__MAIN_TEXT__

Page 1

1


2

Créditos alcaldesa de córdoba

Rosa Aguilar Rivero teniente alcalde delegado de cultura

Rafael Blanco Perea dirección

Manuel Pérez Pérez coordinación general

Javier Lucena Teresa Román comisario

Miguel Ángel Moreno Carretero coordinación

Paloma Montes López textos

Los autores fotografía

Juan Jurado Granados Felipe Gutiérrez Díaz técnico de sala

Sixto Rodríguez Enríquez

Edición diseño y maquetación

Zum creativos oficina técnica

El Dispensario prensa

Portavoz comunicación: Eusebio Borrajo y María José Martín imprime

Imprenta Luque depósito legal

CO-455-2009 edición del dvd

Cámara: Eugenio Rivas Herencia Miguel Ángel Moreno Carretero Nur Comunicación José Carlos Nievas Javier Ramos


3

Agradecimientos Antonio Hermosilla Moya Asociación de vecinos Alcazar Viejo Bar Rosendo Casa Góngora. Centro de Estudios Gongorinos Centro de Poesía Visual C.P Jerónimo Luis de Cabrera, profesoras Andrea Estepa y Adriana Porcuna C.P Jerónimo Luis de Cabrera, alumnos de 5º curso de Primaria Daniel G. Expósito Daniel Cuberta Touzón Dpto. de publicaciones del Ayuntamiento de Córdoba Epifanio Molina Escuela de Arte Mateo Inurria, alumnos de 2º Bachillerato de Arte Escuela de Arte Mateo Inurria, profesor José Antonio Pérez Guillén Estudio de Arquitectura Juan Cuenca Estudio de Arquitectura Rafael León Filmoteca de Andalucía Francisco Calero Mata Francisco Varela Pancorbo Frederic Amat Fundación Antonio Gala Fundación Joan Brossa Juan Cuenca Montilla Laura Cruz Sánchez Baena Laura Garrido López Manu Bermejo Manuel García López Metalesmo S.L. Ovideo T.V. Procordoba Profesionales de la prensa de Córdoba Rasaga. S.L.


4


Presentación. Rosa Aguilar Rivero.

7

Cosmopoética. Manuel Pérez Pérez.

9

Cosmoarte. Miguel Ángel Moreno Carretero.

11

Hormiga y poesía. Vladimir Oliveira.

13

Des/amor y poesía. Daniel Cuberta Touzon.

15

Objeto y poesía. Chema Madoz.

16

Infancia y poesía. María Ortega Estepa.

20

Tecnología y poesía. Daniel Palacios.

21

Libro y poesía. Sergio Rubira.

23

Consumo y poesía. Felipe Gutiérrez Díaz.

25

Hierro y poesía. Miguel Gómez Losada.

27

No es todo lo que parece. Taller de fotografía. Chema Madoz.

30

Hierro y poesía. Poemario.

49

Hierro y poesía. Esculturas.

65

BROSSA+AMAT= “Foc al Cántir”. Francisco Aliseda.

80

Hormiga y poesía. Fotos.

84

Des/amor y poesía. Fotos.

88

Infancia y poesía. Fotos.

90

Tecnología y poesía. Fotos.

94

Consumo y poesía. Fotos.

98

Libro y poesía. Fotos.

102

Equipos de trabajo. Fotos.

111

Creditos de las obras. Fotos.

119

Obras de los participantes. Fotos.

125

5


6


7

Rosa Aguilar Ribero, Alcaldesa de Córdoba.

Poesía en continua interacción con el público y con las más diversas formas de expresión artística. Esta es la propuesta que nos presenta la primera edición de Cosmoarte bajo el epígrafe Una mirada a la Poesía desde el Arte Actual. La iniciativa, como la mejor antesala posible a nuestro Festival Internacional de Poesía, Cosmopoética, nace con el propósito de ofrecernos un mayor acercamiento a las relaciones entre la poesía y las artes visuales en cualquiera de sus manifestaciones y desde un punto de vista actual y contemporáneo. Así, desde el mes de febrero, Cosmoarte se ha hecho realidad en Córdoba, Ciudad de las Letras, de la mano de artistas que quieren mostrarnos una nueva mirada, “su” mirada, al mundo que nos rodea. Artistas con iniciativas llenas de imaginación y originalidad que consiguen en una ocasiones emocionarnos, en otras, aportarnos una perspectiva distinta de la realidad, hacernos reflexionar sobre ella con una actitud crítica. O todo ello, al mismo tiempo. Son, además, propuestas artísticas de autores muy diversos, desde profesionales y fundadores de la denominada “poesía visual”, hasta alumnas y alumnos de la Escuela de Arte Mateo Inurria, de Córdoba, que han tenido la oportunidad de trabajar directamente con ellos, y niñas y niños que han vivido su primera experiencia con la poesía jugando con las palabras y creando ellos mismos sus propios poemas. Pero Cosmoarte se presenta en esta primera edición con otra virtud añadida, que es la de hacer


8

protagonistas no sólo a las personas, sino al entorno y a los paisajes de la ciudad donde han nacido las obras, donde han tenido lugar los distintos procesos creativos. Una exposición que podremos disfrutar en la sede de la Casa Góngora y que, una vez más, pondrá de manifiesto uno de los grandes y excepcionales logros de Cosmopoética: hacer que versos y poemas, a través de nuestros corazones, cobren vida en cada rincón de la ciudad.


9

Manuel Pérez, director de la Oficina de la Capitalidad Cultural del Ayuntamiento de Córdoba.

En su sexta edición, Cosmopoética ha subido un peldaño más con la incorporación de las artes plásticas a través del ciclo Cosmoarte, un ambicioso proyecto artístico compuesto por un conjunto de acciones relacionadas con la poesía que comenzaron a desarrollarse el 13 de febrero, dentro del programa de actividades previas al inicio del festival. El ciclo, que pretende ofrecer una visión diversificada del arte en relación a lo poético, seguirá vivo hasta el 30 de abril, día en que se clausurará esta exposición que acoge la Casa Góngora que, a modo de cuaderno de bitácora, trata de recoger el día a día de los acontecimientos que han ido sucediendo desde que el artista Vladimir Oliveira tatuara con sus hormigas metafóricas la vieja piel de las murallas del Alcázar. Unidas bajo el paraguas –nunca mejor dicho- Una mirada a la poesía desde el arte actual, Cosmoarte nos ha traído talleres, conferencias, intervenciones… Y, por supuesto, exposiciones, como ésta que hoy presentamos a modo de conclusión, sin olvidar la muestra Idolatrías, de Felipe Gutiérrez, o la exposición colectiva Hierro y Poesía, que ha tratado de unir lo etéreo de la poesía con un elemento pesado y terrenal como es el hierro. En estos días, se ha demostrado que el abanico de posibilidades de interrelación entre arte y poesía es inabarcable. El gran fotógrafo Chema Madoz nos ha transportado a su universo personal de imágenes y hemos aprendido los rudimentos de la poesía visual, la escultora Alicia Martín nos ha propuesto un baño


10

de sabiduría desde el Molino de San Antonio. También hemos visto cómo puede surgir la poesía de las manos infantiles de los alumnos de un colegio, cómo la fría tecnología se dulcifica y se rinde ante el verso, cómo el tema universal del amor puede abordarse desde la videocreación o cómo el duro hierro puede ser moldeado a voluntad por la palabra del poeta y las manos del artista… Todo ello queda reflejado en esta exposición, de la que forman parte la obras que se han ido produciendo en estos tres meses de trabajo intenso en los que, a través de la poesía, hemos tratado de alterar la cotidianidad y el paisaje de Córdoba, una ciudad que, como las flores, se abre a la poesía cada primavera.


11

Cosmoarte. Miguel Ángel Moreno Carretero.

El proyecto Cosmoarte ha sido un conjunto de acciones que se han realizado en la ciudad de Córdoba desde primeros de Febrero hasta primeros de Abril para dar paso al Festival Cosmopoética. Cosmoarte es una de las novedades incluidas en el programa de Cosmopoética 09 y supone una mirada a la poesía desde un conjunto de acciones artísticas, que van desde el grafitti como intervención colectiva a las videoproyecciones interactivas con poemas que se construyen en directo., un discurso sobre la poesía y la imagen con una variadísima gama de soportes y discursos, que se prolongará hasta el 30 de abril. Durante el mes de febrero ya se realizaron los primeros ‘guiños’ artísticos, como la Marabunta del artista brasileño Vladimir Oliveira, que junto a 22 alumnos de la Escuela de Arte Mateo Inurria crearon, a través de un mínimo elemento como es la hormiga, un poema, acercándonos a la poesía desde un punto de vista artístico y visual. Un homenaje a Baudelaire y sus primeros caligramas pero desde una visión contraría aquí el animal en su repetición es el que forma el poema. El 14 de Febrero día de San Valentín, Daniel Cuberta nos cuestionaba el amor a través de su película proyectada en el boulevard del Gran Capitán un juego de poética visual con una carga “performática” para atacar desde varios puntos al corazón. Otra de las actividades ya completada en el programa de Cosmoarte ha sido el taller del fotógrafo Chema Madoz, denominado No es todo lo que parece, en el que el artista explicó su proyecto personal adentrándose en los distintos estados del proceso creativo. el libro como ejercicio y el objeto como instrumento poético, el mensaje de la realidad desvinculada de su significado propio, para dar paso a la otra lectura , a la otra mirada. Pero Cosmoarte continuó durante los meses de marzo y abril. El sábado 14 de marzo, en el puente de Miraflores, el cordobés Daniel Palacios y seis artistas más ofrecieron una cinética de imágenes proyectadas que se crean instantáneamente conjugando en directo. Música e imagen. Palacios ha galardonado en varias ocasiones por sus proyectos caracterizados por el uso de los nuevos medios y la tecnología al servicio de la poesía y del paisaje. Un espectáculo permitió comprobar en directo cómo trabaja hoy en día un artista joven.


12

Joan Brossa como uno de los grandes progenitores en la poesía visual tuvo su ventana para observar a Córdoba desde la filmoteca de Andalucía donde pudimos visionar la película Foc Al Cantir, obra de Frederic Amat pero con el guión del Artista Catalán desde 1948. También resulta interesante la obra que ha realizado Alicia Martín en el Molino de San Antonio, Estas “biografías” que se pudieron ver desde el pasado 20 de Marzo hasta el 30 de Abril, Una mole de libros que se desparraman desde una de las ventanas del molino de San Antonio para llenar el Guadalquivir de palabras, en un proyecto con el que se quiere rendir homenaje a la poesía desde su cuerpo, el libro como contenedor de cientos de poemas que se convierten en una sobrenatural y animada situación. Felipe Gutiérrez, entre el 13 y el 30 de abril, en la Casa de Góngora, trabajará en una alegoría al consumo y la poesía, un juego visual entre los factores que alteran y que defienden la sociedad de consumo planteando juegos que unen consumo, religión y Publicidad. También en la Casa de Góngora, y como cierre de esta primera edición de Cosmoarte dentro de Cosmopoética, el 13 de abril se inaugurará una exposición colectiva de artistas plásticos y poetas de Córdoba, con el titulo Hierro y poesía. Un grupo de artistas (Tete Álvarez, Nieves Galiot, Paco Ariza, Antonio González, Hisae Yanase, Rafael Bioque, Manolo Garcés, Miguel Losada, Manolo Muñoz, Jacinto Lara, Javier Flores, Juanjo Caro, Paco Salido, Cristina Cañamero) y quince poetas (Nacho Montoto, Ángela Jiménez, Miguel Marzo, Mertxe Manso, Pablo García Casado, Vicente Luis Mora, Joaquín Pérez Azaústre, Eduardo Chivite, Juan Antonio Bernier, Elena Medel, Paco Gálvez, Juana Castro) unen la palabra mas etérea, la poesía con el material mas pesado, el hierro. Se trata de hacer una fecundación cruzada entre los poetas que forman parte del panorama artístico cultural de Córdoba con los artistas plásticos en la misma situación, que se unirían a través de una selección de poemas que realiza José Daniel García para adjudicar a cada artista un poema que pasará por el filtro de su mirada. Esta exposición de carácter documental trata de acercar a todos los visitantes a la Casa de Góngora, este proyecto que articula en sus miradas, paisaje, poesía y arte.


Hormiga y poesia. Vladimir Oliveira.

Só com andar pode trazer a atmosfera Sevilla, cítrea o formigueiro em festa que faz o vivo de Sevilla.

Uma mulher que sabe ser mulher e centro do ao redor, capaz de na Calle Regina ou até num claustro ser o sol.

Ela caminha qualquer onde como se andasse por Sevilla. andaria até mesmo o inferno em mulher da Panadería.

Uma mulher que saber ser-se e ser Sevilla, ser sol, desafia o ao redor, e faz do ao redor astros de sua astronomia. sevilha andando.1

João Cabral de Melo Neto.

Caminar. Irse. Descubrirse por los pasos propios o ajenos. Caminos inciertos, llenos de dudas, alegrías y bifurcaciones. Caminos laberínticos, una eterna búsqueda del sentimiento y teniendo cierta preocupación fundamental de los grandes interrogantes del hombre, tales como, de dónde venimos y a dónde vamos y lo que sentimos. ¿Qué será de nuestra vida y la de nuestros seres queridos? A medida que vamos avanzando en el tiempo, las inquietudes van cambiándose y a partir de nuestra experiencia de la vida se van desprendiendo. El hombre, inmerso en un mundo simbólico, va asociándose a la idea de laberinto. Un laberinto es un modo de tomar actitud ante el camino elegido. El camino exige que se agudice la intuición, la percepción, la creatividad en la meditación continua y activa de los pasos dados en la vida, en la determinación a tomar ante problemas y/o conflictos presentados en la trayectoria. “Los caminos que se bifurcan ante los cuales en cada hora de cada día en la vida de cada uno se crean perplejidades dudosas, son los dilemas antes los cuales no podemos huir. Nuestro recorrido cotidiano está lleno de esos antiguos trayectos; la ansiedad que nos aterra nace en el no saber elegir entre los dos caminos delante de nosotros. El que nos trae a una meta, o el otro que inevitablemente nos lleva al abismo.”2

13


14

De donde vengo, Brasil, las hormigas correderas trasladan todo el hormiguero llevándolo por centenas de metros, hasta cientos de kilómetros. Una auténtica Marabunta, la migración masiva de hormigas que van devorando, llevando todo a su paso, dejando un rastro vacío, una línea nueva, un trayecto cambiado y marcado por los diminutos pasos. Marabunta. Una “intervención” en el suelo arenoso de la calle al lado de la Muralla Alcázar Viejo en Córdoba. Se consistió en pintar con spray negro y plantillas de acetato con siluetas recortadas de hormigas. El trazo de cada palabra formado por hormigas alineada. De cerca se vía las líneas formadas por las hormigas y de lejos las palabras, versos, poemas… Palabras sueltas. Sentimientos singulares. Pasos efímeros. Recuerdos eternos. Caminos poéticos. 1 SEVILLA ANDANDO Solo con el andar puede traer/la atmósfera Sevilla, cítrica/el hormiguero en fiesta/que hace el vivo de Sevilla.//Ella camina donde cualquiera/como se anduviese por Sevilla./Andaría hasta mismo el infierno/en mujer de panadería.//Una mujer que saber ser/ mujer y centro del alrededor,/capaz de en la Calle Regina/o hasta en uno claustro ser el sol.//Una mujer que sabe serse/y ser Sevilla, ser sol, desafía/el alrededor, y hace del alrededor/astros de su astronomía. João Cabral de Melo Neto. 2 Clerici, Fabrizio. P. 47. Texto: No exit. L’occhio de Horus. Itinerari nell’immaginario matematico.


15

Des/amor y poesía. Daniel Cuberta.

Yo debería escribir sobre amor y poesía, pero no. Cuando miro encima de mi hombro, ¿qué creeis que veo? Sí soy yo; estoy lleno de calambres, soy eléctrico de buena mañana, estoy hecho una bola informe de músculos y tendones… ¿quién podría poner orden en esto? Me estiro y me desperezo; y me desespero, soy un desesperado que se olvida que lo es y eso lo hace cada vez más desesperado, una bola de músculos sin esperanza de tirar, girar, mover algo con sentido. Mañanas, mañanas, buenas buenas, ya está aquí la rueda de la carne. Que levante la mano quién se siente ya de mañana con una montaña por ascender. Pondría tu mano en el fuego, pondría vuestras manos tontas en el fuego, las pondría porque la mía no tiene nada que jugarse y sólo quiere señalar, señalaros en la multitud y señalarse con disgusto ante el espejo. Pondría la mía en el fuego pero ya de mañana se siente con una montaña por ascender. Películas escuetas, raquíticas, películas que se pueden partir en pedazos como un gusano, como una columna vertebral devertebrada; el sonido, creedme, que hacen sus vértebras al separarse es muy parecido al que hicieron al unirse, sólo hay que añadirle el cansancio casi sordo de tanto tiempo jugando a repetir movimientos de serpiente. Podemos querernos toda una vida y celebrar como iniciados las revelaciones que el mundo entrega, espiar los juegos amorosos de las orugas y contarlos sobre amenazantes papeles en blanco, nada los representará como el sonido, al resquebrajarse, de las vértebras de nuestras raquíticas palabras. Me sigo en la distancia y recolecto pedazos que al poco devuelvo al suelo; es absurda, pero es una tarea.


16

Objeto y poesía. Chema Madoz.

La concesión del Premio Nacional significó el reconocimiento institucional de un artista singular, capaz de transmitir, a través de una certera y delicada manipulación de los objetos, un universo de gran sutileza poética con una resolución fotográfica depurada en la técnica y precisa en el concepto. Analizando el azaroso mapa de señales que emiten las cosas desde el lugar que ocupan en el mundo, Madoz individualiza y desordena, confronta y manipula hasta conseguir mostrar un nuevo orden, una cara oculta del sentido, una nueva verdad simbólica que resalta por impacto el desorden de la lógica. Las cosas, los objetos, situados en un nuevo lugar, desnudos del entorno natural donde realizan su función, están ante la cámara emitiendo otras señales diferentes. Convertidos en signos están ahora literalmente hablando. O mejor, son imágenes que están literariamente hablando. Porque partiendo de la estética de la semejanza y la vecindad de referentes, Madoz desplaza el sentido natural de los conceptos a otras comprensiones explotando al máximo sus capacidades simbólicas y resolviendo su discurso con figuras y tropos de honda relación con el lenguaje: analogías, metáforas, paradojas o metonimias visuales que ofrecen al espectador un juego de percepción poética y le exigen una colaboración activa. La obra de Madoz tiene, por tanto, una amplia vecindad literaria. Sus composiciones se acercan al poema minimalista y a la contraposición de imágenes poéticas que produce una explosión metafórica que evocan al Mallarmé de “Una tirada de dados nunca abolirá el azar”, a los Haikus orientales, cuya estructura combina dos imágenes distintas que finalmente se relacionan en el tercer verso, o resultan perfectamente


familiares a las greguerías de Ramón Gómez de la Serna: “La jirafa es un animal alfombrado” o “Entre los carriles de la vía del tren crecen las flores suicidas” o, quizá mi preferida: “Si te conoces demasiado a ti mismo dejarás de saludarte” … La resolución fotográfica en blanco y negro aporta también una distancia melancólica. La escala de grises convierte a las cosas en sombras que desvanecidas en un mundo irreal se expresan como fantasmas. Conservan su identidad icónica pero están absortas en un metalenguaje abstracto. Las reconocemos aunque ya no pertenecen a este mundo. Madoz trabaja con las sombras de las cosas y con ello obtiene una elegancia plástica que fusiona toda su obra otorgándole una coherencia formal. Y le permite realizar un ejercicio quirúrgico de precisión técnica. El carácter efímero de estos trabajos recuerda a los earthworks de Andy Goldsworthy (I) o Richard Long que una vez fotografiados quedan al albur de los avatares climáticos que poco a poco los van difuminando hasta que queda borrada de ellos cualquier huella. También pertenecen a este orden los trabajos realizados con cubitos de hielo cuya efímera existencia sirve a Madoz como metáfora del éxito, la suerte o el regalo. Cierto es que, en general, tenemos una información básicamente fotográfica de la actualidad del arte contemporáneo. Lo conocemos a través de su fotografía. Sea cual sea el recurso técnico y el formato de exhibición en el espacio expositivo, la documentación que recibimos y que finalmente queda globalmente disponible de la totalidad de las obras es la de su reproducción fotográfica. Así, aunque alguna vez hemos visto durante unos minutos las piezas de Robert Gober donde unas piernas con zapatos se extienden cortadas por la pared con velas sobre los muslos o tatuadas,

17


18

o sus madozianos corralitos de ni帽o deformados (I), al final lo resultante de ellas es la fotograf铆a de un objeto que expresa para el entendimiento subjetivo la idea de abyecci贸n, de trauma o de herida. Potencia simb贸lica fotografiada. *Fragmento del texto de Borja Casani


19


20

Infancia y poesía. Mi primer poema visual. María Ortega Estepa.

“Es una forma de poesía diferente a la que solemos leer, es la poesía con imágenes. La podemos encontrar, si nos fijamos bien, incluso aquí en la calle… sólo hay que observar con atención.”

Así podríamos definir la poesía visual, les decíamos a quince niños ilusionados por imaginar con la palabra en el interior de un jardín que, dos horas después, sembraríamos de sueños en un magnífico día de sol. Los niños poseen un tesoro que los adultos vamos perdiendo conforme nos vamos haciendo mayores: la fantasía más pura, la que rodea su mundo. Sus sueños son inocentes, bellos. Las miradas de aquellos niños y niñas se llenaron de ilusión cuando les contábamos que aquel jardín tenía un regalo guardado para ellos: un poema. Ahora sólo quedaba encontrarlo. Un tiempo después, además de flores, sobre la hierba crecía una poesía que iba naciendo dentro de ellos, y que quedó sembrada en aquel lugar para siempre.


21

Tecnología y poesía. Contextual forms. Daniel Palacios.

Existe un viejo dicho según el cual una imagen vale más que mil palabras, sin embargo, no hay lucha entre imagen y palabra cuando ambas son usadas como elementos de un mismo lenguaje, con un fin común. tipografía, texto, código, gráfica generada en tiempo real, ilustración, motion graphics... elementos que quedan conectados en este audiovisual, interrelacionados mas allá de las diferentes formas de expresión, de modo que dependan los unos de los otros para transmitir una misma sensación. La poesía es una de las manifestaciones artísticas más antiguas. Esta se vale de diversos procedimientos a nivel fonético, semántico y sintáctico para realzar las cualidades estéticas del lenguaje; es decir, en la poesía tienen cabida imagen, sonido y ritmo... lo que dio pie a la poesía visual o la poesía sonora. Mas recientemente algunos autores modernos afirman que la poesía se verifica en el encuentro con cada autor, quien otorga nuevos sentidos al texto escrito. Algo similar ocurre hoy día con la gráfica generada en tiempo real, ya sea según la música o según la relación que se establezca con el público, sigue siempre unas pautas de ritmo y coherencia pero es una percepción única para cada uno. Este audiovisual, dividido en tres actos, con un total de nueve escenas, traza un camino el cual nos hace entender las relaciones que se establecen más allá del texto, impactarnos con un explosión de sensaciones, ver la tipografía como ilustración y encontrar la belleza en la composición de las palabras; utilizar su significado, el código, para modelar la forma y controlar el espacio sincronizando ambos con el sonido en tiempo real... llegando a crear imágenes de gran


22

complejidad en nuestra imaginación donde la belleza de su lectura, pase por el ritmo al que se nos presentan los retazos que la componen, describiéndola sin palabras. Audio, vídeo y poesía, hablándose entre si en ContextualForms. En este proyecto han participado Nohemi González, Pau Valiente, Emanuele Mazza, Mariana Acuña, Gustavo A. Bellón, Juan Clemente y Mariana Valente.


23

Libro y poesía. Biografías y memorias. Sergio Rubira.

Seguramente nunca nos hemos parado a pensar en que leer una biografía es trágico. Raras veces podemos o queremos detenernos a reflexionar y, desde luego, nunca sobre la vida, porque va unida a la muerte. Por eso, leer una biografía es una tragedia. El protagonista de una biografía invariablemente muere. El final se repite una y otra vez. Aunque los detalles cambien, el corazón deja siempre de latir. Y lo peor, lo más amargo, es que no nos sorprende, ni nos emociona, porque ya sabemos qué es lo que va a ocurrir. De un modo extraño tampoco molesta, ni preocupa, que el desenlace se desvele. Nosotros mismos lo descubrimos cuando vemos el título sobre la portada. No nos damos cuenta de que jamás podremos conocer al personaje sobre el que se escribe. Ni él mismo llegó de ningún modo a comprenderse. Leer una biografía es una ilusión, un espejismo de intimidad. En definitiva, una mentira. Todo queda en un claroscuro: lo que se ilumina se oculta luego entre las sombras. Escribir una biografía también es una fatalidad, esta vez por imposible. No se puede reconstruir una vida, como no se puede revivir a un muerto. Sólo se conservan testimonios ajenos, secundarios, subjetivos. Documentos con datos administrativos, llenos de fechas y habitualmente poco concluyentes. Los recuerdos de amigos y enemigos, demasiado evidentes y autojustificativos. Las cartas y los escritos en los que eternamente se finge. Y así cientos de fragmentos que hay que encajar. Pero se trata de un puzzle perverso en el que puedes ajustar las piezas a tu antojo. No reconstruyes sino que creas y, por eso, al mezclar la carne con el papel traicionas, al biografiado y a ti mismo, porque,


24

finalmente, es carne de tu carne. Publicas, haces pública, la vida de otro sin caer en que lo que realmente sucede es que tú eres el que se exhibe. No se redactan biografías, sino que se escriben memorias. Y constantemente escribimos para olvidar. Las palabras quedan registradas en el papel y para recordar sólo tenemos que leer lo que ha quedado apuntado, repaginando los folios. Entonces nuestra memoria queda libre, se libera, y podemos empezar de nuevo. Logramos un estado de amnesia momentánea en el que el tiempo se ha detenido y todo está por llegar. Es la catarsis, ese estado que nos permite resucitar de las cenizas. Podemos ordenar, entonces, la biblioteca de nuestra vida, cuyos volúmenes se habían derrumbado, mezclándose por el suelo. Rehacer, mezclar, destruir, comparar, simultanear los acontecimientos, engañar y engañarnos para poder continuar. Lo que realmente nos importa del pasado, es el futuro, y es éste el único que permanece atado al presente. Quizás lo que pasa es que las biografías no son sólo escritos sobre vidas, sino dibujos de vida. Y lo mismo que los libros al caer adquieren nuevos significados, al leer o escribir sobre los hechos de una vida dibujamos una nueva trayectoria, un nuevo destino a nuestra existencia. Y lo que en un principio creíamos fatal, hoy lo desafiamos y mañana, confiados en nuestras propias fuerzas, lo convertimos en esperanza. Esperanza ¿de qué? Sencillamente, de vida.


Consumo y poesía. Felipe Gutiérrez Díaz.

A la época sagrada y ritual de las fiestas sucede el tiempo acumulativo y permanente del consumo. De la magia de los ritos y de las palabras sagradas ya sólo subsiste la de los precios y las cosas, nueva promesa de felicidad para las clases medias.1

La idolatría visual alimenta una cultura epidérmica en la que sólo importa lo que se ve, en la que el mundo interno se devalúa como un lastre que conviene extirpar o como un acompañante obligado que debemos dopar. 3

…el culto al cuerpo y el psicologismo han santificado la vida en el presente.2

Provocar la mirada al corazón mismo de las culturas comerciales desacralizadas fruto de la globalización y del individualismo liberal contemporáneo en el que estamos inmersos. Sus nuevas promesas de felicidad para las clases medias, sus pasiones, sus devociones, sus sacrificios para conseguir lo deseado a cualquier precio y de cualquier manera, lo nuevo (regido por el culto a lo efímero) se convierte en algo imprescindible para sentirse persona. Es esa negación del poder inmemorial del pasado tradicional, la fiebre moderna de las novedades, la celebración del presente social, que nos hablaba Lipovetsky ya a finales de los ochenta. La relación con el tiempo se prolonga, con la única diferencia de que aquello a lo que apuntarán los “modernos” ya no será la eternidad en la otra vida, sino la supervivencia profana, la inmortalidad en la historia, la gloria duradera del propio individuo.4 El continuo cambio de publicidad, de oferta de espectáculos, de cambios de temporada, de moda, de escaparates, es el reflejo de la ciudad. Ciudad que se convierte en centro de arte que cambia constantemente, que se renueva, que crea iconos monumentales como reclamo turístico. Pasear y mirar la urbe como ciudadano-espectador, recorriendo algunos lugares y “no lugares” de este “centro comercial total en que vivimos”. Detener la velocidad del cambio en poesía plástica,

25


26

que genere un cortocircuito, puede convertirse en algo profundamente subversivo. En estos tiempos del marketing es precisamente la imagen la protagonista. Los recursos publicitarios inundan nuestro escenario como ciudadanos-actores de este espectáculo del consumo. Por otro lado, la calle es el lugar de actuación, de exposición, de igualdad… La arquitectura se convierte en escenario y decorado, los ciudadanos somos protagonistas o figurantes de este teatro, el vestuario nuestra personal manera de vestir siguiendo o no a la moda, nos disfrazarnos según la ocasión y lo que nos interesa enseñar o camuflar. Los centro comerciales como catedrales del consumo, los bares y tabernas como confesionarios o gabinetes psicológicos donde ahogamos nuestros penas, miedos, frustraciones… (he sido camareroconfesor). Y siempre como telón de fondo el juego de la publicidad como reclamo, como objeto de deseo o modelo a seguir… esos “no lugares” que como prostitutas de lujo manejadas por el chulo o el dinero, adquieren un valor incalculable por soportar a unos y a otros productos cada cierto tiempo. “los espacios de ventas se han transformado en lugares de atracción, en “ambientes” emocionales y estéticos”.5 Con mis piezas, intento siempre hablar de lo que me rodea, de lo que conozco y me preocupa , de la manera mas inmediata, cercana y directa posible. Es una forma de experimentar y seguir descubriendo a través de la ironía, lo que hay detrás del consumo, de la “idea de artista” y de la transformación de un objeto común y popular en otra cosa, quizás… 1 SÍNDROMES MODERNOS. Juan C. Pérez Jiménez. .Espasa Calpe, .S.A. 2002. Pág. 72. 2, 3 y 4 EL LUJO ETERNO. Guilles Lipovetsky, Elyette Roux. Pág. 66,51,39. 5 LA FELICIDAD PARADÓJICA. Guilles Lipovetsky. Pag 77.


27

Hierro y poesía. El arte es un asunto sentimental. Miguel Gómez Losada.

Epifanio Molina tiene las manos grandes y está enamorado del metal. A su padre le gusta sobrevolar el cielo de la Subbética en un ultraligero. Los dos conducen la empresa familiar Metalesmo, son metalúrgicos y mecenas: van a producir gratuitamente las esculturas en metal de la exposición Hierro y Poesía, para Cosmoarte 2009. Epifanio convertirá en metal las ideas de quince artistas plásticos. Quizá fuese el destino natural, que Metalesmo y el arte se encontrasen algún día. Así ha sido. He visto a Epifanio acariciar el metal como una madre cuando alinea con el dedo el flequillo de su hijo; limpiar las rascaduras de óxido con un soplido preciso; o retorcer una vara de hierro con las manos, entendiendo hasta dónde puede modificar la pieza sin alterar su nobleza. Es un artesano, como lo fueron los vidrieros de Bohemia, o Stradivarius, que construyó sus mejores violines con la madera de un abeto dormido en el lecho de un río. Epifanio, nombre que comparten padre e hijo, viven lo artístico con naturalidad -como debe ser-, porque comprenden la emoción del arte a través de la naturaleza del metal sin necesitar intermediarios culturales. Trabajar con él es una lección de humildad, en Metalesmo no caben posturas elitistas ni aires de distinción, porque a los artistas plásticos y a los metalúrgicos nos une el sudor, las agujetas, las manos musculadas y el gusto por lo físico. Cada pieza es única, y Epifanio lo sabe. Cuando manipula el metal se establece un diálogo entre artesano y objeto que parece una confidencia. El hierro está vivo, hay que entenderle como si fuese una planta o un pájaro. Es sensible al viento, al sol, se moja, puede reflejar nubes y envejecer. El hierro nace de la tierra como los árboles, conserva el color de las montañas,


28

es de siempre -como la piedra, el aceite o el agua-, por eso está en nuestra contemporaneidad. El hierro es fuerte y bueno, su naturaleza robusta infunde respeto, pero también está huérfano en medio de nuestra era digital, por eso no despierta temor sino ternura, como esos bellos gigantes, tremendamente solos e incomprendidos: King Kong, Moby Dick, Frankenstein o el Monstruo del Lago Ness. Esta bondad se nota enseguida al entrar en Metalesmo, la mirada profunda y comprensiva de Epifanio dota de amabilidad al hierro, o quizá la ternura del hierro dota de grandeza a su persona. La nave industrial parece un refugio donde guardar -la armonía-, para volver a enseñarla después de un desastre mundial. Las máquinas y los tubos forman laberintos como en un jardín ilustrado. Sabemos que es una fábrica, pero el sitio conserva la intimidad de La Fragua de Vulcano, y Epifanio parece Esautomátix, el herrero vocacional de los tebeos de Astérix. Metalesmo investiga nuevas aplicaciones, busca soluciones; hicieron La Puerta del Ángel en el Retiro de Madrid; o la fachada en acero corten de los talleres del nuevo complejo Museo Medina Azahara. Metalesmo trabaja como el cocinero, que paladea en el pensamiento un sabor antes de encontrar la combinación de especias que lo haga realidad. ¿Acaso esto no es arte? El pintor también intuye imágenes para ajustarlas a sus sentimientos antes de elegir los pigmentos; o como aquellos navegantes, que presentían nuevos continentes asomados a la escollera antes de partir. En definitiva, Epifanio, padre e hijo, tienen algo de visionarios. Su empresa es metalúrgica, pero en realidad es un gran taller de alquimistas donde los sueños se hacen realidad. Así lo entendió su vecino en Baena y pintor Ramón Torres Piernagorda (Generación Eutopía07) cuando Epifanio le habló de la posible unión entre arte y metalurgia en Córdoba. Ramón trasladó la idea


a nuestro querido Miguel Ángel Moreno Carretero (artista plástico, ilusionista y director de Scarpia), convocando éste a 15 artistas residentes en Córdoba, para que casaran su trabajo en hierro con los poemas de otros quince poetas cordobeses. Cuando fuímos a Baena y se nos explicó el proyecto, nació una especie de júbilo colectivo. Nadie reprimía la alegría; algunos ya queríamos ceder nuestras piezas a la incipiente colección de arte Epifanio Molina –Metalesmo, y enseguida celebramos aquel maridaje en el restaurante más cercano. Aquello se recordará como un encuentro de artistas, profesionales y entusiastas del arte, pero difícilmente podría explicarlo un crítico de arte: lo que allí estaba surgiendo no se podía contextualizar ni evaluar por su actualidad, porque el nacimiento de Hierro y Poesía era un asunto sentimental. Todos éramos creyentes del arte –incluso el camarero que nos echó la foto-. Se nos escapaba el cariño para Miguel y Epifanio por oficiar aquella ceremonia. Estábamos agradecidos. Se oían exclamaciones optimistas y murmullo de banquete, exaltación de emociones, mucha esperanza en la mirada y certeza de prosperidad. Una vez más confundíamos el arte con la vida, aderezando esa bola de amor con vino tinto, revuelto de tortilla y gambas, sabroso pescado, postre delicioso y café. Estábamos sentados a la mesa como en un bautizo, de izquierda a derecha: Epifanio Molina Jabelquinto, Sara Torres Rodríguez, Epifanio Molina Ávila, Miguel Moreno Carretero, Rafael Bioque, Miguel Gómez Losada, Paloma Montes López, Paco Salido, Tete Álvarez, Juanjo Caro, Jacinto Lara, Hisae Yanase, María Moya, José Carlos Nievas, Antonio I. González, Nieves Galiot, Manolo Garcés, Cristina Cañamero, Sara Moyano, Ramón Torres Piernagorda, Paco Ariza, Manolo Muñoz y Javier Flores, dispuestos a soñar con la criatura de hierro. Y a trabajar.

29


30


31

No es todo lo que parece. Taller de fotografía. Chema Madoz. Del 16 al 18 de febrero. Fundación Antonio Gala.

32

Miguel Ángel Alvira

33

Julen Araluce Hernando

34

Isabel Bellido

35

Manuel Benítez Prieto

36

Antonio I. González Pedraza

37

Nieves Jiménez López

38

Luis Magariño Rojas

39

Diego Martín Fernández

40

María Mesa Sánchez

41

Fernando Motilla Zarur

42

Ana Moya

43

César Orrico Méndez

44

Gema Rupérez Alonso

45

Taro Tokuyama

46

Ramón Torres Piernagorda

47

Pablo Vara

48

David Villalba


32


33


34


35


36


37


38


39


40


41


42

42


43


44


45


46


47


48


49

Hierro y poesía. Poemario.

50

Juan Antonio Bernier

51

Juana Castro

52

Eduardo Chivite

53

Francisco Gálvez

54

Pablo Garcia Casado

55

Ángela Jiménez

56

Mertxe Manso

57

Miguel Marzo

58

Elena Medel

59

Nacho Montoto

60

Vicente Luis Mora

61

Francisco Onieva

62

Joaquín Pérez Azaústre

63

Antonio Rodríguez Jiménez


50

Un relato pictórico casual. Juan Antonio Bernier.

1. Anaqueles de ropa tendida. Sugieren algo risueño allá en lo alto, contra un fondo de ladrillo. Como este chaleco de obra, dominical, naranja, tendido boca abajo, suspendido en su sueño. 2. Área de sol, resplandece en tu margen. La sombra ha de llegar, lo sabes, narrativa. 3. Cuerda combada. Posturas de la siesta.


51

El mundo. Del color de los ríos, 2000. Juana Castro.

Palpita entre mis manos su plumón, el ovillo de su carne animada. Ha venido a parar en mi regazo y yo no sé qué hacer con su extravío. Tan grande el mundo, y tan estrecho el vuelo para tu corto azar, desvalimiento mío. Gorrioncillo azorado que estrenas la orfandad y has puesto en mi pared tu golpe de ala, cómo ayudarte yo, cómo enseñarte que toda turbación es más que miedo. ¿Volar? ¿Andar? Quién sabe dónde anidarán tus ojos cuando aprendas a mudarte la piel –y el corazón quizás-en cada yerro agigantado en muro.


52

Cosas de pájaro. Eduardo Chivite.

De los pájaros he aprendido a quedar como quieto en medio del aire. Tú te has vuelto de trigo. ¡Qué torpeza! En todo este tiempo, aún no he sido capaz de desgranar tu boca. Pero desde aquí pueden verse los campos sembrados, los neblinosos mares. Y a veces, renunciar a ese golpe de viento que me lleva hacia ti, parece más sensato. Déjame que te cuente lo de las verdes colinas: hay montañas azules.


53

Mensajes. De El hilo roto. Poemas del contestador automático. Pre-Textos, 2001. Francisco Gálvez.

En este momento estoy ausente, pero puedes dejar algún mensaje y te llamaré cuando vuelva. Si eres el amor llama más tarde, o tal vez otro día; si eres la soledad espera, pronto estaré contigo; si eres el suicida marca otro número, apenas queda tiempo; si eres la muerte elige otro destino, sólo soy una técnica; si eres el pensamiento abandona, este hilo no medita; si eres la palabra da la vuelta, aquí nadie te pronuncia; y si eres una voz anónima que llamas angustiada en cualquier momento llegaré a casa: habla después de oír la señal.


54

Alpine. Pablo García Casado.

Apagas el motor, sales del coche, todo está oscuro. Bajo la maleza duermen culebras y alimañas. Un miedo antiguo te retiene en el arcén, junto a la luz que llega del interior del vehículo. Todo lo que importa está ahí dentro: la mujer que se protege del frío con tu abrigo, como queriendo retener el calor acumulado con los años. Esa mujer que ahora despierta y pregunta dónde estamos, por qué hemos parado, cuánto falta para llegar.


55

Caravaggio duerme, Angelo amanece. Ángela Jiménez.

Desde Porto Ercole, deshago tus pasos heridos y espero... Sólo algunos antiguos saben tu verdad a este lado de la costa. Sólo yo tengo el acero homicida colgado de los párpados silenciando una última secuencia envenenada. Sólo yo puedo decir que sí con la dentera haciendo surcos sobre la frente... Y decido asumirte; busco en objetos perdidos tu desesperación de tierra y el barco que nos devuelva el último equipaje. Caravaggio descansa su ego por fin ante la mirada perversa de los rosetones... Rastreo sin éxito y sin deseo esos narcisos con olor a trementina pero sigo huyendo de Medusa, a ratos, siento palpitar su cabeza desbocada dentro de la mía, sé que no tengo escapatoria... Algún día, frente a frente, sólo nos separara el espejo; algún día, en un descuido me atravesarás la glotis con sus astillas. Tu destello bífido de sesos y excesos te seguirá llorando. Ante la mirada robótica de nexus milenarios, me estacas la boca, me privas de lengua... Nadie querrá saber qué precio pagué a cambio de repetir para siempre tu pincelada macabra.


56

VI. Mertxe Manso.

Hagámoslo, dices y me gusta así, bajando lentamente, dices, hasta llegar donde escondes el latido y te agitas en mis manos creces, más y más. Hazlo. Entre mis dedos tu vida. Tu corazón en mi cuerpo.


57

On the road. Miguel Marzo.

Conduzco hacia la inconsciencia sugestionado por una línea azul que descompone el retrovisor en silencio y luz, la carretera regresa con un asfalto frenético sobre la luna delantera Cuando el crepúsculo alcance la sórdida Europa romperé la barrera del sonido como un cometa fugaz


58

Árbol genealógico. De Tara dvd, 2009. Elena Medel.

Yo pertenezco a una raza de mujeres con el corazón biodegradable. Cuando una de nosotras muere exhiben su cadáver en los parques públicos, los niños se acercan para curiosear en su garganta de hojalata, se celebran festines con moscas y gusanos, me cae mal porque me hizo sonreír a mí, que soy tan triste. A los treinta días exactos de su muerte el cuerpo de esta extraordinaria raza se autodestruye, y a las puertas de vuestras casas llaman los restos del alma de las mujeres sobrenaturales, chocan contra vuestras paredes, sus empastes y sus uñas agujerean vuestras ventanas hasta que sangran nuestras aortas clavadas en la tierra, igual que las raíces. Al morir nos abren el estómago, examinan con los dedos su interior, rebuscan entre las vísceras el mapa del tesoro, sacan sus dedos negros de todos los poemas que se nos han quedado dentro con los años. Un espectáculo. Pertenezco a una raza desarrollada más allá de los púlpitos. Soy una de ellas porque mi corazón mancha al tomarlo entre las manos, porque coincide en tamaño con el hueco de un nicho; fresco y dulce como el de un animal, chupad mi


corazón para que, al morir, sepan que hemos estado juntos. Soy una de ellas porque mi corazón será abono. Porque mi sangre, que es la suya, sube y baja por mi cadáver como por escaleras mecánicas; porque el fundamento de mi carácter, al descomponerse, se incorpora a una especie salvaje que ladra y que hiere y que te lleva a su terreno, que ignora las afrentas, que jamás se extinguirá.

59


60

Poemario inĂŠdito. De Los restos del mundo. Nacho Montoto.

Es posible que encuentre en el murmullo Un acorde enterrado de hojas secas o un vals de ramas muertas acechando el cĂĄrabe: un amor de mariposas. QuiĂŠn sabe si la escarcha derretida del beso de la nieve en la hojarasca. El baile de una flor en primavera herida por los labios de tu boca.


61

De Tiempo, Pre-Textos, 2009. Vicente Luis Mora.

La imagen del desierto

óntica,

no puede ya valernos

sin haber salido

para una construcción del mundo,

nunca

a no ser que la consideremos

de la angustia.

de afuera hacia dentro. La superficie nos es indiferente. Su finitud no es la metáfora final. Pero hacia dentro. Pero hacia dentro sí. Está en la arena, dentro de la arena, el mundo es eso donde hay tantos objetos que no hay espacio para nosotros. La ontología desaloja a la existencia, y más que nunca la metafísica es salir fuera del éxtasis, buscar el ente lejos de las cosas, sacar la cabeza hasta la superficie. Mas no podremos. Granos entre granos, cosas entre cosas, sujetos entre objetos, pereceremos en la noche


62

Francisco Onieva.

Ha nevado. La imagen del parque marca un nuevo itinerario para los niños: caleta abierta al mar, avefría perdida entre las lomas. El columpio de nieve tiembla. El silencio se vuelve más audible en lo blanco y la vida recorta su silueta desde pequeños. Sedimenta la nieve en nuestra piel.


63

Elegía. Joaquín Pérez Azaustre.

Ha muerto Scott tomando una pinta. (Ya casi había dejado de beber. Decía que no tomaba ni cerveza y que sólo creía en el trabajo, en los castigos por no realizarlo). Gabardina, manos anchas, los guiones al costado, un temblor de nieve en las muñecas. El viento gélido de Princeton rumiando en Sunset Boulevard, buscándole un espacio menos frío. Ha muerto Scott. Había cogido peso. La barra en la que nunca le esperabas, la historia de un magnate asesinado. Avenida Norte, 1443 Hayworth, Hollywood, California, 1940, cuando Sheila lució la tez de Zelda. No pudo morir el día de San Patricio, no acabó la novela del viejo productor blanco y en pie, apuestas y algún fraude, todo imaginado en el invierno de Princeton. Espero que la pinta fuera buena.


64

Antonio Rodríguez Jiménez.

Has caído de la dorada bóveda por escaparte de la línea, hijo de la aurora, tocaste las estrellas porque querías acariciarlas sin arder, pero encontraste el fuego de tu dios, ese ser despiadado y poderoso que destruye sin miedo, ese creador de hombres y criaturas miserables que dota de alas a sus partidarios. No te aflijas, imagen refulgente de una tierra sin almas. Todos estamos destinados a perecer en ese paraíso al que llaman infierno. Arderás en el alquitrán de tu pupila y caminarás por la vía incierta de tu aflicción. Ansiabas el amor y encontraste su fuego. Luego te llegó la desgracia de esa monotonía en la que nadas a diario y te otorga el papel impúdico que aterra a los que te ven en sus propias entrañas a modo de espejo entristecido e implacable.


65

Hierro y poesía. Esculturas. Produce Metalesmo.

El hierro encarna el mundo.

66

Javier Flores

Dios es la fuerza que le da forma.

67

Jacinto Lara

El poema es su plan.

68

Miguel Gómez Losada

La vida esta en cada chispa que escapa del

69

Tete Álvarez

golpe seco.

70

Juanjo Caro

La escultura es reflejo imposible de la vida.

71

Manuel Muñoz

José Daniel García

72

Francisco Salido

73

Rafael Bioque

74

Nieves Galiot

75

Hisae Yanase

76

Antonio I. González

77

Cristina Cañamero

78

Manolo Garcés

79

Paco Ariza


66


67


68


69


70


71


72


73


74


75


76


77


78


79


80

BROSSA+AMAT= “Foc al Cántir”1. Francisco Aliseda.

Joan Brossa nace el 19-1-1919 en la calle Wagner del barrio de San Gervasio, en Barcelona. De aquella época cabe destacar la relación de su padre con el teatro, al que era aficionado como tramoyista, y el ambiente familiar hacia la cultura catalana. La poesía se manifiesta pronto en su juventud, y su primera obra la escribió siendo soldado del Ejercito Popular en el Frente de Cataluña. En un momento convulso de la historia española, llena de necesidad y carencias, Brossa fragua, no sólo un conocimiento profundo de la literatura, sino también de artes como la música y el teatro, experiencias que vuelca en la poesía. El Catalán es su idioma y, en el desierto cultural de posguerra, con una censura explícita, construye una “autentica poesía de vanguardia” Esta tendencia, y un espíritu que desea saber cómo se articulan las vanguardias de comienzos del S. XX, le llevan a la lectura de libros que , amigos y conocedores de los “ismos” de la preguerra, le proporcionan. Se fragua, así, un autor polimorfo enamorado de la poesía y el teatro, pero, también en de la música clásica, el “music hall”, el ilusionismo, la magia o el transformismo. La implicación social esta presente en su obra y se expresa en la continua transformación de las ideas, lo que facilita un desarrollo cuidadoso, pero arriesgado, de su actividad creativa: el gusto por el cine, el significado de los objetos, la creación de revistas, la edición de grabados, o la intervención urbana, son algunos resortes de su capacidad creadora. 1941 es el año de sus primeros poemas. En 1943 construye su primer “poema experimental” un poema- objeto. En 1946 conoce a Joan Ponç. En 1948 aparece la revista “Dau al set”,


(Brossa Arnau Puig, Joan Ponç, Tápies, Cuixart, Tharrats, o Cirlot), que conforma un grupo no homogéneo, crítico con la situación cultural de Cataluña, y activista de vanguardia artística, como procedimiento eficaz para limitar la censura, y ensalzar la libertad creativa. En 1956, en Navidad muestra al público su primer poema-objeto, en el escaparate de una sastrería. En Abril de 1965 publica el guión cinematográfico “Foc al cántir”, esrito en 1948, y traducido al castellano por Pere Gimferrer, en la editorial Papeles de Son Armadans. En 1971, “Foc al Cántir” aparece en “Vivárium”, en una edición de textos diversos. Ene l año 2000 Frederic Amat realiza la película “Foc al cántir”, a partir del guión de Brossa. Que se reeditó en 2001 en catalán, castellano e inglés por el Círculo de Lectores. Frederic Amat, nace en Barcelona, en 1952, y es pintor, grabador, escultor y escenógrafo, también autor multidisciplinar, muy expresivo, realiza un rastreo simbólico de los objetos, no ajeno a los conceptos de ritual, de magia, o el gusto por el románico catalán o la mitología. En “Foc al cántir” con una bella precisión del mundo brossiano, Amat incorpora su capacidad para la creación de espacios: lo que no esta, como idea de lo que es, junto a los objetos brossianos Comcel guante, el juguete infantil, el antifaz, el monóculo, el mismo espacio…; Aquí, el experimentalismo poético se une al teatro, con escenas y personajes que viven en el gesto, o a la música de Carles Santos ( que colabora con Brossa desde finales de los 60) en un río de sensaciones. Cine, cine, cine… para mostrar que lo que es, es lo que no se dice; la ilusión a lo que no se ve: en el poema visual, como en la magia y el cine, el truco no cuenta, solo la ilusión del que lo ve. 1 Fuego en el cántaro.

81


82


83

Jaume Maymo, 1983. Cedida por Fundaci贸n Joan Brossa.


84

Hormiga y poesĂ­a. Vladimir Oliveira.


85


86

Hormiga y poesĂ­a. Vladimir Oliveira.


87


88

Des/amor y poesĂ­a. Daniel Cuberta.


89


90

Infancia y poesía. Mi primer poema visual. María Ortega Estepa y Paloma Montes López.


91


92

Infancia y poesía. Mi primer poema visual. María Ortega Estepa y Paloma Montes López.


93


94

Tecnología y poesía. Contextual forms. Daniel Palacios.


95


96

Tecnología y poesía. Contextual forms. Daniel Palacios.


97


98

Consumo y poesía. Felipe Gutiérrez Díaz.


99


100

Consumo y poesía. Felipe Gutiérrez Díaz.


101


102

Libro y poesía. Biografías. Alicia Martín.


103


104

Libro y poesía. Biografías. Alicia Martín.


105


106

Libro y poesía. Biografías. Alicia Martín.


107


108

Libro y poesía. Biografías. Alicia Martín.


109


110

Libro y poesía. Biografías. Alicia Martín.


111

Equipos de trabajo.


Manolo Muñoz

Cristina Cañamero

Hisae Yanase

Rafael Bosque

Manolo Garcés

Francisco Ariza

Sara Moyano

Sara Torres Rodríguez

Epifanio Molina Jabalquinto

Miguel Gómez Losada

Paloma Montes López

Javier Flores

Miguel Ángel Moreno Carretero

Antonio I. González

Jacinto Lara

Tete Álvarez

Nieves Galiot

Juanjo Caro

Ramón Torres Piernagorda

Francisco Salido

Epifanio molina Ávila

112

Hierro y poesía.


María del Carmen Castellano

Adela Holgado

Antonio Aguilera

Mª Carmen Lora

Rebeca Rodilla

Manuela Arjona

Paloma Montes López

Vladimir Oliveira

Ángeles García

Ana María Doncel

María José Cantarero

María del Pilar González

Francisco Benítez

Inés Gómez

Alba Sánchez

Yolanda Velázquez

Isabel Lucena

Braden Wolz

Juan Jurado

Estefanía Muñoz

Jessica Alcalde

Javier Flores

Marta Cornejo

113

Hormiga y poesía.


Gregorio Ruiz López

Sandra Chacón Béjar

Paloma Montes López

Carlos David Fuentes Fernández

María Ortega Estepa

Rosa Fernández Galisteo

Juan Carlos Infante Pizarro

María Jesús Fuentes López

Sandra Moral Contreras

Reyes Pérez García

Demetrio Fernández Galisteo

Cristian Ramírez Martínez

Nuria Moya de la Coba

EJuan Manuel Moya Escobedo

Noelia Casado Guerra

Alba Pizarro Sola

114

Infancia y poesía.


Daniel Palacios Jiménez

Alicia Martín

Raúl de la Isla

Paloma Montes López

Miguel Ángel Moreno Carretero

Alfonso Pastor

Miguel Rivera Bioque

Juan Antonio Sotillo

Lorenzo López

115

Libro y poesía.


Antonio I. González Pedraza

Ramón Torres Piernagorda

Isabel Bellido

David Villalba

María Mesa Sánchez

Chema Madoz

Miguel Ángel Arvira

Gema Rupérez Alonso

Taro Tokuyama

Manuel Benítez Priego

Paloma Montes López

César Orrico Méndez

Julen Araluce Hernando

Ana Moya

Fernando Motilla Zanur

Miguel Ángel Moreno Carretero

Eugenio Rivas Herencia

Pablo Varva

Felipe Gutiérrez Díaz

116

Objeto y poesía.


119

CrĂŠditos de las obras.


120

Créditos de las obras.

1 Vladimir Oliveira Batista. Brasil. Bell horizonte. 1970. título

Marabunta.

Intervención artística in situ. (Pintura spray y plantillas). Muralla del Alcazar viejo. 13 de Febrero de 2009. colaboración 2ºA Bachillerato artistico Escuela de Arte. Mateo Inurria. técnica

localización

2 Daniel Cuberta Touzon. Sevilla. 1972. Fotograma. Película. Pequeños ataques al corazón. 9. min. Boulevard del Gran Capitán. 14 de Febrero de 2009. montaje Giga Audiovisuales. S.L. título

localización

www.danielcuberta.com, www.100kubik.de

3 Chema Madoz. Madrid. 1958. Jaula-nube. Taller de fotografía. No es todo lo que parece. colabora Fund. Antonio Gala para jóvenes creadores. 16/17/18. Febrero de 2009. título

4 María Ortega Estepa. Córdoba. 1983. Paloma Montes López. Andújar (Jaén). 1982. Mi primer poema visual Intervención con moldes y pasta de papel. Utilizando el mobiliario urbano del lugar. localización Jardines de Colon. 25 de febrero de 2009. colabora C.P. Jerónimo Luis de Cabrera. título

técnica

5 Joan Brossa. Barcelona. 1919. Proyección de la película Foc al Cantir (Fuego en el cántaro), 2001. Frederic Amat. guión Joan Brossa. 1948. música Carles Santos. producción Ovideo TV. duración 18 min. presentación Francisco Aliseda. localización Sala Josefina Molina 6 de marzo de 2009. colabora Filmoteca de Andalucía./ Fundación Joan Brossa. fotografía Jaume Maymó año 1983. dirección

6 Daniel palacios. Córdoba. 1981. Contextual forms. Intervención Proyección Vj,s parque de Miraflores. 20 de Marzo de 2009. producción técnica Giga Audiovisuales S.L. colaboran Nohemi González, Pau Valiente, Mariana Valente, Emanuele Mazza, Mariana Acuña, Gustavo A. Bellón y Juan Clemente. título

7 Felipe Gutiérrez. Córdoba. 1980. Idolatrías. Caja de luz, fotografía, 20 Camisetas y objetos. Dimensiones variables. localización Casa de Góngora. título

técnica

8 Alicia Martín. Madrid. 1964. título

Biografías.

Intervención artística. Fachada del Molino de San Antonio 20 Marzo - 30 de Abril 2009. La Tana producciones. Miguel Rivera Bioque. ayuda técnica Lorenzo López Arroyo. colabora Departamento de publicaciones de El Ayuntamiento de Córdoba. Biblioteca Diocesana de Córdoba. Red de bibliotecas Municipales, Biblioteca central. localización producción


121

1

2


122

3

4


123

5

6


124

7

8


125

Obras de los participantes.


126

32

33

34

35

36

37

38

39

40

41

42

43


127

44

45

46

47

48

66

67

68

69

70

71

72


128

73

74

75

76

78

79

80

Profile for Miguel angel  Moreno carretero

Cosmoarte, una mirada a la poesia desde el arte actual.  

Reune una serie de acciones que se llevaron a cabo en laVI edición de Cosmopoética donde se abría una ventana a la creación actual con arti...

Cosmoarte, una mirada a la poesia desde el arte actual.  

Reune una serie de acciones que se llevaron a cabo en laVI edición de Cosmopoética donde se abría una ventana a la creación actual con arti...

Advertisement