Issuu on Google+

Adiós Sé que todo acabó, nada es como antes, ya no queda esperanza, solo almas suplicantes. Nunca volverás a verme con tus ojos penetrantes que me alegran el día, nada es como antes.

Leticia Reiriz Sánchez 1º E.S.O. B


LA VIAJERA Yo quería ser una viajera para subir y ver una estrella pero no creo ser una doncella la luna estaba en la guerra Y hasta que la luna llegue primera y aunque hubiera allí una botella y dentro de ella alguna huella por fin aquí llegó la primavera Y mi vida ya... no es tan hermosa porque no puedo volar en el cielo ni encontré una flor pintada de rosa Siento un poquito de anhelo tan dulce como un caramelo y con el aspecto de un modelo. Anamaria Paula Diaconescu. 1º E.S.O. A


Te tengo a ti Perdoname tengo pena lo siento aunque creo que estoy mintiendo pero se que tu me estas creyendo por dejarte ahi donde mi excremento Aunque voy a ofrecerte mi asiento ¿Sabes tu que mi cara esta ardiendo? ¿y ahora porque me lo estas diciendo? ¿Siempre vuelas como el viento? Pero yo te quiero a ti decirte adios Deseaba formar una pareja pero voy a consultar a mi Dios Aunque voy a tomar esta desicion ¿Lo que tu quieras te sirvo en bandeja y nos montaremos en un camion

Beatriz Giribola Machado 1º E.S.O. A


EL MENSAJE ME ENCUENTRO ESTUPENDO HOY. ME SIENTO MUY AMOROSO. HAY UN FUEGO QUE ME QUEMA ESTE LINDO Y BLANCO ROSTRO, PUES HE LEÍDO EN TWITER, EL MENSAJE HORROROSO. AHORA ME SIENTO MAL. ESTABA BASTANTE SOLO, PERO ME SIENTO MEJOR.

FIN AUTOR: Aarón López García 1º ESO B


EL AMOR PROFUNDO Él está lejos, muy lejos de mí.

La distancia nos separa, mucho pero yo lo quiero mucho y lucho la distancia le separa de mí. Largos kilómetros, muy muy lejos de mí siento que la distancia me detiene, ahora que todo es tan diferente, me siento diferente lejos de él. Y pienso que si las cosas suceden, como la distancia que nos separa todos nos dicen lo que ellos quieren. Yo dejo que pase y lloro si quiero, intento reparar mis heridas pero solo le quiero a él, le quiero. ANTÍA CAMPOS VIDAL 1º ESO - A


Cuando me levanté por la mañana escuché al niño llorando en la cuna, lo intenté dormir hasta que dio la una, le consolé cantándole una nana. Mientras que yo no paraba cantando la anciana abuela también lo intentaba y de ninguna forma se calmaba, el niño sólo seguía llorando. Por más que nos movíamos seguido sin parar ni un segundo por el cuarto, no lo dábamos nunca conseguido. Se le veía que estaba muy harto pareció que el niño estaba dormido pero despertó cuando vio un lagarto.

Cristina Asensi Rodríguez 1ºESO-A


librito de poemas