Issuu on Google+

Aテ前 1

Ediciテウn

No. 9

Circulaciテウn Quincenal - Junio de 2013 (1a quincena)


2

BUZÓN DEL LECTOR Director William A. Vargas Martinez Asistente de Dirección

Alex Varelo Rosales Redacción William Vargas Velasco Jeffry Almarales Nieto Rosa Elena Payares Alberto Meza Rojas Colaboradores Tomás Nieto Silvera Romario Quintero

Columna Laboral Dr. César A. Duque Mosquera Producción y Diseño V & V PRODUCCIONES Email metroprensasoledad@hotmail.com wvnoticias@hotmail.com alexvarelo@hotmai.com

Celulares 317 4789059 301 5158295 301 6268133

Los artículos publicados en esta edición son de total responsabilidad de sus autores y no reflejan el pensamiento de la Dirección. Edición de 5000 ejemplares


LOCALES

3


4


OPINIÓN

5


6

LOCALES


LOCALES

7


8


LOCALES

9


10

S E R V I C I O S

INFORME ESPECIAL


ATLÁNTICO

11


DEPORTES

U

n viaje a través de la historia del fútbol, trae a colación a uno de los más grandes futbolistas colombianos y que como muchos, dolorosamente, actualmente son abandonados y olvidados. Ese es el caso de José Zárate, más conocido como el 'Boricua', un hombre humilde del barrio Rebolo de Barranquilla. El “Boricua” Zárate, fue un jugador polémico, por su forma de ser, por lo que mostraba con sus reacciones, un hombre que le gustaba que los entrenadores lo miraran como un rudo en el campo de juego, con el único objetivo de dividir las opiniones sobre sus condiciones, y que al final, demostraría su importancia en cualquier sistema táctico por su presencia física, fuerza, y liderazgo. Se Inició en un equipo humilde del barrio Rebolo donde su padre lo llevaba diariamente a reunirse con sus amigos de juego y practicar el deporte del futbol. Sus dotes futbolísticas le permitieron ser reconocido a nivel departamental, siendo posteriormente llamado a jugar en el equipo Unión Magdalena de Santa Marta, gracias a las gestiones que hizo el “Jicho Valderrama” padre del “Pibe” De esa etapa, pasó a las divisiones inferiores del Junior de su natal Barranquilla, lo que le permitió dar el brinco a su primera selección Colombia, la de Juegos Panamericanos de Cali y enseguida, por su éxito, recibió la titular de los 'rojiblancos', hasta que llegó al equipo de sus amores, el Deportivo Independiente Medellín con el que debutó en 1976 enfrentando al Independiente de Avellaneda. Allí nació una dupla defensiva de recordación y larga vigencia: Álvaro Escobar y José Zárate; con algunas interrupciones, se sostuvo al lado del “Polaco” hasta el año 1983. Podríamos llenar hojas y hojas repletas de anécdotas que nunca va a olvidar pero una que le marcó la vida fue cuando Marinho Rodriguez De Oliveira, técnico de junior por la década del 70, lo bautizó como “La negra” un apodo que fue muy gracioso para el grupo de

José “Boricua” Zárate con la divisa del DIM en su época de jugador

futbolistas, porque era una persona muy alegre en todos los aspectos y mostraba seguridad en el campo. El “Boricua” fue eterno capitán, siempre cuestionado, siempre con el rótulo de ser un tronco pero con rendimiento de figura, y su titularidad así lo demostraba. Además, era imprescindible en las selecciones nacionales, siendo titular de la subcampeona de América del año 75 bajo la dirección de Efraín 'Caimán' Sánchez leyenda viva del fútbol colombiano. Retirado del futbol, que le dejo muchas satisfacciones, pero poco dinero, al “Boricua” le diagnosticaron diabetes tipo II, luego de practicarse unos exámenes médicos por los fuertes dolores que padecía en una de sus piernas, lo que motivó que le fuera amputada, por una gangrena que le afectó. Durante su convalecencia, el primero quien lo visito en su lecho de enfermo fue el ex técnico y jugador Efraín “Caiman” Sanchez. Este hombre, que tantas glorias le dio al futbol nacional, no cuenta con seguro social y para llevar a cabo su tratamiento y sobrevivir, ha necesitado de la ayuda de los equipos en los que m i l i t ó , c o m o J u n i o r, e Independiente Medellín, y de sus más entrañables amigos, entre ellos 'Bolillo' Gómez y Francisco Maturana, además de contar con el apoyo de la Fundación Mhavir-Khrima que donó la prótesis con la que actualmente se puede desplazar.


METRO PRENSA EDICIÓN 9