Issuu on Google+


Presentación Sorprendido, pero muy agradecido, recibo la invitación para participar en «Rodando». Y lo hago con cierta nostalgia, recordando mis tiempos de maestro, más concretamente en la etapa en que fui responsable de la Unidad Integrada de Educación Especial en el C.P. «Romero Peña» de La Solana. Siempre me ha seducido este campo. Siempre he admirado a los profesionales que se dedican al inmenso menester de educar, de igualar, de integrar a los chicos con necesidades educativas especiales. Y mi admiración se multiplica cuando el adocenamiento no cala en la pedagogía. Crear, innovar, incorporar recursos e instrumentos diferentes a los del curso anterior con criterios heurísticos adecuados y con la cabeza y el corazón puestos en el alumno, me parece, sin pelotear, que es una de las tareas más hermosas, y no siempre reconocidas, que se pueden dar en el extenso ámbito de las familias profesionales. Decía Paul Freire que teníamos que transformar las dificultades en posibilidades. Esa es la grandeza del trabajo docente y familiar con las personas con discapacidad, aunque reconozco que esta tarea debe ser de la «tribu entera», como alguien más versado que yo ha comentado de manera concluyente. Tal vez parezca demasiado trascendente, o ñoño para algunos, decir que al lado del inmenso valor intrínseco del concepto educativo, trabajar y luchar desde la escuela y desde la calle por la consecución de un mundo más justo e igualitario que otorgue dignidad plena a cualquier ser humano, con independencia de sus rasgos diferenciales respecto a patrones -muchas veces absurdos- predominantes socialmente, debería estar en el anhelo de las personas de bien. Estoy seguro que en el CEE «Puerta de Santa María», muchas veces sin saberlo, estáis contribuyendo a que así sea. Es conocida la frase de Plutarco «El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender». Que sigáis encendiendo lámparas desde esa comunidad educativa, y que su luz llegue al mayor número posible de rincones oscuros.

Muchas gracias. Nemesio de Lara Guerrero

1


Sumario PRESENTACIÓN................................................ Nemesio de Lara Guerrero Presidente de la Diputación de Ciudad Real

pg. 1

EDITORIAL...................................................... Mª Dolores Nápoles Racionero Orientadora del Centro.

pg. 3

MONOGRÁFICO.................................................... Fobias M. Ángeles Ros Molina Coordinadora del C.A.A.E.

pg. 4

EL RINCÓN DE LAS TIC..................................... Miguel Ángel Martín de la Vega Romero Director del Centro

pg. 30

COLABORACIONES............................................. La pizarra digital interactiva Aula de Educación Especial del CPIP San Isidro de Daimiel.

Saludo al nuevo Colegio Mª Jesús Palomo Chaparro Madre de alumna del Centro

pg. 33 pg. 39

NUESTRO CENTRO ............................................. Actividades extracurriculares Carmen González Galán Jefa de Estudios del Centro

2

Convocatorias

Dirección: Equipo Técnico del C.A.A.E. Colaboradores: Profesionales del Centro. Distribución: CEP de Ciudad Real Imprime: Imprenta Provincial de Ciudad Real. Depósito Legal:

pg. 40

EL TABLÓN..................................................... •

Edita: Colegio Público de Educación Especial Puerta de Santa María

pg. 44

El centro no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores de esta revista.


Editorial De la A a la Z, o lo que es lo mismo, desde la ablutofobia (miedo a lavarse o bañarse) hasta la zoofobia (miedo a los animales), podemos encontrar una amplia gama de miedos irracionales y desproporcionados que condicionan enormemente la vida de las personas que los padecen. Estos miedos que generan una serie de síntomas y cursan con gran ansiedad, se denominan FOBIAS, y son el tema principal del monográfico que nos ocupa en este número de la Revista «Rodando».

En estos tiempos que corren, donde el lenguaje aguanta todo, en ocasiones, se usa con gran facilidad y de manera gratuita el término fobia, y no siempre este apelativo se emplea de manera adecuada. Con este número, pretendemos acercar el mundo de las fobias a la comunidad educativa, para que seamos conscientes de las características e implicaciones que dicho término conlleva. Hay que tener en cuenta el hecho de que la mayoría de las fobias tienen su origen en la infancia, más en concreto entre los 6 y los 12 años, coincidiendo con la etapa de Educación Primaria, por eso precisamente nos parece relevante abordar esta temática, ya que dichos temores irracionales pueden derivar o convertirse en fobias en la edad adulta. Desde el centro educativo, no se debe permanecer al margen de dicha problemática que afecta a cierto alumnado. En las fobias, el principal componente emotivo que destaca es el de la angustia. Por eso, como profesionales de la educación, hemos de

poner en práctica nuestra competencia emocional, y ser capaces de ponernos en el lugar de aquellos alumnos que muestran este tipo de conducta fóbica. Se puede hablar de fobia, cuando dicho miedo irracional interfiere de forma apreciable en la vida cotidiana de quien la padece. Llegando incluso a incapacitar a estas personas. A pesar de no existir muchos estudios o bibliografía sobre los trastornos de ansiedad en la infancia en comparación con la existente en los adultos, creemos que por lo incapacitantes que pueden ser dichos trastornos y su posterior consecuencia en la vida adulta, es necesario atender determinados signos de ansiedad visibles entre nuestro alumnado, de cara a intervenir proactivamente para intentar reducirlos y así mejorar la calidad de vida de nuestros niños. Aprovechando el merecido impulso que desde la Administración Educativa se le está dando a la Etapa de Educación Infantil (con la implantación con carácter general del 1er ciclo, comprendido entre los 0 a los 3 años), no podemos obviar que es precisamente en dicho período donde los niños adquieren los primeros hábitos de autonomía e independencia personal, y se enfrentan a situaciones novedosas y que, según se desarrollen, pueden derivar en experiencias más o menos agradables. Estas experiencias van a condicionar en gran medida, la posible aparición de fobias relacionadas con el ámbito escolar. Como viene siendo habitual, agradecemos la inestimable colaboración de todas aquellas personas (profesionales de la educación, familias, etc.…) que ponen a nuestra disposición sus experiencias y su buen hacer, y que hacen posible que nuestra «rueda» siga caminando. Desde el ámbito de la Educación Especial intentamos eliminar cualquier tipo de «fobia» o barrera que pueda existir hacia nuestros especiales alumnos, sobre todo motivadas por el desconocimiento. Para finalizar, y esperando que ustedes no sufran o adolezcan de «lectofobia», (fobia hacia la lectura), les dejo con el monográfico que espero resulte de su interés. María Dolores Nápoles Racionero Orientadora del CEE

3


Monográfico FOBIAS En realidad la fobia es un fantasma, una fantasía, una ilusión que existe en nuestra mente...tan solo si nosotros creemos que ella existe. Ese es el poder de la fobia. El poder que le damos nosotros mismos. Por lo tanto debemos luchar contra la fobia y vencerla porque ella en si misma no es nada y se disuelve ante nuestro poder.

LOS TRES LEONES En la selva vivían tres leones. Un día el mono, el representante electo por los animales, convocó a una reunión para pedirles una toma de decisión: Todos nosotros sabemos que el león es el rey de los animales, pero hay una gran duda en la selva: existen tres leones y los tres son muy fuertes. ¿A cuál de ellos debemos rendir obediencia?¿Cuál de ellos deberá ser nuestro Rey? Los leones supieron de la reunión y comentaron entre si. -Es verdad, la preocupación de los animales tiene mucho sentido. Una selva no puede tener tres reyes. Luchar entre nosotros no queremos ya que somos muy amigos. Necesitamos saber cual será el elegido, pero, ¿Cómo descubrir?Otra vez los animales se reunieron y después de mucho deliberar, llegaron a una decisión y se la comunicaron a los tres leones. Encontramos una solución muy simple para el problema, y decidimos que Uds. tres van a escalar la Montaña Difícil. El que llegue primero a la cima será consagrado nuestro Rey.- La Montaña Difícil era la mas alta de toda la selva. El desafío fue aceptado y todos los animales se reunieron para asistir la gran escalada. El primer león intentó escalar y no pudo llegar. El segundo empezó con todas ganas, pero, también fue derrotado. El tercer león tampoco lo pudo conseguir y bajó derrotado. Los animales estaban impacientes y curiosos; si los tres fueron derrotados, ¿Cómo elegirían un rey? En este momento, un águila, grande en edad y en sabiduría, pidió la palabra. -¡Yo sé quien debe ser el rey!-. Todos los animales hicieron silencio y la miraron con gran expectativa. ¿Cómo? Preguntaron todos. Es simple, dijo el águila. Yo estaba volando bien cerca de ellos y cuando volvían derrotados

4

en su escalada por la Montaña Difícil escuché lo que cada uno dijo a la Montaña. El primer león dijo: ¡Montaña, me has vencido!. El segundo león dijo: ¡Montaña, me has vencido! El tercer león dijo: ¡Montaña, me has vencido, por ahora! Pero ya llegaste a tu tamaño final y yo todavía estoy creciendo. La diferencia, completó el águila, es que el tercer león tuvo una actitud de vencedor cuando sintió la derrota en aquel momento, pero no desistió y quien piensa así, es mas grande que su problema: él es el rey de si mismo, está preparado para ser rey de los demás. Los animales aplaudieron entusiasmadamente al tercer león que fue coronado El Rey de los animales. Moraleja: No tiene mucha importancia el tamaño de las dificultades o problemas que tengas. Tus problemas, por lo menos en la mayor parte de las veces, ya llegaron al nivel máximo, pero no tú. Tú todavía estás creciendo y eres más grande que todos tus problemas juntos. Todavía no llegaste al límite de tu potencial y de tu excelencia. La Montaña de las Dificultades tiene un tamaño fijo, limitado. ¡TU TODAVIA ESTAS CRECIENDO! CONCEPTO Y DIFERENCIAS. Desde el punto de vista psicopatológico se debe establecer la distinción conceptual entre el miedo y las fobias. MIEDO es una perturbación angustiosa del estado de ánimo ante una amenaza concreta, conocida, externa y no originada por un conflicto. El término FOBIA se utiliza para denotar reacciones de miedo intensas acompañado de


conductas evitativas hacia situaciones (reales o anticipadas) u objetos que no suelen producir daño y a los que la mayoría de las personas pueden enfrentar sin dificultades. La evitación se produce porque al quedar fuera de contacto con el objeto o situación fóbica, el miedo desaparece y con él la ansiedad. Un miedo y una fobia no difieren en mucho, pero si hay una diferencia importante, y es que las fobias son irracionales. La fobia es un tipo de miedo que «…es desproporcionado con respecto al peligro de la situación, es involuntario y lleva a evitar la situación temida». El miedo siempre está acompañado de algo concreto, mientras que en la fobia no se puede reconocer el objeto temido, es un miedo indefinido o los temores se encuentran relacionados con situaciones a las que la persona admite que está r e s p o n d i e n d o irracionalmente. Las reacciones fóbicas persisten a lo largo de un periodo de tiempo considerable, son desadaptativas y no corresponde a la edad o al estado evolutivo. También se puede decir que se trata de un grupo de padecimientos caracterizados por la presencia de un temor irracional provocado por ciertos objetos, animales, actividades o situaciones, la cual va hacer que la persona presente una conducta de evitación. El temor es injustificable dado el tipo de objeto, actividad o situación que se esta evitando. El temor irracional se acompaña de una ansiedad cuando se esta frente al estímulo fóbico. De esta manera, «las personas que sufren de algunas fobias se dan cuenta que sus respuestas son irracionales». Por lo tanto, podemos decir que la fobia es un miedo intenso y persistente hacia un objeto, situación o actividad específica, debido al cual el individuo lleva una vida limitada. La ansiedad

que se sufre suele ser desproporcionada con las situaciones reales, y las víctimas son conscientes de que su miedo es irracional. Marks (1969) señaló ciertos requisitos para conceptuar a las fobias, tales como: „ Miedo desproporcionado en función del carácter amenazante de la situación, o sea, claramente superior al esperable dadas las circunstancias. „ Evitación de la situación temida debido al miedo. „ Consciencia de parte de la persona de la inexistencia de una posible explicación lógica del fenómeno, es decir, del carácter irracional del mismo. „ Causan cierto grado de sufrimiento o malestar. „ Imposibilidad de c o n t r o l a r l a s voluntariamente. Para entenderse como tales, se debe tener en cuenta la presencia en la persona de la sensación de miedo y no sólo el componente del escape, ya que aunque no se produzca la evitación propiamente dicha, el simple deseo de hacerlo o de tolerar la situación fóbica a expensas de un alto grado de malestar y ansiedad, es suficiente para hablar de una fobia. Los miedos se convierten en fobias cuando: „ La sola idea de tener que enfrentar lo temido produce un intenso malestar llamado «ansiedad anticipatoria». „ La intensidad del miedo lleva a tratar de evitar por todos los medios el enfrentarse a lo temido. „ Si la evitación falla se soporta la situación con un malestar muy intenso que puede ser acompañado por manifestaciones físicas

5


que pueden llegar a desencadenar un Ataque de pánico. „ Interfieren de forma consistente en la actividad diaria o dificultan llevar a cabo o disfrutar de cosas que anteriormente no presentaban problema alguno. „ La persona reconoce que el miedo es excesivo e irracional. Todos tenemos pequeñas fobias que no nos impiden llevar una vida normal. El problema surge cuando son ellas las que nos controlan a nosotros. El ser humano convive con sus miedos toda la vida. El miedo aceptable le cuida, le previene de posibles peligros y le enseña a ser cauto. Forma parte de su aprendizaje. El problema surge cuando el miedo limita las acciones de la persona, cuando se convierte en patológico e inunda poco a poco las distintas parcelas de las personas hasta limitarla enormemente. Ese temor condiciona la existencia de quien la sufre hasta el punto de no poder seguir con su vida normal. SINTOMAS DE LA RESPUESTA DE ANSIEDAD Como síntomas ante una situación fóbica podemos destacar: 1º Síntomas subjetivos, cognitivos o de pensamiento.

• • • • •

Preocupación

• • • •

Anticipación de peligro o amenaza

Inseguridad Miedo o temor Aprensión Pensamientos negativos (inferioridad, incapacidad) Dificultad de concentración Dificultad para la toma de decisiones Sensación general de desor-ganización o perdida de control sobre el ambiente.

2º Sintomas motores u observables

• Hiperactividad • Paralización motora • Movimientos torpes y desorganizados

6

• Tartamudeo y otras dificultades de expresión verbal

• Conductas de evitación 3º Sintomas fisiológicos o corporales

• SÍNTOMAS

CARDIOVASCULARES: Palpitaciones, pulso rápido, tensión arterial alta, accesos de calor.

• SÍNTOMAS RESPIRATORIOS: Sensación de sofoco, ahogo, respiración rápida y superficial, opresión torácica.

• SÍNTOMAS GASTROINTESTINALES: Náuseas, vómitos, diarrea, aeorofagia, molestias digestivas.

• SÍNTOMAS GENITOURINARIOS: Micciones frecuentes, enuresis, eyaculación precoz, frigidez, impotencia.

• SÍNTOMAS NEUROMUSCULARES: Tensión muscular, temblor, hormigueo, dolor de cabeza tensional, fatiga excesiva.

• SÍNTOMAS NEUROVEGETATIVOS: Sequedad de boca, sudoración excesiva, mareos. ORIGEN O CAUSAS DE LAS FOBIAS Algunos investigadores creen que está implicada una pequeña región del cerebro llamada amígdala, el centro de control del miedo. Existen dos líneas fundamentales de investigación: unas centradas en buscar las bases bioquímicas de la fobia social y otras que buscan la influencia del ambiente. Por otro lado, existen además diversas teorías que intentan explicar la causa de las fobias desde distintos puntos de vista, pero quizás la más aceptada sea la teoría del aprendizaje. Esta teoría afirma que las fobias son el producto de la asociación producida por el condicionamiento clásico. Para que esto se entienda voy a explicar a continuación un experimento clave realizado por Watson, el fundador del conductismo y por su esposa. «El experimento se realizó con un niño llamado Alberto. Se observó cómo le atraía jugar con unas ratas blancas que se le facilitaron, de la misma manera que lo haría cualquier otro niño. Watson pretendía condicionar esta conducta y para ello lo que hizo fue producir golpes fuertes con una barra


de acero, muy cerca de Alberto, cada vez que éste miraba la rata. Alberto se aterrorizaba por el tremendo ruido. Como el ruido se le presentaba siempre junto con la rata, lo que ocurrió fue que Alberto asoció el estímulo desagradable (ruido con la barra de acero) con el estímulo agradable que hasta ese momento había sido la rata. Cuando un tiempo después Alberto vio la rata, sintió pánico. Lo que había ocurrido es que el niño había desarrollado una fobia específica a las ratas por condicionamiento»(1).

«hidrofobia» (fobia al agua), «aerofobia» o «aviofobia» (fobia a volar), «claustrofobia» (temor a los encierros o lugares pequeños) y acrofobia (fobia a las alturas) entre las más conocidas. Pero encontramos otras, como la «belenofobia» o fobia a las agujas, «amicofobia» o fobia a ser arañado por una animal, etc., que nos resultan muy extrañas, pero, sin embargo, existen. Actualmente las clasificaciones apuntan a describir tres grandes tipos de fobias: la fobia social, la agorafobia, y las fobias específicas. FOBIA ESPECÍFICA A partir 1994 se define a la fobia específica como un temor acusado y persistente, desencadenado por la presencia (o anticipación de la presencia) de un objeto o situación específicos. La persona reconoce que el miedo es excesivo o poco razonable; el mismo se encuentra asociado con malestar o deterioro funcional y, normalmente, se acompaña por una inmediata respuesta de ansiedad, con la consecuente evitación del objeto o situación.

Esta podría ser una teoría que explique en parte el por qué de las fobias, pero en absoluto definitiva. Lo cierto es que ni la teoría del aprendizaje, ni ninguna otra teoría, puede hasta la fecha explicar por completo el origen de las fobias. Hay preguntas todavía sin respuesta como por ejemplo: ¿por qué se desarrolla con más facilidad la fobia a las serpientes, a las arañas o a la oscuridad, que a un color, las flores, etc.? ¿Estamos predispuestos a padecer fobias a determinados objetos y no a otros? ¿O quizás aprendemos a desarrollar estas fobias observando a otras personas que las padecen? La discusión sobre las causas de las fobias está por tanto sin resolver, sin embargo su tratamiento, afortunadamente, parece estar más claro y hay más acuerdo en este sentido, lo cual sin duda resulta tranquilizador. CLASIFICACION DE LAS FOBIAS Las clasificaciones antiguas indicaban a cada fobia con un nombre. Por ejemplo:

En algunas personas la evitación es mínima, aunque la exposición a la situación les produce altos niveles de ansiedad. La clasificación actual incluye cinco tipos principales de fobias específicas: A los animales: pueden referirse a cualquier animal, aunque los más frecuentemente temidos son: serpientes, arañas, cucarachas, perros, pájaros, ratones, insectos y gatos. Éste tipo de fobia suele comenzar en la infancia, y la edad de aparición suele ser más temprana que en las otras fobias. Al ambiente natural: incluye miedos a las tormentas, al agua y a las alturas. Estos temores son muy frecuentes; de hecho, entre los hombres, el temor a las alturas es la fobia específica más frecuente. Los miedos al ambiente natural suelen comenzar en la infancia, aunque existen evidencias de que la fobia a las alturas aparece más tarde que otras fobias de este tipo. Ciertos estudios han encontrado que las fobias a

7


las tormentas y al agua son más frecuentes en las mujeres. A la sangre-inyecciones-sufrir daño físico: incluye el temor a ver sangre, recibir inyecciones, observar o sufrir procedimientos quirúrgicos y otras situaciones médicas. Suelen comenzar en la infancia o principio de la adolescencia. A diferencia de otras fobias, se encuentra asociada a una respuesta fisiológica bifásica durante la exposición a las situaciones temidas. Esta respuesta comienza con un aumento de la activación, seguido por una brusca caída de la tasa cardiaca y de la presión sanguínea, que en ocasiones provoca desmayos. Estos se producen únicamente en este tipo de fobia. Tipo situacional: incluyen fobias a determinadas situaciones, como por ejemplo a los ascensores, aviones, lugares cerrados, conducir, etc. Suelen comenzar a partir de los veinte años, si bien pueden presentarse antes.

preparación, a acercarse gradualmente al objeto o situación causante de su fobia. El objetivo es lograr que el paciente tolere la ansiedad en presencia del elemento fobígeno, para luego poder habituarse a ella. De ese modo se consigue, luego de varios afrontamientos, que el temor desaparezca. También se trabaja con otras técnicas conductuales y cognitivas: entrenamiento en relajación, respiración, visualización, auto instrucciones. EL MODELO COGNITIVO DE LA FOBIA ESPECIFICA: EL MODELO DE BECK (1985) El modelo cognitivo de las fobias (Beck y Emery, 1985; Cottraux y Mollard, 1988) postula que la ansiedad fóbica está asociada con una predisposición en el procesamiento de información referente al peligro-amenaza que implica determinado objeto o situación. No es el objeto, evento o situación lo que el sujeto teme, sino la anticipación de las consecuencias que puede tener la situación. Por ejemplo (Beck, 1985) una paciente con fobia a los doctores y hospitales había tenido un incidente traumático en el consultorio. Su médico había practicado una incisión en su garganta antes de que ella estuviera completamente anestesiada y su miedo a los hospitales estaba directamente relacionado con la creencia de que, a pesar de estar bajo el cuidado del médico, ella podía haber dejado de respirar.

La mujeres padecen de fobias específicas con mayor frecuencia que los hombres (relación 3:1). El diagnóstico de esta patología es el más frecuente dentro de los trastornos de ansiedad (la sufre el 11,3% de la población). De modo paradójico, quienes lo sufren no suelen consultar y los que lo hacen son los casos más severos.: las fobias específicas son los trastornos de ansiedad que mejor y más velozmente responden al tratamiento. La terapia psicológica más eficaz para esta patología es del tipo conductual. Se trabaja principalmente con la técnica de «exposición en vivo», en la que el terapeuta acompaña al paciente, luego de un cuidadoso trabajo de

8

Es importante tener en cuenta las cogniciones específicas asociadas con la anticipación de las consecuencias. La misma situación fóbica puede no evocar los mismos pensamientos e imágenes en diferentes individuos. Esa predisposición constituida por esquemas de peligro ante situaciones específicas y pueden desarrollarse a partir de experiencias traumáticas, modelado social o miedos preparados filogenéticamente (p.e Seligman, 1971). Este esquema cognitivo se relacionaría con una serie de distorsiones cognitivas: 1. Inferencia arbitraria-Visión catastrófica: El sujeto anticipa la ocurrencia de hechos amenazantes en una situación determinada, sin tener evidencia para ello.


2. Sobre-generalización: El sujeto a partir de una situación donde anticipa una amenaza, relaciona otras situaciones similares donde podría ocurrir amenazas similares, todo ello sin evidencia suficiente. 3. Maximización-Minimización: El sujeto exagera los peligros de la situación y minusvalora los elementos de seguridad de la situación o su habilidad para afrontarla. 4. Personalización: El sujeto se compara con cuando no tenía ese miedo y su evitación actual o dependencia de otros para superarlo, auto-criticándose por ello. (Más frecuente en las fobias sociales que en las simples).

MODELO COGNITIVO DE LAS FOBIAS ESPECIFICAS HISTORIA DE APRENDIZAJE FACTORES BIOLÓGICOS (1) ESQUEMAS COGNITIVOS (2)

Amenazas anticipadas a determinadas situaciones

SITUACIONES ESPECIFICAS ACTIVADORAS (2) DISTORSIONES COGNITIVAS (3)

• • • •

Visión catastrófica Sobregeneralización Maximización/Minimización

3. Lograr que el sujeto modifique sus cogniciones anticipatorias respecto a la situación fóbica. CUESTIONARIOS DE EVALUACIÓN Mencionaremos solo 3 de los cuestionarios utilizados en la evaluación de las fobias por representar prototipos típicos de los usados más frecuentemente: 1) El cuestionario de miedos de Wolpe y Lang (1964): Consta de 122 items referente a distintos objetos y situaciones potencialmente fóbicas que el sujeto evalúa desde 1 (Ninguna molestia) a 5 (Muchísimo). El terapeuta agrupa las respuestas y conceptualiza los miedos a la base. 2) Escala de evaluación de las fobias, pánico y ansiedad generalizada de Cottraux (1985): Contiene una subescala referente a las fobias. El sujeto anota sus dos principales fobias y valora el grado de evitación asociada a cada una de O (No experimento ningún malestar y jamás la evito) a 8 (Experimento un malestar extremo y siempre la evito). 3) Test de evitación conductual (B.A.T) de Lang y Lazowick (1965): El terapeuta expone al sujeto a la situación real fóbica y anota en una escala de 0 a 5 el grado de evitación.

Personalización

CIRCULO INTERACTIVO RESULTANTE (4) Pensamiento (Aprensión) Afecto (Ansiedad, miedo) Conducta (Evitación, huida)

OBJETIVOS TERAPÉUTICOS: 1. Lograr que el sujeto deje de experimentar ansiedad ante la situación fónica. 2. Lograr que el sujeto se exponga a la situación evitada y no la evite.

EL PROCESO DE INTERVENCIÓN 1º Evaluación: Fundamentalmente se trata de detectar el tipo de situación(es) fóbicas, el tipo de conducta de evitación y el componente cognitivo mediador (anticipaciones negativas), así como el grado de ansiedad asociado (componentes situacionales-cognitivos-afectivosconductuales). 2º Socialización del sujeto en el modelo de trabajo: relación pensamiento- afectoconducta, papel de las anticipaciones y conducta de evitación como forma de no contrastar sus predicciones.

9


3º Preparar al sujeto para enfrentar las situaciones evitadas y así poder modificar sus predicciones de anticipación de consecuencias negativas y no control. Papel de los «experimentos personales».

TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN TÉCNICAS COGNITIVAS: 1. DISTRACCIÓN: Parada y cambio de pensamientos negativos, uso de tarjetas con listado de recuerdos positivos o características positivas del sujeto. 2. DESCATASTROFIZACIÓN: Cambio de pensamientos negativos, comprobación de evidencias y búsqueda de soluciones. 3. INOCULACIÓN AL ESTRÉS: El terapeuta identifica los diálogos internos del sujeto antes-durante-después de enfrentarse a la situación fóbica y su conexión con el afecto y conducta en cada fase. El terapeuta sugiere pasos alternativos para modificar las cogniciones-afectosconductas implicadas en las fases previassituacional y postsituacional y entrena al sujeto en esas alternativas, para que este después las practiques en ellas. Básicamente consiste en la elección de auto-instrucciones pertinentes, respuesta de relajación y prevención de la respuesta de evitación. Se suele comenzar enfrentando las fases de modo imaginativo (p.e usando casetes en casa tras las consultas) y después directamente (la mayoría de las veces de modo gradual). 4. IDENTIFICACIÓN DE LOS SUPUESTOS PERSONALES: El terapeuta suele utilizar la llamada FLECHA DESCENDENTE para detectar los significados asociados a las anticipaciones negativas (p.e «Tengo miedo a la oscuridad»- ¿Y qué ocurriría si está en un lugar oscuro?- «Se me corta la respiración y temo morir»). A veces es útil RASTREAR el origen histórico de esos significados para ganar auto-comprensión y motivación para el cambio.

TÉCNICAS CONDUCTUALES: 1. ENTRENAMIENTO EN RELAJACIÓN: Se enseña al sujeto a manejar y distraerse de su ansiedad mediante el aprendizaje de respuestas incompatibles con la ansiedad (distensión muscular, respiración adecuada, etc), 2. TÉCNICAS DE EXPOSICIÓN: Es la técnica básica para el manejo de las fobias simples. Consiste en jerarquizar las situaciones fóbicas y en exponer al sujeto a ellas (gradualmente o no, imaginativamente y/ o en vivo) de modo que se prevengan las respuestas de evitación y hasta que disminuya la ansiedad en ellas. Desde un punto de vista cognitivo se presentan como «experimentos personales» para comprobar las anticipaciones catastrofistas y de incontrolabilidad. FOBIA SOCIAL La característica principal consiste en el miedo a ser juzgado por otras personas en situaciones sociales, que conduce a una evitación o temor pronunciado y persistente de las situaciones sociales o de desempeño, que pueden dar lugar a vergüenza o humillación. Los individuos con fobia social padecen un temor desproporcionado a ser juzgados negativamente en una amplia gama de situaciones sociales. Cuando quedan expuestos a la situación temida, frecuentemente experimentan síntomas somáticos de ansiedad. Algunos pacientes no presentan síntomas somáticos pero experimentan mucho temor y aprehensión. Los síntomas somáticos mas comunmente observados en la respuesta al temor en la fobia social son los siguientes: „ palpitaciones „ temblor „ tensión muscular „ sensación de nudo en el estómago „ sequedad de garganta „ sensación de frío o calor „ presión craneal o cefalea

10


Para cumplir con los criterios diagnósticos de fobia social, la ansiedad debe ser precipitada por el temor a las situaciones sociales. Los temores en algunas personas pueden limitarse a situaciones sociales específicas, mientras que en otras pueden ser más difusos e involucrar practicamente todos los contactos sociales. Las situaciones desencadenantes más comunes incluyen: hablar en público, ser presentado, ir a una fiesta, mirar a los ojos, hablar con personas de autoridad, escribir o trabajar mientras se es observado, rendir un exámen, hacer una conquista amorosa, comer o beber en público, expresar desacuerdo a gente que no se conoce muy bien, etc.

de fobia social, el temor no debe estar solo asociado a la discapacidad física. El diagnóstico y tratamiento de la fobia social se ven frecuentemente complicados por la amplia proporción de pacientes que presentan una o mas condiciones comórbidas. En la mayoría de los casos, los síntomas de fobia social preceden a los del trastorno

Las mujeres predominan menos entre los fóbicos sociales que entre otros tipos de fobias, normalmente, el trastorno aparece en la adolescencia o al inicio de la edad adulta, estando situada la media de edad entre los 15 y los 21 años, es raro su inicio antes de la pubertad. DIAGNOSTICO Los criterios de diagnóstico mas ampliamente utilizados concuerdan plenamente acerca de lo que constituye la fobia social. Existen algunas pequeñas diferencias entre los criterios de diagnóstico en cuanto al posicionamiento relativo de la fobia social. Por ejemplo, en el DSM-IV, el trastorno de pánico prepondera sobre la fobia social si ambos están presentes, mientras que la CIE-10 estipula que «debe diagnosticarse trastornos de pánico solo en ausencia de cualquier trastorno fóbico», incluyendo agarofobia, fobia social y fobias específicas. El DSM-IV establece la diferencia sobre la base del temor a ser juzgado. Tanto el DSM-IV como el DSMIII-R señalan un 70 a 80% de superposición entre la fobia social generalizada y el trastorno de personalidad evitativa, lo que no debe invalidar el diagnóstico de fobia social. Tanto el DSM- III-R como el DSM-IV también marcan una distinción cuando la ansiedad social, se halla dentro del marco de una enfermedad física como el mal de Parkinson. En este caso, para establecer el diagnóstico

11


comórbido, lo que sugiere que la presencia de fobia social precipita la aparición de la comorbilidad. En consecuencia, la pronta detección y tratamiento de la fobia social podría ayudar a prevenir la aparición de condiciones secundarias. La comorbilidad seria la norma en los pacientes con fobia social. En efecto, el diagnóstico de fobia social no comórbida, sin complicación, indica la necesidad de verificar la posible existencia de otros trastornos psiquiátricos. Una amplia gama de condiciones comórbidas han sido descriptas en la fobia social. Estas incluyen: „ Agorafobia „ Depresión mayor „ Trastorno de pánico „ Trastornos alimentarios „ Trastorno obsesivo-compulsivo „ Abuso-dependencia al alcohol COMORBIDAD: Se define en general por la presencia de dos o más enfermedades independientes en un mismo sujeto. En Psiquiatria: Es la presencia de un antecedente o sindrome psiquiatrico concurrente que se suma al diagnóstico principal. TRATAMIENTO DE LA FOBIA SOCIAL Tratamiento psicológico, la psicoterapia que incorpora aspectos cognitivos conductuales e incluye aspectos de la hipnoterapia, hipnosis clínica cognitiva, estrategias ericksonianas, técnicas de relajación y desensibilización sistemática, ayuda y facilita conocer el origen del problema y el desarrollo de nuevas formas de resolver las situaciones o fobias temidas. Psicoterapia o terapia cognitiva: Consiste en entrenar al paciente, detectando sus pensamientos y reemplazando o modificando aquellos que no resultan útiles para mejorar su calidad de vida e ir superando las fobias. Por otro lado, se llama conductual debido a que consiste en la exposición controlada a aquellas situaciones temidas, que causan ansiedad. Esto da como resultado que la

12

ansiedad, causada por diferentes motivos, disminuya poco a poco en el paciente, llegando a un nivel capaz de controlarla por el mismo. Psicoterapia Grupal: Generalmente su organización es difícil por el mismo carácter de la fobia social, pero es de gran utilidad en el intercambio de información. Las personas que padecen fobia social, en los grupos de ayuda terapéutica, se encuentran con otras personas que tienen situaciones y sensaciones similares y pueden hablar acerca de su propio problema en público, sin sentir vergüenza ya que saben que no son los únicos. Las técnicas y estrategias utilizadas en los encuentros grupales son de tipo cognitivo conductuales, que pueden incluir hipnoterapia, técnicas de relajación, hipnosis clinica cognitiva o desensibilización sistemática. Son llevadas a cabo mediante psicólogos o psicoterapeutas especializados en dicho tipo de terapia, y que previamente tuvieron conversaciones, entrevistas y realizaron una labor individual con cada participante del grupo. Las ventajas de este tipo de tratamiento son: „ Comprobar que no se es único, ante estas sensaciones. „ Contexto de contención terapéutico y de pares. „ Incorporar y verificar posibilidades y cambios en la conducta. „ El grupo como motivador. „ Compromiso público, que incorpora al grupo como estímulo para cambiar. „ Motivación al cambio por el éxito de los demás. Verificar utilidad de las técnicas. „ Beneficio de contacto con otras personas para crear situaciones sociales diversas. „ Reconocer el síntoma de ansiedad, que no se dan en la situación social, pues casi nunca a nadie, en una situación social se le dice: te has puesto colorado.


EL MODELO COGNITIVO DE LA FOBIA SOCIAL: EL MODELO DE BECK (1985) El sujeto habría desarrollado esquemas cognitivos referentes a significados y valores amenazantes sobre el hecho de ser desaprobado, criticado o rechazado por su actuación en una situación social. Esos esquemas se activarían en las situaciones sociales y producirían distorsiones cognitivas como: A. Visión catastrófica: El sujeto maximiza y abstrae selectivamente de modo anticipatorio el peligro potencial de la situación social (p.e rechazo, crítica) sin tener evidencia para esa predicción. B. Maximización: El sujeto infravalora u olvida sus estrategias de manejo de las situaciones sociales. También puede infravalorar su capacidad para adquirir determinadas habilidades sociales. D. Personalización: El sujeto es especialmente sensible a relacionar la conducta de otros, sin evidencia suficiente, con su conducta social percibida como inadecuada.

MODELO COGNITIVO DE LAS FOBIA SOCIAL HISTORIA DE APRENDIZAJE Y FACTORES BIOLÓGICOS (1) ESQUEMAS COGNITIVOS (2)

• Amenazas o temor de ser desaprobado, criticado, o rechazado por incompetencia social o por actuar de determinada manera SITUACIONES ACTUALES ACTIVADORAS (3) DISTORSIONES COGNITIVAS (4)

• Visión catastrófica • Maximización del peligro • Minimización de la seguridad • Polarización CIRCULO INTERACTIVO RESULTANTE (5) Pensamiento (Cometer errores, Autocrítica, Rechazo, Crítica) Afecto (Ansiedad) Conducta (Evitación, no asertividad)

OBJETIVOS TERAPÉUTICOS Los objetivos terapéuticos en la fobia social son: 1º) Lograr que el sujeto se exponga a las situaciones sociales evitadas reduciendo o eliminando su tendencia a experimentar ansiedad y conductas de evitación en las mismas. 2º) Desarrollar en el sujeto competencias cognitivas-conductuales que le permitan afrontar las situaciones sociales evitadas. 3º) Hacer menos vulnerable al sujeto a las situaciones sociales, modificando su tendencia a procesar de modo amenazante las situaciones sociales y sus actitudes (esquemas) hacia las mismas. De este modo los objetivos están referidos a los principales componentes del problema

13


fóbico: el situaciónal-conductual; al cognitivo o valorativo y las habilidades sociales de afrontamiento social (Cottraux, 1990). CUESTIONARIOS DE EVALUACIÓN Están dirigidos a identificar y cuantificar los componentes de la fobia social. Algunos cuestionarios se refieren a la identificación de situaciones fóbicas y el grado o intensidad de ansiedad y evitación experimentadas en ellas, otros se dirigen a detectar cogniciones disfuncionales implicadas en esas situaciones y por último otros tienen como fin valorar el grado y tipo de habilidad social del sujeto en el manejo de esas situaciones. Como muestra de cuestionarios referidos a esas tres áreas mencionamos: 1º Escala de Fobia Social (Liebowitz, 1987): Contiene 24 items referidos a situaciones que son frecuentemente evitadas por los fóbicos sociales. El paciente las valoras en dos dimensiones: miedo o ansiedad que generan (Desde 0=Ninguno a 3=Grave) y evitación ante ellas (Desde 0=Nunca la evito a 3=Siempre la evito). Además los 24 items están divididos en dos categorías: ansiedad de rendimiento (realización de tareas en situaciones sociales, p.e, trabajar siendo observado, telefonear en público) y ansiedad social (relaciones sociales, p.e, hablar con personas poco conocidas o ir a una reunión). Esto permite al evaluador obtener cuatro subvaloraciones: ansiedad social, ansiedad de rendimiento, evitación al rendimiento y evitación social. 2º Cuestionarios de habilidades sociales de (M. segura, 1982): Recoge 20 tipos de situaciones sociales que son descritas a modo de relato como si el sujeto estuviera implicado en ella (p.e, «Hay una fiesta usted entra con la intención de presentarse»). y se le da tres alternativas de respuesta ellas, entre las que el sujeto elige la que mejor describa su forma de actuar ante ellas. El evaluador categoriza las respuestas en tres apartados: conducta adecuada o asertiva, inhibición conductual y conducta inadecuada (por ansiedad o inhabilidad). Esta categorización puede servir de guía para la intervención (p.e entrenamiento asertivo en el caso de la

14

inhibición, exposición en el de ansiedad y entrenamiento de habilidades sociales en el caso de inhabilidad). 3º Cuestionario de pensamientos en situaciones sociales (M. Segura, 1982): Consta de 45 items referidos a pensamientos típicos y disfuncionales en situaciones sociales (p.e, «Siento que me observan», «Me van a rechazar», etc). El sujeto evalúa la frecuencia de su aparición (Desde nada a frecuentemente). 4º Escala de asertividad de Rathus: Consta de 30 items que el paciente valora desde «muy característico en mi» (3) a «muy opuesto a mis características». Se refiere a conductas donde el sujeto tiene como objetivo expresar opiniones, peticiones o negación ante determinadas presiones de otros (p.e «He dudado en concertar citas o aceptar citas por causa de mi timidez», «Cuando no es de mi agrado la comida que me sirven en un restaurante me quejo al camarero»). (Rathus, 1971). 5º Cuestionario de asertividad de Bowers: En la misma línea del anterior, pero categorizando las respuestas en tres apartados: situaciones donde el sujeto no se comporta de forma asertiva, personas con las que no se comporta de forma asertiva y objetivos deseados en las situaciones donde no se comporta de forma asertiva. (Bowers, 1976) 6º Lista de suposiciones tradicionales erróneas (Davis y cols., 1982): Es un listado de Creencias que violan los derechos legítimos del individuo a comportarse asertivamente (auto-afirmarse personalmente). El terapeuta puede presentarla al sujeto para que evalúe sus creencias en ellas. También ese listado adjunta su contraparte de Creencias en ellas. También ese listado adjunta su contraparte de Creencias asertivas, que pueden ser utilizadas como objetivos terapéuticos. 7º Uso de rol-playing: El terapeuta puede pedir al paciente que sobre una situación social representada en la consulta, ejecuta en vivo una determinada conducta (p.e «Negarse a comprar ante un vendedor a


domicilio») y evaluar así distintos aspectos de esa conducta. Así mismo puede utilizar escalas de valoración para codificar distintos aspectos de esas conductas (p.e Escalas de valoración de habilidades sociales de Wilkinson y Canter, 1982). EL PROCESO DE INTERVENCIÓN Como en otros trastornos, el proceso sigue una secuencia del siguiente tipo: 1º Evaluación y conceptualización de los problemas. Especial atención al componente situacional, cognitivo y conductual: Situaciones sociales evitadas, cogniciones amenazantes y de no afrontamiento y conductas (asertiva, inhibición, evitación). 2º Socialización terapeútica: Explicación de la relación pensamiento-afecto- conducta, objetivos de la terapia y procedimiento de autorregistro. 3º Modificación de las interacciones problemáticas: habilidades cognitivas y conductuales para romper o interferir el círculo vicioso. 4º Modificación de los supuestos personales que hacen vulnerable al sujeto. Alteraciones cognitivas-conductuales. 5º Terminación: Prevención y seguimiento.

TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN TÉCNICAS COGNITIVAS: 1. DEBATE DE CREENCIAS IRRACIONALES (SUPUESTOS PERSONALES): El terapeuta modela el como el paciente puede debatir las creencias disfuncionales que están a la base de su trastorno (p.e, Creencia irracional detectada: «Necesito de la aprobación de la gente importante para mi para ser feliz» y Creencias secundarias relacionadas: «No puedo soportar que la gente me desapruebe», «Es horrible si la gente me rechaza» y «Si la gente me rechaza yo no valgo»

„ Cuestionamiento: ¿Qué ley obliga a otra gente a darme la aprobación que espero de ellos?, ¿A que me expongo si para funcionar personalmente tengo que tener antes la aprobación de alguien?, ¿Donde está la prueba de que cuando me rechazaron fue el fin del mundo?, ¿Dónde está escrito que mi valor dependa de la opinión de otros?...etc. „ Generar alternativas racionales: «Me gustaría tener la aprobación de la gente que me importa pero no me es absolutamente necesaria», «Si me rechazan es malo, pero no el fin del mundo», «Valorarme por la opinión de otros o por un criterio es absurdo pues es imposible encontrar un criterio total para medir a una persona, mejor es aceptarme con mis defectos y virtudes e intentar cambiar mis defectos, si puedo) „ Alternativas conductuales para desarrollar las creencias racionales: Arriesgarse y exponerse a situaciones sociales y a posibles críticas, entrenamiento asertivo para afirmar las propias opiniones ante otros, etc). 2. BÚSQUEDA DE EVIDENCIAS Y ALTERNATIVAS A LOS PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS Y SUPUESTOS PERSONALES: Descatastrofización de consecuencias anticipadas (p.e ¿Hasta qué punto sería de grave que le rechazaran?. ¿Podría hacer algo si llegara a ocurrir?, ¿Qué probabilidades reales hay de que sucedieran esas consecuencias?, ¿Cuánto durarían los efectos de esas consecuencias?, Suele pensar que va a ocurrir X, ¿Y cuántas veces ha ocurrido realmente?); Balance de ventajasdesventajas (Pensar eso ¿de que le sirve?), Generar pensamientos alternativos creíbles (¿Podríamos ver esa situación desde otros puntos de vista?), Petición de evidencias (¿Qué pruebas tiene para pensar eso?, ¿Y qué pruebas en contra?)..etc. Después el terapeuta puede modelar estos métodos para que los realice el paciente . Los supuestos personales pueden ser puestos

15


a pruebas mediante experimentos personales y otros métodos (P.e ¿Podíamos comprobar la validez de su regla personal: «Para hacer algo tengo que tener el visto bueno de la gente»). 3. INOCULACIÓN AL ESTRÉS: TÉCNICAS CONDUCTUALES: Su finalidad es proporcionar experiencias correctoras a las cogniciones disfuncionales bien modificando las atribuciones y evaluaciones e incompetencia social («No se como manejarme en las situaciones sociales», «Me pongo nervioso y no se que decir»..) o desconfirmando las expectativas catastrofistas y la conducta de evitación relacionada («No puedo soportar que me miren», «Si me pongo nervioso me tengo que ir», «Si me critican no podré soportarlo»...) 1- ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES: Indicado sobre todo en casos donde el sujeto no tiene habilidades para afrontar situaciones sociales y que refuerzan las cogniciones de incompetencia personal. El terapeuta identifica las situaciones relacionadas donde el sujeto se muestra incompetente, la representa con el sujeto, y modela alternativas que va reproduciendo el paciente y le va dando feedback al respecto. Este proceso puede potenciarse si en cada paso se identifican las cogniciones asociadas a la conducta incompetente y las posibles cogniciones alternativas al ensayo de nuevas habilidades. El rol-playing, el modelado, el ensayo conductual, las técnicas cognitivas y autoinstruccionales y las tareas para casa suelen formar parte de un entrenamiento en habilidades sociales cognitivo- conductual. 2- ENTRENAMIENTO ASERTIVO: Es un tipo de habilidad social indicada en casos de inhibición social (el sujeto sabe como hacerlo pero lo evita por miedo a las consecuencias) y de incompetencia social. Su finalidad última es que el sujeto exprese sus opiniones, deseos y sentimientos (positivos y negativos) de modo persistente, pero respetuoso con otros (no agresivo). A nivel cognitivo se

16

trata de «descentrar» la dependencia del sujeto a criterios de valoración externos y autoafirmarse en los personales. Puede ser útil previo al entrenamiento asertivo, presentar las creencias que mantienen la conducta no asertiva y las creencias que apoyan los derechos personales, y revisar con el paciente sus implicaciones. Esto puede evitar que la conducta asertiva sea disonante a un valor personal (p.e que «siempre hay que anteponer los deseos ajenos a los personales»). (p.e. Cottraux, 1990; Ellis, 1989). 3. EXPOSICIÓN GRADUAL A SITUACIONES EVITADAS: Para que el sujeto-paciente perciba que su conducta social es efectiva (expectativa de autoeficacia y desconfirme su cognición amenazante, suele ser necesario que se exponga a las situaciones previamente evitadas. El terapeuta puede acordar tareas asignadas hacia acercamientos mas o menos graduales a estas situaciones.

AGORAFOBIA Agorafobia literalmente significa miedo a los espacios abiertos., este trastornos se da más a menudo entre las mujeres que entre los hombres, se caracteriza por la ansiedad que aparece donde resulta difícil escapar u obtener ayuda. En consecuencia se produce una evitación casi permanente de muchas situaciones, como estar solo dentro o fuera de casa; sitios con mucha gente, mezclarse con la gente; viajar en automóvil, autobús, o


avión; o encontrarse en un puente o en un ascensor. pueden exponerse a estas situaciones si están acompañadas..

o almacenes, a las multitudes, a los lugares públicos y a viajar solo en trenes, autobuses o aviones.

La agorafobia puede o no estar acompañada de:

Aunque la gravedad de la ansiedad y la intensidad de la conducta de evitación son variables, este es el más incapacitante de los trastornos fóbicos y algunos individuos llegan a quedar completamente confinados en su casa. A muchos enfermos les aterra pensar en la posibilidad de poder desmayarse o quedarse solos, sin ayuda, en público. La vivencia de la falta de una salida inmediata es uno de los rasgos clave de muchas de las situaciones que inducen la agorafobia.

Crisis de angustia Que el DSM-IV define como la «Aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 min: 1.

palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca

2.

sudoración

3.

temblores o sacudidas

4.

sensación de ahogo o falta de aliento

5.

sensación de atragantarse

La mayor parte de los afectados son mujeres y el trastorno comienza en general al principio de la vida adulta. Están presentes a menudo síntomas depresivos y obsesivos y fobias sociales, pero no predominan en cuadro clínico. En ausencia de un tratamiento efectivo la agorafobia suele cronificarse, aunque su intensidad puede ser fluctuante.

6.

opresión o malestar torácico

PAUTAS PARA EL DIAGNOSTICO.

7.

náuseas o molestias abdominales

8.

inestabilidad, mareo o desmayo

9.

desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo)

10.

miedo a perder el control o volverse loco

11.

miedo a morir

12.

parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo)

13.

escalofríos o sofocaciones

Definición del CIE10 El término «agorafobia» se utiliza aquí con un sentido más amplio que el original y que el utilizado aún en algunos países. Se incluyen en él no sólo los temores a lugares abiertos, sino también otros relacionados con ellos, como temores a las multitudes y a la dificultad para poder escapar inmediatamente a un lugar seguro (por lo general el hogar). El término abarca un conjunto de fobias relacionadas entre si, a veces solapadas, entre ellos temores a salir del hogar, a entrar en tiendas

Para satisfacer un diagnóstico definitivo se requieren TODAS las condiciones siguientes: a) los síntomas, psicológicos o vegetativos, son manifestaciones primarias de ansiedad y no secundarias a otros síntomas, como por ejemplo ideas delirantes u obsesivas b) esta ansiedad se limita o predomina en al menos dos de las siguientes situaciones: multitudes, lugares públicos, viajar lejos de casa o viajar solo y c) la evitación de la situación fóbica es, o ha sido, una característica destacada. Diagnóstico diferencial Debe recordarse que algunos agorafóbicos experimentan muy poca ansiedad, porque son capaces de evitar sistemáticamente sus situaciones fóbicas. La presencia de otros síntomas tales como depresión, despersonalización, síntomas obsesivos y fobias sociales no invalida el diagnóstico, con tal de que no sean predominantes en el cuadro clínico. Sin embargo, si el enfermo ya estaba claramente deprimido cuando los síntomas

17


fóbicos aparecieron por primera vez, el diagnóstico más adecuado puede ser episodio depresivo. Esto último es más frecuente en los casos de comienzo tardío.

Para un diagnóstico definitivo deben de presentarse varios ataques graves de ansiedad vegetativa al menos durante el período de un mes:

La presencia o ausencia de trastorno de pánico en la situación que induce la agorafobia en la mayoría de los casos puede ser recogida mediante un quinto carácter: Trastorno de pánico con agorafobia

a) en circunstancias en las que no hay un peligro objetivo

Trastorno de pánico (ansiedad paroxística episódica)

c) en el período entre las crisis el individuo debe además estar relativamente libre de ansiedad aunque es frecuente la ansiedad anticipatoria leve.

Su característica esencial es la presencia de crisis recurrentes de ansiedad grave (pánico) no limitadas a ninguna situación o conjunto de circunstancias particulares. Son por tanto imprevisibles. Como en otros trastornos de ansiedad, los síntomas predominantes varían de un caso a otro, pero es frecuente la aparición repentina de palpitaciones, dolor precordial, sensación de asfixia, mareo o vértigo y sensación de irrealidad (despersonalización o desrealización). Casi constantemente hay un temor secundario a morirse, a perder el control o a enloquecer. Cada crisis suele durar sólo unos minutos, pero puede durar más. Tanto la frecuencia como el curso del trastorno, que predomina en mujeres, son bastante variables. A menudo el miedo y los síntomas vegetativos del ataque van creciendo de tal manera que los que los padecen terminan por salir, escapar, de donde se encuentran. Si esto tiene lugar en una situación concreta, por ejemplo, en un autobús o en una multitud, como consecuencia el enfermo, puede en el futuro tratar de evitar esa situación. Del mismo modo, frecuentes e imprevisibles ataques de pánico llevan a tener miedo a estar sólo o a ir a sitios públicos. Un ataque de pánico a menudo se sigue de un miedo persistente a tener otro ataque de pánico. En esta clasificación, las crisis de pánico que se presentan en una situación fóbica consolidada se consideran expresión de la gravedad de la fobia y ésta tiene preferencia para el diagnóstico. El trastorno de pánico es el diagnóstico principal sólo en ausencia de cualquiera de las fobias de F40.

18

b) no deben presentarse sólo en situaciones conocidas o previsibles y

LAS FOBIAS EN LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES Es normal que los niños y adolescentes desarrollen ciertos miedos y experimenten cierta anticipación temerosa ante los problemas, durante el curso de su desarrollo. Con el tiempo, los miedos normales desaparecen cuando los niños aprenden más acerca de qué esperar del entorno y de las relaciones con los demás. Cuando sus miedos no se disipan y comienzan a interferir con la vida y las actividades diarias del niño o del adolescente podíamos hablar de un trastorno de ansiedad o fobias Miedos y Fobias infantiles Mami: «No quiero ir a la escuela, me siento mal, me duele la tripa» Mamá: «No quiero dormir sola en mi cama, tengo miedo. ¡No apagues la luz!» La ansiedad es una emoción que surge cuando la persona se siente en peligro, sea real o imaginaria la amenaza. Es una respuesta normal y adaptativa que prepara al cuerpo para reaccionar ante una situación de peligro. Los tres tipos de temores más frecuentes en los niños son: „ miedo a los animales „ miedo a los daños físicos „ miedo a la separación de su madre Estos miedos son normales y forman parte del desarrollo emocional del niño.


Miedos evolutivos normales: Edades y miedos asociados 0 a 1 año Llanto ante estímulos desconocidos. 2 a 4 años Temor a los animales. 4 a 6 años Temor a la oscuridad a las catástrofes, y a los seres imaginarios (monstruos y fantasmas). 6 a 9 años Temor al daño físico o al ridículo por la ausencia de habilidades escolares y deportivas. 9 a 12 años Miedo a los incendios, accidentes, a contraer enfermedades graves. Aparecen temor a conflictos graves entre los padres o al mal rendimiento escolar. 12 a 18 años Temores relacionados con la autoestima personal (capacidad intelectual, aspecto físico, temor al fracaso) y con las relaciones sociales.

Los miedos infantiles expuestos son frecuentes y pueden afectar hasta el 40-45% de los niños. Son normales, aparecen sin razones aparentes, están sujetos a un ciclo evolutivo desaparecen en el transcurso del tiempo, a excepción del miedo a los extraños que puede subsistir en la vida adulta como timidez. Cuando los miedos infantiles dejan de ser transitorios hablamos de fobias. „ El miedo es desproporcionado con respecto a la situación que lo desencadena. „ El niño no deja de sentir miedo a pesar de las explicaciones. „ El miedo no es específico de una edad determinada. „ El miedo es de larga duración. „ El niño no puede controlar a voluntad el miedo. „ Interfiere considerablemente en la vida cotidiana del niño en función de las respuestas de evitación. Las fobias infantiles aparecen con más frecuencia entre los 4 y 8 años. Trastornos fóbicos Fobias específicas: interfieren en la vida cotidiana del niño. Su pronóstico es que tienden a remitir espontáneamente con el tiempo.

19


Fobia a la oscuridad: puede producir una fuerte ansiedad por la noche en el momento de ir a la cama, así como rabietas y negativas a dormir fuera de casa. fobia a los perros: pueden negarse a visitar a un amigo que tenga perro en su casa. períodos que van de 1 a 4 años. Fobia a los médicos: puede impedir los controles preventivos, y dificultar la administración de tratamientos. Fobia escolar: se refiere al rechazo prolongado que un niño experimenta a acudir a la escuela por algún tipo de miedo relacionado con la situación escolar. Es poco frecuente y tiende a darse entre 3-4 años o bien 11-12 años. Afecta a un mayor número de niños que de niñas. Su comienzo en niños es repentino, mientras que en adolescentes es más gradual, de carácter más intenso y grave y con peor pronóstico. La fobia a la escuela viene precedida o acompañada de síntomas físicos de ansiedad (taquicardia, trastornos del sueño, pérdida de apetito, palidez, náuseas, vómitos, dolor de cabeza) y de una anticipación cognitiva de consecuencias negativas asociadas a la escuela así como de una relación muy dependiente con la madre. El resultado es la conducta de evitación. La fobia escolar está asociada a la depresión y a una baja autoestima. Tradicionalmente, el término «fobia escolar» se utilizaba para describir a aquellos niños que manifestaban ansiedad por tener que ir al colegio. Solían mencionarse ansiedad grave y síntomas somáticos tales como mareo, dolor de estómago y náuseas que hacían que el niño se quedara en casa.

trastorno. En efecto, en muchos casos la fobia escolar parecía estar relacionada con el miedo a separarse de la madre y del hogar. Este tema, que la evitación escolar puede ser simplemente una manifestación de un miedo mucho mayor por separación, se ha aceptado desde hace mucho tiempo. De este modo, algunos estudiosos han sugerido un término más amplio, «rechazo al colegio» (p.ej. Hersov, 1960), el cual ha recibido una gran aceptación. A pesar de todo, podría entenderse que este término implica la decisión consciente por parte del niño de negarse a ir al colegio, lo cual no parece ser aplicable en todos los casos. Encontramos, pues que sigue habiendo un gran desacuerdo conceptual y una gran confusión terminológica en la literatura especializada. Debemos diferenciar la fobia escolar que se trata de ansiedad relacionada con alguna situación escolar como un profesor, una asignatura, burla o violencia de compañeros de clase etc., además de intensa ansiedad anticipatoria el día o días anteriores con síntomas físicos y empeoramiento después de vacaciones o enfermedad., durante la que el niño se encuentra en su casa con el permiso expreso de sus padres, de lo siguiente: Hacer novillos: Asociado a adolescentes con trastorno de conducta, con familias desestructuradas y que no supervisan a los hijos. Los adolescentes están con amigos que tampoco van al colegio y los padres no saben donde están.

Los padres, preocupados por la salud y la ansiedad del niño, a menudo eran reacios a forzar la asistencia del niño al colegio. Sin embargo, no estaba claro que en todos los casos el niño realmente temiera la situación de ir al colegio.

Ansiedad de separación: Más frecuente en niños que adolescentes. Intensa ansiedad al separarse de sus padres o casa. Miedo por la salud de padres o de ellos mismos. Tampoco van a parque, cine, etc. sin los padres. Muchas veces está asociado a depresión. Se van aislando de amigos, apáticos y tristes en todas las situaciones.

Así pues, algunos investigadores se cuestionaron si era adecuado el empleo del término fobia escolar para describir este

Por último, el rechazo al colegio puede darse en niños de todas las edades como ya hemos dicho.

20


ORIGEN DE LA FOBIA ESCOLAR Con frecuencia la primera prueba de independencia para un niño viene cuando debe asistir a la escuela diariamente, por ello hay que prestar atención a estos momentos y es justo donde pueden surgir las primeras dificultades. Aunque hay niños que le temen a algunas actividades escolares (tomar el autobús escolar, leer en voz alta en clase, cambiarse para la clase de educación física), a algunos les produce ansiedad los problemas en el hogar o el separarse de la persona que los cuida, etc. Por tanto, los niños pueden estar ansiosos por muchas razones. La «Ansiedad de Separación», por ejemplo, ocurre típicamente cerca de los 18 a 24 meses de edad. Los niños lloran, se agarran de las personas y tienen rabietas cuando se separan de las personas que los cuidan (personas en guarderías o niñeras, por ejemplo). Esto es normal a esta edad, pero algunos niños continúan teniendo dificultad al separarse de sus padres u otras personas que los cuidan. A veces, niños de edad escolar que previamente podían separarse de sus cuidadores, se sentirán de momento ansiosos y temerosos. Un niño con fobia escolar generalmente tiene temor de salir de la casa en general, en vez de temer a una cosa en particular de la escuela. Por ejemplo, puede extrañar la casa cuando se queda en casa de un amigo. Por lo general, los padres son muy meticulosos y proporcionan amor en abundancia a sus hijos. Algunas veces, esos padres son exageradamente protectores y cariñosos, y el niño encuentra difícil separarse de ellos (ansiedad de separación). El niño no tiene la confianza en sí mismo que resulta de manejar las tensiones normales de la vida sin asistencia de los padres. Además, una crisis reciente en la comunidad o la familia (como una muerte, divorcio, problemas financieros, mudanza, etc.) puede causarle al niño ansiedad o miedo. Algunos

niños temen que algo terrible pasará en la casa mientras ellos están en la escuela. Los niños que están luchando con problemas académicos o sociales pueden desarrollar también rechazo a la escuela. Muchos niños tienen preocupaciones sociales y pueden haber sido molestados o intimidados en la escuela o de camino hacia ésta. Algunas escuelas o vecindarios pueden ser inseguros y caóticos. Los niños que han perdido muchos días de escuela debido a enfermedades u operaciones, pueden experimentar dificultad regresando al salón de clases. Algunos niños prefieren quedarse en la casa porque pueden ver la televisión, tener la atención de los padres, jugar, en vez de trabajar en la escuela. Puede que los niños y jóvenes que están pasando por una transición (de escuela elemental a intermedia, o intermedia a superior) se sientan muy tensos. Todos estos factores pueden llevar al desarrollo del rechazo a la escuela. Además, muchos niños rechazan o evitan la escuela por una combinación de razones, complicando más el tratamiento. Excepto por la mala asistencia, estos niños generalmente son buenos estudiantes y con buena conducta en la escuela. Pero, si no se le da tratamiento, el rechazo a la escuela podría llegar a convertirse en algo más complicado que un problema familiar. Los resultados pueden ser deterioro académico, malas relaciones con niños de su misma edad, conflictos legales, evitación del trabajo o de continuación de sus estudios, ataques de pánico, agorafobia y trastornos psicológicos. Orientaciones a los padres Si se hace cumplir la regla de la asistencia diaria a la escuela, el problema de la fobia escolar mejorará en forma notable en una o dos semanas. En cambio, si no le exige a su hijo que asista diariamente a la escuela, los síntomas físicos y el deseo de quedarse en casa se volverán

21


más frecuentes. Cuanto más tiempo pase su hijo en casa, tanto más difícil le resultará volver a la escuela. Podrían estar en juego la vida social y la educación futura del niño. En cuanto a las tareas de prevención, los niños de edad preescolar se pueden beneficiar de experiencias estructuradas con otros adultos. Los padres pueden ayudar a los niños a separarse de las personas que los cuidan de varias maneras. Por ejemplo, pueden dejarlos con una niñera o en una guardería que sea segura. . Cuando el niño se alborota al separarse de los padres, la mejor estrategia es informarle, calmadamente, que el padre/ madre regresará y que el niño tiene que quedarse, entonces debe irse rápido. Usualmente los niños tienen más dificultad si los padres toman mucho tiempo al despedirse, se enojan, esperan a que el niño se calme o intentan razonar con el niño. Una separación firme y con cariño es mejor tanto para los padres como para el niño. Las personas que trabajan en guarderías típicamente informarán que la angustia del niño desaparece rápidamente. Sin embargo, los niños cuyos padres prolongan la separación o que han tenido experiencia poco exitosa de una separación, necesitarán más tiempo o apoyo para calmarse. Esto puede ser porque han aprendido que su angustia hace que sus padres los rescaten de la separación. Las experiencias positivas de separación en la edad preescolar facilitan la transición a primaria. ¿Qué Pueden Hacer los Padres? 1. Insistir en el retorno inmediato a la escuela. La mejor terapia de la fobia escolar es ir diariamente a la escuela. Los temores se superan enfrentándolos cuanto antes. La asistencia diaria a la escuela hará que casi todos los síntomas físicos del niño mejoren. Los síntomas se volverán menos intensos y se presentarán con menor frecuencia y, con el tiempo, el niño volverá a disfrutar de la escuela. Sin embargo, al principio el niño pondrá a prueba la determinación de la madre de enviarlo a la escuela todos los días. Los padres

22

deberán hacer que la asistencia a la escuela sea una regla rigurosa, sin excepciones. 2. Los padres deben ser particularmente firmes las mañanas de los días de escuela. Al principio, las mañanas pueden ser difíciles. Nunca se le debe preguntar al niño cómo se siente porque esto lo estimulará a quejarse. Si el niño está suficientemente bien para estar levantado y andar de un lado a otro dentro de la casa, está suficientemente bien para poder ir a la escuela. Si se queja de síntomas físicos, pero son los ya ha mostrado en otras ocasiones, deberá ser enviado a la escuela inmediatamente con mínima discusión. En el caso de que los padres no estén seguros acerca de la salud de su hijo, deben enviarlo a la escuela de todos modos; porque si los síntomas empeoran después, la escuela podrá hacer una reevaluación del estado de salud del niño. Aunque se le haga tarde, el niño debe ir a la escuela. Se deben hacer los arreglos de antemano para el transporte del niño en caso de que pierda el autobús escolar. Si el niño se va caminando a casa por cuenta propia durante la hora del almuerzo o el recreo, debe hacerse regresar a clase de inmediato. Algunas veces un niño puede llorar y gritar, negándose absolutamente a ir a la escuela. En ese caso, después de hablar con él sobre sus temores, se le debe llevar. Uno de los padres podría ser mejor que el otro en hacer cumplir esto. Incluso en algunas ocasiones, un pariente puede encargarse del asunto durante unos días. 3. Coger una cita para que el niño vaya a ver a su médico la misma mañana si se queda en casa. Si el niño tiene un síntoma físico nuevo o parece estar muy enfermo, es probable que los padres quieran que se quede en casa. Si tienen dudas, probablemente su médico puede determinar la causa de la enfermedad del niño. Si el síntoma es causado por una enfermedad, puede iniciarse el tratamiento apropiado. Si el síntoma es causado por ansiedad, el niño deberá volver a la escuela antes del mediodía.


La colaboración entre los padres y el médico logrará así resolver incluso los problemas más difíciles de fobia escolar. no deben permanecer en casa por «parecer enfermos», «tener mal color», «tener ojeras» o «estar fatigados». 4. Solicitar la asistencia del personal de la escuela.

que sigue siendo necesario que asista a la escuela mientras mejora. 6. Ayudar al niño a pasar más tiempo con otros niños de su edad. Fuera de la escuela, los niños con fobia escolar tienden a preferir estar con sus padres, jugar dentro de casa, estar solos en su cuarto, ver mucha televisión, etc.

En general, las escuelas son muy comprensivas acerca de la fobia escolar, una vez que se les notifica el diagnóstico, porque este problema es muy común.

Muchos no pueden pasar una noche en casa de un amigo sin desarrollar un sentimiento abrumador de nostalgia. Necesitan estímulo para jugar más con sus compañeros.

Deben informar al maestro de la escuela que, si los síntomas del niño aumentan, deje que se acueste de 5 a 15 minutos en el despacho del director u otro lugar, en lugar de enviarlo a casa. A menudo resulta útil hablar acerca de la situación con el director o jefe de estudios del colegio de su hijo.

Esto puede ser difícil para los padres que disfrutan de la compañía del niño, pero a la larga es el mejor curso de acción. Es necesario que alienten a su hijo para que se asocie a clubes y equipos deportivos (por lo general, prefieren los deportes que no son de contacto físico). Además es conveniente que envíen más frecuentemente a su hijo fuera de casa o a las casas de otros niños.

Si el niño tiene algunos temores especiales, el maestro generalmente hará concesiones especiales. 5. Hablar con el niño sobre su temor a la escuela. En algún momento, que no sea una mañana de escuela, hablar con el niño sobre sus problemas, alentarlo a decir exactamente lo que le molesta, preguntarle qué es lo peor que podría pasarle en la escuela o en el camino a la escuela. Si hay una situación que pueda cambiar, decirle que harán todo lo posible por cambiarla. Si les preocupa que los síntomas puedan empeorar en la escuela, asegúrenle que puede acostarse unos minutos en el colegio según lo necesite. Después de escucharlo atentamente, deben decirle que entienden sus sentimientos, pero

Pueden invitar a los amigos de su hijo a salir con su familia o a pasar la noche en su casa. La experiencia en un campamento de verano podría resultarle sumamente beneficiosa. Tratamiento Si las quejas por enfermedad son una excusa para no asistir a la escuela, los padres deben procurar que un especialista de la salud examine al niño. Por tanto, sino hay razón médica para estar ausente, el niño debe estar en la escuela. Los padres debe intentar descubrir si hay algún problema específico causando este rechazo. A veces el niño se siente aliviado al expresar sus preocupaciones sobre amigos o expectativas en la escuela. Si el niño puede

23


señalar un problema en específico (como pruebas, alguien que lo molesta, etc.), entonces el padre/ madre debe hablar inmediatamente con la maestra del niño sobre el desarrollo de un plan que sea apropiado para resolver el problema. obligarlo a asistir a la escuela, si hay un problema significativo en la familia, o si el rehusar ir a la escuela se ha convertido en un hábito. Algunas estrategias tratan de incluir a un miembro de la familia para que lleve el niño a la escuela, o si el niño permanece en la casa, entonces se le debe eliminar las recompensas como meriendas, televisión, juguetes o atención de los padres. El horario de la escuela debe imponerse en la casa, evitando así que el niño se vea reforzado en sus conductas. Sin embargo, la familia no debe dudar en buscar ayuda del psicólogo escolar, psicopedagogo o profesionales de la salud mental, si el niño se encuentra extremadamente indispuesto. Los padres y la escuela necesitan trabajar juntos para identificar qué está causando o manteniendo esta conducta y desarrollar un plan comprensivo de intervención. La clave del éxito es la pronta intervención; mientras más tiempo permanezca esta conducta, más difícil será de erradicar. El tratamiento depende de las causas, las cuales pueden ser difíciles de determinar. Muchos niños pueden haber comenzado a evitar la escuela por una razón (ej., miedo a ser reñido por una maestra, sentirse socialmente inadecuado), aunque ahora están en la casa por otra razón (ej., acceso a los videojuegos, falta de presión académica, etc.). Tal vez se deben intentar varios planes de tratamiento. Ayudar a que el niño se relaje, desarrollar mejores destrezas para enfrentar las situaciones, mejorar las destrezas sociales, utilizar un contrato y ayudar a los padres con problemas. Al trabajar con niños que rechazan el colegio, la mayoría de los clínicos de todas las orientaciones destacan la importancia de

24

hacer que el niño vuelva al colegio( King, Ollendick y Gullone,1990). Sin embargo, puede haber desacuerdo entre los clínicos en cuanto a si el tratamiento debería preceder a los intentos para que el niño vuelva al colegio, si el tratamiento y la vuelta al colegio deberían producirse al mismo tiempo, o si la vuelta al colegio debería ser gradual. (Blagg y Yule, 1994). Cualquiera que sea la posibilidad que se elija, las estrategias eficaces adoptan un enfoque activo del problema, encontrar un modo de que el niño vuelva al colegio, aun cuando esto sea difícil. La mayoría de los profesionales sugiere que el pronóstico es bastante bueno cuando el inicio del rechazo al colegio es repentino y el niño es pequeño. En efecto, un método que se cita muy a menudo utilizado por Kennedy (1995) señala que el tratamiento puede ser rápido y eficaz. En una reunión inicial se instruye a los progenitores para que lleven al niño al colegio el lunes, y al personal escolar para que lo retenga todo el día. No se acepta ninguna excusa que pueda alterar ese plan, y las dolencias físicas se tratan después del horario escolar acudiendo a un pediatra. La asistencia al colegio se elogia, aun cuando sea involuntaria. A continuación, el terapeuta ve al niño brevemente después del horario escolar. Se le cuentan al niño relatos que ilustran la naturaleza transitoria de los temores y la necesidad de continuar así. El miércoles se da una fiesta para celebrar que el niño ha superado la dificultad. Kennedy tuvo éxito en el 100 por cien de los cincuenta casos que trató de esta forma. Otras técnicas terapéuticas utilizadas son las mismas que las que se emplean en el tratamiento con adultos. Más que en aspectos conceptuales, las diferencias radican en la adaptación del procedimiento a la edad y a las características del niño. Las técnicas más frecuentes son las siguientes: „ Técnicas de exposición


„ Relajación „ Técnicas de modelado „ Práctica reforzada „ Escenificaciones emotivas „ Técnicas cognitivas como la terapia racional emotiva „ Tratamientos psicofarmacológicos La exposición a los estímulos fóbicos puede hacerse en imaginación o en vivo y constituye el tratamiento psicológico más eficaz para hacer frente a las conductas de evitación que aparecen en las fobias específicas. En niños menores de 11 años se recomienda no utilizar la imaginación. La relajación es un medio de aprender a reducir la ansiedad inespecífica y obtener control de la mente. Es una técnica terapéutica en la ansiedad excesiva y ansiedad de separación. El método más utilizado es la «Relajación progresiva de Jacobson» consistente en tensar y relajar los principales grupos musculares del cuerpo al tiempo que el sujeto se concentra en las sensaciones relacionadas con la tensión y relajación. A pesar de no ser adecuado por debajo de los 8 años, se ha establecido un programa de adaptación para niños menores de estas edades. Las técnicas de modelado están fundamentadas en el papel tan importante que desempeña en el aprendizaje, facilitación y modificación de conductas, la observación en un modelo de comportamientos adecuados por parte de un observador. La práctica reforzada está enfocada en la adquisición de conductas nuevas adaptativas más que en la eliminación de las respuestas de ansiedad. La terapia tiende a hacer perder al estímulo su valor ansiógeno enseñando a la persona una nueva conducta que le permita hacer frente a la situación lo más eficazmente posible. Está indicada en el tratamiento de la fobia escolar y el trastorno de evitación.

modelado participante y la práctica reforzada. Con esta aplicación conjunta se trata de potenciar los resultados terapéuticos que se pueden obtener con cada uno de ellos por separado. Las preocupaciones de un niño pueden derivar del modo, no siempre correcto, en que percibe la realidad y de los recursos que cree disponibles para afrontarla. Los pensamientos generados pueden guiar la conducta e incluso las emociones del niño. Si están distorsionados, pueden dar lugar a pensamientos negativos muy a menudo presentes en los niños con trastornos de ansiedad. De ahí, la utilización de las técnicas cognitivas para su tratamiento puesto que con ellas podemos conseguir modificar dichos pensamientos y sustituirlos por otros más adecuados o adaptativos. Su utilidad, sin embargo, está limitada a los niños mayores. Los psicofármacos son una ayuda complementaria al tratamiento psicológico y no deben utilizarse en niños menores de 6 años. Con respecto a este apartado, hay que decir que la literatura especializada sobre el tratamiento del rechazo al colegio consiste primordialmente en estudio de casos, y la idoneidad o generalización de estudios con diseños experimentales es cuestionable. Los primeros enfoques sobre tratamiento se centraban casi en su totalidad en el niño. Las intervenciones más recientes engloban a toda la familia y, quizá, aspectos de la propia situación escolar. Además, no se espera que una única estrategia de tratamiento vaya a funcionar en todos los casos. Los clínicos reconocen que hay variaciones entre los niños que rechazan el colegio, y así, la mayoría de los tratamientos incluyen múltiples componentes que están formulados para adaptarse a aspectos particulares del caso que se trate y para abordar complejas interrelaciones de factores individuales, familiares y escolares.

Las escenificaciones emotivas son la combinación de la exposición en vivo, el

25


CONCLUSIÓN Se trata de un problema que afecta a los niños, sobre todo, de infantil y primaria, por tanto son los maestros de infantil y los psicopedagogos los que deben trabajar para lograr el mejor comienzo del niño en el centro. Sin embargo, debemos destacar la magnífica labor que están realizando los maestros de infantil, pues de todos es sabido que están logrando que los niños inicien el colegio de la mejor manera posible, haciendo el mismo de una forma lúdica y afectiva para que el niño no sienta que se le separa de su figura de apego. En cuanto, a los padres y familiares, éstos representan el principal apoyo del maestro y orientador a la hora de que el niño se sienta a gusto en el colegio. La colaboración, en este caso, de la familia con el centro se hace imprescindible. FOBIA SOCIAL EN NIÑOS Y ADOLESCENTES A diferencia de los miedos evolutivos, las fobias específicas no desaparecen entre los seis y los ochos meses de haber aparecido. Los estudios epidemiológicos sobre la fobia social ponen de manifiesto que el trastorno de ansiedad social tiene su inicio más frecuente en la adolescencia media y es actualmente el desorden más diagnosticado en el contexto clínico durante esta fase de la vida (Biedel, Ferrell, Alfano & Yeganeh, 2001; Olivares, Rosa & Piqueras, 2005; Olivares, Rosa, Caballo, García-López, Orgilés & López-Gollonet, 2003). Este trastorno es uno de los diagnósticos de enfermedad mental más comunes, seguido del abuso de sustancias nocivas y la depresión. Los trastornos de ansiedad constituyen el 1% a 10% de los diagnósticos en el sector de atención primaria pediátrica. Este trastorno se detecta a una edad promedio de 15.5 años y una vez declarado su curso es crónico y sin remisión, a menos que se comience un tratamiento. El reconocimiento de ese miedo irracional en los niños puede fallar.

26

En las fobias sociales, en los niños es necesario haber demostrado que sus capacidades para relacionarse socialmente con sus familiares son normales y han existido siempre, y que la ansiedad social aparece en las reuniones con individuos de su misma edad y no solo en cualquier interrelación con un adulto. El rechazo de los niños o los adolescentes de interactuar con sus pares debe ser un signo de alarma por el cual los padres deben realizar una consulta con el pediatra. Se pueden presentar síntomas físicos como rubor, dolor abdominal, palpitaciones o temblores, ante la exposición a situaciones sociales o públicas. En general, son niños que no participan de las actividades propuestas en el salón de clases, incluso, en el peor de los casos, se niegan a ir al colegio. Pueden manifestar mutismo selectivo y conversar, únicamente, con los integrantes de su familia y permanecer callados fuera de sus hogares. Según Carmen Saltó Sanchez, Psicologa Clasificación de la fobia social El temor ansioso a ser evaluado negativamente por otros y las autolimitaciones que de ello se deriva, pueden manifestarse en un amplio abanico de situaciones en las que la persona se expone a la observación de los demás dando lugar a la fobia social generalizada, o manifestarse únicamente en situaciones concretas, dando lugar a las fobias sociales específicas. Entre éstas, las más comunes son las llamadas de ejecución. En ellas el temor se relaciona con la presencia de síntomas fisiológicos de ansiedad que pudieran «delatar» a quienes las padecen. Temen perder el control psicomotriz necesario para manipular cubiertos, coordinar acciones, temblar, quedarse en blanco, sonrojarse, tartamudear.... Estos son algunos ejemplos: comer o beber en público, escribir ante la mirada de los demás, y hablar frente a un auditorio.


Características demográficas de la fobia social

Desarrollo y mantenimiento de la fobia social

Aproximadamente un 2% de la población general sufre de alguna fobia social. De hecho, el 25% de todas las fobias son fobias sociales.

La valoración exagerada de amenaza que anticipa la persona que padece de fobia social, respecto a las diversas situaciones sociales, y la autoevaluación desmesurada de fracaso en la propia ejecución, son claves en el desarrollo y mantenimiento de este trastorno.

La edad de inicio de este trastorno se sitúa entre los 15 y los 20 años. Entre los más jóvenes se encuentran los que presentan una fobia social generalizada. Alto porcentaje de solteros (40 al 50 %). Una explicación podría ser que las dificultades sociales incapacitan a estas personas para encontrar y mantener una pareja. El porcentaje de afectados es similar entre hombres y mujeres. Clase social y nivel cultural más alta que la media. En el caso de desarrollar una fobia social generalizada, suele precederse de introversión y timidez en la infancia. La baja autoestima y el déficit en habilidades sociales pueden ser complicaciones del tipo generalizado. Aumento del consumo de alcohol. Frecuencia de estados depresivos secundarios a la forma.

Tiende a atribuir a sí mismo la totalidad de las posibles dificultades en la comunicación, sin tener presente el papel que juegan los otros y las circunstancias situacionales. Además, exagera las repercusiones personales del fracaso, con un estilo de pensamiento catastrofista. Por tanto, si piensa que el fracaso se debe básicamente a «su manera de ser» y que ésta es inmodificable, tenderá a creer que es probable que se repita el mismo resultado de fracaso frente a otra situación similar. Ello conlleva a una pérdida progresiva de confianza en sus capacidades que repercute en el desarrollo de ansiedad anticipatoria al afrontar estas situaciones. A su vez, la presencia de elevados síntomas de ansiedad dificultan el éxito en la ejecución, lo que mantiene sus creencias disfuncionales y con ello se cierra el círculo vicioso al que se ve abocada.

Factores comunes y diferenciales de los dos tipos de fobia social Fobia social específica

Fobia social generalizada

Edad de inicio

En la juventud

En la adolescencia

Factores de vulnerabilidad

Acontecimiento social traumático.

Introversión, timidez, ansiedad.

Psicopatología asociada

No de forma significativa

Estados de depresión y ansiedad

Consumo de alcohol ante situaciones sociales temidas

En un 40–50 % de los casos

En un 40–50 % de los casos

Interferencia en áreas de la vida cotidiana.

Menores y acotadas al área de influencia de la fobia específica.

Limitaciones en varias áreas de la vida personalafectiva, laboral o académica, y social.

27


La amenaza percibida o anticipada por la persona que padece este trastorno, consiste en la pérdida de autoestima, ya que teme ser evaluado negativamente por los demás (patología nuclear de este trastorno). En este contexto, las situaciones sociales se convierten en meros estímulos que desencadenan automáticamente sus temores, creencias desfavorables acerca de sí mismo, y síntomas fisiológicos de la ansiedad. En consecuencia, se tiende a evitar estas situaciones en un intento de proteger la autoestima. Pero por todos es sabido que las personas desarrollan sus capacidades y mejoran las habilidades mediante ensayos repetidos de la experiencia.

(miedo a los lugares cerrados, a ciertos animales, a las alturas...) pero en el caso de la fobia social, la exposición como alternativa básica de tratamiento dista de ofrecer resultados alentadores si no se acompaña de reestructuración cognitiva. La clave es sencilla, ante el temor fóbico a ser atacado por un perro, o atrapado en un ascensor y morir asfixiado, la práctica gradual de exposición ante el objeto temido, ofrece evidencia empírica de la irracionalidad del pensamiento. En el caso de la fobia social, la exposición no ofrece estas ventajas por dos motivos:

Por lo que, evitar las situaciones es negarse la oportunidad de aprender nuevas habilidades sociales que facilitarían el afrontamiento eficaz y exitoso de la situación, y en consecuencia, la recuperación de la confianza en sí mismo.

Al margen de la calidad de la ejecución obtenida durante la exposición y tras la misma, la persona que padece fobia social desconoce la valoración que hacen los demás de su persona y conducta, por no tener acceso a sus pensamientos, por lo que puede seguir alimentando pensamientos catastrofistas.

Así mismo, la exposición frecuente al estímulo temido favorece la habituación al mismo, por lo que se supone que afrontando activamente las situaciones y abandonando el mecanismo de la evitación, deberían desaparecer los síntomas.

Es posible que durante las primeras exposiciones se hagan visibles signos fisiológicos de ansiedad (rubor, temblor, sudor...), y sea esto interpretado de nuevo catastróficamente, reforzando ideas de humillación o ridículo.

Este modelo de actuación se ha demostrado útil en el tratamiento de las fobias simples

Por ello, la exposición, lejos de producir una habituación al estímulo fóbico podría producir

28


una mayor sensibilización, acrecentándose el problema. Sólo acompañada de técnicas de reestructuración cognitiva logrará objetivos terapéuticos. Síntomas presentes en la fobia social La tabla que se expone a continuación ilustra posibles respuestas de temor ante diferentes situaciones sociales:

Situaciones sociales

Síntomas fisiológicos

Tratamiento farmacológico: Betabloqueantes, benzodiacepinas, inhibidores de la recaptación de la serotonina (ISRS), e inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) son los más utilizados. Los betabloqueantes es el tratamiento de elección en las fobias sociales llamadas de ejecución porque la persona teme mostrar signos de ansiedad en su ejecución: temblor

Síntomas cognitivos

Conductas

Estar en una fiesta de amigos o conocidos.

Inhibición en las Dificultad en seguir el Rubor. hilo de la conversación. conversaciones Tensión muscular. existentes. Atención centrada en sí mismo.

Reunión con el jefe.

Sudar copiosamente. Voz inaudible. Taquicardia.

«Estoy dando una mala Falta de iniciativa en imagen». «Pensará que iniciar una conversación. soy raro». «Me notará que estoy nervioso».

En contacto íntimo.

Temblor. Sudoración en las manos.

«Diré o haré algo inoportuno». «Notará que soy débil e inseguro».

Contestar con monosílabos. Evitación posterior de situaciones y espacios que pudieran dar lugar a nuevos encuentros.

Comer en un restaurante con amigos/as.

Tartamudez.Es casa claridad en la articulación de las palabras.Temblor de manos.

«Pensarán que soy tonto». «Se me caerán los cubiertos de las manos». «No acertaré a introducir correctamente los alimentos en mi boca».

Falta de espontaneidad en el contacto. Mirada huidiza. Evitación de situaciones posteriores. Ingesta escasa de alimentos. En la conversación, limitarse a contestar brevemente si se recibe alguna pregunta.

Firmar documentos, cheques, etc., frente a otras personas.

Palpitaciones. Tensión en las manos.

«No podré escribir». «Escribiré con una letra ininteligible y no reconocerán la firma».

Inventar cualquier excusa y buscar algún lugar para escribir, apartado de la visión de los otros. Negarse a escribir aludiendo a un motivo falso.

29


Situaciones sociales Hablar en público frente a un auditorio.

Síntomas fisiológicos Taquicardia. Disnea o dificultad en respirar. Dolor abdominal. Urgencia y frecuencia en la micción. Nauseas.

Síntomas cognitivos «No podré seguir hablando». «Me desmayaré».» Tendré un infarto». «Perderé el control de mi esfínter». «Mi discurso es desorganizado». «No encuentro las palabras necesarias». «Me quedaré en blanco». «Me temblará el pulso al mantener los folios entre mis manos». «Estoy dando una imagen patética».

Conductas Evitar cualquier ocasión ulterior de hablar en público. Renunciar a promociones laborales que impliquen hablar en público con frecuencia

en las manos al tomar unos folios o escribir, dificultad en la articulación de las palabras o sequedad de boca al hablar, quedarse sin aliento al leer....La más común es la fobia a hablar o leer en público.

disminuir la activación del sistema nervioso simpático ante las situaciones que precipitan la ansiedad, el siguiente árbol de decisión ayudará a decidir las técnicas terapéuticas a utilizar, ya sea individualmente o en grupo.

Tratamiento psicológico:

Las fobias sociales generalizadas suelen desarrollarse en personas con tendencia a la introversión, la timidez, y la ansiedad como rasgo.

Diversos paquetes terapéuticos de orientación cognitivo-conductual son los que han demostrado mayor eficacia hasta la actualidad. En ellos se integran técnicas como:

• exposición programada a las situaciones fóbicas,

• entrenamiento en habilidades sociales, • entrenamiento en autoinstrucciones, • terapia racional-emotiva, • reestructuración cognitiva,

En estos casos y debido, en parte, a estos factores de vulnerabilidad, es común que los aspectos cognitivos sean objeto de tratamiento. El tipo de errores cognitivos a los que se ve expuesta la persona con fobia social, si se mantienen durante mucho tiempo antes de iniciar tratamiento, es de esperar que llegue a producir déficits en la autoestima que deberán ser tenidos en cuenta en el proceso terapéutico.

Muchos paquetes terapéuticos se aplican de forma más o menos estándar. Para optimizar los resultados, es necesario evaluar previamente dónde residen las deficiencias y dificultades sociales de la persona que sufre algún tipo de fobia social.

Los aspectos cognitivos deben tratarse desde la exposición gradual a las situaciones que producen el temor. Ello permite la expresión de los pensamientos automáticos, la reestructuración cognitiva de los mismos que pueden ser contrastados con la experiencia, y la devolución del sentimiento de autoconfianza al afrontar con éxito la experiencia.

Además de un entrenamiento en relajación y en técnicas de respiración con el objeto de

En el caso de la fobias sociales específicas, no es tan frecuente una historia de

• entrenamiento en relajación, y • reentrenamiento de la respiración.

30


vulnerabilidad personal. El inicio de la fobia suele ser de origen traumático (una mala experiencia que sensibiliza a la persona a esa situación concreta) y pudiera ser que no haya dado origen a disfunciones cognitivas importantes. Un tratamiento que busque la habituación, y que tome como núcleo la exposición gradual con técnicas de relajación y de reeducación de la respiración será lo más indicado. Sólo cuando falta algún tipo de habilidad para afrontar con éxito la situación, deberá incluirse el entrenamiento en aquella que se hubiera evaluado como deficitaria.

de ansiedad que puede alcanzar la intensidad de un auténtico ataque de pánico y la presencia de conductas de evitación, escape y seguridad como no mirar a los ojos de los interlocutores y mostrarse poco participativo». Los estudios indican que entre un tres y un 13 por ciento de la población «puede sufrir a lo largo de su vida fobia social, presentándose con igual frecuencia en hombres y mujeres», mientras que «habitualmente comienza en la adolescencia o antes de los 25 años».

Murcia 25 de septiembre 2008

Esta timidez «exagerada» aparece «ante una gran variedad de situaciones sociales, como ir a fiestas, participar en actividades o equipos deportivos, usar baños públicos y hablar ante figuras de autoridad, como por ejemplo profesores, y los pacientes experimentan una preocupación constante a que los demás les juzguen negativamente».

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Elche y la Universidad de Murcia (UMU) presentó una clasificación inédita con cuatro subtipos de fobia social que se dan en la adolescencia ya que, hasta hora, existía cierto consenso sobre la existencia de dos subtipos de este trastorno, la fobia social generalizada y la no generalizada.

En este sentido, Piqueras explicó que «la diversidad de situaciones y síntomas de este trastorno ha generado un gran interés en la comunidad científica en relación con la necesidad de diferenciar los distintos aspectos del desorden. Dicho interés se ha centrado especialmente en la utilidad de clasificar la fobia social en distintos subtipos o clases».

ULTIMAS INVESTIGACIONES EN ESPAÑA

En concreto, en este estudio que apareció publicado en el ‘Journal of Anxiety Disorders’ fue dirigido por los investigadores principales del grupo de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la UMU , José Olivares, y del investigador de la Universidad Miguel Hernández de Elche, José Antonio Piqueras. La fobia social, también conocida como ‘trastorno de ansiedad social’, se caracteriza por un miedo y ansiedad acusados y persistentes que interfieren de forma importante en la vida de la población que la padece, según fuentes del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) del Ministerio de Ciencia e Innovación consultadas por Europa Press. Según explicaron a SINC los dos investigadores, las personas con este trastorno «comprenden que sus sensaciones son irracionales, aunque sufren una respuesta

Así, añadió que la mayoría de los estudios se fundamenta con muestras en personas adultas, por lo que este trabajo es «uno de los pocos existentes en el ámbito internacional y, posiblemente, el primero de estas características realizado en España sobre población infantil y adolescente teniendo como objetivo principal la mejora del pronóstico y la selección de los tratamientos específicos más eficaces según el subtipo de fobia social». Esta nueva propuesta siguió en sus postulados la nomenclatura del estilo de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), que indica que, para especificar la gravedad de cualquier trastorno psicológico, es recomendable hacerlo refiriéndose al mismo con la terminología ‘leve’, ‘moderado’, y ‘grave’. La idea se enmarcó en el contexto del modelo formulado por Olivares y Caballo (2003) sobre

31


la delimitación de la fobia social, y en el sistema de clasificación empleado desde 1998 por el grupo de investigación que dirige Olivares en la Universidad de Murcia. METODOLOGÍA DEL ESTUDIO. Un total de 971 adolescentes españoles con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años participaron en este estudio, donde se analizaron, mediante un análisis factorial exploratorio, las puntuaciones de miedo en 13 situaciones sociales y se realizó un análisis de conglomerados (clusters) a partir de las puntuaciones de los adolescentes en las dimensiones o clases de fobia social generadas por el primer análisis. Los resultados mostraron dos factores o subtipos de fobia social que se podrían categorizar como ‘ansiedad de interacción’ , que se correspondió con el miedo a relacionarse o a interaccionar con otros; y ‘ansiedad de actuación’, o miedo a ser observado por otros en cualquier situación social. Mientras, el análisis de clusters reveló cuatro subtipos a partir de los dos tipos de fobia social, una fobia social específica, fobia social levemente generalizada, fobia social moderadamente generalizada y fobia social gravemente generalizada. Posteriormente, las comparaciones en variables psicopatológicas y demográficas mostraron diferencias «estadísticamente significativas entre los cuatro subtipos», y se asoció a una mayor gravedad de la fobia social, a una mayor sintomatología ansiosa y a un número superior de otros trastornos psicológicos asociados, como depresión, trastornos de ansiedad o personalidad, entre otros. Este estudio supuso «un apoyo inicial a una nueva forma de diferenciar los subtipos de la fobia social, la cual se muestra conceptualmente clara y científicamente respaldada y, sobre todo, clínicamente relevante», que según Piqueras «contribuye a mejorar el pronóstico del curso del trastorno, el diseño y la selección de tratamientos específicos en adolescentes españoles con fobia social». Fuente : Europa Press

32

Bibliografía BOWLBY, J. (1985): La separación afectiva. Ed. Paidos, Barcelona. DSM-IV: Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, coordinador de la edición española Manuel Valdés Miyar. (1995). Ed. Masson, Barcelona. ECHEBURÚA ODRIOZOLA, E. (1993): Evaluación y tratamiento de la fobia social. Biblioteca de psicología, psiquiatría y salud. Práctica. Ed. Martínez Roca. Rebollo Conejo, Isidro (1995): Fobia, Histeria de Angustia: De la psicopatología al psicoanálisis. Microforma, Barcelona. Zlotowicz, Michel (1978): Los Temores Infantiles. Editorial Planeta, Barcelona. American Psychiatric Association (APA). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-IV). Washington DC, APA. En castellano: Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Masson, Barcelona. Bados A. Fobia social. Ed. Síntesis. 2001. Bobes J., González M.P., Sáiz P.A., y Bousoño M. Abordaje actual del trastorno por ansiedad social.. Ed. Masson. 2000. Botella C., Baños R.M., Perpiñá C., y col. Fobia social. Avances en la psicopatología, la evaluación y el tratamiento psicológico del trastorno de ansiedad social. C. Ed. Piados. 2003. Cervera S., Roca M., y Bobes J. Fobia social. Ed. Masson. 1998. Echeburúa E. Evaluación y tratamiento de la fobia social. Ed. Martínez Roca. 1995. Echeburúa E. Fobia social. Ed. Martínez Roca. 1993.


E l rincón de las TIC ADAPTACION DE JUGUETES. «PASTILLA DE PILAS» En la adaptación de cualquier juguete que para su funcionamiento necesita pilas eléctricas hemos de considerar una cuestión básica: „

Se van a contemplar sólo aquellos juguetes cuya activación, original, se realiza al actuar sobre un interruptor de encendido – apagado colocado sobre él. Es el caso de los juguetes más simples, de una sola función, como muñecas que caminan y peluches musicales.

Cualquier juguete del grupo mencionado una vez realizada la adaptación, pOdrá ser activado con una pulsación. «PASTILLA DE PILAS» Es un adaptador que se ha de introducir una vez realizado en el alojamiento de las pilas, de manera que quede entre uno de los polos de una de ellas y el terminal metálico de contacto del compartimento. Termina en un jack hembra al que se conectará el pulsador más conveniente. 1. Material de circuito impreso de doble cara. Normalmente se venden estas placas con unas medidas de 100x50 mm. 2. Cable coaxial flexible con cubierta de goma, normalmente usado para cables de auriculares. La longitud del cable, a criterio y dependiendo de las necesidades, oscilará de uno a dos metros. 3. Un Jack aéreo mono hembra de 3,5 mm. Todo este material y con la misma denominación se encuentra en tiendas de venta de componentes electrónicos.

PASOS A SEGUIR: 1º Se recorta un círculo de aproximadamente 10 mm. de diámetro en el material de circuito impreso de doble cara. Este material se recorta con una segueta con hoja para metal y una vez recortado se repasa con una lima. 2º El cable coaxial flexible se separa por la mitad tirando de los extremos o bien ayudándose con una tijera. Sólo se utilizará uno de estos cables para realizar el adaptador. 3º Se pela uno de los extremos del cable unos 15 mm, aparece una malla o serie de cables desnudos y otro cable interior forrado. 4º Se unen los cables de la malla dándoles vueltas con los dedos y a continuación se corta dejándola únicamente con una longitud de unos 10 mm. 5º Se pela el cable interior forrado unos 5 mm. 6º Se suelda la malla trenzada a una de las caras de la pieza de circuito impreso de doble cara y el cable interior a la otra. Se tendrá especial cuidado en que la malla trenzada no haga conexión en la cara del cable interior, de lo contrario el adaptador estaría siempre accionado. 7º Se pela el otro extremo del cable unos 15 mm apareciendo de nuevo malla y cable interior forrado. Se trenza la malla y se corta dejándola únicamente a unos 10 mm y el cable interior forrado se pela unos 7 mm. 8º Se libera, desenroscando, el protector de plástico del jack hembra, pasando a continuación el cable por el orificio del protector. 9º Se sueldan tanto la malla trenzada como el cable interior al jack hembra según se ve en el dibujo de montaje Se aprietan las lengüetas del jack para sujetar bien el cable y se coloca, roscando, el protector de plástico.

33


10º La pastilla de circuito impreso se introduce en el alojamiento de las pilas, de manera que quede entre uno de los polos de una de ellas y el terminal metálico de contacto del compartimento. A veces se tendrá que limar o dar un pequeño corte en la tapa que cierra el compartimento de las pilas para que al sacar el cable de la pastilla se pueda cerrar la tapa perfectamente. 11º Una vez instalado el adaptador, se une el jack hembra de la pastilla de pilas al jack macho de un pulsador. El interruptor del juguete se coloca en posición «ON» y mientras se mantenga actuado el pulsador el juguete estará funcionando, si se deja de pulsar el juguete dejará de funcionar. No es necesario cambiar la posición del interruptor del juguete a «OFF», ya que el adaptador hace estas funciones. Roberto Gaitán Cazorla. J. Julián Carabaña Izquierdo. José A. Redondo Martín-Aragón. Técnicos del CEAPAT. BOLETÍN 37/2001

34


Colaboraciones Cómo las TIC dan respuesta a un alumnado especial: La pizarra interactiva en una unidad de E. Especial INTRODUCCIÓN: Con esta comunicación pretendo ante todo, trasladar a todos/as los docentes de E. Especial la idea de que es posible, de que SÍ se puede apostar por las Nuevas Tecnologías con alumnado con necesidades educativas significativas; se requiere por supuesto tener el recurso, dedicar tiempo a la preparación de actividades, pero sobre todo pensar que nuestro alumnado puede aprender, superar limitaciones, demostrándonos desde sus posibilidades que disfruta, que ES CAPAZ, con ayudas, sí, pero que nuestra apuesta por ellos merece la pena. Nosotros, desde nuestro Centro de carácter ordinario, que permite, la integración de cada uno de ellos, tener un aula de E. Especial para avanzar desde sus características personales y aulas de referencia donde poder desarrollarse con niños con edades similares, con los que compartir experiencias, hace aún más gratificante nuestra apuesta por una forma de enseñar donde las Nuevas Tecnologías son un gran aliado.

1. LA UNIDAD DE E. ESPECIAL „ integrada en un centro ordinario de una sola línea que posee dos edificios. „ contamos con una experiencia de tres años.

1.2. PROFESIONALES DEL EQUIPO DE LA UNIDAD DE E. ESPECIAL „ ATE „ Orientadora „ Tutora PT „ AL „ Fisio

1.1. ALUMNADO QUE LA INTEGRA: Son cinco alumnos/as de edades comprendidas entre los 5 y los 11 años. Todos presentan necesidades educativas muy significativas con niveles de competencia curricular de E. Infantil (1º y 2º ciclo), y uno de ellos de primer ciclo de E. Primaria.

35


1.3. PROFESIONALES DEL CENTRO QUE PARTICIPAN EN LA ATENCIÓN AL ALUMNADO DEL AULA DE E. ESPECIAL.

„ DENTRO DEL AULA: Especialista en Música „ FUERA DEL AULA: especialista en E. Física

1.4. LA TUTORÍA: LA ORGANIZACIÓN DEL AULA DESDE UNA METODOLOGÍA BASADA EN RINCONES (AGENDA - MÉTODOS PEANA-PEAPO)

36


II.

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS: LA PIZARRA DIGITAL INTERACTIVA

2.1. ¿QUÉ ES UNA PIZARRA DIGITAL INTERACTIVA?

„ La PDI es el resultado de la combinación de varios recursos tecnológicos: Un ordenador (portátil o de sobremesa), un video-proyector y por último, un dispositivo que nos permita utilizar un puntero como si de un ratón tradicional se tratara.

Paleta para anotaciones: Se muestra cuando se está escribiendo (lectoescritura) encima de aplicaciones

Paleta de bloc de notas: Para importar, crear, editar y guardar contenidos en cualquiera de los formatos

Paleta de Escritorio: Es la página principal del conjunto de programas.

Paleta para PowerPoint:

„ Su funcionamiento se basa en convertir la zona de proyección en una zona interactiva mediante la utilización de un software que permite medir y calibrar esta superficie y utilizarla como si se tratara de la pantalla de nuestro ordenador. HERRAMIENTA

Lápiz interactivo con botones

Para hacer anotaciones y navegar por sus presentaciones

2.2. ¿PARA QUÉ ME SIRVE LA PDI?

Punta de Teflón

„ Es una herramienta para abordar la COMPETENCIA DIGITAL implicando todas las áreas desde la puesta en práctica de cada unidad didáctica.

Botón derecho

„ Permite el conocimiento y uso de las TICs

Funciona igual que el del ratón.

„ Potencia la comunicación

Menú Sirve para acceder a la paleta interactiva desde cualquier punto del área de proyección

„ Desarrolla el aprendizaje, respetando ritmos, niveles de competencia „ Es clave para la estimulación sensorial. „ Aúna, pues permite atender de manera individual y grupal, „ Potencia la atención y la motivación para trabajar desde diferentes procedimientos los contenidos, permitiendo el acceso al currículo.

37


2.3. ¿POR QUÉ UNA PDI EN UNA UNIDAD DE E. ESPECIAL?

2.4. OBJETIVOS CON LAS TIC (PIZARRA INTERACTIVA)

„ La PDI va hacer que desaparezcan las dificultades a la hora de establecer la relación causa-efecto, ya que allí donde interactúa el alumno/a se produce el efecto.

„ Responder al estímulo visual y auditivo despertando el gesto voluntario.

„ Debido al tamaño del recurso favorece en gran medida el trabajo en grupo (cultivando la espera) e individual

„ Focalizar la atención del alumno.

„ Incrementa la atención y la motivación, gracias a una mayor estimulación sensorial (colores, sonidos, tacto...) que acompaña las explicaciones, lo que facilitará la comprensión de conceptos y redundará en un aprendizaje más significativo.

„ Potenciar la intencionalidad comunicativa a través del conmutador.

„ Favorecer un intercambio comunicativo entre las diferentes respuestas que emite cada niño/a. „ Favorecer en el trabajo diario con la Pizarra Digital Interactiva:

• el aprendizaje a través de la imagen, el sonido y el movimiento.

• el desarrollo motriz a través de su manejo táctil.

• el aprendizaje interactivo. • la cooperación • la atención y la motivación „ Fomentar las habilidades sociales con el uso de fórmulas sociales (cuidar turno, espera,…)

„ Permite desarrollar habilidades para el dominio de códigos artísticos e instrumentales. „ Permite añadir herramientas que permitan eliminar barreras (motrices…) JOYSTICK ADAPTADO CON MANDO PLAY

38


2.5. LA PIZARRA INTERACTIVA HERRAMIENTA CLAVE PARA LA PUESTA EN PRÁCTICA DE CADA UNIDAD DIDÁCTICA

2.6. LA COMPETENCIA DIGITAL COMO DESARROLLO DE ESTRATEGIAS PARA ACCEDER A LAS HABILIDADES ACADÉMICO–FUNCIONALES E INTERACCIONAR.

39


2.7. EL PLAN DE LECTURA COMO ACTIVIDAD INTEGRADORA Y QUE DA RESPUESTA A LAS COMPETENCIAS BÁSICAS: COMPETENCIA DIGITAL

VENTAJAS PARA EL ALUMNADO: „ Potencia la atención y motivación „ Facilita el aprendizaje „ Elimina barreras „ Compensa déficits „ Eleva la autoestima „ La información se oferta de manera multisensorial. „ Ventana al mundo: internet

PARA EL PROFESORADO: „ Motiva, pues dispone de más recursos y hay más posibilidades de éxito. „ Aprovecha las ventajas de la pizarra tradicional

2.8. VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL USO DE LA PIZARRA INTERACTIVA

INCONVENIENTES „ Con el video proyector prever luminosidad y resolución del ordenador. „ Problemas logísticos: sombras, cables „ Coste „ Mantenimiento „ Calibración „ Tiempo preparación del material

40


Un saludo al "Nuevo Colegio" Cuando nació, tras un embarazo normal y un parto natural y «rápido» para ser primeriza, me la pusieron el la tripa, lloró un poco pero al hablarle se calló y me miró con unos preciosos ojos azules. Nunca olvidaré ese momento. La niña crecía preciosa y sana, mostró un ligero retraso al sentarse, apenas gateo y anduvo a los 16 meses. Nada significativo según el pediatra, quién afirmaba que era una niña muy espabilada en las sucesivas revisiones. Mostraba especial predilección por ciertos objetos como un cubo azul o una tortuga naranja. «Aleteaba» cuando algo le gustaba mucho, parecía distraída y prestaba poca atención. Con el tiempo empezó a preocuparnos su ausencia de lenguaje. A los dos años y medio empezó el calvario de pruebas: potenciales evocados, electroencefalogramas, resonancia magnética…Siempre estaré agradecida a su neurólogo, por el tacto y delicadeza con que nos fue abriendo a la cruda realidad. Muchas noches soñaba que a mi hija no le pasaba nada, pero al despertar siempre el mismo interrogante: «¿Por qué a ella?». Hace poco, en un curso me preguntaron cual creía que había sido el mayor logro de mi vida, tuve que pensar un rato para contestar: «…haber apostado por mi hija, pensar que debía aprovechar al máximo sus capacidades

y trabajar con ella con constancia y dedicación…» Ha estado integrada en un centro ordinario hasta los 14 años. Dilatamos la decisión el mayor tiempo posible, pero finalmente llegó el momento: «Instituto en combinada» o «Centro de Educación Especial». Desoyendo los consejos de amigos y conocidos, en Diciembre nos encaminamos al Centro de Educación Especial «Puerta de Santa María». Fuimos muy bien acogidos y la primera impresión fue bastante favorable. El corazón se me partió cuando, este verano, mi hija me dijo: «…en Septiembre al colegio…» y tuve que decirle: «…el colegio se ha terminado, en Septiembre irás al Nuevo Colegio…». El primer día que la dejé me marché con los ojos empañados y un nudo en la garganta. A medida que han ido pasando los días y veo lo contenta que va al cole, le digo a mi marido: «…creo que hemos acertado…». Por las noches duermo tranquila pensando que mi hija está «segura», en un lugar donde aprende, respetan su forma de ser, la valoran y le dan cariño. Quiero aprovechar la ocasión para agradecer al Centro que me hayan brindado la oportunidad de contar mi experiencia y de saludaros. Mª Jesús Palomo Chaparro

41


Nuestro centro Carrera solidaria Como todos los años "Save the children" nos invitó a participar en la carrera solidaria a favor de los más desfavorecidos. Nuestro Centro participa en ella para recaudar el mayor número de fondos posibles.

Visita al Chaparrillo

42

A través de la delegación de Industria, Energía y Medioambiente concertamos una visita al Centro de Mejora Agraría y Recuperación de Especies Autóctonas "El Chaparrillo". Todos pudimos disfrutar de un fantástico día de campo.


Día del árbol El día del árbol del curso pasado tuvo para nosotros una significación especial, al recibir la visita del Delegado de Medio Ambiente. Además contamos con la colaboración especial de COSERFO que nos proporcionó plantas y árboles autoctonos que nuestros alumnos estuvieron plantando en el Centro.

43


DÍA DE LA EDUCACIÓN VIAL María , la coordinadora del Proyecto de Educación Vial , organizó una gymkana en la que mediante diferentes pruebas se aplicaban los distintos conocimientos adquiridos en el taller. En esta jornada participaron nuestros compañeros del Colegio Quijote.

CELEBRACIÓN DÍA DE LA PAZ

Como viene siendo habitual en los últimos cursos, la Jornada de la Paz la celebramos en compañía de nuestros compañeros del Colegio Quijote. Incluimos en ella distintos talleres, diversión y alguna sorpresa.

44


OLIMPLIADAS LABORVALÍA

Laborvalía, y más concretamente el Club Deportivo "Sea como sea" nos invitaron a participar en unas olimpiadas que se celebraron en el Polideportivo Municipal. Es destacable la ilusión y el esfuerzo que pusieron todos los participantes. Nuestro Centro participó en varias disciplinas, consiguiendo alguna medalla.

TALLER DE CARNAVAL

La celebración de carnaval de este año contó con numerosas novedades. Con cinco cuentos clásicos como ejes vertbradores se organizaron una serie de actividades que abarcaron : talleres, representaciones teatrales, pasacalles...

45


El tablón Convocatorias „

NOVIEMBRE

Encuentro sobre responsabilidad social de las empresas y las personas con discapacidad. Fecha: 26 de Noviembre de 2009. Lugar: Parador de Toledo. Organiza: CERMI CLM. Tfno.: 925 25 79 37 II Jornadas interdisciplinares de Atención Temprana. Fecha: Del 26 al 27 de Noviembre de 2009. Lugar: Murcia. Organiza: GAT, ATEMP y Real Patronato sobre Discapacidad. Tfno.: 618 00 99 77 Web: http://www.um.es/atemp/jornadas II Congreso Nacional de la Sociedad Española de Cribado Neonatal (AECNE) y XV Reunión de los centros de cribado neonatal. Fecha: Del 26 al 28 de Noviembre de 2009. Lugar: Valencia. Organiza: AECNE. Tfno.: 961 97 33 40 Web: http://www.aecne.es Curso «Tiempo libre con personas con discapacidad sensorial». Fecha: Del 27 al 28 de Noviembre de 2009. Lugar: Bilbao. Organiza: Bolunta. Tfno.: 94 416 15 11 Web: http://www.bolunta.org E-mail: bolunta@bolunta.org

„

DICIEMBRE

Jornada de Discapacidad y Envejecimiento. Fecha: 01 diciembre 2009. Lugar: Ciudad Real. Organiza: Patronato Municipal de Personas con Discapacidad. Ayuntamiento de Ciudad Real C/ Olivo, 8 - 13002 Ciudad Real Tfno.: 926 214 441 Curso de fisioterapia en el lesionado medular. Organiza: Hospital Nacional de Parapléjicos. Fecha: 11, 12, 18 y 19 de diciembre 2009. Lugar: Toledo. Tfno.: 925 39 68 12 E-mail: flobo@sescam.jccm.es Precio: 400 •

46



RODANDO 6 "FOBIAS"