Issuu on Google+

UN SIMPLE DEBER Se afirma que el verdadero virtuoso ignora que lo es. Para el, lo que realiza es perfectamente natural. Nos dicen los Espíritus superiores que toda la eterna felicidad está contenida en el precepto: Amaos los unos a los otros. Y nos invitan a amparar a nuestros hermanos, abandonando la fea llaga del egoísmo. Algunas almas nobles entenderán muy bien esa lección. En una reciente entrevista, el maestro Juan Carlos Martins contó que, cierto día, un joven violinista de la orquesta que enseñaba, al dejar la sala de espectáculos, le pidió diez reales prestados. ¿Para Que desea usted los diez reales? - Pregunto el. Porque tengo hambre. – Fue la lacónica respuesta. El maestro no solamente le dio dinero, más tambien le hizo una promesa: Usted nunca más pedirá dinero para matar el hambre. Usted tiene talento. Yo voy a formar una orquesta y usted será el primer violinista.


Asi lo dijo y asi lo hizo. La Bachiana Filarmonica realizo su primer concierto, en el 2004, en la prestigiosa sala de San Paulo. Con un repertorio que incluía sinfonías de Beethoven, Brahms, Tchaikovski, se presento en las más importantes salas de concierto de Brasil y en el Exterior. Dos años después, Juan Carlos fundó la Orquesta Bachiana Joven, con el objetivo de trabajar la evolución musical de jóvenes musiquitas. Tambien democratizar la música clásica, presentándola para personas que jamás tuvieron acceso a las salas de concierto. Por eso, las presentaciones fueron realizadas en las comunidades más carentes, en diversas escuelas y plazas públicas, por alrededores de Brasil. Hoy, las dos orquestas se fundieron y forman la Bachiana Filarmonica Sesi-Sp, un grupo formado por veinticinco profesionales que son orientadores de cuarenta y cinco músicos. El maestro creo, aun, la Fundación Bachiana, cuyo tema es el arte y sustentabilidad. Más de dos mil jóvenes reciben la educación musical, en diversos polos, de forma gratuita. Su sueño va más lejos, en su ansia de rescate social: desea que esos polos se multipliquen hasta mil, por nuestro país. La música que nutre su vida, el desea esparcir, como savia generosa, al mayor número de personas. Su Bachina fue la primera orquesta brasileña que se presento en Carnegie Hall. Volvió a Nueva York tres veces más, presentándose tambien en el Lincoln Center. Mientras realiza su sueño, el maestro lleva el nombre de Brasil para las plateas internacionales. Y apoya a nuevos talentos, invirtiendo tiempo en oir, siempre que alguien le habla a respecto de un joven artista.


Brasil, en el Siglo XX, tuvo otro soñador. Villa Lobos idealizó un programa educacional musical para el país, teniendo como principal objetivo la enseñanza y practica del canto orfeonico. Los dos brasileños realizaron y continúan realizando grandes beneficios para sus compatriotas, en humanidad. Y, de forma simple, concluye el maestro Joan Carlos Martins: Es un deber. La música enriquece mi vida. ¿Por qué no compartir y dar oportunidad a mis hermanos en humanidad? Redacción de Momento Espirita, con base en datos biográficos de Juan Carlos Martins e Heitor Villa Lobos. Traducido por: M: C: R


Un simple deber (redacción de momento espirita)