Page 4

04

noticias

www.metroecuador.com.ec MARTES 18 DE DICIEMBRE DE 2012

Contrapunto

POR: Franklin Verduga

“Arenita” En la flor de la vida, cuando los días tienen color rosado y las noches adquieren tintes amarillos por los reflejos de la luna, cayó ‘Arenita’. “Veinte años son nada”, dice la letra sentiEl gesto de sus mental de un tango y, sin embargo, padres de ir al en apenas esa edad un jovencito iba estadio el día a ser padre. esperado por su hijo, para repreSu vida se repartía entre dos pasiones. La mujer sentarlo, es una que en pocos meses le daría un hijo fruto de su amor página inolviy el color amarillo del equipo de fútbol de su vida. dable de valor y No era un domingo cualquiera. Su club jugaba un de amor. Arenita partido decisivo. Ya se olía el campeonato, la estrella debe ser declacatorce tan sufridamente esperada. Arenita nunca rado socio eterhabía visto campeón a Barcelona. El sueño empezaba a tornarse realidad. Fiel a la divisa y a la barra en la no del Barcelona Sporting Club. que militaba caminaba desde el vecino Durán, junto a sus amigos y camaradas. Cruzaba el puente gritando y cantando por la victoria. Una bala se equivocó de blanco. En vez de ir dirigida a los asesinos y violadores, a los que mantienen

en vilo a los ciudadanos honrados, fue a su cuerpo y terminó de un solo golpe con las ilusiones de un muchacho que empezaba a vivir. Arenita no pudo conocer al hijo que iba a nacer ni tampoco ser testigo de la explosión de felicidad que vivió el Ecuador por el campeonato de Barcelona. Hay veces que dan ganas de protestar contra el destino y las injusticias de la vida. ¿Cómo aceptar esta fatalidad sin expresar maldiciones y reclamos? La muerte de Arenita nos llenó de tristeza. No nos deja disfrutar plenamente de este título tan largamente anhelado. Hemos sufrido pensando en el dolor de sus padres, de su joven esposa a punto de ser madre y de sus amigos y compañeros que pudieron saborear el triunfo amarillo. Las grandes gestas siempre tienen su pedacito de sufrimiento. Los barcelonistas no podemos ser totalmente felices porque Arenita ya no está con nosotros. El gesto de sus padres de ir al estadio el día esperado por su hijo, para representarlo, es una página inolvidable de valor y de amor. Arenita debe ser declarado socio eterno del Barcelona.

Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de su autor, no representan la opinión de este Diario

20121218_ec_guayaquil  
20121218_ec_guayaquil