Issuu on Google+

FORMACIÓN POLÍTICA

La Democracia

Pastoral Social - Cáritas de Honduras Conferencia Episcopal de Honduras

Cuaderno No. 1


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

CONTENIDO Presentación ............................................................................................ 3 Introducción Metodológica ................................................................... 4 La Democracia ........................................................................................ 5 Formas de Democracia: Participativa y Representativa .................. 13 Democracia y Poder Político............................................................... 19 Democracia, Partidos Políticos y Sociedad Civil .............................. 25

Cuaderno de Formación Política No. 1 Programa Construcción de Ciudadanía y Gobernabilidad Redacción y Revisión Equipo Técnico Pastoral Social Cáritas de Honduras Diagramación Roberto Javier Canizales Diseño de Portada Alberto Güity Impresión offset: Ediciones Guardabarranco, Tel. 239-6280 / 2528 2


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

PRESENTACIÓN

"La vida cristiana no se expresa solamente en las virtudes personales, sino también en las virtudes sociales y políticas"1

La Pastoral Social - Cáritas, en su misión evangelizadora tiene como una de sus tareas promover los valores de la justicia, la verdad, la solidaridad y la paz para establecer la fraternidad entre los hombres, basada en el principio de la defensa de la vida y la promoción de la misma para que ésta sea plenamente digna, ayudando a la supresión de las situaciones que por largas décadas han mantenido en la exclusión a los grupos más vulnerables del país. Esta tarea, la realiza como mandato de la Iglesia para promover el desarrollo de la conciencia, tomando en cuenta que "en el campo social, la Iglesia ha querido realizar siempre una doble tarea: iluminar los espíritus para ayudarlos a descubrir la verdad y distinguir el camino que deben seguir (…). No basta recordar principios generales, manifestar propósitos, condenar las injusticias graves, proferir denuncias con cierta audacia profética; todo ello no tendrá peso real si no va acompañado en cada hombre por una toma de conciencia mas viva de su propia responsabilidad y de una acción efectiva" . En la realización de esa obra como resultado de la vivencia de la caridad, los laicos tienen un papel protagónico, sin su concurso difícilmente se puede tener un orden justo. Al respecto, el documento de Medellín nos recuerda la importancia de promover la participación ciudadana como responsabilidad necesaria, señalando que: "la carencia de una conciencia política en nuestros países hace imprescindible la acción educadora de la Iglesia, con objeto de que los cristianos consideren su participación en la vida política de la nación como un deber de conciencia y como el ejercicio de la caridad, en su sentido más noble y eficaz para la vida de la comunidad". La Iglesia hondureña desde hace varios años realiza acciones que influyen en el desarrollo y fortalecimiento de la conciencia ciudadana, mediante cartas pastorales, campañas de educación política y pronunciamientos sobre los procesos electorales, en correlación con esa labor la Pastoral Social - Cáritas promueve la formación política orientada a facilitar los elementos necesarios para la práctica de la democracia en sus diversas manifestaciones. Este año con el objetivo de ayudar al fortalecimiento de la conciencia política, la Pastoral Social - Cáritas ofrece estos cuadernos de formación política para ser utilizados en nuestras parroquias, comunidades, movimientos y organizaciones sociales, de manera que los agentes de pastoral y miembros de nuestras comunidades se conviertan en actores responsables de la transformación de la realidad. Confiamos que esta propuesta de formación ilumine a cada cristiano y cada persona a tomar las decisiones necesarias para la construcción de una sociedad más humana, justa y fraterna. 1

Papa, Benedicto XVI. Discurso inaugural V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe N. 3 Carta encíclica, Octogesima Adveniens, N. 48 3 Documento de Medellín cap.1 N.16 2

3


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Introducción Metodológica Este cuaderno pretende facilitar información y aportar elementos que ayuden a los agentes de pastoral de diferentes grupos, movimientos, comunidades y organizaciones sociales, a elevar la conciencia y participación política de las y los ciudadanos. En este material se abordan aspectos generales de la democracia como: La Democracia, su evolución y cómo se expresa en el país. Formas de democracia-participativa y representativa. Democracia y poder político. Democracia, partidos políticos y sociedad civil. Q

Q Q

Q

Cada tema contiene cuatro pasos que recomendamos desarrollar en su orden: 1. Analicemos: Se facilitan elementos para la comprensión de cada tema, que permitirá a los participantes el análisis y la discusión en torno a la realidad en su comunidad, municipio y país. 2. Reflexionemos: Reflexión pastoral desde el Evangelio y el Magisterio de la Iglesia para reforzar el análisis desde la perspectiva de la fe. 3. Compartamos Se sugiere preguntas que provoquen el diálogo, el compartir en grupo y la búsqueda de soluciones coherentes con la realidad. 4. Actuemos Asumir compromisos que favorezcan el bien común, la justicia y la igualdad. Sugerencias para desarrollar los contenidos: Q Q

Talleres de un día y medio para trabajar todos los temas del cuaderno. Jornadas de pocas horas para desarrollar uno o dos temas del cuaderno.

Esperamos que este esfuerzo contribuya a la transformación de la conciencia, la conducta y la práctica ciudadana de las y los hondureños hacia el bien común, la justicia y la igualdad como forma de vida para alcanzar el desarrollo de las personas y su medio. 4


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

La Democracia ANALICEMOS A. Aspectos Generales La Democracia es un sistema de gobierno en el que la máxima autoridad recae en el pueblo, quien la delega en sus representantes. Es una forma de gobierno incluyente, que une a la sociedad, generando un ambiente de confianza y estabilidad política, que permite promover el desarrollo económico, cultural, político y social en beneficio de la población en general, en búsqueda del bien común. Incluye a todas las personas y sectores sociales sin discriminación. La democracia se consolida a través de la participación libre de los ciudadanos y ciudadanas de un Estado. Para que un sistema de organización social funcione tiene que basarse en el diálogo y la participación, que solamente es posible en el marco del Estado de Derecho, en el cual es soberana la ley. La Constitución Política de Honduras, en su artículo N° 2 expresa que: "La soberanía corresponde al pueblo, del cual emanan todos los Poderes del Estado que se ejercen por representación. La suplantación de la soberanía popular y la usurpación de los poderes constituidos se tipifican como delitos de traición a la patria"4. En este sentido, el poder político es ejercido en representación de los intereses de la mayoría de los ciudadanos y está regulado por leyes e instituciones. No basta una democracia puramente formal, "fundada en la limpieza de los procedimientos electorales, sino que es necesaria una democracia participativa y basada en la promoción y respeto de los derechos humanos"5. En este sentido, el Informe sobre la Democracia en América Latina (PRODDAL/Honduras) afirma que el ejercicio pleno de la democracia "es aquella que promueve los derechos humanos, que es incluyente en sus esquemas políticos, económicos y sociales, equitativa y asequible en su justicia, sólida en sus instituciones públicas y privadas, y que avanza firmemente en su desarrollo e integración social". 4 5

Constitución de la República, Titulo I, Editorial OIM, Tegucigalpa, 2004, pág. 12 Documento de Santo Domingo, No. 74, IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Santo Domingo en 1992.

5


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

B. Evolución de la Democracia La práctica de la democracia como sistema político ha evolucionado progresivamente; en el pasado se entendía que el privilegio de designar a sus dirigentes era solo para "los ciudadanos", hombres mayores de 18 años y a los propietarios de bienes, o sea que tuvieran renta, oficio y modo de vivir conocido, excluyendo a las mujeres y a los pobres. En Honduras, los indígenas y las mujeres no podían votar. Es en el gobierno de Julio Lozano Díaz, que se reconocen los derechos civiles de las mujeres al ser autorizadas para ejercer el sufragio mediante decreto No. 29 del 24 de enero de 19556. Sin embargo, es hasta la Constitución de 1957 que se establece el derecho a ejercer la ciudadanía mediante el voto a todos los hondureños, hombres y mujeres mayores de 18 años, adquiriendo el derecho a votar, ser electos y desempeñar cargos públicos7. La democracia hondureña ha experimentado rupturas y períodos largos de inestabilidad, debido a las guerras civiles y luchas de caudillos regionales, dictaduras de partidos, golpes de Estado (gobiernos militares en cogobierno con civiles), y gobiernos civiles autoritarios. Estos últimos han defraudado al pueblo que los eligió, con sus prácticas antidemocráticas y abusos de poder, que no han favorecido a los más pobres. C. ¿Cómo se expresa la democracia en Honduras? Actualmente, la democracia en Honduras se expresa mediante una forma de gobierno representativo constituido por el Poder Ejecutivo (presidencia), Poder Legislativo (Congreso Nacional) y Poder Judicial (Corte Suprema de Justicia) que son complementarios e independientes entre si. Mediante el derecho al voto, el pueblo designa a sus representantes: presidente, diputados y alcaldes; quienes deben ejercer el poder, para velar por los intereses de la ciudadanía. A 28 años de retorno a la democracia, se han experimentado avances importantes en términos del ordenamiento jurídico: Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas, Ley 6 Pozas, Mario, Del Cid, Rafael, La Construcción del Sector Público y del Estado Nacional en Honduras 1876-71979, Educa Centroamérica, 1983. Pág. 155 7 Pastoral Social Cáritas de Honduras, Campaña "Por una democracia de verdad, año 2005"

6


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

de Igualdad de Oportunidades, Ley Contra la Violencia Doméstica, Ley de Protección a la Tercera Edad, Ley de Participación Ciudadana, Ley del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos y su institucionalidad, Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública. También, se han creado instituciones como: el Tribunal Superior de Cuentas, Tribunal Supremo Electoral, Ministerio Público, Instituto de Acceso a la Información Pública, órganos de control social, con un débil funcionamiento, debido a que algunas veces sus representantes favorecen intereses particulares y del partido político que los nombró. A pesar de estos avances, existen grandes desafíos que entorpecen la democracia: Escasa participación de la ciudadanía en la toma de decisiones Corrupción administrativa Indiferencia social, falta de solidaridad Debilidad de las instituciones para enfrentar las manipulaciones Imposibilidad de equilibrar la economía Crecimiento de la deuda externa Bajo desarrollo social Pobreza extrema e inequidad en la distribución del ingreso Desempleo Emigración Incremento de la violencia común Crímenes políticos, crimen organizado, narcotráfico, entre otros. Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

En resumen, los representantes, una vez en el poder buscan beneficios personales, el de sus familiares y seguidores más cercanos, inclinándose a los deseos y exigencias de los grupos privilegiados, olvidando la responsabilidad moral por los que sufren la pobreza, inequidad e injusticia social, quitando el verdadero sentido de la actividad política. Lo anterior, nos indica que nos falta un largo camino que recorrer para lograr que la democracia sea un instrumento al servicio de la ciudadanía en general, y que el Estado y la sociedad cumplan su función brindando especial atención a los más vulnerables.

REFLEXIONEMOS En la Sagrada Escritura se encuentran recomendaciones que orientan la forma de gobernar a los pueblos, la relación de los habitantes entre sí y de estos con sus gobernantes. Por ello, reflexionar a la luz de la Sagrada Escritura y la Enseñanza de la Iglesia, nos ayuda a descubrir caminos que conducen al bien común, la justicia y la igualdad. 7


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Características de la Democracia Hay muchas formas de gobernar un país, una de ellas es la democracia en la que se toman decisiones que buscan el bien común. Es por lo tanto, una forma de vida que se aprende desde la familia y las comunidades. La Iglesia, como lo atestigua el documento de Santo Domingo propone: "Proclamar insistentemente a la sociedad civil los valores de una genuina democracia pluralista, justa y participativa"8. a) Pluralista La democracia es pluralista porque debe ponerse al servicio de todas y todos los miembros de la sociedad, sin discriminación de ninguna clase, asegurando la libertad, el bienestar y formas de convivencia respetuosa y pacífica de un pueblo. No es pluralista cuando se convierte en un medio de dominación, que defiende el interés de quien gobierna y en la que solamente una parte de la sociedad disfruta de los bienes y beneficios. Cuando impide la diversidad de opiniones que surgen de organizaciones campesinas, obreras, estudiantiles y profesionales al no garantizarles un ambiente de verdadera libertad y autonomía. La Sagrada Escritura hace una crítica fuerte contra aquellos gobernantes que ignoran la suerte de los demás y no hacen nada para comprender la situación de su pueblo: "Sus guardianes son todos ciegos, ninguno de ellos sabe nada. Son todos como perros mudos, que no pueden ladrar. Tendidos en sus lechos no hacen más que dormir y soñar. A pesar de que hacen de pastores, son perros hambrientos que no se llenan con nada. Son gente incapaz de comprender. Cada uno sigue su propio camino o busca su propio interés” 9. b) Justa La vida diaria nos enseña que muchos de nuestros gobiernos se caracterizan por implementar medidas que discriminan a las personas. Un gobierno no puede ser democrático cuando tolera o fomenta formas de exclusión, especialmente en lo económico y en lo político. Por ejemplo, una economía excluye cuando genera mucha riqueza pero no la distribuye equitativamente, es decir, que da mucho a pocos y poco a muchos.

8 9

Santo Domingo.193. Isaías 59,9-11

8


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

En el Antiguo Testamento se condena todo lo que no ayuda a la convivencia armónica entre las personas, la familia y la comunidad, lo que se demuestra cuando el profeta Isaías reprende a las personas que: "venden al inocente por dinero y al necesitado por un par de sandalias, pisotean a los pobres en el suelo y les impiden a los humildes conseguir lo que desean. A ustedes me dirijo explotadores del pobre, que quisieran hacer desaparecer a los humildes. Ahí están sus palabras: ¿Cuándo pasará la fiesta de la luna nueva, para que podamos vender nuestro trigo? Que pase el sábado, para que abramos nuestras bodegas, pues nos irá tan bien que venderemos hasta el desecho. Vamos a reducir la medida, aumentar los precios y falsear las balanzas. Ustedes juegan con la vida del pobre y del miserable tan solo por algún dinero o un par de sandalias". Estas anomalías pueden eliminarse cuando los ciudadanos se unan y organicen para tomar parte en las decisiones del gobierno a nivel nacional o municipal. c) Participativa. La participación se expresa cuando las personas, solas, asociadas o representadas intervienen en la vida económica, social y política de la comunidad a la que pertenecen. Se participa en las campañas electorales, eligiendo a los gobernantes por medio del voto, influyendo en sus decisiones, vigilando su desempeño y promoviendo acciones para alcanzar algún objetivo o si resulta algún conflicto. Es un derecho que debe ejercerse de manera conciente, responsable y unida siempre al bien común. Solo con la participación de la ciudadanía que busca el bien común de forma organizada, responsable, corresponsable, respetuosa de la dignidad de las personas y dialogante tendremos fuerza moral y credibilidad para exigir a las autoridades, dirigentes y gobernantes que vivan la autoridad como un servicio y que tengan como fundamento el respeto a los derechos humanos, así lo afirman nuestros Obispos: "no puede haber democracia verdadera y estable sin justicia social, sin división real de poderes y sin la vigencia del Estado de derecho"10. ¿Cómo participar en la construcción de la democracia? El Magisterio señala que es deber de la Iglesia "orientar a la familia, a la escuela y a las diversas instancias eclesiales, para que eduquen en los valores que fundan una auténtica democracia: responsabilidad, corresponsabilidad, participación, respeto de la dignidad de las personas, diálogo, bien común"11. 10 11

Santo Domingo, No. 76 Santo Domingo, No. 193

9


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

La familia es el espacio donde se viven, o donde deben vivirse los valores propios de la democracia como la responsabilidad, la colaboración y ayuda mutua, la tolerancia, la solidaridad, el diálogo y el respeto a la dignidad del otro. Si estos valores se viven dentro, se transmiten fácilmente hacia fuera mediante la participación de cada uno de sus miembros en la vida social. En la escuela, se debe fomentar el respeto a la dignidad humana, la apertura a los valores comunitarios como la solidaridad, la participación, la justicia social y propiciar un ambiente sano. Fomentar el desarrollo de su capacidad crítica y ejercitar en los deberes y derechos sociales y políticos12. La Iglesia por ser una comunidad de comunidades, tiene un papel importante que cumplir en la construcción de la democracia, porque se constituye en un espacio de solidaridad que anima y orienta la comunión, la participación y la misión13. Los Partidos políticos están obligados a interpretar las aspiraciones de todos los sectores de la sociedad, orientándolas al bien común. Deben favorecer la participación y el acceso de todos/as a las responsabilidades públicas y ser democráticos en su organización interna. "Todo partido y cada uno de los partidos deben ponerse siempre al servicio del bien común, ya sea desde la responsabilidad del gobierno o de la responsabilidad de la oposición. Cada partido representa una parte de la sociedad y debe tener conciencia de que no es el todo"14. Las Organizaciones: Se debe respetar la diversidad o variedad de opiniones políticas, permitir y facilitar la creación de organizaciones campesinas, obreras, estudiantiles y profesionales en un ambiente de verdadera libertad y autonomía. 12

Cfr. Santo Domingo No. 268 Cfr. Santo Domingo No. 58 y 181 14 Conferencia Episcopal de Honduras, Mensaje Pastoral al pueblo de Honduras con motivo de las elecciones, 20 de agosto de 1993 13

10


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Solo con la presencia más protagónica de la Sociedad Civil y "la irrupción de nuevos actores sociales, como son los indígenas, los afroamericanos, las mujeres, los profesionales, la clase media y los sectores marginados organizados, se puede fortalecer la democracia participativa y generar cambios importantes para el logro de políticas públicas más justas que reviertan su situación de exclusión"15.

COMPARTAMOS Formar grupos según número de participantes. Elegir a un coordinador/ra y secretario/ a. Anotar las respuestas en un papelógrafo. 1. ¿Qué valores son necesarios para vivir en una verdadera democracia? 2. ¿Por qué es importante velar por la justicia social? 3. ¿Por qué nuestros gobernantes y autoridades olvidan fácilmente que deben velar por las mayorías? Plenario Al final del plenario el facilitador/a invita a realizar dos o tres comentarios y finaliza remarcando, que la democracia es una construcción humana y que nuestra participación consciente y responsable es importante. Sólo así lograremos el bien común, la justicia y la igualdad.

ACTUEMOS ¿Cómo comunidad, qué debemos exigir a los candidatos para que velen por el bien común? SUGERENCIA Colocar el mapa de Honduras y encima de él, el Cirio Pascual o una vela. Pedir perdón por todo aquello que nos impide crecer en democracia, reconociendo que hemos colaborado en obra y en omisión. Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria. 15

Santo Domingo, No. 75

11


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Democracia “es aquella que promueve los derechos humanos, que es incluyente en sus sistemas políticos, económicos y sociales, equitativa y asequible en su justicia, sólida en sus instituciones públicas y privadas y que avanza firmemente en su desarrollo e integración social”. (Santo Domingo, No. 74)

12


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Formas de Democracia: Participativa y Representativa ANALICEMOS La Democracia es una forma de gobierno en el que la máxima autoridad recae en el pueblo quien la delega en sus representantes, pero esta democracia debe ser participativa y representativa para alcanzar el bien común, la justicia y la igualdad. A. Democracia Participativa Es "un sistema político en el que la ciudadanía informada, comprometida y decidida, opina y participa en todos los espacios donde se toman decisiones que afectan su vida social. Además, la ciudadanía controla, vigila y exige cuentas a sus representantes"16. La democracia participativa exige corresponsabilidad entre el Gobierno y la ciudadanía en la toma de decisiones a nivel local, municipal y nacional. La Constitución de la República en su artículo No. 5, afirma que "el gobierno debe sustentarse en el principio de la democracia participativa del cual deriva la integración nacional, que implica participación de todos los sectores políticos en la administración pública, a fin de asegurar y fortalecer el progreso de Honduras basado en la estabilidad política y en la conciliación nacional". Por su parte, la ciudadanía deberá modificar su comportamiento de vida, para lograr cambios sociales, entendiendo que la democracia se construye cotidianamente en la familia, en la escuela, en la comunidad, en el país y en todos los espacios donde participamos. Nuestro sistema democrático permite la participación a través de los mecanismos contenidos en la Constitución de la República, en la Ley Electoral, la Ley de Municipalidades17 y la Ley de Participación ciudadana. 16

Pastoral Social Cáritas de Honduras, Campaña "Por una Democracia de Verdad, 2005", La Democracia Participativa, Hoja No. 5. Cabildos Abiertos, Consejos de Desarrollo Municipal (CODEM), unidades municipales ambientales, comisionados municipales 18 Santo Domingo No. 190 17

13


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Si embargo, los actores importantes dentro de la democracia participativa como: los patronatos, las mesas comunitarias, juntas, comisiones, gobiernos escolares, sindicatos, organizaciones de mujeres y asociaciones civiles, deben seguir exigiendo: Que se eliminen los vicios del gobierno de turno de intervenir en los asuntos internos de los partidos políticos El cumplimiento a la Ley Electoral, Campañas políticas cortas y sin despilfarro de dinero, Respeto a la selección y la delegación de los candidatos de los partidos políticos conforme a los estatutos, sin maniobras políticas oscuras Respeto a los resultados de las elecciones primarias y generales. Que se respete la participación de la ciudadanía en los cabildos abiertos. Cumplimiento de las promesas de campaña, entre otras. Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

B. Democracia representativa En la democracia representativa el pueblo delega el poder en las autoridades elegidas, mediante elecciones libres. La representación debe ser igualitaria e incluyente de todos los sectores sociales. Sin embargo, los representantes en los diferentes niveles (municipal, departamental y nacional) muchas veces son seleccionados por influencia de los sectores de poder (político, económico y social). En algunos casos, los representantes son desconocidos en los departamentos o municipios que representan, resultado de los vicios y desviaciones de nuestra política: marcado paternalismo, caudillismo, clientelismo (compra de conciencias), coacción, violencia e intimidación a la población. También se observa la designación de cargos de elección popular por herencia, aprovechando el desinterés de nuestro pueblo sobre los procedimientos, y cerrando aún más las oportunidades de participación de los que tienen menos recursos, contactos y educación. Debido a que la clase política no ha gobernado en función del bien común, sino que ha beneficiado a determinados sectores económicos y políticos, la democracia representativa ha entrado en crisis, acrecentando la pobreza, el déficit fiscal, la inflación (aumento a los costos de los productos de la canasta básica y los servicios públicos), el porcentaje de la población que vive por debajo de la línea de pobreza absoluta y un bajo ingreso económico por persona. Todo esto ha provocando que la población pierda la confianza en sus autoridades e instituciones. 14


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

REFLEXIONEMOS Aunque la Iglesia no decide la forma como se organizan las personas en el nivel político ya sea comunal, municipal o nacional porque reconoce la autonomía del orden temporal, propone y valora los espacios de opinión y participación en donde las personas tomen decisiones orientadas al bien común, la justicia y la igualdad. En relación con el orden democrático como forma de gobierno, la Iglesia en el Documento de Santo Domingo señala que: "aprecia el sistema de la democracia, en la medida en que asegura la participación de los ciudadanos en las opciones políticas y garantiza a los gobernados la posibilidad de elegir y controlar a sus propios gobernantes, o bien la de sustituirlos oportunamente de manera pacífica"18. En este sentido, la valoración y legitimidad del orden democrático no depende solo de las elecciones, como lo afirma muchas autoridades cuando dicen: "hemos sido elegidos por el pueblo"; sino por el grado de participación de los ciudadanos y sobe todo del control que estos ejercen sobre sus representantes. Si el ciudadano común no mantiene relación con sus representantes y estos no tienen conciencia de dar cuenta de sus actos al pueblo, la democracia pierde su razón de ser. a. Democracia representativa: Se reconoce la legitimidad de la democracia representativa porque no todos pueden gobernar directamente, por eso el pueblo delega el poder en sus representantes, quienes frecuentemente se consideran dueños del mismo, actuando en favor de sus partidos y de sus intereses personales, y no del pueblo que los eligió. En relación a esto, los Obispos latinoamericanos nos dicen que incluso se "aprueban leyes injustas por encima de los derechos humanos y de la voluntad popular, precisamente por no estar cerca de sus representados ni saber escuchar y dialogar con los ciudadanos, pero también por ignorancia, por falta de acompañamiento, y porque muchos ciudadanos abdican de su deber de participar en la vida pública"19. Entre los graves problemas de las democracias representativas, encontramos: La corrupción "en la sociedad y en el Estado, que involucra a los poderes legislativos y ejecutivos en todos sus niveles, y alcanza también al sistema judicial que, a menudo, inclina su juicio a favor de los poderosos y genera impunidad, lo que 19

Aparecida No. 79

15


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

pone en serio riesgo la credibilidad de las instituciones públicas y aumenta la desconfianza del pueblo"20. Abuso de poder como resultado de aprovechar un puesto para obtener beneficios personales. "Cuídense de los falsos profetas: se presentan ante ustedes con piel de ovejas, pero por dentro son lobos feroces. Ustedes los reconocerán por sus frutos. ¿Cosecharían ustedes uvas de los espinos o higos de los cardos? Lo mismo pasa con un árbol sano: da frutos buenos, mientras que el árbol malo produce frutos malos. Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo no puede producir frutos buenos. Todo árbol que no da buenos frutos se corta y se echa al fuego. Por lo tanto ustedes los reconocerán por sus obras"21. El alto costo de las campañas electorales que muchas veces hace que los candidatos y partidos que llegan al poder, establezcan acuerdos con quienes han financiado su campaña, promulgando y aprobando leyes que los favorecen. El bipartidismo: cuando dos partidos acaparan la atención de los medios de comunicación y de la población, haciendo acuerdos que los benefician a ambos, relegando y marginando a los demás partidos. b. Democracia Participativa Para superar todas estas deficiencias los Obispos en el Documento de Aparecida recomiendan que "es necesaria una democracia participativa y basada en la promoción y respeto de los derechos humanos"22. Por consiguiente, vivir en un sistema democrático exige la participación de todos, la democracia no se construye sola, no se impone, no se decreta. Es un camino, una conquista, una construcción comunitaria en la que juega un papel muy importante la sociedad civil23. La participación es un derecho que debe ejercerse de manera consciente y responsable. Implica defender el pensamiento propio, pero debe haber disposición a cambiar ideas y esquemas, a dialogar, a reflexionar juntos, a oír al otro con seriedad y respeto. A discutir sin agredir, sin violentar, sin ofender, sin desacreditar, sin aprovecharse de los errores que cometa o los malos ejemplos que pueda dar. Al final de este camino o proceso nadie pierde, todos ganan24. 20

Aparecida No. 77 Mt. 7, 15-20 22 Aparecida No. 74 23 Cfr. Aparecida No. 406 24 Cfr. Elizalde Antonio, Conferencia en la Universidad San Francisco de Asís, La Paz, Bolivia, 11 de julio de 2000. Seminario Taller preparatorio al diálogo Nacional "Sistema Político y Profundización Democrática". 21

16


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

La democracia no es sólo tarea de los gobernantes y de las autoridades, ni se practica únicamente en las elecciones, debe practicarse en la vida diaria. Por eso debemos desterrar de la fábrica, del taller, de la oficina, de la casa, de los grupos, de la escuela, de las cooperativas, de la Iglesia y de los partidos políticos actitudes autoritarias, la violencia de cualquier tipo, la violación a los derechos humanos, el engaño, la mentira, la imposición, la competencia, los privilegios y la discriminación. No puede haber democracia sin respeto, sin preocupación, sin compromiso, sin satisfacer y asegurar las necesidades fundamentales de todos los sectores de la sociedad.

COMPARTAMOS Formar grupos según número de participantes. Elegir a un coordinador/ra y secretario/ a, anotar las respuestas en un papelógrafo. 1. ¿Por qué todos somos importantes para construir una democracia participativa? 2. ¿Por qué es importante participar en los procesos electorales? ¿Qué puede pasar si el abstencionismo va en aumento? 3. ¿Qué actitudes debemos asumir en la vida diaria para afianzar la democracia? PLENARIO: Al final del plenario el facilitador/a invita a realizar dos o tres comentarios y finaliza, remarcando la importancia de participar de manera consciente, responsable, organizada y permanente, para que en nuestro país el bien común, la justicia y la igualdad sean una realidad.

ACTUEMOS ¿Qué podemos hacer para que la democracia participativa sea una realidad en nuestra comunidad, municipio y país? SUGERENCIA Colocar en el centro la Sagrada Escritura y alrededor de ella semillas de frijol, maíz y café. Debe haber una por participante. Leer el Evangelio de Mateo 13, 3-9. Compartir brevemente que nos dice y a qué nos invita la Palabra de Dios. Al finalizar el compartir, tomar una semilla como símbolo que estamos llamados a ser buena semilla y dar fruto. 17


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

La participación es un derecho que debe ejercerse de manera consciente y responsable. Implica defender el pensamiento propio, pero debe haber disposición a cambiar ideas, dialogar, a reflexionar juntos, a oir al otro con seriedad y respeto. A discutir sin agredir, sin violentar, sin ofender, sin desacreditar, sin aprovecharse de los errores que cometa o los ejemplos que pueda dar. (Cfr. Antonio Elizalde)

18


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Democracia y Poder Político ANALICEMOS Con mucha frecuencia escuchamos frases como estas: Esa persona esta cerca del poder, ella tiene poder, se cayó del poder, el poder detrás del trono, ¿quienes son los que tienen poder en Honduras? Para comprender estas frases, es necesario discutir sobre ¿qué es el poder? Podemos decir que el poder, es la capacidad para cambiar o mantener una realidad determinada. El poder no depende solo de un individuo, sino de un grupo organizado. Por tanto, el poder se recibe, se delega, no es una conquista personal, tiene que ser legitimado y reconocido por la población. Cuando ese poder o actividad humana tiende a dirigir u organizar el Estado en beneficio de todos los sectores de la sociedad, se le conoce como Poder Político. Este poder político es ejercido en representación de los intereses de la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas y está regulado por leyes e instituciones. Se ejerce cuando se toman decisiones, cuando se definen estrategias, cuando se ejecutan programas y proyectos que tiendan a realizar el bien común. ¿Cómo se ejerce el poder político en nuestro país? En Honduras, la forma de gobierno es Republicana, ejercida por el Poder Legislativo (Congreso), el Poder Ejecutivo (Presidencia) y el Poder Judicial (Corte Suprema), que son complementarios e independientes entre sí, con funciones concretas: administrar, legislar e impartir justicia respectivamente. Ese poder, la sociedad lo delega mediante la representación de los partidos políticos, que se organizan para obtener el poder político a través de las elecciones.

19


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Sin embargo, durante el ejercicio del poder surgen conductas perjudiciales en las autoridades y dirigentes que no permiten el desarrollo de una democracia real, ni la instauración de una sociedad fuerte, solidaria y capaz de cambiar sus profundas desigualdades. Podemos decir que en nuestro país el poder esta viciado, se ha corrompido, ha perdido su horizonte y es preciso recuperarlo para que cumpla con su finalidad. Las conductas más dañinas y discutidas en los últimos años de gobiernos llamados democráticos son: Influencia de los grupos de poder en el momento de nombrar personal de la administración pública. Marcada tendencia a la intervención entre los poderes del Estado ocasionando sobresaltos e intranquilidad social. Búsqueda de beneficios e intereses personales, políticos y económicos. Inseguridad jurídica, manifestada en la lentitud y manipulación al momento de impartir justicia. Interpretación y cambio de artículos constitucionales para beneficiar a pequeños grupos y personas influyentes. Autoritarismo e imposición de intereses particulares por encima de los intereses de la ciudadanía. Decisiones tomadas bajo el sistema de lealtades personales y agendas ocultas. Corrupción, irresponsabilidad en la función pública y abuso de los bienes del Estado, al no cumplir sus horarios de trabajo, hacer uso de recursos como papelería, y útiles de oficina, usar el teléfono como si fuera personal, circular en vehículos del Estado, entre otros. Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

Los funcionarios en el poder, cierran los espacios de participación, negociación política, diálogo y acercamiento, para lograr acuerdos sociales en temas de interés nacional olvidando que se gobierna para el bien común y no se puede negociar el cumplimiento a la ley, el respeto a la dignidad humana, los principios y valores, la integridad, etc.

REFLEXIONEMOS La Palabra de Dios nos da muchas luces para entender el poder y cómo ejercerlo. Este es entendido como una tarea, una misión para favorecer el bien común, la justicia y la igualdad. EL PODER COMO SERVICIO Para los cristianos el poder debe vivirse como un servicio a ejemplo de Jesús, que no retuvo para sí el honor y el poder, porque "no vino para que lo sirvieran, sino para servir y dar su vida como rescate de una muchedumbre" (Mc. 10, 45). 20


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Dios quiere una sociedad justa, fraterna y solidaria. Por eso Jesús establece la justicia, la verdad y la solidaridad para transformar el mundo. En los Hechos de los Apóstoles se narra cómo las primeras comunidades se organizan y distribuyen los bienes para que nadie pase necesidad. En el campo de la acción política, aunque se trate de un sistema democrático, los gobernantes y autoridades en lugar de servir de manera especial a los más pobres, se sirven de ellos: "Como ustedes saben, los que se consideran jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños, y los que tienen algún puesto hacen sentir su poder. Pero no será así entre ustedes. Al contrario, el que quiera ser el más importante entre ustedes, que se haga el servidor de todos; y el que quiera ser el primero, que se haga siervo de todos". (Mc. 10, 42-44). El gran reto de toda autoridad es ejercer el poder sin caer en el autoritarismo. Algunos piensan que un pueblo es poderoso cuando supera a otros en tecnología, en crecimiento económico, cultural y militar. Olvidando que un pueblo tiene poder cuando no se deja manipular, cuando piensa, decide y elige por él mismo. Cuando busca el bien de todos y vela por los más necesitados. El Antiguo Testamento nos narra las debilidades más comunes de quienes ejercen el poder. El abuso del poder. El poder político se convierte en ilegítimo cuando se sobrepasa en el ejercicio de sus funciones, interviniendo en asuntos que corresponden a otros poderes y utilizando mecanismos no autorizados por la ley, olvidando las necesidades de quienes los eligieron y de las mayorías pobres y necesitadas a quien deben servir. "Cuando Samuel se hizo viejo, puso a sus hijos como jueces en Israel. Su primogénito se llamaba Joel y el otro Abías; juzgaban a Israel en Berseba. Pero sus hijos no siguieron su camino: fueron atraídos por el lucro, aceptaron regalos y torcieron el derecho" (1° libro de Samuel, 8, 1-3). La corrupción."¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben apacentar el rebaño?. Pero ustedes se alimentan con la leche, se visten con la lana, sacrifican a las ovejas más gordas, y no apacientan el rebaño. No han fortalecido a las ovejas débiles, no han curado a la enferma, no han vendado a la herida, no han hecho volver a la descarriada, ni han buscado a la que estaba perdida. Al contrario, las han dominado con violencia y crueldad"25. El poder se corrompe cuando las autoridades buscan satisfacer sus intereses personales y de grupos a costa del bien común. 25

Ezequiel 34, 2-4

21


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

"La corrupción se ha generalizado. Hay un mal manejo de los recursos económicos públicos; progresan la demagogia, el populismo, la mentira política en las promesas electorales; se burla la justicia, se generaliza la impunidad y la comunidad se siente impotente e indefensa frente al delito"26. Lo que ha provocado desconfianza, indiferencia, desánimo y cansancio en la sociedad.

¿Hacia dónde caminar? Frente a esta realidad de pecado social, en la que todos y todas hemos contribuido, es necesario reconocer, que por vocación eclesial estamos llamados a velar y cambiar este modelo de sociedad orientándolo hacia el bien común. El pueblo tiene que estar atento, porque el poder se delega, se recibe y se puede quitar. No es una conquista personal ni un premio a determinada persona, grupo, movimiento, comunidad, parroquia o partido político. Necesitamos llenar la democracia de valores, una democracia sin valores se destruye a si misma, y el principal valor debe ser la búsqueda del bien común, así lo enseña la Iglesia y la Palabra divina. El bien común, es el conjunto de beneficios y valores que garantizan el bienestar, la promoción integral y una mejor calidad de vida para todas y cada una de las personas, las familias y los diversos sectores de la sociedad. Las exigencias del bien común brotan de las condiciones sociales de cada lugar. Debe velar por los derechos fundamentales: alimentación, vivienda, trabajo, educación, acceso a la cultura, transporte, salud, libertad de expresión, seguridad. Mantener la paz, la correcta organización de los poderes del Estado, el ordenamiento jurídico y el cuidado del ambiente27. La función más importante de toda autoridad, es tomar decisiones que beneficien a todos los sectores de la sociedad. "El ejercicio de la autoridad política y sus decisiones tienen como única finalidad el bien común. En Latinoamérica tal ejercicio y decisiones con frecuencia aparecen apoyando sistemas que atentan contra el bien común o favorecen a grupos privilegiados. La autoridad deberá asegurar eficaz y permanentemente a través de normas jurídicas, los derechos y libertades inalienables de los ciudadanos y el libre funcionamiento de las estructuras intermedias. La autoridad pública tiene la misión de propiciar y fortalecer la creación de mecanismos de participación y de legítima representación de la población o si fuera necesario, la creación de nuevas formas"28. 26

Santo Domingo, No. 233 Cfr. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia No. 166 28 Medellín 1, No. 16 27

22


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Edificar el bien común corresponde en primer lugar a la autoridad pública. Pero es responsabilidad de todos colaborar según las propias capacidades para alcanzarlo, conservarlo y acrecentarlo. Jesús enseña a sus apóstoles y discípulos a facilitar el compartir y la solidaridad: "Denles ustedes de comer" (Mc. 6,37), pero les exige que sean actores y promotores para ser merecedores del Reino de Dios (Mc. 6, 37-41; Mt. 5,20). Vivir en un sistema democrático hace madurar a los ciudadanos, pero también exige responsabilidad, perseverancia, resistencia y vigilancia. Sin la participación de la ciudadanía en la vida pública no es posible el bien común.

COMPARTAMOS ACTUEMOS Formar grupos según número de participantes. Elegir a un coordinador/ra y secretario/a, anotar las respuestas en un papelógrafo. 1. ¿Cómo usan el poder nuestros gobernantes y autoridades? 2. ¿Qué es para usted el bien común? 3. ¿Considera que quienes nos gobiernan trabajan por el bien de todos? ¿por qué? PLENARIO Al final del plenario el facilitador invita a realizar dos o tres comentarios y finaliza remarcando, la importancia de participar en la construcción del bien común, conservarlo y hacerlo crecer. De esto depende el futuro de nuestras comunidades y de nuestro país.

ACTUEMOS ¿Qué debemos hacer para construir y velar por el bien común en nuestra comunidad o municipio? SUGERENCIA Colocar en la pizarra o en un papelógrafo la siguiente oración, para rezarla juntos. Padre lleno de bondad, concédenos la fuerza de tu Espíritu para que seamos auténticos promotores de la justicia y el bien común, testigos de tu amor en nuestras familias, en nuestras comunidades y en la sociedad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén. 23


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Los gobernantes y autoridades en lugar de servir de manera especial a los más pobres, se sirven de ellos: “Como ustedes saben, los que se consideran jefes de las naciones, las gobiernan como si fueran sus dueños, y los que tienen algún puesto hacen sentir su poder. Pero no será así entre ustedes. Al contrario, el que quiera ser el más importante entre ustedes, que se haga el servidor de todos y el que quiera ser el primero, que se haga siervo de todos”. (Mc. 10, 42-44)

24


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Democracia, Partidos Políticos y Sociedad Civil ANALICEMOS Los seres humanos nos unimos, nos juntamos en una serie de organizaciones con distintas finalidades: por actividades de juego en equipos deportivos; con fines educativos en sociedades de padres de familia; actividades financieras en cooperativas; defensa de nuestros derechos en sindicatos o en agrupaciones campesinas y con finalidades políticas en partidos políticos. Los partidos políticos son agrupaciones de ciudadanos y ciudadanas que se organizan con el objetivo de acceder al poder político mediante su participación en las elecciones, con la finalidad de administrar el Estado y velar por el bien común. En una democracia, los partidos políticos tienen que cumplir funciones29 tales como: Favorecer una amplia participación de las y los ciudadanos en los asuntos públicos. Interpretar y canalizar las aspiraciones de la sociedad. Representar y hacer escuchar los intereses de la ciudadanía ante los poderes del Estado. Formular programas de gobierno a partir de los intereses y necesidades de la población. Formar líderes políticos y educar a la ciudadanía en el ejercicio de la democracia. Al llegar al poder, gobernar para el bienestar de la población. Q

Q Q

Q

Q

Q

Para cumplir con su misión, deben separarse de los intereses particulares y concentrar sus esfuerzos en el bien de todas las personas y del país en general. Además, deben contar con mecanismos internos de democratización para no designar candidatos de grupos tradicionales, sino que permitan la participación de otros ciudadanos y ciudadanas para acceder al poder público. En nuestro país contamos con cinco partidos políticos: dos tradicionales mayoritarios con ideología de tendencia liberal conservadora, el Partido Nacional y el Partido Liberal, cuyas prácticas y ejecutorias son las mismas; y tres partidos con una membresía pequeña, el Partido Demócrata Cristiano (PDCH), el Partido Innovación y Unidad Social Demócrata (PINU-SD)30 y el Partido Unificación Democrática (UD) y una Candidatura Independiente. 29

Pastoral Social - Cáritas de Honduras, Campaña "Por una Democracia de Verdad" año 2005 El PINU-SD en elecciones del 2009 abrió sus puertas para que las organizaciones sociales pudieran proponer candidatos a cargos de elección popular.

30

25


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Partidos Políticos inscritos en el Tribunal Supremo Electoral

DC PINU - SD

Estos partidos políticos, en especial los que se han turnado en el poder, no han cumplido con su misión porque31: Han perdido el sentido del bien común. En otras palabras, actúan en función de los intereses de personas y de grupos. Han hecho de la corrupción una forma de vida, haciendo mal uso de los bienes de Estado, que pertenecen a toda la sociedad. Fomentan el clientelismo y el caudillismo. En lugar de formar líderes auténticos y educar a la ciudadanía, dan ayudas, hacen favores y practican la demagogia con sus seguidores. La gente sólo los ve durante las elecciones, cuando andan buscando votos para sus candidatos. No tienen democracia interna. Sus cúpulas no facilitan la participación ciudadana ni el acceso al poder público de las personas que tienen las cualidades y el interés para ejercerlo. Han privatizado los partidos políticos. Los distintos movimientos o corrientes internas pertenecen a dueños particulares y sólo han servido para negociar cuotas de poder. No ejercen una oposición responsable. Cuando están fuera del poder negocian posiciones y privilegios con el partido gobernante. No tienen visión de país. No gobiernan pensando en el futuro de las nuevas generaciones. Por eso, los problemas de la nación se hacen cada día más graves. Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

Q

31

Pastoral Social - Cáritas de Honduras, Campaña "Por una Democracia de Verdad" año 2005

26


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Estos aspectos que han desprestigiado profundamente a los partidos políticos y por tanto a la democracia hondureña, se manifiestan en la poca participación de la ciudadanía, por ejemplo: en las elecciones generales del 2005, acudió a las urnas menos del 50% de la población apta para votar. Esa situación no ha mejorado, va empeorando pues año con año el desgaste de los partidos y de la democracia crece paulatinamente. Esto quedo evidenciado en las pasadas elecciones primarias del partido liberal y nacional del 2008, mostrando la fragilidad de las instituciones electorales y la vigencia del sistema que sostiene y se nutre del bipartidismo32, por ejemplo: el Tribunal Supremo Electoral no asumió el rol que la Ley Electoral le asigna en el desarrollo de las elecciones primarias, este proceso lo asumieron directamente los partidos políticos. A lo anterior, se suma el ya tradicional incumplimiento de las promesas de campaña, el deterioro de las condiciones de vida de la población en cuanto a salud, vivienda, educación, empleo, seguridad, entre otros aspectos. La Sociedad Civil En el mundo, el pueblo ha escogido otros mecanismos de participación política. Antes existían únicamente los partidos, ahora se van creando muchas organizaciones de la sociedad civil. De tal suerte que se considera que un pilar fundamental para la construcción de una democracia participativa es la Sociedad Civil, entendida como el conjunto de ciudadanas y ciudadanos organizados para actuar en el campo de lo público en busca del bien común, sin ánimo de lucro personal ni buscar el poder político. El término de sociedad civil es nuevo, toma carta de ciudadanía en los años 80 y está muy vinculado a la construcción de la democracia, desde esa fecha, han surgido muchas organizaciones ambientales, de derechos humanos, patronatos, juntas de agua, comisiones ciudadanas de transparencia, asociaciones de padres de familia y organizaciones que luchan por la justicia, la equidad de género, niñez y juventud, y otras que quedan en el anonimato. En nuestro país ha habido varios momentos donde las organizaciones sociales han jugado un papel importante, ejemplo de ello: en la década del sesenta y setenta la lucha de los campesinos por el derecho a la tierra, sindicalistas, maestros y estudiantes que 32

Eric, Un balance de las elecciones primarias, en Revista Envío, año 6, no. 20, Honduras, 2008.

27


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

exigían mayores espacios de participación contra la dictadura militar y por el retorno a la democracia. Época marcada por la lucha de clases dirigida por movimientos populares. Las organizaciones de la sociedad civil, han abierto importantes espacios y han presionado por cambios que la clase política no había permitido o lo había hecho a medias. Destacando las reformas a la Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas, participación de grupos sociales que anteriormente estaban excluidos (etnias, grupos de mujeres, jóvenes), incidencia en temas sobre deuda externa, corrupción, ambiente, entre otros. Asimismo, la sociedad civil ha contribuido a suplir espacios y obligaciones dejados por el Estado, en el campo de la salud y educación. Sin embargo, es necesario fortalecer el tejido social, pues la sociedad no es uniforme, existen muchas organizaciones que se llaman de la sociedad civil con intereses diversos, algunas al servicio del pueblo y otras para servirse del pueblo. Por eso la población tiene que saber distinguir qué organizaciones son honestas, transparentes, caminan con ellos, respetan sus decisiones, no las suplantan y quienes se aprovechan de ellas. Debemos buscar cada día a través de las mismas organizaciones del pueblo que este tenga mayor autonomía e independencia frente a los poderes públicos e intereses particulares y capacidad propositiva para influir en las estructuras políticas y avanzar en la toma de decisiones, local, regional, o nacional.

REFLEXIONEMOS El ser humano, hombre o mujer fue creado a imagen y semejanza de Dios con la capacidad para decidir sobre su vida y destino de manera organizada, libre y autónoma. Por eso no es casualidad que la enseñanza de la Iglesia nos de orientaciones en este sentido. La organización política. La Sagrada Escritura es muy clara a este respecto, hemos sido creados para vivir y formar un solo cuerpo, donde todos estemos al servicio del bien de los demás. "Un solo miembro no basta para formar un cuerpo, sino que hacen falta muchos. Supongan que diga el pie: no soy mano y por lo tanto yo no soy del cuerpo. No por eso deja de ser parte del cuerpo. O también que la oreja diga: ya que no soy ojo, no soy del cuerpo. Tampoco por eso deja de ser parte del cuerpo. Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿cómo podríamos oír? Y si todo el cuerpo fuera oído, ¿Cómo podríamos oler? Dios ha dispuesto los diversos miembros colocando cada uno en el cuerpo como ha querido. Si todos fueran el mismo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero hay muchos miembros, y un solo cuerpo. El ojo no puede decir a la mano: No te necesito. Ni tampoco la cabeza decir a los pies: no los necesito. Aún más, las partes del cuerpo que parecen ser más débiles son las más necesarias" (1ª. Corintios 12, 12-22). 28


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Con mucha frecuencia sucede que las personas no le damos importancia a la responsabilidad que tenemos todos de organizar la sociedad, dejamos que otros lo hagan y a menudo son personas sin escrúpulos que hacen y deshacen con los bienes de todos. Cuando actuamos de esa manera somos responsables de la mala dirección de nuestra sociedad y de los errores que comete un gobierno. Jesús critica este tipo de actitudes en los apóstoles y en nosotros los cristianos. Así opinaba Santo Tomás Moro: "Los Apóstoles, en el huerto de los olivos, duermen mientras el traidor conspira, y Cristo les llama tres veces seguidas y ellos se vuelven a dormir, tal vez por cansancio, tal vez por pereza, tal vez por dolor, pueden existir miles de explicaciones, lo cierto es que se duermen mientras Cristo los necesita. ¡Velad y orad!, les repite y ellos se vuelven a dormir. Estado de somnolencia. ¿No es este contraste entre el traidor y los apóstoles como un espejo, y no menos clara que triste y terrible, de lo que ocurre tantas veces a través de los siglos, desde aquellos tiempos hasta nuestros días? La somnolencia. Con razón dice Cristo que los hijos de las tinieblas son mucho más astutos que los hijos de la luz. Y nosotros, ¿estamos despiertos mientras otros maquinan?; ¿estamos despiertos en nuestras universidades fomentando una cultura de la vida humanizadora, mientras otras universi-dades pueden estar produciendo tesis deshumanizantes?, ¿estamos despiertos mientras nuestras leyes atentan contra la vida y la dignidad humana?, ¿estamos despiertos mientras crean nuevos términos y manipulan conceptos y el lenguaje?, legisladores, filósofos, educadores, periodistas, estudiantes, juristas, jueces, médicos, pastores, intelectuales, religiosos, hombres de gobierno, padres de familia, familias enteras, pueblo amante de lo verdadero, ¿estamos acaso despiertos?"33. La formación política. Esas situaciones hacen muy necesaria e importante la formación política y por ello es conveniente aprovechar todos los espacios y alternativas disponibles para sembrar nuevos estilos de vida, que ayuden a construir una sociedad que favorezca el bien común, la justicia y la solidaridad, involucrando a todos los sectores de la sociedad. Así lo afirmaban nuestros obispos en Medellín hace más de 40 años:"La carencia de una conciencia política en nuestros países hace imprescindible la acción educadora de la Iglesia, con objeto de que los cristianos consideren su participación en la vida política 33

Santo Tomás Moro, La Agonía de Cristo. Ed. Rialp, Madrid. P. 76.

29


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

de la nación como un deber de conciencia y como el ejercicio de la caridad, en su sentido más noble y eficaz para la vida de la comunidad"34. Por la conciencia conocemos lo que se debe hacer y lo que debe evitarse, nos mantiene despiertos y alertas para dirigir las tareas al servicio del bien común. Sólo así, será posible construir una conciencia social democrática participativa y respetuosa de la dignidad humana. En esta tarea nos debe animar saber que cuando colaboramos en la construcción de una sociedad distinta, impregnada de auténticos valores, colaboramos en la construcción del Reino de Dios, única motivación de los cristianos. La Iglesia no puede dejar de cumplir esa tarea, su misión pastoral es fundamentalmente un servicio de inspiración, motivación, orientación y educación de la conciencia de los creyentes, para ayudarles a descubrir las responsabilidades de su fe en su vida personal y social. Una conciencia bien formada con criterios y valores éticos nos descubre que el compromiso democrático va más allá de las elecciones electorales, es tarea de todos y principalmente de los gobiernos velar por el bien común y por la justicia entre todos los ciudadanos. Para que esto se logre los agentes de la educación (padres de familia, maestros, autoridades civiles, medios de comunicación, Iglesia) y los espacios creadores de cultura (familia, el trabajo, la escuela, la universidad, las organizaciones sociales, partidos políticos y el gobierno), deben promover una verdadera conciencia ciudadana que impulse al compromiso consciente, responsable y permanente por el bienestar de todos. La Tarea de los Partidos Políticos. El incremento de la pobreza, el desempleo, la desigualdad, la inseguridad, el crimen organizado, el deterioro ambiental, la corrupción, el uso del dinero sucio en la política, la manipulación y búsqueda desenfrenada del poder y el abstencionismo en los procesos electorales están poniendo en riesgo la credibilidad de los Partidos Políticos. Sumado a esto la indiferencia y desencanto de algunos sectores de la sociedad, especialmente los jóvenes. Es de suma urgencia que los cristianos tengamos una formación política, pues solo como cristianos y ciudadanos formados éticamente, con conciencia social, conciencia de justicia y conciencia del bien común, organizaremos y tendremos partidos diferentes. Para ello, "Todo partido y cada uno de los partidos deben ponerse siempre al servicio del bien común, ya sea desde la responsabilidad del gobierno o de la responsabilidad de la oposición. Cada partido representa una parte de la sociedad y debe tener conciencia de que no es el todo"35. 34 35

Medellín 1, No. 16 Conferencia Episcopal de Honduras, Mensaje Pastoral al pueblo de Honduras con motivo de las elecciones, 20 de agosto de 1993

30


Cuaderno de Formación Política No. 1

La Democracia

Los partidos políticos están obligados a interpretar las aspiraciones de todos los sectores de la sociedad, orientándolas al bien común. Es importante, que la sociedad civil esté atenta a las propuestas de acción de los Partidos Políticos y sus candidatos. No dejarse llevar sólo por la imagen física y por la cantidad de propaganda que pagan en los medios de comunicación masiva. Las elecciones son importantes porque en ellas se decide el destino del país. Por eso, como organizaciones comunales, gremiales y sociales debemos superar herencias y compromisos partidistas, y elegir al candidato que garantice el bien común.

COMPARTAMOS Formar grupos según número de participantes. Elegir a un coordinador/ra y secretario/ a, anotar las respuestas en un papelógrafo. 1. ¿Por qué es importante la formación política? 2. ¿Qué debemos hacer para crecer en conciencia política? 3. ¿Qué relación tienen las organizaciones de la comunidad con los Partidos políticos? PLENARIO Al final del plenario el facilitador invita a realizar dos o tres comentarios y finaliza, remarcando que la democracia se construye con nuestra participación de manera informada, consciente, responsable, organizada y permanente.

ACTUEMOS ¿A qué nos comprometemos para mejorar la situación de nuestra comunidad, municipio y nación? SUGERENCIA Leer el Evangelio de San Lucas 16, 10-13. "El que es fiel en lo mínimo, lo es también en lo mucho; y el que es injusto en lo mínimo también lo es lo mucho. Si ustedes no fueron fieles de manejar el dinero sucio, ¿quién les va a confiar los bienes verdaderos? Y si no se han mostrado dignos de confianza con cosas ajenas, ¿quién les confiará los bienes que son realmente nuestros? Ningún siervo puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y al dinero".

31


Con mucha frecuencia sucede que las personas no le damos importancia a la responsabilidad que tenemos todos de organizar la sociedad, dejamos que otros lo hagan y a menudo son personas sin escrĂşpulos que hacen y deshacen de los bienes de todos. Cuando actuamos de esa manera somos responsables de la mala direcciĂłn de nuestra sociedad y de los errores que comete un gobierno.


Cartilla cárita ocre