Page 1

“CURANDEROS ENDIOSADOS “, CIRUJANOS DEL MÁS ALLÁ - BAJO LOS NÁRCOTICOS INSENSATOS DEL COMERCIO Jorge Hessen Después de la lectura intrigante de un reportaje en la Revista “VEJA”, deliberamos reproducir y contextualizar algunos trechos del material publicado. Titulada “La cara humana de los más endiosados médiums brasileños”(1), la “VEJA” destacó la capacidad del infame médium de atraer gente del mundo entero para un municipio próximo del Distrito Federal. Afirma el reportaje que el “santificado médium” convive cotidianamente bajo el manto de la contradicción entre el “espíritu y la carne”, la “cura y la dolencia”, el “desprendimiento y la vanidad”, los gestos de “generosidad, los


arrobos de cólera” y los negocios terrenales (2) [es millonario], los amores [tiene once hijos con diez mujeres diferentes]. Cada dos años, el “cerrado curandero-endiosado” cambia la flota de coches de la familia. El de él es un Mohave Kia, valorado en 170.000 reales.” (3) Sabemos que la mediumnidad no guarda relación con el desenvolvimiento moral, su funcionamiento es independiente de las cualidades morales, así como el corazon late independientemente de los sentimientos buenos o malos que la persona alimente. El hecho es que tales médiums “cirujanos del más allá” siempre seducen a gran números de feligreses, estableciendo, no es raro, con la mediumnidad, un rentoso negocio, una popular fuente de captación de dólares y reales. Para comprobar, consideramos el hecho aquí comentado. Observemos lo siguiente. El PIB – Producto Interno Bruto del municipio donde el “cerrado médium-fetichero” comercializa disfrazada y generosamente la “cirugía transcendental” es de 15 millones de reales al año. En el mismo periodo, la institución dirigida por tal “dios de la mediumnidad de cura” ha facturado, en lo mínimo, 7,2 millones de reales, tomándose en cuenta exclusivamente el comercio de la pasionaria, preparado a base de maracuyá, producido allí mismo, vendido a 50 reales el frasco y recetado a una media de 3000 visitantes semanales.” (4) Por serias razones no apreciamos y ni siquiera indicamos ese tipo de mediumnidad, aunque, excepcionalmente, acatemos los efectos mediúmnicos efectuados por algunos médiums humildes y honestos. Infelizmente algunos “dioses del bisturí” que promueven cirugías con auxilio de supuestos médicos del más allá, consiguen robustecer sus cuentas bancarias. Hace algunas décadas Chico Xavier advirtió. “Creo que esto debe ser fruto de la educación de la persona ingenua, creer que, pagando bien, conseguirá curas espirituales. El verdadero Espiritismo no puede cobrar, ni aun mismo los remedios que receta a los enfermos. También estoy en contra de esa historia de meter instrumentos cortantes en el cuerpo de los otros, sin ser el clínico. El médico estudio bastante anatomía, patología y, por eso, está habilitado para hacer una cirugía. ¿Por qué, yo, siendo médium, ahora voy a tomar un cuchillo


y abrir el cuerpo de un cristiano sin ser considerado un criminal? "(5) El médium de Pedro Leopoldo dijo que fue operado por los médicos terrenos cinco veces, y varios médiums le ofrecieron sus servicios. “El Espíritu Emmanuel le reprendió: Usted debería tener vergüenza hasta en pensar en recibir ese tipo de cura, porque todos los otros enfermos vierten sangre, usan éter, toman determinados remedios para mejorar. ¿Cómo usted pretende curarse en una mecedora? (6) De lo expuesto, indagamos lo siguiente. ¿Cómo enjuiciar actualmente esos “curanderos y cirujanos del más allá? Chico Xavier cuando estaba para someterse a una cirugía, en 1968, de un tumor en la próstata, Zé Arigo [que no era espirita], mando avisarle que estaba pronto para realizar la operación. Chico respondió: “¿cómo quedaría yo ante tanto sufridor que me busca y que va camino del bisturí, como el buey va para el matadero? y ¿yo, sabiendo eso, voy a querer facilidades? Yo me tengo que operar, [con médicos encarnados] como los demás, sufriendo como ellos! (7)Por eso, el Espíritu André Luíz advirtió para “aceptar el auxilio de los misioneros y obreros de la medicina terrena, no exigiendo protección y responsabilidad exclusivos de los médicos desencarnados”. (8) Es deplorable que los médiums evoquen “Espíritus” para que les atiendan como “cirujanos del más allá”, con el fin de cortar y perforar cuerpos en nombre de “operaciones espirituales”, que prescriban placebos. Es lamentable esa tendencia de subestimar la contribución de la medicina humana, entregando nuestras enfermedades a los Espíritus “curanderos del Más Allá” (preferencialmente con nombre germánicos o hindú) para que “curen” dolencias. Precisamos 2aprovechar la molestia como un periodo de lecciones, sobretodo como tiempo de aplicación de valores sobre todo alusivos a la convicción religiosa. La enfermedad puede ser considerada por termómetro de la fe”. (9) No desconocemos la plausible intervención de los desencarnados en los procesos terapéuticos en la Tierra, más no se debe dar preferencia a ese


tipo de trabajo, en la suposición de curas o en la pérfida idea de robustecimiento del espiritismo por esos medios. ¡Es urgente no echar mano de la precaución! Aun mismo que el exceso en todo sea perjudicial, con todo, Kardec endiosa nuestra actitud diciendo que “en semejante caso, vale más pecar por exceso de prudencia que pecar por exceso de confianza. Creemos que las “terapias alternativas”, “curanderismos” y la fascinación en la práctica mediumnica, son factores que han desestabilizado el plano [de la unión] entre los espiritas de la unidad doctrinaria. (11) Es poco significativo que un “cirujano del más allá del túmulo” haga desaparecer anomalías inhibidoras de deformes del cuerpo. Hasta porque el periespiritu conservará la patología, que se va proyectar para reencarnaciones futuras, excepto que nos ajustemos con la ley de la justicia, cubriendo con amor la “multitud de pecados” que cargamos. Jamás olvidemos que la cirugía transcendente puede hasta aun mismo refrenar temporalmente las dolencias físicas, más el amor, operando en los tejidos sutiles del alma, cura, purifica, y redime para la eternidad.

Según Divaldo Pereira Franco “es un temeridad transformar el centro espirita en un pequeño hospital pata atendimiento de todas las enfermedades, eso es una locura. Es un desvío de la finalidad de la práctica del Espiritismo. Podemos, si, hacer una actividad de atendimiento a los enfermos que son portadores de problemas en el área de la salud espiritual. Podremos aplicarles pases, darles agua fluidificada, si fuera el caso, más la función principal del Centro espirita es iluminar las conciencias de aquellos que la buscan.”(12) Resalta el tribuno bahiano que cierta vez el Espíritu del “Dr. Fritz” quiso operar a Chico Xavier, en 1965, a través del médium no espirita Zé Arigo: - “Yo te cuero ese ojo. ¡Te hago la cirugía ahora! Dijo Arigo y Chico Xavier le respondió:- “No eso es un Karma. Más como Karma continuará, pues va a aparecer en su lugar otra


enfermedad. Como yo ya estoy acostumbrado con ese, yo lo prefiero. ¿Para qué voy a querer una enfermedad nueva?” (13) Los espíritus no están disposición para promover curas de patologías que no es raro representan providencias correctivas para nuestro crecimiento espiritual en el buril expiatorio. En ese sentido, los dirigentes de los núcleos espiritas deberían promover bases de estudios y reflexiones sobre las propuestas filosóficas, científicas y religiosas del espiritismo en vez de aceptar trabajos espirituales para los inocuos “curanderismos”.

Curanderos endiosados (jorge hessen)  

CURANDEROS ENDIOSADOS (JORGE HESSEN)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you