Page 1

(Vicios y placeres) Saludo matinal Martes 13 de mayo del 2013 Queridos amigos, hola buenos días, las personas que alimentan vicios se hacen mal así mismas. Todos saben que los vicios son perjudiciales para la salud y nosotros tenemos el deber de cuidar del cuerpo, que es instrumento de nuestra evolución. Debido a su falta de una verdadera relación con Dios y de una esperanza realista para el futuro, el mundo ha desarrollado formas incontables de satisfacer su placer. Aquellos que buscan complacer a la carne deberán ser evitados por quienes tratan de desarrollar una mente espiritual. "El deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne" Muchas de las formas mundanas de gratificación de la carne incluyen el costo de la salud corporal: cigarrillos, drogas fuertes y bebida en exceso son ejemplos de esto. Nuestra salud física, nuestro dinero, en realidad todo lo que tenemos pertenece a Dios. Por consiguiente no somos libres de usar estas cosas sólo porque lo deseamos, pero debemos actuar como mayordomos de lo que Dios


nos ha dado. Se nos pedirá cuentas de nuestra administración en el tribunal del juicio. Despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Muchos espíritus de viciados acaban encontrando maneras verdaderamente abyectas de saciarse a través de personas encarnadas que se entregan a los mismo placeres. En esos casos, alguien que fue viciado, digamos en alcohol, se aproxima al embriagado encarnado, se arrima a él, se envuelve con el de manera que pueda conseguir absorber parte etérea del alcohol y así, de cierta forma, saciar su propio deseo. Es por eso que muchas personas beben hasta caer, en un descontrol total, sin fuerzas para vencer el vicio. Es verdad también que en el caso de los alcohólicos hay siempre un compromiso en vidas pasadas, que dejo sus peri espíritus con ese tipo de predisposición. Lo mismo ocurre con relación al humo, a las drogas y hasta al sexo mismo. Pero, hay también los vicios de naturaleza moral, tales como la envidia, la codicia, el egoísmo, el desamor, la liviandad, la deshonestidad, la crueldad, la mentira y tantos otros, que generan sufrimientos después de la muerte, por retener a sus portadores en zonas inferiores del mundo espiritual. Es, pues, muy importante liberarse de todo tipo de vicios y cuanto antes, trabajando para la reforma interior, para que el retorno al mundo espiritual por las puertas de la muerte, venga a ser una ocurrencia feliz, pudiendo reencontrar viejas amistades y disfrutar de la paz y de la felicidad, que las dimensiones espirituales más elevadas proporcionan. Pero esto no significa que alguien deba vivir a parte del mundo, sin cultivar placeres. Estos son muy importantes porque, junto con la satisfacción de las necesidades elementales de la existencia, forman el más fuerte instrumento o palanca de la vida y de la propia evolución. La necesidad empuja y el placer atrae. ¿Lo que más motiva al ser humano en sus pasos, en sus acciones, no es sino la necesidad y el placer? Los placeres, en verdad, son fuerzas de la vida que nos impulsan para el progreso material. Pero, como en todo, es preciso ver cuales benefician y cuales perjudican. ¿Esto me hace mal?


¿Puede perjudicarme aquí en la tierra o en el mundo espiritual después de mi retorno para allá? ¿Puede perjudicar a otras personas o traerles algún tipo de sufrimiento? ¿Puede traer perjuicios a la naturaleza, o al medio ambiente? Lo importante es saber analizar y definir cuáles son los placeres perjudiciales y cuales aquellos que nos perjudican a nosotros mismos, al prójimo o a cualquier otro segmento de la vida, para que no se transformen en causas para sufrimientos, generando karma negativo. Los otros, los que no hacen mal, son palancas para levantar nuestras fuerzas y darnos alegría de vivir. Fuimos creados para ser felices. Algunos vicios ejercen un control tan grande sobre las personas que las vuelven prácticamente impotentes para combatirlos a menos que reciban refuerzos espirituales en forma de las oraciones y el apoyo moral de los demás. Si después de rogar para librarnos de algo, las tentaciones amenazan con privarnos de la victoria alcanzada sobre nuestro vicio o adicción, tal vez nos toque confesárselo a alguien que tenga una fe sólida y pedirle que ore con nosotros para rechazar tales tentaciones y que no nos permita ceder a ellas. Procuremos evitar los vicios, domemos nuestros deseos y malas inclinaciones, no seamos esclavo de ellos, por muy grave que sea el caso, mediante la oración y la fe en Jesús uno puede librarse. Nadie está imposibilitado de recibir Su ayuda y nada es demasiado difícil para Él (Jeremías 32:27 ¡Jesús es capaz de romper los grilletes de cualquier vicio o adicción que nos tenga aprisionados! Realmente amar las cosas del mundo y lo que este nos ofrece nos puede llevar a lo más profundo del precipicio. Cada uno de nosotros tenemos batallas que vencer en medio de una sociedad que nada a favor de la corriente alejándose cada día de Dios. Amigos, como todos los días os deseo un buen fin de semana Merchita Extraído del libro “Nosotros y el mundo espiritual) de Saara Nousiainen

Saludo matinal martes 13 de mayo del 2014 (vicios y placeres)  

SALUDO MATINAL MARTES 13 DE MAYO DEL 2014 (VICIOS Y PLACERES)