Issuu on Google+

El llamado salvaje permite al hijo el desenvolvimiento pleno permitiendo que el realice las tareas de lo cotidiano. La sociedad, de lo llamado civilizado, muchas veces perjudica el desenvolvimiento del ser olvidando que aprendemos haciendo. Exceso de teoría, poca utilización de las manos en la construcción de tareas útiles, falta de participación de los padres en la vida del hijo, falta de paciencia para permitir que la criatura consiga su desenvolvimiento participando integralmente de la vida en el hogar; aprendiendo a través de la experiencia error, causan los grandes problemas de nuestra sociedad actual. El siglo XX es difícil; James Colleman, en su libro “Comportamiento anormal” dice que podríamos llamarlo el “siglo de la angustia”. Falta exactamente la familia actuante auxiliando al individuo en la manipulación y dominio de la energía condensada a la que pactamos llamar de materia densa. La vida sedentaria de las criaturas frente al computador o de la televisión; la vida inexpresiva y monótona en la repetición de ejercicios físicos que no permiten la creatividad; la vida en apartamentos que impiden plantar, regar,


lidiar con la Tierra, como que limita la capacidad del raciocinio. Las tareas son dadas “masticadas” a los hijos. Partiendo de ese raciocinio deducimos cuales tareas son las que pueden desenvolver la creatividad, construir el raciocinio infantil. Son las dinámicas y participativas. Un aniversario en el hogar es posibilidad constructiva si los padres permiten a la criatura participar intensamente. La criatura puede pintar o diseñar las invitaciones; aun mismo que no queden uniformes con los comprados, el valor es mucho mayor porque el producto de la utilización de los recursos mentales del educador. Los que saben escribir pueden construir un pequeño mensaje. Las criaturas pueden ayudar a pensar como será el pastel, los dulces, a planearlos y hacerlos. Noción de tiempo, espacio, cantidad, nutrición, economía, planeamiento con inicio, medio y fin de las tareas, permitiendo a los educados la dilatación mental. La lista de los invitados, la manufactura de pequeños recuerdos, el arreglo de la casa, mostraran también que solo nos desenvolvemos en equipo; la unión hace la fuerza. Una merienda para recibir a los amiguitos también es posibilidad de desenvolvimiento del hombre integral. Hacer un dulce, auxiliar a la madre batiendo las claras, poner la mantequilla en los sanguis, inventar sanguis, crear menús, tirar fotografías y después organizarlas en el álbum, permiten la organización del pensamiento y la valoración de la familia y de los amigos. Organizar teatrillos, inventar diálogos, inventar historias, hacer un periodiquillo en el barrio o en el edificio de apartamentos; tomar el autobús con un grupo de amigos e ir a un museo o a un Doping, son actividades productivas en la formación del individuo. Los padres precisan conversar mucho y mucho con los hijos, conversaciones alegres, esclarecedoras, de amigos y hermanos, los lazos del amor se solidifican. Si la realización de las tareas es producto de la madurez, ellas auxilian al individuo a un desenvolvimiento mayor.


Arreglar la maleta para un viaje; saber que ropa llevar; ayudar a escoger el lugar donde va a pasar las ferias, entender la posibilidad de ir o no a un determinado lugar, comprender las posibilidades económicas de la familia, hacen parte de la madurez del individuo. Hoy la educación es a veces des educación, infracción, impedimento para el desenvolvimiento. La escuela, que es un capitulo a parte, es considerada la única responsable por la educación de los hijos. Los padres cansados, apenas preocupados con la sobrevivencia, olvidan que somos mucho más que los vegetales y animales irracionales y de que nuestras criaturas precisan de amor y no apenas de alimento y de la información conseguida en las escuelas. Precisan de formación, de ejemplificación, de la familia, de tiempo para jugar, del descanso. Algunos padres piensan que van a hacer de sus hijos súper profesionales y los masacran con cursos y cursos. No les sobra tiempo para pensar, crear, organizar el pensamiento. Es un maratón que va a crear cansados, desanimados, estresados. El camino del medio es correcto. Todo exceso es perjudicial. Es necesario respetar la infancia de la criatura, como la fase importante para la adaptación al mundo y a la sociedad. Criatura amada, respetada, creativa, probablemente será un individuo que ama, que auxilia a la sociedad, que produce, que crece y que hace crecer. Tareas constructivas son aquellas que desenvuelven al ser en la capacidad de hacer, comprender lo que hace y usa los recursos utilizados en una tarea para facilitar la realización de otras. (Tareas) Apenas preocupándonos con la creación de individuos relativamente informados, instruidos, más no formados, no plenamente desenvueltos en la comprensión de la finalidad de la existencia, continuaremos construyendo una sociedad carente, desajustada, en la cual cada elemento intenta vivir para si mismo; el egoísmo, el orgullo, la incomprensión de nuestra dignidad, indestructible, continuaran con la violencia, el crimen, de las criaturas de la calle, el desempleo, etc. La comodidad de los padres han dado pésimo resultados. Es preciso cambiar, entender que la tarea más importante de los padres es crear hombres de bien,


capaces de amar al prójimo como a si mismo; precisan entonces extender ese amor a si mismos, en la comprensión de nuestro futuro luminoso… Eloísa Pires - fonte: Correo Fraterno do ABC - noviembre de 1997.


Tareas constructivas (eloisa pires)