Page 226

Trenton parecía decepcionado. —No. ¿No tienes más? Puedo volver y conseguir algunos. Olive se cruzó de brazos. —Fumal es malo pala ti. Aparté el cigarrillo de mi boca y lo dejé en la encimera. —Tienes razón. Lo siento. —No te hagas la listilla conmigo. Debelías dejalo. Tent también debelía. Trenton observó a Olive por un momento, y luego me miró. Me encogí de hombros. —De todas maneras se está volviendo muy caro. Trenton sacó un paquete del bolsillo de su abrigo y lo aplastó con una mano, luego tomé mi último y lo rompí por la mitad. Trenton lo arrojó a la basura, y yo también. Olive se quedó de pie en medio de mi cocina, más feliz de lo que jamás la había visto, y luego sus hermosos ojos verdes empezaron a llenarse de lágrimas. —¡Ah! ¡Ugh! ¡No llores! —dijo Trenton, levantándola en sus brazos. Lo abrazó, y su pequeño cuerpo comenzó a temblar. Se tranquilizó, me miró, y se limpió uno de sus ojos húmedos. —¡Estoy tan bendedida! —dijo, sollozando. Abracé a Trenton, aplastándola entre nosotros. Las cejas de Trenton se alzaron, ambos divertidos y conmovidos por su reacción. —Dios, ugh, si hubiera sabido que esto era tan importante para ti, los habría tirado a la basura hace mucho tiempo. Ella presionó las manos contra sus mejillas, haciendo que sus labios sobresalieran. —Mamá dice que está más orgullosa de dejal de fumal que de casi cualquier ota cosa. Excepto yo. Los ojos de Trenton se suavizaron y la abrazó más fuerte. Olive vio las caricaturas en el sillón de dos plazas hasta que Trenton tuvo que ir a casa a prepararse para el trabajo. Llegué antes que él a Skin Deep y decidí limpiar y pasar la aspiradora porque Calvin ya había abierto la tienda, encendido todas las luces y también el ordenador, que es lo que yo solía hacer cuando llegaba. Hazel entró por la puerta principal, casi escondida bajo su gran abrigo naranja y su gruesa bufanda. —¡Lo siento! ¡Lo siento tanto! —dijo, corriendo a su cuarto. La seguí, curiosa.

226

Beautiful Oblivion  
Beautiful Oblivion  
Advertisement