Page 1

LA ELEVADA MISIÓN DE LA CIÊNCIA ESPÍRITA Dr. Luiz Carlos Formiga

Conoceréis la verdad y ella os hará libres, de las lepras, del suicidio, de las obsesiones espirituales y de la ignorancia mediúmnica. La inteligencia será rica de méritos, porque bajo la condición de ser bien empleada. Habrá responsabilidad en la madurez y confort placentero en la realización de la tarea confiada. No esperando recibir nada a cambio nos sentiremos útiles, lo que nos bastará. ¿Moisés prohibió el intercambio entre “vivos y muertos”? El lector podrá sacar conclusiones examinando la Biblia, en Deuteronomio capítulo 18 y Numero 11. Los espíritus son las almas de los hombres que ya dejaron la Tierra. Son “corazones y mentes” que no están a nuestra disposición en la hora que mejor nos conviene. No en tanto, pesquisidores que


hicieron intercambio y se sometieran a observación criteriosa, disciplinada y, principalmente, sin intenciones subalternas quedaron delante del fenómeno. Fueron innumerables hechos, que se repetirán para la recogida de datos estadísticos al máximo. En 1869, el científico William Crookes asistió a una sesión mediúmnica con “raps”, levitación de cuerpos pesados y escritura directa. En la misma época estuve presente a sesiones donde hubo la psicofonía. En 1907 recibió el Premio Nobel de Química. Volvamos a 1870 para registrar que el científico había publicado “El Espiritualismo visto a la luz de la Moderna Ciencia”. En ese artículo recordemos el “caneceréis la verdad y ella os libertará”, porque el Nobel de Química afirma que “el creciente empleo de los métodos científicos producirá una generación de observadores, que lanzará el residuo imprestable del Espiritualismo al limbo desconocido de la magia y de la necromancia”. En la época, sus compañeros creían que el desvendaría una farsa. Eso no aconteció. El científico examino a médiums como Daniel D. Home, cuyos efectos físicos eran producidos a la luz clara, permitiendo total control. Diversos fenómenos fueron catalogados como levitación; suspensión de cuerpos pesados; efectos luminosos, materializaciones a la luz del día, transportes y otros. Crookes consideró ser su deber enviar los resultados a Royal Society, lanzando el peso de su reputación científica en apoyo a la verdad. Causó impacto. Además de Crookes, testimoniaron otras personas de “notorio saber y reputación intachable”. Eso no lo libró de persecuciones e injurias. El examinó también un médium de nombre Florence Eliza Cook. Su mediumnidad había surgido en la infancia. En la adolescencia, aconteció con la médium en vigilia la primera materialización parcial del espíritu Katie King. Posteriormente, con Florence en trance profundo, el espíritu adquirió autonomía y pudo salir de la cabina oscura y dejarse observar a la luz del día. Pensando en fraude, un experimentador poco preparado intentó inmovilizar el espíritu materializado, que se le escapó de las manos. Inmediatamente verificaron que la médium estaba en la


cabina. La encontraron aun atadas a las amarras, con el sello que la prendía a la silla. Florence enfermo, más después se ofreció para romper en el laboratorio otras incredulidades. Crookes durante tres años trabajo con el espíritu Katie, en materialización total. El espíritu se sometió a medidas de pulsación, pesaje y fotografías. Katie, en una materialización tangible, se permitió abrazar por el pesquisidor. Ante los hechos, Crookes declaró: “¡No digo que eso es posible; digo que es real!” Realmente, la experimentación es el método ideal para la adquisición de conocimientos positivos. Nada como una observación provocada, en condiciones controladas. Al final, el fenómeno debe repetirse tantas veces cuantas sean necesarias para la verificación del hecho. La regla general no es observada en las ciencias sociales, ni podemos reproducir a voluntad los fenómenos astronómicos y meteorológicos. El ofrecimiento de una prueba científica tropieza en un número apreciable de hipótesis. Siendo así, es necesario depurar variaciones para llegar a la hipótesis más probable, capaz de mejor explicar el fenómeno. Nace la relatividad, porque la ciencia es hecha con el uso autoconsciente de nuestras facultades mentales y el hombre no posee una medida absoluta de la verdad. Podemos decir que la ciencia es un conjunto de declaraciones o afirmaciones que son asumidas como verdades sobre la realidad. El observador comanda las pesquisas físico-químicas hasta donde las energías pueden ser controladas. En esas pesquisas el objeto es pasivo e nos apoyamos en la experimentación o en la analogía. En el campo de las ciencias socio moral el científico recoge datos y usa la Estadística. En esta, el observador debe ser pasivo. Aguardará que el hecho ocurra, para observar y analizar la reincidencia de los fenómenos, en el tiempo y en el espacio. En la Psicología, en la Historia, en el Derecho, en la Sociología, el objeto es el animal racional, el socio, la persona, la criatura divina, el espíritu, en el uso del libre albedrio. En la Ciencia que estudia la mediumnidad encontramos dos socios: el encarnado y el desencarnado, actuando y reaccionando, racionalmente. El médium y el espíritu se interpenetran para el


afeito de la acción conjunta. El Espírita cuando examina el fenómeno mediúmnico y después realiza las deducciones y proyecciones de lo que fue observado estará “filosofando” y, al mantener la harmonía interior y la postura ética estará ejerciendo la “consecuencia moral” espírita. En la Microbiología Médica, por ejemplo, tenemos los Postulados de Koch. Observación al microscopio, de aislamiento microbiano en cultura pura, reproducción de la enfermedad en modelo animal y la recuperación de la misma bacteria a partir del animal enfermo. Esos postulados permitirán que el pesquisidor confié en los resultados. La etiología bacteriana de la tuberculosis era altamente probable y su negación era improbable. Estaba demostrado el origen microbiano de la Tuberculosis. La pesquisa experimental, en Espiritismo, exige una serie de procedimientos, tanto previos como concomitantes y posteriores, como en cualquier área de las ciencias establecidas. Antes de pesquisar, el experimentador ya escuchó el objeto a ser pesquisado. Un ejemplo es la comprobación de la existencia de la facultad mediúmnica de materialización en la médium Florence. Al realizar sus observaciones, Allan Kardec estableció como su objeto el mundo espiritual, mientras que “locus” de vivencia del Espíritu desencarnado, y su interacción dialéctica con el mundo material. Objeto extremamente ambicioso por la amplitud. El resultado fue “El Libro de los Espíritus”, una filosofía espiritualista proveniente de un procedimiento científico de observación controlada de hechos y análisis del material de él derivado. Como punto fundamental, el pesquisidor espírita debe tener claro que el será uno de los elementos esenciales de la pesquisa y que no habrá condiciones para una “neutralidad axiológica” absoluta, como en las “ciencias exactas”. Pesquisidor y objeto estarán indisolublemente comprometidos a nivel energético. Al comenzar por el relacionamiento psicológico y magnético con el médium, el cual podrá facilitar o perjudicar el buen andamiento de las experiencias. Como los fenómenos están ligados al psiquismo del médium, y se producen por su intermedio, si el sofriera un desequilibrio emocional, se sentirá herido en su dignidad, el buen éxito de la


investigación estará fatalmente comprometido. Al establecer los medios y las formas de controle, el pesquisidor deberá hacerlo de modo a evitar el fraude y el charlatanismo, más tomando en cuenta que el médium es un ser humano que debe merecer el debido respeto. En la pesquisa mediúmnica siempre se parte del hecho para llegar a la teoría. Esto evitará ideas y teorías “pre-concebidas”. El experimentador que mantenga una idea fija en cuanto a la corroboración de una teoría, a priori, irá interferir en el proceso. En la Física existe la sospecha de que muchos resultados no son los que deberían ocurrir naturalmente, más si fruto de la manera tendenciosa como la pesquisa fue conducida. En la investigación psíquica un hecho indiscutible es que la mente del experimentador tiene el poder de interferir y puede imponer un resultado diverso del normal. Un gran número de experiencias proporcionará masa crítica necesaria para determinar leyes y principios del tema estudiado. Este fue el procedimiento adoptado por Allan Kardec. Otro factor importante es la conducta moral del pesquisidor. En las ciencias exactas el estado moral del científico no tiene la menor interferencia en el camino de la experiencia. Respetado el método requerido por el estudio, un científico ético y un canalla llegarán a las mismas conclusiones. En el estudio de los fenómenos psíquicos eso no ocurre. Es necesario crear un clima de serenidad, recogimiento y pensamientos nobles, para que funcione la ley de afinidad psíquica, atrayendo para colaborar con las experiencias entidades honestas y fiables. . Creemos que una vez más debemos recordar la posición de Moisés en Números, Cap. XI, v.16 -39, con énfasis en el v. 26. Aun hoy la mejor referencia bibliográfica sobre ese asunto es “El Libro de los Médiums”. ¿Cómo pesquisar el fenómeno “Jesus”? Lo máximo que conseguimos fue discutir la muerte en la crucificación. (*)


Por ser espíritu superior, el Maestro tenía un estilo de vida que estaba más allá del límite de tiempo y espacio. Pocos fueron aquellos que se pudieron aproximar a este nivel del existir. El proclamaba que su vida estaba más allá de los límites del tiempo y del espacio, más nuestra ciencia trabaja dentro de los intervalos del tiempo. ¿Cómo estudiar fenómenos que están más allá de esos límites? “Como hombre, Jesus tenía la organización de los seres carnales; aunque, como Espíritu puro, desprendido de la materia, había de vivir más de la vida espiritual, que de la vida corporal”. La vida futura es el delineamiento esencial de todo enseñamiento de Jesús. Su trayectoria revela para la Humanidad la certeza de la vida espiritual aquella que aguarda a todos. El Reino que Él nos trajo debe ser erguido en el Templo del Alma, en la consciencia del hombre de Bien. “Entonces El vino y dijo que ya era hora de seguir. Indicó el camino tortuoso, mostró las piedras y los espinos. Más cuando vio que el miedo asolaba nuestros corazones, nos hizo mirar el sol tras de los montes y dijo: “confíen y vean”. Entonces vimos, porque nadie se resiste a Su llamado” (**). (*) Bergeron, J.W. 2012. The crucifixion of Jesus. J. Forensic Leg Med., Apr. 19:113-116.

http://orebate-jorgehessen.blogspot.com.br/2015/04/jesus-tome-e-nos.html

(**) Chamado - Marielza Tiscate (com legenda)

https://www.youtube.com/watch?v=3K5iStyiE20&sns=em

La elevada misión de la ciência espírita dr luiz carlos formiga  

LA ELEVADA MISIÓN DE LA CIÊNCIA ESPÍRITA DR LUIZ CARLOS FORMIGA