Page 1

EN LA OSCURIDAD Mercedes Cruz Reyes Cada situación a la que somos conducidos es portadora de ocultas enseñanzas para nuestro bien. Los designios superiores jamás nos proponen cuestiones de las que no necesitamos en la arena de las circunstancias. La concepción de los abismos purgatoriales, es una información muy valiosa para los encarnados, auxiliándolos en la preparación necesaria para la ciencia del bien vivir. Tremendos precipicios, donde entidades culpables se interpelan unas a otras en deplorables actitudes; rayos llameantes caen del firmamento sobre los valles de la rebeldía; innumerables entidades dominadas por extrañas alucinaciones en cámaras rectificadoras… Voces lastimosas dispersas desvaneciéndose hacia el cielo de humo… No, no son solo lamentaciones; a proporción, se modifica el griterío y se oyen también carcajadas, impresiones. Andre Luiz, a través del médium Chico Xavier en el libro “En el Mundo Mayor” en el capitulo VIII “En el Umbral de las Cavernas” nos relata este cuadro de las zonas tenebrosas del Astral Inferior.


Siendo una zona pantanosa, donde numerosos grupos de entidades humanas desencarnadas se perdían de vista, en asombrado desden, a la manera de millares de locos, separados unos de los otros, o en grupos, según la especie de desequilibrio que les era peculiar. Calderaro que estaba allí para aprender y estudiar con el fin de poder elucidar a los hombres, decía que no le era posible calcular la extensión de la llanura inmensa, y que aunque hubiese marcas tipográficas, para tal apreciación, la niebla era demasiado densa para que se pudiese computar distancias. El decía que aquel “pueblo desencarnado” no se daba cuenta de su propia situación. Mientras densos grupos de almas torturadas se debatían en una sustancia viscosa, en el suelo, asambleas de Espíritus dementes pululaban no lejos en interminables contiendas por mezquinos intereses. El paisaje era impresionante por las características infernales. Notando la displicencia de muchos de aquellos hermanos infelices. Los grupos de infortunados actuaban, allí, desconociendo los padecimientos unos de los otros. Ciertos grupos, volitaban a pequeña altura, como bando de cuervos ennegrecidos, más oscuros que su propia sombra que los envolvía, al paso que bastos cardúmenes de desventurados yacían adheridos al suelo, como aves desdichadas con alas partidas… Los veían, algunos, pero no les daban la menor importancia, estaban muy preocupados consigo mismo; guardaron en su corazón sentimientos rastreros y tardarían en liberarse de ellos. Funcionaban por allí, innumerables puestos de socorro y variadas escuelas en las que mucha gente practican la abnegación. Los torturados y los que padecían eran atendidos, de acuerdo con las posibilidades de aprovechamiento que demostraban. Las regiones inferiores jamás estarán sin enfermeros y sin maestros, porque una de las mayores alegrías de los cielos es la de evacuar los infiernos. Son bandas de seres los que se movilizan a ras del suelo, por el método de la volatilidad, facultad, que depende fundamentalmente de la fuerza mental almacenada por la inteligencia, importa, con todo, considerar que los vuelos altísimos


del alma solo se hacen posibles cuando a la intelectualidad elevada se alía el amor sublime. Hay espíritus perversos con vigorosa capacidad volitiva, a pesar de estar circunscritos a bajas incursiones. Son dueños de inmenso poder de raciocinio y manejan ciertas fuerzas de la Naturaleza, pero sin características de sublimación en el sentimiento, lo que les impide grandes ascensiones. Los lugares purgatoriales de los deseos y de las acciones criminales, aguardan a las almas manchadas por los desvaríos, constituyen lógicas realidades, en las zonas espirituales del mundo. Allí, los avarientos, los homicidas, los codiciosos y los viciados de todos los matices se agregan en deplorable situación de ceguera intima. Formando cordones compactos, inclinándose más y más hacia los despeñaderos. Cuando mejoran, son asistidos, activas y abnegadas congregaciones de socorro que funcionan en el Más Allá. Autoridades graduados allí, atendiendo a imperativos superiores, improvisan tribunales con funciones educativas, cuyas sentencias, resuman siempre en determinaciones de trabajo regenerador, a través de la Reencarnación en la Costra Terrestre. De ese vastísimo arsenal de alineación de la mente, ensombrecida de culpas, sale el mayor coeficiente de las reencarnaciones dolorosas que pueblan los círculos carnales. De allí, como de otras zonas análogas, siguen para el campo físico, más denso, millones de hermanos en pruebas ríspidas, para que se aligeren de los débitos y armonicen lo íntimo perturbado. Pocos consiguen valerse de la oportunidad terrena, en el sentido de restaurar las propias energías. Es siempre fácil huir al camino recto, pero muy difícil el retorno… Para conseguir la sabiduría con provecho, es indispensable adquirir amor. La muerte nunca propiciará pasaporte gratuito para la ventura celestial. Nunca promoverá compulsoriamente hombres a ángeles. Cada criatura transpondrá esa aduana de la eternidad con el exclusivo equipaje de lo que hubiere sembrado, y aprenderá que el orden y la jerarquía, y la paz del trabajo edificante, son características inmutables de la ley, en todas partes. Nadie después del sepulcro, gozará de un descanso al que no hay hecho justicia, porque “El reino del Señor no viene con apariencias externas.” Trabajo realizado por Merchita


Extraído del libro “En el Mundo Mayor” de Chico Xavier

Profile for CRUZ REYES

En la oscuridad (mercedes cruz)  

EN LA OSCURIDAD (MERCEDES CRUZ)

En la oscuridad (mercedes cruz)  

EN LA OSCURIDAD (MERCEDES CRUZ)

Profile for merchita
Advertisement