Page 2

estos son similares a mi planeta natal. Supongo que algún día, hace muchos milenios, La Tierra si fue un planeta gemelo de Edén, pero los humanos no entendieron que debían conservar esa belleza. >>Lo primero que sentí al llegar aquí fue un cierto odio hacia la raza humana que tuve que saber contener para evitar causar demasiados problemas. Imagina como se siente que te hayan arrancado el lugar donde naciste y creciste y el cual añoras todos los días de tu vida, llegar a un sitio muy similar y descubrir que sus habitantes lo han deteriorado de la manera en que está deteriorado este. Cualquiera en mi posición se sentiría sumamente ofendido y enfadado. Abraham escuchaba en silencio, se sentía totalmente identificado con los pensamientos de su amigo. Él también gustaba de lugares como aquel, y en varias ocasiones había sentido cierta repugnancia por la raza a la que creía pertenecer cada vez que leía noticias de contaminaciones de ríos o de talas de bosques para ampliar el espacio urbano. —De donde yo vengo, sabíamos aprovechar el planeta sin necesidad de destruirlo — continúo Caín—. Es verdad que nuestra raza está mucho más avanzada que la humana, pero aun así después de estudiar los conocimientos que tienen, sigo pensando que esta es la peor alternativa que podían haber escogido. >>Nosotros no teníamos gigantes de cemento, usábamos materiales de la naturaleza, les dábamos forma y no causábamos ningún tipo de impacto perjudicial. El palacio en el que yo vivía estaba hecho de nubes, era realmente precioso observarlo como se erguía sobre el planeta y coronaba aquel esplendor. Pero ya nunca volveré a ver aquello —pronunció mientras le dirigía una acosadora mirada al híbrido—. >>Recordaré aquel día por el resto de mi vida, aun cuando sólo era un niño. Aquel día descubrí lo que era el terror, lo que era la tristeza, lo que era perder un hogar. Un día como otro cualquiera, pero con algo distinto, con aquella endemoniada criatura cerniéndose sobre nosotros, tapando y extinguiendo nuestra luz. El pánico cundió enseguida, se podría decir que soy un suertudo, pues mi posición social me permitió ser de los primeros evacuados. Lo vi todo desde otra estrella, el recuerdo de aquel planeta que fuera mi hogar desde que nací convirtiéndose en polvo

2

Profile for Mickael Vavrinec

"El ocaso del alba": Capítulo 8  

Capítulo 8 - Lo que somos

"El ocaso del alba": Capítulo 8  

Capítulo 8 - Lo que somos