Page 1

Michel STÉPHAN 1995 cáncer de Hígado 2001 Curado con la Biomedicina

”EL MÉTODO

DEL

LA ES

EL LA

DR.. M. STÉPHAN”

PRIMERA MEDICINA

LA

BIOMEDICINA

MÉDICO QUE PRACTICA

BIOMEDICINA UN

¿QUÉ

ES ANTE TODO

HIGIENISTA.

ES LA BIOMEDICINA?

Medicina clínica basada en los principios de las ciencias naturales: (Biología, biofísica, bioquímica, etc). (Diccionario de la lengua española “vigésima primera edición de la Real Academia Española”), Madrid, 1992

Michel STÉPHAN D. N. I.: X 194 1227 G

“35 AÑOS DE VOCACIÓN” AL SERVICIO DE LA SALUD HUMANA

“Hay que sentir orgullo de lo que se es y modestia de lo que no se es.“

“NO

EXISTE COMPARACIÓN POSIBLE ENTRE LA ALOPATÍA , LA HOMEOPATÍA Y LA

BIOMEDICINA”


M é t o d o

4

M .

S t é p h a n

© Michel STÉPHAN. Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por ningún procedimiento (fotocopia, filmación, grabación magnética, electrónica, informática, mecánica, mecanográfica, o cualquier otro), sin permiso escrito de los autores.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

5

AGRADECIMIENTOS

He visto tantas personas sufrir inútilmente que no podía hacer más que decir la verdad; aunque: “Cada uno de nosotros es el sol de su propio universo y no soy el satélite de nadie”. A mi difunto padre André A mi madre Mathilde A mis 17.000 pacientes y amigos A mi amigo de carretera “Marc Lecocq” siempre luchando y animándome en el medio de este Mundo “hábilmente perverso”. Mi mas sincero agradecimiento al Doctor Gabriel Ruiz (Médico y Abogado) Y sobre todo a ti Arancha por tus ánimos ... Todo esto me obliga a sacar el 2º tomo lo antes posible y os prometo publicar mi secreto: “ ¿Cómo curarse de la Hernia Discal? Evitando el quirófano”. Hasta pronto!

Michel STÉPHAN Apdo de correo nº 22 34800 Aguilar de Campoó (Palencia) e.mail:

info@michelstephan.com www.michelstephan.com

Todo enfermo sustenta un bien que se ignora La vida no es corta, somos nosotros los que la abreviamos, dijo Séneca. Nosotros la abreviamos con todos nuestros errores de comportamiento y lo peor es que creemos que lo hacemos bien


M é t o d o

6

Método Michel Stéphan

www.michelstephan.com E-mail: info@michelstephan.com Apartado 22

34800 Aguilar de Campoó

Editora:

Aránzazu Ruiz de las Heras Impresión:

Ochoa Impresores. Logroño ISBN: Depósito Legal:

M .

S t é p h a n


M é t o d o

M .

S t é p h a n

PRÓLOGO AL LIBRO “LA BIBLIA DE LA SALUD” DEL DR. MICHEL STÉPHAN Conocí a Michel STÉPHAN en abril de 1994 en un curso que él impartía sobre el tratamiento de la hernia discal. Posteriormente he realizado con él los estudios de “HUMANISMO BIOLÓGICO E HIGIENE VITAL, NATUROPATÍA”. A medida que le fui tratando y conociendo, y al ver los grandes conocimientos que él tenía sobre la salud, las enfermedades y los tratamientos que él recomendaba para conseguir un buen estado de salud, le animé a que escribiera un libro recopilando todos sus conocimientos. Hoy se ha hecho realidad aquella propuesta. El libro esta escrito. Su título: “LA BIBLIA DE LA SALUD”. Cuando Michel acabó de escribir su libro me llamó y me dijo: “Gabriel, está terminado. Me gustaría y sería un honor para mí que prologarás el libro. “Me dio una gran alegría el saber que el libro estaba escrito y una gran satisfacción al haberme elegido para que le prologase el libro. Considero a Michel, además de un amigo, como mi maestro en Biomedicina. ¡Qué mayor honor para un discípulo que realizar el prólogo al libro de su maestro!. Este libro que ahora tienes en tus manos está cargado de una gran sabiduría. Recopila conocimientos de sus antecesores y otros que MICHEL STÉPHAN ha ido desarrollando. Es un libro sencillo y profundo. Michel Stéphan realiza un estudio paralelo de las diferentes medicinas y formas de curar. Las críticas a todas, resaltando sus valores y destapando las incongruencias en las que están envueltas. Es un libro profundamente crítico con la sociedad en la que estamos viviendo. Su crítica va dirigida a la forma que la sociedad actual tiene para producir alimentos; abusando de insecticidas, herbicidas y otros tipos de sustancias nocivas para la salud. También crítica la forma de alimentarse, a base de alimentos antinaturales, inespecíficos y saturados de sustancias nocivas. Tanto es así que levantará muchas “ampollas”. Crítica al sistema de “bienestar social” que nos están vendiendo los políticos, las clases pudientes y las multinacionales. No obstante, él nos regala un balón de oxígeno. A pesar de todo, el hombre puede recobrar su estado natural de vivir y conseguir la salud y longevidad que busca.

7


M é t o d o

8

M .

S t é p h a n

Nos habla del origen de la salud, de las enfermedades, de la forma de actuar y comportarse para encontrarse bien, de la alimentación natural y especifica del ser humano, de las dietas, de los ayunos, de tratamientos naturales y no nocivos. Considero que uno de los temas que más críticas va a levantar es el de la alimentación natural y específica del ser humano. El defiende que el hombre es un animal frugívoro, frente al resto de teorías que afirman que el hombre es omnívoro. Creo que consigue demostrarlo aunque haya muchas personas que no quieran o no puedan entenderlo. Hemos de tener en cuenta que lo que Michel Stéphan defiende en su libro va en contra de intereses de ciertas multinacionales, según las tienen planteadas actualmente. Esto, está claro, no les va a gustar. No obstante, si cambiaran los planteamientos; TODOS NOS BENEFICIARÍAMOS, INCLUIDAS LAS MULTINACIONALES. Desde el año 1994, llevo realizando sus teorías en mi propia persona y recomendándoselo a las personas que vienen a mi consulta buscando la salud y, por lo tanto, curarse de sus enfermedades y puedo afirmar que su estado de salud ha mejorado o se han llegado a curar de sus dolencias en muchos de los casos. Me atrevo a afirmar que si todos comiéramos y viviéramos según las recomendaciones que MICHEL STÉPHAN recomienda en su libro TODOS ESTARÍAMOS MAS SANOS Y CONSEGUIRÍAMOS EL ESTADO DE BIENESTAR Y LONGEVIDAD. VIVIRÍAMOS MÁS Y MEJOR. No es suficiente con leer este libro. Lo importante es hacer lo que él se recomienda. DISFRUTA LEYÉNDOLO Y HACIÉNDOLO. Si así lo haces, lo habrás ganado en SALUD, BIENESTAR Y LONGEVIDAD.

“VIVE Y DEJA VIVIR” Gabriel Ruiz García: Licenciado en Medicina y Cirugía, Licenciado en Derecho. Aguilar de Campoó a 22 de OCTUBRE del 2001


M é t o d o

M .

S t é p h a n

9

PRESENTACIÓN DEL AUTOR Por Domingo PEREZ DE LEÓN “Médico Perito Judicial” Michel STÉPHAN nació en Francia en 1947, es hijo de una familia de labradores donde conoció la época de los cultivos tradicionales con único abono, el estiércol del ganado en esta zona de Francia llamada “El país del hombre” y que a menudo le gusta recordar con cariño, hablando de este “Périgord” como la cuna del bien vivir. Como hemos podido verificar Michel luchó muchísimo para llegar a tener un currículum que a muchos da envidia, y que a otros deja perplejos. En efecto Michel STÉPHAN es: Doctor Of Osteopathy desde 1974 “London & Sheffield”, Doctor Of Naturopathy Medicine “Arkansas” 1976, Doctor Of Science Specializing In Medicine 1984, en 1989 saca el título de Profesor en Dietética y Nutrición por el Instituto Francés de la S. B. Anthony University. U. S. A. Diplomado en “Alemania” en 1991 Heilpraktiker, en 1991 saca también un “Máster ” como especialista en Hidroterapia de Colon en Montpellier (Francia) lo que le permite ser Miembro de la International Association for Colon Hydrotherapy de San Antonio U. S. A. En 1985 es nominado: ACADÉMICO DE HONOR DE LA ACADEMIA DE CIENCIAS DE ROMA En 1995 La revista científica “Aesculape” (registrada en la Organización Mundial de la Salud, “O. M. S”.) publica 6 páginas sobre las teorías del Dr.. Michel STÉPHAN de esta plaga denominada: La Hernia Discal. Su Método, es un sistema de atención al paciente basado en las etiopatologías o causas que producen el dolor, según los descubrimientos de los Doctores Andrew Taylor Still (padre de la Reumatología), Ernesto Adler (padre de la Odontología Neurofocal), Gregorio Marañon (Reumatólogo). El Dr.. Michel STÉPHAN , llegó a España en 1986, y hoy, gracias a lo antes dicho, es conocido internacionalmente por sus investigaciones, habiendo solucionado más de 5000 casos de hernias discales previstas para quirófano. Más de 20.000 fotos y 100 vídeos, permiten demostrar los distintos orígenes de las patologías enunciadas anteriormente. Pero también, gracias a su método, otras enfermedades como la osteoporosis, o distintas patologías reumáticas, fibromiálgias, dermatológicas, (psoriasis, eccema, herpes...), varios tipo de cánceres se ven solucionadas. Mas de 1000 profesionales de la medicina han asistidos a sus cursos, conferencias o debates como lo indicamos a continuación: O. M. S. Genève, Bruxelles, Paris, Bergerac, Bordeaux, Hendaye, Nice, Alicante, Aguilar de Campoó, Barcelona, Irun, Bilbao, León, Lleida, Madrid, Oviedo, Palma de Mallorca, Valencia, Zaragoza, Salzburgo (Austria).


M é t o d o

10

M .

S t é p h a n

Protagonista en: E.T.B. 1, Tele 5 (Noticias), Antena 3 Rádio con Carlos Pumares y Dr.. Perez de León, Onda Céro con Dr.. Cidón Madrigal, Radio Nervión, Televisión de Mallorca (Noticias), Onda Cero Catalunya, Radio de Palma de Mallorca, y Radio Getafe “Rayo de Luz” con Margarita Paz cada martes durante 3 meses. Y esta primera obra Gracias Michel por ser amigo nuestro.

P. D: En España el Dolor de Espalda y la Hernia Discal son el Primer Motivo de Invalidez antes de los 45 años de edad. Suponen 1, 3 Billones de pesetas de gasto Sanitario cada año que paga el contribuyente. Osea: 792734,89 _. El 50 % de los niños sufre problemas de columna ¿Existen Soluciones sin Quirófano? “El Método Michel STÉPHAN”


M é t o d o

M .

S t é p h a n

11

TODA DOCTRINA ATRAVIESA TRES ETAPAS: 1º Se la ataca declarándola absurda. 2º Se admite que es verdadera y evidente, pero sin significado. 3º Por último se reconoce su real importancia, pero sus adversarios reivindican el honor de haberla descubierto. William JAMES LA

CIENCIA DEBE SER ÉTICA Y HA DE CUMPLIR CON LA DOBLE VERTIENTE CIENTÍFICA Y HUMANÍSTICA

LA

CIENCIA DEBE DE AVANZAR A FAVOR DE LA HUMANIDAD SIN NINGÚN OTRO INTERÉS

LA

CIENCIA DEBE SER ÉTICA , Y ESTO SIGNIFICA QUE DEBE ESTAR

AL SU

SERVICIO DEL HOMBRE

DESARROLLO NO HAY QUE DETENERLO , SIEMPRE QUE SIGA

ESE

CAMINO ÉTICO

DESDE MI PUNTO DE VISTA LA CIENCIA SE ENCUENTRA HOY EN UN COMPLICADO EQUILIBRIO ENTRE LOS INTERESES DE LOS GOBERNANTES Y DE LOS PODERES ECONÓMICOS. LA ATENCIÓN A ESTOS INTERESES DEJANDO DE LADO LOS INTERESES DE LA HUMANIDAD HA LLEVADO A LA CIENCIA AL CAMINO DEL OLVIDO TOTAL DE LA ÉTICA. LA EDUCACIÓN, LA FORMACIÓN DEL GRAN PÚBLICO EN CRITERIO “ÉTICO” ES UNA DE LAS SOLUCIONES DEL PROBLEMA. ES ALGO QUE SE DEBE FOMENTAR DESDE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y DESDE LOS PROPIOS CIENTÍFICOS, QUE TRATAN FUNDAMENTALMENTE LA CIENCIA DESDE EL SENSACIONALISMO.

LA

ÚNICA OBLIGACIÓN DE LOS CIENTÍFICOS ES DE INFORMAR Y EDUCAR CON ÉTICA AL GRAN PÚBLICO SOBRE LA CIENCIA .

POR

LO TANTO , VIENDO TANTAS PERSONAS SUFRIR ME SIENTO OBLIGADO

A APORTAR ESTA AYUDA A LA HUMANIDAD CON UNA SOLA PALABRA :

“EL

REMEDIO ÚNICO ESTA EN LA NATURALEZA”.

AUNQUE

CADA UNO DE NOSOTROS ES EL SOL DE SU PROPIO UNIVERSO OB -

VIAMENTE , NO PRETENDO SER EL SATÉLITE DE NADIE Y SI LOS EDELWEISSES FLORECEN FUERA DE LOS SENDEROS DE GRANDES CAMINATAS , LOS MÁS BELLOS

DESCUBRIMIENTOS

SE

REALIZAN

FUERA

DE

LOS

BULEVARES

PENSAMIENTO CLÁSICO .

MI MAYOR FELICIDAD, ES AYUDAR AL PRÓJIMO.

DEL


M é t o d o

12

M .

S t é p h a n

EL CAMINO MÁS CORTO HACIA LA VERDAD SE DENOMINA “EVIDENCIA” LA EVIDENCIA es el producto del sentido común (menos se necesitan pruebas y argumentos, más seguro se está de estar sobre el buen camino). OTRA CARACTERÍSTICA DE LA VERDAD ES: “LA UNIDAD” (Cuando una explicación es suficiente para darse cuenta de un mayor número de hechos, más posibilidades tiene de ser verdad, con respecto a la que reagrupa muchos menos). Y LA VERDAD SUPREMA tiende en esta explicación unitaria del mundo hacia: DIOS. Los hombres modernos, por efecto de su intelecto razonador, sobreexcitados por la ciencia profana y las técnicas (Con el único fin de mejorar sus condiciones materiales), están cada vez más tendiendo hacia el análisis de los fenómenos, los detalles y la multiplicidad de las apariencias con el fin de adquirir los medios de acción cada vez más eficaces para actuar sobre el medio natural. Han llegado a no distinguir lo importante de lo esencial; ya no saben pensar por síntesis y son, por estas razones, incapaces de alcanzar una unidad (incluso relativo) de explicación. Los hombres han llegado a tener un comportamiento tan anárquico, que dirigen parcialmente la materia, pero no saben donde van. A

FALTA DE ÉTICA , HAN PERDIDO EL REAL SENTIDO DE LA VIDA .

Se han convertido en “INSENSATOS” o en unos “MUERTOS-MENTALES”. Este giro del espíritu (saber para actuar y volverse maestro y no saber para comprender y obedecer) es, sin ninguna duda, nuestro pecado original (el fruto del árbol prohibido.). Vemos los resultados en todos los dominios de la actividad humana, donde pasamos al lado de muchas verdades para cultivar el error. CONSIDEREMOS

SOLAMENTE EL HECHO DE LA ALIMENTACIÓN .

Se ha querido, mediante métodos fantasiosos, o mediante remedios misteriosos, hacer vivir más anciano y hacerle alcanzar el siglo. Todos los métodos y todos estos medios se han revelado por uso, inoperantes. Que los ignorantes, que no quieren cambiar nada en su forma de existencia, continúen columpiándose en la esperanza de un remedio mágico, o de un método hipotético, no podemos hacer nada por ellos. Es su problema y les dejamos libertad para conformar su vida a sus ilusiones. Pero nosotros nos dirigimos a los otros, los que tienen los pies sobre la tierra y quieren racionalmente comprender lo que ocurre, a propósito de la enfermedad, de la salud y de la duración. “El Método del Dr. Michel STÉPHAN” no es esencialmente una medicina de las enfermedades. Es ante todo una higiene verdadera, conforme a la fisiología humana o (Humanismo Biológico). Pero el concepto va aún mas lejos “El Método del Dr. Michel STÉPHAN” desecha las bases de una sociedad nueva (Sociologismo Biológico). Cuan-


M é t o d o

M .

S t é p h a n

do el entorno es demasiado hostil y no existe nada para atenuarlo, (las poluciones), el hombre degenera y lo social conlleva las marcas. Inseguridad, pobreza y odio son las formas de miseria social, que va ligada con la miseria fisiológica. En general, los males del hombre son: la enfermad, la pobreza y la violencia, y todos estos males tienen un origen común. “La reforma del entorno anti-biológico, hacia formas más felices, regenera al humano, renueva lo social y condiciona la perennidad de la especie” Michel STÉPHAN Logroño a 22 de abril del 2004

13


14

M é t o d o

M .

S t é p h a n


M é t o d o

M .

S t é p h a n

INTRODUCCIÓN A LA BIOMEDICINA

15


16

M é t o d o

M .

S t é p h a n


M é t o d o

M .

S t é p h a n

VISIÓN DEL MUNDO ACTUAL.

1- EVOLUCIÓN DE NUESTRA SOCIEDAD Y APARICIÓN DE NUEVAS ENFERMEDADES.

Es sobre todo después de la segunda guerra mundial que la sociedad occidental sufrió una verdadera mutación. Los recientes descubrimientos científicos y tecnológicos han trastornado el modo de vida de las poblaciones, engendrando un numero impresionante de nuevas enfermedades favoreciendo el impulso de dichas enfermedades ya existentes. Tomamos algunos elementos-clavos del progreso de la sociedad moderna: -

la tecnología con el desarrollo del coche, la generalización del cable eléctrico, la radio, la televisión, la evolución del teléfono, de la aviación, del ordenador, de la robótica, del fax, de la fotografía digital...;

-

el nuclear con la proliferación de centrales atómicas;

-

la medicina con un arsenal de nuevos medicamentos, antibióticos, corticoides, píldoras anticonceptivas y vacunas...;

-

en fin, la industria en general y en particular el agroalimentario.

La mayoría de estos descubrimientos han dado nacimiento a nuevas enfermedades, y la multiplicación de las redes de comunicación ha favorecido sus propagaciones. Hace solo 40 años se decía que la técnica médica, ayudada por una economía floreciente, erradicaría antes del final del siglo XX las grandes plagas, y sobre todo el cáncer, que reemplazaba entonces la tuberculosis.

17


M é t o d o

18

M .

S t é p h a n

Es verdad que en esta época nos podíamos permitir todo tipo de esperanzas. En efecto con la llegada de los antibióticos, de los corticoides, la terapéutica iba a cambiar el mundo.... La tuberculosis, la sífilis, y un buen numero de enfermedades infecciosas llegarían a ser unos malos del pasado. Las nuevas moléculas químicas utilizadas en anestesias permitirían mirar el arte de operar bajo un día de triunfo. Quien podía pensar que estos progresos no dejarían aparecer en el horizonte otras enfermedades igual de perniciosas que las de antaño. El siglo XXI, se caracteriza por una evolución rápida de nuevas enfermedades que vamos a clasificar en cuatro categorías. A)- LAS ENFERMEDADES VIRALES.

Las mas potentes hoy son las hepatitis B y C, y el sida. La transmisión de estas enfermedades es sobre todo sexual (salvo por la hepatitis C). A menudo el público confunde las enfermedades virales y bacterianas. Los virus y las bacterias son microbios que se pueden ver con un microscopio. Las bacterias, son diez mil veces mas gruesas que los virus y por lo tanto se pueden destruir con antibióticos. Los virus, son muy difícil de alcanzar, muy difícil de matar y los antibióticos no sirven de nada. Desde que empezó el desarrollo de la medicina moderna no se ha descubierto un tratamiento eficaz en contra de los virus. En los países occidentales, las enfermedades virales han reemplazado las enfermedades bacterianas, y nos vemos en la misma situación que los Médicos del siglo XVIII delante de las bacterias. B) - LAS ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS

El estres. ! Ah el estres! - Cuando Hans Selye inventó esta palabra no se imaginaba que hoy en día se utilizaría de forma corriente en cualquier momento de nuestras conversaciones, hasta llegar a debates jurídicos en los tribunales y conseguir jubilaciones o bajas laborales. ¿Ética?.... El final del siglo XX, como el principio del siglo XXI serán los de los depresivos, de los ansiosos, y de los neuróticos. Poco falta para que lleguemos a una sociedad de invalides mentales. En Francia la venta de los antidepresivos a aumentado de un 44% los 4 últimos años y los laboratorios disfrutan viendo el aumento de sus beneficios en sus cuentas corrientes. En el año 1969, cuando el primero hombre pisó el planeta Luna, quien hubiera pensado que la técnica médica tan adulada, tan alabada, sufriría tantos reversos, tantos fracasos, en materia de enfermedades nerviosas. Las enfermedades nerviosas no se resumen solamente a la angustia o a la depresión nerviosa. Éstas pueden dar lugar por ejemplo a una enfermedad cada vez más conocida y en total extensión: la esclerosis múltiple en placas, cuyo origen es totalmente desconocido.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

En general, podemos decir que la neuroloría no a cumplido grandes progresos terapéuticos desde hace muchos años, matizado por el numero cada vez mas importante de quejas de los pacientes. C) - ENFERMEDADES CRÓNICAS DEL SISTEMA

Llamamos enfermedades del sistema las patologías que no tocan ningún órgano, pero si tocan tejidos de órganos distintos, tal como lo son las poliartrítis, y las espondiloartrítis que producen una deformación de las articulaciones. Encontramos estas enfermedades sobre todo en los países muy desarrollados, donde la nutrición es demasiada rica en proteínas animales, abuso de sal, abuso de azucares,; y se traduce en una anquilosis progresiva pero definitiva de la columna vertebral. Esta enfermedad se extiende cada vez más en nuestros países occidentales de forma impresionante y según los medios científicos no hay nada que hacer como por otra plaga llamada: fibromialgia. D) - LOS CANCERES

Cuando recuerdo unos instantes el pasado, me acuerdo de estos maravillosos y fascinantes debates en los programas de la televisión Francesa que daban lugar a conversaciones llena de esperanzas a los Franceses como al resto de los Occidentales. Los grandes jefes de la medicina desfilaban en la pantalla, pidiendo la limosna para financiar sus investigaciones. Una cantidad enorme de Francos, Pesetas, Marcos, y otros tipos de monedas se vieron engullidos, tragados, y mal gastados para luchar en contra de esta enfermedad. Gracias a mucha publicidad en primer lugar sobre la búsqueda y la prevención, del cáncer: la radiografía, al scaner, la resonancia-magnética-nuclear, análisis de sangre y la prevención en los colegios hemos podido descubrir un desarrollo de cáncer a tiempo. Luego con los tratamientos: gracias a la quimioterapia, a la radioterapia, al radio, al iridio, a la cirugía carcinológica, logramos en salvar más casos de cáncer. Por desgracia una cosa nos ha sido cuidadosamente ocultado y es la mas importante: en nuestros países occidentales la muerte por cáncer no para de progresar, y de forma alarmante. Algunos como el cáncer del estomago han casi desaparecidos, pero los canceres de pulmones y de senos han literalmente explosionados. Culpa de estos, la mortalidad aumenta cada año y las estadísticas lo demuestran: en 1970, 1 hombre sobre 4 se muria de cáncer, en 1990, 1 hombre sobre 3, en 1993 la revista científica (Panorama du médecin) publicaba el artículo siguiente: Si no tomamos medidas serias, se morirá 1 hombre sobre 2 antes del 2000. Hoy estamos en el año 2003 y se considera que por 10.000 canceres de los pulmones se mueren el 97 %. Es el árbol que esconde el bosque. La atención médica sobre el cáncer mejora cada día pero el cáncer se desarrolla a un ritmo más rápido que las técnicas médicas. Es así que podemos lamentar un aumento de vértigo de mortalidades en América, en Francia, en

19


M é t o d o

20

M .

S t é p h a n

Alemania, en España, y en Suiza. Hace 25 años, quien hubiera pensado en estos resultados, cuando salían tantos especialistas en cancerología de las facultades de medicina?. El hecho, es que esta triste constatación es debida al modo de vida que conocemos en los países Occidentales. 2 - DESCUBRIR LA PISTA DE LAS ENFERMEDADES (ETIOPATOLOGÍA)

Frente a una explosión tan grande de las enfermedades e al aumento de distintos perjuicios de la sociedad actual, el practicante Médico intentará de juntar algunos hechos con el fin de poder deducir que una enfermedad precisa puede ser ocasionada por un perjuicio especifico. Este tipo de estudio, tremendamente complejo, obliga a un conocimiento de varias disciplinas, médicas y no médicas. Se trata de un autentico rompe cabezas chino que obliga el terapeuta a un ejercicio intelectual parecido a la representación de un equilibrista, porque muchos perjuicios a la salud provocan enfermedades con muchos años de incubación. Frente al crecimiento de las enfermedades, la investigación científica debe de cumplir autenticas proezas y encontrar por comprobación la o las causas de éstas. Es precisamente a éste momento de la investigación que la epidemiología entra en el juego. A) - LA EPIDEMIOLOGÍA

<<Esta rama de la ciencia médica se encarga de el estudio de lo factores, individuales y otros, que influyen de cualquier forma sobre la salud>>. (Definición de la Organización Mundial de la Salud.) La O. M. S., al principio se encargaba del estudio de las epidemias. Poco a poco, se ha interesado de la aparición, difusión y repartición de las enfermedades en el tiempo y en el espacio. Hoy, el epidemiólogo investiga sobre todo en el saber del porque <<vive>> una enfermedad. Para llegar a este resultado, éste necesita cifras y estadísticas. Cada país tiene una contabilidad mas o menos exacta del numero de muertos y de sus causas, del numero de enfermedades y el tipo de enfermedades. Así conocemos en Francia la cantidad de infartos, de suicidios, de sida al año y sobre todo como son repartidos por regiones, por edad y por sexo. Es así que diferentes ministerios de la salud transmiten datos y estadísticas a la Organización Mundial de la salud, que suma más de 160 países miembros. Sus servicios, son principalmente centralizados en Ginebras, y en este lugar se hacen las constataciones de la incidencia de cada enfermedad por cada país. De esta forma podemos constatar que las enfermedades son diferentes en Marrueco comparando con México, o con Canada.... Esta contabilidad, es muy instructiva, permite a los investigadores de orientar sus investigaciones en función de las estadísticas, y obviamente emitir hipótesis sobre el origen de las enfermedades.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El trabajo del epidemiólogo consistirá luego en explicar las diferencias de las enfermedades entra cada País en función del modo de vida, del clima de los países concernidos .... La epidemiología es una rama de la medicina cada vez más elaborada, que en el futuro permitirá resolver un numero importante de problemas depositados por las enfermedades de nuestra civilización. B) - LOS LIMITES DE LA EPIDEMIOLOGÍA

A pesar de constatar un alto desarrollo de algunas enfermedades en unos países y ningunos en otros, el epidemiólogo no encuentra siempre el origen de este fenómeno. En efecto, el numero de factores causantes es a veces tan elevado que es imposible realizar un estudio científico de estos; y a menudo, el epidemiólogo no tiene en sus manos todos los datos necesarios al problema. En es este caso, hemos de abordar dicho problema de otra forma. Es aquí que empieza el rol del investigador, del descubridor con su trabajo solitario, sus hipótesis, sus dudas, sus éxitos, y sus fracasos. La audaz sirve a echar para tras las barreras intelectuales clavadas por la educación. Y si los edelweiss florecen fuera de los senderos de grandes caminatas, los más bellos descubrimientos se realizan fuera de los bulevares del pensamiento clásico. La investigación epidemiológica la mas contundente concierne las mujeres Japonesas. En la costumbre de la sociedad Japonesa no entra en la dieta diaria la toma de lacteos, y nunca tiene cáncer de seno. Una población de mujeres Japonesas inmigrada a Estados Unidos permitió constatar que acabo de 2 a 3 décadas, la tasa de cáncer de seno es la misma que la de la población Americana si dichas mujeres han adoptado el modo de vida Americano, sin embargo es totalmente nulo si éstas guardan las costumbres Japonesas.... En fin, un equipo de investigadores acaba de poner en evidencia una relación entre el consumo de galactosa y el riesgo de cáncer del ovario. La galactosa resulta de la hidrolisis de la lactosa dentro del organismo humano al nivel intestinal o dentro de los productos fermentados como por ejemplo el yogur. Una vez absorbida la galactosa, esta última penetra en el organismo gracias a una enzima llamada: la galactosa 1 fosfata uridiltransferasa. La actividad de esta enzima puede ser fácilmente dosificada por analítica sanguínea. La relación entre la cantidad de galactosa ingerida y la actividad enzimática tienen correlación con el riesgo de cáncer del ovario. (Publicación: Dr. Nicolas LE BERRE, noviembre 2000).3- LA PARTE DEL TERAPEUTA

He visto tantas personas sufrir inútilmente que no podía hacer más que decir la verdad; aunque: Cada uno de nosotros es el sol de su propio universo y no pretendo ser el satélite de nadie.

21


M é t o d o

22

M .

S t é p h a n

No soy ni brujo ni Médico sólo un modesto Osteópata apasionada por brindar el bienestar al prójimo. Vivo en España desde el año 1986 y mi diploma me fue remitido en Paris en el año 1975. Tengo 56 años y creo que es de mi obligación consagrar este libro a distintas patologías como el dolor en general, el reuma, la hernia discal, la fibromiálgia, los trastornos pulmonares y el cáncer de seno asociadas al ensimismarse de lacteos. Mi recorrido no es el de un terapeuta ordinario; mi pasión por la biología y la alimentación la tengo desde los 7 años de edad y soy ante todo alumno del Profesor Pierre Valentin MARCHESSEAU (Biólogo). Es a él que debo mis conocimientos sobre la alimentación y el peligro sobre los abusos de los lacteos. En los años 1963 hasta 1986 no he dejado nunca de seguir comunicando con este gran científico Francés que en la época pasaba por loco o impostor (como Pasteur...) pero que dejó un almacén de datos y estudios biológicos que otros sin vergüenza presumen haber descubierto hoy.

LE

ECHO MUCHO DE MENOS INSIGNE PROFESOR.

QUE

DIOS BENDIGA SU ALMA

Pierre Valentín Marchesseau


M é t o d o

M .

S t é p h a n

LA ECUACIÓN DE LA VITALIDAD F V (G E + S N) S  SH-PE Leyenda: S:

Salud

F V: Fuerza Vital

G E: Glándulas Endocrinas;

S N: Sistema Nervioso

S H: Sobrecargas Humorales;

P E: Permeabilidad Emuntorial*

De ahí los tres grados mórbidos: 1.- Grado: F V mayor que S H: enfermedad aguda (centrífuga, general, violenta, funcional); 2.- Grado: F V = S H: enfermedad crónica (centrífuga, local, lenta, rítmica, lesional); 3.- Grado: F V menor que S H: enfermedad profunda (centrípeta, local, continua, lesional, irreversible). RECORDAR LA

IRREVERSIBILIDAD ESTÁ INCLUIDA EN EL

ENFERMEDADES DEL

3

ER

3

ER

GRADO ( PERO TODAS LAS

GRADO NO SON NECESARIAMENTE IRREVERSIBLES ).

* Emuntorio (Lat. Emunctum) - Órgano, abertura natural o artificial del cuerpo la cual da salida a las secreciones.

ELEMENTOS DE LA DOCTRINA DEL HUMANISMO BIOLÓGICO 1.

“El Humanismo Biológico” dice que las miserias(sicológicas o sociales engendran la angustia y la agresividad, y nacen del desacuerdo del hombre con su entorno natural, y que las represiones solas son paliativas).

2. Sobre el plano de la Salud, esta doctrina del hombre se expresa en la Biomedicina, que quiere que el humano sea tratado en función de lo Natural, es decir, en función de su entorno específico, si quiere sobrevivir y vivir mejor. 3. La ley de las Especies quiere que todo ser viviente vaya él mismo hacia la perfección (salud, belleza, vitalidad, longevidad ...) si se queda tranquilamente en el seno de su entorno, o las encuentra (vitalismo). 4. La adaptación del ser vivo a un “falso entorno” es visión del espíritu. Adaptarse o mutarse de nuevo, es degenerar. El hombre degrada su entorno externo y hace sus enfermedades.

23


M é t o d o

24

M .

S t é p h a n

5. Por el hecho de las civilizaciones importantes, o de los descubrimientos científicotécnicos, el hombre ha perturbado poco a poco su “entorno” externo de ahí la lucha sin esperanza en el concepto socio-médico clásico. 6. El ser humano sólo puede recobrar su salud mediante una vuelta a su “entorno” natural, es decir,, por un contacto permanente o periódico con los elementos o los agentes físicos de ese mismo entorno. 7. Los agentes del entorno humano son diez a saber: los alimentos, los ejercicios, los baños, los rayos, los gases, los fluidos, las plantas, las manos, los reflejos y las ideas (naturismo). 8. Estos agentes, agrupados en técnicas y procedimientos, se articulan en el seno de: tres curas sintéticas y jerárquicas: de desintoxicación, de revitalización y de estabilización (Biomedicina). 9. El que practica la Biomedicina es médico; “no curandero”. No hace ni diagnósticos, ni curas locales, represivas de los síntomas en el medio de los remedios específicos químicos(alopatía) naturales (medicina física). 10. El Biomédico practica la Higiene fisiológica que repone al individuo en su contexto vital, el cual a su vez provoca todos los rechazos deseados (autocuración); y todos los perfeccionamientos(inscritos en las molestias).

EL

MÉDICO,

QUE

PRÁCTICA

LA

BIOMEDICINA

ES

ANTE

TODO

HIGIENISTA O UN EDUCADOR Y MEJOR AÚN, UN PROFESOR DE

UN

SALUD.”


M é t o d o

M .

S t é p h a n

LA BIOMEDICINA ORTODOXA, O LA HIGIENE VITAL, O HIGIENE DE LAS PROFUNDIDADES

MÁS ALLÁ DE LOS SÍNTOMAS Y DE LOS REMEDIOS ESPECÍFICOS.

Los problemas de salud dominan a las naciones civilizadas, en efecto, estamos todos cada vez más enfermos, a pesar de la gratuidad de los cuidados, y del desarrollo considerable de la medicina y de la cirugía, resultante del progreso científico. La miseria fisiológica de nuestra época, bajo sus tres aspectos(enfermedades, fealdades y locuras) inquietan tanto como la miseria social, que se expresa en la inseguridad que engendran: la pobreza (paro), el odio (injusticia), y las amenazas permanentes de guerra (violencia) Todos los sistemas políticos pretenden, desde los de la extrema derecha hasta los de la izquierda más revolucionaria, poseer los métodos para acabar con esta “miseria social”, que hace y deshace a los gobiernos, las naciones y las civilizaciones. Veremos un día, qué reglas elementales deberían seguir los “gobernantes” para conseguir su fin. Actualmente, como en el pasado, sus esfuerzos han sido en vano porque la sociedad civilizada está dominada por una voluntad de progreso económico y no por un ideal de expansión humana. Al contrario, el sociologismo biológico (rama del humanismo biológico que representaremos tiene por fórmula - que conviene tratar al ser humano en función de lo natural, y hacer que lo social se encargue de ello). Estamos lejos, aquí, de la explotación del hombre con fines económicos. Para el Biomédico político, la miseria social está estrechamente ligada a la miseria fisiológica. Se trabaja duro y nos alimentamos mal para satisfacer el progreso social, con lo que caemos enfermos, y la sociedad paga para curar todo el manteniendo del sistema inhábil que ha hecho nacer el mal.

Y

UNA

LA

“FALSA

MEDICINA” SIRVE DE

“DOPING” CONTINUAR.

PARA QUE EL SISTEMA PUEDA

MEDICINA OFICIAL PRETENDE EN EFECTO BORRAR LA MISERIA FISIOLÓGICA.

Pero es evidente que a sus esfuerzos les falta un fundamento biológico combinado con una renovación social. Se puede decir que en el contexto actual de una sociedad antibiológica y de una ciencia materialista hasta el extremo, la medicina se hunde en la enfermedad. Enmascara todo y no cura nada.

25


M é t o d o

26

M .

S t é p h a n

En efecto, cuando se habla de Salud, nos vienen rápidamente al espíritu ciertas contradicciones: 

¿Cómo se puede pretender mejorar la Salud con los venenos denominados medicamentos, mientras que estos mismos venenos vuelven enfermo a un hombre sano? Existe aquí un “no sentido” médico. Y en consecuencia, ¿se puede hacer una medicina sin venenos? Y, si es que sí, ¿cómo hacerla?



¿Cómo se puede afirmar que un paciente está curado porque los síntomas de su enfermedad han sido vencidos gracias a la administración de medicinas mientras que la causa verdadera del mal subsiste siempre? QUERER

ACTUAR SOBRE LOS EFECTOS SIN TOCAR LAS CAUSAS ES UN

COMPORTAMIENTO ANTICIENTÍFICO QUE SATISFACE A LOS ENFERMOS Y

...

A LOS MÉDICOS .

¿No habrá algo mejor que hacer que curar con detenimiento y en profundidad, más allá de las máscaras sintomáticas de las enfermedades locales? ¿No podríamos evitar las enfermedades mediante una higiene natural verdaderamente protectora y creadora de “Fuerzas Vitales” y de inmunidades más grandes? En una palabra, el mal fisiológico ¿no podría ser borrado mediante las reglas de la vida, más conformes con nuestras necesidades orgánicas? 

¿No podríamos, igualmente, vivir más tiempo, de 120 a 150 años, siguiendo la duración normal de la existencia humana, inscrita en la “Ley de los Mamíferos” que prevé una duración de la vida de 5 a 6 veces el tiempo del crecimiento? Y esta longevidad, en el ejemplo de los animales salvajes, ¿no debería realizarse plenamente, es decir,, sin un minuto de enfermedad, y permaneciendo alerta y lúcido hasta el final?



En fin, sobre esta base de la regeneración orgánica (salud, vitalidad, longevidad) ¿no podríamos realizar más perfecciones humanas que sobre los otros planos: cerebralidad, moralidad, espiritualidad y sociabilidad? Es el sentido de la evolución. ¿NO

PODRÍAMOS POR ESTE MEDIO ADQUIRIR, EN UNA PALABRA , ESTE

SUPLEMENTO DE ALMA QUE PARECE HABER PERDIDO EL MUNDO ?

UN NUEVO “HUMANISMO” HA NACIDO

Nos hemos planteado estas cuestiones, y ahora estamos en condiciones de contestar a ellas. Todo se vuelve posible con la condición de tratar al ser humano en función de lo natural, es decir,, siguiendo este nuevo humanismo llamado: “Humanismo Biológico” que formula las reglas precisas de la vida, lo que en conjunto constituye una nueva higiene, calcada sobre nuestra fisiología y sus imperativos. Esta nueva higiene es la Biomedicina.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

27

Fuera de esta “Higiene Biomédica” no existe un punto de salvación posible: Las miserias fisiológicas irán creciendo en número y en intensidad, a pesar de los descubrimientos médicos. Y estas son las razones: 

La palabra “Biomedicina” significa: La enfermedad estudiada en función de la naturaleza. Bio (Que significa ⇒ Vida). La Biomedicina ha nacido de una profunda reflexión sobre la vida. La naturaleza (es decir, el entorno natural) hace o deshace la salud en función de los elementos normales o anormales que son los agentes físicos. Los elementos del entorno se vuelven anormales cuando no han sido previstos por los seres que viven con ellos.



El mal, en este contexto, resulta de esos “elementos anormales” que perturban el “entorno interno” (humoral u orgánico), de ahí la miseria fisiológica (bajo estas tres formas: enfermedades, fealdades, locuras) golpeando paralelamente a los órganos, las formas y los pensamientos. Este paralelismo es fundamental.



Todo ser vivo se perfecciona o se degrada sobre estos tres planos, siguiendo las influencias buenas o malas del entorno. Es suficiente con hacer variar, para bien o para mal, este entorno para conllevar al ser vivo hacia la perfección o hacia el desorden. Teniendo en cuenta esta ley biológica universal que liga cada tipo de ser vivo con su entorno, la “Biomedicina” es el estudio racional de las condiciones más favorables que puede ofrecer al hombre su entorno natural. Y ,en consecuencia, la Biomedicina es igualmente -la puesta en práctica de las reglas de la vida- las cuales tienden a hacer respetar las condiciones más favorables del entorno específico, o a ayudar a encontrarlas cuando se las ha perdido. Mediante este juego, la Biomedicina permite desarrollar al máximo todas las cualidades que el hombre posee en potencia, y que se revelan mal o no del todo en un entorno hostil. LA

SALUD NO RESULTA DE UNA

MEDICACIÓN LOCAL , POR MUY AJUS -

TADA QUE SEA , Y MENOS AÚN DE UN DESCUBRIMIENTO DE LABORA TORIO , SINO ÚNICAMENTE DE UNA REFORMA DE LA VIDA , TENDIENDO A ENCONTRAR LOS CONTACTOS CON LOS ELEMENTOS NORMALES

(O

AGENTES NATURALES ) DEL MEDIO ESPECIFICO HUMANO .

No hay que creer que el hombre pueda impunemente resistir a las perturbaciones de su entorno natural. Las adaptaciones son prácticamente nulas, y las mutaciones (cuando se producen) son siempre desgraciadas. La función no crea el órgano, éste la preexiste, pero todo órgano desaparece cuando no funciona.


M é t o d o

28

M .

S t é p h a n

Estamos viviendo en este momento una mutación orgánica por la falta de un entorno que se artificializa en exceso y se vuelve sin cesar más antibiológico. Las enfermedades que resultan de ello nos conducen lentamente hacia una degeneración completa y hacia el fin de la especie humana. SI

NO SE SABEN VER LAS RAÍCES DEL MAL QUE LE ROE , EN FUNCIÓN

DE SUS ERRORES , Y SI CONTINÚA TONTAMENTE PONIÉNDOLE REMEDIO ÚNICAMENTE CON PALIATIVOS Y TÓXICOS , EL HOMBRE HABRÁ PUESTO RÁPIDAMENTE FIN A SU AVENTURA SOBRE LA TIERRA .

EL “S.I.D.A”

ES UNO DE LOS RESULTADOS DE ESTA DEGRADACIÓN DEL SER HUMANO .

HAY TRES MANERAS DE CURAR Estas generalidades van a ayudarnos ahora, a comprender las diferentes actitudes tomadas por el espíritu humano frente al doble problema de la salud y de la enfermedad. Los fenómenos de la salud, de la enfermedad y los de la curación (o de la muerte) se explican siguiendo tres grandes conceptos biológicos: la Alopatía, la Homeopatía, y la Biomedicina. No puede existir una cuarta forma de concebir estos fenómenos. Estos conceptos difieren netamente tanto sobre el origen y la naturaleza de las enfermedades, como sobre los tratamientos preconizados y el arte de mantener la salud. Sin embargo, por muy fuertes que sean las distinciones (y contrariamente a lo que se cree generalmente), estos conceptos no son antagonistas sino complementarios. En efecto, llegan, en sus aplicaciones, a tiempos diferentes de la enfermedad; estas tres “escuelas” cubren entonces, por sus prácticas reunidas, el conjunto de las necesidades sanitarias. ¿QUÉ ES LA ALOPATÍA?

Esta forma es la más clásica de la medicina. Se ha vuelto oficial, en muchos países por su aspecto científico. Este sistema médico está basado sobre el estudio de la enfermedad local considerada como “mal en sí”. La terapia, conformemente a este estudio, es esencialmente represiva de los síntomas y los medios de acción son, cada vez más a menudo, los remedios violentos (experimentalmente eficaces), pero fuertemente peligrosos por su toxicidad. La química moderna ha puesto la Alopatía bajo tutela. Diagnóstico y elección del remedio son las claves de este método. ¿Qué vale? 

Esta medicina, como se puede adivinar, no trata la causa profunda, general del mal, sino solamente los efectos (o síntomas) de éste.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

29

Actúa pues en la superficie y no pretende ir más allá de ella. Su “Etiología” permanece, cualquier cosa que haga, siempre fuertemente tintada de “sintomatología” (Cf: su “teoría microbiana de las agresiones” de la cual ha hecho una de sus bases doctrinales). 

Además, la Alopatía ahoga, en general, las fuerzas de la autodefensa orgánica y de la autocuración. Las ignora en principio o no les da ninguna importancia.



En fin; engaña al enfermo haciéndole creer que está curado, permitiéndole continuar sus errores de vida los cuales le han hecho ya mal. La causa humoral subsiste siempre, con lo cual aparecen entonces las recaídas y las transferencias mórbidas, con las agravaciones sucesivas (funcionales, lesionales) hasta el desfallecimiento de la “fuerza vital” y la aparición de las enfermedades centrípetas (las del 3er grado). En efecto, el organismo, en este caso, renuncia poco a poco a sus esfuerzos de liberación explosiva (trastornos emuntoriales de forma centrífuga, factores de la autocuración). RECORDAR: DEJA

INSTALARSE

PROFUNDAMENTE

A

LAS

SOBRECARGAS

(METABOLITOS), QUE AFECTAN, ENTONCES, A LOS ÓRGANOS NOBLES : MÉDULA ÓSEA , CÉLULAS SANGUÍNEAS , CENTROS NERVIOSOS ( ENFERMEDADES CENTRÍPETAS , ACOMPAÑADAS DE LESIO NES PROFUNDAS , BIEN LOCALIZADAS , A MENUDO IRREVERSIBLES , CÁN CER, LEUCEMIA , ESCLEROSIS EN PLACAS ...). MÁS

Las consecuencias de esta terapéutica alopática son graves. He aquí las más importantes: población siempre mejor curada (según la óptica oficial) pero sin dejar de estar enfermos paralelamente al desarrollo sin fin del arsenal farmacéutico y de los centros hospitalarios y quirúrgicos, y, por incidencia, en nuestro sistema político, el riesgo creciente de ver el tesoro nacional en su totalidad perderse en la cueva cada vez más profunda de la Seguridad Social. SIN

EMBARGO , LA ALOPATÍA

-

NACEN DE SUS ABUSOS

EN

SU LUGAR, ES

SI Y

-

A PESAR DE SUS FALTAS EVIDENTES QUE

-

NO ES COMPLETAMENTE INÚTIL .

AL CONTRARIO

-

INDISPENSABLE .

NO EXISTIERA HABRÍA QUE INVENTARLA .

ESTE LUGAR ES EL DE LA URGENCIA Y EL DE LOS CASOS EXCEPCIO -

NALES QUE REPRESENTAN : LAS GRANDES DOLENCIAS , LOS DESBORDA -

(MANTENIDOS INÚTILMENTE), (PONIENDO LA VIDA DEL PACIENTE EN ACCIDENTES ...

MIENTOS MICROBIANOS IMPORTANTES

ESTO FUERA

DE

REPRESENTA ESTE

ALREDEDOR DE UN

DOMINIO

BIEN

20%

DELIMITADO ; LA

LAS LESIONES PELIGRO ), LOS

DE LOS CASOS . ALOPATÍA

DEBERÍA


M é t o d o

30

M .

S t é p h a n

ESTAR PROHIBIDA , PORQUE ES PELIGROSA POR LA TOXICIDAD DE SUS REMEDIOS , PERJUDICIAL ENTONCES PARA LOS INDIVIDUOS Y NEFASTA PARA LA RAZA .

TODO

ALÓPATA QUE UTILIZA VENENOS MEDICAMENTOSOS EN LOS

CASOS

BENIGNOS, DEBERÍA SER LLEVADO A LOS TRIBUNALES, EN EL NOMBRE DE LA SALUD, POR USO ABUSIVO DE REMEDIOS QUÍMICOS PELIGROSOS.

EN

UNA PALABRA , EL EJERCICIO ABUSIVO DE LA QUIMIOTERAPIA , TAL

COMO ES PRACTICADA CORRIENTEMENTE , DEBERÍA SER SEVERAMENTE REPRIMIDO .

UNA

LEY NO EXISTE TODAVÍA , PERO DEBERÍA SER PROPUESTA EN EL PARLAMENTO .

¿QUÉ ES LA HOMEOPATÍA? 

Este segundo método ha nacido de los abusos de la Alopatía. Un médico: “Christian, Friedrich, Samuel, HAHNEMANN, nacido en 1755 en Meissen muerto en Paris en 1843”; espantado por las consecuencias de la quimioterapia, ha buscado y ha encontrado un medio terapéutico menos agresivo diluyendo casi al infinito los medicamentos habituales y eligiéndolos de entre las drogas, que en fuertes dosis, provocan el mal que queremos arraigar.



Estos remedios son formulados, por otra parte, después de un estudio minucioso de la enfermedad vista a través del enfermo, de su temperamento, de su constitución mórbida ... RECORDAR: SE

PUEDE DECIR VERDADERAMENTE QUE LA

HOMEOPATÍA

HA ALCANZADO

EL FIN DE SU FUNDADOR, NO SUPONE PRÁCTICAMENTE PELIGRO ALGUNO.

Pero ¿permanece eficaz? En nuestra opinión, sus medios son muy débiles, a veces inoperantes. Se pretenden demasiado a menudo para las mejoras, las fluctuaciones de los estados mórbidos que oscilan naturalmente, y yendo hacia lo mejor por simple modificación accidental del terreno humoral. 

Sin embargo, el reproche más severo que se puede dirigir a la Homeopatía es el ser igualmente una medicina antisintomática. En efecto, a pesar de sus promesas y de sus drenajes, no afecta nunca al mal profundo y se contenta con la reparación local de tipo alopático. Sin embargo, tal como es la Homeopatía, por su “no violencia” terapéutica, tiene un lugar en nuestro triángulo médico.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

31

RECORDAR: ESTE

LUGAR QUE LE ES RESERVADO ES EN EL QUE LA

PUEDE INTERVENIR, MIENTRAS QUE LA

BIOMEDICINA

ALOPATÍA

NO

ESTÁ IMPEDIDA

PARA HACERLO .

Tales situaciones especiales se encuentran en los encamados, los viajeros, las enfermedades en los muy jóvenes o en los muy viejos ...

ELLO



REPRESENTA ALREDEDOR DEL

30%

DE LOS CASOS .

Anotemos para terminar este estudio, que las dos formas de medicina de las cuales acabamos de hablar (Alopatía y Homeopatía) no poseen un método de higiene. La Alopatía dispone solamente de un método bastante simplista, dirigido únicamente sobre la “Teoría microbiana de las agresiones”, y que se resume en algunas técnicas de esterilización y de vacunación que no ofrecen protección constante y, sobre todo, no desarrollan las inmunidades naturales de las cuales disponen ampliamente los animales que viven en contacto con la naturaleza. Es en nuestra opinión una grave carencia.

HABLEMOS AHORA DE LA BIOMEDICINA

Es la tercera escuela y no es como las precedentes estrictamente médica. Cuando se vuelve médica su método es tal que se puede decir que no es una “medicina” en el sentido exacto de la palabra. 

El Biomédico es ante todo higienista por vocación y terapeuta solamente por accidente.



Además se interesa por todos los problemas sociológicos y políticos que propone la Salud. Se puede concebir: Un “Biomédico-agricultor”, Un “Biomédico-arquitecto”, Un “Biomédico-instructor”, Un “Biomédico-ingeniero”, Un “Biomédico-político” ...



La Biomedicina, que es un arte de vivir conforme a las leyes naturales, da a todas las funciones sociales un sentido nuevo, más humano, fuera del contexto económico de producción y de consumición. Todo Biomédico, cualquiera que sea su lugar en la sociedad, sobresale por su voluntad de conformar sus actos a las necesidades fisiológicas fundamentales del ser hu-


M é t o d o

32

M .

S t é p h a n

mano y por sus esfuerzos para restituir a este último a su entorno natural, específico y original, que una civilización técnica, extrema pone cada vez más en peligro (cf: las poluciones, la desnaturalización de nuestros alimentos ...). RECORDAR: LA BIOMEDICINA,

EN EL ÁMBITO MÉDICO - HIGIÉNICO , ES SEGURAMENTE LA

MÁS ANTIGUA ENSEÑANZA DEL MUNDO .

Se remonta a las épocas más atrasadas, a los sacerdotes del Alto Egipto, del tiempo de los Reyes Divinos, y a los médicos de la antigua China y de sus Emperadores Blancos. La Biomedicina “médico-higiénica” parece extraer sus orígenes de las civilizaciones perdidas, antediluvianas, como testimonian algunos documentos. 10.000 años antes de J.C., se mantenían en las Indias congresos médicos donde las artes menores eran representadas por las drogas y el bisturí, y donde las artes mayores eran nuestras técnicas biomédica: baños, plantas, alimentos, ejercicios, rayos, fluidos ... Hipócrates, el gran maestro, aprendió la medicina en la Isla de Cos, centro Biomédico de la época, y Cristo, después de él, recibió la misma enseñanza en Egipto y en las Indias, de la mano de los Esenios. En el “Evangelio de la Paz” de San Juan se encuentra una parte de esta enseñanza del Hijo del Hombre. Pero la Biomedicina difiere totalmente de los otros dos métodos (Alopatía y Homeopatía). Su estudio esencial nos lleva a las leyes de la Salud, y no a las de la enfermedad, como los otros dos métodos. La Biomedicina afirma que el hombre sano (que sabe conservar su salud mediante las reglas precisas de la vida) no puede caer enfermo. La enfermedad en una palabra no se produce. Y la fuerza vital que hay en nosotros, preside sabiamente nuestro destino y lucha siempre contra los desórdenes orgánicos lo mejor posible, es decir,, de una manera inteligente. Es siempre posible recobrar la salud perdida. Este esfuerzo es el de la autocuración. El enfermo se cura él mismo mejor que mediante cualquier intervención extraña. Entonces, detrás del enfermo, está el hombre sano. Y el mal causal, único, profundo, general, que vamos a estudiar ahora, es el único estimado por: ”las máscaras engañadizas de las enfermedades locales o sintomáticas”

SALUD EN PRIMER LUGAR, PERO SALUD NATURAL.

Segura de ella misma la Biomedicina trabaja, pues, ante todo, para evitar la aparición de ese mal profundo que denominamos humoral, porque reside en nuestros líquidos (humores) y en los tejidos que ellos bañan.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Este mal profundo toma la forma de una “mugre” hecha de engrudos y de cristales finos. La enfermedad es un “enmugrecimiento” y la curación, un “desenmugrecimiento” provocado o espontáneo. 

Los esfuerzos de la Biomedicina giran primero hacia la Prevención NUNCA ES

LO DIREMOS LO SUFICIENTE !

UNA MEDICINA PREVENTIVA , Y LA ÚNICA CONFORME CON EL PLANO NATURAL .

MANTENER

LA SALUD VALE MÁS QUE CURAR.

El mejor médico será siempre el higienista verdadero que sabe intervenir el mal. La higiene biomédica difiere, sin embargo, de la higiene clásica. En efecto, esta última gira esencialmente, como ya sabemos, en torno a la lucha antimicrobiana, según los trabajos de Pasteur, padre de la “microbiología de las agresiones”. La higiene biomédica es más fisiológica. Sabe que los microbios y los virus son “organitos” o los elementos constitutivos de tejidos vivos, y no gérmenes que viven una vida autónoma en la atmósfera. Las células vivas, que se han vuelto enfermas por las sobrecargas (enmugrecimientos) de los líquidos que las bañan, mueren o “explotan” liberando sus elementos constitutivos. En una palabra, fabricamos nuestros propios microbios. 

Esta “microbiología de las mutaciones” (que se opone a la de las agresiones) ha sido defendida por Béchamp, Tissot y otros biólogos de valor. Es la base de la higiene biomédica de la cual los esfuerzos parten, de este hecho, sobre una severa purificación de los humores para mantener una vida celular normal y evitar cualquier mutación intempestiva de los “organitos”. “El higienista-biomédico” tiene por objetivo el de desarrollar, según este espíritu, todas las grandes funciones en el medio de una “verdadera gimnasia de los órganos”, realizada por los agentes naturales que representan las diez técnicas biomédicas y sus cientos de procedimientos particulares.

TODO ENFERMO SUSTENTA UN BIEN QUE SE IGNORA.

Contrariamente a lo que pensaba el célebre charlatán Knock(el cual no temía afirmar que “todo bien sustentado es un enfermo que se ignora” con el fin de atraer una numerosa clientela), el Biomédico estima que todo enfermo es un hombre sano que se ignora, y que posee él mismo la posibilidad de autocurarse, modificando simplemente su comportamiento en la vida. En verdad, en todo enfermo, existe una parte sana que lucha, representada por la masa de las células vivas bajo la dirección de la fuerza vital neuro-glandular. Es esta “parte sana” a la que hace falta ayudar por que puede, sola, curar correctamente.

33


M é t o d o

34



M .

S t é p h a n

El cuerpo, en una palabra, es aquí, su propio médico y es, seguramente, el más competente que se le puede ofrecer. El Biomédico lo ha comprendido.



También: -si es necesario curar, si se presenta el caso- lo hará sin dañar (non noscere), es decir,, sin introducir venenos (médicos) en el organismo, siguiendo la vía de Hipócrates al cual los alópatas prestan juramento. Pasan así su vida perjurando.



Pero “no dañar” es aún mucho más para el Biomédico. Debe curar siguiendo la voluntad de la fuerza vital, es decir,, favorecer los procesos curativos puestos en juego por el organismo mismo. Ello se denomina seguir la naturaleza (sequare naturam), “Curar mediante las semejanzas” en el sentido verdadero de la palabra. Estos procesos de la autocuración son los de la eliminación. El gran arte médico, en Biomedicina, es el de no contrariarlos, sino al contrario el de estimularlos, y el de hacerlos nacer cuando tardan en manifestarse. Este es el trabajo del “Médico-Biomédico”. La naturaleza manda, él obedece.

ORIGEN Y NATURALEZA DEL MAL PROFUNDO 

El mal es, en general, el responsable de todas nuestras enfermedades locales. Reside en nuestros humores, es decir,, en los líquidos: sangre, linfa y sueros que constituyen el terreno (con los centros nerviosos y las glándulas endocrinas, donde se encuentra la Fuerza Vital directora).



Este mal profundo que engendra las enfermedades locales como una madre engendra a sus hijos, está compuesto de desechos y residuos de los metabolismos digestivos y celulares (metabolitos).



Estos “metabolitos” se presentan bajo la doble forma de CRISTALES FINOS y de ENGRUDOS. Los cristales finos (solubles) se encuentran preferentemente en la sangre, y tienen por vías de eliminación - cuando todo marcha bien - los riñones (orina) y las glándulas sudoríparas (sudor), todo el mundo sabe que el sudor es una orina diluida, y que las sudoríparas son unos riñones pequeños. Los engrudos (insolubles) se encuentran en la linfa y son drenados por el hígado (hacia la vesícula biliar y el intestino), y las glándulas sebáceas, que secretan el “sebo” y son comparables a unos pulmones pequeños. Por supuesto, todas las mucosas (pulmones, nariz, oídos, vagina ...) participan, si se presenta el caso, en esta eliminación coloidal. Es entonces por medio de los líquidos humorales y a través de sus emuntorios especializados que el organismo se purifica, lucha contra el enmugrecimiento (o enfermedad general) y puede autocurarse.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

¿DE DÓNDE PROVIENE LA “CARBONILLA” DEL MOTOR HUMANO?

Los desechos y los residuos (metabolitos) que enmugrecen los líquidos humorales, tienen un origen muy preciso. 

Esta “Calamina o Carbonilla” del motor humano proviene de la no asimilación celular (residuos) y de una manera más directa y más importante, de nuestros falsos alimentos (desechos). De forma general, se puede decir que los engrudos provienen de nuestros excesos en cereales (almidonismo), y que los cristales finos resultan de nuestros excesos en carnes (carnivorismo). Cereales y carnes son los alimentos inespecíficos para el hombre, y además, estos alimentos están desnaturalizados por el fuego (muertos entonces).



Toda nuestra alimentación tradicional, basada sobre estos dos alimentos, contribuye entonces a volvernos enfermos. ES

EL ERROR INICIAL

Además, nuestros desfallecimientos glandulares digestivos, y nuestras insuficiencias emuntoriales bajo el efecto de la irritación nerviosa (stress), y del agotamiento llevado hasta el deterioro, son los factores que precipitan el enmugrecimiento interno. Digestión parcial o imposible, y “puertas y ventanas cerradas”, el organismo se satura más rápido. 

En el ámbito de los líquidos, los engrudos y los cristales finos se mezclan y se fijan sobre los tejidos cuando las saturaciones son importantes. Los líquidos pueden ser claros, pero sus orillas están manchadas. Poco a poco, un órgano (el más débil) acaba por soportar casi él sólo el peso de las sobrecargas, es el estado de la enfermedad local. El órgano, enfermo es irresponsable, no hace más que sufrir, es una víctima. Resolver el problema de las sobrecargas así localizadas, conllevarlas por derivación y drenaje en los líquidos hacia los emuntorios es el trabajo de los Biomédicos. No siempre es fácil. Algunos cristales finos, por ejemplo, adheridos desde hace tiempo en el interior de las cajas articulares forman parte integrante del hueso (artrosis deformante) y sólo ceden muy difícilmente, en el mejor de los casos. Sin embargo, muchos pacientes no están en este caso extremo, y por esta razón entran dentro de la cura de desintoxicación biomédica.

PARA CURAR, ES NECESARIO ELIMINAR.

El organismo lo quiere así. La salud está ligada a la pureza de los líquidos y de los tejidos que ellos bañan. La terapéutica biomédica se resumirá entonces en eliminar las sobrecargas que impiden el funcionamiento de los órganos.

35


M é t o d o

36



M .

S t é p h a n

La cura de desintoxicación; que tiene por fin el de drenar las sobrecargas, es el medio que utiliza, en cualquier circunstancia, el Biomédico, y desde el principio de los cuidados. Esta cura; cualquiera que sea la enfermedad local (repitámoslo bien), se realiza siguiendo un plan preciso: desecar la fuente de las sobrecargas, liberar el diencéfalo y abrir los emuntorios. Se empieza, siempre, por reducir los aportes nutritivos, por la puesta en marcha de regímenes autolíticos más o menos severos, siguiendo los recursos nerviosos del paciente, la edad o antigüedad de su mal. Estos regímenes dietéticos son de diversas formas: ayunos secos, ayunos húmedos, ayunos mixtos, mono-dietas variadas, regímenes disociados, pesados, contrapesados o simplemente restrictivos. Luego; sobre este fondo dietético se añaden las maniobras paralelas que se llevan a cabo sobre los cuatro grandes emuntorios los cuales se excitan mediante plantas laxantes o diuréticas, baños calientes, oxigenación ... En fin; es necesario igualmente tender a restituir en el sistema nervioso vegetativo (simpático) toda su autonomía. Esto; se obtiene por una serie de seis maniobras especiales que tienen como fin: el relajar el diencéfalo, el recargar la sustancia blanca subcortical, el reacondicionar la mente, el reutilizar la energía cortical, el reajustar los conductos nerviosos, y el reanimar las emergencias nerviosas. Intervienen entonces; en estas maniobras, numerosas técnicas tales como: la relajación, la reflexología, la gimnasia vertebral, la sugestión ...



Recordemos que en toda cura aparecen, según un plan preciso, las diez técnicas; (o procedimientos inherentes a cada una de ellas). Toda cura Biomédica es sintética y jerárquica. Toda práctica aislada (manipulación, plantas, regímenes ...) hecha al azar de las competencias y considerada como suficiente por sí sola, no es una práctica que derive de la Biomedicina verdadera. Hacerlo, en su nombre, testimonia una falsa concepción natural. RECORDAR BUSCAR

UN

REMEDIO

ESPECÍFICO ,

INCLUSO

NATURAL ( TAL

PLANTA

PARA TAL O TAL ENFERMEDAD LOCAL ) SE DERIVA IGUALMENTE DEL MISMO ERROR

(NATUROTERAPIA).

En fin, pretender que nuestras enfermedades son debidas a carencias(en vitaminas, minerales, diastasas, hormonas ...), y que es suficiente con colmarse para sanar, sin modificar el género de vida habitual es ”una tontería”. Son las sobrecargas las que producen las carencias. Es necesario desintoxicar, limpiar antes de colmar, o añadir. Esto se conoce y se practica en mecánica.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Añadir oligoelementos, por muy bien elegidos que sean, sobre un terreno sobreargado es una causa perdida. El Biomédico consciente de ello primero hace seguir una cura de desintoxicación a su paciente, luego viene lo segundo, llamado revitalización que tiene justamente por objetivo el de colmar o eliminar las carencias mórbidas (salidas de las sobrecargas) y las carencias autolíticas(ocurridas durante la cura de desintoxicación). La cura de desintoxicación, hemos dicho, está limitada en duración y en intensidad. Las carencias “autolíticas” son una de las razones que justifican esta prudencia. Para terminar su trabajo el Biomédico aconseja entonces una tercera cura, la de estabilización, que vigila el equilibrio de los intercambios y el mantener la salud de una manera definitiva. Es el gran arte. Hoy en día el 80% de los enfermos pertenecen a la Biomedicina. El diagnóstico de la enfermedad no interesa al Biomédico ya que no considera ningún signo local. Si lo formula es únicamente con el fin de escoger los sujetos sobre los cuales él puede intervenir eficazmente y dirigir los demás a un Alópata o un Homeópata. El Biomédico procede sobre todo mediante exámenes de salud con el fin de medir de una forma bastante precisa la fuerza vital disponible con respeto al: enmugrecimiento humoral y a la permeabilidad emuntorial. La ecuación que resulta de ello es la de la vitalidad. Los medios utilizados para estos exámenes son: la tipología, la dermografía, la cristalografía, y numerosos tests tales como los de la bañera (densidad), de la velocidad del tránsito digestivo, del espejo de Erhet ... Terapéuticamente, el Biomédico no impone una curación sino que participa en la autocuración. 

El Biomédico incluso cuando cura no hace pues medicina, en el sentido exacto de la palabra. No haciendo ni diagnóstico y no dando ningún remedio para una enfermedad local, el Biomédico sigue siendo higienista. Él se denomina ante todo: Profesor de Salud. Con este título enseña al hombre a que sea responsable de su salud y que la enfermedad es una consecuencia y no un accidente. Por este hecho, toda enfermedad es previsible y cogida a tiempo, puede ser evitada. No se atrapa nada, se fabrica todo. Las causas tales como: el frío, los golpes, la fatiga, los microbios ..., sólo hacen que se revele bruscamente el estado latente de morbosidad debido al enmugrecimiento humoral inicial.

37


M é t o d o

38



M .

S t é p h a n

¿Cómo el hombre ha podido perder el sentido de la vida? Animal tropical, con mucha apetencia por las frutas, solar y perezoso de origen, el hombre (queriendo habitar las zonas templadas o frías de la tierra por múltiples razones) ha tenido para resistir que trabajar, vestirse y calentarse. Su comida se ha vuelto detestable por las mismas razones. Su comida está basada en alimentos que no estaban previstos para su tubo digestivo (cereales y carnes), comestibles gracias al fuego. Sin este descubrimiento el hombre habría permanecido en su casa y muchas enfermedades no existirían.



Resultado de nuestra vida “antibiológica”: saturamos nuestros humores de engrudos y de cristales finos, desde nuestro nacimiento y a lo largo de nuestra vida; y nos “desmoronamos” en razón inversa a la de nuestras resistencias orgánicas (hereditarias).

 Cuando en el transcurso de esta saturación de venenos el umbral de tolerancia se ve afectado, el organismo, por el papel de su “fuerza vital” desencadena una tempestad neuro-hormonal de liberación. Todas las superficies y los emuntorios entran, en ese momento, en juego es el cuadro clínico de todas nuestras enfermedades agudas: con fiebres, sudores, rubores, erupciones, calor, tos, esputos, derrames, diarrea, orina espesa ...

 Al contrario, en el estado de enfermedad crónica, la “Fuerza Vital”, mucho más débil, sólo puede realizar eliminaciones más lentas, y menos extensas. Sin embargo, el fenómeno mayor, querido (el de la depuración), se alcanza.

 En fin, cuando la “Fuerza Vital” está completamente desfallecida la enfermedad cesa de ser “explosiva” para volverse “implosiva” (girada hacia lo de dentro, y la degradación celular: cáncer). Ya no es centrífuga con las eliminaciones de superficies más o menos generalizadas e intensas, sino centrípeta (sin eliminación). Este estado es la enfermedad del 3ergrado; que se complica a menudo con: lesiones irreversibles y que pertenecen por pleno derecho a la Alopatía. El dominio de la Biomedicina se sitúa antes. Está representado por todos los enfermos que presentan trastornos funcionales mal definidos, afecciones muy netas del primer grado con exuberancia emuntorial y trastornos lesionales bien compensados, que marcan las enfermedades del segundo grado en su forma crónica. No olvidemos que en la mayoría de los casos las enfermedades locales son esfuerzos del organismo para autocurarse por eliminación de los “venenos” que impiden sus grandes funciones. Arraigar estas tentativas a cualquier precio mediante remedios tóxicos es trabar el esfuerzo curativo de la naturaleza, actuar contrariamente a los intereses del paciente elevando el nivel de las sobrecargas humorales.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Curar localmente, y por remedios extraños, es curaciones(estado de salud artificial, inestable y costoso).

39

realizar

falsas

La Alopatía, en este contexto, mantiene más que cura la enfermedad. La idea general que preside nuestra enseñanza es la siguiente: el principio filosófico del Vitalismo, que se opone al materialismo de los científicos, nos enseña que la vida no resulta de las reacciones físico-químicas de las materias ciegas y entregadas al azar, sino al contrario, que la vida proviene por otra parte, de allí de donde provienen el pensamiento y el espíritu, que es una sustancia distinta al electrón. Atraviesa la materia, puede habitarla y animarla en su provecho en ciertas condiciones favorables: de calorismo, de fotonismo, de galvanismo y de magnetismo. Las leyes biológicas no pueden reducirse a las leyes físico-químicas. Todo el mundo lo sabe.

 Por este hecho, la vida es inteligente, y la enfermedad es un acto correcto que tiende a curar (menos en los casos evidentes de desfallecimiento vital). La vida sabe lo que hace, mejor que el más admirable médico. Mantiene el organismo en estado y, cada minuto, lucha contra las fuerzas de la muerte que nos asaltan por todas partes. Son nuestros comportamientos desgraciados, frente a la enfermedad, los que comprometen el futuro del enfermo. El pensamiento materialista de los alópatas se opone, diametralmente al nuestro, en el sentido en que atribuyen al organismo una inercia ciega, que confiere al practicante el derecho de intervenir, de corregir, de detener y de oponerse, en una palabra, a lo que él cree ser el mal. “Sin mí no existe salida posible”, dice el Alópata. Se equivoca. Existen curaciones espontáneas, y la mayoría de los casos, alopáticamente curados, se curan... a pesar de las drogas específicas (cuando existe suficiente “Fuerza Vital” disponible). Una prueba magistral ha sido dada por las famosas experiencias de la paz terapéutica donde los lotes de pacientes no tratados se curaron más rápidamente que los lotes testigos curados médicamente. ¿CÓMO ACTÚAN LOS “AGENTES” NATURALES? 

Para nosotros, curar mediante las semejanzas significa imitar los procedimientos curativos puestos en juego por el organismo para autocurarse. Es hacer sudar, respirar, defecar, orinar y al mismo tiempo: reducir, reformar o detener completamente la alimentación. Y “curar mediante los contrarios” no quiere decir drogar o detener las “autodefensas”, sino dominar la depuración derivándola en los casos de crisis demasiado violentas, hacia los emuntorios, menos solicitados (c.f.: enfermedad de la piel derivada hacia el intestino).


M é t o d o

40



M .

S t é p h a n

Tienden a inmovilizar y a hacer circular más intensamente los líquidos humorales a través de los filtros emuntoriales. Purificando así los líquidos, los agentes físicos contribuyen a regularizar la actividad celular. No existe acción más profunda. El Biomédico sólo ataca a la causa primera del mal. La higiene y la Biomedicina son las formas perfectas del arte de mantener la salud o de curar. La noción de progreso es impensable en Biomedicina.

¿CUÁLES SON LOS AGENTES BIOMÉDICOS?

Se les clasifica en diez grupos (o técnicas), a saber: los alimentos (bromatología), las plantas (fitología), los ejercicios (quinesiología), las manos (quirología), los gases (neumología), los reflejos (reflexología), los rayos, (actinología), los fluidos (magnetología), los baños (hidrología) y las ideas (psicología). Todas estas técnicas están designadas por el sufijo “logia” (estudio) y no “terapia” (cuidado), porque este último término limita las aplicaciones sólo a la medicina, mientras que la higiene, la estética, la longevidad, la cerebralidad ... utilizan igualmente estas técnicas. Por otra parte, el término “terapia” es impropio para el Biomedicina. La Biomedicina es la única Macrobiología conforme con la Fisiología. Se ha querido, mediante métodos fantasiosos o mediante remedios misteriosos, hacer vivir al hombre más anciano y hacerle alcanzar el siglo. Todos estos métodos y todos estos medios se han revelado por su uso, inoperantes.

QUE

LOS IGNORANTES , QUE NO QUIEREN CAMBIAR NADA EN SU FORMA DE

EXISTENCIA , CONTINÚEN MECIÉNDOSE EN LA ESPERANZA DE UN REMEDIO MÁGICO O DE UN MÉTODO HIPOTÉTICO , NO PODEMOS HACER NADA POR ELLOS .

Es su problema y les dejamos libertad para conformar su vida a sus ilusiones. Pero nosotros nos dirigimos a los otros, los que tienen los pies sobre la tierra y quieren racionalmente comprender lo que ocurre, a propósito de la enfermedad, de la salud y de la curación. DE LA ENFERMEDAD DEL CUERPO A LA ENFERMEDAD SOCIAL.

La Biomedicina no es esencialmente una medicina de las enfermedades, como hemos dicho anteriormente. Es, ante todo, una higiene verdadera, conforme a la Fisiología humana (Humanismo Biológico).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Pero el concepto va aún más lejos. La Biomedicina desecha las bases de una sociedad nueva (Sociologismo Biológico). Cuando el entorno es demasiado hostil y que no existe nada para atenuarlo (las poluciones), el hombre degenera y lo social conlleva las marcas. Inseguridad, pobreza y odio son las formas de la miseria social, que va ligada con la miseria fisiológica. En general, los males del hombre son la enfermedad, la pobreza y la violencia, y todos estos males tienen un origen común. La reforma del entorno antibiológico, hacia formas más felices. Regenera al humano, renueva lo social y condiciona la perennidad de la especie. El remedio único está en la naturaleza. Se puede ser Biomédico de miles de maneras y servir, en todas las ramas de la actividad humana, nuestro ideal de salud y de perfeccionamiento. Poco importa la profesión, ya que se considera siempre “al humano en función de lo natural, y lo social en función del humano así considerado”. Es Biomédico el que piensa que el entorno externo condiciona al entorno humoral, que esta relación es la “clave” de la salud y del perfeccionamiento del ser vivo y que es necesario, por tanto, buscar sin cesar los medios que restablecen la calidad de este entorno. Por estas razones toda sociedad válida debe ser organizada en función de la salud natural y del perfeccionamiento de sus miembros según la concepción de la Biomedicina y únicamente con el fin de la expansión humana y de la felicidad, y no como es el caso actualmente, con un fin de enriquecimiento económico y de progreso material que no interesan a nadie salvo a los que lo dirigen. EL FUTURO ESTÁ EN LA BIOMEDICINA

Mañana serán necesarias una medicina y una higiene biológicas, luego unas instituciones de la misma naturaleza. La política del mañana deberá ser francamente Biohumanista, es decir, basada en la tesis Biomédica del Ser Vivo y de su Entorno. Volviéndonos Biomédicos contraeremos individualmente la más bella seguridad sobre la vida que se puede suscribir, y haciéndolo mediante nuestras actividades, el don de nosotros mismos a los demás contribuiremos a la salvación de la humanidad. Y TODOS

NO OLVIDEMOS QUE NO EXISTEN PEQUEÑOS ESFUERZOS .

LOS ARROYOS , INCLUSO LOS MÁS MINÚSCULOS , CONTRIBUYEN A HACER LOS RÍOS Y A LLENAR LOS OCÉANOS .

41


M é t o d o

42

M .

S t é p h a n

MICROBIOLOGÍA Y MACROBIOLOGÍA “BIOLOGÍA” SIGNIFICA: ¿ESTUDIO DE LA VIDA?

La biología representa, entonces, al conjunto de las ciencias, tales como la Fisiología, la Morfología, la Histología, la Patología, la Medicina, la Antropología, la Higiene ... que se interesan en las diversas manifestaciones de la “materia viva”, por oposición a la Física y a la Química que estudian más especialmente las leyes de la “materia no organizada” o bruta. 

Sin embargo, la Biología clásica ha reducido su campo de estudio a las investigaciones de laboratorio. Por ejemplo, el Biólogo clásico tiende a especializarse en el examen de los tejidos, de las células vivas, de los organismos microbianos, en el análisis de orina, de heces, de esputos o trabaja en las experiencias fármaco-dinámicas sobre los animales, experimentando medicamentos, investigando los principios activos en química orgánica, reproduciéndolos por síntesis. Otros biólogos realizan estudios sobre las funciones de reproducción, las células germinativas, la generación sin machos, las mutaciones de los genes (creación de monstruos).



Para nosotros, la Biología sobrepasa estas investigaciones de laboratorio (la fabricación de drogas, de vacunas y de sueros, al servicio de la farmacia y de la medicina alopática) para elevarse a nociones mucho más generales, que conciernen a la vida y sus condiciones. Procede entonces, más de la síntesis que del análisis. Para nosotros, la Biología, es ante todo la “Ciencia del Ser Vivo y de sus condiciones de existencia, es decir,, de las condiciones del entorno específico que han hecho nacer al Ser Vivo y que aseguran su perennidad”. Finaliza por dar las reglas del comportamiento correcto. El Biólogo no se encierra en un laboratorio para estudiar los secretos de la vida, observa la vida en la naturaleza por todas partes por donde se manifiesta ella misma y se organiza libremente, aunque esta vida sea vegetal, animal o humana. Fuera de la observación de los hechos, el “Biólogo sintético“(para diferenciarlo del anterior que denominaremos “Biólogo químico”) se interesa por las ciencias generales de la antropología, de la paleontología, de la etnología, de la fisiología comparada ... RECORDAR. EL FIN DE NUESTROS ESTUDIOS BIOLÓGICOS SIGUE SIENDO LA SALUD HUMANA, NO LA SALUD ARTIFICIAL, SINO LA SALUD NATURAL Y DE LA CUAL LAS CUALIDADES ESENCIALES SON : LA VITALIDAD (O INMUNIDAD), LA BELLEZA ( FORMAS CORRECTAS ), LA ATLETICIDAD ( FUERZA Y APTITUDES FÍSICAS ), LA LONGEVIDAD ( DURACIÓN DE LA EXISTENCIA SIN ACHAQUES ), LA


M é t o d o

CEREBRALIDAD LA MORALIDAD

M .

S t é p h a n

(INTELIGENCIA ESPONTÁNEA Y NO PURAMENTE LITERARIA) Y (SENTIDO HUMANO DEL ALTRUISMO, DEL BIEN, DE LO BE LLO , DE LO BUENO , DE LO MEJOR ).

¿QUÉ ES LA SALUD NATURAL?

* El problema de la Salud Natural del Ser Humano es capital para nosotros. Cualquiera que sea la naturaleza de esta “Salud”, ¿cómo conservarla, desarrollarla al máximo o restaurarla (enfermedades) en caso de desfallecimiento orgánico? El biólogo químico espera encontrar unas sustancias capaces de regenerar al Ser Humano, de proteger su salud o de restaurarla luchando a su manera contra los agresores externos, juzgados responsables. Espera descubrir el elixir de la vida eterna, la “piedra filosofal”, el remedio específico para cada enfermedad. Todos estos trabajos están orientados en ese sentido. Sirve a la medicina de diagnóstico y de tratamiento fragmentario, es el auxiliar de la alopatía y de la farmacia del mismo nombre. No quiere elevar sus pensamientos más allá de los experimentos de laboratorio. Es un “analítico”. * El “Biólogo generalista”, al contrario, posee un espíritu sintético. Piensa que el todo triunfa sobre los detalles y que para comprender un “Ser” más vale examinarlo en su totalidad que por sus partes que no son jamás reveladoras de las fuentes vitales disponibles. El único medio para el éxito, en esta carrera de la salud natural, consiste ya no en la “virtud” de los principios químicos activos, sino en una concordancia perfecta del Ser Humano con su entorno específico. La naturaleza ha creado la salud de sus criaturas mucho antes de la aparición de las medicinas, son los enfermos los que producen sus enfermedades desobedeciendo las leyes de la creación. ¿Cuál es este entorno propiamente humano? ¿Cuáles son los errores de la vida actual en nuestro entorno artificial? ¿Mediante qué medios podremos reencontrar nuestro entorno específico? O, en la falta de una vuelta imposible, ¿cómo “encontrar” unas medidas compensadoras para los agentes naturales salidos de este entorno (métodos de salud)? El “Biólogo sintético” intenta descubrir los secretos de la vida mediante el estudio de la sabiduría del cuerpo, intenta definir las leyes de la existencia mediante la observación de la naturaleza tal y como se manifiesta, globalmente, ante nuestros ojos. En una palabra, el dominio del biólogo es el de la cultura humana (en el sentido propio y profundo del término): ¿Qué representa esta nueva noción?

43


M é t o d o

44

M .

S t é p h a n

PRIORIDAD A LA CULTURA HUMANA.

El conocimiento material del universo, de sus fuerzas físicoquímicas, se desarrolla rápidamente. Los modernos, son bajo este punto de vista, los sabios: pero no podemos preguntar si este conocimiento es suficiente. La medicina química, por ejemplo, a pesar de sus éxitos aparentes, no progresa y no ha aumentado, mediante sus prácticas, el capital Salud de la raza. La ciencia de la materia nos da seguramente, un dominio cada vez más grande sobre los fenómenos físicoquímicos y sobre la materia bruta. Aunque la vida escapa a sus investigaciones, las conciencias subsisten en este dominio y se vuelven a llevar las leyes biológicas a las de la materia inorganizada. Esta carrera loca, en el nombre del progreso científico sobre esta materia, es un gran peligro para el hombre, si los educadores no consiguen hacer respetar la vida y sus propias condiciones de evolución frente a las ambiciones desmesuradas, anarquistas, “fuera de lo natural” de los investigadores de laboratorio.

CUALQUIERA

QUE SEA EL MUNDO DEL MAÑANA , LA CIENCIA Y LA TÉCNICA

DEBEN EJERCERSE EN FUNCIÓN DEL SER HUMANO ; Y NO CONTRA ÉL EN EL NOMBRE DE UN PROGRESO INTENSO HECHO DE PURAS ADQUISICIONES EN EL ORDEN MATERIAL DE LAS COSAS .

Los conocimientos físicoquímicos de la materia no deben tener por fin nada más que las condiciones más armoniosas de existencia del Ser Humano, en una palabra, la máxima felicidad posible para él. A falta de otra cosa todo el saber no servirá de nada y todo estará perdido. Los campeones del nombre y del átomo, los constructores de los edificios, los ingenieros, los médicos y los cirujanos más hábiles son los científicos remarcables, pero tan curioso como pueda parecer, conducen a la raza humana hacia su perdición porque han olvidado la noción de lo humano y porque en sus empresas gigantescas, han perdido también esta noción de “cultura humana”. Organizan el mundo idealmente sin tener en cuenta las aspiraciones y las disposiciones fisiológicas de los seres. Si nada acaba por contrarrestar este movimiento de sentido único, el mundo se volverá inhabitable para el hombre. Ya la civilización sueña con islas salvajes, con tierras lejanas y libres donde la vida transcurre dulce y feliz, lejos de la agitación y de las preocupaciones de los grandes centros industriales y de las capitales. El “mundo confortable” se vuelve poco a poco un infierno con su entorno artificial, sus falsos alimentos, su aire apestado, sus preocupaciones, su trabajo ...


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Tampoco es necesario extrañarse al ver la fealdad, la enfermedad, la locura o la muerte precoz instalarse como maestras en nuestra pobre humanidad decadente. Todo saber por tan rico que sea, toda organización material deben estar subordinadas, al Perfeccionamiento integral del Ser Humano. Esto sólo cuenta. La Cultura Humana es el Criterio del Progreso. La regeneración física y moral de nuestra raza debe ser la preocupación número uno de todo ser inteligente que piensa en el futuro. Los ojos que consisten en disciplinar las fuerzas de la tierra para ir a la luna (o más lejos) son las prácticas de jóvenes locos, que no aportan nada a nuestro perfeccionamiento y en consecuencia, a nuestra felicidad. El Homo Faber está en vías de volverse Homo Technicus pero se olvida de ser Homo Sapiens. * Del Homo Technicus de ayer al Homo Alienus de mañana. De qué sirve todo este progreso, todos estos esfuerzos, toda esta potencia, todas estas fuerzas, si el que posee un poder de acción tal no sabe actuar para preservar al individuo y para mejorarlo. La acción feliz es ante todo humana. El sabio technicus de hoy debe inclinarse delante del biólogo verdadero; el humanismo de las antiguas edades debe resplandecer de nuevo y reencontrar todo su valor en el siglo de la mecánica, de los espacios siderales, de los antibióticos y de las operaciones de cerebro o de corazón. He aquí por qué el “Conocimiento integral del Ser Humano” es más que nunca necesario. ¿Cuáles son nuestros fines? ¿Cuáles son nuestras necesidades exactas? ¿Cuáles son nuestros medios y condiciones de existencia? Todo esto domina todos los problemas y los debe sojuzgar. La “Cultura Humana” debe ser la noción que frene las influencias desordenadas del hombre de laboratorio sobre la materia.

ES

NECESARIO TRATAR AL HUMANO EN FUNCIÓN DE LO NATURAL Y NO PONER

UN PUNTO DE DESORDEN EN ESE ENTORNO NATURAL, LUEGO HACER QUE LO SOCIAL SALVAGUARDE ESTE ACUERDO, EN EL NOMBRE DE LO DIVINO.

ESTAS

SON LAS

BASES DE TODA

MEDICINA HUMANA Y DE UNA POLÍTICA

SANA Y ESTABLE .

45


46

M é t o d o

M .

S t é p h a n


M é t o d o

M .

S t é p h a n

LA BIOMEDICINA

47


48

M é t o d o

M .

S t é p h a n


M é t o d o

M .

S t é p h a n

TRILOGÍA BIOMÉDICA FORMA, FONDO Y MENTE

* Una de las nociones fundamentales de la Biomedicina puesta en evidencia por nuestra escuela moderna, es la triple relación entre la Morfología la Fisiología y la Psicología. En otros términos, esto significa que fealdad, enfermedad y locura evolucionan paralelamente de la misma forma que la belleza, la salud y la inteligencia. La Biomedicina “Ortodoxa”, o Higiene Vital, considera que esta triple relación entre lo visible morfológico y lo invisible fisiológico por una parte, y que este conjunto orgánico con lo mental (razón, juicio, memoria y carácter) por otra parte, es una de las bases de su enseñanza. * La investigación de los medios naturales para rehacer la estructura morfológica(belleza exacta) conlleva automáticamente una mejora, y hasta una normalización de la fisiología interna. En el estado natural, los seres son bellos cuando están sanos y el reflejo de su salud se expresa seguramente en la perfección de sus formas. No es necesario ser un gran observador para admitir la exactitud de esta relación entre la forma y el fondo. Los adiestradores de animales, y los chalanes lo conocen desde hace milenios y no se equivocan apenas. El animal que adelgaza, se tiene mal en pie, tiene el pelo sin brillo, es un animal enfermo. Al contrario, el que presenta una musculatura visible, bien dibujada, ágil y tónico a la vez, el que posee un aspecto ligero y posturas armoniosas, y que tiene el ojo vivo y el pelo espeso y suave, es un animal en perfecto estado de salud.

49


M é t o d o

50

M .

S t é p h a n

Los veterinarios, con sus análisis sobre “los tejidos invisibles” o los órganos escondidos, se equivocan mucho más que los observadores del exterior: conocedores de las formas visibles y especialistas de la morfología animal. El diagnóstico mediante la forma o “morfo-diagnóstico” es igualmente válido para el Ser Humano, son las mismas leyes de la observación que sirven al animal. Cuando decimos: “Mirad al sujeto desnudo, hacedle andar y girar delante de vosotros y, si tenéis el ojo ejercitado y advertido, podréis juzgar sobre el valor del fondo, es decir,, del estado de los órganos invisibles y de su buen o mal funcionamiento”, formulamos una gran verdad. A este nivel, el morfo-diagnóstico es “morfo-físico-diagnóstico”. Puede volverse según la misma observación, “morfo-psico-diagnóstico”.

CONSIDEREMOS

SOLAMENTE Y POR AHORA EL EXAMEN MORFOLÓGICO

(O

FISIOMORFOLÓGICO ), ES DECIR,, LA RELACIÓN ENTRE LA FORMA VISIBLE Y EL FONDO INVISIBLE .



Primeramente, la noción de diagnóstico (según la concepción médica debe ser rechazada). El Biomédico, formado por la buena escuela, no hace un diagnóstico ya que el órgano enfermo o lesionado no le interesa, estimando según nuestra enseñanza, que el órgano así perturbado no es la causa del estado mórbido, sino al contrario el efecto de ese estado general. Dicho de otra forma, el órgano enfermo es una víctima de la morbosidad y no el responsable de esa morbosidad. Es un inocente. Actuar a un solo nivel, habitual en medicina clásica, es un grave error. El verdadero método de curación no debe ocuparse del órgano así detectado, sino de buscar la reforma que va a permitir al estado general el restablecer sus trastornos locales por un fenómeno muy conocido de autoRreflexión y de autocuración (proceso inverso al que ha producido el mal). Es esto lo que se puede denominar, stricto sensu, curar mediante las semejanzas (y no mediante las prácticas homeopáticas sin, por tanto, menospreciarlas). El estudio de la forma (que es una observación general) corresponde justamente a esa reforma total del fondo (autotransformadora de los trastornos locales, eficientes).



No hablamos, entonces, jamás de “diagnóstico” por la forma, sino de examen morfológico o tipológico. Estos exámenes son generales y corresponden a unos cánones plásticos, inspirados en el estatuario de la antigua Grecia. No pensamos que pueda existir una imagen más bella en la forma humana que el Doryphore de Polycète o la Venus de Milo.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Afirmamos que si la humanidad entera poseyera esta “plástica” el destino de los hombres frente a la enfermedad sería otro. Ya no existirían “enfermos” y se podrían cerrar los gabinetes médicos y hospitales. 

Experimentalmente , sin ocuparnos nunca del estado mórbido interno y, menos aún, de los órganos locales sabemos, en cualquier circunstancia, mejorar la salud interna de los sujetos únicamente mediante prácticas rectificadoras de las formas estrictamente reservadas a la edificación plástica: corrección de las deformaciones y embellecimiento general del cuerpo. Régimen, reposo, ejercicio y todo bien conocido y muy progresivo, en razón de todas las anomalías morfológicas. Sólo el tiempo o la duración de la cura varía la extensión o la profundidad de las taras morfológicas. Un vientre en alforja, una capa adiposa abdominal, unos senos lacios y sobrecargados, una espalda redondeada y fría ... Ceden rápidamente ante un método serio rectificador de las formas y con estas ganancias morfológicas; desaparecen las narices mocosas, los pulmones que tosen, los vientres que ya no digieren, las noches sin sueño, las piernas pesadas y varicosas, etc, ... El individuo se recrea con la forma, reencontrándose con su esplendor original. La medicina drogadicta y química es incapaz de tal milagro. Sus enfermos permanecen feos y no ganan en su plástica. Esto indica que el interior - a pesar de la aparente eficacia de los cuidados - no es mejorado. La piel permanece muy pálida, la respiración corta, etc, ... El sujeto es un enfermo a plazos, es una “falsa curación” realizada al respecto. Por supuesto, la higiene alimentaria, nerviosa y muscular (con fines emuntoriales) es la clave de esta vuelta al estado morfológico.



Lo que queremos poner en evidencia en este cuaderno es la necesidad de conocer bien el aspecto morfológico y de referirse a ello para regularizar las profundidades orgánicas. El hombre sano debe tener el equilibrio plástico de un atleta (no el estadio y los récords), conducido al equilibrio interno que se denomina la Salud y la gran Vitalidad. Disociar estas dos nociones: Forma y fondo, es perder la clave de la salud. La medicina de laboratorio se aleja cada vez más de este concepto y se pierde en los análisis, conllevando la degeneración de la raza. El buen Biomédico no comete este error. * Por otra parte, la mejora “forma-fondo” conlleva la mejora de la mente.



La psicosomática es verdadera y sabemos la parte que es necesario atribuirle, pero la “somatología-psíquica” de la cual no se habla (salvo nosotros) es aún más

51


M é t o d o

52

M .

S t é p h a n

verdadera y posee una parte más grande en nuestras investigaciones y nuestros medios de acción. Podemos decir sin exageración: “Embelleced” cualquier enfermo mental; reconstruid su cuerpo mediante prácticas naturales y mejoraréis su salud visceral y con estas dos bazas a su favor, equilibraréis a lo mejor su mente. Veréis volver su juicio, su memoria restaurarse, equilibrarse su imaginación pervertida, renacer su intuición y sus valores morales y espirituales, alegrarse de nuevo. La estatua será reconstruida de pies a cabeza. La forma atlética al recuperarla esculpirá una fisiología de salud y la cerebralidad reencontrará su vía hacia la intelectualidad y el sentido moral del alto mental. La trilogía será restablecida. El individuo será a la vez Atleta, estará Sano y será Sabio. Habrá reencontrado el camino verdadero de la evolución, el reservado al hombre. Esta vía, en efecto, que parte de la forma exterior para alcanzar y remodelar los órganos, conlleva igualmente a la plenitud del cuerpo mental, y las esferas superiores del alma y espíritu. 

Al contrario, la degeneración (por errores de la vida, de la medicina química y por culpa de la polución) sobresale claramente, en la fuga de la belleza plástica, en la enfermedad visceral y en la locura mental, y estos tres valores negativos (de destrucción) están estrechamente ligados entre ellos. Ciertamente, se nos dirá que se puede estar sano sin ser bello y bello sin estar sano y que un cuerpo enfermo y feo puede encerrar una inteligencia luminosa y un alma bella. Es verdad, pero es la excepción que se toma como ejemplo y esta excepción justifica nuestra regla de la trilogía: forma, fondo y mente. * Otra reserva se impone: No hace falta colocar cualquier cosa en la noción de belleza (lo hemos definido bien anteriormente). No es necesario tampoco tener una noción falsa de salud(que es mucho más que la ausencia de enfermedad); en fin la inteligencia no es siempre lo que los maestros de escuela piensan de ella(se puede ser fuertemente inteligente sin haber sido instruido y algunos eruditos, ampliamente diplomados, no son a menudo más que unos necios, “loros” sin la menor luz de inteligencia). CONCLUSIÓN CUANDO

ESTOS VALORES

REGLA DE LA TRILOGÍA :

SON BIEN COMPRENDIDOS , SE PERCIBE QUE LA

FORMA

EXACTA , SALUD FUERTE Y CEREBRO LÚCIDO

ES VÁLIDA EN CUALQUIER CIRCUNSTANCIA Y QUE LOS MÉTODOS NATURALES CONTRIBUYEN A ASEGURAR

(EN

EL SER HUMANO ) ESTA TRIPLE REEDIFICA -

CIÓN ESTRUCTURAL , VISCERAL Y MENTAL .


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Una última palabra. La reestructuración debe siempre comenzar en el orden preciso: primero la forma, luego el fondo y al final la mente. Invertir el orden y querer calmar a un obseso, un agitado o un confuso, sin ocuparse de sus vísceras o de sus músculos, es ir hacia un fracaso. Querer restablecer el orden interno en el ámbito de tal o cual órgano sin intentar corregir la forma, es igualmente elegir la vía del no éxito, del “camuflaje” médico, de las recaídas y de las agravaciones. La empresa es total. Es el hombre por entero lo que es necesario reconstruir y sólo se llega a este fin por la vía indicada que va de la forma a la mente pasando por las vísceras. Nada es más triste que estas refecciones de fortuna, al azar de las empresas terapéuticas aisladas, como si el hombre fuera un mosaico de órganos y no una fisiología coordinada y armoniosa. Cuantas veces, después de nuestras curas hemos oído: “He seguido vuestras instrucciones, sin comprender demasiado las razones. He corrido, respirado, sudado, ayunado, regulado mis comidas, plegado mi cuerpo ... y poco a poco, he sentido mi cuerpo volverse joven, mi respiración profunda y mis digestiones mejores a medida que mi vientre se volvía más plano y más duro. Mi pensamiento también se volvía más lúcido; en una palabra, yo, que sufría reumatismo, insomnios, etc, ... con pérdida de memoria, angustia, y estados depresivos he reencontrado una forma física nueva, una salud profunda que ya no esperaba y una lucidez de espíritu y unas ganas de vivir que creía desaparecidas para siempre”. El conjunto de una reforma tal de reestructuración general no se improvisa mediante lecturas hechas al azar o mediante inspiraciones de algunos “seudomaestros” incapaces de mostrar sobre ellos mismos los resultados de su método. Responde a una enseñanza bien definida. La verdadera Biomedicina (higiene vital) no es una terapéutica, o una gama de terapéuticas (incluso naturales), no es tampoco una medicina, basada en el diagnóstico del mal local, y la búsqueda de una droga para hacer “callar” al órgano irresponsable; no es tampoco una práctica para rehacer tal o tal conjunto (cuerpo, salud o mente) según el ejemplo de la cultura física, de la Homeopatía o de la Psiquiatría, es un método de refección total del Hombre que sólo utiliza agentes naturales: alimentos, aire, reposo, ejercicio y sol. Estos agentes son nuestros útiles y si la “escultura” que producen no responde a las reglas del arte Biomédico, es el escultor el que es malo y no los útiles. * La vida no es corta, somos nosotros los que la abreviamos, dijo Séneca. Nosotros la abreviamos con todos nuestros errores de comportamiento y lo peor es que creemos que lo hacemos bien. Pierre Valentín MARCHESSEAU

53


M é t o d o

54

M .

S t é p h a n

La multiplicidad de las enfermedades locales y de los remedios específicos destinados a curar, son el “mal” del cual sufre la ciencia médica, llamada Alopática, científica y quimico-terapéutica. ¿Quién puede pretender, honestamente, hacer salud sin reformar la vida, además, por añadidura apagando las reacciones de auto defensa orgánica y usando venenos? En higiene es necesario ver lejos hacia atrás y lejos hacia delante e incluso percibir las profundidades como hacen los adiestradores de animales. Quien lo piensa actualmente y sólo considera el síntoma del momento, está perdido. Es todo el individuo, en su totalidad, lo que hace falta observar. Es necesario comprender de donde viene el mal, y a donde va en función de los temperamentos. Cualquier otro paso está consagrado al fracaso. Es por lo cual la medicina actual, oficial, no consigue y no conseguirá jamás regenerar los individuos. * La Biomedicina ortodoxa (o higiene vital) de la cual se han sacado las bases (síntesis y jerarquía de las diez técnicas en el seno de las tres curas) es un método que no solamente afecta al individuo en su cuádruple constitución y en sus profundidades, sino además satisface al que tiene buena salud tanto como al enfermo (y en este último caso cualesquiera que sean las formas del mal). Este concepto está lejos de ser retrógrado, al contrario, prefigura la higiene y la medicina del año 2.000. Ligando el “entorno humoral” al entorno natural externo y dando los medios de actuar sobre el primero al segundo, el “método” repara el mal en su fuente sin haber necesitado un diagnóstico, ni remedios específicos. Además orienta al individuo hacia la vía de la sabiduría, y desencadena sobre un concepto nuevo de lo social. ESTA

“BIOHUMANISTA” ESTÁ “TRATEMOS AL HUMANO EN

FILOSOFÍA

FORMULA:

PERFECTAMENTE RESUMIDA EN ESTA FUNCIÓN DE LO NATURAL; Y LO SO-

CIAL, EN FUNCIÓN DEL HUMANO REENCONTRADO”.

TODO

ESTÁ COMPRENDIDO

EN ELLA, Y NO HAY NADA QUE AÑADIR, SINO MUCHO QUE COMPRENDER.

* El biólogo P.V. Marchesseau, desde 1930, ha defendido la idea maestra de la unidad mórbida y la de unicidad terapéutica que se deriva de ella. El mérito de este hombre remarcable, verdadero Hipócrates de los tiempos modernos, ha sido el no desistir en esta idea fundamental de que la salud no puede establecerse mediante artificios sino que depende únicamente de sanas reformas de la vida. Ha luchado , durante 60 años, solo o casi solo, contra viento y marea sirviendo sin parar a su postulado de Regeneración Física y Moral del Ser Humano mediante la vuelta a su Entorno Biológico, Específico, Original y Natural. Fue mi profesor de biología pero también mi consejero y mi amigo.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

55

Se apagó la luz de su presencia en esta tierra el 10 de Diciembre de 1994. Te echo mucho de menos, Pierre. Michel STÉPHAN ES NECESARIO VOLVER A CESAR.

...Es al biólogo P.V. Marchesseau al que se debe el honor de haber creado la Biomedicina en su esencia más pura, denominada “Higiene vital” o Higiene de las profundidades. Este método es distinto de las diversas medicinas naturales (Naturoterapia o Fisioterapia) muy de moda actualmente y que permanecen en la obediencia alopática: (diagnóstico, terapia, dinero y bobos-terapeutas). La noción de “remedios” es desconocida en la verdadera Pierre Valentín Marchesseau Biomedicina que se contenta con la “reforma de la vida” o con curas de rectificación del comportamiento en función de la fisiología... “...Esta enseñanza, enteramente nueva por sus principios de desintoxicación, de revitalización, de estabilización que drenan las sobrecargas, colman las carencias y estabilizan los intercambios, se inserta en un contexto filosófico (el humanismo biológico) del cual P.V. Marchesseau, él mismo, ha desechado las bases en 1930.” EL DOCTOR ROUHET TAMBIÉN FUE EL EJEMPLO VIVO DE NUESTRO MÉTODO * Este médico que conoció alguna notoriedad entre las dos guerras mundiales, se murió a los 100 años sin tener un minuto de enfermedad, ni perder sus cualidades físicas e intelectuales. Toda su vida fue un adversario de la medicación química, y criticaba fuertemente los abusos que sus colegas hacían de ella. Sus cuidados para sus pacientes se inspiraban en nuestra enseñanza que había conocido en 1930: ayunos cortos y repetidos, secos y húmedos, monodietas, regímenes restrictivos (sin almidón ni carne), sudores, baños super calóricos, desarrollos, cataplasmas húmedos, ejercicios de los órganos, lavados, plantas diuréticas y laxantes, sintetizadas y jerarquizadas como en nuestras curas, eran la base de sus prácticas. Poco a poco en el transcurso de su vida se volvió muy rápidamente un perfecto Biomédico, para él y para los otros. Su alimentación era frugal, ni alcohol, ni tabaco, ni café, ni vino, jamás carne ni charcutería. Muy poco pan y cereales (salvo arroz y patatas cocidas) pero muchas legumbres verdes y ensaladas, huevos varias veces por semana y queso magro (blanco). Además se entrenaba regularmente en la carrera y en la halterofília. “Las enfermedades reaccionales con fuerte acción centrífuga, tienden a curarnos.” Esto casi todos los días y con el cuerpo bañado en sudor tomaba su baño en el río que atravesaba su propiedad, en verano y en invierno.


M é t o d o

56

M .

LAS “ENFERMEDADES” ¿QUÉ

QUE NOS CURAN

-

ES UNA ENFERMEDAD DE AUTODEFENSA ?

¿QUÉ LOS

ES UNA CRISIS CURATIVA ?

LA LA

-

-

SIGNOS DE LA AUTOCURACIÓN

EL

APRENDAMOS

S t é p h a n

-

ESPEJO DE ERHET , LEY DE DURVILLE ,

FUERZA VITAL

A CONOCER LAS

“CENTRÍFUGA” ... -

“FUERZAS”

QUE NOS HACEN VIVIR Y NO

JUGUEMOS MAS CON LAS QUE NOS MATAN .



Dos conceptos dominan la enseñanza de la Biomedicina: el Vitalismo y el Humorismo.

 El Vitalismo existe en el organismo una “Fuerza Vital” inteligente, que tiende siempre hacia la Salud. Es esta fuerza la que recalcifica nuestros huesos, cicatriza una herida, provoca la fiebre y el sudor ... Es también esta fuerza la que, cuando se ayuna, “autodisuelve” las sobrecargas humorales tóxicas, sin tocar las células nobles del corazón y del sistema nervioso. Estos procesos son dirigidos con una habilidad extraordinaria. El Biomédico sólo coloca al organismo en las condiciones que permiten a la “Fuerza Vital”, autocuradora, actuar plenamente.

 Del nacimiento a la muerte. El hombre almacena en sus humores (sangre, linfa) desechos y residuos metabólicos: urea, ácido úrico, creatina, creatinina, suero, mucósidades, gas carbónico ... y venenos tales como: fenol, metano, sulfito de hidrógeno, ácido láctico .... Para el Biomédico la salud resulta de un equilibrio entre la producción de estas substancias tóxicas y su eliminación, y la enfermedad es el hecho de un desequilibrio en favor de esas substancias. Si la producción de esas substancias se vuelve tal que los emuntorios ya no son suficientes, la “Fuerza Vital” crea una sobreactividad emuntorial (enfermedades reaccionales). Si la fuerza es grande, la eliminación es violenta y extensa. Si la fuerza vital es débil, las expulsiones serán menos brutales y menos generalizadas. Si la fuerza vital es muy baja, ya no existirá eliminación (enfermedades centrípetas, degenerativas), pero afecta a los tejidos nobles: leucemia (médula ósea), Parkinson (sistema nervioso) etc... Todo el problema de la salud está en evitar el desequilibrio entre la producción y la eliminación de las substancias tóxicas.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

¿Cómo se puede producir tal desequilibrio? El hombre se envenena de dos formas: Por los venenos exógenos, provenientes en línea recta de la alimentación (falsos alimentos, té, café, tabaco, alcohol, aditivos químicos, pesticidas, bebidas gaseosas, leche de vacas enfermas, huevos de gallinas intoxicadas ...); y por los venenos endógenos, producidos en los metabolismos digestivos y los otros, contrariados. El enmugrecimiento humoro-celular es el hecho de esta intoxicación. Este enmugrecimiento está ligado, en parte, a la ralentización de las funciones digestivas, debido a los inhibidores de la digestión (bombones, bebidas industriales variadas ...), a los alimentos sobreindigestos (pastelería, charcutería ...) y a la sobrealimentación en exceso de azúcares y de cuerpos grasos. Gracias a este enmugrecimiento la fuerza vital responde, bien sea mediante eliminaciones de superficie con fiebre, o bien sin fiebre, mediante eliminaciones sobre los órganos profundos, o bien mediante saturaciones sin eliminación.



El fantástico error de la medicina clásica es el de no comprender, justamente, los grados de la enfermedad y la autodefensa que juegan su papel en un primer momento. Cada rechazo es la causa de una transferencia. Así, una pomada sobre un eccema puede provocar asma; una rinitis cauterizada puede causar epilepsia; unas hemorroides esclerosadas pueden conllevar un ictus cerebral. Es necesario respetar todo lo que fluye, rezuma, expectora, supura, se escama ..., ya que son las “válvulas de seguridad” que depuran nuestros humores sucios. El único método será el de suprimir el envenenamiento original y el de depurar según los procedimientos Biomédicos.

CONCLUSIÓN: SE

COMPRENDEN ALGUNOS HECHOS QUE SOBREPASAN EL ENTENDI -

MIENTO MÉDICO , A SABER, QUE LOS CANCEROSOS SON , A MENUDO , GENTE QUE JAMÁS HAN ESTADO ENFERMOS EN APARIENCIA , O DEMA SIADO BIEN CURADOS CLÁSICAMENTE .

Entre dos personas enmugrecidas humoro-celularmente hablando, el que tiene pequeñas enfermedades de eliminación: reuma, eczema, diarrea ... evitará graves enfermedades degenerativas, y el que no ha tenido nunca enfermedades reaccionales tendrá un riesgo de ser víctima de esas enfermedades degenerativas. “En cierta medida, la represión sintomática de las enfermedades locales, en forma centrífuga (según el método médico oficial), conlleva una parte de responsabilidad en la cáncerización de la raza.”

57


M é t o d o

58

M .

S t é p h a n

MEDICINA Y CÁNCER -

PELIGRO DE REPRESIONES SINTOMATOLÓGICAS CIEGAS

DADES

“DEGENERATIVAS”

-

LAS ENFERME-

NACEN, EN GENERAL, DE UN MAL CONOCIMIEN-

TO COMPLETO DE LOS TRASTORNOS REACCIONALES DE AUTODEFENSA

(SEUDOENFERMEDAD) -

LA VERDADERA NATURALEZA DE LA ENFERMEDAD

Y EL PELIGRO DE LAS FALSAS CURACIONES.



¿Qué es la enfermedad del cáncer, enfermedad celular? Es la aparición de células mutantes en el organismo. Estas células difieren de las otras en el sentido en que son monstruosas (grandes núcleos) y anárquicas (no participan en el orden general, sino al contrario viven por su propia cuenta y se multiplican en detrimento del tejido sano). ¿Cómo pueden mutar así las células sanas? Por una serie de agresiones, salidas, del “entorno humoral” que las baña y que perturba su nutrición y su eliminación. Los “organitos”, piezas anatómicas y funcionales de la célula, recogen su anatomía. Esta revolución celular, es el cáncer. ¿Cómo puede producirse tal cosa? Por la suciedad del baño humoral. El equilibrio vital de una célula depende de los intercambios gaseosos y nutritivos y de la buena depuración que permite el entorno líquido en el cual se encuentra. Las experiencias de Carrel sobre los corazones de pollo han demostrado que la pureza era la condición para un sano crecimiento celular y para una larga vida. Todo baño humoral (sangre, linfa y suero) demasiado rico en alimentos o mal depurado conlleva automáticamente a las degeneraciones que pueden conducir a mutaciones celulares(o liberaciónes de organitos). Es necesario releer Tissot, Béchamp, Carrel y A. Lumière.



Factores de Cáncerización de la Raza Humana. En el hombre, la depuración emuntorial (piel, riñones, pulmones, intestino) siendo lo que es (a menudo frenada por la enervación constante, debida a la vida social y a menudo a la insuficiencia debida a las taras hereditarias y a la usura de la edad), le sigue el enmugrecimiento humoral que se encuentra acelerado. Y esto cada vez más rápido que los factores, por errores del comportamiento vital, que agravan aún más la situación. Estos factores son:

 Los alimentos inespecíficos y desnaturalizados por el fuego, proveedores en un alto grado de los desechos y residuos del metabolismo viciado.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 Las sustancias químicas, más o menos indegradables y filtrables por los emuntorios, introducidas en el organismo de una manera indirecta e involuntaria (pesticidas, fungicidas, hormonas sintéticas, colorantes, antioxidantes ... de los cuales se usa y abusa en agricultura, ganadería, industria alimenticia ...).

 Los medicamentos tóxicos, a base de alcaloides vegetales, de minerales pesados y de productos de síntesis original (quimioterapia).

 Los falsos alimentos, tales como el café, el té, las bebidas industriales “químicas”, los alcoholes, el tabaco, la vitamina de síntesis y todos los excitantes habituales. A esto, haría falta añadir, para que sea completo todas las poluciones del mundo moderno: radioactividad artificial, ensuciamiento de las aguas, quimicalización de la tierra, envenenamiento del aire ... Todos estos factores, más o menos revelados al gran público, son ya suficientes, por ellos mismos, para saturar nuestro entorno humoral, más allá de los límites de la tolerancia, y para provocar unos accidentes graves y hasta el cáncer. Pero hay más todavía. 

La responsabilidad de las terapéuticas ciegas represivas de los procesos de la autodefensa. El factor que, en nuestra opinión, favorecería particularmente la génesis del cáncer es la represión brutal de las enfermedades de autodefensa, según la óptica médica oficial. En alopatía, toda enfermedad es debida a una agresión exterior (frío, golpe, virus...). El arte consiste en combatir los trastornos que resultan de ella mediante un medicamento antídoto (específico). En una palabra, mediante el diagnóstico se sitúa el órgano enfermo y mediante remedios, se le arraigan los síntomas inquietantes (anomalías funcionales). El criterio de curación es su desaparición. Es claro y definitivo, pero desgraciadamente poco conforme con la fisiología. La enfermedad, para el Biomédico, es de otra naturaleza. Resulta, ante todo, de un lento enmugrecimiento humoral. Es un vencimiento, no un accidente. Cuando el enmugrecimiento afecta a algún umbral de saturación, la “Fuerza Vital” desencadena una tempestad neuro-humoral sobre el modo emuntorial y con fines de eliminación. Es el aspecto clínico de la mayoría de nuestras enfermedades clásicas (eccema, bronquitis, sinusitis, reumatismo ...). Cuando estos fenómenos que participan en la eliminación (y que son autocuradores), son sistemáticamente combatidos y a menudo con éxito (eficacia de las terapias oficiales), se puede asistir a un verdadero retroceso de las sustancias extrañas hacia las profundidades orgánicas. Es el fenómeno de la transferencia mórbida centrípeta, mal conocido oficialmente.

59


M é t o d o

60

M .

S t é p h a n

Por la falta de represiones ciegas, el nivel de saturación aumenta y las células se asfixian, degeneran, mueren o mutan, según la ley de Carrel. Las “seudoenfermedades” reaccionales, de alarma y de autodefensa, contribuyen a la curación. No dañar y seguir la naturaleza: Según las vías de Hipócrates es justamente ayudar a esas “enfermedades” a realizar su trabajo de eliminación y no hacerles callar. Es esto lo que significa la expresión: curar por las semejanzas. Ejemplo, la fiebre se cura por los sudores que provoca, hagamos pues sudar al enfermo. Cada vez que las torpezas terapéuticas bloquean la eliminación, se crean enfermedades centrípetas, graves, profundas e irreversibles, tales como trastornos mentales, lesiones de la médula, leucemia y cáncer. Son las enfermedades auténticas, las del 3er grado por desfallecimiento de la Fuerza Vital y contra las cuales somos impotentes. CONCLUSIÓN ES

NECESARIO COMPRENDER LA NATURALEZA PROFUNDA DEL MAL Y

LOS GRADOS DE LAS ENFERMEDADES LOCALES .

FALTA SABER

QUE EL ORGANISMO , EN MÁS DE

PARTICIPA EN

80%

DE LOS

HACE CASOS ,

LA ACCIÓN .

Es la autocuración. La investigación médica ya no debería orientarse exclusivamente hacia el descubrimiento de microbios o de virus, en acciones hipotéticas, sino hacia una mejor comprensión de la enfermedad. Descubriría, entonces, que la higiene vital, que enseñamos es el gran medio de prevención y el único tratamiento lógico de las enfermedades reaccionales. Comprendería que uno de los grandes misterios de la vida es justamente este secreto de la autocuración, desvelado por el Colegio Biomédico. Esta vía de la salud nos aleja de las enfermedades degenerativas, de las cuales el cáncer es el tipo perfecto. La otra vía nos precipita hacia ellas con la ayuda de otros errores del comportamiento señalados al principio de este estudio.

DESDE LA UNIDAD MÓRBIDA HASTA LA MULTIPLICIDAD PATOLÓGICA (SINTOMÁTICA), LA VERDADERA MEDICINA DE LAS PROFUNDIDADES HUMORALES DEJA DE SER UNA TERAPIA PARA VOLVERSE UNA HIGIENE (VITAL). “LAS



PEQUEÑAS CURACIONES HACEN LAS GRANDES ENFERMEDADES ”

Para el Biomédico, la enfermedad causal es profunda y general (noción de unidad mórbida).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Es una causa perdida el querer atacar a las enfermedades locales una por una y mediante medios específicos, como lo hace la medicina clásica. La enfermedad original es el hecho de la saturación de los líquidos humorales (sangre, linfa y suero) en desechos y residuos del metabolismo. Esto constituye lo que se denomina el terreno y su enmugrecimiento. Las enfermedades locales crecen en la multiplicidad y la diversidad de las formas sobre este terreno, en función:

 De la naturaleza misma de los desechos y residuos que son engrudos, cristales finos o una mezcla de los dos.

 Del lugar orgánico de estancado de estos “metabolitos”, que según su grado de solubilidad, permanecen a nivel de la sangre (los cristales finos) o se introducen en la linfa (los engrudos).

 Del temperamento del sujeto en la jerarquía de los retractados (neuroartríticos) o de los dilatados (sanguino- pletóricos), que orienta las eliminaciones hacia tal o tal emuntorio de predilección.

 Y de la “Fuerza Vital” neuro-endocrina, que dirige las operaciones y que habita en cada uno de nosotros. Hace las enfermedades centrífugas agudas del sobrevital y las enfermedades centrífugas crónicas del subvital. Los cuadros clínicos habituales están largamente constituidos cuando aparecen los microbios, los virus u otros factores ocasionales: frío, golpes, fatiga ... tomados sin razón por las causas primeras mientras que sólo son las causas segundas, eficientes, reveladoras del estado del terreno y no generadoras del desorden interno. 

A esta noción de unidad mórbida (que representa el estado del terreno humoral). El Biomédico asocia lógicamente una segunda noción: la de la unidad de los medios. A mal único, cuidado único.

 Primero, prevención y tratamiento revelan de los mismos medios. No existe diferencia de fisiología entre un enfermo y un individuo que goza de buena salud. Los dos exigen la misma higiene vital.

 Todas las enfermedades (de alarma y reaccionales), donde la “Fuerza Vital” se manifiesta claramente, derivan de este método, sin distinción. Varían solamente en intensidad en función de las reservas nerviosas disponibles. Pero este método es inmutable. Permanece siempre el sistema de aplicación, jerarquizado y sintetizado el cual es la “Cura de Desintoxicación”, con sus tres fases: - desecar la fuente de sobrecargas; - liberar el diencéfalo y sus anexos; - abrir sistemáticamente los cuatro emuntorios.

61


M é t o d o

62

M .

S t é p h a n

El plan de la cura está jerarquizado, es decir,, que los procedimientos puestos en marcha para ayudar a la autodisolución y los drenajes están aplicados en su lugar, y no al azar. El plan de la cura está además sintetizado, es decir,, que los diez agentes naturales aparecen en el transcurso de la aplicación. Alrededor de los procedimientos obtenidos a partir de las técnicas mediante los alimentos, los baños, los ejercicios, las plantas, los fluidos, las ideas, los reflejos, los gases, los rayos o las manos, que entran en juego y que participan en la acción general. La eliminación es autocuradora, cualquiera que sea el mal local, y ello normalizando los humores responsables. 

La Biomedicina verdadera no es, pues, ni medicina natural ni medicina física. No es un “mosaico” de terapéuticas naturales, elegidas y aplicadas al azar, con fines sintomáticos. Esta manera de hacer permanece alopática. La Biomedicina, en el sentido exacto de la palabra, es una higiene vital que se esfuerza para responder a las necesidades del organismo humano, a sus defensas y a sus equilibrios. Mediante las curas de revitalización y de estabilización que siguen a la de “desintoxicación”, el Biomédico lo hace aún mejor. Intenta recolocar al organismo humano en sus condiciones originales de existencia, en el seno de su entorno biológico previsto para él, con el fin de que ya no esté enfermo y que viva mejor. PARADIGMA: CUANTO

MÁS

GRANDE

SEA

LA

REPRESIÓN ,

MÁS

VIOLENTA

ES

LA

REACCIÓN .

SÓLO

SE DIRIGE BIEN LA NATURALEZA OBEDECIÉNDOLA .

LA BIOMEDICINA

ES UN ESFUERZO PARA TRATAR AL HUMANO EN FUN -

CIÓN DE ESTAS REGLAS Y PARA RECOLOCARLO EN UN

“ENTORNO”

QUE

REPRODUZCA LO MÁS FIELMENTE POSIBLE EL DE SUS ORÍGENES .

LA SALUD SIN MEDICAMENTOS MEDIANTE LA BIOMEDICINA BASES FILOSÓFICAS, CIENTÍFICAS Y TÉCNICAS DE LA BIOMEDICINA ORTODOXA (O HIGIENE VITAL)

“Dios no ha hecho la enfermedad y menos aún las medicinas y los remedios.” P.V. MARCHESSEAU.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

63

“El médico verdadero trabaja en la desaparición de cualquier medicina”. Michel STÉPHAN LA

SALUD MEDIANTE LOS MEDICAMENTOS

(VENENOS)

ES UN NO - SENTIDO

CIENTÍFICO DONDE ESTÁ DEMOSTRADO , SIN TOMAR PARTE ALGUNA , QUE LA BIOMEDICINA , BAJO SU DOBLE FORMA HIGIÉNICA Y TERAPÉUTICA , REPRE SENTA EL FUTURO EN MATERIA DE SALUD .

* Por falta de poder cambiar de enfermedad, el enfermo cambia a menudo de médico, no cambia nada. Le valdría más cambiar de... medicina. En efecto, no faltan métodos válidos fuera de la oficialidad. Se habla de medicinas paralelas, es una mala denominación, que deja entender que estos métodos no se unen jamás e incluso que se oponen. En verdad, todos los métodos preconizados son convergentes y complementarios y jamás paralelos y antagonistas. Esta noción fundamental de “medicina integral” admitida, ¿Cómo se puede identificar el enfermo en el “dédalo terapéutico” que se le ofrece? He aquí el hilo conductor que le va a permitir el seguir la vía buena. BAJO LAS MÁSCARAS... 

LA PRIMERA REGLA A OBSERVAR, CUANDO UNO ESTÁ ENFERMO, ES EL BUSCAR UN MEDICO PREOCUPADO EN NO MALGASTAR LA POCA SALUD QUE NOS QUEDA. Con ese espíritu, el mejor practicante será siempre el que se aplica a recetar medicinas lo menos posible y a reeducar lo más posible. Este practicante de elite sólo emplea raramente, únicamente en caso de urgencia, las drogas tóxicas habituales, muy eficaces al nivel de los síntomas, pero fuertemente perjudiciales para el individuo y la especie. Prefiere actuar, conforme a la fisiología, por medio de los agentes naturales (o físicos), y se esfuerza en atacar a la causa general y profunda del mal más allá de las localizaciones sintomáticas (enfermedades clásicas) que no son más que MÁSCARAS. Vela, por encima de todo, para salvaguardar la autonomía de la Fuerza Vital, que radica en el sistema neuro-endocrino. Sabe, en efecto, que ella lucha con inteligencia contra los desórdenes internos y que es sabio el hacerla su “asociada” en este combate contra la enfermedad.



ESTE GENERO DE MEDICO, LLENO DE SABIDURIA HIPOCRÁTICA, CRIADO EN LA PURA TRADICION “ESENIA”, EXISTE, PERO ES RARO. Bien sea formado por los estudios clásicos, o salido de las facultades libres según la moda anglosajona, eso importa poco.


M é t o d o

64

M .

S t é p h a n

Su verdadera formación reside, ante todo, en una profunda reflexión sobre los fenómenos de la Vida, lejos de los conceptos físicoquímicos, queridos por los materialistas. Su pensamiento, al contrario, extrae sus respuestas de las fuentes más vivas del Vitalismo. Este “sacerdote” de la Salud conoce la delicadeza de los mecanismos vitales que nos animan y su naturaleza, percibe su origen y su fin, y, en consecuencia, no los violenta jamás, en su deseo, a veces justificado, estimularlos. En su gran mansedumbre y a pesar de vuestros errores, él se dará por entero a vosotros. 

SI OS OCURRE, POR SUERTE, ENCONTRAR UN MEDICO DE SEMEJANTE CALIDAD EN VUESTRO CAMINO UN DÍA DE ENFERMEDAD, ENTONCES, BENDECID AL SEÑOR. En efecto, gracias a ese encuentro providencial, una gran parte de vuestra Salud, desgraciadamente perdida (por vuestra culpa), os será devuelta. En cuanto a los medicuchos de cualquier especie que se ríen de la regla que acabamos de enunciar, desconfiad de ellos como de la peste, cualquiera que sea su prestigio o su diploma.



ESTA “REGLA” SE RESUME PERFECTAMENTE EN TRES AFORISMOS QUE HARÍA FALTA GRAVAR EN LETRAS DE ORO EN LA FACHADA DE TODAS LAS ESCUELAS MÉDICAS DEL MUNDO. Aquí los tenéis:  Primeramente, prevenir para no tener que curar (porque la mejor terapia no restituye jamás la totalidad de la salud primera);  Luego, si es necesario curar, hacerlo sin dañar (porque un remedio peor que el mal deja de ser un remedio);  En fin, para alcanzar este fin, seguir los procesos curativos del organismo (Porque el cuerpo sabe, mejor que el mejor médico, lo que hace falta hacer).

VICTORIA AL PIRRO 

ESTA REGLA DE PRUDENCIA ES A MENUDO OLVIDADA NO SOLAMENTE POR EL MÉDICO SINO MÁS AÚN POR EL ENFERMO. “Salud primero”, se reclama, sin reflexionar más, sobreentendiendo incluso -y por no importa qué medio con tal de que funcione, rápido y bien- que nuestros dolores se borren, que nuestras molestias se esfumen y que podamos continuar viviendo como antes. “El criterio del éxito está en esa eficacia dudosa”. El remedio bueno es el que lo “logra”, el buen médico es el que lo prescribe. El enfermo no se formula otras cuestiones.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Está equivocado ya que no es necesario querer no importa qué Salud. Esto se mide siempre con los medios utilizados para adquirirlo. Nuestro lema: “Salud Natural ante todo” precisa mejor el concepto de calidad al que estamos ligados. 

CIERTAMENTE “SALUD, AMOR Y DINERO” representan bien la TRILOGÍA DE LA FELICIDAD HUMANA. Nadie se equivoca en ello. Y en este mundo donde la enfermedad y la muerte ocurren tan rápidamente, la salud aparece como el primero de estos bienes. No es necesario, pues, extrañarse porque se haga todo lo que se cree útil para recuperarla cuando se la ha perdido. “Salud primero” Es, pues, el primer grito que sube de las profundidades de nuestro instinto de conservación, pero es necesario pensar, también, en lo que podría ser esta “Salud” y cuán desgraciado es el satisfacer con una Salud artificial que tiene sólo las apariencias de la verdadera. Existen éxitos terapéuticos que son verdaderos fracasos y que cuestan caros a la vitalidad del enfermo.



POR DESGRACIA, LA SALUD ACTUAL QUE SE NOS PROPONE ES UNA DE LAS FORMAS DETESTABLES DE ESTA ARTIFICIALIDAD. Es obtenida y mantenida, según la moda científica del momento, a grandes golpes de remedios antisintomáticos, y además tóxicos, que agotan las reacciones de autodefensa, no afectan jamás a la causa general y profunda del mal y nos envenenan inexorablemente. “La medicina oficial” que dispensa “esta Salud artificial”, y que se llama ella sola científica y por este hecho se juzga suficiente y se quiere exclusiva, consigue así victorias que, en definitiva, se sueldan por desechos. Sabemos, en efecto, que esta “medicina” no protege los “seudocurados” que recaen a la mínima alerta, y ven a menudo nuevas afecciones sucederse a las antiguas por las transferencias mórbidas resultantes de la brutalidad de las represiones y de los venenos medicamentosos.



POR OTRA PARTE, Y ELLO ES MUY GRAVE, ESTA FORMA DE “SALUD ARTIFICIAL”, COMPROMETE LA LONGEVIDAD DEL INDIVIDUO Y EL FUTURO DE LA ESPECIE ALTERANDO EL CAPITAL GENÉTICO. Cuesta cara a las colectividades que se encargan de ella. Al ritmo que van las cosas, los presupuestos nacionales pronto ya no serán suficientes. La “Seguridad Social” es una obra admirable en sí, pero tal como está concebida, basada sobre un concepto falso de Salud y apoyándose sobre los métodos médicos adecuados, se vuelve, paradójicamente, la forma más perfecta de la inseguridad y la levadura de las revoluciones futuras porque la miseria fisiológica agranda siempre la miseria social como los riachuelos inflan los ríos hasta la inundación final.

65


M é t o d o

66

M .

S t é p h a n

LOS OJOS DE TOPO

Antes de exponer las bases de nuestra enseñanza, precisamos aún algunos puntos para responder a las cuestiones habituales que nos plantean siempre en nuestras conferencias. 

No faltarán quienes encuentren nuestras proposiciones exageradas. En este caso, que observen las decadencias sucesivas que golpean a todos los enfermos, sin excepción, sometidos durante años a una quimioterapia intensa. Y que se pregunten, además, por qué razones los pueblos más civilizados, los mejor curados entonces, son igualmente los más enfermos y los más degenerados. Sin embargo, si nuestros opositores mantienen sus reservas, encontrarán aquí, todos los elementos filosóficos, científicos y técnicos que les faltan para asimilar nuestra enseñanza.



Diremos por qué la “falsa higiene” (la de las vacunas y las esterilizaciones) debilita la raza más que la protege y las razones que hacen que la “mala medicina” (la de las represiones brutales y las drogas tóxicas) no aporta la Salud, sino que crea al contrario los vicios humorales indelebles, fuentes de pudrimientos mórbidos.



Y, para las taras ya inscritas, indicaremos cómo remontar la pendiente fatal de la degeneración y cómo devolver a los hombres sus cualidades ancestrales perdidas; en una palabra, cómo es aún posible rehacer una “aristocracia biológica” mediante la práctica generalizada de la BIOMEDICINA.

EL “VENENO MEDICAMENTO” 

Los abusos, los peligros, los errores, las carencias de la “medicina oficial” legitiman el nuevo método que proponemos. He aquí lo que el gran público piensa. La contestación, que caracteriza nuestra época, no está limitada únicamente a los dominios de la política o de las costumbres. Ha ganado, igualmente, a las ciencias y a la medicina. Pero, en este último dominio, la contestación ha tomado una forma muy especial, la de la inquietud. El enfermo, de nuestros días, tiene miedo frente a la violencia terapéutica y a la audacia quirúrgica. Ciertamente, después de Molière, todo el mundo se ha reído siempre un poco de los médicos, pero las críticas apuntan más a los defectos del hombre que a las carencias de la ciencia. Nos reíamos de los médicos creyendo en la medicina, sin embargo, el mundo ha cambiado. El público, más instruído, mejor informado, ya no cree tan inocentemente como antes en las virtudes de los remedios, que una prensa en delirio presenta periódicamente como panaceas.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Sabe ahora, por experiencia, lo que valen esos “remedios milagrosos” que se suceden con las estaciones. Todo este “gran barullo”, seudocientífico, está bien bautizado con el nombre de “progreso”, pero ya no impresiona a nadie. Así, el fracaso de los antibióticos después del de las sulfamidas, que ya no protegen cara a las resistencias microbianas acrecentadas, se ha visto resentido por la opinión pública. La duda, por todo, ha sucedido a la confianza. 

Los enfermos dudan, ahora, a la hora de hacerse curar. La famosa “banda roja” que antes no despertaba su atención, los espanta literalmente. Y sin la ventaja del reembolso, abandonarían al médico en provecho del sanador. Temen al remedio más que al mal. ¿Para qué hacer desaparecer una afección para hacer nacer otra, a menudo más inquietante?. Vale más, entonces, ser salvado fuera de las reglas que morir en las reglas.

LA PACIENCIA DE LOS PACIENTES 

Tiene sus límites. Los enfermos rehúsan el papel de consumidores de medicamentos y más aún el de cobayas. Es verdad que los accidentes, señalados de vez en cuando en la gran prensa, no están hechos para calmar las inquietudes. Tal producto, provisto de los sellos oficiales, crea monstruos en serie; tal otro, tan bien testado, es retirado de la venta porque es responsable de dermatosis grave, de albuminuria, de accidentes nerviosos ... Para luchar contra la mala impresión producida, se habla de sobremedicaciòn por imprudencia. Se quiere hacer creer que los enfermos compran ellos mismos cualquier cosa para curarse. En verdad, los enfermos no están bastante locos para envenenarse voluntariamente, además, la venta de productos peligrosos está severamente reglamentada en farmacia y los farmacéuticos conocen su trabajo. Si existen abusos, vienen de los médicos que conceden demasiado fácilmente su confianza a los productos alabados por los laboratorios. Aconsejan su uso para el hígado en un prospecto sin conocer bien los efectos secundarios (que ignora incluso el inventor). “Las recetas de algunos practicantes - nos decía un amigo farmacéutico-, son a menudo verdaderas pequeñas obras de arte de intoxicación inconsciente”. Y nos confiaba que debía con frecuencia reducir las dosis o espaciar las tomas para evitar accidentes.

67


M é t o d o

68

M .

S t é p h a n

Confirmando este juicio sobre la práctica inconsiderada de la química médica, un doctor nos declaraba otra vez: “Los médicos son los únicos que pueden matar... legalmente”. 

Una encuesta reciente, hecha en EEUU, ha revelado que el 50% de los diagnósticos eran falsos y que más del 40% de los casos de mortalidad en el medio hospitalario eran debidos a la violencia de los remedios. La cirugía, igualmente, produce miedo. Raros son los que van ahora a la operación con la quietud de antaño. El escándalo de los injertos no ha arreglado las cosas. El desencanto llega incluso a la Facultad, donde los profesores ya no temen denunciar abiertamente los riesgos ocurridos por el exceso de los venenos medicamentosos, y las proezas quirúrgicas que nada justifican. Es un signo de que el saber médico actual, tal como se ha roído en su enseñanza analítica, experimental y materialista, ya no responde a las necesidades de los pueblos, y que conviene más sin por ello abandonar lo que contiene de precioso, es decir,, útil en los casos excepcionales. No vayamos de un extremo al otro. La perfecta razón huye de los extremos

EL EMPEDRADO DEL OSO 

“Pero dirán los escépticos, ¿qué hacéis del progreso médico? ¿No sobreviven muchos enfermos gracias a los descubrimientos modernos?” Nuestra respuesta será sin equívoco. No negamos esta forma de progreso. La medicina oficial, en calidad de métodos regresivos de los síntomas inquietantes, ha hecho remarcables adquisiciones, que sería estúpido desechar sin más, lo que no hacemos. En la urgencia, frente a los grandes dolores, a los desbordamientos microbianos (torpemente mantenidos), o a las graves lesiones (irreducibles), la quimioterapia moderna realiza cada día verdaderas “proezas” manteniendo vivos a sujetos condenados. En este sentido, es indispensable. Sin embargo, sólo se trata de casos de especies. La mayor parte de la población está fuertemente alejada de esos estados extremos y reclaman los cuidados apuntando mucho más hacia la reeducación funcional que hacia la represión sintomática. Es esta “carencia” de la medicina oficial la que ofrecemos llenar con nuestra enseñanza BIOMÉDICA. En conclusión, ya no negamos la eficacia de las drogas clásicas, desaconsejamos solamente el uso en el 80% de los casos.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

Los hechos siguientes testimonian que el uso de los remedios podría ser limitado de una manera importante, sin ningún perjuicio para los enfermos, sino al contrario. En varias tomas los jefes de clínica conocidos han repartido sus enfermos en dos grupos: Unos tratados siguiendo el uso, los otros curados con “placebos” (agua destilada). Las curaciones fueron a menudo más numerosas entre los “no-curados”. Durante la guerra del Vietnam, los americanos desbordados sólo prodigaban sus cuidados a los heridos juzgados recuperables. Hubo siempre más éxitos entre los “abandonados”. Ultimo ejemplo, en el transcurso de las huelgas de médicos en Italia y en Israel, se dio lugar una baja importante en la mortalidad (más del 30%). Los médicos oficiales no comprendieron jamás la causa y la buscan aún actualmente.

LAS PIEDRAS SEPULCRALES NO MIENTEN 

“Sin embargo, dicen los irreducibles, las estadísticas de longevidad son indiscutibles. ¿No demuestran de una manera muy neta que vivimos actualmente más que antaño gracias a la medicina moderna y a sus descubrimientos?” Razonemos bien:  Si está establecido que vivimos más, por qué atribuir esta longevidad sólo a la medicina y no hablar de beneficios de la higiene y de las leyes sociales. La bañera, el deporte, la jornada de ocho horas, las vacaciones pagadas ..., tienen seguramente más repercusión en la Salud de la gente que la penicilina y otra cortisona.  Ahora, queda establecer la autenticidad de esta longevidad sobre estadística (!), la cual suena mal a nuestros oídos. La creemos sobrestimada. Expliquémonos. Se pretende que los hombres alcancen actualmente una edad más avanzada que antes. Se afirma, por ejemplo, que nuestra duración de vida se ha doblado con respecto a los sujetos del Rey-Sol. Un razonamiento tal no tiene fundamento. ¿Quién puede calcular la longevidad de un pueblo que ha existido hace varios siglos, y en una época donde los registros del estado civil eran casi inexistentes? Se podría afirmar sin reírse que los Gaulois (Galos) morían todos antes de la edad adulta y que sus combates contra los romanos sólo fueron batallas de niños

 Y además, ¿por qué hacer entrar, en cálculo de la longevidad, las ganancias obtenidas mediante la reeducación de la mortalidad infantil debida a la higiene?

69


M é t o d o

70

M .

S t é p h a n

Esto revela las medias, pero falsifica los resultados. Nuestro “contrainforme” es revelador. Hemos ido a los viejos cementerios entre los enterrados. La misma encuesta en los cementerios más recientes nos ha dado un porcentaje netamente inferior. Las tumbas dicen la Verdad que esconden las estadísticas trucadas. Se vivía más antaño.

 Por otra parte, si la “medicina” tuviera una influencia cualquiera sobre la longevidad, ésta se vería a nivel de las enfermedades. Ahora bien, el mal no ha reculado ni un ápice. Algunas enfermedades son incluso más violentas que antaño. El cáncer roe la raza por los dos extremos. Los bebés nacen leucémicos. En cuanto a las enfermedades cardiovasculares reinan como maestras, y las afecciones nerviosas y mentales no ceden nada. Se habla para excusarse de “enfermedades de la civilización” como si eso fuera a cambiar alguna cosa. En verdad, no será mañana cuando los hospitales cerrarán sus puertas y cuando los médicos deberán reciclarse. Tal es, por tanto, el criterio de una verdadera Salud Social. ¿Dónde está entonces el progreso sanitario en nuestras sociedades modernas? DEL HOMEOPATA AL CURADOR 

Frente a esta medicina salvadora, que alivia sin curar e intoxica demasiado a menudo, ¿qué va a hacer el enfermo que, traicionando sus esperanzas, toma bruscamente conciencia de esta situación paradójica? Van a recaer en bloque sobre la alopatía (lo que es una situación extremamente contraria al buen sentido) y van a girar resolublemente hacia los homeópatas o los curanderos (magnetizadores, fitoterapeutas, acupuntores, quiropracticos y otros manipuladores falsos Biomédicos). Estos practicantes son, incontestablemente, menos peligrosos para los enfermos ya que utilizan más nuestros métodos que los médico-químicos.



Por desgracia, curan, ellos también, el síntoma y olvidan la causa humoral. Sin embargo, reconozcamos, en su favor, que no utilizan productos tóxicos. En ese sentido, no dañan, y por esta razón merecen la consideración que les damos. Sin embargo, sus prácticas son insuficientes.

LA MEDICINA DE LAS PROFUNDIDADES 

En esta vía, hay más y mejor que hacer, hemos dicho: es la Biomedicina, en toda su ortodoxia.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El mantenimiento y la búsqueda de la Salud deben ser considerados bajo un día nuevo. Es necesario, primeramente, tener en el espíritu lo que llamamos el triángulo médico.  La represión de los síntomas inquietantes debe ser dejada, hemos dicho, a la medicina alopática clásica, de la cual es la vocación. No haremos más que ella. Su actividad, sin embargo, debe limitarse a los casos de urgencia, alrededor del 20% de los enfermos.  Más allá, las terapéuticas deben ser menos violentas y mejor ajustadas individualmente. La homeopatía representa, pues, lo que conviene en el 30% de los casos, cada vez que el enfermo, no proviniendo de la alopatía, no está en estado de sufrir las grandes maniobras Biomédicas (niños, ancianos, pacientes en viajes ...).  Para el 50% restante, la Biomedicina es la indicada. Se dirige a todos los enfermos, a los trastornos funcionales mal definidos, y a todos los crónicos en general, afectados por lesiones reversibles. Se dirige igualmente, a todos los que gozan de buena Salud que - sin excepción tienen necesidad de una higiene activa, para permanecer en buena forma y evitar la enfermedad. 

Adquirido este punto: es necesario igualmente tener en la mente lo que diferencia al Biomédico verdadero del falso. El “verdadero”, el Biomédico Ortodoxo, no deshecha sistemáticamente todo cuidado local, sino que establece siempre en prioridad un “método de Salud general”, que es él sólo suficiente para provocar la autocuración. Por supuesto, no recurre jamás a los venenos, incluso a los obtenidos a partir de una planta. Los cuidados que proporciona son grandes estimulaciones orgánicas realizadas con elementos del entorno natural (específico), el cual ha visto nacer la Vida, preside su destino, y por este hecho, es el único capaz de rehacerla. Por otra parte, los cuidados que prodiga el Biomédico se sitúan en un cuadro de aplicación llamado CURAS, donde aparecen bajo una forma jerarquizada los procedimientos que pertenecen a todas las técnicas, sin excepción (noción de síntesis). Dicho de otra forma, los cuidados en Biomedicina no son un “mosaico” de prácticas, aisladas las unas de las otras, elegidas y utilizadas al azar. El practicante, especialista en una o dos técnicas naturales (Acupuntura china, quiropraxia americana ...), y que pretende hacer todo, y fuera de cualquier cura general, no es un Biomédico verdadero. El Biomédico, digno de este nombre, hace llamada al conjunto de los medios naturales de los cuales dispone y sigue un plan preestablecido.

71


M é t o d o

72

M .

S t é p h a n

LA AUTOCURACIÓN

Un concepto tal no es utópico cuando se sabe la forma de asignarle sus límites, que son justamente los de donde se ejerce plenamente la “Fuerza Vital”. Más allá ya no es dominio de la Biomedicina. En fin, esta vuelta a la naturaleza no significa que la Biomedicina sea un método que consiste en no hacer nada y esperar según la tesis de algunos puristas. Sino al contrario, la Biomedicina es muy activa. Obedece a los principios, a las leyes y a las reglas que vamos a examinar ahora. “La vida se aprende en la naturaleza y no en los laboratorios”.

LAS BASES FILOSÓFICAS, CIENTÍFICAS Y TÉCNICAS

Reagrupando en una vasta síntesis todos los fenómenos de la Salud, de la enfermedad y de la curación, se percibe que sólo pueden ser interpretados a través de las tres grandes enseñanzas, de las cuales acabamos de hablar. No existen otros conceptos posibles. Quien cura, realiza necesariamente uno de estos tres métodos, y toda técnica (o todo procedimiento incluso nuevo) procede siempre de una de estas enseñanzas. Recordemos rápidamente las características: 

Alopatía: Método médico, oficial, basado esencialmente sobre las enfermedades locales (clásicas), y apuntando hacia la represión de los síntomas (efecto) que las caracterizan. Con este fin, se utilizan los remedios, llamados “específicos”, muy variados (más de 100.000 especialidades) para responder a todas las formas patológicas observadas. El criterio de la curación es la represión de los síntomas. El diagnóstico de la enfermedad sintomática y la elección del remedio específico son las dos claves del método. Hemos dicho el carácter particular de la Alopatía, lo que es necesario hacer. No volveremos más sobre ello.



Homeopatía: Método menos violento que el primero, que utiliza remedios diluidos (o micro-dosis) y extremamente individualizado (la enfermedad es vista a través del enfermo). Su debilidad, según nuestro punto de vista, reside en la multiplicidad, casi infinita de las observaciones donde el detalle finito manda en todo. Por otra parte, la Homeopatía, a pesar de sus drenajes, no constituye una medicina verdadera de las profundidades humorales, tal como nosotros la entendemos.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

73

RECORDAR: SOBRE

EL PLANO DE LA HIGIENE , LA

ALOPATÍA,

USA

VACUNA

Y

HOMEOPATÍA,

ESTERILIZACIONES ,

AL IGUAL QUE LA

MEDIOS

NETAMENTE

INSUFICIENTES PARA PROTEGER Y REVALORIZAR EL CONJUNTO DE LA APARCERÍA HUMANA .



Biomedicina: Método, al encuentro de los precedentes, apuntando esencialmente hacia normalizar el terreno. La autocuración se realiza en esta vuelta a poner en estado las grandes funciones fisiológicas. Todas las reparaciones locales proceden de esta misma maniobra. En efecto, el Biomédico busca ante todo el atacar al mal causal, responsable de los trastornos locales. Diagnósticos, remedios específicos, cuidados antisintomáticos..., No pueden interesar al Biomédico verdadero. Por este último, todo organismo activa y hábilmente drenado (en el ámbito de los humores) está en vías de curación. La Biomedicina es, ante todo, una higiene de eliminación. Sin ninguna droga, únicamente por el medio de los agentes físicos (baños, plantas, ejercicios, alimentos ...) salidos del entorno biológico humano, el Biomédico alcanza su fin. Para ajustar su método, es necesario un examen de vitalidad del paciente. Partiendo del estudio de las formas exteriores del cuerpo (morfología, tipología, iridología ...) este “examen” lleva a medir la masa de las sobrecargas humorales, la permeabilidad emuntorial, y los recursos vitales disponibles (fuerza vital). Las curas están reguladas en función de este examen, pero no cambian en frente de cada enfermo, varían solamente en intensidad. En fin, la higiene es muy importante en Biomedicina. Muy activa, apunta hacia el desarrollo al máximo de las inmunidades naturales, creando un alto potencial vital en lugar de agotarlo mediante intervenciones parciales, que resultan de las excitaciones artificiales. Las técnicas utilizadas son las mismas que en terapia. No es necesario extrañarse. No existen diferencias, sobre el plano de los imperativos fisiológicos, entre un enfermo y un sujeto que goza de buena Salud, al igual que no existen entre diversos tipos de enfermos. Toda cura natural varía, pues, en cantidad, y jamás en calidad.

PARA LA VIDA Y POR LA VIDA 

Las bases de la higiene vital y de la medicina natural (Biomedicina) están claramente puestas en evidencia cuando se las estudia paralelamente a las de la Alopatía.


M é t o d o

74

M .

S t é p h a n

Toda actividad humana, de la más simple a la más compleja, procede siempre de una idea general que se encuentra en la Filosofía. A partir de este principio general se construye todo el saber (del cual la forma actual es la Ciencia), en fin, viene de la técnica, o conjunto de prácticas vueltas posibles por el saber así adquirido. La verdadera Biomedicina no escapa a esta diligencia del espíritu. Su base filosófica es el Vitalismo, así como la del Alópata es el materialismo. Sobre el plano científico que resulta, aparece el humorismo del Biomédico, que se opone al solidísimo del Alópata. En fin, en la práctica, la Biomedicina obedece a las reglas del Naturismo, y no a las del quimiquísmo que manda en la Alopatía. La Alopatía que cura a su manera el trastorno local, reconocido después del diagnóstico, y busca la forma de hacerlo desaparecer con remedios químicos, permanece lógica consigo misma, es decir, continúa fiel a su filosofía. Del mismo modo, el Biomédico, que más allá de los síntomas, quiere normalizar los humores, haciendo llamada a la Fuerza Vital y a los agentes físicos, actúa conforme a su principio filosófico. Todo está, pues, en “la idea” de que el practicante se hace de la vida y de los mecanismos que presiden nuestra existencia. No se puede decir que uno (el Alópata) sea un científico y que el otro (el Biomédico) un empírico. Cada uno posee la ciencia que su filosofía le aconseja, y cada uno sonsaca de ella las prácticas correspondientes. El error (si existe error) no está a nivel de la Ciencia o de la Técnica, sino a nivel de la Filosofía. Ahora bien, en este estado, es difícil juzgar. Es exactamente lo mismo en política o en religión. 

Pero, ¿qué es entonces el VITALISMO? Contrariamente a la opinión de los sabios materialistas que buscan explicar la vida partiendo de reacciones físico-químicas de la materia, los Vitalistas piensan que la Vida es extraña a la materia, pero que puede atravesarla e incluso habitarla bajo ciertas condiciones electrónicas (calorísmo, fotonísmo, magnetismo y galvanismo). Cuando estas “condiciones” están cumplimentadas, la Vida se instala en la materia, y el organismo en su beneficio (leyes biológicas), en función del plan creador o programa cromosómico, del cual cada célula viva es depositaria, y que ningún principio físico-químico puede explicar. Nada es, entonces, hecho al azar, como lo pretenden los materialistas, todo, al contrario, está preestablecido, y la “Fuerza Vital” que nos anima lo hace siempre en beneficio de nuestros intereses orgánicos. Lo contrario es impensable, porque la inteligencia creadora que ha hecho la Vida no puede trabajar en su propia destrucción.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Incluso en la enfermedad, contrariamente a las apariencias, la Vida ejerce correctamente sus fuerzas. Es la noción de “enfermedad de autodefensa”, usurpada a los Biomédicos. Las “crisis curativas” que se expresan sobre el modo de la eliminación (enfermedades centrífugas) no son nada más que la manifestación de esta “autodefensa”, que tiende a devolver la pureza al seno de los líquidos humorales, con el fin de proteger los órganos que dependen de ellos. La enfermedad, aquí, ya no es un accidente imprevisible, sino un vencimiento, que se ve venir y que resulta de nuestros errores de comportamiento, contrarios a las leyes biológicas de nuestra especie. La enfermedad no es tampoco una sanción sino seguramente una advertencia y mejor aún el esfuerzo de todo organismo para reparar los desórdenes. Es el acto de la autocuración (que no se realiza siempre). 

La “enfermedad de la enfermedad” es esa forma centrípeta, no curadora. Sobreviene principalmente después de una larga represión de las “enfermedades sintomáticas de autodefensa”, como consecuencia del desfallecimiento de la Fuerza Vital. La enfermedad, aquí, ya no se cura. En efecto, es necesario para que la acción terapéutica de la enfermedad sea correcta que ésta se manifieste y para ello que el sujeto posea aún una “Fuerza Vital” importante. Un potencial “neuroendocrino” insuficiente, reduce las posibilidades de la autocuración o las anula, y la acción Bioterapéutica que depende de este “potencial vital” es reducida o nula a su imagen. En el caso de una “Fuerza Vital”, desfallecida, el recurso a los procedimientos terapéuticos de sustitución (remedios) de la medicina usual (alopática) es riguroso.



La “Fuerza Vital” se cultiva por medio de los agentes del “entorno específico” del ser que la Fuerza Vital habita, y que exige para manifestarse y mantenerse. El ser vivo, cualquiera que sea su especie (y a pesar de lo que digan los materialistas), no se adapta a un medio para el cual no ha sido hecho. La noción de adaptación y la de “mutaciones” felices son errores. No existe jamás adaptación, sino supervivencia más o menos larga con degeneración y muerte (fin de raza). La artificialidad de un entorno inespecífico caza la vida, lo natural o de un entorno biológico, la fija y la desarrolla al máximo. La Vida, así inscrita en un ser en el seno de su entorno, nos da cada día la prueba de toda su potencia creadora, protectora y reparadora.

¿Nutrición, crecimiento, reproducción, no son fenómenos maravillosos de inteligencia escondida?

75


M é t o d o

76

M .

S t é p h a n

¿Cómo simples moléculas materiales (electrones), desorganizadas fuera de su gravitación atómica y de su ligadura, podrían adquirir por ellas mismas un poder tal de organización y de dirección donde juega la memoria del pasado, el ajuste del momento y las previsiones para el futuro? Un materialista es incapaz de explicarnos mediante qué vía misteriosa el interior electrónico podría engendrar, según su tesis, el superior biotónico; cómo un poco de calcio, de hierro y de fósforo podrían ellos mismos, por ejemplo, decidir la confección de un tejido óseo, luego darle la forma de una vértebra y más aún la de atlas, en el hombre. En fin, el fenómeno indiscutible de la autocuración, puesta en evidencia en los animales enfermos, y millares de veces experimentado en Biomedicina, aboga aún de una manera magistral, en favor de la “Fuerza Vital”, inteligencia que nos anima. Los huesos fracturados de un muerto, incluso escayolados, no se soldan sobre un cadáver, una llaga, incluso bien desinfectada, no cicatriza. Cada uno sabe esto, pero no extrae ninguna conclusión. Hace falta que la vida esté presente para que se produzcan estos fenómenos, y cuanto más grande sea la “Fuerza Vital” más rápidas son las reparaciones, cualesquiera que sean las condiciones exteriores del cuidado. Una llaga infectada y no cuidada, cura siempre rápido en un “supervital”, así como una llaga bien limpia tarde, cura mal, y peligra con infectarse en un “subvital”. La vida nos aparece, pues, como el gran principio director, del cual hablaba Claude Bernard en desesperanza de causa, y que la medicina “experimental” rehusa admitir. El poder “curador” no está en los médicos, sino en la Fuerza Vital que cada “ser vivo” posee de una manera desigual, y que los torpes de comportamiento y de terapéutica pueden reducir a cero. El Biomédico, por esta razón, respeta la VIDA, busca el comprender las leyes y el seguir las reglas. EL CUERPO ES UNA BAÑERA

Se puede considerar que el 80% de nuestro organismo está hecho de líquidos variados: 5 litros de sangre, 10 litros de linfa circulante, 20 litros de suero extracelular inmóvil o casi, y 20 litros de suero intracelular completamente inmóvil. Estas cantidades son las de un sujeto de 75 Kg..., por ejemplo. Las fabricaciones se hacen a la velocidad del crecimiento a medida de las profundidades. La sangre es removida a razón de 5 litros por minuto; la linfa circulante sólo lo es a razón de 1 litro cada 24 horas; el marjal extracelular sólo sufre movimientos muy raros. Los ejercicios, los baños, los masajes, los ayunos activan todos estos líquidos y renuevan el entorno celular.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los sólidos (u órganos) del cuerpo son, con relación a estos líquidos humorales, de una importancia secundaria. 

La VIDA se manifiesta, en primer lugar, y a la mínima ocasión, a nivel de estos “líquidos”, de donde proviene el nombre de HUMORISMO, dado a la Ciencia del Biomédico. Toda enfermedad es primero general, y nace bajo la forma de un trastorno funcional muy discreto, que resulta de la alteración de estos líquidos a causa de su saturación de desechos y de residuos de los metabolismos. El trastorno se acrecienta y poco a poco se manifiesta el mal local, el cual reside en un órgano. La lesión orgánica aparece un poco más tarde. Es el trastorno funcional el que “cava” de alguna manera la lesión. El órgano menos resistente soporta los efectos necrológicos del enmugrecimiento humoral. La localización del mal es, para el Biomédico, una agravación patológica y el signo de un trastorno funcional antiguo, mal curado o pasado desapercibido. El Alópata razona de manera diferente. Sus investigaciones conllevan de golpe sobre el órgano, de donde proviene el nombre de Solidísimo que es dado a la forma de su saber científico. Si un sujeto se queja, el Alópata va a examinar alrededor de su órganos con la ayuda de medios de investigación de los cuales dispone (auscultaciones, rayos X, análisis diversos ... ). Sin lesión, el trastorno es llamado... imaginario (o psíquico), y el sujeto es puesto en observación (es decir, que se va a esperar a que el mal local se precise). Inversamente, cuando existe lesión, benigna o inocente y es descubierta, es rápidamente tomada por responsable del trastorno funcional (de donde derivan los errores de diagnóstico). La lesión, en Alopatía, precede y explica el trastorno. El mal primero es local y tiende a generalizarse si se le interviene mediante cuidados precisos a su nivel. Para el BIOMÉDICO, el mal es primero general, luego tiende a localizarse si los errores de comportamiento siguen. La verdadera intervención es la de cesar estos “errores”.



¿Qué ocurre en el seno de los líquidos? Los desechos y residuos, que saturan poco a poco los líquidos o “humores”, provienen de diversos metabolismos (intercambios) digestivos y celulares. En él encontrará las precisiones útiles que conciernen al humorismo. Estos desechos y residuos se presentan bajo la forma de ENGRUDOS, de CRISTALES FINOS y de sustancias MIXTAS. Las sustancias coloidales (mucosidades, pus ...) resultan de las degradaciones de los azúcares de mala calidad y de los almidones de cereales.

77


M é t o d o

78

M .

S t é p h a n

A estos se añaden las células muertas, los cadáveres microbianos ... Las sustancias cristaloidales (arenas) provienen de los alimentos nitrogenados(ácidos aminados taponados por bases minerales orgánicas, alcalinas) y de los ácidos libres más o menos bien neutralizados de la misma forma y engendrados en el transcurso de degradaciones o de combustiones, (ácido carbónico, láctico, cítrico, butírico, benzoico, acético, málico, tartárico ...). La responsabilidad de los “falsos alimentos”(Inespecíficos por una parte, y desnaturalizados por otra) es, entonces, muy grande en la producción de estos desechos y residuos que saturan los líquidos humorales y engendran la enfermedad de las enfermedades. Los “engrudos”, insolubles, se poseen preferentemente en la linfa y los sueros. Los “cristales finos”, más solubles, permanecen en suspensiones en la sangre. Sin embargo, las sustancias mixtas pueden saturar todos los líquidos. La “mezcla” es la regla en los sujetos que envejecen. 

Las puertas de evacuación de los desechos y los residuos son los grandes emuntorios. Los cristales finos siguen la vía sanguínea y pasan por los riñones y las glándulas sudoríparas (orina y sudor). Los “engrudos” se encaminan hacia el exterior pasando por el hígado, la vesícula biliar y el intestino (vía legal). A veces, en caso de insuficiencia hepática, las mucosas respiratorias son solicitadas (pulmones y cara: nariz, oídos, ojos, garganta, vagina en la mujer), o bien las glándulas sebáceas (acné ...). En los sujetos de edad, los emuntorios tienden a perder su papel específico. Un anciano reumático escupe los cristales finos por sus pulmones (esputos blancos y arenosos). La insuficiencia emuntorial, más o menos generalizada, es el segundo factor de saturación y de enfermedad, después de la falsa alimentación.



La enervación, (sometimiento, emociones, etc ...) que contribuye al cierre de los emuntorios, es igualmente una fuente de sobrecargas. Es la explicación de los fenómenos nerviosos, generadores de trastornos. La enervación es, entonces, el tercer factor de enfermedad.

LAS TEMPESTADES “NEURO-HORMONALES” 

Frente a la saturación humoral creciente, el organismo no permanece inactivo. Cuando el plazo de tolerancia es sobrepasado, se produce una tempestad neurohormona (más o menos violenta en función de los recursos vitales disponibles). Cuanto más grande sea la Fuerza Vital, más explosiva será la crisis de autodefensa; (o enfermedad general centrífuga). Es el tipo de enfermedad aguda, general, intensa, rápida tal y como se manifiesta en el joven o en el adulto aún vigoroso (gripe por ejemplo).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

A un más débil potencial vital corresponde una enfermedad de eliminación (explosiva) más local, más limitada, menos violenta, y a menudo periódica. Es el tipo de enfermedad crónica de los adultos después de los cuarenta o cincuenta años. Toda represión violenta y torpe (abusiva) de las enfermedades de autodefensa (agudas o crónicas) acrecienta automáticamente el nivel de saturaciones internas, entonces, de la enfermedad original. De este hecho, se producen las agravaciones múltiples. Son las recaídas cada vez más importantes (siempre después de tratamientos específicos, juzgados satisfactorios), o de transferencias mórbidas, desapercibidas pero generadoras de enfermedades locales, nuevas. Lo más grave se alcanza cuando la enfermedad es amortiguada y gana en profundidad. De explosiva, se vuelve implosiva, y de centrífuga, se vuelve centrípeta, con lesiones que afectan a los órganos nobles (médula ósea, células nerviosas, alteración muscular). 

Toda enfermedad centrífuga, fuertemente explosiva, es siempre preferible a las enfermedades más atenuadas en su eliminación. Testimonia una gran fuerza vital. Así siguiendo la profundidad del mal, se distinguen, en Biomedicina, tres grados patológicos:  enfermedad de gran superficie, más o menos violenta, con participación emuntorial intensa.  enfermedad de mínima superficie, con participación emuntorial, más o menos localizada, acompañada a menudo de pequeñas lesiones periféricas o semiperiféricas.  enfermedad centrípeta, sin ninguna eliminación ni de superficie, ni media, con lesiones reversibles y muy a menudo irreversibles, afectando a los órganos nobles (nervios y tejidos celulares). En Biomedicina, se esfuerza en remontar esta cadena mórbida de la morbidez, haciendo pasar al paciente del 3er grado al 2º grado, y del 2º grado al 1er grado.



En el transcurso de las maniobras Biomédicas, las “crisis curativas”, signos de esa ascensión hacia la salud, se manifiestan. Estas crisis son previstas y dominadas por el practicante Biomédico. Cuanto más edad tenga el sujeto y por añadidura cuanto más saturado esté, más la prudencia en la acción es rigurosa. La “crisis curativa” es provocada por la estimulación de los emuntorios, cuya acción es de depurar los líquidos. La estimulación emuntorial se opera gracias a la acción de los agentes físicos, obtenidos a partir del entorno biológico humano.

79


M é t o d o

80

M .

S t é p h a n

Esta práctica conlleva el nombre de “Naturismo”. Los agentes físicos están agrupados en 10 técnicas, que se articulan en el seno de 3 curas. El Alópata, fiel a su materialismo y a su solidísimo como base, no nos sigue por este terreno. Busca el remedio específico que le ofrece el laboratorio químico. Este remedio, puesto a punto experimentalmente, es capaz de volver a poner orden en el aparente desorden sintomático, es el químico, que vale lo que vale, mucho en su lugar y poco fuera de su dominio. 

La cura de DESINTOXICACIÓN, que tiene por fin el de drenar las sobrecargas, comprende tres tiempos:  desecación de la fuente de las sobrecargas;  liberación del diencéfalo y de sus anexos;  abertura sistemática de los cuatro emuntorios.



La cura de REVITALIZACIÓN, que tiene por fin el de colmar las carencias, conlleva, en su torno, los tiempos siguientes:  puesta en lugar del fondo nutricional correcto, y elección de los alimentos de tolerancia;  agregación de alimentos y desechos de todos los desvitalizantes, alimentos de tolerancia;  estimulación del fondo y de la forma, y reglaje del comportamiento de vida.



La cura de ESTABILIZACIÓN, que tiene por fin el de equilibrar los intercambios, en fin, se realiza por las maniobras siguientes:  vuelta integral al régimen biológico humano, sin ninguna tolerancia;  búsqueda de las condiciones fundamentales del hábitat humano original y de las actividades que de él resultan;  cultura sistemática de las insuficiencias hereditarias y perfeccionamiento sobre todos los planos de la personalidad.

Estudiaremos, mas adelante estas dos últimas curas (revitalización y estabilización). Aquí nos limitaremos, sólo, como hemos dicho anteriormente, al examen de la cura de desintoxicación. Esta cura, como hemos visto, conlleva tres tiempos, que apuntan hacia drenar las sobrecargas (engrudos y cristales finos), causas de todos nuestros males. Este drenaje se realiza mediante maniobras que vamos a estudiar ahora. “Los agentes naturales estimulan emuntorios, que depuran los humores, de donde proviene la curación.”


M é t o d o

M .

S t é p h a n

LAS 10 TÉCNICAS Y LAS 3 CURAS EN LA BIOMEDICINA

Este conjunto de medios representa la gran técnica Biomédica denominada: NATURISMO, obtenido a partir del HUMORISMO (ciencia Biomédica) y del VITALISMO (filosofía Biomédica). El “Naturismo” es, pues, el estudio práctico de todos los procedimientos higiénicos de los cuales dispone el Biomédico en el nombre de su enseñanza. Estos “procedimientos” están todos obtenidos a partir de los elementos del entorno humano, específico, original y natural, de donde proviene el nombre que le es dado de agentes naturales. He aquí su clasificación en 10 grupos, o técnicas particulares, donde cada una es rica en varias docenas o centenas de medios especiales de aplicación. 

Técnica MEDIANTE LOS ALIMENTOS (o BROMATOLOGÍA). Conjunto de procedimiento de restricción mediante la Dietética y procedimiento de distribución por la Nutrición, que utilizan el alimento (regímenes y curas de todas las formas posibles).



Técnica MEDIANTE LAS PLANTAS (o FITOLOGÍA). Conjunto de procedimientos que activan el drenaje emuntorial y colman tan necesariamente como sea necesario, las carencias, mediante plantas no tóxicas, hortalizas o medicinales.



Técnica MEDIANTE LOS EJERCICIOS (o QUINESIOLOGÍA). Conjunto de procedimientos: que permiten la ejercitación bajo todas sus formas, en vista de que las aplicaciones apuntan esencialmente hacia fines fisiológicos, conformes a la SALUD.



Técnica MEDIANTE LAS MANOS (o QUIROLOGÍA). Conjunto de procedimientos que autoriza la mano, masajes y movilizaciones variadas, con la condición formal de que estas prácticas respeten los imperativos biomédicos.



Técnica MEDIANTE LOS BAÑOS (o HIDROLOGÍA). Conjunto de procedimientos de balneoterapia por vía interna y por vía externa, local o general, caliente o fría, con los envoltorios y los lodos.



Técnica MEDIANTE LOS GASES (o NEUMOLOGIA). Conjunto de procedimientos de ventilación pulmonar y de aireación en entorno oxigenado, ozonizado e ionizado o negativo (gimnasias respiratorias variadas).



Técnica MEDIANTE LOS REFLEJOS (o REFLEXOLOGÍA). Conjunto de procedimientos de estimulación bulbar y simpática, a nivel de la piel, de las mucosas, de las emergencias nerviosas y de todas las zonas sensibles (en el contexto Biomédico).



Técnica MEDIANTE LOS RAYOS (o ACTINOLOGÍA).

81


M é t o d o

82

M .

S t é p h a n

Conjunto de procedimientos que utilizan el sol (y todas las fuentes de luz, calientes o frías) y las diversas corrientes eléctricas, no peligrosas. 

Técnica MEDIANTE LOS FLUIDOS (o MAGNETOLOGÍA). Conjunto de procedimientos que tienen por soporte los diversos magnetismos(mineral o electrónico, vital o animal, psíquico o mental, mediúmnico o espiritual).



Técnica MEDIANTE LAS IDEAS (o PSICOLOGÍA) Conjunto de procedimientos que apuntan hacia liberar al “cerebro orgánico” (diencéfalo) de las influencias de la “relajación” a la hora de utilizar la energía cortical normalizada (sugestión e hipnotismo), y a la hora de recargar la sustancia blanca subcortical (energía nerviosa) RECORDAR. (1). ESTAS

TÉCNICAS PARTICULARES ENTRAN TODAS NECESARIAMENTE EN LAS

CURAS BIOMÉDICAS POR UNO O VARIOS DE SUS PROCEDIMIENTOS .

NO

EXISTE APLICACIÓN TÉCNICA AISLADA

PLANTAS

... ),

(DIETÉTICA,

BAÑOS , REFLEJOS -

FUERA DE LA SÍNTESIS QUE REPRESENTA EL PLAN GENERAL DE UNA CURA BIOMÉDICA .

RECORDAR. (2).POR

OTRA PARTE , CADA PROCEDIMIENTO DEBE SER APLICADO EN SU LUGAR EXACTO EN ESTE PLAN GENERAL .

No existe técnica hecha de la yuxtaposición de procedimientos sin vínculo entre ellos. Cada procedimiento desempeña un papel bien determinado en el lugar que le es asignado. Es la noción de jerarquía entre los medios. Las curas de Biomedicina son entonces, sintéticas y jerárquicas. LAS 3 CURAS

Las “curas biomédicas”, hemos dicho ya, son tres, representan las diversas etapas de la reparación fisiológica. Recordémoslas: 

CURA DE DESINTOXICACIÓN: es la primera de las tres, es aplicada desde el principio (obligatoriamente). Su fin es el de drenar las sobrecargas humorales, responsables.



CURA DE REVITALIZACIÓN: es la segunda, sigue obligatoriamente a la cura de desintoxicación. Su fin es el de colmar las carencias, que han nacido de las


M é t o d o

M .

S t é p h a n

sobrecargas primitivas (carencias mórbidas) y de los drenajes de la Biomedicina destinados a resolver las(carencias autolíticas). RECORDAR LA

DESINTOXICACIÓN SEGÚN LOS CASOS , DURA DE ALGUNOS DÍAS A ALGUNAS SEMANAS .

LA

REVITALIZACIÓN QUE LA SIGUE ES SIEMPRE DE UNA DURACIÓN DOBLE.

Ejemplo: 10 días de desintoxicación serán seguidos de 20 días de revitalización. Este ritmo debe ser observado cada vez que la “desintoxicación” no ha sido bastante profunda, y que conviene volver a ella periódicamente. Jesucristo que aprendió la Biomedicina cerca de Esenios, aconsejaba 7 veces 7 días de desintoxicación, (para ver retrocedidos todos nuestros pecados o enfermedades). El ritmo, en este caso, será de 7 días + 14 días y de nuevo 7 días + 14 días hasta 7 veces en total. Aconsejamos personalmente las curas de desintoxicación muy cortas, de 3 a 4 días. Preferimos repetir estas curas siguiendo ese ritmo (por ejemplo, de 4 + 8), hasta la satisfacción. Es bien evidente que antes de entrar en la cura nº 3, la de Estabilización que es la cura final, el paciente debe estar en estado perfecto de equilibrio humoral (sin sobrecargas ni carencias). Este estado no se alcanza en algunos días. La refección profunda, en el ámbito de los líquidos más espesos, exige a veces varios meses, incluso años. Los líquidos más difíciles de limpiar son los menos móviles (sueros celulares). Cuando se sabe, por ejemplo, que los desechos de medicamentos pueden residir ocultos de 20 a 30 años en el fondo de ese marjal linfático, verdadero “vertedero” orgánico, se puede medir el tiempo necesario para redepurar a fondo el organismo. 

CURA DE ESTABILIZACIÓN: es la cura nº 3, que es aplicada al fin de los cuidados, cuando el sujeto ha reencontrado su equilibrio. Toda estabilización demasiado apresurada es siempre una torpeza. El fin de esta cura terminal es el de normalizar los intercambios, con el fin de volver imposible la vuelta de la enfermedad. Esta cura es difícil de alcanzar y de realizar. Hemos conocido, sin embargo, a algunos sujetos de elección, grandes Biomédicos, que por su sabiduría, han podido llegar a este estado de autoperfeccionamiento sanitario y de mantenerse en él. Todos han vivido más de cien años, sin ninguna enfermedad.

83


M é t o d o

84

M .

S t é p h a n

RECORDAR. LOS

GRANDES ENEMIGOS DE LA

“ESTABILIZACIÓN (FUERA

DE LA GULA , DE

LOS HÁBITOS , DE LAS OCASIONES DE MAL VIVIR QUE NO FALTAN EN NUES TRAS SOCIEDADES ) SON LAS POLUCIONES DE TODAS CLASES

(DEL

AIRE ,

DEL AGUA , DE LOS ALIMENTOS ) CONTRA LAS CUALES , INDIVIDUALMENTE , NO PODEMOS HACER NADA , Y LOS GRANDES ESTADOS DE ENERVACIÓN

(PREOCUPACIONES,

EMOCIONES

...)

QUE NO SE PUEDEN SIEMPRE EVITAR, A

MENOS DE SER AFECTADO DE UN EGOÍSMO LOCO , LO QUE NO MEJORA POR TANTO AL INDIVIDUO .

HISTORIA DE LA BIOMEDICINA

A. LOS MÉDICOS SACERDOTES

En los orígenes, la lucha contra la enfermedad consistía en conciliarse con los dioses. Los primeros médicos fueron entonces los sacerdotes. Más tarde, la enfermedad fue atribuida a causas materiales y ya no sobrenaturales, y los sacerdotes dejaron su tratamiento a los médicos Desde el principio de las artes médicos, la doble corriente alopática y biomédica se remarcó con predominancia alternativamente, de una o de otra. B. 40 SIGLOS DE HISTORIA

Mucho antes de nuestra era, los egipcios desarrollaron el arte del masaje y de las manipulaciones, proveniente: del Extremo-Oriente y de la vieja China. Los israelitas añadieron al masaje las reglas de dietética. Los antiguos griegos fueron maestros en gimnasia y los romanos hicieron un gran uso de los baños calientes. Desde siempre y en todos los pueblos, un conocimiento profundo de las plantas no ha cesado de existir. La China ha sido la cuna de la fitoterapia. En Oriente los “médicos herboristas” eran tenidos en muy alta estima y recibían los mismos honores que los sacerdotes. Después del Renacimiento, las “Curas Naturales” conocieron una gran voga en Europa Central y en Alemania (cuna de Biomedicina). En la Grecia Antigua, el culto dominante en materia de curación fue el de ESCULAPIO (decimotercero siglo antes de J.C.). Se contaba con trescientos centros de la famosa escuela de COS donde HIPÓCRATES aprendió el arte de curar siguiendo la Biomedicina (Higiene y Medicinas Naturales).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

La escuela de CNIDE era la de la enseñanza alopática y ya en oposición con COS. Hacia el año 1.050 de nuestra era, en gran parte gracias a los médicos árabes, fue abierta la primera Universidad en Salerne (Italia). Es en Salerne donde el concepto de humores (humorismo) fue resucitado. Proveniente de HIPOCRATES y de COS, el Humorismo iba a encontrar, siglo a siglo, su aplastante confirmación con los Biomédicos modernos (KHUNE y los otros) y los trabajos de los científicos tales como LUMIERE, TISSOT, etc ... En el s XIX, sobrevino un nuevo despertar de la ciencia médica. Las Universidades de Bologne, de Oxford y de Montpellier fueron fundadas. Es hacia esta época cuando apareció el famoso PARACELSE. A finales del s X, MESMER atraerá la atención sobre el magnetismo y los fenómenos psíquicos que ofendieron al espíritu científico y fueron un ultraje para el clero contemporáneo. CHARCOT declara que nefrópatas e histéricos podían ser influenciados por la sugestión hipnótica. En general, hasta los tiempos modernos, y en todos los países, las curas naturales (mediante el agua, los regímenes, las manos o las plantas) eran el método terapéutico mayor, adjunto, a pesar de algunas supersticiones y prácticas religiosas. Esos métodos naturales daban plena y entera satisfacción. Como prueba: Los romanos pasaron de los médicos durante... seiscientos años. La medicina tradicional de todos los pueblos y de forma natural, ha sido suficiente durante milenios. La quimioterapia no poseerá este tiempo de ejercicio. Derrocha el capital de Salud de la raza. C.”LA BRUJERÍA MÉDICA”

El que las primeras prácticas hayan sido influenciadas por la superstición, era de esperar. Por ejemplo, una pezuña de asno atada a la pierna era el remedio contra la gota. Además, no hay que ignorar el poder “psíquico” (psicosomático) de algunas fórmulas; (La etiqueta del frasco, el renombre del médico hacen a menudo más que el producto mismo o la ciencia): verdadero poder del cerebro. Esto es denominado, los “soportes” de la idea fuerzas curadoras. Es un procedimiento de heterosugestión válido en psicoterapia. Hoy aún, en África, el “doctor hechicero” reina como maestro. En la época de WASHINGTON, los alópatas administraban a los anémicos hierro proveniente de los clavos de los ataúdes de los criminales (!). Se utilizaban, también, serpientes, cráneos ... pulverizados. Esto hizo que el gran W. SCHEELE, el primero, se levantara contra estas prácticas.

85


M é t o d o

86

M .

S t é p h a n

D. HIPÓCRATES NUESTRO “MAESTRO”

La historia de la Biomedicina (medicina mediante los agentes naturales), a veces confundida con la química (o alquimia) y la religión remonta a hace 400 años antes de J.C. HIPÓCRATES permanece como no solamente el padre de la medicina, sino que es más aún el padre de la Biomedicina y el más grande médico de la antigüedad. En sus escritos, insiste sobre el esfuerzo del cuerpo para curarse él mismo: “La mayoría de nuestras enfermedades -dice- son síntomas de defensa y no el mal en sí”. La naturaleza, para él, era la “curadora” de todas las enfermedades. Después de él, GALIEN, luego PARACELSE retomaron una parte de su enseñanza. Hipnotismo y magnetismo han desarrollado siempre un gran papel en los artes curativos naturales. PARACELSE, CAGLIOSTRO, HELMONT, MESMER fueron grandes magnetoterapeutas. El padre del Hipnotismo moderno fue James BRAID (1.841). Actualmente, Inglaterra y U.S.A. reconocen el hipnotismo como ciencia respetable, válida y útil. PRIESSNITZ fue el fundador de la hidroterapia moderna. A pesar de los acosos legales emprendidos contra él, el gobierno austríaco tomó su defensa. Conoció un gran éxito. Después de él, WINTERNITZ, médico de Viena, se interesó en las curas de agua. Hace al rededor de setenta y cinco años, el doctor TRALL escribió la primera enciclopedia en materia de hidroterapia. Luego vinieron HANN y BILZ que popularizaron el agua y las otras prácticas naturales. Mencionamos además a RICKLY (1.823 - 1.926) BERG (dietético), COUE, y SCHROTH (1.798 - 1.856), autor de la “dieta seca” o cura de la sed. CHRISTIAN fue uno de los primeros dietéticos. BUCKLEY fue el primer médico que habló de la dietoterapia en el cáncer.

E. EL HIGIENISMO PURO

JENNINGS osó combatir la alopatía y profesó abiertamente el higienismo retomado ahora por SHELTON WILSLATTER que hizo los primeros estudios sobre la clorofila (hace cien años) y propuso el tratar por este medio la anemia. MAC FADDEN se sitúa al principio de la Cultura Física (con, en Francia, DESBONNET y, en Inglaterra, SANDOW)

F. LOS 3 “GRANDES”

Hablemos de los “tres grandes” divulgadores de la Biomedicina: KNEIPP, KHUNE Y LUST. El cura Sébastien KNEIPP (1.821 - 1.894) creó un sistema de aspersiones de agua so-


M é t o d o

M .

S t é p h a n

bre una parte del cuerpo (locales), frías, que tuvo un gran éxito. Se había instalado en Worishofen, donde existen todavía numerosos establecimientos de cura, trabajando según su método. Bénédict LUST, el pionero de la Biomedicina en U.S.A., fue un alumno de KNEIPP, hacia 1.890. Fundó la Escuela de Biomedicina en New York, de enseñanza muy completa. Louis KHUNE que murió en 1.907, practicaba en Leipzig. Formuló la remarcable teoría de la unidad de las enfermedades (monismo mórbido). Esta teoría puede expresarse así: nuestros humores (sangre + linfa + líquido celular) se sobrecargan de sustancias extrañas(engrudos y cristales finos salidos de nuestros metabolismos digestivo y nutritivo -desechos y residuos-). Estas sustancias se estancan o se desplazan en el cuerpo humano siguiendo algunas leyes que constituyen la patología biomédica, con sus enfermedades de defensa, sus descargas emuntoriales y sus transferencias mórbidas. Este estado humoral, primitivo, causa todas las enfermedades y es denominado la mugre. El “monismo mórbido” de KHUNE completa admirablemente la filosofía de la Biomedicina del vitalismo y la ciencia biomédica del humorismo. A estas nociones, es necesario añadir la “floculación” del biólogo A. LUMIERE y las mutaciones celulares del doctor TISSOT. LUST, que era librero, murió en 1.939. Era de origen suizo y escribió numerosos libros. Fue un gran divulgador de la fangoterapia (baños de lodo) y uno de los primeros qenue afirmar que las “crisis agudas eran la prueba de una gran energía vital de autocuración”. Convendría, además, citar al Doctor LEHMANN y muchos otros: PLATEN, SHMESSLE, EHRET, HEUSEL ... Si estos pioneros volvieran a nuestros días estarían maravillosamente extrañados al ver el seccionamiento actual de la Biomedicina, a través del mundo, frente a la medicina química alopática que a pesar de todo sus recientes descubrimientos se le ha revelado más que nunca: “Una ruda competencia”. Se puede decir que la Biomedicina, nacida al principio de la Humanidad, se ha desprendido lentamente de las prácticas religiosas, ocultas (superstición y química alopática) para volverse una ciencia distinta, teniendo un fin y unos métodos propios.

G. ALEMANIA, CUNA DE LA BIOMEDICINA

El gran movimiento del Renacimiento Biomédico se sitúa en el siglo X, en Alemania primero, y en EEUU después. Alemania, como hemos dicho anteriormente, ha sido la cuna de la Biomedicina Moderna y Norteamérica, la tierra de elección donde se ha desarrollado libremente. Actualmente, la Biomedicina (medicina mediante los agentes naturales) es reconocida en EEUU, en Canadá, en Inglaterra, en las Indias, en África y en la mayoría de los países

87


88

M é t o d o

M .

S t é p h a n

de Europa: Bélgica, Suiza, Austria, España (donde aparece en el diccionario de la Real Academia Española), Portugal y más particularmente en Alemania donde es oficial. Los pioneros americanos fueron LUST, SCHULTZ, LAHN, LINDLAHR, BOCRICKE, DEWEY ... La ciencia Biomédica ha progresado y las técnicas se han perfeccionado. Una cura ya no es un milagro, sino el resultado de aplicaciones fisioterápicas conocidas y precisas, obtenidas a partir de largas y sabias observaciones clínicas. La Biomedicina ya no es el empirismo, posee su filosofía, su ciencia y su técnica; en una palabra, posee una “doctrina”. Otros pioneros han contribuido al avance de la Biomedicina. Citemos a STILL el padre de la Osteopatía, a PALMER que fue el origen de la quiropraxia, a KELLOG (fundador del Sanatorio de Battle Creek), a LORENZ (cirugía manipuladora), a KOUSMINE (Dietas y Hidroterapia) etc... Se ha establecido que en 1.955 más de treinta millones de estadounidenses habían recurrido a la medicina natural o Biomedicina Ortodoxa para curarse. En EEUU, la forma democrática del gobierno y la forma misma de los principios liberales, han hecho admitir en la constitución que: “Todo hombre tiene el derecho de elegir su médico y su terapéutica y además su método de higiene”. Sin embargo, allí como en cualquier lugar, la Biomedicina debe defenderse de los ataques de los Alópatas dogmáticos y envidiosos. Deseamos que en todos los países del mundo, la Biomedicina sea tolerada y admitida, como un arte de vivir, doblado de un arte médico distinto del de la Alopatía, y que todos los Biomédicos del mundo se unan para defender mejor su ideal y para hacer respetar sus derechos, en el nombre de la Salud y de la Regeneración Física y Moral de la raza, que la “medicina medicamentosa”, tóxica y química, sintomática, según la opinión de todos, incluso de sus propios practicantes, no puede asegurar. H. 1.933, MARCA EL PRINCIPIO DEL SER BIOMÉDICO

En Francia, hace falta citar los esfuerzos aislados de los Doctores A. y G. DURVILLE, de los doctores P. CARTON y G. ROUHET, del biólogo MONO que han preparado la bienvenida al movimiento biomédico que debutó oficialmente en 1.935, por los trabajos, los escritos y las publicaciones del biólogo Pierre Valentin MARCHESSEAU, el cual puede ser considerado como “El padre de la Biomedicina Moderna en toda su ortodoxia”. A propósito de LA CURA DE ESTABILIZACIÓN (Equilibrio de los intercambios)

Pierre Valentín Marchesseau

Esta cura terminal permite, cuando se alcanza, no caer nunca más enfermo. ¿Es esto posible? Sí. ¿Es fácil? No. En general las condiciones sociales estresantes, se oponen a ello. Trabajo profesional, clima demasiado frío, poluciones de los grandes centros son las


M é t o d o

M .

S t é p h a n

89

condiciones “antibiológicas” por excelencia, que es necesario llegar a vencer mediante toda nueva organización práctica de la vida, bajo pena de recaer: “En todos los fastidios de la enfermedad y de la degeneración”.

LOS 5 “STRESS” QUE NOS MATAN

La sociedad y la civilización deben estar concebidas en función de lo Humano y de su expansión integral, y deben cesar de estar al servicio exclusivo de un impulso económico, sin límites, que se torna contra la vida y la felicidad de los individuos, que un desarrollo tal pretende servir. A los hombres de buena voluntad que nos leen y están convencidos de que somos los VERDADEROS, a todos esos que quieren ayudarnos a intentar volver a colocar a la humanidad sobre la ruta buena del perfeccionamiento integral y de la evolución natural, conviene señalar los grandes “stress” que nos usan despiadadamente con el fin de que sepan huirlos, neutralizarlos por los métodos compensadores y denunciarlos con nosotros, delante del gran público. Es la gran condición de la regeneración. Es la razón de nuestra enseñanza. Los “stress” mayores son cinco, como hemos dicho ya. Estudiémoslos rápidamente.

PRIMER STRESS: LAS POLUCIONES ATMOSFÉRICAS.

El aire de las grandes ciudades está sobrecargado de impurezas y se vuelve cada vez más impropio para la respiración. NUESTROS PULMONES TIENEN NECESIDAD DE OXÍGENO Y NO DE: POLVOS, DE ACEITES, DE ALQUITRÁN, DE CARBONO, DE ÓXIDO

CARBÓN, DE DE PLOMO

Y DE ÁCIDOS QUE EXPULSAN POR TONELADAS CADA DÍA LAS CHIMENEAS , LAS FÁBRICAS , LOS AUTOMÓVILES , LOS AVIONES ....

Por otra parte, la radioactividad artificial crece peligrosamente a causa de experiencias nucleares y de la industria atómica (que ya no sabe dónde tirar los desechos nucleares). Recordemos que el temible estroncio es el enemigo de los huesos y de los genes, y que prepara monstruos para mañana. Sería de sabios: desconcentrar las ciudades, desarrollar los espacios verdes, filtrar los gases y los humos, prohibir las técnicas atómicas y salvaguardar los sitios naturales para poder gozar de vacaciones en plena naturaleza.


M é t o d o

90

M .

S t é p h a n

SEGUNDO STRESS: LOS ALIMENTOS DESNATURALIZADOS.

Se habla mucho de ello, en este momento, en las revistas médicas. Hace más de ochenta años que hemos señalado este peligro. Nuestros alimentos son cada vez más químicos y dejan de ser “nutrimentos” para volverse venenos. En la granja, en la fábrica, en la tienda, el rendimiento y la producción imponen el artificio. Abonos, insecticidas, hormonas, piensos cárnicos y correctores hormonales (en 1920, dos médicos alemanes, Hans-Gerhard CREUTZFELDT y Alfons JACOB, informaron del peligro nutricional de los mamíferos y las posibles repercusiones dramáticas sobre el humano del uso de estos alimentos... En mayo de 1996 el doctor Josep Lluis Berdonces (Médico) publicó un articulo en la revista “integral” haciendo un llamamiento a las autoridades del: por qué no se decía ningunas palabras sobre la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob”.) “Hoy ya conocemos los resultados...” Antibióticos, refinado, esterilización, antisépticos, colorantes, edulcorantes, conservantes, metales pesados... Semillas transgénicas... Desnaturalizan a muerte nuestro pan, nuestros huevos, nuestro vino, nuestras carnes y todos nuestros alimentos transformándoles en comidas envenenadas. Una de las causas del cáncer (es sin duda) esta quimicalización alimentaría. Raros son los alimentos que llegan sobre nuestras mesas tales como la naturaleza los ha hecho. Es tiempo de volver a una alimentación natural, de buscar y de consumir alimentos sanos, de exigir a los productores, a todos niveles, una garantía de “no-desnaturalización”, de hacer prohibir por los poderes públicos todo producto químico en los alimentos, incluso en débiles dosis, y de evitar los refinamientos abusivos y las medidas de conservación excesiva. TERCER STRESS: LA ASFIXIA CUTÁNEA.

La piel no es un saco inerte. La envoltura cutánea, con sus glándulas sebáceas y sudoríparas, su capa basal epidérmica y sus capilares, es un inmenso “órgano” de funciones múltiples. Drena el organismo, colaborando en el trabajo de los riñones y pulmones, eliminando urea y mucosidades (sebo). Neutraliza los desechos, los residuos y las toxinas, secreta hormonas y fabrica, gracias a un trabajo de autosíntesis aún desconocido, vitaminas, minerales. Crea todo un quimismo de defensa que contribuye a salvar el edificio celular que envuelve.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El mal que el llevar vestidos prohibe a la piel el cumplir sus funciones, y esta asfixia cutánea perturba todos nuestros metabolismos. Para activarse la piel necesita radiaciones solares y luminosas, calor, excitantes variados provenientes del entorno exterior. La piel del civilizado (?) no recibe nada, muere. “Para regenerar al hombre, hay que rehacer una piel viva”, decía Riekli. Para estimular la piel y recordarle su función, hay que tomar baños de aire, en cada ocasión, hay que buscar el bronceado solar integral, estimular la capa basal mediante las fricciones con esencias naturales vegetales aromáticas y mediante el ejercicio, hay que, en fin, usar el agua caliente y fría con arte y saunas regularmente. CUARTO STRESS: LA CARENCIA MUSCULAR.

Se olvida muy a menudo hablar de ello. El deporte, que es dañino en exceso, no compensa la pereza muscular de las masas. El sobreentrenamiento de algunos no es el remedio para el subentrenamiento de todos. La pérdida del volumen y del relieve muscular, que constatamos en la mayoría de los civilizados modernos, conlleva una peligrosa atonía de los órganos internos, afectando principalmente a la osamenta de la columna vertebral y al tubo digestivo. La circulación y el corazón sufren también por las insuficiencias del diafragma y de los músculos periféricos que son las bombas de aspirantes e impulsoras del líquido sanguíneo. En fin, la fundición de los músculos es la causa de la enervación. El músculo, en efecto, es el contrapeso fisiológico del nervio. La mujer, más que el hombre, sufre de la carencia muscular más que él, es víctima de su nerviosismo. La gimnasia muscular, sistemática, es decir, la cultura física, analítica de las pesas, debería ser cotidiana para todos, a todas las edades de la vida. No existen excepciones, no existen contraindicaciones. El hombre, animal portador por excelencia, pierde su salud y su dignidad perdiendo sus músculos y se regenera mediante las pesas. Los brazos pequeños y los vientres gruesos ignoran la ley del trabajo muscular y los beneficios que de él resultan. El deporte en general (competitivo o no), con sus especializaciones, sus entrenamientos (a menudo antifisiológicos), sus campeonatos y sus récords no es la escuela de una sana musculación. Hay que practicar la cultura física en casa o en un gimnasio, cada día (tal como Edmond DESBONNET lo ha codificado de una vez por todas) y virilizarse mediante el culturismo de los pesos medios o pesados, el ciclo turismo, el caminar con una mochila a la espalda por el monte y el atletismo pesado.

91


M é t o d o

92

M .

S t é p h a n

La mujer culturizada encontrará en la danza un complemento a sus actividades físicas, sin que por ello le resten prohibidos los descansos moderados al aire libre. QUINTO STRESS: LAS INTOXICACIONES MEDICAMENTOSAS.

Son reales y a menudo graves. Se ha hablado del peligro de las sulfamidas y de los antibióticos que crean ramas de microbios resistentes. Para curar un mínimo mal, no hay que provocar otro, a menudo más grande, por el abuso de los medicamentos tóxicos. Los Doctores CARTON y DURVILLE (Doctores en Medicina) han señalado, en sus escritos, los peligros de la medicación química que engendra, nueve veces sobre diez, una intoxicación que se añade a la de la enfermedad. El Doctor Georges ROUHET decía: “La droga debe ser reservada al caso de urgencia, en caso de dolores insoportables, de síntomas inquietantes o de desbordamientos microbianos que ponen en peligro la vida del paciente, cuando se quema la casa, se llama a los bomberos, pero todo el mundo sabe que el agua, que apaga el fuego, produce igualmente desperfectos”. En la vida corriente, la sobremedicación es el inverso de la Salud, hay que saber portarse sin el uso de medicamentos. Las mujeres embarazadas que toman ciertos tranquilizantes (llamados “inofensivos”) (!) corren el riesgo de traer al mundo un niño “sin brazos ni piernas”. Veinte mil pequeños monstruos han nacido en el mundo en menos de dos años. Podríamos citar centenas de otros ejemplos tan edificantes. Que se recuerde solamente que la manía de los medicamentos, por cualquier propósito y fuera de él, es un comportamiento peligroso que daña el equilibrio y la libertad de nuestras funciones. La Salud no se compra en píldoras, lo mismo que un fortificante no hace un atleta. La sabiduría está en dejarse llevar por la higiene activa (natural), curarse mediante los agentes vitalógenos (Biomedicina) y no recurrir a las drogas nada más que en caso de último extremo, cuando las fuerzas vitales de autodefensa son insuficientes. CONCLUSIONES:

Todos estos principios de una vida mejor no derivan de la ciencia sino del simple buen sentido. Aplicado en función, por supuesto, de los imperativos sociales, pueden salvar la raza llamada civilizada de una decadencia rápida, de la cual vemos ya los destrozos. Enseñar a los hombres a respirar un aire puro, a comer alimentos sanos (específicos y naturales), a aprovecharse de los beneficios del sol sobre la piel, a cultivar sus músculos y a cuidarse más naturalmente son los elementos fundamentales de esta reforma de vida que predicamos desde siempre y que puede hacer el paraíso sobre la tierra.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Un día cuando los gobiernos, por encima de las querellas políticas, comprendan esto y pongan todo en marcha para realizarlo, los gobernados serán, por fin, felices bajo todos los regímenes, una era nueva de civilización propiamente humana nacerá en nuestro mundo occidental y las esperanzas más grandes nos serán permitidas. Lo mismo que existe una “higiene” de la Salud, debe existir una “política” de la Salud. Michel STÉPHAN 1990- 2004

LAS TRES CURAS DE BIOMEDICINA ORTODOXA * Desintoxicación * Revitalización * Estabilización EL cáncer ES LA DESESPERANZA DE LA MATERIA VIVA SUPERIOR ORGANIZADA. “¿Qué has hecho de la energía que te he dado, qué desorden has causado en mi plan?” puede preguntar DIOS al hombre enfermo. “La vida tiene sus propias leyes que no son las de la materia”. REFLEXIONES: “Sólo es esencial el pensamiento preocupado por las relaciones del Hombre con el Mundo, es decir,, del sentido de la Vida y de la naturaleza del Bien... Así habla el Doctor SCHWEITZER. 

Para nosotros, el primer problema es el caracterizar el entorno biológico humano (original) y el analizar los factores “estresantes” salidos del entorno artificial que nos impone nuestra civilización industrial.



El segundo problema es el de buscar los medios (necesariamente naturales), compensadores del entorno biológico perdido, y el de divulgar el conocimiento de ellos al gran público mediante la pluma, la palabra y el ejemplo.



Estos medios naturales son los agentes físicos (alimentos, baños, ejercicios, manipulaciones, plantas, radiaciones, fluidos, gases, reflejos e ideas) que crean periódicamente el ambiente de nuestros orígenes y que nos regeneran.



El sentido de la Vida es el perfeccionamiento del Ser mediante la acción de un entorno favorable; el “bien” tiene por función esta búsqueda de la Perfección. La Alopatía (medicina química) es un mal; la Biomedicina (higiene biológica) es un bien. La Salud se refuerza por la HIGIENE VITAL, y la enfermedad se “cura” de la misma forma. La medicación es un “trucaje” fisiológico. JERARQUÍA Y SÍNTESIS DE LOS MEDIOS (y no yuxtaposición al azar de los conocimientos) Hablaremos ahora de la cura de desintoxicación y dejaremos las curas de revitalizacion y de estabilización para el próximo tomo

93


M é t o d o

94

M .

S t é p h a n

LA CURA DE DESINTOXICACIÓN (DRENAJE DE LAS SOBRECARGAS) Señalamos las principales maniobras de la cura nº 1, llamada de “desintoxicación” que principia, necesariamente, todos los cuidados. Esta cura conlleva tres tiempos: 1) LA DESECACIÓN DE LA FUENTE DE LAS SOBRECARGAS.

Esta desecación es obtenida mediante la reducción o la supresión de los alimentos. Los procedimientos utilizados son de orden dietético (bromatología de la reestructuración). Son los ayunos, las monodietas y los regímenes restrictivos. 

Los ayunos pueden ser secos (sin beber, ni comer), húmedos (a base de tisanas), o mixtos (hechos de ayunos secos o húmedos sucediéndose). Se aplican en función de la naturaleza de las sobrecargas (engrudos o cristales finos) y apuntan hacia depurar tal o cual líquido humoral por medio de sus emuntorios de elección.



las monodietas (secas, húmedas o mixtas) responden a las mismas exigencias y obedecen a las mismas reglas. Son, en una palabra, ayunos atenuados, que consisten sólo en tomar un único alimento tanto tiempo como dure la cura. Los principales alimentos aconsejados son las verduras acuosas hervidas, las manzanas cocidas o en compota, los purés de frutas crudas y los jugos, a veces el arroz, o el gel de trigo candeal ... La cura de frutas es una “cura monodietética”: La “monodieta” permite prolongar la “cura de desintoxicación” sin dificultades ni peligros.



Los regímenes restrictivos: son menos limitantes que los ayunos o las monodietas. Son, sin embargo, fuertemente utilizados cada vez que la edad o el grado de saturación, conlleva una cierta prudencia. Estos regímenes se clasifican en tres grupos: los regímenes disociados (donde los alimentos no están mezclados en el transcurso de una misma comida); los regímenes equilibrados(donde la alternancia de las categorías alimentarías se extiende sobre 48 horas), y los regímenes pesados (donde el peso total de los alimentos no debe exceder una cierta cifra cada 24 horas). Otros procedimientos dietéticos son posibles aún: Régimen de una sola comida al día, Regímenes de tres alimentos por comida, Régimen de bases caloríficas, régimen frutal, régimen vegetariano ... Se puede, por otra parte, dar libre curso a la imaginación para inventar toda clase de procedimientos restrictivos. Los regímenes así limitados, sobre todo, en cantidad, son bien aceptados por todos los sujetos.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Sin embargo, drenan bastante mal si no son bastante restrictivos. Sin embargo, sabemos que su eficacia reducida permite las curas de desintoxicación sin ninguna violencia, a menudo indispensable, y que pueden ser prolongadas durante meses. Es una ventaja. 2) LA LIBERACIÓN DEL DIENCÉFALO Y DE SUS ANEXOS NERVIOSOS.

La autonomía del cerebro orgánico (hipotálamo, bulbo y cerebelo) condiciona la autocuración, querida por el Biomédico. La enervación del cerebro pensante bloquea demasiado a menudo las órdenes neurosimpáticas, y cierra los emuntorios, de donde se deriva una eliminación reducida o nula. La liberación de los centros nerviosos, viscerales, se opera mediante las seis maniobras especiales siguientes: 

Relajar: es la desconexión de la pareja “cortex-diencéfalo”, que se realiza por la relajación y el sueño. Es indispensable (para ir hacia la curación) el saber relajarse nerviosamente y psíquicamente a la hora de dormir a fondo, sin sueños durante las noches.



Reacondicionar: esta maniobra tiene por fin el de romper las ideas malsanas (ideas fijas ...) que embarazan la mente, provocan un verdadero derroche de la energía nerviosa, e impiden la actividad diencefálica. Ese descondicionamiento, seguido de un reacondicionamiento de la mente es de orden psicoanalítico (no el psicoanálisis Freud).



Reutilizar: la maniobra precedente habiendo dado sus frutos, se puede entonces utilizar la energía cortical, que se ha vuelto disponible, en provecho del cuerpo. Los procedimientos son, aquí, los de la auto y de la hetero-sugestión, y más raramente los del auto y del hetero-hipnotismo.



Reajustar: el reajuste conlleva, sobre todo, a la columna vertebral y a las cinturas pélvica y escapular. Por los medios manuales y mejor gimnásticos, se alcanza a alinear las vértebras y a abrir las cajas vertebrales para permitir el paso de los nervios raquídeos y de los influjos nerviosos que llevan a los órganos.



Reanimar: los medios utilizados tienden a estimular todos los trayectos del influjo nervioso hasta sus zonas periféricas más aisladas, y a solicitar, partiendo de estas emergencias, respuestas útiles a nivel del bulbo y de los simpáticos, de los plexos y de todos los órganos.



Recargar: se busca, por esta maniobra el enriquecer en energía nerviosa la sustancia blanca subcortical, y la de los plexos, verdaderos acumuladores orgánicos. Crudivorismo vegetal, oxigenación ionizada, negativización ... son algunos de los procedimientos puestos en marcha.

95


M é t o d o

96

M .

S t é p h a n

RECORDAR LA EN

RIQUEZA DE LOS MEDIOS ES AQUÍ CONSIDERABLE .

ESTE CUADRO DONDE MANDAN LARGAMENTE LOS AISLACIONISTAS

(TÉC-

NICOS DE UN SOLO PROCEDIMIENTO PARA HACER EXPOSICIÓN DE SU CIENCIA MISTERIOSA: PUNTOS CHINOS, HIPNOTISMO O SOFROLOGÍA

... )

3) ABERTURA SISTEMATICA DE LOS CUATRO GRANDES EMUNTORIOS.

Una vez asegurado este conjunto de maniobras, conviene activar los órganos de eliminación. 

La piel (con sus glándulas sebáceas, sudoríparas y onduladas). Los procedimientos muy variados son: la sudoración, los baños calientes, las fricciones, las revulsiones, el soleamiento ...



El intestino (con el hígado y la vesícula biliar). Los procedimientos, las plantas , los aceites y las sales que favorecen la secreción hepática, el vaciamiento de la vesícula y la contracción del intestino.



Los riñones. La acción diurética deseada, aquí, es provocada por las plantas que favorecen la eliminación de la orina y la expulsión de los ácidos solubles, de las sales residuales y del agua en exceso.



Los pulmones. Son solicitados para todas las ventilaciones posibles en atmósfera enriquecida en esencias aromáticas.

Las reglas de aplicación son: 

Derivar siempre hacia el emuntorio más fuerte, y dejar en paz un emuntorio fatigado o usado.



Jamás olvidar el solicitar el máximo de funciones emuntoriales para limitar la violencia de las crisis curativas.



Acordarse de que el relajamiento indica que el momento ha llegado para poner fin a la cura, y que es hora de pasar a la “revitalización”.

RECORDAR. SI

LA DEPURACIÓN NO HA SIDO SUFICIENTE , LA

“DESINTOXICACIÓN”

DEBERÁ

ENTONCES SER REEMPRENDIDA DESPUÉS DE LA CURA DE REVITALIZACIÓN , SIGUIENDO LA LEY DEL RITMO YA INDICADA .


M é t o d o

M .

S t é p h a n

SÍNTESIS Y JERARQUÍA

Sobre el plano técnico, esta doble noción que caracteriza la verdadera BIOMEDICINA o LA ORTODOXIA BIOMÉDICA aparece claramente. Las 10 técnicas particulares están siempre presentes en el transcurso de las 3 curas, y cada una en su lugar, multiplicando sus efectos. Consideramos solamente la cura de desintoxicación: ¿Qué vemos? 1) DESECACIÓN DE LA FUENTE DE LAS SOBRECARGAS.

La técnica particular es: la de la BROMATOLOGÍA; y más particularmente los procedimientos de dietética serán aquí utilizados. 2) LIBERACIÓN DEL DIENCÉFALO Y DE SUS ANEXOS. 

Relajar: procedimiento de la relajación y del sueño (técnica mediante las ideas (o psicología); técnica mediante los baños (o hidrología) ...).



Reutilizar: sugestión e hipnotismo (de donde proviene su doble forma de auto y de hetero). Técnica mediante las ideas (o psicología).



Desacondicionar y reacondicionar: técnica mediante las ideas o psicología (psicoanálisis no freudiano).



Reajustar: procedimientos mediante los masajes y las movilizaciones suaves (técnica mediante las manos); procedimientos gimnásticos (técnica mediante los ejercicios), y otros.



Reanimar: técnica mediante los reflejos, fricciones, revulsiones ... (cualesquiera que sean los procedimientos).



Recargar: técnica mediante los fluidos, los rayos, los gases, los baños, los ejercicios, los alimentos, etc ... RECORDAR LA

RIQUEZA DE LOS MEDIOS ES AQUÍ CONSIDERABLE .

Es en este cuadro donde mandan largamente los aislacionistas (técnicos de un solo procedimiento para hacer exposición de su ciencia misteriosa: puntos chinos, hipnotismo o sofrología ...) 3) APERTURA SISTEMATICA DE LOS CUATRO EMUNTORIOS 

Piel: técnica mediante los baños (procedimiento de los baños super calóricos, de sudoración ...) o técnica mediante los ejercicios (conllevando la sudoración), u otras.

97


M é t o d o

98

M .

S t é p h a n



Riñones: técnica mediante las plantas (procedimientos mediante los vegetales diuréticos).



Intestino: técnica mediante las plantas (procedimientos mediante los vegetales que activan el hígado, la vesícula y el colon).



Pulmones: técnica mediante los ejercicios, los fluidos, los baños ...

RECORDAR EN

TODAS LAS APLICACIONES BIOMÉDICAS

(HIGIÉNICA

Y TERAPÉUTICA ) SE

DEBE VER APARECER CLARAMENTE ESTE PLAN .

Los cuidados locales no están autorizados nada más que en la sola condición de que este sistema sea respetado.

EJEMPLO DE CURA DE DESINTOXICACIÓN

Hombre de 50 años (1,60m por 70 Kg...), carácter difícil, ligeramente congestivo, muy activo, bastante fuerte comedor, no estreñido, fumador y sufriendo del corazón. PLAN DE CURA: 

DESECACIÓN DE LA FUENTE DE LAS SOBRECARGAS. Proceder con suavidad y progresión. Suprimir el pan en provecho de las tostadas al 20% de gluten. Hacer saltar una comida cada dos noches (no más para el principio). Suprimir la carne y el vino en la comida de la noche. Reducir el café y el tabaco al 50% (siempre para comenzar). Se hará mejor más tarde. Aumentar, en el transcurso de las curas sucesivas, la restricción; (Llegar al menos a dos días de ayuno hídrico a la semana - martes y viernes -).



Liberación DEL DIENCÉFALO Y DE SUS ANEXOS.  Relajar: reposo extendido, alrededor de una hora después de la comida del mediodía, con una bolsa de agua caliente sobre el hígado.  Reacondicionar: explicar al enfermo que su comportamiento de vida lleva en línea recta hacia el infarto y que ninguna medicación podrá suplir sus errores.  Reutilizar: crear en el paciente la voluntad de autocurarse (esperanza de retomar sus actividades deportivas, por ejemplo).  Reajustar: verificar los segmentos duros de la columna, darles flexibilidad me-


M é t o d o

M .

S t é p h a n

diante masajes o gimnasias biocotidianas, muy simples y muy cortas.  Reanimar: fricción de todo el cuerpo con un guante de crin y unción con esencia de romero (cada mañana).  Recargar: baños de pies en agua a la temperatura de la bañera, hasta un baño de asiento(esto cada noche, durante algunos minutos). 

APERTURA DE LOS CUATRO EMUNTORIOS.  Intestino: tisana o comprimidos de Boldo (poco laxante) mañana y noche.  Riñones: tisana diurética de rabos de cerezas, o un comprimido, después de cada comida.  Piel: bicicleta fija, 30 minutos cada mañana. Velocidad lenta (10 Km por hora), luego más rápido, a medida que el “test cardíaco” vuelva a la calma. Este ejercicio debe llevar a sudar, aumentando la musculatura del corazón.

RECORDAR SEGURAMENTE

HABRÁ QUE ESPERAR ALGUNOS MESES ANTES DE OB TENER PLENAMENTE ESTE RESULTADO .

 Pulmones: lo mismo.

RECORDAR CURA

A RITMAR

8

DÍAS SOBRE

16

Y A REPETIR TODO AUMENTANDO

LA SEVERIDAD DE LA DESINTOXICACIÓN Y LOS ESFUERZOS .

OTRO EJEMPLO DE CURA

Mujer de 30 años, muy delgada y nerviosa (45 Kg... para 1,60m). Habla mucho. Cara achatada. Profesora. Soltera Padeciéndo insomnio. Con la regla mal regulada y un gran estreñimiento.

99


M é t o d o

100

M .

S t é p h a n

PLAN DE LA CURA:



DESECACIÓN DE LA FUENTE DE LAS SOBRECARGAS. Aconsejar una sola comida al día y frutas en pequeñas dosis en el transcurso de la jornada. En el transcurso de las curas sucesivas, hacer adoptar el régimen biológico crudo: 80% de vegetales (legumbres acuosas y frutas), 20% de derivados de productos animales (cuajada, yogurt, queso ...).



Liberación DEL DIENCÉFALO Y DE SUS ANEXOS.  Relajar: baños calientes antes de ir a la cama. Bolsa de agua caliente y reposo en extensión después de la comida del mediodía durante una hora.  Reacondicionar: enseñar al enfermo a no dispersarse más (charla) y a saber guardar silencio sistemáticamente durante algunas horas al día.  Reutilizar: hacer leer, a la noche en la cama, algunos libros que favorezcan la reflexión.  Reajustar: cultura física (musculación) con pequeños pesos de 10 Kg..., interesando todo el cuerpo, por la mañana y por la noche.  Reanimar: Ablución fresca muy corta, al chorro, sobre todo el cuerpo, después de los baños calientes.  Recargar: alimentación basándose en frutas crudas, y ejercicios respiratorios entre los ejercicios de musculación. Dormir en una habitación pulverizada previamente con aromas.



APERTURA DE LOS CUATRO EMUNTORIOS.  Piel: alternar la sudoración y los baños calientes.  Riñones: beber únicamente una tisana diurética (grama), ligera, no azucarada.  Intestino: tomar un laxante ligero, cada noche, a base de Boldo, Arraclán y Aloe.  Pulmones: respiración sistemática, en el transcurso de los ejercicios de musculación en atmósfera aromatizada. RECORDAR CURA

A RITMAR

15

DÍAS SOBRE

30

Y A REPETIR TODO AUMENTANDO

O NO LA SEVERIDAD DE LA DESINTOXICACIÓN .


M é t o d o

M .

S t é p h a n

ULTIMO EJEMPLO DE CURA

Hombre anciano de 80 años, antiguo cultivador jubilado (1,75 .m por 80 Kg...) operado de una úlcera de estómago a los 60 años. Teme a una recaída y al cáncer. Diarreico, colérico, fumador, ardores de estómago curados con bismuto y arcilla. PLAN DE LA CURA: 

DESECACIÓN DE LA FUENTE DE LAS SOBRECARGAS. Suprimir el pan bajo todas sus formas y reemplazarlo por raíces crudas (apio y zanahorias); poner cada vez más agua en el vino y suprimir el café y el café con leche;. Hacer dos jornadas de mono-dieta de legumbres verdes hervidas por semana. Llegar progresivamente a una mono-dieta de manzanas cocidas de alrededor de 8 días.



Liberación DEL DIENCÉFALO Y DE SUS ANEXOS.  Relajar: desviar la atención del enfermo; evitar toda cólera; reemprender una ocupación.  Reacondicionar: hacer comprender que toda ULCERAción no conduce a la cáncerización.  Reutilizar: recordar al enfermo que toda enfermedad puede curarse por la sola fuerza de voluntad.  Reajustar: flexibilizar la columna por una gimnasia cotidiana simple.  Reanimar: fricción del cuerpo con esencias aromáticas.  Recargar: 4 vasos grandes de zumo crudo de zanahorias al día, y baño de asiento frío de 2 a 3 minutos cada mañana.



ABERTURA DE LOS CUATRO EMUNTORIOS.  Piel: ducha al chorro (caliente y fría) mañana y noche.  Intestino: fermentos digestivos e intestinales bajo forma liofilizada.  Riñones: beber en las comidas, zumos crudos de legumbres verdes.  Pulmones: prohibido fumar. EXTRACTOS DE NUESTRO LIBRO DE ORO



ARTROSIS. “...Reumatizante, me veía condenada a vivir sentada... Había intentado todo...

101


M é t o d o

102

M .

S t é p h a n

Ya no podía soportar las drogas del médico, que me volvían aún más enferma... Leyendo vuestros libros, he comprendido... He reducido mi alimentación, he hecho sudar mi cuerpo, he liberado mi intestino. En seis meses, he recuperado más del 50% de mi flexibilidad articular. Tengo la esperanza de curarme completamente, gracias a vosotros. Gracias.” Sra. J... L...comerciante (Plencia - Bilbao) 

ASMA. “Os comunico una buena noticia: la de mi curación. Habíais hablado de un año o dos; lo he conseguido, en tres meses, mi asma ha desaparecido, y ello en pleno invierno a pesar de los riesgos de bronquitis... He esperado, para confirmar mi estado, el comienzo de un nuevo ciclo invernal. Todo ha pasado bien. He comprendido muy bien la naturaleza exacta de mi asma, que dejaba a veces su lugar al eccema. Estoy seguro, ahora, de no ver más sobrevenir estos males, objetos de terror para mí. Os debo mucho...” Sr. P... K...funcionario (Barcelona)



ÚLCERA VARICOSA. “... Mi pierna ya no fluye más... Desde hace más de 10 años, se me cuidaba en vano por una úlcera varicosa... tres meses de Biomedicina y es la curación sin trastornos secundarios. Mi reconocimiento es total...” Sra. Y... Ch...Profesora (Lleida)



HIPERTENSIÓN “... Mi médico no se lo cree ... Mi tensión ha caído a 14, cuando era siempre de 18 para arriba. Hablaba de tensión nerviosa... Leyendo uno de vuestros libros, he aplicado una “cura de desintoxicación” haciendo 2 días de ayuno por semana. En un mes nada de tensión...”. Sra. J.P. de L...comerciante (Madrid)



ACNE “Es maravilloso, he aquí mi tercera cura de 7 días y mi acné ha desaparecido como por encanto, yo que pasaba mi tiempo en el dermatólogo y el esteticista.” Que errores he cometido, mientras que la verdad es tan simple. ¿Cómo agradeceros esto?”. Sra. G... P...Enfermera (León)


M é t o d o



M .

S t é p h a n

103

ÚLCERA GÁSTRICA “Por fin, la úlcera de estómago de mi padre está curada, la radiografía lo testimonia. Me encarga deciroslo y agradeceroslo...”. Srta.. C... M...funcionaria (Bilbao)



HERNIA DISCAL. “Después de muchas aventuras médicas, corría riesgo, por mis lumbares, la operación habitual. Me confié a vosotros, habéis reducido todo (hernia y luxación) mediante algunos meses de cura. Ahora, con 35 años, vuelvo a jugar al tenis como a los 20 años. Os debo esto... “. Sr. P... N...(Bilbao)



TAQUICARDIA. “... Mi corazón enfermo no podía más... palpitaciones, angustia... Estaba condenado a las drogas y sin esperanza de futuro... He adelgazado 20 Kg... siguiendo vuestros consejos y he dejado de fumar... No olvido tampoco mi bicicleta fija. Me habéis dado una lección de vida...”. Sr. P... H...periodista (Pamplona)



CIÁTICA. “... Poco a poco, mi pierna se ponía rígida y adelgazaba. Por momentos ya no la sentía. Es una ciática, me habían dicho. He sufrido inyección tras inyección... La curación ha llegado con vuestra cura de desintoxicación y ajuste osteopático”. Sr. Y... R...funcionario (San Sebastián)



MIGRAÑA “... Migrañas intolerables, cotidianas, me habían hecho detener mi ocupación... Tratado médicamente sin gran éxito, debo decir que vuestras duchas rectales, en el seno de la cura de desintoxicación, han aportado un resultado al 100% en algunas semanas...” Sr. H... P...comerciante (Madrid)

EN

EL CASO CLÍNICO DE

HERNIA DISCAL: 9000 CASOS 15 AÑOS

QUIRÓFANO CURADOS EN

PREVISTOS PARA


104

M é t o d o

M .

S t é p h a n

¡MÁS VALE PREVENIR ... QUE CURAR!

La mejor curación es siempre un estado inferior a la Salud. Curar, está bien, pero no caer enfermo, es mejor. “Lo haré lo mejor que pueda”, diréis, pero os damos los medios. Para nosotros, la mejor medicina es la que se vuelve “Higiene” y enseña las leyes de la Vida sana. El fin esencial de nuestra enseñanza es pues el de prevenir para no tener que curar. Es decir que la verdadera vocación del Biomédico es la de ser ante todo higienista (y no un médico). Pero nuestra higiene Biomédica es fisiológica, es decir,, que difiere totalmente de la higiene clásica (querida por los Alópatas), la cual está basada sobre la pasividad (no-defensa del individuo) o una asistencia proveniente del exterior. Se limita a una lucha antimicrobiana por los medios de la esterilización y de la vacunación. Estos procedimientos son netamente insuficientes y fragiliza a los sujetos. Se oponen incluso a la regeneración de la especie. La higiene en Biomedicina es activa; solicita las grandes funciones fisiológicas (circulación, respiración, digestión ...), y depura sistemáticamente los líquidos humorales abriendo ampliamente los cuatros grandes emuntorios. Se aplica en función de los tipos humanos. Teniendo en cuenta los temperamentos, nuestros “métodos de salud” apuntan hacia hacer “remontar” a los sujetos algunos grados sobre la escala de valores tipológicos y hacia mejorar por estos medios las resistencias radicales de las cuales cada uno dispone. Por ejemplo, entre los “retractados”, intentar hacer de un nervioso, un cerebral, y de este último un respiratorio, luego un musculoso; entre los “dilatados”, la reforma tenderá, igualmente, a hacer pasar al obeso hacia el estado digestivo y si es posible, hacia los estados superiores del sanguíneo o del muscular. Las curas higiénicas son siempre de las que hemos hablado ya (desintoxicación, revitalización, estabilización), y donde se encuentran nuestras 10 técnicas, sintetizadas y jerarquizadas, siguiendo los planes preestablecidos (características esenciales de la Biomedicina Ortodoxa). Los modos de aplicación, en función de los tipos y de los individuos, sólo residen entonces en las progresiones, o las intensidades de los procedimientos utilizados y no en las modificaciones cualitativas. He aquí algunos ejemplos de esta reeducación fisiológica sobre sujetos llamados “de buena salud” según la óptica médica, pero que han perdido, para nosotros, estos valores sanitarios que poseían nuestros ancestros más lejanos. * Un niño hipernervioso, de noches agitadas, reencuentra la calma y el sueño en unos meses.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

“... Soy feliz al haceros saber que el estado de mi hijo Sergi, de 9 años de edad, mejora cada día. Ha sido visto por numerosos médicos por un estado de nerviosismo extremo, sin ninguna lesión orgánica aparente. Después de tres meses de “método de Salud” Biológico y el abandono de cualquier droga calmante e hipnógena, ha reencontrado las noches en calma; duerme ahora muy bien. Soporta sin ningún enervamiento las largas sesiones escolares de inmovilidad. Se siente en sus notas, por otra parte, es mejor alumno que antes... El régimen, los baños, los ejercicios han contribuido a transformarlo sobre todos los planos. Continúo vuestro buen método y os pido que me indiquéis una nueva progresión...” * No estaba enfermo, pero con 52 años de edad y después de la muerte de su mujer afectada de cáncer, adelgazaba y perdía sus fuerzas. Después de una cura de 6 meses, retomó 10 Kg... y sintió nacer en él una nueva alegría de vivir. “...Cuántos caminos recorrí desde mi primera carta”. Estaba, entonces, sin esperanza y descorazonado. Los médicos consultados hablaban de sicoastenia, incluso de neurastenia. Pero los medicamentos permanecían sin efectos, estaba embrutecido o excitado, siempre en un estado de desequilibrio y jamás estable sobre el plano neuropsíquico. Ciertamente: la pena causada por la muerte de mi esposa tenía su parte de responsabilidad en mi estado; pero mi temperamento débil, retractado, nervioso, hacía de mí una presa fácil para la depresión. Leyendo vuestros consejos remitidos en la última consulta: He comprendido bien a qué tipo pertenecía y cuáles podían ser las consecuencias para mí temperamento... La musculación sistemática y los baños supercalóricos me han aportado la salud. He recuperado mi peso en unos meses. El reglaje alimentario y la relajación han hecho el resto... Hoy, soy casi un atleta y ya no temo ponerme desnudo en la playa. Me siento rejuvenecido, confiando más en la vida... Pienso incluso en volverme a casar, considerando que tengo aún largos y bellos años de vida por delante gracias a vuestra enseñanza ... Nunca podré pagaros todo lo que os debo...” * Una mujer joven, de 30 años, con el hígado fragilizado desde su más tierna infancia, adquiere en poco tiempo las aptitudes digestivas que ya no esperaba ”. ... No sé si os acordáis de mi caso. No estaba enferma verdaderamente, sino débil porque digería mal:

105


M é t o d o

106

M .

S t é p h a n

En verdad, no digería nada y eso desde mi más tierna infancia. Al mínimo aporte alimenticio vomitaba todo lo que había comido o permanecía hinchada durante horas, con ardores, flatulencias, y un estado persistente de estreñimiento. Sólo debía alimentarme de algunos yogures y de manzanas cocidas y aún en pequeñas dosis... Habéis respondido a mi carta dirigiéndome un método de Salud progresivo que debía seguir algunos meses. Estamos hoy al final de esa cura y os hago saber mi satisfacción... He seguido al pie de la letra vuestra enseñanza. Por primera vez en mi vida, me he permitido algunas escapadas alimenticias sin ningún problema. Mi cara está más rosa y todos los que frecuento afirman que he embellecido. Mis cabellos han perdido sus películas y mis uñas ya no se doblan. Mi pecho, muy delgado, se ha desarrollado... Sí, soy feliz y gracias a vosotros, a vuestros ejercicios de relajación, a vuestra gimnasia articular y a vuestro régimen especial... Jamás hubiera creído que con medios tan simples como los vuestros se pudiera transformar a alguien como lo habéis hecho conmigo... Y verdaderamente, creo poder adquirir más Salud y mejorar además mi morfología... Cuento siempre con vosotros para ayudarme a ello...”. “La mayoría de las existencias sin verdadera higiene son suicidios.” El médico de mañana será ante todo un “Profesor de Salud”. EN LOS CASOS DONDE ES NECESARIO CURAR,

CONVIENE HACERLO SIN DAÑAR El Biomédico, higienista por vocación, puede accidentalmente volverse terapeuta. 

En esta función rehúsa enérgicamente a intervenir en los casos de urgencia o de saturaciones excepcionales que no le pertenecen, es decir,, que escapan a su método de reeducación fisiológica. Queremos hablar de los grandes dolores, de los desbordamientos microbianos (con sobrecarga humoral mantenida), de los bloqueos emuntoriales y de los grandes desfallecimientos vitales que exigen intervenciones rápidas y donde el más mínimo retraso pone la vida de los pacientes en peligro. La Alopatía, a pesar de sus violencias, está hecha para este género de salvamento. Es su trabajo, no el nuestro.



El Biomédico, en su función de médico, sólo se interesa en las enfermedades crónicas(asma, reumatismo, eccema ...). Interviene en todo donde la “Fuerza Vital” es aún activa y capaz de esfuerzos centrífugos de eliminación.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Hemos escrito varias veces, que en el lote de enfermos, hace falta reservar el 50% de los casos, más o menos, a la Biomedicina. Estos casos están representados por todas las enfermedades del primer grado y del segundo grado. La Homeopatía recibe, por su parte, el 30% de los enfermos que quedan, y la Alopatía el 20%. 

Sin embargo, nos levantamos contra todas las terapéuticas abusivas que, por su violencia, sobrepasan las resistencias fisiológicas de los enfermos. Todo remedio peor que el mal deja de serlo (Ejemplo: el abuso de cortisona en los reumatismos).



Nos levantamos, igualmente contra las terapéuticas químicas, hechas de una manera constante. No se hace Salud con venenos, incluso llamados medicamentos (ejemplo: comprimidos de aspirina contra las migrañas, antidolores de síntesis contra una ciática ...)



Nos levantamos, además, contra las terapéuticas fuera de propósito (ejemplo: Antibióticos para tratar el reuma de un niño de 5 años, o sulfamidas a chorros continuos en la colibacilosis).



Nos levantamos, por fin, contra la torpeza de algunas represiones sintomáticas que frenan la autocuración natural (ejemplo: hacer cerrar una úlcera varicosa de un sujeto de edad avanzada, sin drenaje humoral, de donde proviene el riesgo de ictus cerebral o de otra transferencia mórbida).

Para curar, en los casos que relevan de sus métodos, el Biomédico seguirá, hemos dicho, los procesos puestos en juego por el organismo él mismo(que son los de la eliminación, y que conllevan la autocuración). El organismo para curar, en efecto, posee sus propios métodos, que se ejercen sobre los modos de la autolisis y de la depuración. Encontramos aquí, en esta terapéutica natural, el esquema de la cura de desintoxicación Biomédica (desecación de las sobrecargas, liberación del diencéfalo, apertura de los emuntorios). He aquí algunos ejemplos de estas intervenciones que, repitámoslo, utilizan siempre las mismas técnicas y curas que las utilizadas en los casos puramente higiénicos. La fisiología de un enfermo obedece siempre a las mismas “leyes ortotróficas” que las de un sujeto que goza de buena salud y no cambian de ningún modo en función de las enfermedades. Dicho de otra forma, la parte sana del individuo enfermo es la zona sobre la cual se dirigen nuestros cuidados naturales. La desarrollamos, haciendo de manera que se extienda y cace la parte malsana o lesionada. Es la autocuración que se apoya sobre lo que queda sano en el enfermo.

107


M é t o d o

108

M .

S t é p h a n

El Alópata piensa diferentemente. Sólo ve el mal y cree necesario el intervenir a ese nivel. En las grandes corrupciones, ciertamente, hace falta ayudar, pero en la mayoría de los casos crónicos, el sujeto guarda bastante “Fuerza Vital” como para autocurarse. No ocuparse de la Salud en general y de la de las enfermedades en particular, ha sido el gran olvido de la Alopatía. La verdadera Biomedicina, afortunadamente, ha colmado esta carencia. - RESULTADOS OBTENIDOS -

* Curación de un niño raquítico, siguiendo nuestros métodos por el Doctor B... de París. “... Mediante este escrito y las fotografías adjuntas a esta carta, espero contribuir a la propagación de la obra admirable a la cual estáis consagrados... Certifico esta relación exacta y os la envío con autorización para publicarla... En julio la Sra R..., de S... me mostraba la radiografía de su hijo J... que acababa de ser examinado por el Dr.. U... de la misma localidad. Este médico después del examen, había diagnosticado un estado de raquitismo bastante avanzado y había prescrito medicamentos variados, la inmovilización total y una temporada en el mar. Pedí a la Sra. R..., a la cual los medios limitados no permitían la estancia en el mar, el darme su confianza durante tres meses. Instituí entonces una alimentación parcialmente cruda, luego totalmente cruda a base de verduras, de queso blanco y de frutas dulces. Alimentos particularmente ricos en minerales vivos (desarrollados), con lo cual, asimilables. Fueron realizados conjuntamente cuidados extremos para estimular los drenajes profundos y activar la asimilación. Cura de agua y baños de sol en la habitación, con baños y gimnasia, acabaron la cura. Pasados los tres meses, pedí a la Sra. R... que presentara de nuevo a su niño al Dr.. U... con el fin de proceder a un nuevo examen. Esta visita tuvo lugar en septiembre y el practicante concluyó una curación total. Y sin que haya sido necesario hacer nueva radiografía; los resultados eran visibles a simple vista... Tengo que anotar que fuera de las horas de reposo, el niño jugaba y se movía a gusto... Pueda este ejemplo servir a la causa de la Biomedicina...”. RECORDAR SENTIMOS

NO HABER TENIDO AUTORIZACIÓN DE LA FAMILIA PARA ILUS -

TRAR LAS DOS FOTOGRAFÍAS ADJUNTAS AL ENVÍO DE ESTA CARTA .


M é t o d o

M .

S t é p h a n

109

* Enfermo, dispéptico, sin energía, ya no podía dormir, se creía incurable. Este hombre de 40 años estaba en la edad donde nada marcha ya cuando se ha cometido la negligencia de no ocuparse de su máquina corporal. El estómago y el intestino estaban caídos, la vesícula biliar estaba cenagosa y el sistema nervioso estaba deprimido. Los medicamentos eran mal soportados: alergia, edema, urticaria, albúmina señalaban que el organismo intoxicado rehusaba cualquier intoxicación medicamentosa suplementaria... Lo que era la desesperación de nuestro enfermo. Las primeras sesiones fueron muy penosas, luego, lentamente, se operó una profunda transformación, a la vez en el físico y en el psíquico del paciente, que se puso a creer firmemente en su curación por nuestros métodos. El resto, entonces, fue fácil de obtener y el resultado fue uno de los más satisfactorios. En seis meses, este hombre fue cambiando de una forma tal que sus amigos apenas le reconocían. LA FORMA (MORFOLOGíA) TRADUCE FIELMENTE EL ESTADO DEL FONDO (SALUD) PORQUE SABE VER Un hombre, de 35 años de edad, estaba en un estado de salud muy deficiente (trastornos digestivos, insomnio, eczema y prurito, con crisis de asma ...). Después de seis meses de entrenamiento a la Biomedicina, la resurrección es total. Todos los trastornos han desaparecido y el sujeto ha reencontrado una forma plástica que es testigo de su Salud profunda, reencontrada. RECORDAR LOS

MÉTODOS

“NO

MEDICAMENTOSOS ” POR REEDUCACIÓN FISIOLÓGICA

SON MÁS LENTOS QUE LOS OTROS , PERO APORTAN SIEMPRE UNA MEJORÍA CONSIDERABLE , SINO LA CURACIÓN .

Además, el sujeto comprende lo que debe hacer para vivir con buena Salud o, a no “derrochar” el resto de energía vital o de posibilidades fisiológicas que posee. Mediante nuestra enseñanza se porta mejor, pero además aprende a vivir y no teme más a las recaídas. Mejor aún, se vuelve su “propio médico” y sabe protegerse de las enfermedades contra las cuales la mayoría de la gente está desarmada. LONGEVIDAD Y BIOMEDICINA

“EL SABIO ENSEÑA MAS POR EL EJEMPLO QUE POR LA PALABRA.” Lao TSEU


M é t o d o

110

M .

S t é p h a n

* 20 años de dolores de cabeza curados mediante un simple drenaje del hígado. “Sufriendo desde hace más de 20 años dolores de cabeza atroces, había consultado a todos los médicos de mi alrededor sin gran éxito. Absorbía cotidianamente una veintena de comprimidos y otras drogas para el estómago, los nervios, el estreñimiento, el sueño, la fatiga ... Después de un examen de sangre negativo, padecí una serie de inyecciones de cianuro y de rayos sobre la cabeza que me hicieron perder el cabello. El doctor C..., entonces, me hizo una radiografía del cráneo y un neurólogo me habló de secuelas de meningitis y de operaciones variadas(contraventana craneana, punción lumbar, y otras dulzuras). El doctor C..., más razonable, se opuso a la experiencia y declaró que las manchas sospechosas, visibles sobre mi radiografía, existían en la mayoría de los que gozan de buena Salud. Se quedó la cosa aquí. Sufría, sin embargo, cada vez más y continuaba drogándome. Para dormir, debía tomar dos o tres supositorios de morfina cada noche. Crisis de nervios, neurastenia, accesos de sonambulismo, tentativa de suicido, fueron mi premio. Mi estado de Salud era lamentable y parecía sin salida. Estaba condenado, cuando conocí las posibilidades de la Biomedicina. Acepté seguir una cura de desintoxicación para drenar mis líquidos humorales y limpiar mis filtros hepáticos y renales. Esta cura estuvo girada sobre todo sobre pequeñas lavativas intestinales cotidianas (duchas rectales de 500 g..), siguiendo el ritmo de siete veces siete días. Al cabo de dos meses, mis dolores de cabeza desaparecieron y con ellos mis trastornos de estómago. Actualmente, después de un año de cura ritmada, puedo deciros que estoy completamente curado... Mis reumatismos articulares, incluso, me dejan en paz... Mi sueño es perfecto... No encuentro las palabras para expresar mi reconocimiento.” Señor R... B... Madrid CONCLUSIONES PUBLICANDO SALUD Y DE

TESTIMONIOS A LA VEZ DE SUJETOS QUE GOZAN DE BUENA ENFERMOS , DESEAMOS ATRAER LA ATENCIÓN DE TODOS , EN

(NO ADMITIDOS TODAVÍA EN BIOMÉDICAS) SOBRE LA EFICACIA DE LOS MÉTODOS NATURALES , CORRECTAMENTE APLICADOS .

PARTICULAR LA ATENCIÓN DE LOS MÉDICOS NUESTRAS IDEAS


M é t o d o

M .

S t é p h a n

La Higiene y la Medicina Natural: han sido olvidadas estos últimos años, después de los descubrimientos de los potentes antisépticos modernos (antibióticos). Sin embargo, los mejores espíritus reconocen que esta solución de facilidad terapéutica (quimioterapia) no es la buena para proteger la Salud o para “recuperar” a los enfermos y hacer de ellos seres normales. Conviene efectuar una “vuelta” razonada a la naturaleza y tratar los problemas de la Salud, de la enfermedad y de la curación en función del Vitalismo, del Humorismo y del Naturismo, bases de la fisiología tradicional. La medicina experimental moderna sólo considera el mal local, sintomático; sólo saber esperar su llegada; y olvida el conjunto orgánico, la función vital y el terreno. 

Considerando, por una parte, que la civilización moderna, basada únicamente sobre el Progreso Material, crea un entorno cada vez más artificial, impropio para la vida, es la causa esencial de nuestras enfermedades y de nuestras decrepitudes.



Considerando, por otra parte, que la higiene y la medicina oficiales, en su forma alopática, se oponen mal a este hecho y que son ellas mismas, en parte responsables, por el uso desconsiderado de las terapéuticas antisintomáticas y tóxicas.



Considerando, en efecto, que las enfermedades clásicas catalogadas no son el mal en sí, sino los efectos de un estado general y las expresiones de la Fuerza Vital de autodefensa que expulsan los puntos orgánicos producidos en el metabolismo y que, en este caso, la función del médico es la de ayudar al organismo en su tarea de eliminación y no la de contrariar los procesos defensivos de la autocuración por los métodos de represión sintomática contrarios al restablecimiento de la Salud verdadera;



Considerando, por fin, que la enfermedad es un envenenamiento endógeno y que -en este caso- no conviene, lógicamente, añadir venenos suplementarios de origen externo, bautizados con el nombre de medicamentos, los cuales no tienen el valor intrínseco (porque afectan a la causa principal) y nocivos por añadidura (porque sobreintoxican y agravan el estado original de toxemia a pesar de las ilusiones clínicas).

Por estas razones pedimos: 

que los conceptos de enfermedad local, de remedio específico y droga tóxica sean revisados



que la Alopatía deje de considerarse como suficiente, de quererse exclusiva y de llamarse “única científica”.



que esta medicina se limite a los casos de urgencia únicamente donde el desfallecimiento del terreno es evidente (grandes dolores, desbordamiento microbiano ...);



que, en el interés general, la mayoría de los enfermos, en estado de autodefensa, sean fisiológicamente reeducados mediante las técnicas naturales (Biomedicina)

111


M é t o d o

112

M .

S t é p h a n



que la higiene vital entre en los hábitos para rehacer el capital-salud, sin esperar los plazos costosos de la enfermedad;



por fin, que un cuerpo de higienista y consejero en higiene vital sea admitido, creado fuera de la enseñanza alopática, en este país, según el ejemplo que se lleva a cabo en todos los otros países del mundo.

A LA ATENCION DE TODOS

Enfermos y los que gozan de buena Salud No tenemos la pretensión de afirmar que nuestra enseñanza es suficiente y no deseamos ninguna exclusividad de cuidados; dejamos este concepto a los “semi-sabios”. Sin embargo, atraemos la atención de los lectores y de los futuros adeptos a la Biomedicina sobre el hecho de que los métodos naturales vuelven a estar de moda y que muchos de los practicantes se llaman Naturópatas, mientras que no poseen nada más que una vaga tintura de nuestra enseñanza, la cual es la única auténtica, en su forma sintética y jerarquizada. 

Es bueno acordar una confianza muy limitada a los aislacionistas, es decir, a los que utilizan sólo una o dos técnicas o algunos procedimientos asociados fuera del plan bioterapéutico. La ciencia y la competencia del “aislacionismo” no pueden suplir las debilidades que engendra esta carencia. La moda o la publicidad, a menudo exagerada, hecha por la prensa sobre tal o cual procedimiento “que cura todo”, debe ser una razón de desconfianza.



Otro consejo es el de desconfiar de los puristas, higienistas abusivos que quieren hacer todo mediante el ayuno y reposo mental, y que ya no saben frenar las crisis curativas que despiertan. Estos mismos puristas no temen tampoco el atacar con soberbia los males que nos escapan (enfermedades de gran desfallecimiento que revelan la urgencia alopática). No reclamamos su condenación, sino deseamos ver su consulta vaciarse poco a poco de clientes. RECORDAR EN

EL NOMBRE DE LA LIBERTAD Y DE LA ENSEÑANZA LIBERAL , DESECHAMOS

CUALQUIER TUTELA DE INFORMACIÓN Y CUALQUIER LIMITACIÓN DE EJERCI CIO , EN LA PLENA Y ENTERA RESPONSABILIDAD DE CADA UNO .

Sin embargo, deseamos reconocernos entre nosotros y hacer saber al gran público lo que somos exactamente, con respecto a los otros. “Los niños aman la justicia porque son inocentes...” “Los adultos prefieren la piedad porque saben que son malos.” “Aconsejar es dar a los otros motivos que ignoran para actuar y ello en su interés.”


M é t o d o

M .

S t é p h a n

“Las teorías pueden derrumbarse delante de los hechos, pero jamás un hecho se derrumba frente a una teoría.” El Biomédico no es curandero, sino un higienista según el orden natural. El Higienista-Biomédico no hace ni diagnóstico ni tratamiento de las enfermedades. Estudia el terreno (tipología o morfología) del sujeto, y establece una reforma de la vida en función de esta observación. El sujeto en mal estado “se autocura” y el que goza de buena Salud se “sobrevitaliza” (refuerza sus inmunidades, sus aptitudes fisiológicas y psíquicas y su longevidad). El Higienista-Biomédico es un “consejero en higiene vital” o un profesor de Salud. Sin embargo, hay Biomédicos y Biomédicos como hay coches y coches. Es necesario, entonces, saber distinguir el buen grano de la cizaña. BIOMEDICINA ORTODOXA Y BIOMEDICINA HERÉTICA

Existen tres maneras de concebir los problemas de Salud: la Alopatía, la Homeopatía y la Biomedicina. No existen otros conceptos posibles. La noción de medicinas paralelas es falsa, ha nacido de la imaginación delirante de algunos periodistas en la mala divulgación científica. El paralelismo en ciencia es prueba de incompetencia y fuente de confusión. El saber múltiple al principio en el análisis, tiende a unificarse, a sintetizar en el momento en el que se desarrolla. Su forma es, entonces, piramidal para alcanzar la verdad que es única. Dicho esto, las tres medicinas no se parecen, se complementan e intervienen en tiempos diferentes de la enfermedad, que, según las circunstancias, pasa por los estados funcionales, lesionales y por la irreversibilidad degenerativa. 

La Alopatía, medicina sintomática y quimico-terapéutica es excelente en los casos urgentes y en los casos degenerativos (alrededor del 20%). Más allá, está desplazada y es peligrosa para los individuos y para la raza.



La Homeopatía, más suave en sus medios, puede tomar el relevo de la Alopatía, cada vez que ésta es mal soportada o que las maniobras de la Biomedicina son imposibles (viajes, ancianidad, pequeña infancia ...).



La Biomedicina, método mediante los agentes naturales, se puede concebir bajo la forma de una medicina (o natural o física), utilizando plantas, manipulaciones, reflejos (acupuntura...), en la óptica alopática del diagnóstico local y de los cuidados sintomáticos.

Estos casos que quedan son los que pertenecen a la biomedicina, pero si no alcanza a la causa primera de la enfermedad y se mantiene en el ámbito de las causas secundarias o de los efectos es en este sentido, una Biomedicina Herética.

113


M é t o d o

114

M .

S t é p h a n

La segunda forma de Biomedicina es la llamada ortodoxa o higiene vital que enseñamos por entero. Aquí la enfermedad es tratada en su fuente, no mediante medicamentos o maniobras locales, sino mediante una reforma de la vida basada según los siete temperamentos. Es la regla del comportamiento vital que determina la autocuración. Esta Biomedicina que ya no es una medicina, sino una filosofía de la vida (humorismo biológico) puede intervenir en el 50% de los casos funcionales y débilmente lesionales (estados crónicos, que no ponen los días de vida del paciente en peligro). Esta Biomedicina ortodoxa puede, además, articularse con la Biomedicina herética (o medicina natural), por lo tanto, con la Homeopatía, más raramente con la Alopatía (en el transcurso de un tratamiento global). Sin embargo, la Biomedicina puede intervenir fuertemente para consolidar un terreno fragilizado por la agresión alopática, útil en algún momento. En fin, la “Biomedicina Ortodoxa” es la solución a la prevención de todas las enfermedades, es decir, que se interesa por su higiene vital en el 100% de los que gozan de buena Salud que corren el riesgo de pasar al estado de mala Salud si no saben vivir. En nuestra época donde la enfermedad cuesta tan cara la Salud podría ser dada a todos, si la enseñanza de la Biomedicina Ortodoxa fuera más conocida.

EL BIOMÉDICO ORTODOXO

Profesor de Salud o consejero en higiene vital o además “Higienista-Biomédico” se reconoce en lo que propone, una reforma de la Vida basada sobre tres principios: La Alimentación La Relajación La Musculación que recuerden los tres tiempos de la Cura de desintoxicación.

LA CURA DE REVITALIZACIÓN

Colmado de las Carencias Esta cura sucede a la cura de desintoxicación estudiada anteriormente. Los tiempos son los siguientes: 

Puesta en lugar del fondo nutricional correcto y elección de los alimentos de tolerancia.



Aporte de los “nutrientes”, y deshecho de todos los “desvitalizantes”.



Estimulación del fondo, mejora de la forma y regulación del comportamiento.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

La puesta en lugar del fondo nutricional se establece según la fórmula: el 80% de alimentos vegetales crudos por del 10 al 20% de alimentos animales crudos. Los “alimentos vegetales crudos” están representados por todas las verduras acuosas (consumibles en el estado CRUDO) y todas las frutas: jugosas, grasas, secadas y secas. Los “alimentos animales crudos” siguen siendo todos los productos lácteos (quesos variados, yogures ...) y los huevos. La mezcla leche-huevo es aceptada. Se pueden además, añadir los moluscos y las ostras. Cuando la fórmula nutricional ha sido bien comprendida y bien aceptada sobre el plano orgánico es bueno añadir, con prudencia, alimentos de tolerancia, en función de los trabajos, de los climas y de los hábitos. La pérdida de peso y de energía son, en general, las indicaciones que precisan que el sujeto tiene necesidad de estos alimentos. De una forma sistemática: el clima demasiado frío de nuestras regiones, el trabajo social obligatorio (nuestras sociedades laboriosas) y nuestros hábitos alimentarios, que han creado en nosotros algunas costumbres fisiológicas, exigen estos alimentos de tolerancia (o “secundarios”) que son los cereales (que aportan calor) y las carnes (que aportan energía). Sin embargo, estos alimentos “inespecíficos” para el hombre y además “desnaturalizados” por el fuego, sólo pueden ser utilizados de apoyo de moderación, y no como alimentos fundamentales. Son el origen de nuestras enfermedades hay entonces, que saber UTILIZARLOS, sin jamás ABUSAR de ellos y suprimirlos en verano. ¿Qué son estos “alimentos de tolerancia”? La “rama carbonada” está representada, en un orden creciente de toxicidad, las frutas cocidas, los arroces completos -luego los blancos-, las patatas (al horno), el mijo y el trigo sarraceno, las tostadas integrales -luego las tostadas ordinarias-, el pan completo -luego el pan blanco-, las pastas completas -luego las ordinarias-, por fin las mermeladas familiares -luego las comerciales con los aditivos químicos habituales-. RECORDAR ARROZ,

PATATAS

(AL

HORNO ) Y TOSTADAS INTEGRALES SON LOS

ALIMENTOS MÁS A MENUDO UTILIZADOS SOBRE EL PLANO DE LAS TO LERANCIAS CARBONADAS .

C.f.: La “rama nitrogenada” está representada, de la misma forma, por las carnes blancas y magras, hervidas o escalfadas, las tortillas, luego las carnes rojas y grasas y la caza manida. Carnes pesadas y charcutería son los “alimentos nitrogenados” menos recomendables.

115


M é t o d o

116

M .

S t é p h a n

RECORDAR BLANCO

DE POLLO , TORTILLAS Y FILETES DE PESCADO SON LOS ALIMEN -

TOS MÁS A MENUDO ACONSEJADOS SOBRE EL PLANO DE LAS TOLERANCIAS NITROGENADAS .



La suma de los nutrimentos (alimentos especiales vendidos en las tiendas de alimentos de Salud, incluso en farmacias, que tienen como fin el de colmar las carencias mórbidas y autolíticas, resultante de la enfermedad pasada y de la cura de desintoxicación que le ha seguido).  Los nutrimentos son, en general, destinados a colmar las carencias posibles en: vitaminas, minerales (Plásticos y catalizadores), diástasas (fermentos o enzimas) y hormonas, y esto de una manera acelerada. Citemos, por ejemplo, el polen, las algas, las levaduras, la leche de soja ... RECORDAR ES

SABIO EL HACER CURAS RÁPIDAS INTERESANDO TODAS LAS CATE -

GORÍAS

(U.M.D.

Y

H.)

ALTERNANDO LAS TOMAS SOBRE UNA O DOS SEMANAS .

JAMÁS

UTILIZAR UN NUTRIMENTO DE UNA MANERA CONTINUA , SINO

AL CONTRARIO DE UNA MANERA PERIÓDICA

(UNA

VEZ POR TRIMESTRE ,

POR EJEMPLO ).

 Paralelamente: al agregado de los “revitalizantes”, hay que saber evitar todos los “desvitalizantes”. Entre los más perjudiciales, entre estos últimos, citemos el alcohol, las bebidas alcohólicas, las bebidas industriales (químicas), el tabaco, el café, el cacao, el chocolate, el té ... Las salidas nocturnas, las excitaciones, el aire de las ciudades, el ruido, los viajes de larga duración, los ambientes ahumados y escandalosos, las disputas ... son igualmente factores de desvitalización.  Por fin conviene sostener el emuntorio más deficiente hereditariamente y en función de la morfología o de la tipología del sujeto. Este emuntorio, a pesar de la cura de desintoxicación, puede no haber reencontrado toda su permeabilidad. Los riñones o el hígado (con su vesícula y su intestino), la piel o los pulmones merecen que nos ocupemos de ellos en la medida de su debilidad nativa y mal compensada. La musculación intervendrá además para reestructurar la forma y asegurar el mantenimiento vertebral, el campo respiratorio y la contención abdominal.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Aquí, la “gimnasia de los órganos” por el músculo hábilmente solicitado, esculpe la plástica y contribuye a estimular los emuntorios y a depurar los humores. De 30 a 40 minutos al día, el cuerpo DESNUDO (delante del espejo) con un par de pesas, es lo previsto. El humano (hombre o mujer) debe perfeccionar su “estatua” y adquirir formato y cualidades atléticas, Salud, Belleza, Vitalidad, Atleticidad y Longevidad, son las cinco cualidades físicas, exigidas por la Higiene Vital (Biomedicina Ortodoxa). El ejercicio (musculaciones) marca la “revitalización” como la eliminación caracteriza la “desintoxicación”. El aspecto morfológico del sujeto debe cambiar (y ello debe marcarse en sus posturas y en su silueta). Este cambio es el criterio de una mejoría más profunda a nivel de los órganos. Esto se llama “cambiar de temperamento”. Bien sea que el sujeto demasiado dilatado se “retracte”, bien que el que está demasiado retractado se “dilate”, cada uno tiende a reencontrar una forma normal. EL BIOMÉDICO VERDADERO ES UN “EDUCADOR” QUE ENSEÑA LAS LEYES DE LA VIDA. NO ES UN “PRACTICANTE” QUE DA SUS REMEDIOS, Y FORMULA UN “DIAGNOSTICO”. EL FALSO BIOMÉDICO (LOS HAY) QUIERE JUGAR A SER CURANDERO; HACE UN TRATAMIENTO ASINTOMÁTICO DE UNA ENFERMEDAD LOCAL. NO ATACA A LA CAUSA Y DEJA EL TERRENO ORGÁNICO EN SU MAL, PRIMER ESTADO. PENSAMIENTOS: * Si caes enfermo, piensa en tus errores y no acuses a los otros; y, sobre todo, no esperes nada de los remedios para curarte. * Ni diagnóstico, ni tratamiento local de un órgano, sino balance de vitalidad y reforma general de Vida, tal es la Verdad en materia de Salud. * Médicos y curanderos son hermanos enemigos, como son hermanos todos los que utilizan métodos naturales, aislados. Las palabras “terapia” y “terapeuta” están desterradas del vocabulario del Profesor de Salud. * Ninguna otra fuerza en el mundo puede curarnos, nada más que la Fuerza Vital que está en nosotros. Los principios activos o curadores no existen en los remedios, están únicamente en el hombre malévolo y representan la parte de vida que le queda. * Los venenos medicamentosos (quimioterapia) representan el mayor timo de la civilización moderna. Parecen obtenidos a partir de investigaciones científicas indiscutibles, pero no responden a los fines que se proponen alcanzar. Solamente su eficacia en el ámbito de los síntomas inquietantes impide a la gente simple reflexionar sobre ellos. * Entre remediar y educar, existe un abismo de una filosofía de la VIDA. * No conozco nada más lamentable que un especialista del reumatismo, víctima él mismo de un ataque de gota que se ve impotente para curarlo.

117


M é t o d o

118

M .

S t é p h a n

Los enfermos no deberían tener confianza si poseen su buen sentido.

POR

TODO ESTO PASAREMOS SIN TRANSICIÓN A LO QUE PENSAMOS DE LAS

VACUNAS , CONSIDERADAS COMO MEDICINA PREVENTIVA Y PROMOCIONADAS CON CHORROS DE ESPACIOS PUBLICITARIOS EN TODOS LOS MEDIOS DE CO MUNICACIÓN BAJO EL LEMA :

“PREVENIR ”.

¿ES NECESARIO VACUNAR? UTILIDAD

O INEFICACIA DE LAS

INOCUIDAD “LA

O PELIGRO DE LAS

VACUNAS. VACUNAS.

OBLIGACIÓN DE SUFRIR NOS DA EL DERECHO A SABER ”.

¡EL

MICROBIO , ESE DESCONOCIDO

¿QUIÉN

TIENE RAZÓN :

!

PASTEUR

Y SUS DISCIPLINAS O LOS SABIOS DE LA OPOSICIÓN :

TISSOT...

CL. BERNARD, BÉCHAMP

O MEJOR AÚN

“LOS BIOMÉDICOS”?

“¿TENEMOS EL DERECHO DE “JUGAR” CON LAS INMUNIDADES NATURALES?”

*1 ¿Las vacunas protegen realmente a los seres vivos, o más bien son inútiles? *2 ¿Las vacunas no conllevan peligro alguno o son las responsables de los accidentes graves? *3 “¿El organismo, cuya inteligencia es indiscutible, no habría previsto los medios de protección?

“LA

VERDAD ES UNA COSA ARDUA DE DESCUBRIR.

Filósofos, religiosos, científicos se consagran a ello, cada uno a su manera. Todos buscan la razón de ser de las cosas para deducir de ella los mejores medios de previsión o de acción. Pero lo que falsea las conclusiones de estas investigaciones, es que se limitan a lo inmediato y a lo facticio, sin calcular los efectos lejanos o consecuentes”.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

¿AGRESIÓN, MUTACIÓN O RESISTENCIA?

La “microbiología” es el estudio que conlleva sobre la Naturaleza, el Origen y los Efectos de los gérmenes (protozoos, algas o bacterias, hongos y virus) que se manifiestan en el seno de los organismos vivos (vegetales, animales o humanos), y que están muy a menudo presentes en el transcurso de las enfermedades especiales, llamadas “parasitarias o infecciosas”, y consideradas como “contagiosas”. El estudio de los medios de protección (higiene) o de defensa (terapia) contra estos gérmenes es igualmente el objeto de esta ciencia, cuyas conclusiones a este respecto varían paralelamente al concepto microbiano que ha sido retenido. Las opiniones, en efecto, son bastante opuestas en esta materia. El microbio puede ser considerado, bien como un enemigo (venido de fuera y capaz de cualquier fechoría), bien como un mal hijo (con responsabilidad limitada), o bien como un huésped (indeseable pero soportable). Estos tres conceptos se afrontan en las tres grandes enseñanzas siguientes: 

Por un lado, se sitúa la tesis (oficial) de la “microbiología de las agresiones” (Pasteur y sus disciplinas);



En el lado opuesto, encontramos la antítesis que representa la “microbiología de las mutaciones” (C. Bernard, Béchamp, Tissot y otros autores sabios indiscutibles).



Por fin, armonizando estos conceptos extremos en una síntesis, la Escuela BIOMÉDICA eleva los problemas al nivel de las Inmunidades Naturales, de donde proviene el nombre de “Microbiología de las resistencias”, dado a esta enseñanza.

¿QUÉ SON LOS MICROBIOS?

Antes de ir más lejos, demos algunas aclaraciones al respecto de estos infinitamente pequeños seres * LOS MICROBIOS SON SERES VIVOS formados por una sola célula. Descubiertos en 1674 (poco después de la invención del microscopio) fueron observados por Pasteur en 1850. Este último definió los caracteres generales y estableció la ley de la relación entre la presencia de estos gérmenes y algunos fenómenos normales (fermentaciones) o anormales (enfermedades). Sin embargo, presencia no significa, en todas las circunstancias, causa (como veremos más adelante). Existen microbios útiles (fermentos), microbios neutros (sin efecto) y microbios dañinos(microbios llamados patógenos y considerados como causa suficiente de algunas enfermedades, según la tesis oficial). Así, un mismo microbio puede ser dañino, o neutro o útil, según la especie animal que lo acoge. Otro hecho, un mismo microbio puede cambiar de forma con el entorno (polimorfismo microbiano).

119


M é t o d o

120

M .

S t é p h a n

CLASIFICACIÓN DE LOS MICROBIOS 

Los microbios animales (el grupo más numeroso) pertenecen a la clase de los Protozoos (ameba de la disentería).



Los microbios vegetales (más pequeños) son los hongos o las algas. Los hongos son los “mohos” (pan, mermelada, cuero ...), o las levaduras (útiles como los fermentos, o patógenos como los del múguet de los niños). Las algas, de una a algunas micras, son denominadas “bacterias”. Situadas en el límite del reino vegetal, son esféricas (cocis o cocos), o se presentan en granos (micrococos del vinagre), o por dos (neumococos), o en serie (estreptococos) o en racimos (estafilococos). Otras algas son alargadas (bastoncitos), con o sin cola (flagelos). Son los “bacilos”. Con cola, se vuelven filamentos encorvados, son los vibriones; y ondulados, los denominados de forma espiral. Estos bacilos se encuentran en el tétanos, la difteria ...



Los microbios minerales (o Virus), son demasiado pequeños para ser visibles a través del microscopio ordinario. Se les llama “virus filtrantes”, porque atraviesan todos los filtros. Representan una forma intermedia entre el reino vegetal y el reino mineral. Cristalizan como los minerales. Los virus están presentes en la viruela, la poliomielitis, la rabia, el sarampión, la gripe ...

LA VIDA DE LOS MICROBIOS ES BASTANTE CONOCIDA.

Los más gruesos, los “animales”, llevan una vida libre exterior (la ameba en el agua). Los otros son, bien saprofitos que sacan su alimento de los cadáveres (descomposición de la carne); bien parásitos que viven a expensas de los vivos, sin defensa. Los que tienen necesidad de oxígeno son los aerobios (bacilos diftéricos); y los que viven al resguardo del aire son los anaerobios (bacilos tetánicos). Otros, nacidos en el aire, son capaces de vivir en un entorno cerrado, son los “facultativos” (la mayoría de los fermentos). Se reproducen por bipartición (se dividen en dos). Algunos resisten a las condiciones desfavorables, envolviéndose por una cápsula resistente (espora) de la que escapan cuando el medio vuelve a la normalidad para ellos. Su calor ideal para desarrollarse es de 30 grados centígrados.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

121

Por debajo de 10 grados y más allá de los cero grados, permanecen paralizados pero no mueren. Las altas temperaturas, al contrario son fatales. A 45 grados la mayoría de ellos mueren (bacilo tetánico a 45 grados, bacilo tífico a 56 grados, fermentos lácticos a 70 grados ...) Las esporas son destruidas a 120 grados (calor húmedo durante 20 minutos) y 160 grados(calor seco durante 10 minutos). Es el principio de la esterilización. Los microbios mueren igualmente por los rayos ultravioletas (acción benéfica del sol). La deshidratación los paraliza, como el frío, sin matarlos. Algunas sustancias pueden matarlos: son el formol, la lejía, el alcohol de 90 grados, el éter ...; son los desinfectantes. Por fin, se hacen a menudo la guerra entre ellos, de donde proviene la acción de los antibióticos, que son hongos (mohos). El organismo vivo es un verdadero campo de batalla, y cuando está sano, triunfa fácilmente sobre los agresores.

EL CONCEPTO DE PASTEUR O “LA MICROBIOLOGÍA DE LAS AGRESIONES”

Pasteur y sus disciplinas afirman: 

que la materia viva normal (sana) está exenta de gérmenes;



que los gérmenes son transmitidos por el aire (u otro elemento del medio exterior, el agua, la tierra, los alimentos manchados, los animales y los insectos y el hombre mismo que puede contaminar a su prójimo);



que tienen una existencia independiente de los organismos vivos (autonomía);



que cada microbio posee una forma y una acción bien definidas (Ej.: tal microbio da obligatoriamente tal enfermedad; es la noción del agente específico);



que la enfermedad microbiana es únicamente transmitida por contagio (Es decir, después del contacto con un elemento portador de gérmenes). RECORDAR EN

EL TRANSCURSO DE UNA EPIDEMIA , ES NECESARIO ENTONCES , DESCON -

FIAR DE TODOS LOS FACTORES DE TRANSMISIÓN E INCLUSO ENFERMOS CONTAGIOSOS .

“AISLAR ”

A LOS


M é t o d o

122

M .

S t é p h a n

LA ACCIÓN PATÓGENA

El microbio penetra en el organismo, bien por una llaga de la piel, bien a través de mucosas lesionadas (nariz, boca, pulmón, tubo digestivo u órganos genitales). Una vez en el organismo, va a actuar siguiendo los tres procesos siguientes: 

Infección local (o acceso). El microbio permanece en el punto donde ha penetrado. Se notan reacciones locales (rubor, calor, dolor, tumor), pero no efectos generales. Es el caso del furúnculo o el acceso.



Infección generalizada (septicemia). El microbio pasa a la sangre y alcanza todo el organismo. Existen pocas reacciones locales, pero al contrario se dan gruesas reacciones generales (fiebre, abatimiento ...) El germen puede, sin embargo, localizarse secundariamente (accesos metastásicos como en la estafilococcemía).



Infección local de acción generalizada (toxinemia). El germen permanece sobre el lugar (reacciones locales) y envía las toxinas (o antígenos) a través de todo el organismo (es el caso en el tétanos, la difteria ...)

LA REACCIÓN ORGANICA

El microbio, en el transcurso de su invasión, va a chocar con tres líneas de defensa que son la piel y las mucosas, los glóbulos blancos y sus asociados y los anticuerpos y las antitoxinas. 

La piel sana por su acidez es “microbicida”. La mucosa sana que tapiza los órganos profundos, secreta un mucus que engulle y mata los gérmenes.



Si los gérmenes han penetrado en el organismo por una brecha en la piel o las mucosas (piel alcalina y mucosas deficientes en mucus), van a encontrar los glóbulos blancos (leucocitos), policías del organismo, que atacan y “devoran” a los “invasores”. Es la famosa “fagocitosis”, los glóbulos blancos siendo “fagocitos” (comedores de células extrañas). En tiempo normal, se cuentan 6.000 glóbulos blancos por milímetro cúbico de sangre. En caso de invasión este número puede doblarse, triplicarse o cuadriplicarse. La inflamación local (constatada) o la fiebre (inflamación general), es debida al aporte sanguíneo para realizar la “fagocitosis”. El resultado (cadáver de los combatientes) es un líquido espeso, denominado: PUS. Si el tejido conjuntivo limita la zona de combate, se tiene un Acceso.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

RECORDAR. CÉLULAS,

LLAMADAS

A LOS LEUCOCITOS . TIENTES

“HISTIOCITOS”

SON MUERTOS ,

VIENEN EN ÚLTIMO LUGAR A AYUDAR

NECRÓFAGOS

(QUE

COMEN A TODOS LOS COMBA -

DE LOS DOS CAMPOS Y HACEN SITIO NETO ).

LOS ANTICUERPOS Y LAS ANTITOXINAS

Si los microbios son los más fuertes, otras resistencias se les presentan. El bazo, los ganglios, las células retículo-endoteliales secretan sustancias llamadas: anticuerpos, que aglutinan a los microbios y los matan (facilitando la salida de una nueva fagocitosis). Contra las toxinas (desechos nitrogenados tóxicos, secretados por los microbios), emiten las antitoxinas. RECORDAR LOS “ANTICUERPOS”

PERMANECEN EN EL ORGANISMO DESPUÉS DE LA IN -

FECCIÓN Y LO VUELVEN MENOS VULNERABLE .

Esta inmunidad accidental puede ser reproducida artificialmente por las vacunas; (microbios muertos o atenuados, o sus toxinas) que hacen nacer los anticuerpos. Es el principio de la Vacunación preventiva. Se pueden además usar sueros animales, ya ricos en anticuerpos. Es el principio de la sueroterapia (en terapéutica antiinfecciosa). RECEPTIVIDAD E INMUNIDAD ARTIFICIAL

La receptividad es el estado de un organismo que se deja invadir por un microbio patógeno. La inmunidad es el estado de un organismo capaz de defenderse. Puede ser natural (hombre refractario a la peste bovina), adquirida(resultado de una agresión pasada, que haya hecho nacer anticuerpos), o artificial(es decir provocada por la vacunación o la sueroterapia). 

La vacunación consiste en introducir en el organismo un agente infeccioso (vivo, con virulencia atenuada o muerto) o sus toxinas igualmente atenuadas. Los cultivos son atenuados por calor (carbón), por luz (cólera), por desecación (virus rábico), por un medio desfavorable (B.K. cultivado sobre medio biliado), por pasos previos sobre otros seres vivos (bóvidos), como se hace con los virus de la viruela. Los cultivos se matan por calor extremo (bacilo de Elberth), por sustancias antisépticas(éter, por ejemplo).

123


M é t o d o

124

M .

S t é p h a n

RECORDAR LAS

TOXINAS SON GENERALMENTE ATENUADAS POR CALOR.

La “vacuna” obliga al organismo a fabricar anticuerpos (específicos) de la infección contra la cual se quiere proteger. Esta acción es entonces esencialmente preventiva. La protección aparece al cabo de 8 a 10 días (3 semanas como máximo). Dura de unos días hasta años. La acción curativa de la vacuna se concibe en el caso de una larga incubación de la infección(ej....: la rabia). 

La sueroterapia consiste en inyectar, en un organismo infectado, el suero proveniente de otro organismo curado de esa misma infección (o recientemente vacunado contra esa infección). Los sueros son llamados antitóxicos cuando contienen sobre todo antitoxinas, contra las infecciones producidas por exotoxinas: difteria, tétanos ... Son llamados antimicrobianos, cuando aportan sobre todo anticuerpos, para luchar contra el microbio él mismo o contra sus endotoxinas (peste, neumonía ...). RECORDAR

LAS

EXOTOXINAS SON

“TOXINAS”

QUE SE DIFUNDEN A TRAVÉS DE TODO EL

ORGANISMO .

LAS

ENDOTOXINAS SON

MICROBIANO

(PUEDEN

“TOXINAS”

QUE PERMANECEN LIGADAS AL CUERPO

LIBERARSE DESPUÉS DE LA MUERTE DEL GERMEN ).

CONCEPTO DE LOS ADVERSARIOS DE PASTEUR O MICROBIOLOGÍA DE LAS MUTACIONES

Para muchos sabios, los descubrimientos de Pasteur reposan sobre observaciones incompletas e interpretaciones inexactas. Las vacunas y los sueros son inútiles o peligrosos, o las dos cosas a la vez. Esto se explica porque el microbio no existe fuera de los seres vivos que son de naturaleza microbacteriana. El microbio, en una palabra, es uno de los componentes de toda célula viva. Béchamp con sus “microenzimas (o microzimas)”, Altmann con sus “elemental-organismen”, Portier con sus “simbiontes (seres asociados en simbiosis)”,


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Galippe, etc, intentaron combatir el “pensamiento Pasteur” pero fue Tissot con sus “orgánulos” el más rudo oponente. Resumamos los trabajos de éste último. Parece aportar la prueba del origen tisular de las especies bacterianas (microbios) y micelianas (virus).

CONSTITUCIÓN DE LA MATERIA VIVA.

Según Tissot, la célula viva está constituida de dos Orgánulos Elementales (uno, móvil, llamado “coli”, y otro, inmóvil, llamado “pesa”). El orgánulo Móvil (orgánulo Coli, o colibacilar para los mamíferos) está dotado de poder fermentativo (es el agente de las acciones químicas de la sangre necesarias para la vida). Pulula en la sangre de los vertebrados. Es el microzima de Béchamp. Estos “colis” penetran en las células glandulares y vuelven a salir con los líquidos (saliva, jugos digestivos, orina, leche ...), de los cuales son los factores fermentativos. - El orgánulo pesa inmóvil es el elemento de construcción de la célula. Constituye las redes citoplasmáticas y nucleares. Teniendo la forma de unas pesas (de halterofilia), de donde proviene su nombre, están unidos por sus bolas (es el modelo de la trama viva en los dos reinos). Las famosas “mitocondrias” y “condromas” (de poder catalizador y órganos clásicos de la célula) no serían, en realidad, más que los fragmentos de la red de pesas, primitivos, que habría sido alterada por los reactivos, fijadores, utilizados en las preparaciones histológicas. La forma de las “pesas” es universal y única en los dos reinos.

LAS ENFERMEDADES AUTÓGENAS Y HETEROGÉNEAS.

Resultan de esta observación dos categorías de enfermedad. 

Las enfermedades autógenas. Provienen, bien de una alteración del orgánulo colibacilar (septicemia, gangrena gaseosa, tétanos ...), o bien de una alteración del orgánulo “pesas” (cáncer, tuberculosis ...).

RECORDAR :EN

UNA PALABRA , FABRICAMOS NOSOTROS MISMOS , ESTE GÉNERO DE ENFERMEDADES .

125


M é t o d o

126



M .

S t é p h a n

Las enfermedades heterogéneas. Son producidas por la introducción en el organismo de un tejido vivo lesionado en sus elementos de constitución. Las enfermedades heterogéneas del hombre son, entonces, debidas casi exclusivamente a los alimentos vegetales o animales, desorganizados en su constitución celular. RECORDAR: ES

EL MODO DE INFECCIÓN , VENIDA DEL EXTERIOR, SI EL TERRENO SE PRESTA A ELLO .

EL POLIMORFISMO DE LA MATERIA VIVA.

La forma colibacilar puede transformarse en otras varias. Las propiedades del orgánulo “pesa” pueden igualmente cambiar por degeneración. De una manera general, cuando la materia viva es afectada de miseria fisiológica, tiende a perder su forma normal en favor de las formas anárquicas. Lo que es verdad para el hombre, lo es también para los animales y los vegetales. La materia viva de los vegetales pasa al estado miceliese (o viral) y toma aspectos variados, descritos torpemente como hongos parásitos. Todos los elementos micelieses o bacterianos (que están libres y errantes en la naturaleza) provienen de un ser vivo que los ha expulsado, o que los ha liberado después de su muerte. Una vez libres, sufren profundas modificaciones, pero afortunadamente mueren rápidamente (por falta de alimento o muertos por la luz o el aire). Tissot afirma que el colibacilo intestinal no es un germen extranjero al organismo. Es el “coli” de la sangre, que pasa al intestino con los jugos digestivos bajo la forma coci y evoluciona rápidamente bajo la forma bacilar. El colibacilo no atraviesa la mucosa intestinal para ir a la larga a descomponer la carne del cadáver (en la muerte); los colibacilos están ya por todas partes, en todos los puntos del cuerpo muerto. La colibacilosis urinaria no es debida a una infección de la orina, que contiene normalmente el bacilo en el estado de micrococos. Es debida a una modificación del germen, que se vuelve bacilar bajo la influencia de una modificación accidental de la orina. RECORDAR: EL COLIBACILO PUEDE TOMAR LAS FORMAS SIGUIENTES: ESTAFILOCOCOS, ES TREPTOCOCOS , NEUMOCOCOS , ENTEROCOCOS , TETRÓGENO , NEUMOBACILO , BACILLUS LACTERÓGENO , VIBRIÓN ASÉPTICO DE PASTEUR, BACILO SÉPTICO DE L EGROS , BACILO TETÁNICO ...


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El colibacilo se multiplica después de la muerte. Cuando la temperatura baja, el “coli” que tiene la forma normal de cocí, cambia de aspecto y pasa al estado bacilar (mientras que las formas cocos se rarifican). Esto explica el desarrollo de las enfermedades colibacilares por el frío(vías respiratorias: Neumonía ...). LA INMUNIDAD AL REVÉS O LA FRAGILIZACIÓN.

Después de la vacunación algunos sujetos veían aumentar su sensibilidad con respecto a la enfermedad que se quería combatir. Es la anafilaxia, que se explica muy bien según Tissot. El choque anafiláctico es producido por una aglutinación inmediata de los elementos colibacilares del suero y los contenidos en la sangre del sujeto. Las masas aglutinadas acaban por obturar los capilares(caída de la presión sanguínea y de la temperatura). LA INMUNIDAD VERDADERA Y LA “FALSA”.

La inmunidad según Pasteur consiste en un acortamiento de la fase bacteriana. Se produce acelerando (por la vacuna) el paso del germen del estado bacteriano al estado miceliese (viral). Dicho de otra forma, esta inmunidad consiste en un paso acelerado de la fase aguda de la enfermedad infecciosa hacia la fase crónica. Y la inmunidad, así provocada, no impide los trastornos de la fase crónica de la enfermedad inoculada. El hombre que ha tenido la viruela, y de la cual las pústulas están cicatrizadas, no está curado. Permanece sometido al alcance del virus tanto tiempo como dure la “fase crónica” (tiempo de la pretendida inmunidad). Los accidentes post-vacunales son sintomáticos a este respecto. La inmunidad se pretende que sea adquirida al cabo de 2 a 3 semanas, como el estado de sensibilización anafiláctico. Los gérmenes inoculados causan desperfectos en el organismo (nefritis, trastornos del hígado y de las glándulas, desajustes nerviosos, enfermedades del cerebro y de la médula, encefalitis, mielitis variadas, arteriosclerosis, reblandecimiento cerebral, acortamiento considerable de la longevidad ...). En cuanto a los gérmenes autógenos, no pueden actuar, vacunalmente hablando. La tuberculosis (enfermedad autógena por alteración del orgánulo “pesa” celular) puede sufrir recaídas. El germen vacunal (atenuado), es decir, el “B.C.G.” no puede entonces hacer más que producir la enfermedad, frente a la cual no inmuniza.

127


M é t o d o

128

M .

S t é p h a n

Las enfermedades colibacilares (producidas por una desviación del colibacilo orgánico): erisipela, osteomielitis, leucemia, tétanos, etc,...; y las enfermedades por desviación del orgánulo “pesa” constructor (cáncer, tuberculosis, lepra) no pueden ser evitadas por la vacunación. No existe vacunación posible para ellas. Si ésta fuera la destrucción de los gérmenes, conllevaría la destrucción del organismo entero. EN RESUMEN: 

Las enfermedades autógenas no se inmunizan (un ataque no protege de un segundo ataque). Consecuencia: la vacunación es INÚTIL.



Las enfermedades heterogéneas se vacunan; realmente, la fase aguda es benigna en caso de recaída. Consecuencia: la fase crónica de la enfermedad debida a la vacuna causa, sin embargo, más desperfectos que la enfermedad.

“La vacuna es PELIGROSA”. EL CONTAGIO NO ES LO QUE SE DICE DE ÉL.

El contagio no existe para las enfermedades autógenas que resultan de las mutaciones del orgánulo “pesa” (tuberculosis, cáncer, lepra) o de las mutaciones del orgánulo colibacilar. En lo que concierne a las enfermedades heterogéneas, se explican por la ingestión simultánea (por un gran número de personas) de elementos celulares lesionados, presentes en los alimentos (vegetales o animales). No existe transmisión de un enfermo a otro, ni la existencia en el aire de gérmenes que llevan una vida autónoma. PROFILAXIS Y TERAPÉUTICA.

Es inútil aislar a los enfermos, y hacer uso inmoderado de los antisépticos. 

En las enfermedades autógenas hay que evitar la degeneración (mutación) de los orgánulos (pesa y coli). Dicho de otra forma, hay que poseer un terreno fuerte. Tissot no se extiende sobre este tema. No es un Biomédico de formación; lo haremos por él al final de este estudio.



En las enfermedades heterogéneas hay que volver “sanos” los alimentos. Aquí aún, Tissot no poseía nociones suficientes en “biodinámica agrícola” para resolver el problema que se planteaba. Poseemos ahora esas nociones. Tissot se atenía a la ebullición prolongada de los alimentos en caso de epidemia, con el


M é t o d o

M .

S t é p h a n

129

fin de destruir la vitalidad de los orgánulos en mutación. Tissot se levanta contra los medicamentos químicos utilizados para destruir los colibacilos (o son inoperantes, por lo tanto, inútiles; o son activos, con lo cual peligrosos porque destruyen la materia viva). Tissot condena las vacunas antituberculosas, B.C.G.).

(antidiftéricas,

NO

antitetánicas,

antirrábicas,

PROTEGEN .

La vacuna antitífica se debe desechar porque es muy peligrosa. Inoculada de golpe sobre la fase crónica, fiebre tifoidea, para evitar el riesgo casi nulo (1 caso cada 20.000) de contraerla. Condena también los sueros antidiftéricos y antitetánicos, que inoculan el colibacilo del caballo y son totalmente inactivos. No hay que dejarse inocular un virus vivo o atenuado, ni ningún suero proveniente de seres vivos (excepción hecha para los productos químicos exentos de elementos figurados). ENFERMEDADES ESTUDIADAS POR TISSOT

(Algunos ejemplos extraídos de su libro). 

TUBERCULOSIS (enfermedad autógena). Para inmunizar contra ella habría que inyectar un germen tuberculizante y provocar una ligera tuberculosis. Ahora bien, el “B.C.G.” no posee esta propiedad. Otro error, una identidad rigurosa es necesaria entre el germen y la enfermedad a combatir. Ahora bien, Calmette usó el bacilo bovino (B.C.G.) contra el bacilo tuberculoso humano. Estos dos bacilos son diferentes. El orgánulo “pesa” del buey no inmuniza al hombre, sino sólo puede serle peligroso. El bacilo de Koch se identifica, para Tissot, con el orgánulo “pesa” constructor de la célula. Por degeneración, cuando los “pesas” se vuelven libres, retoman su poder de multiplicación (Filamentos de “pesas” o bacilos de Koch). Esta degeneración se produce cuando la célula es mal alimentada o mal irrigada. La región invadida por los “pesas” degenerados se autodefiende por una “granulación colibacilar”, que repara en parte los desórdenes (tejido fibroso, esclerosis). Es imposible inmunizar contra la tuberculosis que es una enfermedad autógena.


M é t o d o

130

M .

S t é p h a n

La tuberculosis no es contagiosa (el bacilo se forma en el organismo del sujeto). Una inoculación experimental masiva no prueba el contagio por contacto entre individuos según las condiciones habituales. El “B.C.G.” no posee efecto inmunizante, sino al contrario puede provocar, formas especiales de tuberculosis. En efecto, el bacilo cultivado en medio biliado adquiere propiedades nuevas en medio humano. (accidentes ganglionarios). 

DIFTERIA (enfermedad heterógenea). La fuente original de esta enfermedad es un elemento constitutivo desviado de la cebada o del trigo. La difteria puede ser contraída por una harina enmohecida (o por la leche ensuciada por el estiércol de establo, compuesto en parte por un vegetal en descomposición). La difteria no se transmite por contagio. Un mismo alimento puede determinar varias enfermedades diferentes. Es la forma conoidiana la que crea el carácter de cada enfermedad. Dos formas conoidianas del mismo alimento provocan enfermedades simultáneas (sarampión y escarlatina). La anatoxina diftérica, según Tissot, no ha hecho más que aumentar el número de fallecimientos por difteria. La anatoxina sólo puede proteger contra uno solo de los virus, el que ha servido para fabricarla. Ahora bien, no existe una sola, sino numerosas difterias, (bien por su origen: cebada, trigo; o bien por su forma conoidiana inicial). La anatoxina, a base de un solo virus, no protege entonces contra los otros. En todos los casos, infecta al vacunado y le confiere la fase crónica de una cierta difteria con todos los trastornos asociados. El suero diftérico es nulo porque científicamente es imposible que tenga ligadura alguna con el virus infectante.



RABIA (enfermedad heterógenea). El virus rábico, inoculado por la saliva del perro sería él solo suficiente para inmunizar al mordido. La vacuna de médula rábica de conejo es inútil. Sin embargo, puede provocar la rabia paralítica del conejo a todos los vacunados. La naturaleza del virus de la rabia se encuentra en los mohos aspergillus, (cuyas esporas son los corpúsculos de Negri, que se desarrollan en el cerebro).



VIRUELA (enfermedad heterógenea) La inoculación del pus viruélico puede conferir una cierta protección y evitar los accidentes graves; pero este procedimiento no es recomendable porque expone a numerosos accidentes, (erupción generalizada de pústulas, riesgos de muerte, micosis permanente). La viruela golpea indistintamente a vacunados o no vacunados.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

TÉTANOS (enfermedad autógena). Se cree que el mal viene de una herida infectada por la tierra (o el estiércol), vectores de esporas del tétanos. Pero, puede existir tétanos después de una operación quirúrgica aséptica, o después de una inyección de una solución antiséptica (sal de quinina) o incluso espontáneamente, sin razón (tétanos médico). Tissot afirma que la toxina tetánica no es producida por bacterias; que el líquido de filtración contiene granulaciones de naturaleza bacteriana; que la toxina en contacto con el aire se transforma en colibacilo; y que el plasma es de naturaleza bacteriana. Deduce de todo ello que el bacilo tetánico es el colibacilo orgánico, (que cambia de forma en el medio anaerobio de las heridas cerradas rápidamente); que los elementos tetanizantes de la tierra son los cocis colibacilarios salidos de excrementos animales; que el tétanos operatorio se produce por la acción de rezumar de las serosas ricas en colibacilos donde el oxígeno es muy raro (medio anaerobio favorable). Sólo, el tétanos experimental, es heterógeneo. El tétanos autógeno no se inmuniza; obviamente, ninguna vacuna, ningún suero pueden hacerlo. Más graves: la anatoxina tetánica inocula el colibacilo de un animal desconocido. El suero de la misma naturaleza inocula, además, un segundo colibacilo (el del caballo), factor de colibacilosis (enfermedad sérica), y de anafilaxia.



cáncer (enfermedad autógena). La degeneración del orgánulo “pesa” celular (nuclear en particular) es la sola responsable del cáncer. Por su vegetación exuberante, el orgánulo “pesa” cancerígeno (como tuberculizante) es un parásito que destruye los tejidos sanos. Tuberculosis y cáncer resultan de los trastornos en la nutrición del orgánulo “pesa” celular(y sobre todo nuclear). Una vacuna anticáncerosa es una ilusión. Sólo, una reforma de vida puede modificar el medio humoral y anular el poder del orgánulo “pesa” desviado. Es la tesis biomédica.

CONCLUSIONES SOBRE LOS TRABAJOS DE TISSOT

Cuatro grandes principios se oponen a los de Pasteur: existen gérmenes en los seres vivos; los organismos vivos son de naturaleza bacteriana, (“orgánulos” celulares); algunos gérmenes se forman a partir de nuestras propias células (microbios autógenos); otros se forman a partir de tejidos animales o vegetales (microbios heterogéneos). Las bacterias son de tendencia polimorfa; no existe el contagio en el sentido exacto de la palabra, y los métodos de prevención por las vacunas, y los cuidados por los sueros deben ser revisados.

131


M é t o d o

132

M .

S t é p h a n

Esta obra posee el mérito de aportar un conocimiento nuevo sobre la constitución íntima de los seres vivos y de los microorganismos (microbios). Refleja bastante bien el conjunto de las doctrinas opuestas a la enseñanza de Pasteur. Para nosotros, Biomédicos, constituye - con todas las de la misma tendencia - un serio complemento de información a versar a la microbiología moderna. Los olvidos, las carencias de la enseñanza clásica se encuentran, así, parcialmente colmadas. Decimos parcialmente porque queda aún mucho por saber sobre dicho tema. Sin embargo, nuestro esfuerzo de Síntesis es una aproximación hacia la VERDAD. Es pues, sobre la doble base de la microbiología de las agresiones y la de las mutaciones donde el Biomédico construye su propia enseñanza. Y, se va a interesar sobre todo en el terreno orgánico (o humoral) y en las resistencias naturales que lo caracterizan, mucho más que en la naturaleza de los gérmenes y en su virulencia. En efecto, al Macrobiólogo antes de ser Microbiólogo, le importa poco al Biomédico que los “corpúsculos ltima” observados sean extraños a la materia viva o partes constitutivas de esta última. Los gérmenes existen, y parecen estar ligados a algunas enfermedades. Es una primera constatación. Pero encuentran las resistencias; y esta lucha los “vivos” pueden ganarla. He aquí la segunda constatación que nos parece capital.

¿CUÁL ES ENTONCES EL SECRETO DE ESTA VICTORIA?

El verdadero problema, el único según nuestra opinión, es la protección de los seres vivos por un terreno humoral refractario a los gérmenes, fuerte y estable. El hombre o el ser vivo, poseedor de potentes inmunidades naturales (resistencias orgánicas), rechazan automáticamente todas las agresiones (venidas del exterior), o todas las mutaciones (venidas del interior). La cuestión que se propone es entonces la siguiente: ¿cómo adquirir tales resistencias a los gérmenes, o cómo valorizar las que existen si se las juzga suficientes? Es lo que vamos a estudiar de ahora en adelante.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

EL CONCEPTO BIOMÉDICO O Microbiología de las “Resistencias” EL MICROBIO, ESE INOCENTE

Claude Bernard, padre de la medicina moderna (llamada científica porque es experimental) ha dejado, a su muerte, los protocolos de experiencias contrarias a las conclusiones de Pasteur. El dogma de Pasteur, desgraciadamente, se ha vuelto “verdad oficial”. Proponed a 100 personas la cuestión: “ ¿cuáles son las causas de las enfermedades?” 90 de entre ellas os responderán sin dudar: “Los microbios”. Toda higiene oficial, toda patología, toda terapéutica están basadas sobre esta idea y sobre las nociones de antisepsia que de ella provienen. Mucho tiempo y esfuerzo será necesario para restablecer una verdad, más conforme con los hechos. BECHAMP, TISSOT, LUMIERE.

Desde el principio de sus investigaciones, el viejo maestro Cl. Bernard había orientado netamente sus trabajos en el sentido de las mutaciones celulares. Más tarde, A. Béchamp retomó esta enseñanza. Por fin, el Doctor Tissot, del cual hemos expuesto su tesis, continuó este trabajo; por fin, el biólogo A. Lumière ha aportado su inmensa contribución a la obra común. La brecha está abierta, el ruso Poulov iba a acabar de demoler el edificio de Pasteur. El dogma del microbio, microorganismo extraño en los seres vivos y sanos, ha hecho nacer los métodos peligrosos y abusivos, en particular el de las vacunas que es hoy en día casi enteramente abandonado en la mayoría de los países. Fabricamos un gran número de microbios, y esos “microbios autógenos” no son las causas de nuestras enfermedades, sino simplemente sus efectos. Hemos visto que no solamente algunos microbios no son extraños al organismo, sino además, que nacen en nuestras propias células. Son entonces autógenos. No ha lugar, propiamente el hablar de generación espontánea, sino de formación de elementos nuevos a partir de elementos antiguos. En resumen, cada célula viva está compuesta de pequeños gránulos (microbios beneficiosos) que edifican la vida celular; y estos gránulos pueden transformarse en elementos perjudiciales después de una alternación del terreno (el líquido nutritivo). Esto conduce a pensar que la regulación alimentaria debe ser uno de los primeros métodos de tratamiento para evitar la alternación del terreno, consecuencia de la fermentación anormal de materiales alimentarios inutilizados.

133


M é t o d o

134

M .

S t é p h a n

Estamos lejos, aquí, de los datos de la Escuela de Pasteur (gérmenes difundidos en el aire, penetrando en los cuerpos y determinando las enfermedades) y de las consecuencias que se sonsacan de ellos (pinchazos, vacunas, medicamentos para destruir los huéspedes indeseados). En cuanto a los otros microbios, de origen externo (de los cuales la existencia no es negada por los “mutacionistas”), provienen de mutaciones celulares que son producidas en los tejidos lesionados de animales o de vegetales. Son, entonces, autógenos para las especies que los producen, pero heterogéneos para el hombre. Los agricultores y los ganaderos tienen el deber de hacer los vegetales y los animales con los tejidos indemnes de lesiones mutativas, con el fin de que el hombre pueda tener alimentos sanos, sobre el plano celular. Estamos aún muy lejos de esta óptica, a pesar de los esfuerzos meritorios de los: “campesinos biológicos”. LAS LAGUNAS DE LA MEDICINA OFICIAL.

La escuela oficial enseña que toda enfermedad del tipo infeccioso tiene por causa un microbio o un virus. Esto no es exacto. Los gérmenes son solamente los testigos; así los mosquitos prosperan sobre las ciénagas, pero no son la causa. Por otra parte, la doctrina oficial no sabe explicar las enfermedades infecciosas “sin microbios” (ej.: tuberculoso no bacilar); sólo da una explicación satisfactoria de la Salud perfecta de algunos portadores de microbios muy virulentos. Por fin, contagios y epidemias no son lo que se afirma en la enseñanza clásica. El contagio sólo se realiza sobre un terreno favorable (un grano de arena no aumenta el Sáhara); en cuanto a la epidemia, sólo se manifiesta sobre grupos de seres vivos en común y víctimas de los mismos errores biológicos (además no todos resultan afectados por la enfermedad). La noción de contagio subsiste, sin embargo, en nuestro sistema, pero atenuada. Sólo puede existir contagio cuando el terreno está de alguna manera en estado de receptividad (chispa sobre madera seca) o preparado (última gota que hace derramar el vaso). Así se explican las experiencias de los hombres cobayas: Fulton Parandel y otros, aceptando el ingerir caldos de microbios, sin ningún accidente, la resistencia de algunos individuos a la epidemia y la debilidad de otros, incluso frente a virus atenuados (vacunas). La gran lección del niño pequeño a quien se le da todo hervido y que recoge y chupa todo lo que encuentra, se debe retener. Es feliz así ya que si la teoría oficial fuera verdad estaríamos todos muertos. En cuanto a las epidemias que actúan sólo sobre grupos preparados por sufrimientos comunes y que presentan alteraciones colectivas del terreno, se limitan según los mis-


M é t o d o

M .

S t é p h a n

mos principios, en la falta de los cuales ninguna epidemia podría pararse o como el fuego que arde en el bosque hasta el último árbol, no tendría fin hasta el último hombre, lo que no se ha visto nunca. LA “MUGRE HUMORAL” ES LA MADRE DE LOS MICROBIOS Y DE OTROS VIRUS.

Todo germen (autógeno para una especie dada) resulta, como hemos visto ya, de mutaciones bruscas y anormales de elementos celulares, motivados por el enmugrecimiento humoral (saturación en desechos y residuos metabólicos de los líquidos que bañan a las células). La enfermedad general (enmugrecimiento humoral) es la madre de los microbios. Nacen de la mutación de nuestras células, cuando el medio se vuelve desequilibrado por el exceso de desechos y de residuos (engrudos y cristales finos). Resultan de la enfermedad y no son la causa. Es necesario entonces cesar de creer en la estúpida teoría de los microbios patógenos que están en el aire y nos contaminan. Los microbios no engendran la enfermedad; al contrario, la enfermedad es su madre directa. Así como la muerte es la madre de los microbios de putrefacción, los cuales suceden muy rápidamente a los microbios de la enfermedad cuando el enfermo se convierte en cadáver. Los microbios existentes en el organismo durante la enfermedad no son más patógenos que mortígenos los de la putrefacción. A nadie se le ocurriría decir que son los virus de un cadáver los que han ocasionado la muerte del individuo. Resulta que la causa verdadera de la enfermedad no tiene nada que ver con el microbio y que la lucha sistemática contra el microbio es una falsa pista. La verdadera Salud se ríe de los microbios y el arte de desarrollarla no está en la química, sino en el cultivo del terreno y en una alimentación conforme con las leyes de la especie (humana). DE LA CÉLULA SANA A LA CÉLULA ENFERMA APTA PARA “MUTAR”.

Ni los mutacionistas, ni Tissot se han preguntado porqué razón se manifiestan estas alteraciones celulares, ¿por qué mecanismo y bajo qué influencia tienen lugar? Otro debía responder: A. Lumière, por su teoría de la floculación. Las alteraciones de los orgánulos se producen cuando la célula es asfixiada por un escayolado de su periferia (desechos humorales). Lumière nos explica que el estado coloidal es el estado normal de salud de la célula. Está caracterizado por un equilibrio eléctrico que hace que la seroalbúmina disperse las globulinas.

135


M é t o d o

136

M .

S t é p h a n

Los “micelios” son mantenidos en suspensión en el espacio celular. La ruptura de este equilibrio conlleva la caída de los micelios o floculación. Estos “copos” son los LUGARES de mutación brusca y anormal, origen de los microbios. FUNDAMENTO DE LA BIOMEDICINA. O “BIOLOGÍA ORTODOXA”

La floculación es causada por el enmugrecimiento humoral de los Biomédicos, enfermedad, única causa de las otras, y que tiene por punto de partida nuestros desórdenes digestivos, bien porque comemos mal, o bien porque no estamos en estado de digerir (factores variados) o en mala postura para eliminar. Cuando A. Lumière dice que la floculación es debida a una polarización de la cubierta celular, sólo podemos estar de acuerdo con él. Esta polarización es el resultado de óxido-reducciones anormales, de un metabolismo trastornado, de una asimilación y desasimilación incompletas que proponen en todo su rigor el problema alimentario y el modo de vida. Curar, es “desflocular”, es “despolarizar” la célula, es decir, “vaciar” el organismo de todas las “sustancias extrañas” que alteran sus humores. Es drenar, favoreciendo el papel de los emuntorios y es también suprimir la causa de la intoxicación digestiva, corrigiendo el régimen alimentario y la manera de vivir. Así, por el cultivo Biomédico de los tejidos, de los nuestros y de los de nuestros alimentos, mantendremos el equilibrio normal intracelular y frenaremos las mutaciones de los orgánulos hacia las formas patógenas. Así, será vencido -sin antiséptico fulminante- ese fantasma desdentado, ese duende de la ciencia, ese inocente cargado con todos los crímenes: el MICROBIO. Una frase resume toda nuestra enseñanza: “El terreno es todo, el microbio no es nada”. Ahora bien, esta frase es de Pasteur, él mismo, en sus últimos días de vida. Incluso añadió: “Es Claude quien tiene razón”, hablando de Cl. Bernard. El padre de la microbiología de las “agresiones” parece así haber indicado la vía que es necesario seguir. RECORDAR EN

VERDAD , LOS TRABAJOS DE

PASTEUR

NO HAN SIDO INÚTILES . HACÍA

FALTA QUE FUERAN LLEVADOS A CABO PARA ABRIR LA VÍA A LOS ESTUDIOS COMPLEMENTARIOS SOBRE LA

“NATURALEZA BACTERIANA”

DE LOS ORGA -

NISMOS VIVOS .

Así el círculo era cerrado. No quedaba nada más que elevar el debate y estudiar más especialmente los mecanismos de las resistencias (defensas) que poseen algunos organismos vivos, y los medios de los cuales disponemos para aumentar los efectos de las mismas (sin usar artificios).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

LAS LEYES Y LAS REGLAS DE LA AUTODEFENSA. 

- La protección exterior (contra los “gérmenes” de Pasteur, o los “orgánulos heterogéneos” de Tissot) se realiza por la integridad del revestimiento cutáneo y de las mucosas: (revestimiento interior de los órganos en comunicación con el exterior). En el ámbito de la piel, esta protección está asegurada por un cierto grado de acidez (PH.5) que mata los “corpúsculos”, y no les deja ninguna posibilidad de penetrar en el interior. Los ejercicios físicos que conllevan la sudoración, las balneaciones en aire seco sobrecalentado, las unciones de la piel con esencias aromáticas (naturales) son las maniobras antisépticas porque son acidificantes. En caso de herida, por donde se podría producir una invasión, las jabonadas con jabón ácido, y los apósitos aromáticos (lavanda, por ejemplo) son suficientes para evitar cualquier riesgo. * En lo que concierne a la protección a nivel de las mucosas, está asegurada por las secreciones, propias a cada una de ellas. Algunos tests permiten evaluar la integridad de estas mucosas (ausencia de microlesiones). Cualquier esputo y mucosidad es signo de sobrecarga metabólica (engrudos) a nivel de las mucosas de las vías respiratorias. Estas “sobrecargas” son puestas en evidencia por algunos minutos de “footing”. Cuando aparecen los catarros y las bronquitis espontáneamente es porque el umbral de saturación humoral en engrudos (materias coloidales residuales) es alcanzado. A nivel de cualquier mucosa sobrecargada, se sitúan siempre “microlesiones”, agujeros por donde pueden pasar los invasores. La infección microbiana puede, entonces, sobreañadirse al mal humoral. Para salvaguardar (sanear) la mucosa respiratoria (pulmones, nariz, garganta, orejas ...), conviene reducir los almidones (alimentos), drenar los “engrudos” que resultan de esos alimentos mal metabolizados, y derivar esas sobrecargas hacia su emuntorio específico: (hígado, vesícula biliar e intestino). Luego, se “vacían” enérgicamente los fondos pulmonares y senos interesados por ventilación acelerada en aire aromatizado (oxigenado, ozonizado, ionizado y negativizado). A veces, las posturas invertidas (cabeza abajo) son útiles. * En lo que conviene a la integridad de la mucosa digestiva, la prueba de control es fácil de llevar a cabo. Un número de heces igual al número de comidas (3 heces por 3 comidas cada 24 horas) indica una velocidad de tránsito normal. Además las materias fecales deben ser moldeadas( en forma de morcillas), no nauseabundas, homogéneas y de color claro. No deben ser, además, ni secas, ni pastosas (es decir, no deben ensuciar nunca el ano).

137


M é t o d o

138

M .

S t é p h a n

La comida de la noche debe dar la hez de la mañana. La velocidad de tránsito es puesta en evidencia por una monodieta de zanahorias o de remolachas. Cualquier lentitud anormal, cualquier retraso y por supuesto, cualquier estreñimiento conllevan microlesiones más o menos importantes, y fenómenos secundarios de autointoxicación que pueden tomar el aspecto de enfermedades infecciosas. La protección y la curación de una mucosa digestiva es el hecho, únicamente, de un método de alimentación específico y natural, conforme a la anatómico-fisiología del animal o del hombre considerado. Sobre el plano humano, aconsejamos al lector volver al párrafo que trata de estos problemas ( “la Salud sin medicamentos” ...). y muy pronto (El tubo digestivo...) Frutas variadas, legumbres acuosas (no harinosas) y subproductos animales son los elementos de este régimen biológicamente humano. * La tercera y última mucosa, urogenital, señala sus anomalías por ardores y derramamientos: (por ejemplo, pérdidas vaginales). Una reforma alimentaria de base donde están excluídos bien los glucósidos o bien los prótidos, según las mucosas, es indispensable desde el principio de la cura. Algunos días de ayuno hídrico, a base de tisanas diuréticas y plantas aromáticas (tomillo, romero), ayudan a la refección de las superficies lesionadas (riñones y vejiga). Por supuesto, están prohibidos los alcoholes, el café, el tabaco ... 

Una vez la barrera cutánea o una de las tres mucosas son franqueadas, el germen (microbio de Pasteur, u orgánulo heterogéneo desviado de Tissot) va a encontrarse de frente a los tres sistemas sucesivos de defensa. * Primera defensa: Primeramente, una ola de células blancas (polinucleares), denominadas aún “leucocitos” ataca al germen y lo devora literalmente, de donde proviene el nombre de “fagocitos” para denominar la acción. La inflamación (aporte de sangre) y la formación del pus son los efectos de esta lucha. Una invasión sin fiebre, ni inflamación, indica que las defensas leucocitarias ya no actúan. Un “acceso de fijación” que no coge, revela claramente este estado. Los ganglios, el bazo y la médula son los órganos que fabrican estas células.

¿QUÉ HACER PARA ESTIMULAR LA PRESENCIA Y ACTIVIDAD DE LOS LEUCOCITOS?

Los leucocitos se encuentran especialmente en la sangre. Hay entonces que movilizar la masa sanguínea (lo que se hace espontáneamente en las inflamaciones locales y las fiebres generales cuando la Fuerza Vital es suficientemente activa). * Los envolvimientos: calientes y húmedos, locales o generalizados, las compresas, las cataplasmas, los baños generales supercalóricos (que se principian a 37 grados para ir hasta 40 grados y más, 42, 43, 44, 45 grados según el entrenamiento del paciente) realizan las acciones de esta naturaleza, inflamaciones locales o fiebres


M é t o d o

M .

S t é p h a n

extendidas, del tipo “artificial”, representan un factor de activación leucocitaria. Según los casos, las aplicaciones pueden ser cotidianas, bi o tri-cotidianas, y de una duración pudiendo ir de algunos minutos a más de una hora. Los “oficiales” conocen, por otra parte, este método llamado: piroterapia y proteicoterapia. * Segunda defensa: la segunda ola está asegurada por los histiocitos, células venidas del tejido conjuntivo. Son los “basureros” del organismo. Acaban con los gérmenes que han resistido y los devoran así como los cadáveres de los leucocitos muertos en el combate. La producción de histiocitos puede ser provocada por un secado periódico del tejido conjuntivo, mediante ayunos secos (corto periodo de 1, 2 o 3 días, máximo, sin beber, ni comer). Entre los ayunos, debe ser instituido el régimen biológico. La regla de la densidad (disminución máxima del volumen corporal con pérdida mínima del peso) debe presidir esta cura. Este método es desconocido por los “oficiales”. * Tercera defensa: supongamos que lo peor haya llegado y que los microbios hayan triunfado sobre las células, el combate va, a pesar de todo, a continuar entre los invasores y el organismo. Una última ola de defensa se organiza, la representada por los anticuerpos. Son substancias que existen en la sangre de los sujetos muy sanos, fuera de todo contacto previo con un antígeno. Estos “anticuerpos” se fijan sobre los gérmenes y los neutralizan (aglutinación “anticuerpo-antígeno). Secretan incluso antitoxinas, cuando el antígeno es una toxina microbiana. Su acción polivalente es, igualmente muy completa. Las “vacunaciones” y la práctica de los “sueros” reposan sobre esta creación de anticuerpos después de la introducción en el organismo de antígenos(cuerpos microbianos atenuados o muertos, o incluso toxinas microbianas). Sin embargo, aparece que ciertos sujetos sanos disponen naturalmente de anticuerpos sin usar estas solicitaciones. Las proteínas (llamadas “complementos”) ayudan a los anticuerpos en su tarea. ¿De dónde vienen estas fuerzas escondidas, estos últimos defensores del organismo? Los leucocitos vienen de los huesos (médula); los histiocitos, del tejido conjuntivo; los anticuerpos y sus aliados parecen ser almacenados en el tejido muscular. Una “gimnasia muscular (musculación cotidiana) favorece su presencia. Un cuerpo anticánceroso podría, incluso, ser encontrado en el suero muscular de cualquier animal u hombre correctamente entrenado (con los músculos ejercitados pero sin agotamiento).

139


M é t o d o

140

M .

S t é p h a n

Un atleta bien musculoso, entrenado cotidianamente y sin alcanzar el umbral de la fatiga, ofrece una velocidad de cicatrización de las heridas excepcional. Misioneros nos han hablado de negros africanos víctimas de heridas graves y que se curaban en algunos días, mientras que las mismas heridas en los blancos tardaban meses en curarse, en el mejor de los casos, si la muerte no se producía por septicemia (infección generalizada). Sobre los estadios, las heridas de atleta, incluso bastante graves, curan todas, relativamente rápido. El sedentarismo y la pereza muscular reducen a cero esta última liga de autodefensa. En resumen, baños calientes, ayunos secos periódicos y musculación favorecen todos los sistemas previstos por el organismo para luchar contra las infecciones bacterianas. 

Frente a los “orgánulo-autógenos” desviados (pesas y colis de Tissot) de los cuales no habla Pasteur, la actitud de protección debe ser aún más severa porque alcanzamos aquí, las estructuras profundas, fundamentales del organismo: las células ellas mismas (en el seno de su ciénaga linfática). A. Carrel, por sus experiencias sobre el corazón de pollo, ha demostrado la influencia de los “caldos de cultivo” sobre la vida celular. Una limpieza sistemática de estos líquidos los cuales bañan a las células, asegura a estos últimos una salud y una longevidad extraordinarias. Las más mínimas impurezas (alimentos excedentes y desechos o residuos del metabolismo) son factores de degeneración (mortalidad, monstruosidad, mutación). Paralelamente, los seres vivos se ensucian (en el ámbito de su linfa y de sus sueros celulares) absorbiendo alimentos falsos (no específicos y desnaturalizados), seudoalimentos (alcohol, café, tabaco, té ...) y medicamentos químicos (moléculas estancadas, mal recopiladas o enteramente nuevas que rehúsa el organismo). Estos desechos y residuos múltiples obstruyen, entonces, los líquidos pericelulares. El organismo, para defenderse, moviliza sus emuntorios por crisis neurohormonales (enfermedades agudas o crónicas, centrífugas, de eliminación). El fin es el depurar los líquidos humorales para salvar a las células. En caso de insuficiencia neurohormonal (fuerza vital deficiente) o incluso de carencias emuntoriales (herencia, deterioro, bloqueo accidental), la saturación humoral profunda va a provocar fenómenos celulares de esclerosis, de licuefacción o de mutación (según la enseñanza de Tissot). Louis Claude Vincent, por sus medidas sobre la ácidoalcalinidad, la oxido-reducción y la conducto-resistividad, ha permitido saber en que estado se encuentran los humores de un sujeto dado. Ha mostrado de la misma manera la nocividad de los falsos alimentos, de las drogas y de las vacunas que desplazan los humores hacia zonas favorables a la fauna o a la flora microbiana.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Para fortificar nuestras células, y estabilizarlas, conviene, entonces, purificar el medio líquido en el cual están sumergidas. Esta práctica revela buenamente todo de la cura de desintoxicación biomédica. Esta cura, recordémosla, conlleva tres fases:  Desecar la fuente de las sobrecargas (enmugrecimiento por ayunos, monodietas o regímenes restrictivos continuos o periódicos).  Liberar el diencéfalo y sus anexos nerviosos de la influencia del cortex (cerebro pensante) por la relajación, el sueño natural y otras maniobras (existen 6 en total), y ello para facilitar la tercera fase.  Abertura sistemática de los emuntorios (filtros) por plantas (laxantes), lavativas (ducha rectal), ventilaciones pulmonares y tisanas diuréticas para los riñones, todo provocando cotidianamente grandes agitaciones de los plasmas por el ejercicio muscular y los baños alternados (calientes y fríos). Esta cura de desintoxicación es incontestablemente el único medio de depurar los humores y de estabilizar la vida celular, con lo cual de evitar las mutaciones posibles de los orgánulos celulares (de Tissot). Hay aún mucho que decir, pero nos es preciso limitar. Esperamos, sin embargo, que estas líneas aportarán un concepto más exacto sobre la naturaleza de los microbios y de los virus, y sobre los medios más apropiados para defenderse contra ellos. ... O vivir en paz en contacto con ellos. Nuestra sabiduría es el reflejo de la suya, no lo olvidemos. El microbio es contemporáneo del Viviente. Participa incluso en la edificación de la Vida. Si parece destruirla a veces, el error es a menudo del agredido más que del agresor. La coexistencia pacífica es la regla entre los fuertes. Acordémonos de las dificultades encontradas por Metchnikoff para volver sifilítico a un robusto gorila, recién llegado de su jungla natal. G. Knap, bien preparado sobre el plano intestinal, ingirió caldos de cultivo (difteria ...) delante de testigos médicos, y no estuvo nunca enfermo. Pettenkorf hizo lo mismo con los bacilos de Koch y no se volvió nunca tuberculoso. Estemos entonces, entre los seres fuertes, que pueden resistir. Los métodos naturales no faltan para fortificar a los débiles, restituirles esa invulnerabilidad que debía ser el patrimonio de nuestros ancestros y que es aún, el de los animales que viven en contacto con la naturaleza, en el seno de su entorno original. Si Dios hubiera querido que el hombre para defenderse tuviera conocimientos precisos concernientes a la inmunización artificial, le habría dado un libro de instrucciones al echarle del paraíso.

141


142

M é t o d o

M .

S t é p h a n

No ha hecho nada de eso, pero ha hecho algo mejor, nos ha provisto de un sistema muy completo de defensas, que funciona solo, y que nos mantiene en buen estado, por un comportamiento de vida conforme con nuestros imperativos fisiológicos. La desgracia es que nosotros nos reímos de estos “imperativos” y que vivimos fuertemente mal, deteriorando poco a poco la admirable mecánica que nos ha sido confiada. Hacemos “trampas” entonces, en el juego de la VIDA, y de ellas resulta nuestra degeneración marcada sucesivamente por trastornos funcionales, luego por lesiones orgánicas cada vez más profundas e irreversibles, el “todo” acompañado de una pérdida paralela de las “autodefensas”. La célula cáncerosa es el término de esta degeneración fisiológica. Parece secretar, según la tesis oficial, una sustancia (antígeno) que inhibe las defensas leucocitarias, histiocitarias y las de los anticuerpos, y un virus (microbio simplificado de origen exterior) sería la causa. La célula enferma (cancerosa) ya no encuentra nada más que las sombras de ellos mismos. Su debilidad hace la fuerza del invasor y del cáncer. Los oficiales buscan, partiendo de esta hipótesis, el “principio protector”, secretado por la célula enferma. Creen encontrarlo en un “principio” próximo del que protege al embrión, en el vientre de la mujer (el cuál, en efecto, no es expulsado, ni sufre el ataque de los leucocitos). Habiéndolo encontrado esperan entonces fabricar su “antídoto” que permitirá el debilitar la célula cáncerosa (apuntan incluso, hacia provocar el aborto por este proceso). La copa permanece lejos de los labios. Pero admitiendo incluso que el antídoto sea encontrado y que todo marche según la hipótesis de los investigadores, nadie puede prever lo que ocurrirá en el organismo; las defensas anormalmente sostenidas podrán, por ejemplo, atacar a las células sanas. Esto será una nueva enfermedad medicamentaria. En efecto, si el cáncer es debido a una mutación de un elemento celular, entonces autógeno en el hombre, los efectos de esa medicación por antídoto serán catastróficos. Las “defensas” no actuarán contra las células del mismo género orgánico (como lo testimonia la paz que ellas dejan al embrión), la terapéutica engendrará un desorden aún más grande que el del cáncer. La sabiduría médica quiere (cualquiera que sea la tesis adoptada sobre la naturaleza de los microbios) que consideremos ante todo el reforzamiento natural de las defensas y la consolidación estructural de las células por un entorno humoral convenientemente depurado. El hombre debe remontar la pendiente de la degeneración sobre la cual se ha empeñado, embriagado por sus técnicas y su ciencia materialista experimental, destinadas a actuar sobre los fenómenos(y no explicarlos). Nunca por los artificios salidos de sus laboratorios, podrá compensar las carencias orgánicas, resultantes de la pérdida de los elementos del entorno natural original.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Nuestra fórmula es “Menos brujería médica, y mucha más higiene natural, fisiológica.”. El futuro pertenece a la BIOMEDICINA, con la condición de que no se desvíe de su enseñanza ortodoxa y que no haga una vulgar medicina física. Debe permanecer en su orientación verdadera y permanecer una higiene auténtica (en función del entorno humano biológico). En este concepto, se sitúa en el corazón del humanismo biológico, filosofía del HOMBRE (de sus orígenes, de su naturaleza y de sus fines) que quiere, sobre el plano de la Salud, que el humano sea tratado en función de lo natural, y dirigido en este sentido. Este nuevo humanismo se coloca a su turno en el seno del “sociologismo biológico” que da la prioridad a la expansión del hombre sobre el desarrollo económico del país, y quiere que lo “social” sea organizado en función de este acuerdo entre el humano y lo natural y ello en el nombre de lo Divino, principio que lo quiere así. Concluiremos con estas palabras que deberían ser grabadas en las fachadas de todos los edificios de la Salud Pública.

“LA ENFERMEDAD ES LA SEÑAL DE ALARMA QUE AVISA AL HOMBRE DE UNA FALTA CONTRA LAS LEYES NATURALES”. (NO ES LA SEÑAL LO QUE HAYA QUE CESAR SINO LA FALTA). Toda medicina que no tiene en cuenta esto es perjudicial para el ser humano. Toda política, de la cual las orientaciones olvidan esta dependencia humana, es necesariamente mala, cualquiera que sea su valor sobre el plano económico. En conclusión, no estamos sistemáticamente contra las vacunaciones y las esterilizaciones, sino más bien contra las vacunaciones y las esterilizaciones sistemáticas, fuera de todo esfuerzo inteligente para cultivar el terreno, maestro de las defensas.

TUBO DIGESTIVO

Gastritis, úlcera, apendicitis, colitis, estreñimiento, diarrea, hepatitis, hemorroides, cáncer ... (Cuidados y Prevención) “Vale más prevenir que curar, y, si es necesario curar, vale más hacerlo sin dañar.” “Cuando la medicina haya reducido LA CIRUGÍA AL ESTADO ARTESANAL, y que comenzará ella misma a ver SU PROPIA FUNCION DISMINUIR... entonces estará sobre la vía buena. “Son circunstancias donde demasiada prudencia confina la complicidad, y donde el silencio es signo de cobardía.”

143


144

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Las enfermedades clásicas son “máscaras”, que nos esconden la realidad mórbida. Hay que saber arrancar esas “máscaras” para ver la verdadera cara de la enfermedad. Estaremos, entonces, extrañados de constatar que es siempre la misma y única cara mórbida la que se dibuja bajo la multiplicidad de enfermedades clínicas, de las cuales se dejan tan a menudo prender Enfermos y ... Médicos. Les comprendemos y les excusamos, pero es sabio el mostrar dónde está la verdad en este dominio, precisamente por eso la Seguridad Social agotará rápidamente las finanzas del Estado, en esta carrera de las terapéuticas locales, paliativas y demasiado a menudo tóxicas, que no alcanzan la causa primera del mal, y que comprometen siempre más a fondo las condiciones fisiológicas de supervivencia de la aparcería humana. En el juego de las enfermedades, que se dejan desarrollar y que se curan torpemente (cuando están bien constituidas) por la represión ciega y brutal de los síntomas con la ayuda de venenos medicamentosos (considerados como únicos medios verdaderamente científicos de tratamiento), se prepara para el mañana una raza aminorada, degenerada, hecha de incurables y sin esperanza de futuro (enfermedades degenerativas). La higiene fisiológica natural se impone más que nunca en el siglo de la química abusiva. Es necesario enseñar a la gente a comer, a ejercitarse, a respirar, a tomar el sol, a relajarse, a activar sus emuntorios, a solicitar sus funciones reflejas ... La raza humana ha sido hecha de este modo, en el contacto de los elementos del entorno original, y ello durante milenios. Degenera en un entorno artificial y en otro entorno que no sea el suyo; se regenera por una vuelta metódica al entorno que la ha visto nacer. Que en los casos urgentes, se usen algunas drogas de laboratorio para aliviar, puede ser admitido y tolerado, pero que se haga de este medio el único medio válido y suficiente, en el olvido total de la refección del terreno o del fondo humoral por los agentes naturales, es una amenaza grave que pesa sobre el destino de la Humanidad. Es una falsa orientación médica. Es la razón por la cual nuestros esfuerzos tienden sin cese, incluso actualmente, a recordar esta condición de sobrevida a los Ciegos, los cuales son la mayoría de las personas de este mundo moderno. A propósito de las enfermedades del tubo digestivo vamos a precisar nuestro pensamiento y a mostrar a los lectores de este opúsculo, cómo deben razonar frente a la enfermedad en general, y frente a nuestras enfermedades en particular. Las enfermedades del tubo digestivo servirán aquí, de ejemplos para ilustrar nuestra enseñanza. * “ Se destruye las funciones y órganos digestivos comiendo mal; se los restaura comiendo correctamente “. * “ Los buenos alimentos (específicos y naturales) son los únicos medicamentos previstos por el Creador “. * “ Dime lo que comes y viendo tu “temperamento”, te diré en lo que te convertirás “.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

1. LA “MECÁNICA” DIGESTIVA

(Órganos y Funcionamiento) El tubo digestivo humano está compuesto de cinco bolsas: boca, estómago, duodeno, intestino y colon. Cada una de estas bolsas posee una o varias funciones digestivas muy precisas. Groso modo, la digestión es una lenta “degradación” de los alimentos (tal y como son encontrados en la naturaleza, en su complejo molecular) hacia las formas más simples de sus constituyentes (con el fin de llevar a cabo una asimilación humoral primero y luego celular). Esta “degradación” se produce a lo largo de las cinco bolsas: 

LA BOCA, primera bolsa, sirve a la trituración de los alimentos (dientes) y a su insalivación (por las glándulas salivares, de las cuales el jugo contiene un fermento alcalino, predigeriendo los azúcares y los almidones, transformándolos en glucosas y maltosas).

145


M é t o d o

146



M .

S t é p h a n

EL ESTOMAGO, es la segunda bolsa, unida a la primera por un tubo de simple comunicación llamado: esófago. El estómago es una enorme bolsa de 25 cm. de profundidad, en forma de alubia que secreta un líquido ácido (clorhídrico) y un fermento, la pepsina, destinados a transformar los prótidos (alimentos nitrogenados: carne, queso, pescado y otros productos cuaternarios de origen animal o vegetal) en elementos constitutivos más simples llamados: peptonas y polipéptidos. Su función es ácida. Notamos que el hombre posee sólo un estómago (una sola bolsa) por el hecho de su tipo frugívoro”, mientras que los granívoros (cerealianos), los herbívoros (comedores de hierba) poseen estómagos de 3 o 4 bolsas.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los carnívoros (tigre) sólo poseen una bolsa, pero sus reacciones ácidas son mucho más fuertes que en el hombre (las fieras digieren la piel y los huesos de sus víctimas sin dificultad). 

EL DUODENO parte fija del intestino delgado, es un tubo de función digestiva alcalina que recibe la bilis proveniente del hígado, y los jugos provenientes del páncreas. La bilis emulsiona los lípidos (cuerpos grasos) y los diversos fermentos pancreáticos (lipasa, tripsina, amilasa, insulina ...) actúan sobre las tres categorías de alimentos (prótidos, lípidos, glúcidos) y continúan el trabajo de la boca, del estómago y de la bilis.



EL INTESTINO cuarta bolsa digestiva, en forma de tubo largo flotante y contorneado, termina mediante sus jugos las transformaciones alimentarias.

147


M é t o d o

148

M .

S t é p h a n

A este nivel, los almidones convertidos en azúcares y los azúcares desdoblados en dextrosas (glucosas) y las levulosas (fructosas) pasan a la vena porta (a través de las vellosidades intestinales) y alcanzan el hígado, donde son almacenados bajo la forma de “glucógeno” y liberados en los músculos para sus contracciones (el azúcar es el “carburante” del músculo). Los Prótidos (alimentos nitrogenados) convertidos en peptonas y polipéptidos, luego en ácidos aminados, siguen la misma vía de la vena porta. En el hígado son reagrupados (como letras que sirven para formar palabras) para reconstituir nuestros tejidos. Los ácidos aminados son los “ladrillos” de la construcción orgánica. En cuanto a los lípidos (cuerpos grasos: mantequilla, aceite ...) divididos en glicerina (azúcar) y en ácidos grasos, a nivel del duodeno y del intestino, toman dos vías distintas; la glicerina toma la vía de la vena porta hacia el hígado en su calidad de azúcar; y los ácidos grasos, insolubles, usan la vía linfática y van directamente al corazón, luego a los pulmones donde serán oxidados. El intestino es entonces, el lugar de las últimas transformaciones de los alimentos y el de las asimilaciones de los productos más simples así obtenidos. Es la “placa giratoria” de la Salud o de la enfermedad. 

EL GRUESO, o COLON, quinta y última bolsa, sin acción digestiva, es un tubo grueso de evacuación de las materias alimentarías residuales, llamadas “fecales”. El colon es sobre todo un sumidero colector. La digestión es entonces, el medio previsto por la Naturaleza (o el Creador) para transformar los alimentos muy complejos en sus elementos constitutivos más simples, con el fin de que puedan pasar a través de los filtros celulares para ayudar en la locomoción (movimientos musculares), en las actividades orgánicas, en el crecimiento y en la reparación de los tejidos duros y blandos. El aparato digestivo (desde la boca al ano), con todas sus diversas bolsas y sus fermentos, es comparable a una vasta fábrica de refinado, destinada a mantener la vida orgánica. El más mínimo desorden en este equipo conlleva, como se puede imaginar, graves repercusiones sobre la economía general. No es una simple vista del espíritu lo que hace pretender que la mayoría de los males que nos afectan poseen un origen intestinal. El Biomédico lo afirma y lo demuestra cada día por sus curas de reforma alimentaria y drenadoras que provocan la autocuración.

II - LOS DESORDENES DIGESTIVOS

(vistos bajo el ángulo médico) Siguiendo la enseñanza habitual, sintomática, las grandes enfermedades que afectan al tubo digestivo son las siguientes:


M é t o d o



M .

S t é p h a n

ENFERMEDADES DE LA BOCA. Se manifiestan por inflamaciones locales (encías, gingivitis) o más extendidas (lengua: glositis, interior de toda la boca: “estomatitis” que puede ser aftosa, catarral, mercurial o saturnina); incluso por placas blancas sobre las mucosas (muguete de los niños de pecho ... ). Los cánceres de labios, de la lengua y las diversas caries dentales y accesos que se remarcan igualmente a este nivel.



ENFERMEDADES DEL ESÓFAGO. Se pueden anotar las quemaduras (por absorción de líquidos cáusticos: ácido o sosa), los cánceres de esófago, las dilataciones y los alargamientos de este tubo (con regurgitaciones y espasmos).



ENFERMEDADES DEL ESTÓMAGO. Más numerosas que las precedentes, las presentamos aquí siguiendo un orden alfabético:  Aerofagia: formación de gas en el estómago (con eructos, flatulencias, dolores cardíacos por compresión).  Anorexia: pérdida del apetito, con contracciones dolorosas del estómago acompañada de astenia física y psíquica.  Cáncer: tumor maligno (epitelioma y más raramente sarcoma) con adelgazamiento, vómitos mucosos y sangrientos.  Dolores: que acompañan a las gastritis, las úlceras, los cánceres ... Residen en el hueco del estómago, a la derecha de la línea mediana, indican una afección del duodeno y del píloro; a la izquierda, pueden revelar una úlcera de la pequeña curvatura; los calambres son el signo de la ULCERAción; los ardores son testigos de la gastritis; los dolores justo después de las comidas son los efectos de una indigestión (dispepsia); de tres o cuatro horas después de las comidas, los dolores hacen pensar en una úlcera del duodeno; dolores frecuentes, se trata de una gastritis; dolores constantes señalan una úlcera callosa o un cáncer.  Dispepsias y gastritis: Trastornos funcionales sin lesiones o con lesiones discretas (inflamatorias) que van acompañadas de hiperacidez (acedías, ardores ...), de dolores, de bostezos, con, a nivel del intestino, cólicos, diarreas o estreñimiento. Se notan además palpitaciones (corazón), congestión o sudores (cara), vértigos y síncopes.  Vómitos de sangre: expulsión de sangre por la boca; poco abundantes, con espasmos y tendencia sincopal, indican estados de dispepsia o de anorexia; importantes (hemorragias), señalan un cáncer (sangre negra digerida). Esta afección es predispuesta por úlceras, cánceres, gastritis, cirrosis y litiasis biliares.  Indigestiones: parada o aminoramiento de la digestión gástrica (fatiga, frío, emoción, comida copiosa, insuficiencia hepática, intolerancias ... ); con sudores fríos, síncopes, vómitos o diarrea (que liberan al paciente).

149


M é t o d o

150

M .

S t é p h a n

 Ptosis gástrica: estiramiento de la bolsa con dispepsia, flatulencias, cansancio, vértigo, náuseas, ansiedad ...  Perforaciones: accidente grave y brutal que sobreviene en el transcurso de la evolución de una úlcera mal curada.  Ùlcera: ulceración de la mucosa gástrica que se esclerosa a medida que se extiende con vómitos, hemorragias, dolores violentos periódicos, evolucionando hacia la perforación y la cáncerización, residiendo sobre todo a nivel de la gran curvatura y el píloro (con esclerosis y cerradura del estómago).  Vómitos: expulsiones por la boca del contenido gástrico; las “pituitas” claras de las mañanas señalan una gastritis (alcohólica); las expulsiones matinales con restos alimentarios hacen pensar en una estenosis del píloro; las expulsiones dos horas después de las comidas son el hecho de una indigestión; las expulsiones muy pronto después de la comida deben hacer sospechar un cáncer; nocturnas, se trata de una úlcera; en forma de chorros (cohetes), puede ser posible una meningitis; de naturaleza semejante a un zumo de puerros, indican una peritonitis; y las expulsiones fecales (pútridas), marcan una oclusión intestinal. 

ENFERMEDADES DE LOS INTESTINOS. Siempre por orden alfabético, tenemos:  Apendicitis: inflamación del apéndice, con dolores en la fosa ilíaca derecha (a media distancia entre el ombligo y el saliente de la cadera) y con crisis de paroxismo (cólicos apendiculares), con estado de fiebre, con palpitaciones (corazón), con vómitos y abatimiento; evolución hacia la cronicidad con peto apendicular, accesos ...  Cáncer: tumor maligno del grueso colon (12% de los cánceres que se señalan por cólicos violentos, inapetencia, estreñimiento rebelde, sangre roja después de las heces y un adelgazamiento rápido); el cáncer del recto se remarca por hemorragias de sangre roja antes de las heces.  Estreñimiento: heces líquidas con digestiones incompletas de los alimentos liberados de un estreñimiento; o determinadas por la disentería (flemas sangrientas), por afecciones del hígado, estados nerviosos ...  Disentería: afección parasitaria (amibiana) o microbiana (bacilar), con úlceraciones, fiebre, evacuación de flemas etc...  Enteritis: inflamación de la mucosa intestinal con espasmos, diarreas o estreñimiento.  Enterocolitis muco membranosa: afección del colon con estreñimiento en “cagaluta de cabra”, cortada por diarreas y emisión anal de mucus y falsas membranas (blanco de huevo).  Fisura y fístula del ano: ulceración de los pliegues radiados del ano con violentos dolores después de las heces.  Hemorroides: varices de la vena porta (asas ano-rectales) que tienen como consecuencia afecciones variadas (hígado, rectitis, pólipos, cáncer, cálculos biliares, fibroma, quiste del ovario).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 Hemorragias: expulsiones por el ano de sangre (intestino) de una manera discreta o abundante; la sangre roja viene del recto, la sangre negra viene del principio del colon o del delgado; la sangre flemosa indica una úlcera del colon.  Invaginación intestinal: choque de frente del intestino(retroversión de una porción del intestino como un dedo de guante incompletamente vuelto).  Oclusión intestinal: Obstrucción brutal del tubo intestinal con dolores violentos y vómitos de materia fecal.  Perforación: pérdida de sustancia de la mucosa (ulceración) pudiendo producirse en no importa que lugar de la túnica; se señala por el vientre de piedra, una sed intensa, hipotermia, pulso fugaz ... y pudiendo terminar en una peritonitis.  Peritonitis: inflamación del peritoneo por infección(a consecuencia de una úlcera, de una gangrena apendicular, de fiebre tifoidea ...).  Úlcera del duodeno: lesión del órgano con vivos dolores de tres o cuatro horas después de las comidas; crisis periódicas, luego la úlcera se vuelve callosa y se manifiestan graves hemorragias. 

ENFERMEDADES DEL HÍGADO. El hígado: con su vesícula biliar y el páncreas son las glándulas que pertenecen al sistema digestivo, aunque situadas anatómicamente fuera de este sistema.  Acceso del hígado: última fase de una infección hepática que puede aparecer muy tardíamente, la evolución conduce a la abertura del acceso con supuración, invasión de los órganos y muerte rápida.  Cáncer del hígado: tumor maligno del hígado; cáncer primario (que se forma espontáneamente) o cáncer secundario por extensión al hígado de un cáncer situado sobre otro órgano; la falta de apetito por la carne en un comedor habitual de este alimento es uno de los signos avisadores.  Cirrosis alcohólica: atrofia con esclerosis y derrame en el peritoneo; vientre hinchado, enorme y orina rala.  Cólico hepático: cálculo que irrita los canales hepáticos, cístico o colédoco.  Ictericia: presencia de bilis en la sangre (tinte amarillo) y la orina; heces decoloradas, orina de caoba y espumosa.  Inflamación de las vías biliares: inflamación de los canales que drenan la bilis al interior del hígado (angiocolitis) e inflamación aguda de la vesícula biliar (colecistitis).  Insuficiencia hepática: reducción funcional del hígado, a menudo con atrofia, asma, urticaria, eccema, insomnio ...  Quiste hidatídico del hígado: tumor quístico debido a un parásito, con urticaria, diarrea, anemia...; la consecuencia es una abertura en la pleura o el peritoneo, con complicaciones mortales.  Litiasis biliar: cálculos en la vesícula biliar; depósitos de sales (cristales finos) y de engrudos (colesterol, pigmentos ...)

151


M é t o d o

152



M .

S t é p h a n

ENFERMEDADES DEL PÁNCREAS.

Se distinguen: la inflamación del páncreas (pancreatitis aguda) que puede ser supurada (evolución hacia el acceso), hemorrágica (con síncope) y la crónica son simples trastornos digestivos; el cáncer del páncreas y la diabetes (enfermedad por insuficiencia de secreción de insulina, de donde proviene la mala transformación de los azúcares que se estancan en la sangre). III - LOS ERRORES EN MEDICINA

Como acabamos de ver en el capítulo precedente, se define (en medicina clásica) una enfermedad por su cuadro clínico y se la reconoce por la misma observación (diagnóstico por los síntomas). Luego, se busca en el arsenal medicamentoso el producto (puesto a punto experimentalmente en el laboratorio) que debe hacer callar los síntomas. Los resultados son en general, muy buenos, pero no se mantienen; el sujeto recae o sufre “transferencias mórbidas”: segundas enfermedades. A esto se añaden las intoxicaciones por los remedios tóxicos y una lenta degradación de las aptitudes vitales del enfermo (degeneración). Las críticas que dirigimos a la medicina clásica (alopática) pueden formularse de la forma siguiente: Olvido total de la causa profunda, humoral (causa de las causas) en la búsqueda abusiva de las causas secundarias o eficientes (frío, microbio, fatiga, intoxicaciones ...) que son sólo las causas reveladoras (u ocasionales) en el mejor de los casos. Confusión sobre la naturaleza de la enfermedad sintomática, considerada como un mal en sí, mientras que es sólo un “epifenómeno” madurado sobre el terreno de las sobrecargas humorales. En fin, terapia doblemente torpe, que reprime los síntomas (efectos), que puede impedir las “defensas orgánicas” (factores de la autocuración) y que intoxica por medio de venenos (remedios) cada vez más agresivos. Nada esta hecho entonces sobre el plano profundo de la enfermedad. Con rigor, se puede admitir esa acción sintomática y tóxica por un tiempo muy corto con el fin de calmar al enfermo y su entorno, pero no hay que olvidar nunca la medicina de las profundidades en el ámbito de los humores.

IV - SOLO LA BIOMEDICINA ALCANZA LA CAUSA (ETIOPATOLOGÍA)

Contrariamente al médico clásico, el Biomédico no hace un diagnóstico, ni da cuidados específicos (represivos) a las enfermedades sintomáticas. La enfermedad para él es una sola que resulta de un lento enmugrecimiento de nuestros humores o líquidos (sangre, linfa, sueros) por los desechos y residuos de los metabolismos digestivos y celulares. Las “mugres” de origen digestivo son en los sujetos sin taras hereditarias, los factores determinantes del mal original causal.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Estas “mugres” son los engrudos (insolubles) y los cristales finos (solubles), verdadera “carbonilla” del motor humano, el cual posee para expulsarlos (si puede) sus cuatro emuntorios especializados (piel, riñones, hígado y pulmones). En la falta de eliminaciones, se produce la saturación humoral con las crisis generales de depuración (enfermedades agudas) y las lentas expulsiones locales (enfermedades crónicas). Las localizaciones se explican por una caída de la energía vital y por la debilidad tisular del órgano considerado. El órgano enfermo no es el responsable, es la víctima. Tomemos el ejemplo de la úlcera de estómago: un médico clásico la tratará mediante remedios antiespasmódicos como escayolados de bismuto y cicatrizantes. Todo está bien en el ámbito de los síntomas, pero el mal en sí, profundo, subsiste. Para el Biomédico el ayuno hídrico y las monodietas hipotóxicas (de manzanas cocidas o zumos de verduras) con algunos drenajes a nivel de los riñones y de las glándulas de la piel, aportan las mismas curaciones de superficie (sintomáticas) actuando a la vez sobre la causa humoral, de donde proviene la ausencia de recaída y la curación definitiva. En los casos urgentes, la Alopatía y la Biomedicina pueden conjugarse muy bien. Por casos urgentes entendemos los que representan un riesgo grave de hemorragia o de perforación De todas formas la Alopatía debe ceder terreno a la Biomedicina. Podríamos así examinar una por una todas las enfermedades y más particularmente las del tubo digestivo que nos ocupan aquí y hacer las mismas observaciones. Para hablar sólo de las enfermedades del tubo digestivo empiezan siempre por trastornos funcionales más o menos discretos (salvo en las grandes taras hereditarias). Luego los trastornos funcionales mal curados (sintomáticamente) se convierten en lesiones orgánicas (enfermedad en el estado segundo en Biomedicina). La enfermedad causal (mal original) empieza siempre por fenómenos benignos de indigestión discreta, percibida o no. Todo comienza por el vientre. Se puede decir que nuestros errores alimentarios, unidos a nuestras deficiencias digestivas y a nuestras insuficiencias emuntoriales, hacen nuestro mal humoral profundo y, como consecuencia, todos nuestros males particulares (enfermedades sintomáticas). Las enfermedades digestivas lesionales son ya enfermedades secundarias. Experimentalmente, el ayuno autolítico y los regímenes hipotóxicos (tales como las monodietas) mejoran todas las enfermedades; es la prueba de que el mal es de origen digestivo. Las grandes lesiones orgánicas (intestinales y otras) son a menudo de larga preparación, pero la vía terapéutica sigue siendo la misma. Las curas de desintoxicación, en estos casos, deben ser ritmadas (o periódicas) y cortadas por curas de revitalización.

153


154

M é t o d o

M .

S t é p h a n

La competencia de un Bioterapeuta evitará los desengaños. En lo que concierne a los trastornos funcionales, todo vuelve rápidamente a su orden sin riesgo de problemas secundarios. El reposo digestivo y la vuelta periódica al régimen específico humano son suficientes para prevenir todos los trastornos funcionales (cualesquiera que sean, desde la insuficiencia hepática hasta las diarreas por intolerancia). V - NUESTROS ERRORES ALIMENTARIOS

Como el origen de nuestras enfermedades digestivas y de todos nuestros males * Hemos visto como funciona el tubo digestivo, la más mínima degradación incorrecta conlleva en cadena una serie de trastornos funcionales en todos los planos. Ahora bien, se constata que el hombre no come correctamente, es decir, siguiendo su anatómico-fisiología digestiva. Se cree omnívoro, es decir, comedor de todo, y se autoriza además el derecho a comer de todo a la vez (rancho alimentario) y el derecho a desnaturalizar todo mediante el fuego y la química (alteración alimenticia). A este régimen incendiario añade ingredientes tales como el alcohol, el tabaco, el café ... que agotan aún más sus órganos. No hay que extrañarse de que aparezcan trastornos funcionales digestivo (más o menos graves y proveedores de desechos y residuos metabólicos). Es normal que estos trastornos provoquen lesiones a nivel de este mismo tubo digestivo, en fin que los líquidos humorales se saturen de esta “mugre” de origen digestivo y como consecuencia de ello saturen poco a poco el resto de los órganos. Esto ocurre en la línea patológica. Inversamente por los regímenes restrictivos, se limitan los trastornos, se reparan las lesiones y se borran las enfermedades sintomáticas; es el hecho de remontar la cadena de los efectos hasta la causa primera. La clave del programa reside, sin embargo, en el concepto que se hace del alimento específico humano, cuyo concepto explica los errores: carnivorismo, almidonismo, alcoholismo (con tabaquismo y cafeísmo ...) que vamos a estudiar. El hombre, como hemos dicho anteriormente, no es omnívoro, no debe comer de todo ni de todo a la vez, ni desnaturalizar sus alimentos, ni saturarlos de venenos. En nombre de las teorías fantásticas, seudocientíficas: el calorismo, las raciones químicas equilibradas, los análisis químicos de los alimentos (en vitaminas, minerales ...), el hombre ingiere todos los alimentos posibles. La gastronomía ayudada por el fuego (cocina) facilita esta desviación catastrófica para la Salud. El hombre por su tubo digestivo, se asemeja a los grandes simios (frugívoros) y no a los granívoros (pichones), ni a los herbívoros (vacas) o a los carnívoros (tigres).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El hombre no posee buche para poder comer abusivamente cereales; no tiene un intestino lo suficientemente largo para poder digerir la celulosa de la hierba en grandes cantidades y sus riñones no dejan pasar los ácidos úricos (taponados con amoníaco) como los riñones de las fieras, organizados para este efecto. El error fundamental del hombre sobre el plano alimentario es doble: almidonismo (abuso de los cereales) y carnivorismo (abuso de la carne). Los almidones mal transformados producen engrudos y las carnes cristales finos. Engrudos y cristales finos son los “metabolitos” que constituyen la “mugre” que es el origen de los trastornos funcionales digestivos, en primer lugar, y luego de las lesiones orgánicas digestivas, así como de toda la gama de enfermedades terciarias digestivas extendidas a todo el organismo. * El régimen humano verdadero, específico y original está basado en alimentos crudos en las proporciones siguientes: 80% de vegetales (legumbres acuosas, frutas jugosas, grasas y secas) y 20% de subproductos animales (leche, queso, huevos). La cocción de estos alimentos es un acto asesino que mata los principios vivos indispensables. Es ya una desnaturalización el que pase demasiado a menudo desapercibido. Los análisis químicos son idénticos entre un alimento cocido y un alimento crudo; sin embargo, entre un huevo cocido y un huevo crudo existe una gran diferencia fácil de poner en evidencia: el huevo crudo es capaz de dar un pollito; es todo lo que hay que decir. Comiendo únicamente alimentos cocidos (incluso específicos) el hombre se desmineraliza, se desvitaminiza, y se desdiastasa; en una palabra se desvitaliza y pierde la vida. Es necesario, entonces, para conservar la Salud (o recuperarla) que aprenda a comer alimentos crudos y a comer de acuerdo con su tipo digestivo. Es la ley nº 1 de la higiene fisiológica (la verdadera) y de la medicina natural (la única que favorece la autocuración) Para las enfermedades del tubo digestivo, una vuelta progresiva al crudivorismo específico y original tomará parte en todos los trastornos funcionales muy rápidamente y poco a poco en las otras enfermedades lesionales o en las que afectan a otros aparatos (respiratorio, circulatorio, nervioso ...). En algunos casos, el ayuno hídrico (apendicitis, oclusión, úlcera ...) será útil al principio. Este ayuno debe ser regulado por un practicante Bioterapeuta competente. En los casos de diarrea, disentería... es indispensable eliminar las celulosas de las legumbres y de las frutas y reemplazarlas por zumos. Eliminando de su alimentación el almidonismo, el carnivorismo, el cocinismo (alimentos cocidos), las mezclas y luego el alcoholismo, el tabaquismo, el cafeismo y otros venenos inútiles, el ser humano preserva su Salud y si se presenta el caso puede curar eficazmente los principios de una posible enfermedad (digestiva, en el estado funcional, por ejemplo). Más tarde, será necesario un poco de paciencia para reparar las lesiones orgánicas más o menos graves.

155


M é t o d o

156

M .

S t é p h a n

En un cierto estado de desorden, la irreversibilidad es una realidad patológica y si todas las enfermedades son curables todos los enfermos no lo son. Hay que tener en cuenta los desgastes y la energía vital disponible. Se puede morir de un resfriado de cerebro y curar un cáncer. El Biomédico consciente de las despensas orgánicas (glándulas endocrinas y sistema nervioso) evita derrocharlas. En este sentido, ayudará al organismo, seguirá a la “Naturaleza Curadora”, siguiendo el consejo de Hipócrates y no intentará imponerse a ella ni dirigirla fuera de sus vías. Fuera del ayuno y de las monodietas en los trastornos digestivos, los baños calientes (de 37 a 40 grados según los casos), las curas de ejercicios, el drenaje emuntorial mediante plantas laxantes y renales, la relajación, los masajes reflexógenos, la luz infrarroja (calorífica), el magnetismo y la negativación contribuirán a la curación. La cura de desintoxicación indica: 1.

Desecación de las sobrecargas;

2.

Liberación del diencéfalo y de sus anexos;

3.

Abertura sistemática de los emuntorios.

Las diez técnicas están representadas en esta cura (sintética y jerárquica), teniendo en cuenta los reposos orgánicos y las derivaciones necesarias (en los casos de lesiones graves). “El gastrónomo es el que invita a Satán a su mesa”. RESUMEN DE LOS MÉTODOS NATURALES DE PREVENCIÓN Y DE LOS CUIDADOS EN LAS ENFERMEDADES DEL TUBO DIGESTIVO 

Prevención: Teniendo en cuenta lo que acabamos de decir, es necesario actuar de la manera siguiente para protegerse contra las posibles enfermedades del tubo digestivo:  Si no se manifiesta ningún trastorno funcional, hacer sistemáticamente 1 día de ayuno seco (ni beber, ni comer) por semana o cada quince días, con una ligera purgación la víspera y una lavativa la noche del ayuno;  Sobre este fondo autolítico, volver muy progresivamente a un régimen humano específico (Ver en el texto), tolerando algunos alimentos secundarios (bizcotes completos, arroz completo, patatas al vapor, productos lácteos variados, quesos cocidos y bebidas hervidas) y algunas escapadas alimentarias semanales como gimnasia para los órganos;  Organizar su vida para hacer una gimnasia muscular cotidiana (de 30 a 40 minutos); un día o dos por semana de aireación si se vive constantemente encerrado en casa o en el trabajo; añadir a esto baños calientes o sudoraciones (tres veces por semana);  Eliminar completamente de su vida los alcoholes, el tabaco y el café, salvo la excepción del vino el día de la escapada alimentaria.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

RECORDAR ESTE

MÉTODO REPRESENTA UN MÍNIMO VITAL DE PRECAUCIÓN EN MA TERIA DE CULTURA HUMANA .



Cuidados Naturales: La enfermedad aparece, se manifiesta en sus principios por trastornos funcionales. ¿Qué hay que hacer?: * Trastornos funcionales (sin lesiones): aerofagia, gastritis, acidez, indigestión, cólico intestinal, insuficiencia hepática ...  Ayuno hídrico con caldo de verduras (o zumos crudos de verduras) durante alrededor de 2, 3 ó 4 días; luego mantener el ayuno de 1 ó 2 días por semana, adoptando una alimentación humana específica (Ver el texto). En el transcurso de los ayunos, purgarse suavemente y hacerse lavativas aceitosas aromáticas. Para los intestinos frágiles usar zumos crudos de verduras y de frutas (evitar la celulosa) mientras que la reeducación no esté terminada.  Añadir alimentos secundarios (ver el texto) a medida que se vayan obteniendo resultados y terminar por realizar el sistema de prevención.

* Trastornos Lesionales: estos “trastornos” son una agravación mórbida y nacen como consecuencia de los trastornos funcionales descuidados o mal curados (mediante calmantes). Son muy variados: estomatitis, (úlcera, litiasis biliar, apendicitis, ptosis, enterocolitis membranosa, cirrosis, ictericia ...). ¿Qué hacer?:  La regla en todos los casos y al principio, es el ayuno hídrico: bastante prolongado (de 8 a 10 días como mínimo) con o sin purgación, con o sin lavativas, siguiendo las indicaciones mayores (apendicitis, enterocolitis ... );  Luego vuelta a un régimen mono-dietético (un único alimento: manzanas cocidas o en compota o verduras acuosas hervidas) durante alrededor de 1, 2 o 3 meses, tolerando de vez en cuando y muy progresivamente alimentos secundarios - (ver el texto - sobre todo en los casos de pérdida de peso muy rápida o elevada);  Completan los cuidados algunas manipulaciones especiales: purga periódica a base de aceite en las litiasis biliares; comer tumbado en las ptosis; plantas hepáticas en las cirrosis y las ictericias ... Intervendrán algunos baños calientes (salvo en la apendicitis que exige compresas frías). Todo ello debe ser vigilado por un Biomédico competente. A medida que aparecen mejorías, se reemprende el régimen más suave de los trastornos funcionales, luego el de la prevención (con las técnicas menores - aireación, ejercicio, sudoración ...). * Lesiones graves (irreversibles o consideradas como tales) que ponen la vida del paciente en peligro: cáncer, úlcera con perforación, acceso con supuración, hemorragias abundantes, oclusión ...

157


M é t o d o

158

M .

S t é p h a n

Los cuidados urgentes (alopáticos y quirúrgicos) no se deben rechazar. La casa se quema, hay que avisar a los bomberos. El Biomédico intervendrá una vez se haya arraigado el peligro. “ Se temía la desnutrición y se muere de sobrealimentación. “ CONCLUSIÓN

No existen enfermedades locales, sino solamente estados generales de intoxicación por los venenos obtenidos en los metabolismos y la alimentación habitual sigue siendo la fuente nº 1 de esta intoxicación. La terapéutica clásica de represión ciega de los síntomas no es la solución para curar verdaderamente; hay que saber ir más a fondo y alcanzar la causa que reside en los humores y comienza con el régimen. La verdadera terapéutica no es impuesta desde el exterior, ni extranjera, sino proviene del organismo que procede él mismo a su curación (autocuración por depuración de los tejidos y de los líquidos). El Biomédico, mejor que el Alópata y que el Homeópata, ha comprendido esta acción curadora del organismo y sabe ayudarlo por sus procedimientos, sin dañar o impedir la función de la Fuerza Vital directora que hace que estemos vivos y que nuestro organismo resista al mal. La Fuerza Vital es el conjunto de las energías orgánicas que se oponen a cada instante a la muerte. En resumen, la tolerancia está hecha para una terapéutica médica de los casos urgentes, con la condición de que un método general de depuración humoral no sea olvidado y de que este método termine el trabajo de reparación orgánica. En el contexto que nos ocupa, la curación no es obtenida con la desaparición de los síntomas, hay que hacer más y mejor: es decir volver a dar al organismo su estado original de equilibrio que hace que no esté enfermo y no lo estará más mientras se respeten sus necesidades fisiológicas. “Alimentación, relajación y musculación son los tres “remedios” de su Salud.” “La enfermedad inicial, causal y profunda está siempre producida por engrudos y cristales finos (residuos de nuestros alimentos).” NUESTRAS DIGESTIONES

Acción de los “jugos” sobre los Alimentos * ÓRGANOS * JUGOS * ACCIONES 

Boca Tialina Almidones (de los cereales), féculas de las patatas.



Estómago Ácido Alimentos nitrogenados (Clorhídrico) (prótidos), carnes, Pepsina pescados, huevos, quesos, marisco y frutas nitrogenadas.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

159

Duodeno Bilis Alimentos grasos Hígado Sales biliares (lípidos): mantequilla Ácido cólico, frutas grasas, manteca, etc. Tripsina y Alimentos nitrogenados: Quimiotripsina (prótidos): Como consecuencia de la digestión estomacal. Páncreas Amilasa y Alimentos azucarados Maltasa (Como consecuencia de la digestión bucal de los almidones y frutas).



Intestino delgado Lipasa Alimentos grasos. Maltasa Acabado digestivo de Lactasa Invertina los azúcares. Erepsina Acabado digestivo de los prótidos. Celulosa Digestión de la celulosa (envoltorio de las frutas y verduras).

RECORDAR ESTE CUADRO NO JUSTIFICA DE NINGÚN MODO EL PLURALISMO ALIMENTARIO (OMNIVORISMO HUMANO), SINO SOLAMENTE ES TESTIGO DE LA DIVERSIDAD DE PRINCIPIOS QUE TENEMOS QUE ENCONTRAR EN NUESTROS ALIMENTOS

(CRUDOS

ESPECÍFICOS

Y LIMITADOS )

REGLAS ESENCIALES: ALIMENTOS BÁSICOS PARA LA ALIMENTACIÓN HUMANA

1. EL CRUDIVORISMO ES EL RÉGIMEN BIOLÓGICO DEL SER HUMANO.

Nuestros alimentos específicos y naturales (no desnaturalizados) son los siguientes: 

Alimentos azucarados: *Frutas variadas azucaradas, CRUDAS (jugosas y secas): 80% de la ración. *Frutas crudas (aceitunas y nueces variadas): 60% de la ración (carburante muscular) *Hojas verdes, tallos tiernos, raíces, tomadas crudas en ensalada: 20% de la ración.



Alimentos nitrogenados crudos energéticos: *Subproductos animales (leche, quesos y huevos) 10% de la ración *Mariscos crudos (ostras y mejillones): 5% de la ración.

RECORDAR SON

ADMITIDAS

ALGUNAS COCIDOS

TOLERANCIAS

(LOS

EN

FAVOR

MENOS AGRESIVOS ).

DE

ALIMENTOS


M é t o d o

160

M .

S t é p h a n

Llevan alternativamente, siguiendo las exigencias, en función de los climas, de los trabajos y de los hábitos, sobre el arroz cocido con agua (a falta de pequeños cereales pobres - trigo sarraceno y mijo - ), sobre las patatas (cocidas al horno), sobre el pescado a la parrilla o hervido (a pesar de las preferencias personales) y sobre las carnes ligeras o blancas, a la parrilla (pollo, conejo ...). “Alimentados sanamente”. Sin embargo, es de sabios no abusar de estos alimentos que son excepcionalmente, complementarios del régimen de base. Al principio hacer una o dos comidas por semana basándose en alimentos “crudos”, luego una comida al día y al cabo del tiempo llegar a varias comidas acostumbrándose a los alimentos crudos y como consecuencia al final adoptar definitivamente este régimen basado en alimentos crudos. Si se producen intolerancias digestivas (acidez, flatulencia ...) o intestinales (cólicos y diarreas), conviene ralentizar la progresión alargando el método y reemplazar por ejemplo, las frutas y las verduras por sus jugos, desechando momentáneamente las pulpas. El adelgazamiento que resulta, en general, en este método crudivorista, es saludable. Hay que compensar y volver a ganar peso mediante la cultura física de musculación. El yoga no es suficiente, sin ser contraindicado por ello. La mayoría de los trastornos digestivos y de los secundarios, desaparecen mediante este régimen, ligado a otras manipulaciones de depuración (sudoración, purgación, orinación, respiración) y de relajación (reposo mental y liberación de los simpáticos que dirigen la vida vegetativa). Es la cura fundamental de desintoxicación en Biomedicina, la cual se puede acelerar por algunos días de ayunos húmedos o secos, favoreciendo más activamente la “lisis” de los desechos y de los residuos. 2. ¿QUÉ HACER MÁS ESPECIALMENTE EN CASO DE ENFERMEDADES CLÁSICAS DEL TUBO DIGESTIVO, TENIENDO EN CUENTA LA REFORMA DE BASE (DESINTOXICACIÓN) DE LA CUAL ACABAMOS DE HABLAR? 

EN CASO DE GASTRITIS AGUDA: Hacer una dieta hídrica (caldo de verduras durante 8 días), con una lavativa diaria (“ducha rectal” de 300 gramos de agua caliente, conteniendo 1 cuchara sopera de miel y algunas gotas de esencia de romero). Luego adaptar progresivamente el régimen biológico humano a base de alimentos crudos y con algunas tolerancias, al régimen del enfermo. Pero siempre en ayunas tomar 10 ml. de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio).



EN CASO DE AEROFAGIA: Alimentarse exclusivamente de zumos crudos de frutas y de verduras durante 10 o 15 días, aunque con ello se llegue a adelgazar excesivamente. Tomar al mismo tiempo, mañana y noche, baños super-calóricos de alrededor de 10 minutos.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Vaciar el intestino mediante algunos laxantes suaves o algunas lavativas como las citadas anteriormente. Volver al régimen de base conservando un día por semana de ayuno hídrico a base de zumos crudos de verduras. Pero siempre en ayunas tomar 10 ml.. de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio) 

EN CASO DE PTOSIS ESTOMACAL: Hacer una sola comida al día, poco líquida (manzanas y gruyère por ejemplo) y comer acostado (por la noche). Estimular el tránsito con algunos comprimidos (nada de tisanas) de arraclán (evitar los cólicos y las diarreas). Pero siempre en ayunas tomar 10 ml... de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio)

RECORDAR HAY

QUE ESPERAR

1

AÑO MÁS O MENOS PARA QUE EL ESTÓMAGO SE CO -

LOQUE DE NUEVO EN SU LUGAR, ES DECIR, PARA QUE SE TONIFIQUE .

A esto conviene añadir dos sesiones al día de gimnasia abdominal sobre un plano inclinado: (cabeza abajo). 

EN CASO DE INSUFICIENCIA HEPÁTICA: Tomar durante una semana o dos, solamente zumos crudos de legumbres y luego volver al régimen de base, citado anteriormente. Ponerse al principio de la noche una bolsa de agua caliente sobre el hígado. Tomar al levantarse y al acostarse una tisana poco azucarada de BOLDO. Estimular la función hepática mediante una gimnasia diaria de los músculos oblicuos y diafragmáticos. Pero siempre en ayunas tomar 10 ml.... de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio)



EN CASO DE CÁLCULOS BILIARES: Las mismas manipulaciones generales que las del caso de insuficiencia hepática, añadiendo vibraciones mecánicas (progresivas) sobre la vesícula, mañana y noche, durante 10 minutos. Intentar “fundir” los cálculos por medio de un poco de bilis descolesterolizada, de azul de metileno y de aceite de “Haarlem”. Una vez por trimestre, realizar una “purgación de la vesícula” con una dosis de aceite de oliva tomada por la noche (1/2 vaso ordinario) y 2 vasos de licor de aceite de ricino por la mañana al día siguiente al levantarse. Ponerse una bolsa de agua caliente sobre el hígado durante la jornada. Pero siempre en ayunas tomar 10 ml..... de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio).



EN CASO DE COLITIS: Régimen sin celulosa para el principio, a base de zumos de frutas y de legumbres, quesos duros (cocidos, género gruyère u holandés), arroz y patatas (al horno).

161


M é t o d o

162

M .

S t é p h a n

Todo ello durante uno, dos o tres meses y hasta que las heces se normalicen (facilitar el tránsito, tan necesario, mediante granos de lino). Gimnasia abdominal y agua caliente (baños) en aplicaciones vi cotidianas. Vuelta progresiva a una alimentación de base con algunas tolerancias. Pero siempre en ayunas tomar 10 ml..... de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio) 

EN CASO DE DIARREA O DE ENTERITIS: Hacer algunos días de monodieta a base de zumos de zanahoria y de agua de arroz; luego adoptar el régimen para el caso de colitis y su misma adopción alimentaria. Para ayudar y ganar tiempo, absorber 10 ml..... en ayunas de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio). El aceite de “Haarlem” es indicado para sanear el medio intestinal el cual es bueno enriquecer con fermentos lácteos (ultra-levadura).



EN CASO DE ESTREÑIMIENTO: El régimen crudivorista aporta en general, la solución al problema del tránsito. Se pueden sin embargo añadir algunos mucílagos y algunas plantas suavemente laxantes que se reducirán progresivamente con el fin de reeducar. La gimnasia abdominal y las lavativas (duchas rectales) deben ser impuestas periódicamente, pero recordar de no utilizar el agua del grifo. Siempre con agua destilada. Son aconsejados, al menos durante los inicios de la cura, los masajes suaves con aceites esenciales como Violeta, Ylang-Ylang... Pero siempre en ayunas tomar 10 ml...... de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio).



EN CASO DE APENDICITIS: Se impone un ayuno seco, no comer ni beber nada durante alrededor de tres días. Ponerse bolsas de hielo sobre el punto apendicular tanto tiempo como dure el dolor (recalentar la periferia del cuerpo, muy necesario, con bolsas de agua caliente). Pasar luego a tomar zumos de legumbres y de frutas y de yogures ligeros. Según la flexibilidad del vientre y la persistencia del bienestar, adoptar el régimen de base y alguna que otra manipulación. Se pueden tomar algunas duchas rectales evacuadoras desde el momento en que cese el dolor al presionar. Pero siempre en ayunas tomar 10 ml....... de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio). .¡No purgarse!.



EN CASO DE HEMORROIDES: Usar lavativas (duchas rectales) mañana y noche, y untar el ano con miel de romero. Abrir el hígado para despejar la vena porta por bolsas de agua caliente o baños super-calóricos diarios. Adoptar una monodieta (manzanas cocidas, por ejemplo) hasta la descongestión de la ampolla o del anillo del recto (de 8 a 10 días son suficientes, en general).


M é t o d o

163

M .

S t é p h a n

Seguido a todo esto, adoptar el régimen de base y practicar una gimnasia pelviana regular. Pero siempre en ayunas tomar 10 ml........ de S.O.A. (Silicio Orgánico Alimenticio). RECORDAR TODAS

ESTAS INDICACIONES DEBEN SER INDIVIDUALIZADAS AL EXTERIOR EN

FUNCIÓN DE LOS TEMPERAMENTOS , DE LA EDAD Y DE LA ANTIGÜEDAD DE LOS TRASTORNOS .

PENSAMIENTOS.

“En la vida, decía con humor el cómico Noël-Noël, todo se sostiene de un hilo: del cordón umbilical hasta el cordón del paño mortuorio”. Habría podido añadir que la cocinera o “Cordón Bleu” sostiene en sus manos el cordón de la vida cogido por los dos extremos.

163


164

M é t o d o

M .

S t é p h a n


M é t o d o

M .

S t é p h a n

BROMATOLOGÍA

165


166

M é t o d o

M .

S t é p h a n


M é t o d o

M .

S t é p h a n

167

BIOQUÍMICA “ LA

ALIMENTACIÓN ,

LA

RELAJACIÓN

Y

LA

MUSCULACIÓN

(CON

FINES

EMUNTORIALES ) CONSTITUYEN LOS ELEMENTOS ESENCIALES DEL ARTE DE VIVIR.

SI

SE RECHAZA ESTA DISCIPLINA , VIENEN LAS ENFERMEDADES Y CON ELLAS , LOS MEDICAMENTOS Y LA MUERTE PREMATURA

“.

La enseñanza del biólogo P.V. Marchesseau se remonta a 1935, fecha de sus primeros escritos y conferencias que a él le gustaba llamar: “Naturopatía Ortodoxa” Un siglo de continuidad y de experiencia aporta una prueba de seriedad y de competencia a sus trabajos. “ La enfermedad y la muerte precoz son dramas individuales sobre el plano de la fisiología ”. La Biomedicina ortodoxa (higiene vital) es el único medio de evitar tales dramas “. Michel STÉPHAN LAS DIGESTIONES

Problemas que plantea la transformación de los alimentos en un organismo vivo. “ Las digestiones reducen las largas cadenas moleculares (alimentarias) a cadenas muy cortas y a eslabones que se vuelven, entonces, aptos para ser asimilados por el intestino delgado inferior “. ¿QUÉ ES LA NUTRICIÓN?

Es una de las 5 características de los “seres vivos” (nacer, crecer, mantenerse, reproducirse y morir). El crecimiento y el mantenimiento del individuo, están ligados al fenómeno de nutrición.


M é t o d o

168



M .

S t é p h a n

LAS FUNCIONES DE LA NUTRICIÓN COMPRENDEN:  La digestión (que transforma los alimentos complejos en sus elementos más simples, asimilables por el organismo).  La absorción (que es el paso a la linfa y a la sangre de los elementos nutritivos, obtenidos de la digestión).  La circulación (que asegura el transporte de estos elementos nutritivos hacia todas las células del cuerpo).  La respiración (que hace entrar el oxígeno en los pulmones, luego lo dirige hacia los órganos y las células más alejadas del organismo).  La eliminación (que libera al organismo de los desechos de los metabolismos digestivos, de los residuos del metabolismo celular y de los venenos accidentalmente introducidos en el medio intestinal y humoral).



MAQUINA Y CARBURANTE Para cada máquina existe un tipo de carburante dado en función de los órganos de dicha máquina. Un motor a explosión funciona con gasolina, una caldera funciona con carbón, un motor eléctrico sólo funciona con electricidad ... Los seres vivos son “motores orgánicos” y cada ser vivo tiene un alimento específico en función de sus órganos de digestión, de asimilación y de eliminación. El omnivorismo es una opinión del espíritu científico, una falsa interpretación de los hechos exactos observados. En la naturaleza, al contrario, reina el univorismo. El tigre (carnívoro) come carne; la vaca (herbívoro) come hierba; el pichón (granívoro) come granos; el mono (frugívoro) come frutas. La anatomía digestiva e intestinal y la de los órganos eliminadores, comparada entre estas 4 especies animales, demuestra claramente ese “separatismo” y esa “exclusividad” alimentarios. HOMBRE Y SIMIO El ser humano, por su constitución física y su fisiología, está próximo al simio. A tubos digestivos similares, alimentación similar. El hombre es en un 80% un comedor de alimentos vegetales crudos (frutas grasas, jugosas y secas, hojas verdes y yemas tiernas, raíces azucaradas crudas).

“ALIMENTOS SECUNDARIOS”

Cada especie tiene su alimento fundamental (el pájaro, el grano), pero además un alimento secundario (el pájaro, los insectos). El simio, además de los alimentos vegetales crudos, come productos animales (huevos, insectos ...).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

169

El hombre tiene, entonces, necesidad de un “alimento secundario” del mismo tipo. Este será el subproducto animal (leche, huevos, queso). En su ración, se cuenta un 20% de productos animales crudos (carnivorismo no sangrante del ser humano). El abandono sectario de los “subproductos animales” (vegetarismo, cerealismo, frutarismo exclusivo) es un error. 

EL ERROR DE LOS QUÍMICOS Consiste en estudiar sólo la composición del alimento sin ocuparse de las posibilidades metabólicas del cuerpo que lo recibe. A pesar de su riqueza, el trigo no conviene al hombre. Existen vitaminas, minerales, diastasas, glúcidos, prótidos y lípidos en las materias cadavéricas, sólo los buitres y las hienas están organizados para alimentarse de ellas. Regla fundamental, pasada desapercibida: sólo el valor de un alimento en principios vitales no significa nada cuando se limita a estudiarlo fuera de su medio orgánico. Todos los “análisis alimentarios” presentes en abundancia en las revistas y periódicos dietéticos (!) para invitar a los lectores a alimentarse de tal o cual producto, son, sin ninguna duda, exactos, pero no aportan la prueba científica de que el producto sea un alimento específico, es decir, un alimento biológico o un nutriente. Habría que saber a qué especie está destinado y mejor aún a qué tipo de individuo, en la especie considerada. RECORDAR HAY

QUE

RETENER,

ALIMENTARIOS

QUE

SE

ADEMÁS , NOS

RESPECTO

PRODIGAN

CON

A

ESTOS

CUALQUIER

ANÁLISIS PROPÓSITO

Y FUERA DE PROPÓSITO , QUE YA NO CORRESPONDEN A NADA O CASI NADA , DESDE EL MOMENTO EN QUE EL ALIMENTO ES COCINADO

(DES -

NATURALIZADO POR EL CALOR, LAS MEZCLAS , LOS CONDIMENTOS , EL ALCOHOL , EL TABACO

...).

ALIMENTOS HUMANOS BIOLÓGICOS

Son los alimentos específicos y naturales del hombre. Los denominamos en Biomedicina, “nutrientes”, con respecto a los alimentos (tradicionales) que, a menudo, son venenos lentos por las sobrecargas en desechos y residuos tóxicos que dejan en los humores (terreno orgánico). Los alimentos (falsos) producen todas nuestras enfermedades que pretenden curar los medicamentos (venenos violentos). La vuelta a la salud se hace mediante los nutrientes y otros agentes naturales, obtenidos del entorno biológico humano.


M é t o d o

170

M .

S t é p h a n

Un veneno violento no puede neutralizar a un veneno lento, no hace más que enmascarar los efectos, revelando los suyos (Seudocuración “antisintomática” medicamentaria e intoxicación inevitable, como consecuencia, de la medicación tóxica continua). 

PRINCIPIOS DE LA NUTRICIÓN La máquina viva puede desajustarse por una alimentación errónea (falsa), llamada “antiespecífica y desnaturalizada”, pero también por un exceso de alimentos correctos (de nutrientes) o por una carencia de estos mismos alimentos. El exceso es más peligroso que la carencia. La sobrealimentación (correcta) ha hecho más estragos en la salud que las restricciones y las subalimentaciones (que no siempre engendran los graves fenómenos de desnutrición, de los cuales se habla sin cesar para empujar al consumo); las enfermedades por plétora que se silencian, matan más que las enfermedades por carencia. Experiencias de Alexis Carrel sobre células vivas.

ORIGINALIDAD DE LA “MAQUINA VIVA”

Se repara ella misma en la “paz” alimentaria y medicamentaría. La vuelta al orden de una “máquina viva” está asegurada por la autolimpieza (autocuración) que se hace en el transcurso de los ayunos y de las maniobras emuntoriales concomitantes espontáneas o dirigidas o provocadas por el Biomédico. No existe otra curación posible. Las curaciones médicas (con la ayuda de medicamentos sintomáticos y tóxicos) son mentiras, “seudocuraciones”. No tienen nada de científico, aunque se hable de “medicina científica” con orgullo y de “medicina empírica” con una cierta desconfianza, mientras que ésta última está más cerca de la verdad en materia de curación verdadera, fisiológica y profunda. RECORDAR REGLAS:

LA

CAUSA

ÚNICA

DE

ENMUGRECIMIENTO DE LOS HUMORES

LAS

ENFERMEDADES

ES

EL

(LÍQUIDOS) Y DE LOS ÓRGANOS (SANGRE, LINFA Y SUEROS).

QUE SON BAÑADOS POR ESOS LÍQUIDOS

La única terapéutica (a la unidad mórbida le corresponde la unidad médica) es la de la desintoxicación (desecación de las sobrecargas, liberación del diencéfalo y abertura de los emuntorios). Esta “terapéutica biomédica” es más una higiene fisiológica que una medicina. La prueba conviene igualmente para prevenir. La medicina es un error científico, está condenada a desaparecer cuando los hombres hayan comprendido y se vuelvan más sensatos.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Cuando hayan comprendido, rehusarán envenenarse para mal curarse y cuando se vuelvan más sensatos, ya no caerán enfermos conociendo las reglas de la vida sana. Hasta que esto ocurra quedan muchos días de triunfo para la industria farmacéutica y la plutocracia (de pretensión científica) que no ha edificado sus templos sobre el sudor de la pobre gente, sino sobre el sufrimiento y la muerte. 

ALIMENTOS “NO ESPECÍFICOS” Y “DESNATURALIZADOS” (PARA EL HOMBRE).  “Alimentos no específicos”: las carnes (carnes sangrantes), los cereales (almidones), las harinas (tubérculos) y las leguminosas.  Alimentos “desnaturalizados” - por el calor, (los mismos que los anteriores, que no pueden comerse crudos en lo que concierne al hombre y los otros que le son específicos: verduras acuosas, frutas, raíces azucaradas); - por la química: (Cultivo de tierras con abonos, insecticidas, antifungícidas) conservación con la ayuda de antisépticos variados; alimentación animal a base de sulfamida, de antibióticos, de hormonas, de productos de síntesis; tratamientos de los alimentos mediante colorantes químicos, estabilizantes, mejorantes, edulcorantes, todos venenos; maduración artificial mediante gases tóxicos; hidrogenación industrial de las grasas; esterilización mediante radiaciones atómicas; por el frío; - por el refinado abusivo: pan blanco, arroz blanco, sal blanca, aceite obtenida bajo presión mecánica; por los recipientes: plásticos, estaños de los botes, aluminio ...; - por las preparaciones culinarias o gastronómicas: recocción, recalentamiento, carbonización de las grasas, frituras, hidratación o deshidratación excesiva, vinagre de alcohol, mezclas indeseables, salsas, pimiento, sal ...



ERRORES COMETIDOS DIRECTAMENTE POR EL CONSUMIDOR.  Excesos: número abusivo de comidas pesadas (tradicionales); una sola comida sería suficiente - en verdad - habría que comer más a menudo (de 4 a 6 veces al día), pero hacer comidas ligeras (frutas - queso - verdura).  Mezclas indeseables (prótidos con glúcidos y lípidos). Habría al menos que aislar las frutas de las carnes y éstas de los cereales (siendo las digestiones alcalinas y ácidas contrarias, se neutralizan, de donde se derivan los fenómenos percibidos o no de indigestión y de aumento de los desechos y residuos).  Confusión con el hambre verdadero y los hábitos alimentarios (dilatación del estómago que empuja a la sobrealimentación). El hambre y el apetito no se traducen de un mismo fenómeno.  Masticación insuficiente, charlar en la mesa, lectura o espectáculo (TV) comiendo, (discusión, preocupación obsesiva, disputas, cólera ...).  Trabajo (intelectual o físico) intenso antes o justo después de la comida.  Alimentos tomados en estado de fatiga, de fiebre, de enfermedad ...

171


M é t o d o

172

M .

S t é p h a n

RECORDAR LA

ENERVACIÓN

(ANGUSTIA,

PREOCUPACIONES , MIEDO

...)

DERIVA EL IN -

FLUJO NERVIOSO HACIA EL CORTEX Y EL TUBO DIGESTIVO VE DISMINUIR SUS CONTRACCIONES Y SUS SECRECIONES .

El “encendido” nervioso (neuro-simpático) es indispensable para degradar el alimentocarburante. ¿CÓMO TRANSFORMAMOS NUESTROS ALIMENTOS? 

LOS ACTOS DE LA DIGESTIÓN. Los alimentos correctos (específicos y no desnaturalizados) y los demás, en general, son dados en un estado de complejo molecular (arquitectura viva o muerta) que el organismo no puede asimilar bajo esta forma y que le es necesario transformar en elementos más simples. Es el acto de la digestión. El tubo digestivo es una especie de fábrica de refinado alimentario, prevista por la naturaleza. Esta fábrica conlleva una serie de pequeños talleres (glándulas) que impregnan los alimentos en sus jugos (o reactivos o fermentos). He aquí los “tiempos químicos” de esta digestión:  En la boca: (medio alcalino) - Glándulas salivares: parótidas y sublinguales Secreción: ptialina, agente de digestión de los glúcidos (azúcares y féculas). RECORDAR ACCIÓN

DISCRETA DE NEUTRALIZACIÓN DE LOS VENENOS .

 En el estómago: (medio ácido) - Glándulas gástricas (paredes estomacales) que secretan ácido clorhídrico (muy concentrado al 3%), pepsina que transforma los prótidos (albúminas y peptonas). Digestión de las carnes, pescados y quesos.

RECORDAR GLÁNDULAS

(EL SE DEBE LECHE ). E STA

DE MUCUS QUE SECRETAN UN LÍQUIDO PROTECTOR

ESTÓMAGO , SIN ESTE LÍQUIDO , SE DIGERIRÍA ÉL MISMO ). ANOTAR UNA SECRECIÓN DE CUAJO

(QUE

COAGULA LA

SECRECIÓN DEJA DE EXISTIR CON LA EDAD .

IGUALMENTE

UNA LIGERA

SECRECIÓN DE LIPASA , FERMENTO QUE ATACA A LOS LÍPIDOS Y LOS DESDOBLA EN GLICERINA Y JABONES .

(GRASAS)


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 En el duodeno: (medio alcalino, más que en la boca). Secreciones de las glándulas de mucus (del duodeno, destinadas a fluidificar la bilis) y secreciones provenientes del hígado (pasando por la vesícula biliar: bilis) y provenientes directamente del páncreas.. * LA BILIS: (emitida por el hígado: más de 1 litro al día) es inyectada por la “pera vesicular” en el momento de las digestiones, contiene sales biliares, pigmentos biliares, engrudos residuales, como el famoso colesterol. Emulsiona los jabones (que transforma en gotitas). * EL JUGO PANCREÁTICO - 4 secreciones: amilasas (que continúan la transformación de los glúcidos comenzada en la boca, produce almidones, maltosas); maltasas que transforman a su vez las maltosas en glucosas (azúcar asimilable por el organismo); lipasas (que acaban el desdoblamiento de los lípidos en glicerina y jabones) y tripsinas que continúan la transformación de las peptonas en “ácidos aminados”.  En el intestino delgado Secreciones de: las maltasas (que finalizan la transformación de los glúcidos en glucosas), de: las jabonasas (lo mismo pero para los jabones), las erepsinas (acabando la descomposición de los prótidos en ácidos aminados), las entero-quinazas que transforman las tripsinas (pancreáticas) en fermentos más activos para el medio, con acción sobre: los albuminoides aún mal transformados en ácidos aminados, las amilasas (acción sobre las féculas), las invertinas (acción sobre los glúcidos), las lactasas, invertazas (actuando sobre los azúcares de origen diferentes). RECORDAR EN

EL TERCIO INFERIOR DEL INTESTINO DELGADO , SE PRODUCE EL FE NÓMENO DE LA ABSORCIÓN .

Los productos de digestión de los prótidos (los ácidos aminados) y los productos de digestión de los glúcidos (las glucosas) son tomados por la “vena porta” y conducidos hacia el hígado, que va a almacenar las glucosas bajo forma de glucógeno y que va a repartir los ácidos aminados (elementos de reconstrucción celular) según las necesidades de tejidos orgánicos. El hígado debe también neutralizar los venenos que pueden acompañar accidentalmente a estos productos. Los productos de digestión de las grasas (lípidos) bajo forma de emulsiones grasas (jabones emulsionados) pasan por una segunda vía (los canales linfáticos, la cisterna de Becquet y de ahí, al corazón y a los pulmones, donde son oxidados). Las glicerinas (azúcares) siguen la vía hepática.

173


M é t o d o

174

M .

S t é p h a n

 En el colon (parte terminal del tubo digestivo). El colon recibe los desechos de la digestión. Allí, estos desechos sufren además transformaciones. Las celulosas, atacadas por los microbios (colibacilos normales) se convierten en azúcares asimilables, retomados excepcionalmente por la mucosa cólica, con el agua excedente (heces deshidratadas, menos tóxicas).

RECORDAR OTRA

ACCIÓN SORPRENDENTE DE LA FORMA INTESTINAL

DEL COLON ), FABRICACIÓN DE VITAMINAS CHOS

(HECES)

B

Y

K. LOS

(MICROBIOS

ÚLTIMOS DESE -

SON ELIMINADOS EN ESE MOMENTO .

Las heces (materias fecales) contienen microbios vivos: 5% representados esencialmente por colibacilos y enterococos. El abuso de los laxantes o de las purgas puede aumentar esta eliminación de donde proviene el riesgo de perturbación digestiva. Los antibióticos, igualmente. Los fermentos suministrados por el comercio reemplazan mal a los producidos por el organismo. RECORDAR EL

APÉNDICE

ÓRGANO

SITUADO AL FINAL DEL INTESTINO DELGADO Y A LA ENTRADA DEL COLON .

Fabrica o reserva de microbios útiles, es una especie de “bureta de aceite”, habitación de descompresión de los gases (fermentación de las celulosas) y puesto de dirección del peristaltismo colónico. La operación de apendicitis es nueve veces de cada diez inútil y no arregla el problema de los trastornos digestivos, sino al contrario, los agrava. Posibles transferencias mórbidas. 

OTRAS VÍAS DE ABSORCIÓN.  - La piel: una piel bien irrigada y elástica (que se abre bien), cuando es ampliamente soleada, puede asimilar el carbono que contiene el aire: gas carbónico Piel y clorofila. Por contacto con los ungüentos, pomadas y aceites solares, la piel puede además absorber productos útiles (esencias naturales) o peligrosas (productos químicos de las pinturas, de los jabones ...). Niños han muerto después de una enjalbegadura con pintura.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

175

 Los pulmones: fijan el oxígeno (gas oxidante), el “prana” (gas portador de biotones -gas de vida) y el nitrógeno. Experiencias de los submarinistas y aviadores que en sobrecompresión con su botella de gas atmosférico, pueden sufrir de embolias nitrogenadas. Fenómenos de absorción, en los tuberculosos pulmonares, que tienen neumotorax (pulmón cuyas paredes de la pleura están hinchadas con nitrógeno) y que lentamente se “deshinchan”. Respirando a fondo y exponiéndose al sol, se puede vivir sin comer mucho tiempo (de 5 a 6 meses o más). Experiencias de los yogis (Kriya-yoga).

RECORDAR DE

LA MASTICACIÓN : SE PUEDEN INGERIR LOS PRÓTIDOS ESTOMACAL ), PERO HAY QUE INSALIVAR LOS

(DIGESTIÓN GLÚCIDOS .

La digestión de los glúcidos (azúcares, almidones y féculas), comienza en la boca. Se mastica para romper los prótidos y para insalivar los glúcidos. En 1900, Horace FLETCHER (fletcherización) se salvó por un método de masticación forzada y consciente. El capitán MAURIES (1897) aconsejaba 30 segundos por cada bocado. Reducción de los alimentos a líquido.

RECORDAR POR

SUPUESTO , LA

“FLETCHERIZACIÓN” “GLÚCIDOS”.

SÓLO FUNCIONA PARA LOS

Cuanto más complejos sean, más se debe seguir el método.

RECORDAR LOS

PRÓTIDOS NO DEBEN SER SÓLO MASTICADOS , SINO RÁPIDAMENTE

ROTOS PARA NO IMPREGNARLOS DE PTIALINAS

TIENEN 

(JUGOS

ALCALINOS ).

NECESIDAD DE ÁCIDOS .

EL ERROR DE LOS SABIOS Del estudio de los dientes y de las secreciones digestivas, han querido deducir que el hombre era omnívoro.


M é t o d o

176

M .

S t é p h a n

En verdad, su saliva no es bastante abundante para hacer de él un herbívoro (vaca) que dispone además de jugos intestinales más numerosos y más ricos en fermentos para atacar la masa celulósica. El jugo gástrico de los carnívoros (tigres) es igualmente más activo que el nuestro (que no puede digerir piel, plumas y huesos, como el perro). En fin, los almidones no predigeridos por la cocción son indigestos para nosotros (no para los granívoros: pichones). La diversidad atenuada de nuestros jugos se explican porque existen siempre en el alimento natural una gama de prótidos, de glúcidos y de lípidos (ej...: la fruta nitrogenada y grasa, tal como la aceituna o la almendra). El régimen específico del hombre está hecho de: frutas (de todas clases), de verduras crudas (hojas y yemas tiernas), de raíces azucaradas (zanahorias) y de subproductos animales (leche, huevos, queso). Quien come crudo, come justo. Todo lo que el hombre puede comer crudo, pertenece a su régimen específico.

RECORDAR OSTRAS

Y MEJILLONES Y OTROS PEQUEÑOS MOLUSCOS SON ADMITI DOS EN ESTE RÉGIMEN BIOLÓGICO HUMANO .

DEGENERACIÓN Y ALIMENTACIÓN

Los alimentos inespecíficos y desnaturalizados: (calor, refinado, química) son venenos lentos (experiencia de los pueblos de Hawai antes y después de la llegada de los blancos). Los Hounzas, alimentación industrial, alimentos convencionales (prótidos a base de levaduras de petróleo y glúcidos obtenidos partiendo del carbón) son causas de enfermedades llamadas de civilización. Las enfermedades se cogen en la mesa, el asesino está en vuestro plato. Las enfermedades se curan en la mesa (vuelta a una alimentación biológica), el médico está en vuestro plato. HIPÓCRATES decía: el “alimento debe ser el único medicamento”. El cáncer es ante todo una enfermedad de origen alimentario y respiratorio. La raza humana actual degenera (no se adapta) en contacto con los artificios del entorno antibiológico. Elección del “carburante”, respeto de las condiciones de encendido neuro-orgánico y abertura de los tapones de escape- emuntorios, tales son las 3 reglas para mantenerse en estado de buena salud .


M é t o d o

M .

S t é p h a n

LOS TRASTORNOS DIGESTIVOS

Las desnaturalizaciones alimentarias - Nociones de bioagronomía. “Los que comen mal únicamente por placer y los que comen demasiado, mueren necesariamente antes de término en la decrepitud y los sufrimientos de la enfermedad degenerativa “. 

HAMBRE Y APETITO. Hambre y sed son necesidades orgánicas naturales, tendencia fisiológica, manifestaciones profundas del instinto de conservación, justificadas por los imperativos biológicos de construcción y de reconstrucción celular (alimentos plásticos) de aporte de alimentos energéticos y de agua. Alimentarse, beber y respirar son las 3 necesidades fundamentales de todo ser vivo.



VERDADERO Y FALSO HAMBRE. Como distinguir el verdadero hambre : (que corresponde a las necesidades orgánicas) del hambre falso: (proveniente de los hábitos y no justificado sobre el plano fisiológico). El hambre falso es puesto en evidencia por los que han experimentado el ayuno. Todos os dirán que este hambre falso se manifiesta brutalmente a las horas habituales de las comidas y que es suficiente con una simple distracción para hacerlo desaparecer. Todo el mundo conoce la experiencia del vaso de agua (que corta el hambre) o la, menos feliz, del cigarrillo. Los ayunadores os dirán además que hacia el 6º o 7º día, o más tarde, (según las sobrecargas de cada individuo), aparece entonces el hambre verdadero (sueños nocturnos de alimentos ...).

RECORDAR EL

HAMBRE FALSO SE EXPLICA POR EL FAMOSO REFLEJO CONDICIONA DO

(DESCUBIERTO

POR

PAVLOV).

Es un hábito orgánico que es fijado como consecuencia de los horarios de las comidas, despertando contracciones del estómago vacío, con ligera bajada de insulina en la sangre (estado normal) y a menudo vista y olor de manjares evocando recuerdos gustativos. El fenómeno que aparece, entonces, es el del apetito (que no es de ninguna forma la manifestación de la necesidad, disponiendo el organismo de reservas protídicas y glucídicas que no usa). El hombre no solamente ha perdido el instinto de su alimentación específica (que le es propio), sino, además, ya no sabe cuando necesita comer para colmar sus déficits nutritivos.

177


178

M é t o d o

M .

S t é p h a n

No solamente, come mal, sino además, come demasiado (demasiado a menudo y demasiado a la vez). Igualmente, bebe sin sed y bebidas alcohólicas, azucaradas ... mientras que su sangre no le reclama más que agua pura. El hombre es un animal que come sin razón fisiológica y cualquier alimento (que no conviene a sus órganos). LA BULIMIA: El miedo a no comer bastante, mantenido por el concepto científico de la sobrealimentación (ración calórica) ha hecho creer que había que estar gordo y harto para sentirse bien y evitar las enfermedades. El temor injustificado a las posibles carencias, constatadas en los pequeños comedores y los sujetos delgados (éticos) empuja a la plétora de los grandes comedores, aún más peligrosa con sus riesgos (obesidad, artritis, infarto). En materia de bulimia, hay que distinguir la bulimia episódica del o de la que come para calmar su ansiedad y la bulimia crónica (de los obsesos alimentarios que temen morir de desnutrición). Los famosos “calambres” de estómago (reflejos de PAVLOV) mantienen la obsesión, con sobre el plano mental, el condicionamiento por los artículos de divulgación médica, tratando de las comidas equilibradas y de los constituyentes alimentarios. El tratamiento de la bulimia es esencialmente Biomédico. Reside no en los productos químicos (siempre peligrosos) aconsejados para “cortar el hambre”, sino en una vuelta progresiva al régimen biológico humano (específico y no desnaturalizado) y en una educación biohumanista correspondiente (ver nuestros escritos sobre el alimento humano, la pureza humoral y la abertura de los filtros emuntoriales). LA ANOREXIA: Es la ausencia no solamente de todo apetito, sino además de la necesidad de alimentarse. En el sujeto anoréxico, existe un estado permanente de emoción-sentimiento (pena) que, de origen cortical (cerebro), impone al bulbo (cerebro orgánico) y a los simpáticos una especie de parálisis visceral (las secreciones digestivas son detenidas). El fenómeno de inapetencia se observa por el rechazo de todo alimento y si se insiste, la expulsión de los alimentos (vómitos). Las causas son las grandes penas, con abatimientos, postraciones, neurastenia y depresión nerviosa general. El insomnio, la claustración, el rebelarse contra el entorno, son los signos exteriores de la anorexia (se puede ir hasta dejarse morir de hambre). Los casos más frecuentes se observan en las jóvenes que fracasan en su matrimonio. Los pequeños anoréxicos son neuro-artríticos, a los cuales las más mínimas emociones cortan el hambre. La visión de un accidente, una simple contrariedad, una lectura ...


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los grandes anoréxicos son grandes nerviosos, con la cara delgada, víctimas de estrés emocionales importantes (muerte de un ser querido ...).

RECORDAR EL

TRATAMIENTO DE LA ANOREXIA , CUALQUIERA QUE SEA SU GRAVE -

DAD , CONSISTE IGUALMENTE EN UNA VUELTA PROGRESIVA A UNA VIDA NORMAL , CON HIGIENE

BIOMÉDICA (O

FISIOLÓGICA ) Y PSICOANÁLISIS

NATURAL BASADO SOBRE LA ENSEÑANZA BIO HUMANISTA Y BIOSOCIO LÓGICA

(PARTICIPACIÓN

DEL HUMANO EN LO SOCIAL ).

En la bulimia y la anorexia, hay que añadir al alimento biológico el ejercicio racional y la balneación refleja (glándulas endocrinas y suprarrenales, en particular). LA FIEBRE: En algunos estados: gran cansancio, emoción viva (miedo), el hambre desaparece completamente el cerebro toma toda la energía nerviosa y el sistema neuro-vegetativo (simpático) está agotado. Hay que respetar este estado. Comer en tales momentos no significa nada; no se hace más que envenenar el organismo. Paralelamente en la fiebre, hay que abstenerse de comer. La temperatura interior (40º) mata las diastasas digestivas y todas las fuerzas nerviosas disponibles, están movilizadas para la autodefensa. Comer en estado de fiebre, es acrecentar la enfermedad. La fiebre puede caer, después de una comida impuesta, pero se manifiesta seguidamente de una forma mucho más violenta. 

- ENFERMEDADES CLÁSICAS - TÍPICAMENTE DIGESTIVAS Todas nuestras enfermedades son de origen intestinal, pero algunas son manifestaciones más directas de trastornos digestivos. Estudiaremos aquí, sólo éstas últimas.  Las caries dentales y accesos de las encías (flemones): cuando los líquidos de los humores son demasiado “ácidos” (saturados de ácidos aminados mal neutralizados), atacan a las bases cálcicas (alcalinas) del cuerpo (huesos y dientes en particular). Las caries no resultan de los desechos alimentarios que se estancan en la boca o entre los dientes (los que se lavan los dientes presentan tantas caries como los demás). La “cizalladura” del diente dejando en su sitio las raíces sanas, duras de extraer, resulta de las excreciones ácidas de las glándulas salivares, que expulsan el exceso de sobrecargas (análisis de la saliva en las intoxicaciones, envenenamientos y doping sobre los atletas).

179


180

M é t o d o

M .

S t é p h a n

El acceso viene cuando la caries gana la raíz y produce un “acceso de fijación” atrayendo a ese lugar a los microbios y toxinas del cuerpo. El acceso se produce de dentro hacia afuera, como la úlcera que no es un cráter, sino un volcán.  Acceso de la garganta: - Amigdalitis - Difteria (velo del paladar) - ÚLCERA y cáncer de la lengua y de la garganta: Todas estas manifestaciones patológicas tienen por causa directa o indirecta, la saturación en desechos y residuos de nuestros humores (sangre y linfa), saturación teniendo por origen nuestros metabolismos alimentarios viciados. El mal viene siempre de dentro y tiende a expresarse hacia el exterior (flujos). Los cuidados locales naturales (o médicos de urgencia) sólo pueden concebirse combinados con una dietética severa (autolítica y luego hipotóxica) y con una abertura sistemática de los grandes emuntorios (piel, intestino y riñones). Los pulmones deben ser dejados en paz, dada la proximidad de las zonas enfermas. La gran terapéutica de eliminación será la lavativa (ducha rectal cotidiana) y los laxantes naturales.  Las úlceras de estómago, de duodeno y de colon: Hemos dicho ya que eran volcanes (esputando las toxinas estancadas en los humores) y no cráteres (profundizados por agresiones alimentarias). Monodieta a base de miel o ayuno a base de agua pura (ligeramente arcillosa al principio), combinado con duchas rectales cotidianas (salvo para las úlceras del colon) son suficientes para devolver el orden normal. La vuelta a la alimentación sucesiva es todo un arte en el cual reside la estabilidad de la otra curación (siempre obtenida con el reposo digestivo).  Los cánceres de estas mismas zonas plantean problemas terapéuticos más complejos, porque los cancerosos son enfermos habiendo sufrido durante numerosos años tratamientos no-sintomáticos favoreciendo la evolución de su mal. Sin embargo, el ayuno y el régimen biológico crudo han curado a algunos cancerosos como fue el caso de una doctora holandesa que ha escrito un libro sobre su autocuración (siendo tratada como una loca por sus colegas a pesar de los resultados obtenidos).  Las ptosis (caídas de órganos) se distinguen a este nivel, los descensos del estómago, los estiramientos de la vesícula biliar y el colon en forma de “cañón de fusil” (colon denominado “demasiado largo”, en realidad “hundido”). Las ptosis son debidas al estancamiento del bolo alimenticio, que poco a poco, estira la bolsa hacia abajo (pesadez). Los alimentos que deberían ser eliminados en 30 o 40 minutos (máximo) y que permanecen en el estómago 2, 3, 4, 5 ó 6 horas y algunas veces más tiempo, provocan la ptosis estomacal (estómago en forma de calcetín). Para el colon, el estreñimiento es el origen de su hundimiento transversal (colon en forma de M) y el estreñimiento es debido a la naturaleza de los alimentos


M é t o d o

M .

S t é p h a n

181

absorbidos, al peristaltismo más o menos enérgico del tubo digestivo y a la secreción insuficiente de la bilis. El estiramiento de la vesícula biliar es causado por una expansión del líquido, con atonía muscular intestinal (carencia gimnástica). La expansión de la bilis resulta a su vez de una insuficiencia de las glándulas de mucus del duodeno (mal régimen alimentario).  Los trastornos hepáticos se manifiestan, sobre todo, por accidentes de insuficiencia biliar, produciendo estreñimiento (cagarrutas de cabra, heces cada 8 días ...) o por exceso biliar produciendo diarrea (heces repetidas de 5 a 6 veces al día y heces líquidas, difíciles de retener). Las insuficiencias pancreáticas, en general, conducen a digestiones imperfectas y, sobre todo, a la presencia de un azúcar inutilizable por los músculos (diabetes). Mucho antes de la diabetes, los fenómenos de adelgazamiento excesivo, a menudo, son debidos a insuficiencias pancreáticas. Los azúcares levulósicos (no teniendo necesidad de la insulina pancreática) aportan rápidamente fuerza y peso a los delgados en este caso). RECORDAR EL

RÉGIMEN CORRECTO , AUTOLÍTICO PRIMERO

(DIETÉTICO)

Y LUEGO

HIPOTÓXICO , ES LA CLAVE DE LA AUTOCURACIÓN .

En las ptosis, hay que comer acostado (horarios calculados en función de los segmentos) y comer alimentos de alta digestibilidad (de 20 a 30 minutos máximo). Tránsito total “boca-ano” = 3 horas máximo(mientras que algunas veces dura de 36 a 42 horas, sino son más, grandes estreñidos). 3 comidas al día = 3 heces al día. El cuidado del hígado se opera por una alimentación discreta en prótidos de primera calidad (queso blanco) y más abundante en frutas levulósicas (manzanas, por ejemplo). La fluidificación de la bilis es obtenida por una excitación alimentaria (zumos de alcachofa), de las glándulas de mucus (alcalinas) del duodeno y por digestiones estomacales menos ácidas (nada de mezclas alimentarias, alimentos crudos). REGLAS: No existen trastornos digestivos que un método Biomédico no pueda curar (es decir llevar a la autocuración). Diremos incluso que es el único medio, los otros (alopático u homeopático) no atacan a la causa, sino a los efectos, de ahí sus resultados inmediatos y sus fracasos (recaídas). Recordemos: Además de ser el alimento el origen del trastorno digestivo y que éste acrecienta la velocidad de saturación tóxica humoral, es una puerta abierta a todas las demás enfermedades.


M é t o d o

182

M .

S t é p h a n

¿CUÁL ES EL ALIMENTO BIOLÓGICO?

Puesto que hay que saber comer para vivir sano. ¿Qué es un alimento sano? El alimento sano es el alimento biológico (el que aporta la vida). Análisis del alimento biológico: Es específico (para una especie dada) y es no desnaturalizado (es decir natural). El omnivorismo (obtenido del calorismo) es un error de los sabios, junto con las raciones equilibradas y los principios vitales (riqueza en esto o aquello). En la naturaleza los animales salvajes (que gozan de buena salud, si no no estarían ahí), son todos unívoros o casi, se ríen de las raciones e ignoran los análisis alimentarios. Las hienas comen cadáveres, a las termitas sólo les gusta la madera ..., todos estos animales viven y se alimentan según su organización digestiva y eliminadora. Como consecuencia, comen de una manera natural, no se hacen cocer o esterilizar los cadáveres que se comen las hienas, ni enriquecer los alimentos de las termitas. Ningún artificio interviene. Para el hombre es todo lo contrario, se quiere calcular su régimen sin ocuparse de sus alimentos específicos (los que le convienen propiamente), se quiere además mejorarlo mediante la cocción y otros artificios (refinados), mediante aportes secundarios vitamínicos, minerales...; en una palabra la desnaturalización, mecánica y química interviene a gran escala. El hombre se ha vuelto el animal, pero alimentado de todo el planeta con alimentos (venenos lentos), inespecíficos y desnaturalizados. Entonces, vive de alimentos antibiológicos; se comprende entonces bastante bien, por qué razones se ha vuelto igualmente en el animal más enfermo. ¿CUÁLES SON LOS ALIMENTOS ESPECÍFICAMENTE HUMANOS? No siendo el hombre ni tigre (carnívoro), ni vaca (herbívoro), ni pichón (granívoro), debe comer como el simio (frugívoro) del cual tiene el mismo tubo digestivo. Su alimentación estará formada por un 80% de frutas crudas de todas clases, con un poco de verduras y raíces azucaradas y un 20% de subproductos animales (moluscos, leche, queso, huevos). La noción dominante es el crudivorismo. Quien come crudo, come justo. Comer crudo, es comer vivo (biológico). ¿CUÁLES SON LAS FORMAS DE DESNATURALIZACIÓN? 

- EL CALOR ha sido el primer agente de destrucción alimentaria. El cocinero ha sido el primer químico. Desde los 45º, mueren las primeras diastasas que se vuelan con los aromas. A 60º, desaparecen las primeras vitaminas hidrosolubles que se escapan con los vapores.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Más allá comienza la gran aventura de la dislocación alimentaria con precipitación de los minerales (vuelta al estado involucionado), carbonización de los glúcidos, coagulación de los prótidos ... Cuando se sabe que las temperaturas de cocción pueden alcanzar de 400º a 500º (sartén para freír), uno se pregunta mediante que milagro algunos individuos pueden continuar viviendo. Todos los alimentos desnaturalizados por el fuego son indigestos, en grados diferentes. Forman un magma portador de desechos y residuos que saturan nuestros humores, enmugrecen nuestras tuberías y filtros orgánicos. 

- DESNATURALIZACIÓN POR LA QUÍMICA Existe el refinado (mecánico) que desnaturaliza el alimento (pan blanco sin germen, ni salvado), pero es anodino al lado de los procedimientos químicos. La química es el segundo agente de desnaturalización. Se encuentran trazas de productos químicos en todos los estados de la fabricación alimentaria, desde el campesino hasta el tendero, pasando por el industrial. Por todas partes, el químico es el rey. El agricultor: usa y abusa de los abonos minerales, de los desequilibrantes y de los abonos nitrogenados, de insecticidas, de fungicidas, de herbicidas...; más lejos aún, en la fábrica, los productos vegetales y animales serán tratados (se les refina, se mejoran (!), se decoloran, se recolaran, se edulcoran, se perfuman, se estabilizan ...). Se apunta incluso hacia hacerlos pasar por “radiaciones atómicas” para conservarlos mejor. La desnaturalización de los alimentos por la química podría ser el tema de un libro, tan grande como un Larousse, si quisiéramos hablar de todos los procedimientos en boga. Limitémonos a algunos ejemplos concerniendo los azúcares, los aceites y las harinas. AZUCARES. Glucosa sulfúrica. Es obtenida haciendo actuar en caliente el ácido sulfúrico diluido sobre residuos de almidonaría (almidones). Este azúcar industrial es utilizado en numeroso países, vendido a los pueblos subdesarrollados e incluso empleado en nuestro país, en la confitería, la pastelería y la fabricación de licores (porque es estable y no provoca fermentaciones). ACEITES. Extracción más rápida de los aceites. Frutas grasas aplastadas en pulpas, baño en sosa cáustica, de ahí la formación de jabón. Segundo tratamiento: baño del jabón con ácido clorhídrico, de ahí el aislamiento de la sosa que prefiere el cloro (sal de cocina o cloruro de sodio) y liberación del aceite (( pero en qué estado !). HARINAS. La harina de trigo es blanqueada en gas asfixiante (que mata los hongos) y luego mejorado por productos variados, tales como el persulfato de amoníaco, el bromato de potasa ... Un biólogo ha escrito que el pan actual era uno de nuestros alimentos más quimicalizados. Otro dijo: “buen año, mal año, comemos alrededor de 2 Kg... de venenos por persona, incorporados a nuestros alimentos corrientes”. Es por supuesto la cocina del diablo.

183


M é t o d o

184

M .

S t é p h a n

LOS ALIMENTOS CONVENCIONALES

Es el colmo de lo absurdo y de lo tóxico en materia de alimentación. Se intentan hacer prótidos (carnes) con levaduras criadas sobre residuos de petróleo o las aguas deterioradas de la industria y hacer glúcidos (frutas y almidones) partiendo del carbón. Según los gastrónomos que han degustado estos alimentos, perfumados y aromatizados (químicamente), pueden satisfacer los paladares más delicados. Y para los químicos, están bien equilibrados, racionalmente establecidos, exactos en calorías, minerales, vitaminas ... En una palabra estos “alimentos-sucedáneos” son mejores que los alimentos naturales. No comprenden nada. Los Bioterapeutas, verdaderos biólogos, no están de acuerdo con los químicos. El gusto no prueba nada y los análisis de equivalencia son falsos (una vitamina de síntesis no vale lo mismo que una vitamina natural). Se ven aparecer accidentes por excesos de vitaminas sintéticas (hipervitaminosis), ello no se ve con las vitaminas de frutas y de legumbres. LOS ALIMENTOS CONVENCIONALES calculados en función de la teoría de las calorías, de las raciones químicas y de los análisis elementales no pueden pretender alimentar correctamente, en el olvido de la especificidad alimentaria de los seres vivos. Sólo pueden conducir a las sobrecargas y a las enfermedades. Además, trazas de venenos químicos subsisten en los “sucedáneos” (alimentos convencionales), es decir, que al lado del producto netamente definido (prótidos o glúcidos puros) se encuentran partículas tóxicas, obtenidas de las manipulaciones industriales de transformación. En fin, los minerales “evolucionados” por filtrado en el ámbito de las células vivas, vegetales o animales, están ausentes. Sólo se pueden encontrar minerales involucionados, por aporte exterior. No hablaremos de las vitaminas, las diastasas y los aromas, cuyo equivalente químico, a pesar de los dichos de los sabios, no existe biológicamente, por muy químicamente que intenten admitirlo. Las fábricas en Francia, España, Reino-Unido etc... trabajan para fabricar estos correctores y “alimentos convencionales” destinados a los animales. Sus carnes y sus subproductos sufrirán las consecuencias. Sin embargo, se apunta seriamente hacia extender la experiencia a los seres humanos. Después del fuego, el manoseo del refinado mecánico y el rancho químico, hemos llegado a los alimentos químicos al 100% (sucedáneos). A este ritmo de la sofisticación y de la artificialidad en materia alimentaria, el estado de degeneración de la raza no puede nada más que agravarse. La desvitalización del ser humano está en marcha.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

La desnaturalización alimentaria sobreañadiéndose peligrosamente a la antiespecificidad alimentaria, hará que el hombre desaparezca incluso sin guerra atómica. El fuego que sube de su vientre le quemará más seguramente que el proveniente del cielo. La bestia del Apocalipsis dormita en sus entrañas. Ninguna medicina, ninguna cirugía le salvará. Sólo, la sabiduría alimentaria puede hacer ese milagro. Pero es necesario que se deje convencer y acepte sus errores. La ciencia de la materia que le embriaga, le ciega por ahora. Cree tener todo permitido y creer saber todo. La reforma alimentaria del Biomédico está basada sobre dos nociones: la de la especificidad alimentaria (y no los análisis alimentarios) y la de la no-desnaturalización, que nos conduce a rechazar todos los artificios y a comer crudo. El crudivorismo es la regla del Biomédico en nutrición. AGRICULTURA QUÍMICA Y BIOAGRONOMÍA

Desvitalización del suelo y tratamientos químicos. Muerte del humus. Desequilibrio mineral por los abonos químicos y abuso de los insecticidas y otros pesticidas. 

NECESIDAD DE UNA VUELTA AL CULTIVO BIOLÓGICO (O Bio DINÁMICO) Peligros de las labranzas profundas, de las grandes superficies, de los desmontes ...; peligros del agotamiento de las tierras, abonadas artificialmente por aportes demasiado ácidos(no lo bastante alcalinos), de ahí la proliferación patológica(bacterias, hongos) evocando remedios químicos (insecticidas, fungicidas ...). Los tratamientos químicos de la tierra (abonos) y plantas (todo a lo largo del crecimiento) se han vuelto las principales preocupaciones de los campesinos.



REGLAS DE UN CULTIVO SANO:  Puesta en reposo periódica del suelo (barbecho) - 1/3 de la propiedad debe ser dejada sin cultivo durante 1 año -.  Remineralizar el suelo mediante abonos alcalinos (estiércol ...)..  Facilitar la vida a los microorganismos (y otros huéspedes normales de la tierra: gusanos ...) que forman el humus y contribuyen a la fertilidad.  Combatir la erosión del viento y de las aguas (mediante cortinas de árboles). El agotamiento de las tierras da productos alimentarios poco mineralizados o muy mal mineralizados y la salud de los animales y de los hombres sufre sus consecuencias.

185


M é t o d o

186

M .

S t é p h a n

El envenenamiento (por tratamientos) de las frutas, las legumbres y los productos animales es la consecuencia de este agotamiento. En lo alto de la escala, se ven aparecer las grandes enfermedades humanas (cáncer, leucemia, anomalías degenerativas ...) contra las cuales la ciencia médica está desarmada y lo estará siempre (a pesar de sus progresos).

EL ENTORNO NATURAL

El entorno biológico de un ser es el entorno natural en el cual ha aparecido. Este entorno no le hace, sino que le condiciona. En este sentido, si se transforma, el individuo no se adapta, sino que degenera. Uno de los elementos importantes del medio natural es el alimento tal y como es dado por ese entorno (o medio). En otros términos, todos nuestros artificios de cultivo (para producir ventajas) sólo pueden perjudicar la calidad de nuestros alimentos y paliar nuestra salud. El progreso en este dominio es el inverso de la verdad fisiológica. Nuestros ancestros, vivían más cerca de la naturaleza, gozaban de mejor salud que nosotros y fueron degenerando poco a poco con todos nuestros artificios químicos, a los cuales nosotros somos tan fieles. El cocinero había comenzado a hacer el mal, el químico lo ha continuado, pero de una manera que sobrepasa todos los sueños de los genocidios. Si la razón de los hombres y de los sabios no acaba por poner un poco de moderación en esta locura científico-técnica, la especie humana y muchas otras estarán condenadas. El mundo pertenecerá a los insectos, que son los animales más resistentes del globo. “ QUIEN

COME JUSTO , COME CRUDO Y QUIEN COME CRUDO , COME BIEN .

Todas las reglas nutricionales de los sabios son falsas, conducen en línea recta a la enfermedad “.

PROBLEMAS DIVERSOS

(La asimilación, la bebida, el volumen digestivo, los valores de algunos alimentos ,los ácidos aminados, los glúcidos, el colesterol ...) “Los humanos civilizados comienzan por envenenarse consumiendo los productos de la tienda y luego para curarse, continúan envenenándose por los productos de la farmacia “. 

- ASIMILACIÓN DIRECTA E INDIRECTA La nutrición se opera de dos formas:  Inmediatamente, tomando directamente del kilo (que resulta de la digestión alimentaria), los elementos necesarios para las necesidades del cuerpo.  Continuamente y sin detención, utilizando las reservas almacenadas en el organismo (las grasas en los tejidos, los azúcares en el hígado y las albúminas en las carnes).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

187

RECORDAR ELLO

EXPLICA QUE SE PUEDA VIVIR BASTANTE TIEMPO SIN COMER

(DESDE

ALGUNOS DÍAS A VARIOS MESES ) Y QUE UN AYUNO , CORRECTAMENTE APLI CADO , LIMPIE EL ORGANISMO DE SUS SOBRECARGAS MALSANAS Y TÓXICAS

(CRISTALES



Y ENGRUDOS DE LOS DESECHOS Y RESIDUOS METABÓLICOS ).

QUIMIFICACIÓN Y QUILIFICACIÓN  La primera digestión (“quimificación”) se termina en el estómago, cuyos “jugos digestivos” transforman las albúminas (alimentos nitrogenados o prótidos o albuminoides) en peptonas, bajo la acción de las diastasas pépticas y de los ácidos clorhídrico y láctico.  La segunda digestión es la “quilificación”. Se lleva a cabo en el intestino delgado, donde el kilo - en la parte terminal de este tubo digestivo - servirá para la nutrición. RECORDAR SE

PUEDE ADMITIR QUE A NIVEL DEL COLON GRUESO

(ALCANTARILLA

EVA -

CUATIVA ) SE PRODUCE LA DIGESTIÓN DE LAS CELULOSAS Y LA RETOMA DE AGUA Y ALGUNOS ELEMENTOS .



¿HAY QUE BEBER COMIENDO?  SI, si se comen alimentos almidonados (harinas, pan, pasteles ...). El granívoro (pichón) bebe en cada bocado.  NO, si se come específicamente, es decir, frutas jugosas, verduras y quesos frescos.

RECORDAR EL

QUE COME DE TODO A LA VEZ ESTÁ OBLIGADO A BEBER COMIENDO.

Debería beber agua, pero muy a menudo, bebe vino, sidra o cerveza (y a menudo alcoholes diluidos). Los jugos gástricos para impregnar ese magma alimentario deben fluir más abundantemente, existe hipersecreción glandular (estomacal, duodenal, hepática, pancreática e intestinal). Se observa esta hipersecreción estomacal en las acideces, los eructos (pirósicos), las flatulencias ... y más lejos, en los trastornos intestinales variados (gases, putrefacciones, heces fétidas ...). Después de la fase florida (reacción por hipersecreción), sucede la fase de insuficiencia glandular (que según sus localizaciones o su generalización, da cuadros clínicos


M é t o d o

188

M .

S t é p h a n

diversos: insuficiencia estomacal por hinchazón y ptosis, insuficiencia pancreática por diabetes y desnutrición, insuficiencia hepática por estreñimiento ...). Los líquidos habituales (todos, salvo el agua) tomados en las comidas, provocan desajustes glandulares de hiper e hipo-secreción. Por supuesto, también contribuyen a ello los alimentos inespecíficos y desnaturalizados. 

PELIGROS DE LAS AGUAS MINERALES ALCALINAS El peligro de beber comiendo aguas alcalinizadas por sales de bicarbonato de sosa (sales de Vichy) o de carbonato de litina (sales litínicas) o aguas minerales naturales (Vichy, Vichy Catalán ...) es evidente. Las sales alcalinas neutralizan los jugos ácidos del estómago. La “quimificación” se va a llevar a cabo mal. Las aguas más puras, las menos mineralizadas, son las mejores para beber en la mesa. Algunos pozos dan aguas muy puras.

RECORDAR EL

AGUA DEL GRIFO DE LAS GRANDES CIUDADES ES IN - BEBIBLE

(AGUA

MUNICIPAL ).

Está demasiado cargada en cloro (lejía) para desinfectar, de los desechos microbianos (cadáveres) y de residuos de plomo, arsénico ... Se dice que la civilización romana murió por saturnismo, intoxicación por plomo, debido a los utensilios de cocina y las canalizaciones. Se proyecta añadir flúor a las aguas de las ciudades, porque el flúor prevendría las caries dentales. Las opiniones están repartidas a este respecto. Los Biomédicos están resolublemente en contra de este proyecto que sólo puede conducir a excesos de cuyos efectos desastrosos sobre la salud general nos daremos cuenta demasiado tarde, como siempre. A la Hora de publicar este libro por desgracia vemos aparecer este veneno que se utiliza para matar las ratas en los lácteos, las pastas dentífricas y como si fuera poco en los colegios para que las autoridades estén seguras que nuestros niños no falten al envenenamiento. Se debería beber a parte de las comidas (lejos de las digestiones) y beber agua poco mineralizada. A este agua le pueden ser añadidos zumos de frutas (agua ligeramente limonada). 

RESULTADOS DE LAS INDIGESTIONES PERCIBIDOS O NO Toda enfermedad comienza, como ya hemos dicho, por una indigestión (aunque sea o no sentida por el interesado).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Desde el momento en que comienza el fenómeno, van a producirse todo a lo largo de toda la cadena digestiva, irregularidades que se observarán en el término cólico y anal por putrefacciones (albúminas) y fermentaciones (glúcidos). El medio intestinal se vuelve favorable a la infección (perturbaciones de la fauna y de la flora). A nivel del intestino delgado, pasa a la sangre y la linfa de productos digestivos mal transformados, de ahí las migrañas, congestiones encefálicas, nariz roja, acné rosa y enfermedades de la piel diversas (eczema, prurito, acné ...) por hablar sólo de éstas. Los líquidos orgánicos se saturan en engrudos y cristales; la enfermedad general se instala, dando nacimiento a todas las enfermedades particulares, poniéndose en evidencia por su localización, el órgano más débil (víctima y no responsable, de ahí la inutilidad de los “diagnósticos médicos”. No es él al que hay que curar). 

¿HAY QUE COMER A UNA HORA FIJA? Las comidas tomadas a una hora fija han facilitado el trabajo social, pero nada las justifica. Los animales comen cuando tienen hambre. Las comidas a una hora fija (comidas de los esclavos) permiten el trabajo, es necesario que sean copiosas y pesadas, hechas a base de almidones retardos de digestión lenta para tener la sensación de tener el estómago lleno durante horas. En esta ocasión, el sistema social funciona con 3 comidas (mañana, mediodía y noche), pero al precio de una pérdida digestiva constante de sus ciudadanos. El que come alimentos específicos puede comer cuando siente necesidad de hacerlo. Por otra parte, es fácil en la oficina, el colegio, la calle ... donde siempre se pueden comer algunas frutas sin llamar demasiado la atención. Las comidas a una hora fija han hecho las malas comidas y han contribuido a desajustar los tubos digestivos (sobre todo produciendo ptosis de las bolsas y agotando las glándulas).



NECESIDAD DEL VOLUMEN DIGESTIVO Un cierto volumen alimentario (neutro) es una necesidad fisiológica para constituir un bolo digestivo bastante importante, pegándose bien a las paredes, despertando las contracciones peristálticas (mezcla y tránsito) e impregnándose perfectamente de los diversos jugos encontrados a su paso. Este volumen puede ser alcanzado con alimentos ricos en celulosa (verduras). La celulosa lucha contra el estreñimiento y normaliza la flora intestinal (colibacilos que viven de los azúcares celulósicos, en su falta, desviación colibacilar).



EL AGUA VITAL DE LAS FRUTAS Y VERDURAS Este agua especial (sueros) no puede ser comparada a ningún agua ordinaria, ni incluso a la más pura. El agua vegetal encierra vitaminas, aromas, ácidos diluidos y sales bien repartidas; es antiséptica, revitalizante y remineralizante. Hay que beber zumos crudos (zanahorias, pepinos, coliflor ...; albaricoques, cereza, melocotones ...) lejos de las comidas (por la mañana, a las 10 h o a las 17 h).

189


M é t o d o

190



M .

S t é p h a n

LAS CURAS DE ZUMOS (VERDURAS ACUOSAS Y FRUTAS JUGOSAS) Estas verduras y frutas son prensadas en el centrifugador y el zumo obtenido es tomado sin las pulpas. Ello permite incluso a los diarreicos y los disentéricos hacer estas curas líquidas (estos pacientes, en efecto, no soportan el exceso de celulosa que aportan las pulpas). Se puede así: - durante 2 o 3 semanas - hacer mono dietas líquidas (reumatismos y todas las enfermedades cristaloidales, con insuficiencia renal) que serán beneficiosas. Se pueden además hacer curas reducidas tomando cada día (lejos de las comidas) uno o dos vasos de estos zumos sin modificar su alimentación. Los resultados son siempre excelentes, incluso en caso de error en la elección de los zumos e incluso para las enfermedades coloidales (donde el régimen seco es recomendado). Es decir el valor depurativo y revitalizante de estos zumos. RECORDAR ES

PREFERIBLE HACERSE UNO MISMO LOS ZUMOS CON LEGUMBRES Y FRUTAS FRESCAS , SI ES POSIBLE

“NO

QUIMICALIZADOS ”.

Desconfiad de los “zumos” comerciales, esterilizados mediante calor, aseptizados por productos químicos, algunas veces azucarados (almíbares) sin hablar de los colorantes y los aromas de síntesis tolerados por la ley. 

NOTAS SOBRE EL VALOR TERAPÉUTICO DE ALGUNOS ALIMENTOS Aunque la acción terapéutica sea general (unidad terapéutica respondiendo a la unidad mórbida) y ocurra primero a nivel de los líquidos humorales y los emuntorios, algunas acciones de terapéutica local pueden ser aconsejadas (cuando el plan de la cura de desintoxicación es observado). - COLES Y NABOS . Sus zumos contienen arsénico (evolucionado), es decir, asimilable y vitalizante (consunción, tuberculosis ...). - AJO . Con su principio activo (el alilo), su azufre, su iodo y su sílice, el zumo de ajo (o el polvo de ajo en grageas, más fácil de tomar) acelera la circulación sanguínea y linfática, depura los humores (antiséptico), activa los riñones (depurativo), lucha contra las formas de escorbuto (avitaminosis), descongestiona (iodo), consolida los huesos (sílice), combate el raquitismo y la artero-esclerosis. Excelente igualmente en el asma, las bronquitis y por supuesto la tuberculosis. - CEBOLLA . Contiene azufre, iodo y sílice. Diurético muy potente. Excelente para activar la diuresis en las enfermedades del corazón y los edemas (piernas) incluso en forma de cataplasma.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

- PUERRO . Contiene azufre, magnesia e hierro. Antiséptico intestinal, potente diurético, fortificante de la sangre, anticánceroso (magnesio). - PEREJIL . Gama impresionante de vitaminas, casi tan rica como la del aceite de bacalao (o de rodaballo). Antiséptico de las vías intestinales, preciado reconstituyente de la sangre. - PERIFOLLO . Potente antiséptico por sus aromas, recomendado a los que sufren de colitis. - APIO . De la misma familia que el perifollo y el perejil, presenta sensiblemente las mismas propiedades, pero más débiles. - RÁBANO. El rábano rosa contiene iodo y azufre lo mismo que el negro. No es necesario que sean “picantes”. Excelente medicamento contra los lodos y los cálculos de la vesícula biliar que fluidifica excitando las glándulas de mucus del duodeno. Contra las bronquitis y los catarros de pecho. - ALCACHOFA .Excelente para el hígado. - TOMATE .Desaconsejado torpemente (por su ácido oxálico, 3 miligramos por kilo), es al contrario útil para los artríticos, cuya sangre ácida alcaliniza por sus tartratos y nitratos de potasa. - ESPÁRRAGO. Excelente diurético, contrariamente a la opinión general. El espárrago silvestre forma parte de las cinco raíces diuréticas (farmacopea), los gotosos pueden usar y abusar de él. - ESPINACA . Rica en hierro, rehace la sangre por su clorofila (anemia). Desaconsejada igualmente, pero erróneamente. - BERRO . El mejor depurativo conocido. - CALABAZA . Las semillas atacan a los gusanos del intestino. - PATATA . El zumo crudo de patata puede ayudar a curar las úlceras digestivas. Mejor que el pan sobre los diabéticos (alcaliniza los humores demasiado ácidos).

191


M é t o d o

192

M .

S t é p h a n

CUADRO SINÓPTICO ALILO (ajo). Acelerador de la circulación de la sangre (varices, flebitis) - depurativo - antiséptico (reumatismos, arteriosclerosis). APIO (perejil). Circulación - mejora las reglas de las mujeres - vitaminiza en general. ARSÉNICO (coliflor). Fuerza - vigor - resistencia a las enfermedades infecciosas - tuberculosis. CAL (patata cruda) Huesos - calcifica los focos purulentos - glándulas endocrinas - diabetes - úlceras. HIERRO (berro). Regenerador de la sangre (glóbulos rojos) - anemia - clorosis - caquexia. INULINA (patacas crudas). Diabetes - insuficiencia hepática. IODO (rábano). Antiescorbútico - depurativo - contra el raquitismo, el linfático, los cálculos. MAGNESIO (puerro). Enfermedades de los nervios (regenerador de los nervios) - neurosis - neuritis - verrugas y cáncer. FÓSFORO (lechaza de pescado, yema de huevo). Misma indicación que el anterior - fatiga intelectual - pérdida de memoria. SÍLICE (cebolla). Arterias y huesos - sangre - tejido conjuntivo - colágeno - depurativo. AZUFRE (cebolla, rábano) Antiséptico - piel - bronquios ...

RECORDAR CUANDO

ES IMPOSIBLE INTRODUCIR ESTOS DIVERSOS ZUMOS CRUDOS

EN LA ALIMENTACIÓN

(LEJOS

DE LAS COMIDAS NO ESPECÍFICAS O EN

EL TRANSCURSO DE LAS COMIDAS ESPECÍFICAS ), SE PUEDEN TOMAR ESTOS ALIMENTOS BAJO FORMA DE POLVO CRUDO , GRAGEADO .

Las tiendas de régimen disponen de algunos de estos nutrientes. 

LOS ÁCIDOS AMINADOS Son los elementos simples que componen los prótidos (alimentos nitrogenados complejos). Sobre una veintena de ácidos aminados, se cuentan una decena considerados como indispensables (bajo pena de graves “carencias aminadas”).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Estos ácidos aminados son: la tiroxina, la valina, la treonina, la leucina, la isoleucina, la metionina, la fenilanilina, el triptófano, la lisona, la histidina y la argirina. Estos ácidos aminados son liberados por el complejo nitrogenado (alimento) en el momento de la digestión estomacal e intestinal. Son retomados a nivel del intestino delgado por la sangre de la vena porta y conducidos al hígado. Allí, son distribuidos (sin ser almacenados) hacia los tejidos que se renuevan o se desarrollan, pero cada tejido exige tal o cual reagrupamiento (5, 6, 7, 8 ácidos aminados). Estos ácidos aminados no deben faltar (Ej.....: las letras del alfabeto para formar palabras), con que falte un solo ácido aminado en la síntesis pedida, toda la gama presente es inutilizada (existe una falta de ortografía). Se ha dado el nombre de factor limitante a tal carencia aminada. Los prótidos más eficaces, los más completos, son entonces: la albúmina de la leche, la caseína, la albúmina de la clara de huevo, la globulina de las nueces y los “cimientos” colocados bajo la piel de las patatas o del grano de trigo. Los prótidos de las leguminosas (habas, guisantes, judías, lentejas, soja, aráquidas) son muy incompletos. Los más pobres son las gelatinas. Reglas: Entonces hay que buscar los prótidos más completos (leche y productos lácteos; quesos) antes que los demás o bien poner 2 o 3 prótidos diferentes en la misma comida, hay que recordar que el calor coagula los prótidos y frena la liberación de los ácidos aminados (se encuentran en las heces partículas nitrogenadas mal degradadas). Entonces, hay que tomar los prótidos crudos (ello limita la elección y hace rechazar las carnes, la mayoría de los pescados y todas las leguminosas: desde las judías a las aráquidas o cacahuetes, pasando por la soja y las lentejas). 

¿CUÁLES SON NUESTRAS NECESIDADES COTIDIANAS EN PRÓTIDOS? Muy débiles: Se hablaba antaño de 150 gramos al día (alrededor de 300 gramos de carne, pescado o nueces). La elección, como ya hemos visto, cuenta más que la cantidad. Actualmente, se pone la ración en 1 gramo por kilo de peso (70 gramos para 70 Kg.... de peso corporal, o sea 150 gramos de alimentos nitrogenados). Los naturópatas son partidarios de una ración más débil aún de 30 a 40 gr. (80 gramos de alimentos nitrogenados) y sacada esencialmente de albúmina cruda y específica para al hombre (nada de carne cruda, sino queso blanco o huevos). Los prótidos vegetales no parecen poder satisfacer nuestra nutrición que exige prótidos animales (subproductos animales). Los químicos no hacen distinción entre los ácidos aminados en función de su fuente, pero existen factores que se les escapan.

193


M é t o d o

194

M .

S t é p h a n

El exceso alimentario en prótidos agota el hígado, satura la sangre de ácidos aminados, fatiga los riñones que no pueden (en el hombre) eliminar todo y neutralizan estos ácidos taponándolos con el amoníaco (base). Los sobrealimentados en alimentos nitrogenados se bañan literalmente en un baño más o menos ácido o amoniacal. La precipitación de las sales de uratos en las juntas produce los reumatismos, en la piel el eczema, en los pulmones las bronquitis (con esputos blancos como la tiza). La supervivencia de los ácidos mal neutralizados produce ácido úrico (artritismo). RECORDAR SI

LA CARNE Y EL PESCADO NO SON FISIOLÓGICAMENTE NECESARIOS,

LOS SUBPRODUCTOS ANIMALES

(UN 20%

(CARNIVORISMO

DE CRUDIVORISMO ANIMAL POR UN

NO SANGRANTE) LO SON

80%

DE CRUDIVORISMO

VEGETAL, CONDICIONAN EL RÉGIMEN BIOLÓGICO HUMANO).

Veremos más adelante el poco interés que los Biomédicos dan a las raciones químicas (prótidos, glúcidos y lípidos), sistema pretendiendo dar remedio al calorismo, pero tan falso como él. La noción de comida equilibrada no significa nada (los cálculos son falsos), sólo cuenta la especificidad alimentaria que aumenta la cantidad. 

LOS GLÚCIDOS Hay que distinguir 4 fuentes: los almidones, las féculas, las celulosas y los azúcares.  Los almidones son obtenidos de los cereales: trigo, avena, cebada, centeno, arroz, maíz, mijo, trigo sarraceno ...  Las féculas son obtenidas de las patatas, de las patacas.  Las celulosas son las paredes celulares de las frutas y de las legumbres verdes (igualmente envueltas exteriores de los cereales).  Los azúcares son obtenidos de las frutas, de la miel, de la leche (lactosa), de los tallos azucarados (cañas de azúcar), de las raíces azucaradas (remolachas de azúcar) y azúcares industriales (azúcar cristalizado y glucosa sulfúrica). Aquí, además, sólo son buenos los glúcidos naturales y tomados crudos (azúcar de las frutas, miel, zumo de caña, almíbar de arce, zumo de zanahoria o de pataca). Las féculas y los almidones sólo pueden ser consumidos cocidos, de ahí nuestra restricción respecto a ellos. La celulosa cruda es buena. El exceso de glúcidos malos produce la diabetes y todas las insuficiencias hepáticas y pancreáticas. La ración azucarada es igualmente una tontería. Todo depende de la fuente de los glúcidos y del trabajo muscular.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El apetito y el peso son los únicos guías. El cebado a base de azúcar produce el etilismo azucarado de los bebés y de las ancianas, los catarros de las mucosas, los tumores ... 

- LÍPIDOS Y COLESTEROL Los lípidos: son alimentos de origen animal(grasas, manteca, tocino, mantequilla y nata) y de origen vegetal(las frutas grasas u oleaginosas: nueces, avellanas, almendras, piñones, pistachos, aceitunas y los aceites de aráquidas, de maíz, de pepitas ...). Los cuerpos grasos cocidos (cualesquiera que sean: aceite o mantequilla) son todos altamente cáncerígenos; por su acroleína (sustancia aromática acre que resulta de la carbonización de los jabones). Las margarinas (o vegetalinas, cuerpos grasos vegetales, mantequilla vegetal) son grasas hidrogenadas por procedimientos térmicos, cuyos productos grasos son peligrosos (saturados). En régimen, se ven ahora cuerpos grasos de origen vegetal, sólidos garantizados no hidrogenados. Los lípidos son de poca utilidad en el régimen humano en el estado libre (aceites o mantequilla). La ración grasa es igualmente una invención de los sabios. No existe en ninguna parte en la naturaleza y los excedentes de prótidos y de glúcidos producen grasas de reserva. Sin embargo, una buena fuente de lípidos puede ayudar a la formación de los jóvenes. El hombre encontrará los lípidos que le convienen en las nueces. El colesterol: los lípidos sirven para la edificación de algunas sustancias (lecitina, por ejemplo) útiles para la formación de los tejidos nerviosos. El colesterol es una sustancia del mismo origen e igualmente útil (piel, pelo ...). El exceso de cuerpos grasos malos saturados provoca un exceso de colesterol en la sangre (peligroso). Los ácidos grasos insaturados facilitan la eliminación del colesterol excedente. La colesterolhemia desciende cuando se reemplazan las grasas animales por las grasas vegetales, no hidrogenadas. Un aceite vegetal es “hidrogenado” para hacer de él un cuerpo graso sólido. Ello se realiza por un efecto químico que provoca la saturación de los ácidos grasos libres. El riesgo de enfermedades cardio-vasculares disminuye considerablemente si: se suprimen completamente los cuerpos grasos duros (animales o vegetales) y si se reducen mucho los cuerpos grasos líquidos (aceites) que impiden las digestiones. La ración humana puede ser colmada fácilmente con frutas oleaginosas o grasas (nueces, avellanas, almendras y aceitunas). Rigurosamente, se puede tolerar un poco de nata fresca.

195


M é t o d o

196

M .

S t é p h a n

“Los grandes errores de los educadores interesándose en la fisiología humana: son la alimentación equilibrada, el condicionamiento de las inteligencias, el deporte de competición y la terapéutica química “. Desnutrición y carencia Izo-dinamismo alimentario (calorismo) “Se produciría una revolución, mañana, si hoy se suprimiera a los humanos su paquete de cigarrillos cotidiano”. “Se les puede quitar todo a los seres humanos, incluso su vida, pero no hay que tocar sus pequeñas necesidades artificiales “. “Los políticos de derecha o de izquierda perderían a sus electores si apuntaran hacia aplicar nuestras reglas de higiene “. EL ESPECTRO DE LA DESNUTRICIÓN 

- LA ESCUELA MEDICA CLÁSICA (ALOPÁTICA, “NACIONALIZADA”) Atrae esencialmente la atención sobre las carencias alimentarias (riesgos de desnutrición). La escuela de Biomedicina (escuela de higiene fisiológica) habla, con más razón, de los peligros de las plétoras alimentarias o “sobrecargas”, en los estados de sobrealimentación, inconscientemente queridos. Los experimentos del Dr.. A. CARREL y del aviador LINDBERCH (el vencedor del Atlántico) son edificantes. Estos investigadores han colocado tres corazones de pollo en sueros fisiológicos (cultivos tisulares). El cultivo nº 1 era alimentado correctamente, sin más; el cultivo nº 2 era voluntariamente puesto en carencias de recursos (reducción alimentaria importante del 50%); el cultivo nº 3 era sobrealimentado sin reservas. Los resultados han demostrado que los tejidos puestos en carencias de recursos vivían más sanamente (sin células anárquicas) y mucho más tiempo (el doble de supervivencia). Los tejidos pletorizados morían muy rápidamente y presentaban proliferaciones monstruosas (grandes células, malignas, cáncerosas). Estamos, entonces, lejos mediante estas experiencias, de la enseñanza oficial que confunde salud y pletorización y considera las carencias, como factores de enfermedad y de muerte rápida. RECORDAR EL

BIÓLOGO

C. KNAPP

HA REHECHO ESTOS EXPERIMENTOS SOBRE

ORGANISMOS VIVOS

(SOBRE

PÁJAROS ).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Dos canarios fueron criados en jaulas vecinas. Uno tenía una alimentación en abundancia y a voluntad, a base de algunas hojas verdes, de insectos vivos y de granos enteros naturales (alimentación específica y no desnaturalizada de los pájaros granívoros); el otro tenía la misma alimentación, pero ayunaba dos días por semana (martes y viernes). El ayuno era integral (sin comer ni beber). RESULTADO - el segundo canario vivió dos veces más tiempo, su canto y su plumaje permanecieron muy vistosos hasta el final; tuvo retozos amorosos hasta su muerte. El valor biológico y macrobiótico de los regímenes restrictivos y de los ayunos periódicos se explica muy bien con estos experimentos. 

- LA CAUSA DE ESTOS FENÓMENOS No reside en la noción de carencia, sino en la de sobrecarga (siempre más frecuente). Las carencias no son nada al lado de las sobrecargas (engrudos y cristales, obtenidos de los metabolismos digestivos y celulares, puestos en evidencia por la escuela de higiene fisiológica Biomédica). Por otra parte, A. CARREL puso en evidencia este peligro, dejando saturarse los tejidos en sueros mal depurados. Los tejidos, tratados así, degeneran muy rápidamente y de la misma forma que los tejidos pletorizados. Mala depuración emuntorial = sobrecarga alimentaria. Los residuos y desechos, no evacuados por los grandes emuntorios: piel, pulmones, intestinos y riñones, son venenos que matan más seguramente que las carencias. La plétora alimentaria (sobrealimentación clásica) se vuelve rápidamente en una causa de sobrecarga humoral, acelerada además por el uso de “falsos alimentos” (inespecíficos y desnaturalizados), las insuficiencias emuntoriales y la edad. Hay que temer ante todo: los excesos alimentarios y las insuficiencias de los filtros de evacuación (emuntorios) mucho más que los riesgos de carencia. Los pueblos pobres son siempre más fuertes. Los P.D.G. mueren más seguramente de infarto de miocardio que los peones camineros o los corredores ciclistas.



- COLMADO AUTOMÁTICO DE LAS POSIBLES CARENCIAS (CAPA BASAL) Para la escuela de Biomedicina, el peligro de las carencias es ilusorio (problema falso). Se producen suplencias (mutaciones biológicas) a nivel de la capa basal ondulada (que se extiende bajo la piel). Esta glándula, bien soleada e irrigada (fricciones), produce las mutaciones necesarias para colmar las posibles carencias. Con un grano de sol (fotón) y un poco de grasa residual (colesterol), crea una vitamina D, fijadora del calcio. Produce minerales, ácidos aminados raros ... y todo lo que pueda faltar, con los desechos y residuos orgánicos que llegan a su nivel. Esta glándula es el “gran químico” del organismo.

197


M é t o d o

198

M .

S t é p h a n

Las carencias son desconocidas, incluso con un régimen muy pobre y desequilibrado, cuando la piel funciona a fondo. Los niños burgueses están bien alimentados (sobrealimentados incluso), pero presentan fórmulas sanguíneas desequilibradas, al contrario, los pequeños bohemios, a menudo carenciados (según la enseñanza clásica), tienen una sangre rica y generosa. Viven mal vestidos, el año entero al sol y al aire y cultivan su glándula basal. La alimentación por la piel (sol) y por los pulmones (nitrógeno atmosférico) ha sido experimentada por los yoghis (kria- yoga), con ayunos integrales (llevándolos sobre varios años). 

RESTRICCIONES ALIMENTARIAS Y TUBERCULOSIS A pesar de estos hechos, los médicos clásicos han acusado a las restricciones de ser responsables de graves enfermedades. En 1940 (última guerra), los profesores BESANÇON y MOINE han afirmado que la tuberculosis había aumentado de intensidad y que ello era debido a las penurias (alimentarias). Pretendían haber constatado despertares de adenopatías bacilares y casos de lesiones tuberculosas de rápida evolución con neumonías caseosas mortales. Como siempre las estadísticas (!) han confirmado estas observaciones. En la Francia subalimentada, el número de tuberculosos se habría doblado. Se dice lo que se quiere en las estadísticas (mentiras oficiales). He aquí una declaración del profesor BALTHAZAR (Presidente de la “Academia de Medicina”, bajo la ocupación Alemana). “Hay que repetir los peligros de la subalimentación (por supuesto siguiendo las normas de este profesor)”. La ración no puede caer por debajo de 1.800 calorías al día sin que sobrevengan trastornos graves (uno se pregunta donde este profesor ha mandado hacer sus observaciones...). Nuestra ración actual (1.500 calorías, debida a las restricciones impuestas por el ocupante alemán) es deficiente en un 20%... A la larga, conllevará una pérdida de vitalidad... No equivale a la muerte de un individuo de cada cinco, proporción nunca alcanzada en tiempo de guerra (y he aquí, como se atemoriza a la gente con razonamientos de esta naturaleza). Si el Presidente BALTHAZAR hubiera viajado un poco y observado bien a su alrededor, habría visto pueblos vivir sanos con menos de 100 calorías al día, pero obtenidas con alimentos específicos y no desnaturalizados. Los camelleros árabes y los campesinos del Nilo viven con dos libras de dátiles al día y un poco de leche de cabra. Están todos muy sanos. Los Hounzas (Himalaya), según el Dr.. Mac CARRISON son los hombres más sanos de la tierra, sus fuentes alimentarias son muy limitadas (albaricoques frescos o secados, leche de cabra, algunos brotes verdes, frutas en el verano, un largo ayuno en primavera, muy pocos cereales, muy poca carne, agua para beber y trabajos físicos


M é t o d o

M .

S t é p h a n

cotidianos, con la vida al aire libre puro de principio a fin del año). En el transcurso de las grandes hambres, los sujetos verdaderamente con carencias son raros (salvo los niños pequeños en crecimiento); La mayoría de los individuos mueren no de hambre, sino de intoxicación alimentaria (debida al miedo que hace comer cualquier cosa y beber aguas infectadas). Lo que se toma por desnaturalizaciones 9 veces de cada 10 una intoxicación (envenenamiento). En cuanto a la tuberculosis, no alcanza sistemáticamente a los que practican el ayuno o un régimen restrictivo. El Dr.. P. CARTON ha demostrado, al contrario, que se ayuda a la curación de un tuberculoso, que flamea (bacilario, esputando, sangrando y febril), purgándolo y sometiéndolo a un ayuno de algunos días. El reposo digestivo se ha vuelto el factor de curación. En la India, por el kriya-yoga, los hombres han podido vivir años enteros sin beber, ni comer. Para el profesor BALTHAZAR y los médicos que piensan como él, se muere automáticamente después de 8 a 10 días de privación de alimento y de 24 a 36 horas después de privación de bebida. Todo ello es completamente falso. El recrudecimiento de la tuberculosis, constatado en 14-18 y 39-42, en tiempo de guerra, no es debido a la subalimentación, sino a la intoxicación por productos alterados, drogas, alcohol, incluso carnes estropeadas. No se ha escrito: “para alcanzar las 2.500 calorías al día, no hay que temer utilizar carnes de mala calidad o enfermas”. Estas palabras son de un maestro de Facultad. La carne sana es ya un veneno para el hombre, ¿qué decir de las malsanas? El campesino antes del 14-18, comía poca carne y bebía poco vino. El carnivorismo y el alcoholismo se ha desarrollado entre las dos guerras. La sociedad de consumo ha dado a los pueblos todos los vicios alimentarios de los burgueses. El conservismo y la gastronomía han añadido los perjuicios a estos abusos. Otros errores en cuanto a la higiene natural han agravado la situación (carencia muscular debida a las máquinas), asfixia del entorno (por el trabajo en la oficina), polución atmosférica (por las fábricas) y enervación constante (por la complejidad creciente de la vida). Pero la alimentación humana antiespecífica y desnaturalizada sigue siendo la clave de venta de todo el sistema social erróneo en el cual se debate el ser humano. Contrariamente a la opinión de BALTHAZAR, la salud era mejor durante las restricciones (bajo la ocupación). El estreñimiento, las migrañas, la diabetes, la hipertensión e incluso el cáncer habían retrocedido. Actualmente, se ven, en oposición, florecer las enfermedades más variadas desde el infarto hasta los reumatismos; todavía se tiembla durante las posibles epidemias, a pesar de las vacunas.

199


M é t o d o

200

M .

S t é p h a n

Los médicos naturistas C. y A. DURVILLE escribieron: “Durante la guerra, hemos visto una mujer, gran comedora, cebada de carnes y sedentaria al 100%, pesando 88 Kg..., diabética e hipertensa; nunca había querido hacer régimen. Afirmaba, como todos los voraces, que su debilidad no le permitía ni comer menos, ni caminar más. Llegadas las restricciones... ha debido sufrir lo suyo...resultado: perdió 30 Kgr. y su...diabetes”. La mayoría de los individuos están en este caso. Todos los fatigados eternos, los pequeños anémicos, los biliosos, los delgados, que comen demasiado, bajo el pretexto de rehacer sus fuerzas, harían mejor limitando su ración. Los que se ceban, bajo el pretexto de su trabajo, los que tienen una gran osamenta que alimentar, los que pretenden tener necesidad de fósforo (los intelectuales que... fuman a pesar de todo), deberían hacer lo mismo. Antaño los campesinos gozaban de mejor salud que los ciudadanos, llegado el desahogo a los campos, tienen ahora todas las enfermedades de plétora (icteria, colitis, apendicitis, congestión, uremia ...). El dogma de la sobrealimentación, mantenido por razonamientos seudocientíficos y el apetito de disfrute sensual (glotonería) ha hecho más mal a la humanidad que todas las restricciones y las hambres juntas. Quien come poco, tiende a curarse de todos sus males y a permanecer sano. Quien come poco, puede comer cualquier cosa (o casi); pero por una vuelta al régimen biológico exacto, las posibilidades de salud y de longevidad son mejor aseguradas. RECORDAR SI

LOS SERES HUMANOS Y LOS ANIMALES HUBIERAN TENIDO , EN LOS

TIEMPOS PASADOS , QUE ALIMENTARSE COMO LO ENTENDEMOS CIENTÍ FICAMENTE , PARA TRIUNFAR SOBRE LAS ENFERMEDADES Y RESISTIR A TODAS LAS AGRESIONES , NO ESTARÍAN ALLÍ Y NOSOTROS TAMPOCO .

La vida sabe organizarse fuera de las reglas y los cálculos de los sabios que - fuera del dominio de las ciencias exactas - a menudo dicen tonterías y se contradicen a lo largo del año. Los médicos no escapan a esta regla. Nadie creería en ellos, si no fuera por el miedo a la muerte que hace vacilar su juicio. EL ISODINAMISMO ALIMENTARIO

La opinión de los médicos es que el alimento no es la causa de la enfermedad (las causas oficiales son los microbios, los virus y los viroides); que la restricción alimentaria puede provocar debilidades de terreno y favorece la infección; en fin que la sobrealimentación es la mejor prevención.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Para todos, “quien come más, goza de mejor salud”. No hay que dejar de comer, al contrario, siempre hay que esforzarse en comer, incluso si se está enfermo o en un estado febril. 

HISTORIA DE LA NUTRICIÓN HUMANA El concepto simplista del químico alemán LIEBIG (1840); este químico descubrió que nuestras carnes estaban formadas por prótidos (materias nitrogenadas). Lo cual es exacto, pero los médicos se apresuraron en confirmar que la carne era, por esa razón, el alimento de base. Lo cual es 100% falso. LIEBIG condujo a la medicina y la higiene hacia un consumo intensivo de carne. Se preconizó este alimento para hacer crecer a los niños, para la mujer embarazada, para el intelectual fatigado, en todas las enfermedades y en particular en la tuberculosis. El carnivorismo (científico) de LIEBIG, defendido por el químico francés DUMAS (1885), vio sus posiciones consolidadas por los trabajos de RUBNER (el padre de las calorías) que afirmó que todos los alimentos se ingerían, que el hombre podía comer cualquier cosa, mientras el total calorífico fuera alcanzado cada día. Era el omnivorismo, basado sobre el carnivorismo, un negocio para los glotones. Soportamos aún las consecuencias de esta loca teoría (calorismo y carnivorismo). La caloría es una medida, una unidad de calor (arbitraria), representa la cantidad de calor que hace falta para elevar 1 grado la temperatura de 1 litro de agua. Se ha calculado el poder calorífico de cada alimento, haciéndolos quemar (100 gr. = X calorías). Se ha puesto un hombre (a la vez en reposo y en el trabajo) bajo una campana y se han medido sus pérdidas de calor (de 1.800 a 3.000 calorías).

CONCLUSIÓN HAY QUE RESTITUIR AL HOMBRE SUS CALORÍAS PERDIDAS , CADA DÍA , PARA QUE GOCE DE BUENA SALUD .

Poco importa el origen alimentario de esas calorías (aquí está el error biológico). 

EL GRAN BERTHELOT SE EQUIVOCABA A SU VEZ En 1899, el francés BERTHELOT aportó todo el peso de su autoridad a los errores sucesivos de LIEBIG, DUMAS y RUBNER. Demostró que quemando 1 gr... de albúmina (carne), se obtenían de 4 a 5 calorías y que quemando 1 gr... de azúcar (cereales), se obtenía lo mismo. La prueba científica estaba hecha: carne y cereales son equivalentes. Se podía indistintamente y según los gustos, albuminar o azucarar el organismo mientras que la cuenta cotidiana de calorías sea observada. Carnivorismo y almidonismo, cocinado, manoseo y rancho, gastronomismo más desvergonzado, iban a ver la luz del día en el nombre de la sacro-santa teoría de las

201


M é t o d o

202

M .

S t é p h a n

calorías y del omnivorismo humano. Verdadero timo a la salud de los hombres. El análisis, una vez más, cegaba la síntesis. Este concepto ha costado la vida a millones de enfermos, aminorando la vitalidad de los pueblos civilizados, llevando hacia la degeneración a generaciones enteras. El calorismo olvida los factores biológicos: afinidades de algunos alimentos por ciertos tubos digestivos (especificidad), tolerancias de los individuos y vida y muerte de los alimentos (desnaturalización). No tiene en cuenta a las vitaminas, minerales, diastasas, hormonas y aromas contenidos en los alimentos. La teoría de BERTHELOT facilitó la subida del alcoholismo, del azucarismo, del conservismo y del quimismo alimentario (BERTHELOT ya, hablaba de comidas a base de “bolitas completas”, es decir, caloríficamente bien provistas). Fieles a Berthelot, hablamos ahora de alimentos convencionales (bien equilibrados y caloríficamente bien provistos). 

LAS RACIONES QUÍMICAS Poco a poco, sin embargo, algunas verdades aparecieron. Fick y Wislicenius mostraron que el calorismo isodinámico tenía un error capital y que había dos clases de alimentos: los “plásticos” que forman las carnes y los “dinámicos” que forman la fuerza. Se necesita acero y carbón para hacer andar el motor humano. Los prótidos y los glúcidos, equivalentes sobre el plano calórico, no son por ello “isodínamos”. La teoría de las raciones químicas ha llegado entonces, para injertarse sobre el calorismo. Aún se necesitaban de 2 a 3.000 calorías al día, pero además había que vigilar el introducir prótidos, lípidos y glúcidos. La cantidad de estos alimentos fue cifrada arbitrariamente, como una media de 100 gr.... de prótidos, 1.000 gr.... de glúcidos y 50 gr.... de lípidos. Por otra parte, las cifras varían según los autores, del simple al doble (!).



LA TEORÍA DE LOS OLIGO-ELEMENTOS La reforma no debía detenerse en su buen camino. En 1900, BUGNE hizo experimentos con alimentos químicamente puros (albúmina, azúcar y grasa) y constató la muerte rápida de los sujetos experimentales. Debían existir elementos vitales, indispensables, que hasta ese día habían escapado al análisis de los químicos. BUGNE y HOPKINS (1910) pusieron así en evidencia los minerales (catalizadores y otros) útiles para el organismo. Aportaron la prueba de que las “sales orgánicas” (minerales evolucionados) eran preferibles a las “sales inorgánicas” (minerales brutos o involucionados).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El paso de los minerales a través de los filtros celulares (vegetales o animales) los diluye, los dinamiza, los vitaliza y los vuelve asimilables para nosotros. Los minerales brutos son inertes, inasimilables o tóxicos. Todos los metales y metaloides fueron estudiados. Múltiples terapéuticas nacieron de estos trabajos (metaloterapia, sales SCHUSLLER, diluciones homeopáticas, suero de Quinton ...). Otros trabajos siguieron a estos, que hicieron conocer otros oligo-elementos. Las vitaminas (A, B, C, D ...) aparecieron y luego las diastasas. Algunos investigadores se ocuparon de los aromas, otros de las hormonas contenidas en las plantas: romero, fenogreco (según nuestra enseñanza). Todo ello demostró que el alimento vivo contaba más que el alimento muerto y que la calidad alimentaria era la noción mayor en nutrición, mientras que la cantidad no era más que la menor. Los biólogos habían ganado a los químicos, pero el gran público continúa creyendo en las... calorías. Se cuenta en calorías, se rectifica en función de las raciones químicas y se añaden al grado de su fantasía las vitaminas, minerales, diastasas ..., es decir, los oligo-elementos. Se ven, ahora, florecer un poco por todas partes, sobre todas las etiquetas, al lado de las calorías, los análisis en glúcidos, prótidos, lípidos y en oligo-elementos. Tal alimento, se lee, es bueno porque contiene fósforo o vitaminas D. Esta forma de ver las cosas es falsa desgraciadamente. El análisis hace una vez más, olvidar la síntesis. La riqueza en oligo-elementos de un alimento no hace de él necesariamente un alimento específico (noción dominante) si no lo es. El tigre se ríe de las vitaminas de las frutas que le volverían enfermo. Los charcuteros pueden alabar la riqueza vitamínica de sus productos, ello no quiere decir que sean buenos para el ser humano. 

LA CELULOSA Otro elemento ignorado por los cálculos de los sabios - PASCAULT, en 1910, demostró el valor del cuerpo inerte en la ración humana (para formar el volumen necesario). La celulosa (envuelta de las legumbres y pulpa de las frutas) es un azúcar pobre que sólo los herbívoros, gracias a su largo intestino y a su flora intestinal, pueden extraer. El hombre es incapaz de ello, pero un poco de celulosa normaliza los colibacilos del intestino, hace pegarse los alimentos a las paredes y despierta las contracciones musculares (tránsito).

203


M é t o d o

204

M .

S t é p h a n

RECORDAR EL

ALIMENTO VIVO :

H. DURVILLE

MOSTRÓ QUE LA CORRIENTE ELÉC -

TRICA CAMBIA Y ACRECIENTA LAS CUALIDADES DE UN AGUA DIGESTIVA , MÁS ESTIMULANTE , MÁS EMUNTORIAL

(MÁS

...).

El sol hace lo mismo. Agua de regadío, recalentada al sol, mejor que el agua de cisterna. El paso del agua sobre imanes, rocas volcánicas ... acrecienta sus cualidades. Experimento del agua vibrada (M. VIOLET). Se puede enriquecer el agua por magnetismo humano, por esencias aromáticas, por oxígeno, por ozono ... El agua es un buen conductor. Magnetización, dinamización y vitalización del agua hacen la felicidad de las estaciones termales. Los homeópatas para dinamizar sus productos, utilizan la dilución. Las energías magnéticas más próximas a las energías ultimatónicas (lejos detrás de los fotones) parecen ser despertadas. El estado magnético (donde todos los electrones bailan correctamente alrededor del núcleo del átomo) parece ser el estado perfecto de la materia bruta, que absorben y expulsan los ultimatones. Equilibrio electrónico. Este estado es favorable para la transmisión de la energía (biotones) que se sitúa a nivel de la cadena ultimatónica. Diluyendo, se liberan las “tensiones” y de hecho se vitaliza. 

LOS TRABAJOS DE RANCOULE Sabio mal conocido, este investigador - experimentando esta noción de la dinamización de los alimentos - mostró que los minerales eran particularmente sensibles a esta noción. El calcio bruto (involucionado) es inasimilable, es conservado en los tejidos (esclerosados) o expulsado en las materias fecales. Al contrario, este mismo calcio, pasado por un filtro orgánico (es decir fijado en un hoja verde, un hueso, una cáscara de huevo) está evolucionado y se vuelve altamente asimilable. Existe una dinamización orgánica del calcio (químicamente hablando, es el mismo calcio, pero biológicamente es diferente). RANCOULE, partiendo de este principio, imaginó colmar las carencias de los enfermos haciéndoles tomar diversos minerales, dinamizados de esa forma por vegetales. Ej.....: para las anemias, zanahorias y coliflores regadas con hierro (agua ferruginosa); para los tiroidianos, berro enriquecido con agua iodada; para los eczematosos, rábanos con azufre ... cada planta es más o menos ávida de tal o cual mineral, lo cual


M é t o d o

M .

S t é p h a n

vuelve la operación bastante cómoda. La idea del jardinero-farmacéutico es seductora. Sin embargo, caemos una vez más en el análisis. Debemos acordarnos de que el análisis no es nada y que las carencias se colman por una piel en buen estado (bien irrigada, bien friccionada, bien abierta, bien soleada). A su nivel, la naturaleza “dinamiza” y transmite mejor que cualquiera y sin posibles errores la dosis. Una piel sana es uno de los factores indispensables para una nutrición correcta. La piel, por su capa basal ondulada, toma la energía vital (biotones), aglutinada en el aura (cuerpo vital envolviendo el cuerpo mineral que vemos). Esta energía, siguiendo los meridianos, circula en esta capa basal y llega al sistema nervioso y a la sustancia blanca y los plexos (depósitos), donde será distribuida rápidamente a los órganos (secreciones y contracciones). “ Decir que el ser humano es un omnívoro, es un error contra la especie “. La noción fundamental de la especificidad alimentaria y de la no desnaturalización “ Los errores alimentarios están tan metidos en nuestras costumbres, que hace falta mucho tiempo y paciencia para corregirlos “.

RESPECTO A LA ESPECIFICIDAD

Acabamos de ver que los métodos analíticos llevando sobre la naturaleza de los alimentos (calorías, raciones químicas y oligo-elementos) no llevan nada. Hay que elevarse hacia la síntesis y razonar por analogía. El alimento no tiene valor en sí mismo, tiene uno solamente en función del tubo digestivo que va a recibirlo y que debe transformarlo. Es por el estudio comparado de los 4 grandes sistemas digestivos (carnívoro, herbívoro, frugívoro y granívoro) por lo que se puede terminar por definir los alimentos propios para cada sistema y para el hombre en particular. Abordamos, entonces, la noción de alimento específico o de “especificidad alimentaria”. 

LOS TRABAJOS DE LOS PRECURSORES Los médicos naturistas, los doctores CARTON y los hermanos DURVILLE, los biólogos MONO, G. KNAPP ... habían, a principios de siglo, rechazado la noción del omnivorismo humano. Sin embargo, sus enseñanzas (vegetalismo, excluyendo los “subproductos animales” o vegetarismo, aceptando los subproductos animales) contenían el error del cerealismo. Sin embargo, todos rehusaban contar con la caloría. El biólogo PHUSIS, demostró que las raciones químicas no existen en los animales que se contentan con uno o dos alimentos (uno mayor, el otro menor).

205


M é t o d o

206

M .

S t é p h a n

Los doctores A. y G. DURVILLE formularon su ley del hetero-dinamismo alimentario (desde 1911) frente al isodinamismo de LIEBIG y el calorismo de RUBNER. “La alimentación humana, escribían, debe ser poco cárnica, sobre todo vegetal, suficientemente cruda y muy viva”. Los hermanos DURVILLE que consideramos junto con el Dr.. G. ROUHET y el Dr.. P. CARTON como los precursores auténticos de nuestro movimiento Biomédico (higiene y medicina naturales) en el vasto reagrupamiento de los practicantes naturistas de antes de la guerra, han mantenido, en cualquier circunstancia, una postura valiente frente a los múltiples errores de la alopatía y de la quimioterapia. Han escrito al respecto: “Mientras que la medicina oficial multiplique sus drogas, sueros y vacunas sin modificar el género de vida del hombre y en particular sin obligarle a una alimentación correcta, favorecerá la aparición y extensión de las enfermedades en vez de curarlas”. Revelamos además bajo su pluma algunas frases más: “las drogas transforman las enfermedades, no las hacen desaparecer... la medicina oficial busca la clave de la salud, fuera del hombre y no en él... El remedio llamado científico es el “grigrís” del negro de África... La alopatía juega a hechicero, su “medicina” no lo es nada más que en la etapa mágica... con la medicina natural y la higiene alimentaria (bien comprendida) comienza la etapa científica (racional) de la verdadera medicina... La medicación que cambia con el especialista, con la moda o el síntoma considerado como mayor, debe ceder su sitio a la observación de la ley vital que, como todas las leyes justas, es eterna (en efecto, la higiene fisiológica será siempre lo que es)”. 

LOS TRABAJOS PERSONALES DE NUESTRO FUNDADOR Sin embargo, sólo fue en 1928 cuando fue netamente definido el concepto del alimento específico y se estableció la teoría de la alimentación biológica del ser humano (sobre el estudio comparado de los diversos tubos digestivos). Fueron demostrados personalmente por nuestro fundador los hechos siguientes: * - La alimentación es propia para cada especie: (es decir que es “específica”). Cualquier otro concepto basado sobre el cálculo de las calorías, las raciones químicas o la riqueza en oligo-elementos es arbitrario. Sólo un punto de vista del espíritu. La especificidad alimentaria de una raza animal cualquiera no se estudia en el laboratorio, partiendo de análisis químicos hechos sobre los alimentos, sino comparando mediante la observación en la naturaleza, los 4 tubos digestivos en ejercicio (los granívoros, carnívoros, herbívoros y frugívoros). El univorismo, atenuado con un ligero bivorismo, es en todas partes la única regla exacta. No encontramos el omnivorismo en ninguna parte, salvo en el laboratorio de los hombres. El examen de la dentadura forma parte del estudio del tubo digestivo, pero sólo el examen de los dientes del hombre (por ejemplo) con sus caninos, no permite concluir que debe comer carnes y matar para alimentarse.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

207

El gorila tiene unos colmillos enormes (caninos) para defenderse (es un frugívoro de base). No se debe comer tal o cual alimento porque los sabios han descubierto, mediante el análisis, su riqueza en elementos esenciales: calorías o glúcidos-lípidos-prótidos, o vitaminas, minerales ..., sino porque conviene al tubo digestivo que va a recibirlo y al sistema orgánico de eliminación que expulsará los desechos, una vez llevada a cabo la metabolización del mismo. Un tigre (carnívoro) no come frutas, un pichón (granívoro) no come raíces, una vaca (herbívoro) no come carnes, un simio (frugívoro) no come hierba. Todos estos animales degeneran rápidamente, caen enfermos y mueren, a pesar de la ciencia de los veterinarios, si son forzados a alimentarse de una manera a parte de la natural (de una manera no específica). RECORDAR EL

UNIVORISMO QUE DEFENDEMOS , A MENUDO ESTÁ FORMADO POR

UN BIVORISMO CON UN ALIMENTO MAYOR Y UN ALIMENTO MENOR

(A

VECES UN TRIVORISMO ).

Ej.....: el pájaro (granívoro, desdoblado en un pequeño carnívoro y un muy pequeño herbívoro) come muchos granos, algunos insectos y un poco de verdura. Es un trivorista, pero perteneciente al tipo fundamental del granívoro). * - La alimentación específica del hombre es la de los grandes simios (gorila, chimpancé, orangután). Los grandes antropoides son unívoros del tipo frugívoro. Es la evidencia misma. Sin embargo, se constata, en ellos, un ligero bivorismo, de hecho, son “grandes frugívoros, desdoblados en pequeños carnívoros”. Comen muchas frutas, de todas clases, raíces y tallos azucarados y algunos brotes jóvenes, con algunos productos animales (insectos, huevos, moluscos ...). Entonces el hombre está hecho para comer:- 80% de productos crudos vegetales (frutas, verduras frescas, brotes tiernos, tallos y raíces azucaradas ...). - 20%, más o menos, de productos animales crudos (productos animales: moluscos y subproductos animales: leche, huevos queso). El carnivorismo humano existe, es menor y no sangrante. Esta alimentación no puede ser instituida siempre sin una cierta progresión. Hay que proceder por etapas, en función de las crisis curativas (ritmos de la autocuración, en los grandes sobrecargados y los sujetos de edad avanzada). Esta alimentación aplicada con método, es una de las claves de la autocuración (para todas las enfermedades que tienen todas el mismo origen: saturación humoral). Este régimen es llamado hipotóxico humano porque no es portador de desechos o de residuos.


208

M é t o d o

M .

S t é p h a n

No confundirlo con el régimen autolítico (dietético o restrictivo más o menos fuerte: ayunos, mono dietas ...) hecho para limpiar las sobrecargas existentes y que precede siempre al régimen hipotóxico. Se debe observar aún que este régimen humano está basado esencialmente de productos crudos. Quien come crudo, come justo (conformemente a su tipo digestivo).  Los vegetalianos y vegetarianos, lo mismo que los cerealianos se equivocan porque caen en el error del almidonismo (exceso de fécula y almidones) huyendo juiciosamente del carnivorismo. Por otra parte, aceptan todos la desnaturalización por el calor (almidones cocidos), combatiendo las otras formas de desnaturalización.  Los partidarios del carnivorismo humano se equivocan igualmente, a pesar de sus excelentes ideas contra el azucarismo, el almidonismo y el “panismo”, destructores de las funciones hepáticas, pero el abuso de las carnes y de las carnes cocidas, deteriora las funciones sanguíneas y renales. Los anteriores agotan su hígado, éstos, sus riñones.  Los omnívoros (según la tesis oficial) son los más peligrosos por el “polvo a los ojos” que tiran sobre las verdaderas necesidades orgánicas, por medio de sus cálculos sabios llevando sobre los análisis de los alimentos. Se equivocan y equivocan sabiamente a los demás. La nutrición pertenece a los médicos. De hecho, todo está permitido. El rancho lleva tanto a la gastronomía como al régimen médico y la manipulación (desnaturalización de todas clases) no modifican las sacro-santas fórmulas químicas alimentarias, que son las únicas que cuentan. Se ve a que exceso puede conducir una enseñanza así. * - El alimento específico debe tener la calidad mayor de la vida. No debe estar desnaturalizado, sino, incluso siendo específico, deja de ser un alimento válido. Inversamente, todos los alimentos vivos no son forzosamente específicos (la hierba para el hombre). Retomamos aquí, la idea de los primeros médicos naturistas de principios de siglo que habían hecho un buen trabajo, a pesar de su error común: la defensa de cereales ricos, tales como el trigo, el maíz ... Se ha hablado de una civilización occidental fundada sobre el cultivo del trigo. En verdad, ha existido una civilización detenida (monumentos y ciudades) por la labranza (y el cultivo del trigo). Otras civilizaciones detenidas, tan bellas, han existido también: las de las patatas, la mandioca ... En fin, han existido civilizaciones móviles, a caballo por ejemplo, la de los Indios de América, de Gengis Khan ... No hablemos entonces más del trigo como factor excepcional de civilización. No hablemos más de él como un alimento completo.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Sólo es completo para el granívoro, que lo metaboliza muy bien, en estado crudo. Esto no le es posible al hombre, que debe cocerlo. Desnaturalizando este alimento inespecífico para él, el hombre hace del trigo, un alimento mediocre, un alimento falso, como todos los alimentos cocidos (venenos lentos). El alimento, además, debe estar vivo en su totalidad. Un poco de productos crudos en una comida donde todo está cocido cambia pocas cosas (algunas gotas de perfume en retrete lleno no modifican su olor). No se revitaliza un alimento cocido, está perdido. Un grano cocido, puesto en la tierra, no crece. Un huevo cocido, bajo una gallina, no da un pollito. El calor y las desnaturalizaciones nos han conducido al concepto de “antivitaminas”, sustancias venenosas que nacen de los magmas alimentarios cocidos. Regla: Hay que comer todo crudo, hacer comidas enteras a base de productos crudos. Ocasionalmente en algunas escapadas alimentarias, se puede comer cocido, pero entonces es inútil querer comer productos crudos, si no se desea (no sirven de nada). Se debe recordar a propósito de los alimentos cocidos y de las mezclas gastronómicas, el fenómeno de leucemia digestiva, que se manifiesta siempre, en todos los amantes de la buena mesa, al salir de un banquete por ejemplo y que puede durar de 6 a 24 horas. * - Los factores de degeneración humana son primeramente los abusos de los alimentos inespecíficos y desnaturalizados, la carencia muscular debida a los progresos mecánicos, la asfixia cutánea debida al porte de vestimenta, las poluciones atmosféricas y otras: agua, tierra ... y en último lugar la enervación constante que desajusta nuestro sistema simpático, frena nuestras digestiones, nuestros metabolismos y nuestras eliminaciones. Todas las condiciones son requeridas para hacer desaparecer la especie humana. La adaptación (y las mutaciones favorables) son mitos de sabio. La monstruosidad por degeneración es la palabra adecuada. He aquí el lote de las especies vivas establecidas, que pretenden vivir “fuera de la ley”. El biólogo ROSTAND escribió: “si las mutaciones llegan a producirse bajo el efecto de las agresiones del medio artificial, son siempre malas y conducen a la degeneración. La posibilidad de una buena mutación es casi inexistente y seremos un pueblo de monstruo mucho antes de haber visto nacer entre nosotros, un solo super-hombre”. CONSECUENCIAS (ALIMENTACIÓN Y DEGENERACIÓN)

* - LA IMPORTANCIA DEL FACTOR ALIMENTARIO ESPECIFICO SE OBSERVA en todos los animales. Ej.....: los animales domésticos, alimentados antiespecíficamente (para acrecentar la producción de carne, de huevos, de leche, de grasa ...) degeneran todos.

209


M é t o d o

210

M .

S t é p h a n

* En la raza humana, ENTRE MAS SE ALEJEN LOS ALIMENTOS DEL TIPO ORIGINAL (ESPECIFICO), MAS SE OBSERVAN LOS RIESGOS DE DEGENERACIÓN: morfológicos (anomalías de la cara y de los maxilares, raquitismo de la caja torácica y de la columna vertebral, sobrecargas musculares o atrofias), combinados con una sensibilidad acrecentada a las enfermedades infecciosas (terreno propicio al contagio exterior, inexisten en el sujeto fuerte). * LA ALIMENTACIÓN INDUSTRIAL (DE LOS GRANDES CENTROS CIVILIZADOS DE OCCIDENTE) HA ALCANZADO UN GRADO DE RUIDO MUY ELEVADO, con afeamiento de las formas, enfermedades crónicas permanentes (más o menos mal yuguladas por los medicamentos), accidentes cardio-vasculares precoces, esterilidad no voluntaria de las parejas, impotencia masculina, permeabilidad de la placenta femenina (mongolismo y niños incapacitados), incapacidad de amamantamiento, aumento de las hospitalizaciones, desarrollo de las intervenciones quirúrgicas y del arsenal médico ... * EL CÁNCER, desesperación de la materia viva organizada, se acrecienta al ritmo de la no-especificidad y de la desnaturalización alimentarias (igualmente los infartos de miocardio y las psicosis). * LOS ERRORES DE NUTRICIÓN y LAS ALTERACIONES ORGÁNICAS Y MORFOLÓGICAS que resultan de ellos (degeneraciones) se fijan en los niños (herencia de los caracteres adquiridos, a menudo discutida pero evidente) y cuyas taras no se pueden borrar en una sola generación (son necesarias alrededor de 2 o 3). * LAS ANOMALÍAS MASILO-FACIALES (MALFORMACIONES DE LOS ARCOS DENTALES CON IMPLANTACIÓN DEFECTUOSA DE LOS DIENTES) son los signos precursores de la degeneración de origen alimentario en particular. Otros signos: orejas despegadas, vegetaciones y amígdalas hipertrofiadas de los niños ... * EL TABACO, EL ALCOHOL, EL ABUSO DE LAS CARNES Y LA QUILIFICACIÓN DE LOS ALIMENTOS son los grandes peligros que se deben combatir de inmediato. RESPECTO A LA DESNATURALIZACIÓN

Comienza en la tierra por la agricultura antibiológica. 

NOCIONES DE BioAGRONOMÍA La tierra, por su humus (manto vivo del planeta) es un ser vivo. El humus es esa capa fina, hecha de cuerpos muertos de vegetales y de animales y habitada por miles de millones de microorganismos y los huéspedes necesarios (gusanos ...). El humus condiciona la fertilidad del suelo. Es a su nivel donde el nitrógeno atmosférico es fijado y los intercambios minerales se llevan a cabo entre los muertos y los vivos. La vida encuentra periódicamente su vehículo material en el suelo (estamos hechos de arcilla y polvo).  El humus puede ser puesto en peligro por las erosiones (tierras mal pobladas de árboles y desnudadas voluntariamente); las aguas llevan hacia los ríos y


M é t o d o

M .

S t é p h a n

los mares, los elementos fertilizantes del humus. La hayas, los árboles, los bosques, las selvas, las fosas, frenan la erosión. Se la favorece por el talado de los bosques, la igualización de los terrenos, con el fin de satisfacer el cultivo industrial. El árbol fija el agua y el agua produce la marisma, indispensable. Un marjal da más a una región que un campo de trigo. Los grandes cultivos mecánicos quieren la desaparición de sus “productores de humus”.  El segundo enemigo del humus es la labranza profunda (en tierras poco propicias) donde el humus está enterrado bajo la arcilla y la tierra estéril. Los abonos químicos compensan mal esta pérdida de fertilidad. La erosión por el agua y el viento es favorecida por las grandes superficies y las labranzas profundas y repetidas.  El tercer factor agresor es el abuso de los abonos minerales (abonos químicos) que vienen a desequilibrar el suelo y el humus. Abuso de nitrógeno y de potasa, pobres en sales minerales indispensables (sodio, magnesio, calcio, hierro ...). Insuficiencia de minerales alcalinos volviendo el suelo ácido, de donde se derivan las proliferaciones patológicas (bacterias, hongos ... que atacan a las plantas). Los insectos llamados perjudiciales atacan a estas plantas (como los microbios y los virus atacan a los animales y los hombres cuyo terreno está sobrecargado o es tóxico). A nivel más elevado, las plantas enfermas producen animales enfermos y de ahí las enfermedades de los hombres por alimentos malsanos. Nuestros alimentos están desnaturalizados por la agricultura antibiológica y ello en el primer estado de su vida, como consecuencia, la desnaturalización no hará más que acrecentarse a lo largo de la cadena alimentaria hasta llegar al consumidor. 

LOS PROCEDIMIENTOS CLÁSICOS (DESNATURALIZACIÓN) A nivel de la tierra, el abuso de abonos “químicos” acidificando y no remineralizando lo bastante (alcalinidad). El abuso de los insecticidas, herbicidas, fungicidas y otros tóxicos utilizados sobre los cultivos. Los métodos de refinado químico de los alimentos (pan, azúcar, aceite ...); molinerías, azucareras, confiterías, pastelerías, conserveras, charcuterías ... son las industrias alimentarias que desnaturalizan más, por medio de métodos químicos (dejando en los alimentos trazas de productos químicos). - Alimentación detestable de los animales: antibióticos para la cría de los pollos, de los cerdos y de los terneros, hormonas sintéticas que provocan el cáncer experimental, sucedáneos (100% alimentos químicos), cuidados médicos (vacunas, drogas ...).

211


M é t o d o

212

M .

S t é p h a n

- Lista de productos químicos cáncerígenos, introducidos corrientemente en la alimentación: Conservantes: antisépticos, antioxidantes, antidiastásicos; insecticidas y rayos X; agentes de blanqueo, de decoloración, de aromatización, de recoloración ..., perfumes y colorantes sacados de los alquitranes de hulla (anilinas cáncerígenas); sustancias plásticas de revestimiento; fermentos especiales; aceites minerales y alquitranes de hulla (aromatizantes y colorantes); emulsificadores, espesantes, gelificantes, flexibilizantes, hidrogenantes; sustancias generadoras de espumas o antiespumas; levaduras, polvos de fermentación; acidificantes; edulcorantes; mejorantes; aceites esenciales sintéticos; disolventes; detergentes (vajilla),... RECORDAR EJEMPLOS

DE BUENA Y MALA MERMELADA .



Buena mermelada: Tomar frutas crudas(alimentos específicos humanos) y un azúcar, la levulosa natural (alimento específico humano). Hacer en frío por simple mezclado una mermelada levulósica (alimento que no ha perdido nada de su especificidad para nosotros, salvo adquirido un poco de concentración nociva).



Malas mermeladas:  Hacer cocer las frutas durante horas con su peso de azúcar blanco (o moreno). Desnaturalización por el fuego, el azucarado nefasto y la concentración como anteriormente. Mermelada mediocre familiar.  Tomar gelosa, goma o gelatina y almidón, hacer fundir y añadir glucosa sulfúrica (residuos de almidonería tratados con ácido), colorear y perfumar a vuestro gusto con anilinas. Mermelada malsana, vendida a bajo precio, para colectividades. “La respiración es un acto nutricional por el aporte de oxígeno y un acto emuntorial por la expulsión del gas carbónico y de los engrudos (viscosidades- esputos) “.

LOS ALIMENTOS NO SÓLIDOS El agua, el aire, los granos “solares” o fotones - Clasificación de los alimentos “ El oxígeno es indispensable para la degradación en eslabones de las cadenas alimentarias y para la reconstrucción de nuevas cadenas, útiles para los tejidos “. EL AIRE QUE RESPIRAMOS

El aire es un gas que está formado por numerosos constituyentes: oxígeno, nitrógeno, aromas y otros gases raros más o menos bien estudiados y conocidos, pero útiles seguramente. Sabemos que el oxígeno y el ozono (oxígeno concentrado) son indispensables para la vida.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

213

La sangre (por su hemoglobina) coge el oxígeno a nivel de los pulmones y lo lleva hasta las células. A estos niveles, se producen oxidaciones, que son verdaderos actos de digestión y de nutrición (oxidasas). El aire es un alimento y la doble respiración un acto de nutrición (de digestión y de absorción). Además, a nivel de los pulmones, el oxígeno “oxida” los cuerpos grasos (ácidos grasos) venidos directamente del intestino delgado por el canal torácico (absorción linfática). Quemando los carbones (glúcidos) a nivel de los músculos, el oxígeno engendra las contracciones y el movimiento. El motor humano funciona con azúcares y aire.

RECORDAR OXIGENACIÓN (FENÓMENO (FENÓMENO DE LA RESTITUCIÓN PLEMENTARIOS , ANÁLOGOS A

DE FIJACIÓN DEL OXÍGENO ) Y REDUCCIÓN DEL OXÍGENO ) SON

2

FENÓMENOS COM -

LA ASIMILACIÓN Y LA DESASIMILACIÓN .

Este fenómeno llamado de oxido-reducción (medido por el aparato de VINCENT) debe hacerse entre dos límites biológicos (más allá de ellos, existe peligro de sobreoxidación o de suboxidación). Algunos organismos pueden vivir sin aire (anaerobios). Son útiles en los procesos de la vida (fermentaciones y putrefacciones)... Los cánceres (tumores malignos) resultarían de células asfixiadas (aunque a veces la sangre esté super oxidada). 

¿SE PUEDE FIJAR EL NITRÓGENO DEL AIRE? El aire aquí, se vuelve verdaderamente un alimento directo. Se debe responder afirmativamente. Experiencias muy precisas han mostrado que en el transcurso de una respiración, el hombre conservaba un poco de nitrógeno (cifra inferior a la expiración con respecto a la inspiración). Otros hechos: el tuberculoso “absorbe” poco a poco el gas nitrogenado, utilizado para hinchar su pleura (neumo-torax); hay que “rehincharla” periódicamente. Los escafandras (submarinistas) y los aviadores, que están provistos de un aparato de aire comprimido, sufren a veces, de embolias por exceso de nitrógeno en la sangre (super-compresión). Los yoghis nos han mostrado que se podía vivir sin el más mínimo alimento nitrogenado sabiendo respirar a fondo y fijar el nitrógeno atmosférico.


M é t o d o

214

M .

S t é p h a n

Ejemplos animales: la vaca (herbívoro tipo) produce leche (materia nitrogenada completa) con la hierba (glúcido muy pobre). En primavera, su producción lechera es mejor porque vive al aire libre (fija el nitrógeno mediante los pulmones). El oso entra en gestación y se pone bajo sus crías durante su ayuno de hibernación. Los amamanta, incluso, antes de haber encontrado el más mínimo alimento protídico. Ejemplo vegetal: la almendra verde (fruta hidro-carbonada, glucídica) se vuelve al secarse una fruta nitrogenada (prótido). 

EL GAS MISTERIOSO DE LOS Hindúes: EL PRANA (BIOTONES) Este gas sería regenerador de las energías sutiles que denominamos vitales en biomedicina o gas cargado de biotones. Este gas actúa no solamente por su oxígeno y siguiendo las vías clásicas de la respiración (pulmones, sangre, células), sino además sigue los hilos nerviosos (de la nariz en particular), llegando como consecuencia al bulbo y de allí a todos los plexos donde se concentra la energía vital. Entraría también directamente por la piel a nivel de las emergencias nerviosas (puntos chinos). Su paso colorearía de rosa las vainas nerviosas. Entra, además, por los ojos. Acumulación en la “sustancia blanca subcortical” (gran depósito de vida) y en las glándulas hipofisiarias y pineales (cabeza). Sexualidad precoz y luminosidad. Todos los alimentos vivos (líquidos o sólidos) contienen “prana”. La respiración lenta por la nariz es la mejor forma de absorber el prana (trigémino). Simpático-terapia. Masaje rino-bulbar En conclusión, comemos aire. Los aromas añaden sus efectos a los gases atmosféricos. Son antisépticos (microbicidas), desfloculantes, (disolviendo los engrudos y cristales), emuntoriales (haciendo funcionar los filtros o emuntorios) y vitalizantes (recargan los átomos celulares de magnetismo, ultimatones e iones negativos ...).

EL AGUA QUE BEBEMOS

Otro alimento olvidado, la bebida habitual de los hombres debería ser el agua. Se ha vuelto un complejo líquido alcoholizado demasiado a menudo, por no decir tóxico. El agua está constituida de 2 gases (hidrógeno y oxígeno) H2O, que asociándose, a la temperatura normal, se licuan.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

LIQUIDO DE BASE DEL ORGANISMO (90% DE AGUA), EL AGUA SATURA TODOS NUESTROS TEJIDOS Y TODAS NUESTRAS Células. Desempeña un papel importante en la calidad de nuestros humores (agua más o menos saturada de cuerpos orgánicos y de metabolitos). La teoría Biomédica está fundada sobre el estudio de los líquidos (teoría humoral), mientras que la teoría alopática estudia ante todo los sólidos. La primera es funcional, la segunda, lesional. Para el Biomédico, el trastorno orgánico comienza siempre por una anomalía funcional que poco a poco prepara una lesión. La anomalía se explica por las sobrecargas humorales. Para el alópata, el orden es inverso. La lesión sola explica el trastorno funcional y tiene por causa una agresión externa (golpe, frío, microbio, virus ...). Los humores orgánicos son los líquidos: la sangre (5 litros), la linfa (10 litros) y los sueros extra-celulares (15 litros) e intra- celulares (20 litros). El agua es entonces el vehículo que mantiene la masa de estos líquidos (la muerte es una deshidratación). Contribuye en los diversos metabolismos digestivos, celulares y emuntoriales. La sed es el fenómeno reflejo que indica que los “humores” tienen necesidad de agua. El agua pura y fresca debería ser nuestra única bebida, como ocurre con todos los animales de la tierra. Vino, cerveza, té, café, alcoholes, por muy agradables que sean, son venenos (venenos alimentarios lentos).



NUESTROS ALIMENTOS CRUDOS CONTIENEN MUCHA AGUA. El agua vital de estos alimentos (frutas y verduras frescas) es rica en minerales diluidos (muy vitalizados). No es necesario beber agua. Sin embargo, los comedores de cereales deben beber alrededor de 1 litro de agua en el transcurso de sus 2 comidas. El agua bebible debe ser inodora, sin sabor, límpida, bien aireada y soleada. El agua de fuente es la mejor. Debe estar poco mineralizada. El agua químicamente pura es impropia para la vida. El agua del grifo (agua municipal), demasiado esterilizada con lejía y fluorada, es peligrosa.



FLÚOR Y CARIES DENTAL La caries dental, cada vez más extendida, ha sido atribuida a una carencia de flúor (razonamiento apresurado propio de un científico), entonces se ha preconizado la fluoración química de las aguas de las ciudades. Ese flúor añadido es tóxico. Vuelve los dientes quebradizos, provoca nefritis, trastornos hepáticos ...

215


M é t o d o

216

M .

S t é p h a n

La fluoración de las aguas es una medida contraria a la ciencia y a la moral. Es un contrasentido biológico 

LA EVACUACIÓN RENAL (para 24 horas), por debajo de los 500 gr. es un signo de alarma (expulsión incompleta de los resultados uréicos). No hay que repetir que “entre más se orina, de mejor salud se goza”. Los sujetos afectados de nefritis esclerosa pueden orinar de 2 a 3 litros al día (se levantan por la noche). Emisión normal de orina en 24 horas = 1 litro y medio.



¿SE PUEDE VIVIR SOLO DE AGUA (AYUNO HÍDRICO)? Muchos sujetos han ayunado así y en reposo, más de 6 meses (sólo bebían agua ligeramente limonada) - Ej.....: Dr.. JENSEN, California.



¿SE PUEDE VIVIR SIN BEBER (NI COMER) - AYUNO INTEGRAL -? Sí. hasta 7 u 8 días, más o menos, según las reservas linfáticas: la linfa es un depósito de agua. El ayuno hídrico lava la sangre y los riñones, el ayuno integral lava la linfa y el hígado. El primero conviene en las enfermedades cristaloidales, el segundo en las enfermedades coloidales.



LAS ORINAS DEBEN SER AMARILLAS. Rojas, existe eliminación (favorable) de residuos uréicos, claras, los riñones no funcionan (peligro). Agua y aire son alimentos binarios (formados por 2 elementos). Pero esto sólo es un convenio, cada cual sabe que el agua y el aire contienen numerosos elementos. RECORDAR LAS

AGUAS GASEOSAS, LAS SODAS

QUE EL ABUSO DE LAS TISANAS

... SON PERJUDICIALES, LO MISMO (SOBRE TODO POR SU AZÚCAR).

La leche no es una bebida. No hay que beber comiendo (en el transcurso de una comida biológica). Sin embargo, ya hemos dicho que los cereales evocan al agua y las carnes al vino. En cuanto al tabaco, empuja a los manjares charcuteros, al café y al alcohol. EL SOL QUE NOS CALIENTA 

LOS FOTONES (GRANOS DE LUZ) SON ALIMENTOS El sol lo veremos más adelante, es el origen de las plantas con clorofila (la clorofila es una trampa de fotones). La foto-síntesis se realiza partiendo de granos de luz, los cuales a su vez fijan en la planta los gases inertes del aire (oxígeno, gas carbónico) para hacer las féculas (patatas), los almidones (cereales) y las frutas. Estas 3 categorías de alimentos forman el grupo de los alimentos ternarios o hidrocarbonados o glúcidos (“carbón” del organismo). Son producidos por medio de los rayos solares (fotones).


M é t o d o



M .

S t é p h a n

SIN EMBARGO EL SOL ACTÚA DIRECTAMENTE SOBRE LOS ANIMALES Y SOBRE EL HOMBRE (AUNQUE NO TENGAN LA PIEL VERDE). Se forma bajo la acción de los rayos luminosos (ultra-violetas en particular) una pigmentación oscura de la piel (fijación de los fotones) y una activación de la capa basal ondulada (glándula anticarencia del organismo, el “gran químico”).



Tomemos el ejemplo clásico de una mutación “basal”, el colesterol excedente (residuo de las grasas animales en particular), que habría debido ser eliminado por el hígado, la vesícula biliar y el intestino (vía legal de los engrudos) o mejor aún por las glándulas sebáceas (vía secundaria) o por las mucosas superiores (de la cara o de los pulmones: esputos) o las mucosas inferiores (en la mujer: vagina, reglas, pérdidas). Este colesterol, decíamos, no lo ha sido y viene a morir en la piel en el ámbito de la capa basal, la cual - por suerte - está ampliamente soleada. ¿Qué va a ocurrir? Este residuo graso va a ser transformado en vitaminas D, gracias a los rayos U.V. (del sol). Esta vitamina es indispensable para la fijación del calcio óseo. Otras “mutaciones” se producen a este nivel.



La médula ósea y las células óseas que lo envuelven constituyen una verdadera pila de fósforo. Esta pila se “carga” por los fotones que la penetran (soleamiento del cuerpo). Los huesos sanos son fosforescentes, es decir, luminosos. Poco a poco, ceden su energía solar a todo el organismo enviando células rojas, jóvenes, a todas partes. La médula ósea es una fábrica de glóbulos sanguíneos. Su actividad está regulada por el sol. La leucemia mieloide es una enfermedad por carencia solar o luminosa. El flúor químico no vuelve fosforescente al hueso. Por sus funciones de glándula de mutación y de fósforo, la capa basal ocupa un lugar importante en la economía del organismo. Ahora bien, esta glándula, no lo olvidemos, obtiene sus propiedades del sol. Sin sol, nada de actividad glandular. Es por estas dos razones (mutación y fósforo) por las que decimos que el sol es un alimento y que hay que combatir la “carencia luminosa” viviendo lo más a menudo posible (de 2 a 3 horas al día), con el cuerpo desnudo en un espacio soleado (sol natural o en su falta, luz artificial: infrarrojos + ultra- violetas). El ingeniero VIOLET ha mostrado que los fotones (granos de luz) estaban acompañados de biotones (granos de energía vital). Son los fotones los que ceden sus biotones al aire atmosférico para hacer el prana. El “prana” está, en efecto, formado de oxígeno y de biotones (más otros gases). El ingeniero VIOLET puso renacuajos en agua químicamente pura (y en un balón de vidrio sellado).

217


218

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los renacuajos murieron en algunas horas. En un mismo agua pura, pero expuesta al sol, los renacuajos vivieron indefinidamente. Algunos animales de piel verde (lagartos) viven, en parte, obteniendo su energía del sol. Seguramente, el hombre puede fijar el carbono (gas carbónico) por la piel (pigmentos) como lo hace la planta (clorofila). Cada cual sabe que se come menos en verano al sol y que los pueblos de los países fríos son grandes comedores, que colman su déficit cutáneo por una alimentación intestinal importante. Al sol, un ayuno no bebiendo nada más que agua, puede mantenerse durante meses, sin dificultades. El ayuno a la sombra es más penoso. Se conoce exactamente en la extensión de los bombardeos (partículas) que nos llegan del sol, lo que exactamente nos es provechoso. Existen 100 octavos de radiaciones (bombardeos cósmicos), sólo conocemos bien 2 o 3 octavos de los cuales el octavo solar con sus 7 capas luminosas yendo desde el rojo hasta el violeta, subiendo (arco iris). Siete edredones de gases nos protegen de las radiaciones demasiado violentas y no dejan pasar nada más que las buenas. Estos edredones son, desgraciadamente, agujereados por los aviones y los cohetes y las capas aislantes (bajas) se doblen poco a poco en nubes carbónicas (monóxido de carbono, residuos de los motores. Efecto invernadero-sobrecalentado y trastorno de las estaciones. Fundición de las nieves polares, maremotos ...). Sólo el dióxido de carbono (gas carbónico de la respiración y no el “óxido de carbono” de los motores) puede ser retomado por las plantas con clorofila para producir glúcidos. Recordemos que las plantas, por su clorofila, fijan el carbono durante el día y expulsan el oxígeno, siendo durante la noche el fenómeno inverso. No poner plantas en las habitaciones, durante la noche, si las ventanas permanecen cerradas.

TRILOGÍA: “AIRE - AGUA - SOL”

Se comprenden ahora, los beneficios de estos agentes naturales en las curas de revitalización y de estabilización biomédica. Sin estos agentes, es imposible recuperar la salud y conservarla. La longevidad se expresa siempre por la frugalidad, de una parte, y la vida en el agua y el agua soleada, por otra. Las vacaciones en un entorno marino (o al borde de un río o de un lago) al aire puro y soleado (o en un bosque) son factores de gran salud, de acumulación de energía vital para el invierno y de longevidad.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

NO OLVIDEMOS QUE EL HOMBRE ES UN ANIMAL TROPICAL (QUE HA PERDIDO SU HÁBITAT ORIGINAL). Es además un animal solar (viviendo durante el día y durmiendo por la noche). De instinto, sin ser nadador, le gusta el agua (baño de los niños al borde del mar, rehusan el baño grande, pero “patalean” en el agua toda la jornada, cuando el calor lo permite). Los “semi-baños”, en estas condiciones, son vivificantes, los “grandes baños” fatigan (miedos enervación de los niños que se les fuerza a nadar). El verdadero baño es el “chapuzón” (baño de asiento de L. KHUNE). Existe recarga de electrones (negativación) por estos “semi- baños” que enriquece el organismo de iones negativos. Los átomos celulares colman su carencia en electrones (perdidos). La positividad (pérdida de electrones) es la muerte, la negatividad, es la vida. Para negativizar (comer, absorber negatones: electrones) hay que comer crudo y vivir en contacto con el agua, el aire y el sol.



LA TIERRA Y EL AGUA SON LAS GRANDES FUENTES DE NEGATIVIZACIÓN. Sentarse en una corriente de agua (baño de asiento), después de un largo paseo, ALIVIA mejor que un buen reposo. El sacerdote KNEIPP, sin saberlo, por sus baños de pies y afusiones locales, realizaba este fenómeno de asimilación electrónica (negativación de los sujetos enfermos y positivizados). El lugar de las curas KNEIPP en el bosque bávaro, ampliamente aireado y soleado, contribuía a la cura. El alimento crudo es todo lo que entra en el organismo y es útil para su economía. El veneno es lo que es inútil o se vuelve inútil.

CLASIFICACIÓN DE LOS ALIMENTOS BUCALES Los alimentos clásicos (tomados por la boca) se clasifican en varios grupos: 

LOS ALIMENTOS TERNARIOS (agua) H2O + (carbono) C - formados por 3 elementos (y minerales), son:  Las féculas (tubérculos, raíces azucaradas: patata, pataca ...).  Las verduras: zanahoria, alcachofa ...  Los almidones (cereales): trigo, maíz, cebada, centeno, arroz, mijo, trigo sarraceno ...  GLÚCIDOS - Los azúcares (frutas, miel, savia de las cañas de la remolacha, de los árboles): frutas jugosas y secas , melazas, azúcar líquido o cristalizado.  Las celulosas (pulpas de las verdura y de las frutas jugosas), azúcar muy pobre.

219


M é t o d o

220



M .

S t é p h a n

LOS ALIMENTOS CUATERNARIOS (agua) H2O + (carbono) C + (nitrógeno) N - formados por 4 elementos (y azufre y otros minerales), son:  Los alimentos nitrogenados de 10 clase (completos en “ácidos aminados”): leche, clara de huevo, frutas grasas (nuez) y soja).  Los “nitrogenados” de 20 clase: leguminosas PRÓTIDOS (garbanzos, alubias, lentejas).  Los “nitrogenados” de 30 clase (muy incompletos en ácidos aminados): los cereales, las patatas (por su piel).



LOS ALIMENTOS GRASOS (O LÍPIDOS) - grasas y aceites.  De origen animal (las grasas de las carnes, la manteca, el tocino, las grasas de la leche, la nata, la mantequilla, las grasas del huevo).  De origen vegetal (las frutas grasas: oleaginosas, LÍPIDOS nueces, avellanas, almendras, piñones, pistachos, aceitunas, nueces de coco ...), las grasas de las leguminosas (aráquidas, soja ...), las grasas de palma y de los cereales: trigo, maíz ...



LOS OLIGO-ELEMENTOS - Vitaminas, minerales (plásticos y catalizadores), diastasas, hormonas, aromas, estimulinas ... “ Los consejos de lo más loco son dados en materia de alimentación y dados con toda buena fe. Todo contribuye en la sociedad para hacer comer incorrectamente a los individuos: el placer, las leyes económicas, la falsa ciencia médica ... “. Estudios complementarios sobre los lípidos, los glúcidos y los prótidos “Si tuviéramos solamente dos consejos para dar a los hombres concerniendo a su alimentación, les diríamos que comieran menos y que comieran crudo al máximo. Un buen tercio de las enfermedades desaparecerían siguiendo estas simples reglas “.



EL MILAGRO DE LA FUNCIÓN CLOROFÍLICA Todas las manifestaciones de la materia, de la vida y del pensamiento son milagrosas y la ciencia de los sabios no explica NADA (no hace más que constatar y clasificar los fenómenos). Uno de estos grandes milagros vitales es la fijación del carbón sobre el agua para producir glúcidos (féculas, almidones y azúcares). Con 3 gases inertes (oxígeno, hidrógeno y carbono) la naturaleza, con por agente de ejecución el sol, produce las frutas (materia viva). Las plantas solares transmiten luego su “energía” a la mayoría de los animales y los hombres (herbívoros y frugívoros). Los carnívoros viven de los herbívoros, ya “soleados”. Los granos de sol (fotones) caen en la trampa de la clorofila (pigmento verde de las plantas). La clorofila aparece donde existe un poco de agua.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

La trampa está colocada entonces y va a funcionar, fijando el carbono atmosférico (gas carbónico). Una patata a la sombra no dará ningún tubérculo (féculas), pero grandes tubérculos (ricos en féculas) aparecerán en el aire luminoso, incluso si el sol es pobre. La pigmentación morena de la piel humana, como ya hemos visto, puede contribuir en una cierta medida a la asimilación directa del carbono atmosférico. 

¿PARA QUE SIRVEN LOS LÍPIDOS? Son alimentos pertenecientes a la clase de los lípidos (ver lección precedente). Se fabrican por el reposo (sobrealimentación glucídica), se queman por el movimiento: carbonización muscular.

RECORDAR LAS GRASAS MINERALES (OBTENIDAS DE LOS YACIMIENTOS DE PETRÓLEO : NITRÓGENO FÓSIL , SON LA VASELINA , LA PARAFINA ... OBTENIDAS POR DESTILACIÓN DEL ( FUEL - PETRÓLEO BRUTO -).

Estas grasas no son asimilables para un organismo humano. Algunas levaduras, al contrario, se alimentan de ellas (carne convencional: sucedáneos del petróleo). Peligros. Esta grasas en el organismo humano, tapizan el epitelio del intestino y aislan las secreciones digestivas (jugos) y las glándulas de absorción. Los chocolates dietéticos (!) a base de vaselina y los laxantes a base de parafina (muy aconsejados) son siempre peligrosos porque impiden las digestiones y las asimilaciones y porque “desvitaminizan el organismo en vitaminas liposolubles (llevan a las vitaminas orgánicas, ávidas de cuerpos grasos, hacia el exterior). Los laxantes basándose en parafina “bombean” literalmente las vitaminas grasas del cuerpo y las expulsan por el ano. La desvitaminización es una de las 4 fases de la desvitalización, con la desmineralización, la desdiastasación y la deshormonización. 

¿QUÉ VALOR TIENEN LAS “VEGETALINAS”, LAS “MARGARINAS” y las famosas “MANTEQUILLAS VEGETALES”? Como cuerpos grasos de origen animal, tenemos las mantequillas, las natas (unas y otras obtenidas de la leche), las margarinas (grasas de buey, incorporadas de aceites vegetales: aráquida por ejemplo) y las mantecas (grasas de cerdo). Las “margarinas” a menudo son tratadas químicamente (calentamiento, bicarbonato, decoloración ...). Las “vegetalinas”, grasas esencialmente de origen vegetal (aráquida, nuez de coco, palma ...) son aceites, que para el comercio deben ser solidificados (mantequillas vegetales).

221


M é t o d o

222

M .

S t é p h a n

Esta solidificación es producida por hidrogenación (saturación de los ácidos grasos). Algunas mantequillas vegetales (vendidas en tiendas de régimen) son llamadas “no hidrogenadas”. Ignoramos el procedimiento de solidificación utilizado. ¿Puede ser por congelación? 

ORIGEN DE LOS CUERPOS GRASOS VEGETALES  LOS ACEITES (aráquida, nuez de coco, palma, adormidera, maíz, tornasol, colza, pepitas de uva, hayuco de haya, pepitas de calabaza, etc..).  LAS FRUTAS OLEAGINOSAS (avellanas, nueces, aceitunas, almendras). RECORDAR LA

ALMENDRA ES LA REINA DE LAS FRUTAS GRASAS Y SU ACEITE , LA REINA DE LOS ACEITES .



LUEGO

LE SIGUE LA ACEITUNA .

LAS FRUTAS OLEAGINOSAS SON SUFICIENTES PARA EL HOMBRE. No necesita cuerpos grasos animales (demasiado ricos en colesterol y ácidos grasos saturados), ni de aceites (aislados de las plantas). El ateroma y la arteriosclerosis resultan del abuso de los cuerpos grasos saturados (grasas y mantequillas). El abuso de los aceites desvitaliza (aceituna, nuez, aráquida) aunque sean tratados químicamente o no, provocando depósitos biliares excesivos o molestando la asimilación. Los cuerpos grasos cocidos (cocina con grasa, con mantequilla o con aceites) deberían estar prohibidos (producción de alquitranes = glicerina carbonizada y acroleinas = ácidos grasos quemados). Estos productos, obtenidos de los fritos (de todas clases) son cáncerígenos (experimentos sobre ratas). RECORDAR LA

RACIÓN GRASA

(CALCULADA

POR LOS SABIOS , A RAZÓN DE

1

GR...

POR KILO DE PESO CORPORAL ) ES UN MITO CIENTÍFICO .

Los animales no lo tienen en cuenta. La vaca, nada más que con la hierba verde (glúcido pobre) produce leche y mantequilla. Un sabio, partiendo del análisis podría aconsejar añadir a su régimen cuerpos grasos, la vaca caería enferma inmediatamente. Los hombres, frugívoros de origen, encuentran los cuerpos grasos que necesitan, comiendo nueces. Ello es suficiente. No taponarán sus arterias (ateroma) y no tendrán necesidad de corazón artificial, ni de trasplante de corazón extraño. Economía vital para todos y nada de desilusiones para las familias.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

ENTONCES, ¿A QUE SE LE LLAMAN ÁCIDOS GRASOS SATURADOS? Se habla todo el tiempo de esta saturación grasa, pero nunca se explica. - LA ATEROMATOSIS - Se forma sobre las paredes internas de los vasos sanguíneos (arterias principalmente) estrías de un blanco amarillento y de dimensiones variables (residuos grasos). Las estrías son formadas por gotitas de grasa, poco a poco se convierten en placas (nódulos) teniendo un núcleo de colesterol (pasta más amarillenta que el resto). En esta etapa, existe aparición de leucocitos (células de los tejidos irritados), penetración y destrucción de la zona nº 2 (media) bajo ateromatosis de la arteria y fijación de sales de calcio. Las consecuencias de estos depósitos son:  El tamaño de los nódulos puede aumentar y formar un verdadero tapón arterial (circulación sanguínea trabada).  Los nódulos pueden ÚLCERArse conllevando una hemorragia o la formación de un coágulo.  Toda una zona de nodulación puede rebajar el tejido arterial y provocar la aparición de una hernia (hinchazón del conducto, llamado aneurisma). Los aneurismas pueden romperse, de donde proviene a menudo la parálisis y la muerte (ruptura del aneurisma cerebral). Entonces, sabemos que la oclusión de las arterias, arteriolas y capilares, es causada por las placas constituidas de materias grasas, no oxidadas y no eliminadas. Las arterias coronarias (que alimentan al corazón) son las más vulnerables a este “bloqueo” (ateroma, infarto de miocardio). Una tasa demasiado elevada de colesterol precede siempre a la enfermedad cardiaca; el consumo de grasas saturadas tiene una influencia sobre este doble fenómeno; los ateromas (tumores artificiales) contienen siempre colesterol. El reemplazo de las grasas saturadas por grasas no saturadas conlleva una mejor distribución del colesterol en el organismo. Deja la sangre, se vuelve utilizable y se fija normalmente en los tejidos. Todas las grasas (o aceites) están formadas por grandes moléculas compuestas de 3 pequeñas moléculas de ácidos orgánicos, ligadas a una 40 molécula de glicerina. Las moléculas de ácidos orgánicos son cadenas de átomos de carbono, teniendo en su extremo dos átomos de oxígeno y un átomo de hidrógeno. Cada átomo de carbono presenta una valencia cuádruplo (pueden estar ligados los unos con los otros bien por enlaces simples o bien por enlaces dobles). Las valencias que no sirven a los átomos de carbono pueden permitir la combinación con los átomos de hidrógeno. Las grasas formadas por ácidos grasos con pocos enlaces dobles son llamadas saturadas, las grasas con ácidos grasos, ricos en enlaces dobles son llamadas no saturadas o insaturadas. Las grasas saturadas son duras (y de origen animal), las grasas no saturadas son líquidas (y de origen vegetal).

223


M é t o d o

224

M .

S t é p h a n

El colesterol se forma en el organismo (a expensas de algunos glúcidos); el exceso es expulsado por la bilis (sales biliares). Algunos alimentos son ricos en colesterol (menudillos, huevos, mariscos). La combinación ácidos grasos saturados + colesterol (de origen interno) es difícil de disociar. El inverso, ácidos grasos no saturados + colesterol es al contrario muy fácil de disociar. Esta combinación es el vehículo del colesterol. La colesterolhemia (favoreciendo las ateromatosis) es debida a una mala repartición del colesterol orgánico y en su falta de eliminación por las grasas fijadoras en el ámbito de la sangre. Se ha dicho que los aceites no saturados eliminaban el colesterol, sin embargo, hay que reducir de una parte el almidonismo y de otra parte los cuerpos grasos animales. Los aceites no saturados no son medicamentos.. CUADRO DE VITAMINAS

El cuadro siguiente es dado a título indicativo. Es incompleto (existen vitaminas desconocidas) y no permite orientar correctamente la alimentación.

VITAMINAS

FUENTES:

CARENCIAS:

ACCIONES:

(Axeroftolcaroteno)

Hojas verdes, arándano, mantequilla, huevo.

Eczema y trastornos de la vista.

Crecimiento, piel, mucosa, circulación

B1 (Aneurina o tiamina)

Semillas de los cereales

Trastornos Digestivos

Influjo nervioso

B2 (Riboflavina)

Semillas, leche, levaduras

Detención del crecimiento

Oxidación celular

B3 o PP “Pellagra Preventing”, (Amino de el ácido nicotínico)

Levadura de cerveza, hígado y riñones de mamíferos

Enfermedades de la piel y de los nervios. Trastornos digestivos inflamación de la mucosa intestinal

Metabolismo de los glúcidos y de los lípidos

B4 (Adenina):

Levadura de cerveza, hígado y riñones de mamíferos, remolacha

Glóbulos blancos

Permite la síntesis de los núcleo- protéicos

B5 (Ácido pantoténico):

Levaduras, huevos, hígado, ostras, leche

Trastorno del hígado, de la piel

Protección de la piel

A


M é t o d o

M .

S t é p h a n

225

B6 (Piridoxina)

Huevos, levaduras, patatas

Trastornos del hígado

Metabolismo de los lípidos

B9 (Pirodoxina derivada de la Piridina)

Verduras frescas y hojas verdes, espinacas, espárragos

Trastornos dentro de la hematopoyesis: Anemia, trastorno del crecimiento

Actúa en la formación de la sangre siendo esencial para la maduración de los megaloblastos como en el metabolismo de algunos ácidos aminados

B12 (Cianocobalamina)

Hígado, tejidos vivos, Verduras

Anemia perniciosa

Glóbulos rojos

Ácido fólico (Grupo B)

Espinacas, zanahorias, levaduras, hígado

Anemia, raquitismo

Energía nutritiva

C (Ácido ascórbico)

Naranjas, limones, pomelos, perejil, zanahorias

Raquitismo Anemia

Tónico celular

D (Colhecalciferol)

Sol, mantequilla, leche, hígado

Raquitismo

Regulación del equilibrio fósforo-cálcico

E (Tocoferol

Semillas de los cereales, perejil, jalea real

Trastornos genitales

Fertilidad y longevidad

F: (es el conjunto de los ácidos grasos insaturados. Por ejemplo: el ácido linoléico)

Aceites no saturados

Eczema

Metabolismo general

H (Biotina)

Levaduras, coliflor, champiñones

Astenia y dermatosis

Metabolismo de los lípidos

K ( Filloquinona)

Espinacas, tomates, patatas

Pérdida de la trombina

Coagulación de la sangre

P: (3 sustancias poseen una acción vitamínica P, son: la citrina, la rutina, la esclusoida.

Frutas

Trastornos circulatorios

Permeabilidad celular

RECORDAR LAS

VITAMINAS LIPOSOLUBLES SON LAS

A, D, E, F, K B Y C.

Y

P;

LAS VITAMINAS

HIDROSOLUBLES SON LAS

Este cuadro no tiene ningún valor. Hay que comer vegetales crudos y coloreados (todos los colores, he aquí la única regla).


M é t o d o

226



M .

S t é p h a n

LA FUNCIÓN DE LA CELULOSA Los glúcidos (o hidro-carbonos) comprenden: los azúcares (frutas), los almidones (cereales) y las féculas (tubérculos). Hay que añadir las celulosas (azúcar de las hierbas: tallos, pulpas, pieles). Azúcares pobres que sólo los herbívoros (vacas) pueden utilizar gracias a la longitud del su tubo digestivo (20 metros o más) y sus fermentos muy activos. Sin embargo, el hombre (frugívoro) necesita un poco de celulosa, en sus comidas, para hacer volumen (poner en contacto el bolo alimentario con las paredes secretoras de las bolsas: digestión y absorción), para excitar el tránsito intestinal (Aliviar el estreñimiento por las contracciones peristálticas) y en fin, para normalizar la fauna colibacilar (que vive de celulosa y degenera en un medio demasiado rico en glúcidos, lípidos o prótidos : colibacilosis). Las celulosas constituyen el armazón del vegetal (membranas, vasos del líber y de la madera, pieles y cortezas). Las papillas celulósicas ( verduras hervidas y prensadas) limpian el intestino (deshollinamiento) preparan la entrada a los ayunos hídricos o integrales y permiten la salida de ellos sin accidentes (nada de frutas, peligrosas, en ese momento).



LOS AZUCARES INDIRECTOS Y RETARDOS Existen azúcares y azúcares. Los glúcidos, obtenidos de los almidones y de los tubérculos (harinas) son los “azúcares-retardo”, es decir, que es necesario un trabajo digestivo lento para transformarlos en azúcares musculares. Hígado y páncreas (con la ptialina salivar) deben actuar enérgicamente. Por otra parte, se sabe que las patatas y los cereales (trigo, maíz, arroz ...) deben ser tratados por el fuego (dextrinización) para ser aceptados por el tubo digestivo humano (que no es el de los granívoros, con múltiples bolsas, capaz de dextrinizar correctamente y en frío los almidones). Resulta de este estado que los almidones cocidos son menos digestos y exigen largos esfuerzos digestivos (impresión de estar mejor alimentado de los trabajadores de fuerza). Los azúcares indirectos en los cuales están incluidos los glúcidos obtenidos de las cañas de azúcar, remolacha ... se les denomina dextrosas, en general se presentan cristalizados (sacarosas de los azúcares blancos industriales o de los azúcares morenos). Piden igualmente un esfuerzo digestivo, pero menor que los anteriores. Los azúcares directos son las levulosas, glúcidos obtenidos de las frutas, de la miel, de la alcachofa, de las patacas, (inulinas, vecinas de las secreciones pancreáticas; insulinas). Las levulosas son asimiladas directamente. Las levulosas son azúcares (zumos) que fluyen de las manzanas cocidas. Ayudan a curar a los diabéticos (es decir a eliminar los malos azúcares indirectos, inasimilables).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los azúcares levulósicos son quemados en los músculos y provocan las contracciones musculares. 

LA FAMOSA RACIÓN AZUCARADA Es de 500 a 800 gr.... al día. Estas cifras son falsas (arbitrarias). Tendrían que tener en cuenta la calidad de los glúcidos (ver más arriba). Ejemplo: 500 gr... de pan blanco al día es un envenenamiento lento; 1 Kg... de frutas jugosas, una cura de revitalización.



EL SEGUNDO MILAGRO DE LA VIDA: LA MATERIA NITROGENADA Combinando 3 gases (oxígeno, hidrógeno y carbono) con el nitrógeno atmosférico, se produce la materia nitrogenada (prótido, albuminoide o alimento cuaternario). Aquí, la clorofila ya no actúa, son los microorganismos del suelo los que cumplen esta función de fijadores. El hombre, en una cierta medida y en ciertas condiciones de entrenamiento, puede fijar directamente el nitrógeno atmosférico (ver más arriba). FUENTES DE PRÓTIDOS.  Animales: carnes de los animales (carnes y pescados), quesos, huevos y leche.  Vegetales: leguminosas: habas, judías, lentejas, garbanzos, champiñones y soja.  Frutas nitrogenadas: nuez y almendras secas. RECORDAR COMO

PARA LOS GLÚCIDOS , TODOS LOS PRÓTIDOS NO SON EQUIVA LENTES

(PARA

EL HOMBRE ).

Primeramente, hay que elegir preferentemente los prótidos que pueden comerse crudos y de entre los que se comen cocidos, hay que seleccionar los menos tóxicos para nosotros (con respecto a nuestros riñones). LA RACIÓN NITROGENADA: calculada de 50 a 100 gr.... por los clásicos, no corresponde a la realidad. Los prótidos completos, específicos y tomados crudos son los más indicados (quesos frescos, para el hombre), en ese caso la ración puede ser fuertemente reducida. La alimentación super-nitrogenada (y de mala calidad: no-específica y desnaturalizada) conduce rápidamente a los trastornos renales (uremia) y a los reumatismos (ácido úrico). El comedor de carnes agota sus riñones y desequilibra su sangre. Carnes rojas y sal de cocina son los enemigos nº 1 de la longevidad humana. 

LOS OLIGO-ELEMENTOS Los minerales son plásticos (calcio por ejemplo) o catalizadores (dinamógenos).

227


M é t o d o

228

M .

S t é p h a n

Se distinguen los metales (hierro, cobre, manganeso ...) de reacción alcalina y los metaloides (iodo, flúor ...) de reacción ácida. Sus combinaciones, como en química inorgánica, producen sales (neutras) tales como el cloruro de sodio (sal de cocina hecha de ácido clorhídrico y de sosa básica). Los minerales plásticos forman nuestros huesos, nuestros cartílagos, nuestros dientes; las redes de la materia nitrogenada retienen los minerales como la red del pescador retiene los peces. La desmineralización, es la pérdida de los minerales de constitución (acidez de los humores). Los minerales catalizadores actúan como las vitaminas, favorecen los metabolismos digestivos y celulares. El equilibrio ácido-alcalino (pH = 7) de nuestros humores permite numerosos fenómenos orgánicos y el paso de las corrientes neuro-electrónicas (conducto-resistividad humoral) indispensables para la vida celular. RECORDAR EVOLUCIÓN

E INVOLUCIÓN

-

Los minerales deben ser filtrados y diluidos por su paso a través de membranas vivas (vegetales o animales) para convenir al hombre. Los minerales brutos involucionados, no son asimilables (calcio bruto) o tóxicos (arsénico bruto). 

LAS VITAMINAS (ver cuadro anterior) Alimentos llamados de encendido (favoreciendo los metabolismos digestivos y celulares). Comparables a los catalizadores minerales. Las vitaminas deben ser naturales. Las “sintéticas” son imitaciones peligrosas (tóxicas).



LAS DIASTASAS Fermentos (lactasas, azucarasas, peptasas ...), facilitan las digestiones y las asimilaciones. Son las que los industriales de la conserva intentan destruir para conservar mejor sus productos. Algunas diastasas son verdaderos pequeños gérmenes (levaduras).



LAS HORMONAS Secreciones de las glándulas endocrinas. Existen hormonas animales y otras vegetales (anxinas). Saturan todos los organismos y todos los alimentos. Existe entonces un sexo y una edad en los alimentos.



LOS AROMAS Son igualmente factores alimentarios próximos a las hormonas por su acción.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

“ La bilis y la urea son los dos venenos residuales del organismo. Los dos grandes filtros que se deben vigilar entonces, son el hígado y los riñones. Todos los enfermos sufren de insuficiencias a este nivel y todos los que gozan de buena salud deben estimular periódicamente estos dos emuntorios “. Notas complementarias - Reglas que se deben retener La “desvitalización” - Origen de los prótidos El proceso de la uremia - Almidonismo y diabetes “Las materias fecales (restos de almidones y fibras de carne) liberadas de su bilis, podrían volver a servir como alimento y la orina, liberada de la urea y convertida en agua, podría servir ocasionalmente de bebida “. 1) - REGLAS FUNDAMENTALES QUE SE DEBEN RETENER

El hombre no está hecho para comer cualquier glúcido. Sólo le convienen los azúcares directos (frutas). El hombre no está hecho para comer cualquier prótido. Sólo le convienen los albuminoides completos y tomados crudos (quesos). El omnivorismo (gastronómico o científico) basado sobre el calorismo, las raciones químicas y los análisis de oligo-elementos, conduce al rancho alimentario, fuente de indigestión y de saturación humoral en desechos y residuos metabólicos, con deterioro más o menos rápido de las glándulas digestivas y endocrinas y luego de los filtros emuntoriales. La enfermedad general, primero funcional, no tiene otro origen, las enfermedades sintomáticas y lesionales son las “hijas” de la enfermedad general. El órgano enfermo es víctima y no responsable. El diagnóstico médico “local” es una pista falsa, la terapéutica local, anti sintomática, es una ilusión. La reforma alimentaria (dietética primero y luego nutricional, es la “clave de bóveda” de toda terapéutica verdadera y de toda higiene fisiológica. A esta reforma debe añadirse todo un programa de vida natural (los 10 agentes biomédicos: agua, ejercicios, plantas ...). 2) - EL CALOR, PRIMER FACTOR DE DESNATURALIZACIÓN

El calor mata las diastasas, desde los 45º (método de conservación), un poco después los alimentos pierden sus aromas y sus hormonas (olores del verano, hacia los 50º). Las primeras vitaminas se dislocan a alrededor de los 65º. Son las hidrosolubles que se evaporan en el transcurso de la cocción, con los aromas. Las vitaminas más resistentes son las liposolubles (que se encuentran en las grasas). Estas últimas ceden a su vez, hacia los 80º.

229


M é t o d o

230

M .

S t é p h a n

Están todas muertas (a pesar de los análisis) más allá de los 120º. Los minerales son precipitados (devueltos a su estado de involución) desde los primeros vapores y después de una larga cocción todas las sales son eliminadas (de ahí la necesidad de “salar” para el gusto).

3) - ¿QUÉ ES UN ALIMENTO DESVITALIZADO?

Es un alimento que ha perdido sus principios vivos bien sea por el fuego o por cualquier otro medio (químico). La “desvitalización” está formada de desdiastasación, de desmineralización y de desvitaminización. RECORDAR AÑADAMOS

IGUALMENTE LA DESHORMONIZACIÓN Y LA DESAROMATIZACIÓN.

Todo ello con carbonización de los glúcidos y de los prótidos (carbonización = bloqueo molecular + compuestos tóxicos: caramelo, alquitranes ...) cuando el fuego interviene más allá de los 100º (sartén de freír: de 300º a 800º). El simple secado desvitaliza, el frío es menos asesino. El alimento desvitalizado contribuye a la intoxicación orgánica. Es el alimento desnaturalizado, el productor de engrudos y cristales. Acrecienta los daños del alimento no-específico. El colmo es el alimento no-específico y desnaturalizado, existen hombres que sólo comen este género de alimentos (que denominamos: veneno lento) y que añaden a este régimen, alcoholes, tabaco, café ... venenos rápidos, análogos a los medicamentos.

4) - RÉGIMEN HIPOTÓXICO

Es el régimen nutricional correcto que se implanta en la cura de revitalización (después del régimen autolítico, administrado en dietética, en la cura de desintoxicación). Las 3 curas en Biomedicina son: La cura de desintoxicación (dietética) destinada a eliminar las sobrecargas humorales. La cura de revitalización (nutricional) destinada a colmar las carencias (resultantes de las antiguas sobrecargas y producidas por la autolisis). La cura de estabilización, destinada a equilibrar los intercambios y a no saturar nunca (es decir a no caer enfermo).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

231

RECORDAR EL

RÉGIMEN HIPOTÓXICO

(QUE

NO PRODUCE

“ESCORIAS”,

DESECHOS Y RESI-

DUOS HUMORALES, MÍNIMOS) ESTÁ CONFIGURADO DE LA FORMA SIGUIENTE:



Alimentos específicos.



Alimentos crudos (no desnaturalizados de una manera o de otra).



Alimentos tomados en pequeña cantidad (5 o 6 comidas al día).



Alimentos celulósicos, estimulando las eliminaciones fecales (2 o 3 heces al día). REGLA: TANTAS HECES COTIDIANAMENTE COMO COMIDAS SE HAGAN .

5) - PROBLEMAS PLANTEADOS POR LOS PRÓTIDOS (ALIMENTOS NITROGENADOS O ALBUNIMOIDES)



DIGESTIÓN DE LOS PRÓTIDOS: Bajo la acción de los jugos estomacales (pepsina y ácido clorhídrico), se descomponen en ácidos aminados (alrededor de 20), de los cuales algunos son indispensables (esenciales). Algunos prótidos son más completos que otros (la leche, los quesos, por ejemplo).



LOS PRÓTIDOS VEGETALES Y LOS PRÓTIDOS ANIMALES: Reducidos a ácidos aminados, los prótidos han perdido su origen y son equivalentes (químicamente hablando). Este razonamiento ha hecho nacer 3 teorías: * Teoría vegetaliana: Entonces no es necesario comer productos animales o subproductos animales (cuyos desechos y residuos son demasiado tóxicos para nosotros), ya que tenemos en los vegetales nitrogenados (leguminosas y frutas nitrogenadas) todos los ácidos aminados necesarios. *Teoría carnívora: si los prótidos animales se reducen a componentes (ácidos aminados) no diferenciados con respecto a los vegetales, a que viene privarse de ellos, los productos animales son más agradables al gusto, comámoslos entonces. *Teoría mixta: a pesar de los análisis químicos que afirman la no-diferenciación de los ácidos aminados en función de su origen, la experiencia demuestra que necesitamos prótidos animales. En conclusión, hay que comer un 50% de prótidos de cada especie.


M é t o d o

232

M .

S t é p h a n

RECORDAR CRÍTICA

A LAS

3

AMINADOS

TEORÍAS :

* LA

(VEGETALES

ANALOGÍA ENTRE LOS

2

GRUPOS

Y ANIMALES ) SÓLO ES QUÍMICA .

Biológicamente, difieren. La experiencia del “pequeño” hombre que se quiere criar únicamente con leche vegetal (almendra o soja) y que sufre de raquitismo, es concluyente al respecto. Añadamos que los vegetalianos (integrales) están sin energía y presentan carencias musculares importantes. Ciertamente, los prótidos vegetales son menos tóxicos para el hombre, pero hay que cocerlos (soja y leguminosas), o sea desnaturalizarlos mediante el fuego. Sabemos lo que eso quiere decir. Las leguminosas, sin embargo, no están desprovistas de toxinas, incluso cocidas. Ciertamente se pueden comer nueces (fruta nitrogenada), pero la base es insuficiente. Más vale comer subproductos animales que las leguminosas y la soja. El altramuz y el haba son particularmente peligrosas. La campaña hecha alrededor de la soja (alimento nitrogenado perfecto) es más económica que biológica. El hombre nunca podrá pasar de los subproductos animales (pequeño carnivorismo, no sangrante). * Experimentalmente, los prótidos animales “esclerosan” los tejidos humanos (ácido úrico, urea, colesterol) y más principalmente las arterias, el corazón y los riñones. La sangre de los mamíferos (menudillos) y las carnes grasas (charcutería) son alimentos particularmente malos. Los animales jóvenes y las hembras tienen carnes menos tóxicas que los viejos y los machos; las carnes coloreadas (negras o rojas) son más peligrosas que las “blancas”: ternera, pollo, conejo; las carnes de los animales más bajos en la escala de los seres vivos son menos buenas que las de los animales superiores. Sin embargo, el hombre no es un carnívoro sangrante. * El hombre puede evitar obtener los ácidos aminados que necesita, de las leguminosas y de la soja (desnaturalizadas y tóxicas); la mezcla de los ácidos aminados a mitad (vegetales y animales) no es obligatoria; sin embargo un “régimen nitrogenado” con frutas (nueces) y quesos es una sana combinación. RECORDAR EL

HOMBRE POR SUS ORÍGENES SUBPRODUCTOS ANIMALES

(PRIMO (LECHE,

DEL SIMIO ) DEBE COMER HUEVOS , QUESO ).

Las carnes sangrantes, al contrario, le están prohibidas. Los pescados son tolerados sin abuso.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Es menos peligroso y más energético, para el hombre, comer una parrillada que un plato de judías. Los “atiborrados de leguminosas” y que se abstienen de carne, están en tan mal estado como los “atiborrados de carnes”. El mal de los occidentales y su régimen super-nitrogenado de origen cárnico. Los químicos, afirmando la equivalencia de los prótidos (vegetales y animales) se han equivocado una vez más. Ej....: Un león, alimentado con lentejas o soja, muere en algunos meses. La especificidad domina el problema. 6) - MECANISMO DIGESTIVO DE LOS PRÓTIDOS

Las moléculas protídicas son dislocadas en ácidos aminados (mono-péptidos). Absorbidos a nivel del intestino delgado, estos ácidos aminados van al hígado por la vena porta. Allí, se reagrupan según las necesidades para contribuir a formar tejidos nuevos (sangre, células ...). El excedente (inutilizado) o las masas carenciadas (desprovistas de ácidos esenciales) van a los riñones para ser evacuados. Pero los riñones humanos rehusan filtrar las fuertes dosis de estos desechos úricos. No están previstos para ello. Los riñones secretan, entonces, el amoníaco (producto alcalino) que neutraliza los ácidos aminados. Este producto siempre pasa mal a través del filtro renal. Los grandes comedores de carnes entonces, están bañados por un líquido humoral más o menos ácido o amoniacal. Las fieras “mean” su amoníaco (olor de las jaulas de fieras), no los hombres. Las acideces humorales son neutralizadas por las bases minerales del organismo (huesos, dientes, calcio de la sangre ...). Desmineralización por acidísimo (debido al carnivorismo). Se ha dicho que el excedente de los prótidos era quemado por los músculos, como el azúcar. Así, hacen las fieras, pero para el hombre, es diferente. Se queman, pero dejan compuestos residuales tóxicos (ácidos , amoniacos ...) que envenenan el organismo humano. 7) - UREA INTERNA Y UREA EXTERNA

Debemos luchar contra el exceso de urea exterior, porque la fabricamos interiormente por la función de los metabolismos celulares (urea interior de renovación tisular). Dos corrientes de urea: la alimentación protídica y los residuos celulares, pero una sola eliminación: los riñones, que dejan filtrar sólo una muy débil tasa. El artritismo caracteriza el envenenamiento ureico alimentario, que abre la puerta a otras enfermedades.

233


M é t o d o

234

M .

S t é p h a n

SANGRE Y LA TASA DE NITRÓGENO EN ELLA La carga de la sangre de urea no debe sobrepasar de los 30 a 50 centígramos por litro. Se tolera, oficialmente, una cifra más elevada (80) (con la condición de que los riñones evacuen cada día la mitad de esta urea, es decir, 40 centígramos). Esta tolerancia no es más que un agotamiento renal (Ej....: un borracho puede beber 3 litros de vino al día, ya que no titubea; en verdad, el sujeto soporta una dosis de productos tóxicos, pero sufre por ello y puede morir lentamente). Es el mal concepto de la salud por la escuela clásica. No le inquieta si el sujeto no resiste más. Se denomina enfermedad (que principia oficialmente) lo que a nuestros ojos es ya una catástrofe final. Para el médico alópata, no se “cura” a un sujeto sano (la medicina preventiva no existe o no sabe lo que es). Sin embargo, existe una medicina verdadera, la higiene fisiológica preventiva (Biomedicina). La cifra limite de urea en la sangre es 40. Esta cifra es la del umbral de las nefritis (!). Los naturópatas aconsejan 20 e incluso 15. RECORDAR LA

RACIÓN PROTÍDICA :

60

GR. DE ALBÚMINA

PROTÍDICOS BIEN ELEGIDOS

-

NUECES Y

(OBTENIDOS DE ALIMENTOS QUESOS -) SON SUFICIENTES .

Hay que depurar los depósitos sanguíneos mediante ayunos periódicos.

8) - CUADRO DE LOS PRÓTIDOS (PARA 100 GR..)



ORIGEN ANIMAL: - Quesos secos (gruyère)

30%

- Quesos frescos

10%

- Huevos

15%

- Ostras y mejillones

12%

- Leche fresca

7%

RECORDAR LA

CARNE

(BUEY) = 25%

Y EL PESCADO

= 20%


M é t o d o



M .

S t é p h a n

235

ORIGEN VEGETAL: - Frutas nitrogenadas (almendras, nueces ...)

15%

- Setas

10% RECORDAR

SOJA = 35%,

CACAHUETE

= 30%, LEGUMINOSAS (HABAS, ...) = 25%.

JUDÍAS ,

LENTEJAS

Los alimentos mencionados en RECORDAR. no son válidos para el hombre. Hay que cocerlos. RECORDAR. ¿SE

PUEDEN COMER VARIOS PRÓTIDOS AL MISMO TIEMPO ? ESPECÍFICOS

(EJ.....:

SÍ!,

SI SON

NUECES Y QUESO ).

A PROPÓSITO DE LA SOJA Como fuente nitrogenada, se intenta hacer adaptar este alimento a los occidentales. En verdad, la soja es un alimento nitrogenado muy rico (35%), pero se come cocido (desnaturalización dañina). Además la soja pertenece a la familia de las leguminosas (portadoras de toxinas). No olvidemos que los análisis químicos no traducen la verdadera riqueza biológica de un alimento. 9) - PROBLEMAS PLANTEADOS POR LOS GLÚCIDOS

Glúcidos: alimentos hidrocarbonados = carbones orgánicos. Están formados por oxígeno, hidrógeno y carbono. El carburante glucídico: se oxida bien y deja pocos desechos (salvo agua y gas carbónico, de eliminación fácil para los riñones y los pulmones). Los prótidos son el acero del motor humano (alimentos plásticos), los glúcidos son el carbón (alimentos dinámicos). Hacer de los prótidos alimentos dinámicos (carburantes) es un no sentido nutricional (para el hombre). Es hacer fuego con objetos ofreciendo más monturas de hierro que de madera. Se quema, pero la hoguera se llena rápidamente de desechos metálicos sobreañadiéndose a las cenizas (de la madera).


M é t o d o

236

M .

S t é p h a n

Los glúcidos se clasifican en 3 categorías: 

LOS AZUCARES DIRECTOS: (transformación sin el socorro de los jugos pancreáticos y hepáticos - carburante muscular directo: levulosas (frutas levulósicas, miel, etc..).



LOS AZUCARES INDIRECTOS: exigen la actividad del páncreas y el almacenamiento glucogénico del hígado. Son las sacarosas y todas las dextrosas. RECORDAR LAS

HORMIGAS

DISTINGUEN

BIEN

(PREFIEREN

ENTRE

LEVULOSAS

Y

DEXTROSAS

LAS PRIMERAS ).

Haciendo pasar un rayo de luz, la levulosa desvía el plano hacia la izquierda y la dextrosa hacia la derecha. A parte de esto, el químico no distingue nada más para diferenciarlas. Sin embargo, biológicamente, la levulosa es un mejor carburante que la dextrosa (siempre para el hombre). 

LOS “AZUCARES RETARDO” pueden ser causa de etilismo en los bebés y de cirrosis (alcohólica) en las ancianas, sobrealimentadas con harinas y pequeños pasteles.

10) - ESTUDIO SOBRE LOS ALMIDONES

El almidón es un “carburante retardo”, práctico para el hombre que trabaja. Para aprovechar bien los almidones, hay que predigerirlos (es decir, dextrinizarlos: operación difícil por el fuego). Se expulsan en las heces muchos desechos de almidón. El almidón de los tubérculos (patatas) no es comestible en el estado crudo, hay que cocerlo igualmente. Patatas y arroz son los almidones mejor tolerados por sus moléculas grandes (fácilmente dislocadas en el transcurso de las digestiones). El almidón de las castañas es preferible a los otros almidones cocidos. El almidón de la banana (que se come cruda) es superior a los otros (incluso al de la castaña). La pataca da una fécula (linulina) que, tomada cruda es excelente (comparación válida con la alcachofa y la zanahoria). La inulina es una levulosa (azúcar directo).

RECORDAR EL

ALMIDONISMO

-ENFERMEDAD DEL ...). COLA EN

PASTAS , PATATAS

COMEDOR ABUSIVO DE ALMIDÓN

(HEMOGLIASIS) (ENGRUDOS).

LA SANGRE

DE RESIDUOS COLOIDALES

(PAN,

POR EXCESO


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Síntomas: sangre espesa, vientre grueso, flatulencia, hepatismo, fatiga, diabetes, trastornos visuales ... 11) - CUADRO DE LOS ALMIDONES (PARA 100 GR..)

- Banana y plátanos

25%

- Alcachofa

20%

- Pataca

15% RECORDAR. SON

LOS MEJORES , PORQUE PUEDEN COMERSE CRUDOS .

Luego vienen los que sufren una dextrinización ayudada por el fuego. - Castañas ..................

35%

- Patatas .....................

30%

- Arroz ........................

70%

En tercer lugar, colocamos los almidones de los cereales pobres (ricos en células minerales): - Centeno y mijo ........

50%

- Trigo sarraceno .......

60%

- Cebada y avena .......

50%

RECORDAR ENTONCES,

TENEMOS EN CUENTA MÁS EL FACTOR DE DIGESTIBILIDAD QUE EL DE LA RIQUEZA GLUCÍDICA .

- AZÚCAR DE MESA - (cristalizado: blanco o rojo). Es una sacarosa (azúcar indirecto), además está “quimificado” (cristalizado y blanqueado). Efecto comparable al alcohol. Responsable de insuficiencias hepáticas. Alimento concentrado (como el chocolate, la mantequilla ...). Quimificación por la cal, el ácido carbónico, la ebullición, los gases de azufre ... - Azúcar blanco = azúcar muerto. - EL AZÚCAR DE CAÑA - (rojo) ha sufrido menos. Conserva las vitaminas y los minerales, pero sigue siendo concentrado:

237


M é t o d o

238

M .

S t é p h a n

* La levulosa (azúcar líquido de las frutas levulósicas: manzanas). * La miel, mezcla de dextrosas y de levulosas al 50%. Las abejas enriquecen la miel mediante las diastasas (digestivas, ácido fórmico, aromas ...). * Las mermeladas (caseras o industriales). Tipo de alimento natural “desnaturalizado”. Hay que hacer mermeladas en frío con frutas crudas y levulósicas (o miel). El texto legal: “puro azúcar, pura fruta”, que pretende garantizar las mermeladas es una estupidez. La glucosa sulfúrica es tolerada. La ley fija las tasas de quimificación, más allá existe un fraude antes que nada. -LA RACIÓN AZUCARADA – Está fijada en 5 gr. de almidón, 1 gr.... de azúcar y 1 gr.... de grasa. Es aberrante. ¿Grasa? - inútil - ¿Almidones? - Hay que elegir “El hombre es un animal cocinero. Ha comenzado por la cocina para acabar químico. El Homo-Sapiens no ha existido nunca, al contrario, el Homo Técnicus es muy conocido y el Homo Atómicus se ha convertido en su sucesor “. LÍPIDOS - CALORÍAS - OLIGO-ELEMENTOS - DESMINERALIZACIÓN CELULOSA

“La ciencia de laboratorio sólo puede servir de guía al hombre deseoso de alimentarse correctamente; debe sacar sus reglas de vida de la observación animal y de su... sentido común “. A PROPÓSITO DE LOS LÍPIDOS: Que los cuerpos grasos sean de origen vegetal o animal, da igual, son todos peligrosos por su grado de concentración y por su desnaturalización (si se los calienta mucho). Mantequilla o aceite en la sartén (incluso mantequilla vegetal) tienen los mismos inconvenientes. Todos producen alquitranes y acroleinas cáncerígenas. LA RACIÓN OFICIAL (medicina) contra el adelgazamiento, la friolera, los sabañones ... hace aparecer el colesterol en la sangre, con ateroma, arteriosclerosis, vesícula grande, enfermedades cardiacas ... Los aceites (cuerpos grasos no saturados) son mejores que las mantequillas y grasas animales, demasiado saturadas, sin embargo, la mantequilla cruda a menudo se digiere mejor que la misma cantidad de aceite (de oliva o cualquier otra). Todos los aceites deberían ser afinados en frío para permanecer muy fluidos y obtenidos por una sola presión en frío.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Las frutas oleaginosas (almendra: 55% de aceite; nuez de coco: 67%; avellana: 62%; nuez ordinaria 58%) son las mejores fuentes de cuerpos grasos para el hombre. LA RACIÓN OFICIAL EN LÍPIDOS: 60 gr. al día (de los cuales 30 gr. de grasa animal). Es demasiado. Ración válida: 30 gr. al día, obtenidos de un poco de mantequilla y de frutas grasas. Reglas: moderar el consumo de mantequilla, reducir el de los aceites (incluso sanos), evitar los fritos y abusar de las frutas grasas.

LA DOCTRINA DE LAS CALORÍAS

* SABEMOS QUE: - La caloría es la cantidad de calor necesario para elevar 1 grado, 1 kilo de agua en 24 horas. El calor perdido por un organismo en reposo es de 1.500 calorías cada 24 horas y en trabajo de 3.000. Los alimentos al quemarse liberan calor (carta de las calorías). Los sabios, partiendo de estos hechos, han creído poder afirmar que la ración alimentaria perfecta era la que cubría las necesidades en calorías del organismo, en función de dicha carta. * AFIRMAMOS QUE: -Nunca una teoría ha sido más estúpida y no conforme con la realidad de la nutrición. Los factores: (especificidad, no desnaturalización, digestibilidad, tolerancia individual) que son fundamentales, han sido completamente olvidados.

RECORDAR EJEMPLOS

QUE

“INCAPACITAN”

EL CALORISMO :

* 1) ejemplo: 1 gr.... de azúcar (no importa cual) = 1 gr.... de almidón (no importa cual) = 5 calorías (en el calorímetro pero no en el cuerpo). 1 gr.... de azúcar blanco da 4 calorías, pero provoca fenómenos de congestión hepática con desvitaminización (o complejo B), deterioro pancreático ... * 2) ejemplo: los oficiales afirman que los lípidos son los mejores alimentos energéticos (dinámicos) ya que 1 gr.... de grasa (no importa cual) da 10 calorías (contra 5 por cada gramo de prótido y 5 por cada gramo de glúcido). Toda grasa vale entonces 2 veces más que toda carne o todo azúcar. El mejor plato del mundo, sería entonces, un trozo de manteca. 1 cucharada sopera de grasa de cerdo valdría 2 veces más que una cucharada sopera de miel para un... atleta.

239


M é t o d o

240

M .

S t é p h a n

* 3) ejemplo: un huevo podrido da más calorías (para un mismo peso) que una fruta jugosas. ¿Quién se encontrará bien? RECORDAR TODOS

LOS ALIMENTOS INESPECÍFICOS Y DESNATURALIZADOS POR EL FUE GO , OFRECEN Y CONSERVAN UN VALOR CALÓRICO

(!).

El calorismo es responsable de numerosas enfermedades por azucarismo, carnivorismo, conservismo y almidonismo. - LA VERDADERA RACIÓN ALIMENTARIA, HUMANA -

Se calcula cómodamente, no con una máquina, sino observando el apetito de cada uno, que se caracteriza por digestiones rápidas, un estómago plano, heces embutidas y biocotidianas, un sueño en calma y una boca sana (al despertar). Por supuesto, el apetito es para nosotros la expresión de un hambre normal y se ejerce únicamente sobre los alimentos biológicos (humanos), específicos y no desnaturalizados. A PROPÓSITO DE LOS OLIGO-ELEMENTOS

(minerales - celulosa y vitaminas) * - LOS ALIMENTOS MINERALES (Metales y Metaloides). Los minerales son los cuerpos simples (atómicos) que constituyen el universo material. Se cuentan alrededor de 90, caracterizados por el número de electrones, girando alrededor de un núcleo central (pequeños sistemas solares más o menos ricos en planetas). Más allá de 90 electrones, el sistema es radio-activo. En efecto, tiende a perder sus electrones periféricos (órbita exterior). Un átomo no puede contener más de 100 electrones. Los electrones están cargados de 100 ultimatones. La fuga de los ultimatones (bajo forma de fotones), produce el destello, la luz. La velocidad de los electrones acrecienta el campo atómico y produce el calor. El paso de un electrón sobre otro átomo vecino (llamado conductor) produce la electricidad (corriente galvánica). En fin, el baile en el mismo sentido de todos los electrones, en el interior de un átomo, provoca el fenómeno del magnetismo (estado perfecto de la materia). Los minerales están en el estado gaseoso, líquido o sólido (terroso), a la temperatura ambiente. El nitrógeno es un “mineral” gaseoso, el hierro un “mineral sólido”, el agua es un “mineral” líquido (formado por dos minerales gaseosos: hidrógeno y oxígeno).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Todos los “minerales” pueden solidificarse o gaseificarse (a ejemplo del agua). Es suficiente con actuar sobre la temperatura o la presión. Los organismos vivos (comprendidos los seres humanos) están hechos de estos minerales. Agenciados en compuestos moleculares (sólidos, líquidos o gaseosos), el conjunto material (electrónico) es animado por los biotones (energía vital). Los biotones vienen a fijarse en un sistema molecular cuando éste ofrece un grado querido de calor, de galvanismo, de luz y de magnetismo. Fuera de estos umbrales, la vida no viene a habitar la materia, o se escapa de ella (muerte). Vivir, es mantener de una manera correcta la agitación molecular de un organismo (con el fin de que esos 4 fenómenos se mantengan en su constante querida). La vida no nace de la materia, viene a habitarla bajo ciertas condiciones y la anima en su provecho (leyes biológicas, irreducibles a las leyes físico-químicas). Llevar la vida a fenómenos puramente químicos es el gran error de la ciencia médica de los modernos. Más allá de los fotones (límite visible de la materia) se encuentran los ultimatones (últimos granos de materia), luego vienen, los biotones (granos de vida no materiales), más lejos, los psicones (pensamientos) y los espiritones (destellos divinos). Alimentarse correctamente, es aportar elementos minerales a nuestra materia orgánica. Los minerales se dividen en 2 grupos: metales (alcalinos): calcio, sodio o sosa, potasio, magnesio, manganeso, hierro, cobre, zinc ... y metaloides (ácidos): cloro, azufre, fósforo, iodo, arsénico, flúor ... Hemos visto que los minerales: no son asimilables para nosotros, si están en el estado bruto (involucionado). Son asimilables cuando son vitalizados, por un paso en un tejido vegetal o animal y se combinan con él (evolución mineral). La “vitalización” es una especie de dilución, liberadora de energía atómica. Los homeópatas lo han comprendido. Los Biomédicos lo enseñan desde siempre: (antigua enseñanza de los Esenios, venidos de Egipto y de MU). Un terrón de azúcar fundido en un vaso de agua tibia es asimilado más rápidamente que el terrón de azúcar mordido. La vitalización de las sales minerales puede llevarse a cabo por diluciones líquidas (sueros de las plantas: agua vital de las frutas ...), por sacudidas (agua del mar) o por filtrados celulares (tejidos vivos: las algas ...). Los medicamentos minerales son, la mayoría, inasimilables.

241


M é t o d o

242

M .

S t é p h a n

La cocción de las legumbres y de los alimentos en general precipita los minerales (involución). La calcinación es la acción del calor hasta la involución completa (las cenizas). Las cenizas son los minerales terrosos de constitución (los “gaseosos” se evaporan). - ¿QUÉ ES LA DESMINERALIZACIÓN?

Es la pérdida de los minerales de constitución de un organismo vivo. Por los alimentos ácidos ingeridos (o portadores de ácidos en el transcurso de la digestión), por el deterioro lento de las proteínas celulares, ácidas, el cuerpo debe sin cesar, luchar contra un cierto acidísimo. Para neutralizar este acidísimo:, el organismo necesita alimentos alcalinos (raíces, tallos, hojas y frutas crudas), en su falta, agota las reservas alcalinas: de los huesos, de los dientes, de la sangre y de los tejidos. Este estado es el de la desmineralización. Acidísimo es el peligro (a nivel celular); este acidísimo está representado en general por una alcalinidad excesiva, a nivel de la sangre, que arranca y transporta las bases para salvar las células en peligro. Lo mismo ocurre con el oxígeno: sangre super oxidada = células asfixiadas o suboxidadas. Comiendo crudos, los alimentos alcalinos, se “remineraliza”. Único método válido. Las sales (cloruros de sodio) son peligrosas. La sobrealimentación está formada de minerales involucionados, saturando el organismo. El silicio: es un alimento mineral del cual el organismo humano tiene una gran necesidad (huesos, tejido conjuntivo...), luego vienen el calcio, el sodio, el potasio, el fósforo, el hierro, el cobre, el flúor,, el magnesio y el iodo ... El suero extra-celular es rico en sodio, el suero intra-celular es rico en potasio. El equilibrio mineral condiciona la salud, la belleza, la vitalidad, la longevidad y la cerebralidad: este equilibrio se observa en la alcalinidad de los humores. El artritismo: (depósito de minerales en nuestras articulaciones... y todos nuestros tejidos - depósitos obtenidos de las reacciones de los ácidos ingeridos o producidos, sobre las bases orgánicas -) es la enfermedad cristaloidal general. Es una enfermedad por acidísimo (resultante de nuestra acidosis). Los ácidos: provienen sobre todo de una alimentación demasiado cárnica (combustión protéica = ácido sulfúrico, fosfórico, carbónico y úrico), de fermentaciones intestinales (exceso de almidones - ácido láctico -), de putrefacciones (ácido butírico y otros cadavéricos). El pH = 7,5 Equilibrio humoral ácido-alcalino -.Existe enfermedad y muerte, cada vez que la alcalinidad o la acidez lo cambian.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los factores minerales alimentarios contribuyen a mantener este equilibrio (con el ejercicio, la respiración y el agua). Los alimentos alcalinos (remineralizantes) siempre deben ser tomados crudos (si no, pierden su valor). Son los vegetales verdes, las raíces y los tallos azucarados y las frutas dulces. Los alimentos acidificantes (ácidos) son todos los alimentos cocidos (glúcidos, lípidos y prótidos) y las frutas ácidas crudas. Las frutas ácidas: no desmineralizan nada más que a los sujetos deficientes (los frioleros, los delgados). El gran peligro es el abuso del vinagre, del alcohol (ácido puro) que no aportan minerales. Las frutas ácidas son remineralizantes. Los quesos (blancos en particular) son potentes agentes de remineralización. El examen de orina no aporta la clave del problema de la mineralización. La orina no refleja nada más que la expulsión de minerales involucionados (vueltos inútiles) . El signo de la bañera (densidad de las carnes) es más exacto. Entre más pesado sea un cuerpo para un volumen reducido, mejor mineralizado está. CARTON: hacía cocer en agua para desmineralizar las verduras. MONO: aconsejaba lo contrario, es decir, la cocción en estofado para guardar todos los minerales. Hay que evitar la desmineralización de las verduras lavadas y la sobrealimentación indigesta de las verduras y verduras concentradas. El exceso en todo es un error. Las verduras hervidas y vueltas a hervir varias veces: (papillas celulósicas) son los alimentos que preparan para el ayuno: Alimentos limpiadores por su celulosa. Las verduras en estofado son alimentos fortificantes, teniendo su lugar en revitalización (pero por un tiempo muy corto). Regla: La alimentación específica y cruda (no desnaturalizada) remineraliza. Allí donde existen minerales “evolucionados” (asimilables), existen vitaminas. Las vitaminas se encuentran en los alimentos coloreados. Un plato multicolor de alimentos crudos aporta la ración vitamínica. Los alimentos coloreados de naranja (zanahoria, albaricoque, melocotón, ciruela, calabaza) aportan las preciadas vitaminas A, indispensables para la asimilación de TODOS los alimentos. El padre de las vitaminas (FUNCK) realizó su primer descubrimiento en 1912. La vitamina C no fue revelada hasta 1925. Las vitaminas son inestables, son destruidas por el calor, por el frío, por la luz, por el oxígeno ... las sustancias químicas las destruyen irremediablemente.

243


M é t o d o

244

M .

S t é p h a n

A menudo, se dan contenido en vitaminas a los alimentos cocidos, según cálculos sobre alimentos crudos. Sólo, las vitaminas de síntesis (copiadas sobre las “naturales” por los químicos) producen accidentes por hipervitaminosis. Ver el cuadro de las vitaminas (Capítulo anterior). Las vitaminas y los minerales catalizadores son parientes próximos, fijan los biotones en la materia electrónica. * - LA CELULOSA Aporta al intestino, el volumen alimentario indispensable (para los contactos digestivos y el tránsito peristáltico). Normaliza la fauna microbiana (colibacilos). Es necesario, para algunos, reeducar el intestino (estreñidos = celulosa dura; diarreicos = celulosa tierna). La celulosa se asocia muy bien con todos los alimentos crudos o cocidos. ESTUDIO DE LOS ALIMENTOS 

CARNE (roja). Es la carne de carnicería (buey, caballo). Algunos la adoran, pero es inútil. El hombre no es un carnívoro. Sin embargo, una tolerancia debe ser acordada para los delgados (que no pueden pasar sin ella). Máximo: pequeña ración al mediodía; todos los días o cada 2 días. Carnes a la parrilla, magras - preferentemente -.

RECORDAR LAS

(MENUDILLO,

CARNES DE CHARCUTERÍA

CIVAS

-

DEMASIADO GRASAS

-

PATÉS

...)

TOLERANCIA REDUCIDA

SON MÁS NO -

(1

O

2

VECES

AL MES ).



PESCADOS El pescado crudo es aceptable. Cocido lo es menos, pero puede ser mejor tolerado que la carne. La carne de pescado se digiere bien. Cuidado con el frescor (toxicidad más grande). Preferir los pescados magros a los pescados grasos. Evitar los fritos o rechazar las pieles fritas (para tomar sólo los filetes).



HUEVOS - Crudos, excelentes alimentos humanos, cocidos rechazar las “claras”.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Las yemas aportan grasas fosforadas y oligo-elementos. Los huevos fecundados son mejores. Cuidado con los fritos: no comer las “claras fritas”. No comer nunca huevos de producción industrial 

LECHE: Líquida, no conviene (leche de vaca), reducida en cuajada o queso, se vuelve un excelente alimento humano, aunque sin abusar. Alimento de base. Las leches esterilizadas son responsables de algunas enfermedades humanas por desvitalización. Las leches concentradas, azucaradas, son todas malas. Las leches en polvo, descremadas, son preferibles. La leche perfecta después de la leche materna es la leche de yegua



QUESOS - Todos los quesos crudos son recomendados, los cocidos, igualmente, pero ofrecen menos interés. Los “mohos” del queso no son responsables de los trastornos vasculares (no comparar con los “antibióticos”). Los quesos dependen de la calidad de las leches. Los antiguos métodos de fabricación son superiores, por la calidad del producto, a los nuevos. El queso de cabra es uno de los mejores, pero una vez mas sin abusar.



FRUTAS OLEAGINOSAS - (Nueces, avellanas, almendras, piñones, pistachos ...). Excelentes alimentos humanos. Masticarlos bien o reducirlos en papilla con un mezclador. Las leches de almendra son recomendables.



LEGUMINOSAS - (Garbanzos, habas, judías ...). Malos alimentos para el hombre. Se deben rechazar, a pesar de su riqueza nitrogenada. Incluso guardar reservas respecto a la soja. Las leguminosas descortezadas son más indigestas, pero han perdido su valor nutritivo. Los cacahuetes (aráquidas) son leguminosas (que hay que asar). Son alimentos peligrosos. No beber agua de cocción de las leguminosas.



HARINOSAS - (Féculas y almidones). Las féculas cocidas son preferibles a los almidones. Un plato de patatas al horno,“pasa” mejor que una papilla de trigo, incluso completo. El trigo no es el cereal mejor para el hombre. El hombre prefiere los granos pobres en almidón (trigo sarraceno, centeno, mijo).

245


M é t o d o

246

M .

S t é p h a n

Excepción para el arroz, cuyas grandes moléculas se dislocan bastante bien. Peligros del almidonismo (hemogliasis). 

AZUCARES La levulosa es el mejor o aún mejor la savia de arce (algunas frutas y verduras). Los azúcares cristalizados desvitalizan.



PAN El pan negro de los antiguos es preferible al pan blanco de los modernos. Sin embargo, el pan es un alimento no específico y desnaturalizado para el hombre, de cualquier forma que se haga. Aconsejamos el pan en tostadas y completo (pan completo tostado) con moderación.



EL GERMEN DE TRIGO Válido, pero vivo. El “grano germinado” no es excelente, al contrario, la yema verde es aconsejable.



LAS LEVADURAS Vivas, son válidas, muertas (por el calor), mucho menos.



LAS ALGAS Excelente alimento remineralizante y alcalino.



LA MIEL El mejor de los azúcares después de las frutas y de la savia de arce.



LA SAL MARINA No abusar (por los riñones). “Entre mejor se sabe comer, menos se come (cuantitativamente) “.

REGÍMENES - MENUS - RACIONES CONSEJOS PRÁCTICOS “LOS “GLOTONES” LOS “GOLOSOS” Y LOS



“CATADORES”

SON MAL ALIMENTADOS .

SON SOBREALIMENTADOS SON GOLOSOS SIN APETITO

“.

ALIMENTO Y TERAPÉUTICA (Dieto-terapia). La enfermedad resultando de sobrecargas humorales (engrudos y cristales), la terapia consistirá entonces en depurar los humores de esas sobrecargas. La cura de desintoxicación Biomédica prevé 3 tiempos (en esta terapia): la apertura de los emuntorios (piel, pulmones, riñones, intestinos), la liberación del diencéfalo y de sus anexos y al final la desecación de la fuente de las sobrecargas. Sólo, esta última etapa deriva de una técnica alimentaria, denominada : Dietética.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

247

LAS CURAS DIETÉTICAS son por orden de eficacia:  Los ayunos hídricos, secos y mixtos.  Las mono dietas (de la misma naturaleza).  Los regímenes restrictivos (médicos, de las sectas y racionales).

RECORDAR LOS

REGÍMENES

RESTRICTIVOS

RACIONALES

DISOCIADOS , EQUILIBRADOS Y PESADOS

SON

(LOS

LOS

REGÍMENES

MÁS SIMPLES )

-

Ver (dietética). 

ALIMENTO Y NUTRICIÓN (Higiene fisiológica) * El régimen humano está formado por productos crudos:  80% de productos vegetales crudos (raíces, tallos, hojas y frutas).  20% de productos animales crudos (huevos, leche, cuajadas, moluscos ...). RECORDAR COMIENDO

CRUDO , EL HOMBRE ESTÁ OBLIGADO A COMER ESPECÍFICAMENTE

Y DE UNA MANERA NATURAL

(LA “DESNATURALIZACIÓN”

DE LOS ALIMENTOS

CRUDOS ES SIEMPRE MÁS REDUCIDA QUE LA DE LOS ALIMENTOS COCIDOS , CONSERVADOS , INDUSTRIALIZADOS

...).

Reglas: hay que tender hacia esta alimentación, pero hacerlo con progresión, tolerancia y escapadas alimentarias (periódicas), a causa de los hábitos, los climas, las edades, las labores ... Las tolerancias llevarán sobre los pescados (para los prótidos) y el arroz (para los glúcidos).

RECORDAR SE

PUEDE GRADUAR AL INFINITO LA VUELTA AL RÉGIMEN BIOLÓGICO .

Todas las progresiones son aceptables. La reforma alimentaria (indispensable) no debe ser una obligación, sino libremente aceptada (por la razón de que se ven las ventajas).


M é t o d o

248

M .

S t é p h a n

- MENÚ LIBRE BIEN AGENCIADO

(Sistema del régimen equilibrado). Primer día Mañana: Frutas jugosas (o infusión de plantas con miel, con tostadas completas y miel). 10 h. Frutas jugosas. Mediodía (1er día).  Productos vegetales crudos (muy coloreados) con un poco de aceite de 10 presión y limón.  Pescados, con limón y ensaladas verdes, verduras al vapor (o arroz completo).  Quesos crudos (o cocidos) variados - cuajadas de leche de cabra.  Tostadas completas (o al gluten). 17 h. Frutas jugosas (grasas o secas). 20 h. 

Sopa de verduras (o tapioca).



Patatas (al horno).



Frutas cocidas. Segundo día

Mañana Lo mismo que el primer día. 10h Lo mismo que el primer día. Mediodía (2º día)  Productos vegetales crudos - ensaladas verdes  Pastas completas (macarrones ...)  Frutas cocidas RECORDAR ESTE

MÉTODO PERMITE USAR DE TODO SIN ABUSAR.

La sopa (papilla celulósica) de cada noche es la escoba del intestino. Las comidas del mediodía son todas nitrogenadas o hidro-carbonadas (régimen disociado).


M é t o d o



M .

S t é p h a n

¿HAY QUE “SALAR” LOS ALIMENTOS? Respuesta: NO, cuando se come crudo (como se debe hacer). Sin embargo, si el fuego interviene, hay que salar los alimentos cocidos(que han perdido sus sales de constitución). Las sales (terrosas o marinas) no pueden tener la pretensión de colmar las carencias minerales (provocadas en el alimento por el calor). Las sales de cocina son incompletas y no son asimilables (vivas). Son sales de síntesis, residuos salados (incluso agua de mar concentrada, la menos mala de las sales). La “sal” no es un alimento, fatiga los riñones y frena las secreciones ..., reemplazarla por especias y mostaza. RECORDAR LOS

ARGUMENTOS , EN FAVOR DE LA SAL , NO RESISTEN AL EXAMEN .

La necesidad de sales orgánicas no es colmada por la sal de cocina, inasimilable. El apetito estimulado por la sal no es un argumento serio (el alcohol hace lo mismo). Se puede vivir bien sin “sal sobreañadida”. Los alimentos crudos nos aportan los minerales que necesitamos y en un buen estado de simbiosis. La menos mala de las sales (externas) es el agua de mar (pura) concentrada. Los regímenes hipo-clorurados (pocas sales) o desclorurados (sin sal) son útiles en las enfermedades de los riñones (ascitis, nefritis ...). Durante el embarazo, usar el régimen desclorurado. Las “sales dietéticas” son nocivas (a base de sodio) o bien no salan. Los aromas naturales (perifollo, perejil, tomillo, hinojo, estragón, cebolleta, jengibre, comino, salvia, ajo, cebolla, chalote ...) reemplazan ventajosamente a las sales. Los regímenes sin sodio (sin sal de constitución) son a base de alimentos “lavados” (hervidos y vueltos a hervir). Regímenes extremos de los casos graves. Los abusos de la sal de cocina (terrosa o marina) fatigan los emuntorios (piel y riñones). La sensación de sed es testigo de que el organismo está saturado de sales residuales (tóxicas). Reglas: los minerales involucionados son inasimilables por el organismo y pueden provocar saturaciones patógenas peligrosas (calcificación anormal ...). 

ACIDOSIS Y ALCALOSIS * - ACIDOSIS: humores demasiado ácidos; alcalosis = humores demasiado alcalinos. PH = medida humoral del equilibrio ácido- alcalino = 7. p = potencia; H = hidrógeno.

249


250

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Un ácido es un cuerpo, que en solución en agua, libera H (iones hidrógeno); un alcalino (álcali) libera, en el mismo caso, OH (iones oxidrilo). El pH, en el organismo difiere con las regiones. La piel tiene por pH = 5,2 (bastante ácido); al contrario la sangre tiende hacia una cierta alcalinidad = 7,4. La sangre dispone: de “tampones alcalinos”, que evitan la acidez de este medio líquido que sería mortal. El pH sanguíneo oscila entre 7,30 y 7,45. El organismo mediante un mecanismo regulador mantiene las tasas fisiológicas de equilibrio ácido-base (ácido-alcalino). Las bases cálcicas y minerales de la sangre, todas las cargas básicas del organismo(huesos, dientes, tejidos), participan en frenar el acidísimo. Inversamente, en caso de riesgo de alcalinidad, mucho más raro y menos peligroso, el organismo busca los ácidos necesarios en los alimentos (frutas ácidas ...). * - LA CETOSIS (producción de acetona). Los desechos normales del metabolismo de las grasas son los cuerpos cetónicos(destruidos por el hígado cuando está sano). Las grasas: se queman al fuego de los azúcares(si no existe producción de desechos cetónicos: perfume de éter exhalado). Ello se ve en el transcurso de los ayunos (que hay que romper o bien alimentar con miel al ayunante). La cetosis: provoca la acidosis (peligro). El coma cetónico aparece cuando la sangre ha perdido sus tampones alcalinos y está a pH = 7. Los ácidos: vienen de la acumulación de ácidos carbónicos (acidosis gaseosas), de ácidos endógenos, (ácidos láctico y úrico) y de ácidos exógenos (obtenidos de los alimentos): ácido cítrico, oxálico, acético, málico, tartárico, tónico, benzoico, butírico ... El organismo, que se acidifica, se desmineraliza. Entonces, se vuelve incapaz de metabolizar correctamente los alimentos que producen más ácidos, mal compensados (desajuste de los mecanismos reguladores). Hay que hacer una monodieta francamente alcalina (verduras y queso blanco). El gusto y el papel de tornasol, no indican el pH del alimento. Ese pH es modificado por la cocción (todos los alimentos cocidos acidifican) y por las disposiciones de autodefensa natural(metabolismo de cada individuo). Las frutas ácidas crudas no acidifican (dejan minerales alcalinos), al contrario las frutas dulces cocidas, acidifican. La mermelada (frutas dulces cocidas y azúcar) acidifica. Los ácidos de las frutas y de los vegetales crudos, en condiciones normales de salud, aumentan la alcalinidad de la sangre, en lugar de disminuirla.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

RECORDAR ALIMENTOS ACIDIFICANTES -TODOS DOS

LOS ALIMENTOS COCI -

(DESMINERALIZADOS).

En particular, para el hombre, los alimentos inespecíficos: los almidones, las féculas, las carnes, las grasas (cereales, carnes animales ...). Los venenos alimentarios: café, té, chocolate, azúcar blanco (e incluso el rojo), pasteles, mermeladas y todos los alimentos industriales.

RECORDAR ALIMENTOS ALCALINIZANTES -TODOS LOS ALIMENTOS ESPECÍFICAMENTE HUMANOS : FRUTAS ( INCLUSO ÁCIDAS ), VEGETALES VARIADOS ( VERDURAS ACUOSAS Y RAÍCES AZUCARADAS ), HUEVOS , LECHE , QUESO FRESCO ... CRUDOS ,

Tolerancia individual - La friolera, el nerviosismo, la irritación de las mucosas de la boca, indican como el sujeto metaboliza sus alimentos (y regula él mismo su equilibrio ácido- básico a nivel de los humores). 

LA RELACIÓN CALCIO-FÓSFORO - Es otro equilibrio importante. El “fósforo” será dado por los huevos y el calcio por el queso blanco. Las otras fuentes: carnes, cereales, son, para nosotros, no-específicas.



REGLAS GENERALES DE ALIMENTACIÓN



PARA EL ADULTO.  Por la mañana, frutas si es vigoroso (fuerte, sanguíneo); infusión caliente (con miel sirope de savia de arce) y tostadas completas, si es neuro-artrítico (delgado y amarillo).  Poner frutas para todos a las 10 y a las 17 horas. Estas frutas pueden ser jugosas, grasas o secas (según los gustos). Deben ser tomadas sin pan.  Al mediodía Empezar siempre la comida por un plato de productos crudos muy coloreados(reducir al máximo el aceite), añadir limón y especias (perejil, romero, ajo, cebolla ...). Hacer seguir las progresiones individuales, de un plato de pescado, con verduras frescas cocidas o de arroz integral. Terminar por un queso crudo o cocido. Añadir una ensalada verde, con limón para acompañar los platos; reducir al máximo las tostadas integrales o al gluten al 20%.

251


M é t o d o

252

M .

S t é p h a n

 Por la noche Sopa de verduras, con patatas; legumbres verdes cocidas (si se tiene hambre); frutas cocidas en pequeña cantidad (o ciruelas puestas a remojo previamente). RECORDAR SE

PUEDE AÑADIR, SI ES NECESARIO , UNA ENSALADA VERDE Y PATATAS AL HORNO .

UNA

ESCAPADA ALIMENTARIA ES TOLERADA , CADA

8

DÍAS , SI TODO

VA BIEN .



PARA EL BEBE Si la madre no lo amamanta, hay que darle leche de queso (rehacer la leche con queso blanco normal, con agua rica en silicio Si O2). Desde el 6) mes, comenzar a darle yemas de huevo, zumos de legumbres y de frutas. Prohibición absoluta de darle harinas, azúcares y carnes. Las enfermedades (catarros de las mucosas superiores, diarrea), insomnio y mal humor: gritos, llantos, son los signos de una alimentación detestable, tal y como es la que está en uso actualmente.



LA MUJER EMBARAZADA Desde el principio, régimen biológico (estricto). Crudivorismo integral (80% vegetales y 20% animales). Supresión de todas las tolerancias y escapadas semanales. Nada de tabaco, de cerveza, de alcohol, de café, de té ... En el transcurso de los 3 primeros meses, reducir la cantidad de alimentos, si el peso corporal aumenta más de 6 Kg.... En los primeros días, frutas jugosas dulces y crudas son suficientes.

RECORDAR EL

NIÑO NACERÁ FÁCILMENTE , SERÁ PEQUEÑO

(POCO

PESADO ), PERO

FIRME Y MUY VIVO .

LA



MADRE PODRÁ DARLE DE MAMAR.

PERSONAS DE EDAD AVANZADA Después de los 80 años, se entra en el periodo de envejecimiento real (50 edad). Volver a las frutas y legumbres crudas (cocidas si el estómago es débil y el apetito sigue siendo fuerte). Todos los quesos crudos y cocidos son permitidos así como el huevo crudo, entero (o ligeramente pasado por agua: “tres minutos). Los azúcares levulósicos (y frutas levulósicas) son aconsejables.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

253

RECORDAR NO

TEMER A LA HORA DE REDUCIR LAS CANTIDADES

(1

COMIDA AL

DÍA, POR EJEMPLO) O AYUNOS BISEMANALES BASÁNDOSE EN AGUA DESTILADA.

La friolera y la desnutrición de los ancianos se curan mejor mediante baños calientes (super-calóricos) que mediante alimentos fortificantes (que les acidifican y les matan). La longevidad está producida por la frugalidad (monodieta lacto-frugívora) y por la actividad cotidiana (bastante mantenida: varias horas). La sobre alimentación y la obesidad son los enemigos del anciano, con el alcohol y las carnes grasas. Para vivir viejo, hay que adelgazar lentamente. La duración de la vida puede alcanzar los 125 años. Ultimo consejo: mantener la actividad cerebral (lecturas, estudios, trabajos intelectuales ...) No desengancharse.

BROMATOLOGÍA DIETÉTICA 1º “A los que les interesa la Higiene Vital, deben prometer pensar solamente en lo que tiene de mejor el hombre y trabajar sin descanso en desarrollar esta calidad, a pesar de las dificultades de la vida “. Pierre.Valentin. MARCHESSEAU Recordamos con emoción: En 1935 P.V.Marchesseau dio a conocer su teoría filosófica del Humanismo Biológico y en 1938, abrió su primera escuela de Higiene Vital. Pierre Valentín Marchesseau

En 1946, después de la guerra, reemprendió sus actividades fundando el “Instituto de Higiene Natural de París”

“La ciencia es más amplia que todos los sistemas, pero la naturaleza es aún más amplia que todas las ciencias”. Michel STÉPHAN Los pequeños problemas sólo pueden resolverse en función de los grandes El “pensamiento médico” y las escuelas Las 3 curas biomédicas y los 10 agentes naturales. La Dietética y la Nutrición. Los “seudodietéticos” El error de la “técnica aislada” La desintoxicación y la restricción alimentarias.


M é t o d o

254

M .

S t é p h a n

El fenómeno de la curación mediante la autolisis. El papel de la mente, etc... 

NO HAY QUE CONFUNDIR “MEDICINA FÍSICA” Y “BIOMEDICINA ORTODOXA” La “medicina física” es a pesar de sus apariencias, una rama de la alopatía. No es más que una terapia represiva de los síntomas por medio de agentes naturales y no químicos. La “Biomedicina ortodoxa” es al contrario, una “higiene vital” que actúa más allá de los síntomas, sobre el terreno. La primera tiende a provocar curaciones a nivel de las enfermedades locales con la ayuda de remedios específicos, la segunda busca sobretodo, devolver el orden fisiológico perdido, mediante maniobras naturales que solicitan las grandes funciones (noción de autocuración). Muchos naturópatas no realizan más que la “medicina física” porque la higiene vital exige demasiada disciplina de parte de los enfermos y porque no aporta sobre el campo las satisfacciones sintomáticas esperadas por los enfermos - Frente a los problemas: de la vida y de la muerte, de la enfermedad y de la curación, hay que retener tres posibles grandes orientaciones del pensamiento biológico:  La de la alopatía (medicina clásica) que propone por principio que el mal es local y que está hecho de elementos que son revelados por el diagnóstico(c omplementariamente, la desaparición de los efectos mórbidos por medio del remedio específico es el criterio de la curación).  La de la homeopatía que admite igualmente la noción del mal local e incluso la de individualización del mismo, pero reduce su terapéutica a “micro-dosis”, lo cual atenúa la toxicidad de sus remedios.  La de la biomedicina, que rehusa a ver en un agente exterior cualquiera sea la causa de la enfermedad y que coloca ésta última en el seno mismo de los tejidos, en una lenta saturación humoral en desechos y residuos producidos por los metabolismos. La enfermedad se produce en nosotros, no se atrapa. Para ella: los remedios específicos de la alopatía y sus curaciones sintomáticas no son más que “máscaras” bajo las cuales se preparan en silencio no solamente las recaídas, sino, además, las transferencias mórbidas cada vez más profundas, hasta llegar a las lesiones irreversibles. Sin embargo, en los casos excepcionales y las situaciones bioterapeuta admite el valor y la necesidad de la alopatía.

peligrosas, el

Cada vez: que los dolores se vuelven intolerables, que los desbordamientos microbianos corren el riesgo de producirse (sobre las sobrecargas torpemente mantenidas), que amenazan los bloqueos emuntoriales poniendo la vida del sujeto en peligro, o además: que las lesiones profundas e irreductibles existen, hay que intervenir con los remedios específicos, incluso tóxicos y a veces incluso con la ayuda de maniobras quirúrgicas.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los enfermos que derivan de estas intervenciones afortunadamente se limitan al 20% de los casos. Son incurables y la alopatía los hace “sobrevivir”. La homeopatía: puede ser utilizada con el mismo objetivo, en los sujetos alérgicos a las drogas, en los niños de corta edad o incluso en los ancianos. Dicho de otra forma, no existe antagonismo entre los 3 grandes métodos, sino complementarismo perfecto. La lucha o la rivalidad de las “escuelas” ¿Universidades?, sólo puede existir para los que no han visto el conjunto de los problemas que propone el arte de vivir. 

LA “BIOMEDICINA” NO ES UNA INTRUSA EN EL SENO DE LOS MÉTODOS BIOLÓGICOS. “OCUPA UN LUGAR DEJADO VACANTE”. Representa: la “medicina de las profundidades”, hasta ahora olvidada, a pesar del testamento de Hipócrates. Y convirtiéndose, en su forma perfecta, una “Higiene Vital”, se interesa esencialmente en el terreno orgánico, más allá de los síntomas y las enfermedades locales que no son más que los efectos. Su objetivo es el de normalizar este terreno, es decir,, el de depurar los “venenos” (que amenazan su equilibrio) en el medio de una serie de maniobras naturales, obtenidas de prácticas físicas, estimulando las grandes funciones. Nada es a la vez más simple y más lógico que la biomedicina, pero a medida que alcanza su verdadero objetivo, deja de ser una medicina para convertirse en una higiene cerrando así el círculo de las ciencias fisiológicas interesándose en la salud y en la enfermedad. La biomedicina: para llegar a sus fines, usa no el diagnóstico y los remedios específicos, sino 3 curas generales (o planes de aplicación naturistas) y 10 agentes naturales (entrando en esas curas). La primera cura es la denominada de “desintoxicación”. Es destinada a provocar o a mantener, la eliminación de las sobrecargas humorales, causa única y profunda de las enfermedades locales. (Ya dicho anteriormente) Después de esta primera depuración, viene: la segunda cura denominada de “revitalización”. Apunta hacia colmar las carencias (mórbidas y autolíticas), que sobrevienen en el momento de la saturación humoral y secundariamente al transcurso de la desintoxicación. En fin, el método termina por una tercera y: última cura denominada de “estabilización”, cuyo fin es el de equilibrar los intercambios y hacer que el sujeto ya no caiga nunca más enfermo (habiendo aprendido a conducir sabiamente su motor vital). Para realizar estas tres curas, el Biomédico dispone de 10 agentes naturales (alimentos, plantas, ejercicios, manos, baños, gas, reflejos, radiaciones, fluidos e ideas), representando fielmente el entorno biológico humano (naturismo verdadero, para responder al concepto del humanismo biológico), que domina el conjunto de

255


M é t o d o

256

M .

S t é p h a n

nuestras investigaciones y que hemos definido personalmente en este contexto Biomédico, cada agente natural representa una técnica, que comprende en su seno las decenas de procedimientos variados (o medios particulares). Todas las 10 técnicas: son utilizadas en el transcurso de cada una de las 3 curas (noción de síntesis) y ello en el lugar que les es asignado en el plano de cada cual (noción de jerarquía) y no al azar o al capricho de la imaginación del practicante o yuxtapuestas sin razón según la manera de hacer de algunos curanderos o de algunos médicos naturistas o físicos. Ejemplo: contra el reumatismo articular, los tonto-terapeutas pueden aconsejar algunas agujas de acupuntura, baños calientes(en una estación termal) y sesiones de magnetismo. Todo ello está bien, pero queda “deshilvanado”. No presenta ni régimen autolítico, ni práctica de desenervación para liberar el diencéfalo, ni drenaje emuntorial para ayudar a los riñones y a la piel. Es una caricatura del método bioterapéutico, verdadero, en la cual los enfermos no deben dejarse caer. Además, estos procedimientos aislados o arbitrariamente unidos sólo son aplicados con fines de represión sintomática, es decir, únicamente para hacer callar a la enfermedad local que es en este caso el reumatismo articular. Es alopatía pura. No olvidemos que el Biomédico: no busca directamente esta forma de curación (que no juzga seria), sino que tiende a lo contrario, a realizar la autocuración fisiológica que depende esencialmente de la puesta en orden de los “circuitos orgánicos” y no de una intervención exterior, por muy hábil que sea. Para el Biomédico:, el mal local no es el enemigo a batir, el órgano que lo soporta es una “víctima”. Hay tanto como sea posible (salvo en caso de urgencia) no tocarlo y usarlo como un “termómetro para evaluar en cualquier momento el estado de curación. En efecto, el mal local debe desaparecer, sin ocuparse de él y ello a medida que el estado general (el terreno) se mejora por las prácticas naturales, tal y como nosotros las concebimos. Señalemos de pasada, que los dolores (soportables) y las fiebres son a menudo, “amigos” que luchan por la autocuración, contrariamente a la opinión admitida y que el mal local no tratado, toma a menudo, aspectos nuevos (crisis curativas) que son el signo de una sana evolución hacia la depuración y no las marcas de una agravación como se podría creer. Por ejemplo:, un asmático, curado bioterapéuticamente, puede ver aparecer a medida que su respiración mejora, accesos de eczema que desaparecerán a su vez rápidamente. Este fenómeno es el de las transferencias que en su forma centrífuga anuncian la curación.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

En cuanto al diagnóstico médico, tan querido por el alópata, hay que decir que sólo interesa muy mediocremente al biomédico verdadero por la razón de que no aporta la “clave” del problema. Sólo es útil para la elección del remedio específico, destinado a hacer callar los síntomas de la enfermedad local, lo que todo buen biomédico rehusa hacer, no queriendo de ninguna manera, “encerrar al lobo en el aprisco” y crear transferencias mórbidas centrípetas, es decir,, yendo hacia las profundidades orgánicas, criterio de agravación y de desorden más inquietante aún a pesar de la calma aparente, impuesto por la práctica médica. CONCLUSIÓN SE VE CUANTO EL PENSAMIENTO BIOMÉDICO DIFIERE DE LOS CONCEP TOS MÉDICOS , ALOPÁTICO Y HOMEOPÁTICO Y SIN POR ELLO RIVALIZAR SOBRE UN MISMO TERRENO .

Aquí está toda su originalidad y su valor y es lo que funda la libertad que le es debida -. 

LA “BROMATOLOGÍA” (técnica mediante los alimentos) ES UN MÉTODO MAYOR EN BIOMEDICINA, CON LOS BAÑOS Y LOS EJERCICIOS, CON RESPECTO A LAS OTRAS TÉCNICAS QUE SON DENOMINADAS MENORES. Ello significa que su acción es capital y que no existe práctica BIOMÉDICA sin ellas, (mientras que las “menores” pueden estar ausentes en los casos donde su aplicación es difícil o incluso imposible). Esta divulgación como su título lo dice, está reservado al estudio de esa técnica mayor que es la Bromatología (del griego: boca y estudio, es decir, estudio de los alimentos). Entonces, vamos a ver el lugar que ocupa esta técnica en el seno de las tres curas bioterapéuticas y los diversos procedimientos que usa según las circunstancias. Nuestra publicación (inédito, por las nociones nuevas que aporta) se divide en tres grandes partes:  La Dietética (o arte de la restricción).  La Nutrición (o arte de la distribución).  La Bioquímica:“Páginas anteriores”(o arte del conocimiento de los tipos alimentarios y de los alimentos conformes a cada modelo de organización digestiva). Permite definir, de una vez por todas, lo que son los alimentos biológicos humanos, es decir, los alimentos específicos(que nos convienen) y los alimentos puros (no desnaturalizados por el fuego y otras manipulaciones mecánicas o químicas detestables). Estas dos nociones:, especificidad y no desnaturalización condicionan la calidad biológica. Desgraciadamente se las confunde y la comprensión de los problemas es difícil necesariamente.

257


M é t o d o

258



M .

S t é p h a n

La Dietética y la nutrición son primeramente, conceptos que debemos distinguir porque son absolutamente diferentes el uno del otro, pero que siguen confundiéndose en el espíritu de todos nosotros. Es a la “Escuela Francesa de Higiene Vital” que fue fundada en 1935 y el centro de investigación que es el “Instituto de Humanismo Biológico”, al que se le debe el honor de esta distinción entre dietética y nutrición. Esclarece los estudios Bromatológicos. Por otra parte, esta distinción se armoniza muy bien con lo que conocemos de las curas donde la dietética interviene en desintoxicación y la nutrición en revitalización. Nuestro deseo en general, es poner un poco de orden en la confusión de ideas en esta materia donde las teorías más fantasiosas y contradictorias circulan y mantienen el desorden querido no solamente por la lógica pasional de los golosos y los imperativos económicos de los políticos, sino, además, mantenido por los análisis al detalle de los científicos. Los lectores de este libro, pacientes, estudiantes o médicos provenientes de los medios oficiales o formados por escuelas conformistas, por una parte, desinformados por un sistema científico-económico y político perverso, se verán sorprendidos por nuestra enseñanza, que no corresponde o muy poco, a lo que han aprendido. Sin embargo, percibirán muy rápidamente, si son inteligentes, la superioridad de nuestra lógica y sobretodo de nuestro esfuerzo de unidad tendiendo a una explicación general y coherente de los hechos observados, lo cual apunta hacia el saber verdadero.



Se ven nacer actualmente, un poco por todas partes,“dietéticos” (es de moda, como la de llamarse “psicólogo”). La desgracia es que la mayoría de esos “dietéticos”, mal formados al azar de estudios incompletos o impregnados de nociones sospechosas, se toman por “águilas” y rellenan las portadas de los periódicos de gran tirada, abusando de consejos descabellados y de regímenes fantasiosos en el gran drama de los que los leen y creen en ellos. Estos “seudodietéticos”, diplomados o no, a veces incluso médicos, se inspiran alrededor de los últimos conceptos científicos o defendiendo por ejemplo, hasta el whisky y la dosis de alcohol para vivir más tiempo o prohibiendo las frutas en provecho de una mezcolanza a base de arroz. Mezclan sin escrúpulos, todos los problemas y sobretodo concluyen de una manera perentoria sin llegar al fondo de su encuesta. A menudo: usan términos de los cuales ignoran el contenido intelectual, hablan de calorías como de principios activos, de raciones equilibradas mientras que no existen en la naturaleza, del ying y del yang, nociones que derivan de una pura hipótesis metafísica, de radiaciones que detectan con un péndulo ... de cualquier cosa sin saber demasiado de que se trata y por supuesto se aventuran en aplicaciones sin futuro (por ejemplo: hay que comer a menudo para... adelgazar) Los unos: tienen constantemente en la boca o en el bolígrafo, la noción de carencia


M é t o d o

M .

S t é p h a n

en oligo-elementos, tan difícil de precisar, confundiendo sin dudar las “carencias mórbidas” y las “carencias autolíticas”, otros: además sólo se basan en el análisis químico de los alimentos, no sabiendo nunca si desintoxican mediante las restricciones (dietética) o bien si revitalizan alimentando correctamente (nutrición). Los “nutricionistas” diplomados, son de todos los menos inspirados. Nos hacen pensar en los modernos quinesi-terapeutas (Fisioterapeutas), salidos después de 3 o 4 años de estudio, de las escuelas oficiales y que no llegan ni al tobillo de los profesores de cultura física de antaño, formados en algunos meses, pero de mano de un maestro, en las escuelas privadas y que fueron el origen de los masajes y de los ejercicios médicos. La enseñanza de la gimnasia médica fue obtenida de los trabajos del Profesor Ed. Desbonnet, que en 1885 sacó las bases de su “gimnasia de los órganos”. 

Actualmente, los “para-medicales”, formados en el molino de la oficialidad, se ensombrecen demasiado a menudo en el conformismo menos eficaz. Ellos mismos no ven claro lo que hacen. Se pierden a la manera médica, en la complejidad de la patología, se ahogan en la nosología y los términos médicos que no se acaban, se querellan a propósito de todo y de nada, siguen servilmente a su maestro y permanecen voluntariamente limitados en su “insuficiencia garantizada”, no osando salir de ella porque el medio de reflexionar por ellos mismos no les ha sido dado nunca. Rehusan todo esfuerzo de perfeccionamiento, como lo hacen todos los “semiinstruidos” prefiriendo su mediocridad protegida que la aventura hacia una más justa representación de las cosas, con todo lo que ello implica de luchas para hacerse admitir fuera de cualquier autoridad, pero de satisfacción y finalidad personal recuperada. Es como si el culto al diploma del Estado hubiera hecho perder el sentido del valor profesional Nuestras administraciones y nuestros servicios públicos están llenos de incapaces y de irresponsables sin talento para su oficio, ni fe en su arte. Este reclutamiento es una selección a la inversa de las verdaderas competencias y no su puesta en evidencia (como se querría hacer creer). El Estado:, cada vez que quiere legalizar algunas técnicas (siempre nacidas del empirismo), las reducen a su medida y las “cuajan” en una organización escolar que las impide crecer y dar el máximo (malas acciones de la escolástica). He aquí la razón que hace que los “diplomados del Estado”, en cualquier dominio y más particularmente en las ciencias que nos ocupan: nutrición, masaje, higiene, ejercicios, psicología, sofrología ..., no representen para los alumnos formados en nuestra enseñanza, ningún peligro de competencia seria.



Además es la razón por la cual defendemos la enseñanza libre en su plena expresión. La palabra “Universidad”: ¿No quiere decir “Universal”?

259


M é t o d o

260

M .

S t é p h a n

Toda sociedad democrática se debe a ella misma una enseñanza libre, sometida a ningún dirigismo ideológico, donde se expresan todas las teorías sin distinción, abierta a todos sin límite de diplomas, aportando primeramente, una cultura general pudiendo rigurosamente servir al oficio elegido, pero sin que la formación profesional domine sobre la enseñanza general y que la Universidad se convierta por esta razón en una simple “Escuela de aprendizaje” (a lo que tiende desgraciadamente, cada vez más). Actualmente:, se frecuenta la escuela para tener un oficio. Es el fin de los estudios en todos los niveles: y el Estado se hace cómplice de esta corrupción intelectual. Sería sano que un gran soplo de libertad y de verdadera universalidad sacudiera el edificio carcomido de nuestras instituciones administrativas y universitarias en particular, lejos por supuesto, de cualquier revolución de forma política que de donde quiera que viniera, no haría más que encadenar más estrechamente ese progreso cultural de expansión humana que deseamos. Sería más provechoso para todos; que los estudios, sancionados o no por un diploma, hicieran primeramente, hombres de espíritu amplio y de corazón generoso (advertidos de todo e instruidos sobre mucho) y susceptibles de comprender mejor la “condición humana” y su perfeccionamiento y ya no exclusivamente como es el caso actualmente, “especialistas” cegados por la estrechez de su saber y la fragmentación de sus estudios, sin visión lejana sobre las consecuencias de sus actos e inflados de orgullo y de autoridad, cantera de esa “tecnocracia moderna”, directora del mundo actual, donde una economía demencial saquea nuestro planeta. Nuestro deseo: respetar esa libertad y esa universalidad del Saber y formar ante todo, “espíritus bien hechos”, aptos para comprender todo y para pensar por ellos mismos, más que “espíritus muy llenos”, aptos para aprender mucho más que para comprender y sin posibilidad de futuro más que para recitar o repetir como si fueran loros. 

EL ERROR DE LA “TÉCNICA AISLADA” ES EL RESULTADO DEL “ESPÍRITU ANALÍTICO” QUE ESPERA RESOLVER LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS SIN PENSAR EN LOS GRANDES. La “dietética”, ya que tratamos de ella en este apartado, sería para algunos un saber en sí y por supuesto, un método de aplicación independiente de cualquier sistema. Ocurre lo mismo para todas y cada una de las 10 técnicas Biomédicas que a los ojos de los “médicos físicos”, son suficientes por ellas mismas (fuera de cualquier cura). Tal concepto es erróneo. En el pensamiento Biomédico existen 10 técnicas(representando a todos los elementos del entorno natural) y 3 curas, donde éstas vienen a articularse en función de los objetivos perseguidos. Ello es fundamental. Toda aplicación biomédica, está formulada necesariamente en un plan sintético y jerarquizado, donde aparecen todas las técnicas y cada una en su lugar, como hemos dicho anteriormente.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Un “dietético” (o nutricionista), bien intencionado, intenta por ejemplo, rehacer un vientre echado a perder únicamente por medio de regímenes. Sólo lo conseguirá muy imperfectamente, si no sabe unir a su tratamiento; la práctica de ejercicios abdominales, el uso de plantas emuntoriales, activando el hígado, la vesícula y el intestino, de duchas rectales combinadas además con procedimientos de relajación, de corrientes farádicas profundas sobre la masa visceral, reeducadores del peristaltismo intestinal ... En una palabra, para satisfacer plenamente lo que se le confía, el practicante como el paciente deberá seguir el plan de nuestras curas biomédicas. Tomemos además, el caso de un “manipulador” competente que sólo ve subluxaciones vertebrales que reducir. Ello puede ser verdad y en ese caso debe ser hecho. Pero el olvido de toda musculación manteniendo la columna vertebral en su lugar, hace que el sujeto permanezca “no firme” toda su vida y deberá sin cese, hacerse ajustar manualmente sus vértebras durante toda su vida. Es un trabajo incompleto, con lo cual un trabajo mal hecho. Volveremos más tarde y a menudo sobre la síntesis y la jerarquía de los medios en el transcurso de las “curas biomédicas” que representan una de las grandes originalidades de nuestra enseñanza. 

POR AHORA, HE AQUÍ ADEMÁS ALGUNAS NOCIONES INDISPENSABLES, CONCERNIENDO LAS 2 GRANDES DISCIPLINAS DIRECTORAS DE LA BROMATOLOGÍA(nos referimos a la Dietética y a la Nutrición).  La “dietética” significa: “ética mediante la dieta”. La dieta es una manera de vivir muy frugal:, a base de restricciones alimentarias más o menos severas pudiendo ir desde los diversos ayunos hasta los simples regímenes restrictivos, pasando por toda la gama de las mono dietas posibles. En dietética, existe la palabra ética que quiere decir moral (o forma de comportamiento) en función de una idea filosófica (la ciencia es incapaz de formular una ética, no sabe bastante de ello). La dietética es entonces:, es el arte de la restricción en materia de alimentación (la dieta en la fiebre). Todo ello es mal comprendido por los usuarios y los profesionales. Se ve mal como la palabra “dietética” puede cubrir las prácticas nutricionales. Por ejemplo, las “tiendas llamadas de dietética” son las nombradas. En ellas se venden sobretodo productos de alta nutrición (nutrientes), ricos en vitaminas, minerales, diastasas ... Se deberían llamar “tiendas de nutrición”. Los “centros dietéticos” son por oposición los lugares donde se ayuna y se depura mediante procedimientos diversos. Los nutrientes, vendidos en las tiendas de nutrición son destinados a la cura

261


262

M é t o d o

M .

S t é p h a n

de revitalización biomédica (para colmar rápidamente las carencias mórbidas y las carencias autolíticas), después de la cura previa de desintoxicación (drenaje de las sobrecargas) sin la cual la precedente es inútil. La dietética (desintoxicación) no tiene nada que ver con la revitalización nutricional. Sería necesario para atenerse a la palabra, que las tiendas de dietética aconsejarán los ayunos o las mono dietas, lo cual no hacen, por supuesto. Según nuestro punto de vista, la verdadera tienda de bromatología debería señalarse por las palabras siguientes inscritas en su puerta: “ NUTRICIÓN Y REVITALIZACIÓN “ Y por supuesto, el buen sentido querría que se reserve la expresión: “ DIETÉTICA Y DESINTOXICACIÓN “ o “Centro Biomédico de depuración”. (Casas de cura ...).  La “nutrición” significa: aporte alimentario correcto en función de las necesidades fisiológicas. Los alimentos son elegidos en función de las normas eternas de la especificidad y de la pureza, lo que quiere decir que los alimentos biológicos humanos (útiles para la vida de los hombres) son “específicos y naturales”(en otros términos, que convienen a nuestra anatomía digestiva y no han sufrido manipulaciones mecánicas, calóricas o químicas). Si la “dietética” es el método alimentario que actúa en el transcurso de la cura de desintoxicación(drenaje de las sobrecargas), la “nutrición” es el método alimentario que entra en juego en el transcurso de la cura de revitalización(colmado de las carencias). La dieta:, en su forma verdadera y el contexto Biomédico, procede al drenaje de las sobrecargas(es decir, de los engrudos y de los cristales, obtenidos de nuestros metabolismos) que saturan nuestros humores: (sangre, linfa y suero celular y que son el origen de todas nuestras enfermedades sintomáticas o locales clásicas). La nutrición:, en sentido estricto, en la práctica biomédica, tiene por objetivo el asegurar el colmado de las carencias (resultantes de las sobrecargas antiguas bajo forma de “carencias mórbidas y de las eliminaciones provocadas bajo forma de “carencias autolíticas”). Una imagen simple hará comprender de que se trata. Una colada sucia puede haber sido deteriorada por el uso, el hecho de ponerla en la lavadora (desintoxicación) no repara los destrozos, pero a veces puede provocar otros nuevos. Antiguos y nuevos (revitalización).

deben

entonces, ser

sometidos

al

zurcido

La nutrición y sus “nutrientes”: intervienen entonces en la cura de revitalización que sigue necesariamente a la de desintoxicación.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Las carencias: son producidas sobretodo por la pérdida en oligo-elementos (vitaminas, diastasas, minerales y hormonas) muchos más que en azúcares directos o en proteínas nobles. Al final del tratamiento Biomédico, la cura terminal o de estabilización (cuyo fin es el de equilibrar los intercambios con el fin de que ningún desorden metabólico sobrevenga de nuevo) consiste en una vuelta sistemática y sin tolerancia, al régimen biológico humano, tal y como lo hemos definido por analogía (según los tipos alimentarios animales) y según la ley universal del crudivorismo: (noción esencial, caracterizando además nuestra enseñanza y que no se encuentra en ningún manual). RECORDAR LOS QUE NO HAN COMPRENDIDO LA DIFERENCIA ENTRE “DIETÉTICA” Y “NUTRICIÓN” Y QUE MEZCLAN ESTOS DOS CONCEPTOS AL AZAR DE SU PRÁCTICA , NO HAN COMPRENDIDO NADA DE ALIMENTACIÓN , ES DECIR, DE “B ROMATOLOGÍA”. E LLO ES IGUALMENTE VERDADERO PARA LOS QUE NO SABEN DISTINGUIR ENTRE LAS NOCIONES DE DESINTOXICACIÓN , DE REVITALIZACIÓN Y DE ESTABILIZACIÓN .

Son ignorantes en materia de biomedicina y de cuidados naturales, cualquiera que sea su buen querer, se encuentran incapaces de aconsejar útil y válidamente a los que se interesan en su autocuración o en el mantenimiento de su salud natural. Es desolador, lo repetimos, ver la confusión que reina en estas materias, incluso entre la gente más instruida, científicos, médicos y entre todos los que se quieren denominar divulgadores(periodistas, por ejemplo). 

¿POR QUE RAZÓN LA DIETÉTICA SE IMPONE CADA VEZ MAS? Para responder a esta cuestión, hay que hablar del origen de la enfermedad; (según el concepto biomédico) y de la desintoxicación, en general.  Para el Biomédico, la enfermedad es UNA (noción de la unidad mórbida). Para el médico clásico (alópata), al contrario, existen causas múltiples que dan nacimiento a numerosas enfermedades, es la noción de pluralidad mórbida. El mal causal:, único, responsable de las enfermedades sintomáticas clásicas, es para nosotros, profundo y general y se sitúa en el ámbito de los humores (o líquidos orgánicos: sangre, linfa y suero celular). Es la “mugre” humoral, primordial, hecha de engrudos y cristales, producidos en los diversos metabolismos (degradación digestiva de los alimentos y residuos de las desasimilaciones celulares). Esta “mugre” es llamada aún: “calamina” del motor humano, representa las “escorias” o “desechos de combustión”. Dichas escorias son a menudo bautizadas como “sobrecargas humorales”. Hay que abandonar la vieja denominación de “toxemia” que es impropia, que usaban los naturópatas del siglo pasado.

263


264

M é t o d o

M .

S t é p h a n

 Estos productos de sobrecargas humorales (desechos y residuos) son sustancias extrañas al organismo, que las rehusa, “venenos” que debe expulsar fuera del cuerpo por los 4 emuntorios especializados de los cuales dispone (la piel, los pulmones, el intestino y los riñones).  Las “sobrecargas humorales” (o “metabolitos”) al principio residen a nivel de los líquidos (engrudos en la linfa y cristales en la sangre), que saturan poco a poco hasta el umbral de tolerancia. Luego, poco a poco, los tejidos que bañan esos líquidos saturados, se impregnan a su vez de esa “polución” interna y las tempestades neuro-hormonales de liberación emuntorial, estallan según el vigor de la Fuerza Vital disponible y el estado de permeabilidad de los emuntorios.  Pero volvamos a los líquidos humorales. Estos líquidos, como hemos dicho anteriormente, son la sangre (5 litros), la linfa circulante (10 litros) y los sueros celulares(40 litros, de los cuales 20 litros son de suero extra-celular y 20 de suero intra-celular). Los “metabolitos” (desechos y residuos de los metabolismos) se estancan en la sangre (cristales solubles), en la linfa y el suero (engrudos insolubles). Enseguida, se fijan a los tejidos, creando esclerosis, adherencias o se depositan en los órganos huecos (cálculos de los riñones, de la vesícula biliar, endurecimiento de las arterias ...).  El enmugrecimiento humoral es en sus tres cuartas partes de origen alimentario(alimentos no específicos que no convienen al ser humano en general y a un individuo dado en particular y alimentos desnaturalizados por el fuego y los artificios mecánicos o químicos). Sin embargo, los residuos de desasimilación celular también entran en juego, por valor de un cuarto del total, hasta tal punto que un “vegetariano” puede tener urea y colesterol en exceso.  El enmugrecimiento de los líquidos (sobrecargas humorales en metabolitos) se acrecienta con la mala calidad de las glándulas digestivas y con la dificultad de los circuitos de asimilación, desajustados por las sobrecargas; (mala circulación de vuelta, marjales sanguíneos, pérdida de los capilares, resultante todo ello del sedentarismo).  En fin:, el enmugrecimiento alcanza el nivel más elevado a medida que se precisa, con la edad o la herencia, el deterioro de los emuntorios especializados (insuficiencia renal, pulmonar, hepático-intestinal y cutánea).  Entonces, según el tipo morfológico (retractado o dilatado) al cual pertenezca el sujeto, se verán instalarse diversas enfermedades locales, primeramente de alarma, luego de autodefensa (agudas y crónicas, según la fuerza vital) y más tarde las enfermedades profundamente lesionales, de desfallecimiento vital, a menudo irreversibles (centrípetas).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Las enfermedades agudas (de superficie, periféricas, centrífugas, violentas, cortas, extensas) son las de la edad joven o de los adultos sobrevitales. Las enfermedades crónicas, de la misma naturaleza autodefensiva que las precedentes, son las de los adultos subvitales o los sujetos envejecidos. Son todavía centrífugas, pero menos extensas que las enfermedades agudas y se renuevan periódicamente. En cuanto a las enfermedades centrípetas, tercer y último grado de la morbidez, se observan por su carencia eliminadora (recalmón aparente) y por lesiones importantes a nivel de los órganos nobles (leucemia, parálisis, trastornos mentales, cáncer ...). Es la finalización de un largo desconocimiento del mal original y de los esfuerzos del organismo para desembarazarse de él. Se puede decir que la vejez precoz y las enfermedades graves (lesionales e irreversibles) son el hecho de los tratamientos asintomáticos, inflingidos al organismo, sin buscar el modificar los errores de comportamiento responsables, ni ayudar a la eliminación(puesta en movimiento espontáneamente en las crisis agudas y crónicas). Hay que comprender bien lo que ocurre en el organismo durante la fase de formación de la enfermedad. La saturación de los líquidos se acentúa y el nivel de enmugrecimiento se eleva, al mismo tiempo que los tejidos se ensucian. Este doble fenómeno se produce hasta llegar al umbral de tolerancia que una vez sobrepasado, provoca una tormenta neuro-hormonal (más o menos violenta, de superficie o centrífuga). Es la crisis curativa que responde al enmugrecimiento humoral, con sus maniobras de eliminación, tales como las fiebres, las erupciones, los sudores, las enfermedades de la piel, los esputos, los flujos de la nariz y de las oídos, las orinas espesas, los derrumbamientos intestinales ... La crisis curativa aguda es entonces una maniobra espontánea, saludable, del organismo que se defiende. La crisis curativa crónica es de la misma naturaleza y responde a los mismos esfuerzos del organismo, pero de un organismo ya más debilitado. El médico que no comprende esto no merece su nombre. Es la razón por la cual la dietética (uno de los medios mayores de la desintoxicación) interviene con eficacia en esos casos donde la autodefensa preexiste y se manifiesta claramente. En todas las seudoenfermedades de alarma y reaccionales de eliminación, va en el sentido querido por el organismo, al cual ayuda potentemente, mediante sus restricciones alimentarias, mientras que éste último lucha contra las sobrecargas que asfixian y envenenan sus células. En el ámbito de las grandes lesiones (4) grado de la morbidez), su eficacia es menor y los milagros que puede realizar son menos numerosos. Ello se comprende.

265


M é t o d o

266



M .

S t é p h a n

LA GÉNESIS DE LA ENFERMEDAD PASA POR 4 FASES. Hay que tener bien presente estas fases que marcan la evolución del mal y que son los siguientes: 1. Estado de alarma. Pequeños trastornos ligeros: insomnio, estreñimiento tenaz, falta de apetito, pequeños catarros frecuentes o ligeras erupciones cutáneas sin causa aparente (!) ... Es la fase nº 1. 2. Estado reaccional. Trastornos manifiestos de la auto defensa en función de la fuerza vital, de la permeabilidad emuntorial y del tipo morfológico al cual pertenece el sujeto. En las mejores condiciones:, la crisis es denominada aguda y se manifiesta por su violencia y su extensión a todos los órganos emuntoriales. Es la fase nº 2. En unas condiciones no tan buenas, debidas en general a la edad, las reacciones se localizan y se manifiestan por accesos periódicos. Es la crisis crónica de bronquitis, de otitis, de sinusitis, de eczema, de reumatismo, etc.. Es la fase nº 3. El mal sigue siendo centrífugo. 3. En fin, Estado terminal. El mal se ha vuelto centrípeto. Las reacciones de superficie se callan. La “Fuerza Vital” cede y el enmugrecimiento alcanza a los órganos nobles: (Médula ósea, glándulas endocrinas, vainas nerviosas, mutación de los orgánulos celulares ...). En este estado, la saturación corre el riesgo de invertirse y por todos los órganos lesionados suben hacia la superficie las ramificaciones del mal (que empujan desde el interior hacia el exterior). Es la fase última de las “metástasis” cáncerosas. Es la fase nº 4. En este grado, la enfermedad es raramente curable, el enfermo ya no dispone de bastante “Fuerza Vital” para salvar sus tejidos del envenenamiento. Es la degeneración irreversible de las grandes enfermedades lesionales que la alopatía puede ayudar a combatir para hacer sobrevivir al paciente, pero sin esperanza verdadera de curación. Es la lucha imposible contra la hidra por la que las cabezas se levantan después de haber sido cortadas. RECORDAR NUESTRAS

ENFERMEDADES CLÁSICAS NO SON MÁS QUE LOS EFECTOS

DE LA ENFERMEDAD CAUSAL , DE NATURALEZA METABÓLICA Y ESTA ÚLTIMA NO SE TRATA CORRECTAMENTE NADA MÁS QUE MEDIANTE LA CURA DE DESINTOXICACIÓN DONDE INTERVIENE EN SU LUGAR LA TÉTICA Y SUS DIVERSOS MEDIOS .

DIE -


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Al enmugrecimiento, el biomédico responde con el desenmugrecimiento, es decir, la eliminación. A la unidad mórbida corresponde la unidad terapéutica, que será la eliminación bajo todas sus formas (método de eliminación querida por el organismo mismo cuando está fuerte). Es así como el organismo procede a su “autolimpieza” por todas las superficies y mucosas del mismo. Además:, rehusa cualquier alimento(los animales enfermos no comen, hacen “dietética” sin saberlo y los febriles o los griposos no tienen apetito). Entonces, conviene imitar los procesos de la naturaleza orgánica. Ello se denomina: seguir a la Naturaleza (Sequare Naturam) o curar mediante las semejanzas, pero no a la manera de los homeópatas, que han desnaturalizado el concepto hipocrático para adaptarlo a su enseñanza particular. En una palabra, curar verdaderamente, es provocar la auto curación o la autoreparación interna siguiendo la voluntad de la “Fuerza Vital” que anima a la materia y que es necesariamente inteligente, con lo cual, habilitada para actuar en favor de nuestros intereses. La regla en desintoxicación, se formula en tres principios: no comer (dietética), no enervarse (relajación) y abrir los emuntorios. Los 3 tiempos de la cura de desintoxicación del biomédico son los siguientes: 1. Desecar la fuente de las sobrecargas mediante la restricción alimentaria (dietética autolítica). 2. Liberar el diencéfalo y sus anexos para permitir a la energía nerviosa y a la fuerza vital el desarrollarse plenamente en el sentido de la eliminación. 3. Ayudar a abrir los emuntorios, según su naturaleza mediante plantas, baños, ejercicios o lavativas. El desecamiento de las sobrecargas es esencialmente de orden dietético. Se realiza por la autolisis que desencadenan los ayunos, las mono dietas o los diversos regímenes restrictivos. 

¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DE LA MENTE? Esta cuestión responde a los psicólogos mal avisados que quieren a cualquier precio que muchas de nuestras enfermedades sean de origen nervioso o psíquico. Contrariamente a lo que se dice, ninguna afección, en estado puro, proviene de los nervios y del psiquismo. Son necesarias siempre en los líquidos humorales algunas sustancias residuales que impidan los movimientos circulatorios y los metabolismos celulares. Ahora bien, el sistema nervioso y el aparato central representado por el cortex (cerebro pensante) y el diencéfalo (cerebro orgánico) con su bulbo, su cerebelo y sus nervios simpáticos, no están fuera del cuerpo, sino que son bañados como todos los demás órganos, por los líquidos humorales alimentarios y limpiadores.

267


268

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Soportan por ello, las mismas aventuras que los demás órganos, comprendidos los desfallecimientos por sobrecargas y carencias debidas al “colmado” provocado por los desechos y residuos que pueden fijarse a su nivel(principalmente en los grandes retractados o los “neuro-artríticos” extremos del tipo cerebral o nervioso, pequeños o grandes, pero siempre delgados y aplastados o sin formato). Es muy evidente que las afecciones directas provenientes del cuerpo (soma) excitan la mente (psiquismo) y la acción “somato- psíquica” es la clave del desequilibrio mental(influencia del cuerpo sobre el espíritu). Sin embargo, existe respuesta de la mente sobre el organismo e incluso amplificación a menudo desmesurada, de la mente que da a los trastornos orgánicos un aspecto tal que sólo se ha podido decir que se trata esencialmente de enfermedades psíquicas. Pero esta acción “psico-somática”, real, es secundaria. Es la razón por la cual el Biomédico, en el transcurso de su cura de desintoxicación piensa en el sistema nervioso general y visceral e intenta mediante maniobras múltiples la relajación y el reacondicionamiento, en particular, el devolver la armonía a las energías provenientes de los grandes centros nerviosos. Es la etapa nº 2 de la cura, denominada “liberación del diencéfalo”. Esta etapa conlleva 6 maniobras, de las cuales: la primera consiste en desconectar el cortex del diencéfalo mediante los diversos métodos de relajación, conocidos. La segunda maniobra es descondicionamiento y el reacondicionamiento de la mente. Verdadero “psicoanálisis” Biomédico con sus fórmulas y prácticas que le son propias y que no tienen nada que ver con el “freudismo” clásico. La tercera maniobra consiste: en inquietar la carga nerviosa disponible a nivel de la “sustancia blanca” y de los plexos, verdaderos acumuladores orgánicos y en caso de insuficiencia energética, recargarla mediante la negativación, la exposición al sol, la respiración ... La cuarta maniobra: permite mediante el juego de los reflejos, verificar las emergencias nerviosas al nivel de la piel y de las mucosas. Es más un medio de control que de acción, contrariamente al deseo de los “acupuntores”, de los “simpático-terapeutas” y otros “espóndil-terapeutas” que querrían hacer, cada uno por su parte, de su método una terapéutica en sí. La quinta maniobra: apunta hacia reutilizar la energía cortical y hacia hacer entrar en juego la influencia de la mente (así redirigida) sobre el cuerpo que la necesite. Son los medios conocidos de la sugestión y del hipnotismo, que pueden ser auto o hetero(“sofrología” de los modernos). En fin, la sexta y última maniobra: consiste en verificar el ajuste óseo de la columna vertebral y en liberar los discos intervertebrales (en caso de deslizamiento o de aplastamiento, con el fin de que el influjo nervioso llegue bien a los órganos). Los medios utilizados son: las manipulaciones, los masajes, las gimnasias y los baños super-calóricos.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

En resumen, para el Biomédico:, la mente (o psiquismo) sólo interviene de una cierta manera (amplificadora) en la génesis de la enfermedad. No la crea por entero, contrariamente a la opinión de algunos psicólogos o psiquiatras.

RECORDAR EL BIOMÉDICO

PONE EN EVIDENCIA LA INFLUENCIA DEL CUERPO SOBRE

EL ESPÍRITU COMO ELEMENTO MAYOR Y CAUSAL .

Sin embargo, no niega la influencia inversa del espíritu sobre el cuerpo, donde el espíritu irritado por los trastornos físicos, más o menos discretos, viene a amplificarlos de una manera desmesurada hasta esconder el origen somático. Y cuando se conoce la potencia de algunos “neurópatas” capaces de modificar a voluntad su circulación periférica y hacer aparecer “estigmas” sobre su piel, se pueden imaginar bastante bien las formas aberrantes dadas al más mínimo trastorno somático para hacer de él una “figura nueva”, fuertemente alejada de su estado original, pero no hay nada más verdadero que el que el tratamiento debe ser somático, antes de ser psicológico Otra acción de la mente (psiquismo) sobre el cuerpo (soma) resulta del estado de enervación en el cual estamos sumergidos por el hecho de la complejidad sin cese de la vida moderna. Todo individuo, agotado, con sus ideas fijas (u obsesionales), producidas por el miedo, las preocupaciones, la angustia, los esfuerzos intelectuales (sin valor pero continuos) principalmente de atención y de memoria, atrae a nivel de su cortex (cerebro pensante) toda la energía nerviosa disponible y por ello, casi paraliza su diencéfalo (cerebro orgánico) con los órganos anexos al mismo que son: el bulbo, el cerebelo y los dos nervios simpáticos (sistema neuro-vegetativo). Esta situación anormal, pero común, produce lo que nosotros denominamos la enervación, con tensión psíquica a nivel del cortex y depresión neuro-vegetativa. De ello resulta una aceleración y una multiplicación de los procesos generadores del enmugrecimiento humoral (mala digestión, ralentización de los circuitos, pereza emuntorial ...). Se sabe que la mente agotada “bloquea” de alguna forma las glándulas digestivas (la emoción corta el apetito) y la actividad de los grandes filtros orgánicos (el estreñimiento de los sujetos preocupados). El efecto psíquico, aquí, no es causal a pesar de las apariencias. Es suficiente con que los líquidos estén sucios para que la mente, incluso agotada, sea desprovista de cualquier mala influencia, de donde proviene la necesidad para los grandes ansiosos, de un régimen autolítico severo. Entonces la mente actúa en cualquier circunstancia, como un agente ocasional (o provocador), pero nunca como creador (o causal).

269


270

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Sólo actúa sobre los elementos de un fondo humoral ya constituido (lo mismo que deben ser considerados bajo este ángulo la acción de los microbios, del frío, de los golpes, de la fatiga ..., todos ellos agentes reveladores de un terreno cuando está sucio, pero casualmente responsables de ese ensuciamiento humoral, que pertenece a nuestro modo de vida, a nuestro comportamiento, a nuestra manera de comer ...). Hemos realizado este desarrollo concerniendo la psicología para poner las cosas en su punto y evitar al lector el perderse una vez más en el desorden de ideas. Ciertamente, el psicólogo desempeña un papel en biomedicina y todo Biomédico es un psicólogo por parte de su formación, pero es un psicólogo realista, que no paga con palabras y que ve claramente los procesos que se desarrollan en el organismo. La influencia del cuerpo sobre el espíritu es preponderante. Todas nuestras enfermedades, incluso las denominadas mentales, tienen por único origen una saturación humoral, debida a los desechos y residuos de nuestros metabolismos. Todo comienza siempre por una digestión percibida o no y una carencia eliminadora, más o menos paralela y no por una idea loca. Esto debe ser bien retenido en nuestra cabeza y puede ser verificado por la experimentación. Cualquiera que sea la inteligencia de un sujeto, se puede en todo momento desajustar la rectitud de sus juicios o el encadenamiento lógico de su razonamiento, haciéndole beber alcohol más allá de sus medios de eliminación. Es el estado de embriaguez que en el sujeto en buen estado humoral, termina por un sueño profundo. Si al contrario, el sujeto es un “neurópata” y además está sucio humoralmente hablando, se verán aparecer a la larga todos los fantasmas del “delirium tremens”, con sus delirios y sus pesadillas estremecedoras. La mente aquí, añade algo más a los efectos orgánicos. La curación no consistirá en largos interrogatorios (psicoterapia), sino en la vuelta al agua pura como bebida (biomedicina), es tan simple como verdadero. Esta introducción, un poco larga, era indispensable para situar bien los problemas y aportarles respuestas coherentes. Este desarrollo de “Bromatología” empieza entonces, por el estudio de la dietética, en el sentido exacto de la palabra. Vamos a pasar revista en los capítulos siguientes, a los grandes medios utilizados en el régimen autolítico (ayunos, mono dietas, regímenes restrictivos de todas clases). “ La Salud no se mide en el peso del sujeto, sino en la pureza de sus humores “. Estudio de los medios autolíticos más eficaces. (Ayuno húmedo, ayuno seco, ayuno mixto) La técnica de los ayunos húmedos (o hídricos). Las purgas, las lavativas, la actividad durante el ayuno húmedo. Entrada y salida del ayuno húmedo. Estos ayunos en función de la naturaleza de las sobrecargas humorales.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Las “Crisis Curativas” provocadas por estos ayunos. ¿Cómo evitarlas? Duración y frecuencia de los ayunos. 1) LOS AYUNOS SON LOS MEDIOS MAS ENÉRGICOS QUE CONOCEMOS, PARA AYUDAR A LA AUTOLISIS EN EL DRENAJE DE LOS HUMORES, ES DECIR,, EN LA DEPURACIÓN DEL ORGANISMO.

Se distinguen entonces tres grandes clases de ayuno: * - Los ayunos húmedos (o hídricos). * - Los ayunos secos (o completos). * - Los ayunos mixtos (participando los dos medios precedentes). 

- Los ayunos húmedos lavan la sangre y abren el emuntorio renal. Entonces, sirven para expulsar los cristales (residuos sólidos), solubles en la sangre y que saturan este líquido. Estimulan el emuntorio renal previsto para este efecto, el cual se abre cuando el volumen del líquido sanguíneo tiende a sobrepasar los 5 litros. Los ayunos húmedos, como su nombre lo indica, consisten en no comer nada, conservando la facultad de beber voluntariamente y ello según duraciones de aplicación variables.



- Los ayunos secos lavan la linfa y una parte del suero subyacente. Sirven de drenaje de los engrudos (residuos blandos), no solubles en estos líquidos espesos. Los emuntorios solicitados son por orden: * - El hígado (con su vesícula biliar y el intestino). * - Las mucosas respiratorias y las de la cara y de la vagina en la mujer. El mecanismo del “ayuno seco” se explica por la evaporación de la sangre, que para recuperar su volumen, empuja el agua contenida en la linfa. Por un reflejo orgánico, ésta aumenta su caudal y viene a verterse de una manera más importante en la sangre, depurándose así al mismo tiempo. Los ayunos secos: como su nombre indica, son ayunos durante los cuales el sujeto no toma absolutamente nada, ni alimento sólido, ni líquido, durante algunos días(los periodos son mucho más cortos que para los ayunos húmedos). “Los ayunos secos han sido sacados del olvido por la “Escuela Francesa de Biomedicina Ortodoxa”, como consecuencia de los trabajos de Shrott, de Volhard de P.V. Marchesseau y M. STÉPHAN”.



Los ayunos mixtos: son ayunos que alternativamente son húmedos y secos. En general, una cura seca es intercalada entre dos curas húmedas. Ejemplo: 4 días de ayuno húmedo + 2 días de ayuno seco + 4 días de ayuno húmedo. Son posibles otras combinaciones.

271


272

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los ayunos mixtos: se explican porque la mayoría de las enfermedades son a la vez de naturaleza cristaloidal y coloidal. En principio, para distinguir una enfermedad coloidal, es suficiente con constatar la desaparición del elemento dolor y la presencia de un flujo más o menos viscoso (ejemplos: bronquitis con esputos, otitis húmeda, pérdidas vaginales, pústulas de acné ...). La enfermedad cristaloidal se observa al contrario, por los signos inversos: dolores (más o menos vivos) y ningún flujo (ejemplos: reumatismo articular, ciática, eczema seco, migrañas de los neuro-artríticos ...). Sin embargo, las enfermedades de naturaleza doble (a la vez coloidal y cristaloidal) existen y se expresan menos netamente sobre el plano clínico (ejemplos: cálculos biliares y renales, arteriosclerosis, infarto de miocardio, úlcera varicosa ...). La regla en biomedicina, confirmada por la experiencia, quiere que todo individuo que avanza en edad (desde la treintena), viviendo según la tradición, vea todas sus enfermedades volverse de naturaleza doble, lo cual exige entonces, un ayuno mixto. Ahora vamos a estudiar cada uno de estos ayunos y a explicar las diversas formas y decir los efectos que se tiene derecho a esperar. 2) - LOS AYUNOS HÚMEDOS, (LOS MÁS CONOCIDOS, PERO NO SIEMPRE LOS MEJOR INDICADOS.)

Esta forma de ayuno ha sido muy divulgada, pero puesta en aplicación con más o menos felicidad en algunas clínicas “naturalistas”. Veremos más adelante cuales son los errores que no se deben cometer en el transcurso de un ayuno de esta naturaleza, sobretodo en lo que concierne a la ausencia de purgación o lavativa en la entrada y en el transcurso de la práctica o bien aisladamente de la cura (fuera del concepto BIOLÓGICO, BIOMÉDICO) o además la alimentación a base de frutas y de pan completo a la salida del ayuno, sin contar las mono dietas azucaradas, asimiladas a las restricciones húmedas totales, con el fin de alcanzar el récord de 20, 30, o 40 días de “seudoayuno” húmedo (lo que en ese caso ya no significa nada sobre el plano terapéutico). El verdadero ayuno húmedo consiste: en suprimir todo alimento y en no tomar nada más que agua pura o infusiones de plantas diuréticas, no azucaradas. Los ayunos húmedos a base de zumos de frutas o jugos de verduras, con agua azucarada o salada, son mono dietas húmedas. El medio pierde eficacia sobre el plan de la autolisis, aunque a veces es indicado. Los líquidos autorizados son el agua muy pura, poco mineralizada (Volvic, Vittel, Contrexéville, Caldes de Boi ...), aguas de fuente de montaña, agua destilada o bi-destilada (batida al sol) según el método de Hanish, combinado con las enseñanzas de Violet e infusiones de plantas diuréticas (rabos de cereza, diente de león, puerros ...) hechas con esas diversas aguas. Al respecto de las tisanas, son igualmente autorizadas las decocciones y las maceraciones en frío (polvo incorporado o líquido).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Nuestra preferencia se decanta por la última forma con el fin de evitar toda desnaturalización del agua y de las plantas por el calor. Las mismas observaciones que las anteriores, se imponen para los ayunos de agua de zumo y los ayunos lácteos (leche pura o cortada con agua). Ya no son ayunos húmedos sino mono dietas húmedas. En lo que concierne a la práctica que estudiamos aquí, la regla fundamental es la siguiente: desde el momento que existe un principio alimentario cualquiera, incluso líquido, el ayuno deja de serlo para volverse una monodieta. 3)

- LAS “MEDICINAS QUÍMICAS” CONSIDERAN EL AYUNO COMO UNA TERAPÉUTICA PASADA DE MODA.

La medicina tradicional (o racional), la que practicaban los médicos antes de la era de los antibióticos (a principios de siglo), estaba fuertemente marcada por una gran moderación y mucha sensatez. Se han reído de los médicos de Moliere que sólo sabían se dice, purgar, hacer sangrías y dar lavativas. Sin embargo y aunque no todo sea perfecto, había en estas prácticas una supervivencia de la vieja medicina de los humores y una noción exacta sobre la necesidad de hacer entrar en juego a la depuración para sentirse bien. Sin nuestros ancestros que eran grandes comedores de carne, no hubieran tenido tales métodos a su disposición, muchos habrían muerto antes de su hora. Estos antiguos médicos, que llamaremos de formación empírica con respecto a los de la nueva escuela científica (aunque el término “empírico” no nos plazca porque se emparienta con los métodos experimentales como las investigaciones científicas modernas) sabían usar, además, otras técnicas naturales y no menores, tales como la sudoración, los accesos de fijación, el ayuno ... Nuestro amigo Boesnach, viejo médico bioterapeuta:, Fue nombrado, antaño, director del hospital de Pretoria (África del Sur) en la época de la guerra de los Boers (guerra entre los Holandeses del Cabo que querían su autonomía y los Ingleses que querían conservar su colonia). Boesnach: nos decía que tenía en su hospital un pabellón reservado para los enfermos infecciosos afectados de fiebres tifoideas, de tifus, de difteria y de diversas fiebres de los campos de batalla, todas enfermedades cuyo origen actualmente, es atribuido a agentes infecciosos: bacterias o virus. Ahora bien, en esa época, no existían las sulfamidas, ni los antibióticos y todos esos “infecciosos” eran tratados uniformemente mediante baños de agua caliente, produciendo o acelerando los sudores, combinados con regímenes restrictivos y las curaciones, por estos medios, alcanzaban un porcentaje muy elevado, “que no tenía nada que envidiar al obtenido por los medios modernos”, añadía maliciosamente Boesnach que al final de su vida, conoció la expansión de la quimioterapia.

273


274

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Cada cual sabe, que hace solamente 60 años el médico de familia utilizaba frecuentemente las dietas (ayunos) en los casos de gripe, de enfermedades de la corta edad, de fiebres variadas ... y todos los enfermos se encontraban bien después del tratamiento. La medicina moderna, más científica que clínica, más experimental que racional, parece haber olvidado esta forma simple de terapéutica natural, que sigue estando entre los mejores procedimientos para curar con la bolsa de agua caliente sobre el hígado, las pequeñas lavativas (o duchas rectales), los envoltorios húmedos (a falta de baños de agua o de sacos de sudoración), los diuréticos vegetales y las purgas suaves (de efecto hepático-bilio- intestinal). Es una pena que cegada por los descubrimientos que son; hay que decirlo: remarcables desde algunos puntos de vista, la medicina haya olvidado tales prácticas. En China y en Rusia, existen en las “facultades de medicina” enseñanzas que conciben el viejo: “Saber Tradicional”. Sería deseable que en España, Francia, Italia y en resto de los países del mundo, se enseñara por las mismas razones, la vieja medicina basándose en plantas, de accesos de fijación ..., que poseen más de un título de gloria en su historia. Pero volvamos a nuestros ayunos. El ayuno húmedo entonces, “no es una invención de los naturópatas”. El único mérito de éstos últimos, es haber tenido el coraje de divulgar este procedimiento frente a la enseñanza moderna, basada sobre la quimioterapia y haber sabido imponerla, con más o menos suerte frente a la medicina llamada “científica”. Ciertamente, actualmente, los médicos clásicos comienzan a inclinarse con interés sobre esta terapéutica mediante el ayuno, pero desgraciadamente, se sirven de ella como de un procedimiento no sintomático, no dándole ni su portada general, ni el sentido que se merece a nivel del terreno humoral y excluyéndola de la “cura biomédica de desintoxicación”, que ignoran, de donde proviene su dificultad insuperable para explicar las crisis curativas (que les desconciertan) y sus fracasos (sucediendo a los éxitos), de donde provienen sus temores con respecto a esta “terapéutica” y sus contraindicaciones mucho más numerosas. Cualquiera que sea, el ayuno:, gracias a una literatura abundante, a menudo exagerada en sus conclusiones y torpe en sus explicaciones, el ayuno conoce actualmente un éxito creciente de cara al público que golpeado por las drogas cada vez más tóxicas que le propone la alopatía, el paciente prefiere usar métodos más suaves y menos peligrosos. ¿No está en su pleno derecho? ¿Quien osaría quitar tal derecho en nombre de un autoritarismo y de un dirigismo médico cualquiera, mejor o peor fundado científicamente? En nuestra época de libertad y de dignidad humana, ello no puede concebirse. No olvidemos nunca que el enfermo prefiere ser salvado fuera de las reglas, que morir dentro de las mismas y que la opinión pública, por su buen sentido, siempre ha estado en la ante guardia de las reformas que los dirigentes sólo veían venir mucho más tarde o... demasiado tarde.


M é t o d o

4)



M .

S t é p h a n

- LA PRACTICA DEL AYUNO HÚMEDO (ES RELATIVAMENTE SIMPLE Y ESTÁ AL ALCANCE DE TODOS).

La duración del ayuno, será más o menos larga en función de los factores que son: la edad del sujeto, la ancianidad del mal, el grado mórbido y la naturaleza de las sobrecargas. En principio, los ayunos húmedos pueden ir desde algunos días (1, 2, 3 días o más) hasta varias semanas, incluso meses (una experiencia en California ha durado 6 meses) y en las Indias se citan yoghis capaces de vivir durante años sin comer gracias a la técnica del Kria-yoga. Se puede decir que los ayunos húmedos largos, comienzan después de 30 o 40 días, pero no se imponen sobre el plano terapéutico o higiénico. Valen más ayunos cortos de 7 a 8, días repetidos todos los meses por ejemplo, que un ayuno largo de 30 días una o dos veces en toda la vida. La regla fundamental de aplicación a este respecto es la siguiente: entre más viejo o más enfermo esté el sujeto, más se debe intervenir mediante ayunos cortos (de algunos días), repetidos periódicamente cada semana o cada mes. Duración y frecuencia están establecidas en función de las reservas nerviosas del enfermo (es decir, en función de la “Fuerza Vital” disponible, la cual dirige la auto reparación). Cuando se teme la violencia de las crisis curativas, en un enfermo muy sobrecargado y de edad avanzada, los ayunos cortos periódicos facilitan la técnica de los cuidados y permiten evitar accidentes peligrosos (desbordamiento y bloqueo emuntoriales). A parte de su seguridad, los ayunos cortos y ritmados son, según nuestro punto de vista, mucho más válidos que los ayunos demasiado largos. Responden mejor a las afecciones crónicas que ellas también son periódicas o cíclicas. 24 HORAS cada fin de semana o media jornada (desde las 14 horas hasta las 8 horas) cada 2 días o bien 48 HORAS cada 10 días o incluso una semana al mes, 15 días por trimestre ..., son las prácticas cortas y repetidas que permiten curas eficaces y autorizando el ayuno en sí, sin necesitad de vigilancia médica, ni de residencia en una clínica.



Los peligros del ayuno y cómo evitarlos. Los peligros del ayuno demasiado prolongado provienen de la violencia de las “crisis curativas” que corren el riesgo de producirse. Ya sabemos que las prácticas más cortas y repetidas evitan esta forma de accidente, pero los signos de alarma indicando que el ayuno (si es continuado) se vuelve peligroso merecen ser conocidos y son los siguientes: * - Aliento con olor a éter (acetonemia) * - Gran agitación nocturna (insomnio) * - Debilidad extrema con desprecio hacia cualquier esfuerzo * - Migrañas tenaces y vértigos

275


276

M é t o d o

M .

S t é p h a n

El gran peligro es una descarga emuntorial de cristales demasiado masiva a nivel de los riñones (con nefritis por ejemplo y anuria parcial o total). Una vez evitado este peligro, en general, por medidas compensadoras de derivaciones cutáneas (hacia la piel y las glándulas sudoríparas que son “pequeños riñones”). Por supuesto, el uso de plantas diuréticas contribuye a ayudar a los riñones que trabajan enormemente en el transcurso de esta forma de ayuno. Por otra parte, el ayuno no debe ser pasivo, sino muscularmente activo. Recomendamos, contrariamente al uso, mucha cultura física y hatha-yoga para “agitar” los plasmas circulantes y contribuir a su depuración en el ámbito de los filtros. El ayuno será más eficaz, incluso acortado y exento de cualquier riesgo, si el sujeto se entrena todos los días, una hora o dos, con pesas ligeras, hasta alcanzar el estado cutáneo de trasudor (sudor). Relajación: y sueño profundo, entrenamiento muscular, diuréticos vegetales, baños calientes y sudoración, son los complementos indispensables que debemos encontrar en toda cura de ayuno para evitar los accidentes, acelerar el transcurso y volverla aún más depuradora (o autolítica). Por supuesto, no hay que olvidar ni las purgas, ni las lavativas, de las cuales hablaremos más tarde. Todo ello explica claramente la necesidad de incluir el ayuno en la “cura de desintoxicación” y no el aplicarlo aisladamente como un “remedio milagroso” a la manera alopática para tal o cual enfermedad local. Otro gran peligro del ayuno “mal comprendido” es el riesgo de acetonemia, provocada por una carencia en azúcar sanguíneo (hipoglucemia) y pudiendo aparecer en los primeros días o más tarde.. Este fenómeno se produce cuando el organismo tiene dificultades para autolizar correctamente las sobrecargas grasas residuales, de donde deriva la formación de un veneno de degradación imperfecta, denominado acetona. El ayunante afectado de acetonemia exhala un perfume de éter, fácilmente detéctable. Este fenómeno se explica cuando se sabe que los lípidos (grasas) se queman al fuego de los glúcidos (azúcares). El sujeto que entra en hipoglucemia por el hecho del ayuno (es decir que ha quemado todos sus azúcares de reserva) y que posee aún muchos cuerpos grasos residuales que autolizar, se encuentra en la incapacidad de hacerlo correctamente. Produce acetona y se envenena. ¿Qué hacer en este caso preciso? Inmediatamente, hay que interrumpir el ayuno, dando un poco de agua melada o levulosa durante uno o dos días, luego volver a una alimentación celulósica y al final a un régimen de revitalización (alimentos específicos y no desnaturalizados). Seguir el ayuno húmedo haciendo absorber al enfermo trozos de azúcar blanco (o incluso moreno), como lo hemos visto hacer, es un concepto que no deriva de


M é t o d o

M .

S t é p h a n

nuestra enseñanza, ya que para nosotros, toda monodieta a base de sacarosas es una agresión contra los tejidos y los órganos y pretender que el ayuno pueda ser seguido mediante este medio es una estafa a la Salud. En verdad, cuando la acetonemia se manifiesta es porque el practicante se ha equivocado incluso sobre la forma del ayuno que se debía adoptar. Habría sido necesario seguir un ayuno seco y no un ayuno húmedo y solicitar el hígado y la linfa y no los riñones y la sangre. Nos encontramos aquí en presencia de engrudos residuales que se deben eliminar, la cual es la tarea del ayuno seco (o completo) del cual hablaremos en el capítulo siguiente. En fin, otro peligro del ayuno prolongado, es el riesgo acrecentado de las carencias autolíticas. Volveremos sobre este punto, muy importante, en el Capítulo de Nutrición. 

Los riñones durante el ayuno húmedo. Sabemos que este ayuno:provoca sobretodo el lavado de la sangre y su depuración en cristales. Entonces actúa por medio de los riñones. Consecuentemente, hay que favorecer ampliamente esa función. Para ello utilizaremos las plantas diuréticas, que afortunadamente no es que escaseen: puerros, diente de león, rabos de cereza, ortosifón, bardana, zarzaparrilla, anís verde, apio silvestre, abedul, borraja, y todas las ensaladas verdes, ricas en clorofila (berro, verdolaga, milamores ...). Las tisanas, (bajo forma de infusión, de decocción o de maceración) pueden darse calientes, tibias o frías, según los climas o las reacciones de frío del paciente. Hemos dicho anteriormente, que preferimos las maceraciones hechas en frío. Sin embargo, en el caso donde la necesidad de calor se hace sentir, se puede tolerar recalentar suavemente la maceración sin sobrepasar la temperatura de 35º a 40º. Además, conviene cambiar las plantas, al menos cada 3 o 4 días y mejor todos los días si es posible. Se acrecienta así, la eficacia de la diuresis. Recordemos que nunca hay que azucarar las tisanas, sino se cae en una monodieta líquida azucarada”, que es una forma atenuada del ayuno. Las tisanas diuréticas permiten, si se quiere, el paso progresivo de las mono dietas líquidas, basándose en zumos de frutas, jugos de verduras o zumos de frutas nitrogenadas (leche de almendras), para alcanzar el ayuno hídrico a base de agua poco mineralizada y de agua destilada o bidestilada (forma perfecta del ayuno). La cura de agua destilada tiene por autor: al Doctor Biomédico Hanish. Es según nuestra opinión, el ayuno hídrico más enérgico. Consiste en beber sólo agua químicamente pura, obtenida por destilación, durante la duración de la cura.

277


M é t o d o

278

M .

S t é p h a n

Este agua “muerta” impropia para la vida y desembarazada de todos sus minerales, adquiere por ello, una virtud muy especial: se vuelve “golosa”, es decir,, que tiene avidez por cargarse en minerales, siguiendo su función natural de vehículo orgánico. Entonces, saca a su paso por el organismo, todos los cristales residuales, que no solamente se estancan en la sangre, sino, además están estancados en los tejidos. Los arranca, los lleva con ella hacia los riñones, mucho mejor que las tisanas diuréticas que actúan sobretodo a nivel del emuntorio renal. Así, se podría perfeccionar la cura húmeda, principiando el ayuno con agua destilada para terminarlo por plantas diuréticas. Se “limpiaría” primeramente, para “enjuagar” luego con mucha agua. Esta cura de agua destilada que Hanish aconsejaba hacer comiendo (lo cual era torpe de su parte) es excelente en todos los casos por supuesto y en particular en una enfermedad local: la nefritis aguda con retención completa de la orina, lo cual podría sorprender a numerosos médicos. Pero los hechos están ahí. El honor de haber descubierto esta forma de aplicación se le debe al Doctor en medicina alemán Volhard, que inspirándose en los trabajos del curandero Schrott sobre el ayuno seco, combinó los dos métodos de forma afortunada. El tratamiento consiste en dejar al enfermo afectado de nefritis aguda en ayuno seco (o completo) durante 2 o 3 días y darle el 4) día, de 2 a 3 litros de agua destilada para asegurar la ducha renal liberadora, la cual se produce automáticamente. La cura de agua destilada sobre 8 0 10 días hace aún maravillas en las enfermedades cristaloidales clásicas, tales como la artero esclerosis, los reumatismos articulares ... pero sigue siendo polivalente, según nuestro principio de la “unidad mórbida”. Un gran peligro del ayuno húmedo a base de agua destilada es el riesgo de desmineralización, que puede sobrevenir cuando la cura sobrepasa alrededor de una quincena de días. El sujeto puede perder minerales nobles: calcio de los huesos, por ejemplo. Por lo tanto recomendamos tomar “Silicio Orgánico Alimenticio Si O2” (Ver apartado al final del libro) 5) 

- LAS REGLAS FUNDAMENTALES QUE HAY QUE CONOCER.

La entrada al ayuno. Durante 1, 2 o 3 días antes de la cura húmeda, conviene tomar sólo verduras acuosas hervidas (puré de verduras verdes y de zanahorias, obtenido cambiando varias veces el agua de cocción, siguiendo el método del Dr.. Cartón). Es el régimen que nosotros llamamos la “papilla celulósica”. Muy poco alimenticio, tiene por objetivo el de limpiar suavemente la cara interna del intestino delgado y del grueso colon que va a soportar una gran parte del drenaje. Por supuesto, se pueden tomar tantos platos de “papilla celulósica” como se sienta necesidad.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

No existe ninguna limitación en esta monodieta que actúa un poco como una “lija” o un “lava botellas” y arrastra hacia el exterior todas las costras y los barnices que tapizan la mucosa intestinal, sin provocar irritación. Esos 3 días de limpieza permiten reducir la intensidad de la purga que sigue a esta operación. 

La purga. La víspera de la entrada al ayuno, por la noche, hay que tomar una buena purga (regulada según las disposiciones individuales: suave para los “no estreñidos” y fuerte para los “estreñidos”), todo ello considerando el efecto laxante ya producido por la papilla celulósica durante los días de preparación previos al ayuno. Para purgarse correctamente, sin irritar el intestino, es indispensable conocerse bien y saber cuales son las reacciones frente al producto y la dosis ingerida. En lo que concierne al producto laxante-purgante, puede ser a base de aceites vegetales (aceite de ricino), de plantas (corteza de arraclán) o de sales (sulfato de sosa). La elección debe establecerse en función de los gustos y de las reacciones fisiológicas del sujeto. No existe una fórmula ideal, ni universal y lo que puede ser bueno para unos, puede que no lo sea para otros. En cuanto a la dosificación, es igualmente y por las mismas razones, individual. A cada cual “su” dosis, que por otra parte, puede variar de una cura a otra. He aquí, a título de ejemplo algunas dosificaciones medias: * - Para el aceite de ricino, la dosis puede oscilar entre 1 y 3 vasos de licor. * - Para el arraclán (polvo), hay que contar de 1 a 4 cucharillas de café. * - Para el sulfato de sosa puede tomarse a razón de 1 a 2 cucharadas soperas o más. Entonces, la purga se toma en la entrada al ayuno, la víspera por la noche. Además puede intervenir como veremos más adelante, en medio del ayuno e incluso a menudo varias veces.



La lavativa. Es igualmente indispensable. Se lleva a cabo la mañana del primer día, después de las heces obtenidas por la purga y la noche del mismo día antes de ir a la cama. Esta lavativa está constituida de 500 gramos de agua tibia o caliente, conteniendo algunas gotas de esencia aromática (lavanda, romero ...). Nunca hay que sobrepasar el litro en el transcurso de esta lavativa. En efecto, es una “ducha rectal” que tiene sobretodo por fin el de limpiar la ampolla rectal y la parte descendiente del colon (Sigma). Ahora bien, esta zona intestinal sólo contiene alrededor de un litro de agua. El hecho de sobrepasar esa dosis de 1 litro provocaría una dilatación de la parte lateral del colon y realizaría un principio de entero-clister que no convendría en ese momento.

279


280

M é t o d o

M .

S t é p h a n

En efecto, la ducha rectal de 500 gr. de agua mineral puede y debe hacerse a menudo, varias veces al día, incluso, durante la cura de ayuno. La entero-clister, por su volumen, es una lavativa que no se presta a tales repeticiones. Sus indicaciones son diferentes. El gran objetivo de la ducha rectal no solamente es el de limpiar la zona irrigada, sino, además el de despertar el peristaltismo intestinal (reflejo neuro-muscular, evacuativo del colon grueso) bajo el efecto de “bombeo” que se produce en el momento de la expulsión brusca del líquido y de las materias incluidas. Esta lavativa se realiza de pie y es expulsada algunos segundos más tarde (no se guarda). Es excelente realizar una ducha rectal después de las heces provocadas por la purga y ello como mínimo dos veces al día. Esta lavativa interviene bi-cotidianamente después de la purga, la cual puede tomarse cada 3 o 4 días en el transcurso de la cura. La gran regla de esta limpieza en función de la duración del ayuno es la siguiente: actuar por medio de purga y lavativa al principio de la cura, como acabamos de decir, luego al final del primero y del segundo tercio y a la salida del ayuno. Tomemos por ejemplo un ayuno húmedo de una duración prevista de 9 días. Sin contar la purga y las dos duchas rectales de partida, habrá que intervenir de la misma forma el 3), el 6) y el 9) día. RECORDAR ALGUNAS ESCUELAS DE HIGIENISMO SHELTON, EL AMERICANO, ESTÁN EN

PURO ,

TALES

CONTRA

DE

COMO

LAS

LA

DE

PURGAS

Y

LAS LAVATIVAS BAJO EL PRETEXTO DE QUE ESTAS PRÁCTICAS SON CONTRANATURA Y AGOTAN LAS RESERVAS VITALES

(O

NERVIOSAS ).

NO

HAY QUE TEMER EL REHUSAR TAL AFIRMACIÓN .

En efecto, el esfuerzo pedido al sistema nervioso para expulsar él mismo las sobrecargas intestinales, representa un gasto, seguramente más considerable que el producido por la sacudida producida por la purga y las lavativas, repetidas. Es, según nuestro punto de vista, un gasto mínimo y entre los dos medios, siempre hay que elegir el menos desvitalizante. Experiencias sobre cientos de ayunantes han demostrado el fundamento de nuestra proposición. Los que rehusan a las purgas y a las lavativas, sienten enormes dificultades para pasar la primera semana y muchos son obligados a romper su cura como consecuencia de “crisis curativas” violentas. Es evidente que ayudando al organismo mediante las limpiezas intestinales que preconizamos, se ayuda al ayunante a soportar mejor su cura.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Además, ésta última gana en eficacia, de donde proviene la posible reducción del tiempo de aplicación (la cual es apreciable). En fin, se evitan los riesgos de autointoxicación, acrecentados por la autolisis intestinal, en los grandes estreñidos y en los insuficientes hepático biliares que por desgracia son muy numerosos. Las únicas contraindicaciones de la purga son con respecto a los afectados de cólicos, disentéricos y otros diarreicos, pero estos pacientes pueden usar sales de magnesio, de mucílagos y de semilla de zaragatona (laxantes suaves) y sobretodo no olvidar jamás la práctica de las lavativas, con la condición de que éstas últimas estén constituidas esencialmente de aceite virgen (girasol o pepitas de uva), aromatizada con esencias de lavanda, de romero o incluso de mejorana. Los Biomédicos entonces, son matizados pero categóricos en cuanto a las purgas y a las lavativas en la práctica del ayuno. No olvidemos: además que las limpiezas en el transcurso y al final del ayuno, se imponen experimentalmente, contrariamente a lo que se podría creer (“nada de alimentos sólidos, nada de heces, entonces no se necesita limpiar” se podría pensar). En realidad: se asiste aún a evacuaciones importantes de materias fecales residuales después de 10 o 15 días de ayuno. Una niña de 10 años, ayunando por una tosferina, ha eliminado en cada lavativa (3º, 6º y 9º día terminal) más de dos grandes tazones de materia fétida cada vez. Es bueno acordarse de que el tubo digestivo durante el ayuno no está inerte. Recibe, a título emuntorial, masas de desechos y residuos provenientes de los tejidos y de los órganos vecinos (particularmente del hígado y del páncreas) y se puede decir que asegura, durante todo el tiempo de la cura, una función de alcantarilla (desde la boca hasta el ano). El barniz blanquecino, más o menos espeso que se deposita sobre la lengua, tapiza todo el interior del tubo digestivo. El Biomédico Erhet: había comprendido perfectamente la función emuntorial del intestino en el transcurso del ayuno. Su famoso “espejo” por observación de la lengua, después de 1, 2 o 3 días de ayuno, era el examen de los depósitos sobre la lengua. Tanto más importantes fueran, más sobrecargado estaba humoralmente estaba el individuo. Este método de evaluación de las sobrecargas es particularmente fiel. Ese barniz blanquecino, que se deposita todo a lo largo de la mucosa interna del tubo digestivo, es la razón por la cual hay que limpiar (purgar y lavar mediante duchas rectales) en el transcurso del ayuno y al final del mismo. Además es la razón que quiere que no se den frutas, sino de nuevo papillas celulósicas al salir del ayuno.

281


M é t o d o

282

M .

S t é p h a n

Las frutas, por su velocidad de asimilación, conllevan todos los compuestos tóxicos residuales hacia los órganos nobles y los tejidos profundos, restableciendo parcialmente el estado de las sobrecargas contra las cuales se quiere luchar (fenómeno de auto intoxicación). 

La salida del ayuno. Esta fase es tan importante como la entrada. Debe hacerse igualmente a base de la papilla celulósica durante 1, 2 o 3 días. Una alimentación frutal de golpe, es una catástrofe (difundiendo en la sangre las toxinas amasadas a nivel de la mucosa). Por supuesto, el pan completo y el azúcar moreno, (a pesar de las calidades que van ligadas a estos alimentos de tolerancia) están prohibidos. Después de: 2 o 3 días a base de “papilla celulósica”:, el sujeto puede comenzar a alimentarse normalmente siguiendo el régimen biológico humano, a base de productos crudos vegetales (80%) y de productos crudos animales (20%). Este régimen está compuesto de ensaladas de verduras, de verduras acuosas y de raíces azucaradas variadas, a las cuales se añaden el queso blanco y los huevos (y algunas ostras si la ocasión las facilita). Sólo se podrá hacer uso de la tolerancia de los alimentos cocidos: (arroz, mijo y trigo sarraceno, o pescado hervido y carnes ligeras) hasta mucho más tarde, una quincena de días después de la finalización del ayuno. RECORDAR PARA

LOS SUJETOS CUYO INTESTINO NO SOPORTA LOS PRODUCTOS

CRUDOS VEGETALES , A CAUSA DE LA CELULOSA DEMASIADO DURA , ES ACONSEJABLE BEBER, COMO REEMPLAZO , ZUMOS DE FRUTAS Y JU GOS DE VERDURAS

(1

LITRO AL DÍA ) Y ELLO CONSERVANDO LA BASE

NITROGENADA , HUEVOS Y QUESO BLANCO ).

Al ritmo de curas sucesivas, el intestino de estos sujetos recuperará poco a poco sus funciones normales frente a los productos crudos vegetales. Entonces estarán curados del todo.

6) - LA ACTIVACIÓN GENERAL DE LOS EMUNTORIOS NO DEBE SER OLVIDADA NUNCA POR EL BUEN BIOMÉDICO.

La cura de ayuno es una autolisis y un drenaje. Todos los emuntorios y no solamente el circuito hepático-bilio-intestinal, deben ser enérgicamente solicitados (los riñones, la piel y los pulmones contribuyen a la evacuación de los venenos orgánicos). También, aconsejamos:, No solamente como ya hemos dicho, las purgas, las balnea-


M é t o d o

M .

S t é p h a n

ciones (intestinales) y las plantas diuréticas, sino además las oxigenaciones (bajo aire ionizado y negativizado por los aromas) y las sudoraciones (mediante baño super calórico o aire seco recalentado o bien además por el favor del ejercicio muscular mantenido). En resumen, es sensato solicitar activamente los 4 emuntorios orgánicos, que son las “puertas de salida” de nuestros venenos metabólicos, pero hay que hacerlo teniendo en cuenta la fuerza vital (o energía neuro-endocrina) de los sujetos. El ayuno provoca una autolisis de los desechos y de los residuos, fijados sobre los tejidos y en las células glandulares, conjuntivas y adiposas (celulitis). Existe degradación de estas masas bajo formas más simples pero siempre muy tóxicas. La extracción de los metabolitos y su degradación y luego su drenaje mediante los líquidos sanguíneos y linfáticos, se operan de una manera continua desde el momento en que se deja de comer. Es la autolisis cuya regla ha sido formulada por Yeo y que se enuncia de la manera siguiente: primeramente ceden los tejidos extraños, venenos de todas clases más o menos enquistados, luego las grasas, luego el hígado disminuye de volumen (en un tercio), los órganos digestivos se estrechan (sobretodo el estómago) y suben (vesícula biliar y colon transverso) y al final los músculos ceden a su vez su sustancia (la fundición de los muslos y de glúteos indica que es sensato interrumpir el ayuno). La desaparición de los tampones de tejidos grasos del pubis señala la desnutrición extrema, grave. Los huesos, el sistema nervioso y las glándulas endocrinas son ahorradas por el ayuno. Este orden autolítico es una prueba de la inteligencia de la fuerza vital, contrariamente a la opinión de los sabios materialistas que a pesar de la evidencia, rehusan admitir un poder de tales características director en el organismo. Cl. Bernard, el padre de la medicina científica (experimental) hablaba sin embargo de un “principio director”. Los desechos y los residuos, arrancados, transformados parcialmente para pasar a los filtros celulares, son después expulsados por los 4 emuntorios, en función de su naturaleza (los engrudos pasan por el hígado y su circuito intestinal, así como por las mucosas respiratorias, facial y vaginal y las glándulas sebáceas y los cristales pasan por los riñones y las glándulas sudoríparas). Todo está perfectamente previsto para que la evacuación se realice bien. Sin embargo, puede ocurrir que se manifiesten crisis curativas (ley de Durville) en el transcurso de esta limpieza. Estas crisis, que son a veces muy peligrosas, se explican por la debilidad de los emuntorios solicitados (pérdida de permeabilidad debida a la edad, al uso o a la herencia) y por la masa de sustancias extrañas que se debe eliminar. Estas condiciones reunidas producen crisis curativas, es decir,, que crean en el organismo trastornos, comparables a las enfermedades y que son el reflejo de las sobrecargas amasadas anteriormente y movilizadas en ese momento. Esas “crisis”, a menudo, se desarrollan de una manera inversa a las enfermedades pasadas, pero en general con una intensidad menor.

283


284

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Sin embargo, puede ocurrir que los riñones se bloqueen bajo el efecto de los desechos uréicos o de otra naturaleza. En otro momento, pueden ser los pulmones los que pueden ser víctimas de un excedente de viscosidades. La piel incluso, puede cubrirse de granos (erupciones variadas, accesos, forúnculos ...). Ahora bien, la apertura emuntorial, provocada y sistemática, es la única parada que evita la violencia de esas crisis curativas, de donde proviene nuestra preocupación por vigilar su ejecución. Aquí, además, Shelton no estará de acuerdo con nosotros, avaro que es con respecto a la fuerza vital, pero sabemos que actuando así la economizamos más que la gastamos. Para nosotros: no solamente es activado el drenaje mediante nuestras maniobras emuntoriales, sino, además, que puede intervenir la derivación. Se denomina derivación al arte de poner paz en un emuntorio agotado o desfalleciente y atraer la masa de desechos hacia otro emuntorio de la misma función. Ejemplo: Los pulmones “bronquitean” en el transcurso de una cura de ayuno y la crisis de asma amenaza con producirse, hay que derivar hacia el intestino (el hígado y la vesícula) mediante purgas cotidianas y duchas rectales bicotidianas,, acompañadoras. En algunos días, todo vuelve al orden normal. Otro ejemplo: los riñones están agotados, la orina es rara y blanca. Rápidamente, damos baños super calóricos llevando a una sudoración abundante y todo irá bien en poco tiempo. El ayuno es según la expresión del Dr.. Bertholet, no solamente “hamaca” de los órganos digestivos, sino una verdadera “operación sin bisturí” y mejor aún un raspado que alcanza a todos los órganos. Los tumores benignos pueden ceder en el transcurso de curas repetidas. El practicante que aconseja el ayuno debe saber exactamente lo que ocurre en general durante la cura y en particular en tal o cual sujeto en función de su tipología. La vigilancia médica, aconsejada a menudo como un seguro de calidad, no es una por la simple razón de que los estudios médicos clásicos no instruyen a los médicos sobre las prácticas del ayuno. Existen buenos médicos capaces de dirigir un ayuno, pero son muy poco numerosos. Recordad que el título de médico no es sinónimo de competencia en cualquier cosa y particularmente en materia de ayuno. Nuestra opinión es que el ayunante debe vigilarse él mismo y aprender los datos esenciales de la técnica que quiere utilizar. En cuanto a la práctica, se aprende por la experiencia, comenzando por ayunos cortos y repetidos (que son por otra parte, los mejores). Los accidentes sólo sobrevienen en el transcurso de ayuno largos, brutalmente impuestos (sin progresión), maniobras antibiomedicina contra las cuales nos levantamos con energía.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El ayuno húmedo lava la sangre y abre el filtro renal. Es su función. Su fin es el de asegurar la evacuación fuera del organismo de los cristales residuales, obtenidos de los metabolismos nitrogenados (alimento carnal, por ejemplo y desasimilación celular). Cuando se sabe que el Ser Humano se alimenta abusivamente de carnes animales, mientras que es de naturaleza fruto-vegetariana, se comprende que la saturación ureica se produzca y sea una de las grandes causas de enfermedad y que los ayunos húmedos (o hídricos), cortos y periódicos, sean el método higiénico (o terapéutico) de elección, para evitar este género de saturación o para reducirla, cualquiera que sea la forma tomada por la enfermedad cristaloidal local. 7) - LOS “MAESTROS” DEL AYUNO HÍDRICO EN LOS TIEMPOS MODERNOS, SON RAROS.

A parte de los médicos o de los curanderos del pasado, actualmente se pueden citar muy pocos nombres, pero algunos de entre ellos han tenido una influencia considerable. Citemos para comenzar al Dr.. Guelpa que fue el artesano del ayuno ultra-corto y periódico (de 1 a 2 días por semana) para tratar la diabetes florida. El mayor teórico de todos fue seguramente el naturópata Erhet. Es el que ha comprendido mejor los fenómenos que ocurren en el transcurso del ayuno y las técnicas preparatorias y terminales. El Dr.. Bertholet, médico suizo, sigue siendo, sin embargo, el gran divulgador de esta técnica, por sus trabajos, sus libros y su larga experiencia (siempre en lo que concierne al ayuno húmedo). Para hacer un estudio completo, hay que hablar del célebre Dewey, que enseñaba que había que interrumpir el ayuno en el momento en el que aparecía el hambre verdadero, llamado fisiológico, por oposición al hambre falso, que tortura al principio, como consecuencia de las distensiones estomacales y de los hábitos registrados (reflejos condicionados de Pavlov). Mencionemos igualmente a la doctora Brandt que supo curarse hábilmente de un cáncer digestivo mediante ayunos cortos, entrecortados de “revitalización” a base de frutas y de verduras crudas y del famoso higienista Shelton, tan grande como Bertholet sobre el plano de divulgación, pero que desgraciadamente hizo prueba de un “prejuicio dogmático” combatiendo las purgas y las lavativas que condena sin temor, lo mismo que cualquier intervención natural, destinada a ayudar al organismo (sudoración, sangría, ventosa, masaje ...) limitándose a exigir a su paciente el doble de reposo mental y físico,, es decir,, la relajación y el ayuno para autocurarse. Esta posición un poco extrema desgraciadamente, reduce el valor de su enseñanza.

285


M é t o d o

286

M .

S t é p h a n

HE AQUÍ LOS MANDAMIENTOS DEL AYUNANTE

que hemos elegido para vosotros 

En el transcurso del ayuno hídrico, te abstendrás de todo líquido que no sea agua pura o infusiones de plantas diuréticas, no azucaradas. No beberás ni alcohol, ni bebidas fermentadas (vino, cerveza o sidra), ni té, ni café, ni brebajes industriales, que por sus venenos añaden trabajo de excreción de las células, ya ampliamente solicitadas por el ayuno.



Te alegrarás, en lugar de lamentarte, si durante los primeros días, sientes algunos malestares ligeros, tales como curvaturas, cefaleas, vértigos ... y si ves reaparecer algunas “enfermedades antiguas” bajo formas atenuadas. Esos malestares y esas afecciones son la prueba de que la purificación del organismo no solamente se está llevando a cabo, sino que se desarrolla normalmente, haciendo remontar del fondo humoral hacia las superficies a todos los “venenos” acumulados con el tiempo o como consecuencia de represiones medicamentarías torpes.



Te asegurarás regularmente de la limpieza de tu tracto gastro-intestinal mediante purgas y lavativas repetidas y vigilarás la actividad constante de tus otros emuntorios, sudando abundantemente mediante baños, ejercitándote muscularmente, respirando a fondo sustancias aromáticas y orinando bajo la influencia de diuréticos vegetales, no tóxicos, todo ello para ahorrarte la violencia de las crisis curativas, susceptibles de producirse.



No harás caso a la sensación de “hambre falso” que se manifieste en los primeros días del ayuno y a la cual no hay que ceder porque corresponde no a necesidades reales del organismo, sino a irritaciones reflejas de la mucosa digestiva, o además a excitaciones a ese nivel, resultantes de los productos tóxicos de eliminación.



Ayunarás tanto con la cabeza como con el cuerpo, pensando en lo que ocurre en tí y en la depuración de la cual resultará tu salud y no caerás en un estado continuo de obsesión por la idea de comer, de recuperar las fuerzas, de esfuerzo inútil, de tiempo perdido, de posible accidente ..., pensamientos negativos, derrochadores de energía neuro-simpática y contrarios a la relajación favorable para la eliminación.



No temerás adelgazar, sabiendo que la pérdida de peso representa, bastante exactamente, la eliminación de células enfermas, de tejidos sin valor y de sustancias residuales tóxicas que paralizan por su presencia los órganos del cuerpo. Te repetirás todos los días que el peso no tiene ninguna relación con la salud, que los gordos mueren jóvenes y que sólo debe ser tomada en consideración la densidad (relación entre el peso y el volumen)



Recordarás que el ayuno es una operación sin bisturí, un verdadero “raspado” en el ámbito de todos los tejidos y que es sensato por esta razón, ayunar en paz, sin preocupaciones, no velar, sino dormir amplia y profundamente, todo ello para no distraer la energía “diencéfalo-simpática” de su trabajo orgánico en provecho de una agitación cortical, sin valor momentáneo y perjudicial para el desarrollo de la cura.


M é t o d o

M .

S t é p h a n



No despreciarás a la salida del ayuno, hacer algunos días de “papilla celulósica”, después algunas purgas y lavativas y no volverás al régimen variado, con tolerancias, hasta después de algunas semanas de frutas y de legumbres acuosas crudas, excluyendo por supuesto la carne y los cereales, con lo cual todos los alimentos cocidos en general.



Recordarás que la edad no influye de ninguna manera sobre los efectos del ayuno y que puedes ayunar en todos los momentos de tu vida y hacer ayunar a tus hijos desde los primeros días de su vida o a tus padres de edad avanzada, sin olvidar, sin embargo, que la calidad de un ayuno no está en su duración, sino en las condiciones biológicas en el seno de las cuales se ejerce.



En fin, deberás tener siempre en la mente, que la purificación del cuerpo mediante el ayuno y la desintoxicación biológica, no es solamente una media de limpieza de nuestro vehículo material, el más bajo, sino que otras purificaciones se realizan al mismo tiempo, sobre planos más elevados, la del corazón y de los sentimientos, la de la razón y la lucidez y la de la fe (en el Creador) y del amor (hacia todas las criaturas). Ayunando, aprenderás no solamente a curar tus enfermedades y a vivir sano, sino además a dominar tus pasiones (gula, sensualidad, sensibilidad, cólera, ganas, envidia, odio, agresividad ...), a liberar tu inteligencia del desorden y de la confusión que la ciegan y a elevarte hacia el estado de plena conciencia cósmica, verdadera fuente de moralidad y de libertad espiritual que solas, llevan a la sabiduría y más allá de la felicidad.



Partidario convencido de la depuración de tu cuerpo para sanear tu juicio y adquirir ese “suplemento de alma” que falta a nuestros contemporáneos, no olvidarás nunca que la vía de la perfección individual, según nuestra enseñanza, es la única que lleva a la armonía social. Tanto tiempo como los hombres en su mayoría, permanezcan enfermos, feos y locos (los 3 aspectos de la morbidez), serán igualmente egoístas, malos, agresivos y ciegos y buscarán explotarse los unos a los otros, remplazando las leyes “estables” de la naturaleza por las “inestables” de su grupo social. Las mejores instituciones sólo valen lo que valen los hombres encargados de aplicarlas. Todas son buenas al principio, cualesquiera que sean, de derecha o de izquierda, autocráticas o democráticas, pero se vuelven malas rápidamente por las astucias de los que las ponen al servicio de su interés particular. Ello se explica porque el hombre no cambia. A través de toda política, sigue siendo él mismo, rehusando a ver el mal social, allí donde está, en él. Por supuesto, rechaza cualquier purificación interna, para elevarse a una mejor comprensión de las cosas y se contenta con colocar sus ambiciones (es decir, lo que pretende ser su felicidad), en un cambio arbitrario del mundo exterior (natural o social) y ello a merced de sus deseos o de sus sueños más locos. Esta ilusión produce la incomprensión entre los gobernados y los gobernantes.

287


M é t o d o

288

M .

S t é p h a n

De hecho, nada cambia a pesar de las apariencias. Entre el villano de antaño y el obrero de hoy, la diferencia es débil. Miserable en su cuerpo y en su espíritu, más egoísta que altruista, más maligno que inteligente, el hombre permanece incapaz de organizarse armoniosamente en grupo. Los más malignos siempre vician el sistema y los giran en su provecho. Así peligran todas las civilizaciones avanzadas por la complejidad de sus leyes y la carencia cívica de sus ciudadanos. Si cada cual aceptara barrer delante de su puerta, por simple respeto de la cosa pública, la ciudad estaría limpia rápidamente, pero si una ley de servicio es votada para reglamentar este uso, así de rápido también, los ciudadanos, cada vez más numerosos, encontrarían el medio legal de escapar a la prestación personal y habría que crear, bajo la custodia de la municipalidad, un equipo de barrenderos (que trabajará... cada vez menos, para reivindicar... cada vez más). En efecto, es imposible fijar en un escrito, todo el pensamiento del legislador. Lo cual hace que cualquier ley esté hecha para ser desviada, el día en el que se vuelva molesta. Toda legislación debería reposar sobre la conciencia moral de cada ciudadano. Para ello, sería necesario que cada individuo estuviera dotado de “alto nivel de conciencia social”, lo cual no es el caso actualmente. Ahora bien, para llegar a esta dignidad de la “personalidad social” en cada uno de nosotros, la única vía, como hemos dicho anteriormente, es la de la salud natural que confiere la pureza humoral. Toda sociedad es un “organismo vivo” donde cada hombre representa de alguna manera, una célula. La sociedad que quiere vivir en paz, debe vigilar la armonía entre los hombres que la componen. Para realizar ese equilibrio, cada hombre, eslabón de la cadena social, debe comenzar por hacer la paz en él, es decir, en sus propias células orgánicas para alcanzar esa armonía interna (que llamaremos salud natural por oposición a la salud artificial), base fisiológica de esta armonía externa o social, que reclama con todos sus deseos la gente de buena voluntad. Lo mismo que existe un “humanismo biológico” que quiere que el Humano sea tratado en función de lo Natural y ello en el nombre de lo Divino, lo mismo existe un “sociologismo biológico” que deriva de él y cuya forma está ampliamente alejada de los sistemas políticos actuales y que afirma que lo social tiene por función esencial la de vigilar ese acuerdo de lo Humano y lo Natural y que de esta armonía nacerá la Sociedad perfecta. 

Entonces, guardarás siempre en tu memoria que la salud de tus células orgánicas (o la “paz en tí”) condiciona la paz del grupo social (o la “salud fuera de tí”). La miseria física es un “no sentido”, la enfermedad no debería existir y la miseria social que resulta de ella bajo formas variadas (pobreza, agresividad, revolución ...) es igualmente, un “no sentido”. No más que la enfermedad, no debería existir tampoco.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

La “clave” de este problema de la condición humana, está en cada uno de nosotros, en nuestro metabolismo y en el fondo de nuestros humores. Una sociedad de fumadores, de bebedores, de golosos, de apasionados, de enfermos, de excitados ... no puede ser una “buena sociedad” cualquiera que sea el ideal escrito sobre la bandera o en el transcurso de las proclamaciones. “La linfa es el mantel freático del organismo, igualmente hay que depurarla como se hace con la sangre, corriente de superficie “. LOS AYUNOS SECOS (O COMPLETOS) Y LOS AYUNOS MIXTOS

Los ayunos secos y sus modalidades - La “cura de la sed” - Su mecanismo y sus efectos - La función de la linfa y del suero extra-celular - El hígado y la vesícula - La mucosa intestinal y las glándulas anexas (duodeno, páncreas, apéndice). El asalto líquido (o la “ducha rectal”). Trabajos de Shrott y de Volhard - El ayuno “mixto”- etc... 

EL AYUNO SECO (o completo) consiste, simplemente, en ayunar sin comer ni beber. A veces, se le da a esta práctica, poca corriente, caída en el olvido y sin embargo, muy válida como veremos más adelante, otros calificativos que significan claramente lo que representa, como “cura seca” o mejor “cura de la sed”. Hemos sido la primera escuela en Francia, que ha divulgado esta práctica después de haber explicado el mecanismo fisiológico. La mayoría de los autores, naturalistas, sólo habían pensado en el ayuno húmedo (o hídrico) y satisfechos, parece ser, de su audacia, se atenían a la sangre y a su depuración sin ir más lejos en las profundidades linfáticas. Los diez litros de linfa circulante, depósito de los engrudos y de todo lo que tienen en suspensión, lento de llenarse y vaciarse y los insondables 20 litros de suero extra-celular donde se encuentran aún escondidos muchos misterios de la enfermedad y de la curación, estaban entonces, completamente olvidados y las “maniobras sanguíneo-renales” de depuración, aconsejadas, no afectaban a ese “marjal humoral” aún más importante que la rápida corriente de superficie, representada por la sangre. Sólo por medio de la cura húmeda, “quitando la carbonilla” del motor vital solo se realiza a la mitad. Los grandes maestros del ayuno hídrico, ¿ignoraban la cura seca o bien no osaban hablar de ella por miedo a las reacciones de los hombres de ciencia, ya demasiado vivas con respecto a su propia técnica? Tenemos que decir en efecto, que los sabios se mostraban, al principio, muy reservados en cuanto a la práctica del ayuno (húmedo). Las críticas, actualmente, son menos severas, pero se puede leer aún en algunos manuales clásicos de higiene o de fisiología que el ayuno (húmedo) es peligroso y que la muerte sobreviene inevitablemente después de una docena de días (!) por desnutrición.

289


290

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Y se citan como ejemplo, los casos de intoxicación alimentaria, con edema o hinchazón abdominal, que caracterizan sobretodo una mala nutrición más que la ausencia de alimento. Los casos citados provienen de individuos o pueblos subalimentados, como consecuencia de guerras, aislamientos ... Individuos que comen cualquier cosa (lagartos, cucarachas, raíces, cortezas, tierra, cuero ...) con la esperanza de resistir mejor a la privación. Es únicamente el miedo a morir de hambre (y no el hambre fisiológico) el que empuja a estos desgraciados a cometer errores nutricionales de tales características, los cuales provocan trastornos, llamados falsamente de desnutrición, mientras que se trata de intoxicación que puede llegar hasta la muerte. Visto bajo este punto de vista seudocientífico, el ayuno (húmedo) se había vuelto sospechoso para muchos. Pero la verdad merece ser establecida. Se ha sabido después, que el ayunante verdadero (húmedo) no entra tan fácilmente en estado de desnutrición, como quieren los conformistas. Han sido establecidos los récords de varios meses, sin ningún trastorno de desnutrición a los ojos de observadores objetivos. Hemos asistido, personalmente a un ayuno hídrico de 6 meses, hecho en la clínica del doctor naturópata B. Jansen, en California. Hay que decir que el ayunante tomaba de vez en cuando un poco de zumo de limón, añadido a su agua. Centenas de ayunos húmedos, verdaderos, con nada más que agua pura, de 15 a 45 días, han sido hechos, un poco por todas partes, sin ningún accidente patológico. Nunca en la historia, habríamos debido ver hombres, perdidos en la alta montaña o en el mar, comerse entre ellos, si una mejor educación hubiera sido hecha previamente sobre los medios de sobrevivir durante semanas sin comer, revelando que la prueba no era ni peligrosa, sino al contrario saludable (dando a cada cual el medio de depurar y de regenerar su organismo). En las cárceles, los detenidos (que hacen huelga de hambre por sus ideas) dan además un ejemplo de la resistencia del cuerpo humano a la privación de alimentos, siempre y cuando el elemento líquido esté asegurado, pero demasiado a menudo, los sujetos se intoxican con el tabaco o el café y las autoridades penitenciarias y los médicos de la administración se vuelven locos, apenas pasada la primera quincena y practican así tan rápidamente como pueden la alimentación forzada y sintética, la cual por su violencia y la naturaleza de los alimentos (ingeridos o inyectados) provocan a veces, accidentes, incluso casos de muerte, atribuidos sin duda, no a estos métodos aberrantes de nutrición, sino al ayuno en sí.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

CONCLUSIÓN SOBRE EL PLANO EXPERIMENTAL , EL AYUNO HÚMEDO , CONJUNTAMEN TE LLEVADO CON LAS PURGAS Y LAS LAVATIVAS , PUEDE DURAR SIN NINGÚN RIESGO , VARIOS MESES

(DE 2

A

3

MESES ) PARA UN SUJETO

ENTRENADO PREVIAMENTE PARA ESTE GÉNERO DE PRUEBA MEDIANTE PRÁCTICAS FRACCIONADAS Y PROGRESIVAS , COMO SI SE TRATARA DE UN DEPORTE , BUSCANDO BATIR UN RECORD .

Sin embargo, que nuestros lectores no se equivoquen, ello muestra simplemente que el ayuno (húmedo) prolongado es posible y no perjudicial (con la condición de que se realice correctamente) contrariamente a la opinión de numerosos sabios y médicos, pero no estamos del todo en favor de este género de ayuno prolongado porque exige, como hemos dicho anteriormente, una larga preparación, es decir, un excelente estado de salud para poder llevarlo a cabo. En otros términos, los ayunos largos, más allá de 15 días, deben ser reservados para los atletas del ayuno, para los que no tienen casi desechos y residuos humorales que eliminar. Para ir más lejos en el ayuno, hay que ser ya puro sobre el plano humoral, así son evitadas las crisis curativas variadas (acetonemia ...) que pueden sobrevenir y que obligan a interrumpir la prueba o bien a transformarla en monodieta (líquida) a base de agua melada, de zumos de frutas, de legumbres ... lo cual entonces, ya no es un ayuno (húmedo) auténtico... A pesar de todo, sigue siendo malo. Nos levantamos contra el ayuno largo y único de 30 a 40 días, sobreviniendo brutalmente, sin preparación y aplicado en favor de una enfermedad tenaz, antigua, como se hace comúnmente en algunas clínicas que conocemos, donde la vigilancia médica, incluso competente, no podrá resolver el problema de la crisis curativa sino interrumpiendo el ayuno (lo cual está al alcance de cualquiera y sobretodo lo que no debería producirse si la prueba hubiera sido preparada previamente por ayunos cortos y progresivos). Un ayuno largo de un mes puede ser comparado al Tour de Francia en bicicleta. Necesita un largo entrenamiento para realizarlos. ¿Cuántos pequeños recorridos, cotidianos, le habrán sido necesarios al campeón de la bicicleta para alcanzar sus fines? Similarmente, para ayunar un mes, hay que prepararse antes durante algunos años mediante ayunos cortos y periódicos, cada vez más largos. En verdad, después de tal preparación, la prueba final ya no se impone, el candidato está seguro de su trabajo por el estado de Salud que le confiere su puesta en condición. La prueba ya no es más que un medio de control de un estado perfecto de salud (y no está al alcance de un enfermo). Pensamos que nos hemos hecho comprender bien, el ayuno (húmedo) no mata, regenera, pero es un arma que hay que aprender a manejar. En cuanto al médico que ignora la naturaleza de las sobrecargas humorales y la

291


M é t o d o

292

M .

S t é p h a n

verdadera razón de las crisis curativas, que vaya a la Escuela de Biomedicina para aprender su oficio, si quiere ejercer en esta vía. La confianza ciega en una competencia, “que no lo es”, es una forma de suicidio. El diploma no hace al maestro, más que el hábito no hace al monje. Dicho esto, abordemos el ayuno seco, tema de este capítulo y tema que seguramente va a hacer nacer muchas críticas vehementes de parte de todos los conformistas, incluso entre los que han aceptado el principio del ayuno “húmedo”. La actitud de los científicos, no advertidos, es en efecto, extremadamente severa con respecto a este procedimiento. Pero nos remitiremos a Balzac que decía: “El mayor de los delitos es la ignorancia”. 

LA OPINIÓN ES FORMAL: El ser humano: es incapaz de resistir a la privación de líquido más de algunas horas (máximo: 24 horas). Después de este plazo, accidentes graves de deshidratación pueden producirse y conllevar la muerte. Tal aserción no es exacta y no corresponde a los hechos. Muchos animales ayunan total y anualmente, sin ningún perjuicio para su salud. Todos los que “inviernan”, es decir, que pasan el invierno (de 2 a 6 meses más o menos, según las regiones) en un estado próximo del sueño, no comen ni beben. Llevan una vida vegetativa con respiración muy lenta, sin tomar ningún alimento sólido, ni líquido. Tomemos por ejemplo a los osos, cuyas hembras entran embarazadas en la hibernación. Se encierran en el fondo de una cueva, bajo un amasijo de hojas y ramas y se “duermen” durante largos meses. Durante este tiempo, el trabajo orgánico sigue su curso y paralelamente al de la gestación. En primavera, las hembras se despiertan y dan a luz, en general, dos osos cada una y todas tiene el vigor y la leche... para alimentar a sus pequeños. Sin embargo, todo el invierno, no han tomado nada de comida o de líquido. No existe ningún rasgo de desnutrición, ni de deshidratación, ni muerte de la criatura e incluso la vida se ha ejercido plenamente dando nacimiento a pequeños animales. Otro ejemplo: nos hará comprender la posibilidad y la no nocividad de la cura de ayuno seco (o completo). Así a este respecto nos comentaba el Biólogo P.V. Marchesseau: antes de la guerra 39-40, volviendo de los Estados Unidos, donde había ido a estudiar Naturopatía (en los colegios de Nueva York y de Los Ángeles), decidí crear en Francia una escuela de Bromatología y un centro de fabricación de alimentos de revitalización (nutrientes). Esta escuela fue la primera del género y dio nacimiento más tarde al “Instituto de Higiene natural” de París que aseguraba hasta el año 1986 la publicación de los cursos de Biomedicina Ortodoxo.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Siendo el fiel discípulo de P.V. MARCHESSEAU y debido al fichero de cerca de 20.000 pacientes con unos resultados tan positivos “cuando el paciente se súmete a estas teorías, añadiendo mis resultados aplicando mis propios tratamientos en casos de hernias discales (mas de 9000 casos resueltos evitándoles el quirófano). He decidido abrir un centro parecido en España en una aldea; donde enseñaré a los alumnos o pacientes estas reglas. Y con los estudios adquiridos en estos últimos 30 años ya hoy en día no necesitamos una línea de productos complejos. “Sólo uno”. El Silicio Orgánico Alimenticio con nº de Registro Sanitario. Aprovecho la ocasión para perdonar todos los que quisieron plagiarme, difamarme, coaccionarme... Pero a los mismos no les puedo perdonar de abusar sin ninguna ética de sus pacientes. Michel STÉPHAN En el capítulo de revitalización, hablaremos de las gamas de alimento posible y veremos que el máximo de revitalización según la enseñanza del “Kriya-yoga”, se obtiene sobretodo por la elección de alimentos sutiles que escapan a la materialidad. Existen en la India Yoghis que no comen y no beben. Se sustentan de respiración profunda (fijando el nitrógeno del aire) y del sol (fijando el carbono a nivel de la piel gracias a su melanina). Además, ejercen su pensamiento de tal manera que el cerebro sirve de antena a los “psicones”, energías intelectuales y que se vuelven incluso capaces de captar los “espiritones”, energías superiores, formadoras de los universos. La vía de esta aplicación pasa por la lucidez y la sabiduría. Los ayunos secos (o completos), después de estas precisiones, pierden su misterio y su concepto sobrenatural. Están al alcance de todos los seres vivos en grados diferentes y los hombres mismos, son capaces de realizarlos. 

SIN EMBARGO, PARA EL SER HUMANO, EL AYUNO SECO ES BASTANTE CORTO COMPARADO CON EL AYUNO HÚMEDO. En efecto, según nuestras experiencias, una cura normal “mediante la sed” oscila entre 2 y 4 días. Esta cura, por supuesto, debe ser repetida cada 10 o 15 días o incluso cada mes (según la “fuerza vital” disponible) y ello tanto tiempo como sea necesario. Una duración excepcional de 9 días (duración que nos parece máxima para el Ser Humano), ha sido alcanzada por uno de nuestros colegas y experimentalmente realizada bajo nuestra vigilancia. Se trataba de una mujer de 25 años que sufría de acné tenaz en la cara y a pesar de todos los cuidados médicos consentidos durante más de diez años, nada podía ni siquiera aliviarla. Estaba desesperada cuando se confió a nosotros. Después de haberle explicado por qué razones los cuidados locales (hechos por los diplomados en estética o los dermatólogos) permanecían sin efecto y haberle

293


M é t o d o

294

M .

S t é p h a n

hecho comprender que su mal era una reacción autodefensiva (frente a las sobrecargas coloidales) que se ejercía en el ámbito de las glándulas sebáceas y no una enfermedad en sí, localmente constituida, consintió seguir la cura seca que le imponíamos y que le habíamos prescrito (privación durante 3 días de toda alimentación sólida o líquida, nada de trabajo y relajación profunda, sudoración seca mañana y noche y purga cotidiana con una cucharadita de corteza de arraclán en polvo, sin ocuparse de la cara ni de los granos). Al cabo del tercer día, las inflamaciones habían desparecido y la mejoría era tal que la paciente decidió ella misma renovar la cura 8 días más tarde, pero prolongándola durante 6 días. No estábamos de acuerdo y rehusamos endosarnos la responsabilidad de tal operación (prefiriendo siempre, como ya sabéis, curas cortas y periódicas antes que aplicaciones heroicas de larga duración). Pero la joven mujer se empeñó y nos pidió solamente seguirla durante la cura de 6 días que se obstinaba en querer hacer. Aceptamos pensando que encontraríamos un pretexto para interrumpir su ayuno antes del final. El destino decidió de otra forma. No solamente los 6 días fueron bien soportados, sino, además, el acné cedió de tal forma que 10 días más tarde, una cura de 9 días fue comenzada. Todo también transcurrió bien y las cicatrices del acné se difuminaron parcialmente vaporizandose con Silicio Orgánico Alimenticio (S. O. A.). La autocuración había sido obtenida en un 90%. Animada, la mujer hizo aún dos curas más de 9 días, distantes entre sí de 20 días. Y los resultados fueron perfectos. A más indicios de acné, más cicatrices, la piel había recuperado el resplandor y la suavidad de la edad joven. Un resultado de tales características fue obtenido sin crisis curativa importante y sin el más mínimo accidente patológico notorio. Las derivaciones emuntoriales, paralelamente aplicadas al régimen autolítico seco, y la aplicación del S. O. A. fueron la causa. Como consecuencia, nuestra colega que pertenecía por supuesto al tipo retractado (neuro-artrítico) y a la categoría de los nerviosos (pequeños y delgados), supo plegarse a una disciplina de vida correcta y a una cura seca anual para evitar cualquier recaída. Este record, si es que existe record, es la prueba de que este género de cura está dentro de las posibilidades humanas. 

LA CURA SECA DRENA EL LIQUIDO LINFÁTICO Y MAS PROFUNDAMENTE AUN, ALCANZA AL “SUERO EXTRA-celular”, VERDADERO PANTANO. La linfa circula muy lentamente, se vierte en la sangre a razón de 1 litro cada 24 horas. En cuanto al suero o “linfa inmóvil”, es recorrido por partes y de una forma esporádica, por algunas corrientes muy discretas asegurando la limpieza (desasimilación) y la nutrición (asimilación) de las células.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Para “secar” en total estos 30 litros de espesos y lentos líquidos, la agitación de la sangre (por el ejercicio) no es suficiente. Se sabe que este último líquido, pasa cada minuto, en su totalidad (5 litros) a través de los grandes filtros que son el hígado y los riñones y que el ejercicio activa esa corriente multiplicando su velocidad por 3, 4 o 5 según la intensidad dada por las bombas diafragmática y muscular. La sudoración mediante el ejercicio, que pone en movimiento las glándulas sudoríparas (sudor) y las glándulas sebáceas (sebo) confirma que la aceleración de la sangre conlleva automáticamente un vertido acrecentado de la linfa en el sistema vascular sanguíneo. Sin embargo, dos maniobras naturales facilitan más este fenómeno. Una muy conocida, es la vibración de los tejidos blandos y viscerales por medio de un potente aparato de rápidas percusiones y la otra es la cura de la sed de la cual estamos tratando en este momento. ¿Cómo mediante este último medio, se realiza un proceso de tales características? La linfa es portadora de agua y para satisfacer la necesidad del organismo que ve deshidratarse su masa sanguínea por las evaporaciones respiratoria y cutánea a la más mínima actividad física (y más fuerte en el transcurso de una sesión de gimnasia), se produce un fenómeno de compensación. Durante la cura seca la linfa sube hacia la superficie y se vierte más abundantemente en la sangre, doblando o triplicando su ritmo habitual, de donde se deriva un filtrado más intenso de los desechos y residuos viscosos (engrudos) a nivel del hígado y de las glándulas sebáceas (en el caso del mantenimiento de un ejercicio). Entonces, se asiste a expulsiones de mucus a nivel de las mucosas superiores, por ejemplo esputos (lo cual es fácilmente puesto en evidencia, experimentalmente, por un pequeño footing de algunos minutos de duración, después de varios días de sedentarismo). Entonces, se comprende la necesidad de activarse físicamente en el transcurso de una cura seca y de no pasar el tiempo sobre una hamaca (bajo el pretexto de debilidad). El masaje mecánico, vibratorio, (“Sistema MYDREN”) puede en caso de imposibilidad para realizar el ejercicio, reemplazarlo o sobreañadirse a él. En fin, es bueno encuadrar la cura seca mediante curas húmedas porque la sangre en última instancia es el vehículo mediante el cual los desechos y residuos viscosos serán encaminados hacia los emuntorios previstos a ese efecto (hígado, sebáceas y mucosas respiratorias). La corriente intensa, provocada por el asalto líquido, facilita ese drenaje terminal. No olvidemos que los engrudos, durante la cura seca, vienen a saturar abundantemente la sangre, la cual se vuelve espesa y frena su curso. La dilución y el aumento del líquido sanguíneo precipitan más seguramente los engrudos hacia los filtros especializados. Esta cura “por la sed” actúa más profundamente que la cura hídrica. Es un cierto sentido, incluso más radical, pero exige, como la otra, una activación de los emuntorios (principalmente pulmonar y cutánea).

295


M é t o d o

296

M .

S t é p h a n

El reposo muscular no es aconsejable, sino al contrario. La “cura de la sed” debe ser empezada, periódicamente, hasta llegar al resultado querido. El ritmo favorable, después de numerosas experiencias, parece ser de 3 días cada 10, más o menos. He aquí algunos ejemplos de periodicidad: un bronquítico crónico de 65 años: , neuro-artrítico descarnado, veía empeorar su mal todos los inviernos sin que los veranos pudieran llevarle a la curación. De estación a estación, se introducía en una cronicidad continua, con crisis cada vez más intensas y prolongadas, lo cual indicaba que el mal iba agravándose y que el corazón no aguantaría mucho tiempo. Aceptó ser sometido al ritmo clásico de 3 días cada 10 y vibró concienzudamente dos veces al día durante 30 minutos su masa abdominal (en posición ginecológica) con un potente aparato que le habíamos aconsejado comprar. Agotándose al más mínimo esfuerzo, rehusó todo ejercicio, lo cual comprendimos. Por supuesto, tomó polvos vegetales laxantes y se plegó contra su voluntad, a las sudoraciones secas en caja que nosotros le habíamos exigido. Además, las vueltas alimentarias entre las curas secas eran severamente reguladas. Repitió 4 veces en total el conjunto de la maniobra y fue juzgado entonces como curado, por su médico tratante que no comprendió nunca de que milagrosa forma había obtenido tal resultado. He aquí otro caso. Un sujeto afectado de una soriasis, muy extendida (difícilmente curable para los oficiales), fue tratado con éxito mediante una cura de la sed al ritmo de 3 días cada 10 durante 6 meses, después de los cuales la curación se estabilizó y siguió la cura al ritmo de 1 día por semana.

RECORDAR NO

HAY QUE IMPONER NI DURACIÓN , NI FRECUENCIA AL PACIENTE .

El sólo, según la experiencia, puede decidir esas modalidades. Simplemente, hay que aconsejarle intensificar progresivamente las curas si las soporta bien y ello hasta que se observen resultados netos. A este respecto, se conserva la cura que se repite luego hasta la satisfacción, tomando las precauciones técnicas complementarias de las cuales hemos hablado anteriormente. Sólo queda un imperativo: hay que, para empezar, sufrir al menos una cura mínima de 24 horas por semana (1 día de cada 7).


M é t o d o



M .

S t é p h a n

LA PRACTICA DE LA CURA SECA RECUERDA POR MUCHAS RAZONES A LA CURA HÚMEDA. Es quizás, más delicada de aplicar que la cura hídrica. Puede hacerse “aislada” o en el seno de ésta última (lo cual es bajo nuestro punto de vista, preferible por razones que explicaremos a continuación). La cura seca aislada se práctica de la siguiente manera: el sujeto comienza siempre por una purga y una ducha rectal, la víspera por la noche y la mañana después de las heces y por una jornada de monodieta a base de verduras acuosas hervidas (desalojamiento intestinal). El segundo día, entra en una cura seca para 1, 2 o 3 días según su grado de entrenamiento y sale de ella por una última jornada a base de la misma papilla celulósica del principio. Laxantes secos (polvo) son aconsejables en el medio de la cura de los 3 días. Las vibraciones serán bicotidianas y las sesiones de gimnasia (reguladas para producir una cierta ventilación pulmonar y un cierto trasudor a la piel) serán exigidas en función de los recursos fisiológicos del sujeto. La ducha rectal (lavativa) sólo debe ser realizada en la fase terminal de la jornada a base de la papilla celulósica. Entre las curas propiamente dichas, la vuelta a la alimentación debe ser estudiada y progresiva. Reducir progresivamente los alimentos cocidos, para atenerse a los alimentos crudos (tales como las frutas, la verdura, el queso y los huevos). Si ello es imposible, tolerad sobre este fondo nutricional correcto un poco de arroz y de pescado hervido.



LA CONDUCTA DE LA CURA “MIXTA” ES RELATIVAMENTE SIMPLE Y SE INSPIRA EN LAS CURAS PRECEDENTES. Se comienza, clásicamente, por un día de verduras hervidas (monodieta celulósica) con una purga la víspera, por supuesto. El segundo día es un día de ayuno hídrico, con tisanas diuréticas, no azucaradas, luego una lavativa (ducha rectal) por la mañana después de las heces y una nueva purga al acostarse. El tercer, cuarto y quinto día, por ejemplo, serán de cura seca (o ayuno completo), con una purga seca (polvo) el cuarto día. El sexto día, se vuelve al ayuno hídrico con una purga al despertar y el séptimo día, se recupera la papilla celulósica con una ducha rectal matinal. Esta fórmula será repetida cada 15 días. Todas las otras maniobras por supuesto, serán incluidas en este conjunto. Es aconsejable aplicar esta cura mixta en todas las enfermedades de forma doble (cristaloidal y coloidal), como la artero-esclerosis, la arteritis, los cálculos ... Todas las variantes son posibles. Se pueden seguir esquemas de cura mixta diversos, desde el momento que el sistema sea bien soportado por el interesado y que dé resultados satisfactorios.

297


M é t o d o

298

M .

S t é p h a n

RECORDAR ENTRE

LAS CURAS

,

HÚMEDAS , SECAS O MIXTAS , LA REGLA DICE

QUE

SE DEBE DEJAR EN GENERAL , DOS VECES EL TIEMPO DE LA DURACIÓN DE LA APLICACIÓN .

Así, un ayuno húmedo de 8 días, deberá ser repetido 16 días más tarde, un ayuno seco de 3 días, 6 días más tarde y un ayuno mixto de 7 días, 14 días más tarde. No olvidar nunca que: “la cura a base de la papilla celulósica” debe encuadrar a la cura húmeda y que esta última a su vez debe encuadrar a la cura seca. Bajo nuestro punto de vista, los ayunos mixtos son siempre más eficaces que los ayunos húmedos. A parte de sus efectos polivalentes, recortan siempre considerablemente la duración de la prueba. Por ejemplo, un ayuno mixto de 12 días es siempre más autolítico y drenador que un ayuno húmedo de 30 días y por otra parte, es menos penoso de soportar. Hemos dicho que la acción del ayuno hídrico se hacía sentir sobre la sangre, drenando los cristales solubles que ésta posee en suspensión y en el ámbito de los riñones, provocando una diuresis de presión. Este ayuno, es aconsejado en todos los casos de enfermedades dolorosas y sin flujo (del tipo cristaloidal, según nuestra enseñanza y cuyo ejemplo perfecto está representado por el reumatismo articular, dicho de otra forma la artritis). Al contrario, el ayuno seco es preferible para limpiar la linfa y el suero extracelular que contienen engrudos insolubles y sirve para activar las funciones filtrantes del hígado como al mismo tiempo las funciones evacuativas de la vesícula y del intestino. Esta forma de ayuno seco da excelentes resultados cada vez que la enfermedad es de naturaleza coloidal, es decir,, cada vez que fluye y que es poco dolorosa (catarros húmedos, otitis, acné, llagas supurantes, úlcera varicosa ...). Pero en la mayoría de los casos, con la edad, las enfermedades son a la vez coloidales y cristaloidales. La mayor parte de las enfermedades crónicas, pasada la cincuentena, ofrece este aspecto. Conviene, en estos casos, utilizar los ayunos mixtos, de los cuales acabamos de hablar. Hemos visto ancianos bronquíticos, expulsar no solamente mucosidades (esputos), lo cual era normal, sino, además, cristales, bajo forma de arena blanca como la tiza. Por la mañana, después de una digestión penosa (como consecuencia de una cena demasiado pesada y mal concebida) se pueden tener los ojos pegados o bien llenos de cristales. A veces, engrudos y cristales, se unen para formar barnices, costras, que hay que remojar para poder abrir los ojos. Los lodos y los cálculos de los órganos huecos (articulaciones, vesícula ...), los eczemas rezumantes, la artero-esclerosis ... son a menudo enfermedades de naturaleza doble.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Una regla en Biomedicina dice que con los años y los excesos de sobrecarga, los emuntorios pierden su especificidad para volverse polivalentes. En la duda sobre la naturaleza de una enfermedad, el ayuno mixto es entonces el más indicado, sobretodo en las personas de edad avanzada. 

LAS “TRANSFERENCIAS MÓRBIDAS” Y LAS “DERIVACIONES” SON PROCESOS DE LA MISMA NATURALEZA PERO DE SENTIDO CONTRARIO. Ahora se comprende como se producen las transferencias mórbidas que partiendo de las superficies emuntoriales o de las mucosas, llegan poco a poco a las profundidades, cada vez que la terapéutica torpe no mantiene la eliminación, o sino al contrario, la molesta, la paraliza o la agota. Inversamente, se puede, por métodos naturales tales como los ayunos, derivar desde las profundidades hacia la superficie, luego devolver a los emuntorios especializados su unción exacta. Por ejemplo, se puede en un sanguíneo-pletórico, hacer remontar una úlcera estomacal hacia la piel mediante sudores profusos, liberadores. La derivación de las mucosas de la cara, de los pulmones y de la vagina se opera, como debe ser, hacia el hígado (con su vesícula y el intestino, vía legal de los engrudos). Los emuntorios no especializados (llamados relevo, por ejemplo las mucosas de la cara) sólo son solicitados cuando el hígado es desfalleciente. Acordarse, sin embargo, que el fenómeno de la generalización emuntorial en los casos graves y en los sujetos envejecidos (la orina deja filtrar no solamente los cristales, sino además los engrudos bajo forma de pus, los pulmones expulsan mucosidades mezcladas con arena ...). Esta distinción entre engrudo y cristales, enfermedades coloidales y cristaloidales y emuntorios especializados es sin embargo, fundamental en biomedicina clásica (ortodoxa). La “desintoxicación” que se opera en parte mediante el ayuno (ayuno húmedo, seco o mixto), debe orientarse en función de la naturaleza de las sobrecargas. El drenaje húmedo o “sanguíneo-renal” y el drenaje seco o “linfo-hepático” deben ser aplicados según las necesidades y no deben ser confundidos nunca incluso si se les mezcla como en la cura mixta. Si tenéis los dedos hinchados y dolorosos, rojos en las articulaciones, realizad una desintoxicación a base del ayuno húmedo, si al contrario, vuestros pulmones “roncan” y están llenos de mucosidades, que vuestro nariz fluye al inclinaros hacia delante ... haced una cura de ayuno seco. La ley humoral se enuncia así: la humedad mantiene los engrudos y la sequía mantiene los cristales. Poner una compresa caliente y húmeda sobre una otitis es un error. Es una compresa caliente seca lo que conviene en ese caso. Poner compresas calientes y secas sobre una artritis deriva del mismo error, llevando sobre la naturaleza humoral de la enfermedad que se quiere curar. Es el calor húmedo lo que conviene.

299


M é t o d o

300

M .

S t é p h a n

Ciertamente, el calor seco no hará mal, puede incluso aliviar momentáneamente, pero la curación será asegurada por las compresas calientes húmedas. Los baños de barro caliente contra los reumatismos son aplicaciones exactas, de origen empírico y confirmadas por la ciencia. Las grandes estaciones termales “antireumáticas” son señaladas siempre por las aguas y por las aguas calientes. Es conforme a nuestra enseñanza. 

EL ASALTO LIQUIDO (O DUCHA RENAL) DESPUÉS DE LA CURA SECA, ES UN PERFECCIONAMIENTO QUE LE HA SIDO AÑADIDO. El asalto líquido es la operación (aconsejada a menudo) que termina el ayuno seco. Este asalto líquido consiste en beber de 2 a 3 litros de agua muy poco mineralizada (o mejor destilada) en el día que sucede a la cura seca y si es posible, forzando las dosis del líquido ingerido en las primeras horas para provocar una emisión importante de orina (diuresis por presión). Se produce en este caso, a nivel interno de los dos riñones, una verdadera ducha. Este fenómeno es tan verdadero como curioso que parezca, que el doctor Volhard usaba este procedimiento para “destapar” los riñones de sus enfermos, alcanzados de nefritis. Así, ese médico, combinó armoniosamente el métodos de Hanish y el del célebre curandero Schrott, maestro incontestable del ayuno seco. En efecto, se puede decir que el padre del ayuno seco es este curandero alemán, que fue célebre más allá del Rhin, en el transcurso del siglo XIX y que curaba por este medio, nacido de su observación, todas las heridas rezumantes y las llagas desagradables, infectadas a menudo, sobrevenidas como consecuencia del uso de las armas de fuego de la época, sobre los soldados fatigados y alimentados en exceso a base de charcutería y de cerveza. Contó, él mismo, en un libro todas su experiencias. Podía a voluntad (experimentalmente) despertar o apagar los flujos, nada más que actuando sobre los líquidos ingeridos. Schrott cuidó y curó, por este medio, al famoso Bismark que era un gran comedor y un sólido bebedor de cerveza. Este estaba afectado de una gota dolorosa (reumatismo “fluyente” de los sujetos floridos, sanguíneo-pletóricos, que raramente sufren de artritis crónicas, deformantes). El canciller alemán tenía en gran estima al pequeño curandero, al igual que a un “príncipe de la medicina”. No tenía miedo de alabar su buen sentido terapéutico, delante de sus médicos confusos por su ignorancia o por su incapacidad. He aquí un último ejemplo a propósito de este ayuno seco. Teníamos una perra (pastor alemán) llamada “Dolly” de 4 años de edad, es decir, en plena juventud. Habiendo tenido una camada de 6 cachorros que estuvimos obligados de destruir, sufrió los días siguientes una violenta mamitis con aparición de enormes accesos en el vientre.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Nadie podía aproximarse a la bestia que habitualmente era dulce y afectuosa, se había vuelto agresiva, desde el momento en que intentábamos tocarla. Desesperados, nos contentamos con hacerle una buena cesta de paja y con llevarle una cubeta de agua, acompañada de carne fresca. La perra, durante más de 15 días no tocó ni la comida, ni el líquido. Luego, bruscamente se puso a beber de dos a tres cubetas de agua, pero seguía sin comer. Entonces vimos una cosa increíble, el animal se puso a orinar al menos durante varios minutos, con tal abundancia que se podía decir que el suelo había sido inundado con una manguera de regadío. Después de esta emisión de orina, pudimos constatar que las mamas habían cicatrizado. Y al día siguiente la bestia hizo honor a su plato cotidiano de carne, recuperando su carácter y su gentileza. El animal, siguiendo su instinto, había hecho una cura seca a la manera de Schrott y una ducha renal a la de Volhard. Tomemos el ejemplo de un simple catarro, esta enfermedad (trastorno reaccióna de autodefensa) que los médicos se ven impotentes para curar, desde siempre y se comprenden bastante bien las razones de su fracaso. Para el Biomédico, el problema es diferente. Se dirige a la causa y ya no al efecto. Le es suficiente con privar al paciente de cualquier alimento líquido durante una jornada entera para que la nariz deje de fluir, como por encanto. Si un día es insuficiente, dos días se ocuparán del mal. Haced la experiencia sobre vosotros mismos o sobre alguna de las personas cercanas a vosotros y juzgaréis el valor del procedimiento. CONCLUSIÓN DIREMOS QUE EL

(HÚMEDOS,

BIOMÉDICO

DISPONE CON SUS DIVERSOS AYUNOS

SECOS Y MIXTOS ) DE UN ARMA FISIOLÓGICA REMARCABLE ,

BIEN CON FINES HIGIÉNICOS O TERAPÉUTICOS O BIEN CON FINES ESTÉ TICOS , PSICOLÓGICOS O ESPIRITUALES , EN UNA PALABRA , CON FINES DE PERFECCIÓN HUMANA INTEGRAL .

Este arma en efecto, es polivalente, como debe ser en Biomedicina, tanto sobre el plano de las enfermedades como sobre el de la alteración de las formas y de los trastornos mentales que evolucionan paralelamente y son los tres aspectos de una misma realidad mórbida. Este arma es de una gran eficacia, siempre y cuando se cumpla la condición de conocer perfectamente la manipulación.

301


302

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Sin embargo, se impone una reserva: el sujeto que quiere ayunar y perfeccionarse por este medio sobre un plan cualquiera de su personalidad, debe disponer de una fuerza vital, suficiente. En efecto, el ajuste viene de dentro, de las glándulas endocrinas y del sistema nervioso, en una palabra del sujeto mismo (que se autocura, repara sus formas y su mente). Los ancianos deteriorados y sobrecargados, de edad avanzada, los grandes intoxicados (fumadores, bebedores, grandes comedores, sobremedicamentados ...), los enfermos, hipotensos patológicos ... no derivan de esta práctica del ayuno, incluso en el corazón de una cura de desintoxicación BIOMÉDICA bien comprendida. Están sin Fuerza Vital, demasiado débiles para esperar soportar las crisis curativas. Son grandes desfallecientes vitales, a los cuales las mono dietas o los regímenes restrictivos más moderados, de los cuales vamos a hablar a continuación, convienen mucho más. Para terminar este capítulo, recordemos la regla biomédica fundamental: entre más viejo sea un sujeto o entre más enfermo esté o más introducido en la morbidez esté, más las maniobras autolíticas y la cura de desintoxicación en su conjunto, deberán ser suaves y crecer lentamente en intensidad según la forma de progresión que autoriza la “Fuerza Vital” disponible. La ciencia es impotente para fijar la marcha de esta progresión que sigue siendo estrictamente individual. Es aquí donde el arte del Biomédico interviene y debe ejercerse a fondo, por el hecho de una observación siempre expectante. El buen Biomédico debe “sentir” que el momento ha llegado o no, para intensificar la cura. Ciertamente, algunos signos de advertencia de la nueva situación que se prepara, existen, pero la “buena vista” del practicante lo anuncia mucho antes. En ese sentido y en todas las técnicas del perfeccionamiento humano, ninguna “máquina”, ni ningún “ordenador” reemplazará nunca al juicio y la justicia de aplicación de un Maestro, es decir, de un hombre que ama lo que hace y que posee una larga experiencia en su oficio. Sobre un campo de heno, el chalán descubrirá las mejores bestias más fácilmente que el veterinario, sobre estadio, el entrenador observará lo que no funciona en el atleta más rápidamente que el médico. El arte es superior a la ciencia, ya que el arte es justamente todo lo que sobrepasa al conocimiento y todo lo que éste no explica. Toda ciencia tiene su fuerza en el arte y se renueva por él. El saber orgánico vive y muere por el saber que se organiza. El arte es la revolución permanente de la inteligencia. “Los grandes sabios, decía Alain, son útiles en la primera parte de su vida, y despreciables en la segunda”.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Bajo este punto de vista, el Biomédico se debe a sí mismo, ser un científico en su materia, pero no un “ciencista” rehusando toda idea venida de la imaginación o de la intuición, sobretodo, no debe cerrar la puerta a la nueva metafísica. Sino muy al contrario, su conocimiento debe hacer llamada a las formas mentales superiores. En ese sentido, se vuelve un artista, sobre el plano de su técnica, es decir,, una persona que ejerce un oficio, no solamente con una cierta suma de conocimiento, sino, además, con un máximo de talento. La medicina denominada “científica” que voluntariamente se limita a los análisis y que quiere que se pese, que se mida, y que se fotografíe todo antes de decidir, es una cáscara de nuez sobre el océano de lo desconocido fisiológico. El Biomédico, sin recurrir ciegamente a este aspecto de la ciencia, quiere ante todo asir la naturaleza orgánica, en su totalidad de expresión y tal y como se presenta a nosotros bajo sus formas múltiples y huidizas. Su atención es requerida para descifrar el código de la naturaleza y acecha los más mínimos signos reveladores, ya que sabe que es únicamente gracias a ese “código” y no a la consecuencia de los trabajos de laboratorio, que descubrirá los secretos de la vida y el misterio de los seres vivos.

BROMATOLOGÍA DIETÉTICA 2º “A los que les interesa la Higiene Vital, deben prometer no pensar nada más que en lo que hay de bueno en el hombre y trabajar sin descanso para desarrollar esa cualidad a pesar de las dificultades de la vida”. “La frugalidad, que consiste en comer una sola cosa por comida, puede realizar milagros sobre el plano de la Salud “. LAS MONODIETAS (SECAS, HÚMEDAS, MIXTAS).

Principio de este “régimen autolítico”. Sus formas y sus aplicaciones. Las grandes indicaciones terapéuticas e higiénicas. De la elección del alimento “mono-dietético” y de la progresión en la autolisis. Las grandes “curas mono-dietéticas”, entre las más conocidas. 

LA MONODIETA ES UN AYUNO “DISFRAZADO”. Este procedimiento pertenece de pleno derecho a la dietética, porque es restrictivo y por ello es “autolítico”. Aquí, la restricción alimentaria no es total como en los ayunos que acabamos de estudiar, sino que se limita a un sólo alimento.  Las monodietas, por supuesto, pueden ser, según las necesidades, o húmedas (monodieta a base de zumos de frutas o de legumbres) o secas (monodieta a base de arroz, sin beber) o mixtas (combinando los dos sistemas).

303


304

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Sus indicaciones son las de los ayunos, en función de la naturaleza coloidal o cristaloidal de las sobrecargas que ocasionan la enfermedad. No volveremos sobre este tema, que ha sido suficientemente desarrollado en los capítulos anteriores.  Una de las ventajas de la monodieta sobre el ayuno es que este procedimiento es menos inquietante para los “no- avisados”, que aceptan más voluntariamente el comer nada más que un alimento por comida que el no comer nada. Por otra parte, en el transcurso de la monodieta, el paciente no siente la misma sensación desagradable de vacío orgánico (incluso de hambre insoportable). No teme, por esta razón, perder sus fuerzas (!) O adelgazar, efecto subjetivo con el cual hay que contar, a pesar de todo, cada vez que se apunta hacia aplicar tal régimen a un sujeto que ignora todo de la biomedicina. En efecto, se fían más de la opinión médica y de su entorno que de todas las explicaciones de un Biomédico, aunque sea el más competente del mundo.  El principio fundamental de la monodieta es, como su nombre lo indica, un régimen donde sólo figura un único alimento por comida, pero tomado en cantidad suficiente para calmar el hambre. La duración de la monodieta es muy variable. Puede ser de una comida, de una jornada, de varias semanas, incluso de varios meses. En algunos casos, el alimento puede cambiar de naturaleza bastante frecuentemente, mientras que cada comida sea mono-dietética (en verdad, sería necesario que el alimento fuera el mismo, el menor en el transcurso de una jornada entera, suponiendo que el sujeto haga buenas heces espontáneas o provocadas, al día). Algunas “curas mono-dietéticas” tienen una duración de varios años (hemos seguido una durante 3 años). La doctora Brandt, de la cual hemos hablado anteriormente, ha llevado a cabo durante 7 años una cura de esta clase basándose en racimos de uvas y de verduras crudas, entrecortada por ayunos hídricos, con el fin de curarse de un cáncer de estómago. Personalmente: en el año 1996 se me diagnosticó un hepáticocarcinoma grado II y un amigo médico de Bilbao me diagnosticó: “17 meses de vida como máximo. En aquellos tiempos mi peso alcanzaba 103 Kg..., no podía cruzar la calle sin sentir un tremendo cansancio. Decidí entonces pasar de mis problemas y aposté por la vida. Durante 4 años comí solo frutas 8 veces al día con tan solo una cuajada al día, 2 a 3 litros de agua mineral o destilada. Hoy peso 58 Kg... y mi amigo médico siempre que me ve me pregunta ¿Un día me contarás tu secreto?.. Michel STÉPHAN 1995 - 2004


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El capitán Diamond, más conocido en América que entre nosotros, se puso a hacer una monodieta basándose en frutas jugosas a partir de los 80 años y por el resto de su vida, ya que era reumático y estaba condenado a permanecer en cama y gracias a esta cura vivió centenario y se puso bastante en forma, para jugar al tenis y burlarse de los médicos que le habían condenado. La doctora Degolière-Davenport, americana igualmente, vivió 120 años, gracias a una doble monodieta verde (a base de espinacas) y blanca (a base de queso) que hizo cada semana a partir de los 60 años, edad en la cual comenzó su medicina y se casó por segunda vez (viuda, se volvió a casar otra vez con más de 80 años, lo cual demuestra la vitalidad que poseía, prueba de la excelencia de su método). 

LA MONODIETA ES UNA REGLA ESENCIAL DE LONGEVIDAD  A parte de la enfermedad que se quiere curar, este procedimiento autolítico permite en efecto, alcanzar la extrema vejez. A partir de los 80 años, por ejemplo, para quien entre en esta edad en un estado mediocre de salud, es bueno adoptar una serie de reglas. Muchos errores, en ese momento, podrían ser aún borrados. Se verían añadirse años a la vida y vida a los años. Si todos los humanos, que envejecen, fueran lo bastante sensatos como para limitar su apetito y su deseo de comer, se volverían todos centenarios. Varias grandes encuestas a través del mundo, particularmente las de los doctores Jensen, Davies, Mac Carrington y Février confirman nuestro juicio y revelan que existen poblaciones de costumbres rústicas, viviendo en ciertos lugares de la tierra, donde el porcentaje de centenarios es particularmente elevado. Los grupos étnicos más remarcables a este respecto, son los de los “Hounza” que viven sobre las vertientes soleadas del Himalaya, los “Abkhazes” del Azerbaïdjan en el Caucaso, en fin, los nativos de las altas mesetas del Ecuador meridional, situadas alrededor del pueblo de Vilcabamba, en la Cordillera de los Andes. En estos pueblos, las enfermedades son desconocidas o casi. Y no solamente muchos de sus miembros alcanzan una edad sorprendente en un estado de salud de los más satisfactorios, sino que además conservan todas sus facultades (físicas e intelectuales). “Raros son los individuos, dicen los encuestadores, que sienten las complicaciones que puede conllevar la vejez patológica”. Los factores de longevidad, que son los más a menudo señalados, son la serenidad del modo de vida (ausencia de enervación social, debida al aislamiento en una naturaleza grandiosa y salvaje), una temperatura muy uniforme entre las estaciones, oscilando entre los 15 y los 25º, un clima seco durante la mayor parte del año, un agua de fuente particularmente pura sirviendo de bebida, una actividad muscular constante de toda la población, desde el alba hasta el crepúsculo y desde el principio hasta el final del año y en fin, una alimentación muy frugal (los sujetos de edad más avanzada se ha revelado siempre en los sectores donde las raciones alimentarias son las más pobres y las menos variadas).

305


306

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los alimentos que toman cotidianamente estas poblaciones son muy reducidos en cantidad, “las raciones parecen justas para hacerles subsistir”, constata el doctor Davies. En cuanto a la calidad de estos alimentos, es perfecta, los tratamientos químicos son desconocidos en estos lugares y la pobreza y el aislamiento hacen que no haya mucha elección. Son siempre los mismos alimentos los que se ponen sobre la mesa: verduras acuosas crudas o hervidas, frutas frescas o secas, un poco de leche de cabra o queso y algunos huevos. Raramente aparecen cereales cocidos y mucho menos carnes. Es curiosamente, el régimen humano (específico y no desnaturalizado) que preconizamos en nuestra enseñanza. Añadamos además, para esclarecer este concepto mayor de la longevidad en materia de alimentación que es la frugalidad, y que todos estos pueblos conocen periodos anuales de escasez donde la alimentación se vuelve francamente mono-dietética durante algunos meses o francamente ausente (de ahí los ayunos de algunas semanas para todos, comprendidos los niños). Por otra parte, nadie se vuelve loco con esta situación, sabiendo por experiencia que este género de prueba es siempre bien soportado, por no decir beneficioso. En estos pueblos, no existen obesos. Los individuos permanecen delgados a lo largo de su existencia. Anotemos además, contrariamente a nuestras estadísticas, que los hombres viven, aquí, más tiempo que las mujeres.  He aquí algunos récords de longevidad para los habitantes del Ecuador: Miguel Carpio (de 123 a 129 años según los cálculos del encuestador, por medio de comprobaciones históricas), el matrimonio Carrión (ella, 140 años, él, 150 años), Gabriel Brazo (120 años), Ricardo Aguine (131 años), Francisco Camacho (135 años) y Samuel Rochas (135 años igualmente). “La autenticidad de los centenarios ecuatorianos no puede ser puesta en duda”, nos escribía un día, nuestro amigo el Doctor Lovewisdom, naturópata de reputación internacional, que habiendo abandonado sus actividades en los Estados Unidos había ido a vivir al “Edén” que es el valle del pueblo de Vilcabamba (una leyenda afirma que el primer paraíso terrestre, de donde Adán y Eva fueron expulsados, se encontraba en esos lugares). El doctor Lovewisdom, a parte de las reglas de vida y de alimentación frugal que se conjuntan con las nuestras, afirma que un factor de longevidad suplementario viene de las condiciones climáticas y geográficas de la región donde “soplan las tempestades solares magnéticas, capaces de eliminar los venenos


M é t o d o

M .

S t é p h a n

metabólicos que habitualmente se estancan en los organismos vivos y conllevan su muerte prematura”. Ese “aura” misterioso que envolvería periódicamente la región, contribuiría entonces, a depurar el organismo y normalizando el baño humoral, a volver a las células casi inmortales (a ejemplo de las células de los corazones de pollo en el transcurso de los experimentos de Alexis Carrel). Sin embargo, nuestro amigo Lovewisdom olvida que la frugalidad, doblada de monodieta y ayuno, depura ya suficientemente el organismo y que sus “tempestades solares magnéticas” soplan sobre un pueblo que no las necesita. Harían mejor en soplar sobre las grandes capitales del mundo occidental y sobreindustrializado, que detentan no los récords de longevidad, sino los poco envidiables récords de mortalidad y de cáncer  Para nosotros la sobriedad y la frugalidad, unidas al ejercicio cotidiano son las claves del problema de gerontología que se propone aquí. No olvidemos que tenemos, en nuestro mundo occidental un campeón de longevidad en la persona del galés “Old Parr” que vivió 140 años, en el siglo XVIII y murió después de un banquete ofrecido en su honor por el Rey de Inglaterra. Lo cual prueba que la frugalidad es el factor decisivo de la longevidad. Se puede decir, sin exagerar, que si Parr hubiera rehusado la invitación real, habría vivido más tiempo. Sin embargo, el récord absoluto nos viene del Caucaso, donde el ruso Schirali-Baba del Azerbaidzhan (pueblo de Barzavu), muerto hace algunos años, a la edad venerable de 168 años (1973). La vida de este hombre, según los médicos que han tenido la ocasión de estudiarlo, era un ejemplo de rusticidad sobre todos los planos: alimentación medida y poco variada (comidas mono-dietéticas frecuentes), trabajo físico cotidiano y vida al aire libre todo el día (cualquiera que fuera la estación del año). El mejor amigo de Schirali murió a la edad de 153 años, se llamaba Makmud Ecivasov. NO QUEPA LA MENOR DUDA QUE EL CAMINO MÁS CORTO HACIA LA VERDAD ES: “ LA EVIDENCIA “. Hemos reemprendido, en varias ocasiones, las experiencias de G. Knapp, en el Instituto de Humanismo Biológico de París. Hemos hecho ayunar periódicamente a ratas y canarios, lo cual es muy fácil y hemos obtenido alargamientos de la vida activa de un tercio con respecto a los sujetos testigos, que eran alimentados sin restricción. La contra-experiencia, consistiendo en dar no solamente en abundancia alimentos variados, sino además alimentos grasos (mantequilla, grasa ...), han revelado en la autopsia, en todos los sujetos, sin excepción, lesiones cardiacas o tumores de diversos grosores.

307


M é t o d o

308

M .

S t é p h a n

Se puede afirmar que cuanto más “no-específico y desnaturalizado” sea un régimen, más acorta su vida el sujeto que lo sigue. Ahora bien, sabemos que el régimen específico humano es a base de frutas, de legumbres crudas, de huevos y de queso. El que acepte hacer tres comidas mono-dietéticas al día (mañana: frutas, mediodía: huevos y queso y noche: verduras crudas, hortalizas) estará seguro de vivir muy viejo, conservando todas sus facultades. El almidonismo y el carnivorismo provocados por los manjares cocidos y el mezclismo con el pluralismo alimentario y el alcoholismo que conlleva la gastronomía en todos los países, son los mayores enemigos de la Salud y de los días del hombre. La “cura mono-dietética” entonces, debe ser hecha no con cualquier alimento, sino al contrario, con los alimentos biológicos, es decir, específicos y no desnaturalizados (no habiendo sufrido ninguna alteración mecánica, química y si es posible, térmica). El mecanismo autocurador, el de la “restricción alimentaria”, está en la limitación de la nutrición. Es ese mismo mecanismo de autolisis constante que prolonga la existencia de los que se abonan a las “mono dietas” de una manera periódica o continua. 

LA AUTOLISIS “DESENCADENADA” POR LA MONODIETA ES DE LA MISMA FORMA QUE LA “DESENCADENADA” POR EL AYUNO, PERO MAS LENTA. El fenómeno buscado en el transcurso del ayuno clásico (húmedo, seco o mixto) es la eliminación de las sobrecargas tóxicas (malos tejidos, sustancias extrañas). Ya hemos explicado en capítulos precedentes, lo que ocurre en los humores cuando se practica una restricción total de alimento sólido o líquido, no volveremos más sobre ello. Sepamos que los procesos puestos en marcha por la monodieta son exactamente los mismos que en el caso del ayuno, con la única diferencia de que en la monodieta la acción es más lenta. La autolisis se realiza porque el organismo opera fácilmente sus digestiones y puede, una vez realizado su trabajo nutricional, ocuparse activamente de la limpieza de sus tejidos, de la degradación de las sustancias metabólicas, de su drenaje y de su eliminación. No se puede pretender que las mono dietas sean menos eficaces que los ayunos, solamente se puede decir que son más lentas y que deben por ello, ser siempre más largas que los ayunos, para poder obtener un mismo resultado. Pero las mono dietas tiene esa ventaja de ser menos brutales para los organismos y de ser mejor aceptadas por los pacientes. Son, casi siempre, muy bien soportadas por la mayoría de los sujetos, cualquiera que sea su edad. La monodieta es una manera muy segura de frenar la violencia de las crisis curativas, sin con ello agotarlas.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Por supuesto, según la naturaleza de las sobrecargas humorales (en cristales, en engrudos o en sustancias mezcladas), tendremos mono dietas húmedas, secas o mixtas, exactamente igual que para los ayunos. He aquí, clasificadas por orden autolítico decreciente, una serie de posibles mono dietas húmedas: a base de agua azucarada (con levulosa o con miel: 1 cucharada sopera por cada litro de agua poco mineralizada), a base de zumos de verduras acuosas, crudos y no salados (zanahorias, tomates muy maduros, puerros ...), a base de zumos de frutas jugosas (naranjas, limones, piñas, pomelos ...), a base de frutas nitrogenadas (leche de almendras secas por ejemplo) y a base de leche pura, no azucarada, más o menos cortada con agua. Las mono dietas secas se hacen a menudo, a base de frutos secos no tostados: (almendras, nueces, avellanas ...) o a base de frutas secadas (higos, uvas secas, albaricoques ...) o además a base de papillas de cereales pobres, tales como el arroz, el mijo o el trigo sarraceno. El gel de trigo candeal, según el método del Doctor Kousa, se debe retener en esta gama. Estos últimos alimentos, por supuesto, son cocidos, pero no olvidemos que se trata aquí, de curas provisionales con fines orgánicos precisos y no de un régimen definitivo. El gran mérito de Oshawa, al cual hemos criticado muy a menudo, es sobre este plano, el haber preconizado una alimentación fuertemente restrictiva (monodieta a base de arroz o casi), de ahí los éxitos de su método sobre los gran intoxicados, pero de ahí también los accidentes nutricionales sobrevenidos sobre muchos de los adeptos al cabo de un cierto tiempo de cura. En efecto, una monodieta de esta naturaleza no puede ser un régimen biológico definitivo. Ahí está el error de Oshawa y de sus discípulos. Para volver a las mono dietas más agradables, hemos dejado entender anteriormente, que era posible cambiar periódicamente, el alimento en el transcurso de la cura. Se puede así, para una cura bastante larga, tomar un alimento diferente cada 2 o 3 días. Tomemos por ejemplo, una monodieta mixta de 15 días. Se harán: 3 días a base de papilla celulósica húmeda, 3 días a base de arroz, 3 días a base de frutas jugosas crudas, 3 días a base de gel de trigo candeal, 3 días a base de manzanas cocidas y 3 días a base de zumos de legumbres o de verduras crudas. Incluso, se puede cambiar el alimento todos los días, cualquiera que sea la naturaleza de la cura, húmeda, seca o mixta.

309


310

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Algunos autores preconizan, incluso, un alimento por comida, lo cual forma la cura de plato único. Además aquí, todas las combinaciones son posibles. En cuanto a la longitud de las mono dietas, son, como los ayunos, de duración variable. Existen mono dietas muy largas, otras medianas y algunas relativamente cortas. Por otra parte, pueden ser continuas (raramente renovadas). La frecuencia de las mono dietas depende de su severidad por una parte y de los fines orgánicos perseguidos por otra, siempre en función de la edad del paciente, de sus recursos vitales disponibles, de sus sobrecargas humorales y de su ancianidad. He aquí, un ejemplo de tratamiento en un niño de 5 años, literalmente cubierto de placas eczematosas, secas. A pesar de todos los cuidados clásicos dados durante varios años, el mal se extendía en superficie y en profundidad. Este niño estaba en un estado muy grave de intoxicación y de enervación cuando nos fue confiado. Picazones nocturnos intolerables, calmados por medicamentos, añadían dificultad a la cura que nosotros proponíamos. Había que actuar rápidamente, pero el ayuno húmedo ya no era posible, por el hecho de la delgadez del niño. Aconsejamos una monodieta húmeda a base de manzanas cocidas (no azucaradas) a razón de 6 comidas al día. La manzana cocida era el único alimento bien tolerado que no provocaba accesos eczematosos, además, era necesario que la cura fuera húmeda y débilmente nutritiva. Las papillas de verduras acuosas desagradaban al niño y las frutas jugosas eran mal soportadas (diarreas abundantes, quemazones digestivas ...). Durante más de 2 años, el niño no tomó ninguna otra clase de alimento. Desde el tercer mes, con la aparición de heces normalizadas y de un aliento dulce, la mejoría de la piel era del orden del 60%. En ese momento, añadimos a las manzanas cocidas, manzanas crudas y zumos de manzanas crudas. Todo fue bien y el mal continuó retrocediendo. Al cabo de un año, la mejoría era del 80%, pero el conjunto de la cura fue seguido aún durante otro año, porque el hígado agotado (por las leches y las papillas de la joven infancia) y los riñones, a su vez, afectados en su función por los medicamentos y los sedantes, cedían al más mínimo intervalo en el régimen. La piel que curada enteramente, mucho antes que los órganos filtros fueran reparados, lo cual es lógico. Nos fue fácil constatar clínicamente su estado mediante las escapadas alimentarias reveladoras. Los vómitos y los dolores renales se producían cada vez que se intentaba añadir al régimen, huevos por ejemplo o queso blanco, o incluso arroz o patatas al vapor, lo cual no era a pesar de todo un régimen incendiario.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Ocurrió, que al cabo de 2 años, el niño pudo volver progresivamente a una alimentación más variada, según nuestros conceptos biológicos, atenuada por algunas tolerancias. El padre que era taxista en París, nos dio durante mucho tiempo las noticias sobre la salud de su hijo que residía excelente, con la condición de no hacer excesos de pan, de carne, de vino ... en una palabra de alimentos tradicionales. Luego, el tiempo, como siempre, hizo su trabajo y no oímos hablar más de ese niño hasta un día en el cual se presentó en nuestras oficinas un hombre de 25 a 30 años, acompañado de su mujer. Era el niño eczematoso que habíamos conocido antaño. Su padre había muerto de accidente, unos años antes, de ahí el no haber sabido nada más del niño. Había venido a decirnos que no había olvidado nunca lo que habíamos hecho por él y que le habíamos, sin ninguna duda, salvado de la muerte. Cualquiera, con un sólo alimento (manzanas cocidas y crudas) habría podido temer, según las teorías oficiales, que el equilibrio nutritivo (calórico, químico o cualquier otro) fuera roto y que sobrevendrían estados de desnutrición grave, por carencias proteínicas, vitamínicas o minerales. La manzana, a pesar de todas sus cualidades, no pasa por un alimento completo y “cocida”, no gana en virtudes a pesar de todas sus cualidades Pero, no hubo desnutrición, el niño, en el transcurso de esos dos años de cuidados (es decir de los 6 a los 8 años) tomó peso y altura. Es verdad que nosotros habíamos añadido rápidamente las manzanas crudas y los zumos de manzana, cuya riqueza en azúcares levulosados, directos, es muy conocida. Sin embargo, el niño habría debido estar falto de prótidos, pero la vida al aire libre que llevaba, compensaba ampliamente esta carencia. En efecto, habíamos exigido que dejara las afueras Parisinas donde vivían sus padres para ir a casa de su abuelos, jubilados, que habitaban en Mentón (Sur de Francia). Allí, el niño debía pasar sus días en el exterior y acompañado de su abuelo, hacer largas excursiones en el campo circundante. No olvidemos que el hombre fija el nitrógeno atmosférico por los pulmones, contrariamente a la opinión de los oficiales. Pero para que ello se produzca, es necesaria una mucosa respiratoria fina y flexible, exenta de suciedades viscosas y que el aire sea puro y perfumado de olores aromáticos. Ejemplos de fijación del nitrógeno atmosférico no faltan y explican muchas cosas, dejadas en silencio por los sabios. La vaca, en la primavera en el prado, produce leche y mantequilla con un azúcar ultra-pobre: la hierba verde, pero respira profundamente y pasa sus noches a la intemperie. El vigor sentido, después de una noche pasada con la ventana abierta, se explica en parte por este fenómeno de la fijación nitrogenada.

311


312

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los animales que hibernan y la almendra fresca (fruto hidro-carbonado que se vuelve al secarse fruto nitrogenado) son además ejemplos que ilustran este fenómeno. Pero existen hechos más explícitos aún. El tuberculoso al cual se le debe rehinchar periódicamente el neumo-torax porque el gas nitrogenado ha pasado a la sangre y los accidentes de sobrecompresión de los submarinistas y de los aviadores (aire demasiado comprimido) son pruebas suficientes para demostrar que el gas nitrogenado puede ser absorbido directamente por la sangre a nivel de las vías respiratorias. Por otra parte, los análisis químicos comparativos entre el aire inspirado y el aire expirado, revelan particularmente dicho fenómeno (el ser humano no exhala todo el gas nitrogenado que inhala). En la India, los Yoghis conocen este fenómeno, ellos que llegan a vivir sin comer durante años (fijan el nitrógeno por los pulmones y el carbono por la piel). Es una parte de la enseñanza del Kriya-yoga. Tenemos que añadir que la cura mono-dietética, cualquiera que sea su valor, jamás debe ser utilizada como procedimiento aislado, al contrario, la colocamos en cualquier circunstancia, en el seno de la cura biomédica de “desintoxicación”, de la cual respetamos escrupulosamente todas las etapas. Como para los ayunos, estas disposiciones facilitan y aceleran las depuraciones y frenan la violencia de las crisis curativas, temidas siempre.  Desaconsejamos, cada vez que ello es posible, hacer esta cura con un alimento cocido (desnaturalizado por el calor) o con un alimento no específico (cereales, por ejemplo). Decimos: cada vez que ello es posible y no es a menudo el caso, porque la mayoría de los pacientes no están iniciados en nuestras prácticas. En estas situaciones, no hay que dudar en instituir una monodieta con alimentos cocidos e incluso inespecíficos, como el arroz o el gel de trigo candeal. Esta restricción llevará a pesar de todo a mejoras importantes. Siempre se puede, como consecuencia, volver a una monodieta más clásica (frutas por ejemplo) en el momento en que el paciente haya comprendido el valor del procedimiento y su principio.  La verdadera monodieta se efectúa sin cambiar de alimento, una vez que éste ha sido correctamente elegido. El cambio o los cambios en el transcurso de la cura son tolerancias y no reglas de aplicación. El paciente entonces, debe atenerse a un único alimento, cualquiera que sea la duración de la cura, si quiere seguir escrupulosamente las directivas fundamentales de la monodieta.  Para encontrar el alimento perfecto, es decir, el que conviene mejor fisiológicamente al paciente (en la gama de los reservados a la especie), a menudo es indispensable actuar por tanteos sucesivos.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Este alimento mono-dietético es llamado hipotóxico (es el que dejará la menor cantidad de desechos y residuos en el organismo).  En el transcurso de las mono dietas, las purgas y las lavativas (duchas rectales) son indicadas igualmente para los ayunos.  Reemplazando el ayuno por una monodieta de naturaleza correspondiente, no se suprime la obligación de insertar el procedimiento en el seno de la “cura de desintoxicación”, que es necesario conocer y saber explicar.  La entrada y la salida de la monodieta no plantea ningún problema (no siendo la situación estomacal e intestinal parecida a la del ayuno). Se puede entrar bruscamente en la monodieta y salir de la misma forma, evitando simplemente las comidas demasiado copiosas y hechas de mezclas alimentarias contradictorias (el “régimen disociado” es el que conviene, si se rehusa el “régimen biológico humano” a base de productos vegetales y animales crudos).  Los niños de corta edad, de algunos meses de vida, afectados de trastornos gastro-intestinales (debidos a las leches extrañas y a las harinas azucaradas) “se autocuran” muy rápidamente por una monodieta a base de zumo de zanahoria, por ejemplo, que es “regulador” de los desajustes digestivos y permite salir con bien de situaciones tan difíciles como la de una diarrea verde (cólera infantil).  No olvidar jamás, en el transcurso de una monodieta, que los fenómenos de carencia que podrían producirse a la larga, son evitados siempre gracias a las respiraciones profundas y a las activaciones de la piel (baños calientes, soleamiento, fricciones secas y aromáticas).  Retened, además que los ancianos y todos los sujetos que envejecen, recuperan mucha fuerza y energía mediante curas sistemáticas y prolongadas de monodieta. Es uno de los mejores medios de prolongar la existencia y de evitar muchos desórdenes fisiológicos debidos a la edad. La monodieta borra la senectud y la vejez patológica precoz.  En fin, toda persona en estado de buena salud y que quiere seguir en ese estado, debería, dos días por semana (por ejemplo el martes y el viernes) someterse a una cura mono-dietética clásica (frutas crudas, por ejemplo, en verano y compota de manzanas cocidas, no azucarada, en invierno). Mediante esta disciplina simple de vida, más del 50% de las enfermedades desaparecerían. 

ESTUDIO DE ALGUNAS GRANDES CURAS MONO-DIETÉTICAS, DE ENTRE LAS MAS CONOCIDAS, LAS MÁS CURIOSAS O LAS MAS EFICACES  La monodieta celulósica. Es la cura clásica basándose en papilla de verduras acuosas (puerros, zanahorias, tomates ...), sin cereales, ni materias grasas, ni sal. La regla está en hacer hervir en agua estas legumbres, cambiando el agua varias

313


314

M é t o d o

M .

S t é p h a n

veces con el fin de eliminar los azúcares y los minerales y de no conservar nada más que la trama celulósica de las plantas (masa celulósica ablandada) poco alimenticia, pero limpiadora del intestino y normalizante de la flora intestinal (colibacilos que se alimentan exclusivamente de celulosa). La colibacilosis intestinal tiene como causa mayor la alimentación cocida a base de carnes y de almidones y desprovista de productos crudos celulósicos suficientes. En esta papilla celulósica, la adición de plantas aromáticas es muy aconsejable. El ajo, la cebolla, el tomillo ... le confieren virtudes antisépticas y micro-biolíticas indiscutibles. Se piensa incluso que las plantas aromáticas contribuyen a sanear el medio intra-celular. La cura aromática es seguramente, una de las mejores armas que tenemos para luchar contra el cáncer (enfermedad tipo del 4) grado, denominada degenerativa, que se desarrolla en el seno mismo de la célula, usando los orgánulos que la constituyen). La cura cotidiana a base de la papilla celulósica, aromatizada, conlleva de 4 a 6 platos hondos de esa “sopa campesina”, (puré espeso). Por supuesto, la cocción en estofado, querida por Mono no es conveniente aquí. Es el método de varias aguas del Doctor Carton, lo que nosotros recomendamos. Se trata de la cura de desintoxicación, no hay que alimentar, o bien hacerlo al mínimo. La cocción en estofado, arte de cocer sin destruir demasiado, conviene más especialmente en la cura de revitalización. Es esta monodieta a base de papilla celulósica la que aconsejamos vivamente para entrar y salir de los diversos ayunos, pero es excelente también, cuando es prolongada, para reducir numerosas enfermedades. Diremos incluso, que es polivalente a ejemplo de las técnicas de la Biomedicina. Sin embargo, es indicada particularmente en las manifestaciones de la colibacilosis intestinal (como hemos dicho anteriormente) y en la mayoría de las enfermedades del estómago, del intestino delgado y del colon grueso, tales como la gastritis, la hiperclorhidria, la flatulencia, el estreñimiento, la colitis, el principio de apendicitis o de úlcera. Es igualmente conveniente en todas las insuficiencias y los agotamientos del hígado, en las ictericias, los cólicos biliares, las crisis agudas de hepatitis, las esclerosis parciales ... Libera un páncreas congestionado y hace maravillas en el caso de la diabetes florida. Sobre el plano de los órganos respiratorios que dependen de la función hepática, contribuye a autolizar los engrudos y a hacer desaparecer rápidamente las bronquitis repetitivas, las crisis de asma, de enfisema ...


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Además, es excelente para los sanguíneos (cuyo corazón y cuyas arterias corren el riesgo de ceder - infarto de miocardio, hipertensión, trombosis, congestión, hemiplejia) y para los digestivos (otro tipo de dilatados aún más pletóricos que los sanguíneos), que puede temer, por parte de su temperamento, úlceras de estómago, de duodeno o del ano, sino son desajustes pancreáticos variados y otros desórdenes más o menos graves de las grandes funciones digestivas, comprendido el cáncer, fase terminal de las largas agresiones tisulares. La cura mono-dietética a base de la “papilla celulósica” puede dar igualmente, grandes servicios en estética natural. Mejor que todas las lociones de aplicación exterior, esta cura combate la celulitis (de las mujeres neuro-artríticas) y la obesidad (de las mujeres sanguíneo-pletóricas), hace desaparecer las “manchas amarillas” de la piel, desinflama las verrugas y otros quistes cutáneos y devuelve a la piel su flexibilidad y su tonicidad que le habían hecho perder las pinturas y los polvos. Para terminar, diremos que este procedimiento representa, a nuestro ojos, la cura-choque en dietética (Cada vez que el ayuno es imposible por diversas razones y principalmente en el caso de infecciones agudas como las anginas, las fiebres y las gripes, donde el entorno del enfermo es poco favorable respecto a este medio).  La monodieta a base de manzanas cocidas (no azucaradas). Es una de nuestras curas preferidas junto a la anterior. Esta cura, de la cual hemos hablado ya anteriormente, se hace a base de manzanas cocidas en el horno y más raramente en compota (siempre sin azúcar sobreañadida). Las manzanas crudas, pueden poco a poco, reemplazar a las manzanas cocidas, a medida que la tolerancia digestiva va mejorando. Las grandes indicaciones de esta cura (que sigue siendo, por supuesto, polivalente) son las enfermedades de la piel (en particular el eczema seco, no rezumante o el prurito intolerable y que es de naturaleza reumática o cristaloidal). Sin embargo, los otros eczemas ceden igualmente ante esta cura, cuando es prolongada, lo mismo que desaparecen las enfermedades coloidales, tales como el acné, las úlceras varicosas ... Pero la otra curación es más lenta. Se debe anotar que los bebés y los niños de corta edad, cuyo hígado ha sido agotado por el abuso de las harinas y los azúcares industriales, se encuentran muy bien después de una monodieta a base de zumos de manzana o de compotas no azucarados. Esta cura les aporta un rápido alivio y una mejora espontánea de todos sus trastornos hasta la curación definitiva (si los errores nutricionales más agresivos no se vuelven a cometer). Esta cura, además, puede convenir a los diabéticos floridos. Alimentar a los diabéticos con azúcares es paradójico. La manzana contiene azúcar, en efecto, en gran abundancia, pero este azúcar es de una naturaleza especial.

315


316

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Se le llama levulosa, desvía el plano de la luz polarizada a la izquierda, por oposición a la dextrosa (que hace el efecto contrario). Ahora bien, la levulosa es un “azúcar directo” que es aceptado sin transformación por la sangre y los músculos (órganos que funcionan a base de azúcar). No tiene necesidad de sufrir una modificación química a nivel del hígado y del páncreas como los “azúcares indirectos” y los “azúcares retardos” (sacarosas ...). Además, la levulosa es un “catalizador” de los malos azúcares residuales que se encuentran en suspensión en la sangre o atesorados por el hígado. Los lleva con él y los hace quemar por los músculos. Todas las “frutas levulósicas”, igual que las manzanas, tienen las mimas virtudes (las ciruelas, en particular). Se podrían concebir las mono dietas a base de ciruelas cocidas y crudas. La cura a base de tales frutas hace bajar la glucosa de los diabéticos floridos (sobreazucarados con malos azúcares dextróshicos). Sin embargo, hay que repetirlo, el principio mismo de la monodieta no es específico. El alimento único actúa poniendo en reposo las funciones digestivas y permitiendo al organismo asegurarse la autolisis y la expulsión de sus desechos y residuos. Es un ayuno “disfrazado”. He aquí, un ejemplo que hará comprender claramente lo que queremos decir. Al principio de este siglo, cuando el “crucero negro”, organizado por la firma Citroen, a través del Sáhara, por medio de automóviles oruga, uno de los ingenieros del equipo previsto era diabético. Ahora bien, la regla impuesta por los organizadores quería que todas las personas de la expedición se alimentaran, conformemente con la tradición local, de alrededor de 500 gramos de dátiles al día, (ración de los camelleros, respetada, en esa época, incluso por las autoridades militares saharianas). Nuestro ingeniero, que había recibido advertencias de sus médicos, estaba muy inquieto y se preguntaba si iba a poder tomar la salida. Se decidió al fin e hizo el viaje con la monodieta a base de dátiles (frutas dextrósicas o a base de azúcares indirectos). Lógicamente, habría debido (según la ciencia médica) de tener crisis terribles de hiper-glucemia, pero nada se produjo. A la llegada a Tombouctou, sobre Nigeria, una toma de sangre reveló, en la sorpresa de todos, que el azúcar estaba en su dosis normal. Nadie comprendió lo que había ocurrido y ningún médico encontró la razón de esta mejoría. Para nosotros, hay que encontrarla en la monodieta que aunque mal ajustada, había hecho retroceder el mal. Es evidente que la misma prueba hecha con una monodieta a base de manzanas o ciruelas, habría sido igual de eficaz, pero seguramente más rápida.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 La monodieta a base de zumos de frutas y de frutas crudas variadas. Existen varias clases aunque el principio de base es el mismo. Lo cual quiere decir que todas son válidas en todos los casos, pero que un cierto ajuste puede acelerar el transcurso y los resultados  La monodieta a base de melocotones crudos (Dr.. P. Chevallier) ofrece virtudes comparables a las de la cura de hígado crudo para el tratamiento de la anemia (según la ciencia médica). Sin embargo, en lo que nos concierne, preferimos la cura de melocotones por la razón de que el hombre no es un carnívoro sangrante y que el alimento específico conviene siempre mucho más que el no específico. Ello nos devuelve a la memoria la cura de carne cruda, para los tuberculosos, de principios de siglo, que aconsejaba el doctor Richet. Este último, después de las experiencias sobre dos lotes de perros (uno alimentado de carne cruda y el otro de carne cocida) fue llevado a concluir que la carne cruda poseía virtudes nutritivas especiales que desaparecían con la cocción (lo cual es exacto). El Dr.. Richet tuvo entonces, la brillante idea de alimentar a perros tuberculosos con carne cruda. Los resultados, fueron excelentes. Para ayudar a curar todas las enfermedades y no solamente la tuberculosis, hay que dar el alimento específico y si es posible no desnaturalizado (en el estado crudo). Como consecuencia, para los perros, el Dr.. Richet no podía hacer mejor que dándoles carne cruda, ya que estos animales son carnívoros. Por desgracia, este médico creyendo haber descubierto un “principio” antituberculoso en la carne cruda, quiso extender su método a los hombres. Los tuberculosos entonces, fueron sometidos a la sobrealimentación cárnica (cruda). Los resultados fueron decepcionantes. La monodieta cárnica conviene a los carnívoros y no a los grandes frugívoros, como son los humanos. No olvidemos que nuestro “pequeño carnivorismo” no es sangrante, sino que es a base de subproductos animales: leche, queso, huevos y no a base de carne animal.  La monodieta a base de albaricoques. Ha producido la salud legendaria de un pequeño pueblo: los “Hounza”, que viven sobre las vertientes del Himalaya y del cual ya hemos hablado en otras ocasiones. Efectivamente, estos montañeros, cuyos territorios se extienden entre el norte de Cachemira y del Pakistán (por encima de la India), al este de Afganistán y al sur de la U.R.S.S. y de la China (provincia de Sin-Kiang), viven casi exclusivamente de albaricoques secados, en el momento en que las reservas del invierno comienzan a agotarse.

317


318

M é t o d o

M .

S t é p h a n

A menudo, incluso, no tienen bastantes y deben sufrir algunas semanas de ayuno para alcanzar la primavera y las nuevas cosechas. Esta forma de monodieta frutal (terminada por un ayuno hídrico) y renovada cada año, es seguramente el gran factor que determina la salud excepcional de este pueblo.  La monodieta a base de uvas. Es gracias a lo que la doctora Brandt ha podido curarse de un cáncer de estómago. Esta monodieta realiza una maravillosa limpieza de la mucosa interna del tubo digestivo (desde la boca hasta el ano). Personalmente, pensamos que esta limpieza es asegurada mejor por las mono dietas a base de ananás (en la falta de los pomelos), aconsejadas por nuestro amigo el doctor Arthur Schramm, de Los Ángeles. Si nos transportamos a los trabajos del doctor Baraduc, caídos en el olvido, sobre los cerdos y las costras y barnices que tapizan la mucosa interna del intestino de estos animales (después de uno o dos años de sobrealimentación variada según la costumbre), se comprende que las frutas, gracias a sus fermentos (o diastasas) ejercen una “acción detergente” muy favorable. Las “duchas rectales” (pequeñas lavativas cotidianas o bicotidianas de 500 gramos de agua) ponen en evidencia la presencia de estas costras y barnices en los humanos. Al cabo de algunos días de cuidados de esta naturaleza, algunos pacientes ven escaparse por su ano “serpientes de piel” a veces de 1 metro de longitud. Son los revestimientos que se despegan de la mucosa interna bajo el efecto de las excitaciones peristálticas motivadas por las duchas rectales.  La monodieta a base de manzanas crudas. El divulgador fue G. Knapp. “Calma el interior, decía este autor, calmando el hambre y remineralizando fuertemente los tejidos y las glándulas y añadía maliciosamente: si la manzana hizo, al principio, la desgracia de la humanidad, luego ha sabido, por todas su virtudes, hacer perdonar”.  La monodieta a base de frutas nitrogenadas (almendras, nueces, avellanas). El profesor A. Rousseaux la aconseja para hacer tomar peso a los delgados y para asegurar la resistencia atlética a los deportistas. Por supuesto, esta monodieta entra en el cuadro de las mono dietas secas y se aplica preferentemente siguiendo las indicaciones que van ligadas a este género de cura (la de las enfermedades coloidales)  La monodieta a base de cereales. Siempre fuera del principio general que sigue siendo válido, esta cura tan alabada por nuestro alumno, el Dr.. Cl. Dussaussois, tiene una influencia diurética indiscutible y parece indicada en el tratamiento de los reumas articulares (artritis) y los cálculos renales.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 La monodieta a base de zumos de verduras acuosas. Se hace con zumos de verduras variadas (zanahorias, tomates ...) obtenidos por medio de una centrifugadora. Es útil para los afectados de cólicos. En la medida de lo posible, es bueno evitar mezclar los zumos (que sin embargo, pueden variar de una comida a la otra). Sin embargo, se deben estudiar bien, las tolerancias individuales. Esta forma de monodieta, diurética por excelencia, es sin ninguna duda, la de los reumáticos, de los grandes neuro-artríticos, desmineralizados y descarnados. Tiene éxito además, en los casos de cálculos, de lodos o de arenas sobrecargando la vesícula biliar o los riñones. El ácido úrico, residual (obtenido de los alimentos nitrogenados mal degradados y no utilizados), taponado por el amoníaco (álcali) secretado por los riñones, se presenta bajo la forma de cristales con el fin de proteger los tejidos de la agresión violenta de los ácidos libres. Estos cristales tapizan las cavidades articulares o se depositan, a la larga, en las glándulas huecas. Estos cristales alcalinos, atacados por los ácidos débiles de las legumbres acuosas (o de las frutas) - portadoras de minerales alcalinos de protección que vuelven inofensivos a sus ácidos - se desagregan poco a poco y se vuelven solubles para llegar a los emuntorios y pasar por los filtros. Esta “pulverización” de los cristales residuales hacen que sean eliminados bajo forma de uratos de sosa o según otras combinaciones fosfatadas o carbonadas.  La monodieta a base de arroz. Ha sido inventada en Occidente. Es la cura que el Dr.. Kempfer hizo conocer al mundo médico a principios de siglo para el tratamiento de la hipertensión, de las arteritis y de la mayoría de las enfermedades cardio-vasculares. Kempfer y sus discípulos creían, de buena fe, que el arroz tenía una virtud hipotensa. Por desgracia, el principio hipo-tensor, si existe, es únicamente en la monodieta, que sea hecha a base de zanahorias o de patatas cocidas en agua. La misma cura correctora puede realizarse con cualquier alimento, crudo preferentemente y que además sea bien tolerado. Oshawa, el padre de la “macrobiótica oriental” (arte de la vida larga, según el concepto de la filosofía japonesa) había hecho monodieta a base de arroz, la base de su sistema alimentario, presentado como que era el régimen humano perfecto. El también colocaba en el arroz “virtudes hipotéticas”. En realidad, esta cura sólo es válida como monodieta seca.

319


320

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Es un procedimiento de dietética que debe desaparecer en cuanto se detiene: la cura de desintoxicación (régimen autolítico). La monodieta de arroz no es un sistema definitivo de alimentación humana. Ocurre que los orientales han sobrevivido, en su isla superpoblada, gracias al arroz y a los pescados secados, pero esta alimentación de campesinos pobres no es la que conviene a los seres humanos, colocados en condiciones mejores sobre el plano biológico. La cocción obligatoria indica claramente que esta alimentación no está hecha para nosotros. La salud de las poblaciones orientales, no es debida a su género de alimentación sino a su extrema frugalidad. Cornaro ha demostrado sobre él mismo, que comiendo de todo, pero muy poco (de 300 a 400 gramos de alimentos al día) se podían curar muchas enfermedades y vivir mucho más tiempo. Notemos que existe una “macrobiótica occidental”, puesta a punto por un médico árabe muy célebre (Maïmonide) y que esta “macrobiótica” aconseja una alimentación a base de frutas, de verduras crudas, de raíces azucaradas, de huevos, de leche y de queso, todos alimentos rechazados por Oshawa. Ahora bien, ocurre que los alimentos de la “macrobiótica occidental” corresponden, elemento por elemento, a los de nuestro régimen biológico humano. Oshawa creía, mediante su enseñanza, poder justificar el uso del tabaco (era un gran fumador) y rechazar el de las frutas. Muchos adeptos de Oshawa se sintieron sorprendidos. Pero la prohibición sobre las frutas (mientras que es evidente que el ser humano es primeramente un animal frugívoro) es lo más desconcertante de este método.  La monodieta a base de queso blanco. Ha sido aconsejada por el que fue un gran maestro, el Dr.. G. Rohuet (de Montségur). Esta “dieta blanca”, hecha un día a la semana, aporta los minerales asimilables y lucha contra los efectos del acidísimo (descalcificación y desmineralización de los jóvenes y de los ancianos, cuyos aspectos muy conocidos son el raquitismo y el reumatismo deformante). Esta “dieta blanca”, combinada con una “cura verde” (a base de espinacas), que aporta la riqueza solar y vitamínica de la clorofila, eran los dos elementos del método de longevidad preconizado por la doctora Degolière-Davenport, que experimentándolo sobre ella misma, vivió 120 años. El famoso Popeye del cine animado americano lleva siempre con él, una lata de spinash (espinacas). Se dice que Walt Disney encontró en el ejemplo de la doctora Degolière-Davenport, célebre en América, la idea de las espinacas para justificar la prodigiosa fuerza atlética de su “hijo cinematográfico”.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Como quiera que sea, humor a parte, las curas clorofílicas de diente de león, de verdolaga, de milamores o de berro, son potentes medios de desintoxicar al organismo, insuflándole energías misteriosas, provenientes de los orígenes mismos de la vida y de las cuales hablaremos en otros cursos. “Los ciudadanos de las naciones ricas, que comen demasiado, son pobres en salud y los de las naciones pobres, que no siempre comen según su hambre, son ricos en salud “. LOS REGÍMENES RESTRICTIVOS

Las mínimas restricciones son siempre favorables para la salud. Regímenes pesados, equilibrados, disociados. Regímenes de las sectas (cerealismo, vegetalismo, vegetarianismo, frutarismo, carnivorismo...). Regímenes de bases calóricas y regímenes médicos. 

ESTOS “REGÍMENES LLAMADOS RESTRICTIVOS” PERTENECEN A LA DIETÉTICA (ARTE DE LA RESTRICCIÓN ALIMENTARIA), POR LO MISMO QUE PERTENECEN LOS AYUNOS Y LAS MONODIETAS QUE ACABAMOS DE ESTUDIAR.  Son “autolíticos” por las restricciones que imponen y “autocuradores” por los reposos digestivos que acuerdan al organismo, permitiéndole la forma de drenar sus venenos y de reparar sus tejidos.  Además, son “hipo-tóxicos”, en la medida donde esposan a las grandes indicaciones biológicas del crudivorismo humano, siguiendo nuestra enseñanza (ejemplo: el régimen restrictivo a base de frutas o “frutarismo”).  Por supuesto, su “valor autolítico” es más grande, cuanto más severos sean sobre el plano de las restricciones. Por ejemplo, el “frutarismo” es más autolítico que el “cerealismo” y el “vegetalismo” más que el “vegetarismo”. Como veremos más adelante, estos “regímenes restrictivos” son extremadamente numerosos y con un poco de imaginación cada cual puede inventarse uno.  Todos estos regímenes, incluso los más fantasiosos, cuentan con éxitos en su haber. Algunos se dicen mejorados por la “macrobiótica cerealina”, otros por el “carnivorismo exclusivo”, otros además por el “régimen disociado” ... Hemos conocido mucha gente satisfecha del sistema que consiste en saltarse el desayuno y para otros la cena. Las restricciones cuantitativas, en general, son mejor aceptadas por el gran público que las restricciones cualitativas. Pero cualesquiera que sean los “regímenes restrictivos” utilizados, siempre son adquiridas ganancias y más especialmente al principio de las curas. Ello se explica por las limitaciones cuantitativas impuestas y no por las virtudes de los alimentos elegidos. Se come menos y todo marcha mucho mejor.

321


M é t o d o

322

M .

S t é p h a n

Las mejoras son más sensibles en las primeras semanas de aplicación porque la autolisis se ejerce parcialmente en función de los reposos digestivos consentidos por el nuevo régimen. Después de ese tiempo de limpieza, nos encontramos delante de nuevas dificultades metabólicas que son las del régimen elegido. No siendo todos los alimentos específicos y no desnaturalizados como se debiera, se ven aparecer inevitablemente nuevas sobrecargas, correspondientes a los errores nutricionales, inherentes al sistema alimentario imperfecto, aunque restrictivo, que ha sido adoptado. Es por esta razón por la cual se ve a los vegetalianos a la larga, sufrir de bronquitis o de trastornos circulatorios, a los cerealianos sin energía en la búsqueda continua de revitalizantes, a los frutaríanos delgados y frioleros, a los carnívoros artríticos hasta el extremo ... Con el uso, los partidarios de los “regímenes restrictivos” cualesquiera que sean, pierden los beneficios de su disciplina.  Sin embargo, estos “regímenes” tienen su lugar, ya que triunfan parcial y momentáneamente, como “sistemas de cura”, al lado de los ayunos y de las mono dietas y en un curso de síntesis dietética, tal como éste. Se entiende, que deben ser inscritos en una cura de desintoxicación (biomédica), con el mismo fin que los medios precedentes. Su aislamiento no les confiere ninguna ventaja, sino al contrario, estos sistemas pierden muy rápidamente su eficacia (aún más que los otros procedimientos), porque son menos restrictivos.  Otro error está en querer hacer de ellos regímenes nutricionales (y no sistemas de “cura autolítica de aplicación momentánea). Pretender que tal o cual régimen restrictivo (vegetalismo, carnivorismo, frutarismo exclusivo ...) es el régimen biológico humano es un concepto erróneo, que marca una total incomprensión en materia de alimentación humana. 

LA ACCIÓN DE LOS “REGÍMENES RESTRICTIVOS” ES LA DE LA AUTOLISIS PARCIAL Y MOMENTÁNEA (LIMITADA A LA VEZ EN EL ORGANISMO Y EN EL TIEMPO) Cualquier otro concepto, deriva de la pura fantasía y sobretodo el que consiste en atribuir tal falta a tal alimento y tal ventaja a tal otro (por ejemplo, la carne es tóxica, comamos cereales, entonces).  Los regímenes “restrictivos” contribuyen a limpiar los líquidos humorales y los tejidos que éstos bañan y llevan las sobrecargas (engrudos y cristales), exactamente como podrían hacerlo las curas de ayunos o las curas mono-dietéticas. Pero con la diferencia de que la acción, así provocada, mediante regímenes restrictivos, es más lenta, menos profunda y se detiene al cabo de un cierto tiempo (las imperfecciones de estos regímenes aportando a la vez sus propios desechos y residuos metabólicos).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 Los regímenes restrictivos tienen, cada uno, un nivel autolítico, en función de su forma, el cual pueden sobrepasar. Así, sobre el plano de la dietética, “estricto-sensu”, yendo desde las curas más activas, hacia las menos activas, en materia de autolisis, tendremos primeramente, los ayunos (y en particular los ayunos secos o completos, los “campeones de la autolisis”), luego las mono dietas y al final los regímenes restrictivos (y entre éstos últimos, los más autolíticos serán siempre en los que las limitaciones alimentarias sean más severas).  Las aplicaciones de los “regímenes restrictivos” son muy flexibles en función de las formas posibles. Es una ventaja seria sobre los otros procedimientos dietéticos, mucho más severos. Se pueden variar las comidas hasta el extremo con la gama de alimentos permitidos. Pero esta ventaja produce la debilidad misma del régimen restrictivo. Entre más retrógrados sean los límites restrictivos de un régimen, mejor aceptado es, pero menores son sus efectos momentáneos y más rápidamente se ralentizará su acción y dejará de hacerse notar. No se pueden reunir a la vez los placeres gustativos y las ventajas fisiológicas. 

ESTUDIO DE LOS REGÍMENES RESTRICTIVOS “PESADOS” Pasemos revista a los diversos regímenes restrictivos elegidos de entre los más conocidos. Primeramente, examinemos los caracterizados por restricciones cuantitativas simplemente.  Los regímenes “pesados” de Cornaro. Este régimen tiene por autor a un cierto veneciano, Louis Cornaro, que nació en 1462, en Padua. Primeramente, llevó una vida disipada y fiestas y banquetes se ocuparon rápidamente de su salud. A los 35 años, los médicos le condenaron sin esperanza ya que su decrepitud orgánica era profunda. Durante 5 años (es decir hasta los 40 años), como buen paciente, siguió los consejos de su médicos y tomó todas sus medicaciones. Por otra parte, su fortuna le permitió consultar a los mejores practicantes de la época. Pero todos los tratamientos permanecieron sin resultados positivos. Se le drogaba de todas las formas según la moda científica, pero nadie se acercó siquiera, a llevar algunos cambios a su modo de alimentación, responsable de su estado. Al límite de sus fuerzas, iba a aceptar su destino que era morir en la flor de la vida, cuando cayó por casualidad, sobre un pequeño libro que mencionaba “recetas dietéticas” para curar y vivir más. Trabajó sobre él y acabó por encontrar el procedimiento que le convenía y no solamente lo triunfó poco a poco sobre todas sus enfermedades, en el estupor de sus médicos, sino además vivió hasta los 104 años, volviéndose a casar a los 95 años.

323


324

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Sin su juventud disipada, que deterioró profundamente sus órganos, Cornaro seguramente, hubiera vivido 150 años. Anotemos de pasada, que su segunda mujer, que seguía su enseñanza, murió centenaria. Cornaro expuso su método en un libro titulado: “Discurso sobre la Vida sobria” y que fue publicado en 1558. Este trabajo fue muy apreciado a través de toda Italia e incluso en los países vecinos, donde se practicaba, por todas partes, el sistema de Cornaro y ello hasta principios del siglo XIX. Incluso se dice que Balzac, intentó este género de cura, pero su impaciencia natural y sus gustos por la buena mesa le hicieron abandonar este método. La literatura francesa habría ganado algunas obras maestras más, si el escritor hubiera sido más disciplinado. El procedimiento es muy simple. Consiste en pesar todos los alimentos sólidos y no sobrepasar el total de 500 gramos al día. Cornaro sin embargo, dejaba un margen individual para cada sujeto. Para él, delgado y nervioso (neuro-artrítico, cerebral), era más severo y rehusaba sobrepasar los 450 gramos. A menudo incluso, se limitaba a 350 gramos. Experimentalmente, cada vez que se dejaba llevar por su gula y que tomaba un peso de alimento superior a los 500 gramos, veía renacer sus antiguas enfermedades. Comía, entonces, de todo pero en poca cantidad. * - Crítica: su regla era esencialmente cuantitativa y no cualitativa. El sistema de Cornaro puede resumirse de la manera siguiente: reducir la ración cotidiana en cantidad, fuera de cualquier elección sobre la calidad, encontrar la ración cuantitativa óptima, es decir, la que conviene a los órganos digestivos y emuntoriales del sujeto y mantenerla el mayor tiempo posible, en caso de escapada alimentaria y de trastornos, volver rápidamente al sistema.  El régimen “pesado” de Jesucristo. Jesús, como todo el mundo sabe, fue criado e instruido en parte por una secta de filósofos, teólogos y Biomédicos, llamados los Esenios. Este pequeño pueblo de sabios, animados por una gran fe, detentaba la tradición de la higiene y de la medicina naturales, proveniente del Alto Egipto y del Paraíso perdido de MU (la gran tierra del Océano Pacífico donde brilló, hace de 300 a 500.000 años una maravillosa civilización, que encendió las llamas del saber a los cuatro rincones del mundo y en particular contribuyó al desarrollo de la gran Atlántida y más tarde del de Poseidón, más pequeña, de la cual hablaba Platón, como consecuencia de los propósitos de Solón). Jesucristo pasó varios años de su adolescencia entre los Esenios y se formó en su disciplina médica.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

En un pequeño libro admirable: “El Evangelio de la Pax (Paz)”, escrito por San Juan, el discípulo amado, es expuesta ampliamente esta enseñanza. En él se habla del ángel de la Tierra, del ángel del Agua, del ángel del Sol ..., pero para quien sabe leer, las técnicas biomédicas aparecen claramente. En este libro, se aconseja también, el ayuno y sobretodo las curas cortas y periódicas (siete veces siete días). Por su sistema, Jesús afirmaba poder curar todas las miserias del cuerpo y del alma. El Biomédico no ve en estas palabras, ninguna exageración. Por otra parte, en este libro se señalan incluso, las famosas “crisis curativas”, que pueden sobrevenir en los grandes enfermos, como consecuencia de la “cura de desintoxicación”. Al respecto del régimen que nos ocupa, Jesús aconsejaba un sistema análogo al de Cornaro, pero más generoso, se limitaba a 1.000 gramos al día. Hay que decir además, que algunas restricciones de orden cualitativo eran obligatorias, como que no había que matar un animal, lo cual excluía toda clase de carne y que no había que cocer, lo cual excluía los cereales. El sistema alimentario del Jesucristo debe ser considerado, por una parte, bajo un ángulo cuantitativo y por otra parte bajo otro cualitativo. Era en su época una increíble pero sana reforma alimentaria. Actualmente, donde las carnes, los vinos y los cereales han tomado todo el prestigio gastronómico que todos conocemos, “limitaciones” de esta naturaleza pueden hacernos aún grandes servicios. El régimen pesado de Jesucristo es mejor aceptado que el de Cornaro, el cual se abandona rápidamente. * - Crítica: El hecho de aconsejar una vuelta progresiva al crudivorismo original en el seno de actividades físicas múltiples, conformemente con el plan de nuestra “cura de desintoxicación” biomédica, es para nosotros, una cosa admirable. Las iglesias cristianas habrían debido transmitir a los pueblos el “mensaje de Salud” que les dio Jesús, un día, hace ya 2.000 años y cuyo informe escrito por Juan se encuentra aún en la biblioteca del Vaticano, lejos de toda curiosidad y en el silencio del olvido. Si cada domingo, desde lo alto del púlpito, todos los curas de la cristiandad, hubieran dicho, solamente algunas palabras sobre este método de vida y de disciplina maravillosa, todos los cristianos de la Tierra serían magníficos especímenes de seres humanos, indemnes de toda enfermedad y felices de vivir. Por desgracia esto, está lejos, de lo que realmente han hecho a lo largo de los años. 

REDUCCIÓN DEL NUMERO DE COMIDAS COTIDIANAS Este sistema consiste en hacer una sola comida al día, o dos, en lugar de las tres o cuatro previstas.  Nada de desayuno al despertar.

325


326

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Este método, vivamente aconsejado por el Dr.. Février y numerosos autores, tiene sus partidarios y cuenta con bastantes éxitos en su activo. Se le ha querido criticar severamente, creando en el público, una psicosis de miedo, concerniendo a la hipoglucemia. Una carencia en azúcar amenaza, se comenta, todos los que no toman al despertar un desayuno substancial, pueden sufrir un recrudecimiento de los accidentes, constatados hacia las 11 horas, como consecuencia del desfallecimiento orgánico. * - Crítica: Este argumento publicitario y seudocientífico deriva de la más alta fantasía. Primeramente, el desayuno tradicional es el famoso café con leche con tostadas y mantequilla. Esta mezcla alimentaria es un magma infame, indigesto y a menudo presente aún en el estómago, cuando llega el mediodía, de donde proviene la falta de apetito inexplicable (!) de muchos niños y adultos “subvitales”. En estas condiciones, no puede aportar ninguna fuerza. Si fuera verdad que ese desayuno condiciona toda la actividad de la mañana, las tres cuartas partes de la gente estarían en un estado próximo a la inanición, antes de mediodía. En realidad, es la comida de la víspera por la noche, la que aporta las fuerzas de la mañana. Los esquimales lo saben muy bien, ellos que no dan de comer a sus perros nada más que al final de la jornada. Las bestias tiran del trineo, al despertar, con el estómago vacío y las carreras son de una media de 30 a 50 Km al día, con una carga de 500 Kg... sobre el trineo, para un tiro de 8 a 10 perros. Rigurosamente, los trabajadores de fuerza, en el invierno , pueden tener necesidad de un alimento matinal, pero éste sólo debería ser a base de queso blanco, de huevos y de frutas para ser digerido rápidamente y cumplir su función 2 horas más tarde (tiempo de digestión mínimo para este género de alimentos, mientras que los otros exigen al menos el doble, sino es el triple).  Una única comida al día Este sistema dietético, adoptado por muchos intelectuales de las grandes ciudades, ha sido divulgado por nuestros escritos desde hace una veintena de años. La comida consentida se hace al mediodía o a la noche, en función de las actividades profesionales o sociales del interesado. Entonces, no se sienta uno a la mesa, nada más que una vez al día. El resto del tiempo, se comiscan algunas frutas jugosas o secas, si el hambre se hace sentir demasiado. La fórmula ideal sería colocar esta comida única hacia las 15 horas, pero no siempre es fácil. Colocada por la noche, hacia las 20 horas, molesta un poco durante la noche, desgraciadamente, es así como se procede generalmente.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

La comida colocada a las 12 horas, según la tradición, deja una tarde demasiado larga y es difícil ir a la cama sin tomar alguna cosa. Por progresión, se puede alcanzar la comida única, sin grandes dificultades, comenzando por suprimir el desayuno, luego reduciendo la comida excedente hasta suprimirla. Este régimen es fácilmente aplicado por todos los sedentarios. Los obreros y los campesinos lo llevan a cabo más difícilmente, pero para éstos últimos, se puede tolerar una ligera comida de frutas y queso, hacia la 8 y 12 horas para que puedan llegar sin ningún esfuerzo a la comida más sustancial de la tarde, hacia las 20 horas. Los “congestivos” (sanguíneo-pletóricos: sanguíneos, digestivos y obesos) ganarán con este método una salud invulnerable, si tienen la suficiente voluntad como para mantenerse en él. Desgraciadamente, son raros y la mayoría, incluso entre los sujetos activos, mueren de trastornos cardio-vasculares o presentan, mucho antes de la edad correspondiente, las afecciones de un envejecimiento precoz. * - Crítica: Este sistema de la comida única es, según nuestra opinión, la mejor manera de alimentarse sobre el plano cuantitativo para todos los sedentarios (empleados de oficina, directores, profesores, estudiantes, funcionarios ...) y son por supuesto, los sujetos cuyo temperamento está caracterizado por la dilatación (no la retracción) los que más ventajas sacan de ello. 

EL RÉGIMEN DE LOS 3 ALIMENTOS POR COMIDA Esta fórmula parece ser poco severa en apariencia, pero en realidad lo es más que la comida única y libre, cotidiana. Aquí, la regla consiste en no tomar nada más que 3 alimentos de elección, en el transcurso de las 2 comidas tradicionales (la de las 12 y la de las 20 horas). Ello limita terriblemente las posibilidades de elección y de sobrealimentación. Cualquiera que reflexione un poco en ello lo entenderá perfectamente a través de estos ejemplos: Pan + carne + ensalada y es todo o pan + queso + carne o pan + verduras + queso y nada más. Ciertamente, las comidas pueden variar en sus elementos hasta el infinito. Se puede comer de todo y satisfacer todas las gulas, pero la regla de los 3 alimentos es inflexible. Intentadla y veréis que las restricciones que impone, se harán sentir rápidamente sobre vuestra talla y sobre la calidad de vuestro sueño, sin contar los pequeños trastornos que ya os afectan y que poco a poco desaparecerán en parte. * - Crítica: Este régimen es un esfuerzo de aproximación hacia un mejor comportamiento alimentario, pero no es suficientemente autolítico para asegurar una “autocuración” perfecta. Hay que llegar a hacer más, sobretodo en la elección de los alimentos.

327


M é t o d o

328



M .

S t é p h a n

EL RÉGIMEN DE LAS BASES CALÓRICAS Este procedimiento, divulgado por los periódicos, está de moda actualmente. Su fin esencial es el adelgazamiento y la lucha contra la celulitis. Se sabe que los sabios han calculado el poder calórico de cada alimento y que han sido establecidas una serie de “tablas de calorías”. Es fácil elegir los alimentos menos calóricos gracias a esas tablas y sacar a partir de ellas los elementos de las 3 o 4 comidas cotidianas. * - Crítica: Esta fórmula da resultados sobre todos los planos (morfológico, fisiológico y atlético), pero es peligrosa porque lleva a una alimentación no-específica y a menudo muy desnaturalizada. Por ejemplo, se ven mujeres jóvenes, alimentándose casi exclusivamente de pequeñas tostadas, llamadas completas (!) vendidas en comercios. Este régimen conduce a la desnutrición tóxica, cuando se aplica al pie de la letra.



LOS REGÍMENES DISOCIADOS Distinguiremos los 2 modelos siguientes:  El sistema mono-dietético de los 7 días. Es una monodieta que cambia cada día de la semana. Por ejemplo, el lunes se toma únicamente huevos o tortilla, el martes frutas, el miércoles arroz o cereales, el jueves verduras acuosas crudas o cocidas, el viernes pescado, el sábado frutas grasas y el domingo carnes de charcutería. Las tres comidas cotidianas subsisten si se desea, pero hay que aplicar la fórmula univorista sobre toda la jornada. Ello es imperativo: nada de mezclas durante las 24 horas. Este régimen ha conocido, en una cierta época, una gran voga como régimen anticelulítico (y antiobesidad). Esta época se sitúa a principios de siglo y esta monodieta de los 7 días ha precedido al régimen de las bajas calorías. * - Crítica: Como todos los regímenes restrictivos, éste cuenta con bastantes éxitos en su haber. Pero es, bajo nuestro punto de vista, demasiado rico en manjares nitrogenados y en alimentos cocidos. Por ello, no puede aportar todas las mejoras que se pueden esperar de una cura autolítica más severa o mejor conducida. Su ventaja es el no privar a los comilones de sus alimentos favoritos y el no dejarse atacar por la crítica médica de las raciones desequilibradas (noción a la cual nosotros hacemos poco caso, pero por la cual la opinión pública está sensibilizada por los escritos médicos).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 El régimen “disociado” tipo. Se parece al anterior, pero es una enseñanza más lógica. Este sistema aísla en el transcurso de una comida, los glúcidos y los prótidos (es decir los cereales o almidones y las carnes o alimentos nitrogenados). He aquí dos tipos de menú disociado. Uno compuesto de ostras, de carnes a la parrilla y de quesos, acompañados de tostadas al gluten. Es la “comida nitrogenada” y ácida, tipo, de digestión estomacal. El otro puede estar compuesto de productos crudos vegetales o de sopa de legumbres, luego de un plato de arroz y para terminar de pasteles. Es la “comida carbonada” y alcalina, tipo, de digestión bucal e intestinal. Las frutas están prohibidas en el transcurso de estas dos comidas. Su lugar está siempre hacia las 10 o las 17 horas teniendo en cuenta las horas de comida habituales. Al contrario, las ensaladas y otros productos crudos vegetales son admitidas en el transcurso de estas mismas comidas, cualesquiera que sean, nitrogenadas o carbonadas. Las frutas al principio de la comida, en los dos casos, están tan mal colocadas como al final. En efecto, pueden provocar indigestiones parciales, bien por eliminación estomacal demasiado rápida o bien por fermentación de los almidones por el hecho de que su ritmo de degradación (1 hora), sobrepasa en rapidez al de los alimentos cocidos, representados por las carnes o los cereales (de 4 a 6 horas). * - Crítica: Este régimen defendido y divulgado por el gran higienista americano Shelton, no está falto de cualidades. Es, en numerosos casos, excepcional para devolver a la normalidad las formas corpulentas de algunos “dilatados” y hacer callar muchos trastornos patológicos ligados a ese estado. Sin embargo, conlleva rápidamente un gran adelgazamiento, lo cual lo condena como régimen de vida definitivo. Algunos autores, para explicar este adelgazamiento, han pretendido que la “mezcla glúcidos-prótidos” favorece las asimilaciones intestinales. En verdad, no se comprende mediante que milagro, este fenómeno se produce, mientras que las degradaciones digestivas siguen siendo imperfectas. Para nosotros, a nivel del tercio inferior del intestino delgado habituado a más lentitud, sufre por ello necesariamente. Supongamos que empleados de una estación, predispuestos a las descargas de los trenes, ven bruscamente, sin que sean advertidos, disminuir su tiempo de trabajo a la mitad por una velocidad acrecentada de los trenes. Muchas mercancías no serán puestas en el andén y los trenes continuarán su ruta con una parte del cargamento.

329


330

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Bien, es lo mismo que ocurre en el intestino que deja escapar muchos elementos nutritivos hacia el colon grueso y el ano. Hasta que ese género de régimen disociado haya redirigido, progresivamente, la función de absorción, mal llevada durante años, ocurrirá lo mismo. La reeducación orgánica no es obra de un día y para aprovecharse plenamente de un régimen disociado, que conviene a todos los que no quieren privarse de lo que les gusta, hay que reeducarse lenta y progresivamente.  El régimen “equilibrado”. Esta fórmula es seguramente, una de las mejores que conocemos por su flexibilidad y su débil severidad, que no excluyen una cierta eficacia en la autolisis de los venenos. Es en todo caso, una fórmula de mantenimiento, excelente, entre dos curas más severas. He aquí como se aplica este “régimen equilibrado”. Primer día al despertar frutas, a mediodía una comida nitrogenada (mariscos, carne o pescado y queso), por la noche una sopa espesa de legumbres acuosas o productos crudos vegetales de todas clases. Segundo día, al despertar frutas, a mediodía una comida carbonada (cereales y pasteles, con pan completo, si se desea), por la noche, sopa de legumbres de nuevo o productos crudos vegetales, como el primer día. Y se continúa según esta fórmula y a este ritmo de 48 horas, de donde proviene el nombre de régimen equilibrado. * - Crítica: Las comidas celulósicas de la noche son los “golpes de escoba” que limpian los intestinos de los excesos nitrogenados y carbonados del mediodía. Las frutas, cada mañana, aportan la ración indispensable en vitaminas, minerales y diastasas. En cuanto a la variedad de las comidas del mediodía, es tolerada a título de placer y de tradición e igualmente para paliar el frío de nuestras regiones y el trabajo impuesto por la sociedad. No olvidemos, en efecto, que las carnes excitan en el trabajo y el esfuerzo físico y que los cereales recalientan el organismo. El almidón es un azúcar-retardo, de mala combustión, pero que sigue siendo útil en los periodos invernales de las regiones templadas y en las regiones frías. Estas tolerancias nitrogenadas o carbonadas, responden a las condiciones impuestas por un clima que está hecho para el hombre (de naturaleza tropical) y a las exigencias de una “civilización trabajadora” que tampoco está hecha para el hombre (que es, por origen, un animal perezoso). Sin embargo, algo que no está a favor de este régimen equilibrado es que las “tolerancias” están por encima de los alimentos específicamente humanos, como las frutas, las verduras, los quesos y los huevos (alimentos que pueden consumirse crudos).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Todo lo que el hombre puede comer crudo, sin desagrado, le es específico. Todo lo que debe sufrir el acto del fuego (la cocción) para se aceptable, es noespecífico y se vuelve para él un “veneno lento”. Por otra parte, esta regla vale igual para el hombre que como para todos los animales de nuestro planeta. El crudivorismo es la regla universal de los seres vivos. Las “tolerancias” no deben hacerlo olvidar. Este “régimen equilibrado” ha sido divulgado por un curandero extraordinario cuya historia contaremos en otra ocasión. 

LOS REGÍMENES ALIMENTARIOS DE LAS DIVERSAS SECTAS (Vegetalismo, Vegetarismo, Cerealismo, Frutarismo, Carnivorismo) Todos estos regímenes son restrictivos, ya que prohiben algunos alimentos habituales. Todos tienen éxitos en su haber cuando son aplicados bajo forma de curas momentáneas, pero todos sin excepción alguna, son imperfectos cuando pretenden representar la fórmula ideal de la alimentación humana. Conducen entonces, a formas de saturaciones humorales, que les son propias y que son como las otras fuentes de enfermedades locales. Hemos conocido vegetalianos auténticos que estaban gravemente enfermos, así como vegetarianos, cerealianos, carnívoros e incluso frutaríamos (éstos últimos por falta de subproductos animales, de los cuales el hombre no puede pasar sin consumirlos).  Los “vegetalianos” afirman que el hombre no está hecho para comer alimentos cárnicos, ni subproductos animales lo cual condena en bloque no solamente a las carnes de carnicería, sino, además a los pescados y los mariscos, sin olvidar la leche, los productos lácteos, los quesos y los huevos. El hombre, para satisfacer su apetito, deberá alimentarse exclusivamente de frutas, de verduras acuosas, de cereales y de productos vegetales nitrogenados (tales como los frutos: nueces, avellanas, almendras o leguminosas: soja, lentejas, habas, alubias). En Francia, el gran apóstol del Vegetalismo absoluto fue Mono, cuya enseñanza ha sido tomada por algunos de sus discípulos. Nosotros sentimos hacia el sabio y divulgador Mono, mucha estima, pero no podemos seguirle en algunas de sus ideas. * - Crítica: el error del vegetalismo es el empujar hacia la consumición abusiva de cereales y de leguminosas, con abuso del pan y de las harinas, cuya naturaleza integral (o completa) no es suficiente para evitar las consecuencias del almidonismo (o hemogliasis). En efecto, el almidonismo (productor de engrudos, viscosidades sanguíneas y sobretodo linfático, con friolera, mala circulación ...) es la desembocadura después de algunos años, del vegetalismo exclusivo.

331


332

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Estas formas de degeneración orgánica se observan principalmente en los dilatados; (los sanguíneo-pletóricos), los cuales presentan rápidamente las afecciones de la obesidad blanca y fofa, del insomnio y de la impotencia sexual, de la congestión cerebral (menos por hipertensión real que por espesamiento de la sangre). El doctor Arbeltier ha señalado el peligro de la hemogliasis, debida a las harinas y a los cereales, pero los vegetalianos han desviado el argumento afirmando que el hecho de comer pan o cereales completos pone a resguardo del peligro, lo cual es por supuesto, inexacto. En fin, los vegetalianos olvidan que la desnaturalización por el fuego sigue siendo uno de los más grandes males de nuestra alimentación. Si aceptan las frutas en su sistema y respetan en una cierta medida el “crudivorismo”, el fuego, para ellos, no es el enemigo y sobre la mesa entran dentro del menú; mermeladas, papillas y “chuletas” (fritas).  Los “vegetarianos” son más matizados en su teoría. Ante todo, son enemigos aferramos del carnivorismo sangrante (el que mata) y admiten la consumición de sub productos animales (leche, productos lácteos, yogures, quesos, miel, huevos ...). Por supuesto, todos los demás alimentos de origen vegetal son admitidos igualmente. Las frutas, las verduras acuosas, las raíces azucaradas, las harinosas, los cereales y las leguminosas forman parte integrante de este sistema. * - Crítica: El “Vegetarismo” es un ajuste a nuestra fisiología del vegetalismo, demasiado exclusivo. Sin embargo, el vegetariano cae en el error del almidonismo (fuente de engrudos) y de las leguminosas (fuente de purinas, a menudo más peligrosas que las de las carnes). El gran maestro del Vegetarismo fue el doctor Paul Carton y después de él el filósofo Damerquette (fundador del movimiento vegetariano francés). Estas dos personalidades de valor indiscutible, que honramos por sus esfuerzos en favor de una mejor higiene alimentaria, han pasado desgraciadamente, al lado del verdadero problema: el del alimento específico y no desnaturalizado del Ser Humano. Los manjares cocidos y el cereal en particular, están presentes como los elementos esenciales de la alimentación humana, mientras que no hay que ver en ellos nada más que una serie de tolerancias. Algunos vegetarianos que reducen ellos mismos los cereales a un poco de arroz o a algunos trozos de pan completo, están mucho más cerca de la verdad.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

333

RECORDAR OTROS,

COMO JEFES DE ESCUELA DEL MOVIMIENTO NATURISTA :

HARINAS CÁRNICAS

A.

(LOS

G. DURVILLE) AFORTUNADAMENTE, HAN MODIFICADO LA DOCTRINA VEGETARIANA , NO SOLAMENTE POR UNA VUELTA MÁS SISTEMÁTICA AL CRUDIVORISMO A BASE DE FRUTAS ( CADA VEZ QUE ELLO ES POSIBLE ) SINO ADEMÁS POR UNA REDUCCIÓN MASIVA DE LAS DOCTORES

Y

COMPLETAS

(DE

EN

PROVECHO

DE

LAS

COMIDAS

DÉBILMENTE

DOS A TRES VECES POR SEMANA ) PARA LOS QUE SIEN TEN NECESIDAD DE ELLO .

El naturismo (alimentario) de los hermanos Durville es un neto progreso sobre el vegetarismo clásico y sigue siendo una enseñanza más válida y mejor ordenada que el cartonismo. El vegetarismo, por su pequeño carnivorismo (no sangrante) está colocado en el camino de la verdad, no condenando nada más que una categoría (de dos) de alimentos inespecíficos (las carnes).  El “cerealismo” es presentado de varias formas. Pero la idea es que los granos son los alimentos del hombre por excelencia. Estos condicionarían su salud, su evolución y su civilización. Trigo, maíz, trigo sarraceno, mijo, avena ... serían indispensables para el ser humano. Se podría vivir casi exclusivamente de granos, como algunos han afirmado. A menudo, son admitidas algunas hojas verdes y algunas frutas, pero con moderación. Este sistema, por supuesto, excluye a las carnes, pero admite una tolerancia para los pescados secados o hervidos. El padre del Cerealismo a base de trigo es el médico biomédico Hanish. Otro divulgador fue el maestro japonés Oshawa que defendió con el mismo ardor las virtudes del arroz y creó el movimiento de la macrobiótica oriental del cual ya hemos hablado en otras ocasiones. La macrobiótica de Oshawa hace del arroz y de la salsa de soja (proteínas) los principales alimentos y condena las frutas. Es una adaptación desgraciada de un régimen tradicional de campesinos pobres (japoneses). * - Crítica: La restricción hace más en este modo de alimentación, que la elección misma de los alimentos. Usando manzanas cocidas o verduras acuosas hervidas, bajo forma de curas mono-dietéticas (de algunas semanas), hemos realizado curaciones tan espectaculares como las conseguidas mediante la monodieta a base de arroz, conocida mucho antes de Oshawa y puesta en evidencia por el doctor Kempfer (contra la hipertensión y las enfermedades vasculares).


M é t o d o

334

M .

S t é p h a n

La calidad del alimento, repitámoslo, importa poco, es la débil cantidad alimentaria, administrada, la que determina la autolisis curadora. Pero el hombre no está hecho para comer granos de cereales. No es un granívoro. Las gallinas, por ejemplo, disponen de un “buche-germinador” para digerir el almidón crudo (dextrinizándolo correctamente a base de temperatura). Son animales granívoros. Para el hombre, hay que predigerir los cereales para hacer de ellos alimentos aceptables y esta predigestión (panificación) es siempre mal hecha (con calor, demasiado brutal ...). De ello resulta que el hombre alimentado a base de pan, pastas y papillas de cereales, envisca su sangre y vuelve su linfa aún más viscosa. Es uno de los dos caminos que llevan a la enfermedad, con el de las carnes.  El “carnivorismo”. Defendido por algunos (Richet) de una manera científica y por otros muchos de una manera instintiva y pasional, presenta a groso modo, dos aspectos. El padre del carnivorismo integral es nuestro colaborador el farmacéutico Franc, próximo a nuestras ideas sobre muchos puntos pero fuertemente alejado, aquí, en cuanto al régimen humano. Para Franc, el hombre se ha convertido en un “hepático” y hay que ahorrarle todos los alimentos azucarados (frutas, cereales) que fatigan su hígado, ya bastante agotado. “No se lleva agua al molino, decía, un día de inundación, con lo cual nada de alimentos carbonados a los degenerados hepático- pancreáticos en que nos hemos convertido”. La carne, el pescado, la charcutería, son alimentos del hombre moderno por excelencia. Frutas y cereales son peligrosos. Algunas hojas verdes son suficientes para reemplazar al pan. Lo que cuenta y lo que alimenta actualmente al hombre convertido en un insuficiente hepático notorio, es la carne. El segundo aspecto del carnivorismo es menos exclusivo. La carne sigue siendo el eje del régimen (nada de comidas sin carne), pero se admiten alimentos secundarios para atenuar las comidas cárnicas, por ejemplo las legumbres acuosas y algunos harinosos. La fórmula: carne a la parrilla más ensalada y tostadas, que es la base del “régimen de las artistas”, ha nacido de esta forma de carnivorismo atenuado. * - Crítica: El hombre es tan carnívoro como granívoro, ósea nada. Sus intestinos son demasiado largos y sus riñones no dejan filtrar el amoníaco. El carnívoro verdadero (tigre) tiene alrededor de 3 metros de intestino, mientras que el hombre tiene más de 8 metros (la vaca, herbívoro, alcanza los 30 metros).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Un intestino ultra-corto es necesario para proteger al organismo de las putrefacciones de origen nitrogenado. Además, el exceso de ácidos aminados, en los comedores de carne, es neutralizado, en parte, a nivel de los riñones por secreciones alcalinas (amoníaco), ahora bien, en el carnívoro tipo los riñones dejan filtrar este producto (de donde proviene el olor característico de las jaulas de las fieras). El hombre no tiene esta facultad renal, así, los que comen demasiada carne, son urémicos en potencia y bañan continuamente en una solución ácido-amoniacal funesta las bases minerales orgánicas (desmineralización por acidísimo). Es la razón por la cual el hombre al envejecer pierde sus huesos (fractura espontánea del cuello del fémur), sus dientes, sus cabellos ...  El “frutarismo” exclusivo. El hombre, decimos, está orgánicamente constituido, sobre el plano fisiológico, como un mono (gran especie antropoide: gorila). Partiendo de esta constatación, algunos autores, de los cuales el más remarcable fue Phusis, han querido que éste se alimente sólo a base de frutas grasas, jugosas y secas. * - Crítica: Esta enseñanza está próxima a la nuestra, pero merece algunas correcciones. Efectivamente, sobre el plano de las digestiones, el hombre puede ser comparado con el mono. Pero éste último come igualmente insectos y subproductos animales (huevos, en particular). Los grandes monos comen alrededor del 10% de su dieta a base de productos crudos animales frente a un 90% de productos crudos vegetales: (frutas en gran cantidad, pero además tallos de caña de azúcar, raíces azucaradas, yemas y hojas tiernas ...). Para el hombre, los subproductos animales aceptables son la leche, los productos lácteos y los quesos, los huevos y los mariscos (mejillones y ostras). Llamamos a este carnivorismo limitado, indispensable, un “carnivorismo no sangrante”. Si lo que se quiere es imitar a los monos, hay que hacerlo bien y extender el régimen frutariano a otros alimentos crudos Por otra parte, bajo nuestros climas y en nuestras sociedades, un régimen exclusivamente frutariano (a pesar de la presencia en abundancia de las frutas nitrogenadas: nueces, avellanas, almendras ...) es siempre muy mal soportado y aparece rápidamente insuficiente (delgadez, friolera, astenia continua ...).

335


M é t o d o

336

M .

S t é p h a n

CONCLUSIÓN LOS REGÍMENES ADAPTADOS POR LAS DIVERSAS SECTAS FILOSÓFICAS O OTRAS, NO NOS DAN NINGUNA SATISFACCIÓN A PESAR DE LAS RESTRICCIONES NECESARIAMENTE IMPUESTAS, LAS CUALES PRODUCEN EFECTOS FELICES, INDISCUTIBLES, PERO MOMENTÁNEOS Y A MENUDO PARCIALES Y CONDUCEN SIEMPRE A UNA PÉRDIDA DE VITALIDAD GENERAL.



LOS “REGÍMENES MÉDICOS” CLÁSICOS Los médicos, de su parte, han intentado hacer “regímenes terapéuticos”, en función de tal o cual enfermedad. Todos los regímenes que proponen son restrictivos (a ejemplo de todos los que acabamos de estudiar). Pero aquí, las restricciones son de orden médico, apuntan hacia ahorrar la actividad de órganos lesionados. Los regímenes médicos tienen éxito a la vez por su restricción, en general y por su ajuste a la economía del enfermo. Por esta doble razón, a menudo, son preciados y permiten en caso de urgencia, pasar situaciones difíciles. Pero decir que son “fisiológicos” y adaptados a las aptitudes digestivas y eliminatorias del ser humano, es otra cosa. Estudiemos, rápidamente los más característicos de entre ellos.  El régimen nitrogenado. Hay que distinguir entre el régimen hiper-nitrogenado y el hipo-nitrogenado. El régimen “hiper-nitrogenado” está compuesto casi exclusivamente de productos nitrogenados animales y vegetales: carnes, pescados, huevos, leche, quesos y todas las frutas nitrogenadas (nueces) y las leguminosas (alubias, lentejas, soja ...). Al contrario, en el régimen “hipo-nitrogenado”, estricto, todos los alimentos, cuyo contenido en nitrógeno es superior al 10%, están prohibidos. Es una especie de régimen vegetaliano, con un ligero aporte de productos nitrogenados. El régimen hiper-nitrogenado, que nos interesa aquí, se remarca por su contenido en “ácidos aminados”, indispensables (triptófano, lisina, arginina, histidina, cisteína, prolina, ácidos aspártico y glutámico, tirosina y fenilalanina). Es acidificante. Las indicaciones médicas de este régimen son los estados de crecimiento demasiado rápidos, (adolescentes), los periodos de embarazo, (mujeres embarazadas), de lactancia, de entrenamiento deportivo, de convalecencia ... Cada vez que hay que rehacer rápidamente los tejidos, este régimen es aconsejado.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

En algunas tuberculosis y en algunas anemias, se prescribe igualmente, pero sus indicaciones mayores son la diabetes y la obesidad. El régimen “hiper-cárnico” (sin leguminosas) que es una variante de éste, puede además, intervenir en algunas entero- colitis, agudas o crónicas, con fermentación. * - Crítica: A parte de los efectos sintomáticos buscados, este régimen restrictivo presenta bastantes inconvenientes (orina más rara y espesa, rica en urea, en ácido úrico e hiper-ácida, indicios de albúmina, presencia de leucocitos y de hematíes, urea sanguínea de 0,60 y más, irritación y lesión renal y a veces ateromas a nivel de la aorta y de las arterias). A menudo hacen falta varios años de régimen hídrico e “hipotóxico” para volver a colocar todo en orden, sobretodo a nivel del epitelio tubular de los riñones.  El régimen de las féculas Es un régimen esencialmente a base de almidones y de féculas (patatas, harinas de cereales, pastas y arroz) con exclusión de las leguminosas, cuyas células demasiado duras (incluso cocidas) vuelven las digestiones muy difíciles. Se le añade un mínimo de proteínas animales, magras, pero se tiene en cuenta la eliminación del pan y los productos de pastelería cuyas fermentaciones son nocivas. En total, es un régimen desprovisto de grasas y pobre en vitaminas. Conviene, medicalmente, a los enterópatas (cuyas fermentaciones caecales no son excesivas). Sobretodo apunta hacia reducir el proceso de las putrefacciones. Muy estricto (sin carne), es recomendado en la colitis aguda y ligeramente asociado al régimen de vegetales cocidos (ensalada, zanahoria ...), es la base de la alimentación de los nefríticos. * - Crítica: Es un régimen suavizante, pero terriblemente asteniante y desvitalizante (alimentos cocidos). El exceso de almidón puede conducir a una sobrecarga de alimentos mal elaborados o no transformados, a nivel del cecal, con producción considerable de una flora bacteriana fermentativa, de ácido láctico y de ácidos grasos volátiles. Es la vía de las dispepsias intestinales, con diarreas ácidas, cólicos y a veces, neumatosis.  El régimen graso Este régimen está basado en alimentos ricos en lípidos (animales o vegetales). Se encuentran en él al lado de los cuerpos grasos puros, productos tales como la mantequilla, la nata, el aceite de oliva ..., las carnes, los pescados grasos y la mayoría de los quesos. La indicación clásica de este régimen, en terapéutica, es la inanición (global o parcial) de algunos gastro-enterópatas adelgazados, la diabetes simple, la epilepsia y la colibaciluria. * - Crítica: El régimen super-graso da nacimiento a la acetona y a los ácidos diacético y butírico, es decir, que provoca una acidificación importante del organis-

337


338

M é t o d o

M .

S t é p h a n

mo (de donde se derivan estas aplicaciones terapéuticas mayores: la epilepsia y la colibaciluria). La orina de los epilépticos, sometidos al régimen “cetógeno” se vuelve clara y estéril y en los enfermos urinarios, se depura igualmente. El régimen “cetógeno tipo” consiste en suprimir los alimentos carbonados clásicos y reemplazarlos por cuerpos grasos puros o alimentos muy grasos, reduciendo al máximo las carnes y otros alimentos nitrogenados magros. La mantequilla interviene siempre en una fuerte dosis (150 gramos al día). * - Crítica: Este régimen estriñe enormemente y corta el apetito. Provoca náuseas y vómitos y no puede ser mantenido más de un mes. La producción de acetona (veneno) en el organismo y su eliminación urinaria en un tiempo dado, es según nuestra opinión, una “acrobacia terapéutica” que no está exenta de peligros.  El régimen carbonado Puede ser azucarado o desazucarado (hipercarbonado o hipocarbonado) según los casos. El régimen “hipocarbonado” (desazucarado) es a base de carnes, con un débil aporte de alimentos carbonados (menos del 10%), al contrario, el régimen “hipercarbonado” (azucarado) está constituido en prioridad de cereales, de patatas, de frutas muy azucaradas y de muy pocos productos nitrogenados. El régimen “azucarado” es aconsejado en los hiperclorhídricos, en los casos de úlceras dolorosas y de anafilaxia gástrica y en la dispepsia de los bebés. Diluiría el jugo gástrico y provocaría una afluencia de leucocitos. Este régimen, sería regenerador de la glándula hepática y del músculo cardíaco (asistolia). * - Crítica: El abuso de los azúcares, sobretodo de los retardos o indirectos (almidón y dextrosa) agota el hígado y el páncreas, hasta tal punto que los autores de este régimen aconsejan inyecciones de insulina (3 veces al día, 20 unidades) para combatir la hiper-glicemia provocada. Los alimentos carbonados son además, productores de ácido oxálico (los diabéticos son a menudo hiper-oxalémicos e hiper-oxalúricos). El régimen “desazucarado” (el contrario al precedente), pobre en alimentos carbonados, es indicado, medicalmente, en la diabetes, la obesidad y la oxalemia. * - Crítica: Los inconvenientes de este régimen, cuando es llevado a cabo mucho tiempo, son los de los regímenes hiper-nitrogenados.  El régimen clorurado Además, se deben distinguir dos formas: hiper-clorurado e hipo-clorurado (o régimen sin sal). El “régimen hipo-clorurado” es el más conocido.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los alimentos prohibidos son los que aportan sales de constitución (la mayoría de los vegetales, los pescados de mar, el pan ordinario, los pasteles, la mantequilla, los quesos, la leche ...). Por supuesto, la sal sobreañadida está igualmente prohibida. Los alimentos autorizados serán la carne, los pescados de agua dulce, todos los vegetales y féculas (de menos de 1 gramo de sal de constitución por kilo), el azúcar, la miel, el té, el chocolate, la crema y los quesos descremados. Este régimen “sin sal” es deshidratante. Es prescrito en los edemas cardíacos y hepáticos, pero la gran indicación es en la nefritis hidropígena. Algunas otras afecciones pueden derivarse de este régimen, anotemos la hiperclorhidria gástrica, la nefritis azotémica seca (sin edema), la hipertensión y la obesidad esponjosa. * - Crítica: Este régimen va acompañado a menudo de una astenia profunda, con a veces, entorpecimiento, debilidades de memoria y una cierta incapacidad ante cualquier esfuerzo intelectual. Se han visto aparecer además, estados de anorexia (con vómitos y diarrea), caídas de temperatura, una aceleración del pulso, latidos de corazón ensordecidos e incluso formas de delirio pudiendo llegar hasta las convulsiones y la tetania. El régimen hiper-clorurado (adición de sal o “cloruro de sodio”) se hace bien por vía oral, bien por lavativas o bien por inyecciones. La cantidad de sal sobreañadida a los alimentos por vía oral oscila entre 5 y 15 gramos al día. Las soluciones en forma de lavativa son concentraciones de 50 a 200 gramos por 1.000. Estas “curas de recloruración” son indicadas en los casos de accidentes debidos a transpiraciones excesivas, en los países tropicales donde la deshidratación es temida como consecuencia del calor y en las afecciones siguientes: oclusión aguda, enfermedades post-operatorias, quemaduras extendidas, nefritis agudas con diarrea y vómitos y las insuficiencias renales en general. * - Crítica: El poder eupéptico de la sal marina, sus virtudes laxantes y colagogas son muy conocidas. Sin embargo, la cura de “recloruración” sistemática es delicada de manipular y puede ser causa de edemas generalizados o localizados, si la sal excedentaria no aparece en las orinas (retención salada por desfallecimiento renal, el contrario de lo que se esperaba). Estas indicaciones muy rápidas concerniendo los regímenes médicos (dietéticos o restrictivos) muestran que su valor está estrictamente limitado a su acción no sintomática, conformemente con la óptica alopática. La enfermedad, en curso, es tomada en consideración sólo en sus efectos más visibles. El sujeto enfermo y el terreno humoral, son olvidados completamente.

339


M é t o d o

340

M .

S t é p h a n

El momento patológico sólo cuenta delante del futuro del paciente. Cualesquiera que sean, estos regímenes han sido citados aquí, como ejemplos de restricciones posibles y válidas en caso de urgencia. No pueden, de ninguna manera, ser admitidas como regímenes definitivos de vida, sino solamente en calidad de fórmulas de curas momentáneas y periódicas. Hemos pasado revista a todos los modos alimentarios, autolíticos, que se pueden imaginar o que son practicados en diversas formas. Todos estos regímenes dietéticos, en el sentido exacto de la palabra, que son los ayunos y las mono dietas, los regímenes pesados, disociados y equilibrados, los regímenes de las diversas sectas y los regímenes médicos (para ser completo), representan el arsenal de los medios de “restricción alimentaria” de los cuales dispone el Biomédico. Estos medios, recordémoslo, se deben utilizar en el seno de la cura de desintoxicación, de la cual hemos hablado al principio de este curso. Se comprende entonces, que algunos regímenes dietéticos (sobretodo los regímenes médicos) no pueden ser apenas tomados en consideración. En efecto, la mayoría crean sobrecargas de engrudos y cristales y cualesquiera que sean sus ventajas momentáneas, conllevan inevitablemente deterioros profundos, perjudiciales en el futuro, exactamente igual que los “medicamentos específicos”, que curan hoy para volvernos más enfermos mañana. Un buen Biomédico no caerá nunca en esta extremidad. “El problema, se dice, nació un día de la uniformidad, si este juicio es verdadero, existen bastantes “regímenes sorprendentes” en dietética, para despertar la atención de todos los pacientes durante toda la eternidad “. LOS REGÍMENES RESTRICTIVOS DE FANTASÍA (fuera de clasificación) Y

LOS REGÍMENES RESTRICTIVOS ACONSEJADOS EN LAS GRANDES RELIGIONES 

LOS REGÍMENES DIETÉTICAS, LLAMADOS DE “FANTASÍA”. La palabra “fantasía” no debe ser tomada, aquí, en un sentido peyorativo de mínimo valor, sino más bien en el de calidad en el seno de una presentación poco corriente. Estos regímenes, en efecto, a pesar de su forma a menudo extraña, no han perdido nada de su virtud autolítica, con lo cual de su eficacia. Hubiéramos podido no señalarlos, como hacen muchos autores que los juzgan poco serios. Sin embargo, pensamos que haberlo hecho hubiera sido penoso. Está claro, en efecto, que estos “regímenes”, como veremos más adelante, no son contrarios a nuestra enseñanza y que son dietéticos al cien por cien. Por supuesto, están presentados de una manera tan original que hacen olvidar el factor de curación que es la autolisis en provecho de todos los artificios, puestos en marcha para fijar la atención de los pacientes. Pueden hacer creer que los principios activos de la cura son ellos, mientras que no sirven de nada sobre el plano fisiológico.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Pero bajo estas formas de aplicación, a menudo divertidas, el dietético advertido ha hecho adivinar rápidamente que la “trampa autolítica” ha sido tendida y que va a funcionar perfectamente, en el interés del paciente. Entonces, he aquí algunos de estos regímenes dietéticos de excepción, debidos a la imaginación desbordante de médicos o curanderos, finos psicólogos y hábiles practicantes.  El caldo de “9 horas” A principios de siglo, una mujer de mundo, muy rica, quería perder peso. Se confió al doctor X..., célebre en todo París, por sus curas milagrosas. Hay que decir que la joven mujer se acostaba tarde y que terminaba todas sus veladas en los restaurantes de moda. Además de la celulitis, que afeaba su silueta, sufría diversos males, en particular migrañas tenaces e insomnio. El doctor X..., después de haber examinado a su paciente, le prescribió una extraña “medicina”. “Irá usted, le dijo, todas las mañanas, a las 5 de la madrugada, a los Halles, (Mercado de Paris) donde comprará usted personalmente las verduras necesarias para hacer un buen caldo de 5 litros. De vuelta a casa, preparará ese caldo, sin la ayuda de nadie y no lo salará, después de lo cual, estando todo preparado hacia las 9 de la mañana, llevará usted misma dos litros de dicho caldo al establecimiento de las “Hermanas de la Caridad” más próximo a su domicilio, luego regularmente, cada dos horas, en el transcurso de la jornada, beberá usted el resto”. La cura debía ser seguida durante un mes, sin otra prescripción de orden alimentario o médico. El tiempo pasó, la señora volvió a ver a su médico y se declaró encantada. Había perdido 10 Kilos, ya no sufría de la cabeza y dormía como un niño. Declaró incluso, que llevaba una vida más regulada y que se ocupaba de presidir una obra en favor de los niños desamparados. Se acostaba como todo el mundo y frecuentaba mucho menos los restaurantes de los cuales había perdido la costumbre (sin comprender demasiado, la razón de ello). El mecanismo escondido de la cura era simple, pero el doctor X..., guardó bien en no desvelarlo a sus paciente. Los 3 litros de caldo cotidianos, reducían el apetito, lavando el interior del organismo. Por otra parte, la ocupación matinal obligaba a la paciente a irse a la cama más pronto y volvía más posible su sueño. En fin, esta señora ociosa, pero compasiva, encontró, cerca de los pobres, una ocupación y una razón de ser.

341


342

M é t o d o

M .

S t é p h a n

 Un goloso bien atrapado. G. Knap, autor muy conocido en los medios naturópatas, tenía por amigo, a un industrial, amante de la buena carne. Este hombre pertenecía al tipo digestivo y comenzaba a engordar seriamente. Al más mínimo esfuerzo, sudaba sangre o agua. A veces, su corazón le hacía pasarlo muy mal. Comentó sus inquietudes a su amigo G. Knap, pero cada vez que éste último le hablaba de régimen, exclamaba que no quería someterse a ninguna privación y que la mesa era el único placer que le quedaba. Sempiterna canción de los “obesos” que se encuentran bien en su piel y rehusan cambiar cualquiera de sus hábitos, esclavos de sus placeres gustativos. Sin embargo, llegó el día en el que la crisis cardiaca estalló. Nuestro industrial tuvo que pasar algunos días a dieta en la cama. Pero una vez pasado el mal, olvidó su miedo y retomó aún más rápido sus malos hábitos. A pesar de todo, queriendo hacer algo por su amigo, G. Knap le propuso un régimen especial, SIN NINGUNA PRIVACIÓN. El otro, ante esta proposición, estalló de risa y juró un poco apresuradamente el seguirlo ya que “todo estaba permitido”. Sin embargo, nuestro hombre había caído en la trampa. Knap le pidió entonces, que le designara los tres mejores restaurantes de la capital donde pudiera ir a tomar sus comidas durante la cura. El otro no creía lo que estaba oyendo. Pero se desencantó rápidamente. La condición sine qua non, era hacerse servir un único plato en cada restaurante. Por ejemplo, debía tomar los entremeses en la plaza Clichy, el primer plato en el Boulevard de los Italianos y el postre en Faubourg Montmartre. (Paris) El industrial, buen jugador, aceptó a pesar de todo y siguió esta original cura durante algunas semanas. El ejercicio tomado entre los platos y los tiempos de reposo digestivos ocasionados por los desplazamientos acabaron con todos los trastornos de los cuales sufría. A decir la verdad, llegó incluso, arrastrado por el horario, a saltarse los entremeses o los postres o los dos a la vez, lo cual acrecentó aún más los beneficios de la cura. Ante los resultados obtenidos, el industrial que no tenía un pelo de tonto, comprendió la lección. Sin por ello privarse, en adelante, comió mucho menos y comenzó a ir al monte todos los domingos a hacer footing. Nunca más oyó quejarse a su corazón y por todas partes donde iba, alababa los méritos de su amigo Knap que le había salvado la vida y devuelto un poco de sentido común.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 Masticad, pero no traguéis. Flechter se había hecho el apóstol, como todo el mundo sabe, de la masticación. Comiendo lentamente, con aplicación, moliendo bien el alimento para tragarlo solo cuando está fluido, había constatado que no solamente se alimenta mejor y con menos alimentos, sino además que se podían curar numerosas enfermedades habituales. Le gustaba, en su clientela, volver a menudo sobre este principio de dietética. Un día, en una de sus disciplinas, se presentó a la consulta una familia, compuesta del padre, de la madre y de tres hijos, de edades 15, 13, y 9 años respectivamente. Todos sin excepción alguna, sufrían de dilatación de estómago, de hipo espasmódico y de flatulencias. En una palabra, toda la familia digería mal. Cuestionada la madre, dijo que efectivamente las comidas eran tomadas siempre rápidamente y que discutían y hablaban de sus cosas a la hora de la comida. “Son los únicos momentos del día, dijo ella para excusarlos, en los que toda la familia está reunida”. Entonces, no podían cuestionarse para el practicante consultado, el exigir a todos un silencio completo durante las comidas como si fueran trapenses. Entonces, éste último tuvo una feliz idea. Les propuso utilizar una sola cuchara para todos, en el transcurso de cada comida. Cada uno debía entonces, esperar que el otro hubiera terminado su cucharada para comenzar su turno. El tiempo de las comidas fue ralentizado considerablemente. Las conversaciones no sufrieron alteración alguna, pero las digestiones fueron mejoradas. Era lo que pretendía el médico. Esta cura nos recuerda la terapéutica contra la epilepsia, propuesta por el Doctor Toulet. Este anciano médico pirenaico, invitaba a sus pacientes, afectados de este mal, a comer con una cucharilla de café. La lentitud de las comidas, la masticación y las insalivaciones que la seguían, eran, seguramente, los factores de curación previstos por este astuto médico. Este mismo practicante que constatando la desaparición del bocio hipertrófico (bastante frecuente en los montañeros) decía que el “remedio” de este mal había sido el ferrocarril. En efecto, gracias al tren, llegaban de la costa alimentos iodados que faltaban a las gentes del interior. Por una vez el progreso había hecho algo bueno.

343


344

M é t o d o

M .

S t é p h a n

 Las “píldoras de hierro” que no se tragan. Médico del último de los Zares de Rusia, el doctor Krajewsky era un entrenador de hombres remarcable. No le gustaba ver brazos delgados, hombros caídos o espaldas redondas en los jóvenes. Un día una mujer de la mejor aristocracia, le llevó a su hijo, gran gallardo de más de 1,80 m, siempre fatigado y muy delgado. Se quejaba de que su hijo no tenía apetito. Sin embargo, ella azucaraba abundantemente todos sus alimentos e intentaba cebarlo con mermeladas y chocolates, siguiendo el consejo del último practicante consultado. El doctor dejó hablar a la madre, examinando con cuidado al chico. Cuando ella hubo acabado, se levantó y dirigiéndose hacia ella, le dijo: “En lo sucesivo, todo va a cambiar, daréis a vuestro hijo, dos veces al día, a las 10 horas y a las 17 horas, 200 gramos de queso blanco magro” y después de un tiempo, añadió: “en el transcurso de las comidas habituales, le dejaréis comer lo que quiera, sin forzarle jamás”. - Pero, doctor..., dijo la madre estupefacta, no engordará con ese régimen. - No hay “pero”, haced como os digo, replicó secamente Krajewsky, cuya reputación ya estaba fraguada y al que no le gustaba perder su tiempo en discusiones. - Además, todas las mañanas le daréis una buena dosis de “mis píldoras de hierro”, añadió. - Píldoras de hierro, exclamó la señora, ha tomado ya todo el invierno pasado y no hemos obtenido ningún resultado positivo. - Sí, pero no como las mías, replico Krajewsky, que agachándose, había sacado de debajo de su escritorio un par de pesas de 10 Kilos, que tendió hacia la madre con estas palabras soberbias: - He aquí mis píldoras de hierro, no se tragan, se contenta uno solamente con hacer juegos malabares con ellas durante 15 o 20 minutos. La historia no dice si el joven siguió la cura del médico, pero la práctica de la musculación (unida a la consumición de proteínas nobles, para el ser humano, como las del queso blanco magro) es la vía para rehacer las carnes y tomar peso.  Comía de pie. El remarcable actor Douglas Fairbanks, padre, era un hombre que sabía cultivar su cuerpo y rehusaba, llegada la edad, a perder las más mínima de sus cualidades físicas. Se había percibido de que las horas pasadas en la mesa contaban doble y que deterioraban más segura y rápidamente que todos los demás excesos. Por ello, había imaginado un método original para evitar caer en ese error. Cada vez que estaba sólo, comía de pie, con el fin de comer menos y no dejarse invadir por la grasa. Mucho tiempo, Douglas sorprendió al mundo del cine por su increíble vitalidad y todas sus películas son testigos de ello.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Resumiendo perfectamente su deseo de permanecer activo y de evitar toda decrepitud, había elegido por lema esta fórmula corazonadora y voluntaria: “Toda barrera es un desafío “ En nuestra época de pereza física y de dejadez, el ejemplo de Douglas Fairbanks, padre, debería dirigir los cuerpos y endurecer los músculos de las jóvenes generaciones, que quieren servir a un ideal, pero olvidan su propio cuerpo. Sin embargo, esta lección nos fue dada ya por los Griegos, hace más de 2.000 años.  “Aqua simplex”, remedio mágico. En una pequeña ciudad de Francia, la “farmacia del Sol” era regentada por un bravo hombre que tenía una larga experiencia en la enfermedad y en los enfermos. A menudo reducía el número y sobretodo la dosis de los medicamentos dados por sus colegas en medicina, evitándoles así toda clase de problemas. En una palabra, era un “sabio”, como los hay, a pesar de todo, entre los alópatas. Había puesto a punto una poción especial que hacía maravillas contra los insomnios. Era necesario, llegada la noche, cenar una manzana, nada más, luego irá a la cama bebiendo una cucharada sopera de la poción. Muchos médicos de la región prescribían este medicamento y la mayoría de los pacientes estaban satisfechos. Un día, un cliente de paso, extranjero en la ciudad, fue a la “Farmacia del Sol” y habiendo oído hablar del famoso medicamento compró varios frascos. Pagó la suma debida al boticario y salió. Este último, al guardar la moneda recibida en el cajón, percibió, de repente, que tenía un sonido extraño. Tan pronto como la idea le vino a la cabeza de que había sido engañado, exclamó: - “Patrón, la moneda es falsa, ¿Hay que ir tras el individuo?”. El otro no se inmutó por ello. Salió a pasos lentos del fondo de su oficina, sopesó la moneda, la examinó ampliamente y confirmando la ausencia de valor de la misma, dijo las palabras siguientes: - “Déjalo correr, lleva lo que vale su dinero”. Ciertamente, la moneda era de plomo, pero el famoso remedio que recorría todo el país, no era más que... agua del grifo.  A cuatro patas sobre la alfombra. Rosny, el autor de la “guerra del fuego”, era un comedor empedernido. Hacia la cuarentena, comenzó a sufrir trastornos digestivos, hasta tal punto que sus médicos creyeron en la existencia de una úlcera. Las medicaciones aconsejadas no dieron resultado alguno. El romancero sufría siempre de su estómago y sobretodo cuando estaba vacío, lo cual le incitaba a comer a menudo para calmar sus dolores.

345


346

M é t o d o

M .

S t é p h a n

A la larga, ya no aguantando más, siguió el consejo de un amigo y fue a ver a un curandero de gran reputación, que ejercía su arte en un pequeño café al lado de la plaza de la Bastilla. Desde el momento en que este último vio entrar en su tienda, a ese burgués bien vestido y dudando de estar en esos lugares, comprendió, como observador, que se trataba de un enfermo para él y a la vista de la barriga del visitante, concluyó sin equivocarse, que se trataba de males de estómago. Rosny le explicó, entonces, sus desgracias y creyó deber añadir, para ganarse la confianza del otro, que ya no creía en los médicos. El curandero, que había escuchado a muchos otros, tuvo una sonrisa educada para Rosny y le dejó continuar. Cuando Rosny hubo acabado, apuntó su dedo hacia el chaleco del enfermo y dijo perentoriamente: “el mal está ahí, lo veo, no es aún una úlcera, pero puede llegar a serlo”. - ¿Qué debo hacer? se inquietó el romancero. - Usted, poca cosa, pero yo, tengo que hacer todo. Y colocándose delante de Rosny, se contorsionó pareciendo sentir sobre él mismo los dolores de los cuales sufría su cliente. La escena duró dos minutos en la gran sorpresa de Rosny, que no comprendía la razón de una “mímica” de tales características, que por supuesto se desarrollaba en público, en medio de los bebedores presentes en el café, los cuales estaban agrupados alrededor de ellos y habituados sin duda a este género de espectáculo y convencidos de los talentos de su huésped, no hacían ningún tipo de comentario. Rosny no osó proponer ninguna pregunta. Al final el curandero se calmó y muy seguro de él mismo, afirmó: - “Ya está hecho, he tomado el mal sobre mí por ahora y puede usted volver tranquilo a su casa. Pero tendrá usted que ayudarme, si quiere evitar que vuelva sobre usted”. Extraña consulta, digna de un hechicero africano, pensó Rosny, pero asintió con un signo de cabeza. Entonces el curandero dio su consulta: “Durante un mes, desechará toda invitación al restaurante o tomará todas su comidas en casa, porque el mal frecuenta los lugares públicos. Por otra parte, antes de ponerse a la mesa, cualquiera que sea su apetito, tirará al aire, a través de su apartamento, un puñado de Luises de oro, que tendrá que recoger inmediatamente y sin olvidar uno sólo. Después de lo cual, podrá saborear sus manjares favoritos. Al levantarse de la mesa deberá ser respetada la misma maniobra para conjurar el mal, en caso de que rondara alrededor de usted, por casualidad.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Temo que pudiera abandonar las pruebas un poco penosas, que le impongo, no ignore entonces, que todo estaría perdido. El mal volvería de nuevo y nada podría volver a echarlo. Sin embargo, tengo piedad de usted, así que le voy a dar un pequeño truco, el cual podrá usar cuando quiera evitar las sesiones de andar a cuatro patas sobre la alfombra de su comedor. En esas ocasiones, no tomará nada más que medio litro de leche cruda como toda alimentación. Al mal no le gusta la leche. Si entrara por casualidad en usted, saldría rápidamente”. Rosny siguió los extraños consejos de su “médico” y sanó rápidamente de sus males de estómago. ¿Quien dirá como? ¿Qué fue la causa, el andar a cuatro patas o el medio litro de leche? Sin duda los dos. Admiramos la astucia psicológica del curandero que no impuso ningún régimen (el cual habría sido rechazado) pero sometió a pesar de todo a su enfermo a una especie de monodieta de leche, fórmula muy válida en los casos de úlcera clásica de estómago.  Los “gabachos” de Montségur. El doctor G. Rouhet que fue durante muchos años el presidente de honor de nuestro grupo, era severo con respecto a los campesinos de su “Lot-et-Garonne” natal. (Francia) A menudo se enfadaba contra su falta de higiene y su alimentación detestable. “Cómo queréis que esas gentes se porten bien, decía, comen peor que sus cerdos y no les gusta el agua, ni por dentro, ni por fuera”. Esta última falta era para él un pecado capital, ya que estimaba que los baños eran un método de higiene fundamental. Se bañaba, él mismo, dos veces al día, en el río, llamado “Drop”, que atravesaba su propiedad. Y en invierno, rompía el hielo para poder tomar su baño. Tenemos una foto de este baño de Navidad con una dedicatoria que dice: “Salus ex aqua”. Rouhet, aunque habiendo hecho sus estudios en París, no era un amante del automóvil: “Huele mal, decía y hace ruido”. ¿Qué habría pensado si viviera en nuestra época de polución? Entonces, nuestro médico visitaba a sus enfermos... a caballo. Ello le permitía, como el subprefecto en el campo, largas paradas bajo las cadenas centenarias, donde se dejaba llevar por sus meditaciones o por su inspiración poética.

347


348

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Antiguo alumno del gran Mounet-Sully, a veces ejercía tanto la declamación como el estupor de los campesinos del lugar que creían, al principio, que su doctor estaba un poco loco. Un día había ido a ver a una campesina, cerca de Duras, ésta era toda una mujer, ahorradora y astuta. Por ahorro, quiso que el doctor examinara a su vaca antes que a ella, pensando que así no tendría que pagar nada más que una consulta. Era un poco la costumbre del país. Se comentaba que “quien puede para los cristianos, puede bien para los animales”. Rouhet accedió a la regla, jurándose ser más astuto aún que la mujer. Entonces, examinó a ésta después de la “Rosette” y diagnosticó en su cliente un principio de crisis de apendicitis. “Es necesario, le dijo, que se ponga a dieta durante algunos días, con una bolsa de agua fría, sacada del pozo, sobre el vientre, cada vez que los dolores se hagan sentir”. - No comer nada, exclamó la campesina, ni lo penséis siquiera, ¿Quién hará mi trabajo? - Es indispensable, replicó el médico, sino es el hospital. Pero la mujer se empeñaba y rehusaba cualquier otro tratamiento que no fueran unas píldoras. Le había hecho venir para ello, después de todo él era el médico. Entonces, Rouhet dejó de discutir. Sacó de su bolsillo un frasco lleno de pequeñas bolitas rojas. - “Tengo lo que os hace falta, he aquí sus píldoras señora. Tendrá que tomar dos antes de cada comida. Pero debo ser honesto con usted. Se trata por supuesto de un remedio excelente, nuevo, contra la apendicitis, pero es igualmente un veneno violento, cuando es mezclado con algunos alimentos. Os lo doy, pero con la condición de eliminar de vuestra mesa todos los glúcidos, lípidos y prótidos”. La mujer no habiendo oído nunca nada parecido, frunció el ceño y replico: - “Pero ¿Cómo voy a reconocer todo eso? - Para no correr el riesgo de equivocarse, lo cual sería mortal para usted, tiene que atenerse exclusivamente a las manzanas cocidas, respondió el médico. La campesina dudó, luego tomó bruscamente el frasco y lo metió en el fondo de su delantal. Ahora, me debe usted 50 francos por mis dos consultas, dijo Rouhet subiéndose a su caballo. - ¿Cómo?, dijo la campesina sacando su billete, cuenta usted también a la “Rosette”. Es demasiado caro mi buen doctor, ¿No consentiría usted una pequeña reducción?


M é t o d o

M .

S t é p h a n

- Claro que sí, vamos a cortar la pera en dos, replicó G. Rouhet con malicia y rompiendo en dos el billete, tendió una mitad a la mujer que no supo que responder. Después de esto, partió al trote, riéndose de la mala jugada que le había hecho a la avara persona y pensando en las bolitas de miga de pan que tragaría religiosamente comiendo sus manzanas cocidas. Lo más gracioso es que esta enferma una vez curada, habló durante mucho tiempo en todo el país de las “píldoras rojas” del buen doctor Rouhet y éste desde ese día y como consecuencia de ello, llevó siempre un frasco en el bolsillo cuando iba a visitar a sus enfermos.  El golpe de la ensaladera. El doctor Abernethy era un nutricionista muy avispado. Conocía el desgaste que producen los alimentos contrarios al mezclarse en el estómago y el intestino. Ejercía en Londres a finales del siglo pasado y su especialidad era la “gastroterología”. Para convencer a sus enfermos menos dóciles, de las virtudes del régimen disociado, había tomado la costumbre de invitarles a comer y he aquí como se desarrollaban este género de comidas. El doctor hacía verter en una ensaladera la misma cantidad de cada cosa absorbida por su paciente durante toda la comida, que era por supuesto, conforme a las costumbres clásicas: aperitivo, entremeses, sopa, charcutería, pescados, pan, carnes, harinosas, pasteles, frutas, vinos variados, café y licores. No faltaba nada. Al final de la comida, el doctor hacía presentar a su invitado la innoble mezcla contenida en el tazón testigo y preguntaba como se podía creer que un estómago pudiera digerir una mezcla tan nauseabunda. En general, los invitados comprendían la lección y aceptaban seguir las prescripciones del doctor. Pero un día, un paciente que quería ser más astuto que los demás, pretendió que la experiencia no le había convencido y que los alimentos subsistían, en el estómago, tiempos de digestión que no los tenían en el tazón. El doctor no dijo nada, pero le invitó a una segunda experiencia, prometiéndole solamente que quedaría convencido. El otro aceptó sin desconfianza y la comida tuvo lugar una tarde, hacia las 20 horas, siguiendo el mismo ritual. No se dieron prisa esa vez y hacia las 23 horas, en el salón, el doctor hizo servir a su convidado un café fuerte, conteniendo un buen vomitivo, pero por supuesto sin que el otro lo supiera. Lo que debía ocurrir, ocurrió. Algunos minutos más tarde, aparecieron violentos vómitos y todo el contenido del estómago se encontró en una palangana.

349


350

M é t o d o

M .

S t é p h a n

El doctor esperó a que su paciente se recuperara de su emociones y tendiéndole el recipiente le preguntó si la mezcla tenía mejor aspecto que la anterior o no. El otro, apenado, tuvo que convenir su error y el doctor como consecuencia de ello, no tuvo nunca más dotado discípulo que este.  Lo peor, es no comprender nada. Un bravo hombre, de oficio camionero, viajaba siempre por la noche. Ganaba bastante, pero sometía su organismo, para resistir a la fatiga, a un régimen aberrante, a base de pan, de carne y de vino. El pan y la carne podían pasar, pero es que bebía 5 litros de vino por noche y cuando volvía a su casa hacia las 10 de la mañana, estaba en un estado de enervación tal que sus cóleras daban miedo a su mujer y a sus hijos y molestaban a todo el vecindario. No fue él el que vino a vernos, sino su mujer que deseaba encontrar una solución a esa situación desesperante para su familia. Después de haber reflexionado durante algún tiempo sobre el problema, pedimos al marido que viniera a vernos. Este aceptó y un día de vacaciones se presentó en nuestras oficinas. El hombre era robusto y coloradote. Era seguramente una “fuerza de la naturaleza”, pero el “régimen a base de vino” estaba destruyéndolo. Primeramente, como nos lo esperábamos, rehusó cualquier reforma sobre el plano de su alimentación, diciendo que no aguantaría toda la noche con zanahorias y agua mineral. Entonces, le aconsejamos que hiciera tostar su pan y que sólo tomara carnes magras bien cocidas, lo cual aceptó sin dudar. Le dijimos que había que hacer igualmente un esfuerzo con respecto al vino. - “¿Cuál?” nos dijo bruscamente y de mal humor, por que atacábamos su vicio principal. Midiendo el peligro de una respuesta demasiado brutal, soltamos un poco de lastre. -”No tiene que beber agua, por supuesto, por que sus esfuerzos de toda una noche son largos y penosos. Sólo el vino puede aportarle por su tanino y sus sales minerales toda la energía necesaria”. Nos apoyamos sobre esta última frase y vimos por la fisionomía de nuestro interlocutor, que habíamos dado en el clavo. La confianza había vuelto y podíamos continuar. - Si, sólo el vino puede mantenerle, pero existe en él un principio perjudicial, que produce su mal y ese principio es el alcohol. Si acepta flamear su ración, todo irá mejor para usted y no solamente su preciado líquido guardará todas su virtudes, sino además podrá usted beber mucho más”.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Ante estas palabras, el camionero se puso serio “Quemar mi vino, pero ¿Por qué no? No es difícil y podría así beber según mi sed, ya que - sabe usted - es larga toda una noche”. Así, tomó de nuevo la carretera cada tarde con su ración de tostadas, de carne magra y de vino cocido y todo el mundo se encontró mucho mejor, él el primero y los suyos también y los vecinos de su barrio ya no tuvieron necesidad de ir a la policía para quejarse de sus estallidos de voz y de todo el ruido que hacía cuando volvía completamente borracho. La esposa volvió a vernos, feliz y reconocedora. Había encontrado a su marido como al principio de su matrimonio y la felicidad habitaba de nuevo su casa. Todos los “procedimientos dietéticos” que acabamos de describir, están muy lejos de ser perfectos, pero todos han tenido éxito porque eran limitativos o restrictivos de las raciones alimentarias. Ya menudo incluso su imperfección ha permitido su aplicación con respecto a situaciones familiares o sociales de los interesados que sin esas tolerancias, no habrían aceptado nunca el seguirlos. En nuestra modesta opinión y en espera de una mejor comprensión por parte del gran público con respecto a nuestra enseñanza, vale más una “dietética” fantasiosa e imperfecta, con la más mínima calidad, que nada de régimen restrictivo y la continuación de los errores nutricionales. 

LOS REGÍMENES RESTRICTIVOS DE LAS RELIGIONES. Los grandes fundadores de la religión, habían comprendido sin ninguna duda, que la severidad total en materia de alimentación era difícilmente soportada por la masa de sus creyentes, pero se habían dado cuenta de que se imponían una serie de restricciones para frenar la relajación de las costumbres alimentarias, a medida que llegan el bienestar y la prosperidad económica. Los pueblos pobres no tienen necesidad de reglas limitativas, su vida de cada día es una continua restricción, pero los pueblos pobres pueden volverse ricos algún día y cuando lo son, cometen todos los abusos que dispensa la fortuna. La sabiduría resiste mal a la prosperidad. Entonces, es con un fin muy loable de salvaguardia de la salud de las razas, con el que los Iniciados o los Profetas, en el origen de las religiones, todos sin excepción, han aconsejado periodos de ayuno o reglas alimentarias limitativas. Lo han hecho sin explicar sus razones filosóficas, como si tales reglas vinieran del propio Dios. Ello daba más peso a su enseñanza, de cara a las masas, pero los que son avispados, ven aparecer particularmente bajo las formas teológicas, los dominantes higiénicos o terapéuticos. Los ejercicios, impuestos muy a menudo en el transcurso de las oraciones, son sesiones de cultura física.

351


M é t o d o

352

M .

S t é p h a n

Vamos a daros un rápido informe sobre los diversos conceptos de orden alimentario de las principales religiones y veréis cuantas “restricciones” de todas clases, cuantitativas o cualitativas, desempeñan un gran papel en el seno de las iglesias, cualquiera que sea su obediencia. Comprenderéis entonces las razones que hacen que la “dietética” se encuentre siempre mezclada en las más altas especulaciones filosóficas y metafísicas. Es una de las más raras tradiciones de nuestra cultura. Sin ninguna duda, una supervivencia de la sabiduría arcaica se manifiesta así, todos los días, bajo nuestros ojos. En medio de los restos o de jirones del “gran conocimiento primordial”, representado de una lado por las enseñanzas de las religiones (donde se esconden aún muchos misterios) y de otro lado por el saber científico de los hombres, fragmentario y limitado, se mantiene indestructible, esta eterna y evidente verdad que dice que el alimento condiciona la vida y que de su elección resulta la salud. Las enfermedades se producen en la mesa. Los alimentos puros producen pura-sangres. La buena sangre produce el buen sentido y los alimentos sanos producen hombres santos. En el fondo del plato de cada individuo, existen todos los desórdenes y fealdades de este mundo, pero también todas las grandezas y bellezas. Nos toca a nosotros el saber elegir. Las ciencias y la observación nos han ayudado a ver claro en ello, las religiones a su vez, van a contribuir en nuestra edificación  En los Arios. Los “Arios” o “Celtas”, son indiscutiblemente, los ancestros de nuestra gran familia blanca indo-europea. Bajo la conducta de su jefe legendario, Rama, fundaron numerosos imperios y grandes civilizaciones todo a lo largo de su camino, que se extendió desde las riberas del Atlántico hasta los pies del Himalaya. ¿De dónde venían? Quizás, eran los supervivientes de ese gran continente, desparecido en el corazón de nuestro océano, denominado “Atlántida”, colonia del imperio de Mu, aún más antiguo y situado en el Pacífico y que habiendo alcanzado su máximo apogeo, también desapareció bajo las aguas del mar, hace alrededor de 200.000 años y ello después de haber instruido a todos los pueblos de la tierra (de donde proviene el alba post-diluviana de nuestras civilizaciones “históricas”, que todas aparecen hechas bajo la tutela de los Grandes Instructores, en lugar de salir lentamente de la barbarie y de la vida salvaje). Los Arios primitivos tenían una religión solar. En el astro del día, adoraban al Creador, sin por ello identificarlo con el sol mismo. Lo llamaban Ra (Sol) y la misma palabra significaba Rey. Ram, Rama o Ramu, tenía entonces por sentido único el de Rey de MU.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los Egipcios, cuya antigua civilización fue formada por las dos corrientes de colonización de MU, proveniente una del este (Alto-Egipto) y la otra del oeste (Bajo-Egipto), eran sin ninguna duda, por esta última corriente, parientes muy próximos a los Arios atlánticos. Por otra parte, los antiguos Griegos criados por los Egipcios, guardaban en memoria esta corriente civilizadora proveniente del norte. Adorando al Sol y respetuosos de los frutos de la tierra, amaban la Naturaleza como a una madre nodriza y le rendían homenaje al principio de cada estación y en particular en primavera, donde después de las siembras venía la promesa de las cosechas. Sentían respeto por los grandes árboles y las fuentes frescas y nunca talaban los bosques por gusto o no ensuciaban las aguas puras. Las “heridas” que hacían a la tierra, su madre, eran benignas y se reparaban cada estación, bajo la acción del sol, elemento visible del Padre autor de todas las cosas. Por otra parte, se excusaban de sus acciones, en sus oraciones y sus ofrendas. Tal respeto de los ciclos de la vida podría servir de lección a los modernos sin vergüenza. Ellos que contaminan nuestro medio y derrochan nuestros recursos naturales. Entonces, los Arios tenían una civilización muy avanzada y costumbres correspondientes con su educación. Los más instruidos de entre ellos, entre la clase dirigente, eran vegetarianos a ejemplo de los HHindúes actuales que son sus descendientes más directos en el espíritu religioso y en las costumbres. Sus jefes, sacerdotes y médicos a la vez, aconsejaban periodos de ayuno de 1 a 2 semanas, en los equinoccios de la primavera y del otoño, para purificar los cuerpos. El pueblo bajo, menos creyente, seguía su gula y consumía bebidas fermentadas, carnes ahumadas o productos de pastelería, formas de alimentación aprendidas de los autóctonos. Ayunaban poco o nada. El druidismo es la religión que estos antiguos Arios han dejado a la Galia antes de irse hacia los lejanos territorios de Europa y de Asia. Pero nuestros ancestros, los Galos, han seguido siendo Celtas de origen y sus costumbres estaban más arraigadas y su arte de vida más refinado, por mucho que los historiadores romanos digan lo contrario. Los druidas, intelectuales de la época, fueron perseguidos por los invasores y lentamente se perdió así, el inmenso saber de estos “sacerdotes-médicos” que conocían la virtud de las aguas, de las plantas, del silencio en los bosques profundos (meditación y oración bajo los robles), de los ayunos y de los regímenes limitados a algunos alimentos esenciales tales como las frutas, la leche y la miel. Por otra parte, habían inventado un brebaje de inmortalidad que los ayunantes consumían al salir de su cura.

353


354

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Se ha asimilado este brebaje a la hidromiel o a nuestros alcoholes, pero es un error. Se trataba, sin duda, de una bebida a base de clorofila.  En los Hebreos. La información nos viene de la Biblia y de los historiadores antiguos que son muy numerosos y precisos. El tipo de alimentación, en los Hebreos, era como en los Arios, el Vegetarismo. Este pueblo utilizaba la leche, pero rechazaba la mantequilla (ésta entraba en la categoría de las grasas y como tal pertenecía al Señor). Las carnes eran manjares de excepción para los días de fiesta o para honrar a los huéspedes. Una serie de reglas estrictas limitaban su empleo. “Comeréis de entre los cuadrúpedos, todos aquellos que tienen la uña dividida, el pie bifurcado y que rumian. No comeréis nada de los que solamente rumian o que tienen la uña dividida solamente, como el camello, el conejo, la liebre, ya que rumian, pero no tienen la uña dividida ... No comeréis nada tampoco del cerdo, ya que tiene la uña dividida, pero no rumia”. Estaba prohibido comer la sangre de los animales, era necesario, al sacrificarlos, abrirles correctamente la garganta con el fin de que toda la sangre pudiera fluir libremente. Las carnes sobretodo se comían cocidas, pero nunca eran servidas guisadas o con salsas, porque los alimentos grasos deben ser separados de los alimentos magros. Este pueblo animado por una fuerte espiritualidad, testimoniaba una cierta indiferencia hacia los “alimentos terrestres” y respetaba escrupulosamente las “reglas dietéticas” que se conciben bien para los habitantes de países cálidos, donde la putrefacción y la fermentación rápidas de algunos alimentos demasiado sanguíneos o grasos, eran siempre sujeto de temor. Bajo el reinado de Salomón y cuando su residencia estaba en Egipto, los Ebreos olvidaron su templanza, de lo cual se arrepintieron más tarde. Los Israelitas modernos han conservado la tradición culinaria de sus ancestros, fijada en sus Escrituras.  En los Egipcios. La vaca era un animal sagrado y el cerdo estaba destinado a la gente del pueblo y a los esclavos. La alimentación era de las más frugales en la época de los Reyes divinos, estaba compuesta, uniformemente, de un poco de cebada y de cebollas, de una fécula primitiva, sacada de los rizomas del papiro, del nenúfar o del loto. Más tarde, los grandes sacerdotes fueron desbordados por el lujo de la mesa y la variedad de los manjares y Egipto, convirtiéndose en el centro del mundo antiguo por un tiempo, conoció la abundancia.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

La vieja civilización teológica unitaria y solar, donde en general reinan las reglas dietéticas saludables, cedió el paso a una nueva forma de civilización bajo la dirección de una aristocracia de falsos sacerdotes, más especuladores y hechiceros que grandes iniciados, donde el arte culinario se volvió muy sabio y refinado, con lo cual dañino para el pueblo.  En los Asirios. Este pueblos de guerreros testimonia una cierta desconfianza hacia la agricultura y prefería la caza, de donde se derivaba una alimentación fuertemente cárnica, al menos en las clases dirigentes. El pueblo, al principio, debía contentarse con pescados secados o saltamontes y algunas legumbres salvajes. Por otra parte, las prácticas religiosas imponían una cierta frugalidad. Pero a medida que se constituyó el inmenso imperio asirio, la riqueza y la abundancia llegaron a todas las clases sociales y bajo el reinado de Assurbanipal, conquistador de Egipto, el lujo era tal que las comidas eran tomadas en posición tumbada y al son de la música y que los más humildes de los ciudadanos tenían esclavos para servirles los manjares más sofisticados y los vinos más raros. Como siempre, los preceptos religiosos del principio se habían deformado bajo la influencia de las costumbres. Y la rusticidad que había dado la fuerza a los ancestros, se había convertido en la debilidad que se encuentra en todos los pueblos decadentes, con el abandono de los conceptos religiosos y las prescripciones de higiene alimentarias que van ligadas a ellos. Por todas partes se encuentra esta evolución. En los orígenes se da una religión pura y costumbres simples, luego con las conquistas, vienen las costumbres disueltas, el abandono de las reglas de austeridad y los alimentos incendiarios. La decadencia entonces, está próxima. Se encuentra esta misma evolución en el transcurso de la historia de los Caldeos y de los Persas.  En los Griegos de la Antigüedad. Aquí, como en todas partes, lo esencial de la alimentación de los Helénicos era la harina de cebada, la gallina y un picadillo de finas hierbas, frutos secos y carne blanca. La mantequilla era desconocida y la leche y los quesos eran considerados como excrementos adecuados para los bárbaros. Las carnes de charcutería eran inexistentes. Fue más tarde, en tiempos de Périclès, cuando este alimento se volvió más corriente. En cuanto al azúcar, fue desconocido hasta la expedición de Alejandro que lo introdujo en Occidente al mismo tiempo que las especias. Pero a partir de las guerras médicas, el lujo y la buena carne se expandieron por toda Grecia. Sólo Esparta resistió al contagio y sus habitantes se contuvieron aún mucho tiempo ante el “austero caldo negro” de Licurgo.

355


M é t o d o

356

M .

S t é p h a n

Sin embargo, el país entero se convirtió rápidamente en un centro gastronómico de gran reputación. Ningún freno religioso jugó en favor de los Griegos, pero supieron ser fieles a las reglas de higiene general y de gimnasia que habían hecho de ellos unos grandes atletas. El arte y el sentido de lo bello, que les servían de religión, disciplinaron de alguna forma sus costumbres y templaron sus excesos, mientras que más tarde y siempre siguiendo la misma evolución, los Romanos en tiempos de su prosperidad cayeron en todos los excesos y todas las perversiones.  En los Romanos. Se deben considerar dos periodos distintos como en la historia de todos los pueblos. Los romanos de los primeros siglos, agricultores sabios y ahorradores, vivían de poco, de algunos cereales, de legumbres y de frutas. Su manjar esencial era el “pulmentum”, una especie de caldo de cebada y de trigo candeal, denominado la espelta. La carne era un lujo. La mantequilla era desconocida y la miel reemplazaba al azúcar. Comían sentados y su comida era breve. Los Romanos del fin de la República y del Imperio, conquistadores y explotadores de los pueblos de Europa y de África, se señalaron, al contrario, por su loca prodigalidad. A pesar de todo, los pobres plebeyos fueron siempre de costumbres más sobrias que los ricos patricios. Pero es por esa perversión por lo que se ensombreció el potente imperio romano.  En los Bizantinos. Después de la decadencia de Roma, Bizancio se convirtió en la nueva capital de lo que quedaba del vasto imperio. Los Bizantinos, según su riqueza, amaban igualmente el lujo y los platos refinados, pero una corriente mística llegó a esta parte del imperio, donde los monjes predicaron la templanza y la frugalidad. Recordando el pasado:, la fuerza de sus ancestros y sus costumbres simples, invitaban a sus conciudadanos a contentarse con una sola comida al día o bien con manjares compuestos de habas, higos, ciruelas, castañas, nueces, verduras, herbáceos y quesos. Los más sectarios eran llamados “pasteadores” o “comedores de hierba”. Este misticismo llegó poco a poco a todas las clases de la sociedad donde el ayuno (durante las tres semanas de cuaresma y 2 días por semana el resto del año) fue una regla seguida por todos bastante fielmente. La muy rica y refinada Bizancio se salvó, así, de la perversión, escuchando la voz de sus sacerdotes inspirados, como los Griegos, algunos siglos antes, habían sabido evitar el mismo mal por su amor a la belleza y a las formas esculturales.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 En los Galos. Se alimentaban principalmente de sopas de hierbas y de raíces, de pollos y de productos lácteos. El pan sólo ocupaba un pequeño lugar en la alimentación y servía sobretodo de ofrenda en la “fiesta del muérdago”, ceremonia céltica, donde oficiaban los Druidas. Después de la conquista romana, todo cambió y los Galos tomaron rápidamente los malos hábitos de sus vencedores. En cuanto pudieron se liberaron a pesadas orgías y sus borracheras fueron legendarias. Perdiendo la religión de sus ancestros, perdieron el sentido de lo sagrado para adquirir el de la fuerza brutal y el culto a los alimentos que la proporcionan. Toda la Edad-Media francesa está marcada por esta alimentación pesada, cárnica en exceso y regada con vinos heredados de los Romanos. Los sacerdotes, incluso, siguieron el ejemplo de los laicos. Es la época de los monjes obesos, frecuentando más los cabarets (clubes) que las iglesias. A partir del Renacimiento, la cocina se volvió más refinada, los manjares más variados y mejor combinados, pero el lujo y la abundancia arruinaron todo. La mesa de los señores y de los reyes fue la mejor provista de toda Europa. Los burgueses, como debe ser, intentaban imitar a la gente de la Corte. Pero los campesinos eran sometidos a serias privaciones, según el azar de las estaciones y la dificultad de las cosechas. Incluso se señala que bajo el reinado del Luis XIV, el Rey Sol, muchos campesinos vivieron sólo a base de pan negro, de ortigas y de hierbas salvajes y que la región de Blois fue la más afectada (hacia 1662).  En los pueblos del Extremo-Oriente. Los Chinos de antes de la revolución eran, en la masa del pueblo, vegetarianos más por necesidad que por gusto. Arroz, legumbres y pescados secados representaban el menú tradicional. Los ricos y los mandarines, al contrario, vivían en la opulencia y su mesa estaba guarnecida de los manjares más raros: ubres de cerda, nidos de golondrina, aletas de tiburón y pequeños perros rellenos. La leche no era consumida, siendo considerada como un producto impuro, excrementoso, análogo a la orina y sentían la misma aversión hacia la mantequilla y el queso; al contrario, los huevos entraban en la alimentación corriente. Actualmente, la pobreza se ha instalado más que nunca en la mesa de los Chinos y se ha generalizado con la austeridad de las costumbres políticas. La superpoblación de este país, verdadera, es una amenaza de hambre, al más mínimo derroche. Se puede decir que el régimen alimentario de los Chinos es autolítico o restrictivo, por razones de economía política. Arroz y soja son los dos alimentos de base.

357


358

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los Japoneses tienen una alimentación sensiblemente similar. Pero su libertad y el contacto con los Americanos, hacen que sus platos sean más variados. Sin embargo, los “Amarillos” por su tradición religiosa son sobrios y comen poco. No beben durante las comidas, se contentan con un poco de té caliente para terminar. Todos estos pueblos han conservado una cierta cultura filosófica del pasado y unas costumbres marcadas profundamente, sin distinción de clase, por las “enseñanzas sagradas” que se encuentran en particular y en todo su rigor, en los Tibetanos. Esta educación contribuye a hacer soportar alegremente las privaciones o restricciones saludables para todos los “Amarillos” que comprenden, sin esfuerzo, no solamente las necesidades económicas, sino además los beneficios fisiológicos. Al contrario, en nuestros países de Occidente, se declararía una revolución si el vino, la carne y el tabaco, por ejemplo, llegaran a desaparecer, sin esperanza de recuperación.  En los Hindúes. Este pueblo, aún más fuertemente marcado que los Chinos y los Japoneses, es vegetaliano. Su creencia en la metempsicosis (migración de las almas humanas a través de las razas animales) produce el respeto a la vida en todas las formas en que se encuentra. De ello resulta que la mayoría de los Hindúes se alimentan de arroz, de legumbres y de frutas. La religión, domina la vida cotidiana y las reglas dietéticas prescritas son observadas por todos.  En los otros pueblos. Los Canacos y Maoríes (archipiélagos de Oceanía) tienen por alimento esencial la fruta del árbol del pan , con por bebida una infusión de kawa. Los Esquimales, por razones de situación geográfica, sólo viven de pescados crudos y de carne de foca, acomodada de vez en cuando con el caldo de líquenes semi-digeridos que retiran del estómago de los renos. Los Negros de África, llevando una vida pastoral, se alimentan de frutas, de mijo y de mandioca y un poco de la caza o de animales de cría. Los Árabes del desierto comen alcuzcuz, harina de sémola, con carne de cordero. Todos son muy sobrios y no beben alcohol, prohibido por su religión. El cerdo está igualmente prohibido. Los pueblos cristianos tenían igualmente, reglas estrictas editadas por San Juan, pero estas reglas severas fueron abandonadas rápidamente y cayeron en el olvido.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Actualmente, los cristianos sólo conocen la restricción de la cuaresma y del viernes santo donde está prohibido comer carne, en el sentido general de alimento. En otros términos, los verdaderos cristianos deberían ayunar esos días, pero tomando la palabra “carne” en su falso sentido de alimento cárnico, comen como los demás días, reemplazando la carne por pescado. Los Musulmanes mismos, a propósito del Ramadán, han desviado la ley de Mahoma con la misma desenvoltura que los Cristianos lo han hecho para la cuaresma. El noveno mes del año lunar está en los Árabes, consagrado al ayuno. Es el Ramadán. Durante toda su duración, no deben tomar ningún alimento sólido, el Corán es formal al respecto. Pero en la práctica, interpretando tendenciosamente el texto sagrado, se limita la toma de alimento del alba al crepúsculo, es decir, durante la jornada solar y se come durante la noche, lo cual seguramente, no es lo que había querido el profeta para su pueblo. De esta exposición, hay que retener que el ideal religioso en todos los pueblos, ha frenado siempre los excesos de los sentidos y en particular los abusos en la alimentación y cuando el espiritualismo, cualesquiera que sean sus formas, tiende a desaparecer bajo los ataques del materialismo, la sensualidad bajo todos sus aspectos se convierte en la dueña de los hombres y los empuja hacia las extremidades. Ciertamente el espíritu religioso de los pueblos no ha estado siempre a la altura del de los grandes Iniciadores, pero se puede decir que cada vez que éstos han podido hacerse escuchar y hacer respetar la pureza de su enseñanza, ello ha sido siempre en un sentido de paz entre los hombres y de moderación en las costumbres, particularmente las de la mesa, donde los ayunos y las restricciones eran impuestos como “terapéuticas” para salvar los cuerpos y liberar las almas. Debíamos precisar estos hechos en este curso de dietética donde las restricciones alimentarias tienen fines médicos, higiénicos y culturales, indisolublemente ligados. Esperamos que hayáis comprendido bien estos capítulos y todas las “nociones inéditas” que os aporta. Sin embargo, puede ocurrir que algunos elementos hayan escapado a vuestro entendimiento. Entonces no dudéis en pedir consulta con un buen Biomédico

BROMATOLOGÍA NUTRICIÓN

LOS ALIMENTOS “Comed sólo cuando sentéis hambre, solamente por necesidad de vuestro organismo y esencialmente lo que la Naturaleza ha previsto para él “.

359


M é t o d o

360

M .

S t é p h a n

Recuerdo de las nociones fundamentales concernientes los capítulos sobre la Dietética y la “cura de desintoxicación” en biomedicina. Autolisis y autofagia Desechos y residuos Drenaje y derivación Fuerza vital y desfallecimiento vital Calma aparente y crisis curativas Desintoxicación y revitalización Dietética y Nutrición “Quien confunde “Dietética” y “Nutrición” es un ignorante en materia de alimentación “. Este “Capítulo sobre Nutrición” en biomedicina debe ser leído, lógicamente, después del “capítulo de Dietética”, que representa la primera parte. En caso de que esa lectura no haya sido hecha, vamos a recordar rápidamente algunas nociones esenciales del capítulo precedente con el fin de que el lector pueda sonsacar todo el beneficio deseado del presente. 

NO HAY QUE CONFUNDIR “AUTOLISIS” Y “AUTOFAGIA” La autolisis es el fenómeno que ocurre en el organismo cuando éste está sometido a una restricción alimentaria más o menos fuerte (fase dietética de la “cura de desintoxicación”). En esta situación, “rompe” las grandes moléculas de los desechos y residuos (escorias) que ha amasado en él, con el fin de expulsarlas hacia el exterior a través de sus filtros emuntoriales. Es la “lisis” orgánica. Pero comúnmente se cree que el organismo en “autolisis” hace llamada, para poder llevarla a cabo, a sus propios tejidos vivos y de alguna forma que se come él mismo (fenómeno de la “autofagia”). Ello es verdad sólo parcialmente. Algunas fases del ayuno en sus principios pueden emparentarse con la “autofagia”. Pero la “autolisis” debe producirse muy rápidamente, para acabar la depuración profunda, testimonio de la autocuración y satisfacer la eliminación. Es evidente que el organismo, privado de su alimento, comience por utilizar sus grasas, sus ácidos aminados, sus azúcares hepáticos y sanguíneos ... Pero la gran masa de desechos y residuos tóxicos, verdaderos venenos, enterrados profundamente en los tejidos, escapan a esta “autofagia” preliminar, para sufrir, llegado el momento, la “lisis”, es decir, la acción de los enzimas de dislocación digestiva, que apuntan hacia reducirlos en partículas muy finas para facilitar su paso a través de los filtros emuntoriales. Es la “autolisis” verdadera, sorprendente fenómeno por su eficacia y su ordenación, que se asemeja más a las leyes de la vida que a las de la materia no organizada y no inteligente, es el factor de la desintoxicación que vuelve posible la autocuración.


M é t o d o



M .

S t é p h a n

LOS Desechos Y RESIDUOS(DENOMINADOS AUN SOBRECARGAS O MUGRES HUMORALES) SON DE DOBLE NATURALEZA. Son los que la “lisis” debe reducir en finas partes. Obtenidos, como ya sabemos, de los metabolismos digestivos y celulares, se presentan bajo dos formas. Una es viscosa y no soluble en agua, son los “engrudos”. La otra es arenosa y soluble, representa a los “cristales”. Los “engrudos” (o sustancias coloidales) se estancan preferentemente en la linfa y los “cristales” (sustancias cristaloidales) en la sangre. Los “engrudos” tienen por origen azúcares mal transformados(obtenidos de los almidones o de los cereales), cadáveres microbianos, células deterioradas, glóbulos blancos muertos, grasas circulantes ... Los “cristales” provienen sobre todo, de los alimentos nitrogenados(carnes, pescados, productos lácteos, quesos, leguminosas ...) y de los minerales orgánicos arrancados a los tejidos para hacer tampón al acidísimo alimentario. En efecto, los ácidos aminados (elementos simples de los alimentos nitrogenados, obtenidos por digestión), no utilizados, son neutralizados por una secreción alcalina de los riñones (el amoníaco), en su falta, las bases cálcicas y magnesianas de los huesos, de la sangre y de los diversos tejidos, realizan dicha protección. Es el fenómeno que lleva a la descalcificación o a la desmineralización más general, que se manifiesta, paralelamente, a la reacción petrificante de los neuro-artríticos u “hombres-piedra” por oposición a los “hombres-esponja” que son los sanguíneopletóricos, los cuales no sufren los efectos del acidísimo alimentario siguiendo los mismos procesos. Hemos dicho que los desechos y residuos saturarían los líquidos humorales (sangre: 5 litros, linfa: 10 litros y suero extra celular: 20 litros) y que cada uno según su naturaleza se mantenía en su lugar. Pero estos “líquidos” son atravesados por “corrientes” que corresponden a los intercambios orgánicos. Estas “corrientes” de doble sentido (asimilación y desasimilación) son, por otra parte, activadas por la “mezcla” provocada por los ejercicios de suelo (gimnasia en la alfombra de no gravitación) y por el masaje mecánico, vibratorio. Así, tenemos “sobrecargas”, llamadas mórbidas, que siguen las corrientes y “sobrecargas” fijas que permanecen estancadas en los tejidos, bajo forma de barniz, de costras, de cálculos, de nódulos ... Las sobrecargas móviles impiden las funciones de los plasmas circulantes y las sobrecargas fijas paralizan las de los órganos que ellas mismas “esclerosan”. Los líquidos entonces, deben ser depurados en primer lugar, para volverlos chocantes, es decir, aptos para arrancar las sobrecargas fijadas a los tejidos que ellos bañan. La sangre, en particular, debe retener toda nuestra atención, por que es el vehículo común y último de todas las eliminaciones.

361


M é t o d o

362

M .

S t é p h a n

En efecto, la linfa y el suero extra celular acaban vertiéndose en él y el líquido sanguíneo irriga todos los emuntorios, incluso los especializados en la expulsión de los “engrudos”. Estos emuntorios, recordémoslos, son: los riñones y las glándulas sudoríparas para la eliminación de los cristales, las glándulas sebáceas, el hígado (con la vesícula y el intestino) y las mucosas de la cara, de la garganta, de los pulmones y de la vagina para la eliminación de los “engrudos”. 

LA CONFUSIÓN NO DEBE HACERSE TAMPOCO ENTRE “DRENAJE” Y “DERIVACIÓN”. Los productos que han sufrido la “lisis” son drenados por los líquidos y en último lugar por la sangre, hacia los emuntorios. Es el ciclo de la eliminación. Este encaminamiento general de los desechos y residuos, es el drenaje. La derivación, es una maniobra de igual sentido, pero que apunta hacia dirigir las sobrecargas hacia un segundo emuntorio de igual especialización con el fin de ahorrar el primero que ya ha sufrido demasiado. Por ejemplo, una piel enferma (eczema generalizado) será aliviada de su trabajo por “derivación” hacia el intestino. En las enfermedades crónicas (enfermedades reaccionales de auto defensa) y en particular en los “subvitales”, la estimulación de los emuntorios es indispensable y la “derivación” es necesaria muy a menudo. Es la parte del practicante en la obra del organismo (para ayudar a la autocuración).



LA AUTOLISIS (Y EL DRENAJE QUE LA SUCEDE) SON DIRIGIDOS POR LA “FUERZA VITAL “QUE PRESIDE, CON LA MAYOR INTELIGENCIA POSIBLE, TODOS LOS FENÓMENOS ORGÁNICOS. Negada por los materialistas que quieren ver en la vida nada más reacciones físicoquímicas, esta “Fuerza” no deja de ser por ello, el principio director (y no material) de la materia viva organizada. Cl. Bernard, el sabio fisiólogo, maestro incontestable de la medicina científica moderna, llamada “experimental”, repetía sin cesar a su alumnos que era necesario dejar toda noción metafísica en la puerta del laboratorio. Pero acabó él mismo por declarar que: “toda función orgánica era animada por un principio directo”, impotente como se sentía e impotentes como nos vemos todos, aún en nuestros días, para explicar los maravillosos procesos de la Vida por medio de simples reacciones físico-químicas de la materia bruta. La “Fuerza Vital” es de naturaleza “biotónica” y reside en la sustancia blanca (del sistema nervioso) y en las glándulas endocrinas. Cuando esta “fuerza directora” es desfalleciente, las tempestades “neuro-hormonales” que ella levanta para depurar el organismo, son o insuficientes o casi nulas. La calma aparente precede siempre a las grandes catástrofes (cáncer). Los sujetos que han “calmado sus nervios”, que han abusado de los sedantes, de los tranquilizantes o de los somníferos, están en esta situación.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Los grandes dolores físicos nos ponen igualmente en un estado parecido de no-defensa. Es por esta razón, por la cual el Biomédico competente en el transcurso de una “cura de desintoxicación” - apunta siempre, no solamente hacia desecar la fuente de las sobrecargas y hacia abrir los cuatro emuntorios, sino además hacia devolver al cerebro orgánico (diencéfalo) sede de la “Fuerza Vital”, toda su autonomía. Las “palpaciones nasales” (acupuntura con punta seca en el ámbito de la mucosa endo-nasal) provocan lagrimeos más o menos intensos, según la altura del potencial vital. Cuando son raros o no se producen, la “Fuerza Vital” está reducida a su más débil expresión. Entonces, no es suficiente para autorizar la aplicación de una cura, con la autolisis y el drenaje que ello supone. Al contrario, la inteligencia directora de la “Fuerza Vital” es admirable, cuando ésta está dotada de un alto potencial energético. Los procesos autolíticos lo demuestran por ellos mismos. Siguen un orden lógico, entrevisto por el fisiólogo Yeo. Este orden va de las sustancias extrañas más inútiles a las menos útiles; antes de atacar a las sustancias más útiles, evitando degradar las células nobles donde reside la vida(los nervios y las glándulas sedes de la “Fuerza Vital”). He aquí la marcha de la autolisis:  Primeramente; son drenados los engrudos y los cristales que en el estado móvil, saturan los líquidos.  Luego son atacadas o sufren la lisis las sustancias más recientes, fijadas a los tejidos. En ese momento de la limpieza, los grandes filtros se deben vigilar. Es el tiempo de las “crisis curativas” o de las grandes liquidaciones emuntoriales (orina cargada, heces nauseabundas, sudores fétidos, esputos espesos ...). Como consecuencia de esta depuración, la mayoría de las “seudoenfermedades reaccionales” ceden habitualmente.  Sin embargo, en muchos casos, hay que seguir la desintoxicación y empujar la autolisis en profundidad, para alcanzar algunas capas adiposas y celulíticas y los nódulos duros, tales como los quistes y todos los tumores benignos. En efecto, algunas grasas, muy resistentes porque son muy antiguas, están enterradas profundamente en el tejido de embalaje que es el tejido conjuntivo. La circulación en él es lenta. Entonces, sólo sufrirán los efectos de la “lisis” en esta etapa de la misma. Desdobladas en glicerina (azúcar) que podrá ser quemada en los músculos y en ácidos grasos que irán a los pulmones para ser oxidados, ellas desaparecerán lentamente.

363


M é t o d o

364

M .

S t é p h a n

Una parte de los ácidos grasos será eliminada por el ano, gracias a las purgas y lavativas. En cuanto a la oxidación pulmonar: implica amplias ventilaciones, obtenidas por el ejercicio interesando a la masa muscular de los muslos. Desgraciadamente, muchos ayunantes creen que estas prácticas son incompatibles con su estado. En realidad, ellas evitan la violencia de las “crisis curativas”. A propósito de la fundición de estas grasas, es bueno señalar que algunas reservas, haciendo efectos de tampones, no deben desaparecer nunca. Una de ellas, en particular, es la protuberancia del pubis o monte de Venus. Cuando el umbral de adelgazamiento es sobrepasado, el sujeto entra en la fase de desnutrición y existe peligro si se continúa la autolisis. Después de las capas adiposas resistentes, vienen los residuos de medicamentos. Algunos, muy antiguos, pueden datar de 10, 15 o 20 años antes. La eliminación de sustancias vacúnales se opera sensiblemente en esta fase. Luego sufren la lisis los desechos celulíticos, mucho después de las grasas y los medicamentos por su resistencia y su naturaleza particular. Entonces, hay que empujar profundamente la autolisis para llegar a afectar a la obesidad, la celulitis y las drogas residuales. Al final, ceden los nódulos gruesos. Sólidamente fijados en los diversos tejidos, constituyen los lipomas, los fibromas y otros depósitos. Estas excrecencias blandas o duras son tumores benignos, verdaderos “basureros orgánicos”, rellenos de ácido láctico por ejemplo. Estos tumores no deben ser confundidos con los tumores malignos, caracterizados por un desarrollo celular anárquico y monstruoso (células anormales). Todos los nódulos de naturaleza residual: cálculos, ateromas, tapones de las arteriolas (infarto de miocardio), vainas esclerosando los vasos (arteritis), glándulas saturadas como esponjas (próstata, útero, tiroides ...), pertenecen a esta categoría de sobrecargas profundas. Todas pueden ser reabsorbidas mediante la autolisis, pero a menudo hace falta mucha paciencia y curas sucesivas, durante varios años, para obtener un resultado satisfactorio. 

LA “AUTOFAGIA”, PELIGROSA, SE MANIFIESTA EN LOS LIMITES FISIOLÓGICOS DE LA “AUTOLISIS”. Hemos visto que ésta se manifestaba, un momento corto, al principio de la cura. Al final de la autolisis, reaparece y se intensifica muy rápidamente. Es el estado crítico del abuso (fenómeno de “desnutrición”). Para continuar, el organismo va a devorar sus propios tejidos. Los músculos serán los primeros sacrificados.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Se verán fundirse los glúteos y los muslos. La columna vertebral se volverá saliente y dolorosa. La grasa del pubis habrá desaparecido. El sujeto se verá postrado y en un estado grave de desnutrición, próximo a la muerte. Hemos sido testigos de accidentes parecidos. No se puede fijar la duración de la autolisis. Para alcanzar los límites permitidos, hay que tener en cuenta la naturaleza de las sobrecargas, su posición en los tejidos y su antigüedad y por supuesto la altitud del potencial vital (Fuerza Vital) y el régimen autolítico(ayunos, mono dietas o regímenes restrictivos). Es por esta razón, por la cual preferimos las curas cortas y repetidas a las curas largas y únicas. Mucho antes que la fundición muscular, se nota: que el hígado ha disminuido de un 30 a un 50% de su volumen, que el estómago ha remontado varios centímetros (se retrae partiendo del fondo), que el colon grueso transversal está tenso, que las venas son menos salientes, las varices menos gruesas y que las hemorroides han desaparecido. Los riñones están altos dentro de su residencia, la piel es fina y coloreada, la respiración profunda y la expiración más forzada permite el ritmo del sueño. Hemos visto ayunantes (en ayunos húmedos) hacer de 40 a 50 días de ayuno y salir de su “cura autolítica” en estados graves de desmineralización y de fundición muscular. Además, habían drenado mal sus tejidos a causa de las raciones de azúcar, dadas para evitar la acetona y por supuesto no se habían molestado en solicitar sus emuntorios mediante el ejercicio, los baños, las plantas ... Estos pacientes han sufrido mucho para recuperar su energía perdida y por desgracia, sin disfrutar del beneficio de una curación estable (sus males reincidieron rápidamente). Hubiera sido preferible hacer ayunos más cortos y repetidos (3 días de cada 10, por ejemplo). En el transcurso de toda “autolisis” se producen carencias autolíticas que van a sobreañadirse a las carencias mórbidas (que resultan difíciles de vencer). Las curas demasiado largas, son fuertemente “carenciantes”. Cuidado con los niños pequeños, los ancianos y los enfermos desvitalizados, corren el riesgo de no recuperarse. Los tejidos muy duros (huesos) no ceden nada o casi nada, (sólo los cristales articulares pueden desaparecer). En cuanto a los tejidos nerviosos, se conservan íntegramente. Esto explica la dificultad de realizar curas autolíticas eficaces a nivel de los huesos (artrosis) y de los nervios (parálisis, tumores cerebrales). Al contrario, a nivel de los líquidos humorales y a nivel de la mayoría de los tejidos blandos, (salvo el tejido nervioso elástico) se pueden producir verdaderos milagros de depuración (autocuración por autolisis dietética).

365


M é t o d o

366



M .

S t é p h a n

HE AQUÍ LAS GRANDES LEYES QUE PRESIDEN LA AUTOLISIS - Ley nº 1 La autolisis sólo puede producir sus efectos y realizarse plenamente cuando la fuerza vital está presente y es suficiente. RECORDAR LOS

SUJETOS

DROGADOS

DEMASIADO

VIEJOS

(TRANQUILIZANTES)

Y

LOS

SUJETOS

DEMASIADO

NO PUEDEN ESPERAR SACAR BENEFI -

CIOS DESDE EL PRINCIPIO DE LA

“CURA

AUTOLÍTICA”.

Deberán prepararse para ella mediante periodos cortos; con el fin de evitar riesgos de bloqueo emuntorial grave. - Ley nº 2 Cuando la enfermedad es muy antigua o cuando la masa de sobrecargas es importante, la “cura autolítica” debe ser igualmente llevada con precaución. Hay que saber frenar los desbordamientos emuntoriales (crisis curativas violentas). Los ayunos mixtos, cortos y repetidos, lo hacen mejor que las curas largas. - Ley nº 3 La autolisis carencia al paciente provocando, en el transcurso de la limpieza, la pérdida de vitaminas, minerales, diastasas que siguen a los desechos y residuos sobre la vía de la eliminación. Estas“carencias autolíticas”se añaden entonces a las “carencias mórbidas”(provenientes de la enfermedad), que la autolisis, por supuesto, no colma. La “desintoxicación” debe, por esta razón, ser seguida siempre de una cura de “revitalización”. - Ley nº 4 Huesos, nervios y glándulas endocrinas escapan en principio a la autolisis. Es peligroso hacer ayunar hasta el extremo a un sujeto con el fin de limpiar sus tejidos. Se puede matar sin curar, mediante ayunos demasiado largos. - Ley nº 5 La fundición muscular de los glúteos (y de los muslos) indica que la frontera de la autolisis fisiológica ha sido alcanzada y que conviene pasar a la revitalización. La fundición de la grasa del pubis es igualmente un signo característico. - Ley nº 6 La vuelta a la salud, cuando la autolisis ha sido bien hecha, no es siempre total. La salud terminal es siempre función de la herencia que no se borra y de los deterioros sufridos que no todos se reparan necesariamente. La autolisis no repara de nuevo el cien por cien del motor vivo. Quien ha tenido una choza como herencia, recupera una choza, ciertamente, más limpia y más habitable.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Quien ha tenido un palacio, recupera su palacio. Esta regla biomédica a menudo ha sido silenciada por los “falsos Biomédicos” que prometen más de lo que dan. El ayuno no hará de un enano un gigante, ni hará de un “lisiado sin piernas” un campeón olímpico de los 100 metros. Existen faltas hereditarias y deterioros orgánicos contra los cuales nada se puede hacer, lo cual no significa que no se puedan obtener mejoras y curaciones espectaculares mediante la autolisis (verdadero “bisturí del Biomédico”). 

LA AUTOLISIS DIETÉTICA DEBE DESARROLLARSE EN EL SENO DE: LA “CURA DE DESINTOXICACIÓN” BIOMÉDICA. Todo régimen autolítico (dietético), cualquiera que sea, nunca debe ser aplicado solo, fuera del contexto de la “cura de desintoxicación”. Necesariamente, debe ocupar el lugar jerárquico que le corresponde, en el seno de la síntesis de los medios (las 10 técnicas). El plan de la “cura de desintoxicación” está establecido de la manera siguiente:  Desecación de la fuente de las sobrecargas (Fase Nº 1): Es aquí donde se desarrolla de pleno una de las 3 formas de la autolisis dietética, (ayunos, mono dietas o regímenes restrictivos variados).  Liberación del diencéfalo (Fase Nº 2): Aquí las técnicas son psicológicas, (sugestión, hipnotismo, psicoanálisis y relajación) o manuales (masaje cerebral, manipulaciones especializadas) o musculares (vertebroterapia o discoterapia o Osteopatía) o incluso fluídicas (recarga de la sustancia blanca sub cortical de energía nerviosa). Existen seis técnicas.  Apertura de los emuntorios (Fase nº 3): Hígado (con la vesícula y el intestino) mediante plantas hepáticas, riñones mediante plantas diuréticas, pulmones mediante ventilación y oxigenación y piel mediante fricciones y baños. RECORDAR TODOS

ESTOS MEDIOS NO PERTENECEN A LA

BROMATOLOGÍA POR SUBIOMEDICINA

PUESTO , PERO FORMAN PARTE INTEGRANTE DE LA

Esta ley atrae la atención sobre los Bioterapeutas que practican técnicas aisladas, (dietética, relajación, acupuntura ...) y que por ello, no hacen la verdadera Biomedicina (Biomedicina Ortodoxa), la cual exige, repitámoslo, síntesis y jerarquía de las 10 técnicas. La Fase Nº 2 merece retener un instante nuestra atención. La autolisis y los drenajes son cada vez más precisos y activos cuando el sujeto dispone de una gran “Fuerza Vital”.

367


M é t o d o

368

M .

S t é p h a n

La economía de esta energía debe ser pedida, desde el principio de la cura mediante el reposo mental y la vuelta al sueño natural (profundo y sin sueños). La relajación es el medio técnico que permite la economía de la “Fuerza Vital”. La recarga de esta fuerza neuro-endocrina, en caso de depresión, se obtiene mediante la musculación (trabajo lento, con resistencia de las grandes masas musculares por debajo del nivel de fatiga y cuya acción es comparable a la de una “dinamo” en el caso de la corriente eléctrica). La recarga, se realiza igualmente mediante: la insolación, la negativación, el crudivorismo alimentario, las respiraciones profundas, las fricciones cutáneas y otras maniobras que afecten a la reforma mental y a la elevación espiritual. Concerniendo a las restricciones autolíticas (o dietéticas), en el seno de la cura, no debemos olvidar que son secas, húmedas o mixtas, según la naturaleza de las sobrecargas. La autolisis seca: (aplicación del ayuno completo, sin beber, ni comer o de una monodieta o de un régimen restrictivo comiendo, pero sin beber) conviene en las enfermedades caracterizadas por catarros húmedos (expulsión de engrudos). En general, estas enfermedades no son dolorosas, pero “fluyen” mucho. Las bronquitis, el asma húmedo, las otitis y la sinusitis, son algunos ejemplos. Inversamente, la autolisis húmeda, (aplicación del ayuno hídrico, bebiendo, pero sin comer o mono dietas líquidas y regímenes restrictivos muy fluídicos) convienen en las enfermedades caracterizadas por catarros secos (cristales), cuyo prototipo está representado por el reumatismo articular o artritis. Estas enfermedades, en general, son muy dolorosas, pero no fluyen o si lo hacen es muy raramente, (ejemplos: neuralgia facial, zona, ciática, eczema seco con prurito ...). La palabra “catarro” viene del griego y designa “lo que fluye”. Un catarro seco se concibe mal, pero en realidad existe siempre un ligero flujo acompañando a la expulsión de arenas. Un eczema seco siempre se humidifica un poco por la linfa que se escapa inevitablemente de la mucosa lesionada. La autolisis seca drena la linfa y el suero extra-celular. Activa el hígado y las glándulas sebáceas de la piel, así como su capa basal ondulada. En consecuencia, es necesario mantener estos órganos filtro mediante maniobras bioterapéuticas de socorro. La autolisis húmeda, drena la sangre y convoca a los riñones y a las glándulas sudoríparas, emuntorios que hay que estimular o mantener en su tarea de la misma manera que los precedentes.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Siendo dado, por una parte, que la linfa viene en último lugar a vertirse en la sangre(al ritmo de un litro cada 24 horas y en caso de activación muscular al ritmo de 4 a 5 litros) y que ésta irriga los 4 emuntorios (comprendidos los especializados en el filtrado de engrudos) y siendo dado, por otra parte, que la mayoría de las enfermedades, constituidas hace bastante tiempo, son de naturaleza doble (coloidal y cristaloidal a la vez), la autolisis mixta se impone casi siempre. La puesta en marcha de una cura autolítica y la vuelta a la normalidad son fases importantes que no hay que despreciar, a falta de las cuales pueden producirse accidentes graves. Las purgas, las lavativas (duchas rectales), los baños de sudoración y la ejercitación muscular activan la autolisis y frenan las “crisis curativas” peligrosas. Estos procedimientos permiten además acelerar la cura de ayuno y reducir su duración. Las autolisis mediante ayuno se preparan, todas, por una monodieta a base de papilla celulósica(algunos días a base de verduras hervidas) y acaban de la misma forma por la papilla celulósica. Frutas y pan completo, tan de moda para los naturistas mal formados, son estrictamente prohibidos, bajo pena de auto envenenamiento más o menos violento, en función de las toxinas de eliminación (que saturan la mucosa interna del tubo digestivo). Los zumos de frutas son difusores sanguíneos de primera calidad. Peligrosos también en ese momento de la cura. En cuanto al pan completo, es un alimento “rudo” para una mucosa frágil izada por los esfuerzos de desintoxicación. Mediante la autolisis (realizada por medio de regímenes dietéticos y de curas de desintoxicación), la máquina es limpiada de “escorias” que impiden su buen funcionamiento. Los trastornos de alarma y reaccionales, en general, todos funcionales y muy poco lesionales, son borrados. Queremos hablar de las enfermedades agudas (1) grado) y crónicas (2) grado) en los sobrevitales y los subvitales. Si existen algunas lesiones, se reparan poco a poco en el transcurso de aplicaciones repetidas. Pero, después de la autolisis, pueden subsistir, desgraciadamente, trastornos lesionales graves, que denominamos definitivos o irreversibles. Son debidos a taras hereditarias(contra las cuales no se puede hacer nada salvo atenuarlas y volverlas más soportables mediante técnicas compensadoras) o a deterioros orgánicos resultantes de un comportamiento anormal, (con excesos en la mesa, sedentaridad, medicación abusiva, tabaco, vida nocturna ...). Estos estados son para nosotros, los de las enfermedades verdaderas (o auténticas), afortunadamente muy raros (del 10 al 20% de los casos). Además, existen lugares en el organismo que son muy mal irrigados y que por ello, se saturan muy rápidamente.

369


M é t o d o

370

M .

S t é p h a n

Son por ejemplo, los riñones en la mujer, la próstata en el hombre sexualmente inactivo, la masa del tejido conjuntivo en el sedentario, las zonas vertebrales (Inter.discales) en la mayoría de los hombres modernos ... Mediante el ejercicio, el masaje, las vibraciones, los baños super-calóricos y las sudoraciones secas, se activan todas esas zonas mediante ondas sanguíneas y mareas linfáticas que hacen la función de “escobas”, Hablamos muy a menudo de “lavado” para calificar estos procesos. Las zonas tisulares, que resisten más al lavado, son los huesos y los cartílagos, de donde se deriva la dificultad por ejemplo, de reabsorber una artrosis bien constituida, deformante y anquilosante. El tejido nervioso es el más protegido (o el más refractario a la autolisis) con el de las glándulas endocrinas, de donde se derivan las dificultades encontradas para mejorar mediante este medio, las diversas parálisis (esclerosis en placas y Parkinson, cuando estas afecciones han sobrepasado el estado inflamatorio), los trastornos mentales y las grandes anomalías endocrinas. Los sueros extra e intra-celulares son los más lentos, los más difíciles de agitar y por consecuencia de “limpiar” y no son nunca limpiados a fondo, sino no existiría la muerte, se viviría eternamente si la depuración profunda pudiera hacerse a su nivel, como lo han demostrado las experiencias de Carrel sobre los corazones de pollo. La vejez normal y la muerte natural viene siempre como consecuencia de la saturación de los sueros. 

LA AUTOLISIS FUNCIONA MAS O MENOS EN FUNCIÓN DE LOS GRADOS DE LA ENFERMEDAD. Las curas autolíticas son eficaces en razón directa con su fuerza centrífuga, la cual representa la parte de acción del organismo en la depuración.  En el grado Nº 1, de la enfermedad aguda, con trastornos funcionales extendidos y pocas o nada de lesiones, la autolisis tiene siempre mucho éxito, por que no hace más que favorecer la eliminación querida por el organismo, que realiza bien su trabajo (alto potencial vital de los jóvenes y de los adultos vigorosos). La fórmula de Hipócrates “Sequare Naturam” (o “seguir a la naturaleza”) responde bien a la actitud que debe observar el practicante. Y la regla “Simili similibus curantur” (las semejanzas son tratadas por las semejanzas), querida por los homeópatas, que la han comprendido mal, aparece aquí, en toda su pureza biomédica.  En el grado Nº 2, de la enfermedad crónica, con trastornos funcionales extendidos y periódicos, con algunas lesiones reversibles, la autolisis tiene éxito igualmente, pero con la condición de que sea repetida a menudo. La cronicidad exige la periodicidad de los cuidados. Con el organismo falto ya de “fuerza vital”, hay que jugar con las reservas enuroendocrinas de las que dispone, teniendo en cuenta a los individuos sobrevitales (dilatados) y los subvitales (retractados).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

La cura autolítica: Será drenadora, en general y las aplicaciones serán extendidas a todos los emuntorios. Pero en este estado, ocurre muy a menudo que un filtro soporte la eliminación y que esté sobrecargado. En estos casos, se trata de aliviarlo derivando la masa de desechos y residuos hacia un emuntorio de igual especificidad. He aquí, rápidamente, para los que no lo sepan aún, los 3 grados de la morbidez: - GRADO Nº 1: enfermedades reaccionales puramente funcionales (50%), caracterizadas por eliminaciones de superficie (enfermedades centrífugas). Con fiebre, erupciones cutáneas variadas (interesando toda la superficie de la piel), esputos, nariz fluyente, diarrea, orina espesa ... Todo ello es el cuadro clínico de las enfermedades agudas sobreviniendo en los sujetos jóvenes que disponen de una gran fuerza nerviosa. Entre más violenta es la acción centrífuga (es decir extendía a todo el cuerpo o generalizada), más grande es la fuerza nerviosa Enfermedades cortas, igualmente. Raramente el adulto recupera esta autodefensa de la juventud, sino en el transcurso de fiebres y gripes (que una terapéutica desgraciada ahoga sin escrúpulos en la mayoría de los casos). La cura bioterapéutica de desintoxicación es simple, en el grado nº 1. Consiste en mantener la actividad emuntorial, incluso en dirigirla. El organismo aquí, hace todo y todo correctamente. Se puede dominar la exuberancia emuntorial (como en la fiebre mediante paños fríos), pero sin yugularla nunca. - GRADO Nº2: Enfermedades reaccionales ya lesionales (30%) - la eliminación es menos franca, menos brutal, menos generalizada. Procede mediante crisis sucesivas, son las famosas enfermedades crónicas, con saturación en engrudos y en cristales (en las bolsas, articulaciones, vesículas, paredes internas de los vasos ...). Las enfermedades son siempre centrífugas, pero lentas y ya no violentas, caracterizadas por localizaciones orgánicas precisas (enfermedades clásicas: bronquitis, colitis ...). La cura de desintoxicación será aquí, más delicada, a menudo habrá que drenar y derivar al mismo tiempo y limitar la duración a las fuerzas vitales disponibles. La fuerza vital, en este caso, está ya muy disminuida. Las curas cortas y repetidas convienen bien en las enfermedades crónicas (que por otra parte, presentan este ritmo). No olvidemos que en el grado nº2, las eliminaciones pueden producirse a nivel de las mucosas profundas (accesos de la garganta, de los pulmones o úlcera de estómago). Aquí, el arma es una derivación potente.

371


372

M é t o d o

M .

S t é p h a n

- GRADO Nº 3: Enfermedades auténticas hechas de lesiones graves (a menudo irreversibles 20%) Enfermedades centrípetas, sin eliminación. Los engrudos y los cristales “momifican” a los órganos nobles: médula ósea (leucemia), glándulas endocrinas (diabetes magra), tejido nervioso (locura o parálisis) ... La biomedicina, en este caso, tiene una acción muy limitada, por el hecho del desfallecimiento de la “Fuerza Vital”. La mayoría de estas enfermedades (auténticas) derivan de un tratamiento de urgencia en forma alopática. Al contrario, las enfermedades del 1) y del 2) grado, seudo enfermedades o “trastornos reaccionales” pertenecen de pleno derecho a la biomedicina (salvo raras excepciones). A veces, se habla de una categoría de trastornos de alarma(que se sitúa en cabeza de nuestra clasificación). Estos trastornos son igualmente, seudoenfermedades. A menudo son negados por los médicos que no encontrando nada en el análisis, declaran el mal imaginario (!). En realidad, son signos funcionales discretos que advierten que el organismo comienza a saturarse (migraña, insomnio, impaciencia nocturna, cansancio ...). El Biomédico conoce la razón y desintoxicará inmediatamente, evitando así las “enfermedades reaccionales”. Por otra parte, conocemos el valor de la derivación. Esta noción es muy importante, ya que es la clave que permite la dirección emuntorial. Por ejemplo, cuando el sujeto presenta, después del examen, una insuficiencia emuntorial precisa, hay que (tanto como se pueda) dejar en paz al emuntorio desfalleciente y atraer la “mugre” hacia un emuntorio de igual especialización (curar mediante las semejanzas). EJEMPLO: un tuberculoso pulmonar será tratado provocando a la piel una excreción sebácea (acceso frío de fijación, del tipo Marbais o Friedmann o incluso mediante purgas hepáticas y duchas rectales). Un eczematoso seco (pruritoso) será tratado abriendo los riñones mediante tisanas diuréticas y ayunos húmedos. REGLA: la estimulación de los 4 emuntorios, en el momento de la autolisis, favorece el desarrollo de la crisis de eliminación y la derivación evita los riesgos de accidentes. Drenar derivando y derivar drenando, son nociones que deben estar siempre presentes en el transcurso de una cura de desintoxicación. ¿Cómo se puede elegir el emuntorio que se debe solicitar en caso de derivación? En caso de duda, la piel. Es el emuntorio más fuerte, más completo (con sus 3 glándulas) y el menos frágil.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Hay que saber utilizarlo, salvo, por supuesto, en el caso de una enfermedad grave (extendida) de la piel (la derivación se impone entonces, hacia el intestino o los riñones, según los casos). La parálisis emuntorial de la piel se explica mediante sus glándulas. Se conoce cuanto los accesos de fijación (fríos o calientes), los revulsivos, las cauterizaciones, las fricciones, las urticarias, las excoriaciones ... son procedimientos eficaces. Actúan por medio de las glándulas que tapizan la piel. Estas glándulas son: 1 - Las glándulas sebáceas (pequeños pulmones expulsando sebo o engrudo, comparable a los esputos); 2 - Las glándulas sudoríparas (pequeños riñones, expulsando sudor o cristales, comparable con la orina); 3 - Una vasta glándula ondulada, recubriendo todo el cuerpo en su superficie, bajo la epidermis, que se comporta como un intestino delgado, digeriendo, modificando los desechos y residuos (mutaciones útiles para el organismo) o además expulsándolos o queratinizándolos, comparable en ello a las materias fecales expulsadas por el intestino. Cf: El mal olor (fecal) de la piel de algunos sujetos. No olvidar nunca las “paralelas”: ENGRUDOS(no solubles) = linfa y sueros = profundidad = lentitud = pulmones = sebáceas = hígado y bilis. CRISTALES (solubles) = sangre = superficie = rapidez = riñones = sudoríparas. Si nada anormal es señalado, he aquí el orden de activación: 1 - La piel (hacer sudar, provocar la eliminación del sebo y activar la capa basal). Baño de sudoración, ejercicios y fricciones son suficientes para esta activación cutánea. 2 - El hígado (con la vesícula y el intestino). Las plantas hepáticas, biliares y purgativas son esenciales aquí. 3 - Los riñones. Se usarán plantas diuréticas y agua destilada. 4 - Los pulmones. Ejercicios de muslos llevando a una intensa ventilación pulmonar. Nada de ejercicios respiratorios en vacío. Sólo la masa muscular del muslo (depósito sanguíneo) puede provocar una intensa ventilación pulmonar. Necesidad de embalsamar la atmósfera mediante aromas (aerosoles oxigenantes, ozonizantes,) etc...

373


M é t o d o

374



M .

S t é p h a n

¿EXISTEN CONTRAINDICACIONES EN MATERIA DE AUTOLISIS? Existen algunas que detallamos a continuación:

* Primera contraindicación: la edad avanzada la vejez extrema o la senectud precoz sólo autorizan regímenes restrictivos, raramente mono dietas y nunca ayunos. Aquí, las carencias autolíticas pueden matar. * Segunda contraindicación: la fuerte saturación humoral. En un adulto, una larga enfermedad prohibe los ayunos, pero autoriza las mono dietas y por supuesto los regímenes restrictivos. La violencia de las crisis curativas representa aquí, el único peligro. * Tercera contraindicación: las afecciones lesionales irreversibles (parálisis, locura, cánceres ...). Estas enfermedades no ceden o ceden muy poco a la cura autolítica. Pertenecen por pleno derecho a la alopatía. Las carencias son pérdidas de sustancias vitales que resultan de las sobrecargas y de los drenajes. En general, son pérdidas de oligo-elementos (vitaminas, minerales, diastasas, hormonas) o de sustancias fundamentales (glúcidos, prótidos o lípidos). La naturaleza de la enfermedad (sobrecarga humoral) determina necesariamente las carencias(que llamamos “mórbidas”). Todo enfermo presenta carencias mórbidas. Colmarlas, como algunos quieren, sin actuar sobre la saturación humoral (sobrecargas) no puede conllevar la curación. Hay que saber además, que las curas de desintoxicación (cualquiera que sea su forma) no colman las carencias mórbidas y que provocan otras: las carencias autolíticas. Entonces, un enfermo bien desintoxicado está necesariamente en vías de curación, pero presenta un estado carencial acrecentado (carencias mórbidas primitivas, más carencias autolíticas , secundarias). En cuanto a las crisis curativas, son necesarias, pero hay que saber dominarlas o frenar su exuberancia (porque los individuos degenerados que somos, hemos perdido las resistencias y la rusticidad primitiva de nuestros lejanos ancestros). La enfermedad, cualquiera que sea, es causada por sobrecargas y residuos y desechos metabólicos. En el estado normal, estas “sobrecargas” son mínimas y periódicamente evacuadas por los 4 emuntorios. Es el estado de salud. Cuando por razones bien precisas: sobrealimentación, alimentación demasiado no específica y desnaturalizada, insuficiencia emuntorial adquirida o heredada, enervación impidiendo las digestiones y las eliminaciones, este drenaje fisiológico


M é t o d o

M .

S t é p h a n

no se produce espontáneamente, existe el fenómeno de saturación humoral (de los líquidos), luego la fijación en los tejidos de los engrudos y cristales (siempre cada vez más profundamente). Es el estado de enfermedad. La “mugre” orgánica puede alcanzar un nivel de saturación o de fijación más o menos elevado. Cada uno de nosotros posee un umbral de tolerancia frente a la marea mórbida. Cuando el umbral es alcanzado, se produce una tempestad “neuro- hormonal” (crisis curativa), movilizando el sistema nervioso y las glándulas que tiene por objetivo el expulsar la mugre. La fuerza vital provoca esta crisis. A fuerte fuerza vital, crisis aguda netamente centrífuga y generalizada; a débil fuerza vital, crisis repetidas (crónicas), débilmente centrífugas y muy localizadas. Mediante la autolisis y sus drenajes, el naturópata ayuda a esta “crisis curativa” emuntorial. Ayuda a la eliminación, a veces la provoca, va siempre en el sentido de la misma (depurar los 3 líquidos, arrancar a los tejidos blandos y duros sus engrudos y sus cristales). Es evidente que tal “crisis curativa” por su violencia o por la masa de sus liquidaciones puede hacer correr peligros al paciente. ¿Cuáles son esos peligros?:  La marea mórbida se lleva con toda su masa sobre un sólo emuntorio. Este ya no puede sufrir esta liquidación masiva (ejemplos: bronquitis grave con asfixia, nefritis con anuria, estreñimiento con oclusión ...). Algunas sobrecargas, más o menos bien fijadas a los tejidos ceden de golpe y pueden obstruir un conducto emuntorial (migración de un cálculo biliar o renal).  La debilidad hereditaria (constitución mórbida) de un emuntorio agrava la situación, comprometiendo la evolución normal de la crisis. Ejemplo: un tuberculoso pulmonar que produce engrudos, corre el riesgo de ver sangrar su mucosa respiratoria (hemoptisis). REGLA: - de un lado la edad del sujeto, su herencia y su estado y por otro, la cantidad y la naturaleza, así como la profundidad de las sobrecargas mórbidas son factores que deben ser considerados para conducir la autolisis (crisis curativa provocada o dirigida). - Fuerza, duración y dirección de la autolisis son los medios de adaptación terapéutica de los cuales dispone el Biomédico. Para evitar; no, la “crisis curativa” en sí, sino los peligros que representa cuando es demasiado violenta, es suficiente con:  Reducir el juego emuntorial y la autolisis dietética en función de la edad;  Conocer la naturaleza de la “mugre” (engrudos y cristales o naturaleza mixta) y aplicar la autolisis que convenga;

375


M é t o d o

376

M .

S t é p h a n

 Apreciar ya no la calidad de la “mugre” sino la cantidad (masa) y si es posible los lugares de saturación: líquidos y tejidos;  Informarse sobre el valor de cada emuntorio (permeabilidad), en función de las constituciones mórbidas y de la vida llevada por el sujeto (herencia y deterioros);  Evaluar la antigüedad de la “mugre” (entre más antigua sea, más profunda es, con lo cual es más difícil de hacer remontar a la superficie para ser eliminada). 

DOS EJEMPLOS DE CURA DE DESINTOXICACIÓN:  Caso de un reumático (articular) - 35 años - antiguo deportista - Le gusta aún el esfuerzo, pero sedentario - Rehusa las privaciones (fuma, bebe vino y come carne en cada comida). - Optimista - Tiende a dilatarse (tipo sanguíneo) - Ha sufrido ya quemazones de estómago - Actualmente presenta trastornos articulares (dolores y ligera anquilosis de la cadera derecha). Método aconsejado: - Autolisis mediante el ayuno líquido (agua destilada) dos días a la semana (martes y sábado); -Tisanas diuréticas variadas, no azucaradas, de 1 a 2 litros al día, entre las duraciones del ayuno; -Baños bicarbonatados super-calóricos (a 42º), todos los días, de 5 a 10 minutos. Hacer seguir estos baños de refrigeraciones suaves, si es necesario. -Buena cultura física cotidiana de 30 minutos (flexibilización general, musculación y reeducación suave de la charnela pélvica); - No suprimir totalmente la carne, sino reducirla a 3 comidas a la semana y al mediodía y a la parrilla. Eliminar los productos harinosos, a parte del arroz y las patatas (vapor); - No purgar, salvo la víspera de los ayunos y dejar el hígado en reposo.  Caso de un bronquítico - 60 años, afectado desde hace más de 2 años Sujeto retractado (neuro-artrítico) - Estreñido - Nervioso - Inquieto - Insomníaco ahogado en la cama - Numerosas medicaciones - Frecuentes crisis de asma. Método aconsejado: - Autolisis mediante mono dietas secas, cortas y ritmadas (2 días por semana: sábado y domingo); - Relajación diencefálica y búsqueda del sueño natural mediante sudoraciones secas (aire seco sobrecalentado, sin vapores húmedos); - Estimulación del hígado y de la bilis, así como del peristaltismo intestinal mediante plantas (bardana, boldo); - Ejercicios suaves llevando a la secreción del sebo de la piel y fricciones con un guante de crin para estimular la capa basal. - Dar duchas rectales, entre los dos días de la cura seca.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

RECORDAR LA

ACTIVACIÓN DE LOS RIÑONES ES INÚTIL Y LA DE LOS PULMONES ES PELIGROSA .

Después de la “desintoxicación” viene la “revitalización”: después de la “dietética” viene la “nutrición”. La cura de revitalización debe suceder a la “cura de desintoxicación” (drenaje de las sobrecargas). En efecto, debe intervenir para colmar las carencias (mórbidas y autolíticas). El peligro de las carencias mórbidas subsiste aún, después de la desintoxicación. En cuanto al de las carencias autolíticas, aparece a medida que se ejerce la cura. Nadie puede escapar a esta regla. Sabemos que toda desintoxicación vacía más o menos el organismo de sus oligoelementos, de donde se deriva la terrible desvitalización de los que abusan de ella. Son las carencias autolíticas que asustan a los oficiales. Se aprovechan de ellas para condenar la desintoxicación (sobre quejas de los pacientes, víctimas de los charlatanes). La sabiduría quiere, que se sepa llevar bien, sin abusos, la cura de desintoxicación (libre de repetirla periódicamente para finalizar la depuración) y sobre todo que no se olvide pasar a la revitalización o “cura compensadora de las carencias”, de la cual vamos a hablar a continuación. “El hombre no es, por naturaleza, un “comedor de todo” y obviamente, no es un “comedor de todo a la vez” y de “todo cocido” “. Hacia una nutrición más correcta del Ser Humano. Del “régimen autolítico” (que limpia) al “régimen hipotóxico” (que no enmugrece), pasando por el “régimen anti carencial” (que repara). “ A fuerza de rancho y de manoseo alimentarios, el Hombre ha perdido sus calidades digestivas “. ¿QUÉ ES UN “REGIMEN HIPOTOXICO”, DESDOBLADO POR UN “REGIMEN ANTICARENCIAL”?

En Biomedicina, existen 3 curas(que son instituidas cada vez que se quiere intervenir sobre un organismo dado, cualquiera que sea el objetivo: curar, mantener la salud, embellecer, volver más lúcido,) etc... Medicina, higiene, psicología ... proceden de este mismo método de perfeccionamiento (humanismo biológico). Las curas propuestas son las de desintoxicación (destinada a eliminar las sobrecargas), de revitalización (destinada a colmar las carencias) y de estabilización (destinada a equilibrar los intercambios).

377


378

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Ellas representan las vías de la Salud y del perfeccionamiento humano sobre todos los planos. La Bromatología, técnica mediante los alimentos, participa, por supuesto, en estas 3 curas, bajo formas diferentes. En la “cura de desintoxicación”, la bromatología es dietética, es decir, que el alimento es inexistente o muy reducido. En la “cura de revitalización”, la bromatología es nutricional, lo cual significa que el alimento interviene para colmar las carencias y para mantener al sujeto en el estado de pureza humoral, en la medida de lo posible. Los regímenes serán entonces, no-carenciales e hipo-tóxicos. En la “cura de estabilización”, serán esencialmente hipo-tóxicos. Así, de los “regímenes autolíticos” a los “regímenes hipo-tóxicos” habremos pasado revista a todos los modos posibles de nutrición racional. El Biomédico verdadero sobresale por los signos siguientes: no usa nunca la palabra Dietética en el sentido de Nutrición y coloca siempre la desintoxicación y los regímenes autolíticos antes de la revitalización y los regímenes no-carenciales e hipo-tóxicos. Hablemos ahora, de la Nutrición.  En pocas palabras y sobre el modo alimentario, la Nutrición es el arte de la distribución, como la dietética es el arte de la restricción.  Por régimen hipotóxico (fondo nutricional de la “cura de revitalización”) entendemos el régimen que conviene a todos los humanos.  Este régimen es biológico (es decir que es destinado a producir la Vida, al máximo y SIN DAÑAR). Es original, específico y no desnaturalizado.  Original, porque pertenece a la especie desde el principio de la Creación y nada puede cambiarlo;  Específico, porque existe un régimen por especie dada y no una “alimentación anárquica”;  No desnaturalizado, porque los alimentos deben ser tomados en su complejo natural y “no alterados” por el fuego, los refinados o la química. Por supuesto, el “régimen hipotóxico” no provoca la autolisis, al menos si lo hace, sus procesos son muy lentos y no pueden ser suficientes para la desintoxicación. El “régimen hipotóxico” tiene por ventaja el no enmugrecer el motor humano. Las asimilaciones y desasimilaciones se operan a fondo y no dejan ni desechos, ni residuos (al menos, cuando no existen excesos de cantidad). - La hipotoxica alimentaria es específica -No es universal nada más que en el seno de una especie dada -


M é t o d o

M .

S t é p h a n

En otros términos, el régimen hipotóxico varia de una especie a otra y a menudo, lo que es hipotóxico para uno (frutas para los simios y los hombres) se vuelve hipertóxico para otro (los carnívoros y en particular los carroñeros). Son las “estructuras anatómico-digestivas” y “anatómico-eliminadoras” las únicas que mandan y no los análisis químicos sobre las riquezas de los alimentos (minerales, vitaminas, diastasas, glúcidos, prótidos, lípidos ...). El mejor de los alimentos (desde el punto de vista de su riqueza química) es un veneno para un tubo digestivo que no esté estructurado para metabolizarlo correctamente. Todo esto nos lleva de nuevo a la pregunta: “¿Existe un régimen hipotóxico (biológico) propiamente humano, es decir, específico?” y en caso afirmativo, ¿Cuál es? Este régimen específicamente humano es por supuesto, original (data de nuestros orígenes) e inmutable (no puede ser cambiado). La adaptación no existe - por mucho que digan algunos sabios -, lo que se toman por fenómenos de adaptación (o de mutación) no son más que signos de degeneración. La teoría del evolucionismo (Darwin) no hace frente a los hechos. Las especies son fijas, aparecen cuando el medio les es favorable y desaparecen en el caso contrario. Los gérmenes de vida están en todas partes y esperan pacientemente su momento. No existe paso de una forma a otra. El hombre no desciende del pez, pasando por el mono. La primera gallina no salió de un huevo. Volveremos sobres estos puntos en otras ocasiones. Por ahora, volvamos a nuestro régimen biológico humano. Muchos sabios y médicos afirman sin dudar que no existe un régimen específico para el Ser Humano. Defienden, en ese sentido, la teoría del omnivorismo que hace del hombre un “comedor de todo” y lo que es peor un “comedor de todo a la vez”. Hacen del hombre un “glotón” por los abusos que invitan a hacer en nombre de los análisis químicos cualitativos, de las carencias posibles, de las raciones calóricas, de los equilibrios alimentarios y otras “cuchufletas” seudocientíficas. Los nutricionistas clásicos nos hacen reír cuando les vemos aconsejar de esta manera, con una seguridad de semi-sabios o el automatismo de los loros. Todos estos errores conducen a la no-especificidad de los alimentos, por una parte, y a la desnaturalización de nuestros alimentos, por otra. El hombre, así, puede comer de todo, incluso alimentos químicos y “sucedáneos”. Pero es necesario que las normas químicas, tomadas en consideración por la Escuela Oficial, sean respetadas. Mañana, en nombre de estos principios, se nos ofrecerán frutas y cereales a base de carbón y carnes y quesos a base de petróleo.

379


M é t o d o

380

M .

S t é p h a n

En cuanto al valor nutritivo de tales alimentos, “será incluso superior al de los alimentos naturales”, dicen los químicos (siguiendo sus normas). Rancho y manoseo alimentarios son las dos fuentes nutricionales del hombre moderno. He aquí, a donde se llega con el espíritu analítico, de lo minúsculo, del detalle, de la ciencia de laboratorio, pretenciosa y “experimentalmente limitada”. La tesis del “omnivorismo humano”, que se pretende altamente científica, reposa sobre bases falsas. Por ejemplo, se dice que el hombre puede comer de todo a causa de las formas múltiples de su dientes o de sus secreciones digestivas e intestinales. En verdad, obedecemos a nuestros hábitos, a nuestros placeres y a todo el mercantilismo gastronómico y comercial. La ciencia médica temerosa no osa disgustar. Desde que existe, jamás ha podido poner un freno serio al alcoholismo y al tabaquismo. En la cima, los comerciantes pagan al mes a los químicos, que proveen al público de los falsos alimentos y las drogas peligrosas. El gran comercio de comestibles y la alta farmacia tienen partes comunes. La medicina “encadenada” obedece y sirve al provecho de estos “capitalismos” contra la salud de los individuos y en interés de los enfermos, los cuales son todos “pacientes” drogables a merced. No se podía encontrar otra palabra que se ajustara mejor a la realidad. Para nosotros, el “omnivorismo humano” no resiste a la observación de los hechos. No existe, en toda la creación, una sola especie que sea verdaderamente omnívora. Todas, sin excepción, viven sobre una base alimentaria única o casi única y este Univorismo explica los grandes ciclos biológicos que el omnivorismo pondría en peligro. En principio, todos los animales no tienen nada más que un alimento por especie. El tigre come carne, la vaca hierba, el pichón grano, el mono frutas, la termita madera, la hiena cadáveres ... La función asignada a la multiplicidad de las especies se comprende mediante la unicidad específica sobre el plano alimentario. La naturaleza no ha querido el omnivorismo. Es una invención humana, como la del fuego, que por otra parte, ha contribuido a su progreso. Comiendo CRUDO, el hombre recupera su regla alimentaria propia.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Para defender mejor el omnivorismo humano, los científicos han pretendido, como contrapartida a nuestra tesis, que algunos animales fueran omnívoros tipo y se citan el cerdo y la rata. Algunos, incluso, han ido más lejos, afirmando que nuestro tubo digestivo está próximo al de estos animales y que hay que comer de todo siguiendo su ejemplo. En verdad, estamos más cerca del simio que del cerdo o la rata. Estos últimos animales son roedores que se alimentan únicamente (cada vez que pueden) de raíces y de tubérculos. Privados de libertad, comen lo que se les da o lo que encuentran o roban. Su “seudoomnivorismo”, como el del hombre, no es más que una prodigiosa facultad de acomodación digestiva, que a la larga es el factor determinante de las enfermedades y no decimos “adaptación”, sino “acomodación”. El desviacionismo alimentario del hombre se explica mediante este género de facultad de acomodación (que no poseen la mayoría de los animales) y por el descubrimiento del fuego. Así, la posibilidad de sobrevivir, fuera de su medio tropical (original) le ha sido dada al hombre, que ha podido satisfacerse de una alimentación más calurosa y más dinamizante (cereales cocidos y carnes cocidas). Ella le permite afrontar los climas más fríos y trabajar físicamente, con el empeño que se le conoce (civilización laboriosa actual, con respecto a la “civilización de los placeres y de los juegos” de los primitivos en su hábitat). Por desgracia, estos super-alimentos (cereales y carnes) son tóxicos para el hombre. Los cereales: están hechos para los pichones y todos los animales que disponen de un buche-germinador, las carnes son destinadas a los tigres y a todas las fieras que orinan amoníaco. La regla es formal, el hombre no puede sustraerse de ella, bajo pena de pagar un alto precio (la enfermedad). De esta alimentación falsa (antiespecífica) son obtenidas, en efecto, todas nuestras enfermedades (degeneración). Pero a esta alimentación antiespecífica son añadidas (de una manera siempre más abusiva) las desnaturalizaciones calóricas (el fuego), mecánicas (refinados) y químicas (colmo de las falsificaciones) y por supuesto, las enfermedades se han acrecentado al mismo ritmo (a pesar de los descubrimientos de la medicina moderna incapaz de atajar mediante sus remedios sintomatológicos y tóxicos la flota creciente de las degeneraciones: enfermedades mentales, trastornos cardio-vasculares, cáncer, leucemia ...). Nada podrá salvar al ser humano de sus desórdenes orgánicos, sino es la vuelta metódica a una alimentación específica y natural, tal y como la hemos definido.

381


M é t o d o

382



M .

S t é p h a n

LOS REGÍMENES HIPO-TÓXICOS HUMANOS SON, ENTONCES, LOS QUE ÚNICAMENTE CONLLEVAN ALIMENTOS ESPECÍFICOS Y NATURALES. Entre más tienden los regímenes a realizar esta forma alimentaria, menos “escorias” producen, más puros son y más capaces de asegurar el autoperfeccionamiento del ser humano sobre todos los planos (salud, belleza, vitalidad, atleticidad, longevidad, cerebralidad, intelectualidad, afectividad, espiritualidad y moralidad). Los malos alimentos, portadores de toxinas (que denominamos venenos lentos) destruyen, al contrario, al hombre sobre todos esos mismos planos. Entonces, no hay que sorprenderse al ver a nuestra sociedad cogida por todos los desórdenes que le son propios (a parte de las enfermedades, todas las taras del Corazón y del espíritu; bestialidad, estupidez, agresividad, criminalidad ...). Son los otros aspectos de la personalidad humana, desviada de sus fines y que explica nuestro “Humanismo Biológico”. Siendo los primeros, desde 1935, hemos definido muy claramente cual debiera ser el régimen específico humano, hemos propuesto las bases filosófica, científica y técnica, en medio de todas las confusiones y de todos los malentendidos.(“BIOME DICINA ORTODOXA”) He aquí los elementos de nuestro razonamiento:



Base filosófica: el Univorismo Regla: no existen animales omnívoros sobre la tierra. Cada naturaleza animal tiene un alimento que le conviene como propio y que encuentra fácilmente, sin trabajar o trabajando muy poco, en su medio original y en el estado crudo. RECORDAR EL

HOMBRE NO PUEDE SER LA EXCEPCIÓN A ESTA REGLA NUTRICIONAL FUNDAMENTAL .



Base científica - Estructuras anatómico-digestivas comparadas de las especies animales. Regla: Cada animal, destinado a un alimento, posee una anatómico-fisiología (digestiva y eliminadora) que le es propia y que corresponde con el alimento previsto. Los tubos digestivos del pichón, de la vaca, del tigre y del simio caracterizan los 4 tipos alimentarios: granívoro, herbívoro, carnívoro y frugívoro. El alimento de unos es un veneno para los otros. Las observaciones que se deben anotar son:  El buche-germinador de los granívoros, que permite dextrinizar correctamente y en frío los granos (almidones).  La aptitud de los riñones de los carnívoros, que permite eliminar el excedente de residuos aminados, neutralizados por el amoníaco que pasa libremente a través de su filtro;


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 La longitud (36 metros) del intestino de los herbívoros, que permite utilizar todos los azúcares pobres de la hierba (celulosa);  La disposición digestiva, renal y cutánea de los frugívoros que les permite eliminar fácilmente el agua de los alimentos y utilizar un mínimo de proteínas. 

Base técnica - Crudivorismo Regla: el alimento específico es dado siempre CRUDO, quien come crudo, come justo y no se come cualquier cosa en el estado crudo. El alimento específico está siempre en abundancia en el entorno original del animal para el cual ha sido dado. El Ser Humano entonces, está ligado por la regla del univorismo. Sus estructuras digestivas y emuntoriales le emparientan con los grandes simios (animales frugívoros, por excelencia). Mismo intestino, mismo colon, mismo estómago, mismo hígado, mismo páncreas, mismos riñones que los antropoides, los hombres deben respetar el mismo régimen. Para un mismo motor, un mismo carburante. Además, para el hombre, el alimento crudo es la fruta, que él come fácilmente. No ocurre lo mismo con las carnes o los cereales. Estamos aquí, muy lejos de las teorías fantasiosas de los “cientifistas” o de los gastrónomos. La alimentación no tiene nada que ver con las costumbres, los hábitos o las tradiciones, aunque tengamos en cuenta en el detalle y una cierta manera (alimentos de tolerancia). Para comprender nuestra posición, hay que razonar por síntesis y hacer callar al espíritu analítico que poseemos cada uno de nosotros. Los elementos de esta enseñanza que se deben retener son: El origen tropical del hombre, sus actividades de juego (no laborioso), su paralelismo simiesco, su univorismo, su frugivorismo, su facultad de acomodación y su genio inventivo de desnaturalización. La mayor reserva respecto a las deducciones de los sabios (análisis químicos ...) se debe observar bajo pena de caer en el error y de no comprender nada en los problemas que se proponen en Bromatología humana. La misma regla de prudencia, por otra parte, debe extenderse a todas las técnicas obtenidas del saber experimental y analítico que profesan todos los que son incapaces de comprender las causas profundas y las finalidades que orientan la marcha de las especies sobre la larga vía de la evolución cósmica (la cual no tiene nada que ver con la “tarta de crema” del evolucionismo de Darwin). RECORDAR HEMOS DICHO QUE EL HOMBRE ESTÁ (ANTROPOIDES: GORILA, ORANGUTÁN

EMPARENTADO CON EL GRAN SIMIO Y CHIMPANCÉ) DESDE EL PUNTO DE

VISTA DIGESTIVO Y DE LA ESTRUCTURA ANATÓMICO- FISIOLÓGICA.

383


M é t o d o

384

M .

S t é p h a n

Lo cual no quiere decir que el hombre descienda del simio. Sin embargo, las formas animales vecinas que existen, pueden servir de información. Se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que a una misma “estructura anatómico-digestiva” le corresponde necesariamente una misma alimentación. La alimentación humana debe estar próxima a la de los grandes simios viviendo en libertad. Por extensión y con la misma exactitud, todo ser vivo siendo condicionado por el medio que le ha visto nacer (y no que le ha hecho nacer), sigue lógicamente una alimentación (específica) que es cien por cien biológica, es decir, favorable para el desarrollo máximo de las cualidades inherentes de la especie humana. Sin nada viene a perturbar el medio específico y a romper el equilibrio de los intercambios (alimentarios y demás), el hombre se convierte en el rey de la Creación (la pieza final de todo el edificio vivo, con una misión bien definida que debe cumplir). En el caso contrario, fracasa y deberá recomenzar su tiempo sobre la tierra. En efecto, cuando el medio es perturbado, el hombre no se expande. Es un infirme sobre todos los planos y en particular, las enfermedades y la muerte diezman su especie hasta el aniquilamiento total. Ninguna medicina en el mundo podrá redirigir jamás el error del ser humano que decae, viviendo fuera de sus condiciones naturales. La adaptación y las felices mutaciones que podrían obtenerse, son simples vistas del espíritu. El hombre resiste, pero degenera y un día, si sobrevive, poblará la tierra entera de monstruos sin futuro, habiendo fracasado en su finalidad cósmica. Se comprende que el alimento específico sea hipotóxico y provoque la autocuración. El descubrimiento de la bioterapia francesa, bajo nuestra dirección, ha sido enunciar, de una vez por todas, lo que era el alimento específico del hombre (el que no habría debido abandonar nunca por su grandeza y su futuro). 

¿CUÁL ES ENTONCES EL ALIMENTO DE LOS GRANDES ANTROPOIDES? La alimentación humana es, como la de nuestros hermanos inferiores más próximos, a base de frutas. El hombre es un frugívoro (no es ni carnívoro, ni granívoro, ni herbívoro). Las frutas jugosas, grasas y secas tienen en ellas todos los elementos queridos: glúcidos, prótidos, lípidos, vitaminas, minerales, diastasas ..., pero ello solo, no permite justificar su uso por el hombre. Hay que razonar como acabamos de hacer, por analogía de las estructuras y no por análisis de los alimentos. Ejemplo: un gato alimentado a base de frutas (a pesar de sus virtudes), no resistiría mucho tiempo a las diarreas, que esta alimentación impropia para su intestino haría nacer y mantendría hasta su muerte. Pensando en los cereales (almidón) de los cuales abusa el hombre, igualmente, están hechos para los verdaderos granívoros como son los pichones, las gallinas, los pájaros ...


M é t o d o

M .

S t é p h a n

No hay que sorprenderse de ver al hombre enfermo, de verle morir antes de la edad (afectado penosamente a los 70 u 80 años y en un estado penoso) y de verle sobre todo, reducido en sus disposiciones latentes, mal venido en su forma y su fondo, a pesar de las enormes dotaciones que han sido desde siempre las suyas.

- El univorismo regula todas las especies animales – Pero no es siempre absoluto. A veces, es relativo. En efecto, casi siempre, al primer alimento (o fundamental) viene a añadirse un segundo alimento. A la hierba (o al heno) alimento primero del caballo, viene a añadirse un poco de avena (o de grano) segundo alimento del caballo. Ahora bien, el frugivorismo completo del simio (del 80 al 90%) se dobla de un ligero carnivorismo no sangrante (del 10 al 20%). Hemos bautizado así a esta forma de carnivorismo para diferenciarla del “gran carnivorismo”, donde la sangre fluye siempre abundantemente. El simio, en libertad, come gusanos, insectos, huevos, incluso pequeños pájaros en el nido y moluscos o pescados (simio-pescador). En los zoos, se les puede ver buscar las pulgas y los piojos a sus congéneres para comerlos(se trata no de un gesto de amistad sino de una vuelta a la alimentación tradicional que es la suya, exigiendo una pequeña base nitrogenada viva), lo cual sus cuidadores y veterinarios no han comprendido. El hombre: para establecer su régimen biológico (específico) entonces, debe tener en cuenta esta tendencia. Por otra parte, el ejemplo nos es dado por los pueblos primitivos (viviendo en contacto estrecho con la naturaleza). Estos comían su ración nitrogenada bajo forma de termitas o de saltamontes. El “insectivorismo humano” ha sido constatado por todos los viajeros y etnólogos. - Los elementos del régimen humano son los siguientes - Teniendo en cuenta su orientación fisiológica de orden digestivo y el ejemplo dado por sus hermanos más próximos, en su univorismo relativo, el régimen biológico humano debe ser establecido de la forma siguiente:  De un 80 a un 90% de frutas jugosas, grasas y secas (frutas hidrocarbonatadas y nitrogenadas: naranjas, manzanas, peras, cerezas, ananás ... y nueces, avellanas, almendras ...). A este vegetalismo, serán añadidas las hojas verdes, las raíces azucaradas, los tallos y las yemas (ensaladas, zanahorias, caña de azúcar ...) todos los vegetales acuosos que se pueden comer crudos.  De un 10 a un 20% de alimentos nitrogenados vivos (carnivorismo no sangrante: moluscos, huevos, leche cuajada, quesos ...).

385


M é t o d o

386

M .

S t é p h a n

RECORDAR LAS

FRUTAS NITROGENADAS

(NUECES)

NO PARECEN PODER SER SUFI -

CIENTES COMO BASE NITROGENADA , AUNQUE LOS ÁCIDOS AMINADOS DE ORIGEN VEGETAL O ANIMAL SEAN LOS MISMOS A LOS OJOS DEL QUÍMICO .

La leche vegetal (a base de almendras o de soja por ejemplo) no puede reemplazar a la leche de mujer para la cría de los niños. El frutitarismo absoluto (únicamente basándose en frutas), bajo nuestros climas y en nuestras condiciones sociales, válido como “cura de desintoxicación”, no puede ser mantenido mucho tiempo por el adulto que pierde sus fuerzas y su vitalidad y por el anciano que pierde años. Debemos concluir entonces, que el régimen precitado está bien en el hombre, tal y como estaba en sus orígenes, para el ser humano viviendo en su entorno propio (hábitat original o clima tropical).  A los alimentos primeros y segundos, hay que añadir una tercera clase de alimentos: los de tolerancia. En otros términos, en el mundo actual, bajo nuestros climas, en nuestras condiciones sociales, el régimen biológico humano (específico) es insuficiente. El hombre es un animal frugívoro, además, es un animal tropical (de países cálidos) y en nuestras regiones frías o templadas nos vestimos y nos calentamos. Además, el hombre es un animal perezoso y no gregario (viviendo solamente por familias aisladas como los gorilas y no en tropas o sociedades a ejemplo de los bóvidos o de las abejas). Además es temeroso. No es un matador (animal valiente como el carnívoro tipo, que está hecho para eso). No le gusta ver correr la sangre (reacción de los niños normales). Ahora bien, el hombre, por razones diversas: basculación de la Tierra, éxodos, espíritu de aventura ... ha ocupado lugares terrestres que no le convienen (tierras hostiles). Ha perdido su “Paraíso”. Venido a habitar voluntaria o accidentalmente regiones templadas o frías (país de los grandes herbívoros), se ha puesto rudamente al trabajo para construir su casa, sus ciudades de madera, de piedra y de cemento, para calentarse con el carbón y el petróleo de la tierra y para vestirse cálidamente. Todo ello para resistir al frío sobre tierras que le eran extrañas (hostiles). El fuego ha contribuido a la aventura, sin él, lo que se llaman las civilizaciones humanas no se habrían producido, nada de sociedad, nada de trabajo, nada de civilización. Pero el fuego ha permitido al hombre tomar una alimentación no prevista para él: el almidón de los cereales y la carne de los animales (carne sangrante) que se encuentra por todas partes en ese país de los grandes herbívoros.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El fuego ha permitido cocer esos alimentos y hacer que el “simio humano” construido para las frutas y un ligero carnivorismo, caiga en el error de las falsas frutas (almidonismo) y de las carnes pesadas (carnivorismo). Con su increíble facultad de resistencia sobre el plano digestivo, el hombre ha sobrevivido(mientras que cualquier otro animal habría muerto). Los alimentos tradicionales del hombre se han vuelto falsos alimentos (venenos lentos) o alimentos no específicos y además desnaturalizados por el fuego. Todo está dicho: el hombre habitando una tierra hostil para él, puesto a trabajar, viviendo en grupo, comiendo mal, se ha convertido en un matador por necesidad. - Así, el hombre artificial ha nacido, con sus taras y sus faltas, sus enfermedades, sus limitaciones evolutivas y sus degeneraciones. Convertido artificialmente en un animal de los países fríos, laborioso, nocturno y viviendo con la piel cubierta (lo cual es malo para un animal solar), comiendo falso y desnaturalizado, el hombre ha añadido el colmo a sus desgracias por su vida en grupo (sociedades y civilizaciones) donde ha podido dar libre curso a su desviación hacia la agresividad (rivalidades, crueldades de todo género hacia los animales y sus propios congéneres: esclavitud, suplicios, torturas ...), la violencia y los odios sociales (lucha de las clases, tiranía ...) que coronan las guerras y las exterminaciones sin cese y de todo género. En este mundo que no está a la medida de su fisiología, el hombre se ha convertido en un monstruo. Pero en lo que nos ocupa, la tara más evidente, es la de la enfermedad. El hombre está enfermo, en particular, por el doble error del almidonismo y del carnivorismo(sin hablar del alcoholismo, ni del tabaquismo y la enervación ...). Y todo ello para llegar a sobrevivir en un medio que no es el suyo. Ha creído que hacía bien siguiendo a la “despensa andante” (el buey) o al vivir de cereales que se entrojan en invierno (mientras que las frutas se pudren). Por desgracia, este medio antibiológico se ha vuelto, desde hace algunos lustros, aún peor por el hecho de una civilización basada únicamente sobre investigaciones y técnicas químicas y atómicas, de donde se deriva la gama de las grandes poluciones (aire, agua, tierra y alimentos) que nos afectan en este momento. La medicina química con sus drogas tóxicas, se añade a estos desórdenes. El estado mórbido del ser humano se ha agravado como consecuencia de ella. Entonces, sobre nuestro futuro, pesa una gran inquietud. A más frío, como hemos dicho, más debe trabajar el hombre y peor debe alimentarse. El esquimal, sobre el banco de hielo, lleva una vida ruda y sólo come carne y grasas, muere joven, pero resiste al clima. Entonces, parece que es necesario comer mal para que el hombre pueda vivir fuera de su hábitat original. Una alimentación esencialmente simiesca no le es suficiente. Es la evidencia misma.

387


M é t o d o

388

M .

S t é p h a n

RECORDAR HAY

QUE ADMITIR, EN ESTAS CONDICIONES EXCEPCIONALES , LO QUE NOSOTROS LLAMAMOS ALIMENTOS DE TOLERANCIA .

Sobre este fondo nutricional correcto (específico y biológico) de frutas y verduras acuosas crudas y algunos subproductos animales en débil cantidad, el hombre está autorizado a hacer algunas escapadas alimentarias. Ocurrentemente, los alimentos de tolerancia permitidos serán: las carnes magras y a la parrilla o hervidas, los cereales pobres correctamente dextrinizados. Las carnes son dinamizantes (ayudan al trabajo cotidiano), los cereales son reconfortantes(ayudan a luchar contra el frío). Sin embargo, el reverso de la medalla es la enfermedad. Esta forma de civilización humana, laboriosa, en clima templado o frío deteriora rápidamente los organismos. Los alimentos de tolerancia no deben, sin embargo, hacer caer al hombre en su desviacionismo alimentario habitual. Hay que retener las nociones siguientes:  La especificidad alimentaria del hombre se explica por su estructura anatómico-digestiva, emparentada con la de los grandes simios. Regla: a un mismo aparato digestivo, una misma alimentación (a un mismo motor, un mismo carburante). Este razonamiento, por analogía, es superior para alcanzar la verdad en el razonamiento inductivo (que procede por análisis) o en el razonamiento deductivo (que parte de un dogma discutible, teológico o no). La regla del univorismo humano es severa y disgusta a todos: a los golosos y a los científicos que quieren complacer (a los golosos y que son ellos también, la mayoría, fumadores y bebedores). Los médicos se adhieren al clan de los científicos. Entonces, no hay que sorprenderse al ver el error alimentario sobre el plano nutricional mantenido por teorías estúpidas, desprovistas de todo valor, salvo una: satisfacer las costumbres gustativas (gastronomía). Contra el placer, la lucha es desigual, tan desigual como contra el egoísmo. El hombre debe comer crudo, como todos los demás animales de la tierra. La ley de las criaturas, en cuanto a su alimentación, no es el omnivorismo, sino el UNIVORISMO. El hombre está hecho para comer poco a la vez, pero a menudo y casi siempre la misma cosa. La especificidad y la unidad hacen la Salud.  A esta noción fuertemente discutida, de la especificidad, viene a añadirse la de la “no desnaturalización” (mucho mejor aceptada).


M é t o d o

M .

S t é p h a n

389

El alimento, como hemos dicho anteriormente, debe ser poco variado, pero tiene que ser CRUDO y NATURAL (tal y como la naturaleza lo da). Para nosotros, el alimento biológico humano no es exclusivamente el alimento obtenido naturalmente (concepto corriente en algunos medios), es además y sobre todo el alimento específico (previsto para nuestros órganos). El alimento biológico (que produce la Vida) varia con las especies, pero siempre será dado crudo y natural.

RECORDAR CRUDO,

ES DECIR, QUE EL ALIMENTO NO DEBE SUFRIR LA AGRESIÓN

DEL FUEGO , QUE TURBA LA CALIDAD DE LAS CÉLULAS VIVAS : VITAMI NAS , MINERALES , DIASTASAS

...

El alimento cocido es impropio para la vida y engendra carencias. Esto vale para el hombre tanto como para las demás especies. NATURAL, es decir, que el alimento debe ser dado en su complejidad no refinado y no haber sufrido contacto con productos químicos. Estas leyes del régimen biológico son formales (nada puede modificarlas).  El hombre está emparentado con el simio, su alimentación es entonces, la del simio.  Toda manipulación o intervención, tendiendo a modificar el alimento en su composición natural, hace de él un veneno lento, pero un veneno de todas formas.  La alimentación habitual de los hombres, a base de cereales y de carnes cocidas, alimentos no específicos y desnaturalizados, es envenenadora. Los dos errores alimentarios (debidos al fuego) son el abuso de los cereales cocidos (mal dextrinizados) y el abuso de las carnes sangrantes cocidas, igualmente y a menudo carbonizadas. Produciendo en exceso (en los líquidos humorales y en los tejidos) engrudos y cristales, experimentalmente se pueden hacer nacer todas las enfermedades humanas (dejando jugar, como conviene, a los temperamentos: nervioso, respiratorio, muscular, digestivo y linfático) con su constitución mórbida, particular, heredada. Los temperamentos y las constituciones mórbidas explican, en efecto, las localizaciones de la enfermedad general, pero todas las enfermedades humanas, cualesquiera que sean sus causas, tiene por causa primera y única: el envenenamiento alimentario (con sustancias nutritivas que no están hechas para nosotros y que además, han sido desnaturalizadas). No existe posibilidad de salud o de curación, sin el abandono progresivo de los venenos alimentarios (responsables de la “mugre humoral”). El mantenimiento de la salud debe hacerse sobre un “fondo nutricional” que tenga en cuenta estas leyes.


390

M é t o d o

M .

S t é p h a n

 Sobre este “fondo nutricional biológico” (que no enmugrece la máquina), hay que aceptar, decíamos anteriormente, alimentos de tolerancia. Esta noción de alimentos de tolerancia viene a romper la regla del Univorismo (casi absoluto o relativo, del ser humano = 80% de frutas, hojas y raíces azucaradas y 20% de subproductos animales). Los factores principales que hacen admitir las tolerancias son:  El clima (es la primera razón). El hombre es un animal tropical: no estamos hechos para vivir en los países templados o fríos. Lo que pasa es que la industria y las actividades humanas son más prósperas en estas regiones, pero el hábitat del hombre no está aquí. El vestido, el carbón, la casa ... lo prueban. El hombre, como todas las bestias, está hecho para vivir DESNUDO y en todas partes donde puede vivir así, noche y día, de principio a fin del año, el hombre está en su casa. Todo el resto es “trucaje” antifisiológico. Los esquimales mueren a los cuarenta años, víctimas de nefritis.  El trabajo (segunda razón). El hombre es, por su naturaleza, un animal perezoso. Se ha hecho de él un trabajador, que debe, desde su más corta edad y todo a lo largo de su vida, obedecer a una disciplina y a unos esfuerzos cotidianos, musculares, nerviosos, intelectuales ... El hombre debe trabajar para ganarse la vida. Bajo los trópicos, el hombre danza y juega. En las islas del Pacífico la vida es un “juego”. En nuestras ciudades de occidente, la vida es una “labor”. El clima frío empuja al almidonismo. Para resistir al viento, a la lluvia, a la nieve, al aire helado, el hombre debe tener reservas de azúcar. Sólo el almidón de los cereales, verdadero “azúcar-retardo”, puede permitirle resistir en esos climas hostiles. Las frutas, azúcares directos no se lo permiten, son quemados demasiado rápido. El trabajo (obligatorio) empuja al carnivorismo. Para satisfacer la labor, es necesario un cierto coraje, una forma de excitación que dan las carnes sangrantes. Son sus “toxinas” las que procuran esa energía. Además, las carnes evocan a los grandes excitantes complementarios que son el alcohol, el tabaco, el café ...


M é t o d o

M .

S t é p h a n

391

RECORDAR ALIMENTADO

DE ESTA FORMA, EL MOTOR HUMANO RESISTE AL CLIMA Y

HACE SU TRABAJO, PERO CEDE RÁPIDAMENTE

(NUESTRAS

ENFERMEDADES).

 El hábito (tercera razón). Desde hace alrededor de 30.000 años (fecha del último diluvio) el hombre come mal y ha cultivado todos los modos alimentarios posibles. Hay que tener en cuenta este pasado, inscrito en nuestra herencia e intentar “desintoxicar” sin brusquedad. Para satisfacer los climas, las labores y los hábitos, aceptamos entonces, los alimentos de tolerancia, pero sepamos elegirlos en función de su mínima agresividad.  Las carnes podrán aparecer sobre la mesa del hombre blanco occidental, habitando los grandes centros urbanos, pero bajo ciertas condiciones: sólo dos o tres días a la semana y de preferencia al medio día, nunca mezcladas con cereales y otros productos harinosos o glucídicos, preferentemente en el orden siguiente: pescado, conejo o pollo, carne blanca y al final la carne roja, a la parrilla o hervidas.

RECORDAR NO

OLVIDAR NUNCA QUE LA TOLERANCIA EN FAVOR DE LAS CARNES

SIEMPRE DEBE SER VIGILADA , LO CUAL QUIERE DECIR QUE LA RACIÓN Y LA FRECUENCIA SON INDIVIDUALES Y QUE AL MÁS MÍNIMO SIGNO DE ALERTA

(ENMUGRECIMIENTO CRISTALOIDAL: DOLORES ARTICULA...), LA TOLERANCIA YA NO DEBE EXISTIR (VUELTA AL RÉGIMEN VEGETAL).

RES , MIGRAÑAS , INSOMNIO

 Los cereales deberán igualmente ser tolerados, por la razón que ya hemos comentado, pero con la condición formal de que sean bien predigeridos o correctamente “dextrinizados” por una cocción a baja temperatura, no mezclados con las carnes y elegidos preferentemente en el orden siguiente: patata, arroz, mijo, avena, trigo sarraceno, maíz y trigo que sigue siendo el cereal más reconfortante. La misma observación que para la carne: Desde el momento en que la tolerancia en almidón (cereales) manifieste signos de excesos (fluidos de nariz, de bronquios, de vagina ...), hay que suprimirlos y volver al régimen fundamental humano. Una vez haya sido instituido el fondo nutricional y habiendo elegido los alimentos de tolerancia , ahora hay que pensar en colmar rápidamente las carencias (mórbidas y autolíticas), añadiendo a este régimen hipotóxico (relativo al hecho de las tolerancias) “nutrientes”, alimentos especiales, muy ricos en oligo-elementos. Será la parte correspondiente al régimen anticarencial.


M é t o d o

392

M .

S t é p h a n

La “cura de revitalización” presenta entonces, varias fases, de las cuales una es nutricional, que presenta los tiempos siguientes: puesta en marcha del régimen biológico humano, elección de las tolerancias y adición de nutrientes. Aquí además, pocos dietéticos de formación oficial saben aplicar correctamente esta cura de revitalización con su doble régimen hipotóxico y anticarencial. Demasiado a menudo, se ven intervenir los nutrientes en plena fase de autolisis dietética y ser incluso considerados por algunos como factores de curación, lo cual es absolutamente aberrante. “Disponemos de dos ojos: uno está hecho para mirar como viven los hombres, el otro para ver lo que se hace en la Naturaleza “.

- LOS GRANDES ERRORES NUTRICIONALES -



El olvido del “fondo nutricional” (específico y Natural)



Los falsos conceptos llevando sobre el “fondo nutricional” “El error sobreviene cada vez que el hombre se toma por el centro del Mundo y rehusa considerarse sobre el mismo plano que las otras criaturas”. Estos grandes errores, son dos, se encuentran casi siempre fuera de las intervenciones bioterapéuticas. Llevan sobre el olvido del fondo nutricional en la ignorancia en la que se encuentra todo practicante clásico del régimen biológico humano o sobre un mal concepto de este régimen, cuando, por casualidad, algunos lo avistan y ello tanto en los empíricos (que se atienen a sistemas alimentarios populares, tales como el vegetalismo o vegetarianismo) como en los científicos (que se esfuerzan para establecer los suyos sobre nociones inexactas, tales como el calorismo, las raciones equilibradas ...). Nuestra enseñanza permite explicar de una manera muy lógica, todos los errores conocidos en materia de alimentación y todas las faltas cometidas por los técnicos mal advertidos en el establecimiento de sus regímenes. Atraemos la atención sobre el hecho de que sólo las bases sobre las cuales reposa la Biomedicina, permiten desarrollar, sin riesgo de contradecirse, toda una teoría alimentaria válida. Cualquier otra manera de actuar o de razonar conduce en todo momento a confusiones, contradicciones o afirmaciones (gratuitas). Es la razón por la cual los escritos clásicos sobre la dietética y la nutrición están emborronados por la oscuridad y no aportan solución alguna a los problemas propuestos. Es lo que nosotros llamamos el “error de la dietética clásica”.



EL OLVIDO DEL FONDO NUTRICIONAL ES EL PRIMER ERROR Se encuentra corrientemente, en la mayoría de los practicantes, desde el simple curandero al gran médico.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

 Consiste primeramente, en no admitir la necesidad de un régimen autolítico para desintoxicar todo organismo enfermo (porque, según la óptica oficial, la enfermedad resulta de una agresión exterior y la alimentación cotidiana no tiene nada que ver en ello).  Consiste, en segundo lugar, en no instituir un “régimen biológico humano” (hipotóxico) para servir de fondo a los alimentos elegidos, destinados a colmar las carencias. En esta óptica, sólo se ve el mal local y sólo se intenta calmar sus efectos inquietantes (tratamiento antisintomático clásico). El alimento, en este concepto del mal, no desempeña ningún papel, ni causal, ni terapéutico. La función terapéutica es desempeñada por el medicamento, puesto a punto para ese fin. La causa del mal es a menudo desconocida. Ello es declarado (!). A veces es atribuida a un golpe, una fatiga, un germen ... que no son, en realidad, más que las causas secundarias (o reveladoras de un estado mórbido), lo cual explica que no reproduzcan de golpe la enfermedad experimentalmente querida. Pasteur, para inocular la enfermedad de la difteria en sus pollos y hacer nacer en ellos la enfermedad experimental, estaba obligado a desequilibrar su terreno humoral mediante baños fríos forzados (patas y vientre en el agua durante 24 horas). Después de lo cual, el microbio actuaba. Un gorila resistió a los gérmenes de la sífilis, inyectados por el sabio Metchnikoff, tanto tiempo como fue alimentado correctamente. Pero a base de pastas cocidas, productos harinosos y carne, se volvió receptivo rápidamente y sufrió de una sífilis experimental tremenda. La causa secundaria sólo desencadena la enfermedad en el momento en que el terreno humoral está preparado, es decir, “desequilibrado”, habiendo perdido una parte de sus defensas naturales (por viciaciones humorales sufridas). Lógico con él mismo, el practicante clásico (cualquiera que sea) no establecerá ni dietética (autolítica), ni nutrición (hipotóxica). A parte de los medicamentos habituales, si consiente utilizar nutrientes (polen, jalea real, embriones ...), lo hará siempre con un espíritu analítico y sintomático. Los resultados, por supuesto, a menudo serán mediocres, pasajeros o nulos, porque la fuente mórbida de origen alimentario no habrá sido agotada. Cualesquiera que sean los “esfuerzos compensadores” o los “nutrientes” utilizados, el mal subsistirá tanto tiempo como tarde en ser neutralizada la causa. El buen practicante irá hacia los “nutrientes” y no utilizará nada más que unos pocos medicamentos, el malo abusará de los medicamentos y rehusará emplear los nutrientes.

393


394

M é t o d o

M .

S t é p h a n

Antes de comprender la necesidad de una vuelta al fondo nutricional correcto (régimen biológico humano), los pacientes se agotan, así como la larga lista de los remedios milagrosos o la de los “nutrientes” o la de las fórmulas mágicas. Al contrario, cuando la cura de desintoxicación (régimen autolítico) ha sido hecha correctamente y la cura de revitalización, con su fondo nutricional, la ha sucedido, se percibe que los “productos anticarenciales” (nutrientes) son de una elección fácil y todos tienen una acción eficaz y duradera. Se puede decir que la mayoría de los “nutrientes”, vendidos en las tiendas de régimen o mejor en las “tiendas de nutrición”, son excelentes, pero también que los pacientes no están humoralmente preparados para recibirlos. Están “sobrecargados” de engrudos y cristales y mantienen esas sobrecargas, de donde se derivan los fracasos. Ejemplo: un sujeto alimentado a base de carnes y cereales, dos veces al día y bebiendo vino y café sin moderación, se quejaba de no sentir ningún efecto en una cura de polen. Le hemos explicado que su tubo digestivo, mal llevado, no estaba en estado de sacar beneficio de la cura. Las vitaminas del polen, cayendo en el abismo intestinal no resistían a las toxinas de ese medio. El polen no surtía efecto. Nueve veces de cada diez, querer tomar nutrientes en estas condiciones, es un derroche o una inutilidad. Fisiológicamente, ¿Cómo se puede esperar ver producirse mejoras cuando el paciente sigue enmugrecido. (Con los intestinos obstruidos, el hígado y los riñones cerrados, la sangre y la linfa sucias de impurezas orgánicas)? ¿Cómo se puede esperar perfumar una fosa séptica llena de materias fecales con algunas gotas de perfume? ¿Cómo médicos serios pueden pensar que es suficiente con poner algunos “oligoelementos” o minerales diluidos, para modificar el estado de su paciente? ¿Cómo se puede creer que delicadas y preciosas vitaminas o frágiles diastasas, pueden liberar sus mecanismos en ese “fango orgánico”, que constituye el interior humoral de un ser enfermo? ¿Cómo nutricionistas avispados pueden olvidar la dietética autolítica y drenadora y el “fondo nutricional” que la debe suceder? ¿Cómo los homeópatas negando a Hanneman pueden hacer lo mismo? Sin embargo, consideramos que los “drenadores homeopáticos” son inferiores en eficacia a las grandes prácticas de la dietética autolítica (BIOMEDICINA). En cuanto al fondo nutricional que el Dr.. S. Hanemann había puesto en evidencia en el capítulo más importante de su Organon, es olvidado por la mayoría de los homeópatas modernos. En resumen, los remedios naturales u otros, sobreañadidos sobre el fondo toxémico mantenido, no actúan o si lo hacen lo hacen de una manera muy momentánea.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

Sin desintoxicación y sin una estimación correcta de lo que debe ser el “régimen biológico humano, hipotóxico”, no puede haber revitalización. El magnetizador que aporta su fluido vital, el curandero que aconseja sus plantas revitalizantes, el alópata que da insulina, el homeópata que prescribe sus gránulos minerales ... no deberían ignorar que todo lo que quieren hacer, incluso lo más válido, para colmar las carencias constatadas, nunca será suficiente, dado que la “fuente humoral” responsable sigue presente todavía y dado que ella continúa produciendo las carencias que todos intentan colmar en vano. Esta medicina de las “suplencias” es comparable con el “tonel de los Danaides” que sin fondo nunca se podía llenar. El error de óptica sobre el origen del mal es siempre la causa fundamental, se cree que el mal viene de fuera, mientras que viene de dentro. La enfermedad es endógena (producida interiormente y por niveles sucesivos) y no exógena (producida fuera). El mismo proceso es válido para los microbios que nacen en el interior del cuerpo (de nuestras células que liberan sus orgánulos o de las células de nuestros alimentos alterados). El remedio no es la vacuna, sino la pureza humoral y la calidad del alimento. En una palabra, la noción de medicamento es falsa. Se cura una causa secundaria que no es la verdadera y además se envenena. Sólo el alimento debe servir para curar. El gran Hipócrates hacía jurar a los futuros médicos prohibiéndoles usar medicamentos, actualmente los jóvenes médicos hacen el mismo juramento, pero... drogan en todo momento. Médicos y curanderos están, aquí, en el mismo punto y caen en el mismo error. Los mejores análisis, las máquinas más perfeccionadas para detectar las carencias no servirán de nada, incluso si los cálculos son exactos. Lo mismo, los mejores productos, sacados de la naturaleza o de los laboratorios no servirán de nada, incluso si son asimilados perfectamente por el organismo. Todo ello por la simple razón, suficiente, de que las carencias son ahondadas por la “mugre” y de que para combatirlas realmente, hay que comenzar por neutralizar esa “mugre” de origen alimentario. ¿Qué diríais de un hombre que en la desembocadura de un río, quisiera modificar el curso del mismo? Es en la fuente y allí solamente, donde sus esfuerzos serían válidos. El sueño de la “poción mágica” para recuperar la salud es imposible de realizar, al menos si es hecho antes de toda pureza humoral. La búsqueda de los medios de depurar nuestros líquidos (nuestros humores) y nuestros tejidos es la única y la verdadera Búsqueda Médica. El BIOMÉDICO posee el gran mérito de haberlo comprendido y atenerse a sus curas de eliminación y de revitalización, a pesar de las dificultades que estas prácticas hacen nacer en su clientela.

395


M é t o d o

396

M .

S t é p h a n

La facilidad del medicamento hace que los pacientes pongan mala cara a la disciplina de las “curas bioterapéuticas”. Las más bellas deducciones, las más magníficas exposiciones científicas, no resisten a los hechos naturales. No podemos hacer nada para cambiarlos y nuestro deber es hacer tomar conciencia del imperativo alimentario como factor de enfermedad y de curación. Entonces, es inútil correr tras las “drogas milagrosas” y los fortificantes, mientras el organismo no haya sido “limpiado” y “regulado” sobre el plano digestivo. Ello no significa, como veremos más adelante, que a veces, no sea necesario estimular, relanzar el motor o colmar algunas carencias, ahondadas por la “mugre” y la cura de desintoxicación. Esto lo tenemos muy claro, la revitalización tiene sus reglas y sus productos. Una vez haya sido llevada a cabo la desintoxicación, la cura de revitalización la sucederá entonces, sobre las bases nutricionales siguientes:  Puesta en lugar del fondo nutricional (régimen biológico, específicamente humano = 80% de productos crudos vegetales + 20% de productos crudos animales);  Adición de algunos alimentos de tolerancia en función del trabajo, del clima y de los hábitos (alimentos de tolerancia);  Finalmente, aporte de algunos alimentos estimulación(alimentos denominados “nutrientes”).

o

remedios

de

gran

Rechazamos todos los medicamentos (sintéticos o de síntesis original) en el transcurso de la cura de revitalización. El Biomédico no los necesita. Los “nutrientes” son suficientes. Sin embargo, el nutriente, para ser biológicamente humano, debe responder a algunas normas:  Ser total, en la medida de lo posible (ejemplo: ostras frescas, trituradas y liofilizadas).  No haber sufrido la acción del fuego (un germen de trigo asado al horno ha perdido de un 80 a un 90% de sus vitaminas).  Finalmente, corresponder a la especificidad de la alimentación humana; (el jugo de carne azucarado no es un nutrimento correcto). Estudiaremos más ampliamente algunos de los mejores nutrientes al final de estos capítulos, después del capítulo sobre las carencias. 

EL SEGUNDO ERROR EN MATERIA DE NUTRICIÓN LLEVA SOBRE UN MAL CONCEPTO DEL “RÉGIMEN BIOLÓGICO HUMANO”. Deberemos distinguir dos clases de errores: * El de los empíricos * El de los sabios Por “empíricos”, queremos designar a los investigadores libres que por vías experimentales personales, han propuesto sistemas alimentarios y a menudo han creado escuelas.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El título de empírico, aquí, no es peyorativo. El científico es él mismo un empírico, pero cuyos métodos son controlados en el laboratorio por experimentos repetidos según las tablas de Bacon. Los errores “deductivos” que corren el riesgo de resultar de estos procedimientos de investigación (experimental) son los mismos en los dos casos.  El error de los empíricos es el proponer sistemas alimentarios falsamente “dietéticos” y pretendidos “nutricionales” o definitivos, considerados como siendo los “regímenes hipo-tóxicos” (específicamente humanos) mientras que no lo son. Los principales regímenes, propuestos de esta manera, son: el Vegetalismo, el vegetarianismo, el Cerealismo, el Carnivorismo, el Frutarismo (exclusivo), el Crudivorimso (no específico), el Cocinismo (tradicional y apetitoso) y el Omnivorismo, el peor de todos. Hemos enumerado los sistemas alimentarios de origen empírico elegidos de entre los más característicos y los más conocidos, pero hay muchos otros que se emparientan con estos grandes sistemas. No los mencionaremos. Los exámenes críticos formulados respecto a los grandes sistemas por supuesto, son válidos para los pequeños. Lo cual explica que el número de estas teorías, concerniendo la alimentación humana, es la falta de espíritu y de síntesis y de objetividad de los sabios. El placer, la gula, los hábitos, las costumbres, las tradiciones, son las telas de fondo de la argumentación, que intenta con estos medios “seudocientíficos” bordar una verdad que no tiene el examen. La “lógica pasional” y no la lógica normal, domina y dirige los debates. El alcohólico defiende su vino por todos los medios, si se le dice: “hace mal”, responde: “me vuelve alegre”, si se replica que la tristeza a menudo nace de las borracheras, replica: “sí, pero el vino me vuelve fuerte” ... Siempre existe un argumento para salvar al vino, como el abogado defiende a su cliente culpable. Esta “lógica pasional” falsea todos los experimentos, aunque procedan del empirismo vulgar o del empirismo científico. Tocando los placeres del vientre, se toca la sensualidad y la afectividad que dirigen permanentemente la intelectualidad y la actividad (voluntad). Cuando se piensa que pueblos enteros se revolucionarían si un legislador (bien intencionado, pero poco hábil) osara tocar su vino, su tabaco, su café ... nos quedamos confundidos.

397


M é t o d o

398

M .

S t é p h a n

Sin embargo aquí, sólo se trata de falsos alimentos. La verdadera reforma debe llevar sobre las carnes y los almidones. Es entonces una verdadera revolución en la alimentación humana la que preconizamos para luchar contra los errores mantenidos a este respecto y contra las enfermedades que resultan de ellos. El hombre sólo está enfermo porque come falso y porque toma nutrientes, venenos (lentos). La lentitud de ese envenenamiento hace que pase desapercibido. La vida es un lento envenenamiento, del cual toda la especie humana sufre los efectos con más o menos suerte. Raras son las poblaciones que escapan a una alimentación anti fisiológica. Ello explica porque el hombre ha dejado su hábitat (original) el cual son las riberas cálidas (donde crecen en abundancia las frutas todo el año). El hábitat geográficamente muy limitado exige una población muy reducida, de algunos millones de individuos (de 5 a 10 como máximo para la tierra entera). Actualmente somos 5 mil millones y antes de finales de este siglo, seremos más de 15 mil millones. (Escrito en 1990) Para vivir, los errores alimentarios (oficializados, por supuesto) serán aún más graves y más numerosos, paralelamente a las “enfermedades degenerativas” que no dejarán de ampliarse. La lucha que lleva el Biomédico es un combate cuyo fin no es para mañana, frente a la estupidez de los hombres. Algunos investigadores se han dado cuenta, a pesar de todo, que era malo revitalizar sobre un fondo mórbido mantenido. También, ellos han animado excelentes intenciones, preconizando “sistemas alimentarios” muy precisos, destinados a servir de régimen biológico humano, pero se han equivocado. He aquí esos sistemas, que pecan de un error fundamental llevando sobre la noción de “especificidad”.  EL VEGETALISMO Teoría: El Ser Humano no está hecho, orgánicamente, para comer carne y principalmente alimentos nitrogenados de origen animal (productos y subproductos animales): carne, pescado, leche, queso y mantequilla. Debe contentarse, para satisfacer su apetito, con alimentarse esencialmente de frutas, legumbres, cereales y productos vegetales nitrogenados (frutas tales como las nueces, avellanas, almendras o verduras tales como la soja, lentejas, judías, habas ...). En Francia, el Profesor MONO fue el gran instigador de este régimen. Crítica: El error de este sistema es el empujar al consumo de cereales y de leguminosas, sobre todo abusando del pan y de las harinas completas.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El almidonismo (productor de engrudos, viscosidades sanguíneas y linfáticas: friolera, mala circulación ...) es la consecuencia del vegetalismo exclusivo, principalmente en los “sanguíneo-pletóricos” (obesidad blanca y fofa, insomnio, impotencia y frigidez, ÚLCERAción varicosa, congestión cerebral menos por hipertensión arterial que por espesamiento del líquido ...). El Doctor Arbeltier señaló el peligro de la “hemogliasis” representada por el abuso de las harinas y de los cereales, pero los vegetalianos han desviado la dificultad afirmando gratuitamente (lógica pasional) que sólo las harinas blancas eran las responsables, pero no las harinas completas. Ahora bien, eso es falso, toda harina (blanca o negra) ostenta una parte de responsabilidad. Finalmente, los Vegetalianos olvidan demasiado el CRUDIVORISMO. El fuego, para ellos, no es el enemigo: mermeladas, caldos y “tortas de trigo” (fritas) están presentes en su menú.  EL VEGETARISMO Teoría: Más matizado que el Vegetalismo (enemigo de toda sustancia animal, directa o indirecta), el Vegetarismo admite el consumo de subproductos animales (leche, yogurt, queso, miel ...). Además todos los otros productos de origen vegetal (frutas, verduras acuosas y harinosas, cereales) son admitidos en este régimen. Crítica: “El Vegetarismo” es un ajuste del “Vegetalismo” demasiado excesivo. Sin embargo, el vegetariano cae en el error, como el vegetaliano, del almidonismo (productor de engrudos) y del consumo de leguminosas (productoras de purinas, casi más peligrosas que las de la carne). El gran maestro francés del Vegetarismo fue el Doctor Paul Carton y después el filósofo Demarquette (fundador del movimiento vegetariano francés). Otros como los jefes de escuela del movimiento naturista: los Doctores A. y G. Durville, afortunadamente, han modificado la doctrina, no solamente por una vuelta al crudivorismo frutariano (cada vez que sea posible), sino además por la adición para algunos sujetos de comidas débilmente carneadas (de 2 a 3 veces a la semana y al mediodía). El Naturismo alimentario de los hermanos Durville sigue siendo, para el Biomédico, una enseñanza más válida que el Cartonismo o el Vegetarismo clásico. El vegetarismo, por su nombre “carnivorismo no sangrante”, está a mitad de camino de la Verdad al no mandar nada más que una categoría (sobre dos) de alimentos inespecíficos (las carnes sangrantes).  EL CEREALISMO Teoría: Presentada de diversas formas, el cerealismo, en general, presenta los granos como si fueran los alimentos humanos por excelencia.

399


M é t o d o

400

M .

S t é p h a n

Algunos cerealianos preconizan una alimentación imitada de la oriental y esencialmente basada sobre el arroz, otros prefieren el trigo entero, otros además, las mezclas. Este sistema excluye las carnes, con tolerancia a menudo para los pescados. El padre del Cerealismo a base de trigo es el Dr.. Hanish. Otro divulgador fue Oshawa, maestro japonés que fue el origen del movimiento llamado de la “macrobiótica” (oriental) o arte de vivir viejo (cerealismo a base de arroz). En verdad, existe una macrobiótica occidental, fundada sobre las legumbres y las frutas de nuestro país (la de Maïmonide). La macrobiótica oriental, que hace del arroz y de la salsa de soja los principales alimentos y condena las frutas, es la imitación del régimen tradicional de los campesinos pobres japoneses. La restricción (cantidad) hace más, en este modo de alimentación, que la elección de los alimentos (calidad). Acordémonos del régimen de Cornaro. Partiendo de mono dietas a base de manzanas cocidas, o de verduras acuosas hervidas, hemos realizado curaciones tan espectaculares como las resultantes de la monodieta a base de arroz (muy conocida ya y puesta en evidencia por el Dr.. Kempfer contra la artero-esclerosis). Recordemos que la elección, aquí, importa menos que la restricción monodietética. Es este factor el que determina la curación (por autolisis). Finalmente, el gran error de la macrobiótica oriental, es haber querido hacer de un régimen dietético (autolítico) momentáneo (para una cura de desintoxicación), un régimen nutricional, continuo. (para una “cura de revitalización” e incluso para una “cura de estabilización”). Crítica: El hombre no está hecho para comer los granos de los cereales. No es un pichón, no dispone como los verdaderos granívoros de un buche germinador. El exceso de almidón envisca la sangre humana (hemogliasis), fatiga el hígado y poco a poco vuelve la linfa tan espesa que la asimilación celular es agotada.  EL CARNIVORISMO Teoría: Defendido por algunos, de una manera científica y por muchos de una manera instintiva y pasional, el carnivorismo presenta varios aspectos. El padre del Carnivorismo es el farmacéutico Franc. El primero de esos aspectos es que la carne es alimento-rey por excelencia y que el hombre puede pasar de todo salvo de este alimento. Frutas, legumbres, verduras y cereales son secundarios, lo que cuenta en la comida y lo que alimenta, es exclusivamente la carne.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

El segundo aspecto de la teoría es menos exclusivo: admite alimentos secundarios complementarios para equilibrar las comidas cárnicas, pero la carne roja sigue siendo el eje del régimen. Carne y ensalada, en las dos comidas, es la fórmula de los “dietéticos” de moda (cura de adelgazamiento de las famosas). Crítica: el hombre no es un carnívoro. Sus intestinos son demasiado largos y sus riñones son insuficientes. El verdadero carnívoro (el tigre) posee alrededor de 3 metros de intestino. (mientras que el hombre presenta una longitud de 8 metros y cuando la vaca, herbívoro tipo” alcanza los 30 metros e incluso más). Un intestino corto es necesario al carnívoro ya que protege de las putrefacciones. Además, el verdadero carnívoro orina amoníaco (olor característico de las jaulas de las fieras). El amoníaco secretado por los riñones, tapona el ácido úrico en exceso, resultante de las carnes. Los productos que resultan de ello, son sales, que pasan mal a través de los riñones humanos. El acidísimo úrico, en el hombre, es responsable de desmineralización y de descalcificación. Los riñones humanos secretan poco amoníaco (base) y es para luchar contra el exceso de ácido úrico por lo que el cuerpo abandona sus propias bases minerales (calcio, magnesio ...) que son los elementos constitutivos y necesarios de sus huesos, de sus dientes, de sus cabellos, de su sangre, de sus arterias y de todos sus tejidos. He aquí, porque el hombre pierde sus huesos (fractura espontánea del cuello del fémur en los ancianos), sus dientes, sus cabellos ... antes de la edad y a menudo muy pronto.  EL FRUTARISMO EXCLUSIVO Teoría: El hombre está orgánicamente constituido como un simio, debe comer como este animal que se alimenta exclusivamente de frutas jugosas, grasas y secas. Uno de los apóstoles del sistema ha sido el biólogo Phusis. Crítica: El hombre, efectivamente, sobre el plano de la digestión, puede ser comparado con el simio, pero éste último come insectos y subproductos animales (huevos). El hombre entonces, puede comer no solamente frutas, sino además subproductos animales. Estos “subproductos animales” son, para el hombre, los productos lácteos y los quesos con los huevos y los moluscos (mejillones y ostras). Llamamos a este carnivorismo limitado, un “carnivorismo no sangrante”. Finalmente, el hombre puede comer crudo además, hojas verdes, verduras acuosas e igualmente raíces azucaradas (zanahorias ...). Todo ello pertenece por pleno derecho al régimen biológico humano.

401


402

M é t o d o

M .

S t é p h a n

 EL CRUDIVORISMO (no específico) Teoría: El hombre, como todos los animales, debe comer CRUDO y puede comer de todo, crudo, comprendidas las carnes. Sin embargo, el crudivorismo (incluso específico) no permite luchar contra los grandes fríos y las digestiones aceleradas no satisfacen al trabajador. Crítica: Se ve aquí, el vicio del sistema. Almidones y carnes no pueden ser comidos crudos, hay que cocerlos si se quiere alimentarse a base de ellos. El hombre está hecho para comer crudo, pero no para comer de todos los alimentos.  EL OMNIVORISMO Teoría: El hombre está hecho para comer de todo, a ejemplo del cerdo y de la rata, que son animales omnívoros. El omnivorismo está en el origen de la gastronomía (comer de todo y de todo a la vez...). Teoría clásica de los científicos. Crítica: Nada justifica esta teoría, que sigue siendo sin embargo, la más comúnmente admitida. Rata y cerdo no son animales omnívoros. Tienen en común con el hombre una increíble facultad de acomodación digestiva, eso es todo. El omnivorismo (con por base seudocientífica: el calorismo, las raciones químicas equilibradas y el complementarismo nutritivo) es un bello ejemplo de “lógica pasional” en materia de ciencia alimentaria. El placer manda, hay que inventar una teoría sabia para justificarlo. Aquí, los sabios están a las órdenes del... vientre. La misma observación para los venenos clásicos: tabaco, vino, café, té, alcoholes variados, que nadie osa atacar y condenar abiertamente. Estas “drogas” han hecho más mal que las “drogas clandestinas” (cocaína, marihuana, opio ...) y tanto mal como las “drogas médicas” (denominadas medicamentos), lo cual no es decir poco.  EL COCINISMO Teoría: Es bueno para el cuerpo, todo alimento que place al gusto, que se come con placer. Crítica: Se sabe donde puede llevar una teoría de tales características (gastronomía, fuente de enfermedades graves y de degeneración antes de la edad). El error de los sabios está en proponer sistemas alimentarios basados sobre dogmas que no tienen nada más que un valor relativo, buscando cual podría ser el “régimen humano perfecto”, los científicos se han apoyado sucesivamente sobre bases discutibles, tales como las calorías, las raciones químicas equilibradas y los oligo-elementos. Estudiemos estos diversos sistemas:


M é t o d o

M .

S t é p h a n

EL CALORISMO

Es el sistema alimentario establecido sobre las unidades de calor, liberadas por los alimentos.. El químico Atwater es el padre de este sistema. La teoría se expone de la manera siguiente: El hombre, trabajando e incluso en reposo, (por el simple papel de sus órganos) emite calor... Por otra parte, los alimentos se queman, emitiendo una cierta cantidad de calor, en función de su naturaleza. La unidad de calor: la caloría es la cantidad de calor necesaria para elevar 1 grado, la temperatura de 1 litro de agua. Se ha establecido, partiendo de esta unidad, la cantidad de calor perdida por un hombre en 24 horas y el cuadro calórico de los alimentos. Atwater ha establecido una relación entre estas dos observaciones (el calor perdido por el hombre y el calor liberado por los alimentos) y ha creído poder deducir de ello una serie de leyes matemáticas, concerniendo la alimentación humana. Así, ha llegado a fijar las pérdidas calóricas del hombre entre 2 y 3.000 calorías al día según su trabajo. El régimen y la ración alimentaria perfectos, ha concluido, deben equilibrar esas pérdidas. Entonces, hay que dar al hombre de 2 a 3.000 calorías alimentarias al día, para que se porte bien y no corra el riesgo de sufrir trastornos de enfermedad por desnutrición. Y esas calorías serán tomadas al azar de la mesa para que el total previsto sea respetado. Se ve perfectamente a que extremo puede conducir tal razonamiento, esencialmente matemático (con lo cual muy científico). Sobre el plano fisiológico, es una “estafa a la salud”. No se comprende como sabios, médicos, pueden hablar aún, sin reírse, ni sentir vergüenza, de calorías alimentarias. Crítica: El calorismo, a pesar de su ingenuidad científica, sigue ocupando un lugar de honor en todos los escritos clásicos : libros escolares, diccionarios, revistas de información médica ... Es increíble. Pero el “calorismo” no tiene en cuenta la vitalidad del alimento, no hace ninguna distinción entre el alimento “cocido”, con lo cual muerto y el alimento crudo o “vivo” (teniendo los dos el mismo número de calorías). Por otra parte, el “calorismo” no tiene en cuenta la especificidad alimentaria, carne, cereal y mantequilla son los alimentos más ricos en calorías, ahora bien, no nos convienen absolutamente, son: “falsos alimentos”. Finalmente, el “calorismo”:

403


M é t o d o

404

M .

S t é p h a n

favorece la gastronomía omnívora y la sobrealimentación, que son el origen de las enfermedades, por las sobrecargas en engrudos y cristales. El “calorismo” no es solamente el origen de nuestros errores alimentarios, es más grave: los justifica en nombre de la ciencia. El “calorismo” glorifica al alimento muerto, al alimento falso y al alimento veneno. El “calorismo” es una teoría de “matemático-químico” y no de filósofo-biólogo. Con una ración calórica mínima (500 calorías al día) se puede vivir en un estado de buena salud e inversamente, con 3.500 calorías al día, se puede morir rápidamente. Ejemplo: con 1 kilo de manzanas crudas al día, se vive admirablemente y con 4 kilos de chocolate, se muere en algunas semanas. EL QUIMISMO

(las raciones químicas equilibradas) Es el sistema de la alimentación humana establecido en función de las raciones químicas: glúcidos, prótidos, lípidos (y en proporciones convenientes). Teoría: Dándose cuenta de la falta de precisión del “calorismo”, los hombres de laboratorio han querido darle fundamentos científicos más seguros mediante el sistema de las raciones químicas equilibradas. La caloría, han dicho, no es una medida suficiente en sí, hay que distinguir entre 3 alimentos de base: glúcosa, prótido y lípido exigiéndo (en el cálculo de las calorías) que estos 3 alimentos indispensables estén siempre presentes y que lo estén además, en ciertas relaciones (raciones equilibradas). Este sistema no destruye el calorismo, sino que lo revaloriza. Crítica: El problema, en efecto, es el revalorizar el viejo calorismo de Atwater, que fallaba por todas partes. Para ello, los sabios no han encontrado nada mejor que la teoría de las raciones químicas equilibradas. Las raciones químicas son puntos de vista del espíritu (siendo el univorismo animal la regla), en cuanto a las raciones equilibradas, sus nociones son igualmente falsas, siempre respecto a la ley universal del univorismo (incluso relativo) que gobierna la alimentación del mundo animal y que justifica la diversidad de las especies. Entonces, para revalorizar el calorismo han decidido, muy arbitrariamente, que había que hacer entrar en el balance cotidiano, una serie de nuevas nociones (prótido, glúcido, lípido), sobre el cálculo siguiente: de 1 a 2 gr.... de prótidos, de 0,5 a 1 gr.... de lípidos y de 5 a 10 gr.... de glúcidos y todo ello al día y por kilogramo de peso corporal. Por otra parte, nociones fuertemente “elásticas” que van desde el simple al doble, lo cual da, según la imprecisión de las cifras y las corpulencias individuales, intervalos nutritivos considerables. Es el arte de engrasar a los obesos... y es siempre “lógica pasional”. A cualquier precio, hay que hacer comer de todo y de todo a la vez.


M é t o d o

M .

S t é p h a n

La imprecisión cuantitativa de las raciones químicas es en sí muy grave. Pero lo que es más grave, es el silencio sobre la calidad de las raciones preconizadas. Ejemplo: un hombre de 100 Kg.... debe comer 1 kilo de alimentos hidro-carbonados (glúcidos), pero no se dice si se trata de 1 kilo de azúcar blanco o de 1 kilo de cereales, mal cocidos o además si se trata de 1 kilo de frutas secas (dátiles) o de frutas jugosas. Sin embargo, cada cual adivina que los resultados no serán los mismos. Tomemos por ejemplo los prótidos. Un hombre de 100 kg... vivirá bien con 200 gr... de nueces, pero caerá enfermo rápidamente con la misma cantidad obtenida de la charcutería (incluso magra). Finalmente, la vida del alimento es siempre desconocida en esta teoría, un huevo cocido equivale a un huevo crudo, para el químico, pero sólo el huevo crudo puede dar un pollito, con lo cual, le falta alguna cosa al huevo cocido (la vida). El químico lo ignora. Las raciones químicas no son necesarias, no existen en el reino animal, donde el UNIVORISMO es la regla, el tigre no come nunca glúcidos (azúcares), el buey no come nunca prótidos (carnes), el hipopótamo no come nunca lípidos (mantequilla) y sin embargo el tigre tiene músculos potentes, el buey produce carnes abundantes y el hipopótamo engrasa maravillosamente. No se le da mantequilla a una vaca, con el pretexto de que produzca leche. Sin embargo, un químico (ignorando todo de la vaca) deduciría que hay que darle una alimentación rica en proteínas y en lípidos para producir leche y mantequilla. Así razona para el caso del hombre. Estando hecho de lípidos, glúcidos y prótidos (constitución del cuerpo humano), entonces, debe recibir (alimentariamente hablando) estas tres formas de productos para vivir. Simplicidad de un razonamiento que no tiene en cuenta las transformaciones y las mutaciones orgánicas y que se encuentra en oposición total con los hechos (observación sobre los animales). Las termitas viven bien comiendo madera (celulosa pobre) ¿En qué estado deberían estar si nuestros sabios tuvieran razón? Las raciones químicas, si se realizan accidentalmente no son equilibradas. El negro, en su sabana, come 30 días de cada 30, mandioca y frutas, el día de fiesta, se sacia de carne 3 o 4 días (animal cazado). Lo que caracteriza el Univorismo es justamente el desequilibrio de las raciones químicas. En caso de carestía o de hambre, el animal en dificultades, sobrevive con alimentos secundarios, tan desequilibrados como el alimento fundamental. Ejemplo: un hombre privado de frutas, sobrevivirá con queso blanco y raíces azucaradas (zanahoria ...). La teoría de las raciones químicas ignora algunos factores vitales.

405


M é t o d o

406

M .

S t é p h a n

Se puede decir que la calidad de los alimentos difiere para cada especie. Ejemplo (para el hombre): entre dos materias grasas, una (mantequilla) es mejor asimilada que la otra (sebo), entre dos glúcidos, la fruta es preferible al azúcar blanco, entre dos prótidos, vale más, para nosotros, comer almendras que carnes. Otra observación, las intolerancias individuales, hacen que un alimento sea mejor aceptado que cualquier otro. Ejemplo: un sujeto digiere bien las naranjas, otro no las puede soportar, éste bebe leche y se encuentra bien, el otro no l