Issuu on Google+

(Juventud divino tesoro) Saludo matinal Jueves 17 de octubre del 2013

Queridos amigos, hola buenos días, nada hay más bonito para el hombre que ser joven, es en la juventud donde el ser sueña con lo maravilloso y se esfuerza por conseguirlo. Pero lamentablemente muchos que ya la juventud paso, se enfrentan a la vejez, donde la monotonía, hace su acto de presencia, junto con otras peculiaridades que “paralizan” al espíritu y lo someten a otro tipo de vida.


La juventud es la etapa más hermosa por la que pasa todo ser humano, pues en ella se logra el disfrute total de la vida, ya que con juventud todas las cosas son posibles, aún cuando todo debe hacerse decentemente y en orden, esta no tiene tiempo, vive sin pensar, no tiene frenos y es por eso que su desenfreno no tiene límites. La juventud no es un periodo en la vida. Es una disposición del ánimo. Es temple de la voluntad, calidad de la imaginación, vigor de los sentimientos, predominio del valor sobre la timidez, sed de aventuras que eclipsa el deseo de reposo. El solo paso de los años no envejece a nadie. Lo que envejece al hombre es el abandono de los ideales. Arrugas dejan los años en el rostro; la apatía las deja en el alma. Preocupaciones, dudas, desconfianza de nosotros mismos, temores, abatimiento: eso es lo que doblega la frente antes erguida y deja cenizas donde se levantó prometedora la llama del espíritu. Mientras capte tu corazón el mensaje de la hermosura, de la alegría, del valor de la grandeza, el poder que irradia del hombre y de lo infinito, habrá juventud en ti. Sólo cuando toda comunicación quede interrumpida, cuando la nieve del pesimismo y el hielo de la indiferencia hayan cubierto las estaciones receptoras de tu corazón, sólo entonces serás totalmente viejo… La vida se va modificando y donde antes había prisa para abandonar el joven, el hogar e independizarse, pasada esta etapa, ahora se han acomodado en el nido familiar, y no ven la hora de marcharse, teniendo muchos padres el compromiso de seguir cuidando de ellos, como cuando eran niños. Nada hay peor que una sociedad sin futuro para los jóvenes, sin ideales, muchos buscan compañía para no enfrentarse al mundo en donde sus padres le reprochan su forma de actuar, desequilibrada, los ves juntos y parece que se comen el mundo, los coges por separado y parecen sencillas palomas que no replican, pero tampoco ofrecen expectativas de lucha para salir del atolladero donde se han metido, quizá porque les asusta lo que les depara el futuro, pero solamente enfrentando la situación es que puedes salir adelante y triunfar. Un joven debería estar pensando en su futuro y viendo cómo puede lograr más ingresos ya sea preparándose en el área de su profesión o trabajo para ascender, tener más éxitos y mejorar su situación financiera, o en independizarse, creando una empresa o asociándose con otros para llevarlo a cabo, en prepararse para poder lograr esto y mucho más.


Muchos no tiene en su hogar unos padres preparados que sepan hacerlo y por lo tanto lo que aprende el joven es a ir pasando sin preocuparse por ir más allá de la fiesta del próximo fin de semana. De pronto un día se casan y se ven con la responsabilidad de un hogar y una familia y no saben qué hacer con ello, por eso hay tantos divorcios, ni él ni ella, están dispuestos a trabajar más, a prepararse, a hacer un esfuerzo para mejorar y encontrar soluciones, y poder mejorar sus vidas. Los jóvenes deben ser animados, tienen toda una vida por delante, y si hay un futuro para ellos, hay que buscarlo, pero si se quedan de brazos cruzados nada conseguirán, no pueden vivir sin esperanza ni motivación, deben salir a la vida, y vivirla, participar de ella, solo tienen que llenarte de energía, de motivación, de ganas de lograr algo que les apasiones. Averigua cuáles son tus habilidades mejores y explótalas para alcanzar el objetivo que pretenda. Necesita definir qué es lo que quiere ser en la vida, y esforzarse por desarrollarla en ese sentido, sin importarle los sacrificios que haya de hacer hasta conseguirlo, en una palabra el ha de realizarse, formarse, definirse, demostrar su concurso a la vida. Si en tu hogar hay jóvenes, no te conviertas en un verdugo acusándoles siempre y reprochando sus equivocaciones, procura hacerte su amigo, y háblale de deforma que toques su corazón. Los estudios demuestran que las personas adquieren nuevas habilidades más rápidamente cuando son recompensadas por alcanzar algo, que cuando son castigadas por no lograr algo. Así que darle al joven una recompensa cuando haya logrado su objetivo definitivamente lo motivará y lo comprometerá mucho más a alcanzar su meta. En lo referente a la Doctrina espirita, los jóvenes son el futuro, del espiritismo. Es importante valorar la presencia de los jóvenes en las instituciones, que se sientan integrados, promover acciones sociales que incentiven y ayuden a encontrar un sentido para asistir al centro espirita . Los jóvenes pueden dotar al movimiento espírita de aires renovadores cara al futuro, recogiendo lo que otros han sembrado, para así recoger el testigo y continuar con la siembra. Nunca debemos olvidar que el hogar es una escuela, y los profesores son los padres, deben estudiar y esmerarse en su trabajo, porque de su dirección


dependen sus reto単os, de su amor y cari単o depende la vida y desarrollo de los que se cobijan en la asamblea familiar. Amigos os deseo un lindo jueves que Dios os bendiga Merchita


Saludo matinal jueves 17 de octubre del 2013 (juventud divino tesoro)