Issuu on Google+

Nuestro destino en el más allá Saludo matinal Miércoles 5 de marzo del 2014

Queridos amigos, hola buenos días, No hay maldades ocultas en la Tierra; todos los crímenes y todas las faltas de la criatura humana, se revelarán algún día y en algún lugar; cualquier sombra de nuestra conciencia, queda impresa en nuestra vida hasta que la macula sea lavada por nosotros mismos con el sudor del trabajo o con el llanto de la expiación, nadie se eleva a pleno Cielo, sin el pleno reajuste en la Tierra. El estudio de la situación espiritual de la criatura humana, después de la muerte del cuerpo, no puede ser relegado a un plano secundario. Las criaturas que están desprovistas de moral y de cualquier principio noble, después del túmulo, llevan al otro lado, en su interior un torbellino tenebroso, semejante a la tormenta externa, por motivo de los pensamientos


desorganizados y crueles de que se alimentan. Odian y aniquilan; muerden e hieren. Alojarlos en los santuarios de socorro en el Más Allá, equivaldría a introducir tigres hambrientos entre fieles que oran en un templo. Semejante fase de inconsciencia y desvarió, pasa como pasa la tempestad, aunque en crisis, persevere a veces por muchos años. Combatida por el temporal de las pruebas que les imponen el dolor de fuera a dentro, el alma se refunde, poco a poco, tranquilizándose hasta abrazar, por fin, las responsabilidades que creó para si misma. El viaje al sepulcro; nos enseña una lección grande y nueva. La de que nos hallamos indisolublemente ligados a nuestras propias obras. Nuestros actos tejen alas de liberación o cadenas de cautiverio, para nuestra victoria o para nuestra derrota. A Nadie debemos nuestro destino, sino a nosotros mismos. No debemos sentirnos sin esperanza, también somos beneficiarios de la Tolerancia Divina, que nos abre los santuarios de la vida física, para que sepamos expiar, restaurar y resarcir. Nadie avanza al frente sin pagar las deudas que contrajo. ¿Cómo elevarnos al mundo de los Ángeles, con los pies hundidos en el camino de los hombres que nos acusan de nuestros fallos, obligando a nuestra memoria a sumergirse en las sombras? El Espíritu, cuando se armoniza con los Designios Superiores, vislumbra el horizonte próximo y camina, valeroso y sereno, con el fin de superarlo, pero el que abusa de la voluntad y de la razón, rompiendo las corrientes de las bendiciones divinas, crea la sombra de si mismo, aislándose en pesadillas aflictivas, incapacitándose para continuar hacia el frente. La encarnación, simboliza la puerta de salida del infierno que hemos creado. Existen reencarnaciones ligadas a los planos superiores, y existen otras que se enraízan directamente en los planos inferiores. Si la penitenciaria tiene razón de ser entre los hombres, de acuerdo con la criminalidad corriente en el mundo, el infierno existe en el mundo espiritual, en función directa con la culpa de las conciencias… Al igual que en la esfera carnal contamos con una justicia sinceramente interesada en auxiliar a los delincuentes en su recuperación a través del libramiento condicional y de las prisiones escuelas, organizados por los propios autoridades que dirigen los tribunales humanos, en el más allá los


representantes del Amor Divino pueden movilizar recursos de misericordia beneficiando a Espíritus deudores, siempre que se muestren ya dignos del socorro que les abrevie su rescate y su regeneración. Para el Espiritismo, la Tierra es una valiosa arena de servicio espiritual, así como un filtro en el que el alma se purifica poco a poco en el curso de los milenios, adquiriendo cualidades divinas para la ascensión a la gloria celeste. Por eso, hay que sustentar la luz del amor y del conocimiento, en el seno de las tinieblas, tal como es necesario mantener el remedio en el foco de la enfermedad. De la justicia nadie puede huir. Porque nuestra conciencia, despertando en camino de la santidad de la vida, aspira a rescatar dignamente todos los débitos, con que se enero ante la Bondad de Dios. Si claudicamos en una experiencia, el Amor Infinito del Padre, brilla en todos los procesos de reajuste. Y será necesario que nos adaptemos a la justa recapitulación de la experiencia frustrada, utilizando el patrimonio del tiempo. Es necesaria la renovación mental en el bien, el estudio, para asimilar el conocimiento superior y la conveniencia de servir al prójimo si queremos recoger la cosecha de la simpatía, sin todo lo cual, todos los caminos de la evolución surgen complicados y difíciles de ser transitados. Amigos os deseo un feliz miércoles que Dios siga bendiciendo nuestras vidas. Merchita


Saludo matinal miercoles 5 de marzo del 2014 (nuestro destino y el más allá