Issuu on Google+

(Examinando la queja) Saludo matinal

Queridas amigos, hola buenos días, el sol que alumbra el día, quizás no aparece en tu horizonte, las nubes obstaculizaron su visión, y asomados a la ventana, ves un día gris, todos bien sabemos que son necesarias las nubes, porque ellas facilitan las tormentas y con ellas la lluvia, con el agua tan necesaria para el desarrollo de la vida, pero como nunca llueve a gusto de todos, son muchos los que reclaman, los que se quejan haciendo el día aun más oscuro. Así sucede en nuestras vidas, nos creemos con derechos, que cuando no nos son facilitados, nos entregamos a la reclamación, a dar las quejas, que muchos detestan, pero que nos facilita el que se enteren de que nos hemos dado cuenta, de lo que nos han hecho, eso ya es un consuelo para muchos. Nos olvidamos de Jesús, ante Pedro, que sabiendo que lo negaría por tres veces, y de Judas que lo entregó con un beso, no les hizo ningún reproche, El en Su sabiduría sabia que estaban sirviendo a la causa que Lo trajo aquí, para así El podernos dar la lección de humildad que nos dio, y que todos debemos tener


muy en cuenta, si queremos llevarnos bien con todo el mundo, porque reclamar da lugar a disputas y estas nos dejan en peor estado. Lo que olvidamos cuando damos una queja, es que nadie somos igual, y que cada uno tiene una forma de sentir y ver las cosas, entonces, nuestras reacciones ante las cosas varían y muchas veces como de la noche al día. También nuestras posibilidades, hay mujeres que son fieles, porque no salen de casa, su mundo es muy pequeño, y no comprenden a las que caen en la infidelidad pues al trabajar y estar mucho tiempo fuera de casa, las posibilidades de seducción son muchas, esto es un ejemplo, porque realmente si llamamos a todas las puertas, en cada una hay una queja distinta. Toda relación exitosa es fruto de un aprendizaje en el cual nos hemos integrado y armonizado limando las diferencias. Existen diferencias irreconciliables (las de valores, las que surgen cuando se le exige a la otra persona que no sea quien es, que no provenga de la familia de la que proviene, que no tenga el origen o la historia que la constituyen, que sea alta si es baja, que sea rubia si es morena o que tenga los ojos azules si los tiene pardos); esas diferencias se vuelven aún más irremontables cuando se intenta disimularlas o limarlas a través del sometimiento, la descalificación o la violencia física o emocional. De ahí que debemos procurar amar a los que nos rodean tal y como son, invitándoles a cambiar, a razonar aconsejándoles conforme nos lo enseña la doctrinas, sin darles queja sobre su forma de actuar, en el caso de que no obren como es debido, pero nunca convertirnos en una pesadilla para ellos, porque no hacen lo que nosotros hacemos, porque no actúan como queremos. Hemos de ser libres, respetando la libertad de los demás. Si por ejemplo sentimos el deseo de regalar a algún amigo algo que sabemos le va a gustar, no lo hemos de hacer con la intención de que el haga lo mismo por nosotros, porque a lo mejor no puede, o no siente el mismo amor que nosotros sentimos por ellos, esto tan sencillo, ha sido motivo de queja entre muchos hermanos, las mejores amistades, han discutido echando por cara uno al otro tal cuestión.


Acordémonos siempre de que nuestro hermano no es igual que nosotros, y que hemos de respetar para ser respetados. Muchas veces hemos dicho al dar la queja, que hay que enseñar al que no sabe, pero hemos de procurar hacerlo en el momento oportuno y sin veneno en el corazón, nuestro ejemplo aunque nos creamos que no es percibido, lo es, y el sentará siempre bases solidas para que los otros reaccionen y cambien de actitud, enseñar si, investir no. No seamos toros bravos, seamos ovejas mansas y pacificas, como el Maestro nos enseñó. Lejos de levantarnos quejándonos, hemos de hacerlo dando las gracias a Dios por el nuevo día, frente al obstáculo no presentemos la queja, es un tiempo perdido, pidamos fuerzas a lo alto para poder pasarlo, crecer en el, y procurando ser mejor persona, viendo la vida con más optimismo. Amigos os mando un fuerte abrazo y os deseo un lindo miércoles con mucho amor y cariño. Merchita


Saludo matinal miercoles 13 de marzo del 2013 (meditando sobre la queja)