Page 1

(Consuelo en la aflicción) Saludo matinal Lunes 16 de junio de 2014

Queridos amigos, hola buenos días, amaneció y muchos atribulados espíritus, se sienten desconsolados, porque ante las aflicciones sean las que sean, se sienten solos y desamparados, no encuentran remedio a sus problemas, y sufren en silencio, algunas veces , aunque no muestren con sus palabras su desasosiego, si lo dicen sus caras, que no muestran alegría, sino pena y dolor. El sufrimiento es la característica del hombre en la tierra, siendo este un planeta de expiación y de pruebas, todos traemos cargas del pasado que necesitamos reparar y superar, por eso el consuelo para esos momentos es primordial, para así recibir ánimos y fuerzas y ver que todo podemos sobrellevarlo, Jesús ante la gran cruz, tambien fue ayudado en sus últimos momentos y nosotros por muy perdidos que nos sintamos siempre podemos recibir de su Evangelio de Amor, Luz y esclarecimiento para consolarnos y ver que tras una noche oscura siempre existe un nuevo amanecer….


La oración sincera nos ayuda además a mantener el equilibrio mental para que la aflicción no nos abrume. El apóstol Pablo, un cristiano verdadero, escribió: “En todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios”. ¿Cómo puede consolarnos la oración sincera? La paz de Dios “supera a todo pensamiento”. Por lo tanto, puede darnos estabilidad cuando nos veamos cargados por sentimientos angustiosos. ‘Guardará nuestros corazones y facultades mentales’ para que no reaccionemos de manera precipitada e imprudente, lo que solo empeoraría nuestra aflicción. Es posible que la causa del sufrimiento no desaparezca inmediatamente. Sin embargo, la situación nos dará la oportunidad de demostrar que confiamos en nuestro Padre celestial (Santiago 1:24). Tengamos la seguridad de que, aun cuando Jehová Dios no elimine la aflicción, él puede ‘disponer la salida para que podamos aguantarla’ (1 Corintios 10:13) El hombre cuando desea cambiar y se acuerda de Dios, aspira unirse a Jesús, y consecuentemente, ansia la paz en sí mismo. Para conseguir semejante realización, es preciso penetrar más profundamente en el significado de las palabras de Cristo “Y aquel que quisiera venir en pos de mi, renuncie a sí mismo, tome su cruz y me siga.” En la vida hay afectos que la unión a ellos durante milenios ha tornado inolvidables, pero igualmente convivirán viejos adversarios, armados con los instrumentos de odio abierto, y trajeados en otro ropaje físico, debidamente acogidos a la convivencia dificultando los pasos, a través de la aversión oculta. Sintiendo lo que es la tranquilidad por fuera y angustia por dentro. Entendiendo que somos traídos a vivir, unos al frente de los otros, para aprender a amarnos recíprocamente como hijos de Dios. Los impulsos inferiores constantemente estimulados se convierten en verdugos de la paz y en señores del hombre, que solamente con penosos esfuerzos consigue liberarse de los mismos, cuando definitivamente se propone a la elevación, a través de la senda del sacrificio y de la renuncia. En todos los círculos de la vida humana y en cualquier tiempo han florecido los elevados ideales del amor, y las virtudes jamás han dejado de exhalar los sutiles aromas de la honradez y de la nobleza. No hay que tener miedo, ya que no se paga una deuda más allá de los límites del debito contraído. Nadie es obligado a cargar un fardo superior al de sus propias


fuerzas y solo somos constreñidos a sufrir el dolor que corrige, disciplina y nos liberta. Jesús Crucificado es el mismo Amigo de los sufridos pescadores de Genezaret y de las mujeres desoladas de la Galilea… Ninguna queja o rebeldía hemos escuchado de Él, pese a las circunstancias dolorosas de su martirio… Pensemos en Él y yérguete a Él, entregándote con mansa sumisión… La felicidad no consiste apenas en las risas, en la salud y en las concesiones de la fortuna; sino también en la forma de cómo encarar los infortunios, los desengaños las aflicciones. No debiendo dar demasiada importancia a las cosas desdichadas que nos sucedan. La Doctrina Espirita es la gran consoladora en los tiempos actuales, porque ella lejos de condenar nos da las soluciones acertadas con las enseñanzas de Jesús es el Consolador que nos prometió y que hemos de tener en cuenta, para los tiempos que corren, donde hay lágrimas y crujir de dientes, y el hombre es llevado aprobar su fe, a dar su testimonio de lealtad a Cristo y a Dios en todas las cosas que le acontezcan… Os deseo un buen inicio de la semana, que Dios os bendiga Merchita

Saludo matinal lunes 16 de junio del 2014 (consuelo en la aflicción)  

SALUDO MATINAL LUNES 16 DE JUNIO DEL 2014 (CONSUELO EN LA AFLICCIÓN)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you