Page 1

MFC Año: XXXVII Nueva Etapa.

Caná Junio Fin de curso. Curso: 2010/11 Número: Diez


Pág. 2

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

El Espíritu Santo está soplando fuerte Cuando el pasado 4 de junio un buen grupo de matrimonios de nuestra diócesis aglutinados por la gran familia del MFC de toda España llegaban hasta los pies de la Virgen del Pilar en Zaragoza, sin duda que el Espíritu Santo nos hacía celebrar un día de fiesta de familias con María, la Virgen, y un rejuvenecer de nuestro Movimiento. El domingo posterior, 11 de junio, fue la solemnidad de Pentecostés, día del Apostolado seglar, jornada de los movimientos apostólicos, jornada también para el MFC. Estamos culminando un curso marcado por la reflexión diocesana sobre la Iniciación cristiana y la preparación ya inminente de la Jornada Mundial de la Juventud. Nuestra diócesis está dispuesta a acoger en las familias a jóvenes de todo el mundo que vienen a España a celebrar este gran acontecimiento con Benedicto XVI. El Espíritu Santo va a soplar fuerte. Hace unos días Monseñor Munilla, obispo de S. Sebastián decía: “La Iglesia es como un velero. El armador y astillero, por el que ha sido construido y botado es Jesucristo, quien dio a luz a la Iglesia. El capitán es la Virgen María, a quien su Hijo ha puesto al frente de la nueva evangelización. El timonel es el sucesor de Pedro, junto a los obispos que están en comunión con él. El mástil es la Cruz; el viento que impulsa la nave es el Espíritu; y el velamen es la docilidad y la confianza en Dios de cuantos formamos la Iglesia”. El MFC en Toledo está en vísperas de clausurar este curso con la Convivencia Final de matrimonios que haremos en Yepes, el domingo 3 de julio. Asimismo, en este día, con la presencia de D. Braulio, nuestro Arzobispo, se incorporarán a la militancia de nuestro Movimiento varios matrimonios jóvenes y daremos gracias a Dios por la gran labor de servicio de los Presidentes, Chus y Juan Antonio, en estos últimos años y del equipo de Presidencia. El Espíritu está soplando fuerte, nos está empujando a la evangelización. El MFC ha nacido también en Pentecostés. Nos lo recuerda nuestro Ideario: “Para ser miembro del MFC no basta un serio compromiso de vivir la fe en el ámbito conyugal o familiar; tampoco basta el compromiso de formarse personalmente para una mayor maduración humana y cristiana. Como movimiento evangelizador, el MFC exige además de sus miembros una capacitación adecuada y una disponibilidad real para participar en alguna de las actividades que promociona y desarrolla de acuerdo con su carácter familiarista” (n. 26). Si el Espíritu Santo sacó a los Apóstoles del Cenáculo para proclamar a Jesucristo por todas partes, el mismo Espíritu nos está indicando hoy por donde hay que navegar: en la comunión de la Iglesia, junto a María y al Papa, arraigados en Cristo, para la familia. Los nuevos matrimonios incorporados al MFC son todo un reto. Si Jesús fue enviado al mundo por el Padre, ahora Él nos envía a nosotros. No podemos decirle que no. Es el momento de los compromisos serios. La fuerza nos viene de lo alto. Si el Espíritu Santo es invocado como renovador de la faz de la tierra, nuestro MFC quiere recibir esta gracia de renovación espiritual, que nos impulse a más espiritualidad, a más compromiso, a más testimonio en las realidades humanas y sociales, también en las asociaciones de personas. Cuidemos entre todos nuestros equipos, pongamos cada uno de nuestra parte lo necesario para que nuestras reuniones sean verdaderos Cenáculos donde nos impregnemos de la potencia del Espíritu. Hagamos revisión de su funcionamiento. Echemos toda mediocridad y desconfianza. Naveguemos con la fuerza del Espíritu y recordemos el grito de Jesús, que hizo suyo el ya Bto. Juan Pablo II, Duc in altum! Rema mar adentro (Lc 5, 4). Muchísimas felicidades a todos. Ramón Sánchez-Alarcos, Consiliario de Medios. www.mfctoledo.org

revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 3

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

Alegría y gratitud de servir a la familia. De nuevo llega el fin de curso, pero esta vez con un matiz especial. Acaba el mandato de los actuales Presidentes y por este motivo finalizan también las responsabilidades de los miembros de la Comisión Ejecutiva Diocesana. Por ello, por si son las últimas letras que escribimos como responsables de la comisión de medios, queremos trasladaros nuestro sentimiento de alegría y gratitud por las experiencias vividas estos años. Alegría de poder servir al Movimiento Familiar Cristiano, ¡es tanto lo que hemos revivido de él! y con ello, servir también al Evangelio de la Familia. Alegría de haberos conocido a todos vosotros, de haber compartido tantos momentos buenos. Y por supuesto la alegría de haber puesto al Señor en medio de nuestra familia, haciendo resaltar su presencia en nuestras casas y en nuestras vidas, de una manera mas intensa y plena con las tareas que hemos tenido que desarrollar; porque trabajar con Juan Antonio y Chus, con D. Amadeo y D. Ramón le ayuda a uno a perseverar y le gratifica extraordinariamente, y creo que todos sabéis de lo que estamos hablando. Gratitud, porque para realizar nuestra labor hemos tenido que compartir con nuestros Presidentes Nacionales, los anteriores y los actuales, con nuestros Obispos, D. Braulio y D. Carmelo; con multitud de sacerdotes y con otros muchos colaboradores, ilusiones, proyectos, problemas, vivencias, etc., que nos han enriquecido enormemente como personas y como cristianos. De verdad, ha sido todo un lujo trabajar a vuestro lado. Por ello queremos agradecer públicamente al Señor estos años tan maravillosos, que no sin contratiempos y alguna que otra contrariedad, nos han permitido encontrar nuestro sitio en la Iglesia, formarnos y servir, en cierto sentido, a la Pastoral Familiar. Con esta intención, la de servir a la familia, terminamos con unas palabras a modo de consejo y para una profunda reflexión, porque pensamos que son de rabiosa actualidad y de gran interés. La familia es lo que son sus componentes, y para que nuestros hijos sean cristianos, los padres hemos de querer serlo nosotros mismos. Porque nadie pueda dar lo que no tiene. Los padres tenemos una labor prioritaria en la trasmisión de la Fe. El ejemplo de vida es fundamental. Ya lo decía el Papa Benedicto XVI en 2007: “Cuando se trata de educar en la fe, es central la figura del testigo y el papel del www.mfctoledo.org

testimonio. El testigo de Cristo no trasmite sólo informaciones, sino que está comprometido personalmente con la verdad que propone; y con la coherencia de su vida resulta punto de referencia digno de confianza. Pero no remite a sí mismo, sino a Alguien que es infinitamente más grande que él, en quien ha puesto su confianza, y cuya bondad fiable ha experimentado. El transmisor de la fe es un testigo cuyo modelo es Jesucristo, el testigo del Padre que no decía nada de sí mismo, sino que hablaba tal como el Padre le había enseñado. Esta relación con Cristo y con el Padre es para cada uno de nosotros la condición fundamental para ser educadores eficaces en la Fe.” Pero que nadie se llame a engaño: si el ejemplo hace mucho bien, el anti-testimonio hace estragos. Queridas familias del Movimiento Familiar Cristiano, apostemos fuerte por la Iglesia en estos momentos duros y difíciles que nos ha tocado vivir, cimentemos de la mejor manera posible la fe en nuestras familias, pues hoy más que nunca se necesita, para la transmisión de esa Fe, de las Iglesias domésticas que son todos y cada uno de nuestros hogares. Queridos amigos, feliz verano y que descanséis en el Señor en estas merecidas vacaciones.

Jesús y Mª Carmen Comisión de Medios. revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 4

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

Nueve años de Consiliario Llevo nueve años como Consiliario Diocesano del MFC. Estuve tres años con los Presidentes Antonio y María Antigua y seis años con Juan Antonio y Chus. Ahora llegamos al final del “reinado” de los actuales presidentes y creo que ya es momento de que también el Consiliario deje paso a otro sacerdote para que desempeñe este ministerio. En esta situación me hago esta pregunta: ¿Qué han significado para mí estos años en el MFC? Para responder a esta pregunta, me tengo que remontar al año 2002, que fue cuando me presenté oficialmente a todos vosotros por medio de una carta que os dirigí. Os decía en ese escrito que me había resistido a aceptar el cargo porque me parecía que tendrían que haberse fijado en otra persona más joven que yo, más formado en temas de familia y con más tiempo para dedicarse al Movimiento. Luego aludía a unas palabras del profeta Isaías cuando describe su propia vocación: él no se sentía preparado para responder afirmativamente al Señor. Pero, después de muchos titubeos del profeta, Dios pregunta: “¿A quién enviaré? ¿Quién irá de parte mía?”. Y entonces Isaías, lleno aún de dudas, responde con decisión: “Aquí estoy, mándame”. Yo en aquellos momentos me sentía identificado con el profeta y concluía diciendo en esa carta: “Por tanto, aún consciente de que esto me va a “complicar la vida”, al final he dicho también: “Aquí estoy”. Y lo hago con toda humildad, con toda sinceridad, con temor y con mucha ilusión, porque sé que me ayudaréis”. ¡Y ya lo creo que me habéis ayudado! Ahora os confieso que la misión ha sido para mí más fácil de lo que yo pensaba, porque tengo que reconocer que he recibido mucha ayuda y cariño de todos vosotros: de los antiguos Presidentes Antonio y María Antigua, que tuvieron que aguantar mi inexperiencia; de los actuales, Juan Antonio y Chus con mi impuntualidad y mis indecisiones; de mi querido D. Emilio, el Viceconsiliario y párroco de Yepes, encargado de sacarnos de los atolladeros; de los Vicepresidentes, Enrique e Isabel, en esos viajes nocturnos a las reuniones del Consejo de Presidencia; de los secretarios Carlos y Clamen y Jesús y Mari Carmen, responsables de Medios, con sus detalles de amistad… En una palabra, de todos www.mfctoledo.org

los miembros del MFC en las Convivencias, Asambleas, Retiros, Ejercicios y en más de una “comida familiar” de la que también hemos disfrutado. Tengo que admitir que para mí ahora ir a Yepes es como ir a mi casa o a mi pueblo, después de tantas idas y venidas, a horas intempestivas, con lluvia o con niebla, por esa carretera que el coche ya se sabe de memoria. En estos nueve años he conocido mucho mejor el Movimiento y a las familias que lo forman, he sufrido con sus fallos, me he encariñado más con él, le he entregado mis mejores energías sacerdotales y he encontrado a bastantes matrimonios que puedo decir que son no sólo verdaderos amigos, sino realmente “hermanos”. No olvidaré en mi vida sacerdotal esta etapa de Consiliario. Todos esos esfuerzos y trabajos dedicados a la familia constituyen una tarea muy gratificante para un sacerdote. Dios siempre da más de lo que nosotros podemos sospechar. Y finalmente la Peregrinación a Zaragoza ha sido una experiencia sumamente reconfortante. Me ha parecido que el MFC está vivo: había matrimonios mayores, medianos, jóvenes. Se han hecho notar los adolescentes con su alegría, hemos visto niños, bebés en cochecitos… Es decir, familias de toda edad y condición. La misa, la marcha hacia el Pilar y la consagración a la Virgen quedarán muy grabadas en mi memoria. Espero que la Virgen del Pilar nos proyecte con fuerza hacia un futuro floreciente de la Iglesia y del Movimiento Familiar Cristiano.

D. Amadeo Galán Consiliario Diocesano. revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 4

www.mfctoledo.org

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

revistamfctoledo@hotmail.com


Caná

Pág. 5

“Cristo, en medio de los jóvenes”

Arraigados, edificados y firmes en el Evangelio de la Familia. Se nos ha indicado escribir unas palabras que recojan la historia de los seis años de nuestra presidencia. Evidentemente es una tarea compleja resumir tantos acontecimientos en tan poco espacio, ya por su contenido, por su continente y por lo providente. No obstante ello, vaya por delante, que nuestras vidas se han visto colmadas, arraigadas, edificadas y más firmes en la Fe y en el Evangelio de la Familia. ¡Gracias al Movimiento y a nuestra Diócesis!. Arraigadas es la palabra primera que redescubre nuestra humilde historia, porque hemos experimentado, personal, conyugal y religiosamente la importancia de pertenecer y presidir un Movimiento Familiarista (M.F.C.) y en una Diócesis como Toledo. Hemos sentido la gracia a través de las diferentes raíces del “Movi”, como son sus Consiliarios, sus matrimonios, su vida de equipos y de grupos, su espiritualidad, su acción mediante los Servicios y Comisiones, y la fidelidad y buen quehacer del Equipo de Presidencia, a la cabeza con su Consiliario, don Amadeo, y viceconsiliario don Emilio. A todos, sin excepción: ¡Muchas gracias!. Además, en este encepado, hemos descubierto la savia de la Pastoral Familiarista, con su vigencia, su extrema importancia y su urgencia, que junto a los objetivos del M.F.C. y a los Planes Pastorales diocesanos nos han ayudado a permanecer arraigados, como sarmientos a su cepa. Edificadas es la palabra segunda y aporta un peldaño más en la edificación del Movimiento, con la que hemos intentado discernir y animar a la edificación con los medios más óptimos, Equipo de Presidencia, Servicios y Comisiones, las C.E.D., las Asambleas Diocesanas y la pertenencia a los Consejos Diocesanos del Apostolado Seglar y Mesa de la Familia, a cuyos equipos de personas responsables recordamos y agradecemos su inestimable ayuda en esta edificación. Lo hacemos con una gratitud arraigada en nuestros corazones, edificada con la memoria de la razón y refrendada con la Fe. Firmes es la palabra tercera y responde con obras y actitudes. Salvando errores, nos referimos a una presidencia encaminada a la firmeza y www.mfctoledo.org

autoridad que emana del Evangelio de la Familia, mediante la fidelidad, la pertenencia y los objetivos del M.F.C., junto a los propios de nuestra Diócesis. Firmeza que nos ha permitido estar presentes en los eventos más importantes en defensa de la Familia, como Asambleas, Fiestas de la Familia, Consejos, Vigilias Provida, …etc, y que se han sumado rostros, como los Presidentes Nacionales del MFC, de Asociaciones Provida, Ortega Lara y nuestros obispos, don Antonio Cañizares y don Braulio, entre otros. Refrendada se ha visto esta tarea: con los temarios de formación, algunos de extremada vigencia; con la consolidación del Evangelio de la Familia en equipos y nuevos grupos –(ahora se incorporarán más de 15 matrimonios jóvenes-); con la espiritualidad, en sus cadenas de oración, los tiempos litúrgicos, los ejercicios espirituales; con la acción, en los Cursillos Prematrimoniales, la solidaridad, la promoción, el sentido de pertenencia al MFC y a la Diócesis, …y por supuesto, al ministerio de nuestros consiliarios. Finalmente dos sencillas ideas. Una, ¡perdonad nuestras debilidades!. Y dos, quisiéramos compartir siempre con vosotros cuatro últimas palabras, que nos sirven de gratitud y como puntos cardinales: - una, arraigada: Evangelio, el de la Familia. -dos, edificada: Familia, en matrimonio, equipo, parroquia, MFC y Diócesis. -tres, firme: Cristo, como Esposo de nuestra Madre la Iglesia. -y cuatro, Misión, configurándonos al modelo de la Sagrada Familia de Nazaret..

Chus y Juan Antonio Presidentes Diocesanos. revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 5

www.mfctoledo.org

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 6

www.mfctoledo.org

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 7

www.mfctoledo.org

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 8

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

En la pancarta que preside nuestras asambleas, se puede leer M.F.C. Evangelizado y Evangelizador. Desde hace diez años que disfrutamos del movimiento, hacemos nuestro, este mensaje. Entendemos que la clave de la Evangelización es la conversión del corazón; y en este camino nos encontramos, bebiendo el agua necesaria para peregrinar por él, en los sacramentos, en la parroquia y por supuesto en el MFC. Una de las perlas que descubrimos, es participar en un movimiento apostólico donde persevaramos los dos dados de la mano, al mismo tiempo, dándonos la oportunidad de crecer en la Fe juntos, madurando de este modo nuestro matrimonio. Además de otra gran perla que es el ser un movimiento Familiarista , donde se descubre, se vive , se transmite y defiende los valores cistianos fundamentales de la familia, a través de la formación y de la defensa de la institución que mas valoramos en nuestras vidas. Esta palabra que de estar tan manoseada y sobada en la actualidad, con las nuevas fórmulas de familias que pretenden imponernos, está perdiendo la fuerza e importancia que tiene en la sociedad y que nunca debería de haberla perdido ya que es el núcleo básico de la misma. La FAMILIA, con mayúsculas a imagen y semejanza de la Sagrada Familia de Nazaret, convirtiéndonos de este modo en pequeñas iglesias domésticas, donde transmitir la Fe a los demás. Porque ya sabemos todos que los demás comienzan con los mas cercanos. Viviendo en comunión con otras familias hace crecer la nuestra, integrándonos a su vez en la gran familia parroquial y Diocesana. Somos el germen de una comunidad Cristiana, intentando llevar a nuestros contemporáneos a Cristo , en un proceso de evangelización y redescubrimiento de las riquezas de la vida católica. Por esto con gran alegría en este mes de Junio nos encomendamos al Sagrado Corazón de Jesús para que fortalezca nuestra Fe y nuestro perseverar en el Movimiento Familiar Cristiano siendo fieles transmisores de la misma, en nuestra familia y demás Hermanos en Cristo. Carlos y Clemen.

Después de estos seis años como tesoreros del MFC de nuestra Diócesis, sólo cabe en nosotros la gratitud. Al inicio nos resistimos a aceptar este servicio, pero después de asumirlo podemos decir que ha merecido la pena. Han sido unos años de trabajo y colaboración con el resto del Equipo de Presidencia muy enriquecedor, en los que hemos puesto lo mejor de nosotros mismos en favor de la familia. Nuestro cometido, a través de la Tesorería, ha sido sencillo y discreto, pero nos ha ayudado a profundizar en nuestra vida matrimonial y a valorar y acoger tantos y tan buenos testimonios como hemos recibido del resto de matrimonios del Equipo, donde hemos estado muy a gusto, así como de nuestros consiliarios diocesanos, D. Amadeo y D. Emilio. Queremos a través de estas líneas agradecer al MFC de Toledo todo lo que hemos recibido en estos seis años y en los veintiséis que llevamos dentro. También queremos animar a todos a asumir como propio el MFC, sabiendo que es un medio que la Iglesia nos da para vivir mejor nuestra vocación de casados. Que sigamos animando a matrimonios jóvenes, para que también puedan vivir con entrega y alegría su matrimonio. ¡Muchas gracias! Pedro y Pili. Villatobas. www.mfctoledo.org

revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 9

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

Un día Jesucristo salió a nuestro encuentro. Utilizó y muy bien a los presidentes y al viceconsiliario. Se fijó en nosotros, era Su obra y no nos atrevimos a decirle que no. María y yo no teníamos nada que aportar. Sí teníamos miedo y pronto se difuminó. Él una vez más, ha elegido a los que son poca cosa para confundir a los sabios. Ahora bien, no sabemos si le hemos dejado obrar con nuestro egoísmo y nuestra autosuficiencia que no permiten que Él actúe. Esfuerzo le hemos puesto y trabajo también, ojalá haya sido de Su agrado. Nos envió de 2 en 2, a María y a Paco, que posteriormente hicimos y vivimos en pequeña comunidad “comisión de enlaces” Jesús y Mari-Carmen, Juan-Carlos y Pilar, también Maxi y Petri. Desde aquí os damos las gracias muy cariñosamente. La comunidad es la forma más maravillosa para ayudarnos unos a otros y crecer espiritualmente, es la elegida por el Señor. Después quiso que perteneciéramos a una mayor comunidad “ENLACES” para servir a un gran pueblo -su elegido- que son los Equipos, MFC en general, Iglesia parroquial, etc. No hay otra forma de estar unidos a Cristo y cumplir Su Voluntad. Nos dijo: No guardéis egoístamente lo que gratis recibís, sino dadlo gratis. Haciendo memoria de estos años, lo primero que se nos ocurre es darle las gracias a Dios por fijarse en nosotros, derramar su poder y sobre todo manifestarnos su gran Amor, el cual hemos sentido muy cercano. GRACIAS en nombre de Cristo a todos. Gracias Paco y María.

Aprovechamos este espacio que se nos brinda en la revista, para agradecer a Juan Antonio y Chus el que contaran con nosotros para llevar la Comisión de Espiritualidad y esperamos no haberles defraudado.

para nosotros ha sido muy gratificante y formativo, un abrazo muy fuerte para Ellos.

Para nosotros estos 6 años han supuesto, un incentivo y un reto, intentando al menos hacer las cosas lo mejor que sabíamos y podíamos, sintiéndonos más implicados, más comprometidos y más integrados en el Movimiento, viviendo de manera más cercana y más intima , cualquier acontecimiento del M.F.C. Reiteramos nuestro agradecimiento a nuestros "Presis" y que tengan la convicción, que D. Jesús, Paz, Mª. José y Alfredo www.mfctoledo.org

revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 10

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

Paz y bien, sólo unas líneas para agradecer públicamente a todo el MFC y en particular al equipo de presidencia y a la CED (Comisión Ejecutiva Diocesana) la oportunidad de haber podido participar como Vice-Presidentes y Responsables Diocesanos de Promoción. Ha sido una tarea muy agradable y os estamos muy agradecidos por estos últimos años que nos han permitido conocernos mucho mejor, aumentar nuestra amistad y profundizar en el evangelio de la familia. Son ya muchos los años que llevamos en el MFC y esto nos ha dado la oportunidad de conocer muchos grupos y equipos de los que hemos aprendido y seguimos aprendiendo a relacionarnos, querernos, vivir nuestra fe en comunidad, programar y naturalmente a utilizar la agenda para saber los días que tenemos libres y comprometidos, son muchas las tareas del día a día y hay que estar organizados para hacernos presentes en todos los actos que programe la Iglesia (parroquia, diócesis, MFC, etc.). Una ultima línea para felicitaros a todos por tanto como hacéis por la familia cristiana y por el presente y futuro del MFC. Isabel y Enrique.

Nuestras vidas toman un rumbo determinado por una serie de casualidades que les han salido al encuentro. En esto nosotros vemos que Dios actúa sin hacer nada de ruido, sin apenas darnos cuenta. Tal vez no hubiéramos entrado en el MFC si el matrimonio amigo que nos introdujo en el Movimiento no hubiera estado en nuestro camino. Al concluir el periodo de integración estábamos un poco remisos en asumir alguna responsabilidad. Pensamos que no todos valemos para todo. La capacidad, la disposición y el carácter no siempre van de la mano, y no en todas las actividades se tiene el mismo rendimiento, por lo que no creíamos válida sólo la buena disposición. No obstante fue calando en nosotros que deberíamos reembolsar al Movimiento lo mucho que de él estábamos recibiendo. El MFC había entrado en nuestras vidas en un momento en el que nuestro cristianismo languidecía. El grupo, las Asambleas, Retiros y Convivencias nos hicieron recuperar el tono religioso. En el Servicio de Orientación familiar encontramos el sitio de dar a los demás lo que de Dios, a través del MFC, habíamos y continuábamos www.mfctoledo.org

recibiendo. Nuestra estancia en él ha sido hasta ahora muy grata. Nunca se nos ha hecho cuesta arriba dedicar parte de nuestro tiempo a este Servicio. Nos encontramos arropados por quienes realizan el mismo cometido, y nunca nos han faltado el apoyo y los ánimos de los distintos Equipos de Presidencia del MFC. Desde el SOF nos hemos sentido miembros de una gran familia, en la que han abundado los ejemplos que arrastran a los demás –a nosotros, concretamente-. No podemos menos que dar las gracias a Dios por haber puesto al MFC en nuestro camino. Tere y Miguel Ángel.

revistamfctoledo@hotmail.com


Caná

Pág. 11

Todo llega a su fin, y ya han transcurrido los seis años de nuestro servicio desde la responsabilidad de los cursillos prematrimoniales y al frente de la zona Madrid-Centro. Aunque parezcan actividades dispares, en el fondo son un servicio a la Iglesia, que ha sido para nosotros una bendición de Dios. Estos encargos que Dios ha puesto en nuestra vida han sido una gracia para nosotros y un detalle de su delicadeza y amor hacia nuestra familia. Siempre los hemos entendido como parte de la llamada, de nuestra vocación. Nuestra respuesta supuso un cambio en nuestro estilo de vida: más oración, preocupación por la formación y, como consecuencia, una vida más austera, sencilla y solidaria; hablar en nombre de la Iglesia exige coherencia, perdón, aceptar, escuchar, darse… También es una riqueza inmensa viajar juntos marido y mujer, conocer a sacerdotes y seglares comprometidos, a jóvenes parejas que vienen con ilusión y que quieren aprender para hacer de su hogar una iglesia doméstica. Les hemos hablado en nombre de nuestra madre la Iglesia, del amor y la acogida, procurando transmitirles ilusión y esperanza, haciéndoles ver que siempre van a recibir ayuda desde Ella. Les daban confianza nuestros más de 30 años de casados. Les hacíamos ver que no éramos gente rara, que así hay muchas familias, que esto lo conseguirán si tienen a Dios en sus vidas. El balance final es que hemos recibido más de lo que hemos dado. Por eso, animamos a los jóvenes matrimonios a que asuman responsabilidades, con arreglo a sus posibilidades, pero sin miedo, confiando en nuestro Padre Dios.

Antonio y Mª Antigua www.mfctoledo.org

“Cristo, en medio de los jóvenes”

José Enrique y Mª Teresa Hace tres años, los responsables Diocesanos y Nacionales del Servicio de Encuentros nos proponían hacernos cargo del Servicio diocesano al ser ellos nombrados Presidentes Nacionales. Como la actividad encajaba con nuestra intención de realizar algo junto el matrimonio, aceptamos. Para nosotros era una novedad, aunque habíamos participado como receptores de Encuentro Conyugal y en Reencuentro. M. ª Rosa y Ramón, para que se nos fuera cayendo el pelo de la inexperiencia, nos habían incorporado como animadores a algunos Encuentros, y nos habían invitado a otras reuniones que tenían que ver con el tema. Los principios no fueron difíciles, ya que teníamos a los veteranos timoneles a nuestro lado. La continuación fue dejarnos todo el peso del servicio en la diócesis, pues los Presidentes bastante tenían con sus compromisos nacionales. Eso sí, facilitándonos colaboradores, tres matrimonios jóvenes, que no sólo aportaron rostros nuevos, sino, principalmente, energías y entusiasmo. Hemos pedido oraciones, hemos procurado difundir los Encuentros por donde nos sugerían o por donde se nos ocurría… pero el presente curso prácticamente nada hemos conseguido: presencia de pocos matrimonios en el Post-encuentro para los que hicieron Encuentro Conyugal el curso anterior y la supresión de los dos Encuentros Conyugales, del Encuentro de Novios y del Reencuentro por inscripciones insuficientes. La lección es clara: Tendremos que estar más dóciles a las inspiraciones del Espíritu por si Él quiere convocar parejas de novios o matrimonios a los Encuentros. revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 11

www.mfctoledo.org

Caná

“Cristo, en medio de los jóvenes”

revistamfctoledo@hotmail.com


Pág. 12

Caná

El pasado día 4 de junio tuvo lugar, en Zaragoza, la peregrinación nacional del Movimiento Familiar Cristiano a la Virgen del Pilar. Asistimos, junto con el Equipo de Presidencia Nacional, unas veintidós personas –hubiéramos deseado muchas más-. Se estima que hubo una asistencia de 600 personas, familias venidas de las diócesis de España. La peregrinación fue eminentemente religiosa, se iniciaba hacia las 11,00 horas con la Eucaristía presidida por el obispo de Teruel, don Carlos, muy entrañable y emotiva. Seguidamente iniciábamos una peregrinación por el centro de Zaragoza hasta la Basílica del Pilar, ante la Virgen, a quien ofrecimos nuestra consagración familiar y de Movimiento, que fue besada por los presidentes nacionales y diocesanos de Zaragoza, en nombre de todos los asistentes y componentes del MFC.

El MFC, con los jóvenes a la JMJ MADRID 2011 16 al 21 de agosto. Envío de jóvenes y familias en Toledo 15 de agosto 18:00 h. Puerta de Bisagra.

“Cristo, en medio de los jóvenes”

La comida resultó buena y barata. ¡Lástima que la lluvia desluciese un poco los actos de la tarde! no obstante, entre cantos, alegrías y gozos superamos a la adversidad y disfrutamos de las palabras de los presidentes en internet. ¡Ha merecido la pena estar allí y vivirlo!

Convivencia Final de Curso Yepes, Domingo 3 de Julio 11.30 h. Acogida 12 h. Oración 12.30 h. Ponencia 13 h. Reunión por grupos 14.30 h. Comida 16 h. Velada 18 h. Eucaristía Presidida por nuestro Arzobispo

www.mfctoledo.org

revistamfctoledo@hotmail.com


Revista Caná Nº10  

mfc toledo

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you