Page 1

(Valores y defectos ajenos) Saludo matinal jueves 5 de junio del 2014 Queridos amigos, hola buenos días, todos estamos trabajando, nadie está parado, porque la vida se desarrolla en continuo movimiento. Como sembradores del bien, sabemos que hemos de aprovechar el tiempo, arando la Tierra, abonándola con primor, para que más tarde a la hora de recoger los frutos no sea la mala hierba la que nos produzca dolor y desesperación. La buena enseñanza cumple una función educadora y ayuda a regenerar al hombre bien intencionado, que se asemeja a la buena simiente cuando encuentra el suelo humano propicio, transformando la vida del hombre y la sociedad. La simiente germina y nace el árbol, luego ofrece la siembra amiga, y, además, genera buena y fecundas semillas que representan de esa forma, el origen de la vida. En el trabajo renovador al que nos entregamos, no debemos olvidar a los que activan en funciones modestas pero indispensables al servicio que desarrollamos. No pensemos que somos imprescindibles, que sin nosotros nada se puede hacer, valoremos el trabajo ajeno, porque eso tambien nos aporta bonificación de parte de Dios.


El rey no podría rodearse de confort y grandeza sin el concurso del operario humilde que le erigió el trono o de la cocinera que le sustenta el mantenimiento del equilibrio orgánico. Y la estabilidad de su imperio estaría siempre amenazada si no fuera por la fidelidad de los que los mantienen vigilado y que muchas veces son ignorados. Examinemos lo intimo de nuestro sentir, para que las mentes generadoras de la cizaña vitalizadas por el pretérito infeliz y corporificadas en grupos perturbadores del Mundo Espiritual, no encuentren en nuestras mentes azuzadas, el campo para las preocupaciones de la censura injustificada a los que no pueden ser iguales a nosotros, ya sean que estén abajo o arriba de nuestro nivel de productividad. No olvidemos que al más esclarecido le es exigida mayor dosis de tolerancia, de comprensión y de misericordia. Cuesta mucho ser sincero y honesto consigo mismo, al admitir que debilidades y fragilidades que nos disgustan y mortifican no sólo son defectos de los demás sino también nuestros. Cuando vemos que también nosotros tenemos los defectos que nos molestan en los otros, necesariamente nos hacemos mucho más comprensivos e indulgentes. Uno de los defectos humanos más generalizados es justamente la desaprobación, la crítica y la condena. Falta tolerancia, benignidad e indulgencia. ‘Los defectos que vemos en los demás son los que nosotros mismos tenemos’. Si queremos saber cómo somos o cómo es alguien en su interior, veamos a quién criticamos, en quién ponemos la mente, de quién nos ocupamos, y que somos igual a eso. Tu propio estado de consciencia es lo que ves en ti, en los demás y en lo que te rodea. No aceptes ningún decreto negativo de nadie; quítale poder con tu mente. En la historia de la Humanidad se han cometido las mayores atrocidades, por falta de comprensión y tolerancia. En las relaciones humanas, tanto entre amigos como en la misma familia, es muy frecuente la rigidez e intransigencia. Cuando te sientas muy molesto por los defectos de los otros, MÍRATE ADENTRO. Obsérvate. Puede ser una buena ayuda para corregirte y mejorarte. Y sobre todo será un buen camino para comprender a los demás y aceptarlos. Si deseamos realmente, como pregonamos, que crezca el Cristo dentro de nosotros, no hagamos perniciosa distinción entre los servidores; no sugiramos


las separaciones; no comparemos mediante opiniones que crean celos o azuzan vanidades vanas por el elogio gratuito, discriminado e improcedente; porque todo corazón es maleable a la palabra de la lisonja dorada, como todo espíritu es accesible a la relación ácida de la impiedad, al licor embriagante de la perversión. Mantengamos por nuestra cuenta el compromiso de donar, tanto la palabra amiga y estimulante, como la advertencia gentil; con la finalidad de que podamos proseguir seguros, en la directriz del equilibrio. Por eso, según Mahatma Gandhi hemos de esforzarnos en amar, en decir la verdad, en ser honesto y puro, en no poseer nada que no me sea necesario, en ganarnos e el sueldo con el trabajo, en estar atento siempre a lo que como y bebo, en no tener nunca miedo, en respetar las creencias de los demás, en buscar siempre lo mejor para todos, en ser un hermano para todos mis hermanos.” Amigos como todos los días os deseo que el jueves, sea ameno y placentero que la vida os sonría y que Dios nos bendiga a todos. Merchita

Saludo matinal jueves 5 de junio del 2014 (valores y defectos ajenos)  

SALUDO MATINAL JUEVES 5 DE JUNIO DEL 2014 (VALORES Y DEFECTOS AJENOS)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you