Page 61

ESPACIO SOLIDARIO

de Benín. Ahora es socia con otras diecinueve compañeras en una de las cooperativas para la elaboración de la manteca de karité que existen en la comarca de Sinandé gracias a las misiones católicas como Dominicas de la Anunciata o la Misión Interdiocesana de Fo-Bouré que, con el apoyo de organizaciones como Manos Unidas, Mensajeros de la Paz o Solidaridad con Benín, han logrado dar una oportunidad a un grupo de mujeres al que se les había negado el derecho a ganarse la vida fuera de sus hogares.

El karité es altamente demandado en cosmética por sus propiedades protectoras y regeneradoras de la piel

Juan Pablo López lleva veinte años como misionero en Fo-Bouré, “esta iniciativa tuvo su origen en el trabajo de formación en higiene, salud, nutrición, derechos de la mujer, en formar a la mujer en su dignidad y papel en la sociedad, que se lleva realizando en la comarca desde hace más de veinte años. Las mujeres que participan en tales formaciones se han ido constituyendo en cooperativas con el fin de mejorar su calidad de vida así como la obtención de recursos económicos que les permitan hacer frente a los gastos de cada día”. Desde la organización Manos Unidas aseguran que en sus iniciativas sobre el karité implantadas en países como Costa de Marfil o Benín “las mujeres africanas son una prioridad y consideramos las cooperativas fundamentales para alcanzar el desarrollo sostenible en África, centrado en potenciar a sus socias y las necesidades locales, contribuyendo además, a reducir las diferencias salariales entre hombres y mujeres”. Con la promoción de la mujer en el objetivo, a lo largo de los años se han puesto en marcha diversas cooperativas, formadas, gestionadas y controladas únicamente por mujeres.

A las mujeres se les paga un precio justo, que cubre la producción, los costes ambientales y sociales Un objetivo en común con la Fundación Solidaridad con Benín, que con la ayuda de la Fundación Eroski y el Ayuntamiento de Oviedo consiguieron poner en funcionamiento ocho cooperativas en el norte de Benín para el tratamiento del karité beneficiando directamente a 120 mujeres y unos 500 niños. Una inversión de unos tres mil euros por proyecto que incluye la maquinaria y la edificación, además de formar a las poblaciones locales en la conservación de los recursos naturales y la sostenibilidad ambiental. Según cifras del Gobierno de la República de Benín casi el 50% de la población femenina activa del nor-

te del país se dedican a actividades relacionadas con el karité, estimando más de 200 mil mujeres las que directamente dependen de este árbol. El sueño para ellas sería llegar a conseguir una cadena comercial apoyando la construcción de más cooperativas para generar grandes cantidades de producto y llegar a unas cifras como las de su vecina Burkina Faso, donde entre 300 mil y 400 mil mujeres trabajan con las nueces de karité, el tercer producto de exportación de ese país, después del algodón y el ganado. Un producto en auge.

Benín es el tercer país exportador de karité exportando cerca de 45 mil toneladas al año.

La empresa L´Occitane tiene contratadas en este país a 17.000 mujeres que recogen el karité para su exportación y garantiza que cosechen todos los beneficios de su trabajo mediante la compra de la mantequilla cultivada por ellas. A las mujeres se les paga un precio justo, que cubre la producción, los costos ambientales y sociales. Además, durante el período seco, la empresa interviene para ayudar a estas mujeres mediante el apoyo a la emancipación económica y el desarrollo de centros de alfabetización y programas de microcrédito. Una labor como empresa social que le ha valido el reconocimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en 2013.

61

Profile for mgworld

MG World 2  

MG World 2  

Profile for mgworld
Advertisement