Issuu on Google+

VIGILANCIA EN EL TRABAJO ¡Amigos alabado sea Dios! El tiempo urge, de hecho, convocando a las almas de buena voluntad al trabajo libertador. Es la gran ensancha que Dios ofrece a Sus hijos, que se encuentran realizando esfuerzos de evolución en la Tierra. Fuimos obsequiados con las bendiciones del Creador para que, aun mismo bajo el flagelo de la intensa lucha, realizásemos el propio progreso, dejando al pretérito a las experiencias en que desconsiderábamos nuestra condición de seres inmortales, haciendo huso indebido de las oportunidades de la reencarnación. El trabajo de los Emisarios de Jesús, el Nazareno, junto a los sembradores del bien, viene siendo, curiosamente, el de envolverlos en fluidos saludables específicos, el de protegerlos con recursos apropiados, impidiendo que sean desnortados o tragados por influencias nefastas del campo espiritual sombrío,


que se valen de los cuchillos morales de los lidiadores, aunque su actuación en las actividades del Movimiento Espirita. La razón de enfocar esa temática, en el momento, se debe al hecho de que muchos cofrades respetables, que viene operando en una considerable labor positiva en el ámbito del mensaje luminosa del Espiritismo, no ha mantenido el esperado cuidado relativamente a sus vidas personales, particulares, muchas veces por entender que se pueda ser espirita por turnos… En un turno, se hace todo lo que la Doctrina Espirita propone, conquistando la consideración y los recomendaciones de los hermanos de creencia, mientras en otro, el hombre viejo para que se pueda experimentar todos los sabores del mundo pasajero, aun mismo que amargo, sea en la esfera de los negocios, de la vida con la familia o del relacionamiento con los compañeros, desatendiendo los preceptos de honorabilidad, de la fidelidad y de la fraternidad, como si fuese perfectamente normal esa dualidad moral. Es del Apóstol Pablo la orientación: Ved prudentemente como andáis… En la órbita de las realizaciones espiritas, se torna un deber de cada uno de nosotros guardar a la debida vigilancia en torno de los propios pasos, garantizando que creemos asumimos exactamente aquello que estamos transmitiendo a otras inteligencias, guardando, así coherencia entre nuestro discurso y el curso de nuestra vida. Dispuestos, entonces, al envolvernos con el velo del espiritismo, que no nos pide perfección, más si nos pide fidelidad, tratemos de no desmentir con los hechos lo que predicamos con nuestras palabras escritas o habladas. Conscientes en cuanto a la honra de vivir tan elocuente contexto espirita, en estos tiempos tan complicados del mundo contemporáneo, unámonos, fraternalmente, y confraternicemos en tornos a ese Ideal, sin perder la ocasión de ejercitar, aunque poco a poco, la fidelidad propuesta por Jesús a Sus seguidores de todos los tiempos. Es con augurios de mucho progreso y paz, que abrazo a los hermanos en la condición de pequeño servidor,. Por el Espíritu Olympio de Paiva. Psicografia de Raúl Teixeira, durante la reunión del Consejo Federativo Nacional, el 11 de Noviembre del 2005, en Brasil. Traducido por. M. C.R



Vigilancia en el trabajo