Issuu on Google+

La delincuencia en México La delincuencia en México representa un gran negocio que, tan sólo en 2001, dejó ganancias superiores a los 49 mil millones de pesos a los criminales, dado que en ese periodo se cometieron 4.4 millones de delitos en el país. Esta cifra de pérdidas materiales para el país, resultado de la comisión de delitos en México, representa 0.85% del Producto Interno Bruto (PIB), reveló el sondeo realizado por el Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad (ICESI). Distrito Federal es el lugar más inseguro del país, seguido del Estado de México y Morelos.

Aumento de la delincuencia en México El presidente mexicano, Felipe Calderón, se desplaza este miércoles, por segunda vez en menos de una semana, a Ciudad Juárez, una de las más violentas de todo el país, con el objetivo de dar seguimiento a la estrategia contra la delincuencia en la ciudad fronteriza que presentó la semana pasada. Calderón tiene previsto mantener un encuentro a su llegada a medio día a Ciudad Juárez, en el estado norteño de Chihuahua, con las autoridades locales y representantes de la sociedad civil. Unos 2.000 policías federales han sido desplegados para garantizar la seguridad del mandatario durante su visita a la ciudad, escenario de manifestaciones importantes el pasado fin de semana en las que se reclamó al Gobierno de Calderón soluciones para revertir las escalofriantes cifras de muertos en la ciudad. Sólo en lo que va de año han perecido de forma violenta en Ciudad Juárez más de 250 personas, incluidos 15 jóvenes, la mayoría con buen expediente académico, en una fiesta en una casa particular a finales de enero por un grupo de sicario. Unas 2.600 perecieron en 2009. Además, alrededor de 100.000 residentes de Ciudad Juárez se han mudado en los últimos dos años a la ciudad fronteriza estadounidense de El Paso, en el estado de Texas, debido al aumento de la inseguridad y la violencia en la localidad según datos del Departamento de Inmigración y Naturalización en El Paso mientras que, en los últimos tres años, 8.300 comercios han cerrados en la localidad, sobre todo, pequeñas y medianas empresas, por igual motivo. Al menos unos 2.000 negocios han sido extorsionados por lo menos una vez, mientras que varios empresarios han sido secuestrados por bandas criminales, narcotraficantes ligados a cárteles o simples ladrones y delincuentes, de acuerdo con el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurera, Federico Zigga. Las extorsiones o mordidas que narcotraficantes suelen reclamar a empresarios juarenses se eleva a entre 50.000 y 100.000 pesos al mes, informó el rotativo mexicano (entre 2.845 y 5.680 euros).


El costo de la inseguridad en México ya sobrepasa el 15% del Producto Interno Bruto (PIB), y de no controlarse se caerá un círculo vicioso de mayor desigualdad y pobreza, advirtió el sector privado este domingo. El deterioro de infraestructura como carreteras, puentes, instalaciones públicas y plantas de generación de electricidad, usualmente a través de actos vandálicos, están considerados entre los principales costos generados por el crimen y la violencia, afirmó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP). La inseguridad no sólo afecta el patrimonio de las personas, sino que su incidencia pone en riesgo la vida, la libertad y la salud de los individuos. Cada año son desviadas de actividades productivas enormes cantidades de recursos para tratar de prevenir y combatir los efectos negativos que la inseguridad trae consigo, lo que obstaculiza tanto el desarrollo como el crecimiento económico del país, agregó el organismo empresarial. En su Análisis Ejecutivo Económico, el organismo aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) sostuvo que de no controlarse la delincuencia, el riesgo de que el país caiga en un círculo vicioso de mayor desigualdad y pobreza que conduzca ineludiblemente a un mayor nivel de criminalidad, aumenta peligrosamente. El CEESP destacó que las pérdidas económicas y materiales que genera la delincuencia actúan como un impuesto expropiatorio que afecta la asignación de recursos y que provoca un deterioro en el estado de derecho. El ambiente de inseguridad que se vive en el país propicia que tanto la sociedad como el gobierno tengan que asumir una serie de costos asociados a esta problemática. El CEESP considera que los análisis que intentan estimar estos costos generalmente subestiman los cálculos, ya que sólo se toman en cuenta los costos asociados directamente con los delitos y suelen pasarse por alto todos los recursos que se invierten para tratar de protegerse y aquellos que asumen una vez que fueron víctimas de la inseguridad. “La debilidad de un estado de derecho que proteja la integridad física de las personas y de los bienes genera un ambiente poco propicio para la inversión y el comercio, lo que impacta negativamente la formación de capital, la competitividad de las empresas


y la generación de empleos productivos. En suma, la delincuencia obstaculiza el crecimiento económico y contribuye a aumentar la pobreza”, afirmó el sector privado.


delincuencia en mexico