Page 159

—¿Mi próximo cliente no llega en breve? —preguntó Hazel. Miré el pequeño reloj de metal en la pared. —En once minutos. Trent, tú no tienes una cita pronto. A menos que alguien entre, sería un buen momento para iniciar el borrador del que hablamos hace un tiempo. Me miró mientras limpiaba, y luego negó con la cabeza. —Hoy no puedo, Cami. —¿Por qué no? —pregunté. Hazel se marchó, permitiéndonos estar solos. Trenton se estiró y metió la mano en el tazón de caramelos colocado en el mostrador más cercano a él. Desenvolvió uno pequeño y se lo metió en la boca. — Jason dijo que podría venir por la tarde si salía del entrenamiento a tiempo. Fruncí el ceño. —Sólo di que no quieres, Trent. No mientas —Me alejé y me senté en el taburete detrás del mostrador con una rabieta. No diez minutos más tarde, un camión se detuvo en el estacionamiento, y Jason Brasil entró campante por la puerta—. ¿Está Trent ocupado? —preguntó. Me encorvé y me hundí en mi asiento. Toda mi cara se sentía como si se hubiera incendiado mientras la adrenalina de la pura humillación quemaba por mis venas. —¿Estás bien? —preguntó Brasil. —Sí —dije—. Está en su habitación. Día tras día, Trenton me ignoraba, pero no me atreví a enfrentarlo después de eso. Era particularmente dañino porque su relación con Hazel no había cambiado, y él estaba más que hablador con Raegan cuando iba al Red. Deliberadamente me daba la espalda, y lo odiaba. El segundo sábado de noviembre, Trenton entró en el Red solo y se sentó en su nuevo asiento favorito frente a Raegan. Ella estaba ocupada con su asiduo, Marty, pero Trenton se sentó allí con paciencia, sin mirarme ni una vez. Mi corazón se hundió. Las últimas semanas de estar cerca de Trenton me habían enseñado una apreciación por la miseria que Kody pasó todos los miércoles a domingo por la noche cuando él y Raegan rompieron. Miré a Kody, viéndolo mirar en la dirección de Raegan con ojos tristes. Lo hacía docenas de veces cada noche. Mi asiduo, Baker, tenía una jarra llena helada, así que me dirigí hacia el lado del bar de Raegan, abrí la lata de la cerveza favorita de Trenton, y se la entregué.

159

Beautiful Oblivion  
Beautiful Oblivion  
Advertisement