Page 1

ANTE LOS DESAJUSTES ACTUALES. Reproducimos aquí el artículo titulado Ante los desajustes actuales, publicado en la columna dominical “Chico Xavier pide licencia” del jornal Diario de S, Paulo, en la década de 1970. El presenta el mensaje Presidiarios del alma, dictado por Chico Xavier por el espíritu Emmanuel, que Herculano Pires (con el seudónimo Hermano Saulo) comenta por medio de su texto La Rebelión de los mendigos .


ANTE LOS DESAJUSTES ACTUALES· Francisco Cándido Xavier Varios grupos de amigos y simpatizantes de la doctrina espirita nos honraban con su presencia y participación en nuestra reunión habitual. Antecediendo a las tareas programadas, el asunto central de las conversaciones era la necesidad de encontrar recursos que nos ayuden, en la actualidad, a aliviar o socorrer a los compañeros de la humanidad que nos procuran, muchos de ellos en desarmonía y sufrimiento espiritual. Hablamos sobre los problemas de la obsesión, del desencanto, de la descreencia y del desequilibrio, cuando la reunión fue iniciada. EL Evangelio Según el Espiritismo nos ofreció el examen del ítem 14 del capítulo V referente a la locura y al suicidio. Diversos comentaristas hablaron sobre el tema. Y nuestro Emmanuel nos dio el mensaje Presidiarios del alma, que aquí adjuntamos, con el deseo de verlo publicado con sus elucidaciones doctrinarias.

PRESIDIARIOS DEL ALMA · Emmanuel Cuando los compañeros en aflicción se aproximen a ti, compadécete de ellos, antes de oírlos. Acógelos en la condición de presidiarios del alma, que soportan conflictos íntimos que tal vez desconozcas. Prisioneros del sufrimiento: será esa designación probablemente la más adecuada para definir la condición de los que buscan socorro, situados en las últimas rayas de la resistencia al desespero… Este se enlazó a los problemas de la culpa cuando se suponía conquistando la felicidad e ignora cómo encontrar la tranquilidad perdida; aquel recuso la provocación en que se redimiera y se esposo a los compromisos difíciles de rescatar; otro desperdició el tiempo, cayendo en las redes del desgaste orgánico que le exige cuidado y conformación; aquel otro tiene el espíritu


encadenado al frio de un túmulo en que se le guardan los recuerdos finales de un ser amado!... Encontrarás los desalentados y los tristes, los encarcelados en el desanimo y acritud y aun aquellos otros que la rebeldía encerró en las celas de angustia, y te pidieron amparo y liberación… A ninguno desconsideres ni hieras con advertencias inoportunas. Recordemos que nadie se arroja en volcanes de llanto simplemente porque lo desee. Los que te rodean, implorando socorro, habitualmente ya lucharon bastante para concienciarse ante la propia situación. Construye el puente de la misericordia entre la fe que te ilumina y el dolor de los hermanos que te presentan el corazón herido, y dales el abrazo salvador a fin de que se transfieran de las tinieblas para la luz. Cuantos se extraviaron en los caminos del mundo, tantas veces engañados por ellos mismos, no precisan tanto de la interferencia basada en nuestros recursos de austeridad y conocimiento. Todos ellos esperan de nosotros, por encima de todo, un gesto de simpatía y una bendición de amor.

LA REBELIÓN DE LOS MENDIGOS· Hermano Saulo

Asistimos hoy en el mundo, la rebelión de los mendigos. Millones de criaturas que pidieron reencarnaciones de prueba, viniendo a la Tierra para descargar sus conciencias atormentadas, se rebelan contra las condiciones que ellas mismas solicitaron. Al sumergirse en el plano de la materia densa, en sus escafandros carnales, esos espíritus sufridores reencuentran el clima de sus antiguas pasiones, de sus ansias frustradas, de sus ilusiones deshechas y desean repetir las tentativas del pasado. Más la verdad es que ahora están ligados al carro de las pruebas, con la finalidad de liberarse de las ansias


egoístas, preparándose para la civilización del atruismo que ya comienza a arborecer en el planeta. Estamos en una hora de transición. Hemos de dejar nuestros errores en el pasado y avanzar corajosamente para el futuro. No es fácil alijar en el camino el fardo de las viejas pretensiones. Por otro lado, la vida de hoy ofrece nuevas facilidades, perspectivas que en el pasado eran imposibles y que ahora hacen renacer las tentaciones antiguas con mayor violencia. Son los juros de la antigua deuda, exigiendo mayor esfuerzo de los deudores que, embriagados con el regreso a la condición corporal, se olvidan de los compromisos espirituales para esa experiencia. Les falta la capacidad de comprender de pronto la nueva situación. No obstante, todos ellos traen en su interior las advertencias del plano superior, prontas a brotar del inconsciente por los principios renovadores del espiritismo. Es por eso que procuran intuitivamente el socorro espirita. Más, si en vez de comprensión, encontraran en nuestro medio el rechazo y la reprimenda, sentirán aumentar la rebeldía y el desespero que los afligen. De ahí la recomendación de Emmanuel en el sentido de que los recibamos con atención y cariño, compadeciéndonos de ellos, aun antes mismo de oírlos. Tenemos que tener comprensión para ayudar a los que no comprenden. Si fuéramos capaces de amarlos, en vez de censurarlos, podremos darles la ayuda que nos piden. Y lo Alto secundará nuestros esfuerzos de fraternidad. Contengamos las bromas, la ironía, la las burlas que nos desafían. Toleremos sus impertinencias, como otros ya nos toleraron. Encaremos a todos ellos como hermanos que nos piden amor, atención y cariño, pues solo así los ayudaremos, ayudándonos a nosotros mismos. Es claro que no debemos acogerlos para incentivarlos al apego de las viejas pasiones. Todos necesitamos – sin excepción -, en la vida terrena, de apoyo afectivo y la corrección. La acción doble del freno y de la espuela, como enseña Lázaro, es la que nos lleva a saltar los obstáculos de la prueba. La rebelión de los mendigos exige de los padres, de los educadores, de los orientadores religiosos – y sobre todo de los espiritas – una actitud de permanente disponibilidad afectiva, de corazón abierto, y al mismo tiempo de mente vigilante. No podemos, por amor, sin control, auxiliarlos en la rebelión.


Esa actitud no es fácil de ser mantenida, pues los mendigos rebeldes nos acusaran de crueldad y atraso, siempre que nos opusiéramos a sus abusos. Y tendrán a su lado familiares que los apoyan. Más si tenemos amor en nuestros corazones, venceremos, pues nuestro amor despertará en la conciencia rebelada el recuerdo de los compromisos asumidos en el mundo espiritual. TRADUCIDO POR: M. C. R.

Ante los desajustes actuales (analizando con chico xavier y j herculano pires  
Ante los desajustes actuales (analizando con chico xavier y j herculano pires  

ANTE LOS DESAJUSTES ACTUALES (ANALIZANDO CON CHICO Y J HERCULANO PIRES)

Advertisement