Page 1

(El velo del olvido) Saludo matinal Viernes 15 de agosto del 2014

Queridos amigos, la lucha en la Tierra y el aprendizaje es una hermosa oportunidad de la cual no podemos renegar, cuando estábamos al otro lado de la vida, con una conciencia culposa, no dejábamos de anhelar y pedir la oportunidad de la que hoy gozamos, allí, pedíamos fuerzas para las luchas que se aproximaban, y la providencia misericordiosa del Todopoderoso, nos concedió ampliaciones de nuevas experiencias en la Tierra. Meditemos en nuestras caídas dolorosas en el remolino de las pasiones del mundo y afirmémonos en los santos propósitos de triunfo. ¿Cuántos años hemos perdido en amargos sufrimientos, en el plano de los remordimientos devastadores?... Recordemos las angustias de la vida expiatoria y agradezcamos a Dios la oportunidad de volver a las tareas purificadoras. Olvidemos la vanidad que nos


envileció el corazón; la ambición y el egoísmo que nos torturan el alma ingrata, y aprovechemos las experiencias justas y necesarias. El fantasma del olvido que nos oscurece el espíritu, aquí en la Tierra, nos impresiona, ante las experiencias, construimos mil proyectos de esfuerzo, dedicación, perseverancia; somos ricos de preciosas intenciones, pero llegado el momento de ejecutarlas, revelamos las mismas flaquezas o incidimos en las mismas faltas que nos llevaron a los desfiladeros del crimen y de las reparaciones acerbas. No sabemos apreciar que el olvido temporal de las faltas de antaño son una dadiva del Padre ¿Quién podría aguardar el éxito deseable, enfrentando viejos enemigos, sin el bálsamo de esa bendición celestial sobre la llaga del recuerdo? Sin la paz del olvido transitorio, tal vez la Tierra dejase de ser bendita escuela para ser una criatura abominable de odios perpetuos. ¿Cómo aprenderíamos a ser humildes con las reminiscencias activas del orgullo? ¿Podríamos, acaso, besar a un hijo, sintiendo en él la presencia de un enemigo íntimo? ¿Conseguiríamos, de pronto, la fuerza necesaria para santificar, por las cadenas unidas, a la mujer que manchaste en otros tiempos, induciéndola al meretricio y a las aventuras infames? ¿No percibes, en el olvido terreno una de las más poderosas manifestaciones de la bondad divina para con las criaturas criminales y extraviadas? Concordamos en que la experiencia humana para quien observó, incluso de lejos, los resplandores de la vida espiritual, significa, de hecho, la reparación laboriosa en el seno de un sepulcro; pero todos nosotros, estamos desde hace mucho momificados en el crimen. Nuestra conciencia necesita del toque de las expiaciones salvadoras. La muerte más terrible es la de la caída, mas la Tierra nos ofrece la medicación justa, proporcionándonos la santa posibilidad de levantarnos de nuevo. Renacimos en las formas perecible y, en cada día de la experiencia humana, moriremos un poco, hasta que hayamos eliminado, con el auxilio de la polvareda del mundo, los monstruos infernales que habitan en nosotros mismos… Bien es cierto que muchos de nosotros lo hemos intentado muchas veces, sustentamos numerosas luchas, con el fin de unirnos a Dios para siempre, a través del amor purificado y divino. Hemos emprendido numerosas experiencias laboriosas en el Evangelio de Jesús, para servirlo en espíritu y verdad, y con todo, en la lucha consigo mismo, las pasiones subalternas siempre han salido vencedoras, en siniestros triunfos. La rebeldía, no obstante,


nos agravan las penas íntimas, obligándonos a ceder ante el cerco apretado de nuevas tentaciones. Pese a todo hemos de levantarnos para dar testimonio al Altísimo, no creamos que, estemos abandonados en los caminos de la regeneración. El Señor está con nosotros, hemos de animarnos en las experiencias que estamos sufriendo, porque ellas sirven para examinarnos y hacernos crecer, Jesús no desampara nuestros propósitos elevados. Suframos y trabajemos, y, un día nos reuniremos para siempre en la radiante eternidad. Dios es la fuente de la alegría inmortal, y cuando hubiéramos triunfado de toda la imperfección, nos bañaremos en esa fuente de júbilos infinitos. No hemos de lamentarnos, no perseveremos en lamentaciones, cuando el Todopoderoso nos da el derecho de renovar el esfuerzo para las divinas conquistas. Una vez más estamos intentando las pruebas de la abnegación y del ascetismo, en la ejemplificación del amor al prójimo. Hemos de movilizar todas nuestras energías para avanzar algunos grados en la distancia inmensa que nos separa en la escala evolutiva. Mientras tanto y en esa tarea, Jesús bendecirá nuestras esperanzas, Dios nos perdonó concediéndonos la nueva oportunidad de redención, aprovechémosla, En la obra de Dios, la paz sin trabajo es ociosidad con usurpación. ¡No apartemos la mirada del cuadro de sacrificios que nos corresponde hacer en favor de nosotros mismos! La puerta estrecha, ahora y siempre, es el maravilloso símbolo para la divina iluminación. Los triunfos exteriores son aparentes y pueden ser mentirosos. La victoria espiritual pertenece al alma heroica que sabe unirse al cielo, a través de todas las tempestades del mundo, trabajando por perfeccionarse a sí misma. Amigos os deseo un buen fin de semana que Dios nos bendiga a todos. Merchita Extraído de mi sentir y del libro renuncia de chico Xavier

Profile for CRUZ REYES

Saludo matinal viernes 15 de agosto del 2014 (el velo del olvido)  

SALUDO MATINAL VIERNES 15 DE AGOSTO DEL 2014 (EL VELO DEL OLVIDO ) MERCEDES CRUZ

Saludo matinal viernes 15 de agosto del 2014 (el velo del olvido)  

SALUDO MATINAL VIERNES 15 DE AGOSTO DEL 2014 (EL VELO DEL OLVIDO ) MERCEDES CRUZ

Profile for merchita
Advertisement