Page 1

Divaldo Franco en Santa Catarina - Florianópolis - 14/04/2018 - Conferencia Espírita de Santa Catarina - Relato por Paulo Salerno La Federación Espírita Cartaginense - FEC - promovió la Conferencia Espírita de Santa Catarina el 14 de abril de 2018, con el tema: Espiritismo: Ciencia, filosofía y religión. El evento fue llevado a cabo en el Centro de Eventos Gobernador Luiz Henrique Silveira, ubicado en Canasvieiras, en Florianópolis. Estando presentes autoridades del poder Judicial, del Legislativo y del Ejecutivo, también lideres espiritas estatales, Esther Fregossi, Presidente da FEC, que presidio la apertura del enriquecedor encuentro iluminativo presentando la bienvenida, expresando su gratitud a los que la precedieron en la labor federativa. El Dr. Juan Danilo Rodríguez, médium espírita, médico de familia, homeópata, psicólogo y escritor espírita, de nacionalidad ecuatoriana, fundador del primer centro espírita de su país, en Quito, se encuentra actualmente radicado en Brasil desarrollando noble proyecto en la Mansión del Camino, Camino, donde reside, para atender a


los portadores de necesidades especiales, principalmente los autistas. Invitado a dirigirse al público se dijo honrado en compartir con todos la alegría del enriquecimiento espiritual, sintiéndose agradecido por la oportunidad. Presentó el saludo de los espiritas a los ecuatorianos y de la Mansión del Camino, resaltando que en los días actuales, más que en el pasado, precisamos de Jesús, de la esperanza de días mejores, sensibilizando los corazones. Todos somos ángeles en construcción. Para dilucidar sobre la génesis del alma, Divaldo Franco presentó un estudio exhaustivo sobre la cosmología, la formación del Universo y del Planeta Tierra, así como de los seres vivientes en ella, desde las cadenas de azúcares hasta el hombre de los días actuales. Elucidando y facilitando la comprensión, el orador por excelencia presentó las enriquecedoras informaciones contenidas en la incomparable obra A Camino de la Luz, de Emmanuel y psicografiado por la mayor antena psíquica de la humanidad, el venerando Chico Xavier. Las formas se fueron transformando hasta alcanzar los primeros seres de las camadas inferiores, siempre en perpetua transformación, ganando complejidad siempre mayores. Así, de conversión en conversión los seres van transformándose, testificando la magnitud divina. Presentando una breve historia antropológica del hombre y el noble trabajo de notables investigadores, Divaldo Franco destacó el trabajo hercúleo de Allan Kardec, científico emérito, codificador de la Doctrina Espirita, al describir la historia de la génesis y de la evolución del ser y del alma. El hombre siempre se preocupó de remontarse a su génesis. Vastísimos registros, de todas las épocas, afirman que esa búsqueda pobló su ansia de conocer su principio. Con una cierta visión de futuro, la humanidad fue escrutando los campos oscuros de su propia evolución. La ética, en desenvolverse en la intimidad de la criatura, va transformando las prácticas y los estudios adoptados,


hasta alcanzar la conclusión de que Dios es el Señor de la Vida y la muerte se convierte en un nuevo renacer. Los filósofos, con sus éticas, presentaron estudios importantísimos afirmando que la evolución es inevitable. Sin embargo, Jesús es incomparable al cantar la sinfonía del Amor. Martin Luther King Jr., Madre Teresa de Calcuta, Francisco de Asís, Chico Xavier y otros, cada uno en sus particularidades, establecieron puentes entre la Tierra y el Cielo, colocando en práctica el amor predicado y ejemplificado por Jesús. Deseando gran éxito al excelente evento, Divaldo Franco, el Sembrador de Estrellas, superando las molestias y los dolores postoperatorios, da su inmortal ejemplo de dedicación operacional a Cristo. El público, tocado en sus corazones, se levantó para aplaudirlo, reverenciándolo con gratitud. El incansable trabajador de Cristo, con la jovialidad de sus casi 91 años de edad, atendió una vez más una agenda de trabajo, protagonizando un enriquecedor trabajo con los jóvenes. Respondiendo a preguntas, adrede preparadas, el tractor de Dios, en las palabras de Chico Xavier, dijo para que no teman a nadie, haciendo uso de las herramientas doctrinales, explicando que el espiritismo es una doctrina liberadora, además de ser consoladora por liberar a la criatura humana de sus atavismos y vicios. Quien sabe comprender mejor sus propios dolores, podrá trabajarlas mejor a través del conocimiento adquirido. Todo ser comprometido en su propia transformación ético / moral debe trabajar con persistencia e inspirar confianza en sus circunstancias. Transformar es encarar la realidad sin fantasías. Cuando vaya a trabajar con los más ancianos la postura debe ser la de conquistar la confianza a través del desarrollo de los atributos éticos / morales, exteriorizando así la belleza del alma humana, porque la belleza es Dios.


Con sentimiento paternal, Divaldo aconsejó jamás abdicar de los ideales. Lo que importa es el futuro, el ser, una permanente construcción para el mañana. Para dilucidar que a cada aspecto negativo hay otros de carácter positivo, el orador que arrebata a multitudes narró hermosa historia, la autobiografía de Ruth Stout, escritora norteamericana (1884 - 1980) que relata sus propias experiencias existenciales buscando auxiliar a los jóvenes en la búsqueda de un propósito en la vida, abordando la lección inolvidable que recibió de su abuelo en la infancia sobre las dos ventanas existentes en la vida de todos. La que se abre para la tristeza y el sufrimiento y la otra que permite identificar la alegría y la belleza de la vida. Con esta historia, Divaldo dejó claro que ante las experiencias de aflicción, dolor y sufrimiento la criatura humana debe recordar que hay otra ventana -la de la alegría- que se debe buscar. La recíproca es también verdadera, y así, cada vez que esté mirando la ventana de la alegría, hay que recordar que muchos otros hermanos se encuentran en el sufrimiento y la tristeza. El deber es, pues, de desplazarse hacia ellos para ofrecerles la solidaridad y el cariño, usando la compasión. Observación: Esa rica historia se encuentra narrada con todo detalle en el capítulo 6 de la obra El Collar de Diamantes, de Divaldo Franco, compilado por Délcio Carvalho, de la Editora LEAL. Recomendando el libro después de la muerte, de Leon Denis, el heraldo del evangelio y de la paz, estimuló la lectura y el estudio, narrando parte de la introducción de dicha obra. Exhortando la perseverancia en el bien, subrayó que jamás desanimen, que amen siempre, ofreciendo alegría a los tristes, a través de una sonrisa. Sobre los dolores, destacó que no se decepcionen con los demás, guardando serenidad siempre. El sentimiento de melancolía, de nostalgia traen imbuidos el pasado, así, el esfuerzo es de autoestimar, amándose. Las apariencias no tienen nada que ver con la realidad, lo que es bello en la actualidad puede dejar en el futuro. La


jovialidad es independiente de la edad cronológica, una sonrisa, una buena palabra tiene el poder de cambiar para mejor una situación negativa, armonizándola al menos. Todos los que optaron por hacer el bien, sin ostentación, encontraron la felicidad y la alegría de vivir, por ejercitar el amor. La etapa de cierre de este notable encuentro con el saber fue iniciada por el Coral Voces de Santa Catarina, bajo la regencia del Maestro Robson Medeiros. Las bellísimas presentaciones encantaron al público que respondió con calurosas salvas de palmas. Divaldo Franco, el Pablo de Tarso de los días actuales, abordó el tema: La plenitud de la vida. Reafirmando que la plenitud es una conquista ardua, que precisa de esfuerzos y superación de límites desafiantes, el médium y orador espírita narró un hecho por él vivido en Nueva York y que solamente el ejercicio de la mediumnidad con Jesús es capaz de desvelar el pasado para que la realidad del momento puede ser correctamente descifrada. La narrativa retrata la acción de la ley de causa y efecto, el arrepentimiento y el empleo del amor como solución. Gracias a la mediumnidad y el hecho de que los desencarnados pudieran comunicarse con los encarnados fue posible impedir un suicidio doble, marido y esposa, atormentados por la des encarnación prematura de su pequeño hijo. Los eventos de vida poseen el don de cambiar completamente los rumbos de una existencia aparentemente feliz, planificada por el bienestar. Pero el pasado, siempre presente, llama el comprometido con la Ley Divina al reajuste liberador. Hablando sobre reencarnación, Divaldo dijo que el ser humano todavía practica varios delitos que necesitan ser reparados. La reencarnación presenta esa oportunidad de ejercitar la bendición del perdón, redimiendo el pasado, proyectando


el futuro a través de una vida recta y resignada en el presente. Esta bella y conmovedora historia culminó en la fundación del primer centro espírita de Nueva York, la Asociación Espírita Allan Kardec, en Long Island. Plenitud es la alegría inmensa del corazón, es la oportunidad de encontrar belleza donde hay miseria, amor donde hay maldad. Como esa extraordinaria historia que involucra a un portador del mal de Hansen o lepra, Divaldo Franco destacó que las deformidades morales, ínsitas aún en muchos, se asemejan a la lepra que se presenta en los cuerpos físicos, por lo tanto, hay la lepra del cuerpo y la del alma. El alma sólo tiene razón para sentirse feliz cuando alcanza la conquista de la plenitud. Finalizando el magnífico evento, el primero de una serie en el Estado de Santa Catarina, Divaldo recitó el Poema de la Gratitud, de Amelia Rodríguez. En agradecimiento y reconocimiento, el público se dirigió al noble orador con una vigorosa salvación de palmas. La presidenta de la FEC, Esther Fregossi, expresó su agradecimiento a los expositores invitados, a los innumerables voluntarios y técnicos que desempeñaron sus funciones desde hace muchos días, engrandeciendo el movimiento espírita cartaginense.

Divaldo franco en santa catarina  

DIVALDO FRANCO EN SANTA CATARINA.

Divaldo franco en santa catarina  

DIVALDO FRANCO EN SANTA CATARINA.

Advertisement