Page 1

PERIPECIAS Y EFICACIAS DEL “PASE” EN LOS CENTROS ESPIRITAS Jorge Hessen Aun muy jóvenes fuimos convidados para “recibir” un “pasecillo” en el centro espirita. Después oír la conferencia, nos adentramos en la sala de pases, nos pusimos delante del pasista y, de modo repentino, el pasista dio inicio a atronadores y escalofriantes "eructos" en la habitación. ¡Procuramos consultar lo que estaba ocurriendo y fuimos informados, asómbrense! Que el eructo era


un tratamiento de “dispersión” fluídico concentrado en el ambiente. En aquella época no profesábamos el Espiritismo obviamente quedamos muy indignados. Los años pasaron, estudiamos las obras de Allan Kardec, adoptamos la propuesta de la Doctrina de los Espíritus como ideal de vida, con todo, trágicamente aun hoy tenemos informaciones sobre “técnicas” terapéuticas curiosísimas realizadas en algunas casas “casas espiritas”. Actualmente existen instituciones que ofrecen sesiones de pases para todos los gustos e intereses, a ejemplo del pase, “normal” aplicado obligatoriamente después de las conferencias normalmente destinado a los famosos papa-pases; del pase “ultra fuerte” del tipo CURA TODO (destinado a enfermos graves, obsesados, psicóticos etc., con derecho a la sujeción de obsesores y hasta “embotellamiento y enrolamiento” de los verdugos de las tinieblas); del pase “virtual”, VIRTUAL (¡?hummm ...), etc. Sería ridículo si no fuera tan patético ocurrencia. Hay los que “transmiten” pases a través de gestos desabridos, malabarismo manuales, choques bizarros con fluctuaciones corporales, estallidos de los dedos, cantos peculiares, y aun los infames ERUPTOS, eso mismo! ERUPTOS…! Hay pasistas que incorporan “entidades” durante el pase, olvidados de que no se debe aplicar pase mediúmnicamente porque no es practica espirita. No hay necesidad de incorporación mediúmnica en las sesiones de pase. El pasista puede actuar hasta bajo la influencia de la entidad, más no debe verbalizar, aconsejar o transmitir otros mensajes concomitantes al pase. ¡Es contraproducente! El asunto es recurrente, más no hay como ignorarlo, hasta porque la aplicación del pase magnético no comporta actitudes imprudentes, ni admite desvarió en sus expresiones. Exige, si, un estudio continúo de sus mecanismos, sobretodo, cuando hay necesidad de su aplicación. Conocemos médiums que solo aplican pases con ropas blancas, o debajo de pirámides metalizadas. Hay quienes subcontratar además del pase a través de los viajes astrales (a través de los apometrias milagro), y una infinidad de métodos, para todos los gustos. Eso, sin dejar de citar que se aplican pases magnéticos en las paredes de los centros espiritas para “descontaminarlas” de las energías negativas. “"Por Dios, cuánta creatividad!" .... Alejándonos de esas peripecias pasistas, analizamos efectivamente el significado del tema en la institución espirita. Vimos que existen innumerables practicas no compatibles con la sana Doctrina Espirita que urge sean


acusados hasta exhaustación, las bases de compostura cristiana, sin ninguna mancha de intolerancia, obviamente. Hasta porque la verdadera practica Espirita es la expresión de la moral cristiana, consubstanciada en el Evangelio de Cristo. El buen empleo del pase no admite cualquier expediente espectacular. Los escenarios preparatorios – “Manos erguidas a lo alto y abiertas, para la supuesta captación de fluidos por el pasista, las manos abiertas sobre las rodillas, del paciente, para una mejor asimilación de fluidos, los brazos y piernas sin cruzar para no impedir el libre paso de los fluidos, y así sucesivamente - sólo sirven para ridiculizar el pase, al dador pase y el paciente. La formación de las llamadas “corrientes” mediúmnicas, con la reunión de médiums en torno del paciente, “ las “corrientes” de manos dadas o dedos tocándose sobre la mesa – condenadas por Allan Kardec – no son nada más que residuos del mesmerismo del siglo XIX, inútiles, supersticiosos y ridículos. “ (1) El pase deberá siempre ser administrado de modo silencioso, con naturalidad. Los espiritas no son prohibidos de nada, sin embargo las practicas alucinadas son inaceptables. Apropósito del legitimo pase, “así como la transfusión de sangre representa una renovación de las fuerzas físicas, el pase es una transfusión de energías psíquicas, con la diferencia de que los recursos orgánicos (físicos) son retirados de un reservatorio limitado, y los elementos psíquicos lo son del reservatorio ilimitado de las fuerzas espirituales.” – explica el espíritu Emmanuel. (2) Recordemos que Jesús utilizó el pase “imponiendo las manos” sobre los enfermos y los perturbados espiritualmente, para beneficiarlos. Y enseñó esa práctica a sus discípulos y apóstoles, que tambien la emplearon prolongadamente. Entretanto, es en las huestes espiritas donde el pase es mejor comprendido, más extensamente difundido y utilizado. El Evangelista Mateos en una de sus narrativas asegura que “Jesús, extendiendo la mano, le toco diciendo: ¡Quiero, queda limpio! E inmediatamente el quedó limpio de su lepra”. (3) ¿Más que es efectivamente el pase? “Es una transfusión de energías, capaz de alterar el campo celular.” (4) En la definición de “Aurelio” ,el pase sería el “acto de pasar las manos repetidamente ante los ojos de una persona para magnetizarla, o sobre una parte enferma de una persona para curarla.” (5) En el Pentateuco mosaico localizamos el siguiente evento: Josué, hijo de Núm. estaba lleno del espíritu de


sabiduría, por cuanto Moisés había puesto sobre el sus manos: así los hijos de Israel le dieron oídos, e hicieron como el Señor ordenara a Moisés.” (6) Sabemos que “es muy común la facultad de curar por la influencia fluídica y puede desenvolverse por medio del ejercicio.” (7) Más cabe esclarecer que el pase e imposición de manos no son la misma cosa. Se tiene la imposición de manos como apenas un método, más naturalmente una persona desprovista de los brazos puede ofrecer un pase por la fuerza del deseo y por el auxilio de los Espíritus. el flujo magnético se sustenta y se envía a costa de la voluntad tanto del pasista, como de los seres desencarnados que vienen ejecutando la reconciliación de los fluidos. El Evangelista Marcos describe sobre uno de los jefes de la sinagoga, “llamado Jairo que luego después de visualizar a Jesús, se le lanzo a los pies. Y le rogaba con insistencia, diciendo: Mi hija está en las ultimas; te ruego que vengas y le impongas las manos para que sane y viva.”(8) en la obra Mecanismos de la Mediúmnidad, André Luiz expone que “el pase, como género de auxilio, invariablemente aplicado sin cualquier contradicción, es siempre valioso en el tratamiento debido a los enfermos de toda clase.” (9) En suma, no es demasiado recordar que el ejercicio de las practicas espiritas sin la debida base moral será, fatalmente, una incursión invariable en el mundo de la negligencia y, consecuentemente, en las telas de las OSCURIDADES TRANSCENDENTALES.


Peripecias y eficacias del pase en el centro espirita (jorge hessen)  

PERIPECIAS DEL PASE EN EL CENTRO ESPIRITA(JORGE HESSEN)

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you