Issuu on Google+

LA HISTORIA DEL AGUILA Si quieres 
alcanzar tus sueños necesitas desarrollar tus talentos y descubrir todo el potencial que hay en ti. Hay una historia que a mí me gusta mucho, es un clásico para mí. La historia cuenta sobre un huevo de Águila que cayó de su nido y fue a parar a un gallinero. Una gallina al ver al huevo abandonado se decidió a empollarlo y a los días nació un polluelo.

 Este polluelo era bastante más grande que sus hermanos, mucho más grande y era objeto de burla de todos por eso. Sus patas eran demasiado grandes para escarbar la tierra y su pico demasiado grande para cazar insectos. Esto lo hacía muy desgraciado.

 Él se sentía el pollo más infeliz del mundo. Su vida era solitaria porque nadie se atrevía a ser amigo de aquel gigantón bueno para nada.

 Un día un águila pasó por el lugar y le extrañó lo que vio así que decidió descender para comprobar que sus ojos no lo estaban engañando. Allí, muy cerca de él estaba un ejemplar de Águila adulta de un porte verdaderamente sin igual.

 Con voz tímida le preguntó, ¿Y tú, que haces entre esas gallinas y esos pollos?

 El águila-pollo, asombrado y temeroso de que semejante hermosura de Águila le dirigiera la palabra a


él (el más feo de los pollos), le respondió: y donde más quieres que esté, soy un pollo y estoy donde ellos están.

 El Águila, le dijo, ven conmigo a la laguna…y el águila-pollo lo siguió. Ahora asómate al espejo de agua… El águila – pollo no podía creer lo que sus ojos veían. Abrió sus alas y se maravilló de lo robustas y hermosas que eran. Entonces llorando dijo: he sido un águila toda mi vida y no me había dado cuenta…

 Amigo, no seas como esta águila que vivió gran parte de su vida como un pollo cuando su destino era remontarse en las alturas. No dejes de soñar, ten fe en Dios y espera en El para la dirección de tus pasos. Busca ayuda en poder conocer los dones y talentos que Dios te ha dado. Date cuenta de lo que está faltando a tu vida y declara: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” SI, SE PUEDE. ****

En esta hora vengo a decirte que no desmayes en estos caminos, espera en DIOS y tendrás nuevas fuerzas, espera en DIOS y levantarás alas espirituales como águila, espera en DIOS y podrás correr física y espiritualmente y no te cansarás,… espera en DIOS y no te fatigarás, “Pero los que esperan en el SEÑOR tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán” Isaías 40: 31 No importa lo grande que sean tus problemas,… no importa lo grande que sea tu enfermedad, no importa cuán grande sea esa dificultad familiar,… espera en Nuestro DIOS… Estarás “LEVANTANDO ALAS”… y EL té pondrá por encima de los problemas.


La historia del aguila para reflexionar