vez un mercado abierto, donde al lado de los sacerdotes convivían los comerciantes de pescados, conchas y diversos bienes, muchos de los cuales eran de origen andino. El mercado es una forma de organización espontánea que, en este caso, precedió a la seguridad. Hace 10 mil años los antiguos peruanos se socializaron e integraron por necesidades económicas, basadas en la demanda, sin necesidad de haber leído a Adam Smith. ¿Qué ocurrió para que el mercado haya sido reprimido durante siglos? La aparición de Estados guerreros, centralizo la economía y controlo la oferta de bienes, mas no anulo el mercado, como lo evidencia la prosperidad de Jauja prehispánica, según los estudios de Waldemar Espinoza Soriano; la invasión europea debió ser la reanimación del mercado, por los antecedentes fenicios que venían de Castilla; no obstante, España quedo atrapada en una forma de intercambio perverso con la Casa de Contratación de Sevilla que produjo el Estado monopólico y

agentes económicos mercantilistas. La República, a pesar que sus Constituciones proclamaban la libertad de comercio, prolong ó las formas proteccionistas coloniales. Los ciclos exportadores beneficiaron a una elite fuertemente asociada al Estado. Los ciclos de auge (1895-1929) y (1950-1970), centralizaron la economía y litoralizaron al país. La Carretera Panamericana amplió el mercado en la Costa, en detrimento de los Andes, e hizo desbordar una pequeña clase media provinciana. El discurso político desconfiaba del mercado y reservaba al Estado un protagonismo filantrópico. Desde el marxismo, el aprismo y el social cristianismo crearon un consenso económico anti-mercado. Esto se expresó en el desastre económico del gobierno de José Luis Bustamante y Rivero. En el siglo XX, salvo Leguia -ex Ministro de Economía de Pardo- y Beltrán -exMinistro de Economía de Prado- intuían las bondades del mercado, no obstante, por el estilo de sus promotores, este se asoció a lo oligárquico. Más aún, los que alientan el libremercado son intermediarios agrícolas -Beltrán representaba a la Sociedad Nacional Agraria -o pesqueros -cuyo liderazgo se truncó con la muerte de Luis Banchero Rossi-, inhábiles para movilizar a los excluidos económicos del mercado.

8


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

A la memoria de los empresarios Carlos González y Julio Favre Carranza, artífices de la revolución económica.

La República, a pesar que sus Constituciones proclamaban la libertad de comercio, prolongó las formas proteccionistas coloniales. Los ciclos exportadores beneficiaron a una elite fuertemente asociada al Estado. Los ciclos de auge (1895-1929) y (1950-1970), centralizaron la economía y litoralizaron al país. La Carretera Panamericana amplió el mercado en la Costa, en detrimento de los Andes, e hizo desbordar una pequeña clase media provinciana.

Los años 60 fueron decisivos, el joven Manuel Ulloa, tuvo la oportunidad de producir una transformación económica que se malgastó con una minidevaluación, que finalmente fue uno de los pretextos del golpe de Estado de 1968. El velasquismo fue la síntesis del antimercado. Se planificó una economía autárquica, comandada por grupos oligopólicos aliados al estado, cuyos altos costos los pagaban todos los peruanos, obligados a elegir entre panetones Motta o Donofrio, entre la línea aérea Faucett o TAN, entre Inka Kola o Coca Cola, entre autos Toyota o Chevrolet, -los únicos autorizados a ensamblar-, los zapatos Bata, entre plásticos Basa o los inefables lapiceros Lucas-Pen. Todo esto se podía adquirir sólo en la Casa Tía o Monterrey, te transportabas en los 20 ómnibus Cocharcas José Leal o la destartalada Línea 55. Ese mundo de estrechez económico, sin opciones, ciertos aprovechados lo llamaban el “mercado nacional”. En 1989 ese orden de pauperismo generalizado agonizaba, Mario Vargas Llosa lo impugnaba, pues esa era la dictadura económica más difícil de vencer, en tanto los peruanos no conocían modelos alternativos. Según el censo de 1993, solo el 8% de los hogares peruanos poseía una lavadora; esta antigua maquinita diferenciaba a los hogares pobres de las casas “pudientes”. La televisión a colores sólo había llegado al 22% de los hogares peruanos, en tanto el 78% no llegaba a tener ese “lujo” tecnológico. Hoy esas cifras se han invertido. Lo que le quitaba legitimidad al proteccionismo era que bloqueaba esta opción subjetiva bajo varios sofismas económicos y morales; recuérdese que cuando se discutía la

implantación del sistema a color en la televisión, había asesores gubernamentales que recusaban la innovación “...demasiado lujosa para un país pobre”; es más, se abundó argumentando que “habría peruanos que dejarían de comer por tener un televisor a color”. Todos contra el mercado. Carlos Boloña encabezó las reformas más radicales -desde la Reforma Agraria-, a través de la privatización, la desregulación y el libre mercado. En ese año había 250 mil teléfonos en todo el país hoy más de 30 millones- menos de 100 mil vehículos en ruinas en Lima -hoy más de un millón-, las clases medias vivían en escasez permanente y los pobres en indigencia congelada. Era inevitable la revolución económica. La modernización, se hizo con leyes de excepción (schot y liberación), pero con consenso en los sectores emergentes -desde el jirón Gamarra hasta el supermercado Wong-, que potenciaron su despliegue económico en pocos años. La reforma agraria demoró 50 años, la liberación económica sólo 5 años. Se impuso un paradigma que ni los más acérrimos adversarios de Fujimori han condenado. Sin un solo tiro se produjo el cambio de paradigma económico, que emancipó la energía empresarial de miles de peruanos, produciendo un ciclo de cambios que se manifiesta imparable desde los conos hasta la selva. Esto no lo traen los “neoliberales” como aburridamente acostumbran decir, sino antecede a Caral, que han generado la base genética del indo-capitalismo, hecho con el esfuerzo del pollero Faure o el selvático cacique de Kanchiscucha. RAÚL CHANAMÉ ORBE: Abogado, catedrático de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, con una veintena de libros publicados. Actualmente es el Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Lima.

9


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Los desafíos pendientes: Instituciones y Partidos Por: VÍCTOR LÓPEZ GARCÍA

Estamos frente a un nuevo país (en su economia, sociedad, política e instituciones); dinámico y cambiante en el marco de un –igualmente mudable– mundo nuevo, global, plenamente integrados en tiempo real en casi todo orden de cosas; excepto –en parte para unos y en gran parte para otros– en el plano de la Política y de las Instituciones. En el campo de la Política (como teoria y práctica) por cuanto realmente el escenario nacional está escaso de Partidos autenticos y de Políticos genuinos. Por supuesto que formalmente se hace Política de una u otra forma; pues existen Partidos “históricos” venidos a menos y Partidos “emergentes” en ascenso. Y por cierto, que hay Políticos de “verdad” que son apenas unos pocos y más Políticos de “mentira” que son la inmensa mayoria de quienes se encuentran en la actualidad ocupando cargos Presidenciales, Ministeriales, Congresales, Regionales y Municipales. En este contexto, el escenario politico es mediocre en tanto ausencia de protagonistas politicos –partidos y politicos– de calidad en el planteamiento, debate y concenso de ideas y

propuestas para el desarrollo económico, el cambio social y la modernización institucional que el país requiere. Tan solo confrontación de acusaciones y agresiones. Ante ello, la mayoria de la población sigue pensando que los partidos y politicos no sirven o –en el mejor de los casos– sirven de muy poco; estiman que en su mayoria son ineficientes e inmorales; y por ende no tiene ni confianza, ni credibilidad en ellos. Por ello, algunos pretenden una democracia y un gobierno sin partidos y sin políticos. Por eso, –con algunas excepciones– en las Elecciones Nacionales, Regionales y Municipales los electores tienden todavía a votar por los candidatos que perciben como “menos políticos”, que son aquellos que en su mayoria pertenecen a partidos y movimientos emergentes o locales. Duda más aún de los partidos históricos o tradicionales a quienes todavía asigna más responsabilidad o culpabiliza de las crisis pasadas y presentes. Además, los electores continuan siendo más emocionales que racionales y –por supuesto– hay escasa educación y cultura politica.

Hace falta –aunque mucha gente no lo cree– auténticos partidos políticos que tengan fundamentos ideológicos, lineamientos políticos y propuestas programáticas; vale decir de ideales e ideas. Pero también, que cuenten con militantes, estructuras orgánicas y conducciones legitimadas. Que se modernicen y se renueven.


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Partiendo de la premisa de que no hay “partidos de verdad” y los pocos se encuentran en crisis integral; no hay –en consecuencia– un “sistema de partidos realmente existente” que tengan Visión lúcida de las posibilidades y los límites del país en el presente y futuro; y Misión coherente de los planes, proyectos y programas que hay que elaborar y ejecutar. Del mismo modo, partiendo del supuesto de que tampoco hay “políticos auténticos” y los pocos no influyen decisivamente; tampoco hay -en correspondencia- una “clase política realmente existente” que teng a clarividencia para concebir, planificar y aplicar las políticas partidarias y públicas que el país requiere. Y sin embargo, de alguna manera funcionan los Gobiernos Nacional, Regional y Municipal; como también actúa el Congreso. Aunque todo indica que funcionarían mucho mejor en cuanto eficiencia y trasparencia si es que el país tuviera partidos políticos auténticos con ideas claras y propuestas viables; y políticos genuinos con capacidades probadas y conductas intachables. Se puede decir, incluso, que las cosas en el Perú marchan a pesar de los partidos y los políticos, que no están conectados debidamente con la realidad; y también a pesar de los gobernantes y cong resistas, que no están debidamente capacitados para hacer gestión pública y parlamentaria. Para muchos DIOS es peruano; no hay otra explicación. Y precisamente por allí esta también la respuesta a la buena situación en que se encuentra el país. En efecto, la Economía esta bien; hay inversiones que generan empleo, ingreso y consumo. El circulo virtuoso funciona. Hay crecimiento y hasta desarrollo. Hay estabilidad monetaria. Las variables macroeconómicas se encuentran bien. Aunque podríamos estar mejor si realmente tuviéramos partidos y políticos en capacidad de producir buenos gobernantes y parlamentarios. Y también si tuvierámos mejores empresarios; sobre todo grandes; porque los medianos, pequeños y micro hacen lo suyo, a su manera. Pero no es así. Por ello, un componente significativo del éxito económico del país se debe a la dinámica del mercado internacional; que hasta ahora viene favoreciendo a las exportaciones (primarias y extractivas, principalmente); que afectando a las exportaciones (textiles y confecciones, particularmente). Vale decir –aunque disgusta–, “piloto automático”. Se trata solamente de “administrar” la inserción global; sin hacer mayores cambios y tan solo –cuando lo amerite– algunos ajustes mínimos.

La Sociedad peruana también ha mejorado significativamente. En la última década se ha reducido la pobreza bastante ( a menos del 30 %) y –según los indicios– seguirá disminuyendo, al punto de que ahora los pobres ya no son la mayoría como antes. Y tanto o más importante ha crecido harto la clase media que ahora para algunos expertos es ya la mayoría del país (60 %). Por supuesto que apenas ha decaído la desigualdad; que es el desafío pendiente. De una u otra forma la inmensa mayoría de peruanos han logrado satisfacer sus necesidades básicas y mejorar su calidad de vida. Ahora los peruanos viven más y mejor que ayer. Sin embargo, el gran desafío pendiente está en el campo de la Política y de la Institucionalidad. En lo que respecta a la Política, hace falta –aunque mucha gente no lo cree– auténticos partidos políticos que tengan fundamentos ideológicos, lineamientos políticos y propuestas programáticas; vale decir de ideales e ideas. Pero también, que cuenten con militantes, estructuras orgánicas y conducciones legitimadas. Que se modernicen y se renueven. Que preparen a sus lideres y dirigentes; a sus gobernantes y representantes. Que estudien y analicen la realidad global y local; y hagan planteamientos serios, serenos y responsables. Que se conecten más y mejor con la gente utilizando mecanismos tradicionales y modernos. En lo que respecta a la Institucionalidad, hace falta –mucha falta- instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil que funcionen de verdad. En primer lugar, las Instituciones Públicas (Gobierno Nacional, Regional y Local; Congreso, Instituciones Jurídicas y demás) tienen que ser más eficientes y transparentes en su performance. Que se conecten más y mejor con la gente. Que respondan en forma adecuada y oportuna a los requerimientos ciudadanos. En segundo lugar, las Instituciones Privadas (empresas, universidades, colegios) deben responder con más identidad, compromiso y responsabilidad a los diversos públicos de la economia y la sociedad. En tercer lugar, las Instituciones de la Sociedad Civil (colegios profesionales, gremios empresariales, gremios sindicales; entre otras) deben asumir una posición de mayor incumbencia con sus criticas y apoyos; con su participación y movilización en la defensa de sus asociados y de todos los peruanos. VÍCTOR LÓPEZ GARCÍA: Sociólogo y Periodista. Fue director del COOPOP en la década de los 80, jefe del gabinete de asesores de la Presidencia del Congreso de la República. Actualmente conduce el programa MESA DE DEBATE.

11


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

LA SOCIALTECNOCRACIA: HACIA UNA MAYOR EFICACIA DE LOS GOBIERNOS DEL PERÚ EN EL SIGLO XXI Por: CARLOS JAICO CARRANZA, Presidente de CAMBIA PERÚ

D

esde Francis Bacon, precursor de la sociedad del conocimiento (“Scientia potentia est” –El conocimiento es poder– in Meditationes Sacrae, 1597), los avances en las distintas áreas del conocimiento tienen en común la revalorización de la ciencia y tecnología como ejes principales del desarrollo. Algunos siglos después, el conocimiento como fundamento de la competitividad implica dominar las diferentes áreas del conocimiento y del desarrollo. Los retos que el Perú afronta en este nuevo milenio, exigen por tanto una mejor preparación y presencia intelectual de quienes obran en democracia. En nuestro país el trabajo es doble, al no haber sido favorecido por los avances en ciencia y tecnología desde los inicios de la colonia. Con la llegada de la República, el Perú, sin liberarse del colonialismo intelectual, trató de avanzar en una fuerte contraposición entre ideologías de izquierda y derecha, como reflejo o caja de resonancia de los vaivenes epistemológicos de este mundo. Sin embargo, poco es lo que hemos tenido como creación ideológica propia si en esto podemos considerar al socialismo de Mariátegui, la social democracia de Haya de la Torre o la democracia cristiana de Víctor Andrés Belaunde. Sin revalorizar nuestro acervo histórico, se ha querido explicar nuestra realidad, historia y futuro a través de conceptos e ideologías foráneas, hayan sido útiles -o no- para el contexto geopolítico de sus autores. No sin sorpresa, en este nuevo siglo el debilitamiento de los partidos políticos se explica por la crisis del paradigma doctrinario aunado a la inadecuación del discurso ideológico con la realidad. Los partidos, que funcionaban como mecanismos de movilización social, pierden su fuerza de representatividad porque han perdido credibilidad. La organización puramente política

y sin profesionalismo, no siguió los cambios sociales manteniéndose en una frustrada transición, la cual no la ha llevado a lugar alguno. Es el caso de la izquierda per uana que sigue dubitativa (re)inventando definiciones, slogans, frentes y trillados nombres, presagiando su división futura. No sin sorpresa igualmente, vemos como aquellos que profesan ideas de izquierda (extrema), usufructúan el nombre de sus fundadores olvidando sus principios. Otros se sientan en la mesa del neoliberalismo al que tanto criticaban y que les servía como fondo de comercio. Sin el menor remordimiento hacen alianzas por el poder, para mañana desligar buscando nuevos rumbos. El elector no comprende nada de esta confusión programada, donde prevalecen intereses personales y el lado doctrinal es sólo un subterfugio. Es el caso igualmente de los movimientos extremistas, quienes siguen entrampados en discursos ideológico-dogmáticos poco constructivos en términos de desarrollo, en un terco (y sangriento) intento por hacer que su ideología le calce a la realidad peruana. Piensan que salir del subdesarrollo se conjuga con cultos a la personalidad y mitomanías de personajes enajenados. Confirmando una vez más que no han creado nada nuevo ni bueno, copiando los errores y horrores de pueblos que los miran ahora como salidos de las páginas más tristes de su historia. La derecha tampoco ha comprendido su rol histórico, al haberse desentendido en muchas ocasiones de los problemas esenciales del Perú. Olvidan que actuando en función de intereses de clase, de Lima para Lima y el exterior, y en la indolencia por solucionar los problemas sociales, tarde o temprano, éstos terminarán por afectarlos..

12


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Y es que la lectura de la sociedad no puede ser desde un sólo prisma; de manera vertical y de intereses grupales. Al proponer un tipo de sociedad que vive de espaldas a su realidad histórica, étnica y lingüística, la derecha peruana sigue sumida en enfrentamientos de tipo colonial, que nos han conducido a una sociedad clasista con un racismo indeleble, que comunica a través de rejas y condominios. Este contexto ideológico nos ha polarizado. Nos ha dividido. Se han hecho las cosas al revés, poniendo a la ideología, al arribismo o al interés de grupo como fundamento de decisión política. Se dejó de lado el conocimiento aunado al profesionalismo y la eficacia, sabiendo que ninguna sociedad entenderá de ideologías con el estómago y la mente vacíos. La socialtecnocracia plantea que la decisión técnica debe prevalecer sobre la decisión políticoideológica, organizándose en secretarías técnicas que abren las puertas a la sociedad del conocimiento. Por ende, a una institucionalidad pensante y previsora, proponiendo espacios de discusión programática orientados al desarrollo. Estos son los factores que contribuyen a la producción de resultados positivos, toda vez que buscan el bienestar social garantizando la imparcialidad político-ideológica. Esta imparcialidad es imposible de encontrar, cuando inherente está el discurso populista caracterizado por su ambigüedad y superficialidad, el cual llega a sus límites en este nuevo siglo. Quienes todavía practican este tipo de argucias justifican sus planteamientos con un oportunista discurso de modernidad sin explicar técnicamente los detalles. No contaron con el persistente subdesarrollo, el cual vino a demostrar los límites de partidos sin organización ni cuadros técnicos; de las ideologías y de aquellos que las

profesan. De fuerzas políticas con tono vociferante pero ineficaz. Olvidaron que la representatividad electoral sólo constituye la parte formal de la legitimación para el ejercicio de la función pública. Olvidaron que la gobernabilidad del Estado es función de la eficacia profesional. Obedecieron las puras formas electorales, pero olvidaron el espíritu mismo que debe guiar toda organización política: Ser el medio que propulse el desarrollo del Perú, más allá de toda ideología. La socialtecnocracia no excluye las corrientes de izquierda y derecha. Constata sin embargo que su incidencia en términos de desarrollo ha sido ineficaz, al haberse privilegiado la ideología -u oportunismo político- sobre las soluciones que la realidad y los intereses mayores del Perú exige. Precisamente, es en el análisis de la realidad de donde el fundamento socialtecnócrata sienta sus bases de acción. Sin obedecer a ideologías, las soluciones que la realidad requiere serán las mejores si se ven apoyadas por los avances de la ciencia y la tecnología. Para la socialtecnocracia, la ciencia y la tecnología no constituyen fines en sí. Sólo son medios al servicio de la vida y del ser humano. En ese contexto, la representatividad que el ejercicio democrático exige, no ha cumplido a cabalidad su rol primero: organizarse para dar solución a los problemas del Perú. A la legitimidad electoral de los gobiernos no se ha sumado el imperativo (categórico) de aportar soluciones concretas. Más allá de la retórica y la buscada coherencia con los modelos de izquierda o de derecha, la toma de decisiones ha navegado entre imprevisión e improvisación quinquenal.

Luis Bedoya Reyes, Fernando Belaunde Terry y Mario Vargas Llosa en los previos a la formación del FREDEMO


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Alfonso Barrantes Lingán, flanqueado por el hoy aprista Agustín Haya de la Torre y el jurista Enrique Bernales.

Los partidos políticos han buscado legitimarse en las elecciones. Frente a esto, el rezago y constante subdesarrollo de nuestra sociedad ha venido a demostrar las limitaciones de las ideologías y de aquellos que las profesan. Los partidos olvidaron su rol inherente: captar aquellas fuerzas intelectuales capaces de proponer soluciones concretas de desarrollo. Remplazaron esta noble labor por un caudillismo y clientelismo exacerbados, de tráfico de influencias y poder económico. Una vez más, los partidos se han organizado para subsistir políticamente, apurados por plazos electorales, olvidando las secretarías técnicas que congreguen a nuestros mejores profesionales. No han captado el mejor capital humano de nuestro país, en el Perú y el extranjero, sólo han atraído ciudadanos incompetentes y ávidos de poder. La consecuencia es la baja calidad de la democracia, que limita la capacidad de los partidos a funcionar de manera eficaz y con resultados, valdría la pena recordarlo, benéficos para el país. En estas condiciones, la democracia ha sido un pretexto, rara vez una finalidad. Sin asumir la responsabilidad de ser el primer filtro para quienes entran en política, ellos permiten que la organización política se aferre a la subcultura de políticos vitalicios, cuando la razón exige

que sean experimentados profesionales y técnicos los llamados a la acción política. Esto no significa que éstos no sean políticos. Por el contrario, son políticos con una clara visión de país. Otra consecuencia: desde inicios de la década pasada hemos tenido un crecimiento sostenido, pero acompañado de una gobernabilidad e institucionalidad tambaleantes. Los resultados siguen siendo pírricos, la corrupción continúa, la impunidad de los crímenes y delitos sigue siendo mayor y, con ella, se ha acrecentado la inseguridad. La pobreza extrema se ha reducido pero la desigualdad prevalece, porque reducirla requiere igualdad ante la ley, profesionalismo y una mejor gobernabilidad, más que programas asistencialistas. El Perú no ha avanzado en términos cualitativos. El Perú crece pero no se desarrolla. Sin mayor calidad en la representación política, los resultados de los gobiernos serán superficiales y pasajeros. Que la partidocracia peruana persista en el sistema político de antaño implica que su calidad sea deficiente, y una democracia de modesta factura produce gobiernos poco eficaces.

14


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Carlos Jaico en México

Obiter dictum, la educación pública es el mejor termómetro de lo que valemos como sociedad en términos de conocimiento. Otrosí, el estado de la educación avizora cómo será nuestro país en treinta años. Tocar este tema es ya toparse con un muro que el sistema erige en torno a millones de jóvenes peruanos, quienes son víctimas de una educación que no les permite avanzar y relacionarse con el mundo. Víctimas de una educación pública que enseña a creer en vez de crear, que no construye defensas intelectuales para afrontar este nuevo milenio. Educados para obedecer en vez de reflexionar, para memorizar en vez de cuestionar. La pasividad política, la resignación gubernamental y la tolerancia social confirman porqué no hemos avanzado del nivel 1 (de 5) de la evaluación PISA en diez años. Por su inmovilismo, por los intereses personales, por su organización eminentemente electoral los partidos demuestran su incapacidad para ser entes de orientación del desarrollo. Incapacidad para comprender que un país sin educación de calidad, sin ciencia ni tecnología está condenado al subdesarrollo y crisis sociales a repetición. Para este nuevo milenio el Perú necesita exigir de su ciudadanía un nuevo perfil político: aquel que sustente la doble legitimación de ser representativo y eficaz, porque a mayor complejidad mayor necesidad de expertos en las diferentes áreas del desarrollo. CAMBIA PERÚ como organización política inicia esta necesaria evolución para liberarnos del acientifismo y disfuncionamiento que nos sigue condenando al cortoplacismo, y al Perú al subdesarrollo. En este, como en otros ámbitos, el Perú no tiene más opción que llevar adelante con éxito el fundamento socialtecnócrata, si aspiramos a tomar el liderazgo de potencia emergente que nos ofrece este siglo XXI.

Para este nuevo milenio el Perú necesita exigir de su ciudadanía un nuevo perfil e ideal político: aquel que sustente la doble legitimación de ser representativo y, sobre todo, eficaz, porque a mayor complejidad, mayor necesidad de expertos en las diferentes áreas del desarrollo.

Carlos Jaico en Arequipa

15

Carlos Jaico en Ica


RPC: 950 30 4862 OF: 01 - 3686014 Correo: uvelinasac@gmail.com

Ca. Marcahuasi Mz. E-4 lote 33 Urb. “Portada del Sol” III Etapa La Molina


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

LA REBELIÓN DE LA CLASE MEDIA Después de doce años de crecimiento la clase política peruana no ha sido capaz de crear las condiciones para que la emergente clase media esté insertada en sistemas de educación y salud de calidad. Tampoco ha podido diversificar las exportaciones y sacar del extractivismo al país.

L

Por: OSWALDO DE RIVERO

as clases políticas sudamericanas esperaban que las clases medias que han surgido en sus países fueran como las clases medias de los países industrializados, consumistas y silenciosas. Pero no ha sido así, ya que los países estelares del crecimiento de la clase media, Chile y Brasil, sufren hoy una protesta social liderada por ella. Esto se debe a que el crecimiento de la clase media se ha dado en el seno de las sociedades más desiguales del mundo, como son las sudamericanas, en particular, la brasileña, la chilena y la peruana. El abismo social de las sociedades sudamericanas y en particular el de la sociedad peruana ha originado servicios públicos de educación, salud, transporte y seguridad ciudadana de baja calidad que están frustrando las aspiraciones de la emergente clase media. En el Perú, los políticos que tienen ingresos de clase alta no perciben que, debido a la desigualdad social, para la clase media el acceso a una educación de calidad es carísimo. Que también pasa lo mismo con la salud. Además, sufre inseguridad cotidiana. Todo esto en medio de la ineptitud y la corrupción rampante de la policía, el poder judicial y de los más conocidos personajes políticos. La clase media soporta esto quejándose en las redes sociales, hasta que una de las chapucerías de la clase política, llegan al colmo, la indigna y la lanza a concertar por Twitter y Facebook protestas masivas en calles, como las de Chile, Brasil y ahora en el Perú. Lo peor es que la clase política peruana no comprende que la frustración de esta clase media es su partida de defunción. Ya que ésta, al no sentirse representada por sus chapucerías, la reemplazará con nuevos líderes y organizaciones políticas. En el Perú el gobierno se deleita con un crecimiento económico y le gusta por esto “el piloto automático”. No se da cuenta que este crecimiento es, en último análisis, un subproducto de la gran demanda china de minerales, ciclo que está hoy agotado. La mayor parte de la actividad política en el Pe r ú e s i n ve s t i g a r e x p r e s i d e n t e s y e s t a r surrealistamente y ocupada por las elecciones del 2016. Esto puede ser una colateralidad de la política pero no puede ser el epicentro de ella. El Ejecutivo, después de tres gabinetes no es capaz de solucionar la protesta social, se enreda en conflictos con los funcionarios públicos, el servicio militar y las universidades. El Legislativo se dedica más a investigar que a legislar. Una

de sus acciones más notables fue pretender aumentar el salario de sus integrantes y ahora una repartija incantable para dominar las instituciones. Según un estudio del World Economic Forum la calidad legislativa peruana frente a otros paises latinoamericanos es deplorable, también lo es la administración de justicia. Por otro lado, la organización Latinobarómetro, que se ocupa del estado de la democracia en América Latina, afirma que el Perú es el país más insatisfecho con la democracia. La actual clase política peruana esta así destruyendo la democracia. No busca solucionar la pésima distribución del ingreso, la mala calidad de la educación, de la salud, del transporte y de la seguridad ciudadana. Tampoco, hace frente a los desafíos que ponen en riesgo la viabilidad del país, como son el deshielo de los glaciales de los Andes y la creciente falta de seguridad hídrica, alimentaria y energética del Perú. Toda esta incompetencia será el fulminante de la protesta en el Perú de una emergente clase media que quiere otra clase política. En el Perú se necesita entonces un nuevo pacto social para que la economía de mercado funcione en favor de las mayorías, y así impedir que la democracia se deslegitime. Y para hacerlo no se necesita la derecha, esta ya existe y promueve una política neoliberal que aumenta la desigualdad social. Lo que se necesita e el Perú es una nueva izquierda que no confunda economía de mercado con neoliberalismo. Que no se preocupe que las empresas sean privadas o públicas sino que sean eficientes, den empleo digno, paguen impuestos justos y no contaminen. Que deje de creer que el proletariado es la vanguardia revolucionaria porque el mundo se desproletariza con la revolución tecnológica. Que sea aliada del planeta, ya que defender el medio ambiente, la ayudará a reclutar cada vez más simpatizantes. Y que lidere las protestas pidiendo servicios públicos de calidad en salud, educación, transporte y seguridad ciudadana. El programa de la nueva izquierda no solo debe tener medidas terminar con la pobreza, sino mejorar la calidad de vida de los peruanos con propuestas concretas para hacerlos vivir como viven los ciudadanos de las sociedades más estables y decentes. Es decir, con seguridad citadina, mejora constante del medio ambiente y acceso, sin dificultad, a sistemas de calidad en salud, educación y transporte público.

17


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Solo podemos salir del desarrollo, planificando y llevando adelante, megaproyectos (amén de otras intervenciones) que ayuden al Perú a su desarrollo, a través de la capacitación de sus jóvenes a todo nivel, implementando nuevas industrias y fortalecimiento de las existentes; en ese contexto, se plantea la creación de la Red Eléctrica Ferroviaria.

E

n las actuales circunstancias en que nuestro Perú se encuentra en un buen momento, para realizar cambio radicales, que permitan el despegue del pueblo peruano, cimentando las bases para el verdadero desar rollo, dejando de ser únicamente un país extractor y exportador de materia prima, por excelencia; es que nace nuestro movimiento “Cambia Perú”, donde creemos, en primer lugar y sobre todo en nuestra patria y en su gente. Nuestra Patria no sólo es grande por su historia milenaria sino también por la fuerza de su gente y sus riquezas naturales. Creemos en el talento de nuestro pueblo, el cual no ha podido expresarse ya que las oportunidades les han sido negadas, porque no se les ha tenido la confianza y el respeto que merecen. Creemos en nuestros profesionales, científicos e investig adores, donde el profesionalismo sea la base para la mejor

planificación y desarrollo integral de nuestro país. Creemos en la verdad y honestidad de nuestra juventud, pilar fundamental para nuestro desarrollo. Ellos saben cuan necesario es trabajar y estudiar para salir adelante. Pero también saben que debemos mejorar el nivel de nuestra educación ya que la situación actual les perjudica en vez de ayudarlos. Nuestro deseo es que los esfuerzos de nuestra pujante juventud no se pierdan, por el contrario deben ser favorecidos y encaminados. Es así, que también creemos que solo podemos salir del desarrollo, planificando y llevando adelante, “megaproyectos” (amén de otras intervenciones) que ayuden al Perú a su desarrollo, a través de la capacitación de sus jóvenes a todo nivel, implementando nuevas industrias y fortalecimiento de las existentes; en ese contexto, se plantea la creación de la Red Eléctrica Ferroviaria (REF) a nivel nacional. 18


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

CREACIÓN DE LA RED ELÉCTRICA FERROVIARIA Por: DANIEL MAGUIÑA ROCA

Proyecto faro de Cambia Perú, una red con 6,350 km de extensión de líneas férreas, con el Tren Trasandino, como prioritario, de Cusco a Jaén, con 1,100 km de extensión, con un tren que circulará a 90 km/hora, que permitirá llegar de Cusco a Huancayo en 4.5 horas; con el Tren Chasqui (bautizado como tren bala en otros lugares), de Tacna a Tumbes, con 2,200 km, con un tren que circulará a 300 km/hora, que permitirá llegar de Tacna a Lima en 3.5 horas; con seis líneas de penetración, todas ellas desembarcando en sus respectivos Puertos Hub e interconectados con los sistemas de transporte urbano; implementación que se debe llevar a cabo paralelamente. Un “megaproyecto” que se planifica ejecutar a lo largo de 25 años, trascendiendo más allá de la vida de cinco gobiernos; que permitirá con sus 107,250 millones de dólares de inversión, crear cientos de miles de puestos de trabajo sostenibles y de largo aliento; que desarrollará el aparato turístico nacional e internacional; que permitirá trasladar las mercancías de los últimos rincones de nuestro país; que permitirá mejorar la calidad de vida de nuestra alicaída mal llamada “clase baja”; que, a través de la utilización de tecnología de última generación, como los satélites de teledetección, permitirá acelerar la elaboración de los estudios definitivos e iniciar la ejecución de las obras en tiempo record; que permitirá aumentar la intervención de los profesionales especialistas en estos temas a porcentajes importantes y no como ahora que todo gran proyecto, tiene baja intervención de técnicos y profesionales

peruanos, llevando a la grandes empresas y/o consorcios a contratar personal extranjero, lo que nos lleva a exportar nuestro capital de manera indirecta. “Megaproyecto” que asentirá hacer realidad uno de los sueños que siempre recorrió nuestras mentes, creo que más aún a los peruanos de mi generación, de los setentas, que fue ver a nuestro querido Perú como el país líder de latinoamérica y país desarrollado en el planeta, megaproyecto que permitirá iniciar la construcción de la “gran red ferroviaria latinoamericana”; para ello, es nuestro deber emprender proyectos de real valía y de largo aliento, por eso, nuestra propuesta de llevar a cabo el Sistema de Trenes en todo el territorio nacional. Para lograr el óptimo, en la utilización de la capacidad instalada de la REF, se deberá llevar a cabo, la promulgación de una ley, para un nuevo Plan de Reordenamiento Territorial y Relanzamiento de los Usos de Suelo, a lo largo de todos los ejes proyectados, para desarrollar rápidamente a todos aquellos pueblos por donde circulen los trenes, potencializando especialmente las zonas donde se ubiquen las estaciones de pasajeros convencionales, estaciones de trasbordo y estaciones de transferencia principalmente. Con la ejecución de este “megaproyecto” se asegurará el crecimiento de la economía de nuestro país y nos convertirá en el primero de latinoamérica en implementar un sistema de trenes moderno a nivel nacional, con proyección internacional. DANIEL MAGUIÑA ROCA. Arquitecto de profesión con amplia experiencia en el sector público y privado. Es el secretario general de Cambia Perú.

19


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

HAROLD ALVA EN LA CIUDAD DESIERTA Jorge Nájar sabe que el mundo está determinado por la migración humana, lo sabemos nosotros porque lo leímos en los mitos que pretenden justificar el nacimiento de las civilizaciones, el Perú es un país de migrantes, Lima es una ciudad de migrantes, París es una ciudad de migrantes; migramos desde el origen, y han sido las sociedades que capitalizaron el poder precisamente del que migra las que más se desarrollaron, lo vemos aquí en nuestras periferias, lo vemos en ese gran opresor del norte que es una tierra de migrantes.

Por: HAROLD ALVA

La épica del exilio en la poesía de Jorge Nájar "En este mundo difuso he levantado mi casa / No pago impuestos ni cobro gabelas / Vivo solamente", nos aclara Jorge Nájar en uno de los poemas de PIEDRA ANGULAR, el libro con el que cierra su POESÍA REUNIDA. Y es precisamente por esos versos que me obligo a repensar sobre la obra que ahora nos convoca, sobre este documento con el que realiza su inventario, los años que le ha entregado a la siempre subversiva forma de vivir como poeta. Como poeta en exilio permanente, porque él, sin impostaciones, sin máscaras o quizá con todas las máscaras, es un poeta que ha hecho del desplazamiento su carnet de identidad, su marca de vida, su propuesta. Desde "Malas Maneras" hasta "Piedra Angular", Nájar nos ha entregado una poética del desarraigado, pero no de aquel desarraigado que desconoce o no comprende la civilización y la cultura por donde se desplaza, no de aquel desarraigado que se condiciona hábitos para sobrevivir porque se sabe de ninguna parte, sino de aquel desarraigado que precisamente porque conoce los sistemas por donde cruza su experiencia, elige el elemento natural de quien vive en perpetuo movimiento como fantasma simbólico cultural para redefinir su origen, para vencerlo. Porque este desarraigado para capturar

aquello que lo induce a la sorpresa y escribirlo tiene como regla vencer el canon de su origen. Y esto lo podemos confirmar en los temas que eligió desde sus primeros libros, propuestas que fue consolidando gracias al recurso natural de quien ha vivido en muchas partes; y Jorge Nájar es alguien que ha vivido en muchas partes: desde su incursión a Lima hasta su llegada a Europa y esa constante de quien ha hecho de la partida y el retorno las caras de esa moneda con las que sortea su hábito de vida. Jorge Nájar sabe que el mundo está determinado por la migración humana, lo sabemos nosotros porque lo leímos en los mitos que pretenden justificar el nacimiento de las civilizaciones, el Perú es un país de migrantes, Lima es una ciudad de migrantes, París es una ciudad de migrantes; migramos desde el origen, y han sido las sociedades que capitalizaron el poder precisamente del que migra las que más se desarrollaron, lo vemos aquí en nuestras periferias, lo vemos en ese gran opresor del norte que es una tierra de migrantes, lo leímos en los textos de religión e historia, por eso no es sorprendente que un poeta se haya atrevido a asumir su condición natural con el equipaje de quien migra.


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

Los poetas Arturo Corcuera, Harold Alva, Jorge Nájar y Óscar Málaga

Sin embargo este nómade posmoderno eligió subvertir esa condición desde su escritura, por eso critica con ella ese canon al que me referí hace un momento, un canon que va más allá de las anécdotas de lo literario, qué es el canon literario finalmente sino aquello que dejó de ser subversivo y se convirtió en receta para la perpetuidad, para las discusiones de quienes pretenden justificar el conocimiento, su información, lo que consideran sus aportes. Yo estoy seguro que a un poeta como Nájar le importa lo que equivale el sonido de quien muerde una manzana si forma o no parte de aquellas páginas por las que seguro otros son capaces de traicionar su consecuencia. Por eso su participación en el proceso de nuestra literatura o las entregas de sus libros siempre ha sido discreta, él sabe lo que escribe, a él no le hace falta el otorgamiento de laureles o el reconocimiento de algún crítico, él escribe con la incredulidad de quien conoce, él avanza con la incredulidad por el meta discurso, su formación lo obliga a desconfiar de los efectos prácticos de los meta relatos a los que se refería Lyotard y sin embargo su apuesta por la poesía tiene responsabilidad épica. Jorge Nájar fortalece una legión de poetas que hicieron de ese tipo de desarraigo su mayor propuesta, por eso asocio su proyecto de escritura a las poéticas de Vallejo, de Moro, de Eielson y de Chariarse. Ese sentido del que irrumpe que aprendimos con el Trilce de Vallejo y esa imprecisión del vuelo onírico que asimilamos con Moro, ese repaso a todas las formas que entendimos gracias a Eielson y ese respeto por las formas clásicas pero rupturistas con las que escribe Chariarse. Y es intrigante porque nos pone frente a tradiciones opuestas pero completarias: Gamoneda y Moro, por ejemplo, pero que nos sirve para rastrear su registro y nos brinda luces que empiezan con Cisneros en Malas Maneras, continúa con Marcial, sigue con Cluny y nos devuelve a Bai Juyi y a Catulo, lo que definitivamente nos coloca frente a un poeta que ha asimilado las grandes tradiciones para entregarnos una propuesta que irrumpe como la voz en cuya sonoridad crepita un canto épico.

Un canto que se fortaleció en ese primer Nájar que integró el movimiento HORA ZERO, que sin duda fue el movimiento más contundente en sus elementos de ruptura. Pero Nájar es un poeta que no ha dejado de luchar por vencerse, por derrotar su Yo poético, para trascenderlo, para trascenderse. Él sabe que si un poeta es auténtico debe empezar por derrotarse a sí mismo, hay poetas que no han logrado vencerse a sí mismos, ellos son los prescindibles. Rimbaud se destruía a sí mismo, Baudelaire se destruía a sí mismo, Antonin Artaud, se vencía a sí mismo, Leopoldo María Panero, se destruye a sí mismo. En ellos coinciden sus vidas como tragedia, cierto, pero vayamos a quienes no llegaron a extremos vivenciales, Huidobro rompiéndose la lengua en el último canto de "Altazor", Borges en su "Libro de los dones", o Kavafis en "Esperando a los bárbaros". En esa lucha ha ido del discurso poético narrativo, o cronipoema, poesía conversacional o coloquial, al discurso clásico, a su apuesta por la imagen, por la metáfora, por la búsqueda de su interioridad al modo Zen, pero desde su propia tradición, desde ese origen al que confirma, desde ese origen al que derrota, desde ese origen al que subvierte con la sagacidad de un brujo que domina el lenguaje con el que se sirve para comunicarse con lo que occidente apenas intuye; y esto lo apreciamos en "Espíritus", el libro en mi opinión más personal de este conjunto: " Poco importa si al despertar / la noche arda o no / pues lo que sí cuenta / es brillar bajo tu sombra". Hacia esa sombra viaja y regresa, hacia esa sombra huye o se guarece, contra esa sombra nace y se aniquila, Jorge Nájar ha vivido bajo esa sombra, Jorge Nájar ha sobrevivido sobre esa sombra y en él hay una vuelta al orden que lo legitima como puente de una generación que en este momento escribe desde la precisión de un mundo que ha recibido hecho pedazos. Pero en esos pedazos está la historia y sobre esos pedazos la lengua, nuestro idioma, todavía no se rompe, todavía retumba como una carcajada que nos dice que aún puede haber otro sueño. Por ese sueño Jorge Nájar insiste, por ese sueño Jorge Nájar escribe, por ese sueño Jorge Nájar nos convoca. HAROLD ALVA VIALE: Escritor. Con 21 libros publicados (Poesía, narrativa, ensayo). Dirige el Festival de Poesía Latinoamericana PAÍS IMAGINARIO.


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

¿En qué momento se jodió la televisión peruana? Por: PEDRO FÉLIX NOVOA

La televisión superó con creces su propio récord. El cable no le hizo daño, lo vacunó, lo fortaleció; la Internet, presumimos, le dará un poder adicional, quizá sume sus taras a las ya propias; pero igual le dará más espacio del que ya ociosamente tiene. 1° Cuando se le dio más espacio de lo debido. Ahí se derrumbó al artista, se saboteó al ingenio y se complotó irresponsablemente en contra de la creatividad imponiéndole tareas inabarcables en poquísimo tiempo. Mucha tela para sus tijeras, mucho mundo para su cajita boba de 24 horas de programación continua. Quizá debió regularse a sí misma y no esperar la regulación externa o estatal. Esta última siempre satanizada y tildada de atentado contra la libertad de expresión; aunque a la televisión nunca le ha interesado la libertad sino como libertinaje, como promiscuidad desatada y sin límites. Ya que a partir de tener tanto espacio, se le aceleraron los caballos y se inventó el famoso “tiempo-en-la-televisión”, casi una dimensión paralela donde todo fue correr y rellenar. Se recurrió a los programas enlatados, a las repeticiones, a las siempre efectivas telelloronas, a los sancochados para amas de casa por las mañanas, a los programas cómicos de un humor básico, efectista y degradante, a las versiones acriolladas de Susana Giménez (Gisela Valcárcel –en su primera etapa), David Letterman (Jaime Bayly), a la versión achorada de Cristina Saralegui (Laura Bozzo y sus grotescos reality de lamiditas de axila, desmuelados y menores “supuestamente” abusados, sin franja protectora por supuesto), y ahora, últimamente, a esos vientres de alquiler llamados franquicias de programas concurso y derivados como Bailando por un sueño, Combate, Esto es guerra, Yo soy, El valor de la verdad, entre los más conocidos “formatos”. Es que hay un horror al vacío irresuelto, un querer coparlo todo en el menor tiempo posible y así se hizo. La televisión superó con creces su propio récord. El cable no le hizo daño, lo vacunó, lo fortaleció; la Internet, presumimos, le dará un poder adicional, quizá sume sus taras a las ya propias; pero igual le dará más espacio del que ya ociosamente tiene.

2° Cuando le dieron más dinero del que valía. Los productores y dueños de canal vieron que la televisión podía ser boba, pero nada estúpida, por lo menos no a la hora de cobrar. Y si en algo radicaba su encanto, era que resultaba como esas rameras que aún siendo sucias e incluso enfermas, sabían ocultarlo para hacer su trabajo y dejar sonriente y complacido a los clientes. Esa masa telequinésica que solo pagaba por ver, y que podía fácilmente costear anuncios en programas dependiendo del rating entre S/.1,000 y S/.18,500 por tan solo 30 segundos en el aire. Con todo este dinero, se privilegió la cáscara, la superficie, la televisión se obnubiló, sus cadenas solo toleraban programas banales, chabacanos, el ambiente en los set se estereotiparon, degradaron y finalmente se encanallaron a niveles subterráneos de horror y náusea al punto de ver, hace unos días, en dos de esos exitosos programetes concurso arrojar una torta en la cara a una niña que de inmediato rompió en llantos, o una serie de juegos descerebrados de evidente filiación (copia) yanqui donde se abusan de animales y situaciones grotescas que al parecer no tienen fondo. ¿Hasta cuándo seguirán con este carrusel de farándula? Hasta que alguien deje de pagar los casi quinientos mil dólares que al parecer embolsaba la Medina o la Valcárcel. Es que la televisión cobra y paga lo que le da la gana. Tiene todo a su favor: el apoyo del Estado, de la empresa privada, de la sociedad civil. Los reglamentos y las leyes se interpretan a su favor. La tele entiende a la legalidad como una sustancia líquida: adquiere la forma del recipiente que lo contiene. Y hace tiempo que está reposando y estancada en el foso televisivo. El dinero podrá ser sucio, mal habido, pero da poder. Y el poder da soberbia, capacidad de acción y reacción. La televisión no es una empresa cualquiera, una máquina ciega y bruta de hacer dinero por ofrecer aparentemente un rico y variado menú. ¿Variado? Si todos son formatos, versiones igual o más canallas que las originales; pero eso sí, todas costosas y millonarias sin

22


cambia AÑO 1 Lima, agosto de 2013 Nro. 1

Revista de actualidad política

3° Cuando se le otorgó más prestigio del que merecía. Los personajillos dejaron en el pasado el diminutivo, el poder mediático les dio la catadura de personajes cuajados e ilustres de una sociedad casi sonámbula que, por identificación o simple ingenuidad, los sigue en diarios, portales web, y en las redes sociales como ciegos a su lazarillo, como perros a su amo, como moscas a la miel. Es que los resortes de la memoria del televidente promedio se activan por una mezquina e incomprensible dialéctica, donde por afirmación o negación, se conoce al dedillo la vida, amores y escándalos del personajillo más deleznable que cualquier consagrada figura del arte o de la ciencia de este país. Los conductores, por su parte, exigieron su tajada mayor, se volvieron líderes de opinión, los condecoraron en el Congreso, fueron premiados y celebrados por ser figuras del año, por estar en el top de las audiencias. Así se haya hecho de la mediocridad una norma, y del mal gusto una religión. No se sopesaron opiniones, se siguieron y pontificaron tendencias; no se equipararon prestigios, ni posturas, se escarbaron escándalos; se silenciaron las críticas y se fotografiaron convenientemente a los fans; no se dialogó ni se debatió, se gritó, se bailó, se saltó al compás de una cancioncita de moda cuya letra se sabía de memoria. Es que a la televisión no le importa las ideas, si no los rostros bonitos; no le interesa la calidad, se preocupa por los índices del rating. Prefiere mil veces, así la cieguen, los reflectores de la fama, con esto le basta y al parecer le sobra.

4° Cuando se privilegió el entretenimiento sobre todas las cosas. Ahí sí se llegó al extremo, a la fosa última de Dante. La televisión se hizo un espacio entre Judas, Brutus y Casio, y reclamó el endose de su cheque infernal por haber traicionado su función de “sano” entretenimiento de todas las formas habidas y por haber. Logró convertir la palabra cultura en el antónimo más irredento de diversión; logró que el bostezo y el tedio gratuito y a priori se endilgaran sin la mayor finura ni consideración a cualquier programa que ose tantear aspectos educativos o culturales. Logró que el ejercicio televisivo deviniera a una vocación zombie, donde a diario se devorara mentes y se dejaba la suficiente carroña para que los cautivos muertos vivientes volvieran al día siguiente por su ración aumentada de telebasura. ¿Pero esta traición acaso no le permitió darse cuenta en lo que se había convertido? Al parecer no, se racionalizó la tara, se la normalizó, se defendió con la clásica falacia de que si todos ofrecen solo entretenimiento en otros países, el Perú, por qué tendría que ser la excepción. La traición a su esencia inicial no se asume como afrenta o mácula, se ostenta con orgullo, el descenso al último escalón del averno no ha sido un castigo en ella, ha sido un ejercicio de libre elección. Quizá allí, desde el fondo cloacoso, provenga su feroz poder de joder no solo a la cultura, sino a comprometer, a embarrar, a echar a perderlo todo.

PEDRO FÉLIX NOVOA CASTILLO. Escritor y docente. Ganador del premio nacional de Novela Horacio y del Premio Internacional de Novela Mario Vargas Llosa.

23


RPM: # 999074143 RPC: 944337131 CEL. 999074143 editorialsumma.blogspot.com Facebook: Editorial Summa Email: harold.alva.v@gmail.com

EDITORIAL

ร“scar Mรกlaga, Jorge Nรกjar, y Arturo Corcuera, escritores de SUMMA, en Barranco, Lima.

mucho mรกs que libros

Revista "CAMBIA" - Nov-2013  

Fundamos este vocero porque sabemos que sobrevivimos al centro de una crisis institucionalizada donde la prensa en su mayoría ha quedado arr...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you