Issuu on Google+

(Problemas familiares) Saludo matinal Martes 29 de octubre del 2013

Queridos amigos, hola buenos dĂ­as, nadie es profeta en su tierra y muchos menos entre los suyos, los problemas familiares, a veces son de los mĂĄs duros y de los que mĂĄs duelen. Los problemas familiares son los causantes de ciertos trastornos psicolĂłgicos en cada uno de los miembros; estos problemas se presentan a cada momento de nuestra vida, es algo que si no se lo sabe tratar de forma inmediata pueden


resultar peligroso en el futuro familiar, en casos extremos por causa de estos problemas se han derrumbado muchas familias. Los problemas familiares pueden resultar muy peligrosos para cada uno de los miembros de la familia, tratarlos desde ahora es hacerle un bien. No es por acaso, ni por coincidencia, que nacemos en nuestras familias. No estamos nunca al lado de la persona errada. Hay razones para todo, y no existen coincidencias en los senderos del destino. Por eso, es erróneo pensar que estamos casados con la persona errada o que no merecemos al hijo problemático. La mayoría de las veces no tenemos los esposos, esposas o hijos que soñamos, más si los que merecemos. En el hogar no todo son flores, pues como dice Chico Xavier, el hogar es el crisol de las pruebas, recinto y reencuentro de almas hermanas, beneficiadas o perjudicadas por nosotros en el pasado. Esas relaciones precisan de cuidados y atención. Dedique tiempo y energía a su compañero y a sus hijos. No caiga en la rutina. Renueve el relacionamiento a través de acciones amorosas. El casamiento es como una planta tierna, que debe ser cuidada siempre y regada con el cariño y la afectividad. Ayude a sus hijos y a su compañero a pensar y a realizar sus planes de vida y sus objetivos. La armonía domestica es conseguida con amor, comprensión y tolerancia. Estamos intensamente faltos de cariño, y, por eso, todos necesitamos dar y recibir amor. Tenga mucho cuidado con las discusiones. El desequilibrio de nuestras palabras puede provocar verdaderas tragedias que, más tarde o más temprano, se volverán contra nosotros mismos. Guardar el equilibrio de nuestras palabras es nuestro deber. No hable sin antes reflexionar. Es siempre más seguro quedar en silencio, oyendo e intentando comprender.


Nunca hable o actué cuando este con rabia. Las palabras tienen un efecto duradero y muy poderoso, no es fácil olvidarlas. Nunca hable bajo el efecto del alcohol y de emociones oriundas del odio. Lo que usted haga a bajo el impulso del amor, partiendo de su corazón, retornará a usted multiplicado diez veces. Levantémonos en la senda que nos cabe trillar y recordemos el tesoro de las oportunidades que brillan en nuestras manos. ¡El tiempo, la salud, el equilibrio y el conocimiento son recursos básicos que nos compete movilizar en el del aprovechamiento de las bendiciones divinas! Salgamos al exterior, caminemos con alegría, si las relaciones con aquellos que comparten nuestro hogar, resultan difíciles, tomemos el manual de la buenas relaciones “El Evangelio según el Espiritismo” allí existen aclaraciones, que nos resultaran fáciles de comprender, ya que están edificadas con la Luz de Dios, y en dirección a la lógica y a la razón, al buen sentido de todas las situaciones y cosas. Jesús es el autor divino, que nos facilitó semejante tesoro, cuídalo, analízalo, compruébalo, medítalo, y pásalo a tus familiares y amigos, ya que con la comunión de vuestros pensamientos en él, es que encontrareis las soluciones oportunas, para vuestro caso en especial. Amigos, como todos los días deseo para vosotros un buen martes, que la brújula del Evangelio iluminando nuestros caminos, nos permitan al final de la jornada, haber pasado pagina con el resultado armonioso en nuestro hogar de la paz y el amor y no el de la guerra. Con mucho amor y cariño de Merchita


Saludo matinal martes 29 de octubre del 2013 (problemas familiares)