Issuu on Google+

Carta de la SENA: CONOCIMIENTO Y EMPRENDIMIENTO PARA TODOS LOS COLOMBIANOS

Dirección Regional

Marzo de 2011 No. 05 - Año 05 - Distribución Virtual - Dirección SENA Tolima

Apreciados Directivos, Funcionarios, Instructores, Trabajadores Oficiales, Pensionados, Contratistas y Aprendices de la Regional: En esta ocasión quiero referirme al planteamiento sobre la educación en Colombia, realizado por el Licenciado Henry Romero, rector y fundador del Liceo Campo David, Institución Educativa ubicada en el barrio El Tunal de Bogotá, la cual ostenta la mejor calificación del país en las pruebas ICFES 2010, un ejemplo a emular y, a la vez, referenciar para una buena práctica en educación. Al preguntársele al Rector en mención sobre la situación que vive la educación colombiana, responde que ésta tiene muchos problemas, pero reconoce que quizás el más grave es la ausencia de la familia en los procesos formativos de los hijos. “Hoy en día pareciera que tanto el Estado como las familias transfieren a la escuela la responsabilidad de formar a los jóvenes”, situación que no puede aceptarse, dado que la escuela tiene como tarea la enseñanza, pero la crianza de los hijos es responsabilidad de la familia. De lo anterior, se plantea para nuestra Institución la necesidad de fortalecer las Escuelas de Familia que realizan los Centros de Formación de la Regional, a partir de establecer una agenda temáti-

ca que permita abordar en cada reunión temas conducentes a sensibilizar a los padres de familia de nuestros aprendices sobre la importancia de su participación y acompañamiento durante el proceso de formación de sus hijos en el SENA Tolima. Se debe partir de la premisa que si el padre de familia no asume su responsabilidad, es imposible, y menos hoy en día por el entorno que nos rodea, que el SENA pueda cumplir al ciento por ciento con la formación profesional integral de sus aprendices. En forma genérica, la escuela no nació para que el maestro o instructor sea tío, papá o acudiente. Eso es lo que quieren hoy y es imposible hacerlo. Es cierto que nuestra Institución cuenta con profesionales del área humanística como psicólogos, trabajadores sociales y capellanes; pero, también es cierto que dichos profesionales necesitan del apoyo de los padres de familia con el fin de poder orientar adecuadamente a los jóvenes. Y es ahí donde está la importancia de las Escuelas de Familia: facilitar el contacto con la entidad formadora y sensibilizar sobre el papel coadyuvante de los padres en la educación de sus hijos. No es justo que cuando aparecen los problemas de los jóvenes en la calle, a la primera que señalan como responsable de ellos es la institución formadora. En el mismo sentido, igualmente se hace necesario reivindicar la dignidad del maestro a partir de reconocer que ésta debe estar en el mismo plano horizontal que la dignidad del estudiante, siendo el respeto fundamental, si se tiene en cuenta que un alum-

no o aprendiz, aprende y se forma del ejemplo positivo del maestro o del instructor. Un buen maestro o instructor es el que entiende que el primer derecho de un alumno o aprendiz es el de errar. A eso va el joven a la institución de formación: a aprender de sus errores. Todo este proceso de formación debe desarrollarse con exigencia formativa, así ésta se torne por momentos ácida. Con seguridad, el joven o la joven agradecerán mañana esa sanción que un acto errado ameritó. La sanción como tal debe ser oportuna, constructiva y afectiva. Que sancionar a un joven también nos duela, así haya que hacerlo. Si no, mañana podemos arrepentirnos. Pero sobreproteger a los hijos no significa amarlos; y alcahuetearles a los aprendices no es educarlos ni formarlos. Recojo estas ideas con el fin de abrir el debate sobre la importancia del acompañamiento de la familia y el buen hacer de los maestros o instructores en el proceso de formación de nuestros aprendices. Espero que ello sirva para abordar con más propiedad el triángulo: Institución educadora - Padres de familia Maestros o instructores. Hasta pronto. Félix Ramón Triana Gaitán Director SENA Tolima


Carta Direccion regional Marzo