Page 1


Copyright 2015 Scarpia Ediciones www.scarpia.es

Publicado por: Scarpia Ediciones Dirección del proyecto: Miguel Ángel Moreno Carretero Dirección artística: Miguel Ángel Moreno Carretero Textos y desarrollo de contenidos: Noelia Centeno González

Este proyecto ha sido posible gracias al patrocinio de Ayuntamiento de El Carpio Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí Fundación Cajasur Universidad de Córdoba

Todos los derechos reservados. No está permitida la reproducción de parte alguna de esta obra, ni su almacenamiento o transmisión por ningún medio, ya sea mecánico o electrónico, incluida su fotocopia, grabación o almacenamiento de información sin el permiso expreso y por escrito del propietario del copyright.

ISBN 978-84-943369-1-1 D.L.: Impreso en España


Antonio Pineda Bonilla

Diputado-Delegado de Cultura y Vicepresidente de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí

Es una gran satisfacción presentar la publicación Scarpia que recoge el recorrido, de más de una década, de este emblemático proyecto de arte contemporáneo que desarrolla el Ayuntamiento de El Capio, al que nunca ha faltado el apoyo técnico y económico de la Diputación Provincial de Córdoba, a través de su Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí. Scarpia. Jornadas de intervención en el paisaje natural y urbano, uno de los proyectos pioneros del programa Periféricos. Arte contemporáneo en la provincia de Córdoba del que forman parte El vuelo de Hypnos en Almedinilla, D-Mencia. Muestra de arte contemporáneo en Doña Mencía, Aptitudes. Encuentro de cultura contemporánea Alfonso Ariza en La Rambla, Sensxperiment en Lucena, Encuentro de Poesía Visual en Peñarroya-Pueblonuevo y Z Jornadas de arte contemporáneo en Montalbán, siete municipios de nuestra provincia que comparte el interés, a través de proyectos propios en cada uno de ellos, por la creación contemporánea. Interés que se manifiesta de manera extraordinaria teniendo en cuenta la dificultad que todo acercamiento a lo contemporáneo aún supone en ámbitos no urbanos, destacando el gran interés en desarrollar un programa conjunto y compartido como Periféricos. Siempre que hemos presentado, en diversas jornadas y encuentros, el contenido y realidad del programa Periféricos ha llamado la atención que estos municipios cordobeses, pequeños en la mayoría de los casos, hayan tenido capacidad para realizar una apuesta por la creación contemporánea tan comprometida, hayan conseguido consolidar estas iniciativas y lograr una amplia difusión fuera del ámbito provincial y regional. La Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí sigue observando, con gran interés, todas aquellas nuevas iniciativas que de arte contemporáneo van surgiendo en nuestros municipios y va incrementando su presupuestos para incorporar estas nuevas iniciativas. Tengo el convencimiento y seguridad de que otros jóvenes creadores cordobeses trabajan en nuevas iniciativas, que a través de sus respectivos ayuntamientos, irán incorporándose a Periféricos, asumiendo nuestro compromiso de proyectar al exterior todos los proyectos de arte contemporáneo que se desarrollan y la provincia y priorizando nuestra colaboración con los municipios de la provincia. Una vez más quiero agradecer a los ayuntamientos de Almedinilla, La Rambla, El Carpio, Lucena, Doña Mencia, Peñarroya-Pueblonuevo y Montalbán, a sus alcaldes, concejales de cultura, técnicos y comisarios de los distintos proyectos, por su capacidad para desarrollar proyectos de esta envergadura. 5


Pablo Rabasco

Director de Cultura Vicerrectorado de Vida Universitaria y Responsabilidad Social Universidad de Córdoba

Ahora se cumple un año de la retrospectiva Scarpia 2002-2014, que se realizó en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba. Miguel Ángel Moreno diseñaba una exposición articulando los espacios de la facultad inspirado en los contextos de los proyectos iniciales. Aquellas obras, en origen nacidas y desarrolladas en un espacio rural (El Carpio), en ocasiones abierto y neutral, otras veces con fuertes componentes históricos y en espacios definidos, se fueron derramando por los patios, pasillos y aulas de la facultad en colaboración con el equipo de trabajo de la Sala del Cardenal Salazar. De este modo, las obras se acomodaron a nuestra Facultad en el sentido más lírico del término, hasta el punto de echar ya de menos algunas de las piezas que durante más de dos meses acompañaron el trasiego de los alumnos y profesores. Lo que parecía una apuesta un tanto arriesgada, pues tendemos a pensar tristemente que el don de la historia y el nacer a la cultura lo viene otorgando la academia, se giró en un encuentro donde la academia parecía plegarse a las virtudes de este proyecto. Un certamen nacido desde impulsos muy concretos, pero acompañado de un enorme potencial humano que durante el mes de julio, cada año despierta del letargo veraniego para no solo acompañar los numerosos proyectos que se desarrollan, sino para hacerlos suyos, transformarlos y establecer una incorporación de la identidad rural en un ámbito tan marcadamente urbano del arte contemporáneo. La Universidad es igualmente una institución urbana, abierta a las pequeñas y medianas capitales de provincia desde mediados de los 70 con el nacimiento de la democracia. La proximidad e incorporación de la población rural a los estudios universitarios fue una realidad que además define el carácter de esta Universidad de Córdoba. En esta Universidad el encuentro con la realidad de nuestra provincia, de nuestros pueblos es un hecho casi cotidiano por la procedencia de buena parte de nuestros alumnos que aquí se vio dignificado en su complejidad y riqueza. Aquellos días de abril y mayo de 2014 sirvieron para revisar un proceso ya extendido en el tiempo, 12 ediciones, que aquí se transforman de nuevo en un catálogo, que impone el enorme peso de una historia sencilla y brillante.

7


Francisco A. Sánchez Gaitán Alcalde de El Carpio

Presentaros una publicación que recoge los trece años de recorrido de Scarpia es toda una celebración. Es invitaros a dar un paseo por un documento gráfico que registra un rasgo patrimonial propio: la esencia cultural de El Carpio. La huella de un pueblo que entiende la cultura como aquello que nos permite convertirnos en ciudadanos críticos a todos los niveles, de identidad y de pensamiento. Cada uno tiene su descripción de Scarpia. Yo primero la defino como un experimento que empezó con un taller a base de acciones y performances por un grupo pequeño de vecinos, considerado raro y secundario para el resto, que ha ido evolucionando hacia la profesionalización, y del que todos queremos ser partícipes de la experiencia. Después lo siento como una locura, un virus que se escapa y produce creatividad en su estado máximo. Cuando cada verano llegan los scarpianos, veo como se sientan en la plaza, la gente del pueblo los saludamos, les preguntamos e iniciamos un ratito de conversación. Para nosotros son ya uno más del pueblo. Siempre digo que Scarpia es como el ambiente que se respira en la vendimia, donde uno vuelve y le reconocen, donde uno se lo pasa bien, se integra perfectamente en el contexto y al año siguiente repite, donde esa sinergia que tiene va creciendo cada vez más y el efecto de las jornadas nos rebota a muchos niveles. Desde el punto de vista turístico o patrimonial, que otorga economía e identidad a El Carpio, hasta la formación que proyecta en sus habitantes, algo que no se puede cuantificar. No es habitual que en una localidad donde viven 4000 personas muchos de nuestros jóvenes estén estudiando una línea pedagógica en la Facultad de Bellas Artes o en el Conservatorio de Música, y se dediquen profesionalmente a cualquier campo de las disciplinas artísticas. Aunque no haya exposiciones de Scarpia el resto del año aquí es raro cuando un fin de semana no hay un evento artístico o cultural de teatro, música, literatura… Un ritmo muy frenético que incluso se demanda por los carpeños, algo que en mi época era impensable porque no sabíamos que existía. Donde Scarpia no es lo único ni el origen, aunque tiene mucha culpa por la sensibilidad colectiva que despierta. En los niños, con Scarpia Junior. En los mayores, con Scarpia Plus. En los vecinos, haciéndoles partícipes directos de la experiencia. Así como esa capacidad que tiene su director, Miguel A. Moreno, de aglutinarnos a todos. En el tema de introducir otros núcleos periféricos, las pedanías de El Carpio, el hecho de localizarse fuera de la gran urbe hace sentir a sus habitantes ese desplazamiento del núcleo, y proyectos como el de Maruanas o San Antonio, es llevarles Scarpia también a su casa. O como el caso de Enfoque 94, una asociación de fotógrafos locales que nace en

1994 y estaba poco latente, hasta que en la XI edición participan en un curso exclusivo para ellos de cámara estenopeica, en la XII edición realizan un proyecto expositivo conjunto tanto en el espacio urbano como en el Palacio Ducal, en la XIII edición uno de sus miembros participa en la exposición de la Torre y todos juntos ayudan a documentar fotográficamente las jornadas. Pero sobre todo le estamos dando uso a unos espacios que si no fuera por Scarpia estarían cerrados al público o en desuso, como el Ambulatorio-Estancia, el Palacio Ducal, el Museo de Historia, la Torre Garci Méndez, el Cebadero o el Kiosko Scarpia, que estaría en estado ruinoso. A nivel financiación no es solo la Diputación de Córdoba y la Junta de Andalucía las que aportan dinero, sino que Scarpia ha ido evolucionando y ha abierto una vía empresarial de autofinanciación, con la creación de Scarpia Emprende, Scarpia Garden y una línea de merchandising. Que no todo es un factor económico, también es ir cambiando los formatos según las necesidades, como la nueva dinámica de talleres más cortos e intensivos, o que la producción se abarata mucho si eres capaz de reorganizar lo que ya tienes, o esa apertura hacia la Universidad de Jaén, la Universidad de Granada y recientemente la Universidad de Córdoba. Pero el concepto de Scarpia es extrapolable a cualquier otro sitio. Llama la atención como en la provincia se están haciendo muchos proyectos de calidad de arte contemporáneo, como DMencia, Sensexperiment o Z, con bastante menos recursos o posibilidades que desde la capital cordobesa. La fórmula es un formato de cercanía y el apoyo de la administración local que hay detrás. Y en El Carpio el proyecto ya está consolidado. Por ello creo que Scarpia debe estar al margen de cualquier signo político que gobierne y desde la alcaldía municipal no podemos marcar las pautas de lo que debe ser y lo que no. Al contrario, tenemos que trabajar al unísono con el organizador. Hay que dejar gestionar a la gente que sabe para que el festival siga teniendo esa dosis de libertad y concretividad que nosotros desde el ayuntamiento no conocemos, en este caso Miguel A. Moreno –que yo lo considero el alma mater– y todo un equipo de coordinación muy profesional que está detrás. En época actual no es momento de hacer nuevos experimentos, y los poderes políticos debemos ser coherentes y seguir apostando por proyectos que funcionan para perpetuar su continuidad pese a la escasez de recursos. ¿Por qué cambiar si tenemos Scarpia y nos gusta? Espero que tu visita por estas páginas sea tan grata como a mi recibir cada verano a Scarpia y a sus scarpianos.

9


Un sueño cumplido Miguel A. Moreno Carretero Director de Scarpia

Scarpia nace el verano de 2002. Cuando Antonio R. Sánchez Gavilán y yo, por esa fecha estudiantes ambos del primer curso de Historia del Arte y Bellas Artes en la Universidad de Sevilla, estábamos fascinados por los procesos creativos de Land Art y su desarrollo durante los años 70. Planteamos al Ayuntamiento de El Carpio unos talleres de verano para la gente del pueblo e iniciarlos en ese tipo de prácticas. Y bien por la curiosidad o por la rareza de la propuesta se animaron a participar doce personas, de las cuales el 90% no tenía contacto alguno con el mundo del arte. De esa primera experiencia surgieron intervenciones o acciones muy ingenuas, pero sobre todo intensas. Y hoy día las considero un símbolo de estas jornadas. Tras el éxito, el verano siguiente volvimos a repetir la experiencia. Y junto a los habitantes de la localidad invitamos a participar a algunos creadores de Córdoba y de Sevilla aprovechando los contactos que hacíamos en la Facultad de Bellas Artes. Fue en 2004 cuando planteamos realizar una convocatoria más expandida donde obtuvimos resultados de participación inesperados. Tuvimos que improvisar alojamiento en el propio teatro Municipal para los más de 40 participantes que se habían inscrito. Aquel campamento artístico de emergencia siempre quedará en la memoria de cuantos lo vivimos. La mezcla que se creó. Pues en el mismo espacio donde se dormía y habitaba se daba el ciclo de conferencias. Era un momento fuerte. A nivel nacional por todo el mapa geográfico estaban naciendo eventos y centros de creación de arte contemporáneo. El MUSAC en León, la Fundación MNAC en Cádiz, el festival de acción Contenedores en Sevilla… Junto a esta efervescencia cultural expansiva y el boca a boca de los artistas participantes, conseguimos que el proyecto poco a poco creciese hasta que en 2005 se consolida y lo bautizamos con el nombre oficial de Scarpia. Para nosotros empieza una segunda etapa. Su reconocimiento y progresiva institucionalización hacia nuevos horizontes. En junio de ese mismo año se inauguraba el nuevo consultorio médico dejando inhabilitado el antiguo edificio. El Ayuntamiento cede este lugar para acoger a los participantes que se inscriben en las jornadas. Acuden artistas como Rogelio López Cuenca o Maider López, que nos muestran su apoyo y sus consejos para la producción e idealización de proyectos de arte público. Encauzándose cada vez más los objetivos de estas jornadas como referente de un modelo específico de enseñanzas teóricas y prácticas. También la financiación a través de fondos públicos va en aumento por parte de instituciones que confían en el proyecto. Como la Diputación de Córdoba a

través de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí o la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, aspecto que permite la elaboración de una programación de calidad. Al mismo tiempo la administración local mejora las instalaciones del albergue, reacondicionando el espacio para el desarrollo de las jornadas, y nos cede también espacios como la Torre Garci Méndez o el Kiosco abandonado de la plaza, arropando la programación de las propias jornadas a través de intervenciones y exposiciones, teniendo una repercusión social sin precedentes. Como por ejemplo la visita a la exposición Cinco vigías para una torre, que tuvo una gran asistencia por los propios vecinos que pudieron contemplar la fusión entre arte actual y patrimonio histórico. Dentro de un ambiente lúdico y festivo, y partiendo de la idea que el pueblo es un lienzo en blanco para intervenirlo, la convivencia durante dos semanas entre artistas emergentes y artistas consolidados en el panorama español e internacional comienza a llenar un espacio vacío en este tipo de prácticas sobre intervenciones de arte público. Asimismo la gente del pueblo ve como su modelo de vida rural es fuente de inspiración de piezas o situaciones artísticas que a priori no entienden, pero que les genera un refuerzo de autoestima identitario importante. A menudo vemos como muchas de las propuestas de esos años son cómplices directas de la cotidianidad de sus habitantes realizando los propios participantes inmersiones en los hogares y en la vida pública de este pequeño pueblo. Han sido más los beneficios que las dificultades. Con el tiempo la elaboración de Scarpia se ha cubierto por un manto de seriedad y rigor en el que desde hace cinco años ha marcado una temática de reflexión crítica sobre la que trabajar. Como el Turismo, la Flora y Fauna, el Cuerpo como Territorio, la Magia, Ecosistemas del arte y la sociedad, y la última edición, el Paisaje. A pesar de no ser un objetivo tan primordial, cuando echo la vista atrás y veo como se ha desarrollado el proyecto, no puedo dejar de pensar en el público infantil de aquellos primeros años. Toda una generación de niños y niñas que han crecido con Scarpia como si de una cita tradicional se tratara. No sé si es casualidad o no, pero existe un alto índice de jóvenes carpeños que en la actualidad son licenciados o estudiantes de Bellas Artes, Diseño o Artes Aplicadas, y muchos de ellos han tenido su primer contacto con el mundo del arte a partir de estas jornadas. El libro que tiene en sus manos contempla trece años de un proyecto que resume una experiencia que sin duda alcanza edición tras edición su meta. Y que ahora es un sueño cumplido. Esta publicación contiene 11


la vivencia de los cientos de artistas, participantes y vecinos que año tras año hacen posible el milagro de trasladar la creación actual a un contexto rural. El Carpio se ha convertido a día de hoy en un pueblo referente por su implicación paradigmática en las prácticas de arte público. Sería difícil nombrar o enumerar a cada una de las personas que han sentido Scarpia como propio, y es que esta utopía es tan mía como de aquellos que la construyen cada año. Los creadores, los carpeños y el equipo de organización. Agradezco a todos los que en cualquier momento se han acercado y han sudado en estos meses de calor para que todo esté a punto de nuevo. A Pedro Marín, nuestra piedra angular, por contar a través de tu cámara y tus palabras los once primeros años de Scarpia. A mi padre por enseñarme a levantar, seguir adelante y tomar el pulso del verdadero significado de la vida.

12 – Scarpia 2002 / 2014


Mapeando Scarpia como territorio de lo afectivo Noelia Centeno González Crítica de arte

Cómo se nota que ya están aquí los locos de Scarpia… Sí, pero le dan ambientillo al pueblo. Se decían una vecina a la otra de El Carpio paseando por la Plaza de la Constitución una noche de verano. Llevo tres días aparcado en las calles de El Carpio. Allí es donde duermo. Ya conozco a todos los vecinos y ellos me conocen a mi. Decía un artista catalán a dos coordinadoras de Scarpia un mediodía a 40º a la sombra en el Teatro Municipal. Yo no sé definirlo, es complicado. Una locura, un laboratorio, un virus que se escapa y produce la creatividad en su estado máximo. Decía un alcalde a una participante mientras charlaban sobre Scarpia en el Bar San Miguel. Es como una cosa bonita que ha pasado ahí de repente, te ha dejado una estela de purpurina alrededor y la cola de esa estrella fugaz ha continuado. Decía una artista-maestra gaditana a una teórica-participante catalana antes de cenar en el Ambulatorio-Estancia. Fue una sinergia tan plena que es algo como mágico. De la gente que conocimos ya no nos hemos separado y desde que vinimos ese año no hemos dejado de venir. Decía una artista-activista madrileña a una teórica-participante catalana una noche de mucho viento en la Torre Garci Méndez. Lo que siente la gente a mi me abruma, pues lo siento como algo personal. Scarpia nace como una interferencia en mi subconsciente sobre lo que yo pienso y como me siento a nivel público. Decía un director a una crítica a las once de la mañana en la Calle la Cuerda. ¿Esto qué significa, qué reivindica?… No significa ni reivindica nada, es solo una situación de juego y ocio que el artista quiere provocar. Se decían una vecina de El Carpio y un participante forastero al atardecer un momento antes de lanzarse tres pelotas de playa gigantes por la Calle Nueva. Y Sigmund Freud decía que el afecto es algo inconsciente que crece entre medio de las cosas. Que no piensa, actúa. Que los cuerpos con nuestros actos son afectados a través de un diálogo situado entre el sentir y el pensamiento. Una dimensión existencial de la condición de vida, difícil de describir a través de las palabras. La afectividad se manifiesta a través de la acción y el movimiento lleva adherida una dimensión relacional de teatralidad, y por ende, una performatividad de encuentros diferenciales con el otro. Sociales, artísticos o disidentes. Por ello, explorar Scarpia como lugar expandido de la poética y la discrepancia implica sumergirme en una red de afectos que rebotan de manera intermitente entre

varios sujetos protagonistas. El vecino, el artista, el comisario, el político, el teórico y el territorio. Una serie de actores que derivan en un mismo lugar, virtual y simbólico que solo puede ser construido por lo que se ve desplegado en la superficie y lo que no se ve pero se intuye. Empecemos por lo básico. ¿Qué es Scarpia? Según el subtítulo oficial del proyecto Scarpia son unas jornadas de intervención artística en el espacio rural y urbano de El Carpio, una pequeña localidad ubicada geográficamente a 30 kilómetros de la ciudad de Córdoba. Pero según lo entiendo yo es un espacio híbrido difícil de categorizar. Donde confluyen situaciones auténticas e inéditas que expresan tanto ese malestar general de crisis que gobierna la realidad, como ese antídoto lúdico y utópico de felicidad que como seres humanos todos queremos alcanzar. Por ello propongo una nueva definición. Scarpia como un nuevo mapa de conexiones geolocalizadas en el terreno de lo afectivo. Scarpia como una red de encuentros virtuales en un espacio y tiempo concretos. Donde durante dos semanas de verano tanto creadores jóvenes como emergentes y consolidados alteran el ritmo habitual del lugar que habitan, El Carpio, conviviendo en términos relacionales con sus 4500 habitantes, sus 47km2 de paisaje y un extenso patrimonio cultural, artístico y etnológico, interfiriendo en el propio sentido vital de identidad colectiva, que al mismo tiempo se expande desde sus fronteras físicas hacia otros lugares y territorios recónditos que siguen sumando y ampliando el concepto. Generando así múltiples mapas físicos y existenciales que se entrelazan los unos con los otros de forma infinita a través de un núcleo común: Scarpia. Tras el declive de la Exposición Universal de 1992 y un periodo de macroferias artísticas en todo el territorio español, marcado por el cenit de la asociación arte-espectáculo y los pelotazos financieros de la incipiente industria cultural de las ciudades creativas por los planes de la Unión Europea, desde finales de los años noventa comienzan a gestarse en Sevilla dos modos antagónicos de apoyar y hacer arte contemporáneo que se cruzan tangencialmente en el ecosistema cultural: el servicio público y el ámbito independiente. Como la creación de Laboratorio Q (1996), impulsado por la Universidad de Sevilla con la intención de cartografiar la ciudad; la inauguración del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla (1998) por la Junta de Andalucía, para promover la realización de actividades culturales bajo una línea educativa; la organización del proyecto-taller “Intervenir la ciudad” por el equipo de agentes La 13


Fiambrera en Sevilla (1999), como contradiscurso crítico que genere debate sobre el espacio público; el inicio de los encuentros performativos Contenedores Arte de Acción Sevilla (2001), dirigidos por el performer Rubén Barroso; así como la puesta en marcha de la cercana Fundación NMAC en Vejer de la Frontera, Cádiz, como espacio museístico de proyectos site-specific de artistas nacionales e internacionales. Entre múltiples actividades más. Partiendo de una propuesta de taller cuentacuentos por el Ayuntamiento de El Carpio para los vecinos, bajo la idea de que “el pueblo es un lienzo en blanco en el que intervenir” la iniciativa de unos encuentros artísticos de intervención espacial surge en 2002 del artista Miguel A. Moreno Carretero, en colaboración con el historiador del arte Antonio Sánchez Gavilán, ambos carpeños, todavía estudiantes de primer curso en la Universidad de Sevilla, imbuidos por la efervescencia artística expansiva de la capital andaluza, y fascinados por los procesos creativos de Land Art y su desarrollo site-specific en la Europa y los Estados Unidos de los años 70. Como primer resultado estético, la experiencia afectiva generada por los participantes es calificada como “muy intensa” a partir de la inmersión familiar en la memoria de lo local, el escenario y la situación, situada bajo el caleidoscopio de una mirada crítica hacia las fuerzas económicas e históricas que los han llevado a estar donde están. Una investigación de la noción de “lugar”, que centrada en la dinámica de taller genera una serie de acciones honestas e ingenuas que a día de hoy son consideradas todo un símbolo de las jornadas. Como la situación provocada por Mª Carmen Hidalgo, vecina de El Carpio, que pinta el cuerpo de su hijo Paquito de rosa –hecho que ya supone un conflicto visual de género– y lo pasea por seis localizaciones en protesta por las injusticias globales asociadas al mundo infantil. Si bien para los participantes y algunos vecinos el efecto de los primeros encuentros artísticos supone una nueva experiencia, intensa y gratificante, para otros excede de extravagancia e indecencia. Un choque de terapia inmunológico que despierta tanto el sentido crítico de amenaza y malestar como la apertura hacia otro campo de posibilidades a explorar, al mismo tiempo que supone todo un reto intuitivo para los organizadores. Una interpretación personal que no parece tan osada si se atiende al efecto estratégico a largo plazo del proyecto desde su primera experiencia en 2002 hasta 2014. Pues dentro de una serie de conversaciones a finales de los 90 en el contexto de la UAAV mantenidas por diversos expertos del sector artístico e internacional, el diálogo de Marcelo Expósito y Jorge Ribalta en Servicio Público. Conversaciones sobre financiación pública y arte contemporáneo (Universidad de Salamanca, 1998), sitúa cómo entre la actividad artística y la vida pública se aclama la necesidad de transformar el ámbito artístico local para generar un contradiscurso ético opuesto al imaginario colectivo instituido 14 – Scarpia 2002 / 2014

que proyecte la presencia de una nueva sociedad de ciudadanos activos, democráticos y sostenibles. A partir del efecto boca a boca tal cual red social virtual, como Facebook o Twitter, el desarrollo de los encuentros se expande de forma viral entre la comunidad artística que, bien por la experiencia gratificante que supone el encuentro estético con el aquí y el ahora de un lugar, bien por un vacío pedagógico en las prácticas de arte público en el territorio andaluz, se obtienen unas cuotas de participación inesperadas en los siguientes años. Hasta que en 2005 se consolida institucionalmente y se bautiza con su nombre oficial, Scarpia, recibiendo tácticamente cada vez más apoyo logístico por parte del Ayuntamiento, al ceder el uso de diversos espacios en desuso, como la rehabilitación del antiguo kiosko de la Plaza de la Constitución como primer espacio expositivo (2004), ampliando a contenedores la Torre Garci Mendez, el Palacio Ducal, el Teatro Municipal, el Museo o el Centro de Mayores, así como la transformación del antiguo consultorio médico en albergue-estancia para los participantes (2008); al mismo tiempo que más apoyo económico por parte de instituciones provinciales externas, tales como la Fundación de Artes Plásticas Rafael Botí y la Fundación Córdoba Ciudad Cultural 2016. Ahora continuemos por algo no tan básico. ¿Sabemos qué es arte público? ¿Una descripción artística del lugar? ¿Una característica que responde al interés de la audiencia particular? ¿Una muestra que responde a las intenciones del artista? En diferencia a la tendencia del movimiento moderno y postmoderno por ubicar piezas escultóricas abstractas en el espacio público abierto, el contexto teórico norteamericano es uno de los primeros en reflexionar sobre un nuevo tipo de prácticas emergentes que ha denominado “nuevo género de arte público”. En la célebre compilación de textos Mapping the terrain: New Genre Public Art, Suzanne Lacy traza una serie de genealogías a partir de los procesos performativos de los 60, la visión activista de las protestas contra la Guerra del Vietnam y los discursos más recientes del feminismo y el ecologismo, como actividades sociales distinguidas por su sensibilidad estética, que vincula a los nuevos proyectos como una evolución natural del arte público basada en el compromiso de responsabilidad social del artista y el deseo de relacionarse con el otro. No obstante, Lacy olvida subrayar otra categoría abierta en América Latina, un tipo de mobiliario urbano diseñado por artistas en intervenciones paisajísticas que siguen consignas de integración social étnica en la vida cotidiana a través de murales e intervenciones. Que analizado en el ambiente científico español por Olga Fernández, puede compararse en el ámbito europeo a la Documenta de Kassel (1959) y el Festival de Spoletto (1962) como ejemplos paradigmáticos que dan inicio a una serie de políticas culturales conciliadoras en territorios de conflicto bélico y étnico, que continua en el Skulputure Projet Münster (1977) como


puente hasta la actualidad. Y de forma intuitiva con Scarpia. Pues el proyecto alemán de Münster nace en los 70 como un itinerario expositivo entre diversas piezas site-specific por encargo, en el espacio público de una pequeña ciudad de provincia, hasta la fecha dirigido por el mismo comisario, que como carácter singular se organizan cada diez años, aspecto que le ha permitido establecer un diálogo autocrítico de evolución natural y coherente tanto con el lugar como con las prácticas de arte público. Pero no debemos olvidar que las prácticas site-specific surgidas en los primeros encuentros de Scarpia responden a un modelo experimental de arte público que pretende recuperar el espíritu conceptual de la generación de artistas performativos de los 60-70, y fuera de su contexto original suponen de algún modo una tendencia nostálgica. Dentro de una incipiente crisis económica e ideológica a nivel político, social y cultural, ¿nos sirven las mismas estrategias de disidencia y emancipación artística? Buscando ecos de resonancia y nuevos puntos de anclaje para posicionar el análisis crítico y teórico dentro del terreno de lo afectivo, en la década de los 90 nos topamos en el ámbito europeo con un nuevo paradigma: el arte relacional. Explorado teóricamente por Nicolás Bourriaud en Estética Relacional (Les présses du Réelle, 1998) sitúa la sensibilidad colectiva del artista no solo como el “renacimiento” de un movimiento o estilo basado en los trabajos de Robert Smithson, sino como una tendencia que nace de la observación del presente y una reflexión hacia lo cercano, vinculando la noción de arte con un valor de uso de los intercambios humanos e intersticio abierto al diálogo que relativiza la experiencia del contacto emocional produciendo situaciones de espacio-tiempo relacionales. Y volviendo a mi propia redefinición de Scarpia como mapa afectivo, dentro de una dinámica experiencial e intuitiva que aprende de los errores y los aciertos por parte de su director, Miguel A. Moreno, se proyecta más allá de un laboratorio ocasional de creación. Desde el concepto de psicografía urbana situacionista, en el sentido del caminar como práctica estética llegamos a la idea de transurbancia que a día de hoy caracteriza a las jornadas. Un líquido amniótico donde, parafraseando a Francesco Careri en Walkscapes, se forma de un modo espontáneo los espacios otros, un archipiélago rural y urbano por el que navegar, en el cual los espacios del estar son como las islas del inmenso océano formado por el espacio del andar. Un recorrido scarpiano que deriva y muta entre el 2002 y el 2014, fecha de edición de esta publicación. Tras mi vivencia personal como parte del equipo de coordinación las cuatro últimas ediciones, no dejo de sorprenderme y obsesionarme por las dimensiones políticas, culturales, sociológicas y psicológicas que ha alcanzado el proyecto en el lugar. Con el paso del tiempo se ha establecido una relación de confianza entre aquellos que entienden Scarpia y los que no, entre los que la disfrutan y los que se extrañan. La

mayoría de los que participamos venimos de fuera, pero estamos siempre hablando creativamente de su entorno y de su gente, de sus cosechas y de sus olivos, de su río y de su brisa. En definitiva, de sus formas de hacer, de pensar y de hablar. ¿Y a quién no le gusta que hablemos sobre esto? ¿A quién no le gusta que lo situemos protagonista? Que desde la gestión pública tan cercana de la alcaldía local hasta la acogida tan cariñosa de la gente que habita el municipio pongan el acento en el festival, provoca que los que venimos de fuera nos sintamos bien, como en casa. Ya pertenecemos también al lugar. Y con esto quiero decir que todos y cada uno de los scarpianos que transitamos Scarpia somos embajadores de El Carpio. Por ello os invito a que exploréis las páginas de este catálogo como un paisaje del día a día que lo condiciona todo. Donde una serie de dinámicas estacionales cambian las texturas y los afectos. Pues como sopla el viento, de norte a sur, de levante a poniente, hoy nos acerca un olor y mañana nos acerca otro. Que tal y como pasa, sigue su camino explorando nuevos territorios.

15


Índice

14620. La camiseta de Scarpia (p. 20) Cartelería Scarpia (p. 22) Kiosko Scarpia (p. 26) Scarpia Junior (p. 28) Scarpia Plus (p. 30)

Pueblo Capturados / Juan Francisco Angulo López y Ana Quesada Cerezo (p. 34) Tó te hiede / Carmina Oltra (p. 36) Un pueblo de Narices / Alba Cabrera y Laurita Siles (p. 38) El Galgo / Pilar Roca (p.  (p. 40) La Intrahistoria / Juan Jurado (p. 42) Paisanaje / Taller de creación Taller de Casquería (p. 44) Sunset / Jesús Zurita y Francisco Jiménez (p. 46) María Teresa López “Chiquita piconera” No tiempo / Gerardo Prieto y Carmina Oltra (p. 48) Paisajes de referir / Visi Ortega y Maria Luisa Ortega (p. 50) Panaderos de El Carpio / Miguel Ángel Moreno y Antonio Sánchez Gavilán (p. 52) Los Bellos Como Scarpia / Edición especial de La Más Bella para Scarpia VIII / Taller de creación de Pepe Murciego y Diego Ortiz (La Más Bella) (p. 54) La memoria de las plantas / Domingo Martínez (p. 56) Paisaje escrito / Colectivo Los Vendaval (p. 58) ¿Tú, de quién eres? / Carlos Amorales (p. 60) Aquí me las den toas / Manuel Domínguez Guerra (p. 62) Diccionario “Carpiano” / Taller de creación Albert Gusi (p. 64) Aquí pan y después gloria / María Luisa Ortega (p. 66) Abuelas Graffiteras / Michal Araszewicz y Mercedes de Alba (p. 68) Fuente de La Chirrita / Taller de Creación Jesús Azogue (p. 70)

Dos mundos / Isaías Griñolo (p. 72) Visión periférica Nº 1 / Jaime Wulff Pérez (p. 74) A través del espejo / Juan Carlos Jurado Sendra y Enfoque 94 (p. 76) Paisaje Codificado / Enfoque’94 (p. 78) CUIdadanía / A las 6 en la playa (p. 80)

Narrativa Nido / David Escalona (p. 84) Reloj de harina / Manuel A. Domínguez Gómez (p. 86) Con tu basura hago yo arte / Aitor Saraiba (p. 88) Niños Prodigio / Cuestiones de fama (p. 90) La camarera del autobar / Marta Caetano y Miguel A. Moreno Carretero (p.  (p. 92) Los besos resucitan a una muerta / Laurita Siles / María Góngora (p. 94) Tendedero / Felipe Gutiérrez (p. 96) Frases de reflexión conceptual artística / Rafael Bioque (p. 98) La casita de Hansel y Gretel / María Ortega Estepa (p. 100) Cremallera / Verónica López Capel (p. 102) X Aniversario / Juan Carlos Herrero y Francisco Cuéllar (p. 104)

Pintura Pintura al huevo / Taller de creación de Fernando Sánchez Castillo (p. 108) Abanicos / Universidad de Kyungsung (p. 110) Toldos / María Ortega Estepa (p. 112) Paisajes-pegatinas / Patricio Cabrera (p. 114) Azulejo volador / Agustín Israel Barrera García (p. 116) Grafitis 3D / José Amo Moreno y Marianna Papapietro (p. 118) Cubos / Fran Ruiz Ruiz y Antonio López (p. 120) Vasos sobre un puente / Fran Ruiz Ruiz (p. 122)

Sueños / Juan Zamora (p.124) 28,8 M2 / Pacorrosa (p. 126) Acupuntura en el espacio público / Boamistura (p. 128) Ropa por el suelo / Colectivo de puerta en puerta (p. 130) Santos que yo te pinté / Antonio Blázquez (p. 132) Scarpianos de plastilina / Laurita Siles (p. 134) Elogio a la Espalda / Erick Miraval (p. 136) Sombras proyectadas / Víctor Royás en el Taller de Creación de Jorge Perianes) (p. 138)

Ritual 100 ovejas rojas / Taller de creación Albert Gusi (p. 142) Misa Por Robert Smithson / Antonio Sánchez Gavilán y Miguel Ángel Moreno Carretero (p. 144) Sit tibi terra levis / Nieves Galiot (p. 146) Bricolaje sentimental / Claudia Frau (p. 148) Mercadillo de frutas / Taller de creación de Federico Guzmán (p. 150) Ruta Azarosa-Carpiana / Taller de creación Albert Gusi (p. 152) Cena performance / Taller de creación de Pilar Albarracín (p. 154) Hálitos de Estoma / Raquel Leiva, Mercedes de Alba y Juanan Soria (p. 156) Del Carpio al Fin del Mundo / Ramón Torres (p. 158) Estampa de Andalucía. Qué arte pero qué pena / María AA (p. 160) La cápsula del tiempo / Antonio Blázquez (p. 162) Freshbag / José Antonio Jurado Puentes (p. 164)

Social 300€ / Jesús Pedraza (p. 168) Agresiones / Felipe Gutiérrez (p. 170) Money / Francisco Cuéllar (p. 172) Pelotas / Albert Gusi (p. 174)


Escultura humana / Alba Cabrera (p. 176) Estimulación temprana / Miguel Soler (p. 178) Discurso inaugural / Paquito Díaz Rodríguez (p. 180) Cartel de Scarpia X / Manuel Antonio Domínguez Gómez (p. 182) Boda María y María / María Góngora y María Ortega (p. 184) Anti-monumento de género / Carlos G.Ferrer (p. 186) Jaulas en la cabeza / Manuel D. Orden Erena (p. 188) No mates amor / María José Guzmán (p. 190) Frágil / Sara Moyano (p. 192) Prohibido no intervenir / Francisco Ruiz (p. 194) Pasarela de género / Graciela Izquierdo (p. 196) Se hace saber / Taller de creación de Bestué y Vives (p. 198) Nenúfares / Felipe Ortega Regalado, Marta Caetano, Carlos Oliva y María José Guzmán (p. 200) Siempre en cabeza / Juan Jurado Granados y Felipe Gutiérrez Díaz (p. 202) Tatetitotu / Rubén Barroso (p. 204) Vallas publicitarias / Carlos Aires (p. 206) Cúpula geodésica / Javier Burón y Magda Sánchez (Colaborativa) (p. 208) Parque Utopía / Taller de creación del Colectivo Basurama (p. 210)

Cuerpo Sangra la Tierra / Ana Alcalá García (p. 214) Boca abajo / Isidro Lopez Aparicio (p. 216) Retrato sobre fondo blanco / Marta Nieto (p. 218) Polaco en un barreño / Michal Araszewicz en el taller de creación de Bestué i Vives (p. 220) El cuerpo en la calle / Taller de creación de Abigail Narváez y Eva Granados (p. 222)

Nadadores / Ángel García Roldán (p. 224) Espectráculo / Rafael Bioque Rivera (p. 226) Camuflaje  / Ana Mª Herrero Cervera (p. 228) Mandala Humano / Jacinto Lara (p. 230) Venus del espejo / Taller de creación de Bestué i Vives (p. 232) Calle colegio / Isabel León (p. 234) Yo imaginario / David Villarrubia, Dafne Artigot, Aurelio Jaén y Mercedes Pérez (p. 236) Porteadores / Taller de creación de MP & MP Rosado Garcés (p. 238)

Naturaleza Arroba / Martín Solís Moreno (p. 242) Burro grande / Fernando Sánchez Castillo (p. 244) Árbol caído / Fernando Sánchez Castillo (p. 246) El sueño de los árboles / Cristina Ferrández (p. 248) Guadalquivir_Scarpia / Albert Gusi (p. 250) Camino mágico / Taller de creación de Jorge Perianes (p. 252) Creando Muros / Alfonso Alcalá (p. 260) Espejos / Taller de creación de Eduardo D’Acosta (p. 262) El canto de jaroussky / Manuel Muñoz (p. 264) Estrella de fuego / Dalila Goçálvez (p. 266) Tinta sobre hoja de pita / Felipe Ortega Regalado (p. 268) Fundas jardín para coches / Miguel Piñar (p.  (p. 270) Coser piedras en el camino / Gloria Martín (p. 272) Marabunta / Vladimir Oliveira (p. 274) Le petit tour / Antonio R. Montesinos (p. 276) Nido / Miguel Rivera Bioque (p. 278) Línea blanca sobre negro / Taller de Daniel Canogar (p. 280) Todos los caminos llevan aroma / Monique Bastiaans (p. 282)

Servicio de retirada de mala hierba / Taller de creación de Daniel Canogar (p. 284) Taller de fotografía / Miguel Gómez Losada (p. 286) A flor de piel / Idoia Lizeaga (p. 288)

Exposiciones Arte Moda y Patrimonio (p. 292) ArtJaen / Facba (p. 294) Cinco vigías para una torre / Alexis Amador, Daniel Diosdado, Fernando Lorite, Tete Álvarez y Mika Murakami (p. 296) Exposición Doble Figura / Raúl Hevia y Antonio Díaz Grande, Juan Manuel Belmonte, David Bestué y Marc Vives y MP & MP Rosado Garcés (p. 298) Energía rural y arte contemporáneo / Campo Adentro, La Fragua, La Fresnedilla y Z (p. 300) El panorama. Instrumentos y estrategias de representación paisajística desde los 360º / María Ortega Estepa, Eduardo D’Acosta y Aula de Historia del Arte de Jaén, Manuel J. Mariscal y Pedro Marín (p. 302) Estratos fluidos: Arte y tecnología en la sociedad actual (p. 304) La Torre Habitada / Sebastián Contreras y Manuela Jodral, Cyro García, Alegría Castillo y José Antonio Sánchez y Sonia Cabello (p. 306) Interferencias / Scarpia y otros proyectos (p. 308) Nubes de Memoria / Eugenio Ampudia (p. 310) Scarpia 2002.2014 (p. 312)

Scarpia 365 (p. 320)

Textos (p. 326)


14620 La camiseta de Scarpia

Desde el año 2006 Scarpia ha utilizado el código postal de El Carpio, 14620, como marca para el diseño de una camiseta por cada edición. A lo largo de las sucesivas jornadas de arte público los diseños han sido realizados tanto por los niños participantes en Scarpia Junior como diseñadores o artistas invitados, por ejemplo: Quim Larrea (Premio Nacional de Diseño 2011), Rafael Sotillo o Antonio Polo (diseñadores carpeños), Francisco Domínguez, María Ortega, Rogelio López Cuenca o Pedro Delgado.

20 – Scarpia 2002 / 2014

Antonio Blázquez 2013 Rafael Sotillo 2010 Francisco Domínguez 2009 Pedro Delgado 2008 Fabricio Galadí 2012 Antonio Polo 2006 Rogelio López Cuenca 2015 María Ortega 2014 Quim Larrea 2011


21


Cartelería Scarpia

Como sello distintivo de las jornadas, la cartelería de Scarpia ha ido creciendo junto al avance del proyecto. Así en los humildes comienzos ni siquiera se planteaba un cartel, sino que se trataba de un pequeño tríptico que se repartía por las casas del pueblo, y que poco a poco se ha constituido como un cartel uso que ha ido conquistando otros territorios provinciales, nacionales e incluso internacionales. Exceptuando la imagen que cede Maider López en Scarpia V, proveniente del proyecto Ataskoa (2006), el resto de imágenes que han ilustrado cada edición pertenecen a una acción o intervención de ediciones anteriores. Y en Scarpia VII (Manolo Bautista) o Scarpia X (Manuel A. Domínguez) los artistas han diseñado el cartel por encargo contemplándolo como un proyecto en sí para las jornadas. Asimismo las ediciones de Scarpia Junior y Scarpia Plus han sumado diseños de gran calidad a esta experiencia y son la imagen clara de la contemporaneidad y la frescura de una generación de artistas y diseñadores que han dejado su rastro en forma de cartel. Hoy día, esta colección de carteles queda expuesta de manera permanente en el Ambulatorio-Estancia, albergue donde se alojan los participantes de las jornadas, y se puede visitar tanto por los habitantes como visitantes del pueblo.

2002 Scarpia I Díptico informativo de intervenciones realizadas 2003 Scarpia II Paquito y Mª Carmen, Miguel A. Moreno y Antonio R. Sánchez Gavilán 2004 Scarpia III Miguel A. Moreno 2005 Scarpia IV Nadadores, Ángel García Roldan 2006 Scarpia V Ataskoa, Maider López 2007 Scarpia VI Pelopicopata, Alexis Amador (fotografía de Pedro Sánchez) 2008 Scarpia VII Central Hidráulica, Manuel Bautista

22 – Scarpia 2002 / 2014


23


2009. Scarpia VIII Todos los caminos conducen Aroma, Monique Bastiaans (fotografía de Marianna Papapietro) 2010. Scarpia IX Burro Grande, Fernando Sánchez Castillo 2011. Scarpia X Décimo aniversario, Manuel A. Domínguez 2012. Scarpia XI Bocabajo, Isidro López Aparicio 2013. Scarpia XII Nubes de memoria, Eugenio Ampudia 2014. Scarpia XIII El Carpio-Maruanas, Boa Mistura

24 – Scarpia 2002 / 2014


Scarpia Plus 2011. Mercedes de Alba 2012. Mercedes de Alba

Scarpia Junior 2009. Miguel A. Moreno 2010. Aitor Saraiba 2011. Juan Zamora 2013 Antonio Blรกzquez 2014 Rafael Sotillo

25


Kiosko Scarpia

Popularmente conocido como el Kiosko Scarpia en su origen se rotuló con el nombre del primer propietario y constructor: Eduardo Mejías Gavilán. Situado en la Plaza de la Constitución como primer espacio expositivo que abre paso a cada nueva edición de las jornadas, el Kiosko supone la recuperación de un lugar en desuso y abandonado por parte del Ayuntamiento para incluirlo como un espacio generador de actividades culturales. Desde las primeras convocatorias es un símbolo de intervención artística. Una señal que da inicio al ecosistema de convivencia de las Jornadas. Pues tanto para los artistas participantes como para los ciudadanos de la localidad, cuando el Kiosko levanta sus persianas se da paso a uno de los actos inaugurales de Scarpia. Que a partir de la XI edición funciona como sede de Convocados, una plataforma dinámica y participativa que cada noche ofrece un ciclo de presentaciones de los artistas participantes en aras de visibilizar sus proyectos culturales a través del contacto íntimo y cercano. Un tránsito de aproximación marcado por la coronación de una pieza escultórica diseñada por el creador local Juan Carlos Herrero Serrano en 2011 con motivo del décimo aniversario de Scarpia: una ilusionante tarta gigante de color rosa. Y siempre en un sentido lúdico-artístico, el Kiosko se mantiene vinculado durante todo el año a otras actividades culturales relacionadas con El Carpio y Scarpia. Tales como la Navidad, el Carnaval, la Romería o el Día del Libro.

26 – Scarpia 2002 / 2014


27


Scarpia Junior

Scarpia Junior nace en el 2009. Durante estos años, se busca acercar el arte a los más pequeños ideando una mirada a medida de los temas propuestos para los adultos. En estas jornadas artísticas no solo los niños de todas las edades son bienvenidos, sino especialmente invitados, protagonistas, estudiantes aplicados y verdaderos generadores de arte. No se trata solo de que cumplan una función principal en el desarrollo de las jornadas, sino que se les anima a intervenir y a aportar ideas para demostrarles hasta qué punto la inventiva y la imaginación son herramientas útiles tanto en el arte, como en el mundo. Niños desde tres años dibujan, pintan y colorean, por supuesto, pero también se atreven con disciplinas como instalación, vídeoarte o performance interiorizando como herramientas intercambiables todas las nuevas estrategias  al servicio de su imaginación. Scarpia junior tiene su base de operaciones en el Palacio Ducal, pero como ocurre con las jornadas para los adultos, el pueblo entero les sirve de lienzo. Lara Lanceta, Antonio Blázquez y Paloma Montes López, artistas de distintas disciplinas e integrantes de los cursos de adultos desde los primeros momentos del proyecto, actúan como profesores, monitores y compañeros de creación de los  más pequeños. Un alto porcentaje  de los integrantes de las jornadas infantiles son niños de la comarca, así como hijos de artistas invitados, alumnos  y colaboradores  y durante los cinco años de andadura de las jornadas infantiles, los alumnos que comenzaron en Scarpia junior comienzan a asistir a las jornadas senior. La mayoría  repiten experiencia y crecen año tras año tanto en tamaño como en bagaje artístico. La mirada, como casi todo, se educa. Y estos talleres les dan la posibilidad de absorber una gran cantidad de información visual, que va quedando en sus cabezas, ampliando horizontes e incrementando su capacidad de comunicación artística. Scarpia junior desde luego es tierra fértil para el talento y quizá la siguiente generación de artistas del panorama español  se encuentre este verano trabajando en campos cordobeses. Texto: Paloma Montes López

28 – Scarpia 2002 / 2014


29


Scarpia Plus

Scarpia Plus surge de la propia necesidad de un proyecto de arte público: su reflejo directo en los mayores, pues son ellos los que saben y conocen la esencia vital del lugar. Son las personas que habitan el pueblo, sus historias vividas, la fuente que alimenta las intervenciones de los artistas más jóvenes y foráneos. Y desde hace varios años el Centro de Día de Mayores de El Carpio es uno de los más activos de la provincia, capaz de generar actividades culturales que tienen como consecuencia una tercera edad muy despierta, incluso de aquellos que tienen la movilidad reducida. El comienzo de este ciclo parte del proyecto La memoria de las plantas (2010) de Domingo Martínez, donde a través de un documental se propone revisionar los acontecimientos más importantes de nuestra vida en compañía con las plantas y macetas que tenemos en nuestro patio o terraza. Una experiencia muy personal y fructífera que supone la visita a varias casas y la interacción con los mayores de El Carpio. En torno a una reflexión del cuerpo como territorio, a partir de 2011 se inicia la edición paralela Scarpia Plus con la dirección del artista polaco Michal Araszewicz y la artista gaditana Mercedes de Alba. En colaboración con el Centro de Día un total de 23 participantes elaboran una reinterpretación de su propio rostro como huella de diversos cambios a lo largo de toda su vida, que través de una plantilla y la técnica del grafiti, asociada a los más jóvenes, se materializa en una acción colectiva en la Plaza de la Constitución. Un proceso de creación experiencial en la búsqueda de la identidad personal que, al mismo tiempo, traspasa las fronteras de lo íntimo al espacio público en interconexión generacional. En el año 2013 el taller 30 Deseos en Fuga Libre de Miguel Guzmán, y en colaboración con la empresa de atención a domicilio de Encarnación Gavilán de Dios, propone hacer realidad a través de jóvenes creadores los deseos de las personas mayores e incapacitadas desde la acción, la fotografía, el vídeo y otros soportes como fruto de la convivencia relacional. La huella visual de esta experiencia queda registrada en el Centro de Día de mayores por un mural cerámico que entrelaza las plantas y enredaderas del patio bajo las guías de unos cables en forma de callejero carpeño.

30 – Scarpia 2002 / 2014


JosĂŠ MarĂ­a Hortelano

31


pueblo

32 – Scarpia 2002 / 2014


Capturados / Juan Francisco Angulo López y Ana Quesada Cerezo (p. 34) Tó te hiede / Carmina Oltra (p. 36) Un pueblo de Narices / Alba Cabrera y Laurita Siles (p. 38) El Galgo / Pilar Roca (p.  (p. 40) La Intrahistoria / Juan Jurado (p. 42) Paisanaje / Taller de creación Taller de Casquería (p. 44) Sunset / Jesús Zurita y Francisco Jiménez (p. 46) María Teresa López “Chiquita piconera” No tiempo / Gerardo Prieto y Carmina Oltra (p. 48) Paisajes de referir / Visi Ortega y Maria Luisa Ortega (p. 50) Panaderos de El Carpio / Miguel Ángel Moreno y Antonio Sánchez Gavilán (p. 52) Los Bellos Como Scarpia / Edición especial de La Más Bella para Scarpia VIII / Taller de creación de Pepe Murciego y Diego Ortiz (La Más Bella) (p. 54) La memoria de las plantas / Domingo Martínez (p. 56) Paisaje escrito / Colectivo Los Vendaval (p. 58) ¿Tú, de quién eres? / Carlos Amorales (p. 60) Aquí me las den toas / Manuel Domínguez Guerra (p. 62) Diccionario “Carpiano” / Taller de creación Albert Gusi (p. 64) Aquí pan y después gloria / María Luisa Ortega (p. 66) Abuelas Graffiteras / Michal Araszewicz y Mercedes de Alba (p. 68) Fuente de La Chirrita / Taller de Creación Jesús Azogue (p. 70) Dos mundos / Isaías Griñolo (p. 72) Visión periférica Nº 1 / Jaime Wulff Pérez (p. 74) A través del espejo / Juan Carlos Jurado Sendra y Enfoque 94 (p. 76) Paisaje Codificado / Enfoque’94 (p. 78) CUIdadanía / A las 6 en la playa (p. 80)

33


Capturados Juan Francisco Angulo López y Ana Quesada Cerezo Instalación fotográfica

Tras dos semanas de convivencia en El Carpio la gente del pueblo ha observado a los participantes como un espectáculo. Ha sido público pasivo de sus actividades. La propuesta de Juan Francisco Angulo López y Ana Quesada Cerezo consiste en dar la vuelta a esta situación: que los participantes sean el público. Así se convierten en protagonistas los que se creen espectadores. Se convoca a los habitantes a una hora, en un lugar. Al llegar se creen observadores de algo, cuando en realidad son observados. Una serie de fotografías en la Plaza de la Constitución se exponen sobre una pancarta, y los scarpianos están allí para ver sus reacciones y fotografiarlos. Aunque lo importante de la intervención no son las fotografías en sí, sino el hecho de convertir el público en protagonista de una acción.

Scarpia III, 2004

34 – Scarpia 2002 / 2014


35


Tó te hiede Carmina Oltra Happening

Lo que percibimos a través de nuestros sentidos nos transforma, nos cambia, nos matiza la realidad. O mejor aún, forma parte de ella. A Carmina Oltra le gusta pensar que el hecho de pasear por una calle perfumada pueda cambiar nuestro sentido del humor de ese momento. Como si se tratara de un túnel de lavado, el individuo entra por la calle perfumada con un humor de perros debido a lo que le ha acontecido a lo largo del día, y según va avanzando, se le va transformando el gesto de “to me hiede” en “bueno, pues hay cosas peores”. Para terminar el recorrido de la calle, como traca final, hay una instalación que rodea con macetas la silueta de la persona, como cuando dibujan un cadáver en el suelo, pero en vertical y el dibujo hecho con macetas de flores aromáticas. Como un electroflor: “electroshock de olores”. Aromaterapia urbana. El sujeto sale transformado, gracias al olor, un protagonista al que no le gusta salir en las fotos.

Scarpia IV, 2005

36 – Scarpia 2002 / 2014


37


Un pueblo de Narices Alba Cabrera y Laurita Siles Videocreación. 4:06 min

Hay objetos que sugieren muchas cosas y una nariz roja de payaso es uno de ellos. Este objeto, que reconoce todo el mundo, adquiere un mayor significado para alguien que se dedica al teatro, y transmitir algo así no es fácil. Como actriz a Alba Cabrera siempre le acompaña en su aventura una nariz roja de payaso. Durante varios días hace reír hasta el más impío de los habitantes del pueblo con los que tropieza. Alba solo pide a cada persona sonreír con la nariz postiza un momento y nadie se resiste. En ese momento retrata su rostro, obteniendo como resultado un gran mosaico de retratos y gestos con tan osado objeto: una simple nariz de payaso roja. Que no solo configura una actitud diferente sino que es capaz de sacar de nuestro interior al payaso que llevamos dentro.

Scarpia IV, 2005 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

38 – Scarpia 2002 / 2014


39


El Galgo Pilar Roca intervención

A imitación del toro de Osborne que nos acompaña en los trayectos por las carreteras españolas, la intervención de una enorme silueta de un Galgo nos recibe a la entrada de El Carpio, en sus calles, plazas y jardines, en la Torre. Para recordar a los carpeños lo que son, por lo que se les conoce popularmente: galgos. Un icono que les pertenece y de forma irónica juega con el paisaje para dibujar la forma de un animal tan querido por todos.

Scarpia IV, 2005

40 – Scarpia 2002 / 2014


41


La Intrahistoria Juan Jurado Acción-happening

A menudo, se suele homenajear a aquellos que han llegado a ser grandes. Son recordados, homenajeados e incluso se sirve de sus nombres para denominar a las calles. Sirvan como ejemplo Blas Infante, Colón y un sinfín de ilustres nombres que confeccionan una red de nombres que para nosotros no significan nada. Este proyecto parte de la idea de homenajear a aquellas personas que son las que verdaderamente levantan una nación, personas que en su trabajo y en su vida no involucran ideas, ni banderas, ellos cumplen su trabajo como les gusta, o como simplemente saben hacerlo, de una manera carismática. De ahí que este proyecto utilice a personas que dentro de El Carpio son conocidas por su gracia. La vida de estas personas no está escrita en libros de historia, no aparecen en enciclopedias, probablemente dentro de unas cuantas generaciones, tras su muerte, quedarán en lo más profundo del olvido. La principal función de este proyecto consiste en que por un día sean homenajeados, aunque este homenaje nos se limita solamente a una placa y a un par de palabras, que cuanto homenaje pueda rendirse a los que diariamente levantan el pueblo se viva, se sienta y se contenga en estos días.

Scarpia V, 2006 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

42 – Scarpia 2002 / 2014


Plaza Conchi, “La Machaquita” En Plaza de la Constitución Calle Mari, “La Gorriona” En Calle Antonio Lara Calle Fina “La Pesetera” En Calle El Santo Calle Rafa Lorente, El Pascual, y su tía Paca En Calle El Río

43


Paisanaje Taller de creación Taller de Casquería Intervención multimedia

Taller de Casquería es un colectivo de arquitectos ubicado en Madrid desde 2011. Su trabajo, situado entre la arquitectura, el arte y la comunicación se orienta desde un planteamiento estratégico, aproximándose a la producción de imágenes a través de la acción. En una revisión de la realidad existente en el paisaje urbano de El Carpio plantea para Scarpia el registro de varias piezas audiovisuales que generan un retrato múltiple ligado a la imagen y movimiento del territorio desde el concepto de paisanaje. Usando la aplicación YouTube Capture once parejas de participantes retratan una primera visión breve de El Carpio. Definida cada pieza audiovisual con una letra alfabética, cada pareja intercambia su visión con otra, y produce una reinterpretación de un minuto. De nuevo, la pieza resultante se intercambia por una nueva reinterpretación de un minuto en la que debe añadirse uno o más personajes. Y por último, cada pareja participante retoma su pieza original junto a las otras visiones reinterpretadas por sus compañeros para producir la última pieza final. En su conjunto, como resultado de una dinámica singular del trabajo colaborativo se genera otro mapa visual de El Carpio y Scarpia. Donde el espacio paisajístico, urbano y rural, se transforma poéticamente a través de lo que en él acontece, y en el que los intérpretes se contaminan de las características propias de la ficción construida.

Scarpia XIII, 2014 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

44 – Scarpia 2002 / 2014


45


Sunset Jesús Zurita y Francisco Jiménez Intervención

Dos jóvenes artistas carpeños realizan una intervención nombrando a su pueblo. Jesús Zurita y Francisco Jiménez dibujan lingüísticamente todo el contorno de El Carpio colocando un rótulo paisajístico a la entrada de la localidad por carretera. En apariencia no es más que un cartel de bienevenida al visitante en coche por la campiña cordobesa, sin embargo, estéticamente sus autores nos obligan a mirar hacia otros territorios más lejanos, California. Asociando retinianamente EL CARPIO con Los Ángeles a través de una tipografía sobre una ladera, rememoramos el famoso icono moderno de HOLLYWOOD que corona la gran metrópolis.

Scarpia V, 2006 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

46 – Scarpia 2002 / 2014


47


María Teresa López “Chiquita piconera” No tiempo Gerardo Prieto y Carmina Oltra Diseño virtual de Lara Lanceta Proyecto Audiovisual

Aplicando las nuevas tecnologías los carpeños Gerardo Prieto y Carmina Oltra en colaboración con la diseñadora zaragozana Lara Lanceta, recrean una visita virtual por la Casa de la Chiquita Piconera, modelo-icono del pintor cordobés Julio Romero de Torres (1874-1930) y enterrada en el cementerio de El Carpio en mayo de 2003. En el texto que da inicio a la exposición María Teresa López se presenta al público a través de una situación crítica e irónica al mismo tiempo: Estando tendida en una fuente, aquí, en el –no tiempo–, me dieron la noticia de que me estaban preparando un museo en el pueblo donde vine a ser enterrada, donde conservo la familia que me queda. En El Carpio. La Verdad, no me lo esperaba. Los homenajes siempre han sido para Don Julio, que por cierto, no sé como se lo va a tomar, porque, creo que no le han dicho nada. Tiene gracia, que dicen que soy un símbolo de Córdoba… Pero si yo he dicho cientos de veces que era más porteña que la milonga. Estos chicos, los del museo, quieren poner en relieve el turismo de la zona, y han pensado en mi como recurso para conseguirlo. Yo hice turismo también. Pero no como el de ahora. Dejé mis Buenos Aires natal para buscar mejor vida, y llegué a Córdoba. Pero la mejor vida no me esperó. Se fue sin mi. Viajé hasta Madrid, si es que a huir se le puede llamar viajar, y después volví, hacia acá donde acabé mis días. Viajé, además, montada en el billete de 100 pesetas. De un lado para otro, de un bolsillo para otro, de un calcetín para otro…, como Aladino montado en su alfombra, pero sin lámpara maravillosa. Más bien siempre a oscuras. Hice todo lo que los demás decidieron que yo debía de hacer; ahora subida en un billete (y yo sin un duro), ahora apalancada en un museo, ahora colgada en los salones de toda España, ahora en la boca de todos, sin poder defenderme de las coplas que se inventaban sobre mi… Ahora repudiada por un marido que se creía esas coplas… Y por último, en las postales de todo Córdoba inmortalizada como la amante del pintor.

Scarpia VIII, 2009 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

48 – Scarpia 2002 / 2014


49


Paisajes de referir Visi Ortega y Maria Luisa Ortega Intervención multimedia

Todos los usos del término paisaje llevan implícito la existencia de un sujeto observador y de un objetivo observado del que se destacan fundamentalmente sus cualidades visuales y espaciales. El paisaje es concebido como territorio que forma parte de nuestro entorno, aquel que delimita el espacio exterior: es la farola que desde la calle ilumina el interior de nuestra casa, es el cielo que vemos desde nuestro sillón, es la arboleda que podemos disfrutar desde el balcón… Lo entendemos como aquello que en una primera visión nos identifica y es ajeno a nosotros mismos, aunque en realidad nos complementa. Pero el paisaje también es aquello que a través de nuestras vivencias se construye en un imaginario más íntimo. Aquello que hace alusión a esos paisajes mentales, que forman parte de nuestra memoria en un ejercicio de introspección paisajísticas. Paisajes de referir proyecta la visión del proceso en el que las experiencias cotidianas pueden transformarse en paisajes imaginarios, lugares de fábula que subyacen en los acontecimientos. Son aquellos fenómenos secuencialmente lineales que acontecen en el exterior, a priori ajenos, de los cuales se apropian las creadoras Visi Ortega y Maria Luisa Ortega, y reconocerlos como propios por la “cultura del chismorreo”, el “referir”, propio de los habitantes de pequeñas localidades. Desde esta idea se plantea una (re)visión de aquellos hechos que construyen nuevos paisajes imaginarios sobre historias reales de El Carpio que observamos a través de la mirilla de nuestra mente.

Scarpia XIII, 2014 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

50 – Scarpia 2002 / 2014


51


Panaderos de El Carpio Miguel Ángel Moreno y Antonio Sánchez Gavilán Acción

Los directores Miguel Ángel Moreno Carretero y Antonio Sánchez Gavilán proponen un proyecto artístico colectivo como primera acción de la tercera edición de las jornadas Scarpia: tomar el trabajo con el pan como materia moldeadora de diferentes formas y volúmenes artísticas. Sumándose a la acción-intervención tres de las panaderías de El Carpio, durante toda una noche se crean una serie de esculturas comestibles degustadas al día siguiente, generándose interesantes formas de relación humana posibles entre el trabajo artesano del pan y la capacidad creativa escultórica de los cuarenta participantes. Cuatro años después, cuando el artista sevillano Federico Guzmán (1964) visita Scarpia para dirigir un taller dentro de las jornadas queda fascinado por el proyecto y nos invita como colectivo a desarrollar la misma acción en la exposición El pensamiento en la boca, comisariada por Francisco del Río. Un proyecto de arte, cocina y modos de hacer itinerante entre Jérez, Sevilla y Córdoba (este último en la sala Vimcorsa) que define la unión vanguardista entre la vida y el arte, y lleva por título una frase surgida del pensamiento dadaísta de Tristan Tzara: “el pensamiento está en la boca”.

Scarpia III y VII, 2004 y 2008

52 – Scarpia 2002 / 2014


53


Los Bellos Como Scarpia Edición especial de La Más Bella para Scarpia VIII Taller de creación de Pepe Murciego y Diego Ortiz (La Más Bella) Revista Objetual

Con motivo del Taller de Edición y Gestión de Revistas de Arte Experimentales impartido por Pepe Murciego y Diego Ortiz, integrantes de la revista objetual La Mas Bella, entre todos los participantes se elabora en el Ambulatorio-Estancia de El Carpio una edición especial para Scarpia VIII. La tirada consta de 480 ejemplares, y obtiene elementos objetuales que se relacionan con signos distintivos del turista en Scarpia y el propio pueblo, tales como la chapa “usted está aquí”. El bolsito-revista puede ser adquirido en los puntos habituales de venta de los productos Scarpia.

Scarpia VIII, 2009

54 – Scarpia 2002 / 2014


Páginas Los Bellos como Scarpia (Chapa) A (Cartulina con sello de goma) Amor de Galga (Calcomanía o tatoo) Beso a Scarpia (Mapa de Andalucía troquelado) Billete gratuito (Billete de tren) En El Carpio como en casa (Casita con sellos) Córdoba es una fiesta inmortal (Separador de libros) En la Sopa (Sopa de letras con letra de sopa) Entregado-Recibido (Postal sellada) Exin Garci Méndez (Maqueta recortable) Explorador de El Carpio (Imán de nevera) Guadalquivir in vitro (Etiqueta)

Artistas invitados para la portada Cesar Fernández Arias José Mora

Maja desnuda-Maja vestida (Recortable) Para muestra unos botones (Botones) Pasatí (Pasatiempo guillotinado) Sigua buscando (Palillo de helado) Turista satisfecho (Etiqueta adhesiva) Cosmoarte (DVD) Poemas varios autores (Tarjeta con poemas)

Francisco Javier León Sánchez Gerardo P. Caloto Iago Priego Oltra Ines Herencia Roldán Isana García Muñoz Juan Pérez Galiana Kevin de Lima de los Ríos Lara Lanceta Álvarez Lourdes Braceros Cárdenas Luis Valcarcel Macarena Torralba Mamen Sales Gómez Marina Lazaro Romero Marina Prieto Oltra Martín Solis Moreno Miguel Ángel Moreno Carretero Miguel Torralba Paloma Montes López Pascual Piñero Pepe Murciego Rafael Bioque Rivera Sebastián Contreras Arribas Sergio Muñoz Rosal Sixto Rodríguez Enríquez

*Colaboración especial Festival cosmopoética Abril 2009. Fundación Córdoba Cultural 2016, Ciudad Candidata **Colaboración Fundación Antonio Gala Agradecimientos Curro Sendra, Javier Navarro, Julian Hurtado de Molina, Pedro Marín, Yolanda Pérez Herrera, Gónzalo escarpa, Imprenta El Carpio, Bioque Sport publicidad, Taller de empleo Córdoba Ciudad Cultural, Mesón La Torre y Bar Rosendo.

Artistas participantes Albergo García Cañete Almudena Jiménez Ramos Antonio Blázquez Antonio Goméz Merchán Carlos Criado Pérez Carmen Bioque Zurita Carmina Oltra Clara de los rios Le Gallic Daniel Muñoz Pérez Dave van den Heuvel Diego Ortiz Elena Benavides Montori Elena Fernández García Felipe Gutiérrez Díaz

www.scarpia.es La Mas Bella. Proyectos de Acción y Experimentación

David Muñoz

Editorial C/San Millan, 3 6º Dcha- 28012 Madrid (España) www.lamasbella.org http://lamasbella.blog.blogspot.com info@lamasbella.org

55


La memoria de las plantas Domingo Martínez Videocreación

El proyecto se plantea como un acercamiento e investigación sobre la construcción de la memoria personal de las personas en su relación con los objetos. Y en este caso, con las plantas que poseemos en el hogar y las fotografías familiares donde aparecen esas plantas. Tanto la ciudad de Córdoba como los pueblos de su provincia son famosos por los patios de sus casas, donde los vecinos cuidan la decoración al mínimo detalle, lo que conlleva un cuidado especial de las plantas. Pues muchas veces actúan como huella de acontecimientos pasados y de las relaciones que se establecen entre diferentes miembros de la familia, sobre todo cuando son heredadas o regaladas a otros familiares. Domingo Martínez propone la realización de un vídeo en el que se recogen los relatos de memoria de algunas vecinas de El Carpio a partir de la relectura de fotografías familiares en las que aparecen esas plantas del hogar. Por otro lado, se realiza una labor de reconstrucción de los recuerdos como vuelta al espacio donde se tomaron las fotografías y donde todavía conviven muchas de esas plantas. El vídeo, por tanto, registra un ejercicio de memoria en el que los recuerdos no se entienden como algo que pertenece al pasado, sino como un elemento del presente que nos ayuda a construir nuestra identidad, y que encuentra sus soportes en los lugares y objetos que nos rodean. En este caso, la naturaleza viva.

Scarpia IX, 2010 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

56 – Scarpia 2002 / 2014


57


Paisaje escrito Colectivo Los Vendaval Intervención espacial

Si nos atenemos a las definiciones que la RAE da del término “paisaje”, éste puede ser: un terreno que se ve desde un sitio, una extensión de terreno considerada en su aspecto artístico, o una pintura o dibujo –añadiríamos otros lenguajes artísticos a esta última definición– que representa cierta extensión de terreno. De nuevo según la Academia, “escribir” consiste en representar las palabras o las ideas con letras u otros signos trazados en papel u otra superficie, en comunicar a alguien por escrito algo. Paisaje Escrito es un proyecto site-specific que pretende representar un paisaje por medio de la escritura. Esto es: partiendo del género pictórico del paisaje, lo codificamos por medio de la escritura a modo de crucigrama o sopa de letras, donde los topónimos populares de El Carpio –el modo en el que los carpeños llaman y llamaban a sus lugares (paisaje)– aparecen camuflados entre todas las letras que conforman la intervención. La alusión al paisaje es doble, ya que la propia obra resultante se integra en el mismo, pasando a ser parte de él. Los topónimos han sido recopilados a partir de la inestimable colaboración previa de Mª Dolores Herrera, conocedora y transmisora de la nomenclatura toponímica popular. Cada letra o tipografía ha sido realizada en gres esmaltado (conectando con la tradición cerámica de la zona), material al que recurrimos frecuentemente entre otras razones por su idoneidad para un proyecto permanente en el espacio exterior.

Scarpia XIII, 2014 CAPS, Colección de Arte Público Scarpia. Centro de Usos Polivalentes Maruanas

58 – Scarpia 2002 / 2014


yugo almocafre carretón vielo la baba el portillo la isla el módulo el canerín bancal aquel lao ballisco caillo cañamillo gavia albarral zahurda pera almiar besana

59


¿Tú, de quién eres? Carlos Amorales Taller de creación / Intervención

En su origen, la heráldica servía para identificar a los luchadores en el campo de batalla, y la gran mayoría de los símbolos eran apodos de los personajes que los portaban. Actualmente aún tenemos la necesidad de reconocer a las personas a través de un icono para situarlos dentro de un clan, una familia o un oficio. Como resultado del taller de creación de Carlos Amorales los participantes pretenden rescatar algunas de las profesiones y apodos de los actuales habitantes de El Carpio, reinterpretándolos iconográficamente en unos escudos que imiten al original, donde aparecen animales, símbolos y colores que identifican a cuatro familias nobles. No se trata de quitarle la nobleza al auténtico, sino de elevar el actual rango de los verdaderos constructores del pueblo: los carpeños.

Scarpia IX, 2010

60 – Scarpia 2002 / 2014


61

JosĂŠ MarĂ­a Hortelano


Aquí me las den toas Manuel Domínguez Guerra Proyecto de audio / Publicidad

El artista sevillano Manuel Domínguez Guerra (Alcalá de Guadaira, 1958) es el creador del políptico Melissa Hindell, un personaje ficticio que actúa como blanco de las críticas de una serie de pistas sonoras muy frescas e irónicas retransmitidas en su web. Los audios presentan las conversaciones telefónicas guerrilleras que tiene María, artista local sevillana a la que le gustaría exponer en Nueva York su serie de crisantemos, con la famosa galerista de Manhattan Melissa Hindell, interesada en sus instalaciones de fajas enterizas y pájaros muertos. Como estrategia publicitaria de la octava edición, dedicada a la relación entre arte y turismo, Scarpia encarga la producción de un nuevo capítulo para la afamada serie de audios. Una fórmula de reclamo viral a través de la red publicándose en Youtube y Vimeo, donde María recibe la llamada de Encarnita la de El Carpio para invitarle a exponer su serie de crisantemos durante el transcurso de las Jornadas. En muchos aspectos, el perfil de extrañamiento que se empodera de la mujer se adecua a situaciones vividas y cercanas en el contexto de Scarpia, la interrelación que se genera entre las intervenciones de arte contemporáneo y los habitantes de un pueblo que no lo entienden.

Scarpia VIII, 2009 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

62 – Scarpia 2002 / 2014


63


Diccionario “Carpiano” Taller de creación Albert Gusi Intervención espacial

Entre varios de los ejercicios pensados para el taller de creación de Albert Gusi se escoge por consenso de los participantes materializar la intervención de un camino de piedras con palabras propias de la jerga popular carpeña. Se genera así una imagen muy poética en el camino de ruta hacia la Ermita de San Pedro, la primera elaboración de un diccionario carpeño que puede ir ampliándose como un juego oral por el propio transeúnte.

Scarpia XIII, 2014

Asipotao Carajote, atontado Aventestate A la intemperie; una casa sin mucha protección A colhombrillos Sentar un niño sobre los hombros A media mierda Hecho o limpiado de manera chapucera A media simbra Árbol o persona encorvada, aunque no del todo Bancal Parcelas de tierra cultivada en escalones Baticola Sexo Burracoso Persona a la que no le importa su aspecto Cachurrear Ir y venir con cacharros de agua Chilin Las bolitas de los cojinetes desmontados Chancletear Que trasiega mucho con chancletas; del sonido del sexo Chusneo Alternar entre copas y conversación Cochihirvite A fuego vivo Costrúo Duro; se dice también de las personas sin ternura ninguna

64 – Scarpia 2002 / 2014

Desapartaos Separados Echar la pava al pozo Practicar sexo Endiñar Practicar sexo Endonao Colocarte una tarea ó trabajo que no te corresponde Esaborio Comida o persona sosa; sin gracia Escuchimizao Sin gracia ni brillo ninguno Escurricero Un tobogán que los niños improvisan en un terreno escarpado y pedregoso Estartalá Mal hecho; mal hecho como un nido de tórtolas; “destortolá” Fartucho Fanfarrón y tonto Fereo El dinerito que se les da a los niños para la feria Gelera “Que gelera tienes”; despreocupado, poco responsable, “fresco” Galvana Pereza de la tarde, perrera de la mañana Guacharrear Flirtear Jampona Mujer madura apañada para su edad, guapetona Jarambeloso Vestido de cualquier manera

Jeringa Churo fino en aros típico de Córdoba Jicaraso Servir una buena ración de alguna comida que no es muy buena Jugar a los santos Jugar a los cromos La hora del barenjeno La hora del tren de las 11 que las mujeres usaban como referencia para el cocido Lejio Cercano a las casas del pueblo, no en el campo Lisiao Atontado Minichi Persona con chispa Mojiganga Señal con gestos porque no puede decirse con palabras Mojigato Persona pendiente del que dirán, llenos de prejuicios y reparos Muchimo Muchísimo Pipirillotes Subir un niño a “coscoletas”; sobre la espalda Pericayo Persona o cosa sin sentido Pegolete Decir o hacer una tontería Piscos “Hecho piscos”, hecho trozos o trizas

Salchipirri Persona sin salero Sieso Persona de mente estrecha; obtuso Torrontera Terreno un poco escarpado y pedregoso Zapatearse los garbanzos Que se arrebatan; cocidos a “cochihirvirte” Zarrapastroso De aspecto descuidado; burraco


65


Aquí pan y después gloria María Luisa Ortega Vídeo-instalación / Happening

El cuerpo femenino se identifica con el lamento de unas formas nacidas para dar vida y placer, que de la misma forma pueden otorgar dolor. El seno de una madre, los labios y el cuello de una chica y los hombros de una abuela se involucran en esta obra como símbolo de tales consecuencias. Hablando en general o de una historia concreta, de la que en su juventud sintió el placer, más adelante dió la vida y prosiguió con el dolor. Admirándolo de esta manera es el cuerpo de un verdadero dios, que crea un ser vivo y se ofrece como alimento en una eucaristía que consagra el sufrimiento femenino que, no en un versículo, sino en toda la historia de la humanidad se ha hecho notar.

Scarpia X, 2011 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

66 – Scarpia 2002 / 2014


67


Abuelas Graffiteras Scarpia Plus Michal Araszewicz y Mercedes de Alba Intervención / Proyecto educativo

El retrato y la memoria son conceptos con los que trabajan los mayores de El Carpio en la primera intervención de Scarpia Plus, un taller dirigido por el artista polaco Michal Araszewicz y la artista gaditana Mercedes de Alba en Scarpia X, en colaboración con el Centro de Día de Mayores. En torno a una reflexión del cuerpo como territorio, un total de veintitrés participantes elaboran a través de plantillas su propio rostro, huella de diversos cambios a lo largo de toda una vida. Y a través del grafiti, técnica artística asociada a los jóvenes, se materializa su retrato en una acción colectiva en la plaza de la Constitución. Un proceso de creación experiencial en la búsqueda de la identidad personal que, al mismo tiempo que traspasa las fronteras de lo íntimo al espacio público, sitúa en conexión a distintas generaciones.

Scarpia X, 2011

68 – Scarpia 2002 / 2014


Fotografía: José María Hortelano

69


Fuente de La Chirrita Taller de Creación Jesús Azogue Intervención / Vídeo mapping

Jesús Azogue es un creador multimedia centrado en la investigación de los recursos del Net. Art, la tecnología y la comunicación 2.0. La proyección de una realidad virtual define nuevos espacios para el arte donde los espectadores interactúan con las obras, se mezclan con ella o la recrean. Por ello, sus instalaciones interactivas se engloban en un espacio artístico situado en una intersección entre realidad y ficción, estadio intermedio que cuestiona las posibilidades ontológicas, metafísicas y poéticas de las nuevas tecnologías multimedia. Fuente de la Chirrita es una de las intervenciones que tuvo lugar como resultado de uno de los grupos participantes en su taller para Scarpia XI. Haciendo uso de la técnica virtual del vídeo mapping 3D se consigue recuperar la memoria de una fuente ya desaparecida y popularmente conocida por los vecinos de El Carpio.

Scarpia XI, 2012

70 – Scarpia 2002 / 2014


71


Dos mundos Isaías Griñolo Videocreación

Como resultado del taller de videocreación dirigido por Beatriz Sánchez, el artista Isaías Griñolo (Huelva, 1963) propone un trabajo de remezcla audiovisual sin ningún fin comercial, a partir de la apropiación de los vídeos que la gente de El Carpio ha colgado en Youtube. Situando el tema central de La Magia como sello distintivo de la XI edición, según la visión de su autor poco queda de mágico en este mundo. Y más si se tiene en cuenta que lo que se nos vende como magia no es otra cosa que un truco, ilusionismo, la razón disfrazada…; o lo que es lo mismo, puro artificio mecánico creado para engañar a nuestros sentidos. Por ello indaga en aquellos rituales casi chamánicos que son lo poco que nos ha quedado hoy día de aquella magia que un día nos hizo sentarnos alrededor del fuego. Donde el exceso es el único medio mágico que nos transporta un poco más allá. Este vídeo está dedicado a X, ese chico que participa de los dos mundos: el de la cordura y el exceso, el de la razón y los sentidos. Tal vez sin saberlo, un chamán… Un mago.

Scarpia XI, 2012 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

72 – Scarpia 2002 / 2014


73


Visión periférica Nº 1 Jaime Wulff Pérez Videocreación

Enmarcado en la XI edición de Scarpia dedicada a La Magia, el creador Jaime Wulff Pérez propone para el taller de videocreación de Beatriz Sánchez una composición audiovisual que retrata de un modo mágico a El Carpio, desde su posición periférica en un mapa hasta la propia experiencia vital de convivencia con el lugar. Y le dedica las siguientes palabras: El Carpio es un pueblo que está en España, en concreto en la provincia de Córdoba y tiene la peculiaridad entre otras, de tener la misma forma que el mapa del país que le contiene, pero El Carpio igual que otro lugar también puede ser un mapa que te lleva al otro lado del espejo, un mapa con el que dar la vuelta, entonces puedes encontrar colores que bailan árboles que bailan quietos y de los caídos incluso fantasmas que se esconden. Nadie sabe explicar muy bien la música de ballenas que nace de las profundidades de el pueblo ni las pintura primitivas o las medusas conductoras Aquí los árboles crecen hasta de las sombras y las casas de cristal colonizan a las de cemento, en un rincón hay un lugar en el que hablar con los afectos que están lejos. Para pasar el rato la gente aquí inventa juegos, que nadie mas entiende y a veces van tan rápido que hay que ponerle matrículas a las casas a veces añoran el agua y hacen talismanes para unir el cielo y la tierra En verano pintan cuadros abstractos en las farolas, opinan sobre política y hay una gran libertad religiosa, cuando se va la luz deciden actuar en consecuencia, y crean obras de arte, emprenden colecciones clasifican lo que hay y rehacen la realidad a su antojo, a veces unos ojos te observan otras eres tu el que se esconde. Aquí se le da gran importancia a la comunicación, intenta saber lo que pasa por ahí y a su vez informar de lo que les preocupa, fíjate que las casas de este pueblo inventado está pensadas para mostrar casi siempre la dirección correcta, un misterio como tantos otros, como sus extraños automóviles, como sus extraños automóviles por ejemplo; o la particular relación que también ellos establecen con el mundo

74 – Scarpia 2002 / 2014

natural, por eso a veces las casa enfermas o los sueños enferman, pero hoy no estamos aquí para resolver misterios sino para sentir que las cosas pueden tener otro color y que el juego es imprescindible para la vida, para cualquier otro asunto por favor diríjanse al alcalde.

Scarpia XI, 2012 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)


75


A través del espejo Juan Carlos Jurado Sendra y Enfoque 94 Comisaria: Ana Castillero Fotografía

Junto a la programación de Scarpia XII en el Palacio Ducal podemos disfrutar de una nueva propuesta, A través del espejo, un proyecto conjunto de la asociación de fotógrafos Enfoque’94 y de Juan Carlos Jurado Sendra, carpeño y apasionado de la fotografía, por ese orden. Lleva muchos años fuera de la localidad que le vio nacer, pero se siente más carpeño que nunca al mostrarnos su visión del pueblo. Un punto de vista singular plasmado en 77 fotografías que dialogan con la obra de fotógrafos locales pertenecientes al colectivo Enfoque’94 en torno a once temas que reflejan la vida, las fiestas y las costumbres del pueblo, mostrando una mirada social del mismo desde la fotografía. Sendra no visita el pueblo sin su cámara, y se define como un callejero que recoge cada detalle que escapa a cualquiera. Lo que es común para todos, en su mirada se destaca. Es su primera muestra fotográfica, para la que se han seleccionado un total de 77 fotografías entre su archivo personal (más de 700.000), las cuales disfruta observando en el ordenador, pues las hace para él, sin ningún tipo de presuntuosidad. Comenta que siempre ha tenido afición por el arte, por la pintura, y que quizá ésta le llevase a la fotográfica. Disfruta con los colores y encuentra en la fotografía un modo de pintar la realidad que ve, la de sus paisanos, con un ojo diferente, una sensibilidad especial. Con mayor interés y de un modo más intenso, impulsivo, lleva haciendo fotografías diez años, pero aún recuerda su primera cámara, una Canon que le regaló su primo cuando tenía dieciocho años. En la actualidad su cámara es su mejor compañera. Y la Ermita de San Pedro su lugar predilecto. Las fotografías de Juan Carlos viven El Carpio, todo lo recogen quizá por los años que lleva residiendo en Cantillana (Sevilla). Es su particular modo de amar su pueblo y de estar en él.

Scarpia XII, 2013

76 – Scarpia 2002 / 2014


Andrés García Elena Garrido

Óscar Corredera

77


Paisaje Codificado / Enfoque’94 Núcleo urbano de El Carpio Fotografía / Intervención urbana

Enfoque’94 es una Asociación de amantes de la Fotografía nacida en El Carpio en 1994, y entre sus trece integrantes destaca la presencia de sus promotores Andrés García, Nicolás Rodríguez y Lorenzo Gavilán. Unos diez años después de su creación, época en la que se extinguió, el proyecto ha sido retomado con sede en el Ambulatorio, hallándose entre sus intereses un espíritu colaborativo en interactuación con las redes sociales y los habitantes del pueblo. Tras el reciente éxito de la exposición fotográfica Rescatando momentos, en propuesta para Scarpia presentan Paisaje Codificado, una segunda puesta en escena que pone en valor las señas identificativas del grupo: el uso de las nuevas tecnologías, la identidad efímera del territorio y la participación activa ciudadana. A lo largo y ancho del núcleo urbano de El Carpio cien códigos QR distribuidos en diversos postes de las señales de tráfico dan cuenta de dos itinerarios expositivos: 1) Miradas de Ayer, que recoge cincuenta fotografías documentales de El Carpio cedidas por los propios carpeños; y 2) Miradas de hoy, cincuenta fotografías tomadas en la actualidad por el grupo Enfoque’94. Una serie de localizaciones que no han sido escogidas al azar, sino que guardan una relación aproximada con la zona aproximada donde tuvo lugar la mirada fotográfica de los carpeños ayer y hoy.

Raúl Lorente

Scarpia XII, 2013 CAPS, Colección de Arte Público Scarpia

Manuel J. Mariscal

78 – Scarpia 2002 / 2014


Inmaculada Arroyo

Nicolás Pérez

79


CUIdadanía A las 6 en la playa Intervención / Videocreación

La CUIdadanía surge de creer en el ciudadano, de su relación con los otros y de cómo esta relación puede construir comunidad. Nosotros a la comunidad la llamamos “playa” porque este lugar es propicio para el chiringuito y para encontrarnos con el otro, creando así un océano de posibilidades y un soleado sentido de pertenencia. Un reto que se construye de abajo hacia arriba, con unos castillos de arena sólidos edificados por las interrelaciones. Un solo grano de arena no conforma una playa pero muchos sí. Se trata de invertir las letras de CIUdadanía para poner énfasis en los CUIdados de esas interrelaciones, ese bendito aftersun tras un intenso día de sol. Este concepto no es nuevo, surge de reflexiones feministas que lo definen como la “construcción de formas de vida que tienen como sustrato el cuidado colectivo, reconociendo que las personas somos seres vulnerables e interdependientes. Es reconocer que la vida vivible está por construir en la interacción con otros, que la vida se dirime en la vida misma y que no puede procurarse fuera de la vida”. Scarpia Cuidadana pretende poner a la ciudadanía en el centro, visibilizar y potenciar los vínculos que se establecen en esa comunidad abierta y participati- va desde el espacio público, las nuevas tecnologías, vídeo y fotografía. En los pueblos se lleva haciendo copyleft toda la vida. La transmisión oral del conocimiento es colectiva, se va conservando y modificando con la remezcla de experiencias comunes. Los refranes no son de nadie, son de todos. Los nombres de las calles, también. Alas6enlaplaya propone visibilizar la historia de sus habitantes partiendo del espacio público a través de la toponimia. Interviene cambiado los nombres de las calles por nombres que proceden de la tradición oral, estas instalaciones podrán escanearse con la aplicación gratuita “layar”, una herramienta de realidad aumentada que aumenta las posibilidades de conocer y compartir esa intrahistoria de la “Cuidadanía” de El Carpio.

Scarpia XII, 2013 Proyecto disponible en http://www.alas6enlaplaya.com/cuidadania-scarpia-xii/

80 – Scarpia 2002 / 2014


81


narrativa

82 – Scarpia 2002 / 2014


Nido / David Escalona (p. 84) Reloj de harina / Manuel A. Domínguez Gómez (p. 86) Con tu basura hago yo arte / Aitor Saraiba (p. 88) Niños Prodigio. Cuestiones de fama / Luis Bueno, Daniel Diosdado, Manuel A. Domínguez, Álvaro León y Pilar Rojo (p. 90) La camarera del autobar / Marta Caetano y Miguel A. Moreno Carretero (p. 92) Los besos resucitan a una muerta / Laurita Siles y María Góngora (p. 94) Tendedero / Felipe Gutiérrez (p. 96) Frases de reflexión conceptual artística / Rafael Bioque (p. 98) La casita de Hansel y Gretel / María Ortega Estepa (p. 100) Cremallera / Verónica López Capel (p. 102) X Aniversario / Juan Carlos Herrero y Francisco Cuéllar (p. 104)

83


Nido David Escalona Intervención

Siendo un niño y jugando en la panadería familiar el artista David Escalona (Málaga, 1981) pierde la mano al quedar atrapada en una máquina. Un suceso dramático que vuelve una y otra vez en su labor artística como idea de atracción hacia la incapacidad. Que relegado al ámbito de reflexión con lo privado, temas como la enfermedad y la muerte se mezclan con su propia sensibilidad hacia el dolor, la herida y lo descarnado. Afectos propios de un estado anímico que sitúa como punto de partida el juego como accidente. En el desarrollo de esta instalación, situada en el pórtico de entrada de la Iglesia de San Antonio, pedanía de El Carpio, bajo la idea del nido y el trabajo con lo manual Escalona remite a su infancia. Un estado de inocencia que señala la intimidad propia del ámbito doméstico y asienta los cimientos de su personalidad. Los deseos y los miedos. El vínculo con lo familiar. Pero más allá del punto de vista psicoanalítico como un proceso terapéutico su obra es una actitud poética de lo vivido. Un relato metafórico y conceptual de su relación autobiográfica con el mundo. La capacidad de inclinarse a la vida y la muerte, oír y sentir su doblez interior como axioma de su debilidad, e imposible de contar a través del acontecimiento supone un retorno hacia la experiencia íntima del juego como lenguaje de lo marginal, lo presentido, el presente, lo que no ha vivido. Sus líneas de fuga. Una serie de pequeños accidentes que le extraen de la rutina y le muestran otra forma de ver el mundo.

Scarpia V, 2006

84 – Scarpia 2002 / 2014


85


Reloj de harina Manuel A. Domínguez Gómez Intervención

Reloj de harina es un juego con el concepto de un reloj de arena como instrumento medidor del tiempo. Un registro visual de las ligeras variaciones que se producen en un lugar tras el choque físico entre dos partículas y hechos simultáneos: la harina y el transeúnte. De la afluencia de personas y vehículos. Del uso de los espacios urbanos. Del trasladarse de un lugar a otro, sin importar el medio. Peatones, ciclistas, automovilistas. Como forma de controlar estos encuentros diferenciales con el otro durante las horas de más sol y calor en El Carpio, el creador Manu Domínguez coloca varios rectángulos de harina en el cruce de la Plaza de la Constitución hacia la Parroquia de la Asunción. La propia interacción del transeúnte a su paso inconsciente por la pieza es aquello que genera una partitura visual que refleja su desplazamiento y su convivencia en afluencia con el espacio urbano.

Scarpia III, 2004

86 – Scarpia 2002 / 2014


87


Con tu basura hago yo arte Aitor Saraiba Intervención

El artista Aitor Saraiba genera distintas acciones por el espacio urbano de El Carpio dejándose llevar por la experiencia biográfica de las sensaciones y la importancia del dibujo como factor que genera todo su trabajo. El valor de la inmediatez, la cercanía de lo propio y lo privado, la sugerencia de lo íntimo, y la experiencia de comunicación terapéutica entre emisor y receptor de la obra. El Carpio y Scarpia. Dos dimensiones coexistentes en la comunidad que generan la construcción de intimidad más allá de la localidad desierta o desolada. Una sostiene a la otra, estableciendo un contrato natural con lo social. Y viceversa. Por ello en la creación de sus imágenes transmite una potente carga poética visual que palpita a través de gestos mínimos y eficaces. Ver, hablar, oír y sentir el propio vínculo con la comunidad partiendo de la fragilidad de sus trazos y lo más profundo de su cerebro. Una red de afectos vividos que son la huella fragmentada de sus emociones, aforismos de la experiencia relacional con el entorno común. Ni lo público ni lo privado. Es lo inconfesable. El sentido implícito de un lenguaje íntimo que no admite transferencia posible con la interpretación de un significado explícito.

Scarpia II, 2003

88 – Scarpia 2002 / 2014


89


Niños Prodigio. Cuestiones de fama Luis Bueno, Daniel Diosdado, Manuel A. Domínguez, Álvaro León y Pilar Rojo Acción

Niños Prodigio es un juego de construcción con la idea de la fama y la identidad espectacular. Un proyecto artístico desarrollado desde 2003 por el conjunto de creadores Luis Bueno, Daniel Diosdado, Manuel A. Domínguez, Álvaro León y Pilar Rojo, que cuestiona las distintas estrategias cínicas de la sociedad del espectáculo debordiana a partir de ejercicios con la lógica publicitaria. En este sentido las labores de exhibición y autopromoción, las apariciones públicas, la elaboración de material publicitario, pero sobre todo su difusión, se confunden con la propia pieza artística. A su paso por Scarpia VI provocan una situación real de desborde emocional en la Plaza de la Constitución. Varios carteles repartidos por la localidad dan cita a una convocatoria publicitaria ficticia: la necesidad de extras para la grabación del videoclip Cuestiones de fama. Al encuentro se presentan varias personas que al no realizarse el proyecto confundidos por la situación engañosa se frustran en su ilusión de alcanzar sólo unos minutos de fama.

Scarpia III, 2004

90 – Scarpia 2002 / 2014


91


La camarera del autobar Marta Caetano y Miguel A. Moreno Carretero Videocreación

Entre la solitaria campiña cordobesa y un mar de coches abandonados, la camarera del autobar busca a sus clientes. A ritmo de country, sonriente e incansable, recorre el parking en patines una y otra vez ofreciendo su bandeja con bebidas. Hasta el atardecer. Una situación ridícula y extrovertida, que es llevada plásticamente hacia la poética del absurdo en la vídeocreación de la artista sevillana Marta Caetano y el carpeño Miguel A. Moreno Carretero. Pues, pieza rodada en los exteriores del territorio urbano de El Carpio, el contraste generado por la condensación plástica del espacio natural e industrial, la búsqueda de lo perdido e infinito, y el individuo como base de la experiencia, dialogan en clave de reminiscencia irónica con la estética pop norteamericana y el ser romántico.

Scarpia V, 2006 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

92 – Scarpia 2002 / 2014


93


Los besos resucitan a una muerta Laurita Siles / María Góngora Videocreación

En un tono fresco y alegre la producción plástica de la creadora Laurita Siles (Málaga, 1981) está vinculada a la vídeo-animación con plastilina en reflexión sobre la identidad personal y colectiva. Prestando una fuerte atención al lenguaje experiencial que surge tras la convivencia de los participantes en Scarpia en el antiguo ambulatorio médico sin reformar, la extraña situación de habitar como laboratorio de creación un lugar todavía vinculado a la estética de la enfermedad y a la muerte, provoca una escena poética del renacer que alterna entre los conceptos de juego y la fantasía. Una gran cantidad de besos de gominolas inundan el cuerpo de un cadáver que a su camino hacia el rostro, al igual que en el cuento de Blancanieves, un único beso en los labios es aquello que lo devuelve a la vida. La concepción metafórica de un espacio social que muere, y relegado al olvido, nace de nuevo como Albergue-Estancia contagiado de un virus de creatividad en el contexto artístico de las Jornadas.

Scarpia IV, 2005 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

94 – Scarpia 2002 / 2014


95


Tendedero Felipe Gutiérrez Intervención

La relación de una persona con su entorno es una preocupación constante. Y según la RAE, un tendedero es un sitio o lugar donde se tiende una cosa // dispositivo de alambres, cuerdas, etc., donde se tiende la ropa. También es algo cotidiano, rutinario en cada casa y característico de los arrabales al situarse al aire libre. La elección del medio por la que una persona creativa se expresa es irrelevante, aunque el uso de la tela ha fascinado a los artistas desde tiempos ancestrales. La tela, como la ropa y la piel, es frágil. Sensual. Fugaz. Ante esta instalación, compuesta de tres elementos sencillos, tela, cuerda y piezas de madera, se puede ver el propio movimiento de la naturaleza. El viento, un ritmo tan importante como el espacio, la estructura o la imagen. La luz, que ayuda a crear el contexto y una atmósfera especial e intensa. De diferentes matices al amanecer, al anochecer o en plena madrugada.

Scarpia I, 2002

96 – Scarpia 2002 / 2014


97


Frases de reflexión conceptual artística Rafael Bioque Intervención

El artista local Rafael Bioque interviene frases de reflexión filosófica alterando su significado conceptual hacia el terreno de lo artístico. Instaladas en distintas localizaciones de paseo cotidiano por El Carpio, generan una sensación de extrañeza y choque en el transeúnte que automáticamente es invitado a pensar y a dejar volar la imaginación: La Torre sufre alopecia de higueras Ese hombre dezmediado La educación es embarazosa El poder emana de las huchas El teatro siempre finge El espacio es pa c i o La ruralidad es agria y pop La muerte es un sin vivir La religión nunca pierde la fe Lo divino es crear Kierkegaard no tenía razón

Scarpia IV, 2005

98 – Scarpia 2002 / 2014


99


La casita de Hansel y Gretel María Ortega Estepa Intervención

En el cuento de los Hermanos Grimm, los pequeños Hansel y Gretel perdidos en el bosque son engañados por una vieja bruja que vive en una casita hecha de pan de jengibre, pastel y azúcar moreno. Subvirtiendo la idea de engaño y las malas intenciones, la intervención de María Ortega Estepa (Córdoba, 1983) retoma el sentido goloso de la historia bajo las intenciones de acercar el arte a una mayor diversidad de público, y situar sus propiedades terapéuticas como elemento canalizador de buenos sentimientos capaz de sacar lo mejor de uno mismo. Forrado el Kiosko Scarpia de gominolas y convocados los participantes de Scarpia a una hora concreta, invitamos a los niños a acercarse para comer chucherías. Una acción colectiva ilusionante que provoca situaciones de felicidad, intimidad, gratuidad e interactuación lúdica con los habitantes de El Carpio. A nadie le amarga un dulce.

Scarpia IV, 2005

100 – Scarpia 2002 / 2014


101


Cremallera Verónica López Capel Intervención

Jugando con la oscuridad y la invisibilidad en el espacio urbano, conceptos esenciales en el trabajo de la creadora Verónica López Capel (Llano de Molina, Murcia, 1983), se genera una apertura negra a gran escala trazada por una cremallera que se abre en la piel de un edificio escogido al azar. Donde lo negro, lo oscuro, es una apertura hacia la luz de aquello que no vemos o no prestamos atención. Lo misterioso, lo invisible en la ciudad. La falta de claridad para percibir las cosas, lo escrito, lo hablado, las causas, las circunstancias, los hechos. Una red de afectos y tonalidades bruscas a través del blanco y negro que genera un efecto de choque en el espectador y no deja lugar posible a la dispersión de un horizonte visible.

Scarpia VII, 2008

102 – Scarpia 2002 / 2014


103


X Aniversario Juan Carlos Herrero (escultura) y Francisco Cuéllar (videocreación) Instalación

La idea de la tarta X Aniversario de Scarpia surge de crear una felicitación que reafirme la trayectoria artística de las jornadas. Coronando el techo del Kiosko Scarpia, punto de encuentro de participantes y lugareños en los días de duración del festival, nuestra golosa y colosal tarta de color rosa chillón consta de dos pisos que transmiten los sabores de la nata, la fresa y el chocolate, rematados por el número 10. Entre la mirilla de la persiana una serie de hologramas muestran el juego mágico e ilusionante de un par de guantes blancos que desvelan fotografías de los 10 años de Scarpia.

Scarpia X, 2011 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

104 – Scarpia 2002 / 2014


105


pintura

106 – Scarpia 2002 / 2014


Pintura al huevo / Taller de creación de Fernando Sánchez Castillo (p. 108) Abanicos / Universidad de Kyungsung (p. 110) Toldos / María Ortega Estepa (p. 112) Paisajes-pegatinas / Patricio Cabrera (p. 114) Azulejo volador / Agustín Israel Barrera García (p. 116) Grafitis 3D / José Amo Moreno y Marianna Papapietro (p. 118) Cubos / Fran Ruiz Ruiz y Antonio López (p. 120) Vasos sobre un puente / Fran Ruiz Ruiz (p. 122) Sueños / Juan Zamora 28,8 M2 / Pacorrosa (p. 126) Acupuntura en el espacio público / Boamistura (p. 128) Ropa por el suelo / Colectivo de puerta en puerta (p. 130) Santos que yo te pinté / Antonio Blázquez (p. 132) Scarpianos de plastilina / Laurita Siles (p. 134) Elogio a la Espalda / Erick Miraval (p. 136) Sombras proyectadas / Víctor Royás (Taller de Creación de Jorge Perianes) (p. 138)

107


Pintura al huevo Taller de creación de Fernando Sánchez Castillo Intervención

Rememorando la clásica técnica pictórica, Pintura al huevo es el manifiesto subversivo de una acción poética en el Cortijo Charco Riáñez, edificio en desuso situado en uno de los territorios periféricos de El Carpio. Como arma de ataque: huevos rellenos de pintura. Como objetivo receptor de impacto: un lienzo blanco. Como director de guerrilla: el artista madrileño Fernando Sánchez Castillo, autor también de Burro Grande. Violencia, estatuaria, y simbología del objeto y el poder, vinculados a la necesidad de redibujar la historia en la memoria colectiva de la sociedad española, son los temas que, desde el terreno conceptual, el artista retoma una y otra vez en toda su trayectoria artística. En este sentido, el taller impartido por Sánchez Castillo. En su intento de mostrar la vanguardia artística en el contexto rural de El Carpio, establece como leitmotiv la atracción por lo revolucionario, lo político y lo social, fusionado con la proyección del patrimonio natural y cultural del lugar. Después del vaciado y posterior llenado de huevos con pinturas de colores que tratan de describir las tonalidades del paisaje carpeño, al igual que en las manifestaciones son lanzados contra los edificios oficiales, el lienzo tiene como marco de fondo el muro, la campiña y el pueblo. Así, naturaleza y arquitectura se convierten en el escenario de juegos de una acción ritual, artística y vandálica al mismo tiempo, donde el resultado final depende de la puntería de los veinticinco participantes. Una situación divertida y benigna que dejada al azar del individuo genera una experiencia libertadora frente a la pragmática cotidiana.

Scarpia VIII, 2009

108 – Scarpia 2002 / 2014


Fotografías de David Muñoz

109


Abanicos Universidad de Kyungsung Instalación

En convivencia con las jornadas Scarpia XIII los alumnos y profesor de la Universidad de Kyungsung de Busan (Corea) nos regalaron una instalación que simbolizan la relación y el intercambio de experiencias vividas entre dos culturas periféricas: la andaluza en Occidente y la coreana en Oriente. A través de un objeto común compartido, el abanico, con nexos de comunicación ocultos, el entorno histórico y patrimonial de la plaza de la Constitución es el escenario protagonista de una serie de gestos poéticos de celebración como el amor, la amistad y la unión, expresados a través del ritual de la caligrafía oriental. Al mismo tiempo que el espacio se va modificando en un proceso work in progres que dura doce días, la interactuación de los habitantes de El Carpio y los participantes de Scarpia con los artistas coreanos es el valor de las relaciones sociales que marcan el acontecer y el desvío de las intervenciones artísticas cotidianas.

Scarpia XIII, 2014

110 – Scarpia 2002 / 2014


111


Toldos María Ortega Estepa Intervención

Como resultado estético de los encuentros diferenciales con el otro la intervención de la creadora María Ortega Estepa (Córdoba 1983) refleja una intervención al modus operandi de las primeras ediciones de Scarpia. Donde la primera semana tenía lugar una reflexión teórica a partir de charlas, conferencias y convivencia relacional, siendo la siguiente cuando se realizaban todas las acciones e intervenciones en el espacio urbano de El Carpio. En este sentido Toldos refleja tres momentos vividos en el contexto de las jornadas: la acción de Nadadores, un viaje en globo y la creación del logo Scarpia. A modo de collage Ortega traslada pictóricamente esas imágenes en un mosaico de tonos fríos y cálidos entremezclados para la confección de tres toldos. Que al mismo tiempo suponen la creación de un mundo paralelo que juega con la idea de resguardarse del calor sofocante que suele azotar el desarrollo de las jornadas. Pues imitando los toldos colocados en las céntricas calles de la capital cordobesa, se ubicaron en la calle Buenas como espacio de tránsito diario hacia el alojamiento de los participantes, el Teatro Municipal.

Scarpia III, 2004

112 – Scarpia 2002 / 2014


113


Paisajes-pegatinas Patricio Cabrera Intervención

En una mezcla de narrativa y ficción, los paisajes de Patricio Cabrera (Sevilla, 1958) suponen una interpretación pictórica de algo que le han contado, ha leído o ha visto. Paisaje de segunda mano lo llama. Un trampantojo. La manipulación de un artificio de la naturaleza que evidencia el naufragio cultural del proceso creativo de un artista. Resolutivo e intuitivo, tras una primera lectura del espacio natural, físico y mental, se sumerge en la idea de paisaje como laberinto, una construcción humana que surge de lo decorativo arquitectónico y la lírica utópica. Donde una cosa dialoga con la otra. Por ello sus paisajes se reparten en distintas localizaciones de El Carpio, fundiéndose ópticamente con los muros blancos de sus edificios, pequeños paisajes latentes que narran una historia en imágenes por descubrir.

Scarpia XIII, 2014 CAPS, Coleción de Arte Público Scarpia

114 – Scarpia 2002 / 2014


115


Azulejo volador Agustín Israel Barrera García Intervención

Sobre los móviles de Calder dice el ilustrador Juanjo Sáez: “son como los cuadros de Miró pero en movimiento; son como la poesía o la música, si estas disciplinas se pudieran ver”. El creador Agustín Israel Barrera García juega con esta idea de lo pictórico sobre el espacio flotante partiendo de una desfragmentación analítica del azulejo sevillano.

Scarpia III, 2004

116 – Scarpia 2002 / 2014


117


Grafitis 3D José Amo Moreno y Marianna Papapietro Intervención

La intervención del arquitecto José Amo Moreno (Sevilla, 1968) se plantea como la proyección cartográfica en 3D de una experiencia itinerante por la periferia urbana a partir de dos recorridos: una conferencia en la pedanía de Maruanas, como uno de los mejores ejemplos dentro del sistema territorial de los pueblos de colonización franquista, y su contraste con el Polígono Industrial La Azucarera, que escindido por la carretera nacional representa un fracaso de planificación urbanísitica como medio que suscita la apropiación colectiva y genera identidad en lo público. Gran parte de la arquitectura contemporánea se limita a producir objetos que ya no se relacionan con nuestra realidad social. Se prescinde así de una dimensión crítica, política e incluso utópica que le ha sido consustancial. No obstante, un territorio puede ser rotulado, describiendo trazos de una u otra geometría, pero también superponiéndose a las existentes, incorporando al espacio público nuevas situaciones que hablen de paisajes espontáneos. Como Caronte, desplazamos a la población y los participantes grafiando en 3D el vacío mental que separa centro y periferia. Bricolando microutopías. Situaciones nuevas. Experiencias en periferias urbanas, trazando itinerarios que fluyen sobre el territorio y se ciernen sobre la vida personal.

Scarpia VII, 2008

118 – Scarpia 2002 / 2014


119


Cubos Fran Ruiz Ruiz y Antonio López Intervención

Basándose en la idea del grafiti y la iconografía propia de los suelos hidráulicos, dos jóvenes locales de El Carpio vinculados a la creación artística proyectan un diseño espacial cinético en la calzada de la calle Carroza. La producción de la tercera dimensión a través de piezas geométricas abstractas y la alternancia de una gama de tonalidades azules que generan la sensación óptica de movimiento. Líneas de fuga en el desolado espacio urbano. Una imagen atractiva y dinámica para el transeúnte, que a su paso, enfatiza el carácter cambiante de los procesos psicológicos en la percepción humana del hecho artístico. La apertura de otro mundo de posibles que genera una ruptura en la cotidianidad.

Scarpia III, 2004

120 – Scarpia 2002 / 2014


121


Vasos sobre un puente Fran Ruiz Ruiz Intervención

Como eje de intersección entre el tránsito peatonal, las vías del tren y la carretera nacional, la intervención plástica en el puente de El Carpio genera una animación de ilusión óptica a gran escala que reflexiona sobre el no lugar como espacio de cruce de los sentimientos humanos. Vinculado a procedimientos cinéticos, el creador local Frank Ruiz Ruiz pinta 1000 vasos de color azul en distintas tonalidades que instala en la baranda de apoyo del puente. Conforme el espectador camina la imagen repetitiva genera una alienación óptica de movimiento enfatizado por el carácter cambiante de la intensidad tonal.

Scarpia IV, 2005

122 – Scarpia 2002 / 2014


123


Sueños Juan Zamora Intervención

Arquetipos infantiles. Un gesto directo, simple, básico. La reducción del espacio al mínimo. Fijar los pensamientos del espectador en el entorno que les rodea. La interactuación de la imaginación con la vida real. Tales son las señas de identidad que definen la trayectoria del artista madrileño Juan Zamora. Y a su paso por el taller de Scarpia Junior X, permanecerán en El Carpio durante veinticinco años. Tras diseñar una camiseta para los niños participantes, los invita a dibujar dentro del cerebro del diseño un sueño subconsciente: como se ven al paso de cincuenta años. Un juego de la imaginación y la percepción que es atrapado por Juan Zamora en papel, y al mismo tiempo, trasladado con carácter monumental a través del grafiti en los muros de la escalera del Palacio Ducal (s. XVIII), un espacio de transito histórico vinculado a la Biblioteca Pública de El Carpio. Desde una postura performativa, la discordancia del juego del niño como algo que no tiene valor genera una dualidad. La idea de que los propios artífices vean como un artista interpreta su obra, y como de repente, esa tensión queda latente en el espacio a modo de cápsula del tiempo.

Scarpia X, 2011 CAPS, Coleción de Arte Público Scarpia

124 – Scarpia 2002 / 2014


125


28,8 M2 Pacorrosa Intervención

28,8 M2 es un proyecto mixto entre pintura y vídeo, donde conceptualmente aborda varios puntos de vista: procesual, formal y expositivo. Dentro de una relación entre el espacio público y el espacio privado, se sitúa en este último el acto creativo, donde una pintura de gran formato (600x480cm) es monitoreada desde un plano cenital, que captada por la cámara pasa a formar parte de la imagen videográfica. Finalmente el resulto global es videoproyectado en una acción en la calle, pasando de la horizontalidad a la verticalidad, de lo físico a lo virtual, de lo privado a lo público, del gesto a la documentación. A nivel plástico lingüístico como gesto intencionado de su autor se unen varias tendencias surgidas a mitad del siglo XX, tales como la pintura de acción, la performance, el land art, el videoarte, el informalismo y el minimalismo.

Scarpia IV, 2005

126 – Scarpia 2002 / 2014


127


Acupuntura en el espacio público Boamistura Intervención

Tal y como se autodefine el colectivo de artistas urbanos Boamistura (Madrid, 2001) son “cinco cabezas, diez manos y un solo corazón: amor por el graffiti, el color y la vida”. Con un lenguaje adaptado al lugar de sus intervenciones, desarrollan una serie de mensajes positivos y de cambio que dialogan con un proceso de pequeñas acciones y experiencias en el espacio público. Tras su paso por Scarpia XII, más de 50 artistas participantes en el taller de creación desarrollaron durante tres días una serie de pinturas murales en las calles de El Carpio y Maruanas que, aplicando la técnica de la anamorfosis, sintetizan en seis palabras la vida de dos comunidades, así como la convivencia y el diálogo entre artistas participantes y ciudadanos carpeños durante las jornadas. Jugando e interactuando con el espectador-transeúnte, el cual tiene que situarse en un punto exacto de sus calles para visualizar correctamente la palabra, se genera así un recorrido urbano experiencial bajo efectos ópticos y estéticos que resignifican el lugar y la cultura local. Dentro del núcleo urbano de El Carpio, ante un campo de olivos en la Ronda de Pozoblanco, espacio de paseo y contemplación en los atardeceres estivales, se localizan sosiego y serenidad. En Maruanas, pueblo luminoso, aislado y tranquilo, se esconden por sus callejuelas y rincones calma, remanso, claridad y luz.

Scarpia XII, 2013 CAPS, Colección de Arte Público Scarpia. San Antonio

128 – Scarpia 2002 / 2014


129


Ropa por el suelo Colectivo de puerta en puerta Intervención

El colectivo toledano De puerta en puerta, liderado por Genaro Bastardo, plantea redibujar el mosaico histórico de la céntrica plaza de la Constitución utilizando 3000 kilos de ropa usada que genera una especie de puzle gigante a partir del diseño morfológico. La intervención rodea todo el perímetro de la antigua fortaleza de El Carpio. A medida que pasa el tiempo estas formas van diluyendo, y la plaza adquiere un aspecto similar a un campo de batalla donde el rastro visual de los cuerpos quedan diseminados por el suelo.

Scarpia IV, 2005

130 – Scarpia 2002 / 2014


131


Santos que yo te pinté Antonio Blázquez Intervención

Tal y como declara el propio Antonio Blázquez (Fuente Carreteros, Córdoba, 1977) su formación artística está vinculada a su afán por adornar todo lo que se pone por delante: las pizarras mágicas, los mecanos de colores, el bolígrafo Bic, los cuadros azules de las libretas y la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. A la lista debemos incluir Scarpia. Pues como monitor de la edición junior de las Jornadas el gesto artístico de sus acciones siempre deja huella. Santos que yo te pinté es una intervención en la iglesia de San Antonio en desuso de la pedanía de El Carpio. La metáfora de un espacio olvidado que hace alusión a un dicho popular: el equivalente a identificar un santo cuando se deja un hueco sin pintar encalando la pared. Previo consentimiento del cura, Blázquez diseña una serie de hornacinas que dibujadas en la fachada mantienen la capa de origen frente a la nueva capa de pintura, con la intención de ser rellenados después. Pero la idea cuajó. Y como tributo a las costumbres populares de los pueblos blancos andaluces en la actualidad forma parte del recorrido expositivo de Scarpia, pero con algunas modificaciones de la intervención original.

Scarpia VII, 2008 CAPS, Colección de Arte Público Scarpia. San Antonio

132 – Scarpia 2002 / 2014


133


Scarpianos de plastilina Laurita Siles Videocreación

Scarpianos de plastilina es el resultado experiencial del microtaller que realiza Laurita Siles (Málaga, 1981), artista muy vinculada al mundo de la animación audiovisual. Partiendo del modelado en plastilina propone en primer lugar la creación de un personaje en alusión a situaciones generadas tras la convivencia en Scarpia que luego será manipulado al antojo del siguiente participante. Un discurso objetual que reflexiona sobre la identidad personal y colectiva a modo de cadáver exquisito, donde cada uno de los integrantes interactúa con encuentros diferenciales con el otro provocando escenificaciones hilarantes modificadas a través del gesto dramático individual. El resultado final es una serie de situaciones artísticas, desenfadadas y divertidas, que partiendo de un carácter experimental estético se sitúan como resignificadoras del lugar y la cultura local bajo un sentimiento común y compartido: lo lúdico y lo festivo.

Scarpia IV, 2005 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

134 – Scarpia 2002 / 2014


135


Elogio a la Espalda Erick Miraval Acción

Enmarcado en Scarpia XI y la VIII edición de las Jornadas de la Música de El Carpio, el artista peruano Erick Miraval nos regala un momento mágico con su acción Elogio a la espalda, una oda al público que es retratado en una pintura efímera y cambiante marcada a ritmo de blues por el grupo cordobés La Petite Bande.

Scarpia XI, 2012

“Sin lo irreal lo real es irreal”, es una frase de Mark Amerika que me acecha al contemplar el audiovisual de “Elogio a la Espalda” de Erick Miraval, realizado por Jorge Troitiño. En su “Poéticas de la agitación digital” Mark refiriéndose a su propio trabajo escribe: “Joyce nos recuerda que el del escritor es un trabajo en proceso pseudo-autobiográfico, que compone Exactamente Un Texto como parte de un continuo surgir de momentos que trazan el flujo de energía de toda la cultura material capturada en su lugar y tiempo local. Pero, ¿qué es local en este espacio conectado de flujos distribuidos y cómo se supone que los escritores-(artistas) deben actuar en estos entornos trans-mediatizados? Actuar: como en las representaciones. Como al generar retóricamente un estilo de momento narrativo substanciado, que se modela por sí mismo desde una forma de ver que uno, intuitivamente, reconoce como artístico o una parte de la historia de la estética, incluso y especialmente aquella parte de la historia de la estética que es decididamente antiestética en su práctica subversiva. Es una Práctica de Forma de Vida subversiva. El Artista Plug-In de hoy en día, escribiendo con imágenes, sonidos, texto, código y actuaciones en vivo, atrapa el ruido digital que impregna nuestra cultura material y lo filtra a través de una Práctica de Forma de Vida meta-mediático que se convierte en la imagen registrada del artista. Quizás aquellos de nosotros que todavía nos llamamos escritores-(artistas), sin importar cómo actuamos o qué componemos, deberíamos vernos como artistas de la performance protésicamente mejorados. Grammatrones digitalmente equipados deambulando como nómadas por el desierto de lo real en búsqueda de lo irreal.” Texto: Antonio Rabazas

136 – Scarpia 2002 / 2014


Fotografías: José María Hortelano

137


Sombras proyectadas Víctor Royás en el Taller de Creación de Jorge Perianes Intervención

En el juego de luces y sombras que proyectan los árboles de El Carpio, a orillas de las aceñas del río Guadalquivir, hay magia. Dice el artista madrileño Víctor Royás que quiere fijar el dibujo del tiempo en el muro donde se proyecta, como si fuera una instantánea fotográfica. Pero utilizando en este caso el gesto pictórico para detener el tiempo, hacer el fracaso como medio de trabajo apropiándose del momento. El aquí y el ahora. El efecto visual se potencia con la mezcla de las sombras, de las ramas y las hojas de los árboles, con la pintura oscura y la luz del sol. Al amanecer, al mediodía, al atardecer y al anochecer. Fugaz, cambiante.

Scarpia XI, 2012

138 – Scarpia 2002 / 2014


139


ritual

140 – Scarpia 2002 / 2014


100 ovejas rojas / Taller de creación Albert Gusi (p. 142) Misa Por Robert Smithson / Antonio Sánchez Gavilán y Miguel Ángel Moreno Carretero (p. 144) Sit tibi terra levis / Nieves Galiot (p. 146) Bricolaje sentimental / Claudia Frau (p. 148) Mercadillo de frutas / Taller de creación de Federico Guzmán (p. 150) Ruta Azarosa-Carpiana / Taller de creación Albert Gusi (p. 152) Cena performance / Taller de creación de Pilar Albarracín (p. 154) Hálitos de Estoma / Raquel Leiva, Mercedes de Alba y Juanan Soria (p. 156) Del Carpio al Fin del Mundo / Ramón Torres (p. 158) Estampa de Andalucía. Qué arte pero qué pena / María AA (p. 160) La cápsula del tiempo / Antonio Blázquez (p. 162) Freshbag / José Antonio Jurado Puentes (p. 164)

141


100 ovejas rojas Taller de creación Albert Gusi Intervención espacial

El creador Albert Gusi trae 100 pelotas de playa rojas e invita a todos los participantes de Scarpia XIII a hacer propuestas para usar las mismas en alguna zona de El Carpio. Finalmente, entre todas, se eligió una que consistía en inflarlas y pasearlas por una zona cercana a la Cañada Real, cual pastores con sus ovejas. Reproduciendo los sonidos realizados por el cabrero del pueblo para dirigir el rebaño, se sacan 100 pelotas a pasear desde el Cebadero hasta la orilla del Río. Y una vez que pastaron y descansaron a la sombra de un árbol se las llevó de vuelta. Fue una experiencia muy interesante tanto sonora como visualmente, tanto es así que los que los que estábamos presentes no recordamos más que 100 ovejas rojas a la orden de una treintena de artistas.

Scarpia XIII, 2014

142 – Scarpia 2002 / 2014


143


Misa Por Robert Smithson Antonio Sánchez Gavilán y Miguel Ángel Moreno Carretero Acción

Robert Smithson (Nueva Jersey, 1938 - Texas, 1973) fue uno de los primeros creadores norteamericanos en representar la eclosión del arte de la tierra imponiendo a la naturaleza evocadora y culturalmente virgen de los Estados Unidos el gesto artístico de su actitud dramática personal. A partir de una transferencia dialéctica entre los términos Site, lugar/ obra exterior, y el Nonsite, no lugar/obra interior, su trabajo se ha calificado como arquitectura metafísica que cuestiona el concepto de permanencia histórica. Y en un sentido más próximo, la confrontación entre industria y obra de arte como una intervención paisajística a gran escala en función de la entropía ecológica desarrollada por el artista: la desmaterialización, la autodestrucción y el retorno a la naturaleza de una serie de vertidos y derramamientos residuales producto de la explotación industrial. En recuerdo a su figura los directores de Scarpia proponen al cura del pueblo una misa pagada por el descanso eterno de su alma, muerto en avioneta mientras fotografiaba el terreno de su última pieza Spiral Jetty. Por respecto a la intimidad de la iglesia no existe registro fotográfico documental, y el recuerdo de la acción queda solamente en la memoria de las 40 personas que asistieron, generando con ello una situación de inmanencia histórica entre las funciones entrópicas del site/nonsite como gesto efímero transcendental de la huella espiritual de Smithson.

Scarpia III, 2004

144 – Scarpia 2002 / 2014


145


Sit tibi terra levis Nieves Galiot Instalación

STTL-Sit Tibi Terra Levis (“que la tierra te sea leve”) Era una inscripción que en la antigua Roma se hacía grabar en las lápidas para desear a los difuntos un descanso en paz sin sentir el peso de la tierra sobre sus cuerpos. Una frase para la eternidad, para antes y después de morir, como si en ese descanso todavía pudiesen escuchar la voz de sus seres queridos, un deseo escrito con plumas rojas sobre la tela blanca que invite a liberar el peso de nuestros problemas cotidianos, un espacio para el silencio ubicado dentro de la cripta de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Esta es una de las inscripciones que a modo de pequeños poemas dedicaban a aquellos que ya descansaban bajo la tierra: Atque aliquis senior veteres veneratur amores annua constructo serta dabit tumulo et bene discedens dicet placideque quiescas, terraque securae sit super ossa levis.* Elementos Tierra = continuidad del ser. La materia sólida sobre la que asentamos nuestros pies y en la que descansaremos para siempre. Plumas rojas y blancas = levedad del ser Audio = Epitafio de Seikilos – skolion o canción para beber (báquica), habla de la brevedad de la vida**

Scarpia VI, 2007

* Y alguna persona más vieja que recuerda con veneración los antiguos amores posará sobre el sepulcro construido una guirnalda cada año y marchándose dirá: que descanses bien y con tranquilidad y que la tierra te sea poco pesada sobre los huesos, a ti bien resguardada.

** El epitafio de Seikilos es un fragmento hallado en una columna de mármol puesta sobre la tumba que había hecho construir Seikilos para su mujer Euterpe, en Aydin, cerca de Trelles, Asia Menor. El texto habla de la brevedad de la vida. Se remonta al siglo I a. d. C. La canción es melancólica, clasificada como skolion o canción para beber donde la copa pasa de mano en mano entre un círculo de bebedores. Está precedida por el siguiente texto: Soy una imagen de piedra. Seikilos me puso aquí, donde soy por siempre, el símbolo de la evocación eterna.

146 – Scarpia 2002 / 2014


Fotografía de Laura Hernández

147


Bricolaje sentimental Claudia Frau Videoperformance

Decía el poeta chileno Vicente Huidobro: “Toda poesía válida tiende al último límite de la imaginación. Al llegar a ese lindero final el encadenamiento habitual de los fenómenos rompe su lógica, y al otro lado, en donde empiezan las tierras del poeta, la cadena se rehace en una lógica nueva”. Hablar de las piezas poéticas de Claudia Frau (Madrid, 1977) es lanzarnos a un rompecabezas, sumergirnos en un arsenal de metáforas de lo onírico y el subconsciente que nos propone otro mundo de posibles imaginado. Rico en ficciones y realidades. Un bricolaje sentimental. De microutopías. Ideas puras, claras y luminosas. Que han pasado página del texto al objeto. A su paso por el taller de creación de poesía visual impartido por el artista Jorge Perianes (Ourense, 1974), Frau dirige una videoperformance a partir de un pulcro plano medio fijo y un escenario similar al típico programa televisivo de bricolaje. Unas manos masculinas incrustan enormes clavos a una manzana roja. En paralelo se escuchan los latidos de un corazón. Una operación simbólica que reflexiona sobre el dolor en el transcurrir de nuestra existencia.

Scarpia XI, 2012 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

148 – Scarpia 2002 / 2014


149


Mercadillo de frutas Taller de creación de Federico Guzmán

Dentro de la nueva figuración sevillana el artista plástico Federico Guzmán (Sevilla, 1964) es un artesano de las imágenes y un agricultor de creatividad. Entendiendo el arte como una herramienta de conocimiento y encuentro entre las personas su trabajo parte del interés por la soberanía alimentaria, una obsesión que nace tras sus exploraciones agrarias con el Tomaco (Encuentro MDE 07, Medellín), injerto híbrido entre el tabaco y el tomaco descubierto por Homer Simpson en un memorable capítulo. Definido el concepto de soberanía alimentaria por la FAO como la facultad de cada pueblo para establecer sus propias políticas agrarias y alimentarias de acuerdo a un desarrollo seguro y sostenible, la organización actual de los mercados agrícolas y financieros puesta en práctica por la OMC sitúa la venta de alimentos a bajo costo, debilitando con ello a a las cadenas de producción y población agraria locales. A su paso por Scarpia propone generar un taller de creación de frutas y verduras como pequeñas piezas escultóricas a partir de la manipulación del material en gomaespuma. Desarrollado entre todos los participantes y en compañía de los monitores Juan Ángel Gómez y Ana Tiederman, el proyecto se completa con una acción-intervención en el mercado itinerante local y la participación de los vecinos de El Carpio. Pedimos los permisos legales necesarios, pagamos el puesto, establecemos el mismo baremo de precios que la fruta orgánica real, y nos colocamos para vender el cultivo agroartístico que hemos manufacturado. Se vendieron todos.

Scarpia VI, 2007

150 – Scarpia 2002 / 2014


151


Ruta Azarosa-Carpiana Taller de creación Albert Gusi Intervención espacial

Otro de los ejercicios planteados por Albert Gusi fue trabajar con las rutas de una forma totalmente libre usando la app Wikiloc. Esta App permite, mediante el uso del GPS del móvil, ir dibujando en el espacio mientras caminamos, poner puntos de interés y/o añadir fotografías. Una herramienta con posibilidades creativas infinitas, con la que poder subir tu ruta para que otros usuarios puedan llevarla a cabo. Entre las propuestas presentadas por los participantes hubo una gran variedad tanto en el concepto como en la forma. Hubo rutas que planteaban un dibujo cartográfico visto desde el aire, otra de subida a la torre Garci Méndez que reflejaba en el plano un solo punto, e incluso una sugerente ruta de la sombra en pleno mes de julio. Finalmente la ruta elegida para llevar a cabo por todos fue la ruta Azarosa-Carpiana. Este grupo usó una aplicación móvil añadida llamada "Roundom" que no es más que una ruleta con campos personalizables donde pusieron "Adelante", "Detrás", "Derecha", Izquierda". En cada intersección o bifurcación se ponía en funcionamiento la ruleta para seguir las órdenes del azar. Durante el camino se iban planteando acciones, interacciones de carácter lúdico o simplemente dirigir la mirada sobre aquello que llamara la atención por algún motivo. Con este planteamiento se pretende salir de lo establecido, los caminos más comunes y utilizados como calles principales y atajos, para adentrarse en el pueblo de una forma nueva y divertida liberándose de toda lógica y aprendizaje. Los puntos a resaltar durante la ruta son detalles que normalmente no damos importancia pero que contienen de forma implícita curiosidad, belleza o peculiaridad pero que en el día a día pasan desapercibidos. El absurdo y el azar invitan a desprenderse de todo lo aprendido y a dejarse llevar, para así conocer nuevos caminos y experiencias.

Scarpia XIII, 2014

http://es.wikiloc.com/wikiloc/user.do?id=1169593

152 – Scarpia 2002 / 2014


153


Cena performance Taller de creación de Pilar Albarracín Acción

Desde sus primeras acciones a principios de los 90 en las calles de Sevilla, la performer Pilar Albarracín (Aracena, Huelva, 1968) suele tomar prestados clichés que pertenecen al corpus poético y cultural de la marca española como sello de una fuerte identidad nacional. Al tratar sobre el cuerpo y la identidad femenina, la deconstrucción de tópicos, estereotipos y símbolos más arraigados del folklore español, o los surgidos tras el flamenco y la cotidianeidad popular andaluza, sus intervenciones en el espacio público generan una ruptura en la cotidianidad que provocan situaciones críticas de desconcierto. Una mirada distinta a la simplista identidad social del sujeto alienado por la cultura nacional, que se ha convertido en uno de sus intereses principales. Haciendo alusión al pasaje bíblico de la Última Cena plasmado visualmente en nuestra retina por la pintura de Leonardo da Vinci, y al mismo tiempo un guiño de perversión hacia la situación esperpéntica que genera el cineasta Luis Buñuel en la película Viridiana, Albarracín propone en su taller de creación generar una cena entre todos los participantes como parte de un ritual performativo. La preparación de manteles y servilletas, la decoración, así como cada uno de los platos, es diseñado por cada uno de los participantes. Y sentados a la mesa se proyectan las imágenes de la Última Cena mientras se generan situaciones de juego y estética con los alimentos.

Scarpia VII, 2008

154 – Scarpia 2002 / 2014


FotografĂ­a de Arancha Ruiz

155


Hálitos de Estoma Raquel Leiva, Mercedes de Alba y Juanan Soria Collage musical

Hálitos de Estoma es una pieza sonora concebida dentro de unos talleres realizados en IX edición de Scarpia, Flora y Fauna. Como proyecto colectivo elaborado por Raquel Leiva, Mercedes de Alba y Juanan Soria se establece un diálogo sonoro entre diferentes conceptos muy presentes en las jornadas, lo floral, lo natural y lo rural, junto a signos identitarios de la idiosincrasia de El Carpio, como el flamenco. La estructura de la pieza representa la respiración de la naturaleza como motor de vida de la población, germen de todo ápice de movimiento y actividad humana. Se unen sonidos procedentes de la vegetación junto a otros producidos por el contacto entre el hombre y su vida cotidiana. El conjunto musical se ve enriquecido por la incorporación de diferentes melodías flamencas que incluyen como tema de inspiración la misma naturaleza, conformando un collage que aglutina el espíritu de un lugar y de su población en comunión ritual con el respecto por cuanto le rodea. La pieza sonora se instala en el tablao flamenco de la localidad, siendo ocupado el escenario por una escultura floral y el patio de butacas invertido con sus típicas en el techo. La brisa de la tarde de verano que entra por los accesos a la sala dota a la pieza de una extraña vida propia que armoniza con los aspectos teatrales de la instalación.

Scarpia IX, 2010

156 – Scarpia 2002 / 2014


157


Del Carpio al Fin del Mundo Ramón Torres Acción

En Bienvenido míster Marshall (1952) el cineasta Luís García Berlanga construye una sátira de carácter colectivo sobre la imagen más tópica de España. En un pequeño pueblo de Soria todos los habitantes aparecen unidos por un empeño común: agradar a unos ricos americanos que van a atravesar la localidad con el fin de conseguir su ayuda económica a partir de la transformación de la localidad en un referente de la Andalucía romántica y arquetípica. Inspirándose en la escena donde todo el pueblo espera a que vengan los de fuera, Ramón Torres provoca una situación espejo del efecto contrario. Genera una reacción cómica donde los artistas participantes de las Jornadas, los forasteros, dan la bienvenida a Scarpia a los lugareños del pueblo. Simultáneamente a la proyección de la película, durante dos horas nos paseamos en una carroza vestidos con el típico traje flamenco. Los carpeños, sorprendidos, en un gesto espontáneo se van sumando a nuestro desfile, embriagados de la sensación de españolismo que se apodera del lugar.

Scarpia IV, 2005 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

158 – Scarpia 2002 / 2014


159


Estampa de Andalucía Qué arte pero qué pena María AA Performance

En el hall de entrada al Teatro Municipal de El Carpio la performer María AA (Sevilla, 1968) sitúa a los participantes en círculo, les reparte lunares, y a cámara lenta recita un poema mientras baila la típica sevillana. Sus palabras son registradas en un lienzo en blanco: Quisiera trabajar Pero ahora toca descansar Después vendrá la fiesta y el cantar Después vendrá la fiesta y el cantar Déjalo pa mañana y yastá Aquí hay tradición Iglesia, patrimonio, institución Belleza, sentimiento y sinrazón Belleza sentimiento y sinrazón Y el tiempo un impreciso porvenir Ni me habla de cambiar Que aquí se vive mu bien, Que aquí se vive mu bien Si tú quieres prosperar Mejor vete o emigra también

Scarpia X, 2011

160 – Scarpia 2002 / 2014


Fotografías de José María Hortelano

161


La cápsula del tiempo Antonio Blázquez Intervención

El gesto de guardar para mañana se puede interpretar como una actitud ahorrativa. A través de la acción que Antonio Blázquez convoca públicamente en la Plaza de la Constitución se anima a los lugareños a lanzar al futuro sus recuerdos, deseos, objetos, emociones, información oficial del presente. La cápsula se entierra colectivamente bajo tierra donde permanecerá durante 50 años. Ahora vivo en una casa de dos plantas, o mejor dicho, vivimos en la planta de arriba. En la otra parte, abajo, alguna vez hubo una tienda sin tabiques, inmensa y después vacía, en la que mi madre suministró al pueblo, durante un par de décadas, todas las “novedades tecnológicas”. A mi padre, un herrero-mecánico-electricista-taxista jubilado, siempre le hemos reprochado que guarde tantas cosas ahí, hasta el punto en el que no sabemos por donde empezar a contar. Poco a poco, mientras el resto de la familia fuimos olvidando esa parte inutilizable de la casa, mi padre la disfrutaba con chapuzas y entretenimientos. En un lugar de honor, la primera televisión de madera que él mismo compró en un largo viaje a Córdoba y que colocó en el escaparate de abajo, orgulloso y sorprendido como todos, hasta que el “Pulga”, el dueño del bar de la plaza, le echó el ojo, se la llevó a su negocio y las noches de calor la sacaba a la calle, rodeada de varios vasos de vino y casi todos los vecinos del pueblo. De pequeño me gustaba entrar allí y construir mis propios artefactos inútiles, o lo que era lo mismo para mi viejo, destrozar unas cuantas piezas valiosas. Ese fue el momento en el que ambos descubrimos que mi futuro no era ser mecánico como él. Hacía tiempo que no bajaba allí y cuando lo hice se paró el tiempo. Por un momento me encontré como suspendido en otro momento.

162 – Scarpia 2002 / 2014

Esos objetos, la mayoría sin más valor que el que mi padre le fue cogiendo con el paso de su vida de la misma manera que los fue olvidando, están allí, desordenados, camuflados entre cuatro paredes, seis pilares y tres escaparates cerrados, como esperando a ser rescatados o vueltos al presente, como en una cápsula del tiempo.

Scarpia V, 2006 CAPS, Colección de Arte Público Scarpia Plaza de la Constitución


163


Freshbag José Antonio Jurado Puentes Acción

Como estudiante de turismo el joven carpeño José Antonio Jurado Puentes propone analizar en un sentido mercantilista los valores culturales y rituales tradicionales del pueblo. Genera un producto objetual que surge tras una costumbre popular arraigada: tomar el fresco en la calle. Se diseñan 100 packaging de Freshbag, bolsa que contiene una serie de productos que están relacionados con ese gesto cotidiano. Un paipai, una botella de agua, un paquete de pipas, un papel con instrucciones, así como temas ficticios de comadreo en El Carpio para criticar y cotillear sin personificar a nadie. La acción tiene lugar por la noche. Subidos a un coche merchandising decorado para la ocasión, bajo el lema “Freshbag. El fresco toma la calle” asaltamos a la gente que está tomando el fresco de verdad. La idea es premiar un rito que con los saltos generacionales se pierde cada vez más.

Scarpia IV, 2005 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

164 – Scarpia 2002 / 2014


165


social

166 – Scarpia 2002 / 2014


300€ / Jesús Pedraza (p. 168) Agresiones / Felipe Gutiérrez (p. 170) Money / Francisco Cuéllar (p. 172) Pelotas / Albert Gusi (p. 174) Escultura humana / Alba Cabrera (p. 176) Estimulación temprana / Miguel Soler (p. 178) Discurso inaugural / Paquito Díaz Rodríguez (p. 180) Cartel de Scarpia X / Manuel Antonio Domínguez Gómez (p. 182) Boda María y María / María Góngora y María Ortega (p. 184) Anti-monumento de género / Carlos G.Ferrer (p. 186) Jaulas en la cabeza / Manuel D. Orden Erena (p. 188) No mates amor / María José Guzmán (p. 190) Frágil / Sara Moyano (p. 192) Prohibido no intervenir / Francisco Ruiz (p. 194) Pasarela de género / Graciela Izquierdo (p. 196) Se hace saber / Taller de creación de Bestué y Vives (p. 198) Nenúfares / Felipe Ortega Regalado, Marta Caetano, Carlos Oliva y María José Guzmán (p. 200) Siempre en cabeza / Juan Jurado Granados y Felipe Gutiérrez Díaz (p. 202) Tatetitotu / Rubén Barroso (p. 204) Vallas publicitarias / Carlos Aires (p. 206) Cúpula geodésica / Javier Burón y Magda Sánchez (Colaborativa) (p. 208) Parque Utopía / Taller de creación del Colectivo Basurama (p. 210)

167


300€ Jesús Pedraza Intervención

Jesús Pedraza (Córdoba, 1978) es un creador conceptual que hace cosas. Trabaja con lo que ocurre en el mundo presente para provocar emociones y reacciones. La obra como una especie de catarsis personal. Y aunque en su lectura e intencionalidad no está sujeta al componente social, sí se puede asociar porque se trata de algo que ya existe en lo cotidiano visto de otra manera. Como parte de la exposición Turismo y Patrimonio su intervención en la cima de la Torre Garci Méndez propone un cambio de bandera todos los días de duración de las jornadas. Diseña cuatro tipos diferentes de billete en la que cada uno hace referencia a diversas cuantía de valor monetario: 5€, 10€, 50€ o 100€. Se van intercambiando hasta sumar por día un total de 300€, la cuantía total que Scarpia ha pagado por su proyecto. Estableciéndose un juego dual vinculado a la bandera como elemento patrimonial que genera riqueza identitaria.

Scarpia VIII, 2009

168 – Scarpia 2002 / 2014


Fotografías de Daniel Muñoz

169


Agresiones Felipe Gutiérrez Intervención

Al creador Felipe Gutiérrez le interesa el eterno cambio. Según pasa el tiempo el lugar se reestructura modificando a su vez el entorno que lo rodea, proponiendo así nuevas lecturas. Con esta intervención trata de atrapar esa velocidad agitada y detenerla en poesía visual reflexiva: agresiones que se realizan con ladrillos… agresiones ladrillo / oro… agresiones que ignoran el entorno… agresiones con el medio ambiente… agresiones con jaulas por viviendas… agresiones…

Scarpia V, 2006

170 – Scarpia 2002 / 2014


171


Money Francisco Cuéllar Videomapping

Como resultado del taller de videomapping de Jesús Azogue, un proyector de vídeo lanza una imagen desde el balcón del Ayuntamiento hacia el suelo, el cual representa la continua evasión de impuestos y dinero que por desgracia se ejerce en múltiples ciudades y pueblos del estado español. Múltiples billetes de 500€ se amontonan en el acerado, y cuando una persona cruza por delante se esparcen rápidamente y descubren una frase debajo de ellos: “Fondo perdido”. Desde lo lúdico dos pensamientos se evocan en el espectador: la actividad delictiva que se ejerce desde el poder y una sensación de humor gracias al lugar donde está ubicada la instalación.

Scarpia XI, 2012

172 – Scarpia 2002 / 2014


Fotografías de José María Hortelano

173


Pelotas Albert Gusi Happening

Albert Gusi (1970, Castellbisbal, Barcelona) es un artista que trabaja la naturaleza desde el campo de la intervención fotográfica, siendo el valor de la obra el acontecer de acciones sobre el paisaje o performances colectivas en las que queda como huella un registro documental. De tal manera que tan solo interviene en el recorrido como un espectador más del propio proceso artístico, juguetón y lúdico, poético y majestuoso. El lanzamiento de una pelota de playa gigante de algo más de dos metros desde el punto más alto de la localidad, la Torre Garci Méndez, marca el inicio de una celebración interactiva entre el artista, los habitantes de El Carpio y los participantes de Scarpia. Donde nadie sabe que va a ocurrir. Desde la plaza de la Constitución tres pelotas gigantes empiezan a descender por la calle Nueva hasta las vías del tren. Los vecinos, niños, jóvenes y mayores, esperan expectantes e ilusionados en ventanas, puertas y balcones, o circulan inquietos por la algarabía de las calles. Mientras los scarpianos cargan con sus cámaras para documentar la acción o colaboran con la policía en la custodia y seguridad vial. En el ambiente se respira un sentido de fiesta, tradición y unión popular que recuerda a los san fermines de Pamplona. Una vez las pelotas llegan al final del recorrido, en cuestión de minutos tal bullicio y situación de alegría se desvanece en la calma cotidiana. Y la huella de la acción efímera, una situación de desvío ocasional, permanece en el recuerdo efervescente de todos aquellos que la vivimos.

Sacrpia XIII, 2014

174 – Scarpia 2002 / 2014


175


Escultura humana Alba Cabrera Acción

Proyecto que encargan los directores de Scarpia, Antonio Sánchez Gavilán y Miguel Ángel Moreno, como guiño irónico y crítica a la extendida tendencia de colocar esculturas públicas de bronce en las glorietas urbanas que conmemoran escenas o personajes ilustres. Durante tres noches, la escultura humana Alba Cabrera se coloca en un determinado lugar del espacio urbano de El Carpio, subida a su correspondiente peana, describiendo al personaje retratado. Tres acciones que son tres historias vinculadas al pueblo: la visita de Felipe IV al Palacio Ducal, la Duquesa de Alba como propietaria de todos los terrenos colindantes, y la Chiquita Piconera de Julio Romero de Torres, que está enterrada en el Cementerio Municipal.

Sacrpia IV, 2005 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

176 – Scarpia 2002 / 2014


177


Estimulación temprana Miguel Soler Instalación

Un emisor, un receptor, un mensaje. La cadena parece sencilla: alguien debe decirle algo a otro alguien y se lo hace llegar. Pero la situación se complica cuando una distancia insalvable se instala entre uno y otro extremo de este circuito. Entonces entra en juego el medio. A día de hoy, este medio suele ser una compleja tecnología con intereses políticos y económicos en juego. En el siglo pasado, Marshall MacLuhan adquirió gran notoriedad con sus doctrinas sobre la Aldea Global y alertando sobre cómo esa correa de transmisión termina por influir en el contenido del mensaje. Un emisor, un mensaje, millones de receptores. La información se convierte entonces en un suculento negocio del que todo el mundo quiere sacar tajada. Finales del siglo XX en el mundo globalizado: cientos de emisores, un mensaje, millones de receptores. La multiplicación de medios de comunicación (prensa, radio, televisión, Internet…) no garantiza la correcta información del receptor que, sin embargo, acepta su condición de manipulado, pero no puede hacer nada por impedirlo. Se impone la anestesia en los pensamientos. Primera década del siglo XXI: Proliferan las redes sociales, lo que se ha venido en llamar la Red 2.0. Los receptores toman el mando (al menos eso es lo que creen) y comienzan a crear sus propios contenidos, algunos tan superfluos como los de los grandes medios. El resultado: millones de emisores, millones de mensajes, millones de receptores potenciales… Nadie dijo que decir la verdad fuera fácil, que comunicarse fuera sencillo.

Sacrpia VI, 2007 Texto: Javier Díaz Guardiola

178 – Scarpia 2002 / 2014


Una gran manta de juegos infantiles con diferentes tipos de pistolas silueteadas, estas disparan a todas direcciones, y dentro de los cubos camuflados unos altavoces con un audio infinito de un atronador recital de disparos.

179


Discurso inaugural Paquito Díaz Rodríguez Acción

Con motivo del X Aniversario de Scarpia Paquito Díaz Rodríguez, símbolo icónico de las jornadas, ofrece un discurso inaugural al auditorio del Teatro Municipal de El Carpio: Recuerdo aquellos momentos en los que tenía cinco años, era verano y como niño que era, siempre estaba descalzo y sentía como el calor de la acera me quemaba la planta de los pies. Mi madre, sabía que yo era consecuente en lo que hacía, ella me lo hizo ver, vivir, y sobre todo, comprender ciertas cosas que pasan a nuestro alrededor. Después de tantos años, uno madura, y disfruta de los cinco sentidos que mi querida madre naturaleza me concedió, abrazo descalzo a los olivos y descargo mis energías negativas, hago culto a la luna que nos mueve y nos baraja, juego con el agua, la tierra, el estiércol, el aire… Y juego con el placer que me otorga mi edad y doy gracias de nuevo a la vida. ¿Pero qué ha cambiado en diez años? ¿Qué ha cambiado la sociedad? ¿Qué reivindicamos? Reivindicamos que sea visible la pobreza en África (reivindicamos una subida del 0,7% de fondo solidario que se destina a los países más desfavorecidos), que haya energías limpias y ¿dónde están? ¿Cuándo vamos a erradicar la violencia? ¿Dónde está la justicia para todos? Yo no me considero buen estudiante pero en el mapa geográfico no distingo Etiopía, Marruecos, África, España…, por eso me gustaría que tuviésemos una bandera universal en la que no desarraigue a ningún ser humano. Bajo las directrices del artista que ha querido rendir homenaje a nuestra acción, Manu Antonio Domínguez. Él me ha ayudado a planificar y a devolver este vómito que el nombre de todos los seres humanos que en diez años no han conseguido nada, se sigue despilfarrando en lujos, en comprar todo aquello por placer y que para estar dentro y que para estar dentro de una sociedad consumista hay que ser como ellos. Reivindico el despojarnos de tanta lacra humana. Me encantaría que entre todos construyamos un mundo feliz, sin tanto consumismo, sin que la política sea la culpable de tantas desgracias y el rechazo de etnias religiosas y la base de todo sea paz, amor y libertad.

180 – Scarpia 2002 / 2014

Hablamos de los colores: Rojo, significa vida, la sangre vertida… Rosa, siempre ha simbolizado el sexismo… Azul, ¿quién nos puede decir su significado El arco iris tiene siete colores, el arco iris no entiende de sexismo, no separa una cosas de otra y ¿qué nos pasa a nosotros? ¿Por qué imponemos los colores que cada uno debe llevar? Si el arco iris no distingue, no rechaza, ¿por qué nosotros no podemos seguir el mismo ejemplo?

Scarpia X, 2011


181


Cartel de Scarpia X Manuel Antonio Domínguez Gómez Acción / Fotografía

El artista onubense Manuel Antonio Domínguez Gómez ha sido el encargado de diseñar el cartel del X Aniversario de Scarpia, Jornadas de intervención artística en el espacio rural y urbano de El Carpio. Para una efeméride tan especial nos rinde homenaje revisando una de las intervenciones icónicas de la primera edición: la acción de María del Carmen Hidalgo y su hijo Paquito, donde la madre pinta de rosa al niño de cinco años y lo pasea por varios lugares del pueblo generando situaciones comprometidas que reivindican, entre otros temas, la libertad sexual, la injustica social o la solidaridad con África. Como símbolo de las jornadas esta obra no pasó desapercibida para Domínguez, entonces estudiante de Bellas Artes. Y ha utilizado la imagen del mismo niño diez años después como metáfora del crecimiento y desarrollo de aquella primera experiencia de arte público en la localidad. La confrontación entre el artista y la realidad actual de Paquito ha dado lugar a una serie de fotografías que determinan la imagen de Scarpia X. En ellas, vemos a ese niño/hombre vestido con traje chaqueta rosa, ansioso por devolver el color a los escenarios donde diez años atrás empezó todo. El cartel llama la atención por la actitud extraña del personaje, situación expandida y reflejada por el gran vómito de color rosa.

Scarpia X, 2011

182 – Scarpia 2002 / 2014


183


Boda María y María María Góngora y María Ortega Happening

El 30 de junio de 2005 el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprueba la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo. Unos días después María Góngora y María Ortega, dos estudiantes de Bellas Artes, se casan en una boda ficticia durante las jornadas Scarpia en apoyo a la propuesta en vigor. Queríamos provocar el primer enlace de dos chicas en el Palacio Ducal de El Carpio con la intención de visibilizar públicamente los temas de género. Desde el diseño de los trajes hasta la decoración del enlace se organiza con la colaboración activa de todos los artistas participantes. Como invitados destacados, los habitantes del pueblo.

Scarpia IV, 2005 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

184 – Scarpia 2002 / 2014


185


Anti-monumento de género Carlos G.Ferrer Intervención

Cualquiera que sea su forma de representación el poder siempre se hace patente en el espacio público urbano. Los acontecimientos históricos, especialmente los del pasado, han ido generando una serie de símbolos y representaciones con el objetivo de recordar, rememorar o celebrar dichas hazañas. Cuando paseamos por la Plaza de la Constitución de El Carpio encontramos uno de tantos monumentos conmemorativos franquistas que recuerdan a los caídos durante la Guerra Civil española, en cuyo epígrafe versa: “A los que murieron por una España mejor, el pueblo de El Carpio”. Lejos de estériles debates, pero bajo supuestos contemporáneos de subversión, se propone un cuestionamiento del monumento y de las circunstancias que lo provocaron. Jugando con la contraposición de términos y la ambigüedad del lenguaje de rotulación, sobre la fachada de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción se enuncia: “A las que vivirán en un estado mejor, el pueblo de El Carpio. Haciendo alusión a lo femenino, se une pasado y presente a través de un conflicto social todavía vigente, las relaciones invisibles de violencia hacia la mujer. Y con ello, la conmemoración de una sociedad utópica del futuro.

Scarpia III, 2004

186 – Scarpia 2002 / 2014


187


Jaulas en la cabeza Manuel D. Orden Erena Acción / Fotografía

En la obra del artista cordobés Pepe Espaliu (19551993), la jaula como elemento creativo supone un juego lingüístico con la identidad, la corporeidad, la relación con el otro y la sexualidad. Que en su utilización como parte conceptual de esta acción en Scarpia, a estos aspectos se suma la violencia de género. Frente a la fachada de la Parroquia de la Asunción varias personas son retratadas con una jaula en la cabeza como denuncia a la carencia de una ley contra el maltrato de la mujer. Simbólicamente el retratado hace referencia al cuerpo enjaulado como hábitat de un espacio hueco y transparente, siendo las varillas el envoltorio que aprisiona la opacidad del sentido. Una metáfora visual que sitúa en jaque a los propios límites estructurales de lo político y lo social como expansión del vacío.

Scarpia II, 2003

188 – Scarpia 2002 / 2014


189


No mates amor María José Guzmán Acción

En un sentido poético María José Guzmán fundamenta una acción sencilla en rechazo a la violencia de género y la proclamación del amor en las relaciones de pareja. La frase “No mates, amor” es escrita en repulsa a una frase arquetípica de la violencia de género: “la/lo maté por amor”. El arroz blanco como reminiscencia de las posibles bodas de unión o símbolo puro de las promesas realizadas al ser querido. El arroz rojo teñido con mercromina en imitación a la sangre explícita del dolor o símbolo de la herida de la promesa destruida. Se realizan varias bolsitas de arroz teñido para repartir entre los invitados al acto público en la calle. Se lanza el contenido rodeando la frase escrita en el suelo con arroz blanco. Se repite la acción frente a la puerta de distintas casas del pueblo invocando ese sentimiento de rechazo a la violencia en sus hogares. Dar vida al amor y no al contrario.

Scarpia IV, 2005

190 – Scarpia 2002 / 2014


191


Frágil Sara Moyano Intervención

Las cuencas hidrográficas viven momentos de fragilidad debido a diversos factores relacionados con nuestros modos de vida, producción y consumo. Intervenir artísticamente en el Río Guadalquivir, en este caso, supone percibir de inmediato la belleza y grandeza que el río conlleva, pero también la suciedad y contaminación que transporta, que sufre. Sara Moyano, como artista cordobesa, y por tanto conocedora del Guadalquivir, ha creado un paisaje físico y visual en un rincón del citado cauce, justo antes de que el agua se encallejone por Las Grúas en el término municipal de El Carpio. Ha ejecutado su proyecto a través de un proceso analítico que incluye una recolección de garrafas de agua comercial consumidas, que previamente ha repartido por hogares carpeños para obtenerlas (espigueo controlado). Ello implica que la basura, recipientes de plástico industrial, con que se ha elaborado parte de la obra, haya sido producida a voluntad colectivamente. Desde un mirador, observando la intervención Frágil, detectamos de inmediato la basura que contiene el Río por yuxtaposición entre la pieza recién colocada y la intacta (por la artista), pero sucia, superficie del agua. A su vez apreciamos un poema visual complejo: leemos una palabra que se titula a sí misma como intervención, además de adjetivar a todo lo que le rodea, el río, la vegetación, la vulnerabilidad del agua. Agua representada a través del cristal-plástico escultóricamente, agua continente de un paisaje elaborado con objetos que contenían agua.

Scarpia III, 2004

192 – Scarpia 2002 / 2014


193


Prohibido no intervenir Francisco Ruiz Intervención

En núcleos urbanos de pequeñas o medianas dimensiones como El Carpio es habitual encontrar pocos espacios para el grafiti u otras formas de expresión pública de índole gráfica, pictórica o literaria. La mayoría de las paredes tienen dueño. Por ello el joven artista Fran Ruiz construye su propio muro a partir de cajas de cartón pintadas de blanco, que desde un punto de vista social y utilitario cubre la necesidad citada como soporte público de expresiones. Además, ha conseguido que participen niños, niñas y mayores del pueblo, dejando a un lado la actitud de espectador pasivo. El muro se ha deshecho tras ser usado durante 24 horas. Lo frágil de la construcción es análogo a lo efímero de una pintada en la ciudad, susceptible de ser cubierta por carteles en cualquier momento o tapada con pintura higiénica por las autoridades.

Scarpia III, 2004 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

194 – Scarpia 2002 / 2014


195


Pasarela de género Graciela Izquierdo Videocreación

En el momento de la intervención, las mujeres todavía no pueden ser socias del Casino de El Carpio, espacio recreativo reservado para el uso exclusivo de los hombres. Motivada por esta situación Graciela Izquierdo desarrolla una pasarela de género. En el primer pase cada modelo desfila con su ropa habitual, pero en el segundo pase cambian de género. Las mujeres se visten de hombres y los hombres se visten de mujeres. El resultado final se retransmite por la Televisión Local de El Carpio en reivindicación pública por un uso femenino del espacio.

Scarpia III, 2004

196 – Scarpia 2002 / 2014


197


Se hace saber Taller de creación de Bestué y Vives Acción

Como resultado del taller de creación de Bestué y Vives un grupo de participantes redacta un texto en voz femenina que es leído en el Teatro Municipal por Francisco A. Sánchez, Alcalde de El Carpio: Yo estoy aquí muy aburría. Pediría por el empleo que es lo que aquí falta. Compraría los terrenos a la duquesa de alba y si le compro los terrenos a la duquesa haría un molino de aceite. Compraría toda la plaza y la haría a mi gusto. Crear empresas y puestos de trabajo. Cosas relacionadas con las energías renovables. Aquí no hay centro de juego para niños con problemas educativos para las madres que están trabajando, por ejemplo el que tenga un niño que tenga autismo, aquí no hay un sitio para que los abuelos descansemos. Me pondría a repartir el trabajo pa la gente. Realizar actividades para fomentar el trabajo en la juventud que hay mucha gente creativa, nos tendrían que ayudar en eso, que no nos ayudan en ná. Poner muchas industrias para puestos de trabajos. Aquí en El Carpio no funciona ningún negocio que se ponga. Habiendo trabajo lo demás viene solo. Aquí nos llevamos bien la gente. Algo para la juventud, es que no hay nada, una discoteca o algo, está muerto to esto. Yo soy de aquí y mi ilusión es venirme aquí y para mi hija no quiero lo mismo que he vivido con mis padres, yo me podría relacionar con mucha gente en mi mismo ambiente, yo no quiero ser una carga para mis hijos. Vamos pa atrás, pa atrás, pa atrás y con lo de la duquesa se han cargado todas las vistas, eso es horroroso, las placas, sales a las ocho a tomar unas cervezas y no hay nadie, el cine no funciona, no hay cine nunca, mas actividades musicales para los jóvenes, es una pena que la única diversión que haya sea hacer botellón. Vamos a cambiar el mundo a mejor porque a peor es imposible. Si yo tuviera una barita mágica haría que apareciera la plaza del triunfo como estaba antes. Animación para los niños, vestirme yo de payaso si hiciera falta, un día entero para los niños gratis, un mundo ideal, colchonetas todo es que me encantan los niños chicos.

Scarpia X, 2011

198 – Scarpia 2002 / 2014


JosĂŠ MarĂ­a Hortelano

199


Nenúfares Felipe Ortega Regalado, Marta Caetano, Carlos Oliva y María José Guzmán Intervención

Nenúfares es una intervención colectiva que refleja una llamada de atención visual al paseante hacia un estanque en abandono y su mal uso como vertedero por parte de los habitantes del pueblo. Simulando a la propia naturaleza el colorido artificial de los nenúfares interactúa con latas, botellas y otra basura que flota en el agua estancada de un jardín imaginado. A partir de una acción mínima los autores proponen la denuncia de una situación que a menudo provocamos o no impedimos: el maltrato medio ambiental. Que dentro de una red de afectos sitúa el paisaje como telón de fondo desolador y deprimente de los pequeños gestos cotidianos de toda una comunidad. Y como seres que somos parte de un todo, la madre naturaleza, al igual que la vegetación purifica el aire, la tierra y el agua de impurezas, nuestro sentido de compromiso cívico y ecológico debe aflorar hacia el respeto por el cuidado del patrimonio natural en aras de crear espacios para la vida y el bienestar común.

Scarpia IX, 2010

200 – Scarpia 2002 / 2014


Fotografías de José María Hortelano

201


Siempre en cabeza Juan Jurado Granados y Felipe Gutiérrez Díaz Videocreación

Las imágenes son el resultado de un vídeo que inmortaliza el momento en el que se está construyendo la Plataforma Solar El Carpio, formada por dos plantas de 50 MW cada una que en su conjunto ocupa 220 hectáreas. Pese a que supone un gran impulso económico para la región por los 700 puestos de trabajos generados durante su construcción y la previsión de 80 personas en puestos fijos, en el proceso se arrasa el paisaje natural así como caminos ancestrales. El contraste de fotogramas muestra la transformación total de un ecosistema vinculado al río, que contrapone la belleza paisajística del lugar con un sentido melodramático y devastador que tiene como protagonistas a las excavadoras.

Scarpia IX, 2010 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

202 – Scarpia 2002 / 2014


203


Tatetitotu Rubén Barroso Performance

La partitura de una obra radiofónica de Esther Ferrer, integrante del grupo Zaj, es el punto de partida para el performer Rubén Barroso (Sevilla, 1964) que propone a los participantes de Scarpia pasearse por el pueblo gritando a pleno pulmón: ¡Tatetitotu! Repetidamente. Incansables. Durante un periodo de tiempo indeterminado. Un grupo de gente se desplaza por distintos lugares repitiendo incansablemente Tatetitotu, Tatetitotu, Tatetitotu, Tatetitotu, Tatetitotu, Tatetitotu; como una salmodia interminable y monótona. Mientras tanto los niños juegan, los creyentes rezan, los soldados desfilan, los corredores de bolsa especulan, los obreros trabajan, los gallos pelean, los metros se suceden, la sirena alarma, los manifestantes se manifiestan, los trenes llegan, los ordenadores ordenan, el mercado se agita, el agua corre, los coches pasan, y la radio suena, y alguien habla por teléfono. Y alguien duerme, eructa, caga, mea, llora, respira, suspira, bosteza, mastica, se suena, tose, jadea, vomita, estornuda, se ríe. Y el cordero bala, el caballo relincha, el perro ladra, el gato maúlla, el burro rebuzna, las gallinas cacarean, el toro brama, el mosquito zumba, los pájaros cantan, los ranas croen, el buey muge, los cachorros lloran, y el cuervo grita, el lobo aúlla y el gallo canta. Una pieza de insatisfacción rigurosamente absurda como la vida de todos los días en 1994, 2005, como la Edad Media, supongo.

Scarpia X, 2011

Texto de Esther Ferrer

204 – Scarpia 2002 / 2014


JosĂŠ MarĂ­a Hortelano

205


Vallas publicitarias Carlos Aires Intervención

En relación a las Jornadas dedicadas al Turismo, y en colaboración con la Fundación Córdoba 2016, la organización de Scarpia propone la puesta en marcha de un proyecto frustrado por el creador Carlos Aires (Ronda, Málaga, 1974) para la programación de Eutopía 2006. Residente en Amberes, salta al círculo mediático del arte por la polémica que generan unas vallas publicitarias en las que aparecen tres personas desnudas en posturas sexuales explícitas con las máscaras de los presidentes de EEUU y Francia, George W. Busch y Jacques Chirac, y la reina Isabel II de Inglaterra. Como parte de una exposición inaugurada en Viena con motivo del inicio de la presidencia austríaca de la Unión Europea, las imágenes son retiradas dos días después aunque dan la vuelta al mundo. Una serie de vallas anuncian eventos ficticios a celebrar en centros sociales también inexistentes del Sector Sur, el barrio más deprimido cultural y económicamente de la capital cordobesa. La falsa convocatoria de la 1ª Bienal de Arte Contemporáneo de Córdoba, un Festival Internacional de Cine, Siete Noches de Ópera y el Festival de Flamenco Los Vikingos, plantea al espectador una situación de alarma frente a las imágenes, que no terminan de cerrar un significado ideal en cuanto al uso y contenido del mensaje publicitado. Una provocación que pervierte el uso de la publicidad que al poder no le interesa que el turista vea.

Scarpia VIII, 2009 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

206 – Scarpia 2002 / 2014


207


Cúpula geodésica Javier Burón y Magda Sánchez (Colaborativa) Intervención

La investigación en sistemas constructivos que permitan la autoconstrucción de espacios colectivos desmontables a muy bajo coste ha llevado a Javier Burón y Magda Sánchez, integrantes de Colaborativa, a repensar el tipo de actividades realizadas en el espacio público a partir de cúpulas geodésicas. Esta construcción fue desarrollada por Buckminster Fuller en la primera mitad del siglo XX y disfrutó de una enorme popularidad en Estados Unidos durante los años 60 y 70. El diseño ofrece una enorme resistencia al viento y puede cubrir grandes espacio mediante pequeños elementos de escala doméstica. Esto lo hace idóneo para el uso de tecnologías de fabricación distribuida como las impresoras 3D domésticas, que permite a una red de personas imprimir los conectores necesarios en pocas horas. Otra de las ventajas de este sistema es que el montaje y desmontaje no requiere de formación especializada y puede realizarse colectivamente, como se ha intentado en Scarpia XII. Por el momento, Colaborativa ha desarrollado un prototipo de la estructura utilizando caña de bambú y conectores de bioplástico a un coste de 4 euros por metro cuadrado.

Scarpia XII, 2013 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

208 – Scarpia 2002 / 2014


209


Parque Utopía Taller de creación del Colectivo Basurama Intervención / Diseño de mobiliario

El colectivo Basurama dirige su mirada hacía un camping abandonado a las afueras del pueblo. La cercanía al río Guadalquivir y su consiguiente peligro de inundación dio al traste con un proyecto hostelero que desde entonces sufre el deteriorio del paso del tiempo. El taller realizado en la XII Edición de Scarpia ha conseguido reactivar el terreno baldío y transformarlo en un espacio recuperado para uso y disfrute de la población carpeña. Tres días de taller que han servido para germinar y diseñar mobiliario del parque, imaginando de manera colectiva bancos, papeleras, señalética, mesas, etc. Nuevas formas de habitar y de generar conciencia tanto del reciclaje como de los espacios públicos donde son los propios ciudadanos los que construyen sociedad.

Scarpia X, 2011 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

210 – Scarpia 2002 / 2014


Rafael Leรณn

211


cuerpo

212 – Scarpia 2002 / 2014


Sangra la Tierra / Ana Alcalá García (p. 214) Boca abajo / Isidro Lopez Aparicio (p. 216) Retrato sobre fondo blanco / Marta Nieto (p. 218) Polaco en un barreño / Michal Araszewicz en el taller de creación de Bestué i Vives (p. 220) El cuerpo en la calle / Taller de creación de Abigail Narváez y Eva Granados (p. 222) Nadadores / Ángel García Roldán (p. 224) Espectráculo / Rafael Bioque Rivera (p. 226) Camuflaje / Ana Mª Herrero Cervera (p. 228) Mandala Humano / Jacinto Lara (p. 230) Venus del espejo / Taller de creación de Bestué i Vives (p. 232) Calle colegio / Isabel León (p. 234) Yo imaginario / David Villarrubia, Dafne Artigot, Aurelio Jaén y Mercedes Pérez (p. 236) Porteadores / Taller de creación de MP & MP Rosado Garcés (p. 238)

213


Sangra la Tierra Ana Alcalá García Performance

Esta obra representa la rabia e impotencia de la creadora Ana Alcalá García ante la maldad que nos rodea. Tanto en el ambiente rural por la destrucción del ecosistema natural de la mano del hombre, como la destrucción social y humana por parte de nosotros mismos. Representa su acción a partir de un relato poético: A lo largo de los tiempos el hombre ha desarrollado una capacidad de creación y destrucción que yo creo infinita, y ante esta última es contra lo que yo me revelo. No quiero vivir en un mundo en el cual la crueldad, la pobreza, la injusticia y los sentimientos más bajos del hombre imperan en absoluta anarquía. No puedo imaginar a unos sucesores víctimas herederos de una naturaleza muerta causada por la indiferencia y el egoísmo ante el desvanecimiento de algo de lo que nos aprovechamos para subsistir, Por esto yo quiero invitar a todos los presentes a detenerse tan solo un momento a mirar a nuestro alrededor y pararnos a pensar si realmente merece la pena quedarnos impasibles ante todo esto o hacer algo para cambiarlo, partiendo de cada uno de nosotros mismos.

Scarpia I, 2002

214 – Scarpia 2002 / 2014


215


Boca abajo Isidro Lopez Aparicio Acción

Al cambiar nuestra perspectiva observando un mundo del revés nos damos cuenta de que el mundo entero está en uno mismo. Si sabemos como mirar y aprehender, la puerta está ahí, y la llave en nuestra mano. Se trata de una exploración interior intuitiva, diferente de la comprensión intelectual y lógica. Como en el proyecto Invertidos. Aprendiendo a Relacionarse del artista plástico Isidro López Aparicio (Santisteban del Puerto, Jaén, 1967), donde una piñata de personas colgadas boca abajo de una grúa, con el corazón por encima de la cabeza, revelan la perspectiva de un mundo nuevo no percibido anteriormente. El proyecto versa sobre el individuo y el colectivo. Parte de una iniciativa para generar un espacio de encuentro entre personas que participan de un conflicto. Analiza las relaciones entre las personas, las redes sociales, y cómo el individuo y éstas reinterpretan el mundo. Es un dialogo de convivencia de personas que no se conocen, de diferentes procedencias, entornos y edades. Y si cambiamos nuestros puntos de referencia, las cosas ya no encajan. Tenemos que encontrar y definir nuevas formas de vivir y convivir. Mientras perdemos la distancia entre nosotros, nos tocamos, compartimos el aire, tenemos que encontrar nuevas maneras para relacionarnos en nuestro espacio. Al cambiar los referentes nos desinhibimos. Pues hay que redefinir como relacionarse, y el nuevo entorno nos permite nuevos comportamientos o mostrar los ya existentes. Lo invertido, no es tal, es tan solo otra manera de vernos, de entendernos.

Scarpia XIII, 2014

216 – Scarpia 2002 / 2014


217


Retrato sobre fondo blanco Marta Nieto Intervención espacial

Existe realmente la transmisión de emociones entre personas. La empatía tiene una base neuronal. La imitación es una sofisticada forma de inteligencia que proporciona ventajas comparativas entre sujetos. Este sistema funciona a nivel automático en la base, pero pueden aprenderse y evitarse patrones de conducta para desenvolverse en distintos contextos, por ejemplo sociales, con objetivos concretos. Reactivar la emoción de un momento concreto situándonos frente a la imagen propia y a la imagen de otros, con los que hemos compartido un contexto dado. La posibilidad de resentir a propósito lo sentido, atendiendo a los gestos que las fotografías nos devuelvan y a un fondo blanco, que elimina las interferencias en la construcción del recuerdo. La sonrisa, como base de la comunicación no verbal, o la risa, como actividad social en una situación relajada donde sentimos confianza, son los principales gestos físicos que recogen estas fotografías. El corte #Scarpia XIII contextualiza el proyecto en el transcurso de las jornadas en El Carpio. El registro se llevó a cabo in situ. En este caso el grupo de imágenes retrata a los participantes de los talleres, personas ligadas al mundo del arte de una u otra manera, que durante unos días comparten rutina fuera de sus lugares habituales. Diferentes puntos, horas y días. Distintas personas. Una décima de segundo y un leve vistazo para devolvernos instantáneamente la emoción.

Scarpia XIII, 2014 www.retratosobrefondoblanco.blogspot.com.es

218 – Scarpia 2002 / 2014


219


Polaco en un barreño Michal Araszewicz en el taller de creación de Bestué i Vives Acción

Silencio. Un cuerpo rígido es transportado al escenario por tres hombres. Silencio. Lo colocan erguido en el escenario. Silencio. Viste solo calzoncillos, un gorro de natación y unas gafas de bucear. Silencio. Silencio. Silencio. Se mete en el barreño. Silencio. Continúa erguido con los brazos pegados al tronco. Silencio. Delante hay un cubo. Silencio. Silencio. Silencio. Silencio. Silencio. Se inclina y coge el cubo. Silencio. Se hecha el contenido por encima. Silencio. Pintura azul resbala por su cuerpo. Silencio. Silencio. Silencio. Silencio. Silencio. Una acción resultado del taller de creación de Bestué i Vives.

Scarpia X, 2011

220 – Scarpia 2002 / 2014


221


El cuerpo en la calle Taller de creación de Abigail Narváez y Eva Granados Intervención

En sus comienzos el arte urbano se desarrolla bajo la estética del grafiti. Desde mediados de los años 80 se consolida el término street art, y surgen diferentes técnicas como el uso del esténcil o la plantilla, que amplia los recursos del espray, el stiker o pegatina, así como el paste ups, una técnica sencilla, divertida que por su naturaleza no es agresiva con el medio pues se puede eliminar con agua y jabón. Esta última es la que se desarrolla en el taller de creación de Abigail Narváez y Eva Granados en relación con la temática del cuerpo como territorio. Por ejemplo, Francisco Valderrama y Begoña Ortiz se basan en el uso de sus propias siluetas como elemento a pegar sobre diferentes superficies de El Carpio. Primero recorren la zona y eligen los lugares, que les evoca una idea de intervención. Como colgarse de las paredes, trepar por un buzón, o deslizarse como salamanquesas en verano. Después se hacen fotos en situación y con un proyector se dibuja en papel la escala apropiada para el espacio, que después será colocado con adhesivo. Como resultado se genera un paisaje nuevo, un grito visual bañado de rosa.

Scarpia X, 2011

222 – Scarpia 2002 / 2014


223


Nadadores Ángel García Roldán Acción

Una serie de personas se adentran en el Callejón de la barca, paisaje actualmente perdido inundado por 220 hectáreas de placas solares. Todos llevan un traje de baño y un gorro de piscina. Sacados de contexto generan una actitud extraña en el espectador. Perdidos. A la búsqueda de un espacio acuático que no encuentran. Una metáfora visual de la descontextualización en el arte como concepto que no existe ni en el diccionario. Como acción generada por el creador Ángel García Roldán (Córdoba, 1972) parte de un proyecto de registro vídeofotográfico en reminiscencia al trabajo de Spencer Tunick, controvertido fotógrafo estadounidense cuya especialidad es retratar masas de personas desnudas.

Scarpia III, 2004 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

224 – Scarpia 2002 / 2014


225


Espectráculo Rafael Bioque Rivera Fotografía

El creador Rafael Bioque Rivera genera una intervención fotográfica sugerente y provocadora que tiene como referente el consumo del cuerpo gratuito a través de internet. Capturadas las imágenes en la red digital y retocadas a través del tratamiento analógico, la utilización de un caballete como soporte pictórico de su proyección genera un juego óptico de luces y sombras que nos recuerdan a una especie de cruz cristiana. Vinculando el concepto del cuerpo como territorio se cuestionan una disparidad de elementos críticos asociados a la sociedad espectacular de la juventud y las masas. El consumo erótico masivo de la imagen desnuda de la mujer. La descarga como mecanismo de apropiación fácilmente accesible desde Internet. Y el desdoblamiento de la apariencia del sexo como algo prohibido y oscuro por la moral católica.

Scarpia X, 2011

226 – Scarpia 2002 / 2014


227


Camuflaje Ana Mª Herrero Cervera Acción / Fotografía

Aunando la idea de cuerpo y de intervención en el espacio rural el proyecto de Ana Mª Herrero Cervera trata el tema de la pérdida de conexión vital de éste con el entorno natural. En sus acciones se observa el vínculo entre el sujeto y el lugar como sustrato que genera una reflexión sobre la dependencia que tiene en nuestra propia calidad de vida. Así, la sostenibilidad, la ecología, la recuperación del medio ambiente, son factores que emergen como posibles formas alternativas de vida.

Scarpia III, 2004

228 – Scarpia 2002 / 2014


229


Mandala Humano Jacinto Lara Acción

Desde 2011 el entorno natural de Belalcázar (Córdoba) acoge en el Antiguo Convento de Santa Clara un proyecto de residencia para artistas dirigido por Gaby Mangeri y Javi Orcaray, La Fragua, que trabaja en colaboración comunitaria con los 3500 habitantes del pueblo. Por su cercanía con Scarpia en cuanto a estrategias de intervención creativa con el entorno rural y social del lugar, una treintena de participantes nos trasladamos desde Scarpia para participar en un fin de semana de convivencia con sus artistas residentes, en el cual, nuestro querido Jacinto Lara (Fernán Núñez, Córdoba, 1953) lleva a cabo una serie de acciones sobre su línea de investigación, el Mandala humano: Partimos en La Fragua de la idea y colaboración con Scarpia. Trabajamos con el arte desde el arte, desde nosotros mismos, dejando los rastros y los rostros en nosotros mismos. Lo plasmamos en un Mandala humano, en la representación del ciclo del universo, desde el aprendizaje de quienes somos. Me gusta recordar y trabajar con la idea de que lo primero es quién lo hace, después cómo lo hace y por último qué hace. Cuando transmito como hago mi trabajo me apetece muchísimo poner en contacto a las personas que quieren jugar conmigo con el verdadero sentido que le doy a lo que hago, aprender y aprehender todo lo que soy capaz de archivar, de ver, o de manipular. El resto, como casi siempre digo, son daños colaterales.

Scarpia X, 2011

230 – Scarpia 2002 / 2014


José María Hortelano

Pueblo – 231 231


Venus del espejo Taller de creación de Bestué i Vives Acción

Cuenta la leyenda que el marqués de El Carpio, ministro de Felipe IV, encargó al célebre pintor real Diego de Velázquez un gran retrato al óleo de la Damiana, afamada actriz que vivía en El Carpio. Según fuentes oficiales, el primer propietario de la Venus del espejo fue el marqués de El Carpio. Dentro del Teatro Municipal de El Carpio se abre el telón. Un tableau vivant que representa la Venus del espejo de Velázquez sorprende al espectador. Mientras, una voz en off recita unas palabras del Excelentísimo Ernesto de Silva. Al son de “¡plavdite!” una pierna intrusa, desnuda, irrumpe la escena: En tiempos de crisis donde la indignación correo a la sociedad, existe un pueblo que propone una alternativa enarbolando la bandera de la cultura, la honestidad y el humor: El Carpio. Es en este contexto donde la obra “Obertura” se desarrolla para deleite de los espectadores. He aquí el verdadero arte “contempoerróneo” donde el cuerpo es el único territorio por conquistar. Nos disfrazamos ante la realidad en la búsqueda de la modificación y burla de nuestras identidades. El erotismo alienado, la sutil perversión, el entrañable recuerdo retenido, la feminidad burlada, el tiempo retroevolutivo son algunos de los argumentos en los que se desarrolla esta obra compleja y sin precedentes. ¡plavdite! Excelm. Ernesto de Silva y otros Lares (Criticado de Arte internacional)

Scarpia X, 2011

232 – Scarpia 2002 / 2014


Equipo artístico Dirección de escena: La Paquera Ferreira Adaptación: Pedroso Hermoso Escenografía: La Leirola Iluminación: La Niña la Puebla Figurinismo: Yoko Ono y Dos Sastrería: Hermenegildo Zegna Composición musical: Estrabismo Chercov Atrecista: Ángel Cristo

Reparto Venus: Jesús Leirós Ángel: Blas Toro Pierna: Mariflor Ortega Velázquez: Isidro López

Realizaciones Construcciones de escenografía: Ves tú y Veves, S.L Utilería: Amigos de la Duquesa Tocados y accesorios: Tiendas Veinte Huros Traje de torero: Talegilla el Apretao. S.A Estructuras: Armando Casas Imagen gráfica: Diablos y Angelito S.L.

233


Calle colegio Isabel León Acción

El trabajo performativo de Isabel León (Cáceres, 1974) concibe la creación artística como un acto estrechamente ligado a la vida, sincero, conectado con sus sentimientos, pensamientos y emociones más íntimas. Por ello, en su interés de la interacción con el público y cómo éste contribuye a que la pieza existe, propone a los participantes una serie de ejercicios de toma de conciencia del propio cuerpo a partir de su relación sensorial con el espacio. La propuesta consiste en recorrer las calles principales con los ojos tapados con una venda negra en un recorrido previamente fijado. La exploración del espacio a partir de los sentidos, que anulando la vista, toman relevancia otros matices. Así pues, intentando mantener el silencio, atentos, la acción se convierte en una lenta procesión de cuerpos que caminan, huelen, escuchan, palpan y saborean el lugar. Que se disgregan al topar con una reja, una pared, una puerta o un vecino.

Scarpia X, 2011 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

234 – Scarpia 2002 / 2014


235


Yo imaginario David Villarrubia, Dafne Artigot, Aurelio Jaén y Mercedes Pérez Intervención

Tomando por leit motiv el cuerpo como territorio los hermanos gemelos MP&MP Rosado Garcés (San Fernando, Cádiz, 1971) desarrollan un taller que gira en torno a la permanente sensación de dualidad en su vida cotidiana. La conexión biológica y estética es aquello que les une, al mismo tiempo que la diferencia metafísica es el ser que los identifica como uno y otro. Una visión desde lo cotidiano hasta lo insólito que reflexiona sobre la apariencia y la personalidad, lo ideal y lo real, el espacio y el tiempo, la identidad y la diferencia. Obsesión que es constante en su trayectoria artística. A partir de fragmentos de piezas trabajadas en terracota por MP&MP los artistas participantes de Scarpia manipulan su doble figura para generar intervenciones en el espacio urbano que reflexionan sobre estos conceptos. La pareja formada por David Villarrubia, Dafne Artigot, Aurelio Jaén y Mercedes Pérez proponen una extraña situación de violencia a partir del juego con la apariencia de la escenificación y la identidad de su sombra. En tanto que el gesto teatral se muestra al espectador ficticio, cómico y absurdo, su proyección espectacular refleja su otra naturaleza oculta, lo tenebroso e intimidatorio. Algo que no es evidente a primera vista.

Scarpia X, 2011

236 – Scarpia 2002 / 2014


237


Porteadores Taller de creación de MP & MP Rosado Garcés Intervención

Escribir para intentar saber que escribiríamos si escribiésemos, según Marguerite Duras. O escribir para no morir, quizás… escribir porque no podemos hacer otra cosa; porque no queremos hacer nada más. Jorge Luis Borges, en el capítulo “Valery como símbolo”, Otras inquisiciones, escribe como Whitman redactó sus rapsodias en función de un yo imaginario, formado parcialmente de él mismo, parcialmente de cada uno de sus lectores. Uno de los propósitos es definir a un hombre posible de ilimitada y negligente felicidad. En el taller de creación MP & MP Rosado el objetivo es crear, modificar, descubrir y escenificar a partir de varias “esculturas” de arcilla cocida o resina que representan diferentes partes del cuerpo de los hermanos gaditanos. Manipulando esas “esculturas” de uso privado los participantes experimentan como los fragmentos pasan a ser de dominio público a partir de la construcción de una breve historia, previamente imaginada o no. Todo lo que sucede a raíz de la participación se puede ver como una pieza en sí misma, difuminar el objeto-fragmento para que el proceso sea el vehículo para experimentar sin tener en cuenta los resultados. La construcción de una figura, el sujeto/porteador de las partes, se convierte en un conjunto de acontecimientos, siempre conscientes, sometidos y provenientes de nuestra existencia temporal.

Scarpia X, 2011

238 – Scarpia 2002 / 2014


¿Qué yo me contradigo? Pues sí, me contradigo. Y, ¿qué? (Yo soy inmenso, contengo multitudes.) Me dirijo a quienes tengo cerca y aguardo en el umbral: ¿Quién ha acabado su trabajo del día? ¿Quién terminó su cena? ¿Quién desea venirse a caminar conmigo? ¿Os vais a hablar después que me haya ido, cuando ya sea muy tarde para todo? Cantos de mí mismo. Hojas de hierba. 1855. Walt Whitman. 239


naturaleza

240 – Scarpia 2002 / 2014


Arroba / Martín Solís Moreno (p. 242) Burro grande / Fernando Sánchez Castillo (p. 244) Árbol caído / Fernando Sánchez Castillo (p. 246) El sueño de los árboles / Cristina Ferrández (p. 248) Guadalquivir_Scarpia / Albert Gusi (p. 250) Camino mágico / Taller de creación de Jorge Perianes (p. 252) Creando Muros / Alfonso Alcalá (p. 260) Espejos / Taller de creación de Eduardo D’Acosta (p. 262) El canto de jaroussky / Manuel Muñoz (p. 264) Estrella de fuego / Dalila Goçálvez (p. 266) Tinta sobre hoja de pita / Felipe Ortega Regalado (p. 268) Fundas jardín para coches / Miguel Piñar (p.  (p. 270) Coser piedras en el camino / Gloria Martín (p. 272) Marabunta / Vladimir Oliveira (p. 274) Le petit tour / Antonio R. Montesinos (p. 276) Nido / Miguel Rivera Bioque (p. 278) Línea blanca sobre negro / Taller de Daniel Canogar (p. 280) Todos los caminos llevan aroma / Monique Bastiaans (p. 282) Servicio de retirada de mala hierba / Taller de creación de Daniel Canogar (p. 284) Taller de fotografía / Miguel Gómez Losada (p. 286) A flor de piel / Idoia Lizeaga (p. 288)

241


Arroba Martín Solís Moreno Intervención

Como fruto del primer encuentro de intervenciones artísticas en el entorno natural de El Carpio, el carpeño Martín Solís Moreno (licenciado en ingeniería informática) genera en las Aceñas del Guadalquivir una pieza que aúna las estrategias creativas de los pioneros del land art norteamericano en los 60’s con la incipiente presencia de las nuevas tecnologías recién estrenado el siglo XXI. En una acción colaborativa se dibuja sobre el río el símbolo@ a partir de la acumulación a montones de una gran cantidad de arrobas, estableciéndose así la suma de múltiples significados paralelos: Arroba (ár. Arroba, cuarta parte, por serlo del quintal) 1 f. Unidad de peso (11,502 kg; veinticinco libras). 2 Pesa de una arroba. 3 medida para líquidos; varía de peso según las regiones y los líquidos. 4 por arrobas, a montones en gran cantidad.

Scarpia I, 2002

242 – Scarpia 2002 / 2014


Fotografía: Pedro Marín

243


Burro grande Fernando Sánchez Castillo Intervención

Para Fernando Sánchez Castillo (Madrid, 1970) el arte es representación, justamente, según sus palabras “representar, volver a presentar problemas que no se hallan resueltos”. Los elementos con los que el artista trabaja, como imagen de lo público, van desde lo mítico, lo sustentador de ideologías o de sistemas hasta lo más anecdótico, pero no por ello menos importante ni representativo de unos rasgos culturales comunes. La pieza Burro Grande, producida por el Ayuntamiento de Madrid para La noche en blanco 2009 y ubicada temporalmente frente a la estación de Atocha, fue regalada a El Carpio tras una convocatoria pública y actualmente se localiza en la Huerta de el Monte, territorio cedido por el Ducado de Alba. La imagen del burro aparece con la intención de crear una obra de arte que subvierta el significado de un cartel publicitario, el toro diseñado en 1958 por el portuense Manolo Prieto como símbolo de las bodegas Osborne, un icono que traspasó los límites de lo comercial para convertirse en un elemento patrimonial inserto en el paisaje cotidiano a modo de land art avant la lettre. Como parte de ese imaginario colectivo, el toro fue modificando su significado hasta ser presentado como símbolo del españolismo de veta brava, reproducido hasta la saciedad en pegatinas, camisetas y bandera, justamente por su capacidad aglutinadora desprovista de significado político.

Scarpia VIII, 2009 CAPS, Colección de Arte Público Scarpia

244 – Scarpia 2002 / 2014


245


Árbol caído Fernando Sánchez Castillo Intervención

Fuera del marco de las Jornadas, el artista Fernando Sánchez Castillo (Madrid, 1970) vuelve a El Carpio para desarrollar la experiencia de producción de un proyecto artístico para Holanda. Seis cazadores abaten a tiros un eucalipto seco en el Callejón del barco, paraje natural junto a la ribera del Guadalquivir. Una acción en colaboración con el Ayuntamiento y el club de tiro local, que reinterpreta una historia de la memoria audiovisual publicitaria donde aparece uno de los creadores del rifle utilizado para demostrar su potencia de disparo matando un árbol. Fascinado por los acontecimientos históricos de la Guerra Civil, la práctica artística de Sánchez Castillo se basa fundamentalmente en el terreno conceptual. A través de la escultura, el dibujo y el vídeo investiga la relación entre arte y poder, aludiendo a la memoria histórica colectiva. Evidenciando además el poder que tienen todavía determinados símbolos en nuestra sociedad. El monumento, la documentación, el espacio público o la tradición se convierten en herramientas para desenterrar nuestro pasado más reciente.

Scarpia VIII, 2009

246 – Scarpia 2002 / 2014


247


El sueño de los árboles Cristina Ferrández Intervención videomapping

Enmarcada en la temática de la IX edición de Scarpia, Flora y Fauna, la videoproyección de Cristina Fernández se genera en un ambiente nocturno en el espacio natural de las Aceñas del Guadalquivir, próximo a la Ermita de San Pedro. Directamente sobre el tronco de un viejo eucalipto se proyecta un videomaping donde una secuencia de texturas, claroscuros de imágenes oníricas y animación en blanco y negro, dibujan sobre la superficie toda una ensoñación vegetal. Un proceso de convivencia y reconciliación mágica entre los seres humanos y el mundo natural. En concreto, los árboles.

Scarpia IX, 2010

248 – Scarpia 2002 / 2014


249


Guadalquivir_Scarpia Albert Gusi Intervención espacial

Guadalquivir_Scarpia es una intervención artística coral en un entorno fluvial llevada a cabo en el río Guadalquivir a su paso por El Carpio en el marco de Scarpia XIII. La acción en el entorno natural fue una celebración festiva en la que intervinieron simultáneamente distintos elementos naturales como fueron la corriente del río, el agua, la temperatura, el viento y la luz. La concatenación de todos estos protagonistas dieron sentido y forma a la idea. La obra se brindó al río y todo aquello que conforma su espacio natural moduló su lectura y devenir. Cien globos con helio y atados a pequeños bloques de hielo son depositados a las aguas del Guadalquivir. La corriente del río los distribuye por el espacio fluvial; la luz del atardecer le da volumen y realza las texturas coloreadas de la acción. La temperatura del agua funde poco a poco los bloques de hielo y como gotas de agua invertidas, los globos se alzan del Guadalquivir para ser llevados por el viento tierra adentro… sin prisas, sin ruido, sin rastros. Guadalquivir_Scarpia es una intervención llena de fragilidad pero también de celebración. Una fragilidad que se asoma a consciencia por un entorno artístico y natural que a su proyecta su alma pintada de calma, de paz. Y una celebración que es fruto de una experiencia viva y vivida en El Carpio los días 14, 15 y 16 de julio de 2014.

Scarpia XIII, 2014

250 – Scarpia 2002 / 2014


251


Camino mágico Taller de creación de Jorge Perianes Aceñas del Guadalquivir

A pocos minutos de la localidad de El Carpio descubrimos un paraje natural, justo en la zona del Alto Guadalquivir, un entorno privilegiado cargado no sólo de un emblemático paisaje sino también de una larga historia. En esta primera parte del recorrido nos remontamos al siglo XV, con la Ermita de San Pedro, llena de esa maestría característica de la rio Guadalquivir. Siguiendo el sendero de la magia hacemos un alto en el camino, para admirar la magnífica restauración realizada en el Cebadero, aquí encontramos un lugar convertido en taller. A pocos metros localizamos las Grúas, construida por Don Diego López de Haro (siglo XVI), situadas a la orilla del Guadalquivir, donde se interrelaciona el sonido del agua, el frescor del ambiente y el canto de los pájaros, un lugar idóneo para la relajación de nuestros sentidos. Para finalizar debemos destacar los restos del Castillo de Alcocer que se encuentran cercano a la Ermita de San Pedro y las ruinas hidráulicas de las Grúas, junto a la parte izquierda del margen del río. Jorge Perianes, artista visual, nos sorprende por su trabajo imaginativo, meticuloso, irónico y narrativo. Igual en las pequeñas escalas que en las grandes instalaciones, acercamiento confiado a una obra que oculta una fuerte esencia enigmática melancólica e incluso trágica e incluso trágica. Más allá del trabajo de producción de las obras, es fundamental conocer los canales de expresión más adecuados al medio elegido y las intenciones de cada proyecto artístico, así como su capacidad de comunicación con el propio entorno y el posible público. Una interrelación lúdica, poética, atractiva e inventiva. Justo en este emplazamiento tan enigmático, se está realizando el taller de Jorge Perianes, organizado por Scarpia. Donde un grupo de 24 creadores elaboran unas piezas de excelente calidad relacionadas con la magia.

Scarpia XI, 2012 Texto: Ana Bellido Salamanca

Miguel Ángel Moreno Realiza la primera intervención a la entrada del camino “Piedra Zen San Pedro”. Colocadas en apachetas las piedras simbolizan la conexión con lo divino, es una ofrenda hacia los dioses, este fenómeno se extiende en diferentes lugares del mundo, una forma de meditar vinculada a la filosofía zen. Su segunda intervención se realiza en la acequia del río. (Señalética de la exposición de Carmen Bioque) Carmina Oltra “Teletienda”. una pieza muy peculiar, con un regador que pretende funcionar gracias a la energía que transmite el árbol. Su significado más lógico es que los objetos más manuales los podamos activar a través de energía que no venga de nuestro esfuerzo sino que sea ajeno a nosotros mismos. José María Hortelano José María Hortelano ha reutilizado los dos marcos que se ocultan detrás de una valla destrozada por el ser humano en “Mandala” y “Ábaco”. Pretende transmutar energía negativa a positiva. Víctor Royás Ha elaborado una “Intervención de Sombras”. Se trata de volver a lo primigenio de la naturaleza, aunque también el artista intenta relacionarlo con la fotografía. Otra de sus piezas es unir dos árboles para tapar el vacío, existente en la sociedad actual. Claudia Quade En “Civilizando a las hormigas” desarrolla un paso de peatones para hormigas. Éstas se guían por feromonas, al romper el camino habitual se vuelven locas. La simbología de la hormiga está muy relacionada con el autómata (no pensar), se conecta con los temas de la actualidad. Ejecuta otra intervención, “Merienda en el campo” relacionada con la mala alimentación. Francisco Montiel Francisco Montiel en “Escalera de olor” ha reutilizado madroños adquiridos del río, buscados y adaptados a su pieza. El conocimiento emerge de la tierra a través de la escalera. Realiza varias intervenciones cercanas al río. Erick Miraval Interviene en un tronco ejecutando un “Lápiz”. Es una madera domesticada, pero lo que el artista consigue es volver a la esencia del material de una manera onírica. Elabora además “Un paso de peatones” en mitad del terreno, llevando al extremo la urbanización de la periferia. Arturo Comas Sus piezas se vinculan a lo “Absurdo”. Los esfuerzos que realizamos para encontrar el significado absoluto y predeterminado de cada pieza fracasan porque no existe tal significado.

252 – Scarpia 2002 / 2014


Henar Sol En “Las matemáticas de Carroll” realiza una intervención relacionada con la magia, comenzando por un camino de pies para posteriormente pasar a huellas de conejo que se introducen en una puerta, que nos lleva al mundo mágico de Alicia en el País de las Maravillas. Manuela Jodral “Diosa de la naturaleza”. la civilización está destruyendo la naturaleza. Somos seres que no nos adaptamos y luchamos en contra del instinto, pero en esta batalla la única que sale victoriosa es la Tierra. Mary Peck “Oreja”. El entorno favorece la reflexión de ciertos temas, como el destrozo que le estamos causando a la Tierra. Esta pieza persigue que nos detengamos a escuchar ese sufrimiento interno que persiste hoy en día que va a peor. Iago Eireos En “Recorrido infraleve” ha marcado con carbón, propio del entorno, un mapa.

Raúl García “Abrazando el árbol”. Su intervención trata de unir las cañas para formar un ramo. Michal Araszewicz En “Samograj / Es todo lo que hay“ ha unido dos árboles y pretende instalar dos sillas dentro y colocar a dos personas para que entre ellos interactúen. Noelia Centeno En “La basura esta aquí” ha desarrollado la acción de recoger todos los desperdicios del entorno del río, para después de manera inverosímil dirigirlos al cubo de basura. Francisco Cuéllar “Composición en mer menor sobre p menor”. Instalación sobre los troncos de la entrada del Cebadero, un piano para poder tocarlo con los pies. Se hace un vídeo para proyectarlo unido con música. Francisco Nevado “I don’t belive your fuck story”. Somos juguetes rotos en manos de los políticos, adaptados a un sistema de vida, perdidos en el bosque al que tenemos que volver.

Rafael Bioque En “Proyectar la luz” ha utilizado el interior del cebadero para montar una pieza realizada en madera en una ventana, y proyectar la luz del exterior hacia el interior, haciendo que la naturaleza entre en el habitáculo. María Ángeles Tello “El tendedero”. El hecho de presenciar sin estar presente. Utiliza un tendedero de ropa descontextualizado en un terreno solitario y vacío. Isana García Ha producido varias calcografías, utilizando materiales encontrados a las orillas del río. Mercedes de Alba “Zubrowka 40% vol.” Todos juntos hacemos un círculo, cogemos una botella de vodka y nos la bebemos. Entregamos un pequeño objeto personal y de manera individual escribiremos una carta para nosotros mismos. Todo se introduce dentro de la botella y se hace una cavidad en la tierra para introducirla en un lugar exacto, y dentro de 10 años volver todos al mismo lugar.

253


José María Hortelano

254 – Scarpia 2002 / 2014


255


256 – Scarpia 2002 / 2014


257


258 – Scarpia 2002 / 2014


259


Creando Muros Alfonso Alcalá Intervención

En el mundo que actualmente vivimos las grandes distancias son fáciles de superar sensorialmente gracias a los medios de transporte y las telecomunicaciones, incluida la red de redes. Aún así, es inevitable que muros invisibles se eleven entre el individuo y el exterior, entre las personas que queremos o las que se cruzan en nuestras vidas. Por tradición diversas culturas han representado la ascendencia de sangre, gremial o mitológica, a través de un árbol cuyo tronco es el origen y sus ramificaciones la descendencia o continuación. Y en las membranas de un conjunto de árboles el artista Alfonso Alcalá genera una metáfora de esos obstáculos emocionales que surgen entre personas que tienen una fuerte relación, el tronco base, bien sea familiar, por amor, amistad o inquietudes comunes. Un ambiente que se torna pintoresco y sorpresivo al caminar, teniendo el espectador que girar la cabeza y permanecer atento para no perderse en el camino.

Scarpia IV, 2005

260 – Scarpia 2002 / 2014


261


Espejos Taller de creación de Eduardo D’Acosta Fotografía

Situando el paisaje como reflexión fotográfica del contexto, el taller de creación de Eduardo D’Acosta experimenta en el entorno de las aceñas del Guadalquivir con el reflejo de un espejo para generar un doble diálogo estético, situado entre lo bello y lo extraño. Al tiempo que toda belleza paisajística, particular y pausada, requiere pensar la fotografía en un gesto mínimo, la interactuación del cuerpo con la naturaleza a través de un objeto, el espejo, transforma dos espacios equidistantes en uno solo. Donde la extraña suma de ambas partes, transmite la experiencia de lo extraordinario del paisaje al espectador.

Scarpia XIII, 2014 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

262 – Scarpia 2002 / 2014


263


El canto de jaroussky Manuel Muñoz Intervención / Fotografía

Siguiendo los patrones abiertos por los artistas generacionales de land art Manuel Muñoz genera dos instalaciones en el Río Guadalquivir a partir del trabajo con dos series de cilindros de vidrio que hacen alusión a unos juncos que sobresalen de la orilla. En una imagen, la reproducción del orden y la simetría vinculada a la linealidad visual que genera la vegetación junto al río. En la otra, la recreación desordenada de un ecosistema salvaje y azaroso que nace en el interior del agua. El título de la pieza es un pequeño homenaje a la voz melismática de Philippe Jaroussky, soprano y contratenista francés. Un canto a la potencia vibrátil de la naturaleza.

Scarpia III, 2004

264 – Scarpia 2002 / 2014


265


Estrella de fuego Dalila Goçálvez Intervención

Dalila Goçalvez es una artista portuguesa que juega con la dualidad contradictoria del frío y el calor en un sentido biográfico. La combinación de dos elementos como resultado de dos situaciones extremas vividas en las Jornadas: el golpe de calor sufrido en El Carpio como síntoma de producción artística. A partir del símbolo al uso como indicativo de hielo dibuja una gran estrella de fuego que genera una estética llamarada de 40 metros de distancia radial desde una de las seis puntas hasta cualquier otra.

Scarpia III, 2004

266 – Scarpia 2002 / 2014


267


Tinta sobre hoja de pita Felipe Ortega Regalado Intervención

Desde los primeros estudiosos de la botánica hasta la oleada de viajeros románicos, el acercamiento al mundo natural a través de la representación pictórica y dibujística ha generado la autonomía del paisaje como género vinculado a la experiencia sensible del hombre. En la obra de Felipe Ortega Regalado (Cáceres, 1972) la recreación de la naturaleza es un elemento vivo e imaginario que se construye a partir de elementos dados con los que se relaciona orgánicamente. Tinta sobre hoja de pita parte de una experiencia personal. En un paseo por la naturaleza autóctona de El Carpio quiere reflejar la belleza de una flor. Como no tiene su cuaderno de dibujo a mano utiliza como soporte otro elemento natural, la hoja de una pita. El resultado es la reinterpretación de la naturaleza a partir de la propia naturaleza. Al mismo tiempo que supone un estudio de aproximación científico y analístico, el proceso de investigación desprende un contenido muy poético. La idea de trasplantar una flor en otra.

Scarpia IX, 2010 Fotografía: José María Hortelano

268 – Scarpia 2002 / 2014


269


Fundas jardín para coches Miguel Piñar Intervención

El creador Miguel Piñar plantea para Scarpia una intervención que pretende cuestionar toda la vorágine consumista que existe en torno al automóvil y nos fagocita: ciudades, humos, espacios públicos, impuestos, aparcamientos. Jugando con el humor y algunas claves de la publicidad más burda se personalizan los espacios integrando y camuflando los coches de El Carpio con el mundo vegetal. Desde un macizo en flor a otros motivos variados la idea es acabar con la imagen aburrida de un vehículo a partir de la confección de fundas que imiten la continuación de un jardín. Con tejido término de alta tecnología, transpirable, impermeable, lavable, tanto para exterior como para interior, se adapta a todo tipo de vehículos y marcas. El producto se presenta junto a un spot publicitario.

Scarpia IX, 2010 Colabora: CDAN Centro de Arte y Naturaleza de Huesca. Fundación Beulas

270 – Scarpia 2002 / 2014


271


Coser piedras en el camino Gloria Martín Intervención

Basándose en una tradición popular como es la utilización de cantos rodados como tope de las puertas, vestidos con fundas de colores para no dañar la madera, la creadora Gloria Martín (Alcalá de Guadaira, Sevilla, 1980) genera un camino efímero de piedras cosidas en el entorno rural de El Carpio.

Scarpia II, 2003

272 – Scarpia 2002 / 2014


273


Marabunta Vladimir Oliveira Intervención

La acción colectiva del artista brasileño Vladimir Oliveira (Belo Horizonte, 1970) establece un poema visual a través de un elemento mínimo, la hormiga, como hilo conductor en su obra que le sirve para hablar de muchísimas cosas. Simbólicamente se asocia a la hormiga con la actividad en grupo y las formas de vida en sociedad comunitaria. El reflejo de una función previsora, laboriosa, fructífera y diligente. Que para algunas tribus de ciertas regiones de Brasil es el insecto más utilizado en distintos rituales relacionados con el paso de la pubertad juvenil a la madurez. Valiéndose del uso del stencil y el grafiti, habitantes del pueblo y los artistas participantes generan una multitud de hormigas que parten de un punto concreto de El Carpio, la calle del Terremote, y de ahí se comienzan a distribuir por diferentes espacios comunes. Una metáfora visual sobre las redes de afecto que altera la cotidianeidad de los paseantes que encuentran una plaga de hormigas en sitios que no se lo esperan.

Scarpia II, 2003

274 – Scarpia 2002 / 2014


275


Le petit tour (paisajismo en vivo) Antonio R. Montesinos

El proyecto que Antonio R. Montesinos propone para Scarpia reflexiona el entorno con la actividad turística de El Carpio a partir de una relación entre el paisajismo como género artístico y el senderismo como fenómeno de “práctica del paisaje”. Para ello realiza una serie de derivas por el pueblo y por las Aceñas del Guadalquivir, buscando lugares susceptibles de ser fotografiados como paisajes urbanos o naturaleza. Una vez realizado se señaliza el recorrido con una serie de señales que disponen en los lugares donde pueden ser tomadas las fotografías. La ruta se acompaña de un plano para aquel que desee hacer la ruta. A posteriori se diseña un blog donde se cuelgan las fotos de algunos paisajes realizados, el plano editado en PDF y la señalización de las paradas en Google Maps.

Scarpia VIII, 2009 http://www.juego-de-escala.net/wp/portfolio/le-petit-tour/ Fotografía: Antonio Blázquez

276 – Scarpia 2002 / 2014


277


Nido Miguel Rivera Bioque Intervención

Miguel Rivera Bioque es un artista local que en el marco de las primeras jornadas Scarpia desarrolla una acción-intervención de levantamiento de un nido que se extiende tres años en el tiempo. Canalizar (2003). Genera el proyecto de levantamiento del nido, que se construye con la participación de todos los artistas integrantes de Scarpia. Vamos al campo, elegimos el lugar y recogemos palos. Elevar (2004). Se levanta el nido, colocado en un poste elevado con la intención de que se convierta en un lugar de residencia para las cigüeñas pues se encuentra en su zona de paso. Al año siguiente comprobamos que uno ha sido habitado por ellas. Habitar (2005). Se construye un habitáculo con plantas trepadoras bajo el nido (tomateras y calabazas). Por la noche se organiza una fiesta donde todo el mundo convivimos con esta arquitectura biológica.

Scarpia II, III y IV, 2003, 2004 y 2005 Proyecto disponible en Scarpia TV (https://vimeo.com/user7767283)

278 – Scarpia 2002 / 2014


279


Línea blanca sobre negro Taller de Daniel Canogar Intervención

Como resultado estético de uno de los grupos del taller de creación experimental con Daniel Canogar (Madrid, 1964) se desarrolla una acción rápida y colectiva muy relacionada con el sentido espiritual de las primeras intervenciones paisajísticas de land art en los 60. Gracias a la aportación de todos los participantes de Scarpia, que prestaron sus colchas del ambulatorio-estancia, se genera una línea blanca artificial en contraste con la línea negra provocada por la quema de rastrojos cada verano en los campos de trigo de El Carpio. Una puesta en valor de otros modos de ver el trabajo rural y el estar en la naturaleza, que desde el mundo del arte puede ser concebido como una pieza artística.

Scarpia VII, 2008

280 – Scarpia 2002 / 2014


281


Todos los caminos llevan aroma Monique Bastiaans Intervención

El trabajo de Monique Bastiaans (Jemappes, Mons, 1954), artista belga afincada en Valencia, está vinculado a la tendencia plástica del pop art fusionado con la tradición del land art. A partir del trabajo con materiales diversos como plásticos, tejidos, resinas, metal y pasta de modelar, aprovecha las posibilidades que le brinda el dominio espacial del lugar en interactuación con su afecto sensible hacia la naturaleza y lo rural. De forma alegórica Bastiaans reconstruye la propia morfología del paisaje a través de la incorporación sistémica de nuevas formas celulares que habitan artificialmente el entorno natural de El Carpio. La creación de un cuerpo extraño e injertado, que planteado en términos aromáticos traslada al espectador a otro espacio abierto a la meditación y la expansión sensorial.

Scarpia VII, 2008

282 – Scarpia 2002 / 2014


283

Marianna Papapietro


Servicio de retirada de mala hierba Taller de creación de Daniel Canogar Intervención

A partir del taller de creación experimental dirigido por Daniel Canogar (Madrid, 1964) se genera la formación de un servicio público de retirada de la mala hierba que invade el espacio urbano de El Carpio. Los integrantes del grupo se pasean por distintas zonas del pueblo examinando el pavimento de la calzada y el acerado. En el lugar que es extraída una pequeña invasora del espacio se coloca en su lugar un stick con el sello de la empresa. Después son examinadas y catalogadas en el ambulatorio-estancia transformado en laboratorio científico. La acción se completa con una instalación que recoge visualmente todas las malas hierbas retiradas.

Scarpia VIII, 2009

284 – Scarpia 2002 / 2014


285


Taller de fotografía Miguel Gómez Losada Fotografía

En su relación artística con el paisaje y la nocturnidad Miguel Gómez Losada (Córdoba, 1967) genera un taller en la excursión programada por la organización de Scarpia, al Parque Periurbano Fuente Agria de Villafranca de Córdoba. La experiencia parte de un descubrimiento personal del artista, la idea de ir al campo en coche en plena noche y ver como a través de la luz de los faros la naturaleza adquiere una presencia fantasmagórica. Con una linterna y cámara en mano Gómez Losada propone una ruta nocturna a los participantes para trabajar con esa sensación de proyección luminosa directa hacia las plantas. Que da como resultado una serie de imágenes poéticas y misteriosas. Una puerta de acceso al mundo de los sueños y la imaginación.

Scarpia IX, 2010

286 – Scarpia 2002 / 2014


287


A flor de piel Idoia Lizeaga Taller de diseño

Dentro de la temática dedicada a Flora y fauna, la creadora Idoia Lizeaga propone un taller de joyería floral como vínculo orgánico entre el cuerpo y lo vegetal. Un concepto de diseño que lleva desarrollando durante un tiempo en la Escuela de Arte y Diseño de Barcelona, y juega con lo ornamental ligado a una relación afectiva y efímera con la madre naturaleza. Un sentimiento. Una historia que roza la piel pero que se narra desde muy adentro. Vamos al campo y buscamos entre la flora autóctona. Una tarea que no parece nada fácil, pues el verano es una época en la que no abundan tantas flores por la zona que funcionen para diseñar una joya. Aprendemos a mirar con otros ojos. A sentir las propiedades de las plantas. Y descubrimos como una planta puede dialogar al lado de otra y en relación con el cuerpo. Nos fundimos en un abrazo con el objeto creado.

Scarpia IX, 2010

Fotografías de José María Hortelano

288 – Scarpia 2002 / 2014


289


exposiciones

290 – Scarpia 2002 / 2014


Arte Moda y Patrimonio (p. 292) ArtJaen / Facba (p. 294) Cinco vigías para una torre / Alexis Amador, Daniel Diosdado, Fernando Lorite, Tete Álvarez y Mika Murakami (p. 296) Exposición Doble Figura / Raúl Hevia y Antonio Díaz Grande, Juan Manuel Belmonte, David Bestué y Marc Vives y MP & MP Rosado Garcés (p. 298) Energía rural y arte contemporáneo / Campo Adentro, La Fragua, La Fresnedilla y Z (p. 300) El panorama. Instrumentos y estrategias de representación paisajística desde los 360º / María Ortega Estepa, Eduardo D’Acosta y Aula de Historia del Arte de Jaén, Manuel J. Mariscal y Pedro Marín (p. 302) Estratos fluidos: Arte y tecnología en la sociedad actual (p. 304) La Torre Habitada / Sebastián Contreras y Manuela Jodral, Cyro García, Alegría Castillo y José Antonio Sánchez y Sonia Cabello (p. 306) Interferencias / Scarpia y otros proyectos (p. 308) Nubes de Memoria / Eugenio Ampudia (p. 310) Scarpia 2002.2014 (p. 312)

291


Scarpia VIII, 2009

292 – Scarpia 2002 / 2014

José María Hortelano

Arte, Moda y Patrimonio es el título de la exposición celebrada durante las VIII del 1 al 12 de septiembre del 2009. La Torre Garci Méndez en cada una de sus estancias hace alusión al mundo de la moda y la relación de ésta con el propio patrimonio de El Carpio. El primer espacio, la sala de los mosaicos, está dedicada a este arte bajo una idea de Francisco Domínguez, diseñador de prestigio y co-director de Zum Creativos en Córdoba. Su propuesta parte de la creación similar realizada con botones haciendo un efecto espejo de la pintura mural de la propia sala, pintura que por otro lado fue realizada para la visita de Felipe IV al monumento. La intervención fue llevada a cabo por los niños y las niñas del pueblo. En la segunda sala nos encontramos con las fotografías del joven artista cordobés Mike Madrid, un prometedor fotógrafo de moda que trabaja con varias modelos, situando y utilizando como escenario de su divertida sesión espacios icónicos del pueblo y muy vinculados a los diseños de cada uno de los trajes que se lucen. Para culminar el recorrido, nos encontramos con la sala de las columnas, espacio más rico en cuanto a su patrimonio y arquitectura. En ella se muestran diez trajes diseñados y confeccionados por la joven diseñadora Lourdes Bermejo, realizados a partir de una lectura de la historia del pueblo. La colección de prendas de vestir es un homenaje a la localidad de El Carpio, y como elemento principal de las imágenes se utiliza el galgo, elegante y resistente, como símbolo animal de la tierra y de sus gentes; así como la carpa, bello pez denominado Koi en Japón que también habita en las aguas cercanas del Guadalquivir, y simboliza la perseverancia ante la adversidad y la fuerza por su manera de nadar contra corriente. De esta manera, la muestra sintetiza diálogos aparentemente distantes y al mismo tiempo unitarios, que suponen una puesta en valor de la creación artística actual andaluza y su implicación directa con la historia de El Carpio.

Mike Madrid

Arte Moda y Patrimonio Fotografía


293


ArtJaen / Facba

Desde el año 2012 la presencia directa de Scarpia en ferias como ArtJaén y Facba Granada se sitúa como una expansión afectiva de las jornadas que amplia sus redes y relaciones artísticas con otros territorios del contexto andaluz, tanto a nivel de emprendizaje como en un sentido comunitario. Un nuevo espíritu que se inicia con ArtJaén 2012 en un juego con el concepto de intervención artística en el espacio urbano y su fusión con las nuevas tecnologías a partir de la instalación de diez gigantes códigos QR que, en interactuación con el usuario y un dispositivo móvil smartphone, se muestran diez piezas permanentes de Scarpia que al mismo tiempo aluden a su X Aniversario. Al año siguiente se estrena con Facba’13 donde, al igual que en la edición de ArtJaén, se presenta la colección de la galería virtual Scarpia Garden, un nuevo proyecto que nace con la intención de impulsar un nuevo coleccionismo de piezas originales de arte público para el hogar, a bajo coste, diseñadas e ideadas por artistas nacionales e internaciones vinculados al proyecto Scarpia. Tales como: Silencio, de Mary Peck (Honduras); Colibrí y Marabunta, de Vladimir Oliveira (Brasil); Un paseo por las nubes, de Arturo Comas (Sevilla) y Claudia Frau (Madrid); Samograj, de Michal Araszewicz (Polonia); La semilla de los deseos, de Verónica Ruth Frías (Córdoba); Dispositivo para territorios de consumo, de Miguel A. Moreno Carretero (El Carpio, Córdoba); Guardianes, de Mika Murakami (Japón); y Migraciones, de Rosa Colmenarejo (Madrid) y Miguel A. Moreno Carretero. Una doble colaboración que continúa en 2014 con la presentación de la CAPS (Colección de Arte Público de Scarpia), un itinerario por varios proyectos de arte público que desde hace años han fortalecido los valores paisajísticos, históricos y patrimoniales de El Carpio como lugar de residencia para artistas y laboratorio para la creación contemporánea. Tales como: 30 deseos en fuga libre (Miguel Guzmán, 2013); Ambulatorio-Estancia (Miguel A. Moreno, 2008); Acupuntura en el espacio público (Boa Mistura, 2013); Burro Grande (Fernando Sánchez Castillo, 2009); La cápsula del tiempo (Antonio Blázquez, 2007); Kiosko Scarpia (Antonio R. Sánchez y Miguel A. Moreno, 2004); Cuidadanía (A las 6 en la playa & Enfoque 94, 2013); Santos que yo te pinté (Antonio Blázquez, 2007); Parque Utopía (Basurama, 2013); Sueños (Juan Zamora, 2011). Y culmina, hasta ahora, con una intervención junto a alumnos de la Facultad de Bellas Artes de Granada (Patri Lara, Azahara López

294 – Scarpia 2002 / 2014

Maldonado y Manu Jurado), donde una alfombra rosa situada en el acceso a FACBA’14 genera una situación de simulacro hollywoodiense donde a través del paso y pisadas de la gente aparecen palabras conceptuales vinculadas al proyecto Scarpia.

Scarpia XI, XII y XIII, 2012/14


295


Cinco vigías para una torre Alexis Amador, Daniel Diosdado, Fernando Lorite, Tete Álvarez y Mika Murakami en la Torre GarciMéndez

Muestra que inaugura la V edición de Scarpia cinco artistas revisionan el monumento más emblemático de la localidad, la Torre Garci-Méndez, y comisariada por Miguel A. Moreno Carretero, trata de a analizar el sentido de la vigilancia en el arte contemporáneo. Un proceso de investigación site-specific que se expande con diversas intervenciones escultóricas y audiovsisuales hacia sus tres salones interiores, el espacio anexo de la casa del alcaide (sede actual de la Peña Flamenca de El Carpio), y el kiosko de la plaza circundante. El recorrido expositivo comienza con la visita al antiguo Kiosko de la plaza donde nos recibe una gran escultura rosa de dos osos siameses obra del creador sevillano Alexis Amador. En el espacio de la Peña Flamenca nos espera la gran proyección del jerezano Daniel Diosdado, un vinilo situado a unos cinco que con la palabra “aplauso” nos indica la interacción con la pantalla donde el mismo autor saluda al público que lo aplaude. Para trasladarnos finalmente a la Torre donde, en el primera planta, se encuentra la pieza del jienense Fernando Lorite que analiza las sensaciones infinitas que vemos en los matacanes a partir de dos piezas que engendran un efecto visual infinito, rodeada a su vez de una circunferencia de sal; en la segunda planta, el cordobés Tete Álvarez nos sorprende con una videoproyección sobre el suelo que a modo de vigilancia aérea muestra las vistas generales del territorio acercándose poco a poco hacia las coordenadas exactas del monumento; en la tercera planta, la instalación del japonés Mika Murakami nos invade con veinte guardianes enanos que custodian el espacio junto a unas cajas de luz circulares que lo rodean; y en la terraza, una instalación con telas donde están pintadas cada una de las palabras del título expositivo que simula al mismo tiempo el cartel que anuncia y señala el final del tramo.

296 – Scarpia 2002 / 2014

Cinco vigías para una torres ha contado con el apoyo económico de cinco empresarios de la localidad, y en el montaje destacan cinco luces intermitentes que aluden a las cinco intervenciones como estratega genera una situación de alerta o llamada de atención, acompañada por la retroalimentación de los nombres de sus creadores en unas pantallas azules que se veían por las ventanas saeteras de la propia torre. Y en conjunto con la noche de la inauguración, que culminó con un concierto de chelo en la terraza, se configuran una serie de momentos mágicos vividos y compartidos con la vecina cómplice que en ese momento subió a su azotea para tender la ropa.

Scarpia V, 2006 Comisarios: Noelia Centeno y Miguel A. Moreno


Tete Ă lvarez

Tete Ă lvarez

297


Exposición Doble Figura Raúl Hevia y Antonio Díaz Grande, Juan Manuel Belmonte, David Bestué y Marc Vives y MP & MP Rosado Garcés en la Torre Garci-Méndez

Tomando por leitmotiv el cuerpo como territorio, se da comienzo a las jornadas el 16 de Agosto con Doble figura, un recorrido expositivo a lo largo y ancho de las estancias de la Torre de Garci Méndez que nos habla sobre como diversos artistas trabajan el concepto de dualidad. Una visión desde lo cotidiano hasta lo insólito que empareja aspectos tales como la apariencia y la personalidad, lo ideal y lo real, el espacio y el tiempo, la identidad y la diferencia. Raúl Hevia y Antonio Díaz Grande son “Los Dobles”, una pareja artística de Santander unida para cuestionar la relación del sujeto con el espacio público mediante intervenciones efímeras decorativas que rediseñan el entorno. Jugando con el contraste entre blanco y negro, así como con el desdoblamiento de la propia imagen del artista, surge así un escenario reinventado que plantea situaciones nuevas. Una dualidad espontánea de identidad que expone al espectador como ser creador que transforma la obra con su percepción. El artista cordobés Juan Manuel Belmonte nos muestra en “El recreo de los ausentes” su visión acerca de la realidad del alzheimer mediante la representación del cuerpo desnudo del anciano y su inserción en el espacio. En su tratamiento escultórico el realismo minucioso parte a la vez de una búsqueda de ideal de belleza, suma de aspectos y emociones que cuestionan una dualidad de tipo social: una mirada espectral que toma conciencia de la vejez como el final de una epopeya. Intuitivos, escépticos e irónicos, David Bestué y Marc Vives vienen desde Barcelona para introducirnos en una serie de escenas y situaciones vitales cotidianas que se encuentran en constante estado de reacción. La idea del espacio-tiempo y cómo el sujeto se relaciona con este, nos transporta a un viaje mental en el que se establecen diálogos y metáforas sobre el desfase de lo cotidiano y lo extraño, lo físico y lo mental, lo que se ve y lo que se piensa. Una dualidad alternativa que plantea una evolución de lo gamberro hacia el campo de lo reflexivo. Cierran el recorrido los gemelos gaditanos MP &

298 – Scarpia 2002 / 2014

MP Rosado Garcés con “Secuencia ridícula”, dos esculturas en terracota portadoras de unas máscaras autorretratos de sí mismos en una jerarquía de suspensión en el espacio. Escenario complicado que sitúa al espectador en una situación desconcertante por el acompañamiento sonoro de una serie de aplausos a intervalos regulares. Tal situación supone un cruce de relaciones condicionado por el hecho de esa sensación de dualidad permanente en su vida cotidiana: la extraña conexión física es aquello que les une a la vez que la diferencia espacial es el ser que los identifica como uno y otro.

Scarpia X, 2011 Comisarios: Noelia Centeno y Miguel A. Moreno Texto: Noelia Centeno


JosĂŠ MarĂ­a Hortelano

299


Energía rural y arte contemporáneo Campo Adentro, La Fragua, La Fresnedilla y Z

Desequilibrios territoriales, transformación del paisaje, crisis ambiental y económica… Son debates culturales y políticos actuales en relación a la percepción convencional de lo rural como influencia de la construcción biopolítica de identidad. Pero otras fórmulas y dimensiones de sostenibilidad se abren paso a través de la experimentación artística entre la dialéctica del campo y la ciudad: la recuperación de la memoria y los saberes ancestrales, el análisis de amenazas y nuevas oportunidades, la atención de un momento de transformación radical en convivencia con la sociedad contemporánea. Noelia Centeno y Miguel Ángel Moreno Carretero comisarian en la Torre Garci Méndez el inicio de un recorrido documental por parte del proyecto nacional Campo Adentro, recientemente expuesto en El Matadero de Madrid, una estrategia sobre territorios, geopolítica, cultura e identidad en las relaciones campo-ciudad en España. Con el objetivo de ensayar una estrategia cultural en favor de lo rural, estos planteamientos se concretan en los resultados obtenidos a lo largo tres años (2010-2013) en una conferencia internacional, la producción artística mediante un programa de residencias, una exposición y una publicación. En contraste con lo estatal y en analogía con la dialéctica campo-ciudad, se presentan las intervenciones de tres proyectos locales de la provincia de Córdoba que interactúan en el desarrollo de lo social y a favor de la revitalización de lo rural. El caso de La Fragua (Belalcázar) viene a sumarse a una oferta ya extensa de residencias artísticas, pero situada en un antiguo convento que funciona como laboratorio de intervenciones paisajísticas. Dentro de sus actividades se encuentra en comunicación con el entorno y la sociedad. El recién nacido Agroarte La Fresnedilla (Obejo), un nuevo eje artístico que dinamiza la creación contemporánea con un proyecto agroecológico ya existente, planteando una relectura de la vida en el campo y el estudio de las energías naturales. Y por último Z (Montalbán), la hermana pequeña de nuestras jornadas, un espacio de experimentación creativa joven que se define en interrelación con los habitantes del lugar.

Scarpia XII, 2013 Comisarios: Noelia Centeno y Miguel A. Moreno Texto: Noelia Centeno

300 – Scarpia 2002 / 2014


Rafael Leรณn

301


El panorama. Instrumentos y estrategias de representación paisajística desde los 360º María Ortega Estepa, Eduardo D’Acosta y Aula de Historia del Arte de Jaén, Manuel J. Mariscal y Pedro Marín en la Torre Garci Méndez

Las obras ya no tienen como meta formar realidades imaginarias o utópicas, sino constituir modos de existencia o modelos de acción dentro de lo real ya existente, cualquiera que fuera la escala escogida por el artista. Althusser decía que siempre se toma el tren del mundo en marcha; Deleuze, que el pasto crece en el medio y no abajo o arriba. El artista habita las circunstancias que el presente le ofrece para transformar el contexto de su vida en un universo duradero. Nicolas Bourriaud

El paisaje se contempla, se dibuja, se describe y se recrea por la necesidad de prolongar el recuerdo. Pero pensar todos los usos del término implica la existencia de una evolución como género gráfico, pictórico, literario o fotográfico. Pensar el paisaje en términos de territorio. Como un conjunto de aspectos característicos de un lugar, detectados al ser comparados con los de otros lugares. Pero también pensar el paisaje como un constructo mental. Aquello que a través de nuestras vivencias confecciona un imaginario propio, más íntimo, en nuestra memoria, individual o colectiva. Si el territorio es el grado cero del paisaje, el pensamiento proyecta un panorama total en 360º. No hay uno sin el otro. Y el recorrido expositivo por los diferentes niveles de El Panorama, se presenta como una visión conjunta del arte, el lugar y el paisaje mental de sus autores, en una relación emocional con el mundo sensible o conceptual de Scarpia. En algún momento. En la organización del tiempo. En la invención de lo cotidiano. Una conexión natural y orgánica entre diferentes estratos fluidos. Del placer y la contemplación, de la experiencia vivida por el sujeto observador-productor y de la pieza artística como intersticio social. Que convergen desde el retrato visual, la intervención espacial, la acción colectiva y la palabra crítica hacia la totalidad común: 360º. La joven creadora cordobesa María Ortega Estepa sitúa en el primer nivel un paisaje ficticio, utópico e imaginario, propio de su pasión hacia la pintura y la naturaleza vinculadas al compromiso social. 30 bastidores ubicados en visión panorama nos invitan como espectadores a sumergirnos en un recorrido de ensueño por un bosque mágico. Desde los colores más fríos y nocturnos a los más cálidos del día. Que nos atrapan hasta hacernos partícipes del mismo. Eduardo D’Acosta y los alumnos del Aula de Historia del Arte de Jaén, tras una experiencia previa en Scarpia el pasado mes de abril, nos introducen en el 302 – Scarpia 2002 / 2014

segundo nivel dentro de un habitáculo circular en el que conviven 25 fotografías como resultado estético del taller de convivencia: una visión panorama imaginaria, inquietante y enigmática, del entorno paisajístico de las Aceñas del Guadalquivir. En un guiño conceptual a la Escuela de Helsinki y David Friedrich, el personaje a escala, de espaldas al espectador, es la clave del suspense capaz de generar el punto exacto de atracción y duda. En el tercer nivel, el fotógrafo local y presidente de la asociación enfoque’94 Manuel J. Mariscal presenta un proyecto de investigación y desarrollo fotográfico en torno al concepto 360º. Una combinación de imágenes panorámicas y composición audiovisual rotativa, donde elementos característicos del paisaje urbano, rural e industrial de El Carpio se distribuyen alrededor de una esfera visual a semejanza de un globo planetario. Colabora en la instalación el músico local y Director de la Orquesta Joven de Córdoba, Miguel Romero, con la composición musical Incógnitas. Y coronando la terraza de la Torre Garci Méndez, Scarpia presenta un homenaje póstumo a las fotografías de Pedro Marín, periodista local que desde los orígenes nos ha apoyado con su afecto y la voz de su palabra escrita, cedidas por su mujer María Teresa Cobos. Doce libros de madera proyectan una visión panorámica invertida de paisajes fotográficos de El Carpio a lo largo de diferentes estaciones del año. Doce textos poéticos escritos por Nieves Marín, su hija, analizan de forma poliédrica una descripción visual y social del pueblo. Veinticinco linternas generan una situación interactiva sutil bajo el paisaje nocturno estrellado.

Scarpia XIII, 2014 Comisarios: Noelia Centeno y Miguel A. Moreno Texto: Noelia Centeno


303


Estratos fluidos: Arte y tecnología en la sociedad actual Museo de Historia de El Carpio Del 8 al 20 de julio de 2013

“Estratos fluidos” es una manera de sintetizar en dos palabras las diferentes capas que conforman los ecosistemas del arte en época postmoderna: sociedad y tecnología. Una acumulación de dinámicas fluctuantes en la que todo se diluye, se mezcla, se une, es colaborativo… Un proyecto de investigación personal del artista plástico Fran Pérez Rus en colaboración con la Universidad de Granada y el entorno arquitectónico del Museo de Historia de El Carpio. De este modo, sus propias piezas plásticas e interactivas dialogan en un concepto de visión fluida, participativa y comunicativa con las intervenciones de Colaborativa, Santiago Cirugeda y Daniel Palacios. Como creadores del huerto de la Fuensanta, el colectivo cordobés recientemente ha empezado a investigar en los sistemas constructivos de cúpulas geodésicas, fruto de un diseño desarrollado por Buckminster Fuller en la primera mitad del siglo XX (y de gran popularidad en los años 60 y 70), que permiten la auto-construcción de espacios colectivos desmontables de muy bajo coste y permiten ampliar las actividades realizadas en el espacio público. Un concepto de montaje y desmontaje que también se vincula a la obra propuesta por el arquitecto sevillano Santiago Cirugeda, que aprovecha normativas que permiten la insantalación provisional de elementos y mobiliario en el espacio público, y andamios y construcciones en azoteas para buscar soluciones habitacionales en espacios residuales. En relación a la captación del tráfico de afluencias las piezas interactivas del cordobés Daniel Palacios se sitúan como un registro de datos a la deriva que detectan el flujo dinámico de los habitantes carpeños en distintas localizaciones del pueblo, como la Biblioteca, el Ayuntamiento o el Centro de Día de mayores. Un lenguaje adaptado al lugar y un determinado momento que en clave de reproducción subjetiva de la realidad se comunican con sus espectadores a través de un software intuitivamente incomprensible de inteligencia artificial.

Scarpia XII, 2013 Comisario: Fran Pérez Rus Fotografía: Óscar Corredera

304 – Scarpia 2002 / 2014


305


La Torre Habitada Sebastián Contreras y Manuela Jodral, Cyro García, Alegría Castillo y José Antonio Sánchez y Sonia Cabello.

La Torre Habitada forma parte de la programación que Scarpia IX ha preparado esta edición. Dentro de la temática propuesta, “Flora y Fauna”, esta exposición analiza la simbología del mundo animal dentro de las distintas religiones del mundo. En su recorrido se puede ver en la primera planta, las obras de los cordobeses Sebastián Contreras y Manuela Jodral, que habla de los animales como objeto de sacrificios en la Cultura Azteca. Un calendario azteca en forma de tapiz nos habla de los sacrificios animales en honor a los dioses aztecas, y plantea una reflexión de cómo puede influir una cultura en la sociedad. A su vez, una figura mitad hombre, mitad serpiente emplumada, genera un diálogo entre la divinidad del hombre elegido para el sacrificio, y la sumisión del animal sacrificado. En la segunda planta se puede ver la obra de Cyro García, que en este caso habla de la religión musulmana, utilizando el cerdo como protagonista de su obra. En la religión musulmana está prohibida la representación iconográfica, al igual que el consumo de carne de cerdo está estrictamente prohibido, con lo que se genera un choque entre la imagen y la idea. En la misma sala se proyecta un vídeo del artista deslizando los cerdos de terracota blanca y negra sobre el suelo también de barro, lo que crea un efecto sonoro que envuelve la obra. Siguiendo el recorrido de la exposición, en la tercera planta se ubica la obra de Alegría Castillo y José Antonio Sánchez, titulada El hombre alado. Esta obra utiliza la representación de los animales en la religión cristiana, en concreto, los animales que simbolizan a los evangelistas (el león, el águila y el toro). Para esta obra, se utilizarán las ventanas mudéjares que se encuentran en la 3ª planta, y mediante esculturas cinéticas-lumínicas, se crearán ilusiones ópticas y proyecciones sobre la cúpula de la misma sala. Y como colofón de esta exposición, se puede ver en la terraza la obra de Sonia Cabello. En esta ocasión, la mitología hindú se ve representada por un elefante albino a escala real situado en la zona más elevada de la Torre Garci Méndez. Este animal, que es considerado sagrado y al que se venera como una divinidad, aparece aquí representado de manera más naturalista y realista.

Scarpia IX, 2010

306 – Scarpia 2002 / 2014


307


Interferencias Scarpia y otros proyectos

Desde sus comienzos Scarpia ha mantenido un fuerte vínculo con otros proyectos de arte público, centros de arte, museos y experiencias artísticas de fuerte carácter social. Las fórmulas han ido mutando a lo largo de los años, como la situación vivida directamente en lugar a través de excursiones realizadas por ejemplo, al CAAC y Museo Picasso en Málaga y la Fundación NMAC en la dehesa de Montenmedio, Vejer de la Frontera (Cádiz); dentro de la provincia de Córdoba, el taller tántrico de la mano de Jacinto Lara en La Fragua de Belalcazar, Culturaza y Cuevas del Pino en Villarrubia, Casa de las Conchas en Montoro, y el Parque Miraflores en la ciudad; o el reciente hermanamiento a través de Skype con Kaldarte en Caldas de Reis, Pontevedra. Por otro lado, en Scarpia también hemos podido disfrutar de conferencias y presentaciones con la visita de otros proyectos como el festival PAN de Morille, el Museo Vostell de Cáceres, la Universidad de Kyungsung de Busan, Corea del Sur o las intervenciones en Jueves y el festival de acción Contenedores en Sevilla. Asimismo, el patrimonio histórico de El Carpio como la Torre Garci Méndez o el Palacio Ducal han albergado en sus salas de exposiciones la experiencia de arte rural Campoadentro, el encuentro de agroarte La Fresnedilla en Obejo, las jornadas de arte contemporáneo Z en Montalbán, la residencia de artistas La Fragua en el entorno de Belalcázar, los dibujos y paisajes de Urban Scketchers, y las fotografías del colectivo Enfoque’94, la Aula de Historia del Arte de la Universidad de Jaén o The Vocoders, entre otros. A su vez Scarpia se ha expandido invitada por otros proyectos para dar a conocer nuestra experiencia a través de intervenciones en las ferias de arte contemporáneo Art Jaén y Facba Granada; la conferencia en Vilanova de Alcolea de Castellón; o las exposiciones Paisajes de la memoria de Félix Carpio en la localidad vecina de Cañete de las Torres, la retrospectiva Scarpia 2002/14 en las Galerías del Cardenal Salazar (Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Córdoba), y la proyección de piezas audiovisuales propias en la Filmoteca de Andalucía de Córdoba.

308 – Scarpia 2002 / 2014

En definitiva, un campo de cultivo que nos ha hecho entender nuestra idea de arte público a través de compartir todo este tipo de prácticas, aprehender de ellas e intercambiar opiniones acerca del sistema del arte en el territorio español, fórmulas de financiación y crecimiento. Una forma de interactuar fertilizado en el valor de las relaciones comunitarias, que ha generado una red de redes que rebota desde los propios participantes, sumando la producción de otras experiencias artísticas alternativas con resultados muy satisfactorios y enriquecedores.

Scarpia I/XIII, 2002/14

1. NMAC Monteenmedio, Vejer de la Frontera (Cádiz) 2. Culturhaza, Villarrubia (Córdoba) 3. Monteenmedio, Vejer de la Frontera (Cádiz) 4. Castillo, Cañete de las Torres (Córdoba) 5. Pastelería Gavilán, El Carpio (Córdoba) 6. Castillo, Cañete de las Torres (Córdoba) 7. Monteenmedio, Vejer de la Frontera (Cádiz) 8. Culturhaza, Villarrubia (Córdoba) 9. Kaldarte, Caldas de Reis (Pontevedra)


3

2

1

5 4

6

8 7

9

309


Nubes de Memoria Eugenio Ampudia Del 10 de julio hasta el 21 de Julio. Torre de Garci Méndez. Comisariado: Noelia Centeno y Miguel A. Moreno

Desde Santiago de Compostela llega a Scarpia XI “Nubes de memoria”, un proyecto expositivo del vallisoletano Eugenio Ampudia (1958). Artista multidisciplinar de temprana relación con el arte, ha trabajado pintura y escultura, comisariado exposiciones, colaborado con diferentes medios de comunicación, y su obra se encuentra presente en las colección de varios espacios museísticos como el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, el MUSAC de León, la Fundación La Caixa, o el ARTIUM de Vitoria. Como creador multimedia, destaca por sus incursiones en el arte electrónico, digital, vídeo, performances e intervenciones. La instalación parte de un viaje efímero de siete de nubes de grandes de dimensiones y rellenas de helio desde diferentes centros de arte de la geografía española en camino a Santiago el pasado año Xacobeo. Cada nube poseía cuatro puertos USB y una minicámara de vídeo con el fin de introducir distintas imágenes de la experiencia de los peregrinos. Y una vez ancladas al final de cada etapa, usadas las propias nubes como pantalla de proyección recogían la imaginación de la gente, su experiencia y sus pensamientos, sus vivencias, sus ilusiones. La magia poética del camino. Así la memoria perdura, se modifica, se modela, como las nubes en el cielo y el camino al andar, que se transforman en cada etapa del viaje. Donde Santiago supone el punto de encuentro final al mismo tiempo que una gran sala de exposiciones. En representación de esta misma idea, seis de las “Nubes de la memoria” hacen su entrada a El Carpio portadas por seis grupos colectivos a través de los seis accesos a la localidad. ¿Su destino final? La azotea de la Torre Garci Méndez. Y cada nube proyecta dichas acciones. Así durante dos semanas, el espacio expositivo de Scarpia alberga de nuevo un punto de encuentro que refleja la interactuación de los propios vecinos, el público y los artistas que nos visitan desde distintos lugares. Un viaje mágico de lo cotidiano y lo efímero en fusión hacia el desarrollo de la creatividad.

310 – Scarpia 2002 / 2014

Asimismo, a lo largo y ancho de las distintas estancias se presenta todo el proceso de documentación e investigación del proyecto a través de bocetos, proyecciones audiovisuales, animaciones en 3D o mapas geográficos. Así como el proceso de las distintas intervenciones en el Camino de Santiago, mediante documentación fotográfica, exposición de vídeoarte y un sonido envolvente.

Scarpia XI, 2012 Comisarios: Noelia Centeno y Miguel A. Moreno


Fotografía: Manuel Pozo

Islas de niebla flotan, se deslíen Y nos dejan hundidos en la Tierra José Emilio Pacheco Premio Cervantes 2010 Fotografía: Lorenzo Gavilán

311


Scarpia 2002.2014 Sala del Cardenal Salazar, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Córdoba Del 24 de abril al 20 de junio de 2014

Scarpia, espacio singular de lo poético y la discrepancia “Niña, arrímate a escuchar a esos artistas a ver si se te pega algo”. Decía una vecina de El Carpio a su nieta, una noche cualquiera, frente a la Plaza de la Constitución. Y ambas se sentaron en la grada de Convocados junto a los artistas participantes de las jornadas. Sumándose a su gesto algunos lugareños más. Analizando el efecto Scarpia en su contexto social, tal anécdota no resulta superficial ni circunstancial. Pues aunque el valor del proyecto se reconoce más fuera que dentro de su zona de contacto, ejemplifica el refuerzo de autoestima identitario entre varias generaciones de carpeños con un tipo de prácticas artísticas experimentales. De aquellos que las entienden y los que no, de los que las disfrutan y de los que se extrañan. Pero también estructura el cambio de unos primeras formas de hacer y pensar la propia experiencia estética con el entorno rural como huella de una idea o acción artística efímera, hacia la exploración de nuevos modos de hacer y narrar relatos más reflexivos y críticos con el lugar capaces de incidir e interactuar afectivamente en la comunidad local. Y hacer visible lo invisible. Como legitimar una relación periférica entre el arte y la ciudadanía, la naturaleza y el ocio. Situando la trayectoria histórica de las jornadas dentro de unas coordenadas genealógicas confusas y determinadas. Del Land Art al Nuevo Género de Arte Público. De la psicografía urbana situacionista a los Encuentros de Pamplona. A partir de un diálogo artístico enfrentado entre el “site” (lugar/obra exterior) y el “non-site” (lugar/obra interior) el creador norteamericano Robert Smithson es uno de los primeros en abordar a finales de los años sesenta la problemática comisarial del museo como prisión cultural que impone límites al propio artista y a la obra de arte. Abriéndose la posibilidad de extraer la creación artística al aire libre como espacio de significación y experimentación metafórica entre paisaje y no paisaje, arquitectura y no-arquitectura, desplazamiento y emplazamiento. Y con ello, la ocupación sucesiva de diferentes lugares periféricos como cartografía de una serie de experiencias estéticas, individuales y efímeras, en un sentido reivindicativo, a sabiendas de que la obra no se podría vender ni situar en ninguna colección, aunque sí documentar su presencia a través del registro fotográfico y audiovisual. La publicación del artículo escrito por Rosalind Krauss en la revista October 8, “La escultura en el campo expandido”, legitima en la primavera de 1979 la producción de las “estructuras axiomáticas” 312 – Scarpia 2002 / 2014


313


de Robert Morris, Richard Long, Sol Le Witt, Bruce Nauman, Richard Serra o Christo, entre otros. Y en ruptura con la idea “lógica de monumento”, las nuevas políticas culturales de los ochenta institucionalizan el desarrollo creciente de una forma de arte en el espacio público como deriva urbanística de la escultura minimalista por encargo, financiada con fondos públicos. Una manera limitada de entender el arte público para el renovado “giro” de los 90 atravesado por la cuestión de la función social del arte en un escenario geopolítico y económico globalizado, claramente distinto a los sesenta y sesenta. Que tal y como apuntan los textos de James Meyer, Michael Ascher y Miwon Kwon, desemboca en un “Nuevo Género de Arte Público”: la participación activa del artista con una comunidad local ajena, que revaloriza la idea de situación y de performance en el lugar, e incide en la esfera pública por medio de términos relacionales de proximidad y acción directa. Saltando al terreno geográfico español, desde el año 2002 se concentra en Scarpia un pasaje heterogéneo de todas aquellas características con las que se ha identificado en las últimas décadas el término de lo site-specific. Los artistas participantes, desplazados de su contexto original, conviven con el entorno rural y urbano de El Carpio (Córdoba) durante dos semanas. Fuera de las esferas elitistas del arte generan situaciones y provocan sensaciones a un público invisible. Funciona a nivel metafórico y reivindicativo. Incentiva un modelo de comunidad creativa, colaborativa y participativa. Transforma la percepción física del lugar real, que además puede proyectarse en lo imaginario. Se desarrolla en el marco de unas jornadas periféricas. Que son producto de un taller experimental difícil de categorizar por sus creadores, Miguel Ángel Moreno y Antonio R. Sánchez, y acaba consolidándose como un proyecto innovador y paradigmático en las nuevas prácticas de arte público dentro de la agenda cultural de Córdoba 2016. Scarpia, espacio singular de lo poético y la discrepancia. Una apuesta por la instalación y la intervención en el lugar específico, obras provisionales y no coleccionables, de espíritu anticomercial y experiencial. Que impone sus propios límites dentro del cubo blanco como figura ideológica expositiva. Por ello, el motivo de celebrar un recorrido visual expositivo que recoge algunas de las intervenciones realizadas en las doce ediciones de Scarpia supone una contradicción para las Galerías del Cardenal Salazar. Un proyecto comisarial que se sitúa en jaque frente a las palabras de Robert Smithson: “Cuando se coloca una obra de arte en una galería pierde su carga y se vuelve un objeto portable o una superficie desligada del mundo exterior”. Pero huyendo de un sentido lineal y retrospectivo historiográficamente, las piezas se reparten a lo largo y ancho de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba como re-definición del lugar en un campo expandido. Así el espacio museístico se convierte en una nueva situación dada, espacial 314 – Scarpia 2002 / 2014


315


y temporalmente, que en un sentido reivindicativo permite activar la recreación de un ambiente intencionado a través de la intervención de sus espacios físicos y simbólicos. Escaleras, galerías, patios y espacios recónditos. Una traslación del espíritu conceptual y del significado vital de las jornadas. Que funciona como juego invisible para el transeúnte de paso hacia el uso de los espacios comunes. Que se sorprende, se extraña, se pregunta. O como mapa de la búsqueda del tesoro para otro espectador más emancipado. Comisariado: Miguel A. Moreno Texto: Noelia Centeno

316 – Scarpia 2002 / 2014


317


Scarpia 365

318 – Scarpia 2002 / 2014


319


Scarpia 365

El programa Scarpia 365 es un nuevo formato de centro de arte intermitente. Desde el año 2002 El Carpio acoge durante dos semanas a más de cuarenta participantes. Artistas visuales, arquitectos, críticos e historiadores del artes se acercan desde distintos puntos de la geografía española e internacional a vivir la experiencia del arte público. Cada edición de Scarpia desarrolla una nueva temática, y alentado el programa por el elevado nivel de los artistas invitados encargados de impartir y dirigir los talleres creativos, las jornadas se han constituido como un modelo pedagógico de convivencia entre prácticas artísticas y comunidad social. Por ello, y por el considerable interés que despiertan en el territorio, Scarpia 365 pretende concentrar esta actitud formativa de modo intermitente en la comunidad universitaria generando talleres teórico-prácticos durante un fin de semana. A partir de convenios con las diferentes instituciones interesadas en el proyecto, los talleres de Scarpia 365 están adaptado a un público determinado: jóvenes en formación académica dentro del ámbito artístico multidisciplinar. Así, estudiantes de historia del arte, bellas artes o escuelas de arte y oficios, viven de primera mano la experiencia Scarpia y aprenden los procesos críticos de creación del arte público y medioambiental, pues son ellos mismos los que practican estos valores colaborativos en relación con un entorno rural y urbano. En el años 2013 los estudiantes de Historia del Arte de la Universidad de Jaén fueron los encargados de inaugurar Scarpia 365. A partir de un taller titulado “Walks are like cloud they come and go” (Los paseos son como las nubes, vienen y van), esta experiencia piloto, conducida por Antonio R. Montesinos y Miguel A. Moreno Carretero, les brindó la oportunidad de realizar una serie de ejercicios teórico-prácticos enfocados hacia los procesos creativos del land art, el situacionismo y la neocartografía. De mano de los hermanos D’Acosta, en 2014 la Facultad de Historia del Arte de la Universidad de Jaén renovó la experiencia Scarpia 365 con un segundo taller: “ El paisaje como cosa mental. Reflexiones (prácticas) sobre fotografía, naturaleza y lugar”. Mientras que Sema D’Acosta, crítico e historiador del arte, realizó un paseo histórico por las nuevas corrientes y mejores escuelas del arte de la fotografía contemporánea, como complemento perfecto Eduardo D’Acosta, fotógrafo profesional y profesor de la escuela de arte de Sevilla, estimuló a todos los alumnos cámara en mano a realizar una serie de fotografías vinculadas al trabajo de Elina Brotherus. El resultado visual de este taller fue tan enriquecedor que llegó a formar parte del recorrido expositivo de El panorama. Instrumentos y estrategias de representación paisajista desde los 360º en Scarpia XIII, situado en la segunda planta de Torre Garci Méndez. 320 – Scarpia 2002 / 2014


321


Scarpia 365 actualmente trabaja en la programación de nuevos ciclos pedagógicos en convenio con las facultades de Historia del Arte de la Universidad de Córdoba y la Universidad de Jaén, la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada, y la Escuela de Arte de Sevilla. Y contando con artistas de prestigio para impartir los talleres práctico-teóricos de formación creativa, la intención es seguir vinculando los resultados de los mismos a los contenidos de Scarpia en su próxima edición. Siendo el aprendizaje directo y participativo en un marco como El Carpio los ingredientes que hacen de esta experiencia de aprendizaje vivencial, una metodología social y culturalmente activa muy enriquecedora.

322 – Scarpia 2002 / 2014


323


Textos y conferencias


Scarpia: Jornadas de intervención artística en el espacio natural y urbano, El Carpio (Córdoba)

Trabajo fin de máster universitario de Producción e Investigación en Arte Paloma Montes López Facultad de Bellas Artes Universidad de Granada 31/09/2012

En tan solo 28 km al este de la provincia de Córdoba en la autovía hacia Madrid se ubica este municipio que cuenta con algo más de 4.500 habitantes y que acoge uno de los más ilusionantes y sugerentes proyectos de arte público en la localidad. Aparece en el mes de septiembre de 2002 y se vienen realizando anualmente en la localidad de El Carpio, gracias a la labor y a la iniciativa del artista carpeño Miguel Ángel Moreno Carretero y el músico e historiador del Arte Antonio Sánchez que se plantean crear unas jornadas de reflexión y de prácticas compartidas teniendo como fundamento central el arte público, arte del paisaje o land art, experimentando con el paisaje, ya sea natural o urbano, considerando el paisaje como concepto fundamental sobre el que trabajar y reflexionar. El proyecto supone el diseño y la materialización de instalaciones temporales insertas en el paisaje. Acompaña a las creaciones artísticas una serie de talleres de creación y conferencias relacionadas con el tema central de la edición y una exposición central de la misma temática. El promotor es el ayuntamiento de El Carpio (Concejalía de Cultura). Patrocinadores de Scarpia son el ayuntamiento, la fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí y la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía. Aunque buena parte de la financiación del 326 – Scarpia 2002 / 2014

proyecto viene por las cuotas de las matrículas, donaciones y por el merchandising, como la camiseta 14620, que nace desde los inicios y que identifica a este número, código postal con el pueblo de El Carpio convirtiéndose en una marca que cada año un artista reinterpreta y diseña en relación a cada edición de las jornadas. Aquel primer año trajo consigo los recuerdos más pregnantes que permanecen vivos, aún hoy, en la memoria de los participantes, ante la precariedad de los medios y la familiaridad de un pequeño grupo formado por doce personas del propio pueblo, pensamientos inquietos guiados por el conocimiento de las personalidades artísticas dispuestas a comenzar un proyecto que desde que se inaugura en el mes de agosto de ese mismo año en El Carpio se ha venido celebrando ininterrumpidamente, un experimento inicial que como ya comentaba García Bacca: “incluye siempre un tanteo, no un saber previo de lo que va a resultar (…). Porque quien juega con intención de ganar siempre, es un tramposo; quien lealmente juega, juega a ganar o a perder”. Scarpia comenzó de cero, como hizo en música John Cage discípulo de Cowell y Schönberg 1952, usando el silencio como elemento estructural, con unos propósitos que se han visto crecer y que se han desarrollado de una manera clara y consciente, desde la calidad y cantidad de proyectos que se han realizado se ha conseguido que durante unos quince días durante diez años creadores han volcado sus ideas en los espacios naturales y urbanos de la pequeña localidad cordobesa de El Carpio, donde se han realizado más de 120 intervenciones, un centenar de conferencias, sin duda se ha ido consolidando como un laboratorio de arte, de ideas y de proyectos de creación sumamente dinámicos; acompañado en cada edición de numerosos artistas de gran prestigio, de personalidades del mundo del arte, críticos, historiadores, arquitectos, paisajistas y creadores que han aportado

una experiencia gratificadora, habiéndose establecido desde su inicio el diálogo directo de las intervenciones artísticas y los talleres de creación, conformando y garantizando un funcionamiento muy superior a las expectativas que en un principio se planteaban cuando nació el proyecto. La labor de las jornadas se fundamenta en la creación de un marco de conciencia crítica, intelectual y estética sobre la actualidad en El Carpio. Los participantes conocen de primera mano la creación de proyectos en grupo. Se fomenta el diálogo y el consenso en la búsqueda de soluciones ante los retos que surgen al tratar de reflexionar sobre el espacio físico que nos rodea. Surge una interesante dinámica artístico- social del encuentro entre artistas invitados, participantes y habitantes. Se persigue más una formación conceptual que técnica, por lo que el programa de las jornadas, que se ha ido ampliando edición tras edición, cuenta con talleres de creación, una exposición central temática, que tiene lugar en la torre mudéjar de El Carpio, conferencias, presentación de proyectos realizados en otros lugares, intervenciones artísticas en el entorno urbano y natural de El Carpio y la emisión, durante el festival, de programas de arte en la televisión local del municipio. De forma general la intervención artística en espacios urbanos o naturales es una forma de introducir el arte contemporáneo en contextos no preparados para ello. En una población de escasos miles de habitantes como El Carpio las actividades sociales, económicas y culturales suceden entre la urbe capitalicia y el mundo agrícola. Ello implica que la asimilación de propuestas culturales contemporáneas y renovadoras sea laboriosa. Indudablemente igualmente difícil es la realización misma de una actividad seria y consciente que dure varios días sobre arte actual. Cuando los proyectos de intervención tienen como soporte la naturaleza, el paisaje adquiere


una dimensión humanizada, se vuelven a valorar los criterios y deficiencias medioambientales que existen en la realidad actual. No cabe duda de que la situación medioambiental es un compromiso permanente durante el desarrollo de las actividades. El pueblo de El Carpio disfruta de una biodiversidad notable al quedar limitado por las faldas de Sierra Morena al norte y de la campiña al sur, registros pintorescos que se combinan con los variados cultivos de cereales y olivares con el discurrir manso de río Guadalquivir que favorece los márgenes de su cauce una flora y fauna espléndidas, este ha sido el contexto para innumerables intervenciones que han provocado una relectura del lugar, sorprendente para el espectador local y el visitante, consecuente en los aspectos éticos respecto a la conservación de la naturaleza y a la degradación que esta sufre a merced de su explotación indiscriminada, la contaminación y los efectos devastadores del cambio climático. Por otro lado los proyectos urbanos tienen como escenario las calles, plazas y lugares recónditos del pueblo. Las intervenciones realizadas en Scarpia, se han pronunciado por los temas sociales de actualidad política, como la consciencia del espacio público, la memoria histórica, las nuevas relaciones de género, la conservación del patrimonio, estableciendo un diálogo rico y variado que ha dejado honda huella en la memoria colectiva de los habitantes, que se muestran curiosos ante las intervenciones efímeras de cada edición, observando por ejemplo, cómo va a cambiar su calle o qué actuación va a transformar el viejo quiosco de la plaza, o que instalación se hará en la cripta de la iglesia, lo que al cabo del tiempo ha logrado despertar un acercamiento a la cultura contemporánea y afianzar una conciencia colectiva que hagan de El Carpio un centro de referencia para la intervención artística sobre el paisaje.

El land art revoluciona El Carpio Pedro Marín Muñoz 01/09/2002

Ni el mismo maestre Mahomat, el arquitecto que diseñó la torre mudéjar de Garci Méndez, hubiera podido imaginar jamás que un día colgarían de sus almenas unos coloristas tubos de cartón (o quitasueños, como los llama su atutor, Francisco) que, al compás del viento, se mueven a juego con otros tubos metálicos tintineantes, suspendidos de los árboles de la plaza de la Constitución. Se trata de unas de las composiciones que los alumnos de las I Jornadas de intervención Artística en la naturaleza y en el espacio urbano están colocando en el paisaje carpeño, cambiando su fisonomía por unos días y provocando, cuando menos, la curiosidad o la sorpresa de los vecinos. El programa de estas novedosas jornadas se ha desarrollado en El Carpio durante la segunda quincena de agosto y ha tenido su fin con una exposición en el Palacio Ducal los días 6, 7 y 8 de septiembre, sus monitores, Miguel Angel Moreno Carretero y Antonio Rafael Sánchez Gavilán, son dos jóvenes estudiantes de Bellas Artes e Historia del arte en Sevilla, que contando con la colaboración del consistorio carpeño, de la cofradía del Ecce- Homo y de la asociación Enfoque 94, han implicado a una docena de alumnos inquietos en el descubrimiento del denominado LAND ART, término ingles de complicada traducción a estos efectos y, a su vez, generador de diversas definiciones, como arte del paisaje, arte de puertas afuera o arte de la tierra. Algunos de los seguidores prefieren que se les llame artistas ecológicos. No obstante, lo de menos son los conceptos o las palabras. Lo que interesa, y probablemente esta sea la filosofía del curso, esta recogido en un poema de Richard Long que se distribuye con la

documentación: “ Me gusta el arte simple, práctico, emocional, callado y vigoroso… me gusta dar a los medios comunes el giro simple del arte… me gusta la sensibilidad sin técnica…” El desarrollo de las jornadas comprende distintos apartados que van desde la presentación teórica sobre ideas del paisaje, con proyecciones y ponencias, hasta la práctica de actividades y ejercicios. Se aprenden también nociones básicas sobre fotografía, dibujo y vídeo y se estudian las formas de documentar gráfica y audiovisualmente las intervenciones (earthwoks), para su posterior exposición. Al final cada alumno desarrolla un proyecto utilizando la intuición, la imaginación, la sensibilidad y, condición indispensable, los medios comunes. Moreno y Sánchez manifiestan que no están hablando del arte duradero, oficial y reconocido, que suele contenerse en los espacios clásicos (Galerías, museos). Sino que, por el contrario, se trata de intervenciones artísticas efímeras que se realizan en espacios exteriores, en el entorno paisajístico del pueblo o en el propio casco urbano, modificando sus vista cotidiana: el tendedero de Felipe decora la calle Castillo; Isana viste con hojas y vegetación las barbacosas de las Aceñas; Martín emula a Robert Smithson y traza con piedras el signo de la arroba en una laguna próxima al río; Daniel alogoriza sobre el botellón y Fátima sobre el tiempo y la vida; Miguel Angel empaqueta un paisaje de arena y Antonio diseña árboles espaciales; Mari Carmen y Ana llevan a cabo representaciones o performances; Pedro juega con paisajes humanos; en definitiva, se transgrede los límites que nosotros mismos vemos naturales en el arte. Pero, se hace con total libertad, con respeto por el medio ambiente y dejándose llevar por la imaginación. Los alumnos han aprendido a volcar hacia el exterior todo lo que desde dentro les pide salir. Y eso no es malo. Todo lo contrario. 327


Diario Córdoba Cultura Pedro Marín 02/08/2004

Scarpia, espacio de arte para el pueblo Cuando el rockero Miguel Ríos paseaba sus Conciertos de rock y amor por la geografía española de los 70 del pasado siglo, hubo no pocos lugares en los que su innovadora manera de ver las cosas provocó actitudes de rechazo, tanto en la crítica acomodada a la mordaza de la época, como en la gente poco receptiva a los cambios en el difícil panorama cultural de los últimos años de la dictadura. Miguel Ríos pertenecía, entonces y ahora, a ese tipo de personas que contribuye a propagar el aire fresco que, hace tiempo, no para de abrir y ensanchar cada vez más las grandes avenidas de la libertad en este país. Casi nada de aquel contexto histórico persiste hoy entre nosotros. Pero sigue latente siempre la posibilidad de la incomprensión cuando se trata de abrir caminos. Una actitud que mengua paulatinamente cuanto mayor es el deseo de acercarse a lo que se nos propone, para comprenderlo y, si es el caso, participar sin prejuicios. La propuesta cultural ha tenido lugar en esta ocasión en El Carpio, durante los días 19 al 30 de julio, bajo la denominación de Scarpia, III Jornadas de intervención artística en el espacio urbano y natural, dos semanas para aprender escuchando ponencias de personalidades del arte actual (Angel García Roldán, Santiago Navarro, Paco Pérez Valencia, Juan Cuenca, Manuel Muñoz) y para realizar actuaciones sobre la cotidianidad del pueblo utilizando los medios comunes y buscando el giro simple del arte (Richard Long). La intención de los directores de las jornadas, Miguel Moreno y Antonio Sánchez, ha sido difundir 328 – Scarpia 2002 / 2014

las disciplinas artísticas contemporáneas desde una perspectiva cotidiana y poner a disposición de todos ese guiño del arte que puede estar escondido en cualquier rincón de la vida diaria. Introducir el arte contemporáneo en contextos no preparados, teóricamente, para ello produce resultados en los que la sorpresa, y puede que hasta la perplejidad, entran en escena comúnmente. Nadie ha quedado impasible ante la contemplación de un maniquí colgado de la torre de Garci Méndez o de una modelo semidesnuda embadurnada de pintura para mimetizarse con la pared o de una composición de azulejos colgando de la siempre solitaria pérgola del Palacio Ducal. Y así hasta una cuarentena de intervenciones producto de la originalidad y la sensibilidad de los participantes. Todas, o casi todas, han reeditado el debate sobre el arte que estas jornadas tienen la virtud de suscitar entre los habitantes de El Carpio desde hace tres años. Y, como en toda controversia, las actitudes son dispares. Pero, se habla, se opina y se produce ese acercamiento de la gente hacia una propuesta innovadora y transgresora de la forma pretendidamente normal de entender el arte y la vida. Las jornadas de Scarpia van progresivamente calando en la sociedad carpeña, ofreciendo una actitud abierta y tolerante hacia cualquier forma de manifestación artística, en definitiva, construyendo un espacio (físico y, también, del otro) de arte para la ciudadanía.

Diario Córdoba Cultura Pedro Marín 18/09/2007

Participación y comunicación marcan la edición de Scarpia Participación y comunicación han sido los dos grandes ejes sobre los que ha girado la sexta edición de Scarpia, las jornadas de arte contemporáneo que se han celebrado en El Carpio, bajo la dirección de Miguel Angel Moreno Carretero, entre el 3 y el 16 de septiembre. A la participación se refirieron ya en el acto de inauguración los representantes de los patrocinadores (Junta de Andalucía, Fundación Rafael Botí y Ayuntamiento), especialmente la delegada de Cultura, Mercedes Mudarra, quien también calificó a Scarpia de “proyecto coherente”. El diputado José Mariscal, por su parte, habló entonces de la “cultura como patrimonio de todos” y el alcalde, Alfonso Benavides, de “arte al servicio de la ciudadanía”. El desarrollo de las jornadas ha probado estos planteamientos, pero también otras consideraciones que, a juicio del director, Miguel Moreno, consolidan la calidad de estas jornadas de arte público. Así, Moreno desvela que, en cuanto a las intervenciones de los artistas, “se ha cambiado la dinámica de trabajo este año, en el sentido de que ahora es la organización la que ha propuesto el espacio donde se han presentado las obras y también la que ha elegido a los artistas”. Por eso, su opinión es que “los resultados son ahora mucho más profesionales que otros años”. Los creadores seleccionados han sido Nieves Galiot, David Escalona, Marisa Marín, Eduardo Dantas y Miguel Soler. Todos han concebido su obra expresamente para los lugares elegidos: espacios comunes para los carpeños, como la cripta de la iglesia de la Asunción, el porche de la iglesia cerrada al


culto de San Antonio, la aldea de Maruanas y el kiosco de la plaza; “habiéndose interrelacionado todos muy bien con el espacio adjudicado”, apunta Moreno. Junto a las intervenciones, los talleres han sido la segunda gran baza de Scarpia. Han venido de la mano de Federico Guzmán (Sevilla), Mira Bernabéu (Valencia), Mateo Maté (Madrid) y Juan de Dios García (Córdoba). Todos han tenido un balance satisfactorio, desarrollando una importante comunicación entre los monitores, artistas de reconocido prestigio, y los asistentes a las jornadas, incluso el de Guzmán concluyó con una intervención tipo happening en el mercadillo del viernes del pueblo. En suma, todas las facetas de Scarpia 6 han renovado, también este año, su capacidad de imbricarse en la sociedad carpeña. En ello se han volcado su director, Miguel Moreno, y sus colaboradores.

El País Andalucía Manuel J. Albert 22/08/2010

Animales, plantas, dioses y arte El Carpio vuelve a convertirse en centro vanguardista del mundo rural. El Carpio no es un pueblo más de la provincia de Córdoba. Dos semanas al año, el arte contemporáneo salpica sus calles. Un paseo por ellas guarda sorpresas. Los motes de los vecinos convertidos en escudos heráldicos expuestos en farolas públicas. Coches cubiertos con fundas estampadas de flores. Un calendario de sacrificios en su torre medieval de Garci Méndez. Y en lo más alto de ésta, un elefante asiático blanco de escayola y resina. Así es Scarpia, las jornadas de intervención artística en el espacio natural y urbano del municipio cordobés, cuya novena edición comenzó el martes y se prolongará hasta el 28 de agosto. La temática de este año se titulo Flora y fauna. El Carpio ya ha saboreado un exquisito aperitivo: la presencia de Burro Grande, obra de Fernando Sánchez Castillo. La pieza es una reflexión irónica sobre el toro de Osborne y los símbolos nacionales. Ahora es un emblema más del pueblo y de la propia Scarpia. “Cuando instalamos a Burro Grande ya teníamos claro que la temática de este año iba a versar sobre los animales y la vegetación”, indica Miguel Moreno, director de las jornadas. La obra más compleja se inspira en los cuatro evangelistas Durante estas dos semanas se desarrollan exposiciones, talleres, conferencias e intervenciones artísticas callejeras. Entre las primeras destaca la muestra permanente que acoge la torre de Garci Méndez, atalaya de estilo mudéjar del siglo XIV que domina El Carpio. Sus diversas salas sirven para estudiar artísticamente la relación entre los animales y la religión.

Las culturas amerindias, el Islam, el cristianismo y el hinduismo se explican a través de los animales. En la primera planta, Sebastián Contreras y Manuela Jodral han planteado una obra en la que la deidad Quetzacóatl, representada por una serpiente emplumada, esgrime un cuchillo de sacrificio. Por su parte, Cyro García ha escogido al cerdo, el animal prohibido para los musulmanes (y los hebreos) para crear Enteritis necroticans, titulo que remite a una de las enfermedades que transmite este animal. La obra más compleja es la creada por José Antonio Sánchez Piñero y Alegría Castillo, que aprovechan el Tetramorfos (la representación de los cuatro evangelistas como otros tantos animales) para hacer un profundo estudio artístico sobre el cristianismo. El león (San Marcos), el toro (San Lucas), el águila (San Juan) y el ángel (San Mateo), se representan en tres paneles, esculturas y proyecciones que guardan multitud de sorpresas y secretos que invitan al espectador a interactuar constantemente. Los creadores se han documentado exhaustivamente en los textos bíblicos e históricos para componer cada uno de los elementos conceptuales, pero, ¿no temen que el espectador no sea capaz de entenderlo todo? “Ocurre como en las iglesias. Están llenas de simbología que muchas veces desconocemos, pero no por ello dejas de admirarlas. Nosotros nos documentamos para crear la obra, pero no creemos que haya que explicárselo todo al público”, dice Alegría. Y mientras, en la azotea de la torre, Patxi, nombre con el que se ha bautizado a la escultura del elefante blanco, realizada por Sonia Cabello García, simboliza por la religión hinduista. Pero Scarpia no son sólo exposiciones, también hay participación. Los talleres de creación de este año están dirigidos por Carlos Amorales, de México y el gallego Jorge Perianes.

329


El País Andalucía Manuel J. Albert 13/07/2011

Nubes de helio sobre el olivar El Carpio cumple 11 años como centro de acogida estival del arte contemporáneo Cada verano desde hace 11 años, El Carpio, un pueblo cordobés de 4.500 habitantes y eminentemente agrícola, entra en una especie de trance delirante y colectivo. Sus vecinos han visto billetes enormes de euros ondeando desde lo más alto de su principal monumento y símbolo del municipio, la Torre de Garci Méndez. Un enorme elefante blanco oteó en una ocasión el horizonte de olivos en aquella misma azotea, mientras artistas de todo el país contagiaban a la población de una misma fiebre por el arte contemporáneo. La enfermedad que provoca estas alucinantes imágenes vuelve estos días con fuerza. Y tiene nombre: Scarpia, las jornadas de intervención artística en el espacio natural y urbano. La fiebre comenzó el martes y no remitirá hasta el sábado de la semana que viene, cuando finalice la presente edición. La cepa de Scarpia fue un —aparentemente— inocuo taller de verano, promovido hace más de una década por el Ayuntamiento. Un bisoño e inquieto joven del pueblo, el artista Miguel Ángel Moreno, junto a un colega, decidieron centrar uno de esos cursos en la intervención artística dentro del paisaje rural, a modo del land art que había inundado buena parte de los catálogos especializados un par de décadas antes. Sin saberlo, estaban inoculando un virus que ha terminado por convertir la localidad en una cita obligada en el panorama artístico andaluz. “El primer año estuvo muy bien pero lo hicimos sobre todo con gente de Córdoba. El segundo, decidimos llamar a gente de fuera. 330 – Scarpia 2002 / 2014

Y el tercero nos dio por mandar invitaciones a todas las facultades de Arte y Arquitectura española. Y entonces, Scarpia se desbordó”, recuerda Moreno. Para canalizar la demanda de actividades, propuestas y estudiantes que acuden cada verano a El Carpio se han desarrollado distintas infraestructuras que dan cabida a las iniciativas y hospedan a los visitantes, ya sean profesores o alumnos. Y si Scarpia es un mal artístico buscado y deseado, nada mejor que un antiguo ambulatorio médico para desarrollar allí los tratamientos (la organización prefiere llamarlos talleres) que atiendan a los infectados (la organización también prefiere llamarles participantes). “El Ambulatorio vertebra buena parte de las jornadas, allí tenemos muchas actividades y el albergue. Es nuestro cuartel general. Pero también hemos recuperado El Kiosko, en la principal plaza del pueblo, donde este año hemos instalado una grada donde los vecinos se sientan a escuchar a los artistas que invitamos a explicar su obra”, continúa Moreno. Beatriz Sánchez, Jorge Perianes o Jesús Azogue son algunos de los artistas que imparten estos talleres. Pero tal vez, lo más importante es la adaptación a sala de exposiciones de la torre medieval de El Carpio, construida en 1325. Allí es donde Scarpia muestra las principales exposiciones que organiza. Este año, la temática principal de las jornadas son la magia y el artista vallisoletano Eugenio Ampudia (1958) ha llevado hasta la fortaleza sus Nubes de memoria, que el año pasado hicieron el Camino de Santiago desde distintos centros de arte. Seis de esas nubes llenas de helio recalaron el martes en El Carpio, aunque el viento obligó a bajarlas de la torre. Una de ellas permanece exhibida en una de las salas, junto con una exposición de todo el proceso de elaboración del proyecto y una selección de las vídeocreaciones de Ampudia.

El día de Córdoba La tribuna Salvador Gutiérrez Solís 22/ 07/2012

Scarpia 14620 No todo es calor, cines de verano, calles desiertas, ventiladores recalentados y piscinas bulliciosas. Hay más, afortunadamente. Acaba de concluir Scarpia, en El Carpio, uno de los eventos culturales más atractivos, singulares y sugerentes de cuantos podemos encontrar en la provincia de Córdoba. Un oasis de cordura en este desierto de locura. Una gran noticia en estos tiempos recortados y amputados, donde la cultura parece ser siempre el primer miembro a mutilar, el inservible, qué cosas. El día que la Cultura pase de prescindible a esencial habremos avanzado mucho, muchísimo, como sociedad. Aunque me temo que aún nos queda, un larguísimo, empinado y duro camino. Pero regresemos a Scarpia, que si no le suena acuérdese de ese bonito burro que contempla desde la autovía, poco antes de llegar a El Carpio, dirección a Madrid. Son ya XI ediciones, quién lo diría, lo que confirma que los sueños, cuando se proyectan con los pies en el suelo, pueden llegar a convertirse en realidad. Scarpia, en concreto, es el sueño de Miguel Ángel Moreno Carretero, un creador que ha sabido derribar las fronteras de lo local, gracias al Arte, a la Cultura, que siempre navega por las aguas de lo Universal. Es un hermoso regalo el que Miguel Ángel le ofrece cada verano a su pueblo, situándolo en el epicentro de las vanguardias estéticas y creativas, convirtiendo El Carpio, y me apropio de sus palabras en la entrevista que pudimos leer en este mismo periódico, en una Venecia de la campiña. Porque Scarpia es la demostración de que si bien los proyectos, cuando se consolidan en el tiempo y cuentan con un público fiel, trascienden a


las personas, siempre son personas comprometidas, imaginativas e ilusionadas las que están detrás de los proyectos, formando parte de sus cimientos, a modo de raíces humanas. Scarpia siempre me ha llamado la atención, y ha despertado mi admiración, más allá de por mi vinculación emocional y genética con El Carpio, por su afán de conectividad. Porque este festival emana naturalidad, en el sentido de acercar la cultura y la creación artística como elementos ordinarios y comunes de nuestras vidas. En todos los sentidos, interpretando lo “urbano”, nuestras calles y casas, como un espacio sobre el que experimentar desde un punto de vista artístico, pero también desde el humano, tratando de lograr lugares más habitables, más cómodos y bellos. Hay un notable esfuerzo por inmiscuir en el proceso creativo a toda la ciudadanía, tanto a los más pequeños como a los mayores, y en este sentido se han impartido talleres específicos. Todo evento cultural que no parta desde la premisa de la siembra está condenado a fracasar, algo que siempre se ha entendido muy bien en Scarpia, y de ahí su afán por instruir y buscar la constante complicidad del espectador, para que abandone su condición y pase a ser sujeto activo del evento. Scarpia convierte a El Carpio en un lugar de encuentro, aprendizaje, disfrute y, sobre todo, conocimiento. Por el Kiosco Scarpia -la de piruletas y paquetes de pipas que he comprado en mi infanciahan pasando diversas y atractivas propuestas creativas dentro del ciclo Convocados, donde los creadores han tenido la oportunidad de exponerse y presentarse en primera persona, a modo de “comerciales” de su propia obra. Y más, conferencias, creaciones in situ, reinterpretaciones, talleres, etc., en un amplísimo programa que ha combatido las penurias presupuestarias con tesón e imaginación. Scarpia, en su undécima edición, ha dedicado su programación a la Magia. La Magia como fábrica de

ilusionismo en este tiempo de realidad fea e incierta. La Magia y su siempre sorprendente capacidad de transformación. Scarpia y Miguel Ángel Moreno conocen muy bien la Magia, la han convocado y ejercitado durante once años, once, hasta llegar a convertirse en una cita ineludible, marcada en rojo, en el calendario cultural cordobés. Magia y trabajo y constancia e imaginación, ilusionismo en resumidas cuentas. En estos tiempos, ya no sé cómo catalogarlos, necesitamos que existan muchos Scarpias, que no nos abandonen, que sigan estando ahí, mostrándonos un rayo de esperanza, que sean una luz entre estas tinieblas que pretenden ocuparlo todo. Si dejamos que desaparezca Scarpia, y sólo es un ejemplo, acabaremos embrutecidos, enredados en esta mezquina orgía de recortes y cifras, de vidas desahuciadas y alarmas a todas horas. Porque la Cultura no es sólo ilusionismo, o magia, es mucho más, es alimento, educación, oxígeno, libertad.

Diario Córdoba Cultura Pedro Marín 29/04/2013

Scarpia acerca el “land art” a los universitarios Como “experiencia positiva” y “curso muy bien organizado y muy bien argumentado” ha sido calificada la primera incursión de las Jornadas Scarpia en la formación práctica para universitarios sobre proyectos de arte público. Con la dirección de los profesores José Manuel Almansa y Victoria Quirosa, del área de Historia del Arte de la Universidad de Jaén, y el patrocinio de ésta y del Ayuntamiento de El Carpio, las jornadas han acogido este fin de semana a más de cuarenta alumnos, a los que, en síntesis, se ha instruido de forma teórica y práctica en los inicios del movimiento land art o arte del paisaje. Los monitores han sido los artistas Antonio Montesinos y Miguel Moreno, que no se han limitado a la consabida charla teórica, sino que han compartido con los alumnos su propio proceso de creación de las obras, incentivando las aportaciones personales. Este contacto directo con los artistas y la práctica y la convivencia con ellos han supuesto el mejor revulsivo para el éxito del proyecto, según reconocieron los profesores Almansa y Quirosa, que también elogiaron la organización, las instalaciones y la hospitalidad de El Carpio. Miguel Moreno, director de Scarpia, destacó el salto cualitativo que supone este apoyo de la Universidad al nuevo formato de centro de arte intermitente.

331


Diario Córdoba Cultura Rafael Castro 19/07/2013

Cambios de mirada en Scarpia Un año más, Scarpia 2013 está consiguiendo su objetivo: que el que participa piense y reflexione. En esta décimo segunda edición, que ya ha sobrepasado su ecuador, se trabaja desde el concepto del reciclaje, con lo público y con un claro sentido de transformación social, en el sentido de que hay otras formas de ver las cosas. Los casi 50 participantes de este certamen de arte contemporáneo que se celebra en El Carpio se convierten en actores importantes para que se desarrolle la obra y no meros espectadores. Scarpia es un evento cercano, muy familiar y una auténtica fábrica de producción artística en la que, sin duda, la capacidad para entender el arte y los tiempos que se están empleando en ello están animando las propuestas creativas. Uno de los monitores, Juan López Aranguren, de Basurama, que ha participado por primera vez en las jornadas, comenta que los participantes han aportado ideas, “metiéndose en el cambio de mirada, trabajando con la propiedad de los objetos, los prejuicios, etcétera, y proponiendo qué cosas se podían hacer en los espacios”.Y lo han conseguido. No hay más que darse una vuelta por el parque periurbano, donde se han instalado casi una veintena de juegos elaborados a partir de materiales reciclados. Así, se han realizado tirolinas, una cápsula inflable, colchonetas, toldos que se abren y cierran y mucho más. Esta actividad, denominada Génesis de un parque público, ha demostrado que con cualquier elemento conceptual se podía realizar un parque. “En Scarpia se están explotando muchas ideas a través de la imaginación”, comenta su 332 – Scarpia 2002 / 2014

director, Miguel Moreno. Este trabajo es un ejemplo más de lo que es capaz este encuentro artístico, analizando en él aspectos como el aislamiento, la soledad y la reflexión. En estas sesiones se pone de manifiesto la capacidad creativa de personas que no habían manejado herramientas inusuales. Muchas de ellas llegan del mundo de la imagen, la fotografía, el dibujo y el arte audiovisual, “por lo que ponerse a manipular ha sido todo un descubrimiento”, asegura López Aranguren, quien añade que “algunas de las piezas son verdaderas obras de arte”. De aquí han surgido ideas para construir más adelante un parque. Miguel Moreno afirma que se ha realizado un documental, “con una calidad fantástica”, en el que se ha preguntado a la gente del pueblo dónde estaba situado este parque, y el dato extraído es que el 90% de los encuestados no lo conocía. Gracias a este proyecto se ha puesto la mirada en el Guadalquivir, fusionando la naturaleza del río con la del parque.

Cordópolis La Caraba Ángel Ramírez 6/08/2013

Tupper Time ¿Quién no querría estar en esa foto? Veintitrés y la de la tele (esa no, esa estará contando alguna pena) divirtiéndose. Uno ve la foto y piensa que qué bien hubiera estado ahí en lugar de un despacho, una reunión de trabajo o haciendo la compra. La foto es la diversión misma, una especie de nueva versión de la última cena, con vino, pan y aceite (a Arturo le toca de mesías, por absurdo). Tupper Time llaman a la foto y tiene su gracia, hace unos años pensábamos que la felicidad estaba en los menús degustación a 120 euros, la accesibilidad absoluta de las tecnologías, y en adivinar la añada del vino, y ahí andan con el vino de tetra brik, ese teléfono verde en la pared y todos de espaldas a la tele. Después ve uno qué habían estado haciendo minutos antes y entiende que estuvieran contentos. En unos días han llenado El Carpio y su pedanía Maruanas (¡qué nombre más bonito¡) de espejismos que en nuestra pantalla nos parecen producto de alguna mente diseñadora y el photoshop y no, lo que han estado haciendo es encalar y hacer explícitas las sensaciones y el sentido del paisaje. Anamorfosis se llama el uso de la perspectiva para privilegiar un punto desde el cual la obra cobra sentido, y la búsqueda de ese punto entre trazos en sí mismos hermosos es una pequeña aventura que vivirá todo el que se deje pasear por esas calles. El acierto de Scarpia XII, la experiencia de Boamistura y el entusiasmo del resto de comensales nos han dejado esa pequeña pista de belleza y sencillez. Es curioso que me encontrara con estas imágenes en los mismos días en que vi la exposición de


José Duarte, con su mirada desolada y ausente, difícil encontrar dos expresiones culturales más distantes. Miro de nuevo la instantánea (¿no tiene gracia lo de instantánea?) del tupper time y se me ocurre que la cultura es crear y compartir (ya sé que alguien lo ha dicho antes). Crear es lo que nos hace distintos a una polea o un alternador (¿qué hace un alternador?), y compartir lo que permite que nos reconozcamos unos a otros, que nos sintamos apreciados. En definitiva lo que nos hace humanos, lo que todos los analistas que se dedican a eso (y la experiencia de cualquiera) dicen que puede hacernos felices. En algún sentido, no se puede ser feliz sin ser culto. Y quizás no sea esto lo que se suele contar de la cultura. Es frecuente que aparezca como un lujo, una excentricidad más o menos prestigiosa, cuando no un refugio para inadaptados u holgazanes. Tampoco es extraño el discurso agorero, pesimista, que convierte la cultura en una suma de agravios, un espacio agrio en el que lamerse las heridas. Si consiguiéramos restituir a la creación cultural su carácter radicalmente humano, el lugar en el que podemos ser más nosotros que ningún otro, en el que nunca se es “trabajador por cuenta ajena” ni “fuerza de trabajo” podríamos ganar este tiempo que algunos poderosos han decidido que sea tupper time para la mayoría. Porque, además, pocas cosas hay más revolucionarias que divertirse.

Cordópolis La Caraba Ángel Ramírez 29/07/2014

Scarpianxs Dicen los datos que Córdoba tiene 76 municipios y 200 poblados, pero hay uno nuevo que no está contabilizado, y su existencia está documentada al menos desde 2002. No sabemos de su localización y geografía exacta (todo apunta a la campiña), pero una investigación etnográfica realizada en las redes sociales nos permite una aproximación que debería ser refrendada por un estudio de comunidad. Por lo que sabemos en Scarpia hay un lujoso restaurante para cerdos, una noria árabe, una duquesa ausente y una colonia llena de letras. No tenemos datos exactos pero según las evidencias debe haber también una ferretería y un chino o un veinte duros. Las pelotas se mueven en rebaño, y tienen otras de hasta tres metros de diámetro con tendencias suicidas que te caen en lo alto a poco que te descuides, y también hay burros gigantes y elefantes de piedra. – Esta mañana hemos hecho la ruta del colesterol homenajeando a Pimpinela, una pajarera interactiva con punto de cruz, y un centro de recepción de visitantes con restos de poda y siete cajas de preservativos. Esta tarde vamos a hacer la sesión teórica del taller en el albergue. – ¿Estamos a 43 grados a la sombra y nos vamos a quedar aquí dentro? ¿Por qué no pintamos de rosa el Ayuntamiento? – Eso hay que hablarlo con Paco – Vale, tú hablas con Paco, tú con la Guardia Civil y yo salgo pitando para la ferretería Los scarpianos son un poco aristocráticos y como los duques pasan la mayor parte del año fuera, pero vuelven todos los veranos para ver a sus primos de la infancia. Es-

tán en el pueblo casi dos semanas y lo llenan todo de imágenes, y se las llevan (documentar le llaman). A un scarpiano se le reconoce rápidamente, están todo el día mirándolo todo como si acabaran de bajarse de una nave espacial, les encantan los serranitos, dar vueltas por el pueblo sin sentido alguno, y siempre les parece pronto. Los scarpianos se zampan unas tartas que están casi prohibidas en el resto del mundo, son muy fotogénicos y nunca se quejan ni tienen prisa. Estos días, una vez terminada su estancia en el pueblo, van como sonados, las ciudades les parecen sitios muy aburridos, la gente apenas habla entre sí, está siempre acabando de hacer cosas y manoseando el móvil todo el rato. Ahora miran fotos, se envían mensajes, abren carpetas, recuerdan, queda casi un año para seguir construyendo un pueblo que no está en los mapas, ni en los censos. En esta sociedad actual, tan extraña, no sabemos a donde irán a parar tantas imágenes, acciones efímeras y virtuales, intervenciones, recuerdos y emociones, un mundo que hasta hace poco parecía una excentricidad, una frivolidad, y ahora nos resulta tan necesario como el oxígeno que respiramos. Poco sabemos de lo que pasará, pero estoy convencido de que Scarpia formará parte de esos nuevos mapas que necesitamos urgentemente dibujar. Enteradxs estáis. Nota: Scarpia tiene lugar todos los meses de julio y cualquiera con ganas puede participar. La imagen es la ganadora del concurso Scarpia XIII El Paisaje, obra de Moyra Montoya Moyano.

333


Conferencias

Scarpia ha sido un foco de conocimiento desde sus inicios, se ha tenido en cuenta especialmente la formación teórica de los participantes y asistentes. La presencia de artistas de reconocido prestigio y especialistas en paisaje han hecho de estas jornadas un encuentro pionero en la formación de arte público.

Scarpia I, 2002 Miguel A. Moreno, artista visual y coordinador de las jornadas, Arte y naturaleza. 7/9/2002 Antonio R. Sánchez Gavilán, historiador del arte y coordinador de las jornadas, Site - Non Site. 8/9/2002 Scarpia II, 2003 Hisae Yanase, artista visual, ceramista Paisajismo y jardines de Japón. 10/7/2003 Vladimir Oliveira, artista visual Marabunta. 13/7/2003 Miguel Gómez Losada, artista visual Paisaje y pintura. 15/7/2003 Scarpia III, 2004 Ángel García Roldán, artista visual. Las miradas del desencuentro. 20/7/2004 Santiago Navarro, artista visual y profesor de BB. AA. El paisaje donado. 21/7/2004 Antonio Sánchez Gavilán, historiador del arte. A vista de pájaro, percepción artificial. 22/7/2004 Paco Pérez Valencia, artista plástico y gestor cultural. Un nuevo modo de ver la exposición. 23/7/2004 Juan Cuenca, arquitecto. Arte y espacio urbano. 24/7/2004 Francisco Cózar, artista visual y gestor cultural. Lo verde. 26/7/2004 Scarpia IV, 2005 Jesús Alcaide, crítico de arte e historiador. Sabotaje Urbano. Resistencias y obstrucciones en el espacio público. 19/7/2005 Jesús Pedraza, artista y gestor cultural. Olvidar sentido de la colocación. Turista borrado. 19/7/2005 Juan F. Lacomba, artista e crítico de arte. Percepción y sentido en el paisaje moderno. 20/7/2005 Óscar Fernández, historiador y comisario. Paisajes virtuales, el efecto Moebius. 21/7/2005 Miguel Melgares, artista performance. Hacía una hipercontextualización espacial. 21/7/2005 Clara Catalán, artista e investigadora de paisaje. Arte y medioambiente. Análisis de intervenciones en el entorno natural. 22/7/2005 Juanjo Caro y Jacinto Lara, artistas plásticos. La intuición. 23/7/2005 Jacinta Ortiz, arquitecta. Arquitectura Oculta. Paisajes posibles. 25/7/2005 Rosa Colmenarejo, arquitecta paisajista e historiadora del arte. El Jardín como arte. 26 /7/2005 Scarpia V, 2006 Ángel Luis Pérez Villén, crítico y comisario de arte. Sopa de letras. Paisaje y su contexto. 4/7/2006 Maider López, artista visual Procesos

334 – Scarpia 2002 / 2014

y procedimientos en sus proyectos de arte público. 5/7/2006 Óscar Fernández, crítico y comisario. Reclaim the street, breve historia del arte público. 5-7/7/2006 Mesa redonda. La escultura pública en la Córdoba actual (moderador Ramón Román, filósofo y escritor. Intervienen los creadores: Luis Celorio,

Pedro Marín, periodista, corresponsal de Diario Córdoba. Una mirada a El Carpio. 10/9/2009 Óscar Fernández, historiador del arte y comisario. Arte actual y turismo. 11/9/2009

Juan Manuel Belmonte, Rafael Cornejo, Francisco Marcos). 7/7/2006 Federico Guzmán, artista visual. Presentación y procedimientos de su trabajo personal. 4/9/2007 Mira Bernabeu, artista visual. Taller de creación y procedimientos en la producción de un proyecto de arte. 7/7/2007 Mateo Maté, artista visual. Taller de creación y procedimientos en la producción de un proyecto de arte. 9-8/7/2007 Juan de Dios García, músico e investigador. Taller de arte sonoro. 12/7/2007

de Proyecto lunar. 17/8/2010 Verónica Ruth, artista visual. Canal de arte Scarpia. 18/8/2010 Carlos Amorales, artista visual. Presentación y producción de proyectos de arte. 19/8/2010 Alejandro Durán, artista visual y gestor cultural. Los Claveles. 20/8/2010 Miguel Gómez Losada, artista visual y gestor cultural. Nocturno. 21/8/2010 Cristina Ferrández, artista visual. Presentación de su trabajo personal. 23/8/2010 Ángel García Roldán, artista visual. El circo de Cuba. 26/8/2010 Jesús Alcaide, historiador y comisario de arte. Animalitos, loros y gatos en un jardín de invierno. 27/8/2007

Scarpia VII, 2008. La Fiesta Alonso Gil, artista visual. Presentación y procedimientos en su trabajo personal. 29-30/8/2008 Pilar Albarracín, artista visual. Presentación y procedimientos en su trabajo personal. 1-2/9/2008 Daniel Canogar, artista visual. Presentación y procedimientos en su trabajo personal. 3-4/9/2008 Jose Naranjo, artista y especialista en la obra de Ocaña. Ocaña. 6/9/2008 Mesa redonda homenaje a Ocaña, Luis Cárdenas, José Naranjo, María Ángeles García, José Luis Villegas. 6/7/2008 Scarpia VIII, 2009. Arte y turismo Manuel Domínguez Guerra, artista visual y actor. Presentación de Melissa Hindell. 1/9/2009 Fernando Sánchez Castillo, artista visual. Presentación y procedimiento de su trabajo personal. 3/9/2009 Carlos Aires, artista visual. Vallas publicitarias, procedimientos en sus propuestas de creación. 10/9/2009 Javier Serena, escritor. Presentación del libro Las Torres de El Carpio. 4/9/2009 Inmaculada Lázaro, gestora cultural. Proyecto de gestión integral de turismo arte y cultural. 3/9/2009 Carmen Carmona Movalatex, artista. Artifariti. 5/9/2009 Antonio R. Montesinos, artista visual. Le petit tour. 5/7/2009 Pepe Murciego, La más Bella. Presentación y producción desde la colectividad. 7/9/2009 Julián Hurtado de Molina, Cronista Oficial de El Carpio Mitos y leyendas de El Carpio. 7/9/2009

Scarpia IX, 2010. Flora y Fauna Rafael Jurado, gestor cultural Director

Scarpia X, 2011. El Cuerpo como Territorio Francisco Díaz Rodríguez, estudiante y modelo del cartel. Presentación Scarpia X .16/8/2011 Mp & Mp Rosado Garcés, artistas visuales. Presentación de sus trayectoria. 17/8/2011 Rubén Barroso, artista y gestor cultural. Centro de Arte Sierra. 18/8/2011 Manuel Ambrosio, Alcalde de Morille / Fabio de la Flor, editor y gestor cultural. PAN, Festival de acción y poesía en Morille (Salamanca). 19/8/2011 Javier Orcarai y Gabi Mangeri, directores de La Fragua, Belalcázar (Córdoba). 20/8/2011 Isabel León, artista performance. Presentación de su trabajo personal. 22/8/2011 David Bestué y Marc Vives, artistas. Presentación de su trabajo personal. 23/8/2011 Juan Zamora, artista visual. Presentación de su trabajo personal. 26/8/2011 Noelia Centeno, historiadora del arte. El cuerpo en la historia del arte. 26/8/2011 Abigail Narváez y Eva Granados, artistas visuales. Idea y desarrollo del Sticker. 27/8/2011 Scarpia XI, 2012. La Magia Eugenio Ampudia, artista visual. Procedimientos en los proyectos de arte público. 10/7/2012 Beatriz Sánchez, artista visual. Street Art, videocreadores y magos. 12/7/2012 Óscar Pérez Ocaña, artista visual.

Presentación del libro Land art en España (resenta Juan Francisco Rueda). 14/7/2012 Jorge Perianes, artista visual. El bosque mágico. 18/7/2012 Jesús Azogue, artista visual. Vídeo mapping. 19/7/2012 Iago de Sant, director de cine. Canal de arte Scarpia y la magia. 20/8/2012 Scarpia XII, 2013. Ecosistemas del arte y la sociedad Miguel Guzmán, arquitecto, artista visual y gestor cultural. 30 deseos en fuga libre. 9/7/2013 Karmelo Bermejo, artista visual. Un recorrido por su trayectoria. 13/7/2013 Isidro López Aparicio, artista visual, y gestor cultural. Artifariti, encuentros internacional de arte en territorios liberados del Sahara Occidental. 11/7/2013 Basurama, colectivo de arquitectura y arte social. Génesis de un parque público. 17/7/2013 Santiago Cirugeda & Colaborativa, arquitectos. Arquitectura y tecnología como motor de desarrollo local. 11/7/2013 Boa Mistura, colectivo de artistas. Acupuntura colectiva en el espacio público. 18/7/2013 Scarpia XIII, 2014. El Paisaje Eduardo D’Acosta, fotógrafo. El paisaje a la luz y a la sombra de la pintura. 9/7/2014 Patricio Cabrera, artista visual. El Paisaje. 9/7/2014 Carmen Andreu, artista y profesora de paisaje de BB.AA. Retos del paisaje hoy. 9/7/2014 Taller de Casquería, colectivo de arquitectos y artistas visuales. Paisanaje. 11/7/2014 Albert Gusi, artista visual. Paisaje y acción. 14/7/2014 Félix Carpio, fotógrafo. Paisajes en la memoria. 16/7/2014 Fernando Castro Flórez, historiador, filósofo y crítico de arte. El paisaje de los acontecimientos y el Babelismo carcelario (Una aproximación a ninguna parte). 17-18/7/2014


Scarpia. Catorce años de creación contemporánea en El Carpio (Córdoba)  

Es la publicación que resumen los catorce años de vida de un festival que ha sido referencia nacional en torno a la formación y reflexión d...

Scarpia. Catorce años de creación contemporánea en El Carpio (Córdoba)  

Es la publicación que resumen los catorce años de vida de un festival que ha sido referencia nacional en torno a la formación y reflexión d...

Advertisement