Issuu on Google+

MENSAJE DE NILSON DE SOUZA PEREIRA, (30/12/201 (Psicofonía) de Divaldo Pereira Franco

VICTÓRIA DE LA VIDA Hermanos míos: Soy yo que vuelvo bajo la protección de la Divina Misericordia La vida triunfa sobre la muerte , y, hace cuarenta días desde el momento final en el cuerpo, el amor incondicional del Padre prosigue socorriéndome de forma que en este momento yo puedo decir con el corazón túmido de salud más con el espíritu exultante: ¡estoy vivo! He orado con fervor aguardando este momento de reencuentro para agradecer a Dios la felicidad incomparable de la larga existencia aureolada de bendiciones que reconozco no merecer.


Nuestro Benefactor me trajo hoy, en las vísperas del final de año, para agradecer todo cuanto recibí durante la existencia y, particularmente, en los dos últimos años de impedimento y limitación. Con el alma arrodillada agradezco la devoción, el respeto, el cariño del que fui objeto, más especialmente a los cuidados de los hijos, de Gerulina, de las cuidadoras y a la paciencia de los hermanos de la Casa Grande, que no se cansaron con mi demorado proceso de liberación. Agradezco los homenajes que me fueron ofrecidos, las condolencias, los recuerdos, todo este collar de bondadosas referencias que no condicen con mi humilde existencia, siempre en un plano secundario, de trabajador de mantenimiento que siempre me consideré… Deseo registrar las emociones profundas, hablar de las alegrías incontables del reencuentro con los seres queridos, algunos de los cuales de nostálgicos recuerdos.

Agradezco a todos que no me atrevo a mencionar, que usaron de la misericordia para con el viejo amigo causador de problemas… Que me perdonen los errores que no pude superar, las imperfecciones que no conseguí corregir y la pequeñez que no pude transformar en grandeza moral. Me conmuevo con el pesar de aquellos que me aman y suplico que sean felices. Suplico a Dios que transforme nuestra Casa de amor en un santuario de misericordia, porque todo pasa más solo el amor permanece. Nadie nunca se arrepentirá por haber actuado con misericordia, compasión y amor. Que nuestro nido de esperanza permanezca como el hogar de los que no tienen abrigo, que sea la última estancia para el reposo, con la certeza deque, aquí entre nosotros de ambos lados, Jesús estará con los brazos abiertos diciendo con suavidad: ¡Ven hijo, este hogar es tuyo! Perdónenme las emociones. Es la primera experiencia. Aunque me prepare para este momento, la mente desacopla el corcel de los recuerdos, de los pesares, de la gratitud…


Yo suplico que las oraciones continúen envolviéndome para que yo pueda corresponder a las expectativas de los corazones que me aman. Paz y misericordia, gratitud profunda es suplica a favor de todos los que sufren. El viejo compañero agradecido. Nilson (Mensaje psicofónica pelo médium Divaldo Pereira Franco, en la reunión mediúmnica del Centro espirita Camino de Redención , en la noche del 30 de diciembre de 2013, en Salvador de Bahía Traducido por Merchita


Mensaje de nilson de souza pereira (divaldo pereira franco )