Page 1

SILENCIO DIVALDO FRANCO

En un memorable discurso pronunciado por el Obispo de Recife y Olinda, Mons. Hélder Câmara, en San Michel, en París, se refirió con mucha sabiduría y coraje que Mohandas Gandhi solía decir que él hablaba por el pueblo sufrido de su querido país. Él, sin embargo, hacía silencio para que el pueblo pudiera hablar, expresando sus dolores y la lamentable situación de miseria en que vivía. El silencio puede representar varias posturas conductuales de las criaturas humanas. En cierto momento significa mucho coraje para poder soportar situaciones calamitosas, evitando hacerlas peores; en otras situaciones puede expresar sabiduría para aguardar el momento adecuado, cuando podrá enunciar conceptos liberadores, hablando por aquellos que se encuentran amordazados por impositivos perversos. Sin embargo, invariablemente se trata de una postura cobarde para no desagradar impostores, gobiernos arbitrarios,


manteniendo la anuencia con acciones infelices, pensando sólo en los intereses personales... Vivimos, en el mundo moderno, momentos muy graves, ante los cuales el silencio de los justos y de los que piensan se transforma en cobardía moral, porque sus portadores que podrían contribuir a una situación mejor, teniendo miedo de perder las migajas vergonzosas o usufructuar el beneficio de las gangas degradantes, terminan por minar las resistencias de los más débiles y someterlos en su ignorancia a más largo cautiverio. Proliferan en todas partes la decadencia de los valores éticos, la prosperidad de los astutos y corruptos que disfrutan de ciudadanía y de popularidad como bienhechores de los humildes y humillados, las expresiones de la degradación humana, los espectros espeluznantes de la violencia, el horror de la miseria moral, económica y social, ante el deshacimiento de los gozadores de ocasión, que los desprecian sin ningún disfraz. Hombres y mujeres de bien que deberían contribuir a que la situación se modificara para mejor, no lo hacen, se mantienen silenciosos. Es común oír decir, repitiendo el cobarde Pilatos en referencia a Jesús en su arbitrario juicio, que se lavan las manos, pero no escaparon ciertamente de la conciencia ultrajada. El coraje de los sufrimientos representa el poder de Dios en el seno de cada ser, significando los divinos códigos del amor, de la justicia, de la solidaridad. Una sociedad que se olvida de sus miembros más débiles, no es digna de subsistir, qué sucedió con las grandes naciones del pasado que edificaron su gloria y grandeza a través de la sórdida esclavitud, de la crueldad y de los privilegios de algunos en detrimento de los demás. Ten cuidado, pues, con su silencio, que puede ser responsable del sufrimiento de millones de vidas. Este es nuestro momento de construir el futuro.


Silencio divaldo franco  

SILENCIO DIVALDO FRANCO.

Silencio divaldo franco  

SILENCIO DIVALDO FRANCO.

Advertisement