Page 1

(Amor maternal) Saludo matinal Mi茅rcoles 29 de enero del 2014 Queridos amigos, hola buenos d铆as, la labor de las madres no termina con respecto a los hijos mientras vivimos. Un hijo es el mayor tesoro que una mujer puede obtener en la vida. Es una misi贸n muy delicada el cultivar el coraz贸n de los hijos, y como muy bien sabemos todas las madres, no siempre se obtienen buenos resultados. El amor maternal es algo tan delicado, que a veces no sabemos aplicarlo debidamente, es por eso que malcriamos a los hijos, estos a veces hacen tanto sufrir a los padres, que muchos maldicen la hora en que los trajeron al mundo.


En la doctrina espirita se nos dice que los buenos hijos hay que merecerlos, siendo un buen padre. Que muchos padres, sufren las consecuencias de su mal comportamiento en otras vidas, es la causa de esas injusticias que vemos muchas veces, en buenos padres con malos hijos. Es una misión difícil de llevar a cabo, y mucho más por los tiempos que corren, donde hay libertad para todo, aunque nos pese, pero esa libertad (libertinaje) la hemos creado la sociedad actual, porque lejos de las madres calentar el hogar con su amor, y su concurso, se alejan, y dejan su principal tarea en las manos ajenas, nada más nacer muchos padres se desprenden de esa misión, alegando, la necesidad material, su contribución inapelable en busca del sustento, mientras muchos no se paran a meditar en la misión que asumieron para con ese hijo, al cual debe situar en la vida, para que este no se pierda en el lodazal de las pasiones, que hoy existen por todas partes. Todas las madres nos equivocamos, no hay madres perfectas, en la tierra, lo esencial para procurar ser una buena madre, es comprender las necesidades de los hijos, aunque no pueda satisfacerlas todas. Es normal que los hijos reclamen si no se ejerce bien ese papel, y no se debe olvidar que hasta de un niño se aprende, lejos de enojarnos, debemos examinar si aquello que reprochan se puede enmendar y si es realmente una debilidad que reconoce y que hay que tratar de cambiar, sin ofenderse, diciéndoles, que no son perfectas, que aun existen cosas que escapan a su dominio, y procurar facilitarles la persona adecuada para que pueda suplir lo que a ella le falta. Todos los padres han de meterse en la vida de sus hijos, para ayudarlo, para formarlo, para amarlo y para procurar hacer de sus hijos hombre o mujeres de bien. Solo los padres que saben meterse en la vida de sus hijos logran hacer de éstos, hombres y mujeres de bien, que triunfen en la vida y sean capaces de amar.


Ellos un día valoraran el papel de sus padres, y además de comprender que no son perfectos, comprenderán que ellos quieren para ellos el bien, para que tengan un camino en la vida y que están animándoles para que triunfen, y consigan ser felices además de hombres de bien. Lejos de aislarlos de los problemas, es mejor hablar con ellos, que sepan de las dificultades, y observen nuestra forma de solucionarlas, de tratar de salir adelante, no podemos crear en sus mentes, sueños e ilusiones, que están muy lejos de la realidad que vivimos, porque ellos un día las descubrirán y se asustaran ante el abismo que para ellos resulta tal hallazgo. Buena parte de la seguridad en sí mismo del adolescente proviene del amor incondicional de sus padres como respaldo para desarrollar la capacidad de enfrentarse y resolver los problemas. Es muy distinto enseñarle a resolver problemas que dárselos resueltos. Los adolescentes que ven a sus padres tratarse con respeto y amabilidad entre sí y hacia sus propios amigos tienen gran ventaja. El ejemplo que usted dé a sus hijos tiene mayor impacto que cualquier charla o sermón que pueda darle. Los valores que usted desea para su hijo tienen que vivirlos en la familia para luego ponerlos en práctica. Los adolescentes necesitan poder contar con sus padres, que se comuniquen con ellos, que les dediquen tiempo y que demuestren que se preocupan por su bienestar. No le desalienten ni pierdan ustedes la paciencia, la exploración es parte fundamental de la adolescencia. Es falso que todos los adolescentes sean rebeldes y difíciles, pero es cierto que necesitan ser tratados con respeto, que se reconozca y aprecien sus diferencias y se les trate como personas. No existen los padres perfectos. Una mala contestación o decisión dada un “mal día” no tiene por qué afectar a su hijo de por vida. Lo importante es lo que usted haga de forma habitual, el día a día. Os deseo un feliz miércoles vuestra amiga Merchita


Profile for CRUZ REYES

Saludo matinal miércoles 29 de enero del 2014 (el amor de las madres)  

SALUDO MATINAL MIÉRCOLES 29 DE ENERO DEL 2014 (AMOR MATERNAL)

Saludo matinal miércoles 29 de enero del 2014 (el amor de las madres)  

SALUDO MATINAL MIÉRCOLES 29 DE ENERO DEL 2014 (AMOR MATERNAL)

Profile for merchita
Advertisement