Issuu on Google+


TEMA 2: FAMILIA - PRIMERA ESCUELA DE FE En el marco de la MISIÓN CONTINENTAL, la FAMÍLIA tiene un “rol” de muchísima importancia. Esta semana del ABRAZO en FAMILIA es el tiempo propicio para crecernos en la conciencia de que en este “nido” se van a formar los “discípulos – misioneros” de Jesucristo. - Abramos nuestros ojos para VER -El don de la Fe, es un regalo que se nos fue ofreciendo de generación en generación. Basta recordarnos la devoción de nuestra “Abuela”…, pues bien, ¿y de quien habría aprendido ella sino también de su “Abuela”?, esto nos quiere decir, que el seguimiento de Jesús no es un acto individual – solitario, antes, el don de la fe que se nos entrega en el Bautismo es un don para ser compartido y vivido con los demás, de hecho todo bautizado entra a formar parte de una comunidad. -La Misión Continental contempla en uno de sus objetivos exactamente, el compartir la fe y la renovación de la misma. ¿Por qué ésta se hace urgente en nuestros días?, justo porque muchas familias están dejando de “preocuparse” con este aspecto tan esencial para toda persona, que es conocer y amar a su propio Creador…, es de ahí donde nace el sentido del “discipulado”…, todo Discípulo sigue y aprende del Maestro, ¿cómo van nuestras generaciones futuras aprender las actitudes de Jesús, si no Lo conocen?; y como dice el dicho: “Nadie ama al que no conoce”. -En tiempos no muy remotos veíamos familias enteras, arreglarse y salir juntos para el “paseo dominical” que tenía como meta la parroquia, o la comunidad reunida entorno a la Palabra y la Eucaristía.


Así era la vivencia de los apóstoles y de las primeras comunidades cristianas, que semanalmente reforzaba y fortalecía los lazos de comunión con Dios y los lazos de amistad fraterna. Vemos hoy la dispersión de la familia y la poca participación comunitaria. ¿No será que hemos perdido el valor y el sentido de la Celebración Eucarística? ¿No será que ocupamos o gastamos mucho tiempo en otros paseos olvidándonos agradecer a QUIEN nos da el tiempo?


Abramos nuestra mente para ANALIZAR -Según la tradición cristiana, nuestras Familias están fundamentadas en la “Imagen Trinitaria”, Dios: Padre – Hijo – Espíritu Santo, forman una comunidad de amor, modelo perfecto para el origen de la familia (Documento de Aparecida cap. 9 – nº 434) - Desde el Concilio Vaticano II, la familia recibió su más bella definición: “Iglesia Doméstica”, o sea cada pequeña familia es reconocida como una célula que forma la gran familia de Dios. (CPV, doc. Iglesia y Familia nº 3 y 4) - La V Conferencia de Aparecida, propone a todos los cristianos, bajo orientaciones del Papa Benedicto XVI, la tarea de: “Custodiar y Alimentar la Fe”. Este gran Documento nos alerta diciendo: “una fe católica reducida a normas y prohibiciones, NO resistirá a los embates de estos tiempos; nuestras devociones están fragmentadas y nuestra participación es ocasional (Documento de Aparecida, doc. conclusivo nº 10 y 12) esto constituye una amenaza para los cristianos, ya que la FE no es una gran idea, sino un encuentro continuo con la Persona de Jesucristo, ya bien sea en la escucha de la Palabra o en el fortalecerse con la Eucaristía. - En otras palabras, es en el seno de la Familia que se favorece la transmisión de los Valores y de la Fe. En nuestra realidad Venezolana, dónde la Familia tiene acento “Matricentrada”, es la mujer = mamá quien sabe dar el mejor “tinte” para este proceso de Evangelización, por esto la familia es así considerada la primera escuela de la FE.


Abramos nuestro corazón para ACTUAR y CELEBRAR Es bueno hacer memoria, ¿será que nos recordamos de la frase tan bien dicha… de parte del P. Patrick Peyton, “Familia que reza unida permanece unida”…, pues, aprovechando que la Misión Continental viene para dar nuevo impulso y nuevas motivaciones para la vivencia de nuestra FE…, sería bueno proponernos aunque exija empeño… un momento de oración en FAMILIA. Es cuestión de sernos creativos, por ej.: aprovechar las Fiestas de Cumpleaños y hacer un Agradecimiento por el don de la VIDA…, otra buena ocasión para vivir en oración, antes de ser solo un recuerdo social…son las fechas de Bodas que involucran los Padres y sigue con los Hijos. También las Fiestas Patronales proporcionan el encuentro de familias, no dejemos que sean solo actos culturales…, el ejemplo de Vida de los Patronos/as deben ser colocados como motivación hacia la Santidad. De igual modo no es tan difícil crear espacios para celebrar los Santos de Devoción de cada uno de los miembros de la Familia, invitar a la casa alguna Religiosa o Sacerdote para que bendigan nuestros hogares, son ocasiones que inspiran con una buena palabra el recuerdo y, a la vez, el crecimiento de la semilla de la Fe que un día fue sembrada en los corazones.


Una frase común que solemos oír de parte de los padres es: “los hijos aunque crezcan y se casen… continúan siendo pequeños para uno…, ¡ que bien ¡ y que buena ocasión para recordarles la “santa” costumbre que se les enseñó de pequeños…pedir la BENDICIÓN, en el fondo sabemos, quien Bendice es Dios… de hecho se contesta “Dios te Bendiga”, los padres son mediadores para que la Gracia continúe actuando, este bonito gesto no se debería perderse nunca, más bien deberíamos implementar en las personas de los abuelos/as, tíos/as y padrinos o madrinas. (Bendiciones de Jacob a sus Hijos…, Génesis: 49, 25 – 26; Los hijos de Israel como deben Bendecir…, Números: 6, 22 – 27; Bendición para quien camina…Isaías: 9, 1 – 2; Bendiciones a los que obedecen la voz de Yavé…, Deuteronomio: 28,1 – 14. En fin, el ABRAZO en FAMILIA y la MISIÒN CONTINENTAL se complementan en vista de un mismo objetivo: Rescatar e Implementar el VALOR de esta “institución natural”, la más antigua y siempre nueva…, querida por el propio DIOS que también se escogió una FAMILIA por creer ser esta, el “mejor nido” para el desarrollo de la persona a nivel humano y espiritual. Porque la mía, la tuya, y nuestra FAMILIA merecen…cantemos: BENDECID OH SEÑOR LAS FAMILIAS AMÉN…. BENDECID OH SEÑOR LA MÍA TAMBIEN… Hermana Inés de Lima – Misionera de la Consolata.


REFLEXIÓN

¿Perciben los esposos de hoy que la familia es la primera y principal transmisora de la fe, o desconocen o desisten de esta misión? ¿Son conscientes las familias cristianas de que el cumplimiento de su misión necesita un continuo contacto y diálogo con los formadores y la parroquia? ¿En qué se manifiesta o no este diálogo? ¿Cómo puede realizar la familia hoy el anuncio de Jesucristo a sus hijos? ¿Qué lugar ocupa Jesús en nuestra familia? ¿Qué pasos podemos dar en familia para vivir el don de la fe recibido el día de nuestro bautismo y ser una comunidad viva y dinámica?


Abrazo en Familia 2009 Tema 2