Page 1

En los límites del Cielo Hermano X /Chico Xavier En el límite extremo de la tierra con el cielo, apareció un peregrino envuelto en el manto de nieve. Irradiaba pureza y dulzura. Su frente denunciaba la nobleza por los rayos diamantinos que emitía en todas las direcciones. Extenso hilo de luz señalaba su presencia. Recibido por la entidad angélica, que presidia el importante pasaje, presentó su aspiración máxima: - “ingresar definitivamente en el paraíso, gozar del descanso beatífico”. El Divino funcionario, aunque admirado y reverente ante espíritu tan puro, esbozo el gesto de quien notaba alguna falla menos visible al mirar inexperto y consideró: -Hermano mío, rindo homenaje a la altura de tus vestidos, entretanto, veamos si ya adquiriste la virtud perfecta. Sonriente, feliz, el viajero victorioso se puso a la escucha. - ¿Conseguiste atesorar o amor sublime? pregunto el Ángel, respetuoso.


- ¡Gracias a Dios! – informó el interpelado. - ¿Edificaste la humildad? - Si. - ¿Guardaste la esperanza fiel? - Todos los días. - ¿Seguiste al bien? - Invariablemente. - ¿Cultivaste la pureza? - Con celo extremado. - ¿Ejemplificaste el trabajo constructivo? - Diariamente. - ¿Sustentaste la fe? - Confié en el Divino Poder, por encima de todo. - ¿Enseñaste la verdad y la testimoniaste? - Con todas mis fuerzas. - ¿Conservaste la paciencia? - Sin perderla jamás. - ¿Combatiste los vicios en ti mismo, tales como la vanidad y el orgullo, el egoísmo y los celos, la terquedad y la discordia? - Esmeradamente. - ¿Guerreaste los males que asolan la vida, como son el odio y la perversidad, la insensatez y la ignorancia, la brutalidad y la estupidez? - Siempre. El Ángel interrumpió sus preguntas, reflexionó largos minutos, como se estuviese frente a un gran enigma, y pregunto: - ¿Amigo mío, ya trabajaste en el infierno? - Ah! eso no! – respondió el peregrino, escandalizado.


- ¿Cómo habría de ser? El fiscal de la celeste aduana sonrió, a su turno, y observo: - Te falta semejante realización para subir más alto. - ¡Oh! ¡Que contra-sentido! - aventuró el interesado -¿Cómo servir entre genios satánicos, de ojos conturbados por la permanente malicia, de oídos atormentados por la gritaría, de manos atadas por los impedimentos del mal soberano, con los pies tambaleantes sobre el terreno inseguro, con todas las potencias de las almas perturbadas por las tentaciones? - Si amigo mío- acentuó el Prepuesto Divino - el Bien es para salvar el mal, el Amor fue creado para que amemos, la Sabiduría se destina en primer lugar, al ignorante. La mayor misión de la virtud es eliminar el vicio y amparar al viciado. Por esto mismo, el Cielo no pierde de vista el infierno. Y, ante el asombro del oyente, respondió: -Vuelve a la Tierra, desciende al infierno que el hombre creo y sirve al Señor Supremo, volviendo después… Entonces, hablaremos de la travesía. Acuérdate de que el Sol, situado cerca de ciento cincuenta millones de Kilómetros más allá de tu mundo, lanza rayos luminosos y salvadores al más profundo abismo planetario… En seguida, el controlador de la Puerta Celestial cerró el paso ligeramente entreabierta y el peregrino, de capa luminosa, espantadiza y descontrolada, se sentó en un pozo, a fin de meditar sobre las conquistas que había hecho. ********** “No precisas procurar adivinos para saber o que te espera, ni necesitas de aquellos otros que te descubran el pasado que ya conoces por las propias tendencias. La vida es el presente vivo e imperecible. En la tela de las horas, somos el ayer que se fue y seremos el mañana que vendrá. La simiente plantada resume todas nuestras acciones en torno del porvenir. Tendrás lo que cultivas. No


cosecharás higos de un manzano y viceversa. Conscientes de que todos los pensamientos y actos son simientes del destino, selecciona el material que consideres adecuado para tú felicidad y centralízalo en el servicio del bien a los semejantes. Do que dieres presentemente, recogerás los resultados después. O futuro comienza ahora. Cede hoy a la vida lo que puedas de mejor y, mañana, aquello que la vida tenga de mejor te responderá”. Emmanuel & Chico Xavier. Libro: Joya. Traducido por: M. C. R

Profile for CRUZ REYES

En los limites del cielo chico xavier  

EN LOS LÍMITES DEL CIELO CHICO XAVIER

En los limites del cielo chico xavier  

EN LOS LÍMITES DEL CIELO CHICO XAVIER

Profile for merchita
Advertisement