Page 1

LAS PERVIVENCIAS OLFATIVAS EN BARCELONA OPÚSCULO


Cliente: Museo Etnológico y de Culturas del Mundo - ICUB, Instituto de Cultura de Barcelona Comisaria: Meritxell Virgili / Omuses.barcelona 21 de junio de 2019 Revisión: febrero 2020

© MERITXELL VIRGILI



COMISARIADO POR EL MUSEO ETNOLÓGICO Y DE CULTURAS DEL MUNDO LAS CARAS DE BARCELONA


“Les olors segueixen sent velles, antigues, cansades, respirades, usades, reutilitzades. És un aire que s’ha fet servir tantes vegades! Giro per Avinyó i vaig direcció al mar. Aquí les olors són molt complicades. Desodorant? Farmàcia? Menjar? Fum? Com diantre es descriuen aquestes olors?” (Etnògraf/a 2, matí 11. Gòtic/Raval)


6


ÍNDICE PRESENTACIÓN

PÀG. 9

QUIÉNES SOMOS EN LA ORGANIZACIÓN OMUSES

PÀG. 11

PREÁMBULO

PÀG. 13

INTRODUCCIÓN

PÀG. 17

JUSTIFICACIÓN MUSEOLÓGICA DEL ENCARGO

PÀG. 23

JUSTIFICACIÓN METODOLÓGICA DE LA INVESTIGACIÓN CORRELACIÓN ENTRE MÉTODO, OBJETIVOS Y RESULTADOS

PÀG. 25

OPERATIVIDAD DEL TRABAJO DE CAMPO

PÀG. 26

PALETA ETNOOLFATIVA DE “LAS PERVIVENCIAS OLFATIVAS EN BARCELONA”

PÀG. 29

VALORES CUANTITATIVOS DE LOS TRES BARRIOS DE BARCELONA ENTRELAZADOS CON LOS CUALITATIVOS CATEGORÍAS

PÀG. 54

GRÁFICOS

PÀG. 55

APUNTE ESQUEMÁTICO

PÀG. 57

BIBLIOGRAFÍA

PÀG. 63

7


8


PRESENTACIÓN Desde el Museo Etnológico y de Culturas del Mundo se ha encargado a Omuses - Olor Cultural, Gestión y Facilitación, Servicios Patrimoniales, un proyecto de comisariado dentro del marco de la exposición “Las caras de Barcelona”, designado con el nombre de “Las pervivencias olfativas en Barcelona”. Meritxell Virgili es la comisaria del proyecto y Omuses es el nombre que toma el emprendimiento colaborativo. Este opúsculo se basa en la correlación entre el conocimiento etnológico y las evidencias olfativas etnográficas y se le añade la innovación de traspasar estos saberes al campo de la perfumería, como objeto de talento y razón. Más tarde, Omuses seguirá facilitando al Museo la coordinación entre las arquitecturas museográficas, la accesibilidad y la comunicación aumentada a través de la tecnología de beacons (o balizas) gestionada por el propio Museo. Dedico el comisariado a todas las personas copartícipes.

9


10


QUIÉNES SOMOS EN LA ORGANIZACIÓN OMUSES Meritxell Virgili es el alma y la coordinadora general de Omuses. Es asimismo quien acepta el encargo de este comisariado y genera todos los contenidos. El trabajo se ha llevado a cabo desde la adhocracia o ausencia de jerarquías, y se ha producido una coordinación de esfuerzos sin sacrificar la creatividad, en lo que se denomina redarquía. Las personas que han colaborado en este encargo son:1 • Asistencia etnográfica: Cristina Nieto, Jordi Colobrans y Sònia Múrcia.2 • Arquitecturas museográficas: Daniela Longobardi. En este comisariado, la museografía está compartida con el Museo Etnológico y de Culturas del Mundo de Barcelona. • Diseño de esencias olfativas: Sandra Iruela.

1 Véanse los currículums en: Omuses.barcelona / Quiénes somos 2 Múrcia ha formado parte de este comisariado y también de grupos de investigación en tecnoantropología (ACPA ICA).

11


12


PREÁMBULO Omuses averigua cuáles son las dinámicas olfativas existentes d e s d e e l q u e s e n t i m o s , p e rc i b i m o s , m e m o r i z a m o s , denominamos y categorizamos hasta la representación de una realidad ambiental compartida. El mundo y el cerebro están conectados a través de una “ecología de la mente”.3 Ya no se puede hablar de naturaleza sino de medio ambiente, porque se trata de vernos a nosotros mismos dentro del mundo y no independientemente del mundo. Vivir, por descontado, es un proceso histórico encarnado en formas orgánicas frágiles y efímeras, que se mueven y circulan por una superficie. Este fenómeno es un proceso de revelación y la clave de los significados radica en nuestra manera de aprender, en las formas de educación. El conocimiento basado en la percepción de cada cultura equivale a lo que puede considerarse como una “ecología sensible”.4 Nuestro proceso histórico occidental ha estado alejado de esta “fenomenología del cuerpo”5 a causa del surgimiento de la ciencia moderna. Ya hace tiempo que la literatura antropológica —ligada a la didáctica y la poética—,6 es la base necesaria para la actividad científica, tecnológica y social. Entre el método 3 Ingold, 2000. 4 Ingold, 2000. 5 Ingold, 2000. 6 Es lo que se hace en el STEAM (acrónimo de ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas en inglés): transformar las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas a través de la mirada del arte y el diseño, al tiempo que fomentamos esta mirada en la educación e impulsamos la innovación en los proyectos culturales.

13


llamado ético7 y el émico8 surgen diálogos en los cuales hay cualidades y valores morales que nos ayudarán a descubrir las texturas ricas del mundo; así, los olores que inspiramos constantemente son una oportunidad para el conocimiento: son lo que denominaremos olores culturales o etnoolores.9 Las manifestaciones del mundo existen a través de la cognición — en nuestra mente—; la tropología10 estudia este continuo humano. Además, sabemos que estos prismas del “material del mundo” altamente sensitivos proceden de las evocaciones del pensamiento para poder abrir las puertas a los campos semánticos,11 y narran estados de la conciencia con valores morales más solidarios y vindicativos. Así, determinar campos evocativos olfativos nos ayudará a estudiar los campos semánticos. Una idea básica transmitida por Mary Douglas en Pureza y peligro12 será básica para investigar en el corpus cultural de nuestra tradición: la percepción del mundo se construye a través de la imposición de un orden cultural determinado transmitido en el flujo de la experiencia de cada pueblo. Por lo 7 Descripción de una cultura en la cual el antropólogo utiliza categorías de su disciplina o de las propias categorías. 8 Descripción de una cultura en la cual el antropólogo intenta averiguar las formas de percepción de los miembros de aquella cultura y la forma cómo describen su mundo. 9 A partir de ahora, en el texto se hará referencia a etnoolores cuando se hable de este comisariado y a olor cultural cuando se hable genéricamente. 10 Estudio de las maneras retóricas, figuradas o alegóricas, es decir, de las metáforas y las metonimias para profundizar en categorías intelectuales. 11 Conjunto de palabras, en general, no emparentadas etimológicamente que cubren de manera exacta un dominio bien delimitado de significaciones, constituido, tanto tradicionalmente como científicamente, por la experiencia humana. 12 M. Douglas, Pureza y peligro, 1991.

14


tanto, lo que se ha intentado “recolectar” en este comisariado son las densidades olfativas de las áreas donde circulan peatones con respecto a lo que es social y cultural, identificando y cartografiando el entorno intervenido; hablamos del taskscape13 y del paisaje de los olores o smellscape,14 que proporcionará una textura más rica y dinámica de Barcelona. Sabemos que muchos de los valores morales están incluidos en sistemas de correspondencias y clasificaciones sugestivamente sensoriales y que producen otros estados de la conciencia gracias a la sinestesia, a la memoria, al movimiento y al ambiente de los grupos culturalmente interrelacionados: es la fenomenología del cuerpo.15

13 Ingold, 2000, pág. 154. Tim Ingold acuñó el término en 1993 para definir las dimensiones espaciales y temporales del paisaje de la vida humana, todo gracias al análisis estructural y metodológico de la obra pictórica paisajística que tanto le inspiraba: La cosecha, de Pieter Bruegel. 14 Classen, Howes, Synnott (2002), pág. 95-122. 15 Ingold, 2000.

15


16


INTRODUCCIÓN Especificaciones clave sobre el olor cultural A. Transmisión, categorización, léxico Classen16 nos avisa de lo siguiente: las sensaciones son privadas e individuales y las representaciones son públicas y sociales. Puesto que las sensaciones consisten en una reacción del organismo a una estimulación externa y, además, no hay manera de que esa sensación pase directamente de una conciencia individual a otra, la única manera de representar la experiencia y el significado de los conceptos de cada uno de nosotros es a través de las formas inconmensurables de comunicar que el ser humano ha creado —como especificidad de la especie—, una de las cuales es el lenguaje. Classen nos avisa de que los significados de las palabras están establecidos por convención en cada comunidad de hablantes. Por otra parte, una de las características del sentido del olfato en nuestro mundo moderno y occidental es el esfuerzo por recordar los olores. El motivo es que no forman parte de nuestro bagaje cultural, como lo hacen en otras culturas, así que tampoco podemos invocarlas con la misma facilidad. Además, la imposibilidad de recordarlas está relacionada con la manera en que se categorizan. Explicado de otra manera: no hay un campo semántico elaborado para los olores en nuestro paquete 16 Classen, 1993.

17


cultural; es ambiguo y difícil de describir porque la taxonomía17 se basa solo en las causas y los efectos. De todos modos, estudios recientes nos hablan del “lenguaje natural de los olores”;18 se trata de un lenguaje rico y exuberante y es la tropología la que nos permitirá estructurar parcialmente la experiencia de la naturaleza multisensorial (hablamos específicamente de las metonimias como recurso y en otros casos singulares de las metáforas).

B. Aprendizaje y cognición mutual El aprendizaje de una lengua consiste en producir palabras dentro de unas circunstancias adecuadas, de manera que su denominación suscita la aprobación de un grupo de locutores.19 Cuando olemos, percibimos desde el esquema cognitivo compartido de una manera estable y común; hablamos de la organización mutuamente controlada del conocimiento, una comunicación media intersubjetiva y que, además, se nos muestra con éxito: es la cognición mutual.20

C. Memoria y episodios, sinestesia, evocación El olor cultural depende indudablemente de la memoria colectiva e individual, a la vez que episódica: es la microhistoria 17 Clasificación u ordenación en grupos de cosas que poseen unas características comunes. 18 Candau, 2000. 19 Candau, 2000. 20 Candau, 2000.

18


integrada en un ambiente social particular. Además, esta memoria mantiene una correlación con el lugar de crianza —en el sentido etnológico—. Así, el olor cultural es siempre episódico y se le atribuyen inequívocamente acontecimientos o hechos. El olor cultural se caracteriza por ser sinestésico. La sinestesia es la asimilación conjunta de los distintos sentidos, al tiempo que uno de los sentidos estimula otro. En este aspecto, en el acto de oler tendremos sensaciones características de otros sentidos en un mismo acto perceptivo, de manera automática e involuntaria. Así, utilizaremos el léxico propio de otros sentidos y una infinidad de recursos analógicos de la mente para poder invocarlas. En la misma línea, el olor cultural siempre será evocativo, representativo en la memoria de una percepción vivida o conocida en un tiempo pasado, una sinécdoque o parte memorable que evoca el todo.

D. Cuerpo biológico El cuerpo vive en un ambiente social y, por lo tanto, está culturizado, adaptado a los olores de cada comunidad. Se sabe que el sentido del olfato (cerebro) podrá percibir un olor21 durante un cierto tiempo, hasta que se adapte, es decir, hasta que ya no lo discierna más. Eso pasa porque se produce un encaje con la cultura, la propia o la de acogida —transcurrido el tiempo—; y, sin embargo, el olor quedará imprimido en la mente para reconocerlo en un futuro y si la ocasión sinestésica lo permite. 21 Sobre el juicio hedónico —olores desagradables, neutros o agradables—, hablamos en el punto E.

19


Por lo tanto, el olor cultural es un símbolo prototípico, un arquetipo o un símbolo originario de una experiencia porque sintetiza vivencias, capta fenómenos físicos, y transmite ideas y valores culturales por medio de los cuales las sociedades ordenan e integran el mundo. Y es también un modelo para representar lo más característico del género humano, porque es un principio de testimonio de nuestra relación con el ambiente.

E. La durabilidad y el sentido hedónico de los olores Los olores son intrínsecamente fugaces, los percibimos una media de cuatro segundos; durante esta pugna, los humanos, por un lado, los discriminamos de otros estímulos dentro de un flujo sensorial y, por otro, los identificamos eventualmente y apreciamos su calidad. También medimos la intensidad y, en términos de procesamiento, vamos elaborando imágenes. Su percepción depende, al mismo tiempo, del sexo, de la edad, de la competencia olfativa aprendida y de la asimetría de los orificios nasales. En relación con el sentido hedónico, los olores desagradables son tratados más rápidamente que los buenos o neutros. Así, Candau22 nos explica que este hecho podría estar relacionado con un fenómeno adaptativo: “nous aurions intérêt 22 Candau se basa en evidencias etnográficas de los grupos profesionales siguientes: bomberos, trabajadores sanitarios, servicios funerarios y médicos forenses.

20


à détecter plus rapidement les mauvaises odeurs, certains d’entre elles pouvant être toxiques même si, comme on le sait, il est impossible d’établir une relation d’équivalence entre ces deux caractéristiques”.23 Pero Candau también nos comenta, de manera inversa, que los olores desagradables se dotan de imágenes lentas: así, el resultado es una sensación de pausa que produce emociones negativas en el tiempo. Por otra parte, los olores neutros y agradables tienden a olerse con sobriedad y parsimonia y abren mecánicamente los orificios nasales. Así, y en términos memorísticos y de tiempo, también conectaremos rápidamente con los buenos recuerdos y con los episodios de la experiencia evocativa.24

Hay emociones entrelazadas con los sentidos que desbordan el tiempo.

23 Candau (2009), Pág. 48. 24 Conocemos el proyecto de Proust: encontrar el tiempo perdido de las sensaciones y todo su contexto emocional.

21


22


JUSTIFICACIÓN MUSEOLÓGICA DEL ENCARGO A. Se ha consensuado, en una reunión en el Museo Etnológico y de Culturas del Mundo, mapear olfativamente tres etnoolores que representen tres territorios de Barcelona y que, sectorialmente, son: Pere IV / Poblenou, Port/Barceloneta y Gòtic/Raval. Por otra parte, se ha decidido sintetizar un cuarto etnoolor que no tenga relación con la memoria episódica de los habitantes de la ciudad y que, sin embargo, pueda estar creando una referencia olfativa común en la actualidad. El objetivo: dar un valor etnoolfativo —representativo y tangible — a los tres barrios y también un valor simbólico.25 Hablamos, pues, de las “pervivencias olfativas” de la ciudad de Barcelona. Y también son los thick data olfativos o datos densos sensibles olfativos, que apelan, precisamente, al conocimiento sensitivo. B. Otras aplicaciones de la investigación B.1. Investigación en el sentido de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación).

25 Véase la mención a “símbolo prototípico”, pág. 20.

23


B.2. Es un prototipo, en términos etnográficos, para realizar investigaciones cuantitativamente mayores y, por lo tanto, más complejas en el ámbito urbano y rural. B.3. Es una herramienta de trabajo en ámbitos y proyectos como: • Museos accesibles: desarrollo de públicos, persona responsable de la accesibilidad (“Exposicions accesibles. Criterios para eliminar las barreras de la comunicación y facilitar el acceso a los contenidos”, ICUB-IMPD, Barcelona, 2016). • Smell-Smart-City, smellscapes o tecnopaisajes sensoriales de Barcelona para personas ciegas, sordas y sordo-ciegas, tanto signantes como oralistas. • Primera activación y reivindicación del H/OMM (Hub / Osmoteca de la Memòria de la Mediterrània), a través de Omuses - Olor Cultural, Gestión y Facilitación, Servicios Patrimoniales.

24


JUSTIFICACIÓN METODOLÓGICA DE LA INVESTIGACIÓN Correlación entre método, objetivos y resultados. De la autoetnografía a la etnografía colaborativa olfativa Las ciencias sociales y, en concreto, las etnografías colaborativas surgen con fuerza como método que proporciona soluciones a problemas, concreciones de requerimiento y propuestas de cambio con respecto a nuevos fenómenos. La investigación aplicada está orientada a proporcionar informes en los que se especifica una afirmación. Además, tantea sobre la existencia de una realidad social que todavía no ha podido ser verificada de manera empírica. Método: una vez terminada la autoetnografía olfativa,26 esta se ha convertido de facto en un conocimiento subjetivo. Consecutivamente, la experiencia personal se ha compartido en la arena colectiva, de manera que aquella forma, la subjetiva, ha pasado a ser un conocimiento objetivo a través de las categorías comunes que el equipo y la directora de investigación han ido averiguando en el vaciado del trabajo de 26 Especificaciones de operatividad del trabajo de campo, pág. 26.

25


campo. Estas categorías se distinguen por convención a través de palabras, pero, por encima de todo, gracias a las metonimias expresadas por los etnógrafos y etnógrafas en cada olfateo.27 Así, han podido establecerse unas certezas etnoolfativas de los tres barrios de Barcelona y el olor etnocontemporáneo. Los olfateos se perciben desde el esquema cognitivo compartido28 de forma estable y común, y son unos estímulos que, juntos, hacen creer en nuestra identidad por su durabilidad.29

Operatividad del trabajo de campo La investigación, como comentábamos más arriba, es un prototipo; el Museo Etnológico y de Culturas del Mundo apuesta por la I+D+i. A. Cantidad de etnógrafos y etnógrafas: para el objeto del encargo, la plantilla ha sido de 4 etnógrafos y etnógrafas. B.

Calidad de los etnógrafos y etnógrafas.30

C. Operatividad del trabajo de campo. Las fichas se han colgado en una carpeta en Dropbox, para que sean un conocimiento abierto entre la comunidad (networking).

27 Véase “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág. 17. 28 Véase el punto B de “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág. 18. 29 Véase el punto E de “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág. 20. 30 Véase la pág. 5, nota al pie 1./2.

26


C.1. Información previa a los etnógrafos y etnógrafas. Se han creado las fichas comunes con aclaración de contenidos y de la operatividad del trabajo de campo autoetnográfico, es decir, especificaciones de la guía de campo, condiciones comunes en el ejercicio autoetnográfico (el cuerpo cultural —social y biológico— tiene que estar preparado para oler lo que le es evocativo), cronogramas, itinerancias de los etnógrafos y etnógrafas (mañana, tarde y noche). C.2. Hemos terminado 36 fichas de itinerarios, lo cual, añadiendo las 4 de los olores etnocontemporáneos, supone un total de 762 olfateos (736 + 26). C.3. Hemos utilizado la técnica del arpentage31 o práctica deambulatoria en las itinerancias autoetnográficas, una técnica pensada para este prototipo y un procedimiento utilizado por Virgili en la protoautoetnografía en La Medina de Fes y que también se inspira en etnologías de autores y autoras de reconocido prestigio internacional. C.4. El trabajo de campo se realizó en verano, entre el 10 de junio y el 15 de julio de 2018; eso ha favorecido una mejora de los olfateos gracias a la relación entre el aparato olfativo y el ambiente. Hemos podido oler entre insolaciones, bocanadas, vientos y brisas recalentadas y anocheceres fresquitos. D. Se han sugerido las pervivencias olfativas culturales de cada barrio y el olor etnocontemporáneo en un documento que es la paleta o propuesta para la exposición “Las pervivencias olfativas de Barcelona” y, al mismo tiempo, es la referencia que se ha utilizado para diseñar las esencias olfativas. 31 Lanoix, 2014.

27


28


PALETA ETNOOLFATIVA DE “LAS PERVIVENCIAS OLFATIVAS EN BARCELONA” Consideración y relación necesaria entre el informe de resultados de la etnografía colaborativa olfativa y el diseño de las esencias A. Consideraciones del lenguaje: Se ha realizado una correlación de frecuencias de los etnoolores desde el lenguaje natural de los olores; hablamos de la tropología, de las metonimias como recurso que nos permite estructurar parcialmente la experiencia de la naturaleza multisensorial. Y es también el lenguaje intermedio común que nos ayuda a hacer aflorar las sensaciones olfativas compartidas.32 B. Consideraciones técnicas: B.1. La percepción y el diseño que tiene un/a perfumista de una esencia es la siguiente: la composición de las esencias, 32 Véase “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág. 17.

29


químicamente hablando, se denomina nota, y estas notas incluyen distintos compuestos según la volatilidad. Por una parte, tenemos notas que solo se mantienen durante unos minutos sobre un papel de muestra o mouillette y, por otra, notas que permanecen durante varias semanas. Por lo tanto, es habitual dividir el uso de una esencia en tres grupos con respecto a su volatilidad: • las notas básicas o de fondo, que son las más persistentes en el tiempo; • las notas intermedias o de cuerpo, con volatilidad media y que singularizan la esencia; • y las notas altas o de cabeza, que son las más volátiles y proporcionan el efecto inmediato. B.2. Estructura de Omuses; percepción cognitiva desde el prisma etnológico y en esta investigación/comisariado.33 Propuesta: • Se aborda la investigación desde los thick data olfativas o datos densos sensibles olfativos como cognición mutual: es el inicio perceptivo desde el smellscape y el taskscape. • Emprendemos la investigación describiendo etnoolores que, gracias al lenguaje, se han manifestado como un holograma/ calidoscopio sucesivo y, sin embargo, son etnoolores huidizos parecidos a la sensación que proporciona la impermanencia y la proxémica.34 Son, en definitiva, descripciones que nos han proporcionado valores culturales.

33 Véase también la pág. 47. 34 Véase también pág. 47.

30


• Otras consideraciones: de igual manera que las esencias diseñadas químicamente pueden ser demasiado intensas y desagradables, los etnoolores olidos en el trabajo de campo son también repulsivos; así, tanto unas como otros enmascaran los olores más sutiles, neutros o agradables. Así, se llegó a un consenso entre el personal técnico del Museo Etnológico y de Culturas del Mundo, Sandra Iruela y Meritxell Virgili en los dos días en que se hicieron las pruebas olfativas; entre todos y todas escogimos las notas que queremos transmitir en la exposición y que, además, caracterizan cada barrio (también el olor etnocontemporáneo), siempre como símbolos prototípicos.35

Paleta etnoolfativa A. Propuesta del diseño de esencias correlativas con las citas36 o evidencias etnoolfativas del trabajo de campo por barrios, más el olor etnocontemporáneo. A.1.

Pere IV / Poblenou

A.1.a. Citas: • “Sala Becket o Cooperativa Pau i Justícia. Al salir de la cafetería he notado una bocanada de judías hervidas.” (Etnógrafo/a 3, tarde 1. Pere IV / Poblenou). 35 Véase pág. 20. 36 Extracto de las citas etnoolfativas como referencia para crear cada esencia diseñada para la exposición. En la pág. 47, hemos introducido necesariamente otras citas que ayudan a comprender el objeto de este comisariado.

31


• “Salgo de una tienda y, de golpe, vuelvo a oler a patata hervida. Este olor, más intenso, es el mismo que olemos en la A2 a su paso por Martorell; este olor es más fuerte en dirección Barcelona; hay una fábrica inmensa al lado del Llobregat. (Hay que buscar de qué es la fábrica.) Es un olor que conscientemente hace más de 40 años que huelo; es un recuerdo triste, porque quiere decir que vengo de la montaña para entrar en la gran urbe.” (Etnógrafo/a 3, tarde 3. Pere IV / Poblenou). • “Vuelvo a percibir el olor a patata hervida... quizás sea verdura (patatas y judías verdes) hervida.” (Etnógrafo/a 3, tarde 9. Pere IV / Poblenou).

• “Calle de Roc Boronat con calle de Llull, el olor que me ha venido es muy inmediato: es el mal olor instantáneo que se desprende cuando abrimos un tarro de legumbres en conserva y que desaparece en cuanto ponemos las legumbres bajo el agua y las lavamos. Ese olor me ha hecho recordar la representación que se hace, en la película El pianista de Roman Polanski, cuando el protagonista está muerto de hambre e intenta abrir una lata de conserva que se encuentra entre la destrucción de la ciudad; le resulta una tarea muy prosaica, puesto que no le quedan fuerzas ni para abrirla, debido a la desnutrición y el padecimiento que le ha provocado la Segunda Guerra Mundial. Para mí, eso ha representado el paisaje de los antiguos edificios del Poblenou por momentos.” (Etnógrafo/a 1, mañana 3. Pere IV / Poblenou). • “En las terrazas puede verse a gente tomando cerveza; otros, cafés y tés.” (Etnógrafo/a 4, tarde 42. Pere IV / Poblenou)

32


• “Calle de Roc Boronat. Se me ha cruzado un hombre perfumado; el olor es más seco que el de las mujeres.” (Etnógrafo/a 4, noche 19. Pere IV / Poblenou). • “Ambiente de terrazas. Gente con las mesas llenas de cervezas. Me ha venido el aroma de la cerveza. De esas noches inacabables con los amigos.” (Etnógrafo/a 4, noche 48. Pere IV / Poblenou)

A.1.b. Propuesta de la perfumista: notas olfativas a tubérculo y a hervido combinadas con notas tostadas y dulces de café y salicilato de isoamil.

33


34


A.2.

Port/Barceloneta

A.2.a. Citas: • “Bien, al detenerme en el semáforo que hay delante de la estatua de Colón, allí sí que me han llegado los olores de cremas de los turistas. Y los de los coches.”(Etnógrafo/a 2, mañana 1. Port/Barceloneta).

• “Hace viento y llega el aire del mar, un aire con un olor húmedo y salado con yodo.” (Etnógrafo/a 2, mañana 2. Port/ Barceloneta).

• “¡Puf! Ahora me llegan olores a humo de tabaco mezclados con frituras muy refritas de restaurantes. Estoy pasando por debajo de plataneros y también percibo el olor húmedo de los plataneros. Además, me vienen bocanadas de tabaco tanto de gente que camina como de gente sentada en los bancos en un lado y las mesas exteriores en el otro. Incluso de puro. (…) Es un olor fuerte, de esos que están ahí, como una estatua fantasmagórica en medio del camino. Rompes esas cortinas de olor a fritura con tabaco y humedad de plataneros.” (Etnógrafo/a 2, noche 4. Port/Barceloneta). • “Una sola persona que fume es suficiente para que deje toda una estela que aturde a los que pasan detrás.” (Etnógrafo/a 2, noche 9. Port/Barceloneta).

• “Me llega un olor a puro. Es un olor que impregna. Pasas por delante y parece que se queda el olor contigo.” (Etnógrafo/a 4, mañana 24. Port/Barceloneta).

• “Estoy rodeada de barcos y agua de mar. Se nota la sal del mar. El salitre.” (Etnógrafo/a 4, tarde 7. Port/Barceloneta).

35


• “Voy cruzándome con gente que huele a crema, que va recordándome que la playa está por aquí cerca.” (Etnógrafo/a 4, tarde 13. Port/Barceloneta).

• “Llegan aromas del alcantarillado mientras voy paseando.” (Etnógrafo/a 4, tarde 30. Port/Barceloneta). • “Olor a cloaca, muy fuerte.” (Etnógrafo/a 4, noche 6. Port/ Barceloneta).

• “El paseo de la Barcelonet a huele a crema solar constantemente; lo noto en el paseo cuando voy caminando y puedo oler a las personas más de cerca; la ventolera que se levanta produce un efecto yoyó con el olor. Acompañado del calor, dan ganas de refugiarse en cualquier sitio a la sombra.” (Etnógrafo/a 1, mañana 2. Port/Barceloneta). • En el paseo de la playa, el olor a viento es muy difícil de explicar, pero es palpable: a medida que paseas y te adentras entre la gente, el viento te acaricia el rostro trayendo un olor que representa el mar, crema solar y plantas lejanas. Se presenta de forma agradable.” (Etnógrafo/a 1, noche 5. Port/ Barceloneta).

• “Voy caminando y... las primeras calles de la Barceloneta (parte de ciudad, ronda Litoral) son cerradas, pequeñas y huelen más a cloaca; sin embargo, al andar, me van llegando sucesivamente los oficios de los diferentes establecimientos. No es una forma holográfica, es un olor tras otro: oficio de zapatero, tienda de café... Sabes, eres consciente de que la brisa que te llega del mar, al ser húmeda (no fresca) te aporta comodidad, y así, quizás sin que seas plenamente consciente de ello, te llega el olor a salitre. Lo que quiero decir es que mi nariz biológica puede irse acostumbrando a este olor y, por eso mismo, no lo huelo. Lo mismo puede suceder con el olor a cloaca.” (Etnógrafo/a 3, día 4. Port/Barceloneta). 36


• “Estoy acercándome a la playa. ¿Por qué huele tanto a crema solar? ¿Es que la gente se pone kilos de crema? No hay nadie a mi lado... ¿O es que es salitre más brisa? A mi cuerpo biológico, le cuesta asimilar que, en un espacio abierto, natural, se sienta un olor tan artificial y culturizado.” (Etnógrafo/a 3, día 6. Port/Barceloneta).

• “(Mi sentido olfativo está adaptándose al olor a salitre; creo que tendré que realizar el trabajo de campo de mañana y tarde por la playa de la Barceloneta). Sin embargo, sigo oliendo la arena de la playa, un olor que podría ser una mezcla de salitre con colilla, con un mar de fondo calmado; el ambiente... el olor es fresco y denso al mismo tiempo.” (Etnógrafo/a 3, noche 9. Port/Barceloneta). A.2.b. Propuesta de la perfumista: nota olfativa ozónica y de salitre marino combinada con la nota de crema solar de fruta, dulce, balsámica y de miel, más la nota de cumarina con tabaco, con un fondo de nota putrefacta y amoniacal.

A.3.

Gòtic/Raval

A.3.a. Citas: • “Llegan bocanadas de humo de tabaco y unos olores como de cerrado y aire enrarecido. Es un olor cerrado y como picante, también ácido. Y con un punto de pipí. Ahora huelo unos olores ligeros, no sabría ponerles nombre: tienen un punto de jamón seco o como de grasa de jamón reseco, pero sudada. Ahora me llegan unas bocanadas de olores a comida pakistaní, pero mezcladas con olores a orina que salen del aire de las callejuelas cerradas por las que voy pasando. Es un aire

37


38


que sale de las calles y te impregna con este olor desagradable a orina y los olores de restaurante que me llegan.” (Etnógrafo/a 2, mañana 1. Gòtic/Raval). • “La sensación es de un aire cerrado, respirado. Muy mezclado con cosas de restaurantes y comidas. Aquí hay una acumulación de olores difícil de describir en palabras. Al pasar por sitios cerrados, como los pasillos que crean los andamios que se utilizan para restaurar fachadas, te encuentras con un olor más fuerte. Un olor a viejo, del polvo de las casas, aprisionado en esa especie de pasillo efímero.”(Etnógrafo/a 2, mañana 2. Gòtic/Raval)

• “Son olores sutiles, raros. No tenemos vocabulario para explicarlos. Son olores que vienen y se van a toda prisa, pero la sensación global que me dejan es de un jamón reseco, de aquella parte amarilla de la grasa rancia, llena de hongos. Por el camino, me llegan bocanadas de tabaco de gente que está fumando por las esquinas. El viento extiende estas bocanadas de tabaco. También me llegan bocanadas muy humanas de gente que va en tirantes y desprende olor a sudado. A veces, también percibo como un olor a pollo asado, pero no es de pollo, es de axilas. El calor contribuye a que todo este ambiente tenga una intensidad. Además, el humo de los coches y las motos es especialmente insistente en este aspecto.” (Etnógrafo/a 2, mañana 3. Gòtic/Raval) • “Tiro por la calle de los Tres Llits. Es una calle estrecha que huele mucho a cerrado, a viejo, a polvo. Se nota un cambio de presión. Y llegan muchos olores de cosas cerradas y de comida refrita. Pasa gente. El aire que se respira aquí ya se ha respirado varias veces. El olor a polvo se intensifica. Lo que respiras cuesta de respirar. Además, de vez en cuando, se le

39


añade peste a tabaco. Yendo en dirección Avinyó, paso por delante de una rejilla de donde sale un olor a cloaca fuerte y asqueroso. Pero la peste dura poco en mi nariz, porque, enseguida, me llegan unos olores frescos, azules, oceánicos, marítimos que relajan esa mala sensación. Pero también duran poco, porque unas nuevas bocanadas de tabaco vuelven a dejar en mi nariz una sensación de disgusto. Vaya, que no hay manera de que los olores simpáticos y agradables continúen en mi nariz.” (Etnógrafo/a 2, mañana 8. Gòtic/Raval) • “Los olores siguen siendo viejos, antiguos, cansados, respirados, usados, reutilizados. ¡Es un aire que se ha utilizado tantas veces! Giro por Avinyó y voy en dirección al mar. Aquí los olores son muy complicados. ¿Desodorante? ¿Farmacia? ¿Comida? ¿Humo? ¿Cómo diantres se describen estos olores?” (Etnógrafo/a 2, mañana 11. Gòtic/Raval)

• “Vuelven a llegarme esas bocanadas como de zapatilla sudada. No sé cómo describir mejor esta experiencia. Esta imagen es la que más se le parece. Tiene algo como de jamón reseco con la grasa rancia. Pero no es exactamente eso.” (Etnógrafo/a 2, noche 9. Gòtic/Raval). • “Calles: Sant Pacià / placita de Miquel Pallés / Santa Elena / Sant Bartomeu. He dado una vueltecita por el minibarrio; no huele a cloaca. Lo que sí que puedo explicar es que de las casas sale un frescor maloliente de habitaciones poco ventiladas, y que sube por las cañerías el mal olor de las cloacas; al mismo tiempo, la brisa densa está presente. No soy muy consciente de ello... quizás me estoy acostumbrando, es mi cuerpo biológico.” (Etnógrafo/a 3, tarde 12. Gòtic/Raval). • “Calle de las Carretes: el olor que me llega a veces en todo el barrio en esta calle se vuelve más protagonista, como de agua

40


estancada que evoca una idea de olor a vómito. Por momentos se vuelve más fuerte o se desvanece; es el olor principal de todo el barrio en general.” (Etnógrafo/a 1, mañana 2. Gòtic/Raval). •

“El Jardinet dels Gats: el olor que me provoca este sitio está protagonizado por los animales que viven allí, los excrementos de gatos y la arena húmeda. No es tan desagradable como para no acercarse; se les ve bien cuidados, aunque la antigüedad del edificio le da un aire de dejadez.” (Etnógrafo/a 1, mañana 5. Gòtic/Raval).

A.3.b. Propuesta de la perfumista: nota olfativa de trimetilamina y ácido fenilacético con un fondo de hongo terroso de fencol.

41


42


43


44


A.4. Olor etnocontemporáneo en la ciudad de Barcelona • Apunte En términos cognitivos, no todos los etnógrafos o etnógrafas han sido capaces de describir un etnoolor que no existiera hace algunos años.37 Un olor etnocontemporáneo también puede estar creando una identidad como proceso: son olores que, con el paso del tiempo, se han ido introduciendo en nuestro quehacer diario y forman ya parte del paisaje olfativo barcelonés (hablamos otra vez del taskscape y el smellscape).38 Otras especificaciones de estos etnoolores son las siguientes: a) pueden haber sido una importación, es decir, olores que han sido empaquetados y transportados en un contenedor para llegar cotidianamente desde otro paisaje de olores; b) también han podido desarrollarse en la ciudad de Barcelona, en el flujo e intercambio de las vidas de las personas. A.4.a. Citas: • “El olor a poliéster, de forma industrial, lo podemos oler en muchas tiendas, puesto que hace 30 o 40 años que se produce de forma masificada. Es un olor agradable de oler, a u n q u e d a p i e a l r e c h a z o, p o r l o s p r o c e s o s d e industrialización que supone.” (Etnógrafo/a 1, 1). • “El olor a plástico de las tiendas de campaña justo cuando las sacas de la caja y las montas por primera vez.” (Etnógrafo/a 1, 2.)

37 Véase “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág.17. 38 Véase pág.14./15..

45


• “A finales de los noventa surgen con fuerza las tiendas de ‘todo a 100 pesetas’ y a principios del siglo XXI se convierten en los nuevos ‘todo a 1 euro’. Nos hemos acostumbrado a entrar en ellas y a comprar objetos funcionales imprescindibles o no, mayoritariamente con algún elemento de plástico y de mala calidad. Este plástico tiene un olor refinado, que sale del almacén/tienda siempre en dirección al espacio público, y que olemos al circular por las calles.” (Etnógrafo/a 3, 1) El olor a plástico ya forma parte de nuestros paisajes olfativos; ha ido integrándose en nuestro cuerpo biológico y nos hemos acostumbrado a él;39 no hablamos de marketing sensorial,40 puesto que ninguna empresa ha pedido una fragancia de plástico para vender un producto. No ha sido predeterminada y, por este motivo, es un olor etnocontemporáneo. A.4.b. Propuesta de la perfumista: nota olfativa de polipropileno combinada con nota indolada, nota tostada y amarga.

39 Véase el punto D de “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág.19. 40 “Marketing sensorial” de algunas tiendas: un etnógrafo/a (tarde, Gòtic/Raval) dice: “Toda la calle Pelai huele a Barcelona, a tubo de escape más los distintos marketings sensoriales: para mi gusto, es una invasión de la intimidad del peatón, es irrespetuoso e, incluso, violento”. Otro/a (noche, Gòtic/Raval) habla de: “Cruzar las Ramblas y Portaferrissa hasta Cucurulla y Catedral. Es realmente insultante cómo van llegándote los distintos olores, los perfumes del marketing sensorial por la derecha y por la izquierda, sin pedir permiso. Estos olores se mezclan con la brisa menos densa de la tarde”. Es evidente que se trata de un olor molesto para este etnógrafo/a; no entraremos en su sentido hedónico. La pregunta es: ¿tendría que regularse el marketing olfativo para que no invada la vía pública?

46


B. Citas que ayudan a comprender las especificaciones clave sobre el olor cultural41 en general y los etnoolores de este comisariado.42 • Aire denso urbano:43 “Plaza Reial. Camión del agua de Barcelona pel Medi Ambient - Neteja; cuando se marcha, en la plaza no queda ruido, hay armonía de fondo, se ‘respira’ un ambiente tranquilo que, sin embargo, inspira a pensar que la plaza será un espacio dinámico al terminar el día, porque hay mucha gente. Policía local, grupos de guías con turistas, barraques de feria, bares y barmans, peatones y ‘sentadones’ curiosos. Me concentro lejos de las Ramblas... y el olor me recuerda, me evoca una plenitud de ciudad contaminada de tubos de escape, pipí (humano y de perros) y cloaca, pero Barcelona pel Medi Ambient- Neteja se apresura y se esfuerza cada día por rociar las calles para que no se perciba esa maloliente densidad relacionada con un escenario de sol deslumbrante y azul salitre; podría ser la de un olor a ciudad contemporánea mediterránea. Todo me recuerda el episodio olfativo etnográfico de la ciudad marroquí de Fes.” (Etnógrafo/a 3, mañana 3. Gòtic/Raval).

• Quiero describir la brisa densa de tarde sumándose al denso aire urbano (tal día como hoy): está caliente y procede del mar, aunque no huela a salitre la mayoría de veces; en un 41 Véase “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág. 17. 42 Es la tropología que nos permite estructurar parcialmente la experiencia; son envoltorios de la naturaleza olfativa. Y es también la organización controlada mutuamente del conocimiento, una comunicación media intersubjetiva y que, además, se nos muestra con éxito; es la cognición mutual de la cual hablamos en la “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”. 43 Recordamos que el olor cultural es un símbolo prototípico. Véase pág. 20.

47


segundo olfateo, y a la vez penetrando más y mejor, el olor es a cloaca, aunque este, de tanto olerlo ya no lo percibes, porque el cuerpo biológico se ha acostumbrado; puede ser, además, que venga acompañado de olor a pipí (humano o de perro) o solo. El suelo está caliente. (Descripción post-paseo.)” (Etnógrafo/a 3, tarde 0. Gòtic/Raval).

• “Ahora pasamos por la calle del Judici. Me viene una bocanada de cloaca. Aquí hay una densidad especial de olores. Es como una mezcla de color marrón, pero con olores. Los olores se han diluido tanto entre sí que no se distinguen. Además, el calor también cumple su parte y contribuye a este tipo de olor masivo. Es como si muchos pequeños olores intentaran sobrevivir para hacer valer su identidad, pero terminaran desembocando en un depósito donde se mezclan y diluyen. Ninguno consigue destacar y nunca más destacará de ese depósito de olores al que van a perder su singularidad.” (Etnógrafo/a 2, noche 7. Port/Barceloneta). • “Cigarrillo, más salitre, más crema solar... quizás... Estoy en el paseo... en la playa, delante del Restaurante Salamanca. Las ciudades con playa son sucias... el ambiente es sucio, es decir, no hay paisaje natural (igual a limpio, fresco, sin masas humanas estorbando). Mucho ruido y aviones pasando por encima, por el cielo, demasiado cerca; la gente llega a la playa demasiado sucia, porque procede de una ciudad sucia. Demasiados restaurantes cerca, demasiadas cloacas cerca. Es decadente en una civilización.”44 (Etnògraf/a 3, tarda 8. (Etnógrafo/a 3, tarde 8. Port/Barceloneta).

44 Recordamos que el olor y en concreto el etnoolor es un símbolo prototípico. Véase “Introducción”, pág. 20.

48


• “Hay olores que no sé si los identifico como olores o como sensaciones. Por ejemplo, podría hablar de olor a sol; pero, en realidad, es la sensación de calor.” (Etnógrafo/a 4, noche 42. Port/ Barceloneta).

• “Subo por la calle del Bisbe y bajo por Sant Sever y la bajada de Santa Eulàlia. El olor ambiental es similar al que encontré en Fes [...] (memoria episódica). Se trata, pues, un olor mediterráneo y a ciudad vieja, donde de forma “olorholográfica” encontramos aquella memoria evocativa y episódica. Del suelo, de debajo, me suben unos aromas del suelo húmedo de Barcelona (Barcelona pel Medi Ambient Neteja), más unas gotas de pipí de perro o humano y de cloaca, que Barcelona pel Medi Ambient - Neteja se esfuerza por invisibilizar.” (Etnógrafo/a 3, mañana 8. Gòtic/Raval). • “Cruce entre la calle de las Carreres, los Tres Llits / Raurich / Lleona / Escudellers Blancs. Barcelona pel Medi Ambient Neteja ha vuelto a limpiar el suelo con agua, así que el olor que me llega de debajo es nauseabundo, porque se mezcla, de forma holográfica, el olor a cloaca con las losas del suelo húmedas (cemento húmedo).” (Etnógrafo/a 3, mañana 5. Gòtic/ Raval).

• “Basura; me doy cuenta de que voy oliendo cosas sucesivamente a mi paso por la calle y, en este caso, son: basuras, perfume de una droguería, pan azucarado de un horno, ajo y perejil, losa húmeda. No es un holograma olfativo: es un calidoscopio en el que, a cada paso o circulación o movimiento, la mente crea un holograma tras otro. Son olores que se fijan como en cada imagen del calidoscopio, pero que, sin embargo, cuando te mueves o se mueve, la imagen o el

49


olor siguiente nunca serán iguales a otra imagen u olor.” (Etnógrafo/a 3, atardecer/noche 4. Pere IV) • “El olor cultural del Gòtic Sur, lo podría describir de la siguiente manera: un olor holográfico [...], a la vez que, al caminar, en la circulación, me van llegando sucesivamente — movimiento del calidoscopio— el olor a crema solar, desinfectante para el suelo/calle, salchicha de Frankfurt... y, con todo, la brisa del mar lleva siempre impregnado el olor a cloaca de fondo..., pero mi cuerpo biológico empieza a no oler este olor, porque se está acostumbrando.” (Etnógrafo/a 3, mañana 6. Gòtic/Raval)

• “Un poco de brisa y olores que vienen y se van. Olores impermanentes.” (Etnógrafo/a 2, mañana 14. Gòtic/Raval) • “Pero todos estos olores son efímeros. Pasan un par de chicas latinas muy perfumadas y los gritos del perfume que llevan silencian otros olores por unos instantes. Es como si estuvieran rodeadas de un aura de perfume. Su espacio próximo es el de los olores que llevan puestos, unos olores que las anticipan y las despiden. ¡Pero qué fuertes e invasivos me resultan esos olores! Me gustaría poder ver los olores, ver cómo rodean a las personas y verlos transitar por el espacio. Serían, imagino, como siluetas fantasmagóricas. Podríamos distinguir olores como el de la proxémica, un espacio íntimo, personal, social y público. Tendría que verse cómo puede hacerse.” (Etnógrafo/a 2, noche 5. Port/Barceloneta) ¿Podríamos decir que los olores culturales quedan fijados en nuestro esquema cognitivo, locus de la memoria, de la siguiente forma?: olores visuales episódicos, evocaciones de un tiempo pasado que, gracias a la sinestesia, nos remiten a la existencia más efectiva (símbolo prototípico); al mismo tiempo, cada

50


instante se modifica y se dimensiona al circular por el espacio, del mismo modo que cuando damos la vuelta a un calidoscopio, pero sustituyendo los colores por los olores. Así, ¿son holografías múltiples olfativas? Y, sin embargo, sabemos que los olores serán fugaces poco después de ese tiempo/espacio: es la impermanencia y la proxémica. Con todo, quedan en la memoria como la expresión de un lugar y de un tiempo, el primer testimonio de la fusión con el mundo. Recuerdo, para acabar —como se explicaba en la “Justificación museológica del encargo”—, que los thick data olfativos apelan al conocimiento sensitivo; por otra parte, el olor cultural se nos muestra como una comunicación con éxito, porque las denominaciones aprendidas dentro de una comunidad de hablantes promueven la aprobación del grupo: es la cognición mutual —como expresábamos en el punto B de las “Especificaciones clave sobre el olor cultural”—.

51


52


VALORES CUANTITATIVOS DE LOS TRES BARRIOS DE BARCELONA ENTRELAZADOS CON LOS CUALITATIVOS Es un intento intermedio de conocer las dinámicas olfativas existentes desde el hecho de sentir, percibir, memorizar y nombrar, como expresábamos en el Preámbulo; lo que se intenta es cuantificar los tres barrios desde el sentido olfativo en términos socioculturales. A. Sin dejar de tener en cuenta todo el argumentario que se acaba de leer y después de realizar el trabajo de campo, exponemos lo siguiente en términos cuantitativos: un trabajo llevado a cabo por 4 etnógrafos y etnógrafas, que suma un total 736 olfateos de los tres barrios. 53


A.1.

Categorías

Hemos establecido tres categorías: naturales, contaminación y artificiales, y hemos impulsado dos más: por un lado, las naturales más contaminación y, por otro, las naturales o contaminación más las artificiales (indiferentemente). A.1.a. Naturales: no hemos separado el sentido hedónico cuando procedían de la naturaleza y sus procesos, es decir: olores humanos o no y ambientales del mundo de la naturaleza. Es un intento de investigar “aromas naturales” dentro de la ciudad: A.1.a.45 Naturales: cloacas, papeleras / centros de recogida de residuos, aire mediterráneo recalentado (denso y muy denso), salitre o brisa marina, pipí (pipí humano) y caca de perro, legumbres o hervidos, árboles o flores, comidas o bebidas, arena húmeda, sudores.

A.1.b. Contaminación por movilidad: hemos querido averiguar expresamente cuántos olfateos son, preceptivamente, únicamente procedentes del mundo de la movilidad, del motor. Sin embargo, la experiencia y el saber obtenidos nos indican que prácticamente nunca los olfateos pueden discernirse por separado de la categoría “Natural” y por eso abren una nueva categoría:

A.1.b. Contaminación por movilidad: tubo de escape, alquitrán/ asfalto, caucho, humo de coches o camiones, gasóleo, soldaduras, pulidoras de metales, grasa mecánica.. A.1.c. Naturales + contaminación: aire urbano recalentado (denso y muy denso), piedras de vías, asfalto mojado, losas mojadas, cemento mojado, pájaro de ciudad.

45 Cada categoría coincide con uno de los colores que pueden ver en los gráficos posteriores.

54


A.1.d. Artificial: sabemos también que estamos rodeados de materiales artificiales, es decir, sintéticos (químicos); queríamos saber las cantidades químicas olidas, también en contraposición con la categoría “Natural”. Así, igual que ha pasado en la categoría “Contaminación”, prácticamente nunca los olfateos pueden discernirse por separado de la categoría “Natural” ni tampoco de otras categorías. Por lo tanto, hemos abierto una quinta categoría final que reúne, en algunos casos, todas las anteriores.

A.1.d. Artificiales: tabaco, imprenta o tintas/quiosco, perfumes/ colonias/jabones, productos desinfectantes o productos químicos, disolventes, cremas hidratantes/solares, sintéticos; luz caliente sin calor, petardos, gominolas/golosinas, velas/incienso. A.1.e. Naturales o contaminación + artificial (indiferentemente). Combinaciones infinitas como, por ejemplo: porro de hachís y marihuana (mezclado con tabaco), mueble viejo, piedra vieja gruesa, olor denso y olor denso urbano, etcétera.

A.2.

Gráficos MAÑANA

TARDE

NOCHE

A.1.a.

123

118

93

A.1.b.

27

15

7

A.1.c.

42

16

21

A.1.d.

54

48

60

A.1.e.

31

45

36

55


56


B. Apunte esquemático de las cualidades de los olfateos vinculados a los valores cuantitativos. Extracto de citas.. B.1. Adaptación:46 los olores desagradables desaparecen en nuestro cuerpo biológico por adaptación, igual que sucede con el salitre; es decir, no importa el sentido hedónico. • “Mi sentido olfativo está adaptándose al olor a salitre; creo que tendré que realizar el trabajo de campo de mañana y tarde por la playa de la Barceloneta. Sin embargo, sigo oliendo la arena de la playa, un olor que podría ser una mezcla de salitre con colilla, con un mar de fondo calmado; el ambiente... el olor es fresco y denso al mismo tiempo.” (Etnógrafo/a 3, noche 9. Port/Barceloneta). • “He dado una vuelta por detrás de la Catedral y la calle del Paradís, el CEC. Quizás es que me he acostumbrado al olor a cloaca, o a barrio viejo, pero no huelo, ni siento, ni percibo, sino que olfateo lo mismo que al mediodía. A la gente que vive en el barrio viejo, no le huele mal su barrio, se han acostumbrado; es una adaptación del cerebro del cuerpo biológico.” (Etnógrafo/a 3, atardecer/noche 3. Gòtic/Raval).

46 Véase el punto D de “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág. 19.

57


• “Sigo andando e intento identificar olores. No encuentro tantos. Estoy forzando la inspiración. Quizás deberíamos hablar de un umbral de olor más allá del cual empiezan a manifestarse los olores. Es decir, es como los sonidos. Más allá de ciertas frecuencias no oímos por grave ni por agudo. Con los olores diría que sucede lo mismo. Debe haber un mínimo de olores necesarios para que las narices huelan. Y ese umbral va con la edad. (Hoy viene conmigo mi hijo de 15 años y, claramente, él huele mejor que yo.) (Etnógrafo/a 2, noche 3. Port/Barceloneta).

B.2.

Malestar tóxico:47

• “C/ Pere VI, 160, el edificio Gaes y la cafetería donde he parado a tomar un café tienen la particularidad de ser edificios de cristal, bastante modernos. Es un contraste radical con los edificios antiguos, tipo fábrica industrial. Me recuerda a un escenario del mundo que aparece en la película Matrix. Cuando he pasado a la altura de esta calle, me ha llegado un olor a humo y a asfalto de cemento, pero es un olor que predomina en toda la ciudad en general y me ha resultado difícil poder identificarlo con precisión, ya que estoy muy acostumbrada a él. No es desagradable, pero es artificial y supera con creces el olor de los árboles o de la naturaleza.” (Etnógrafo/a 1, mañana 4. Pere IV / Poblenou). • “Calle Jovellanos casi llegando a calle Pelai. Fritura de mala calidad... diría que de cocina sucia que se me mezcla con el marketing sensorial de Oysho (perfume intenso y seco que se 47 Véanse los puntos D y E de “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág. 19/20.

58


te clava en la garganta, creado expresamente).” (Etnógrafo/a 3, tarde 5. Gòtic/Raval) • “Toda la calle Pelai huele a Barcelona, a tubo de escape más los distintos marketings sensoriales: para mi gusto, es una invasión de la intimidad del peatón, es irrespetuoso e, incluso, violento.” (Etnógrafo/a 3, tarde 6. Gòtic/Raval).

B.3.

El humo del tabaco:48

• “Cruzo por la calle de la Maquinista. Bocanadas de tabaco de cigarrillos y tabaco de puros. Hay gente que aturde todo lo que hay a su alrededor con los puros. ¡Qué desagradable me resulta! Además, me resulta incluso injusto que yo tenga que oler una cosa que no quiero oler para que otro no tenga miramientos a la hora de ensuciar el espacio público. Todo el mundo tendría que cuidar el espacio público; es de todos. Es de las cosas ‘nuestras’ que tenemos.” (Etnógrafo/a 2, noche 5. Port/Barceloneta). • “Tabaco, personas paseando mientras fuman. Te viene el recuerdo de aquellos tiempos en los que ibas a los bares y la gente fumaba en espacios cerrados.” (Etnógrafo/a 4, mañana 11).

48 Véanse los puntos D y E de “Introducción. Especificaciones clave sobre el olor cultural”, pág. 19/20.

59


60


“Sens négligé et, à ce titre, méconnu, l’odorat l’est certaiment. Discrédité, disqualifié, voilà qui est contestable. Mon enquête montre au contraire que l’odorat peut être l’objet d’apprentissages explicites ou implicites élaborés qui en font un instrument de premier ordre dans certaines situations de cognition sociale ou partagée.” Candau (2000), pàg. 14.

61


62


Bibliografía Artigues, J. i Mas, F. (2012). “Indianes 1736-1847/BCN”. Barcelona: Ed. Museu d’Història de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Guies d’Història Urbana del MUHBA. (Fàbriques) Arnabat Mata, R.; Gesalí Barrera, D. i Íñiguez Gràcia, D. (2012). “Defensa/BCN 1936-39”. Barcelona: Ed. Museu d’Història de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Guies d’Història Urbana del MUHBA. (Els bombardejos) Augé, M. - (1992). Los no lugares: espacios del anonimato. Barcelona: Ed. Gedisa. - (2007). Por una antropologia de la movilidad. Barcelona: Ed. Gedisa. Bender, B. (2002). “Time and Landscape”, a Current Anthropology, vol. 43, suplement S4, pàg. S103-S112. Buxó, M. (2005). “Diarquia contraposada: l’olor i el color en els paisatges de la religiositat”, a Revista d’Etnologia de Catalunya, ISSN 1132-6581, 26, pàg. 78-91. Candau, J. - (2000). Mémoire et expériences olfactives. París: Ed. Presses Universitaires de France. - (1996). Anthropologie de la mémoire. París: Ed. Presses Universitaires de France. - (1998). Mémoire et identité. París: Ed. Presses Universitaires de France. - (2009). “Temps en partage: ressources, représentations, processus”, a Le temps partagé de la sensation olfactive, pàg. 47-54. Disponible en línia a: <https://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-01736670/ document> - (2003). “El lenguaje natural de los olores y la hipótesis Sapir-Whorf“, a Revista de Antropología Social, 12, pàg. 243-259. Disponible en línia a: <https://revistas.ucm.es/index.php/RASO/article/viewFile/ RASO0303110243A/9726>

63


Carnicer, A.; Grimal, S. i Tatjer, M. (amb la col·laboració del grup d’estudis Pas a Pas) (2012). “Barraques/BCN”. Barcelona: Ed. Museu d’Història de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Guies d’Història Urbana del MUHBA. Clarós, S. i Manenti, A. (2012). “Poblenou/BCN: L’eix Pere IV i la Diagonal”. Barcelona: Ed. Museu d’Història de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Guies d’Història Urbana del MUHBA. (Entre ruptures i continuïtats) Classen, C. (1993). Worlds of Sense: exploring the senses in history and across cultures. Londres i Nova York: Ed. Routledge. Classen, C.; Howes, D. i Synnott, A. (2002 [1994]). Aroma: the cultural history of smell. Londres i Nova York: Ed. Routledge. Descola, Ph. and Palson, G. (coord.) 2001 “Construyendo naturalezas. Ecologia Simbòlica y práctica social”, a Descolà, Ph. and Pálsson, G. (coord.): Naturaleza y sociedad. Perspectivas antropológicas. Díaz, J. (2012). “Parcs/BCN”. Barcelona: Ed. Museu d’Història de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Guies d’Història Urbana del MUHBA. Dilthey, W. (1945): Teoría de la concepción del mundo. Madrid: Ed. Alianza. Douglas, M. - (1991): Pureza y peligro. Un análisis de los conceptos de contaminación y tabú. Madrid: Ed. Siglo XXI. - (1996): La Aceptabilidad del riesgo según las ciencias sociales. Barcelona [etc.]: Ed. Paidós, 1996. - (cop. 1978): Símbolos naturales: exploraciones en cosmología. Madrid: Ed. Alianza. - (1998): Estilos de pensar : ensayos críticos sobre el buen gusto. Barcelona: Ed. Gedisa. - (2006): El Levítico como literatura. Barcelona: Ed. Gedisa, 2006. Garcés, M. (2018). Ciudad Princesa. Barcelona: Ed. Galaxia Gutenberg. Gell, A. (2016 [1998]). Arte y Agencia Una Teoría Antropológica. Buenos Aires: Ed. SB.

64


Halbwachs, M. - (1994) “La memoria no hace revivir el pasado, pero lo reconstruye” i “La localización de los recuerdos”, a M. Halbwachs, Los marcos sociales de la memoria. Barcelona: Ed. Anthropos, pàg. 42-56 i pàg. 139-174. - (1968) “Memoria colectiva y tiempo” i “Memoria colectiva y espacio”, a M. Halbwachs, La memoria colectiva. Zaragoza: Ed. Prensas Universitarias de Zaragoza, pàg. 89-161. Howes, D. (1986). “Le sens sans parole: vers une anthropologie de l’odorat.” Annu. Revue Anthropologie et Sociétés, vol. 10, 3, pàg. 29-45. Disponible en línia a: <http:// id.erudit.org/iderudit/006362ar> [Consulta: 29 de març de 2012]. Ingold, T. - (2000). The perception of the enviroment. Essays on livelihood, dwelling and skill. Nova York: Ed. Routledge. - (2007). Lines, a brief history. Abingdon, Oxon: Ed. Routledge. Lanoix, C. (2014). “Notes, Notation, Narration : Le carnet de terrain comme cartoethnographie”, Belgeo [En ligne], 2 | 2014, en línia el 17 de desembre del 2014, URL: http://journals.openedition.org/belgeo/12862; DOI  : 10.4000/belgeo.12862 . [Consulta: 16 gener 2020]. Larrea, C. (1997). La cultura de los olores: una aproximación a la antropología de los sentidos. Quito: Ed. Abya Yala. Lindón, A. (2006). “La espacialidad de la vida cotidiana: hologramas socioterritoriales de la cotidianidad urbana”, a J. Nogué i J. Romero (ed.), Las otras geografías. València: Ed. Tirant lo Blanc, pàg. 424-445. Lo Cascio, P. i Harana, L. (Centre d’Estudis Històrics Internacionals de la UB) (2012). “Rereguarda/BCN”. Barcelona: Ed. Museu d’Història de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Guies d’Història Urbana del MUHBA. (Prioritat Sobreviure) Miró, I. i Garcia, J. (2012). “Cooperatives/BCN: 1842-1939”. Barcelona: Ed. Museu d’Història de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Guies d’Història Urbana del MUHBA.

65


Pandya, V. (1990). “Movement and Space: Andamanese Cartography”, a American Ethnologist Vol. 17, nº 4, pp. 775-797, Blackwell Publishing on behalf of the American Anthropological Association. www.jstor.org/stable/645713 Pol, E. (2012). “DIS-BCN - Detecció d’Impactes Socials [recurs electrònic]”. Barcelona: Publicacions de la Universitat de Barcelona. Prieto Rius, F. (2011). “SEAT 1950-65 /BCN”. Barcelona: Ed. Museu d’Història de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Guies d’Història Urbana del MUHBA. Ramon Graells, A (2012). “Teatres/BCN”. Barcelona: Ed. Museu d’Història de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Guies d’Història Urbana del MUHBA. Sperber, D. (1978). El simbolismo en general. Barcelona: Promoción cultural. Sutton, D. (2005). “Evocació de la memòria: alimentació i la unió dels sentits en una illa grega”, a Revista d’Etnologia de Catalunya, núm. 26; pàg. 24-37. Disponible en línia a: <https://www.raco.cat/index.php/RevistaEtnologia/article/view/49437>. Radcliffe-Brown. (1964): Andaman Islanders. New York: Ed. The Free Press. Tuan, Yi-Fu. (2007[1974]): Topofilia. Santa Cruz de Tenerife: Ed. Melusina. Kline Silverman, E. 1998 “Traditional Cartography in Papua New Guinea”, a Woodward, D. and Malcolm Lewis, G. (eds.): The history of Cartography, Cartography in the Traditional African, American, Artic, Australian, and Pacific Societies. Vol 2, Llibre 3, pp. 423- 442. Chicago and London: Ed. The University of Chicago Press. Van Geert, F.; Roigé, X. i Conget, L. (coord.) (2016). Usos políticos del patrimonio cultural. Barcelona: Ed. Publicacions UB. _ sensorystudies.org enciclopedia.cat

66


67


68


SOBRE LA AUTORA

Meritxell Virgili es Artista y Antropóloga Cultural y Social, una dimensión que proporciona a la entidad Omuses.barcelona Olor Cultural Gestión y Facilitación y a Omuses.barcelona/ osmologies, un método de observación, una estrategia a utilizar que la involucra profesionalmente en finalidades académicas, pero también pueden ser objetivos de aplicación y debate en el campo de la comunicación y la formación de aptitudes, tanto en el campo de la investigación como en la innovación de las artes y los nuevos sectores creativos. Por este motivo la implicación de los conocimientos que proporciona la etnografía es necesaria, a su criterio, para proporcionar herramientas conceptuales y metodológicas al tratamiento pluridisciplinar que requiere nuestro mundo.

69


En efecto, esta forma de comunicar con contenidos más vindicativos hacia las personas ligada a la creación más poética, la dota de herramientas para imaginar y producir espacios colectivos con técnicas basadas en la objetividad, la inteligencia y la dialéctica rigurosa, con todo, por unos escenarios comunes y creíbles. Meritxell Virgili habla también de la comunicación para todos los públicos y la accesibilidad universal de los espacios culturales.

70


71

Profile for Meritxell Virgili

Las pervivencias olfativas en Barcelona - Opúsculo-Omuses-Museo Etnológico y de Culturas del Mundo  

Las pervivencias olfativas en Barcelona - Opúsculo-Omuses-Museo Etnológico y de Culturas del Mundo  

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded