Issuu on Google+

(La Voluntad) Saludo matinal Miércoles 15 de enero del 2014 Queridos amigos, hola buenos días, la voluntad es una fuerza que no todos poseen, hay hermanos que ante los obstáculos se desaniman y dejan sus cometidos a un lado, hay cosas que nos cuestan mucho y otras menos, pero todos los cometidos se logran con la fuerza de nuestra voluntad. La firme voluntad de Cristóbal Colón dio un nuevo mundo a la católica España. Edison ha producido una verdadera revolución con sus maravillosos inventos, porque la firmeza de su voluntad le ha dado un poder verdaderamente sobrenatural, son tantos los milagros realizados por todos los inventores y hasta dónde han llegado con sus descubrimientos a fuerza de trabajo y de


constantes esfuerzos, no contando muchos de ellos con más elementos que con su voluntad, porque han sido pobres, de humilde origen, no teniendo ni familia que los protegiera ni Mecenas que les diera sombra, que si nos propusiéramos hablar de alguno de ellos, no concluiríamos nunca la relación de sus gloriosos hechos. De esto se encarga la Historia Universal. Pero dejando a un lado a esos héroes, y fijándonos en nosotros en nuestro empeño en conseguir vencer nuestras debilidades y hacernos hombre de bien, nunca el que caigamos nos debe desanimar y dejar de volverlo a intentar, para ello veamos el ejemplo de la hormiga no valoramos su trabajo, y en cambio se buscan con avidez los nidos de las águilas; pero todo trabajo realizado tiene su recompensa. Son muchos los hermanos, que no se contenta con su suerte, como es el caso del mendigo, que aspira salir de la mendicidad. y relataremos la historia que nos cuenta Amalia Domingo Soler de un ciego llamado Félix que no sólo quería él salir de tan enojosa esclavitud, sino que se propuso libertar a los demás ciegos de la tiranía de la miseria callejera; y con admirable perseverancia trabajó sin descanso para formar una sociedad de socorros mutuos y una sociedad musical que diera conciertos semanales en un teatro, y logró dar el primer concierto, que obtuvo un gran éxito, y cuando las esperanzas más risueñas le sonreían, cuando en su mente contemplaba la realización de sus sueños, la tisis se apoderó de su endeble organismo y murió Félix y con él la emancipación de los ciegos músicos. En su modesta tumba no se colocaron coronas; iría probablemente a la fosa común; ¡era tan pobre! Pero a pesar de su pobreza había sido un héroe; hasta fundó un periódico, del cual se publicaron dos o tres números. ¡Cuánta fuerza de voluntad necesitaría Félix para conseguir lo que consiguió...! Todo gracias a la fuerza de su voluntad. -¡Quién diría al verle tan pobrecito que pensaba cosas tan grandes! -Por regla general, los que viven entre abrojos son los que vuelan con más rapidez hasta llegar a la cumbre de la gloria. Muchas veces cuando ayudamos a las personas que están caídas, y las vemos volver para darnos las gracias, no se nos debe olvidar que nosotros habremos hecho una parte pero a ellas les toca hacer lo demás, sin la firme voluntad, sin amor al trabajo, sin afán por enaltecer los ideales religiosos, todos nuestros anhelos serán inútiles para con ellas, su voluntad es la que las salva, pues


cuantas veces hemos ayudado a alguien y no ha hecho su parte y sigue igual, hasta el punto de desanimarnos a seguir ayudándolas, es la voluntad que observemos en ellos, la que nos impulsa muchas veces a seguir animándolas para conseguir aquello que anhelan. La voluntad es la que nos hace crecer por la escala del progreso. Para convertirnos en héroes hemos de emplear la potencia de la voluntad siendo útil a nuestros semejantes; hemos de poner la primera piedra en nuestros cometidos que no es otro que el de mejorarnos; principia por buscar en ti mismo las virtudes necesarias para ser bueno por tu amor al prójimo, para ser sabio por tus constantes estudios, empleando toda la fuerza de nuestra voluntad ese don divino que conseguirá hacer de un infusorio un gigante. Llaman la atención los sabios que han pasado su infancia y su juventud en buenos colegios y en grandes universidades, porque su sabiduría ha nacido entre flores, puesto que han tenido a su disposición todos los elementos necesarios para instruirse y engrandecerse; en cambio, un infeliz que apenas sepa leer y se dedique a investigar y a querer solucionar los problemas científicos, éste inspira profunda admiración, porque se comprende el esfuerzo que hace su voluntad. La fuerza de voluntad es el impulso interno que nos lleva a vencer los obstáculos y a lograr nuestras metas. No es algo con lo que nacemos o dejamos de nacer. Podemos desarrollar y reforzarla nuestra fuerza de voluntad si entendemos en qué consiste y por qué no la hemos fortalecido. La verdad es que muchos se creerán que para ganar fuerza de voluntad hay que hacer progresos y cambios enormes y la verdad es que no hace falta tanto. La gente que tiene más fuerza de voluntad es gente que sigue unas sencillas reglas y mira tanto por su futuro cómo el ahora. Se tienen respeto a si mismos y los que tiene una gran fuerza de auto-superación son personas, que si cumplen los requisitos anteriores, tendrán una fuerza de voluntad imparable. La fuerza de voluntad es como una batería que debemos recargar constantemente, nuestro principal objetivo es ser mejores cada día, conseguir hacernos hombre de bien, no para que nos vean, sino para alcanzar la meta que es llegar a Dios, y poco a poco podemos ir subiendo escalones, pero si no nos ponemos manos a la obra no lo conseguiremos. Mercedes


he


Saludo matinal miercoles 15 de enero del 2014 (voluntad)