Issuu on Google+

INAPRECIABLE TESORO Joanna de Angelis TOMÁS DE KEMPIS FUE UN SUAVE MENSAJERO DE JESÚS que se ocultó en el ropaje carnal revestido por la condición de modesto monje, para copiar libros y mensajes que iluminaron al mundo… En pleno siglo XV, en una Alemania destrozada, donde el poder político ultrajado se perdía en intrigas interminables e incesantes luchas, el permanecía en su menester al tiempo en que tambien anotaba las propias reflexiones. Fue en el silencio de la abnegación que escribió el Imitación a Cristo, que se transformó en un vademécum semejante a la Biblia, siendo traducido para innumerables idiomas, consolando a decenas de millones debidas a través de los tiempos. El, sin embargo, elogio el anonimato, porque lo importante era el mensaje y no el mensajero.


El rey Luis IX, de Francia, se hizo célebre por el amor y por la sabiduría cristiana, siendo considerado uno de las grandes figuras de la Edad Media, dedicándose a la fe religiosa y a su vivencia. Organizó y dirigió la octava cruzada, desencarnando en Tunis, en África del Norte, el día 25 de agosto de 1270, victimado por la peste, sin haber alcanzado el objetivo del emprendimiento para el cual fue creado. Su certeza a respecto de la divina ayuda lo tornó ejemplo de fe invencible. Se cuenta que, cuando viajaba en el barco en dirección a Oriente, una tempestad amenazo la embarcación en la que se encontraba, provocando pánico en la tripulación y en todos los presentes. El se alejó y oró largamente, después el afirmó jovialmente a todos: -¡Coraje! Ningún mal nos acontecerá. Sigamos en paz. Interrogado al respecto de la certeza que lo dominaba, respondió, sereno: -Las oraciones acompañan…

de nuestros hermanos

del monasterio de Claraval, nos

Y realmente nada aconteció a la embarcación y a los viajantes. Israel esperaba, en el esplendor del imperio romano, que viniese el mesías. Cuando Juan, el bautista, comenzó a proclamar que era llegada la hora y que todos se penitenciasen, arrepintiéndose y cambiando de vida, muchos de aquellos que lo oían acreditaron que por fin, estaba llegando el gran guerrero que libertaria al pueblo oprimido, que contorciese bajo el dominio imperialista, transfiriéndole la prepotencia, el orgullo de raza, la gloria de mentira en torno de la dominación del mundo… Y vino Jesús, simple y noble como el lirio del campo, puro y vigoroso como una espada desnuda, predicando el reino de los cielos, aquel que es indimensional, que dispensa todos los aparatos y exterioridades. En razón de eso, no fue aceptado, porque el orgullo ciego despreciaba la pureza, tenía la simplicidad como la miseria moral y la pobreza como condenación divina.


-Hasta hoy, infelizmente, aunque los ejemplos de exaltación de los valores espirituales, el culto al becerro de oro predomina terrible, eludiéndolos fantasiosos que suponen no tener como enfrentar a la conciencia que un día despertará. Acreditan en el poder político, se agarran a las viejas formulas de corrupción y del vandalismo moral, pretendiéndose una existencia física sin termino, como si la enfermedad, la vejez y la muerte no los derrumbase de los pedestales de la ilusión donde viven fascinados. Sucede que el orgullo, ese hijo ilegitimo del egoísmo, no acepta contradicción, no admite posición secundaria, y la postura de bondad que asume es, normalmente, un disfraz para esconder la agresividad y los sentimientos enfermos que predominan en lo íntimo de sus víctimas. ************** Acautélate de ese morbo infeliz que destruye las bellas floraciones del bien, del humanitarismo, de la caridad… No le des tregua donde quiera que se esconda y lo percibas. Aprende a cultivar el tesoro inapreciable del amor sin macula, que se dona sin exigencia, que se sacrifica en jubilo, que construye en silencio. Se torna indispensable que tengas abnegación y renuncia, y todo el bien que hagas no aguardes retribución de ninguna forma. Preserva el placer de servir por la alegría inmensa de ser útil. Recibes el aire, el Sol, la naturaleza en fiesta que se renuevan incesantemente, ayudándote en los crecimientos para Dios. Nada te exige y casi no les percibes la grandeza, la utilidad, el valor indispensable. Acompaña el lecho del humilde riachuelo y lo verás crecer suavemente, recibiendo afluentes que lo transforman en rio caudaloso, donde mezcla sus aguas con las voluminosas que el absorbe. Trabaja, de ese modo, confiando en Dios, y auto iluminándote, considerándote solamente como servidor.


Eres importante en el grupo social, porque puedes erguirlo a los ápices del progreso, así como dispones de mecanismos para desarreglarlo por impertinencia, presunción o primitivismo emocional. Nunca, sin embargo, serás insustituible. Reconoce tus fragilidades, la dimensión de tu real valor y haz lo mejor que esté a tu alcance, sin jactancia, sin presunción. No te permitas amargarte cuando los hechos no sucedan, conforme te gustaría y jamás te decepciones con tu prójimo.ten en mente tus propias dificultades y comprenderás los desafíos que enfrentas. Jamás colectes en la mente y en el sentimiento la basura toxica resentimiento, del odio, de la amargura, que te causará imprevisto mal,

del

Es lo que de ti mismo haces. Aprende a ser feliz, amando y ayudando, de modo que ese tesoro nunca te sea retirado, antes si te sea multiplicado. Grandioso e insuperable, el amor es el poder que no toma espacio, que no sobre carga, que no se desgasta. Procediendo así, te tornarás simple y bueno, creciendo en silencio y enpaz rumbo a Dios. No te facultes atender por las sectas de la inferioridad que aun te hieren los sentimientos. Ese amor sin dimensión diluye los miasmas densos del orgullo y de la locura del ego. *********** Renaciste para conquistar la verdad adormecida en tu interior. Porfía y ama. Jesús te invitó por amor y prosigue amándote, proporcionando el campo de acción para el entrenamiento de tu evolución.


Fija en la mente que los peores enemigos del ser humano se encuentran en lo íntimo de él mismo, que sintoniza con las equivalente ondas de la inferioridad moral y espiritual. Amando y renunciando, sintonizarás con la vida gloriosa, que es tu guía. FIJA EN LA MENTE QUE LOS PEORES ENEMIGOS DEL SER HUMANO SE ENCUENTRAN EN EL INTERIOR DE EL MISMO. QUE SINTONIZA CON LAS EQUIVALENTE ONDAS DE INFERIORIDAD MORALY ESPIRITUAL… AMANDOY RENUNCIANDO, SINTONIZARÁS CON LA VIDA GLORIOSA. QUE ES TU FAROL. Del libro: “Ilumínate” de Divaldo Pereira Franco Traducido por: M. C. R


Inapreciable tesoro (divaldo pereira franco)