Page 1

HOMBRES LIBROS Benjamín Franklin se comparó a un libro, en su juventud, preparó la inscripción para su túmulo con los siguientes dichos: el cuerpo de Benjamín Franklin, impresor, es como la capa de un libro viejo el cual hubiese arrancado las páginas y tirado las letras y el oro, yace aquí, como comida para los gusanos. Más el trabajo no habrá sido totalmente perdido porque, según el cree, aparecerá una vez más, en una edición nueva y más perfecta, corregida y aumentada por Su autor. Podemos, si, comparar el Universo a una inmensa librería y la Tierra como siendo una de sus estanterías.


Y nosotros, las criaturas solos los libros colocados en ella. Es, por eso, posiblemente, que, de la misma manera que algunas personas compran libros apenas por la belleza de la tapa, sin ojear el índice y el contenido, muchas personas valoran a los otros por la apariencia física, por el exterior, sin considerar la parte interna. Los que así actúan, pierden doradas oportunidades en la vida de encontrar verdaderos amigos y seres maravillosos. Otros procuran libros con títulos sensacionalistas, historias de terror o profundos romances. También sucede así con las personas. Existen aquellas que buscan sensacionalismos baratos, dramas ajenos o apenas un romance. Podemos decir que somos hombres libros leyendo unos a los otros. Podemos quedar solo en la exterioridad de la capa o profundizar hasta las páginas vivas del corazón. La tapa puede ser interesante, más el contenido que brilla la esencia del texto. El cuerpo puede tener una bella plástica, más es el Espíritu el que da brillo a los ojos. También podemos leer, en las páginas de experiencia de la vida, muchos textos de sabiduría. Depende de lo que estamos buscando en el estante. Podemos ver en cada hombre-libro un texto-Espíritu impreso en las líneas del cuerpo. Dios, es el editor de todos los libros, coloca Su asignaturas en las páginas del corazón, más solo quien lee el interior descubre eso. Solo quien vence la ilusión de la tapa, que puede ser de varios colores y tamaños, se sumerge en las páginas de la vida intima de alguien y descubre su real valor humanos y espiritual. * * ** * * Seamos todos buenos lectores y conscientes escritores.


Que en las páginas de nuestros corazones, podamos escribir una historia de amor profundo. Que en nuestros Espíritus podamos gravar una historia de amor inmortal. Y que, en la calidad de hombres –libro, podamos tornarnos lectura interesante y creativa en los varios estantes de la librería-universo, pues somos hombreslibros siempre. La tapa, nuestro cuerpo físico, el contenido y las hojas se pueden arrancar. Más nadie arranca o rompe las ideas y los sentimientos de una conciencia inmortal. Lo que no fue bien escrito en una vida, podrá ser bien escrito más adelante, en una próxima existencia o en el más allá. Más, con toda certeza, será publicado por la editora de la vida, en el estante terrestre o en cualquier otro estante del Universo. ¡Pensemos en eso! Redacción del Momento Espirita de:

Hombres libros (redacción de momento espirita)  

Benjamín Franklin se comparó a un libro, en su juventud, preparó la inscripción para su túmulo con los siguientes dichos:

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you