Page 1

Muralla del tiempo Cap. XVIII - Ítem 3 "Entrad por la puerta estrecha; porque amplia es la puerta que conduce a la perdición." – Jesús (Mateo, 7:13.) Cuando hacemos referencia a tal manifestación del Maestro, no omitamos que la puerta constituye un pasaje incrustado en una construcción, que separa dos lugares y facilita el libre desplazamiento entre ellos. Puerta, por lo tanto, es un elemento arquitectónico que precisamente se encuentra en las paredes, las murallas, los vehículos, que permite en todos los casos el libre acceso. ¿Y las puertas de las que habla Jesús, a qué estructura están adosadas? Sin dudas, la puerta estrecha y la puerta amplia pertenecen a la muralla del tiempo, ubicada delante de todos nosotros.


La puerta estrecha revela el acierto espiritual que nos permite avanzar en la senda evolutiva, con el adecuado aprovechamiento de las horas. La puerta amplia expresa nuestro desequilibrio interior, a causa del cual somos forzados al dolor de la reparación, con lastimosas pérdidas de tiempo. De este lado de la muralla, el pasado y el presente. Más allá de la muralla el futuro y la eternidad. Acá la siembra del "hoy". De allá, la cosecha del "mañana". Atravesar una de las puertas es una acción compulsiva de las criaturas humanas. Puerta amplia — entrada en la ilusión —, salida por la reparación... Puerta estrecha — salida del error — entrada en la renovación... El momento actual es para la elección de la puerta: la estrecha o la ancha. Los minutos presentan valores individuales en cuanto hayamos atravesado la muralla, sea por la puerta de servicio y por la de la dificultad, o a través de la puerta de los caprichos engañadores. Analiza, por tu parte, cuál es el pasaje que eliges para tus actos habituales, en la existencia que se está desarrollando momento a momento. Durante milenios hemos sido viajeros del tiempo que fuimos y vinimos por la puerta amplia, dentro de los círculos del vicio que forjamos para nosotros mismos, atraídos por la autoridad transitoria y la posesión de monedas, por la belleza física y la egolatría envilecedora. Renovémonos, pues, en Cristo. Sigámoslo en las benditas lecciones de la puerta estrecha y bendigamos los obstáculos de la marcha; conservemos, asimismo, la alegría y la esperanza de que el tiempo habrá de convertirse en dádivas de la Felicidad Superior.


Emmanuel

Muralla del tiempo emmanuel chico xavier  
Muralla del tiempo emmanuel chico xavier  

MURALLA DEL TIEMPO EMMANUEL CHICO XAVIER

Advertisement