5 minute read

SANTI: EL PERRITO QUE ACOMPAÑA A LOS NIÑOS EN EL DENTISTA

Este Shih Tzu de un año es un integrante más del equipo de profesionales que trabajan en la Clínica Dental Santis de Concepción, su presencia hace que disminuyan los niveles de ansiedad y estrés de los pacientes.

Advertisement

Te imaginas llegar al dentista y que te reciba el hada de los dientes, encontrarte con la casita del Ratón Pérez o que un perrito aparezca de improviso y te mueva la cola al ingresar al box, estas son parte de las iniciativas que realiza la Clínica Dental Santis con el fin de hacer más amenas las visitas de sus pacientes. Francisco López, representante legal del recinto, nos cuenta que recibían muchos niños con traumas “queríamos atenderlos bien, llegaban con miedo al dolor, al ruido y con mucha incertidumbre por todo lo que significa asistir al dentista, por eso decidimos fortalecer el área de odontopediatría. Así también, hay muchos adultos que tienen traumas con el dentista y eso es porque cuando niños no los atendieron bien, por lo que además de preocuparnos de la atención desde el punto de vista clínico decidimos preocuparnos por el tema emocional”.

En un comienzo habilitaron un sector para recibir a los menores. “Nos enfocamos en la percepción de los niños sobre la clínica, que se sintieran bien, para esto trajimos al Ratón Pérez, tene - mos su casita, tazones. Es un símbolo súper importante porque los niños nos reconocen como la clínica del Ratón Pérez (ríe), después incorporamos al Hada de los dientes, ella es su anfitriona, los recibe, pinta con ellos. Los niños empezaron a venir felices, les decían a sus papás que querían asistir al dentista, porque venían a jugar”.

Intervenciones Asistidas Con Animales

Con el fin de mejorar la experiencia de sus pacientes siguieron buscando alternativas, fue así como encontraron el caso de España, donde realizan intervenciones dentales asistidas con animales. “Ninguno de nosotros es veterinario ni tiene que ver formalmente con el mundo de los animales, soy ingeniero civil, los doctores son odontólogos y aparte del amor a los perros no teníamos mayor conocimiento. Nos tuvimos que empezar a formar, primero conocimos la experiencia de España, que están muy desarrollados en terapia asistida con animales y después empezamos a conocer experiencias en San - tiago, donde hay fundaciones como Tregua, que es donde nos formamos, como técnico en asistencia con animales. Conocimos la experiencia del Hospital Dr. Exequiel González Cortés, estuvimos en el Pequeño Cottolengo y en la Clínica Alemana viendo cómo se desarrollaba el mundo de los animales en contacto con los pacientes, y vimos esa relación que se crea entre ellos”.

La Llegada De Santi

Fue así como decidieron replicar estas experiencias en la clínica. Francisco destaca que, si bien el tema de la asistencia con animales comenzó en niños con necesidades especiales, se dieron cuenta que su compañía podía ayudar a complementar la atención tanto en niños como adultos. Fue así como se concretó la llegada de Santi al equipo de profesionales. “Los animales pueden ser parte de la terapia odontológica, pero nos encontramos con la etapa de implementación y fue difícil, porque nosotros estamos en el piso 10 de un edificio en pleno centro de Concepción, donde se prohíbe su ingreso. Tuvimos que partir solicitando un permiso y fue todo un desafío que nos permitieran la convivencia con animales en el edificio”.

Uno M S Del Equipo

La Dra. Camila Martínez, odontóloga y cirujano dentista, destaca que la experiencia con Santi ha sido maravillosa. “Acompaña desde niños muy pequeños hasta los adultos y los ayuda a disminuir sus niveles de estrés y ansiedad. Los niños quedan encantados con él y dicen que vienen a la clínica del perrito. Muchas veces las personas solicitan su presencia, incluso los adultos agendan su hora y avisan que quieren que Santi esté presente”. La doctora menciona que hay pacientes que son de difícil manejo, debido a que han tenido muchos traumas y malas experiencias, por lo que en este tipo de casos se realizan sesiones de adaptación que consisten en mostrarles la clínica y el instrumental. “Hacemos una sesión bien lúdica donde participa Santi. Si bien no está durante toda la sesión, ingresa para que los niños interactúen con él, el paciente logra sentarse en el sillón, podemos examinarlo para poder hacer un diagnóstico, evaluar qué es lo que tiene y cómo lo podemos ayudar. Santi se acuesta en las piernas de los pacientes, mientras uno los evalúa ellos le hacen cariño, Santi se porta súper bien y los papás quedan felices porque sus hijos se portaban muy mal en el dentista, no abrían la boca, lloraban o hacían escándalo. Era una mala experiencia, pero con Santi los niños se dan cuenta que no es terrible, además hay diferentes métodos y opciones a través de los que uno puede tratar de persuadir al niño para que se logre atender”.

El Rol De Santi

Cuando el paciente lo solicita, Santi va al box, se le presenta para que interactúe con él, se sube al sillón, se ubica de la cintura hacia abajo y se acuesta en las piernas del paciente. Los niños le hacen cariño y él les lame la manito. “Santi hace que el paciente se olvide un poco de donde está, lo persuade de a qué es lo que vino. Generalmente hay pacientes que llegan con mucho temor traspasado de los padres, entonces están tensos y predispuestos a sufrir. Entran llorando y cuando ven a Santi en el box dicen ¡hay un perrito!, no se lo esperan, se sorprenden y disminuye su nivel de estrés y ansiedad. Santi les brinda un espacio seguro, además al llegar esperan en la salita destinada a los niños, muchas veces Santi está ahí y juegan con él. Pueden pintar, está la casita del Ratón Pérez, está el hada de los dientes, entonces cuando llega la hora de su cita y uno los va a buscar el niño está más tranquilo y relajado para recibir la atención”, agrega la odontóloga

Pero no solo los pacientes disfrutan de su compañía. Diversos estudios destacan que las terapias asistidas con animales brindan seguridad, confianza, bajan el nivel de estrés y ansiedad, también ayudan a regular las emociones y calman a las personas. Frente a esto la doctora dice estar totalmente de acuerdo, y nos cuenta que incluso el equipo, en sus ratos libres, aprovecha de disfrutar de la compañía de Santi, lo toman en brazos, le hacen cariño, juegan con él y recibe algunas galletitas.

Una Celebridad En Concepci N

Francisco López destaca que Santi es una personalidad en Concepción. “Cuando está en la clínica sale a pasear con su uniforme y es súper reconocido en la calle. Lo saludan los Carabineros, los niños, dicen ¡el Santi!, en la clínica tenemos unos llaveritos de él hechos en porcelana y adhesivos, que se les ponen a los pacientes en forma de premio”.

La doctora menciona que Santi ha sido fundamental en el proceso de adaptación de los pacientes, sobre todo en aquellos niños que vienen con traumas, que presentan Síndrome de Down, TEA o en cualquier niño que le tiene temor al dentista. “Ha sido súper enriquecedor y entretenido porque uno puede tener distintas técnicas para persuadir al paciente, pero Santi nos ayuda mucho, los niños se sorprenden al ver a un perrito en un lugar donde ellos piensan que vienen a sufrir. Se calman, dejan de llorar y así uno puede evaluarlos”.

Finalmente, Francisco dice que “Santi es el resultado de la convicción del éxito que tiene este tipo de terapia, del amor que tenemos por los animales y de la aceptación de todo el equipo clínico de querer incorporarlo como un integrante más, pero respetando sus necesidades de perro. Fue entrenado con refuerzo positivo en intervenciones asistidas con animales y obediencia básica siempre con premios y cariño. Cuando no está en la clínica se queda en mi casa o en la de mi socio, tiene su camita, juguetes, convive con otros perros, sale a pasear y le gusta ir a la laguna”.

Puedes seguir las historias de Santi en la cuenta de Instagram @clinicasantisconcepcion