Page 7

—Debiste haberlo hecho —le recriminó—. Igualmente, deberías visitarla o algo, aunque sea sólo para decirle que estás bien y darle cualquier excusa que la satisfaga del que porque te fuiste sin avisar. —No puedo… No puedo verla en mi estado actual. Ya no soy un humano. —No es lo que eres Abraham, es lo que sientes ser. —¿Acaso tú te sientes humano? —preguntó curioso. —Hoy en día ya no tanto… pero hubo una época en la que me sentí completamente humano, no sé si la recuerdas. Los dos amigos comenzaron a rememorar al unísono el comienzo de su amistad: —Así que esto es una escuela terrícola, el lugar donde se educa a los humanos… Realmente luce aburrida… No debería poner pegas, fui yo quien le pidió a Padre el poder insertarme en el sistema educativo de este planeta y aprender de los conocimientos que han recogido acerca del universo desde su punto de vista. >>Veamos, ya he estado estudiando por mi cuenta y, según los informes, el nivel educativo que tengo actualmente se corresponde al nivel 3 de la educación secundaria, en el cual suelen estar los humanos de… ¡¿15 años?! ¡Pero si yo tengo 18! A ver, según la información adquirida ciertos humanos de mayor edad acostumbran a tener que repetir el mismo nivel debido a que no son capaces de superarlo… ¡Oh, genial! Ahora resulta que he de hacerme pasar por un imbécil… lo que me faltaba. Con una larga melena rubia y unos azulados iris, caminaba un esbelto muchacho por el instituto local de aquella ciudad de provincias a la que había ido a parar por mero azar. Por sus movimientos y su clara desorientación, era fácil adivinar que se trataba de un nuevo alumno. Así recibió las miradas acusadoras de los estudiantes que lo tachaban de nuevo con ellas el primer día de clase. —Mi nombre es Carlos, tengo 18 años y me encuentro repitiendo tercero de la ESO. Acabo de mudarme recientemente a esta ciudad por decisión propia con el fin de acabar de una vez mis

7

Profile for Mickael Vavrinec

"El ocaso del alba": Capítulo 7  

Capítulo 7 - Lo que fuimos

"El ocaso del alba": Capítulo 7  

Capítulo 7 - Lo que fuimos