Page 447

Su nombre recuerda el pasaje en el que Jesús se encuentra con un grupo de mujeres a la salida de Jerusalén, al iniciar la subida al Calvario, que lloran por los castigos que está recibiendo, dirigiéndose a ellas con la frase “Hijas de Jerusalen no lloren por mí. Lloren más bien por ustedes mismas y por sus hijos”. Esta capilla fue costeada por el poblano Alejandro Fabián, personaje que se encontraba en contacto con filósofos e intelectuales del momento como el jesuita alemán, radicado en Roma, Atanasius Kircher, con quien frecuentaba correspondencia. De él se conoce la intención de mandar a hacer una escultura del Cristo de la Caída, para una de las capillas del Vía Crucis. En su afán de encontrar una escultura que representara al Nazareno de manera adecuada y decorosa, halló una imagen en el Hospital de Jesús María en la ciudad de México que a su parecer era indecente y ridícula, lo que provocó un proceso inquisitorial. Al respecto Fabián le escribe a Kircher: “...pues en la ciudad de México, siendo una corte tan grande y de las más ilustres del mundo, se estaba practicando una ignorancia mayor, que era una imagen de Jesús Nazareno que había estos años antes,..., con su cruz a cuestas, desnudo todo el cuerpo, con un paño en la cintura que le tapaba las verijas, que parecía mandil o calzones, caído en el suelo, con la una mano asida la cruz y la otra levantada con extremo hacia el cielo, la boca abierta como que daba gritos del dolor y sentimiento, cosa feroz y terrible, tan fuera de orden ni traza, tan indecente y ridícula, que en lugar de poner devoción antes causaba horror e indecencia... y di parte al Sacrosanto Tribunal de la Inquisición...advirtiéndoles de lo que pasaba...” Debido a la acción del Santo Oficio, la escultura capitalina, que contaba con un amplio culto y veneración, fue cubierta con un manto y posteriormente quedó relegada al olvido, además de prohibirse y destruirse todas las estampas que representaran esta obra. Existe en el Vía Crucis poblano una escultura con dicha advocación, que podría ser la donada por Don Alejandro Fabián y utilizada en las procesiones, como se describe en el siglo XVIII.

SEMANA SANTA

447

Profile for RR MAGAZZINE S.A. DE C.V.

Guia de Patrimonio Religioso de la Ciudad de Puebla  

La Guía de Patrimonio Religioso de la Ciudad de Puebla ofrece a sus lectores un acercamiento a esta herencia arquitectónica, artística e int...

Guia de Patrimonio Religioso de la Ciudad de Puebla  

La Guía de Patrimonio Religioso de la Ciudad de Puebla ofrece a sus lectores un acercamiento a esta herencia arquitectónica, artística e int...