Issuu on Google+

CONSTRUCTORES DEL MAÑANA Divaldo Pereira Franco ¡Hijos del alma, que Jesús nos bendiga! El Espiritismo es una naciente de bendiciones que fluye incesantemente, ofreciendo el agua cristalina de la Verdad para todos los sedientos de la Humanidad. Podemos considerarlo, también, como el Sol de la Nueva Era calentando los corazones entumecidos y liberando a las mentes angustiadas.


Es verdad que el dolor parece bombear de las gloriosas conquistas contemporáneas. De su cribo, nadie en la indumentaria carnal consigue escapar. Aquí es la violencia, bajo todos los aspectos considerada, cosechando la floración de la vida que no llegó a la madurez… Allí es el sufrimiento mal contenido en el interior de los corazones, arrancando de la faz la mascar a de la falsa alegría. Más distante, son los deseos irrealizados, convertidos en conflictos tormentosos, generando variaciones y profundos padecimientos. ¡En todo lugar, la presencia del sufrimiento bendecido! ¡Oh! Dolor bendito, que inclinas la cerviz de los poderosos y demuestras la futilidad de las conquistas terrenas! Bendigamos la oportunidad de experimentar, en las carnes del alma, la presencia del sufrimiento, transformándose, por la resignación y coraje del enfrentamiento, en condecoraciones luminosas, que nos destacaran en la gran jornada en dirección a la luz imperecedera. Vivimos el momento de la gran transición que deja la impresión de que los Oídos Divinos en los penetrales del Infinito no escuchan el clamor de la Tierra… Nunca, entre tanto, como hoy, la Misericordia del Padre Amantísimo ha respondido a las despavoridas multitudes a las suplicas que Le son dirigidas. Jamás, como ahora, el Amor de Jesús envió a la Tierra Embajadores tan numerosos para que puedan presentar-Le el mensaje dulce del amor, que quedo olvidada en la memoria de los tiempos… Héroes anónimos de la caridad, misioneros de renuncia, científicos y pensadores, artistas y estetas de inmersión, sin cesar, en las sombras terrestres para evocar y vivir la propuesta del Amor como antes nunca había ocurrido. Es verdad, hijas e hijos del alma, que las aflicciones permanecen, también a través del sitio establecido por mentes desencarnadas, que buscan obstaculizaros el paso, víctimas de la rebeldía, intentando obstaculizar la marcha del progreso moral.


Afirmáis, muchas veces, que sentís los aguijones, las flechas disparadas por los arqueros de las Tinieblas, dilacerándoos la intimidad de los sentimientos. Reportaos continuamente a ese cerco feroz que parece triunfar en algunos círculos de la sociedad. No os olvidáis, sin embargo, del Amor del padre Celestial, generoso, y de la Misericordia de Jesús que no os olvidan y, a cada momento, el silencio de la sepultura se rompe, trayéndoos de regreso a los Mensajeros de la Verdad, los nuevos constructores del mañana para sustentaros en la lucha. Es natural, hijos míos e hijas mías, que tal ocurra. No se puede edificar, en un planeta de pruebas y expiaciones, transitando para el grado de regeneración, sino con la presencia del sufrimiento, que fue cristalizado por nuestra intemperancia, resultante de nuestro proceso evolutivo en el pasado, cuando aun estáis en las vascas ignorancia del entonces. Pero... el Deotropismo se prolonga y la Voz de Cristo llama a sus ovejas al rebaño, nos fascina. No temamos a nuestros hermanos enloquecidos. Son Hijos de Dios, creadores de nuestra compasión y de nuestra misericordia. Hostilizándonos, necesitan de nosotros y, por nuestra vez, de ellos necesitamos. Extendámosles los brazos afectuosos, ofrezcámosle la oración de fraternidad y juntos busquemos a Jesús. Alcanzáis, poco a poco, nuevos niveles de la evolución, aunque el Movimiento Espirita presente las dificultades comprensibles provenientes de la vulgarización del mensaje, disminuyendo en la calidad lo que gana en cantidad. Las directrices aquí introducidas, las decisiones aquí establecidas en estos días y vuestra dedicación constituyen el sello de garantía en el trabajo mientras estuvierais sometidos a la inspiración del Maestro Galileo. Permaneced devotados, olvidad las diferencias y acordaos de la identidad de los conceptos, dejando al margen las especulaciones, los desvíos de opinión, para unidos pensar juntos, en la construcción del amor definitivo en nuestro amado planeta.


Vuestros guías espirituales os asisten e Ismael, en nombre de Jesús os guía. Sigamos, pues, Espíritus-espiritas y espiritas-Espíritus, de los dos planos de la Vida, con las manos dadas, entonando nuestro himno de alegría por gratitud a Jesús por la honra de haber sido llamados, para la última hora, para trabajar en Su Viña… ¡Alegraos, hijos e hijas del alma, bendiciendo la honra de servir! ¡Que el Señor de bendición os bendiga hoy y siempre! Son los votos cariñosos del amigo paternal y humilde de siempre. Por el Espíritu Becerra de Meneses- mensaje psicofónico recibido por el médium Divaldo Pereira Franco, al cierre de la Reunión Ordinaria del Consejo Federativo Nacional de la Federación Espirita Brasileña, el día 9 de noviembre del 2008. En Brasil. DF Traducido por Mercedes Cruz Reyes


Constructores del mañana (divaldo pereira franco)